Vous êtes sur la page 1sur 1

-2-

Tema del día lunes 8 de abril del 2019

novela histórica Entrevista Cueto en la Alameda


de los Descalzos,
mandada trazar por

Alonso Cueto el virrey Juan de


Mendoza y Luna en
1611 y reconstruida por
Escritor el virrey Amat en 1770.

“Los más grandes


representantes de la
Colonia son mujeres:
Santa Rosa y la Perricholi”
En su más reciente novela, el escritor sublima su obsesión por Micaela Villegas, la mujer que
puso a sus pies los principales poderes de la Lima del siglo XVIII.
Era un mundo de contrastes

S
Enrique Planas
y contradicciones. Y la mayor
obsesión del virrey Amat era
olemos creer que la poner orden. Pensaba que el
construyó para ella. Perú iba a ser el lugar donde
Sin embargo, la Ala- iba a pasar a la historia.
meda de los Descal-
zos ya estaba allí 150 años — ¿Cuán poco hemos cam-
antes de que el virrey y la es- biado?
trella del corral de comedias Hoy somos una sociedad con
se conocieran: don Manuel másesperanzaqueaquellade
de Amat y Junyent Planella hace 300 años. Y pienso que
Aymerich y Santa Pau y doña algunos de los cambios em-
María Micaela Villegas y Hur- pezaron justamente en esa
tado de Mendoza. Pero fue el época, el siglo XVIII, con la
representante de la corona Perricholi. Ella es un símbolo
quien remodeló todo el pa- de la gente que, desde abajo,
seo, deteriorado por el terre- tiene una mínima chance de
moto de 1746, tras prometer salir adelante, de progresar,
poner la luna a los pies de su de ser reconocida.
amada. Las esculturas que lo
flanquean no son religiosas — ¿Seguimos siendo tan
sino paganas, dedicadas a los cortesanos como entonces?
Paseo en los jardines de la alameda, con vistas al Rímac y Lima, pintado por Rugendas a mitad del s. XIX.
signos del zodiaco, un signo Tenemosunainseguridadco-
de la ilustración que ilumina- mos espectáculos reservados critor confiesa que, mientras mo nación y como sociedad.
ba esos tiempos. Lo que sí eri- a los amigos del virrey Amat. escribía su libro, las paredes No hemos afirmado del todo
gió para la actriz fue el Paseo “La Perricholi”, su más re- de su oficina de la Universi- nuestros valores. Seguimos
de Aguas, muy cerca de allí. ciente novela, aparece a po- dad Católica estaban llenas dependiendo de las opinio-
El escritor Alonso Cueto cos días de conmemorarse de mapas franceses de la épo- nes y de las valoraciones de
camina a sus anchas por la los 200 años de su muerte (16 ca y retratos de nobles de me- otros. La poca autoestima es
alameda. Imagina cómo fue- de mayo) y un siglo sin el tra- diados del siglo XVIII, inclu- el pecado original de la socie-
ron los jardines, los surtido- dicionalista Ricardo Palma, yendo al cariñoso y a la vez dad peruana. Eso ha cambia-
res, los juegos y las caídas de quien tanto escribió sobre sanguinario virrey. do en los últimos veinte años
agua cuando la pareja des- ella. Pero Cueto no pensaba por la revaloración de nues-
ataba los rumores entre los en efemérides. Comenzó a — En tu novela, hay una tra historia y nuestra cultura,
limeños. Nos dice que desde escribirla el año 2011, y solo imagen del virrey Amat pero aún mantenemos una
niño, la inasible imagen de en diciembre pasado, ya con observando, desde el bal- actitud servil hacia las auto- la Perricholi, una historia
la actriz lo seduce. “Ella vivía el manuscrito terminado, se cón de Palacio, la Plaza de ridades ajenas. que todo el mundo cree co-
allí”, dice señalando la tradi- dio cuenta de aquellas coin- Armas de Lima. Aprecia el nocer?
cional fábrica de cerveza del cidencias. Por cierto, su gran Título: “La comercio ambulatorio y la — Es terrible que las motiva- Mi relación con la Perricholi
Rímac. Cueto ha pasado los esfuerzo por recuperar la his- Perricholi. Reina basura, y se pregunta sobre ciones y psicologías propias esmuyantigua.Ellatieneuna
últimos ocho años leyendo toria de una mujer extraordi- de Lima”. el carácter acomodaticio de del siglo XVIII que desarro- historia de amor con la socie-
tratados de historia colonial, naria es también la voluntad Autor: Alonso los limeños. ¿Cuán poco he- llas en la novela nos parez- dad peruana: es una mujer
y con la actitud del fisgón, ha de recuperar la de una ciudad Cueto mos cambiado los limeños can contemporáneas… llena de enigmas y de fasci-
recorrido los lugares donde increíble. Una Ciudad de los Editorial: Penguin desde la época de la Perri- El siglo XVIII ya era un siglo nación. Cuando estaba en el
los amantes encontraban re- Reyes con espacios públicos Random House choli? de mestizaje, en ese sentido, colegio, recuerdo un paseo
fugio. La Quinta del Prado, en tan encantadores como la Páginas: 446 La Plaza de Armas era una se parecía más al nuestro. Ya escolar a la Quinta de Presa y
Barrios Altos, es uno de ellos: pampa de Amancaes, desde exhibición de lo que somos. la corona empieza a sentir te- el guía nos dice: “Aquí está la
aunque destrozada, la casa donde podían advertirse los Una mezcla de esplendor y mor ante las insurrecciones tina donde se bañaba Micae-
aúnexisteylepermitióimagi- picos nevados que proveían de pobreza, de trajes mara- que suceden fuera de Lima. la Villegas”. La idea de verla
nar en sus ruinas las salas ma- de hielo a la urbe. Y un río Rí- villosos y harapos de mendi- en la tina, con el agua hasta
ravillosas y el teatrín donde mac bordeado de verde, ideal gos, vendedores callejeros y — ¿Cómo encaras el reto de el cuello, se quedó conmigo
Micaela Villegas ofrecía ínti- para pescar camarones. El es- calesas, religiosos y tapadas. escribir una historia sobre desde entonces. Después se

Centres d'intérêt liés