Vous êtes sur la page 1sur 7

SITUACION EN LA QUE SE ENCUENTRA LA REPRESENTACIÓN

JURIDICA DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN NUESTRO PAÍS.

Marisol López Escobar

Abogada especialista en Derecho de Familia.

Miembro de la Asociación de Abogados de Familia.

Actualmente la representación judicial de los niños, niñas y


adolescentes se encuentra en los Curadores Ad Litem, los que son parte de
determinadas instituciones, entre las que encontramos:

1.- Curadores Corporación de Asistencia Judicial (oficina de curaduria),


Quienes asumen la representación judicial de niños, niñas y adolescentes
en causas de vulneración de derechos, cuando los niños se encuentran bajo
el cuidado personal de sus padres

2.- Programa Mi Abogado, el que opera a través de la Corporación de


Asistencia judicial y que representa en causas de vulneración de derechos,
a niños, niñas y adolescentes que se encuentren en residencia, en un
programa FAE, niños hospitalizados y niños en reclusión parental (hasta los
dos años).

3.- Abogados Corporación de Asistencia Judicial Comunal: En causas


contenciosas (Cuidado personal, Relación directa y regular, etc) el juez
designa como curador al abogado jefe de la Corporación de Asistencia
Judicial de la comuna en que vive el NNA.

4.- Fundaciones, por ejemplo, FIDEF

5.- Abogados de Clínicas Jurídicas de algunas Universidades.


El marco normativo de la representación Judicial de NNA en materia
de familia se encuentra regulado en el artículo 19 de la Ley 19.968, el que
estipula “Representación. En todos los asuntos de competencia de los
juzgados de familia en que aparezcan involucrados intereses de niños, niñas,
adolescentes, o incapaces, el juez deberá velar porque éstos se encuentren
debidamente representados.

El juez designará a un abogado perteneciente a la respectiva


Corporación de Asistencia Judicial o a cualquier institución pública o privada
que se dedique a la defensa, promoción o protección de sus derechos, en los
casos en que carezcan de representante legal o cuando, por motivos
fundados, el juez estime que sus intereses son independientes o
contradictorios con los de aquél a quien corresponda legalmente su
representación”.

Es decir, sólo en ciertos casos se designa un Curador Ad Litem para


representaren juicio a los NNA, a saber:

a) En los casos en que carezcan de representante legal.

b) Cuando por motivos fundados, el juez estime que sus intereses son
independientes o contradictorios de su representante legal.

Es decir, la defensa judicial de los NNA queda al arbitrio del juez, tanto
en determinar si debe o no designarse un Curador ad Litem, como en la
designación del abogado o institución que representará al NNA.

PROBLEMAS ACTUALES DE LA REPRESENTACIÓN JUDICIAL DE NNA.

I- PROBLEMAS DE LOS CURADORES AD LITEM


1.- Los Curadores ad Litem no cuentan con especialización para representar
a los niños, niñas y adolescentes en los tribunales. Esta falta de
especialización se ve reflejada en los siguientes aspectos:

a) No saben como recabar información de sus representados en función de


su edad.

b) No saben observar qué derecho se debe proteger. Generalmente tiene


como fin el derecho de los NNA a vivir en familia, pero descuidan o no
observan los otros derechos, como la salud, educación, identidad, a
mantener un vínculo apropiado con su familia de origen.

c) No saben qué pruebas pedir en las causas de sus representados. Las


pericias solicitadas son siempre las mismas, habilidades parentales a los
padres, evaluación diagnóstica al DAM, por ejemplo.

d) No saben interpretar, ni refutar los informes que se incorporan en las


causas. Las pruebas periciales son la prueba más relevante en las causas
de vulneración de derechos, ya que sus sugerencias generalmente son las
decisiones que toma el Tribunal. Los informes realizados por las
instituciones son idénticos con los incorporados en otras causas, y
tratándose del informe de una institución pública el perito no concurre a la
audiencia a explicar su informe, no existiendo la posibilidad de preguntar
en audiencia la metodología aplicada o la razón de sus conclusiones. En este
sentido se hace imprescindible que el Curador ad Litem tenga las
herramientas necesarias para observar las pruebas periciales
apropiadamente.

2) El Curador ad Litem no actúa de forma independiente del Sename, del


hogar o del Tribunal.

El principal problema que se suscita en este punto es que contribuyen a


alejar a la familia de origen de los niños institucionalizados. No trabajan con
la familia de origen para superar la vulneración, lo que propicia la adopción
expedita con prescindencia de revincular al NNA con su familia.

Respecto al trabajo independiente del Tribunal, a muchos curadores se les


da trato de funcionarios del tribunal, reuniéndose previamente con el Juez
antes del llamado a audiencia, a fin de coordinarse en las gestiones a realizar
en el transcurso de ella. Esto promueve que sigan las instrucciones de los
jueces y no por dar cumplimiento a la representación de su representado.

3) El curador ad Litem no forma equipo de trabajo, ni se coordina con las


instituciones que intervienen en el proceso de reparación de los NNA
vulnerados.

4) El Curador ad Litem no se entrevista con sus representados. La mayoría


de los abogados designados, conocen a sus representados en la antesala del
tribunal, minutos antes del llamado a audiencia, hablando con ellos por
unos instantes en el pasillo, sin privacidad alguna.

Los abogados del programa Mi Abogado, si bien se entrevistan con los niños
previamente en el hogar en que se encuentran institucionalizados, esta
reunión no es fluida ni con los niños, ni con los cuidadores de trato directo,
con quienes pueden recabar la información fidedigna del NNA. Se ha
observado que la reunión más prolongada que sostienen es con los
directores de los hogares, lo que genera desconfianza en la independencia
de su actuación, tal como se señaló anteriormente.

5) El curador ad Litem muchas veces no entra a las audiencias. Al asignarse


causas de NNA solo a algunas instituciones, estas concentran gran cantidad
de casos, frente a lo cual se generan topes de audiencias y muchas veces no
pueden acudir a las audiencias de sus representados.
6) El curador ad Litem conoce y estudia la causa encomendada afuera de
las audiencias, minutos antes de su realización. Esto provoca la indefensión
del NNA.

7) El Curador ad Litem no actúa en causas de niños que se han fugado de


los hogares o egresado del hogar por fuga y que se encuentran con orden de
búsqueda y recogimiento. En estos casos, nadie solicita la reiteración de
dichas órdenes, quedando los niños en la indefensión.

II- PROBLEMAS DE LOS TRIBUNALES

Los Tribunales de Familia incurren en varias arbitrariedades e ilegalidades


en causas que involucran a NNA, estas arbitrariedades se dan
principalmente en el Centro de Medidas Cautelares, las cuales pasaremos a
enumerar.

1) Falta especialización en entrevistas de NNA. Los jueces no saben abordar


una entrevista reservada, no sabiendo como recabar información de los
niños de acuerdo a su edad.

2) En el Centro de Medidas Cautelares existe el cargo de coordinador de


mesa de curadores, que es quién decide que institución se habilita para ser
Curador ad Litem. Esta mesa fomenta la elección y designación de curadores
que trabajan de acuerdo a las instrucciones de los jueces, lo que conlleva la
falta de independencia del curador.

3) No citan a audiencia reservada con el NNA., a pesar de efectuarse


solicitudes expresas. Delegan esta función en el curador, señalando que
concurran ellos a recabar la opinión del niño y luego la presenten al
tribunal. Vulnerando el principio fundamental del derecho del niño a ser
oído, consagrado en el artículo 12 de la Convención de los Derechos del
Niño. El interés superior del niño, niña o adolescente, y su derecho a ser
oído, son principios rectores que el juez de familia debe tener siempre como
consideración principal en la resolución del asunto sometido a su
conocimiento, según lo dispone el artículo 16 de la Ley 19.968.

El artículo 79 de la Ley 19.968 consagra el derecho del niño a que el juez


los reciba personalmente en audiencia reservada.

4) Abuso del término de causas por acuerdo. Esta facultad se encuentra


consagrada en el artículo 75 de la Ley 19.968, pero se deben dar ciertos
requisitos, tales como encontrarse incorporada en la causa la prueba. En la
práctica, llegan a los acuerdos sin cumplir los requisitos, incluso con la
presencia de solo uno de los padres, lo que es ilegal.

5) Decreto económico Centro de Medidas Cautelares N°089-2019. Mediante


este decreto se ordena que “Al término de la audiencia preparatoria y
habiéndose decretado prueba consistente en informes, pericias o similares
de instituciones públicas, privadas o personas naturales no se agendará la
audiencia de juicio, señalándose en la resolución que la causa se agendará
en cuanto lleguen los medios de prueba decretados”.

Este instructivo es ilegal, a saber, el artículo 61 N°10 de la Ley 19.968


establece expresamente “Audiencia preparatoria. En la audiencia
preparatoria se procederá a:

10) Fijar la fecha de la audiencia de juicio, la que deberá llevarse a efecto en


un plazo no superior a treinta días de realizada la preparatoria. Sin perjuicio
de ello, el juez podrá, previo acuerdo de las partes, desarrollar la audiencia
de juicio inmediatamente de finalizada la preparatoria”.

Este decreto económico afecta principalmente a las causas de niños


representados por instituciones públicas, a todos los niños en residencia,
cuya demora en la realización de los informes y pericias es mayor.
Las medidas cautelares se decretarán o renovarán sin la realización
de audiencia, y sin aplicar el principio rector de escuchar al NNA en
audiencia reservada.

PROPUESTAS.

1) Avanzar en la creación del Abogado del Niño.

2) Modificar el artículo 19 de la Ley 19.968 a fin de consagrar el derecho a


defensa jurídica de los NNA.

3) Exigencia de especialización del Curador ad Litem y/o abogado del niño,


en materias entrevistas a NNA, vulneración de derechos, e infancia.

4) Dar pronto inicio al proyecto de órdenes de búsqueda y Recogimiento,


para que los curadores puedan realizar gestiones tendientes a encontrar a
estos niños que escapan de los hogares a los que el Tribunal de Familia los
ha enviado. Hay que destacar que estos niños son los que se encuentran
más desprotegidos y en serio peligro de graves vulneraciones.