Vous êtes sur la page 1sur 3

CURVAS DE NIVEL

Son líneas que se trazan en los planos de planta con el fin de representar el relieve o configuración
topográfica de un terreno. Una curva de nivel une puntos del terreno que tienen igual cota o altura,
por lo tanto representan la intersección del terreno con un plano horizontal. La separación entre las
curvas de nivel en el plano de planta, como es obvio, representa la distancia horizontal entre ellas y
la distancia o intervalo vertical se deduce por diferencia de las cotas anotadas. La cota o altura de
una curva de nivel es la cota o altura del plano horizontal que la contiene.

Figura 1. Generación de curvas de nivel

La topografía se muestra gráficamente por curvas de nivel. Cada curva de nivel es una línea continua,
la cual forma una figura cerrada, ya sea dentro o más allá de los límites del mapa o del dibujo
(cuando estas líneas cruzan una característica vertical hecha por el hombre, tal como una pared o
gradas, esa curva de nivel se superpondrá con esa característica en el plano). Todos los puntos de la
curva de nivel están a la misma elevación y todas las curvas de nivel están separadas en un mapa
por el intervalo de la curva, el cual es la diferencia en elevación entre las curvas.

Se requiere de dos o más curvas de nivel para indicar una forma tridimensional y la dirección de una
pendiente. La dirección de la pendiente es siempre perpendicular a las curvas de nivel y por lo tanto,
cambia de acuerdo al cambio de dirección de las curvas. El agua fluye de manera perpendicular a
las curvas de nivel en dirección de bajada.

Generalmente, para la misma escala e intervalo de nivel, el ángulo de la inclinación se incrementa a


medida que la distancia entre las curvas de nivel disminuye. Las curvas de nivel igualmente
espaciadas indican una inclinación que se mantiene constante. Las curvas de nivel nunca se cruzan
excepto cuando existe un precipicio saliente, un puente natural o alguna forma de tierra similar.
Finalmente, en el paisaje natural, las curvas de nivel nunca se dividen o se parten (este no es siempre
el caso donde el paisaje natural y el hecho por el hombre se encuentran).
Una representación práctica del terreno debe permitirnos determinar, al menos de manera
aproximada, la altitud de cualquier punto, hallar las pendientes y resaltar de modo expresivo la
forma y accidentes del terreno. Lo que en Geometría Descriptiva se denomina Sistema Acotado
cumple estas condiciones y es empleado en la realización de los mapas topográficos.

Para representar el terreno se imagina que una serie de planos horizontales y equidistantes entre sí
una longitud determinada, cortan la superficie del terreno, según unas curvas que se llaman de
nivel, ya que todos sus puntos tienen la misma altitud, o cota (figura 1).

Si junto con a la proyección de estas curvas se anota la cota del plano que la determinó se obtiene
una representación bastante práctica del terreno. Las curvas de nivel se suelen dibujar con trazo
fino, anotando la cota y resaltando una de ellas cada cuatro o cinco.

Imaginemos que deseamos representar sobre un plano horizontal la topografía de una región. Para
eso se dispone de observaciones en distintos puntos del terreno relativas a su altura sobre el nivel
del mar. Se conoce además la posición geográfica (latitud, longitud ó norte, este) de cada punto.
Podemos anotar esos niveles en un plano a escala y trazar posteriormente líneas que unen puntos
que tienen el mismo nivel (denominadas isolíneas). Este trazado de una isolínea tiene algo de
subjetivo, pues no conocemos exactamente la posición geográfica de todos los puntos que tienen
esa altura sobre el nivel del mar.

El conjunto de isolíneas define un mapa en el que podemos identificar los puntos altos y bajos del
terreno, los valles, las zonas planas y los sectores de fuerte pendiente. En otras palabras, el mapa
con las curvas de nivel entrega una gran cantidad de información sobre las características de la
topografía del lugar.

Figura 2. Interpretación de las curvas de nivel


Si medimos la temperatura en varios puntos y repetimos el procedimiento anterior, obtendremos
un mapa de curvas de igual temperatura, llamadas isotermas, que nos indicaran regiones frías y
cálidas, sectores donde la temperatura no cambia mucho espacialmente y otras en que hay un
fuerte contraste térmico. Otras curvas de nivel de gran uso en meteorología son las líneas de igual
presión, llamadas isóbaras, que permiten identificar zonas de alta presión (anticiclones), zonas de
baja presión (ciclones o depresiones), las vaguadas que son regiones de presión relativamente baja
con una forma equivalente a un valle en un mapa topográfico, y las dorsales, que son regiones de
presión relativamente alta, con una forma similar a una cresta de una cadena de montaña en un
mapa topográfico.

CONDICIONES QUE DEBEN CUMPLIR LAS CURVAS DE NIVEL

- La distancia horizontal entre curvas de nivel es inversamente proporcional a la pendiente del


terreno, es decir, entre más cerca se encuentren las curvas de nivel la pendiente del terreno será
mayor.

- Las curvas de nivel nunca se cruzan (excepto que se trate de un socavón), ni una curva de nivel
nunca se divide.

- Las curvas de nivel en una superficie plana e inclinada son rectas y paralelas entre sí.

- Una curva de nivel siempre se encuentra entre una de mayor valor y una de menor valor.

- Debido a que la superficie de la tierra es una superficie continua, las curvas de nivel son líneas
continuas que se cierran en sí mismas, bien sea dentro o fuera del plano, por lo que no se deben
interrumpir en el dibujo.

FORMAS DE DIBUJAR LAS CURVAS DE NIVEL

− Cuando se hallan las cotas redondas directamente en terreno: se toma la distancia horizontal
desde un punto definido o punto base y se escala haciendo marcas en el plano, luego de esto se
trazan líneas rectas uniendo los puntos de igual cota.

− Por interpolación: cuando en el terreno se han tomado puntos determinados y se les ha calculado
la cota, es necesario encontrar los puntos de cota redonda entre éstos mediante:

 Interpolación a estima: se utiliza cuando no se exige una mayor precisión y el dibujante tiene
perfecto conocimiento del relieve del terreno.
 Interpolación aritmética: Este método es el más dispendioso pero el más preciso y se supone
una línea recta que une los dos puntos entre los cuales se quiere encontrar las cotas
redondas, mediante una regla de tres o el desarrollo de triángulos semejantes en perfil. Es
necesario dibujar la triangulación (Interpolación por redes irregulares de triángulos TIN), y
sobre cada línea se desarrolla la interpolación.
 Interpolación gráfica: utiliza principios de geometría (líneas paralelas) para conocer la
localización de las cotas redondas.