Vous êtes sur la page 1sur 2

Prueba de audición en bebés y niños con trastorno del espectro autista y discapacidad generalizada

del desarrollo

Los niños con trastornos de la atención auditiva, como los relacionados con el autismo, el trastorno
generalizado del desarrollo (PDD), el retraso del desarrollo multisistémico o los trastornos reguladores, suelen
tener una sensibilidad auditiva normal pero es posible que no puedan asistir constantemente a los estímulos
auditivos, lo que suele ser típico de sus dificultades para responder a una variedad de otros estímulos
sensoriales Sin embargo, con un pequeño esfuerzo adicional, estos niños pueden ser probados de manera
confiable. Estas poblaciones de niños con frecuencia no hacen contacto visual, pueden encontrar estímulos
táctiles aversivos y pueden mostrar conductas repetitivas, como aleteo de manos e incapacidad para
comunicarse verbalmente. (Para obtener más información sobre el autismo, consulte Egelhoff, Whitelaw y
Rabidoux, 2005; Greenspan, 1995, Greenspan y Weider, 1998.) Para esta población, la configuración de la
prueba debe estar muy bien controlada. El niño necesita estar sentado en una posición que no le permita
alejarse fácilmente de la situación de la prueba. Una silla alta de madera fuerte es ideal y puede albergar a
niños de 7 u 8 años. El audiólogo necesita saber si el niño tiene aversión a los estímulos táctiles y, si lo tiene,
tenga mucho cuidado de no tocarlos.

Al igual que con cualquier población, es importante identificar la edad cognitiva para poder seleccionar el
protocolo de prueba adecuado. La VRA suele ser el protocolo de prueba apropiado para niños de 5 a 36
meses; sin embargo, los niños con trastorno del espectro autista (TEA) con frecuencia continúan
respondiendo adecuadamente a VRA durante varios años más. El video VRA con el video favorito del niño a
menudo es muy útil. Debido a que los niños con TEA y PDD pueden "desconectar" las voces, generalmente
es mejor evitar los estímulos del habla, al menos inicialmente, y tener la sala de pruebas lo más silenciosa
posible. La música como el tema de Sesurme Street, el tema de un programa de televisión favorito, o las
canciones familiares grabadas que se reproducen a través del altavoz a menudo atraerán la atención del niño.
Una vez que el niño buscó el estímulo, se puede activar el reforzador visual. La sincronización de los
estímulos de prueba es muy importante en los niños de esta población, ya que a menudo se habitúan
rápidamente a los estímulos. Los estímulos no deben presentarse demasiado juntos. Cuando un niño parece
haberse "desconectado", es útil probar diferentes estímulos (bandas de ruido o tonos retumbantes), cambiar el
juguete de refuerzo o presentar estímulos muy fuertes, que pueden atraer la atención del niño nuevamente y
redirigir la atención a el estímulo de la prueba Para las pruebas de comportamiento, es importante que el niño
se enfoque hacia adelante pero que no esté demasiado involucrado con los juguetes. Encontrar un juguete de
distracción adecuado que mantenga a un niño interesado pero no demasiado involucrado puede ser un
problema con esta población de niños. Si el niño está más atento visualmente que auditivamente (lo que suele
ocurrir), un juguete demasiado interesante puede hacer que el niño "desconecte" los estímulos auditivos.
Encontrar el tipo correcto de juguete de distracción para el niño individual requiere algo de creatividad, porque
este grupo de niños puede ser difícil de entretener Muchos de estos niños son sensibles a los sonidos fuertes
(Gomot, Giard, Adrien, Barthelemy y Bruneau, 2002). ). Sus padres informan que tienen dificultades para
tolerar el sonido en el ambiente y que llorarán, golpearán o demostrarán otro comportamiento negativo si hay
un sonido fuerte, como cuando la familia se reúne para una fiesta y todos cantan "Feliz cumpleaños" o
Cuando se encienden ciertos electrodomésticos. Otros se "apagarán" si hay demasiada estimulación auditiva,
por lo que es importante que los estímulos fuertes se controlen cuidadosamente para mantener al niño
sintonizado pero no asustado. Los estímulos deben presentarse en niveles bajos y la intensidad debe
incrementarse gradualmente. Algunos niños con estos desórdenes se ignoran y casi parecen sordos.
Myklebust (1954) describió a estos niños como "demasiado sordos para ser sordos". Para estos niños, el uso
de estímulos fuertes a veces les ayuda a "sintonizar" cuando su atención ha disminuido. Presentando un
fuerte el estímulo a veces pone al niño en alerta, después de lo cual es posible persuadirla para que responda
a estímulos menos intensos. Al tomar un historial clínico, es importante obtener una descripción muy clara de
los sonidos que causan problemas para el niño. Algunos padres informarán que todos los sonidos son un
problema, y otros describirán sonidos específicos, como la aspiradora o el microondas, que causan angustia.
no es raro que los padres informen, por ejemplo, que los bebés que lloran causan estrés al niño,, pero otros
sonidos fuertes no lo hacen. La angustia ante el llanto de un bebé, sin otras quejas de tolerancia al sonido,
casi siempre no es un problema auditivo. B obtener umbrales de sonoridad incómodos (UCL y demostrar que
el niño no tiene un problema con los sonidos muy fuertes cuando juega con juguetes, se puede ayudar a los
padres a comprender que el problema no es auditivo sino una respuesta a algo en el entorno y que la
actividad de desensibilización puede ayudar a reducir la respuesta negativa. La obtención de umbrales de
UCL debe intentarse solo después de que se completen otras pruebas, ya que los estímulos fuertes pueden
ser angustiantes para el niño. Para obtener los UCL, el asistente de audiología debe captar la atención del
niño con un juguete. Si el niño está involucrado con un juguete, se puede observar una respuesta más realista
a los sonidos fuertes. Las pruebas de UCL generalmente se realizan en campos de sonido con estímulos de
ruido de banda estrecha, se debe comenzar con un estímulo de baja intensidad para no asustar al niño y
luego, manteniendo la señal encendida gradualmente, incrementándola desde el umbral hasta una intensidad
alta con un límite de 85 a 90 dB HL. (La exposición momentánea a niveles altos no causará la cambio de
reshoid.) La prueba debe proceder de 500 Hz a 6000 Hz. Si los niños pueden tolerar los sonidos fuertes en la
sala de prueba, lo más probable es que las respuestas negativas a los sonidos que se encuentran fuera de la
sala de prueba no sean indicativos de un problema de idioma, sino que pueden ser una respuesta provocada
por un sonido desconocido. Debido a que estos niños a menudo se desconectan de los estímulos, un sonido
de alta intensidad capta su atención y puede asustarlos y considerarlos aversivos. Para un niño que muestra
problemas para tolerar los sonidos fuertes, es necesario desarrollar un programa de desensibilización. Para
algunos niños, los sonidos son incómodos y causan angustia a niveles más bajos de lo esperado. Para estos
niños, los sonidos en el ambiente deben ser controlados cuidadosamente. A veces se recomiendan
protectores de oídos o audífonos con cancelación de ruido para que el niño pueda asistir a la escuela o
eventos sociales con comodidad; sin embargo, el uso de estos dispositivos no permite que el niño aprenda a
tolerar los sonidos ambientales y separa al niño de sus compañeros