Vous êtes sur la page 1sur 9

Bol. San. Veg.

Plagas, 16:723-731,1990

La enfermedad de la caída de la fruta en cítricos


J. M. DEL RIVERO

Se informa de la caída patológica de frutos pequeños en cítricos a causa del ataque a


las flores de una línea virulenta del hongo causante de la antracnosis de los cítricos
Colletotrichum gloeosporioides (Penz) Sacc. Se describen los síntomas de la
enfermedad, variedades atacadas y susceptibilidad varietal, influencia ambiental en la
germinación de esporas e infección de petalos, ciclo vital y epidemiología,
diseminación de la enfermedad y cuarentenas. La enfermedad recibe los nombres en
inglés de "postbloom fruit drop disease", "postbloom fruit drop", "blossom blight",
P.F.D. ó PFD. Se recomienda pulverizar con benomilo, tiabendazol o clortalonil. Los
fungicidas a base de cobre no son efectivos. Esta información esta orientada a que en
aquellos países citrícolas en que haya zonas con condiciones de temperatura y
humedad favorables a la enfermedad se impida la entrada de material infectado y se
pueda detectar los síntomas de la aparición de focos de la enfermedad para que se
tomen las medidas que de el servicio de sanidad vegetal.

J. M. Del Rivero, Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos, Universidad


Politécnica de Valencia.

Palabras clave: pétalos, epidemiología, antracnosis, blossom, blight, drop, PFD,


benomilo, tiabendazol, clortalonil, cobre, cuarentena.

INTRODUCCIÓN camente el 3.64% de las flores dieron frutos


maduros.
Se informa en este artículo de una caída Según HERRERO Y ACÉRETE, citado por
patológica de frutos pequeños en cítricos en GONZALEZ SICILIA (1968), un cítrico normal
contraste con el normal despredimiento tiene una producción media de unas 74.000
fisiológico de flores y de pequeos frutos por flores, de las que no llegan a 1.000 las que
abscisión en la base del pedúnculo. Esa cuajan en frutos, es decir,el 1.35%. En
defensa fisiológica del árbol está bien repre- ambos casos son datos que ponen de mani-
sentada por la tan conocida llamada "caida fiesto el valor aproximado de la caida fisio-
de junio". lógica de flores y frutos, incluida la caida
Citamos algunos datos que nos recuerdan de junio, mas o menos desglosada o en
y demuestran la importancia de ese proceso conjunto.
fisiológico. Según REED, citado por ERICK- Esta enfermedad no se encuentra registra-
SON (1968), de 4.440 flores de limonero el da en España, pero sí la antracnosis, origi-
52% cuajaron en fruto, sólo el 10.9% llega- nada por la línea no virulenta del hongo
ron a frutos de un diámetro de 0.6 cm y úni- causante de la que aquí nos ocupamos. Por
las razones expuestas en las secciones de
* Comunicación presentada al I. Congreso Ibérico de
este artículo diseminación de la enfermedad
Ciencias hortícolas, Lisboa, Junio, 1990. y cuarentenas parece aconsejable que se
informe sobre esa enfermedad. Para ello Después de la caída de los pétalos los
hemos tenido que descansar en artículos y pequeños frutos de un djámetro hasta 0.5
trabajos publicados sobre la misma. cm presentan una débil decoloración amari-
llenta y se desprenden rápidamente dejando
intactos el disco basal, el cáliz y el pedún-
SITIOS DONDE ESTA REGISTRADA culo firmemente unidos al árbol. ( M C M I -
LA ENFERMEDAD Y PÉRDIDAS QUE LLAN y TIMMER, 1988; DENHAM, 1988).
OCASIONA. Esto contrasta con la normal caída fisiológi-
ca de flores y pequeños frutos que se produ-
ce por abscisión en la base del pedúnculo.
La enfermedad de la caída de la fruta se (DENHAM, 1988).
encontró en Belize en 1956-1957, causando El cáliz de la flor enferma se mantiene
daño en naranjos dulces y en pomelos verde, continúa creciendo formando un
(FAGAN, 1979). Luego se registró en Trini- callo alrededor de la zona de absición y
dad, Jamaica, Colombia y Panamá (FAGAN puede persistir en el árbol hasta uno o
1979); Argentina y Brasil (DENHAM y varios años. (MCMILLAN y TIMMER, 1988;
WALLER, 1981); Florida en 1983 ( M C M I - DENHAM, 1988). En ocasiones los pequeños
LLAN y TIMMER, 1988) y en América Cen- frutos quedan unidos al cáliz, pero nunca se
tral se la conoce desde la década de los 50 desarrollan. Los cálices persistentes son
(SONODA y PELOSI, 1988). En Belize se han característicos de esta enfermedad y no se
llegado a registrar pérdidas de cosecha sabe que sean originados por transtornos
hasta del 65%. (DENHAM, 1988). fisiológicos, insectos u otras enfermedades,
según transcripción literal de lo manifestado
por TIMMER (1988), y reciben en nombre de
SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD "buttons".

En los ataques fuertes aparecen los sínto-


mas de la enfermedad en los pétalos de las
NOMBRES CON LOS QUE SE HA
flores cerradas todavía en los que se ven
DESIGNADO Y CONOCE LA
zonas como embebidas en agua (DENHAN,
ENFERMDAD.
1988), pero usualmente no es hasta el esta-
dio de flores abiertas en los que se mani-
fiestan los primeros síntomas típicos de la Según FAGAN (1979) esta enfermedad se
enfermedad como manchas necróticas había conocido hasta 1978 como "prematu-
pardo-rojizas en los pétalos abiertos re fruit drop" para no confundirla con el
(MCMILLAN Y TIMMER, 1988). Con el tiem- aclareo fisiológico normal de fruto que ocu-
po favorable estas manchas se extienden rre varias semanas luego de la caída de los
rápidamente y pronto han invadido todos pétalos. La fase de la enfermedad que afecta
los pétalos. Esta fase de la enfermedad es la extensamente a los pétalos se denomina a
que se denomina a menudo "blossom menudo "blossom blight" (DENHAM, 1988);
blight". (DENHAM, 1988). nombre que designa los síntomas interme-
Los pétalos enfermos con las típicas dios (FAGAN, 1979). Sin embargo, FAGAN
manchas quedan firmemente unidos al disco (1979) considera que una expresión que
basal, se secan y vuelven duros y con el también mencione la caída de fruto resul-
color pardo rojizo persisten varios días mas tante de la enfermedad es más apropiada y
que los pétalos que caen en las flores sanas. por eso propone la de "postbloom fruit drop
(MCMILLAN Y TIMMER, 1988). En condicio- disease of citrus". El nombre en castellano
nes húmedas los pétalos llegan a cubrirse es "enfermedad de la caída de la fruta"
con una capa mucilaginosa de abundantes (FAGAN, 1984a).
esporas del hongo. (TIMMER, 1988). FAGAN (1984) utiliza también las expre-
siones "postbloom fruit drop of citrus" y defienden que es una línea específica de
"postbloom fruit drop disease". DENHAM y C.gloeosporioides la responsable de la
WALLER (1981) se refieren a la enfermedad enfermedad y que la o las causantes de la
como "postbloom" (or premature) fruit drop antracnosis en todas las plantaciones de
disease (PFD), utilizando ya la abreviatura cítricos no son patógenas para las flores
PFD de "fruit drop disease". El término (TIMMER, 1988). Coincide con esto de un
"blossom blight" es empleado por FISHER modo mas preciso FAGAN (1979) al mani-
(1989) y HEBB, FUTCH y SONODA (1989). La festar que el que las esporas procedentes de
expresión "postbloom fruit drop" y la abre- las hojas no infecten las flores en contraste
viada de PFD están actualmente generaliza- con las esporas tomadas de los pétalos
das y son las empleadas por TIMMER (1988), sugiere que puede haber dos líneas de
MCMILLAN y TIMMER (1988), SONODA y C. gloeosporioides.
PELOSI (1988), FISHER (1989) y HEBB, La "enfermedad de la caída de la fruta"
FUTCH y SONODA (1989). DENHAM (1988) es la consecuencia de la infección de las
solo usa el nombre de "postbloom fruit drop flores por una línea virulenta de Colletotri-
disease". HEBB, FUTCH y SONODA (1989) chum gloeosporioides (Penz) Sacc, la cual
emplean la forma P.F.D. en lugar de PFD. difiere morfológicamente de algunos aisla-
La analogía de estos términos queda de dos de C.gloeosporioides que son saprofitos
manifiesto cuando MCMILLAN y TIMMER de los cítricos, según traducción casi literal
(1988) dicen que también se ha hecho refe- de DENHAM (1988). Según FISHER (1989)
rencia a "postbloom fruit drop" como "pre- TIMMER ha manifestado que hay un criterio
mature fruit drop" y "blossom blight". en los centros de investigación de que el
hongo causante de la enfermedad es una
línea diferente de Colletrotrichum gloeos-
AGENTE CAUSANTE DE LA ENFER- porioides agente patógeno de la antracnosis
MEDAD de los cítricos.
En los pétalos enfermos se encuentran
Estudios realizados en Belize han demos- constantemente aislados de C.gloeosporioi-
trado que el hongo Colletotrichum gloespo- des que forman colonias de lento desarrollo,
rioides Penz, está asociado con la "enferme- color naranja y abundantes esporas. Tam-
dad de la cáida de la fruta" ("post bloom bién se encuentran ocasionalmente aislados
fruit drop", PFD). Los síntomas de la enfer- de este hongo en los pétalos enfermos y que
medad en otros sitios y bajo denominacio- forman colonias de rápido desarrollo. Estos
nes diversas, como "premature fruit drop" y aislados de rápido desarrollo son semejantes
"blossom blight", se parecen tanto a las des- a los que se encuentran en tallos y frutos de
critas de la encontrada en Belize que indu- cítricos también. Aislados del hongo y for-
cen a considerar que son todas el resultado mando colonias de rápido desarrollo se
de la infección originada por el mismo hallaron también en algunas lesiones atípi-
hongo (FAGAN, 1979). Según TIMMER cas de pétalos en zonas donde no se encon-
(1988) la enfermedad esta causada en Flori- traba la enfermedad.
da por Colletotrichum gloeosporioides y De estos estudios realizados en Florida se
este hongo, según SONODA y PELOS (1988), deduce muy claramente que hongos Colle-
por la mayoría de los estudios realizados en trotrichum que forman colonias de color
Florida es el agente promotor de la misma. amarillo y lento desarrollo son los agentes
En el cáliz de las flores debilitadas por causantes de la enfermedad y que no se
causa natural o por ataque de C.gloeospo- puede eliminar la posibilidad que los de
rioides se encuentran frecuentemente colonias de color gris y rápido desarrollo
"FUSARIUM" spp, pero aparecen sin duda puedan estar también implicados hasta que
como colonizadores secundarios (FAGAN, no se hayan efectuado las pruebas de pato-
1979). Los estudios realizados en Belize genicidad. Otras pruebas pendientes tam-
bien son ver si Colletrotrichwns causantes virulento. Las esporas alcanzan las nuevas
de la enfermedad en Belize y en Florida son flores y germinan en una 12 horas, aunque
el mismo o diferentes genotipos. Constitu- la infección solo se realiza si los botones
yen estudios más avanzados sobre caracteri- florales tienen al menos un cm de largo.
zación de líneas de Colletrotrichum gloeos- Consumada la infección se producen millo-
porioides causantes de la enfermedad. nes de esporas en breve tiempo y la infec-
(SONODA y PELOSI, 1988). ción se extiende con ayuda del agua, necesi-
tándose de 24 a 36 horas de humedad para
que aquella alcance mucha importancia. Por
INFLUENCIA AMBIENTAL EN LA el contrario la sequedad destruye las espo-
GERMINACIÓN DE ESPORAS E ras, razón por la que los períodos intermi-
INFECCIÓN DE PÉTALOS tentes de lucir el sol atenúan considerable-
mente el valor epidémico. (MCMILLAN y
TIMMER, 1988).
La germinación de las esporas recogidas
de los pétalos a 10C es del 55%, pero Según DENHAM (1988) el mínimo tiempo
decrece progresivamente entre 30 y 40 C para la germinación de esporas y para que
hasta que cesa al llegar a este límite. La haya infección es de 12-18 horas a partir de
germinación media máxima se ha registra- cuyo momento la enfermedad se propaga
do a 23C. A una temperatura media de 26C rápidamente de modo que si hay buenas
la germinación de esporas sobre flores fue condiciones de humedad el 90% de las flo-
siempre superior a la de sobre portas y en res presentan los síntomas de la enfermedad
una relación aproximada de 2:1 (FAGAN, luego de 2-3 días. Y a partir de ese momen-
1979). En ambiente húmedo y con tempe- to la producción de esporas aumenta enor-
raturas entre 18 y 27C las esporas germi- memente.
nan e infectan las flores entre 12 y 18 Durante períodos húmedos las hojas de
horas.La germinación de las esporas cesa cítricos pueden producir grandes cantidades
luego de 6 á 8 horas de sequedad y por el de esporas de C.gloeosporioides, pero este
contrario prolongados períodos de hume- inoculo tiene menos carácter patogénico
dad aumentan la importancia de la enfer- que el de las esporas producidas por las flo-
medad. (TIMMER, 1988). res enfermas, probablemente porque
La floración de junio que se registró en muchas de las esporas producidas en las
algunos sitios de Florida en 1989 se vio hojas lo han sido por lineas del hongo
fuertemente infectada ("blighted" en inglés) saprofitas. (DENHAM y WALLER, 1981). La
en los períodos de lluvias frecuentes, de lo infección principal de las inflorescencias se
que TIMMER (1990) infiere que las tempera- atribuye fundamentalmente a las esporas
turas de verano no son simplemente por eso procedentes de floraciones pasadas, fuera
suficientemente elevadas para evitar la del momento, si bien las esporas que vienen
infección por el hongo. de hojas pueden ser también agentes pató-
genos causantes, (FAGAN, 1984).
La enfermedad tiene en Belize un bajo
nivel durante el periodo caluroso y de eleva-
CICLO VITAL Y EPIDEMIOLOGÍA
da pluviometría de junio a septiembre, lo
que se atribuye probablemente a 1) que el
El inoculo inicial para la infección de las hongo germina mejor a bajas que a altas
flores se origina de los agentes patógenos temperaturas, 2) que en enero-marzo la tem-
latentes que sobreviven en tejidos muertos peratura es más fresca y la condensación que
como viejos pétalos infectados, manchas se forma en las hojas durante las noches
necróticas en las hojas y tallos muertos tiene una larga duración, todo lo cual es mas
donde existen el tipo virulento de Colleto-, favorable al hongo que todo lo contrario que
trichum gloeosporioides y también el no sucede en junio-septiembre, (FAGAN, 1984).
VARIEDADES ATACADAS Y SUSCEP-
TIBILIDAD VARIETAL

La enfermedad está registrada en naran-


jas dulces (navel, Valencia, Pineapple,
Hamlin), mandarina Temple, tángelos,
pomelos, lima Mexicana, lima Tahiti
(FAGAN, 1979; SONODA y PELOSI, 1988;
HEBB, FUTCH y SONODA, 1989). Los sinto-
mas son mas severos en naranjas dulces que
en pomelos (FAGAN, 1979; DENHAM, 1988).
En 1988 se hizo una prospección en Flo-
rida para conocer como habia afectado la Rama de cítrico con todas las flores atacadas
enfermedad a los cultivares de citricos ("Blosson blight") y pudiéndose ver los cálices
engrosados formando callos ("buttoms"). De Hebb,
luego de su aparición allí en 1983. Se pidió: Futch y Sonoda, The Citrus Industry, febrero 1989.
1) ausencia o presencia de la enfermedad
(PFD ó P.F.D.), 2) localización del huerto,
3) superficie afectada y 4) cultivares ataca-
dos. El resultado de la encuesta con 110 ins-
pecciones sobre un conjunto de unas 54.800
has. de citricos arrojó los siguientes datos
aproximados: 44% de las infecciones fueron
navel; 37%, Valencias; 9% Hanlins; 9%
pomelos; y 1% para cada una de Pineap-
ples, Temples y tángelos.
El 67 % de los citricultores habian tenido
sus huertos infectados. Agrupados estos, el
51% era de superficies inferiores a las 40
has.; 15% a las entre 40 y 100 has.; 12% a
las entre 100 y 200 has y el 22% a las supe- Rama de cítrico en que se destacan los cálices
persistentes engrosados en forma como de callos
riores a las 200 has (HEBB, FUTCH y SONO- ("buttoms"). De Hebb, Futch y Sonoda, The Citrus
DA, 1989). Industry, febrero 1989.
Según TIMMER (1988) es muy poca o no
hay diferencia en la susceptibilidad de los
petalos de los diferentes cultivares al hongo
causante de la enfermedad y lo que ocurre
es que la importancia de los efectos de la
enfermedad están en función del tiempo de
maxima floración de un cultivar y de su
ralación con los periodos de mayor hume-
dad. Y además los cultivares o arboles indi-
viduales con ramos florales tienden a sufrir
daños más graves que aquellos que tienen
flores solitarias.

DISEMINACIÓN DE LA ENFERME- Hoja de cítrico con visión de los cálices persist*


o "buttoms" que se aprecia mejor por estar <
DAD color. Cortesía del Dr. Ron M. Sonoda, Profe
of Plant Pathology, University of Florida, Fo
Pierce, Florida, 1 de marzo 1990.
Según TIMMER el principal medio de
diseminación de la enfermedad es con el linea no virulenta de este hongo existente en
material vegetal muerto, sobre todo con los un pais y que fuera también causante de la
petalos ya que uno solo puede contener enfermedad. Por todo ello son necesarias
millones de esporas. Por esto el personal medidas de cuarentena y conocer los sínto-
que anda por los huertos tiene que limpiarse mas de la enfermedad para detectar los pri-
de pétalos y hojas principalmente para evi- meros focos y poder controlar su difusión
tar pasarlo a otro huerto. La eliminación del en aquellos países citricolas que tengan
material vegetal, aunque siempre haya el zonas en donde las condiciones climáticas,
peligro de contaminar con esporas, se consi- humedad sobre todo, pudieran favorecer la
dera que reduce ese peligro hasta en un implantación de la enfermedad.
99%. (FISHER, 1989).
Contaminación a distancias grandes se
puede hacer con los equipos mecánicos que CONTROL DE LA ENFERMEDAD
se utilizan para tratamientos, etc. y también
por insectos, pájaros, animales y los que Los primeros trabajos, observaciones, su
manipulan la fruta durante la recolección explicación y deducciones.
estando en floración. Dentro de los arboles Ya antes de que se conociera la causa de
y de los huertos la difusión se hace princi- la enfermedad se realizaron tratamientos
palmente por la lluvia que dispersa las espo- con productos hormonales, creyendo pudie-
ras. (TIMMER, 1988). ra tratarse de una alteración fisiológica, y
En los arboles la infección se extiende empleando también algunos fungicidas con
más rápidamente hacia abajo y horizontal- la idea asimismo de que la causa pudiera ser
mente que hacia arriba llevadas las esporas ataque de hongos. Los tratamientos con 2,
por el agua de lluvia y las gotas de rocío. En 4-D a 10 ppm resultaron mas eficaces en el
las 3-4 semanas de las floración la infección aumento del cuaje de la flor que los que se
de una simple rama se extiende a todo el dieron con oxido cuproso y maneb. Cuando
árbol. En una línea de arboles la infección se vio que la enfermedad era causada por un
puede extenderse en la dirección del viento hongo entonces se realizaron experiencias
hasta 5 arboles con una separación entre para su control con distintos fungicidas.
ellos de 7.5 m y solamente dos arboles en el Dado el terreno abrupto en Belize donde
sentido opuesto; transversalmente no se estaban muchos huertos de cítricos el
infectó mas de una línea paralela a una dis- empleo de los equipos terrestres para apli-
tancia de 9.1 m. (FAGAN, 1984). Como la cación de los fungicidas tropezó con difi-
infección y la diseminación de la enferme- cultades y se prestó una gran atención a la
dad hemos visto que son favorecidas por la aternativa de los tratamientos aéreos.
humedad debe evitarse el riego por asper- (FAGAN, 1984a).
sión alto durante un largo periodo (MCMI- En Belize durante el periodo de enero-
LLAN y TIMMER, 1988). marzo es cuando tiene lugar la mayor pro-
Otra forma de diseminar la enfermedad ducción de esporas de Colletotrichum gloe-
es introducirla en un pais con una importa- osporioides y coincide con la época de la
cióm incontrolada de materia vegetal enfer- floración de los cítricos y el mayor despren-
mo. Esto es lo que ocurrió según TIMMER en dimiento de fruto procedente de esa flora-
Florida donde se la encontró en limas Tahiti ción. Es interesante tener presente que entre
que sin duda se infectaron con plantones o las floraciones el numero de esporas varía e
yemas infectadas traídas de otro estado igualmente que a lo largo de ese tiempo las
(FISHER, 1989). flores no son siempre atacadas o si lo son
Diñase que en general y sin precisar hay con la misma intensidad. (FAGAN, 1984).
que estar prevenidos contra la introducción La explicación de esto la encontramos en
de una linea virulenta de C.gloeosporioides las ideas siguientes reproducidas de sus
o ante la aparición de una mutación de una autores. Los niveles de inoculo infeccioso
son al principio muy bajos y hay que espe- tente tenía la contrapartida de ser tóxico
rar a que haya un poco de floración en los para los peces y un peligro por tanto para
huertos. (TIMMER, 1988). Por otra parte las esa fauna en los cursos de agua próximos a
yemas florales hasta que no alcanzan una plantaciones de cítricos (FAGAN, 1984a).
longitud como de un centrimetro no son ata-
cadas por la enfermedad y cuando los péta- La lucha química contra la enfermedad
los han caido y la flor ha cuajado ya no en Florida y deducciones prácticas.
causa el hongo ningún dao. Como conse- En Florida, TIMMER recomienda tratar con
cuencia de éso los tratamientos fungicidas benomilo a la dosis de 1.7 á 2.3 kg/ha y sin
antes de la floración dan poca protección y reducirla para evitar problemas de resistencia
los que se hacen más tarde no son necesa- (FISHER, 1989). Se deberá también procurar
rios, excepto si hay floraciones de junio y no pulverizar excesivamente con benomilo
las condiciones climáticas (temperatura y porque puede que el hongo desarrolle resis-
humedad) favorecen la germinación de tencia al fungicida y para evitar provocar un
esporas (TIMMER, 1990). Por ello el periodo aumento de la población de acaros (TIMMER,
de susceptibilidad a la enfermedad es muy 1988). Los aislados de C.gloeosporioides de
corto (MCMILLAN y TIMMER, 1988). lento crecimiento y formando colonias color
naranja han resultado menos sensibles al
La experiencia pionera de los tratamien- benomilo que los aislados de rápido creci-
tos en Belize. miento y micelio color gris y los aislados de
En experiencias que se realizaron en Beli- frutos y ramas. (Sonoda y Pelosi, 1988).
ze se logró un buen control de la enferme- Las recomendaciones de TIMMER (1988) a
dad con una pulverización conjunta de beno- los citricultores de Florida son: 1) en huertos
milo y captafol (0.78 á 0.99 kg./ha. y 4.5 á que no han tenido la enfermedad examinar
6.0 1/ha de formulación, respectivamente) la aparición de petalos con las manchas típi-
con bomba de mochila o motor o por avión. cas de la enfermedad al iniciar la floración
Las formulaciones de los fungicidas fueron para pulverizar con fungicidas en cuanto se
50% benomilo p.m. y 39% captafol 1/e. compruebe la presencia de la misma, 2) en
Tuvo gran efectividad el captafol empleado los huertos que ya han tenido la enfermedad
solo (7.7-11 1/ha de formulación) y en dos hacer dos tratamientos fungicidas, uno al
tratamientos con intervalo de 14 días. El principio de la floración cuando se vean los
benomilo sólo fue eficaz después de cuatro primeros síntomas de la misma y el otro en
aplicaciones (0,99 kg/Ha de formulación) el máximo de la floración. Si es necesario
por avión y no dio resultado en tratamiento pueden repetirse tratamientos, como si hay
terrestre a la dosis de 0.78 kg/ha de producto varias floraciones o la de junio.
formulado. El captafol fue mas eficaz que el Nuevas observaciones ha hecho TIMMER
benomilo y tuvo un efecto residual mas (1990) como consecuencia de una mayor
largo. Los resultados de los tratamientos experiencia en las condiciones de Florida de
aéreos y los de tierra fueron comparables a las que recogemos las que encuentran aquí
los efectos de control de la enfermedad y su sitio adecuado.
cuajado de la flor. (FAGAN, 1984a). a.- Bien por eficacia contra el hongo y/o
Estos trabajos se realizaron en Belize en por un efecto sistémico el efecto del benomi-
1972 y posteriormente el mismo investiga- lo parace persistir bastante tiempo luego de
dor que los habia realizado observó en su aplicación si bien no se comporta tan bien
1981-1982 que no se habia establecido un cuando hay una fuerte infección y que existe
programa para control de la enfermedad. Lo el riesgo de desarrollar resistencia al fungici-
atribuyó a dos causas: 1) baja efectividad da como ya se vio antes en otro pasaje.
del benomilo y su precio elevado que no lo b.- La enfermedad se desarrolla rápida-
hacia atrayente para los citricultores y 2) mente con la lluvia y por eso es importante
que aunque el captafol era eficaz y persis- vigilar a partir del inicio de la floración y
luego de llover cada dos o cuatro días para Tratamientos terrestres y aéreos.
detectar bajos niveles de la enfermedad. El empleo de equipos de tierra para la
c - He aquí dos ejemplos que ponen de realización de los tratamientos puede reque-
manifiesto la importancia de lo que se acaba rir demasiado tiempo, lo que no sucede en
de decir. Si la incidencia de la enfermedad superficies pequeñas. Los tratamientos aére-
es de 1 % y esta se duplica tres veces a este os son una buena solución. Como el mayor
ritmo en un corto plazo llega a una inciden- daño ocurre con tiempo húmedo durante la
cia del 8%, mientras que si el nivel inicial floración se recomienda que las aplicacio-
es del 8% y se duplica al mismo ritmo en un nes fungicidas se hagan justamente antes de
corto plazo esa incidencia alcanzará el 64%. la máxima floración, especialmente si se
d.- En virtud de esto un citricultor puede anuncia lluvia. (MCMILLAN y TIMMER,
encontrarse entre estas alternativas a titulo 1988). Indudablemente que, aparte de la
de ejemplo, a) Se encuentran infectadas, rapidez, si los campos se encuentran moja-
con síntomas, de 1 al 2% de las flores. dos el tratamiento aereo es el único seguro,
Entonces si la lluvia continua es razonable mientras que los equipos terrestres podrían
tratar, b) Si llegan a estar afectadas del 5 al tener dificultades o no poder actuar.
10% de la flores la enfermedad se multipli-
cará rápidamente con la lluvia y entonces es
aconsejable o se debe tratar. CUARENTENAS
Diversas recomendaciones y sugerencias En una reunión con los citricultores de
derivadas de la experimenta y de la practica. Florida interesados en recibir información
El corto plazo con que se conoce el ata- sobre la enfermedad de la caída de la fruta,
que potencial de la enfermedad y el tener TIMMER en base a la dependencia de la
que tratar con rapidez hacen que esta enfer- misma de las condiciones climáticas mani-
medad sea dificil de combatir. Citamos festó que no esperaba que hubiera medidas
algunos casos que ilustran esto. En efecto, de cuarentena en California ni en Texas por
en los sitios en que la floración dure varios estimar que dicha enfermedad no constituía
meses es lo mas probable que los tratamien- una amenaza en dichos estados. En la mayo-
tos fungicidas protectores resulten antieco- ría de los paises de América del Sur ya esta-
nómicos, mientras que las cosas cambian y ba presente y no era una preocupación para
son mas esperanzadoras si los periodos de los paises europeos porque la mayoría de sus
humedad se espera coincidan con los picos áreas citricolas eran bastante secas. (FISHER,
de la floración (DENHAM, 1988). No se 1989). Por otra parte, la enfermedad no la
necesitan tratamientos mientras el tiempo encontraremos en aquellas zonas citricolas
sea seco (TIMMER, 1990). por muy favorables que sean las condiciones
DENHAM (1988) recomienda tratar con climáticas, humedad y tiempo fresco, si la
benomilo, tiabendazol o clortalonil que tie- raza virulenta patógena de Colletotrichum
nen un buen efecto contra la enfermedad. gloeosporioides responsable de la misma no
Los fungicidas a base de cobre no son efec- se encuentra presente (TIMMER, 1990).
tivos y pueden incluso aumentar la enfer- Por todo lo que acabamos de ver habría
medad por lo que se deberán evitar los tra- que tener en cuenta en los paises citricolas no
tamientos cúpricos desde el principio al solo europeos sino los del área mediterránea
pico de la floración. Sin embargo, no resul- la existencia de zonas citricolas en que pue-
tarán perjudiciales si se necesitan y son dan darse condiciones de humedad y tempe-
aplicados al final de la floración o más ratura que sean favorables al desarrollo de
tarde, sin duda quizá porque entonces las la línea virulenta de Colletotrichum gloeos-
condiciones climáticas ya no serán buenas porioides (Penz.) Sacc. causante de la enfer-
para la germinación y desarrollo de las medad de la caída de la fruta ante el peligro
esporas (TIMMER, 1988). de que se introduzca dicho hongo con mate-
rial vegetal infectado o que surja una muta- ga el Dr. R. M. Sonoda, Professor of Plant
ción de la linea existente ya de Colletotri- Pathology, Agricultural Research and Edu-
chum gloeosporioides y que fuera virulenta. cation Center, University of Florida, For
Pierce, Florida, investigador de esta enfer-
AGRADECIMIENTOS medad, por su amable envió de la última
comunicación sobre ella del Dr. Timmer y
El autor queda muy reconocido a su cole- autorización para reproducir fotos.

ABSTRACT

RIVERO, J. M. DEL, 1990: La enfermedad de la caída de la fruta en cítricos, Bol.


San. Veg. Plagas, 16 (4): 723-731
Report is made of the pathological drop of small fruits in citrus by damage to
blossoms by a virulent strain of Colletotrichum gloeosporioides (Penz.) Sacc. The
strain responsible of the anthracnose is not pathogenic to blossoms. Infomation is
given of the casual agent symptoms of the disease, varietal susceptibility,
environmental effects, disease cycle and epidemiology, disease incidence and losses,
disease spread, quarantine measures and disease control.The disease is also referred to
as postbloom fruit drop, blossom blight, P.F.D., PFD and as "la enfermedad de la
caida de la fruta en cítricos" in Spanish. Disease control is reported with sprays of
benomyl, thiabendazole, and chlorthalonil.
Copper fungicides are not effective. This information is given to help countries
where there are citrus areas with favorable temperature and humidity for the disease
to prevent the introduction of infected citrus trees and to know the detection of early
spots of the disease in order that measures are then taken by the plant protection
service.

Key words: petals, epidemiology, anthracnose, blossom, blight, drop, PFD,


benomyl, thiabendazole, chlorthalonil, copper, quarantine.

REFERENCIAS

DENHAM, T. G. Postbloom fruit drop disease. En: Turrialba, 34 (2): 179-186, 1984a.
Compendium of citrus diseases, edited by J. O. FISHER, J, Dealing with blossom blight. The Citrus
WHITESIDE, S. M. GARNSEY and L. W. TIMMER, Industry, March, pags. 12, 16-17, 1989.
pags. 24-25. APS Press. ST. Paul, 1988. GONZALEZ SICILIA, E. El cultivo de los agrios. 3 edición.
DENHAM, T.G. and J. M. WALLER. Some epidemio- Bello. Valencia, 1968.
logical aspects of post-bloom fruit drop disease HEBB, J., FUTCH and R. SONODA. Blossom blight. The
("Colletotrichum gloeosporioides") in citrus. Ann. Citrus Industry, February, pags. 17, 19, 1989.
appl. Biol, 98: 65-77, 1981. MCMILLAN, R. T. and L. W. TIMMER. Postbloom fruit
ERICKSON, L. C. The general physiology of citrus. En drop in south Florida. The Citrus Industry, March,
The citrus industry, edited by W. Reuther, L. D. pags. 15, 17-18, 1988.
Barchelor and H.J. Webber, Vol.2, pags. 86- TIMMER, L. W. Characteristics and management of
126.University of California. Berkeley, 1968. postbloom fruit drop. Citrus & Veg, Magaz-
FAGAN, H. J. Postbloom fruit drop, a new disease of Octobre, pags. 12-13, 1988.
citrus associated with a form of "Colletotrichum TIMMER, L. W. Status of postbloom fruit drop in
gloeosporioides". Ann. appl. Biol. 91: 13-20, 1979. Florida citrus. The Citrus Industry, February, pags.
FAGAN, H. J. Postbloom fruit drop of citrus in Belize: 30, 33, 1990.
I. Disease epidemiology. Turrialba, 34 (2) : 173- SONODA, R. M. and R. R. PELOSI. Characteristics of
177,1984. "Colletotrichum gloeosporioides" from lesions on
FAGAN, H. J. Postbloom fruit drop of citrus in Belize: citrus blossoms in the Indian River area of Florida.
II. Disease control by aerial ground sprying. Proc. Fla. State. Hort. Soc. 101: 36-38, 1988.

(Aceptado para su publicación: 3 Julio 1990)