Vous êtes sur la page 1sur 3

EJERCER LA NEUROPSICOLOGÍA EN ESPAÑA

Muchos interesados en el Máster os estáis preguntando si podréis ejercer como


neuropsicólogos una vez obtenida la titulación. La respuesta es sí, aunque con
algunas restricciones.

En la actualidad la Psicología ha quedado configurada en cuatro categorías


profesionales:

a) Psicólogo/a (licenciado o graduado en Psicología): puede legalmente


desarrollar todas las competencias profesionales psicológicas dentro de los
ámbitos educativo, laboral, social, etc., excepto en el ámbito sanitario.

b) Psicólogo/a con habilitación sanitaria: licenciado o graduado en Psicología


habilitado para ejercer la Psicología en el ámbito sanitario, excepto en el
Sistema Nacional de Salud (habilitación solicitada antes de octubre de 2014).

c) Psicólogo/a General Sanitario: licenciado o graduado en Psicología con


Máster oficial en Psicología General Sanitaria (MPGS). Puede ejercer la
Psicología en el ámbito sanitario privado.

d) Psicólogo/a especialista en Psicología Clínica (PIR): es la única figura que


puede ejercer en el sistema público de salud.

El caso del neuropsicólogo/a, licenciado o graduado en Psicología con Máster en


Neuropsicología, se enmarca dentro del primer grupo (a) si no cuenta, además, con
la habilitación (b), el MPGS (c) o el PIR (d). Este hecho determina que el
neuropsicólogo no puede ejercer en centros de carácter sanitario, sí pudiendo
ejercer en centros sociales, educativos, de investigación, etc.

La mayor parte de los centros dirigidos a la atención de personas con


alteraciones neuropsicológicas están inscritos como centros sociales, no
como centros sanitarios, por lo que los neuropsicólogos podemos ejercer la
profesión en todos ellos sin ningún problema.

Algunos de los ejemplos más destacados de estos centros registrados como centros
sociales son el Centro de referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral
(CEADAC), las residencias y los centros de día de atención a personas mayores,
las fundaciones y asociaciones de pacientes (por ejemplo de Parkinson,
Alzheimer, Espína Bífida, Ictus…), colegios y centros Educativos, centros de
investigación, etc.
Por lo tanto, un neuropsicólogo/a podrá ejercer, sin necesidad de tener el título
de Especialista en Psicología Clínica (PIR) ni el MPGS, en todos estos centros,
y en general todos aquellos dispositivos encaminados a la evaluación y la mejora de
las funciones cognitivas que estén registrados como centros sociales y no
sanitarios. Además, se puede ejercer la neuropsicología en consulta privada
llevando a cabo funciones de evaluación y estimulación cognitiva en niños, adultos y
personas mayores, siempre que no se encuadre dentro de una consulta de
Psicología Clínica.

En cualquier caso, la formación específica en Neuropsicología es de gran


importancia para los psicólogos/as que deseen profundizar en el conocimiento de
la relación entre el cerebro, la cognición y la conducta. El campo de actuación de
la Neuropsicología es muy amplio y los conocimientos adquiridos con una
formación reglada tienen una gran repercusión en el desempeño profesional
en cualquier ámbito de la Psicología. Dicha formación proporciona al profesional
los conocimientos, competencias y habilidades necesarias para identificar, valorar y
rehabilitar los déficits asociados con una alteración del funcionamiento del cerebro,
ya sea debido a un daño cerebral sobrevenido, a la aparición de una enfermedad
neurodegenerativa o a alteraciones relacionadas con el neurodesarrollo y el
aprendizaje en niños y adolescentes.

REGULACIÓN DEL EJERCICIO PROFESIONAL DE LA PSICOLOGÍA EN


ESPAÑA

Actualmente, existen una gran cantidad de Leyes y Reglamentos que regulan al


ejercicio profesional de la Psicología en España en el ámbito sanitario, siendo las
siguientes normas las de mayor relevancia:

● Ley 43/1979, de 31 de diciembre, sobre creación del Colegio Oficial de


Psicólogos.

● Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones


sanitarias.

● Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social. Apartado 2 de la


disposición adicional sexta.

● Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública. Disposición


adicional séptima sobre la regulación de la Psicología en el ámbito sanitario
(modificada por la disposición final octava de la Ley 3/2014 sobre defensa de
los consumidores).

● Real Decreto 183/2008, de 8 de febrero, por el que se determinan y clasifican


las especialidades en Ciencias de la Salud y se desarrollan determinados
aspectos del sistema de Formación Sanitaria Especializada.

En el siguiente enlace podéis leer una entrevista a Francisco Santolaya Ochando,


presidente del Consejo General de la Psicología de España, sobre el ejercicio
profesional de la Psicología en España, tras la aprobación de la Ley de
Consumidores:

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5074

ACREDITACIÓN COMO EXPERTO EN NEUROPSICOLOGÍA CLÍNICA

En la actualidad existe la posibilidad de acreditarse como Experto en


Neuropsicología Clínica, acreditación otorgada por la Comisión Nacional de
Acreditación Profesional (Consejo General de la Psicología). Dicha acreditación
certifica la adquisición de los conocimientos y competencias asociadas a la
Neuropsicología Clínica.

Se trata de una acreditación recomendada, pero no necesaria por ley, para el


ejercicio de la Neuropsicología en España, puesto que añade un sello de calidad a
la actividad profesional.

Los requisitos y trámites para la obtención de dicha acreditación pueden consultarse


en la página web de la Comisión Nacional de Acreditación Profesional:

http://www.acreditaciones.cop.es/