Vous êtes sur la page 1sur 4

A continuación, te enseñaré la oración de sanación por un enfermo.

Mi pastor Jesús, te adoro y te admiro,


te amo con todo mi corazón
y agradezco tu ofrenda bondadosa que has hecho por nosotros en la cruz,
vengo ante ti aún consciente de estás siempre conmigo
tú, que todo lo observas, todo lo conoces y nunca nos abandonas.

Tú que nos concedes vida abundante


que eres el medico por excelencia de los enfermos,
tú que eres el buen pastor de ovejas y cuidas tu ganado
te imploro que bajes del cielo y des tu bendición y protección
a este ser querido que con mucho dolor padece su enfermedad,
acércalo a tu amor infinito, a tu clemencia y bondad,
hoy, solicito la dicha de la salud para nuestro hermano … (nombre de la persona).

Dulce Jesús, que dijiste:


“Yo soy la resurrección y la vida”
que recibes y cargas encima de tu espalda con nuestras enfermedades,
que curaste cada enfermedad y cada dolencia de todos los que a ti acudieron;
Hoy soy yo quien acude a ti, con toda mi fe y lleno de seguridad,
para rogarte por la sanación de …
con tu divino y bendito corazón.

Jesús sagrado, por tu inmensa autoridad,


y por la intervención de tu santa madre,
la Señora de los Ángeles, la Virgen María,
que es la esperanza de los enfermos y consuelo de los necesitados,
te pido que sanes y des atención a la enfermedad de tu servidor …
si así está escrito, para que sea un bien para mi alma y su descanso espiritual.

Señor mío, quien al alguacil que a ti acudió diciéndote:


“Ven, Señor, antes que mi hijo muera”,
y tú respondiste “Vete en paz, tu hijo vive”,
te imploro con todo mi ser: Jesús sana con tu poder a …

Señor mío misericordioso, quien al ciego de Jericó,


que esperándote en el camino te pidió a gritos:
“Jesús, hijo del rey David, ten compasión de mí”,
le dijisteis: “Recupera tu vista, tu fe te ha salvado”
y en el instante pudo ver,
te imploro con todo mi ser: Jesús, trae nuevamente la salud a…
Señor mío, quien el leproso que te pidió rogándote:
“Señor, si quieres puedes limpiarme”
y tú le respondiste: “Quiero, sé limpio”
te imploro con todo mi ser: Jesús, no le hagas sentir más dolor, cura a …

Señor mío, que desataste al mudo poseído por un demonio,


y después, pudo hablar con todas sus fuerzas a la multitud.
te imploro que estires tu santa mano y cures a …
Señor mío, que curaste al enfermo
que padecía hace 38 años la misma enfermedad,
le djiisteis junto a la piscina de las ovejas:
“Arriba, toma tu camilla y camina” y anduvo,
te suplico: sánalo, Señor Jesús.

Señor mío, que frente al hijo muerto


de la viuda de Naím, con toda bondad y misericordia
dijisteis a la madre: “No llores”;
y tocando el ataúd, dijiste:
“Levántate, a ti te lo digo, jovencito”
regresando con vida a su madre,
Señor te imploro, haz tu milagro y renueva la salud de ..

Señor mío, que dijisteis:


“Bienaventurados los que lloran,
porque ellos serán consolados por mi ser”
dale consuelo y paz que alivia su dolor a …

Señor mío, que dijisteis:


“En verdad, en verdad te digo,
que todo lo que sea pedido a nuestro padre, en nombre mío, será otorgado”,
ten piedad de tu siervo … y sana su cuerpo y alma,
llénalo de bendiciones y no lo desampares,
acudo ante ti con toda humildad y lleno en fe
para que seas su fortaleza en la lucha contra su enfermedad,
eches de lado todo dolor y sufrimiento que se apodera de su cuerpo
y así sea devuelta la salud perdida que él tanto requiere.

Omnipotente, omnipresente y omnisciente Dios,


salud eterna a los que en ti creen,
oye a los que a ti piden enfermos, para que se bañen en el bien,
por quienes suplicamos por la salvación de tu misericordia;
con la finalidad de que restaurada su salud, en tu Iglesia
sea agradecido con mucha dicha y amor.

Por nuestro Señor Cristo Jesús.

Así sea.

Rezar el Credo, Avemaría, Gloria y Padrenuestro.


Repetir dichas oraciones y esta oración por 3 días consecutivos.
Oración a Santa Rita para casos Imposibles y Desesperados

¡Oh gloriosa Santa Rita de Casia! de tus pequeños y amados hijos;


de aguda pena al ver las dificultades
Con el alma llena de confianza que tuviste para ingresar
por los continuos favores en la morada de tus anhelos,
que alcanzas del cielo, el claustro religioso;
en bien de tus fieles devotos, por los intensos dolores
vengo hoy a tu presencia, causados por la espina en tu frente;
a rogarte que intercedas pide, Santa bondadosa,
ante tu Amado Esposo y Redentor del mundo, me otorgue lo que por tu mediación
a fin de que oiga benigno y con ansia vivísima desea mi alma.
lo que solicito de su gran poder
e infinita misericordia. Si Él quiere puede concedérmelo,
pues su mano divina es omnipotente
A ti, santa Rita gloriosa en el cielo y la tierra.
que recibiste
en el transcurso de tu larga y santa vida, Si fuera para mayor gloria del Altísimo
tantas y tan repetidas muestras y bien de mi alma,
de ser un alma privilegiada de su Amor, que vea presto escuchada
te atenderá bondadoso, y atendida mi petición,
si le ruegas por mí cuyo buen resultado, a ruego tuyo,
con ese ardiente fervor confío obtener del poder
que siempre te animaba y bondad de su paternal corazón.
cuando te postrabas a orar,
a los pies del Santo Crucifijo. Así sea.

Te ruego me ayudes a conseguir… (hacer la petición Santa Rita de Casia,


con fe) abogada de los casos imposibles,
deseperados y perdidos:
Por tus grandes méritos ruega por tu devoto.
de pronta obediencia (esta frase se repite tres veces).
al dictamen de tus queridos padres; Rezar el Credo, la Salve, tres Padrenuestros, tres
de abnegada resignación Avemarías y tres Glorias. Finalmente, hacer la
ante las asperezas de tu esposo; oración y los rezos durante tres días consecutivos.
de caritativa y heroica inmolación
Oración Milagrosa a San Antonio de Padua para causas Imposibles

¡Oh bendito San Antonio!,

El más glorioso de los santos,


el más admirable de todos los santos
él más gentil entre todos los santos,
tu amor por Dios,
tu caridad por sus criaturas
y tu afán por auxiliar a todos
te hicieron merecedor,
cuando estabas aquí en la tierra,
del don de los poderes milagrosos.

¡Oh bendito San Antonio!

Los milagros esperaban tu palabra,


y tú estabas siempre dispuesto
a pedir por todos aquellos
con problemas o ansiedades.

Animado por este pensamiento,


y seguro de tu bondad
te imploro obtengas para mí…
(repetir).

La respuesta a mi rezo
en tus manos te la dejo,
puede que requiera un milagro,
pero tú eres el Santo de los milagros
y en ti confío y espero.

¡Oh gentil y querido santo!,


cuyo corazón siempre está lleno
de compasión y ternura humana,
susurra mi petición
a los oídos del dulce Niño Jesús,
a quien le gustaba en sobremanera
estar entre en tus dulces brazos,
por favor te lo suplico,
no me dejes sin respuesta,
yo te rezare con fervor
y por siempre tendrás
la gratitud de mi corazón.
Amén.

Rezar con mucha devoción el Padrenuestro,


el Avemaría y el Gloria trece veces.