Vous êtes sur la page 1sur 35

Enfermedades del ojo

1. Conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación y/o irritación de la conjuntiva, es decir, la membrana

delgada y transparente que recubre la esclera (parte blanca del ojo) y el interior de los párpados.

Se produce un enrojecimiento del ojo (hiperemia conjuntival), secreciones, párpados pegados

(que empeora al levantarse por la mañana) y sensación de cuerpo extraño o arenilla dentro del

ojo.

Por lo general afecta a ambos ojos al mismo tiempo, aunque puede afectar más a un ojo que a

otro. Su duración aproximada es desde 10 días a 4 semanas y se trata de un trastorno muy

común, sobre todo en niños, incluso recién nacidos.

Síntomas de la conjuntivitis

Según el origen de la infección o de la irritación, varían los síntomas de la conjuntivitis.

Vírica: los ojos tienen un aspecto vidrioso, enrojecido y presentan una secreción acuosa. Los

párpados están hinchados y producen mucha incomodidad en la persona que lo sufre. Este tipo

de conjuntivitis puede llegar a afectar a la córnea provocando queratitis, causa visión borrosa y

puede llegar a durar varias semanas.

Bacteriana: en este caso la afección se presenta en los dos ojos y la sensación es la de tener

arena y de estar muy irritados con secreción de pus. Al despertar por la mañana, pueden
aparecer costras en las pestañas y los ojos pegados, que deben lavarse con abundante agua o

suero fisiológico con la ayuda de una gasita suave.

Alérgica: suele ser estacional, en primavera y en verano cuando hay más polen en el ambiente, y

se presenta con un importante enrojecimiento de los ojos.

Le acompaña picor, quemazón y una sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.

Aparece mayor segregación de lágrimas y, con frecuencia, va acompañada de un cuadro de

estornudos y rinitis.

Causas de la conjuntivitis

La causa más frecuente de conjuntivitis es la vírica. La segunda más frecuente, las alergias o la

irritación por la presencia de determinados elementos en el ambiente.

Cada causa le da el “apellido” al tipo de conjuntivitis:

Vírica: es la causa más común, es muy contagiosa y la provoca el mismo virus que del resfriado

común; con dolor de garganta, secreción nasal, ojos llorosos y enrojecidos. Es autolimitada: por

lo general empeora durante los primeros 4-7 días y puede no resolverse hasta pasadas 2-3

semanas, o incluso más, si hay afectación de la córnea.

Bacteriana: existe gran enrojecimiento y secreción purulenta de color blanco-amarillento.

Los agentes causales más frecuentes son: los Staphylococcus aureus y los Streptococcus.

Alérgica: no es infecciosa ni contagiosa. Es un trastorno estacional y se da en personas que

presentan reacción alérgica a elementos a los que están expuestos (polen, mascotas…), o a
agentes físicos o químicos que provocan la inflamación de la conjuntiva al irritarla o dañarla...

Cursa con enrojecimiento, picor, lagrimeo e hinchazón.

Tanto la conjuntivitis infecciosa vírica como la bacteriana son altamente contagiosas.

Cómo prevenir la conjuntivitis

La higiene rigurosa es la mejor forma de evitar una conjuntivitis:

No tocarse los ojos, si están afectados

Lavarse las manos con frecuencia

Utilizar siempre una toalla limpia y cambiarla todos los días. Por supuesto, no compartirla.

Cambiar a diario la funda de la almohada mientras dure la infección

 Si utiliza cosméticos, como por ejemplo rimel o perfilador, debe tirarlos y usar uno nuevo una

vez pasada la infección

En el caso de los niños, hay que tener mucha más precaución puesto que al ser una afección

altamente contagiosa, es en la Escuela Infantil y en el colegio donde más casos se presentan.

Durante los primeros 10-12 días de infección, las conjuntivitis son altamente contagiosas.

Los recién nacidos también están expuestos a padecerla. En el canal del parto de la madre

existen bacterias que, aunque no causan síntomas en la mujer, sí que son peligrosas para el bebé

que se puede contagiar durante el parto y desarrollar una conjuntivitis de carácter grave

denominada oftalmia neonatal.


2. ¿Qué es la presbicia?

La presbicia es una alteración fisiológica natural del ojo que aparece después de los 40-45

años de edad, aunque depende de los defectos refractivos previos (miopía, hipermetropía).

Literalmente significa “ojo envejecido” y se conoce popularmente como “vista cansada”. Al

envejecer, el cristalino del ojo y el músculo ciliar -las dos estructuras que permiten enfocar de

cerca en un proceso llamado acomodación-pierden paulatinamente su flexibilidad. El cristalino,

una lente situada en la parte posterior del iris, tiene la facultad de ser flexible y cambiar de forma

adaptándose a las necesidades de visión para poder enfocar los objetos de cerca y de lejos. Pero

en torno a los 40 años esta lente ya no puede cambiar adecuadamente de forma como antes y es

cuando actividades cotidianas que requieren fijar la vista, como leer o coser, resultan

dificultosas.

Se estima que sufre de presbicia la práctica totalidad de las personas mayores de 50 años.

En el caso de personas que ya presentan otras patologías como miopía, hipermetropía o

astigmatismo, la presbicia convive con ellas, aunque es posible que en el caso de personas con

miopía la presbicia tarde un poco más en desarrollarse.

Síntomas de la presbicia

El síntoma más evidente de la presbicia es la visión desenfocada de los objetos cercanos. Por

ello nos vemos obligados a alejar a cierta distancia los textos de lectura para poder enfocar

correctamente y necesitamos más luz para leer. Otros síntomas son:

 Fatiga visual
 Dolor de cabeza

 Cansancio, tras estar mirando algo de cerca.

La presbicia puede llegar acompañada de otros defectos visuales como miopía, astigmatismo o

hipermetropía.

Causas de la presbicia

La causa de la presbicia está en la pérdida de flexibilidad del cristalino por el proceso de

envejecimiento natural. El músculo ciliar, al igual que ocurre con los otros músculos del

cuerpo, va perdiendo su elasticidad y con ello su capacidad para enfocar las imágenes. A medida

que el cristalino se vuelve menos flexible, va perdiendo la capacidad de enfocar bien los objetos

más cercanos. La presbicia no guarda relación con el hecho de padecer alguna otra patología

visual.

Prevenir la presbicia

Al ser una consecuencia del proceso de envejecimiento natural del cuerpo humano no estamos

ante una patología que se pueda prevenir. Sí podemos cuidar de nuestra salud visual para

retrasar su envejecimiento o detectarla en su inicio y tratarla adecuadamente. Para eso es

fundamental una revisión oftalmológica, por lo menos una vez al año, si no hay alguna otra

patología asociada que requiera de un seguimiento más ajustado.

3. ¿Qué son las cataratas?


Las cataratas se producen cuando el cristalino pierde transparencia y se va volviendo opaco.

El cristalino es la lente natural del ojo humano que está situada detrás de la pupila y que, junto a

la córnea, enfoca los rayos de luz en la retina.

Síntomas de las cataratas. Cuándo acudir al médico y pruebas para el diagnóstico.

Cuando las cataratas comienzan a formarse, es decir, cuando el cristalino comienza a volverse

opaco, el paciente puede percibir alguno de los siguientes síntomas:

- Nota como los colores pierden intensidad y comienzan a predominar los

colores amarillentos.

- Percibe una mala visión nocturna.

- Los deslumbramientos se vuelven frecuentes.

- Empieza a necesitar una luz más potente para realizar sus actividades cotidianas

(leer, coser…).

Las cataratas provocan un deterioro serio de la visión y, con ello, una importante pérdida de la

calidad de vida.

La única manera de saber con seguridad que un paciente tiene cataratas es a través de un examen

oftalmológico completo. El paciente se debe poner en manos de un especialista en cuanto perciba

cambios en su visión.

Causas de las cataratas.


La aparición de las cataratas forma parte del proceso normal de envejecimiento del ser

humano, aunque también existen otros factores que propician su aparición, como la diabetes, las

infecciones o traumatismos oculares y la genética.

¿Cómo se pueden prevenir las cataratas?

Generalmente, las cataratas están asociadas al proceso de envejecimiento y su aparición es

imposible de prevenir.

4. Qué es el desprendimiento de retina?

La retina es una delgada capa de tejido formada por células nerviosas que está ubicada en la

parte posterior del globo ocular. Su función es transformar los impulsos lumínicos en una imagen

que es transmitida al cerebro a través del nervio óptico. La retina se asienta sobre la coroides,

una membrana entre cuyas funciones se encuentra nutrir a la retina para que funcione

correctamente. Cuando la retina se desprende, se separa de la coroides, de manera que si no

se interviene para unir ambas estructuras rápidamente, la retina puede perder su funcionalidad.

Síntomas del desprendimiento de retina.

La aparición repentina de destellos luminosos y cuerpos flotantes (moscas) en el campo de

visión puede ser un síntoma de alerta ante el desprendimiento de retina. Otro indicio típico es la

presentación de un velo o telón que cubre parte del campo visual. Según la extensión y

localización del desprendimiento de retina, se afectará más o menos la función visual. Los

desprendimientos más graves son los que alcanzan la zona central de la retina, conocida

como mácula, que es la zona de máxima visión.


Una de las principales características del desprendimiento de retina es que el paciente no siente

dolor, ya que la retina no tiene terminaciones nerviosas sensitivas.

causas del desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina no suele tener una causa única, aunque en la mayoría de los

casos viene provocado por alteraciones en el humor vítreo (líquido gelatinoso que se

encuentra rellenando la cavidad entre la parte posterior del cristalino y la superficie interna de la

retina) que provocan una tracción sobre la retina. Esto puede ocurrir de forma natural debido al

envejecimiento, como consecuencia de traumatismos o en pacientes con alta miopía. En otros

casos, el desprendimiento de retina puede ser consecuencia de otra enfermedad, como puede

ocurrir en pacientes con retinopatía diabética, tumores o inflamaciones severas.

La prevalencia también aumenta si existen antecedentes familiares o si ya se ha padecido un

desprendimiento con anterioridad.

¿Cómo prevenir el desprendimiento de retina?

Para prevenir el desprendimiento de retina hay que evitar los traumatismos y, las personas con

factores de riesgo, como los diabéticos o los pacientes con alta miopía, deben someterse

a revisiones oculares como mínimo una vez al año.

5. ¿Qué es un glaucoma y cuáles son sus causas?

Se llama glaucoma a un grupo de enfermedades neurodegenerativas crónicas que se caracterizan

por generar un daño en el nervio óptico secundario provocado, en un alto porcentaje de los casos,

por un aumento de la presión intraocular (PIO). Esta presión intraocular depende de la relación
entre la producción y la eliminación del humor acuoso, un líquido que nutre las estructuras

oculares de la cámara anterior del ojo (córnea y cristalino). El deterioro progresivo de las fibras

del nervio óptico suele conducir a la pérdida del campo visual y, en los casos más graves, a la

ceguera. El daño que produce el glaucoma es irreversible, por esta razón, el diagnóstico se debe

realizar cuanto antes para iniciar el tratamiento y se debe incidir en la prevención.

Síntomas de un glaucoma.

En la gran mayoría de los casos (salvo en el caso del glaucoma agudo que produce un dolor muy

intenso con vómitos y malestar general), el glaucoma es una enfermedad asintomáticahasta

fases avanzadas. De hecho, según la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), más de un

millón de españoles mayores de 40 años sufre glaucoma y la mitad desconoce que lo padece. El

carácter asintomático del glaucoma, que es la segunda causa de ceguera en los países

industrializados después de la diabetes, hace imprescindible el diagnóstico precoz.

En el glaucoma la pérdida de visión comienza por la zona periférica (produciéndose lo que

generalmente se conoce como visión en túnel). Como somos menos dependientes de esa visión

periférica y la pérdida visual suele ser muy lenta, el paciente no siempre es consciente del

deterioro de su visión. Sólo en fases avanzadas, la enfermedad afecta a la visión central.

La presión intraocular elevada es uno de los factores implicados en la aparición del glaucoma,

por eso una de las pruebas que se realiza para detectar un posible caso de glaucoma es

la tonometría (de contacto o de no contacto) que consiste en realizar una medición de la presión

intraocular del paciente.


Si el médico lo cree necesario se pueden realizar otras pruebas como un campo visual o

campimetría o una exploración del nervio óptico.

CAUSAS DEL GLAUCOMA

Entre las principales causas del glaucoma, una enfermedad que provoca un daño progresivo en el

nervio óptico secundario, está que el paciente sufra una presión intraocular (PIO) elevada,

aunque en la aparición de esta patología ocular también pueden intervenir otros factores. De

hecho, las personas con mayor riesgo de padecer glaucoma son los pacientes mayores de 60

años, los parientes de pacientes con glaucoma, las personas diabéticas, los pacientes que toman

esteroides de manera prolongada y las personas con presión intraocular elevada (hipertensos

oculares).

Cómo prevenir un glaucoma.

Es muy importante que las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes

familiares, los diabéticos, las personas con miopía elevada o los mayores de 50 años se sometan

periódicamente a revisiones oftalmológicas que incluyan una medición de la presión intraocular.

6. Qué es la retinopatía diabética | Causas y fases

ENFERMEDADES

Enfermedades

Oftalmología

Retinopatía diabética
Retinopatía diabética

Qué es la retinopatía diabética

El cuerpo de los pacientes con diabetes mellitus no utiliza ni almacena el azúcar (glucosa) de

forma apropiada. El alto nivel de glucosa en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos de la

retina produciendo lo que se conoce como retinopatía diabética. Si la enfermedad se encuentra

en un estado avanzado se pueden llegar a formar unos vasos sanguíneos que sangran con

facilidad y prolifera un tejido fibroso en la retina, así como un cúmulo de líquido en la mácula

(área de máxima visión de la retina) todo lo cual provoca un deterioro severo de la visión, ya que

la imagen enviada al cerebro se vuelve borrosa. En los casos más graves, se producen sangrados

intraoculares y/o desprendimiento de retina que pueden conducir a una grave pérdida de visión.

Síntomas de la retinopatía diabética

Con mucha frecuencia, la retinopatía diabética no presenta síntomas hasta que el daño en la

visión es grave. Por esta razón, los pacientes diabéticos deben realizarse exámenes visuales

regulares.

Los síntomas más habituales abarcan: visión borrosa y pérdida lenta de visión con el paso del

tiempo, moscas volantes, sombras o áreas de visión perdidas y/o dificultad para ver de noche.

Con frecuencia y realizando las pruebas necesarias, el oftalmólogo puede diagnosticar y tratar la

retinopatía diabética antes de que se manifiesten problemas visuales. El único medio para
detectar posibles enfermedades o alteraciones en el segmento posterior del ojo es un examen

oftalmológico con dilatación de pupila a través de un oftalmoscopio.

Cuando el oftalmólogo diagnostica un caso de retinopatía diabética y para decidir qué

tratamiento es el más adecuado, puede indicar la necesidad de realizar fotografías a color de la

retina o una prueba denominada angiografía de fluoresceína. Para la realización de esta prueba

diagnóstica, se debe inyectar un tinte con el objetivo de tomar fotografías del ojo para detectar

dónde se producen las posibles hemorragias. Es también muy importante el examen de la mácula

con una prueba denominada Tomografía Óptica de Coherencia (OCT) para determinar la

presencia de líquido.

Cómo prevenir la retinopatía diabética.

El mejor tratamiento para la retinopatía diabética consiste en prevenir su desarrollo a través

de estrictos controles de los niveles de azúcar en sangre para reducir, en la medida de lo posible,

el riesgo a largo plazo de perder la vista. Si existen problemas renales o de hipertensión arterial,

así como niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre, también deberán ser tratados de

forma estricta.

Causas

Con el paso del tiempo, demasiada azúcar en la sangre puede dar lugar a la obstrucción de los

pequeños vasos sanguíneos que alimentan la retina, lo que reduce la irrigación sanguínea. Como

resultado, el ojo intenta desarrollar nuevos vasos sanguíneos. Pero estos nuevos vasos sanguíneos

no se forman adecuadamente y pueden sangrar fácilmente.


Existen dos tipos de retinopatía diabética:

 Retinopatía diabética precoz. En esta forma más frecuente —denominada «retinopatía

diabética no proliferativa»— los vasos sanguíneos nuevos no crecen (no proliferan).

Cuando tienes retinopatía diabética no proliferativa, las paredes de los vasos sanguíneos de

la retina se debilitan. Bultos pequeños (microaneurismas) sobresalen de las paredes de los

vasos más pequeños y en ocasiones derraman líquido y sangre en la retina. Los vasos más

grandes de la retina también pueden comenzar a dilatarse y a presentar un diámetro más

irregular. La retinopatía diabética no proliferativa puede avanzar de leve a grave a medida

que más vasos sanguíneos quedan obstruidos.

Las fibras nerviosas de la retina probablemente comiencen a inflamarse. En ocasiones, la

parte central de la retina (mácula) comienza a inflamarse (edema macular), una afección

que requiere tratamiento.

 Retinopatía diabética avanzada. La retinopatía diabética puede avanzar a este tipo más

grave, conocido como «retinopatía diabética proliferativa». En este tipo de retinopatía, los

vasos sanguíneos dañados se cierran, lo que causa el crecimiento de nuevos vasos

sanguíneos anormales en la retina que pueden perder sangre en la sustancia clara y

gelatinosa que ocupa el centro del ojo (vítreo).

Finalmente, el tejido cicatricial estimulado por el crecimiento de los nuevos vasos

sanguíneos podría causar que la retina se desprenda de la parte posterior del ojo. Si los

nuevos vasos sanguíneos interfieren en el flujo normal de líquido hacia afuera del ojo,

podría producirse una acumulación de presión en este. Esta presión puede dañar el nervio

que lleva imágenes desde el ojo hasta el cerebro (nervio óptico) y producir glaucoma.
7. ¿Qué es el astigmatismo? | Problemas de visión

ENFERMEDADES

Enfermedades

Oftalmología

Astigmatismo

Astigmatismo

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo es un trastorno de la visión asociado a una anomalía de la curvatura de la

córnea, encargada de hacer converger los rayos luminosos hacia el centro del ojo. En lugar de

ser redonda como un balón de fútbol, es ligeramente ovalada. El resultado es que la imagen de

un objeto se deforma cuando atraviesa el ojo. Por lo tanto, se proyecta deformada en la retina, la

parte del ojo que interpreta la imagen y que, a su vez, la transmite deformada al cerebro.

Síntomas del astigmatismo.

Los síntomas de astigmatismo varían según la cuantía y el tipo. Los defectos altos cursan con

una mala visión tanto de lejos como de cerca. De esta forma producirán una visión borrosa sea

cual sea la distancia a la cual se encuentra el objeto observado. En los casos más leves la agudeza

visual puede ser buena predominando los episodios de visión borrosa pasajera o síntomas

de cansancio ocular. Debe resaltarse que los síntomas no siempre están en proporción con el

defecto, por lo que es difícil interpretarlos cuando existen defectos menores.

Causas del astigmatismo.


El astigmatismo es un defecto generalmente de origen genético, que aparece en edades

tempranas de la vida y no tiende a evolucionar. También puede aparecer tras una intervención

quirúrgica (cirugía de cataratas, trasplante de córnea) o también tras una infección, de un herpes

o de determinadas enfermedades.

¿Cómo se previene el astigmatismo?

Dado que el astigmatismo es un trastorno genético, actualmente no existe una manera de

prevenirlo, pero sí es importante destacar que en el caso de los niños, el diagnóstico y

tratamiento precoz del astigmatismo entre los 3 y 4 años de edad permite prevenir un defecto

visual permanente llamado ambliopía u ojo vago. Por ello se recomienda que todos los niños de

entre 3 y 4 años acudan a realizarse su primera consulta oftalmológica aunque estén

asintomáticos con el fin de detectar cualquier defecto refractivo incluido el astigmatismo y

tratarlo cuanto antes.

8. ¿Qué es el ojo seco?

El “ojo seco” es un término clásico que se ha usado de forma habitual en la medicina general /

vida cotidiana para referir a un síndrome de disfunción lagrimal. Puede tener muchas causas

como pueden ser: hormonal, polución, uso de lentes de contacto, medicamentos para la tensión

arterial o depresión, envejecimiento, alergias, infecciones de los párpados, trabajo con pantallas

de ordenador, cirugía refractiva etc. En la mayoría de los casos, la falta de cantidad y calidad de

la lágrima es la causa principal.

Los síntomas del ojo seco y el síndrome del ojo seco abarcan:
 Sensación de quemazón

 Picazón en los ojos

 Sensaciones dolorosas

 Pesadez en los párpados

 Ojos fatigados

 Ojos doloridos

 Sensación de sequedad

 Ojos rojos

 Fotofobia (sensibilidad a la luz)

 Visión borrosa

Otro síntoma común es algo llamado "sensación de cuerpo extraño": la sensación de tener

arenilla o algún otro objeto o material "dentro" del ojo.

Y aunque parezca raro, los ojos llorosos también pueden ser un síntoma del síndrome del ojo

seco. Esto se debe a que la sequedad de la superficie del ojo algunas veces sobrestimula la

producción del componente acuoso de las lágrimas como mecanismo de protección. Pero este

"reflejo lagrimal" no permanece en el ojo lo suficiente como para corregir el trastorno

subyacente del ojo seco.

Además de estos síntomas, el ojo seco puede causar inflamación y daño (algunas veces

permanente) en la superficie del ojo.


El síndrome del ojo seco puede también afectar los resultados de la cirugía LASIK y la cirugía

de cataratas.

Causas del ojo seco.

El “ojo seco” o síndrome de disfunción lagrimal requiere un buen diagnóstico por un especialista

para poder identificar su causa principal y lograr una cura o estabilidad de la enfermedad. La

falta de un examen minucioso con pruebas diagnósticas como el estudio de la cantidad y calidad

de la película lagrimal, analítica para descartar enfermedades auto-inmunes, pruebas de alergia,

hace que el paciente vaya de un médico a otro sin lograr ninguna mejoría. Suelen empeorar los

síntomas de sequedad durante la primavera por el polen, o en extremos de temperatura y baja

humedad. Se ha estimado que entre un 10-25% de la población adulta puede padecer de “ojo

seco”. Es más frecuente en mujeres sobre todo después de la menopausia por cambios

hormonales.

La falta de tratamiento en casos leves puede provocar muchas molestias e incomodidad para

realizar las labores usuales. Sin embargo, en casos moderados o severos, puede causar pérdida de

visión, infecciones repetidas o incluso pérdida total del ojo por una perforación por desecación.

Prevención y diagnóstico del ojo seco.

Un diagnostico por un especialista mediante una serie de pruebas oculares y a veces una analítica

general es fundamental para diagnosticar la enfermedad lo antes posible y evitar las

complicaciones que pueden ser potencialmente graves. En estos casos puede ser aconsejable

realizar una analítica sanguínea para descartar una causa autoinmune, es decir, que la

enfermedad sea producida por el mismo sistema inmune del paciente, como puede ser en
el síndrome de Sjogren. También, según el criterio del especialista, a veces hay que estudiar el

estado de las glándulas salivares, ya que el ojo seco puede estar relacionado con la boca seca.

9. ¿Qué es el estrabismo?

Denominamos estrabismo, cuando los ejes visuales de uno y otro ojo no se dirigen sobre el

objeto de interés visual. Es la enfermedad ocular más frecuente en niños pues afecta al 4% de

la población infantil. El desarrollo y maduración de la visión monocular y binocular, requiere de

un largo aprendizaje que se inicia en el nacimiento y va hasta los ocho años de edad. Los cuatro

primeros son de mayor progresión, decreciendo después hasta los ocho.

La recepción, transmisión, integración y elaboración de las sensaciones visuales requiere de

integridad anatómica y dióptrica ocular, de conexiones entre los ojos y corteza visual del cerebro

a través de la vía óptica así como de un mecanismo de coordinación de los músculos oculares

entre los dos ojos, por órdenes que se reciben a través de los nervios oculomotores desde

el troncoencéfalo cerebral.

Causas

Se produce por la unión de varios factores, algunos conocidos y otros que aún no se han podido

determinar.

Uno de los factores que influyen es el hereditario, asociado a diversas causas, como:

 Sufrimiento fetal

 Infecciones

 Tumores
 Traumatismo

 Factores emocionales

Síntomas

 Desviación de un ojo.

 Disminución de la agudeza visual de un ojo con respecto al otro (ojo vago o ambliopía).

 Posiciones anormales de la cabeza (desviaciones, inclinación, tortícolis).

 Diplopia ó visión doble, cuando el estrabismo surge en edad adulta

 Mal cálculo de las distancias y relieves, es decir pérdida de la visión binocular.

Prevención

 Todos los recién nacidos deben ser revisados por el oftalmólogo, ya que la función visual y

su desarrollo se van a determinar en los primeros meses de vida.

 Se debe de diagnosticar lo antes posible, para valorar la causas que lo producen, evitar o

tratar la ambliopía (ojo vago) y descartar patologías oculares asociadas, así como

enfermedades del sistema nervioso central.

 El tratamiento y la vigilancia se debe seguir hasta la adolescencia, aunque la situación

estética sea normal.

 La cooperación de los padres y del niño debe ser rigurosa en el tratamiento, sobre todo

durante las oclusiones oculares.

 ¿Qué es la Degeneración macular asociada a la edad?

 ENFERMEDADES
 Enfermedades

 Oftalmología

 Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

 Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

10. ¿Qué es la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)?

La mácula es una estructura del ojo localizada en el centro de la retina, responsable de la visión

central. Es la que nos permite definir los detalles más finos como la lectura, reconocer caras o

ver televisión; por lo que su deterioro supone una pérdida de visión notable. La

degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad que se manifiesta a partir

de los 50 años.

Esta enfermedad es considerada como la principal causa de pérdida de visión severa e

irreversible en el mundo occidental. Su prevalencia es del 11% en edades comprendidas

entre los 65-74 años y del 28% entre los 75-85 años de edad. Aunque todavía se desconoce su

causa, existen una serie de factores asociados a su desarrollo como una historia de

antecedente familiar, una dieta baja en nutrientes antioxidantes y el tabaco, este último

identificado como el factor de riesgo más relacionado.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los estadíos tempranos de la DMAE empiezan con la aparición de manchas por debajo de la

mácula. Éstas, conocidas como drusas, son lesiones pequeñas y redondeadas y usualmente no

se acompañan de cambios visuales. No todos los pacientes que presenten drusas desarrollarán
una DMAE avanzada. En estos estadíos iniciales, el paciente debe ser vigilado de forma

estrecha por el oftalmólogo y se le debe instruir sobre la forma de autoevaluar su visión

central monocular para detectar síntomas tempranos relacionados con la progresión de la

enfermedad. Si notase una distorsión en el tamaño y forma de las imágenes, ondulaciones en el

contorno de los objetos o dificultad en la lectura, debe acudir urgentemente a su oftalmólogo

para una valoración diagnóstica apropiada.

 En el estadio tardío de la DMAE ocurren ciertos cambios que conducen a una gran

pérdida de visión. Es posible que se inicie sólo en un ojo y que el paciente no lo

advierta debido a que el ojo sano compensa esta disminución de visión.

 Existen dos formas del estadio avanzado de la DMAE. Cuando estas drusas de

instauración temprana están presentes por mucho tiempo, pueden provocar el

adelgazamiento de la mácula disminuyendo su funcionamiento. Esta forma se conoce

como seca o atrófica. El resultado es la aparición de manchas en la visión central.

Debido a la ausencia de un tratamiento que restaure las áreas atróficas, los cuidados

médicos están orientados a limitar en lo posible la exposición a los factores de riesgo y

al uso de gafas especiales para ayudar a que estas personas puedan continuar

desarrollando su vida lo más normal posible.

 Aproximadamente entre un 10-20% de los pacientes con DMAE desarrollan una

forma mucho más agresiva, que es la húmeda, exudativa o neovascular. Esta forma

húmeda es la responsable del 90% de la pérdida de visión severa que ocurre en los

pacientes con DMAE y está causada por el crecimiento de vasos sanguíneos de nueva

formación en la mácula. Estos vasos anómalos pueden acabar formando una fibrosis y

destrucción de la mácula, ocasionando una gran pérdida de visión en un período de


tiempo mucho más corto. Afortunadamente, esta forma neovascular, a diferencia del

tipo no neovascular, es tratable.

 ¿Cómo se puede prevenir la enfermedad?

 Es indudable que el diagnóstico precoz se asocia a mejores resultados, lo que conlleva a

un mejor pronóstico visual. Por esto, al paciente se le debe insistir en que ante la más

mínima alteración de la visión central acuda a su oftalmólogo.

Causas

Nadie sabe exactamente qué causa la degeneración macular seca. No obstante, la investigación

indica que puede estar relacionada con una combinación de factores hereditarios y ambientales,

entre ellos, el fumar y la dieta.

La enfermedad se desarrolla a medida que los ojos envejecen. La degeneración macular afecta la

mácula: la parte de la retina responsable de la visión clara en tu línea directa de visión. Con el

tiempo, el tejido de la mácula puede adelgazar y romperse


Beneficios de la cebolla

Este artículo trata sobre Cebolla. Para otros usos de este término, véase Cebolla

(desambiguación).

Cebolla (Allium cepa). Planta

herbácea bienal de la familia de las amarilidáceas. En el primer año de cultivo tiene lugar la

"bulbificación" o formación del bulbo, mientras que el segundo año se produce la emisión del

"escapo floral" o fase reproductiva. Las variedades de cebolla (cultivadas) se clasifican

principalmente de acuerdo con su picor (dulce o picante) y su empleo (bulbos secos o racimos

verdes). Los bulbos pueden ser blancos, rojos o amarillos. Las variedades difieren de modo

manifiesto por su forma de mantener la calidad y en su respuesta a la duración del día.

Origen

El origen primario de la cebolla se localiza en Asia central, y como centro secundario

el Mediterráneo, pues se trata de una de las hortalizas de consumo más antigua. Las primeras

referencias se remontan hacia 3.200 a.C. pues fue muy cultivada por los egipcios, griegos y

romanos. Durante la Edad Media su cultivo se desarrolló en los países mediterráneos, donde se

seleccionaron las variedades de bulbo grande, que dieron origen a las variedades modernas.

Especies relacionadas

Las especies relacionadas son la variedad porro o puerro (A. porrum), el ajo (A. sativum), la

cebolla welsh (A. fistulosum), el chalote o la cebolla ascalonia (A. ascalonícum) y la

variedad cebollino (A. schoenoprasum).

Descripción
En cuanto a su morfología, la cebolla presenta un sistema radicular formado por numerosas

raicillas fasciculadas, de color blanquecino, poco profundas, que salen a partir de un tallo a modo

de disco, o "disco caulinar". Este disco caulinar presenta numerosos nudos y entrenudos (muy

cortos), y a partir de éste salen las hojas. Las hojas tienen dos partes claramente diferenciadas:

una basal, formada por las "vainas foliares" engrosadas como consecuencia de la acumulación de

sustancias de reserva, y otra terminal, formada por el "filodio", que es la parte verde y

fotosintéticamente activa de la planta. Las vainas foliares engrosadas forman las "túnicas" del

bulbo, siendo las más exteriores de naturaleza apergaminada y con una función protectora, dando

al bulbo el color característico de la variedad. Los filodios presentan los márgenes foliares

soldados, dando una apariencia de hoja hueca. Las hojas se disponen de manera alterna.

La bulbificación tiene lugar como consecuencia de un aumento del fotoperiodo (periodo de

iluminación diurna) acompañado de un ascenso de las temperaturas, ya que la cebolla es una

planta de día largo.

Composición del bulbo

El bulbo de la cebolla está compuesto por células que tienen un tamaño relativamente grande y

poseen formas alargadas u ovaladas. Dichas células se encuentran unidas entre sí por una

sustancia llamada péctico (que es producida por la pared celular), cuya función es darle

estructura firme y protección al "fruto" de la Allium cepa.

Otra característica muy importante del bulbo es que su estructura consta en su mayoría de hojas;

es decir, los nomófilos de la planta, que surgen de un tallo abreviado o disco apenas perceptible,

y cuyos nudos y entrenudos están muy juntos. Estas hojas se distinguen en bases foliares o

vainas de reserva y en vainas de protección (hojas apergaminadas que recubren todo el bulbo).
Ciclo vegetativo

Se distinguen cuatro fases:

 Crecimiento herbáceo. Comienza con la germinación, formándose un tallo muy corto,

donde se insertan las raíces y en el que se localiza un meristemo que da lugar a las hojas.

Durante esta fase tiene lugar el desarrollo radicular y foliar.

 Formación de bulbos. Se inicia con la paralización del sistema vegetativo aéreo y la

movilización y acumulación de las sustancias de reserva en la base de las hojas interiores,

que a su vez se engrosan y dan lugar al bulbo. Durante este periodo tiene lugar la hidrólisis

de los prótidos; así como la síntesis de glucosa y fructosa que se acumulan en el bulbo. Se

requiere fotoperiodos largos, y si la temperatura durante este proceso se eleva, esta fase se

acorta.

 Reposo vegetativo. La planta detiene su desarrollo y el bulbo maduro se encuentra en

latencia.

 Reproducción sexual. Se suele producir en el segundo año de cultivo. El meristemo apical

del disco desarrolla, gracias a las sustancias de reserva acumuladas, un tallo floral,

localizándose en su parte terminal una inflorescencia en umbela.

Requerimientos edafoclimáticos

Es muy sensible al exceso de humedad, pues los cambios bruscos pueden ocasionar el

agrietamiento de los bulbos. Una vez que las plantas han iniciado el crecimiento, la humedad del

suelo debe mantenerse por encima del 60% del agua disponible en los primeros 40 cm del suelo.
El exceso de humedad al final del cultivo repercute negativamente en su conservación. Se

recomienda que el suelo tenga una buena retención de humedad en los 15-25 cm. superiores del

suelo. La cebolla es medianamente sensible a la acidez, oscilando el pH óptimo entre 6-6.5.

Prefiere suelos sueltos, sanos, profundos, ricos en materia orgánica, de consistencia media y no

calcáreos. Los aluviones de los valles y los suelos de transporte en las dunas próximas al mar le

van muy bien. En terrenos pedregosos, poco profundos, mal labrados y en los arenosos pobres,

los bulbos no se desarrollan bien y adquieren un sabor fuerte.

Variedades

Las variedades de cebolla (cultivadas) se clasifican principalmente de acuerdo con su picor

(dulce o picante) y su empleo (bulbos secos o racimos verdes). Los bulbos pueden ser blancos,

rojos o amarillos. Las variedades difieren de modo manifiesto por su forma de mantener la

calidad y en su respuesta a la duración del día. Las variedades híbridas, que poseen una

resistencia mayor a las enfermedades, una vida más larga de almacenaje y una calidad mejorada,

desplazan con rapidez a las variedades más antiguas.

Tempranas (primavera)

 Spring (abril-mayo).

 Babosa (mayo-Junio, forma de cono invertido, muy jugosa, capa exterior amarilla).

 Texas Early Grain (amarilla, muy precoz, pequeña).

 Sangre de Buey (bulbo deprimido, el color morado llega a capas interiores, mayo-junio).

 Amarillo-paja (aplanada, junio).

 Amarilla Bermuda (aplanada, mayo-junio).


Media estación

 Liria (medio grano porque es intermedia entre la babosa y la cebolla grano, redondeada,

amarillo dorada en el exterior, junio-Julio).

 Cristal Wax o Blanca Bermuda (cultivada en Canarias, mayo-junio).

 Blanca de España (grande,[julio).

 Morada de España (capas exteriores moradas o coloradas, bulbo redondo, julio-Agosto).

Tardías

 Amarilla azufre de España (tamaño grande, bulbo aplastado, color amarillo-verdoso,

otoño invierno).

 Grano, Grano de Oro o Valenciana tardía de exportación (amarillo pálido, tamaño medio-

grande, septiembre-octubre).

 Morada de Amposta (exterior rojizo, parecida a la Grano de Oro, octubre - noviembre).

 Dulce de Fuentes de Ebro (amarilla, jugosa, ensaladas, tamaño grande, otoño).

Otros tipos

 Cebollitas (pequeñas para encurtidos, Barletta extratemprana, Maravilla de Pompei, junio-

julio).

 Cebolla Parda (para morcillas).

Siembra

Las semillas aparecen, generalmente en el segundo año de cultivo, al final de una inflorescencia.
Las cebollas suelen reproducirse por semillas, pero algunas variedades generan pequeños bulbos

junto al bulbo principal, que también se emplean para realizar nuevas plantaciones. La siembra

de la cebolla puede hacerse de forma directa o en semillero para posterior trasplante, siendo esta

última la más empleada.

La mejor fecha de siembra es a finales de invierno, en el Hemisferio Norte, la primera semana

de marzo. En las zonas más frías la siembra necesitará protección con campanas durante el

invierno, para evitar que se malogren.

Cosecha

Se considera que la cebolla está de cosecha cuando el falso tallo se ablanda y se dobla con

facilidad y el follaje está seco. Cuando se cosecha de forma manual se recomienda que después

de sacada se coloque en hileras sobre el suelo durante 2 - 3 días para que se seque bien y después

cortarle el follaje 2 cm por encima del cuello. Además se puede cosechar a los 85 – 90 días para

el consumo fresco.

Plagas y enfermedades

Plagas

Thrips tabaci. Esta plaga aparece fundamentalmente en plantas con 5 hojas o más de su

desarrollo. Es favorecido por los períodos de escasas lluvias y temperaturas elevadas. Es

importante la detección temprana de su presencia en la zona más protegida de las plantas,

alrededor de las hojas nuevas, pues los tratamientos con insecticidas para su control deben

realizarse con bajos niveles de infestación para lograr la mayor contención del ataque.
Ácaro del ajo Eriophyes (Aceria) tulipae. Produce afectaciones en el cultivo en el campo

haciéndose difícil su combate, por la forma en que se aloja en la planta. Durante el

almacenamiento los ácaros se mantienen dentro de los bulbos dañando los dientes, los que son

fuente de infestación.

Pueden también afectar al ajo los lepidópteros Prodenia sp (mantequilla), Trichoplusia nii (falso

medidor) y Spodoptera frugiperda (palomilla del maíz), que no son verdaderamente plagas de

consideración, salvo en ocasiones y localidades específicas. Sus larvas se alimentan de las hojas

causando afectaciones si no se les controla de manera oportuna. La enfermedad más importante

que afecta al ajo, por su frecuencia y severidad en Cuba, es la mancha púrpura y resultan también

de mucho interés la raíz rosada y la patología no infecciosa provocada por el

contaminante ozono: la mancha blanca.

Mosca de la cebolla (Phorbia antigua Meig). Las larvas miden 6-8 mm. Color gris-amarillento

y con 5 líneas oscuras sobre el tórax. Alas amarillentas. Patas y antenas negras. Avivan a los 20-

25 días. Ponen unos 150 huevos. Inverna en el suelo en estado pupario. La primera generación se

detecta a mediados de marzo o primeros de abril. La ovoposición comienza a los 15-20 días

después de su aparición. Hacen sus puestas aisladas o en conjunto de unos 20 huevos cerca del

cuello de la planta, en el suelo o bien en escamas. Daños: Ataca a las flores y órganos verdes. El

ápice de la hoja palidece y después muere.

Polilla (Laspeyresia nigricana Steph). El insecto perfecto es una mariposa de 15 mm de

envergadura. Sus alas anteriores son de color azul oliváceo más o menos oscuro y salpicadas de

pequeñas escamas amarillo ocre; las alas posteriores son grisáceas. Las larvas son amarillas de

cabeza parda, de 15 a 18 mm de largo. Causan daños al penetrar las orugas por el interior de las
vainas de las hojas hasta el cogollo. Se para el desarrollo de las plantas, amarillean las hojas y

puede terminar pudriéndose la planta.

Gorgojo del ajo (Brachycerus algirus F.). Mide de 4 a 5 mm de longitud, de color pardo negro,

con pequeñas manchas blancas en los élitros. Daños Las larvas de color blanco destruyen los

bulbos.

Enfermedades

Mancha púrpura. Producida por el hongo Alternaria porri (Ellis) Cif.,se manifiesta al inicio en

forma de pequeñas manchas blancas hundidas, de forma circular, elíptica o irregular que

posteriormente toman coloración rojiza o púrpuras rodeadas por un halo amarillento.

El hongo sobrevive en residuos de cosechas, así como en otras especies de plantas y se disemina

por el viento. Las lluvias y las temperaturas relativamente cálidas, así como la permanencia del

rocío por períodos prolongados, favorecen su desarrollo.

Raíz rosada. Esta enfermedad, producida por el hongo Pyrenochaeta terrestris (sinónimo:

Phoma terrestris), se presenta en cualquier etapa de desarrollo del cultivo siendo las plantas

jóvenes las más susceptibles. Las raíces adquieren coloración rosada, se arrugan y mueren. En

el follaje se observa disminución de tamaño, pérdida de vigor y de coloración. Los bulbos

infectados se desarrollan lentamente y no adquieren el calibre deseado. Este hongo se disemina

con el agua de riego, el drenaje, los zapatos y durante las labores de cultivo y sobrevive por

períodos de tiempo prolongados en el suelo a profundidades de 6 pulgadas o más.

Mildiu (Phytophthora infestans). Es de consideración tanto al aire libre como en horticultura

en invernadero. En la primera forma es más fácil de controlar que en invernadero. El desarrollo


del hongo se ve favorecido por temperaturas comprendidas entre 11 ºC y 30 ºC, acompañadas de

humedad ambiental elevada. Los daños se presentan como manchas en hojas y tallos. Dichas

manchas son de color pardo oscuro (necróticas) de forma irregular, pero por lo general

redondeadas. Aparecen en el envés de la hoja. Si las condiciones ambientales le son favorables

(humedad-temperatura), su desarrollo es vertiginoso, acabando en numerosas ocasiones con la

planta.

Roya (Puccinia allii, P. porri). El más sensible de todos los cultivos que ataca es el ajo. Suele

ser bastante sensible y por tanto en la mayoría de las ocasiones suele ser grave cuando se repite

mucho el cultivo. Frecuentemente aparecen los primeros síntomas a principios de mayo. Origina

manchas pardo-rojizas que después toman coloración violácea. Las hojas se secan

prematuramente como consecuencia del ataque.

Peronospora schaleideni. Produce vellosidad blanquecina en hoja, que amarillea y muere

rápidamente. Como consecuencia de ella suele aparecer el mildiu.

Usos

Estimula el apetito y regulariza las funciones del estómago, es diurética, por lo tanto es un medio

importante, como depurativo del organismo. También es muy buena para todas las afecciones

respiratorias, cuando tenemos tos, catarro, resfrío, gripe, bronquitis, si nos preparamos el jugo de

1 cebolla junto con el jugo de 1 limón y 2 cucharadas de miel y lo tomamos caliente nos ayudará

a recuperarnos. No debemos olvidar que las cebollas crudas o cocidas o también su jugo,

funcionan muy bien en caso de estreñimiento.


Es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra

las enfermedades infecciosas. Otras de sus propiedades es que nos ayuda a combatir la caspa y la

caída del cabello, haciéndonos fricciones en la cabeza, con su jugo frecuentemente. Contiene

vitaminas y sales minerales, azufre, fósforo, hierro, calcio, sodio, magnesio etc. Para aquellos

que son diabéticos, incorporar la cebolla a su tratamiento es muy importante ya que ellos

necesitan depurar su sangre y la cebolla ayuda a depurarla, desinfectándola, ya que actúa

eliminando las impurezas de la sangre, tornándola más limpia y pura y por lo tanto con más

defensas. Como punto final les sugerimos, aprovechando de la generosidad y de los

conocimientos del Señor Kozel, esta fórmula sencilla para ayudarnos a limpiar y rejuvenecer

nuestro cutis. Estimula numerosas funciones orgánicas, pues es diurética, cardiotónica e

hipoglucemiante.

Propiedades

La cebolla, sana y nutritiva, esconde numerosas propiedades medicinales entre sus capas y

además resulta muy versátil en la cocina. La cebolla es rica en minerales y oligoelementos:

calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre,

bromo, ... También abundan la vitaminas A, B, C y E. Además alberga un aceite esencial que

contiene una sustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas.

Es interesante su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglicemiante considerada la

«insulina vegetal», pues ayuda a combatir la diabetes. Sus enzimas favorecen la fijación de

oxígeno por parte de las células, colaborando en la función respiratoria. En cuanto a sus

componentes principales son: agua (89%), glúcidos (8,6 g), fibra (1,6 g), proteínas (1,2 g) y

grasas (0,2 g), con 38 calorías por 100 g.


Componentes activo principales

 Aminoácidos: Ácido glutamínico, argenina, lisina, glicina...etc.

 Minerales: Principalmente: Potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, azufre y, en cantidades

menores: hierro,manganeso, zinc cobre y selenio.

 Vitaminas: Vitamina C, Ácido fólico, Vitamina E.

 Aceite esencial con muchos componentes sulfurosos: disolfuro de atilpropilo, metilaliína,

cicloaliína...etc.

 Ácido tiopropiónico:

 Quercetina : tratamiento de la debilidad capilar.

 Aliina, en menor cantidad que el ajo.

Compra y conservación

A la hora de la compra se deben elegir los ejemplares que tengan el bulbo firme, sin brotes y que

conserven intacta la piel, que ha de ser crujiente. Para conservarlas bien no es recomendable

introducirlas en el frigorífico. Por el contrario, se deben guardar en un lugar seco y ventilado,

donde no tengan la luz directa, y colocadas sin amontonar.

Valores nutricionales

Composición por 100 g (Aprifel)

Nutrientes Valor Nutrientes Valor

Energía 43 kcal. Agua 89%


Glúcidos 7,1%. Lípidos 0,2%

Proteínas 1,3%. Fibra 2,1%.

Calcio 25 mg. Magnesio 10 mg

Potasio 170 mg. Hierro 0,3 mg.

Vitamina C 7 mg. Vitamina B1 0,06 mg.

Vitamina B3 0,3 mg. Vitamina B6 0,14 mg.

Vitamina B9 0,02 mg. Vitamina E 0,14 mg.

La cebolla es un alimento que debe ser incluido definitivamente en nuestra alimentación. Posee

una potente acción contra el reumatismo, de manera similar al ajo (ambas se encuentran en la

misma familia taxonómica). Esta disuelve el ácido úrico (responsable de la enfermedad de

la gota, que afecta a los riñones y las articulaciones), lucha contra las infecciones gracias a sus

sales de sosa y su potasa, que alcalinizan la sangre.

Virtudes principales

 Presenta quercitina que protege al sistema cardiovascular.

 Limitación de las infiltraciones de líquido seroso en los órganos, lo que corre peligro de

provocar edemas.
 Eficacia demostrada sobre el sistema urinario y sobre la próstata, el mejor tránsito, la

limitación de las infecciones.

Además contiene

 Fósforo, "facilitando" el trabajo intelectual.

 Silicio, el cual mejora la elasticidad para las arterias y compuestos que favorecen la fijación

del calcio en los huesos.

 Sin contar las vitaminas A, B, C, más los beneficios en azufre, hierro, yodo, el potasio, y

dosis moderadas de sodio.