Vous êtes sur la page 1sur 28
hg cece roragt Carrot 1 Los origenes “Muchos psiciloges experimencales continian considerando el onbito dela psicologiainfinell como un émibito propio de investign cin para ls mujeres ylos hombres cuya maseulinidad experimental tho lega al mimo, Esta actieud protectora ext basics casi toral- ‘menee en una feliz igncrancia de lo que estésucediendo en cl mbieo tremendamente vill dela conduera infan. (Murchison, 1933: 9) En Ja actualidad el estatus de la psicologia evolutiva no estd claro. Algunos dicen que se trata de una perspectiva 6 de un enfoque para investigar problemas pricolipicos genesales, mis que de wx: dominio particular o de na wb>sisciplina De acuerdo con este punto de vist, pocemos estudiar todas las principales dress de la psicologia, tales come la memoria, la cognicién, et, deve esta perspectiva [La unidad de desarrollo a investigar tambien es variable, Podrfamas imteresarnot por el desarrollo de un proceso, ode un mecanismo, en ver de por el desirollo ke un individuo. Fsto supone una matcada diferencia con las representaciones populares de la psicologia evoluiva, que la fgualan con los aspectos préctcos del Aesarrollo infantil o, mas recientemence, del desarrollo humano (con el 1ecanoci- mmiento relativamente reciente de que cl desarrollo es una euestiin de ocicho vital, Balees eral, 1980} Estas paraddjicas y confusss concepciones de la psicologia evolutiva dan fe de las diferences aspectos de su historia. Si atendemos a sus origenes, empera- mos a entendes, por un lado, los movimientos sociales desde los que surgids por otto, los movimientos sociales en Jos que participss y por iltimo como fstos movimientos han establecido los tétminos de Ia investigacién evolutiva que rascienden incluso ahors, Este capitulo, explicard detalladamente emo Sigié la moderna psicologta evolutiva a finales del siglo x0 para responder a ‘cuestiones concretas relacionadas con la teorfa evolucionisca y con la antropo~ logia, ademis de con la filosofia. De este modo, la psicologia evolutiva parti- cipé en los movimnientos sociales explicitamente preacapados por la compara- a cid, la regulacién y el control de fos grupos y las sociedades, y esté estrecha- mente identificada con el desarrollo de las herramientas de medicién mental, con la clasificacién de las habilidades y con el establecimiento de unas not sas. Estd asocizda con el surgimiento de la ciencia y de la moderniciad, sus- cribiendo un modelo especifico y genérico (relative al género) de fa préctica Gienute, Texas ecascracteriat we wefan en las condiciones de inv tigaciéa evolutiva, ineluyendo la reproduccién de le divisién entre raclonal- dad y emocibn, El estudio de to infantil La nueva psicologia de mediacls a finales de siglo XIX se situd a deatro de, y entre, varias disciplinas: la historia natural, a antropologta, la fsio~ logia y la miedicina. La mayoria de las explicaciones consideran a Charles Darwin como el autor del primer estudio infantil con su sBiographical sketch of an infano», obra que, aungue se publicé cn 1877, se basaba en notas hechas en 1840 (Riley, 1983; Rose, 1985: Walkerdine y Lucey, 1989). No es de extraiar gue Darwin se interesara por la contribucién relativa de la doacin genética y de la experiencia ambiental; por la identificacidn de las caracterfsticas que diferencian a los humanos (y 2 les/los hijasfos de los humanos) de los animales, dando un gran peso a la inventiva y a la creatividad humana, especialmente tal como se imuestran en el lengugje, Este fue uno de los muchos primeros estuclios abserva- cicnales y con diatios realzadns con nifas pequeFas, aunque, como sefiala Brad ley (1989), ya se habian llevado a cabo otros rmchos anteriormente, especial- _mente por parte de mujeres, pero estos estudis han sido eclipsados de ta histori de la psicologia cvolutiva, En retrospectiva, tanto este estudio como Ix importan- cia que se le hs otorgado se pueden considetar como prototipicas del camino que ibe tonal invergaisn eveoren, me " En primer lugar, se representa a la bebé como un organismo biolégico sepa- rado de su ambiente familiar y material, Debido a que es muy joven, y a que ha tenido menos oporcunidades para aprender, se fx considera como muy prdxima a la ncturalezs, desprovista de los addornos de le formacién adulca y de la sciviliza in» (occidental). De manera contradictoria, lns modelos rominticas y cientf 0s se combinan pare conferir ala nifta tanto un mayor conocimienco (eel nia es dl padre del hombres} camo fen virend de su menor y diference grado de eom- prensién) la rasa del conocimiento, Asi, al presentatlas como objeros y sujetos de estudio, [a psicologia evoluriva establece fa ficcién roméntica de fas nifias como inocentes portadoras de la sabiduria. La perspectiva que subyace 2 este proyecto acepta la teoria de ea recapitula- ign cultural es decir, que durance su vida el individuo reproduce los modelos y 2 las etapas del desarrollo mostrados por el desarrollo de la especie ~sla ontogenia recapitula la filogeni—. El estudio de las bebés a mediados del siglo XIX, junto con el estudio de «los primitivose y dela historia natural, estuyo motivado por fa busqueda del descubrimiento de ios origenes y las particulariiades de la mente, esto cs, la mente humana adult. Esta iniciativa estaba relacionada con empresas similares en la antropologia y ta obscrvacién anil, las cuales estaba muy alia- das con el imperialismo europe (y especialmente bricinico), manteniendo la jerarquia de la superioridad racial legkimadora del imperialism colonial, La nifia cde aquella época era equiparada con el esalvajer 0 ol esubdesarrlladon; puesto que annbos se consideraban como incelectualmente inmaduros, se estudiaba a slos pri- tmitivos» y a las nifias para aclarar las etapas necesarias del desarrollo posterior. ‘Coino escribié James Sully cn su articulo de 1881 «Babies and science» A psicdlogo morlemo, participando del espiricu de la ciencia posiiva, siente que dbs, hallandose en el comienzo, estudiar 1a mente en sus formas més simples. Faxtiende sa vista ids ald de los fenémenos de [a vida sila, con sus ideas si ples, sentimientos valgaresy hibitos ingensios. De nvevo dedica una especial aten Gi6n a fa vida mental de los animales infevioses, buscando en sus fenémenos el inciero presagio de nvestias pexcepciones, emociones, ee. Por shtimo, dirige sw atenckin'a la vide mental de la infancia, em rans que sea adecuada por aclatar lo mas posible los posetiores desarollos do fa mente hurnana. (Sally, 1881; ctado en Riley, 1983: 47) ‘Ademds, las creencias y las conductas aparentemente estraalarias tanco de alos primitivos» como de las aifias se consideraban relevantes para Js compren- sin de la conducra neurética y patolégica, Del mismo medo que el recapitula- tionismo, ef lamarckismo (a creencia en Ix heredabilidad de las ceracteristicas adquiridas) también subyace a la nueva psicologia evolutiva. Aqut era kt expe- riencia en vez de las prodisposicionesinnatas, la que se consideraba como repro- ducida en la nitiea y en los suefios. Se elabors una serie de equivalenc mediante las cuales se relacions la concepcién de la nita con Ia de «el salvajer, quien, a su ver, era considerado como semejante al neurdiies. La comparacién entre la nifta, el hombre (si) prchistérico y «el salvajeo presupone na concep- cidn del desarrollo, del individuo y del progreso evolutivo come unilineales, ‘como pasos dirigidos hacia una jerarquia ordenada, Sin embargo, la nocién espe- cificamente darwinista de Ja seleccién nacaral enfitira mis fa variabilidad que la uniformidad. Si bien la achesién de Darwin al recapitulacionismo y al kamare kismo ets ambigua e impliciza (Morss, 1990: 14-16), éstas fueron las caracteristi- cas que se Fecogieron para estrueturar la emergence psicologia evolutiva. Dcberla fenerse on cuenta que estas posiciones estaban ampliamente establecidas, y que, entre otros autores, tania Freud como Piaget se sumaror a elas en sus obra. 2B ‘Aunque el estudio de Darwin puede tomarse come prototipico en muchos aspectos (en diferences sentidos) de algunos otros realizados por investigadores como Taine, Preyer y G. S, Hall durante lz década de 1880 (Riley, 1983), John “Moss (1990) defiende que el efecto de la obra de Darwin dentro de la naciene psicologia cvolutiva consistié en reforzar las versiones pre-darwinistas de la biolo- sfa, centeéndose mis en la herencia que en la variacién. Pronto florecieron fas ssociedades» dedicadas al estudio infantil, que observaban a las nfs, las pesaban y las median, documentando sus intereses, condiciones y actividades, Este desa- Trollo roflejé la creciente importancia de la ciencia ~y se tracaba de un deretmi- nada modelo de ciencia~, no s6lo como un conjunto de procedimientas para realizar investigaciones, sino también como un conjunto de pricticas asociadas al modetno Estado haico. La divisién sexual del trabajo y lx contemplaci6n cientifica E] movimiento del estudio infaatil sobservabao a las nifias con unas directri- ‘es que enfatizaban la imporcancia de ser objetivos. Al hacerlo se creaba una es- cisién u oposicién cn el proceso de la construccién del conocimiento divisién sexual~, Se consideraba gue los padres tenfan la impercialidad y ta racio- nalidad necesariae para intervenie en los esfucrzas ciensificos. y que las madres eran demasiado emocionales como para participat. En su articulo (que era en parte satitico, tanto en lo que respecta a le prictica del estudio de las bebés camo al incerés que inspiraba en esos momentos), Sully (1881} comenta sobre el uevo fendmeno del «papa psicoldgicor Los hormbies que hasta ahora nunca hablan pensico enrcometerse en los as tun del cuarta de las nines han sido obligados a hacetle visitas yeridicas cn la esperanza de obtener importantes hechos psicoldpicos... (FI) pequesio ocupance de F-cuna ha tenide que snportar la penecrante mirada del ojo cientfico. El paps psi- calégico ls adquiride un nuevo derecho de propicdad ante su cescendencia sha apropiade de ella coma de un expécimen biolégico, Fste nuevo eatusiasmo por e ‘anoctiniento cienifico ha tomado posesibn de varias de mis amistades (Gilly, 1889; citado en Riley, 1983: 48-9) Las mujeres fueron excluidas de la empresa investigadora porque eran decla- radas constitucionaimente incapaces de tratara sus hijas con la necesaria objetivi- dad, La actitud de la madre hacia las bebés fe incapacia para entrar con toda cordialidad en el mundo cientilico.& ella mis bien Te clisgusea que sus hijos sean objeto de un fio eserutin inteletwal y de un insensible anlisis psicoldgico.. La sugcrencia de una serie de experimentos sobre Ia sensibilidad gustatva de una poquetta cristura de entre doce y veinticuatro horas es probable gue les provacizs un shock, incluso alas mis resuelts de las mad bid) Incluso si ella quisiera participas, sus esfuerzos han de ser consideradas como sospechosos y mas propios de una minusvalia que de cualquier otra cose: 4 la made consigue a tiempo contegiarse de lt pasién ciemiica del padre, puode resultat scr mis titi! defo que él desea, Sus instintas macernales fe implsan a con: fiderar a su hijo en particular coma un fendmeno en sentido extra-cientifico, Ella. esté predispuesta a atibuit a x hijo un grado preternatatal de ineligencia, (bed) La cira de Murchison que encabera este capitulo indica qué poco habla cam- biado esta situacidn cincuenta afios después. 1a ecuacidn entre la ciencia y la rmasculinidad era demasiado Fuerte, y la practica investigadora demasiado «virl, como para permitise contrarrestar las tendencias supuestamente feminizantes {que ocasiona la proximidad a ls nifas El movimiento del estudio infantil de finales del siglo X0X prefiguré de cinco formas los cérminos de la investigacién evolutiva. En primer lugas, se propor inveatigar le mien. En segundo lugar, la mente se contiderabs como ejemplifi- ‘cada en el estudio del desarrollo de las mentes infantiles. En tercee lugar, investi gaba el conocimiento, entendide como una capacidad bioldgiea y natural ~es decir, suscrita al supuesto de la existencia de un néicleo normal del desaerolo que se despliega siguiendo unos principios biolégicos-. En cuarto lugar, participaba ten las pricticas educativas, médicas y asiseenciales. En quinto lugar, instivuciona- Tied la antigua escisién entre la emiocién y Ia racionalidad, vepresentada en Ia prictica de la divsidn sexual por parte de la investigacién ciencifica Sin embargo, mieutras que los primeros esiadios infanciles privilegiaban cla- tamente las euestiones bioldgicas y universales relacionadas con cl desarrollo de a especie, la raza y la mente, todavia queds sitio para atender los tipos de perso- nalidad y alas inelinaciones emacionales de ls nifas. Peo, hacia la década de los 30, se cstaban trazando unas claras lineas de demarcacién entre la elaboracion de las normas evolutivas para el uso diagnéstico (considerado como el carapo de la psicologia general y le la medicina) y cl psicoanalisis (entendido come el campo de determinados rasgos de personalidad y de dererminados procesos idiosinerési- os), La relacién contratia y complementaria entic la psicologia y el psicoandlisis Vino a seller fa separacidn. encre cl sujeto individual, uniforme, consciente y racional de Ja psicologla, y los estados mentales fragmentados, contradictorios, inconscientes y emocionales asociados con el psicoanalisis (Urwin, 1986). 25