Vous êtes sur la page 1sur 4

CIUDADANO (A)

JUEZ (A) DE PRIMERA EN FUNCIONES DE SUSTANCIACION, MEDIACION Y


EJECUCION DEL CIRCUITO JUDICIAL DE PROTECCION DE NIÑOS, NIÑAS Y
ADOLESCENTES DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO LARA.
SU DESPACHO.

Nosotros, MONTILLA PEREZ, venezolano, mayor de edad, hábil en derecho, de


estado civil casada, titular de la cédula de identidad N° 17., y TORRES OCHOA,
venezolano, mayor de edad, hábil en derecho, casado, titular de las cédulas
identidad N° 13..701, ambos de este domicilio, debidamente asistidos por el
Abogado en ejercicio LISANDRO SANCHEZ VERDE titular de la cédula de
identidad N° 15.12.616 e inscrito en el I.P.S.A bajo la matricula 212.816, con
domicilio procesal en la carrera 16 entre 24 y 25 Edificio Centro Cívico Profesional,
Piso 6, Oficina 4, Barquisimeto Estado Lara; acudimos ante usted muy
respetuosamente y con la venia de estilo ocurrimos a los fines de exponer:

DE LOS HECHOS

Formalmente contrajimos matrimonio civil por ante la Oficina de Registro Civil de la


Parroquia Tamaca del Municipio Iribarren del Estado Lara, en fecha 28 de Octubre
de 2.011, tal y como se evidencia de Acta de Matrimonio Numero 12301, de la cual
anexamos a esta solicitud marcada con la Letra “A”.

Establecimos nuestro último domicilio conyugal en la Avenida Principal del Sector


Valles Bolivarianos de la Parroquia El Cují, Municipio Iribarren del Estado Lara , durante
nuestra unión conyugal procreamos un (01) hijo de nombre: TORRES MONTILLA
quien cuenta actualmente con 02 años y 10 meses de edad, tal y como se
evidencia en acta de Nacimiento N° 11.311 emanada de la Unidad de Registro Civil
del Hospital Central Antonio María Pineda de la Parroquia Catedral del Municipio
Iribarren del Estado Lara, cuya copia certificada anexamos marcada con la letra
“B”.

En Septiembre del año 2.015, decidimos separarnos de hecho, teniendo hasta la


fecha un (01) año de separados de hecho; motivado por numerosas discusiones y
desavenencias y con estas, el rompimiento de la armonía conyugal que debe
imperar en el hogar, donde hacíamos vida en común, nos separamos y
nuevamente rehicimos nuestras vidas en forma independiente, sin tener contacto
alguno, y por cuanto existe una ruptura prolongada de la vida en común, por tal
motivo es que invocamos su jurisdiccionalidad a los efectos de solicitarle que por
MUTUO ACUERDO, se sirva declarar disuelto el vínculo matrimonial que nos hasta
la presente fecha.

DEL DERECHO

En razón de lo anteriormente expuesto y con fundamentos en los Derechos al libre


desarrollo de la personalidad y a la tutela judicial efectiva, previstos en los artículos 20 y
26 de nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que de forma
taxativa establecen:

“Artículo 20. Toda persona tiene derecho al libre desenvolvimiento de su personalidad, sin
más limitaciones que las que derivan del derecho de las demás y del orden público y
social.”

“Artículo 26. Toda persona tiene derecho de acceso a los órganos de administración de
justicia para hacer valer sus derechos e intereses, incluso los colectivos o difusos, a la
tutela efectiva de los mismos y a obtener con prontitud la decisión correspondiente.”

Igualmente invocamos el contenido de carácter vinculante de la sentencia N° 693 de


fecha 2 de Junio de 2015, expediente número 12-1163, de la SALA CONSTITUCIONAL
DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA, con ponencia de la Magistrada CARMEN
ZULETA DE MERCHÁN, mediante el cual se efectuó una interpretación constitucional,
con carácter vinculante, del artículo 185 del Código Civil Venezolano y determinó que las
causales de divorcio allí previstas son enunciativas y no taxativas.

Estableciendo la Sala que:

“…Ahora bien, vista las anteriores consideraciones realizadas en torno a la institución del
divorcio, analizada e interpretada, en aplicación directa e inmediata de los derechos
fundamentales al libre desarrollo de la personalidad y la tutela judicial efectiva, previstos
en los artículos 20 y 26, respectivamente, de la Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela, esta Sala Constitucional realiza una interpretación constitucionalizante del
artículo 185 del Código Civil, y declara, con carácter vinculante, que las causales de
divorcio contenidas en el artículo 185 del Código Civil no son taxativas, por lo cual
cualquiera de los cónyuges podrá demandar el divorcio por las causales previstas en dicho
artículo o por cualquier otra situación que estime impida la continuación de la vida en
común, en los términos señalados en la sentencia N° 446/2014, ampliamente citada en
este fallo; incluyéndose el mutuo consentimiento.“

“(…) los cónyuges cuyos hijos sean menores de edad que de mutuo acuerdo deseen
divorciarse, acudirán ante el Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en
función de sustanciación y mediación del lugar donde hayan establecido su último
domicilio conyugal y, previo acuerdo igualmente, expreso e inequívoco, de las instituciones
familiares que les son inherentes, para solicitar y obtener, en jurisdicción voluntaria, una
sentencia de divorcio”.
“En consecuencia (…) se deberán tramitar las solicitudes de divorcio de mutuo
consentimiento que presenten ambos cónyuges, sin más exigencias que el acta de
matrimonio y de nacimiento de los niños, niñas y adolescentes de que se trate, así como el
acuerdo previo de los cónyuges acerca de las instituciones familiares, esto es, lo relativo a
la responsabilidad de crianza del o los menores de edad que hubiesen procreado, la
responsabilidad de crianza y custodia, obligación de manutención y régimen de
convivencia familiar, a efectos de que sean evaluados por el Juez de niños, niñas y
adolescentes y determinar si son convenientes para los niños niñas y adolescentes de que
se trate y conferir homologación, en caso de que no lo sea, el Juez o Jueza ordenará su
corrección (…)”.

En base a los fundamentos de derecho antes expuestos es que respetuosamente le


solicitamos a este tribunal sea declarado con lugar la presente solicitud, en consecuencia
decrete la disolución del vinculo matrimonial que nos une

DE LAS INSTITUCIONES FAMILIARES

En atención al interés superior de nuestro hijo y dar cumplimiento a la normativa


positiva en materia de protección y a la sentencia ut supra citada es que hemos
acordado previamente todo lo relativo a las instituciones familiares, lo cual
sometemos a su evaluación y homologación en los términos siguientes: PRIMERO:
La patria potestad y la responsabilidad de crianza será ejercida por ambos padres y
la custodia de nuestro hijo TORRES MONTILLA la seguirá ejerciendo la madre
como lo ha venido haciendo desde nuestra separación. SEGUNDO: En cuanto a la
obligación de manutención: El padre suministrará la cantidad equivalente TREINTA
PORCIENTO (30%) del salario mínimo nacional, la cual entregará a la madre en
dinero en efectivo, mediante deposito o transferencia electrónica bancaria, los
primeros cinco (05) días de cada mes por mensualidades adelantadas. Los gastos
que se origen en cuanto a vestido, calzado, educación, atención médica,
medicinas, así como los gastos de recreación y cualquier otro gasto extraordinario
serán compartidos en partes iguales entre ambos padres, es decir 50% cada uno.
TERCERO: En cuanto al régimen de convivencia familiar SERA ABIERTO Y
SUFICIENTEMENTE AMPLIO, el padre tendrá visitas en cualquier momento
siempre y cuando no interfiera en las horas de descanso y de estudio de nuestro
hijo, igualmente podrá pernoctar en la casa de su padre un fin de semana cada 15
días, lo cual será siempre de común acuerdo entre nosotros. Las vacaciones
escolares, de Navidad, de Semana Santa, Carnaval, entre otros, serán compartidas
entre ambos padres previo acuerdo entre ellos y en caso contrario, serán
alternados entre ambos cónyuges o divididos los días en partes iguales. el Día del
Padre nuestro hijo lo pasará son su padre, el Día de la Madre lo pasará con su
madre, en cuanto al día del niño y al cumpleaños de nuestro hijo, es de común
acuerdo que lo disfrute un año con cada uno de sus padres, es decir un
cumpleaños y un día del Niño con su padre y el siguiente con su madre, quedando
expresamente entendido que en beneficio de nuestro hijo todas las convivencias
necesarias serán de mutuo acuerdo.

DEL DOMICILIO PROCESAL

Constituimos nuestro domicilio procesal para en caso de ser citados es la siguiente


dirección: Carrera 16 entre 24 y 25 Edificio Centro Cívico Profesional, Piso 6,
Oficina 4, en Barquisimeto Estado Lara 16 entre 24 y 25 Edificio Centro Cívico
Profesional Piso 6 Oficina 4 Barquisimeto Estado Lara.

PETITORIO

Hecha la manifestación y solicitud anterior de forma expresa e inequívoca, pedimos


Ciudadano Juez, que sea declarada DISUELTO POR MUTUO ACUERDO nuestra
unión matrimonial, sea homologado el presente acuerdo relativo a las instituciones
familiares, así como respetuosamente solicitamos que la presente solicitud sea
admitida, sustanciada conforme a derecho, y declarada con lugar en la definitiva,
con los debidos pronunciamientos de ley Es Justicia que esperamos en la ciudad
de Barquisimeto a la fecha de su presentación.-