Vous êtes sur la page 1sur 2

Estudiante: Laura Ximena Florez Carreño

Código: 2220666
Grupo: 5D

Sentencia C-1194/2008

Magistrado ponente: Rodrigo escobar Gil

Normas acusadas:

1. Inciso final del artículo 768 del código civil:


"Pero el error en materia de derecho, constituye una presunción de mala fe, que no admite
prueba en contrario";
2. Ultimo inciso del artículo 1932 del código civil:
“Para el abono de las expensas al comprador, y de los deterioros al vendedor, se considerara
al primero como poseedor de mala fe, a menos de que pruebe haber sufrido en su fortuna, sin
culpa de su parte, menoscabos tan grandes que le hayan hecho imposible cumplir lo pactado”

Hechos de la solicitud al Tribunal (demanda):

1. Mónica Hoyos considera que los artículos antes mencionados son violatorios al artículo 83 de
la constitución política: “Las actuaciones de los particulares y de las autoridades públicas
deberán ceñirse a los postulados de la buena fe, la cual se presumirá en todas las gestiones
que aquellos adelanten ante éstas.”
2. Para la accionante el artículo 768 es inconstitucional porque en concepto propio tanto el error
de hecho como el error de derecho deberían de tener el mismo tratamiento y el principio
constitucional de acuerdo con el cual la buena fe debe ser presumida en todas las actuaciones
de los particulares.
3. Para la accionante el artículo 1932 es inconstitucional al declarar al proveedor de mala fe
porque está violando el principio constitucional conforme con el cual la buena fe se presume
y la mala de debe probarse y esto da a entender que no admite en contrario y la norma también
viola el principio de autonomía de la voluntad privada por prever un efecto del incumplimiento
de una obligación derivada de un acuerdo de voluntades.
Consideraciones:

1. Para el inciso final del artículo 768 tenerse en cuenta la Sentencia C-544 de 1994 la cuál
resolvió exequible el inciso anteriormente mencionado, es decir, hay cosa juzgada
constitucional.
2. Para el inciso final del artículo 1932, en relación con el principio de buena fe la Sala responde
a esto con que en realidad no se trata de una presunción general de mala fe para el comprador
por el contrario es de carácter excepcional ya que consideran que cuando se presentan
ocasiones especiales como no pagar el precio pactado en el contrato de compra venta se
pudo haber generado de sufrir un menoscabo en su patrimonio, siempre que este hubiese
actuado diligentemente, se libera de ser considerado como poseedor de mala fe y de los
efectos que ello implica.
En relación con la acusación de la norma, por considerar que de ella se desprende una
violación del principio de autonomía de la voluntad privada, en la medida en que limita la
libertad de los contratantes, considera la Corte que es cierto que la norma acusada si va de
acuerdo a la autorregulación de los particulares pero no es absoluta por lo que, 1. El legislador
le puede imponer límites a través de normas, inclusive imperativas y, 2. En el presente caso
no se impide la autonomía de la voluntad privada ya que es una norma supletiva y no
imperativa.

Resuelve

Primero. - ESTARSE A LO RESUELTO en la Sentencia C-544 de 1994 que declaró exequible


el inciso final del artículo 768 del Código Civil.

Segundo. - Declarar EXEQUIBLE el inciso final del artículo 1932 del Código Civil, en relación
con los cargos formulados por la accionante.

Opinión personal

Estoy de acuerdo con el dictamen de la corte ya que en el artículo 1932 nunca se presume una mala
fe en su totalidad más bien se hace excepciones para que se tenga la posibilidad de que cuando no
se efectúa el pago o el cumplimiento en un contrato de compra venta se pueda evidenciar con
argumentos válidos por qué ocurrió esto, en cuanto al artículo 768 también estoy de acuerdo porque
el error de hecho no implica la misma severidad que el error de derecho y si se tiene que tener esta
excepción en cuanto a este tipo de error.