Vous êtes sur la page 1sur 6

I.

PRESENTACIÓN DEL CASO:

El caso “elita” es un caso de crimen planificado y llevado a cabo por su propia hija,
el enamorado de esta y un amigo. Donde sus asesinos pretendieron hacer pasar el
crimen como un ajuste de cuentas por parte de un socio descontento, luego ellos
inventaron una la llamada telefónica de madrugada para así dejar el cuerpo de la
occisa en la maletera de su auto. Sin embargo, los detectives de homicidios en todo
el proceso, fueron atando cabos llegando así a la verdad, descubriendo que nunca
existió dicha llamada. En ese momento, Elizabeth Alexandra Espino Vásquez,
terminó por confesar su crimen por las evidencias que demostraban su culpabilidad.

La joven relató lo que ocurrió la noche del 27 de enero en su casa de Lince. Ella, su
enamorado Fernando González Asenjo, de 24 años, y su amigo Jorge Eduardo
Cornejo Ruiz, de 21 años, planificaron asesinar a la abogada Elizabeth Vásquez
Marín.

Elita relató a la policía que hizo entrar a sus amigos a la casa cuando su madre se
estaba bañando. Al salir de la ducha, la confrontaron, a partir de ese momento, la
víctima se dio cuenta de lo que pretendían hacer e intentó buscar ayuda.
Es en ese momento, donde Fernando González y Jorge Cornejo se avalancharon
sobre la abogada y la golpearon, en el cuerpo y la cabeza, para evitar que llegue a
la puerta en busca de ayuda. Luego la asfixiaron con el afán de acallar sus gritos.

En tanto, la empleada doméstica y una amiga de la víctima revelaron que Elizabeth


Vásquez Marín y su hija discutían y peleaban mucho, y que incluso en algunas
ocasiones la hija agredía a su madre.
Ante esta situación, la División de Homicidios pidió y logró a través de la fiscalía una
orden de detención por parte del 16º Juzgado Penal de Lima. La joven fue detenida
a las 11.45 de la mañana. A las 5:23 de la tarde fue arrestado Fernando González
Asenjo, pareja sentimental de Espino Vásquez, y el tercer cómplice, Jorge Cornejo,
a las 10:11 de la noche.

Elita estuvo acompañada de su padre, el magistrado Alejandro Espino, y de dos


abogados que serían sus defensores. Gonzales tiene como abogada a Jessica
Horna. Aunque en un principio intentó negarlo todo, Fernando González terminó por
confirmar la declaración de su enamorada y su participación en el asesinato.

Tras su arresto, Elizabeth fue trasladada al médico legista para los exámenes de
ley, en los que se detectó que presentaba lesiones recientes en el cuerpo. Luego
fue sometida a un interrogatorio por los detectives de Homicidios.

Elizabeth Espino en su primer interrogatorio ocultó y dio información falsa a la policía


en su primer interrogatorio para desviar las investigaciones por lo que se convirtió
con su pareja en los principales sospechosos para esclarecer el crimen, ella había
dicho que su madre salió de su casa, ubicada en la calle Joaquín Bernal 1080, Lince,
la madrugada tras recibir una llamada telefónica. Sin embargo, esa llamada nunca
ocurrió. Por el contrario, se encontraron llamadas entre el celular de Elizabeth y su
ex enamorado, ese mismo día. También había declarado que la última persona que
vio a su madre fue el vigilante del edificio en el que vivían. Esta versión fue
desmentida por el guardián, quien aseguró que esa noche la joven le pidió que le
comprara un pollo a la brasa, y cuando regresó, a los 20 minutos, el carro de la
abogada no estaba.

Otra evidencia en su contra fue el hallazgo de gotas de sangre en la cochera del


edificio, luego de que peritos de criminalística realizaran la prueba del luminol.

La empleada doméstica de la familia afirmó que la relación entre madre e hija no


era buena, mientras que Elizabeth aseguró a la Policía que nunca tuvo peleas con
su madre. Cuando le preguntaron quiénes podrían ser los asesinos de su ex esposa,
Espino dijo que podría tratarse de la venganza de algún socio, pero jamás mencionó
las desavenencias entre madre e hija.
II. CRONOLOGÍA DEL CASO:

Miércoles 27 de enero de 2010. La abogada Elizabeth Vásquez Marín (de 45 años)


dejó una reunión a la 1 am del miércoles tras recibir una llamada a su celular.
Pocas horas después, la abogada es asesinada (presentaba rastros de haber sido
estrangulada y golpeada). El cadáver fue abandonado en la maletera de su
automóvil, en una calle de Barranco.
Jueves 28 de enero de 2010. La policía descarta que el crimen de la ex esposa del
presidente de la Corte Superior de Justicia de Amazonas, Alejandro Espino Méndez,
tenga relación con las investigaciones por narcotráfico o corrupción que tuvo este
cuando fue fiscal anticorrupción.
Viernes 29 de enero de 2010. Los peritos en criminalística hallan gotas de sangre
de la víctima en el garaje del departamento de Lince en el que ella vivía con su hija
Elizabeth. Empezaron a sospechar de esta joven de 21 años desde ese momento.
Sábado 30 de enero de 2010. La empleada doméstica de la familia reveló a la
Dirincri las continuas peleas que ambas sostenían debido a que la joven mantenía
una relación amorosa con un muchacho desempleado y adicto a las drogas.

Lunes 8 de febrero de 2010. La División de Investigación de Homicidios de la Dirincri


solicitó formalmente al Ministerio Público la detención preventiva de la estudiante
Elizabeth Espino Vásquez, única hija y heredera de la asesinada abogada, por
existir indicios razonables que la involucrarían en el crimen.

Sábado 13 de febrero de 2010. La policía detuvo a Fernando González Asenjo y a


su amigo Jorge Cornejo por estar presuntamente involucrados en el asesinato de la
abogada.
Viernes10 de junio de 2011. Elizabeth Espino y sus cómplices participaron en la
reconstrucción del crimen de la abogada tributarista.

Miércoles 9 de noviembre de 2011. La 9na Fiscalía Superior Penal de Lima pidió 30


años de prisión para los responsables de la muerte de la abogada.
Lunes 28 de mayo de 2012. Tanto Fernando Gonzales y su amigo Jorge Cornejo
se acogieron a la conclusión anticipada y confesaron ser los autores del delito,
siendo condenados a 28 años de prisión.
En el caso de Elizabeth Espino, se le inició un juicio oral al insistir en su inocencia.
Su defensa intentó alegar que la joven sufre un trastorno emocional afectivo
(bipolaridad) para lograr que sea declarada inimputable.

Lunes 24 de septiembre del 2012 La Tercera Sala para Reos en Cárcel condenó a
30 años de prisión a Elizabeth Espino Vásquez al considerarla coautora del
asesinato de su madre, la abogada tributarista Elizabeth Vásquez Marín, ocurrido
en enero del 2010.

III. TESTIMONIOS:

1. Elizabeth Alexandra Espino Vásquez, el vigilante del edificio en el que


Vivian.

PRIMER TESTIMONIO, ocultó y dio información falsa a la policía en su


primer interrogatorio para desviar las investigaciones por lo que se convirtió
con su pareja en los principales sospechosos para esclarecer el crimen.
Elizabeth había dicho que su madre salió de su casa, ubicada en la calle
Joaquín Bernal 1080, Lince, la madrugada del 27 de enero tras recibir una
llamada telefónica
Sin embargo, esa llamada nunca ocurrió. Por el contrario, se encontraron
llamadas entre el celular de Elizabeth y su ex enamorado, ese mismo día.
También había declarado que la última persona que vio a su madre fue el
vigilante del edificio en el que Vivian, lo cual no era cierto y fue desmentido.

SEGUNDO TESTIMONIO, terminó por confesar todo,


“Sí, nosotros la matamos. Estaba cansada de sus reglas, que haz esto, que
haz lo otro, no te juntes con ese chico. Nadie le gustaba, nadie era perfecto,
mientras ella podía hacer todo después de que se separó de papá”, relató a
la policía que hizo entrar a sus amigos a la casa cuando su madre se estaba
bañando. Al salir de la ducha, la confrontaron: la víctima se dio cuenta de lo
que se iba a suceder e intentó buscar ayuda.
En ese momento, Fernando González y Jorge Cornejo se avalancharon
sobre la abogada y la golpearon, en el cuerpo y la cabeza, para evitar que
llegue a la puerta en busca de ayuda. Luego la asfixiaron con el afán de
acallar sus gritos.

2. La empleada doméstica y una amiga de la víctima, revelaron que


Elizabeth Vásquez Marín y su hija discutían y peleaban mucho, y que incluso
en algunas ocasiones la hija agredía a su madre.
La empleada doméstica de la familia afirmó que la relación entre madre e hija
no era buena, “siempre andaban peleando como perro y gato”. Elizabeth
aseguró a la Policía que nunca tuvo peleas con su madre. Incluso el juez
Espino dijo que su familia era unida a pesar de su separación.

3. Fernando González (enamorado de Elizabeth), terminó por confirmar la


declaración de su enamorada y su participación en el asesinato.
Fernando González Asenjo, ex novio de Elizabeth Espino, dijo a La República
que la joven le comentó por teléfono que estaba deprimida y que se mataría
si la policía insistía en acusarla del asesinato de su madre.
“Si me culpan por la muerte de mi madre, me mato”, fueron sus palabras
según, Fernando Gonzales Asenjo, declaro al diario La República.

4. Guardia del edificio, aseguró que esa noche la joven le pidió que le
comprara un pollo a la brasa, y cuando regresó, a los 20 minutos, el carro de
la abogada no estaba.

IV. CONCLUSIONES Y OPINIÓN


 Elita Espino mato a su madre, con fines de lucro, es decir quería aparentar
un supuesto homicidio de su madre, para que sus bienes pasaran a nombre
de ella (Elita Espino), ella quería tener el dinero o los bienes lo más antes
posible por asesino a su madre.

 La llamada que supuestamente recibió su madre, era solo un pretexto para


demostrar su inocencia.

 Creo yo, que si cometió el crimen junto con su novio y su amigo, lo hizo para
que repartan los bienes que recibiría, con el fin de hacer lo que desee con su
vida, ya que ella le gustaba la vida fácil, la vida desenfrenada.

 Las declaraciones del vigilante y la empleada doméstica fueron puntos clave


para descubrir lo que realmente sucedió.

 Ella dijo que supuestamente fue la venganza de un socio, pero no había


ningún socio descontento con el trabajo que realiza su madre, por lo este es
un hecho más de que ocultaba algo.

V. Bibliografía

http://larepublica.pe/14-02-2010/horror-hija-y-pareja-mataron-la-
abogada-elizabeth-vasquez