Vous êtes sur la page 1sur 8

Beneficios que traen las frutas a la salud 

Las  frutas  se  caracterizan  por  ser  potentes  agentes  antioxidantes  y 


antiinflamatorios  imprescindibles  para  nuestra  salud.  Además,  uno de los 
beneficios  de  comer  fruta  es  que  son  bajas  en  calorías  (hipocalóricas), 
por  lo  que  se  recomiendan  en  dietas  de  adelgazamiento.  Por  otro  lado, 
otra  de  las  principales  ventajas  de  comer  fruta  es  que,  al  consumirlas  en 
crudo conservan todos sus nutrientes. 

Ahora  que  estamos  en  pleno  verano  y  tenemos  a  nuestro  alcance  una 
gran  variedad  de  frutas  refrescantes  e  hidratantes,  es  aconsejable  comer 
fruta  entre  horas  cuando  tenemos  el  estómago  vacío  ya  que  de  esta 
manera  absorbemos  todos  sus  nutrientes  y  obtenemos  todos  sus 
beneficios. 

Estamos  acostumbrados  a  comer  fruta  como  postre,  sin  embargo,  se 


digiere  peor  después  de  las  comidas  ya  que  muchas  de  sus  vitaminas  y 
minerales  se  pierden  durante  el  proceso  digestivo.  Por  otro  lado,  comer 
fruta  después  de  las  comidas  puede  hacer  que  fermente  ya  que  la 
digestión dura más tiempo que cuando se consume sola. 

La  frase  de  "5  raciones  al  día"  se  refiere  a  la  cantidad  de  frutas  y 
hortalizas  que  debemos  tomar  a diario, según recomienda la Asociación 5 
al  día  y la mayoría de los expertos en nutrición. Estas 5 raciones de fruta y 
verdura  nos  aseguran  la  cantidad  necesaria  de  vitaminas,  minerales, 
oligoelementos  y  nutrientes  como  los  bioflavonoides  para  nuestro 
organismo. 

Diferentes  estudios  corroboran  que  existe  una  alta  relación  entre  el 
elevado  consumo  de  frutas  y  la  baja  incidencia  de  enfermedades.  Se  ha 
observado que los principales beneficios de comer frutas son: 
● La prevención de enfermedades cardiovasculares. 
● La regulación de nuestro sistema inmunitario. 
● Sus  propiedades  desintoxicantes  (como  el  estímulo  de  la  función 
hepática  y  renal)  que  previenen  enfermedades  neurodegenerativas 
y algunos tipos de cáncer. 
● Mejora del tránsito intestinal. 
● Nos ayudan a evitar el sobrepeso y la obesidad. 

Las  vitaminas.  Las  frutas  nos  aportan  grandes  cantidades  de  vitaminas. 
Entre las más importantes destacan: 

● Vitamina  A:  esencial  para  la  salud  de  la  piel  y  los  ojos,  así  como 
para  aumentar  el  sistema  inmune. Las frutas con mayor cantidad en 
vitamina A son las naranjas, las manzanas, las moras y los kiwis. 
● Vitamina  C:  contribuye  a  la  reducción  del  cansancio  y  la  fatiga. 
Ayuda  a  la  formación  de  colágeno,  imprescindible  para  el 
funcionamiento  de  los  vasos  sanguíneos,  huesos,  cartílagos  y 
encías.  También  protege  frente  al  daño  oxidativo.  Las  frutas  con 
mayor  porcentaje  en  vitamina  C  son  los  cítricos  como  la  naranja,  el 
kiwi y el limón. 
● Vitaminas  del  complejo  B:  lo forman un complejo de ocho vitaminas 
hidrosolubles  (B1,  B2,  B3,  B5,  B6,  B7,  B9  y  B12)  que  ayudan 
aumentar  el  metabolismo  energético  y  a  la  formación  de  los 
glóbulos  rojos.  Son  esenciales  para  el  crecimiento  y  desarrollo  de 
nuestro  organismo.  El  plátano,  la  piña  y  las  naranjas  son  ricos  en 
vitaminas del grupo B. 

Sales  minerales:  el  consumo  diario  de  fruta  ayuda  a  regular  el  equilibrio 
de  sales  minerales  en  nuestro  organismo.  La  sal  mineral  más  abundante 
en  las  frutas  es  el  potasio,  que  ayuda  a  regular  la  presión  arterial  y  el 
contenido  de  agua  en  el  organismo.  Facilita la contracción y recuperación 
de la masa muscular después del ejercicio.  

Fibra alimentaria:​ las frutas destacan por su contenido en pectina. Cada 


100g de fruta contiene aproximadamente 2g de fibra. La fibra nos ayuda a 
regular el tránsito intestinal de manera natural. 

Hidratos de carbono:​ la fructosa es el azúcar natural de la fruta, como se 


trata de un monosacárido, el organismo la absorbe y asimila rápidamente, 
proporcionándonos energía de manera inmediata.  

Agua:​ es el principal componente, que se encuentra en mayor cantidad en 


la fruta. Ayuda a que nuestro organismo esté hidratado, ya que 
aproximadamente por cada 100g de fruta, ingerimos 80-90 g de agua. Por 
su alta proporción en agua, les confiere un alto valor y poder depurativo. 
Ayudan a desintoxicar el organismo, junto a la fibra da sensación de 
saciedad, ayudando a controlar el apetito. El valor energético de las frutas 
es muy bajo, debido a su elevado contenido en agua (80-90%). 

frutas con alto grado proteico 

​El plátano:​ alimento de gran valor nutritivo, que contiene baja cantidad de 
sodio, es beneficioso para quienes padecen de hipertensión o exceso de 
colesterol. Contiene magnesio, zinc, ácido fólico y vitaminas Ay C. Es un 
alimento que nos ayuda a obtener mejores resultados en los 
entrenamientos, ya que nos aporta energía de rápida y fácil asimilación. 
Destaca por su contenido en potasio, que previene los calambres 
musculares y regula los niveles de líquido del organismo.  
 

● La manzana:​ aporta hidratos de carbono fundamentalmente 


fructosa y sacarosa. Son diuréticas y nos ayudan a eliminar toxinas. 
Contienen pectina, fibra soluble, que proporciona propiedades 
saciantes y regula los niveles de colesterol. 

● La fresa:​ es la fruta con mayor capacidad antioxidante, no sólo por 


la presencia de antocianinas sino también por su alto contenido en 
vitamina C y en polifenoles. Contiene una gran variedad de 
antioxidantes, vitaminas y fibra. Tiene un índice glucémico bajo, por 
este motivo ayuda a controlar el nivel de azúcar en sangre. Su 
consumo es beneficioso para la vista, piel oído y aparato 
respiratorio. Por su alta cantidad de vitamina C ayuda a combatir 
enfermedades como el estreñimiento y el hipertiroidismo. También 
es recomendable durante la menopausia ya que ayuda a reducir los 
sofocos y los síntomas de esta. 

 
● La naranja:​ el nutriente más conocido de la naranja es la elevada 
cantidad de vitamina C. Contiene también cantidades apreciables de 
ácido fólico, minerales y fibra y pectinas que se relacionan con la 
disminución del colesterol y de la glucosa en sangre, así como el 
desarrollo de la flora intestinal. 

● La piña:​ alimento de gran valor nutritivo. Contiene enzimas 


digestivas (la bromelina y la papaína) que permiten digerir mejor las 
proteínas. Protege a nuestro organismo de los radicales libres, 
ayuda a mejorar la digestión y a aumentar la energía metabólica. 
Además, contiene alta cantidad en vitamina A.

● El lulo: ​Su nivel de hierro ayuda a la producción de glóbulos


rojos y a la oxigenación del cuerpo. - Contiene pectina, un tipo
de fibra de propiedades desintoxicantes, que permite la
eliminación de toxinas y grasas, lo que nivela el colesterol malo
en la sangre.

● La uva:​ ​Las uvas son ricas en antioxidantes, su índice


glucémico no es alto, sino medio; son ricas en fibra en hidratos
de carbono (17%) de rápida asimilación; contienen vitamina C y
entre sus minerales destacan el potasio, el cobre y el hierro,
aunque también calcio, fósforo, magnesio, manganeso, azufre y
selenio.
● La mora: ​La mora es una fruta rica en fibra, como el resto de
bayas silvestres, de forma que facilita el tránsito intestinal. Y la
FEN también recuerda que contiene “una sustancia llamada
pterostilbene, que además de ayudar a reducir el colesterol,
propicia la regulación de la glucosa en sangre, por lo que ayuda
en el tratamiento de la diabetes tipo II”

Maracuyá: ​Es  un  fruta  rica  en  Vitamina  A  y  vitamina  C,  que  gracias  a  sus 
propiedades  antioxidantes  previene  el  envejecimiento,  protege  contra  los 
daños  solares  y  fortalece  el  sistema  inmunológico.Contiene  una  alta 
cantidad  de  fibra  que  mejora  el  tránsito  intestinal  y  reduce  el  riesgo  de 
padecer  enfermedades  gastrointestinales.Tiene  potasio,  fósforo  y 
magnesio.Aporta  un  elevado  contenido  en  hierro  y flavonoides.​Es un fruta 
rica  en  Vitamina  A  y vitamina C, que gracias a sus propiedades antioxidantes 
previene  el  envejecimiento,  protege  contra  los  daños  solares  y  fortalece  el 
sistema inmunológico.