Vous êtes sur la page 1sur 8

¡Qué mentira!

Ensayo sobre la vida y obra de juan carlos Onetti

Juliana Giraldo Gómez


1831284
“…Para mí, el escritor empezó ahí, mintiendo. Después sigue
mintiendo ahí en todos los libros, seguro.”
Juan Carlos Onetti (1977)
1909 dejó marcada la historia del mundo con el trágico hundimiento del barco “Colombia”;

la huelga de las camiseras en Nueva York; y el nacimiento de Juan Carlos Onetti, -en

Montevideo- un pequeño signo de interrogación en aquel momento. Onetti nace el 1 de

Julio y desde entonces sus pasos estarían acompañados del existencialismo y un

sentimiento de desasosiego, que abandonar la secundaría solo acrecentó.

¿Cómo saber quién era Juan Carlos Onetti? Datos confusos, su voz cambiando hechos y

creando nuevos desde muy pequeño, impiden tener una imagen clara de él. Una cortina de

humo que le costó años crear, esconde sus más vergonzosos momentos, ser prisionero en el

Cilindro municipal de Montevideo, trabajar como portero, mozo y vendedor de entradas en

el Estadio Centenario, no pudo ser menos que el sentimiento de fracaso para sí mismo, es

así como uno de los escritores más importantes de Uruguay, forjó el caparazón que años

después utilizaría para escribir múltiples obras, entre las cuales se colaría un imaginario

como Santamaría. Para él -un Baldi de naturaleza- sus lectores, (los derrotados que buscan

respuesta a su condición) no eran más que esa chica insulsa de ojos azules.

Los puntos número cinco y diez, de su Decálogo más uno, podrían dar apertura a los

elementos poéticos que se encuentran dentro de sus creaciones: “…Escriban siempre para

ese otro silencioso e implacable que llevamos dentro, y no es posible engañar”, “Mientan

siempre”. Con premisas como esas empezar un viaje por la literatura Onettiana es casi un

deber.
Para Onetti, la literatura era su amante y sólo escribía cuando realmente lo deseaba; así es

como en 1933, su paso por Buenos Aires le permite incursionar en el mundo de las letras,

mintiendo desde el escritorio de “La Prensa”, publicando su primer cuento Avenida de

mayo- diagonal- Avenida de mayo.

La narrativa de este autor permite encontrar elementos distintivos, como la personalidad

derrotista, autómata y melancólica de sus personajes, tan conscientes de su miseria y a la

vez tan esperanzados por mentir, para transformar ese desastre de manera momentánea;

como lo evidencia El posible Baldi, con su personaje principal: un hombre sumergido en

una lenta vida idiota, quien mientras se dirige a una cita con su novia – de manera fortuita-

gana la admiración de aquella chica insulsa mencionada anteriormente, que lo considera un

héroe –posterior a un episodio que pasa por los ojos de Baldi, casi de manera

desapercibida-, el protagonista, con una pizca de cordialidad, permite que la chica

intercambie palabras con él, e intenta alejarla atravesando su conversación con historias

falsas y repulsivas, historias que -de manera sorpresiva- no generan un sentimiento de asco

en la chica, por el contrario, hace que las pupilas azules se le agranden. Baldi le saca gusto

a su vida falsa y con más entusiasmo inventa de manera tan natural episodios inexistentes,

que causan más tarde un estado de reflexión y tristeza en el personaje de Onetti. El posible

Baldi es el alivio momentáneo para lo monótono e insulso de la vida, la imaginación que

necesitan estas creaciones para transmitir el sentimiento real de lo que finalmente es vivir:

un continuo pasar del tiempo sin mayor gracia que la que produce mentir.

No es solo su destreza y creación en el género del cuento lo que nos permite escuchar su

voz poética, aunque menos reconocidos, Onetti se encargó de escribir un par de poemas y
allí plasmar ese dolor que deriva muchas más emociones, sería fácil tomar cientos de

adjetivos para describir al escritor y su vida, pero de eso se ha encargado él solo con su

poema Balada del ausente.

“…Cotidiano, nocturno, inevitable

Es necesario aceptar la soledad,

Confortarse hermanado

Con el olor a perro, en esos días húmedos del sur,

En cualquier regreso

En cualquier hora cambiable del crepúsculo…”

La poética de este autor va más allá de la decadente realidad que viven sus personajes:

Onetti se encarga de crear un mundo mítico llamado Santamaria, igual -o incluso más-

conocido que Macondo (creado por Gabriel García Márquez) y Comala (por Juan Rulfo).

No es gratuito el éxito que este elemento tiene dentro de sus obras, fue bien heredado por el

gran Faulkner y su condado de Yoknapatawpha. La creación de un lugar común para sus

personajes es la herramienta perfecta para iniciar un juego de complicidad con el lector, así

lo aprovecha Juan Carlos Onetti en su cuento “Tan triste como ella”, dicha idea se

encuentra de manera más profunda y clara en el libro Pasión Crítica escrito por Alejandro

José López.
Cuando un autor se ha encargado de desentrañar y dejar el alma humana desnuda en textos

con poca extensión, de manera eficaz planta la duda, la curiosidad sobre qué más puede

decir en una novela, hasta qué punto el existencialismo Onettiano toca a sus personajes. Así

Onetti se encarga de incluir conscientemente la plurivalencia en su obra La vida breve, que

pertenece a la trilogía del mundo mítico Santamaria. Brausen, el personaje principal

encarna la vida y los dilemas que atraviesa un escritor en su proceso creativo, para la

construcción de un guion cinematográfico, buscar qué personaje encaja, cómo puede

hacerlo funcionar dentro de su historia, así pues, nacen Diaz Grey, Elena y Arce. Brausen a

lo largo de la historia es otro; un sujeto siempre está en construcción y las fuertes

emociones que atraviesa con su mujer (Quien ha sufrido la mutilación de un pecho) lo

hunden en la profundidad del tiempo desperdiciado y la pregunta constante ¿Quién soy?

pregunta que fácilmente responde la multiplicidad en sus personajes, el hombre no es más

que la sombra y la luz, un juego interminable entre el deber y el ser, es un proceso que solo

termina cuando se es cadáver.

La condición de vulnerabilidad es una verdad escondida en cada historia escrita por Juan

Carlos Onetti, las posibilidades de ser el cuchillo o la herida se vuelven entonces un azar, y

los personajes que tejen la historia van admitiendo su propia naturaleza, su propia realidad

que los acorrala y obliga a enfrentar el statu quo en el que se encuentran, es un viaje por la

naturaleza misma que compone al ser humano.

Como sus personajes, así vivió Juan Carlos Onetti los últimos años, acostado en su cama

durante todo el día sumido en la miseria y la imposibilidad causadas por un mal en su


pierna, escribir y leer novelas policiacas eran su única realidad en esos momentos, el

escenario siempre el mismo, acompañado por su mujer Dory Onetti, quien admite la

cobardía de este hombre ante situaciones donde solo escondía su cabeza como avestruz ,

pero reconoce que lo que buscaba el escritor era -como lo ha dicho este ensayo

anteriormente- enseñar que hay que entenderse a sí mismo y que hay que aceptar el juego

de la vida.

El 30 de mayo de 1994 muere un gran mentiroso, ganador de premios como el Miguel de

Cervantes (1980). El mundo que inspiró sus letras lo abandona, lo exilia la muerte para

posiblemente ser recibido en Santamaria, es incierto, pero puede guardarse la certeza de

que en aquel lugar él sería como con sus compañeros de colegio, el narrador de historias

fantásticas.

El escritor uruguayo fue la pregunta constante que cada quien debe resolver, el dolor que

trae la derrota, los posibles Baldis, el desgarrador despertar de una vida que no merece la

pena vivir sin inventar y darle ese je ne sais quoi, sin duda fue el viaje por lo recóndito.

Onetti permite evidenciar que el material literario no es más que la realidad amplificada a

tal punto que se vuelve imposible hacerse el ciego. Aún el más insensible ha sentido el

dolor de fracasar y la satisfacción de mentir al otro que ya no te verá igual. Onetti deja a los

derrotados conscientes de la victoria que es mentir.


Bibliografía:

 Anónimo. "El trágico hundimiento del "Colombia" (1909). "Acción TV. 2018.

Sociedad argentina. 8 de junio 2018

http://www.acciontv.com.ar/soca/notas/varios4/america.htm.

 Alejandro José López. Pasión crítica.

 Baker, Armand. "Las vidas breves de Juan Carlos Onetti. "PDF. 2006. State

University of New York at Albany Albany, NEW YORK (. 8 Junio de 2018

http://www.armandfbaker.com/onetti.pdf.

 Cali: Colección artes y humanidades, 2016.

 Onetti, Juan Carlos. "Balada del ausente. "Poeticous. 2018. Poeticous. 8 de Junio

2018 https://www.poeticous.com/juan-carlos-onetti/balada-del-ausente?locale=es.

 Onetti, Juan Carlos. "Decálogo más uno. "Youtube. 2015. Youtube. 8 junio de 2018

https://www.youtube.com/watch?v=iJMCO_S_IiU.

 Onetti, Juan Carlos. "El posible Baldi. "Ciudad Seva. 2018. Ciudad Seva. 8 junio de

2018 https://ciudadseva.com/texto/el-posible-baldi/.

 Uribe, Diana. "23 de noviembre: en Nueva York comienza la Huelga en las fábricas

de camisas de Nueva York en 1909. "La casa de la historia . 2015. Efémerides. 8

junio de 2018 http://www.lacasadelahistoria.com/23-de-noviembre-en-nueva-york-

comienza-la-huelga-en-las-fabricas-de-camisas-de-nueva-york-en-1909/.