Vous êtes sur la page 1sur 13

EN LO PRINCIPAL: Excepción de falta de presupuesto de la acción.

PRIMER
OTROSÍ: En subsidio, Contesta reclamación judicial; SEGUNDO OTROSÍ:
Patrocinio y poder; TERCER OTROSÍ: Acompaña documentos; CUARTO
OTROSÍ: Notificaciones.

S.J.L. DEL TRABAJO DE SAN BERNARDO

RENÉ DÍAZ GULER, RUT: 5.525.284-K , Inspector Provincial


del Trabajo del Maipo, por la reclamada, INSPECCIÓN PROVINCIAL DEL
TRABAJO DEL MAIPO, RUT: 61.502.000-1, ambos con domicilio en Freire 473,
segundo piso, oficina 209, de la ciudad de San Bernardo, en los autos sobre
reclamo de resolución administrativa caratulados “WAGNER SEGURIDAD,
CUSTODIA Y TRANSPORTE DE VALORES SpA CON INSPECCIÓN
PROVINCIAL DEL TRABAJO DEL MAIPO", Causa RIT Nº I-2-2017, del
ingreso de Vuestro Tribunal, a US. digo:

Dentro de plazo y para efectos de analizar la verdadera


acción intentada en autos, vengo en interponer excepción de falta de
presupuesto de la acción ejercida, la que en virtud de lo dispuesto en el Nº 1
inciso 4º del artículo 453 del Código del Trabajo, deberá ser resuelta en forma
previa y con especial pronunciamiento, por referirse a un vicio a la base del
procedimiento.

Como no escapa a VS., y sabe esta parte y conoce la


reclamante, en derecho las cosas son “lo que son” y no lo que las partes
señalan que son.

Como V.S. podrá observar del escrito de autos y, asimismo,


como V.S. podrá deducir de los argumentos y pretensiones reales de la
reclamación, estamos en presencia de un reclamo dirigido contra la multa
N°3151/2016/40.

Las escasas menciones hechas de la Resolución N° 617 de


21 de diciembre de 2016, resultan en alusiones sin relevancia para el fondo de
lo reclamado y en nada cambia la naturaleza evidente de la acción intentada
en autos.

Lo anterior puede ser observado desde el inicio, en el


primer párrafo de la Reclamación que nos ocupa, donde el actor deja
establecido que su acción se funda en el artículo 503 y siguiente del Código del
Trabajo; a su vez, en el petitorio (Por tanto) nuevamente cita como
fundamento de su petición el artículo 503 del Código del Trabajo. Ambas
referencias son sintomáticas de las reales pretensiones del actor.
Ahora bien, como sabemos, el artículo 503 citado por la
reclamante sólo es aplicable a la Reclamación que se dirige directamente
contra la multa. Todo esto tiene significativos efectos en cuanto a los límites de
la actuación jurisdiccional.

Pero, claro, lo anterior no es suficiente para revelar la


verdadera naturaleza de la acción. Por eso es un deber señalar que la
reclamante, en este reclamo judicial, no ha hecho otra cosa que
transcribir, esto es, copiar textualmente y de forma sustantiva, la
presentación efectuada ante esta autoridad administrativa al solicitar
reconsideración de la sanción, dejando de manifiesto que sus
argumentos y pretensión se dirigen contra la Multa Administrativa y
no contra la Resolución que resolvió la reconsideración administrativa.

La Reclamante en estos autos, mediante la transcripción de


los términos del recurso administrativo de modo literal, esto es, textualmente y
palabra por palabra, en su libelo principal de estos autos, invita a V.S. a
participar de una anomalía procesal, mediante la cual, señalando que se
reclama una Resolución Administrativa, en realidad se reclama, fuera de plazo,
contra la multa administrativa referida.

Para efectos de permitir a V.S. contrastar ambos


documentos y resolver este incidente de previo y especial pronunciamiento de
SS., acompaño copia del escrito de reconsideración administrativa de Wagner
Seguridad, Custodia y Transportes de Valores, para ser cotejado con el libelo
pretensor que en autos presentó esa misma empresa.

A mayor abundamiento, también acredita la falta de


presupuesto de la acción incoada, la completa ausencia de argumentos y
estimaciones, juicios o reparos acerca del ejercicio que hizo el Inspector
respectivo de la facultad de resolver una reconsideración administrativa o de la
legalidad del acto, esto es, si al resolver la autoridad se ha atenido a las dos
causales o situaciones previstas en el artículo 511 del Código del Trabajo.

Así las cosas, resulta evidente que debiendo ser el


presupuesto de la presente acción, que ésta se dirija contra la Resolución
Administrativa que resolvió una reconsideración, su ausencia se traduce en el
cese de la actividad jurisdiccional, actividad que no puede, por simple
economía, participar de un juicio mal incoado.

En consecuencia, el presente reclamo no se puede llevar


acoger a mayor tramitación, toda vez que la acción ejercida tiene como
presupuesto la disputa judicial en torno a una Resolución distinta de la
reclamada.

POR TANTO;

A US. PIDO: Tener por opuesta excepción de falta de presupuesto de la


acción, de conformidad al Nº1 inciso cuarto del artículo 453 del Código del
Trabajo, la que solicito sea resuelta en forma previa y mediante especial
pronunciamiento, declarándose, en definitiva, que la acción se presentó con
falta de presupuesto, todo ello con expresa condenación en costas.

PRIMER OTROSÍ: Dentro de plazo, en subsidio de la excepción anterior y


ante el evento que aquél no fuere acogido, contesto la reclamación deducida,
pidiendo desde ya que sea desechada en todas sus partes, por las razones que
paso a exponer:

I. CONSIDERACIONES PREVIAS RESPECTO DE LA ACCIÓN DE


AUTOS

Tal como se desprende de la demanda, la acción que


debía ejercerse en autos corresponde a un Reclamo en contra de la Resolución
N°617 de fecha 21.12.2016, que se pronunció sobre LA RECONSIDERACION
ADMINISTRATIVA, presentada ante este Servicio el día 24 de agosto de 2016;
entonces, la fuente legal a la base de la presente Litis se encuentra en los
artículos 511 y 512 del Código del Trabajo. Ahora bien, dado lo expuesto,
resulta imprescindible tener presente la diferencia entre dicha acción y la
señalada en el art. 503 del Código del Trabajo.

En efecto, establece la primera de estas normas (art. 511


del Código del Trabajo) la facultad que asiste al Director del Trabajo para dejar
sin efecto o rebajar las sanciones administrativas impuestas por los
fiscalizadores de su repartición, siempre que en la solicitud se acredite
fehacientemente haber dado íntegro cumplimiento a las disposiciones
legales, convencionales o arbitrales cuya infracción motivó la sanción, o bien
que aparezca de manifiesto que se incurrió en error de hecho en la
aplicación de la multa.

Por su parte, la segunda de las normas (art. 512 Código


del Trabajo), en su inciso 1º, establece el plazo para interponer el recurso
administrativo y la forma en la cual se debe pronunciar el mencionado órgano
administrativo, consagrándose en su inciso 2º la posibilidad de que dicho acto
jurídico administrativo (reconsideración administrativa de multa) sea revisado
jurisdiccionalmente.

Por lo señalado, queda de manifiesto que el objeto de una


reclamación de esta naturaleza, es decir, una Reclamación Judicial en contra de
una Resolución de Reconsideración Administrativa, es precisamente ese: la
revisión jurisdiccional de la Resolución Administrativa que se pronunció
respecto de la Solicitud de Reconsideración presentada por el empleador, a fin
que el Tribunal competente se pronuncie respecto del ejercicio de la facultad
conferida al Director del Trabajo de rebajar o dejar sin efecto una multa
impuesta, ello en relación a la solicitud del empleador y los
antecedentes allegados por él a la instancia administrativa.

Así lo han entendido Tribunales Superiores de Justicia. Esta parte ha


querido compartir con VS. las reflexiones que tales tribunales han hecho sobre
la materia. Así por ejemplo un fallo reciente de la Iltma. Corte de Apelaciones
de Santiago, Reforma Laboral 2671-2016, de 21 de abril recién pasado, en que
se señala lo siguiente:

Octavo: Que en la hipótesis de la segunda vía de impugnación –cuyo es el


caso de autos- corresponde al Juez, en consecuencia, controlar o verificar la
legalidad del acto administrativo ante el que se acudió, esto es, si al resolver la
autoridad se ha atenido a las dos causales o situaciones previstas en la ley
antes referidas.

Y más adelante agrega, sin dejar lugar a dudas:

Décimo: Que, por la vía de la reclamación en contra de la resolución dictada


con motivo de la reconsideración administrativa de la multa, conforme al
artículo 512, no puede atacarse la existencia de la infracción misma, ni la
calificación jurídica de los hechos, o si el fiscalizador realizó o no una
interpretación de la ley o si la infracción se encuentra o no mal cursada,
puesto que la vía de impugnación establecida en el artículo 511 limita al
recurrente, al Director del Trabajo y al Juez, a revisar si aparece de manifiesto
que se ha incurrido en un error de hecho al aplicar la multa o, en su caso, si se
ha dado íntegro cumplimiento a las disposiciones legales, convencionales o
arbitrales cuya infracción motivó la sanción.

También la Iltma. Corte de Apelaciones de Antofagasta se


pronuncia al respecto en Autos Rol 196-2016:
CUARTO: Que, primeramente, para resolver la controversia
sometida al conocimiento de esta Corte, se tendrá presente que, según lo
dispuesto en el artículo 512 del Código del Trabajo, sólo es posible
pronunciarse respecto de la resolución Nº117/2016 de 11 de mayo de 2016,
dictada por orden del Director del Trabajo, y que se pronunció sobre la
solicitud de reconsideración de la multa N°1765/2016/ - 1, 2 y 3, toda vez que
acorde lo prescribe el artículo 511 Nº1 y 2 del mismo cuerpo legal, una vez
que se ha instado por la vía administrativa para reclamar de la resolución de
multa impuesta por la Inspección del Trabajo, no compete al Tribunal decidir
sobre aquella resolución que impone la multa, puesto que ello importaría
desconocer el carácter fatal del plazo establecido en el artículo 503 del Código
del ramo para deducir reclamación respecto de las multas impuestas.

Por último, y sin que sean los únicos fallos que contienen la
doctrina en análisis, cabe referir una Sentencia de la Iltma. Corte de
Apelaciones de San Miguel, en Autos Rol N°141-2016:

SEPTIMO: Que de la interpretación armónica de las


disposiciones ya relacionadas, se presentan dos caminos a elegir por el
afectado por la aplicación de una multa constatada que sea una infracción legal
por un Inspector del Trabajo. El primero de ellos es que una vez notificada la
multa aplicada conforme a la correspondiente infracción, el interesado proceda
dentro del plazo de 15 días a reclamar de ella ante un Juez del Trabajo, en
este caso, la actividad a desarrollar por el órgano jurisdiccional es ilimitada, ya
que la norma nada dice respecto a su extensión, en consecuencia el Juez que
conoce de esta reclamación, puede rebajar la multa, dejarla sin efecto o
simplemente mantenerla, según se desprenda de los antecedentes aportados
para la decisión del Juez. La segunda posibilidad para quien pretenda reclamar
de una multa administrativa, es pedir reconsideración al mismo órgano
administrativo, recurso administrativo que, en términos generales, siempre es
procedente ante la autoridad que aplica una determinada sanción en el orden
administrativo, en este segundo caso el plazo es 30 días. En esta última
situación planteada, conforme al artículo 511 del Código del Trabajo, el
Director del Trabajo al resolver la reconsideración tiene los siguientes límites,
rebajar la multa si se acredita en el plazo de 15 días (mismo plazo para
reclamar de la aplicación de la multa ante el Juez del Trabajo) que el infractor
dio cumplimiento íntegramente a las normas que dio origen a la infracción, en
esta última situación queda de manifiesto la efectividad de haberse infringido
la norma que motivó la multa puesto que de otra manera, el infractor nada
habría tenido que cumplir. En el evento de existir un error de hecho manifiesto
en la constatación de la infracción, la facultad de quien reconsidera es de
dejarla sin efecto. De esta resolución que recae en una reconsideración en los
términos descritos, el infractor tiene un plazo de 15 días para reclamar ante el
Juez del Trabajo, quien no puede extenderse más allá de los límites que la
propia ley le estableció al Director del Trabajo, toda vez que lo que se está
reclamando en estas circunstancias es de la resolución que recayó en la
Reconsideración y no, de la Resolución que primitivamente aplicó la sanción,
puesto que de haberse querido la revisión de todas las cuestiones fácticas que
rodearon a la infracción, éste debió haber reclamado en la primera oportunidad
conforme al artículo 503 del Código del Trabajo, sin embargo, lo hizo
amparado en el artículo 512 del mismo cuerpo legal, reclamando de la
resolución de la reconsideración, con lo cual el propio infractor hizo la opción
que la Ley le facultaba. La sentenciadora formula el mismo análisis en el
considerando séptimo.

OCTAVO: Que entenderlo de otra manera a la manifestada


precedentemente implicaría que la persona que reclama directamente de la
primera resolución, estaría en una situación desmejorada con respecto a
quien lo hace interponiendo una reconsideración, ya que en éste último caso
se le estaría otorgando una triple revisión, dos en sede administrativa más la
jurisdiccional y por tanto, proporcionándosele un plazo mucho mayor a aquel
que elige la primera opción, en donde sólo tendría dos revisiones y, además,
en un plazo más breve que aquel que pidiera una reconsideración. Nada
justifica tal diferencia, como tampoco tendría sentido alguno lo dispuesto en el
artículo 503 en relación con el 511 del Código del Trabajo.

De manera en general pacífica, se ha concluido que la acción que


nos ocupa da vida a un procedimiento que tiene establecido el marco de la
discusión y los límites de lo que se resolverá, y esto es que no puede ser
revisada en esta litis la multa impuesta por haber el fiscalizador constatado
una infracción laboral, por cuanto el empleador ya hizo uso del derecho de
opción conferido por el Código del Trabajo: en efecto, optó por solicitar la
reconsideración administrativa de la multa, y en el presente litigio sólo es
dable, para este Tribunal, analizar si la Resolución Administrativa dictada por
el Inspector Provincial del Trabajo, como consecuencia de dicha solicitud, fue
pronunciada de acuerdo a los parámetros establecidos en el artículo 511 del
Código del Trabajo.

Ahora bien, resulta dificultoso admitir que la demanda


de autos pueda ser acogida, desde que el cuerpo del escrito sometido
al juicio del Tribunal, se corresponde en general con el texto de la
reconsideración administrativa de multa, es decir, fueron copiados,
palabra a palabra, los términos y argumentos del Recurso Administrativo,
confirmando que en la especie estamos en presencia de una reclamación
impropia, dirigida contra la multa, sin que se haga cargo de la actividad del
Ente Administrativo al resolver la reconsideración incoada por la reclamante de
autos.

Con el mérito de lo expuesto estimamos que debe rechazarse la


Reclamación incoada por Wagner Seguridad, Custodia y Transportes de Valores.

II. IMPOSIBILIDAD DE INCORPORAR EN EL PRESENTE PROCESO


ANTECEDENTES NO ACOMPAÑADOS EN SEDE ADMINISTRATIVA.

No podemos dejar de señalar en esta defensa, que no es


posible considerar o apreciar en el presente litigio otros antecedentes, distintos
de los acompañados en su oportunidad a la solicitud de reconsideración. De
otra manera la actividad jurisdiccional resolvería sobre la corrección normativa
de la actuación administrativa, con elementos que la administración no tuvo a
la vista al dictar su resolución.

Se acompañaron al formulario F-10 un escrito con los


argumentos de la reconsideración y los siguientes documentos: 1) Copia del
acta de fiscalización F24-1 1313/2016/1314 de fecha inicio 15 de julio de 2016;
2) Copia acta de resolución de multa y comprobante de correos; 3) Copia de los
finiquitos por las trabajadoras; 4) Copia de cartas de despido de fecha 21 de
junio de 2016. (Además de un poder de representación)

Como se ha expresado, en los autos se debe determinar si el


Director del Trabajo resolvió la Reconsideración, ajustando su actuar a derecho,
que en el presente caso quiere decirr, sujetándose a las únicas dos causales
que se le autorizan, para lo cual solo debe incorporarse y/o atenderse a la
prueba puesta a disposición del Ente Administrativo.

III. DE LA MULTA ADMINISTRATIVA y DE LA RECONSIDERACIÓN


ADMINISTRATIVA
ARGUMENTOS DE HECHO
i) De los hechos constatados:
El 21 de junio de 2016 se genera Comisión de trabajo para la
Fiscalizadora doña Gloria Basulto Rivera, en virtud de una denuncia del
Sindicato Interempresa Nacional de Trabajadores de Contratistas y
Subcontratistas, Sintrac II. Dicha denuncia daba cuenta de la separación ilegal
de las trabajadoras Marilyn Toledo Pinilla y Karla Contreras Muñoz, quienes se
encontraban amparadas por fuero sindical, al ser electas delegadas sindicales,
de acuerdo a todos los antecedentes disponibles.

Efectuadas las visitas inspectivas y previa revisión documental


que acreditase la calidad de Delegadas Sindicales de las afectadas, se requirió
al empleador, poniéndole en conocimiento la calidad que ostentaban las
trabajadoras, que acreditase contar con autorización judicial para separar a las
trabajadores.
Como correspondía a su cometido, ante la ausencia de
autorización judicial, la fiscalizadora actuante requirió la reincorporación de las
trabajadoras, en dos oportunidades: el 15 de julio de 2016 y 19 de julio del
mismo año. Es decir, se otorgó dos oportunidades al empleador para ajustar su
conducta a derecho.

La huella de la actividad inspectiva se verifica en el Informe de


Fiscalización 1313/2016/1314, del que compartimos con el tribunal algunos de
los antecedentes y constataciones, sin perjuicio de acompañar dicho
instrumento en su oportunidad.

Señala en lo pertinente el referido informe:

“A fin de dar cumplimiento a principio de fiscalización


representante de empresa señala que se puso término a relación laboral de
trabajadoras Karla Contreras Muñoz y Marilyn Toledo Pinilla, en
desconocimiento de su fuero sindical, que a la fecha aún no reciben
notificación de los hechos. Agrega que trabajadoras se pueden reincorporar a
sus funciones, sin embargo para ello requieren la devolución del dinero pagado
en finiquitos.”

“Separación ilegal de trabajadora con fuero Laboral -


Sindical: Se informa que Delegadas Sindicales exhiben Acta de elección de
delegado sindical de fecha 20 de junio de 2016, mediante la revisión se
verifica que ésta incluye una nómina de 13 participantes respecto de los cuales
se constata que 11 trabajadores involucrados se encontraban con Contrato de
Trabajo vigente a la fecha antes señalada.
Delegados Sindicales acompañan Certificados Nº 1301.2016.8348 – Nº
1301.2016.8349, emanados de la Dirección del Trabajo, donde se Certifica que
el mandato de las Delegadas Sindicales Marilyn de Lourdes Toledo Pinilla y
Karla Contreras Muñoz, se encuentra comprendido en el período 20 de junio de
2016 y 20 de junio de 2018.
Se informa que doña Marilyn Toledo Pinilla, fue contratado con fecha 17 de
enero de 2014, según consta en Contrato de Trabajo.
Se informa que doña Karla Contreras Muñoz, fue contratada con fecha 17
de marzo de 2015, según consta en Contrato de Trabajo.
Se tiene a la vista Copia de finiquito ratificado ante ministro de fe en donde
se indica la desvinculación a contar del día 21 de junio de 2016 de acuerdo a lo
dispuesto en el Art. 161 inciso primero del Código del Trabajo, lo anterior
respecto de las dos trabajadoras afectadas.

a) Conclusiones (referidas respecto de la aplicación o no de


sanciones):
En atención a materia requerida para su fiscalización que dice relación con
separación ilegal de trabajadores que gozan de Fuero Laboral Sindical, la
suscrita informa a Representante de Empresa Sra. Carolina Mellado Mena,
sobre la imposibilidad de separar a trabajadoras Marilyn Toledo Pinilla y Karla
Contreras Muñoz, sin autorización judicial previa y, en consecuencia, el
carácter ilegal de la separación que afecta a ésta última, lo que configura,
desde ya infracciones, por las cuales se le sancionará en el curso de la
fiscalización si no se allana a poner término a la separación indebida.
Representante de empresa no se allana en los plazos otorgados y no
reincorpora a trabajadoras que gozan de Fuero Laboral Sindical.”

ii) De las resoluciones dictadas:


Para arribar a la conclusión anterior, la fiscalizadora informó a la
empresa de la existencia del fuero de las delegadas y requirió la
reincorporación de las mismas en dos oportunidades. Pues bien, a partir de
dicha actividad fiscalizadora, ante la negativa de la empresa, la funcionaria
actuante constató la siguiente infracción:

PONER TÉRMINO AL CONTRATO DE TRABAJO DE LAS TRABAJADORAS MARILYN


TOLEDO PINILLA Y KARLA CONTRERAS MUÑOZ, CON FUERO LABORAL SINDICAL, QUE
TIENEN EL CARGO DE DELEGADO SINDICAL, DE SINDICATO INTEREMPRESA
NACIONAL DE TRABAJADORES DE CONTRATISTAS Y SUBCONTRATISTAS DE CHILE
SINTRAC II, SIN CONTAR CON LA AUTORIZACIÓN PREVIA DEL JUEZ COMPETENTE.

Dada la infracción y considerando su incuestionable gravedad, se cursó


la multa N° 3151/16/40 por 210 UTM.

Notificada de la multa, con fecha 24 de agosto de 2016 la sancionada


solicitó ante la Inspección Provincial del Trabajo, reconsideración de la multa,
con argumentos que reproduce en este reclamo, como ya se ha señalado
latamente.

Con fecha 21 de diciembre de 2016 fue resuelta la reconsideración


administrativa, en términos que no dejan lugar a dudas, que el resolutor se
ajustó a los términos previstos en los artículos 511 y 512 del Código del
Trabajo. Su texto es el siguiente:

Que, en relación con la nulidad, esta deberá desestimarse en el presente


procedimiento de reconsideración administrativa, pues el ámbito de las
facultades otorgadas al órgano resolutor, se limita a determinar la existencia
de un error de hecho al cursar la sanción o el cumplimiento normativo
posterior. En cuanto a la reconsideración administrativa, la calidad de
delegadas sindicales, para efectos de su reincorporación, fue debidamente
comunicada por la autoridad competente; sin embargo, la empresa no se
allanó, esto es, no estuvo dispuesta la recurrente a subsanar el hecho
infraccional, no obstante ponerse en su conocimiento el fuero que amparaba a
las trabajadoras, insistiendo en el despido sin la autorización del juez
competente. Entre los antecedentes aparece además que la elección de las
trabajadoras fue comunicada a la empresa mediante correo certificado de
fecha 22 de junio de 2016. De esta forma, puede estimarse que la empresa
obró de buena fe al comunicar el despido, pero desde que se le comunica por
la autoridad que existe un fuero que ampara a las trabajadoras, le cabe a
aquella allanarse o infringir la ley, optando en el presente caso por esto último,
de manera que la sanción está bien cursada y deberá mantenerse.

IV. DE LOS ARGUMENTOS DEL PRESENTE RECLAMO Y DE LA


TEORÍA DEL CASO
Tal como se resumió en la Resolución N°617 ya referida, es posible decir,
en una versión libre pero ajustada al libelo en análisis, que los argumentos
pertinentes del reclamo son más o menos los siguientes:

Que las trabajadoras fueron desvinculadas con anterioridad a la fecha de


la fiscalización y de la supuesta notificación de que estas fueron elegidas
delegadas sindicales, por lo que a la fecha de la desvinculación la empresa no
requería de autorización judicial, no incurriendo en la infracción por la cual fue
sancionada. Agrega que a la fecha no ha sido notificada de que las ex
dependientas gozan de fuero sindical y que el fiscalizador no consideró lo
dispuesto en el artículo 225 del Código del Trabajo, pues ante la ausencia de la
comunicación exigida por la ley, el fuero le era inoponible; señala que de no
producirse la notificación en forma oportuna, priva a las trabajadoras del
fuero. Las trabajadoras, al recibir el cheque del finiquito, manifiestan por
escrito que fueron despedidas con fuero laboral, siendo ese el primer indicio al
respecto; agrega que las trabajadoras recurrieron a la Inspección del Trabajo
una vez pagadas de sus finiquitos y que se indicó a la fiscalizadora que si
hacían devolución del cheque podrían eventualmente reincorporarse, lo que no
quisieron y en atención a la mala fe de su proceder y a que a la fecha de la
desvinculación le era inoponible el fuero, la empresa tomó la decisión de no
reincorporarlas

V.S. podrá apreciar que la Teoría del Caso de la reclamante es que no


solo le era inoponible el fuero al tiempo de efectuar el despido, lo que es
evidente pues ignoraba la elección de las delegadas, sino que al no
comunicársele con anterioridad al despido el fuero de las delegadas, dicho
fuero le es inoponible del todo y para todo el tiempo posterior.

Cabe señalar que le elección de las trabajadoras le fue comunicada a la


empresa por el Sindicato respectivo mediante Carta Certificada de fecha 22 de
junio de 2016.

Siguiendo con la interpretación de Wagner, las actuaciones de este


Servicio carecerían de todo valor para efectos de poner en conocimiento de la
empresa el fuero de las trabajadoras y como consecuencia de ello requerir la
reincorporación. En otras palabras, la Inspección del Trabajo pone en aviso al
empleador de la existencia de un fuero laboral válido, pero ello no le obliga ni
le afecta.

La comunicación del fuero de las trabajadoras mediante carta certificada


se verificó con exactitud, con la entrega de la carta el 23 de junio de 2016.
Para el 15 de julio de 2016, fecha en que se requiere al empleador la
reincorporación, este estaba en pleno conocimiento del fuero; además este le
era informado en el acto, no por un hijo de vecino sino por la autoridad
administrativa.

Como parte del procedimiento, la fiscalizadora otorgó dos oportunidades


a Wagner para reincorporar. La empresa exigía la devolución de un cheque o
cheques. La empresa no reincorporó. La empresa lo que ignora es cómo deben
hacerse las cosas conforme a la ley y al sistema de relaciones laborales que
nos rige. Que pasos y tiempos debe respetar.

¿Qué quiero decir con lo anterior? Quiero decir que la empresa ha


incurrido en la grave figura de la autotutela. Quiero decir que la empresa no
entendía que debía seguir los pasos que dispone la ley. ¿Y qué pasos son
estos? Pues que debió reincorporar a las trabajadoras y así cumplir la ley; y si
tenía algún reparo que hacer al fuero de las delegadas, debía concurrir a la
sede correspondiente y solicitar el desafuero (como terminó haciendo en Autos
O-516-2016 de este Tribunal); y si tenía cobros que efectuar a las trabajadoras,
debía concurrir a la sede correspondiente y demandar el pago.

Tan evidente resultaba que debía reincorporar a las trabajadoras sin


más, que tuvo que ser un tribunal, este Tribunal, el que ordenase, antes de
entrar a conocer de cualquiera de las alegaciones del juicio, la reincoporación
inmediata de las trabajadoras (Autos S-10-2016)….y las reincorporó, por fín las
reincorporó. Para lo anterior el Tribunal ofició a este Servicio, quien concurrió a
la empresa para que se cumpliera la orden judicial.

Como queda claro, la empresa no quiso respetar las etapas y los tiempos
que nuestro sistema de relaciones laborales prevé para la resolución de los
asuntos como el que nos ocupa. Por eso se le impuso una multa, acorde a la
gravedad de la falta y al tamaño de la empresa.

POR TANTO, en virtud de lo dispuesto en los arts. 225, 229, 243, 511 y
512 del Código del Trabajo; Decreto con Fuerza de Ley Nº 2 del año 1967, del
Ministerio Del Trabajo y Previsión Social.

RUEGO A V.S. tener por evacuado el traslado dentro de plazo, por


contestada la demanda y solicitado el rechazo de la reclamación en todas sus
partes, en virtud de la inexistencia de fundamentos que permitan dejar sin
efecto la sanción o rebajarla, pidiendo que se mantenga lo resuelto por dicho
acto administrativo y se condene en costas reclamante.
SEGUNDO OTROSÍ: Que vengo en designar abogados patrocinantes y
conferir poder Eduardo Flores Jopia, RUT: 12.214848-3, y a don Rodrigo Castillo
Serrano, RUT: 13.882.920-0, con todas las facultades del artículo 7 del Código
de Procedimiento Civil, domiciliados para estos efectos en calle Freire Nº 473,
oficina 210, comuna de San Bernardo.

POR TANTO,
SOLICITO A US. Tenerlo Presente.

TERCER OTROSÍ: Ruego a US., tener por acompañados lo siguientes


documentos:
 Escrito anejo al Formulario de Solicitud de Reconsideración
Administrativa, emanado de WAGNER SEGURIDAD, CUSTODIA Y
TRANSPORTE DE VALORES SpA

 Resolución N° 4100 de fecha 2 de octubre de 2002, que da cuenta de mi


nombramiento en el cargo de Inspector Provincial del Trabajo del Maipo
POR TANTO,
A US. PIDO tener por acompañados los documentos señalados

CUARTO OTROSÍ: Solicito a Ssa. ordenar que las resoluciones que se


dicten en la presente causa se me notifiquen vía correo electrónico, a la
dirección electrónica efloresj@dt.gob.cl y rcastillo@dt.gob.cl , de acuerdo a lo
dispuesto en el artículo 442 del Código del Trabajo.

RUEGO A US. acceder a lo solicitado.