Vous êtes sur la page 1sur 2

Universidad de Santiago de Chile

Facultad de Humanidades
Cátedra de un Mundo Globalizado
Profesora: María Concha
Ayudante: Felipe Álvarez
Alumno: Vicente Contador

Ficha Número 1

La cita elegida para la presenta ficha, viene de la pluma de Jared Diamond, quien escribe: “El último
motivo de esperanza es la propia interconexión del mundo contemporáneo globalizado.
Acumulamos conocimientos sobre el hundimiento de las sociedades de antaño para obtener un
beneficio concreto de ese saber. Dicha inteligencia del tiempo y del espacio desde ayer hasta hoy es
nuestra gran suerte, puesto que ninguna sociedad pasada se ha podido beneficiar de ella hasta tal
punto.” (Colapso: porqué unas sociedades perduran y otras desaparecen, 2006)

Al analizar este extracto, podemos determinar que se trata de una escueta defensa del proceso
actual de globalización basado en una arista, como lo es el intercambio rápido de información. Sin
embargo, al verificar en detalle, podemos dar cuenta que no trata siquiera de eso, sino que hace
alusión al almacenaje de información que compete a ciertas sociedades que colapsaron en la
antigüedad, y como el uso de esta información puede ser de utilidad en el futuro.

Defender la globalización en base a este solitario punto no es suficiente y causa más que rechazo,
ya que se olvida todo lo malo que trae la globalización, y además de todo lo bueno que es capaz de
aportar, todo en torno a la experiencia acumulada que ya desde antes del proceso de globalización
era posible apreciar. Desde Heródoto quien es considerado el padre de la Historia que existe la
noción de preservar la Historia.

Creo que las palabras de Joseph Stiglitz reflejan de una manera mas concreta lo que puede llegar a
hacer la globalización; “Hoy en día poca gente defiende esta gran hipocresía: se pretende ayudar a
países en vías de desarrollo mientras se les fuerza a abrir sus mercados a los productos de los
países industrializados avanzados, que continúan protegiendo sus propios mercados. La naturaleza
de estas políticas hace a los ricos más ricos y los pobres más pobres… y más furiosos.” (El malestar
de la globalización, 2002)

La globalización es algo que no puede ser detenido, y un proceso que tampoco puede ser
revertido. Pero no por eso debemos perder la cautela, sino que, al contrario, siempre se debe
estar cual centinela que avista los peligros en los mares. La globalización no es maravillosa como
nos la pintaba el señor Diamond, sino que es algo que puede resultar muy mezquino y que si se
deja libre puede resultar en penurias para quienes sean mas desprotegidos como lo pueden ser los
pobres o los desinformados.

Sin embargo, si de alguna manera se lograse encauzar la globalización, controlar y volverlo


equitativo, entonces es posible que devenga en algún bien para el mundo. Es muy interesante que
ya desde la antigua Grecia se hacía notar lo que la globalización podría ser. Polibio en sus escritos
deja lo siguiente: “Antes los acontecimientos que se desarrollaban en el mundo no estaban ligados
entre sí. Ahora, dependen todos los unos de los otros” Esto significa la globalización en su máximo
esplendor. No es un proceso bello que sirve para avanzar como sociedad, así como tampoco es el
dantesco panorama planteado por Stiglitzm sino que resulta en una interconexión de personas,
culturas y países entre los cuales si uno es grandemente afectado, entonces es seguro afirmar que
muchos otros serán remecidos Sin embargo son aquellas grandes potencias cuyo único propósito
es el beneficio personal quienes no han dado cuenta de esto, y hasta que las diversas sociedad no
den cuenta de esto, entonces la globalización aun no habrá empezado de verdad.