Vous êtes sur la page 1sur 13
La Constitucion de 1993 Analisis Comparado Enrique Bernales Ballesteros con fa colaboracién de Alberto Otarola Pefiaranda CONSTITUCION © Derechos de autor reservados Enrique Bemales Ballesteros Quinta Edicién: Setiembre de 1999 Lima, Peri. © Derechos de Edicion y artes getificas reservados Representaciones Alexander Oré EDITORA RAOS.R.L. Jt. Miguel Aljovin N° 159 Teléfono: 428-S941 Lima, Pent Edicién y Correccién = Albeno Otérola Pefaranda Disefio y Diagramacién - Rodolfo Alban Guevara Adolfo Chavarei Arancibia Disefio de Cardala 2 Gisela Scheuch © Primera Falicién 3 Setiembre de 1996 Segunda Edicién : ‘Octubre de 1996 Tercera Fidicidn 3 Noviembre de 1997 ‘Cuasta Edicién 5 Juliode 1998 Quinta Edicién 2 Julio de 1999 Conforme a ia ley peruana de derechos de autor, queda prohibida ly repraduccidn total © parcial de este libro, ni su aratamicato informatico, ni Ja transmisin de ninguna forma o por cumlquicr medio, ya sea clectrénica, mecdnica, por fotocopia, por registro u otros métados, sin el permiso previo ¥ por escrito de los titulares del copyright. LA CONSMTUGION DE 1993: ANALISIS COMPARADO 167 de laCartade 1933. Debe anotarse que como muchas de las disposiciones udscritas porel texto constitucional, ésta proviene de los regimenes parlamentarias, En estos ic cl expres iltimos. el gabinete entra en fancionamicnto solamente cuando consi voto de confianza de la Asamblea, La cuestin de confianza es un procedimiento provocado a iniciativa del gobiena, rexpecto a la adopcién porel Parlamento deh medidas que aquél sostiene y propone. La importancia politica de esta figura ‘constitucional radica en la subordinacign de a suerte del gabinete a la udopcidn o el rechaza del Congreso ante la cuesti6n de confianza plantenda, Desde esta éptica, si ta za. no es acordada, el gabinete no podria entrar en funciones confi La Constitucin de 1979 traté el asunto sefialando que la presentacin del gabinete tecién constituido no daha lugar al voto de confianza, Esta prudencia desapanece on Ja Constitucién de 1993, al forzarse el voto de investiduna a un gabingte que sc conforma dentro de una \égica presidencialista. Se irata pues, de un error de concepeién, que consiste en no reparar que la cuestién de confianya sélo funciona en regimenes politicos parlamentaristas, en los que el origen del mandato del gabinete proviene del Parlamento. Fs kigico que en ese esquerma, este dreano del Rxtadoxe encuentre plenamente facultade para otorgar o no la confianza politica solicitaea, puesto que es de su seno que se origina el propio gobicmo. En otras palebras, ol gabinete depende politicamente del Congreso, y es aesia instancia ala que le dicho explivaciones respecto de su plan de trabajo El anterior anilisis no significa tampoco que estemos en contra de la exposicion del programa de gobierno, Fl (rabajo legislative ne puede quedar exctusivamente libradea la inspiracién y buenos propésitos de los representantes. Por el contrari, la complejidad de Ios hechas socio-cconémicos que hey en dia son materia de: gobierno, eigen una concepeién programética que determine la formulacism de las politicas, las prioridades y las metas de inversién publica. Se trata, porello, de promover un debate técnico y cientifico sobre tales metas; pero el debate tiene también que ser politico. Mediante él, las distintas fuerzas representadas en cl Parlamento tendrén la ocasidn de oponcr sus reparas eriticos, denunciar to que son interuses prioritarios tras e] programa general y formular ante el pars sus concepciones alternati vas“, Como to sastenerans Vineas arsiba, este tipo de debate es necesario, pero mil sc podria plantear sobre éluna cuestién de contianza, porque s€ estarva desviriuande -como de hecho se ha desvirtuado- el eardcter definidamente parlamentarista de ta figura constitucional, que no encaja con el modelo de la Constitucién de 199%. En concordancia con nuestra propuesta ¥ debide a la importancia de la presentacitin del plan de trabajo del Gabinete en cl Congreso, quizé podrian ienplementarse vito + RUBIO/BERNALES: Op. ait p. 415. 600