Vous êtes sur la page 1sur 3

sindicato o se mantiene independiente, el intelectual firma un manifiesto, etc.

")
y provocados artificialmente por una in~ervención del investigador ("entrevista,
sondeo. psicodrama,' etc:').

g) Relaciones entre actitudes y c?mportamientos poUticos

En general, las actitudes determin.an los comportamientos y éstos son las


manifestaciones exteriores de aquél ras. Porque mi tabla de valores -que
corresponde a mi actitud- es de carácter "persona lista" , voto por partidos
pollticos antitotalitarios, Pero la relación no es siempre tan simple ni es tampoco
siempre válida. La actitud no es la causa única que determina el comportamien-
to, sino que, de acuerdo con el lenguaje de Meynaud y Lancelot" es una variable
intermedia o hipotética. No hay qu'e olvidar al respecto que la situación
condicionante de la actitud es mucho menos especifica y particularizadora que la
situación condicionante del comportámiento. Por eso, puede ocurrir que con 5
actitudes idénticas se den comportamientos diversos y que, a la inversa, con
actitudes diversas se den comportamientos idénticos.
La incoherencia entre la actitud política y el comportamiento poi ítico suele
Los factores económicos
ofrecer diversas. manifestaciones. Puede deberse al influjo de las situaciones
cambiantes. Pero puede obedecer 1:.ambién a la "traición" consciente o
inconsciente de las actitudes por los comportamientos: En el primer caso, la
actitud "débil" cede ante otras soiicitaciones que asedian al sujeto (v.g.:.
representaciones inhibitorias -miedo-"o veleidades del espíritu -vanidad-). En
el segundo caso, la actitud profunda es sustituida por una corriente de opinión
superficial. Tanto respecto de la actividad política como de su conocimiento
puro o desinteresado interesa distingui'r entre las actitudes, de suyo profundas, y 1. LA IMPORTANCIA DE LOS FACTORES ECONOMICOS
los "comportamientos solicitados, estereotipados o contingentes".
Según sea la "estructura del poder", tiene mucha importancia la cuestiólí de
los influjos recíprocos entre las actitudes y comportamientos de gobemantes y
a) Relaciones entre economía y política.
La cuestión de la primacía .
gobernados. También tienen mucha importancia las relaciones entre actitudes
políticas y comportamientos político~ 'para caracterizar los "tipos políticos" o,
La importancia que sin duda tienen los factores económicos y la
más precisamente, los tipos de protagC?nistas de la actividad política. En efecto)
importancia, aun mayor que la real, que les ha atribuido la doctrina marxista, han
no son las actitudes políticas ni los cqinportamientos políticos por si solos, srno
creado no pocos equívocos ac~rca de las relaciones entre economía y política.
la trama entre ambos, lo que permite establecer esas tipologías. Así ocurre, por
Por eso, es necesario, ante todo, aclarar los límites de los respectivos campos y
ejempld, con los tipos de bel agi~~dor"" "el burócrata" y "el teórico"
colocar en su justo lugar la noción de la "primacía de lo económico".
establecidos por Lasswell, con patrone's:psicológicos.
La política, sean cuales fueren sus variantes, traduce siempre una relación de
mando y obediencia (poder: gobernantes y gobernados). En cambio, la
economía se refiere a los recursos escasos y a la producción, distribución y
consumo de bienes y servicios. Por lo' tanto, no hay motivos para confundir
como se hace frecuentemente los sistemas politicos con los sistemas económicos
-v.g.: democracia y capitalismo-o
En cuanto a la supuesta "primada de lo económico" no es sino una frase
hecha que, a fuerza de ser repetida, se ha convertido para muchos en una
expresión fiel de la realidad. Ha aclarado bien Burdeau que no puede haber
prob,lema de prioridad entre lo económico y lo político por la sencilla raZÓn de
que no pertenecen a la misma especie. Pero, en todo caso, si cupiera alguna
116
117
relieve la falacia y la unilateralidad de la doctrina marxista que considera que lo
primacía sería, como lo ha puesto de relieve Aran, de lo político sobre lo
económico. No es la economía soviética -dice el autor mencionado en último político es mero epifenómeno de lo económico y ha sostenido que existen otros
. término, ejemplificando su tesis- la que determina el régimen político, sino, al antagonismos aparte de los económicos, por ejemplo los de carácter ideológico
revés, la planificación de la economía soviética es el resultado directo de las que también influyen sobre la actividad política. '
decisiones adoptadas por los dirigentes del partido. De modo más general, la De cualquier modo -y al margen de la tesis marxista-, es innegable que los
primada de lo pol{trco se advierte claramente cuando, al comparar los distintos factores económicos forman parte del conjunto "situacional" que influye sobre
tipos de sociedades industriales, se pone de manifiesto que las caracter{sticas de las actitudes y los comportamientos políticos. Ese influjo se ejerce en la medida
cada una. de ellas dependen de la respectiva conducción .política. en que lo económico interesa a los individuos, lo que varía con las mentalidades,
razón por la cual hay varios grados, y se ejerce sobre todo con motivo de la
distribución de los bienes y servicios, que pueden servir, a la vez, como
"recursos" poI íticos. Burdeau cree encontrar una manifestación de ese influjo de
b) Discusión doctrinaria acerca del influjo de los factores económicos. los factores económicos, con motivo de la distribución de los bienes y servicios,
Diferencia entre los países desarrollados en lo que llama la vocación "libera'\" de los pa{ses "ricos" y la vocación
y los países en vías de desarrollo "autoritaria" de los paIses "pobres". y explica esas tendencias por el hecho de
que "donde .reina la abundancia, el hombre no tiene necesidad del poder"
Los factores económicos integran -y, a veces, de modo principal- la (estatal) o, dicho de ótro modo, si el nivel de vida es tolerable no hace falta el
"situación" a que deben dar "respuesta" las actitudes y comportamientos "llamado al .caudillo" -la pérdida_o de la libertad política a cambio del
políticos. Influyen aquéllos en la faz "agonal" y en la faz "arquitectónica" y mendrugo- ...
tanto sobre la actividad política de los ocupantes de los cargos del gobierno Las reflexiones que anteceden so'n de aplicación a los países "en vías de
como de los no ocupantes. Pero no son los factores exclusivos, como monista 6 desarrollo". En este caso, el "despegue" exige necesariamente que el aumento de
unilateralmente se pretende desde ciertas posiciones doctrinarias. la producción sea acompañado de la cóntención del consumo, yeso es difícil de
"El conjunto de las relaciones de producción -escribía Carlos Marx en el alcanzar mediante el "diálogo". Por la misma razón, resulta difícil, en los países
Prefacio a la Crltica de la economía pol/tica- constituye la estructura que se encuentran en ese estado económico, que las actitudes y los comporta-
económica de la sociedad, la base real, sobre la que se levanta una superestructu- mientos poI ¡ticos se rijan por las pautas que requiere la "'democracia consti.
ra jurídica y política y a la cual corresponden formas de conciencia sociales tucional" .
determinadas." En estas palabras, escritas en 1859, se encuentra la exposición
más sintética de la doctrina marxista acerca del llamado "determinismo
económico", o sea de la tesis según la cual la realidad económica determina las
demás realidades, inclusive la política. Por 10 tanto, según dicha tesis, la posición 2. RECURSOS NATURALES
económica de cada uno, de acuerdo con su pertenencia a una determinada clase
social, es la causa determinante de sus actitudes y comportamientos políticos.
Para tal doctrina, desaparece inclusive la diferencia entre ocupantes y no
a) Concepto de recursos naturales y consideración de su carácter
ocupantes de los cargos del gobierno, ya que unos y otros, si forTT)anparte de la
clase poseedora -y, por eso, dominante-, tienen -actitudes y comportamientos
como factor de la actividad política
políticos orien~ados en el mismo sentido. En cambio, están orientados en sentido
contrario los correspondientes a los integrantes de la clase desposeída -y, por Se da el nombre de "recursos naturales" a los bienes que, provistos
eso, dominada-o directamente por la naturaleza física, pueden satisfacer necesidades materiales de
los seres humanos. Se los suele clasificar en: a) medio físico (suelo y clima); bl
La realidad concreta no concuerda con la unilateralidad de semejan- materias primas; cl energía. Los dos 'últimos son subclasiflcados, a la vez, en
te posición. Como dice Kelsen, esa "representación está en contradicción prOVenientes de los reinos vegetal, animal y mineral. Otra clasificación que suele
con los hechos y no es tanto el fruto de la investigación histórica cuanto de la
hacerse de los recursos naturales es la que distingue los "no renovables" -que se
construcción especulativa", y agrega que "ese aparato que constituye el 'Estadd
agotan con su primer uso (v.g.: hierro, carbón, petróleo)- de los "renovables"
(vale- decir, la estructura y la dinámica política.s en su máximo nivel) es un medio
-que se pueden seguir obteniendo, s'ea por crecimiento natural (v.g.: bosques,
específico técnico-social para fines harto div~rsos, y puede servir tanto para el
pesca), sea por siembra (v.g.: cereale~,legumbres)-.
mantenimiento de una eXP.1otación injusta del hombre por el hombre, cuanto
para. suavizarla y aun suprimirla por entero, convirtiéndose en protector de la La simple enumeración de los recursos naturales plantea la cuestión acerca
propiedad. colectiva de los medios de producción". Tambiéfl Heller ha puesto de de si son factores económicos o simplemente geográficos. En rigor, hay recursos.

119
118
naturales que son típicamente geogrciticos (v.g.: suelo, clima) y otros que b) Clases de poi ítlcas económicas
revisten carácter económico (v.g.: materias primas, energía), pero nada impide
q~e ~e los con~ider~ de ambas clases a la vez. Lo que importa destacar es que, por De acuerdo con lo precedentemen.te expuesto, se requiere, para que haya
SI mismos, su mfluJo sobre la actividad política es genérico y difuso. Pero esto no política económica propiamente dicha, la acción deliberada dél Estado, es decir,
quiere decir que, en el mundo actual,' el problema de los recursos naturales no de los ocupan,tes de los cargos del gobierno, sobre la actividad económica y en
sea de primera magnitud. En un artículo periodístico publicado en 1972 se pos de objetivos por eHos fijados.
afirma que "las reservas comprobad~s de petróleo en el mundo habrían' de Esa acción estatal puede ser de- distintos tipos, dando lugar a diversas
agotarse dentro de 42 años" (Kirbus, Federico B., "La Prensa", de Buenos Aires políticas económicas, según la actividad económica de que se trate (de recursos
26/1/72). En la obra The Iimits to '-growth, antes citada, que suministra lo~ naturales, minera, energética, agropecuaria, industrial, bancaria, etc,) o los
primeros datos del "modelo" del rnLí'ndo futuro, que han elaborado electróni- medios que utilice (monetaria, cambiaria, aduanera, impositiva, etc.). Por otra
camente '105 científicos del Massachusett's Institute of Technology, se prevé que . parte, existen, además de las políticas económicas nacionales, las de carácter
muchos de los recursos no renovables -minerales o energéticos- se agotarán internacional (comercial internacional, monetaria internacional, financiera inter-
totalmente antes de que transcurra. un siglo. Esto pone de relieve que el nacional, etc.).
problema de los "recursos naturales'~' constituirá pronto VI en rigor, con'stituye Por fin, la política económica generala las políticas económicas espeCiales
ya, una de las demandas fundamentales del "ambiente" a la que tendrán que dar están directamente relacionadas con los fines asignados al Estado y ver{an
adecuada respuesta los "sistemas poi íticos". consecuentemente con los diversos regímenes políticos. Cobran e ese respecto
especial importancia los sistemas de regulación jurídica de la propiedad
(propiedad privada o colectivización) y los modos de planificación estatal de la
actividad económica (planificación imperativa o indicativa).

3. POLITICAS ECONOMICAS

a) Economía política y pol{tica económica

El entrecruzamiento y la intervinGulación de la economía y la política están


puestos de manifiesto en la denominación que tradicionalmente se dio a la
ciencia económica: economía pol{tica, es decir, economía en relación con la
polis¿ o sea en relación con la comunidad estatal, para diferenciarla de la simple
economía (doméstica o familiar). No por azar la obra clásica de Adam Smith fue
titulada Investigaciones sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las
naciones. Obsérvese bien: de la "riqueza de las naciones", no de los individuos.
Por eso, en su concepto actual, dicpa ciencia tiene por objeto la actividad
humana -en cuanto se propone adecuar' los medios escasos y de uso alternativo a
105 fines múltiples del individuo y de la sociedad e incluye entre los actos
económicos, no sólo los que reali'zan los individuos o, algunos "grupos
intermedios", sino los imputables al E~tado ("cometidos" de regulación jur{dica
de la actividad económica e inclusive de producción y circulación de bienes). La
acción del' Estado en la actividad económica, sea a través de la regulación jurídica
de ésta o mediante la sustitución de los' individuos y los "grupos intermedios" en
su realización concreta, obedece o, por lo menos, tiende a obedecer, a los fines
propios de aquél, y en ese sentido las pautas o líneas de conducta que se
establecen reciben el nombre de "pollticas económicas". De este modo, en lugar
de ser los factores económicos determfnantes de la actividad política, resulta esta
última factor determinante de la actividad económica, Por eso mismo, las
políticas económicas no forman estrictamente parte de la "constitución
natural", ya que corresponden a la act~vidad estatal propiamente dicha.

120 121