Vous êtes sur la page 1sur 8

Tres aspectos de poder Español para ejercer la

colegialidad.
Sumilla

Introducción

El concepto de raza

Como vemos, la península se acrecentó el concepto fuerte de raza como algo


que determinaba la superioridad sobre los demás. Y te hacían un “buen
cristiano”. Ahora bien como dice Aníbal Quijano en un trabajo suyo sobre la
colonialidad:

“Y en la medida en que las relaciones sociales que estaban


configurándose eran relaciones de dominación, tales identidades
fueron asociadas a las jerarquías, lugares y roles sociales
correspondientes, como constitutivas de ellas y, en consecuencia, al
patrón de dominación colonial que se imponía. En otros términos, raza
e identidad racial fueron establecidas como instrumentos de
clasificación social básica de la población” (Quijano, 2000, p.202)

Con esta reflexión que hace Aníbal Quijano hace un mención clara de que las
razas si bien es un carácter genotípico entre los seres humanos el hombre
español institucionalizo este concepto fomentando así el racismo que entendería
como un comportamiento que la mayoría de veces está constituido por odio y
menosprecio y menosprecio con respecto a personas a personas que poseen
características bien definidas y distintas las nuestras (Todorov,, p.115) y eso
involucra no solo el factor fenotipo si no cultural y religioso.

Para comenzar con estos facetes que funcionaron como modus operandi para
ejercer la coerción y justificar la superioridad de los españoles por encima de los
subyugados (indios, moros, filipinos y negros) daremos cuenta estos apsectos
mencionados en el caso de España con comentábamos tenía una característica
multicultural.

En el caso del factor religión la religión judía y el islam fueron tachados en las
tierras gobernadas por la corona. Pero, en mayor importancia es porque se
generó este gran odio sobre todo a los judíos. No es para mucho decir que los
judíos fueron mal vistos en casi todos los centros de mayo comercio como lo fue
Roma, España, Francia Rusia y Alemania y como en este último durante el
Medioevo por la supuesta “peste” que ellos trajeron y durante la Segunda Guerra
Mundial por “traidores” a los interés alemanes.

Pero fue tanto este caso de que si bien estos antes de la encarnizada
persecución en la península esta tenían un buen poder adquisitivo, es decir que
tenían muchos ingresos como comerciantes y usureros. Bueno, en este último
caso no eran muy bondadosos con este oficio ya que los préstamos que ofrecían
eran altos y en muchos casos difíciles e pagar como por ejemplo si era el caso
de que los deudores no podían pagar los métodos de cobranza llegaban a ser
medidas “crueles de ensañamiento y confiscación de bienes, asi mismo con la
venta de propiedades muebles” (Manrique, 1993, p.278) y segundo que
mediantes estos impuestos y sobretodo buenos cargos como recaudadores de
impuestos. Por el lado de los impuestos se creó un complot de odio a los judíos:

“Hasta principios del siglo XIII- afirma Cristina Arbos- e odio popular
contra los judíos no se había manifestado en un modo patente y las
relaciones eran relativamente armoniosas debido a la expansión
militar, política y económica. Pero cuando llega la crisis el estamento
popular busca un culpable de la situación: el judío mezclando
argumentos puramente religiosos a su resentimiento económico y
social, pues el judío simboliza ante el pueblo la opresión fiscal como
agente de la política económica de los poderosos” (Manrique, 1993,
p.276)

Por el lado de este último oficio que hacían los judíos vemos que los
recaudadores de impuestos no eran bien visto por ningún lado, es decir ni por el
pueblo que tenía que pagar forzadamente aun peor cuando había tiempo de
crisis ni por parte de la iglesia.

Ahora bien vimos unos de los principales odios de “raza” en base a la religión
pero aun así si estos se convertían como en el caso de los mozárabes y los
mudéjares su condición fenotípica creaba un cierto rechazo hacia estos pueblos.
Por ejemplo vemos impregnado en ls textos y documentos de la conquistas.
Personajes ilustres en el Perú con Matienzo cataloga su comportamiento en base
a su “raza” y a lo que estaba sometido antes de la llegada de los conquistadores.
A lo que se quiere llegar con esto es que esto se construyó por el excesivo odio
que ceo la ciudad con individuos ajenos a la cultura occidental. Como
antecedente a este odio en España teníamos veíamos cosas muy distintas:

“El conocimiento de las ciencias de los dogmas cristianos y


musulmanes, propiciado por la prolongada coexistencia de las tres
religiones durante los siglos anteriores, las facilitaba y otro tanto
ocurría con la práctica de una reflexión libre filosófica, que enseñaba
la relatividad de todas las cosas” (Manrique, 1993, p.303)

De este pensamiento se deduce que la sociedad musulmana era más tolerante


ya que su misma religión les permitía abrir académicamente a otro conocimiento
y a otras perspectivas de ver y concebir las cosas y el desarrollo de la medicina
y de las matemáticas como en los reinos musulmanes como el Nazarí. Caso
contrario de los católicos ya que en vez de enfatizar más para el desarrollo
cognitivo y científico más dieron importancia a las necesidades de poder
económico, social y religioso que los incentivo a avanzar como el descubrimiento
de tierras y recursos en América el poder Absolutista y la instauración de la
Inquisición respectivamente

Causas del Pensamiento Colonial

Cuando hablamos de causas del pensamiento colonial me enfocare a dos


cualidades la religión y la raza. En modo de entender la coyuntura es válido decir
que la península de España durante toda su existencia tuvo siempre ese carácter
multiétnico. Desde la Edad Antigua esta región se vio invadida por varios pueblos
como los iberos, los fenicios, los griegos, los vascos, y por último los romanos.
Para esta época no era un problema ya que con el tiempo estas etnias después
de la invasión empezaron a mezclarse tanto racialmente como culturalmente.
Incluso para los romanos estos no era un gran problema como lo en comparación
con los reyes católicos. A lo que quiero llegar con esta idea es España siempre
tuvo mucha diversidad en esos aspectos pero siempre predominando la “raza”
aria claro está. Y con el pasar de los años también con la llegada de los visigodos
y sus grandes influencias en el cristianismo católico empezó con una cierta
enemistad con los judíos.

Ahora bien es con la invasión de los árabes es que empieza a tener no solo una
variabilidad religiosa con el islam si no con los judíos, llegados junto con ellos.
Esta cualidad junto con las grandes limitaciones del poder cristiano en la
península empieza correr un sentimiento de odio de manera progresiva. Es decir,
ahora tenemos no solo el problema de la raza si no también el problema de la
religión en gran medida para los reyes cristianos.

A medida que va pasando el tiempo y con la inminente derrota de los


musulmanes los ideales de rechazo ante los judíos y los musulmanes fueron
aumentando. Una vez instaurado la el poder de la corona.

A modo de conclusión el estado Absoluto español se rigió tanto en el aspecto


económico de buscar mercados con las conquistas. Vemos un fuerte
enraizamiento entre la corona y la religión y fue por medio de estos pensamientos
odio que sirvió como base para subyugar a los indígenas.

Los grandes miedos de la corona se concluirían que el orden era necesario para
el logro de una soberanía firme e uniforme. Ahora debido a las medidas de odio
hacia otras religiones y “razas” surgieron las rebeliones como lo señala
Manrique:

“El impacto del levantamiento de las Alpujarras en la sociedad


española fue muy grande. Corrían fuertes rumores que afirmaban la
existencia de contactos entre moriscos alzados y sus correligionarios
del otro lado del estrecho de Gibraltar, e inclusive se llegó a afirmar
que el levantamiento era dirigido por el Gran Turco y que constituía el
anuncio de una inminente invasión de la Península. De allí que la
represión fuera particularmente brutal, pues era impulsada por un
miedo muy profundo” (Manrique, 1993, p.382)

Vemos finalmente que de ninguna manera el poder absolutista vería como el


factor multicultural y racial como algo aceptable para la nación ya que ellos
podían levantarse como en este caso de los alpujarras o incluso aun podían
fomentar el culto del islam y el judaísmo y servir a enemigos comerciales como
los turcos otomanos.

La colonia y la fe

Uno de las cualidades con la que ejerció el poder en toda Latinoamérica fue la
religión y como vemos en el transcurso de la historia logro coaccionar a los
indígenas. Pero la pregunta de este trabajo recae en un punto en particular, en
comienzo y las causas este tipo de pensamiento.

Ahora bien partiendo de este punto como sabemos los españoles sufrieron por
mucho tiempo una subyugación por parte de los árabes. Entre este grupo no solo
entraron musulmanes, sino judíos. Por el lado del aspecto cultural esto fue buena
para España ya que con la llegada de estos invasores fueron heredando tanto
su conocimiento como su legado. Vemos que este sitio fue multicultural y fue
visto de manera buena o normal por las tres religiones que se profesaban en la
península.

Posteriormente durante los años venideros fueron desplazados por los reinos
cristianos y a su vez estos mismos iban adquiriendo poder y a la vez esta
cualidad multicultural se convirtió en algo que era un problema para las ideas del
control absolutista de la Península. Como dicen en el siguiente texto:

“Fernando de Aragón logro el privilegio logro el privilegio excepcional


de poder nombrar y destituir a los inquisidores, lo que convirtió a los
tribunales inquisitoriales españoles en un temible instrumento del
poder político real que el monarca utilizaría para imponer su proyecto
político de unificación nacional y de liquidación de la diversidad
cultural religiosa mediante la persecución de sectores no católicos”
(Manrique, 1993, p.362)

Lo que se infiere es que al mismo tiempo que ejercían el poder territorial en la


península vemos que algo los unió, este factor fue la religión católica que si bien
no desapareció luego de la ocupación árabe logro ser una identidad para los
reinos cristianos. Y con esta idea del cristianismo fue que también la
confabularon con el poder mediante las instituciones religiosas. Y como era de
consecuencia esto empieza a tener resultados a favor de la iglesia. Esto se ve
como “simple enunciado de las categorías es revelador. Ante todo los delitos
clásicos, sobre los que insisten habitualmente los historiadores del tribunal. En
primer lugar, judaísmo y mahometismo, delitos típicos, cuando no exclusivos”
(Bennassar, 1984, p.23)

El objetivo principal no fue solo el de unir religiosamente por medio de esta del
catolicismo si no también tuvo un papel coercitivo que sirvió fundamentalmente
para la limpieza de sangre y ejercer un poder político ya que Aragón si bien tenía
el poder de la inquisición otorgado por el papado “presentaba obstáculos
políticos mucho más graves para la construcción de un Estado centralizado, y
perspectivas mucho menos favorables de fiscalización económica” (Anderson,
1979, p. 60)

Como mencionamos anteriormente para todo este ansiado proyecto la iglesia


Católica española implanta la inquisición fundada en Francia pero más
institucionalidad por parte del poder de los reyes. Vemos que por una parte la
inquisición funciono como una herramienta que no solo sirvió para consolidar la
“raza” y la religión si no todo el poder económico y social. Aníbal Quijano explica
de manera más detallada como funciono el poder político que uso como
herramienta de coerción a la religión por medio de las instituciones:

“Puesto que todo Estado-nación es una estructura de poder, eso


implica que se trata de un poder que se configura en ese sentido. El
proceso empieza siempre con un poder político central sobre un
territorio y su población, porque cualquier proceso de nacionalización
posible sólo puede ocurrir en un espacio dado, a lo largo de un
prolongado período de tiempo. Dicho espacio precisa ser más o
menos estable por un largo período. En consecuencia, se precisa de
un poder político estable y centralizado. Este espacio es, en ese
sentido, necesariamente un espacio de dominación disputado y
ganado frente a otros rivales” (Quijano, 2000, p.227)

De lo que podemos sacar de esta cita es que si bien la corona española tuvo que
enfrentarse a una península multicultural también tuvo que luchar con
poblaciones que cuestionaban o impedían el avance de sus intereses generales.
Para concluir esta Santa Inquisición se encargó no solo fundamentalmente de
fomentar el catolicismo mediante el miedo y los castigos crueles que sirvió
mucho para dar orden tanto político como social no solo a la península si no a lo
que futuro seria las colonias en América, es decir, que la religión sería una de
las tantas causas de sufrimiento para el indio, tales como el caso del Taki Oncoy.
Para profundizar más esta idea Nelson Manrique lo refuerza mediante esta frase:

“Los miembros del Santo Tribunal, con todo y su reconocida crueldad


mostraban un auténtico horror al derramamiento de sangre. La
Inquisición no quemaba a nadie, a los infelices condenados por
herejes se les relajaba, es decir, se les entregaba al brazo de la
justicia secular para que ella ejecutara la sentencia. Este hecho, unido
a que la tortura y los otros apremios a los que recurría pródigamente
la Inquisición eran práctica común en los tribunales civiles, han sido
utilizados como atenuantes, para disminuir la responsabilidad de la
iglesia en las quemas de herejes y las otras penas que se imponían
en los autos de fe” (Manrique, 1993, p. 364)

Conclusiones

De estos aspectos vemos que la colegialidad reconstruye el término “racista” y


trata de encajar a factores religiosos, políticos y sociales que en la mayoría de
los casos resulta perjudicial a lo largo de los años.

A eso se complementa un poco de la ignorancia del pueblo español por el ansia


de buscar el culpable cuando el verdadero culpable de todo estas desgracias fue
la autoridad de la corona por ejercer medidas que perjudicaría a la población.

A modo de conclusión el estado Absoluto español se rigió tanto en el aspecto


económico de buscar mercados con las conquistas. Vemos un fuerte
enraizamiento entre la corona y la religión y fue por medio de estos pensamientos
odio que sirvió como base para subyugar a los indígenas.

Las normas y las medidas que se implantaron en España en contra de los moros
y los judíos fueron también implantadas en la colonia. Si bien esto fue una
herramienta útil de coerción y gobierno, esto causaría estragos posteriormente
en las tierras de ultramar. Veríamos cómo es que lentamente producto de la crisis
social y económica provocada por sus propias medidas llegarían al colapso total
y la decadencia del imperio español.

El gran problema de los dogmas siempre conlleva a la ignorancia y es que si bien


los españoles trataron de guardar gran parte del patrimonio de las culturas
conquistadas los conceptos arraigadas de “raza” y nación no les permitió ver más
allá de un enfoque cristiano y por lo que llevo a la tergiversación o mala
interpretación de lo que se pudo recopilar en América