Vous êtes sur la page 1sur 3

Human Tetris: rusos

regresan a Lima para


presentar "Memorabilia"
La banda rusa de pospunk llega por segunda vez a Lima para
dar un concierto el jueves 31 de mayo. El Comercio conversó
con la agrupación

Human Tetris llega al Perú como parte de su gira Memorabilia Tour 2018. El año pasado también
pisó estas tierras.

Andrea Cáceres Alvarez28.05.2018 / 01:49 pm

Su nombre se lo deben a un programa de entretenimiento


japonés creado en el 2006, en el que seres humanos emulaban a
los bloques del famoso juego Tetris para pasar por los agujeros de
una escenografía. Típica irreverencia nipona. Más allá de eso, no
guarda ningún mensaje implícito. Human Tetris prefiere que sus
seguidores se enfoquen en el sonido sombrío de sus discos
"Happy Way in the Maze of Rebirth" (2012), "River Pt. 1" (2010) y
"Pictures/Ruins" (2017).

Ahora, con miras a celebrar diez años en la industria musical, la


agrupación rusa de pospunk formada por Maxim Zaytsev (bajo),
Ramil Mubinov (batería), Tonia Minaeva (guitarra) y Arvid Kriger
(guitarra y voz) se encuentra promocionando su segundo EP,
"Memorabilia", dentro de una gira que los traerá por segunda vez
a Lima. La cita será el jueves 31 en la discoteca Coco’s en Lince.

Para Maxim Zaytsev, líder fundador de la banda, "Memorabilia"


contiene canciones que los trasladan al pasado. "No es que
seamos demasiado nostálgicos y solo soñemos con lo que fue.
Amamos nuestra edad y estamos felices de vivir en ella.
Simplemente sentimos que con tanta información y el estilo de
vida abrumador y dinámico que ofrece nuestra era digital,
seguimos desvalorizando ese profundo sentido de conexión con
eventos del pasado y arruinamos la memoria", explica Zaytsev.

LARGO VUELO
No faltan los que al escuchar a Human Tetris se remiten a la
profunda voz del fallecido Ian Curtis, vocalista de Joy Division,
banda ícono del pospunk. Zaytsev confiesa que, si bien tomaron
como referencia algunas de sus canciones, nunca se consideraron
fanáticos de su música. "Ahora transmitimos el ritmo que Arvid
compone: uno bastante soñador y dulce, pero con un matiz
realmente oscuro, que genera una contradicción y mantiene las
cosas interesantes", señala.

Características de esa evolución que responden a la libertad


creativa que defienden: desde componer en casa y grabar sus
propios videos, hasta diseñar las gráficas de sus discos y afiches.
"Cuando comenzamos con Human Tetris en el 2008, apostamos
por seguir creciendo, explorando nuestros límites musicales y
haciendo las cosas a nuestra manera", manifiesta Zaytsev.

¿Algún vínculo especial con el Perú? "La primera vez que fuimos,
vimos muchos autos rusos –bromea el músico, seguramente
refiriéndose a los viejos Lada que resisten en las pistas limeñas–.
¡Definitivamente hay una conexión allí!"