Vous êtes sur la page 1sur 2

Ana María Matute nació el 26 de julio de 1925 en Barcelona.

Su
padre era Facundo Matute Torres (catalán propietario de una
fábrica de paraguas) y su madre era María Ausejo Matute.
Tenían una vida acomodada, eran de la pequeña burguesía
catalana, conservadora y religiosa. Sus padres tuvieron cinco
hijos, ella era la segunda de ellos. Durante su niñez, Matute vivió
un tiempo considerable en Madrid, pero pocas de sus historias
hablan sobre sus experiencias vividas en la capital de España.
Ana María casi se muere a los 4 años por una infección de
riñón, y ahí escribe su primer cuento ilustrado por ella misma.
Con 8 se volvió a poner muy enferma, fue entonces cuando
decidieron mudarse al pueblo natal de sus abuelos, Mansilla de la Sierra, un lugar
acogedor y pequeño en las montañas de La Rioja. Ese pueblo, según dice Matute, la
influenció muchísimo, de ahí escribió una obra antológica Historias de la
Artámila (1961), que habla de la gente que ella conoció en el pueblo. También ocurre
en Paulina (1960), obra infantil en la que presenta cierto carácter autobiográfico, ya
que la protagonista es una niña que sufre una grave enfermedad y por ello su tía la
lleva a las montañas a vivir con sus abuelos, por ello también podemos ver influencias
del tan popular cuento infantil Heidi, por el amor por la naturaleza y la relación de la
niña con su abuelo.
Ana María Matute tenía once años cuando la Guerra Civil Española dio comienzo en
1936. Esos años de guerra, marcaron a Matute tanto en su forma de ver la vida como
en su forma de escribir, ya que siente que le han robado su infancia, tiene un trauma y
problemas psicológicos. Todo esto por la guerra y por la violencia, el odio, la muerte, la
miseria, la angustia y la grave pobreza posteriores a la catástrofe. Todo ello se ve en
sus primeras obras literarias centradas en "los niños asombrados" que veían y tenían
que entender lo que sucedía lamentablemente. Características neorrealistas (que son
obras que analizan la sociedad que se vive) se observan en obras como en Los
Abel (1948), Fiesta al Noroeste (1953), Pequeño teatro (1954), Los hijos
muertos (1958) o Los soldados lloran de noche (1964). En todas estas, la protagonista
suele ser una niña o adolescente que distancia la realidad del entendimiento.
A sus 17 años, se mudó a Madrid y allí fue a un colegio religioso, donde escribió su
primera novela, Pequeño teatro, a que fue publicada 11 años después. En 1949, su
obra Luciérnagas quedó semifinalista del Premio Nadal, pero la censura de la
dictadura hace que no se pueda publicar y no gane el premio.
Se casó con el escritor Ramón Eugenio de
Goicoechea en 1952 y dos años después nace su
único hijo, Juan Pablo, al que le dedicó muchas de
sus obras infantiles. Su relación comenzó a tener
problemas y culmina en 1963, cuando se separan.
Por las leyes españolas ella no tenía derecho a ver a
su hijo después de separarse, porque Ramón
Eugenio era quien obtuvo la tutela de Juan Pablo, y
esto hizo que tuviera problemas de depresión, etc.
Años después Matute se volvió a enamorar, esta vez de un empresario francés
llamado Julio Brocard, con el que viajaba mucho ya que los dos lo amaban. Brocard
murió en 1990, el 26 de julio, justo el día del cumpleaños de Matute. Por entrevistas
escuchadas, se puede observar que Ana María se acuerda del día con pelos y
señales. Ya tenía depresión por los problemas de su separación y su hijo y esto hizo
que estuviera peor, más hundida.
En 1976 fue propuesta para el Premio Nobel de Literatura, y en 1984 le dieron
el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil con la obra Sólo un pie descalzo.
En 1996 publicó Olvidado Rey Gudú (de sus obras más conocidas) y ese mismo año
es elegida académica de la Real Academia Española, convirtiéndose en la tercera
mujer en formar parte de esta institución. También era miembro honorario de
la Sociedad Hispánica de América.
Existe un premio literario que lleva su nombre y sus libros han sido traducidos a 23
idiomas. En 2007 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas al conjunto de su
labor literaria. Y en noviembre de 2010 se le concedió el Premio Cervantes, a lo que
uno más puede aspirar y más desea cuando es escritor.
En el año 2012 comienza a formar parte del jurado del Premio Miguel de Cervantes.
Matute era profesora de la universidad y viajaba a muchas ciudades para dar
conferencias, sobre todo a los Estados Unidos. En sus discursos hablaba sobre los
beneficios de los cambios emocionales, los cambios constantes del ser humano y
cómo la inocencia nunca se pierde completamente. Ella decía que, aunque su cuerpo
fuese viejo, su corazón todavía era joven.
Falleció el 25 de junio de 2014 tras varios días
con problemas cardiorespiratorios.
Ana María Matute fue una mujer muy resolutiva,
desde muy pequeña hacía sus propios libros y los
ilustraba. Sus libros hacen que te evadas de una
realidad tormentosa. La constancia le llevo al
éxito. Y no solo eso, fue de las primeras mujeres
en formar parte de la RAE, todo un mérito.

http://escritoras.com/escritoras/Ana-Maria-Matute

https://es.wikipedia.org/wiki/Ana_Mar%C3%ADa_Matute

https://www.escritores.org/biografias/315-ana-maria-matute

Centres d'intérêt liés