Vous êtes sur la page 1sur 3

El Kerigma de mi Padre Eugenio Galo Hernández Méndez

Mi padre fue y será eternamente una prenda de garantía de


Coherencia, Consistencia, Rectitud y Honorabilidad en cada aspecto
de su Vida, intuitivamente creó un sistema de hábitos que se
asemejan a los ejercicios acéticos de la Compañía de Jesús, a través
de su vida perfecciono cada virtud Teologal y Cardinal que le
permitieron afrontar las tormentas, los vientos huracanados y las
pruebas más diversas a las que fue sometido sin perder nunca su fe
y su amor por su familia. Mi padre amo a mi madre y solo deseaba
estar con ella, siempre le decía en su voz de Señor vámonos para la
casa “ que en realidad era el santo y seña de el profundo
recogimiento que el realizaba en su Hogar”. El 27 de Diciembre de
2018 mis padres cumplirían 50 años de casados.

Mi padre fue el patriarca espiritual de nuestro hogar , sacerdote de


su familia, que inundó e irrigó con sus valores a sus amigos, y
familiares de ellos, incluso dejó una huella profunda en el sector en
donde con mi Madre trabajaron por más de 30 años,
caracterizándose por su afabilidad, cariño y responsabilidad.

Mi padre fue el hombre de la Fe del uso de la razón un Estoico de


máximos un Santo Tomas de Aquino que buscaba crear puentes
entre el uso de la razón y la Fe, nos decantaba nos aterrizaba, le
ponía orden a todo lo que el veía que podía enderezar, allanando el
camino más Recto, Justo, Equilibrado, el más Preciso que siempre
iban de la mano del Kerigma de Jesús y de la mano de la reina de su
corazón María Santísima, su relación con el padre le permitió
aferrarse a su cruz amándola y gozándose en ella sin quejarse, sin
incomodarse, sino como un santo hombre en silencio demostró que
este era el deseo de Nuestro señor Jesucristo.
Mi padre me ayudó a definir las prioridades en mí y a mis hermanos
este direccionamiento , este Coaching nos permitieron como familia
ver con claridad el camino, y que a través de la Unidad y del
Humanismo que lo caracterizaban, nos facilito ir en la búsqueda del
conocimiento, y de la tecnología, forjando en nosotros un sin
número de Habilidades Blandas que son nuestro mayor fortín; tales
como la Amistad, el regocijo del reencuentro, la afabilidad, y el amor
por la creación de proyectos grandes Magnánimos que aunque no se
realizarán siempre dejo inquietudes en quién lo consultaba, y que
finalmente se traducían en cartas de navegación inamovibles por su
contundencia y sabiduría.

Como siempre todos los domingos de su vida mi padre Madrugaba


más que todos los días porque sabia que tenía un encuentro con el
Señor, esto lo animaba aún más, él se ponía siempre a tono para el
encuentro en la Santa Eucaristía con nuestro señor Jesucristo a quién
amo con todas sus fuerzas con toda su alma con todo su corazón,
hoy padre tú eres el primero en ir a comulgar junto con nuestro
padre Celestial, reservándote este primer lugar . Gracias por tanto
ejemplo por tantos regalos que solo se ven con los ojos del alma,
gracias por ser mi padre el ser ideal, el inspirador, el humilde, el
sencillo y el Trascendente.

Esta ha sido y será mi mayor herencia, la cual me he apropiado y


disfrutó recibiéndola con todo mi respeto, mi amor y mi cariño como
tú hijo, y hoy comparto sin reservas con todos ustedes en virtud de
la continuidad del Legado de mi Padre.

Si hay santos entre nosotros a veces no los vemos, pero solo cuando
usamos el corazón nos muestra que es allí de donde proviene la
Santidad y Bendición.
Padre celestial rey del universo, Señor mío Jesucristo y Santísima
Madre de Dios , os ruego que reciban a mi padre en el cielo para que
mi padre disfrute de la familia celestial que en compañía de mis
abuelitos Eugenio Hernández , María de las Mercedes Méndez,
Héctor Hernández , Alcira Sanabria, Eduardo Cubillos, Juan de Dios
Cubillos, lo reciban con los brazos abiertos para gozar de tú luz y paso
gozoso de tu amor celestial.

Gracias Padre, Esposo, Abuelito, Tío , Amigo Amado y Querido ,

Tú esposa Patricia Cubillos, Tus Hijos Eugenia, Federico, Santiago,


William y Aida. Eternamente agradecidos te amamos. Amén.