Vous êtes sur la page 1sur 44

i

LA UNIVERSIDAD EN EL CONTEXTO DE LA SOCIEDAD Y LA DEMOCRACIA

LUIS ALBERTO HERNANDEZ CASTRO


JESUS DAVID RODRIGUEZ AVILA
ERASMO JOSE CORREA ORTEGA

UNIVERSIDAD DE CORDOBA
FACULTA DE CIENCIAS ECONOMICAS, JURIDICAS Y ADMINISTRATIVAS
PROGRAMA DE ADMINISTRACION EN FINANZAS Y NEGOCIOS
INTERNACIONALES
CUARTO SEMESTRE
SEDE SAN BERNARDO DEL VIENTO, 2018
ii

LA UNIVERSIDAD EN EL CONTEXTO DE LA SOCIEDAD Y LA DEMOCRACIA

LUIS ALBERTO HERNANDEZ CASTRO


JESUS DAVID RODRIGUEZ AVILA
ERASMO JOSE CORREA ORTEGA

Trabajo de consulta para obtener la nota correspondiente al segundo corte

Profesor
LEONEL TORREGLOSA PEÑA

UNIVERSIDAD DE CORDOBA
FACULTA DE CIENCIAS ECONOMICAS, JURIDICAS Y ADMINISTRATIVAS
PROGRAMA DE ADMINISTRACION EN FINANZAS Y NEGOCIOS
INTERNACIONALES
CUARTO SEMESTRE
SEDE SAN BERNARDO DEL VIENTO, 2018
iii

Introducción

Al construir este trabajo conoceremos a fondo sobre los diferentes conceptos como

sociedad y derecho, su importancia y el papel que juegan estás dos en nuestro entorno.

Conocer que ha sido un estado de hecho, el estado de derecho y estado social de derecho y

cuál de estos se ha dado en nuestro sistema político a lo largo de toda la historia de nuestro

país.

Identificar cual al sido nuestra sistema político, fortalezas y debilidades y cuál ha sido su

papel para el desarrollo de nuestras comunidades y sociedad en general.


iv

Objetivos generales

Promover una cultura democrática, de paz, convivencia reconciliación y perdón, donde los

seres humanos, sus derechos y deberes sean lo primero.

Objetivos específicos

Aplicar políticas en favor de la democracia participativa, la seguridad, la convivencia

ciudadana y la paz.

Conocer nuestro sistema político, como está conformado, debilidades y fortalezas y cual

está vigente hoy en día en nuestro país.


v

1. ¿Defina los conceptos de derecho y sociedad? Para ello puede hacer uso de un

mentefacto conceptual.

¿Qué es el Derecho?

Según algunos autores, Derecho –en sentido etimológico– proviene de las voces latinas

directum y dirigere que significa conducir, enderezar, gobernar, llevar rectamente una cosa

de un lugar a otro. Por consiguiente, en sentido amplio es sinónimo de recto, igual, neutro,

sin torcerse o desviarse y, en sentido restringido quiere decir jus, expresión que en la

antigua Roma se le daba al derecho creado por el hombre en oposición a Fas o derecho

sagrado. Según Ossorio, Derecho es “la norma que rige, sin torcerse hacia ningún lado, la

vida de las personas para hacer posible la convivencia social.” (1981, p. 226-410).

Las personas son, en principio, libres para actuar y desenvolverse acorde a su naturaleza.

Sin embargo, en sociedad, esta libertad no es plena; se encuentra restringida por reglas

aplicables por igual a todos los integrantes del cuerpo social, que están orientadas a

disciplinar las relaciones de los individuos entre sí. De ahí, dice Petit, la palabra derecho,

que se deriva de voz latina dirigiere, enlaza una regla de conducta. De este modo, dice el

autor, “el Derecho es el conjunto de reglas que rigen las relaciones sociales.” (1988, p. 15).

El derecho es esencial en toda sociedad. Es una necesidad humana; no puede existir un

conglomerado social sin un cuerpo de normas que regule la conducta del individuo como

miembro de la colectividad. Aún los pueblos más primitivos fueron gobernados por normas

obligatorias dictadas por los jefes o caciques que regulaban el comportamiento internerse

en cuenta cuando se define una expresión lingüística, en este caso

“Derecho”. (p.11).
vi

Concepto de Derecho

La doctrina ha expresado que los estudiosos del Derecho, al pretender dar una definición

sobre este concepto, encuentran serias dificultades para lograrlo, más de lo que puede

ocurrir con otras ciencias, en el momento de definir el objeto de su estudio.

Estas dificultades, en sentir de Nino, tienen su origen en el hecho de que los juristas y el

común de la gente se encuentra atada a la idea clásica sobre la relación entre el lenguaje y

la realidad que impide tener una idea clara sobre los presupuestos, las técnicas y las

consecuencias que deben tenerse en cuenta cuando se define una expresión lingüística, en

este caso

“Derecho”. (p.11).

Para este autor, esta palabra es confusa, ambigua y vaga. Ambigua, porque tiene varios

significados estrechamente relacionados entre sí, puesto que puede utilizarse para referirse

al derecho objetivo,8 al derecho subjetivo9, a la investigación, al estudio de la realidad

jurídica como objeto del Derecho en los dos sentidos que se acaban de mencionar. Y, es

vaga, por cuanto “no es posible enunciar, teniendo en cuenta el uso ordinario, propiedades

que deben estar presentes en todos los casos en que la palabra se usa” (2003, p.14). Es

decir, porque que no tiene un significado único que permita, en el uso ordinario del

lenguaje, ubicarlo en el sentido estricto de la ciencia.

Se afirma, que cuando se desea construir un concepto, en él deben aparecer sus factores

esenciales “de tal manera que la noción abarque la totalidad de sus manifestaciones puesto

que si alguna de ellas quedaren por fuera de la definición, evidentemente la labor científica

habría resultado infructuosa.” (Bohórquez, 1998, p. 20). Así pues, si el vocablo derecho

utilizado para referirse a esta ciencia carece de las propiedades que deben estar presentes en
vii

todos los casos donde la palabra se usa, el concepto así empleado es insostenible, no es

científico.

Así, algunos autores le atribuyen al derecho, como propiedad en el lenguaje corriente, la

coactividad, pero ocurre que no siempre está presente esta característica, como por ejemplo

en el Derecho Civil en donde la mayor parte de las normas no contienen una sanción. Por

ejemplo, el artículo 1495 del Código Civil que define el contrato no contiene una sanción,

ni el artículo 1618 que refiere a la intención de los contratantes como regla de

interpretación de los contratos tampoco incorpora una sanción.

También se ha propuesto como cualidad necesaria del concepto de Derecho que se trate de

normas o reglas promulgadas por una autoridad, pero es evidente que la costumbre10 no

tiene esta propiedad. Otros indican como propiedad característica del Derecho que

constituye reglas generales aplicables a todas las personas sin distingo alguno, pero se

choca con el caso de las sentencias judiciales que estructuran normas particulares.

No obstante, concluye Nino, la imprecisión de la palabra Derecho no quiere decir que no

sea posible incorporarla a un sistema teórico alejada de esta vaguedad, pero en este

propósito es imperioso “estipular un conjunto de propiedades como necesarias, aunque no

lo sean estrictamente en el uso común, y nos conduce a excluir de la denotación de

Derecho, algunos fenómenos que usualmente son nombrados con esta palabra.”

(Nino, 2003, p. 11-15). Es decir, en la tarea científica de construcción del concepto de

Derecho, se debe identificar y mencionar los factores que son de su esencia y que obliga,

además, una labor de depuración tendente a excluir del término Derecho aquellos

fenómenos que común e impropiamente se utilizan con este vocablo.

Las dificultades indicadas por Nino para definir la palabra Derecho, explica las más

variadas definiciones que los autores han elaborado tratando de encontrar el verdadero
viii

significado que al Derecho –como ciencia–corresponda, pues los juristas estudiosos del

tema aún no se han puesto de acuerdo “en el género próximo ni en la diferencia específica

del concepto” (García Maynez, 2003, p. 3). Algunas definiciones de Derecho son las

siguientes:

• Para Josserand, el Derecho es “la conciencia y la voluntad colectivas sustituyendo a las

conciencia y a las voluntades individuales para determinar las prerrogativas, los derechos

subjetivos de cada uno;” (T. I, V. I, 1952, p. 4-5)

• Carnelutti, por su parte, expresa que Derecho es “un conjunto de leyes que regulan la

conducta de los hombres.” (2004, p. 1).

• Para Radbruch, Derecho puede definirse como “el conjunto de normas generales y

positivas que regulan la vida social.” (1997, p. 47). Según este autor, el Derecho tiene las

siguientes características

• Debe ser positivo, es decir, debe tener una realidad, presentar, por ejemplo la forma

empírica de una ley o una costumbre.

• Debe ser normativo, o sea, que en cuanto a la materialización de la idea de Derecho, debe

elevarse valorativa e imperativamente sobre el resto de la realidad.

• Debe tener carácter social, esto es, que por proponerse la realización de la justicia, debe

regular la convivencia humana.

• Debe tener carácter general, y bajo este postulado por virtud de la justicia a que aspira,

debe establecer la igualdad para todos a cuantos afecte.

• Para Ihering, “el Derecho es la forma que reviste la garantía de las condiciones de vida de

la sociedad, fundada sobre el poder coercitivo del Estado”. (Diccionario Jurídico Espasa

Calpe S. A. 1998, p. 301).


ix

Sobre los valores fundamentales que el Derecho incorpora, algunos autores mencionan

como tales la justicia y la seguridad jurídica. Otros indican la justicia, la equidad y la

igualdad. De estos últimos, se afirma:

Son valores éticos que están presentes en la reflexión sobre el Derecho a lo largo de la

historia. En muchas ocasiones se ha visto en el Derecho un instrumento idóneo para dar

vida a esos valores e incluso se ha llegado a considerar que el Derecho en sí mismo es o

debe ser justo, equitativo e igualitario.

(Moncada Roa (2011, p. 12).

La justicia, según Goldschmidt, (Cit. Monroy, 1998, p. 54) es “el reparto de todos los

bienes y males entre todos y cada cual de los hombres por personas autorizadas y de

acuerdo con reglas derivas de la razón.” Según el mismo autor, la justicia en sentido

objetivo es “la más expresiva e impresionante, la más grandiosa y especificada

manifestación de la moral sobre la tierra.” Este concepto de justicia es aceptada por varios

autores (Monroy, 1998); o de una forma más simple, como dice Capitant, justicia en el

sentido jurídico de la palabra es “lo que es conforme al Derecho (jus).” (1979, p. 338).

La seguridad jurídica, según Ossorio, es la “Condición esencial para la vida y el

desenvolvimiento de las naciones y de los individuos que la integran.” Representa, acota,

“la garantía de la aplicación objetiva de la ley, de tal modo que los individuos saben en

cada momento cuáles son sus derechos y sus obligaciones, sin que el capricho, la torpeza o

la mala voluntad de las autoridades pueda ocasionarles perjuicios.” La seguridad jurídica, a

su vez, agrega el autor, “limita y determina las facultades y los deberes de los Poderes

Públicos.” (1981, p. 695).


x

Diversas acepciones del Derecho

Para algunos autores, 12 el vocablo Derecho puede tomarse en tres sentidos diferentes, así:

Como Derecho objetivo

En este significado designa el conjunto de normas o reglas que guían la actividad del

individuo en sociedad que incorporan una sanción para en caso de incumplimiento. Es, en

suma, el conjunto de normas que rige el comportamiento de una sociedad. Así se usa

cuando se hace referencia al

Derecho penal o civil, o a las cualidades o defectos del Derecho francés.

Como Derecho subjetivo

En este sentido, designa el conjunto de facultades, prerrogativas o poderes que la ley le

otorga a los individuos para hacer efectivos los derechos reconocidos por el orden jurídico,

o, como dice Aftalión y Vilanova, “formula la situación jurídica de un individuo y así se

usa en expresiones tales como “tienes derecho a una indemnización”, “el propietario tiene

derecho a pedir el desalojo, etc”. (Afatalión-Vilanova, 1994, p. 10)

8 Conjunto de normas jurídicas que forman el ordenamiento vigente: leyes, decretos,

costumbres, sentencias, etc.

9 Facultad o poder reconocido a los individuos por el derecho objetivo.

10 Costumbre viene del latín consuetudo y significa “Regla de derecho que funda su valor

en la tradición y no en la autoridad del legislador. Se opone al derecho escrito.”(Capitant.

Henri,

Vocabulario Jurídico (Traducción de Aquiles Horacio Guaglianone), Ediciones Depalma,

buenos aires, 1979, p.171).


xi

Sociedad

Antes de entrar de lleno a definir la palabra sociedad que ahora nos ocupa es fundamental

que investiguemos y descubramos el origen etimológico de la misma. En concreto,

podemos subrayar que aquel se encuentra en el latín y más exactamente en el término

sociĕtas.

Sociedad es un término que describe a un grupo de individuos marcados por una cultura en

común, un cierto folclore y criterios compartidos que condicionan sus costumbres y estilo

de vida y que se relacionan entre sí en el marco de una comunidad. Aunque las sociedades

más desarrolladas son las humanas (de cuyo estudio se encargan las ciencias sociales como

la sociología y la antropología), también existen las sociedades animales (abordadas desde

la socio biología o la etología social).

En este último sentido, por tanto, podríamos decir que las sociedades de animales son

aquellas que se van constituyendo de una forma totalmente natural. Así, de esta manera, un

ejemplo de lo que estamos señalando sería el siguiente: “El profesor de Ciencias Naturales

nos subrayó que las abejas son unos de los grupos de seres vivos que viven en sociedad”.

Las sociedades de carácter humano están constituidas por poblaciones donde los habitantes

y su entorno se interrelacionan en un contexto común que les otorga una identidad y sentido

de pertenencia. El concepto también implica que el grupo comparte lazos ideológicos,


xii

económicos y políticos. Al momento de analizar una sociedad, se tienen en cuenta aspectos

como su nivel de desarrollo, los logros tecnológicos alcanzados y la calidad de vida.

Los expertos en el análisis de las sociedades establecen una serie de señas de identidad o de

características que exponen que son imprescindibles que se cumplan para que las reuniones

o asociaciones de grupos se consideren sociedades como tal.

Así, entre otras cosas, requieren tener una ubicación en una zona geográfica común, estar

constituidos a su vez en diversos grupos cada uno con su propia función social, deben tener

una cultura común, pueden considerarse una población en su totalidad…

De la misma forma establecen que las sociedades tienen una serie de funciones que pueden

clasificarse en dos. Por un lado estarían las generales y por otro lado las específicas.

Respecto a las primeras destacarían el hecho de que son los instrumentos a través de los

cuales se hacen posibles las relaciones humanas o que desarrollan y establecen una serie de

normas de comportamiento que son comunes para todos sus miembros.

La sociedad existe desde que el hombre comenzó a poblar el planeta, aunque su forma de

organización sufrió variaciones a lo largo de la historia. La sociedad del hombre

prehistórico se encontraba organizada de modo jerárquico, donde un jefe (el más fuerte o

sabio del conjunto) concentraba el poder. A partir de la Grecia antigua, la tendencia

absolutista del poder empezó a modificarse, ya que los estamentos inferiores de la sociedad

pudieron llegar a ciertos sectores de importancia en la toma de decisiones a través de la

democracia.
xiii

Recién en 1789, con la Revolución Francesa, la organización social cambió en forma

radical: desde entonces, cualquier persona puede subir a un estamento superior de la

sociedad.

Cabe mencionar que el concepto de sociedad también puede entenderse desde una

perspectiva económica y jurídica, para definir a la unión de al menos dos individuos que se

comprometen a realizar aportes y esfuerzos en común para desarrollar una actividad

comercial y repartir entre sí las ganancias obtenidas.

2. ¿Describa cuáles son las funciones del derecho en la sociedad colombiana y cuáles las

funciones con respecto a su carrera de estudio?

Funciones del derecho en la sociedad

Aunque aquí vamos a referirnos a lo que el Derecho puede significar en el marco de la

realidad social, es preciso señalar que no hay una definición unitaria del Derecho. Siempre

que se analiza el fenómeno jurídico hay que contar con las referencias al ordenamiento que

se aplica en un régimen político concreto, con una situación económica determinada, con

un pueblo que tiene una cultura propia, y por tanto unas instituciones y una tradición

específica. Por todo ello, lo que aquí se pueda decir habrá siempre que matizarlo. La

respuesta sobre lo que el Derecho significa en la vida de una sociedad hay que darla desde

dos prismas:
xiv

1- por una parte, hay que confirmar que cada Derecho está elaborado para un momento

histórico concreto, y para una sociedad concreta. Por tanto, salvo cuando hablamos de

bienes esenciales al hombre que todo ordenamiento jurídico deberá proteger, todo lo que

afecta al ámbito jurídico se sitúa en el contexto de la pluralidad.

2. por otro lado, la respuesta se puede dar, definiendo el Derecho de diferentes

maneras:

a) como norma. Habitualmente se entiende el Derecho con un enfoque imperativo, que

identifica al Derecho con el mandato de la autoridad política. En esta línea, el Derecho es

un orden establecido por la autoridad a través de lo que llamamos normas.

Así se afirma que el Derecho presenta una vertiente eminentemente práctica, como

concreción en el texto legal del planteamiento de lo justo.

b) como ciencia. Es éste probablemente el sentido más vulgar que se puede dar al Derecho.

Tradicionalmente la ciencia jurídica se identificaba con el estudio de la jurisprudencia, que

venía a ser la respuesta que el hombre sabio daba a los conflictos concretos que se

presentaban. Después del siglo XVIII, los argumentos filosóficos cambiaron la panorámica,

y el Derecho como ciencia se identificó con las doctrinas positivistas, a las que volveremos

más adelante.

e) como facultad, o como hecho. A ello se atiende en la actualidad a través de la sociología

jurídica, que entiende el Derecho como el estudio del hecho social, en la medida en que éste

determina la norma jurídica. (Esta afirmación tiene sus riesgos. La conducta social implica

un modo de concebir las cosas, pero esto no quiere decir que todo lo que en una sociedad se

viva, tenga que ser considerado desde el punto de vista jurídico. Por ejemplo, el hecho de
xv

que en Sicilia la mayor parte de la población pertenezca a la mafia no implica la exigencia

de proteger jurídicamente a la organización. Y lo mismo podría decirse del robo, o de la

falta de seguridad ciudadana en una sociedad.)

d) como ideal. Se enfoca el Derecho de un modo más directo en la perspectiva de la

justicia. Por eso se habla de una instrumentalización fáctica de una esfera de valores. Es

decir, el Derecho es la vía para la aplicación práctica de determinados valores humanos.

Como ya tendremos oportunidad de desarrollar, en algunos casos, como el de nuestro

ordenamiento jurídico, esos valores están reconocidos explícitamente dentro del texto de la

ley fundamental que es la Constitución de 1978. Su artículo 1,1 señala que los valores

superiores del ordenamiento jurídico son la igualdad, la libertad, la justicia, y el pluralismo

político.

De este modo, el descubrimiento del fenómeno jurídico pasa por la calificación global, es

decir, por entender que el fenómeno jurídico no obedece solamente a una de esas esferas

que se han detallado, sino a una visión conjunta, en la que se consideran las distintas

repercusiones o posiciones que puede llevar consigo la norma jurídica.

 Respecto con mi carrera de estudios Administración en Finanzas y Negocios

Internacionales podemos decir que hay una relación bastante estrecha dado que

vivimos esta carrera con ideales, respetando y adoptando las diferentes normas ya

establecidas para el desarrollo de vida en sociedad, como facultad o hecho que

percibimos a diario en dicha sociedad y como ciencia; tradicionalmente la ciencia

jurídica se identificaba con el estudio de la jurisprudencia, que venía a ser la

respuesta que el hombre sabio daba a los conflictos concretos que se presentaban
xvi

3. ¿De ejemplos (1 o 2) de lo que es el Estado de hecho, el Estado de derecho y el Estado

social de derecho?

Un gobierno de facto (de hecho o non de iure) es aquel que, si bien en la práctica ejerce

como tal, no está reconocido oficialmente por alguna norma jurídica. Puede haber diversos

motivos para que exista un gobierno de facto:

Ejemplos de estado de hecho

 El gobierno que se forma tras haber tomado el poder tras un golpe de Estado. En

este caso, durante un tiempo, y hasta que se restablece el orden institucional u otro

gobierno lo reemplaza, el gobierno que se forma está en funciones, y no es oficial.

Son ejemplos claros de estas las dictaduras como la cubana y Venezuela que son

regidas bajo el totalitarismo.

 Por ocupar un vacío de poder. En este caso, el gobierno oficial no es operativo por

algún motivo (exilio forzado, incompetencia, etc) y, por necesidades prácticas,

surge algún sistema de gobierno no oficial que toma las riendas.

El Estado de Derecho

se caracteriza porque toda su actividad se ve sometida y controlada por un sistema

normativo jurídico, lo que no se predicaba de los sistemas absolutistas y totalitarios, los

cuales eran ajenos a esa clase de limitaciones, o al menos no existía la restricción

preveniente de la ley como se concibe modernamente.


xvii

Estado de derecho.

 La Constitución Política de 1886 concebía nuestro Estado como un Estado de

Derecho.

 Organización en donde las autoridades y la población se encuentran sometidas al

Derecho vigente de manera rígida e inflexible.

 Los integrantes del Estado quedan subordinados al orden jurídico y a los

procedimientos contemplados en la Ley.

 El Estado se somete a las leyes, en particular a la Constitución; quienes hacen las

leyes y sus destinatarios.

Características Fundamentales:

 La primera es el imperio de la ley.

 La segunda es la separación e independencia entre los poderes ejecutivo, legislativo

y judicial.

 La tercera es el sometimiento de la Administración al orden jurídico.

 La cuarta tiene que ver con el reconocimiento efectivo, la garantía eficaz y la

realización material de los derechos y libertades de la persona.

Principales características de la Constitución de 1886.

 Se invocaba el nombre de dios como fuente de suprema autoridad.

 Se reconocía la religión Católica como oficial y se le brindaba protección.


xviii

 Se cambió de Estados a Departamentos, Intendencias y Comisarías.

 La elección del presidente era para un período de 6 años el presidente tenía poder

para declarar Estado de Sitio.

Ejemplo de estado de derecho

Este es bastante claro ya que este lo vemos a diario en nuestra vida cotidiana ya que es

buscar las cosas justas, y las posibles soluciones a los problemas sin necesidad de crear

conflictos en la sociedad. Un ejemplo claro seria el tratado de paz que se hizo con la

guerrilla de las far en la habana cuba. Hacer cumplir las leyes del país, hacer valer los

derechos y libertades individuales del individuo.

Estado social de derecho

Como lo recuerda Younes Jerez47 suele citarse al alemán Lorenz von Stein como precursor

del concepto de Estado Social de Derecho, él sostuvo en el siglo XIX que una vez

terminadas las revoluciones políticas, debían empezar a realizarse las reformas sociales, al

afirmar la distinción entre sociedad y Estado, e indicar que mientras el segundo se orienta

hacia la garantía del libre desarrollo de la personalidad de los individuos, la primera tiende

a la miseria y a la servidumbre de la personalidad, debido a que la dominación de las cosas,

trasciende a la dominación de las personas, por las relaciones de propiedad.

El mismo autor enfatizó en la contradicción existente entre la preponderancia o fortaleza

del Estado y la debilidad y miseria económica de las personas, en razón a que aquél

depende del nivel «moral y material de sus ciudadanos». Recordó igualmente que la

formulación del término –Estado Social de Derecho– en los años 30 del siglo XX, se debe a

Herman Héller, quien al enfrentar el problema de la crisis de la democracia y del Estado de


xix

Derecho, señaló, que al haber sido influenciados por el positivismo jurídico y por las clases

sociales dominantes, degeneró su filosofía, por lo que la solución no se encontraba en

renunciar al ideal de esa clase de Estado, sino en insuflarle un contenido económico y

social de tal manera que surgiera y se realizara un nuevo orden laboral y de distribución de

la riqueza.

47 Younes Jerez, S. 2005. Estado Social de Derecho, Estructura, Crítica y Prospectiva.

Bogotá:

Universidad Autónoma de Colombia. págs. 11 y 12.

García Pelayo48 coincide al exponer que con el Estado Social de Derecho, no se renunció

al Estado de Derecho, sino que se acogieron los valores jurídico-políticos clásicos con

adaptación y condiciones de la sociedad del presente, añadiendo a los derechos de libertad,

los sociales y económicos y los relacionados con la procura existencial.

Manifestó igualmente Younes Jeréz, que el Estado Social de Derecho surgió como una

evolución del Estado Liberal de Derecho, adaptando así las estructuras jurídicopolíticas a

las necesidades impuestas por la dinámica del desarrollo tecnológico, social y económico, a

lo que contribuyeron significativamente las ideologías de corte social.

Valga decir, debía examinarse la no intervención estatal pregonada por la ideología liberal,

así como el individualismo burgués que le servía de base a esa clase de Estado, para dar

paso a la garantía efectiva y real de derechos como la libertad e igualdad de todas las

personas y la introducción de derechos sociales, independientemente de las barreras

económicas o de cualquier otra índole que frustraban su ejercicio y eficacia49.

De esa manera, las aspiraciones de la sociedad erigidas en principios constitucionales

salvaguardados por el Estado de Derecho, se intentaron loablemente positivizar, mediante


xx

la afirmación de los derechos sociales al lado de las garantías de libertad, así como la

realización de la justicia social y la consecución del bienestar social, configurando así el

Estado Social de Derecho como Welfare State –Estado de bienestar– y como Estado

material de derecho50. Estado de bienestar que, de acuerdo con Elías Díaz, intentó

armonizar dos elementos, «neocapitalismo y bienestar, en el marco de la actual sociedad

industrial», cuya «institucionalización jurídico-política, se lleva a cabo a través de la

fórmula del Estado Social de Derecho»51.

El Welfare State como modelo económico, es compatible con el Estado Social, pero no

puede entenderse como un Estado benefactor, sino como lo manifiesta Raúl Morodo, el

bienestar general a partir de la nivelación socioeconómica de los grupos sociales.

Únicamente de esa manera puede decirse que hay libertad, democracia y paz social y, eso

se logra con la planificación. De tal manera que «una legalidad es legítima, un Estado es

legítimo, cuando tiene paz, libertad, bienestar y democracia»52.

48 G arcía Pelayo, M. 2009. Las Transformaciones del Estado Contemporáneo. Obras Completas

II. Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. p. 1627.

49 Ibídem. p. 12.

50 Verdú, L. Estado Liberal de Derecho y Estado Social de Derecho. p. 68, citado por Díaz, E.

ob. cit. p. 84.

51 Díaz, E. ob. cit. págs. 101 y 102.

52 Morodo, R. Constitución, legalidad, legitimidad. 1962. Boletín informativo del Seminario de

Derecho Político de la Universidad de Salamanca, núm. 26. págs. 66 y 67, citado por Díaz,

E. ob. cit. p. 101.


xxi

Estado Social de Derecho

 Se consagra en el artículo 1 de la Constitución que Colombia es un “Estado Social

de Derecho”, como principio fundamental de nuestra organización política.

 Está encaminada a realizar la justicia social a través del reconocimiento de la

dignidad del ser humano y el bienestar social

 El Estado reconoce todas las libertades esenciales, pero agrega los temas de equidad

social, inclusión, igualdad y derechos económicos y sociales.

 El fin del Estado es su actividad para acabar con las desigualdades sociales.

Principales características de la Constitución de 1991

 Fortalecimiento institucional.

 Una amplia carta de derechos humanos.

 El principio de separación de poderes.

 Autonomía y descentralización territorial.

 Reconocimiento de la diversidad cultural del país.

 Lucha contra la corrupción de los funcionarios públicos.

Resumen de Estado Social de Derecho.

 Las demandas vitales de las personas menos favorecidas.

 La corrección de las estructuras injustas originadas en el abuso del tener.

 La guarda eficaz de los bienes colectivos.


xxii

 La defensa de la iniciativa privada y de la libertad de empresa, en un marco jurídico

que las ponga al servicio del desarrollo integral del ser humano.

Ejemplo sobre el estado social de derecho

En este estado social de derecho, el bien general prima sobre el particular, el estado debe

garantizar la igualdad y las libertades individuales, colectivas, sociales, ecológicos,

ambientales, culturales entre otros. Toda autoridad está sometida a la constitución,

interviene directamente en la economía entre muchos otros ejemplos que a diario vivimos

en nuestra amada patria.

4. ¿Qué fortalezas y debilidades se pueden identificar en el sistema político colombiano y

que, en consecuencia, pueden beneficiar o afectar al sector financiero y empresarial.

Identificar?

Sistema político colombiano

Antes de explicar qué es y cómo funciona nuestro sistema político colombiano, debemos

tener en cuenta qué, Colombia es un país con una población que vive en un espacio común,

que tiene unidad en su economía, en su cultura y una historia y un gobierno común. De otro

lado, la constitución permite hablar de Colombia como una república unitaria, con un

gobierno nacional y común para todas las regiones que la componen y dividido en tres

ramas públicas: ejecutiva, legislativa y jurisdiccional.

Nuestro sistema político es resultado de un proceso histórico


xxiii

“los antiguos griegos, a quien NO se metía en política lo llamaban idiotés; una palabra que

significa persona aislada, sin nada que ofrecer a los demás, obsesionada por las pequeñeces

de su casa y manipulada a fin de cuentas, por todos”. Tomado y adaptado de Política para

Amador de Fernando Savater.

Nuestro sistema político está conformado por:

-los ciudadanos y ciudadanas

-los partidos y movimientos políticos

-La Constitución política

-La estructura de poder del ESTADO, las ramas del poder público

Cada una de estas partes tiene un rol, unas funciones que cumplir para que el sistema

funcione, por ejemplo los ciudadanos y ciudadanas debe participar democráticamente, no

hacerlo significa perder la posibilidad de decidir.

 Los Ciudadanos y ciudadanas. Aunque hacen parte del Estado, son el elemento

central de la política porque son el constituyente primario. Como tal, participan en

las decisiones que buscan mejorar la sociedad colombiana.

 Los partidos y movimientos políticos. Son las organizaciones de personas que

comparten ideales políticos con los cuales aspiran a participar en el poder público.

 La Constitución Política. Es el conjunto de principios fundamentales y las normas

que rigen nuestro país.

 La estructura de poder del Estado. Esta estructura está conformada por las ramas

del poder público, es decir por las ramas Legislativa, Ejecutiva y Judicial.
xxiv

Debilidades del sistema político colombiano

El Estado colombiano es débil, no sólo porque no ha gozado nunca del monopolio en el uso

legítimo de la fuerza, sino sobre todo porque bajo las formas democráticas subyacen

estructuras y conductas profundamente antidemocráticas. ¿Todavía se podrá fortalecer

políticamente al Estado colombiano?

Francisco Leal Buitrago*

Acomodo democrático por conveniencia

La mayor parte de estudios sobre los Estados en América Latina afirman que éstos han sido

débiles. Colombia aparece como excepción en algunos de ellos, en la medida en que las

dictaduras que afligieron a la región fueron escasas en el país. Esta situación la refuerzan

con el argumento de la permanencia en Colombia, durante la mayor parte de vida

republicana, de formas que caracterizan una democracia liberal, como las elecciones

periódicas [1].

Esta es solo una parte de la argumentación, ya que tal formalidad democrática -importante,

por supuesto- se explica en esencia por el papel que cumplió el bipartidismo en el país:

liberalismo y conservatismo sustituyeron en buena medida y en forma distorsionada al

Estado -al igual que ocurrió con la Iglesia católica-, disimulando su debilidad mediante la

entronización ideológica bipartidista en la conciencia de la población -adscripción con

tintes sectarios- a lo largo de las guerras civiles de la segunda mitad del siglo XIX [2].
xxv

Esta larga situación indujo el 'acomodo democrático por conveniencia' de las élites, las

cuales han mantenido instituciones y normas que caracterizan a las democracias liberales,

como es la periodicidad electoral. En estas circunstancias, el brote de fenómenos contrarios

a la democracia se produjo, paradójicamente, en el seno de esa misma formalidad

democrática.

El uso político de la violencia

El más visible y persistente de esos fenómenos antidemocráticos ha sido el uso -directo o

indirecto- de la violencia en el ejercicio de la política, con altibajos a lo largo de la historia

republicana.

Tal uso no ha sido ejercido sólo por parte de la Fuerza Pública, sino sobre todo por

distintos grupos armados fuera de la ley. Este hecho configura una contradicción con la

característica principal de la definición clásica de Estado moderno, formulada por Max

Weber: monopolio en el uso legítimo de la fuerza.

Aunque hay ordenamientos políticos diferentes al Estado moderno que monopolizan la

violencia, esta forma de Estado, liberal y democrático, exige ese monopolio como uno

de sus componentes esenciales. Pero, por el hecho de que no lo disfrute de manera plena,

no necesariamente queda excluido en forma automática del reconocimiento como

Estado moderno, en el sentido weberiano.

Sin embargo, el Estado moderno no puede perpetuarse como tal -o aspirar a serlo- si la

competencia estatal por el uso de la violencia con actores ilegales tiende a permanecer.

Además, el hecho de que esta violencia competitiva persista como forma particular de

resolver determinadas tensiones y formas históricas de manejo político, no le resta


xxvi

importancia a la necesidad democrática de tener tal monopolio de manera legítima

para ser un Estado moderno en el sentido weberiano. Esta es la situación histórica de

Colombia con su Estado débil. [3]

Proceso de construcción del Estado

Otro argumento que suele esgrimirse para explicar la ausencia de monopolio legítimo en el

uso de la fuerza es la tesis del 'Estado en construcción' [4]. Si bien es cierto que el largo

proceso de construcción de un Estado liberal, representativo y democrático tiene validez en

el contexto teórico e histórico de los procesos sociales, en la actualidad esa tesis tiene

limitaciones. Es el caso de lo que podría llamarse crisis del modelo de democracia liberal.

Se trata, en sus orígenes, de los resquicios que presentó este modelo en construcción al

desarrollarse dentro del proceso de expansión del capitalismo. Los objetivos inherentes al

capitalismo son la ganancia y la acumulación de capital, sin que necesariamente se cree

riqueza (por ejemplo, con la especulación contemporánea) y menos aún que ésta se

redistribuya. Esos resquicios iniciales en la aplicación del modelo se han tornado en

verdaderas troneras, incluso en algunos Estados modernos, hasta el punto de que

han desvirtuado los principios democráticos del modelo debido al mayor peso que ostentan

los intereses capitalistas. Al final se hará referencia a este punto en particular.

Expresiones contemporáneas de debilidad del Estado

Pasando por alto numerosos fenómenos de la historia nacional -que servirían de ejemplos

adicionales al de carencia de monopolio de la fuerza- sobre la 'debilidad política del Estado'

(política, puesto que desde el Frente Nacional la modernización del Estado lo fortaleció
xxvii

burocrática y financieramente, aunque poco en lo político) se llega a la situación

contemporánea, que es la que induce a más controversias al respecto.

A partir de la década de los años ochenta ha sido recurrente un fenómeno enquistado en

la formalidad democrática nacional, que ha sido analizado en detalle durante los últimos

años, en especial bajo el nombre de 'captura del Estado' [5].

Se trata de la proliferación de conductas deshonestas, ilegales y hasta criminales -muchas

acompañadas de violencia- en instituciones estatales de varias regiones del país, mediante

la penetración de delincuentes en esas instituciones, debilitándolas al ponerlas a su servicio.

Este fenómeno ha sido quizás el más publicitado en los últimos años, gracias a las

denuncias iniciadas por medios de comunicación y que han sido acogidas por algunas

Cortes [6].

El sistema político del clientelismo

La debilidad política del Estado en el país se manifiesta también mediante un fenómeno

antidemocrático que es común en muchos países, aún en algunos de industrializaciones

tempranas -o ‘desarrolladas’, pero que en el caso de Colombia es paradigmático.

Se trata del clientelismo, proyectado desde el 'gamonalismo' y el 'caciquismo' pre

modernos, a partir de la convivencia burocrática bipartidista durante el Frente Nacional,

cuya agresividad derivada de su profunda penetración política me permitió

denominarlo 'sistema político del clientelismo'. [7] Esa agresividad arrastró consigo una

corrupción rampante, cuya vigencia -y la de su progenitor- se cimentó con mayor fuerza

durante los dos períodos del gobierno pasado.


xxviii

Esta situación trajo a su vez un mayor debilitamiento de la de por sí débil capacidad

de 'expresión ciudadana', cerrando así un posible espacio de fortalecimiento del Estado.

Esta inhibición del ejercicio ciudadano se inscribe no sólo en eventos electorales -a través

de la compra de votos y el traslado de electores como rebaños-, sino también en la

incapacidad de construir veedurías ciudadanas para vigilar decisiones políticas de

miembros de corporaciones públicas y de numerosos mandatarios regionales y locales.

Una vez que este ambiente se propagó a varias regiones del país, junto con el

fortalecimiento de las arcas oficiales, aparecieron y se dispararon las ferias de contratos,

como es el caso emblemático del actual 'carrusel de la contratación' en Bogotá [8].

Finanzas públicas y fortalecimiento del Estado

El fortalecimiento financiero del Estado es condición necesaria pero no suficiente para

fortalecer políticamente un Estado. No es suficiente, ya que si impera la corrupción, como

ocurre en el país -incluso con soportes legales-, la fortaleza financiera sirve de acicate, de

manera contradictoria, para debitar políticamente al Estado. [9]

Además del clientelismo, la ambientación y el fortalecimiento de la corrupción en el Estado

la proporcionaron la 'infiltración' de mafias de narcotraficantes en alianza con políticos, a la

par de ambiciones desmedidas y corruptas motivadas por el ansia de enriquecimiento fácil.

Muchos políticos regionales encontraron en ello la clave de sus triunfos electorales, para

revertir luego con creces beneficios a sus financiadores -legales o ilegales-, sin que se

preocupen -por supuesto- de perder electores con libre ejercicio de ciudadanía, ya que en

esos casos son casi inexistentes. No sobra recordar acá innumerables vivencias de la

'parapolítica' y sus 'carruseles familiares', tan difíciles de erradicar.


xxix

Los partidos políticos no escapan de la feria

El papel de la política en un Estado moderno y democrático se orienta a institucionalizar los

conflictos y negociar los intereses, para que los partidos políticos los canalicen o tramiten al

Estado. En este sentido, el uso legítimo oficial de la violencia es un recurso

subsidiario ante eventuales dificultades.

La lógica de este derrotero democrático exige que los profesionales de la política se

sintonicen con la opinión pública, si quieren al menos conservar su electorado (rendición de

cuentas). Sin embargo, si no existe un sistema de partidos con fortaleza mínima, está lógica

puede desvirtuarse, máxime si la debilidad partidista se junta con fenómenos como los

indicados antes.

Cuando los políticos no dependen de un electorado a quien rendirle cuentas, es decir, de

ciudadanos que ejerzan sus derechos y deberes, su preocupación no es hacer política

con orientación democrática.

Por eso, si sus apoyos dependen de grupos legales o ilegales que les financian sus

campañas con el ánimo de obtener réditos posteriores, y si sus electorados potenciales

carecen de condiciones mínimas de ciudadanía, bien sea por pobreza, miseria, desempleo

estructural o diversas formas de exclusión social, las modalidades de compra de votos o de

coacción electoral marcarán la pauta de sus 'triunfos' electorales.

No hay que esculcar mucho en la historia contemporánea de nuestras regiones para

entender la condición similar de que gozan numerosos políticos, al ejercer sus funciones

con lógicas propias a espaldas de la opinión pública, sin que piensen siquiera en

mantenerla o conquistarla [10].


xxx

Obras son amores y no buenas razones

Dentro del cuasi-remedo de sistema de partidos que hay en el país y en medio de sus

componendas, del clientelismo y la corrupción de que adolecen buena parte de ellos, por

fortuna hay grupos, sectores y movimientos que buscan sacar al país -incluso de manera

contradictoria- del atolladero en que se encuentra.

Hay casos de avales electorales dados a candidatos y grupos que aún creen en la

honestidad, facilitados por partidos minúsculos para sobrevivir, como son los de la

Asociación Nacional Indígena y el Partido Verde.

En estos casos -y en otros con liderazgos personales relativamente fuertes-, hay inclinación

a mantener lo que se conoció hace algunos años como anti política y que ahora se

autodenominan 'independientes'. El descrédito a que llegaron los partidos alimentó así

una forma de hacer política, que de manera contradictoria se denominó anti política.

Como continúa la desconfianza hacia los partidos -como institución-, los 'independientes'

no quieren saber nada de ellos ni de sus facciones. Por lo tanto, procuran reafirmar su

autonomía, si les es posible, recogiendo firmas para lanzarse a la palestra electoral.

Pero la desconfianza no es solamente con los partidos, sino que cobija instituciones

estatales, como el Congreso y las demás corporaciones de elección popular. Se trata,

entonces, de ingresar en ellas, de la manera más neutral posible, para supuestamente tratar

de hacer algo a favor de la democracia.

De esta forma, este 'juego democrático', por fuera de la institucionalidad de los partidos,

antes que fortalecer el Estado contribuye a debilitarlo de manera indirecta, ya que inhibe el

cumplimiento de las funciones partidistas.


xxxi

Una Constitución incómoda

Este muestrario de fenómenos contrarios a la democracia -en medio de

la formalidad democrática del país-, que reafirma la debilidad política del Estado, podría

alargarse como un rosario de perlas.

Sin embargo, vale la pena señalar algunas situaciones adicionales, además de la referencia

anunciada al comienzo sobre el desarrollo distorsionado que presenta en la actualidad la

democracia representativa.

Quizás la situación más notoria es la que se deriva de la aplicación -dentro del ámbito

democrático formal- de excepciones constitucionales hechas a la medida. En efecto, a

diferencia de la mayor parte de países de la región que tuvieron dictaduras sin controles

constitucionales que evitaran desmanes contra la población, Colombia se ideó la aplicación

rutinaria de la figura del 'estado de sitio' de la Constitución de 1886.

Desde antes del Frente Nacional, el 'estado de sitio' facilitó las iniciativas militares y actuó

como visto bueno anticipado para las acciones represivas por venir. Propició la autonomía

de las acciones castrenses al eliminar las cortapisas jurídicas y estimuló una dinámica

violatoria de los derechos humanos.

En determinadas coyunturas algunas de las normas acumuladas mediante el estado de sitio

fueron seleccionadas y reagrupadas para ser convertidas en legislación permanente, con el

fin de crear un cuerpo legislativo relativamente homogéneo que sirviera de modelo

estratégico contra la subversión. [11]

Es conocida la crisis política generalizada que llevó a la coyuntura de 1989 a 1991, cuyo

resultado fue la Constitución de 1991. Ante las cortapisas que impuso esta Carta para
xxxii

controlar los desmanes de la anterior excepción constitucional del 'estado de sitio', luego de

intentos fracasados -gracias a fallos de la Corte Constitucional- de los dos primeros

gobiernos de la década de los años noventa de acudir por oficio a los 'estados de excepción',

el Congreso se ideó la manera de 'subvertir legalmente' el orden constitucional.

En vísperas de cumplir 20 años, a la Constitución del 91 le han cambiado más de 60

artículos en 29 reformas, algunas de las cuales buscan minar y otras distorsionar el espíritu

democrático excepcional que le dio origen.

Además, son numerosas las leyes destinadas a alterar, mediante interpretaciones leguleyas,

el sentido democrático implícito de la Carta. Todos ellos han sido atentados sostenidos y

soterrados en contra del propósito de los constituyentes de fortalecer el Estado.

La Corte Constitucional solamente ha podido desvirtuar algunos de esos cambios, varios de

los cuales ha desbordado la desfachatez de buena parte de la clase política. El ejemplo

paradigmático al respecto es la prohibición, el año pasado, de la segunda reelección

presidencial inmediata.

Con el argumento caudillista, sofista y antidemocrático del 'estado de opinión', Uribe logró

'engrupir' durante años a la mayor parte de una opinión pública polarizada a su favor. Pero,

por fortuna, se encontró con un freno dada la fortaleza relativa de la democracia en el país.

La larga vigencia de formalidad democrática no se ha quedado en el vacío y ha dejado sus

huellas positivas. Pero parece que los países que se quedaron más en la formalidad que en

el contenido de la democracia liberal se les pasó su cuarto de hora para construir

democracias liberales funcionales a los principios democráticos.


xxxiii

Fortalecimiento político del Estado: ¿utopía o posibilidad?

Se plantea, a manera de síntesis, una hipótesis sobre manejo político, ahora que el país

cuenta con un gobierno que despierta dudas e incertidumbres, pero también ciertas

esperanzas.

El subproducto principal de la situación nacional descrita es lo que -de manera genérica- se

conoce como problemas sociales: marginalidad, desempleo, subempleo y, en general,

exclusión social.

Esto acarrea una situación política que conforma un círculo vicioso que reproduce la

debilidad política del Estado: clientelismo y corrupción, déficit estructural creciente de

ciudadanos y ausencia de construcción de ciudadanía.

Su contraparte (teórica) es la inclusión social, las reformas políticas democráticas, el acato

a la Constitución -sin torcerle el pescuezo- y el cumplimiento cabal de leyes y normas

adecuadas, que son numerosas en este 'país del general Santander'.

¿Puede entonces un gobierno habilidoso y voluntarista, apoyado en argucias y malabares

políticos, sanar un organismo social (símil social-organicista decimonónico) que adolece

de cáncer con metástasis, sin generar primero una movilización social masiva para construir

un movimiento precursor de un sistema de partidos políticos fuertes y democráticos, puntal

del fortalecimiento estatal?

Las movilizaciones sociales como propósito son factibles en el país, pues hay un amplio

sector urbano y moderno de opinión pública -maleable por definición-, con recursos de

comunicación y tecnologías mediáticas novedosas.


xxxiv

Lo atestigua la movilización social caudillista del presidente Uribe en contra de las FARC

durante sus gobiernos, basada en la manipulación y el temor ciudadanos saturados de odio,

mediante el recurso permanente de la polarización mayoritaria de la opinión pública a su

favor. Su examen final fue la inmensa marcha nacional en contra las Farc, el 4 de febrero

de 2008.

Sin necesidad de acudir a mañas antidemocráticas propias del caudillismo latinoamericano,

sino recordando -de nuevo- a Max Weber, los líderes carismáticos han sido necesarios a lo

largo de la historia de la humanidad, para bien y para mal.

¿Podrá el país, entonces, construir un proyecto de movilización social destinado a 'romperle

el espinazo' a la violencia, el clientelismo y la corrupción, o seguirá rondando la utopía de

hacerlo sólo con medios políticos convencionales y voluntarismos?

Notas de pie de página

[1] En artículo publicado en El Tiempo («Los 'mitos urbanos' de la parapolítica», 27 de enero de 2011), Gustavo Duncan

indicaba que «Paradójicamente Colombia es un estado fuerte. La crisis de seguridad de los últimos 30 años no ha puesto

en riesgo la existencia de las instituciones democráticas...». El artículo se refería al 'desmonte' de cuatro mitos sobre la

parapolítica. Aunque Duncan mostraba la 'captura' del Estado regional por parte de la 'parapolítica', afirmaba una supuesta

fortaleza del Estado.

[2] Esta permanencia democrática formal mantenida por el bipartidismo, en medio de un Estado frágil, fue un subproducto

de la prolongada reacción antimilitarista de las élites tras la dictadura de Bolívar y la disolución de la Gran Colombia. En

esa reacción se destacan la eliminación del pequeño ejército profesional que apoyó a Melo contra Obando en 1854, luego

de su derrota siete meses más tarde, y -ya en el siglo XX- el inicio tardío del proceso de profesionalización militar en

1907.

[3] Al respecto, no es clara la explicación 'excluyente' del monopolio legítimo del uso de la fuerza, como parte esencial de

un Estado moderno-democrático, que hace Ingrid J. Bolívar en su artículo «Sociedad y Estado: la configuración del
xxxv

monopolio de la violencia», reeditado en Luis Javier Orjuela E. (compilador), El Estado en Colombia, Departamento de

Ciencia Política-CESO, Uniandes, 2010.

[4] Véase Fernán González, «Un Estado en construcción. Una mirada de largo plazo sobre la crisis colombiana»,

reeditado en Ibid.

[5] Véase Claudia López Hernández (edición de) "Y refundaron la patria... De cómo mafiosos y políticos reconfiguraron

el Estado colombiano", Bogotá, Corporación Nuevo Arco Iris, 2010.

[6] El Estado no es un ente monolítico sino multifacético, no sólo con respecto a las ramas del poder público (Ejecutivo,

Legislativo, Judicial...), sino también con relación a los niveles territoriales: nacional, regional y municipal (Ejecutivo

nacional y Congreso, gobernaciones y asambleas, alcaldías y concejos). Este recordéis del ABC de la política en una

democracia liberal -representativa- es necesario para diferenciar expresiones diversas de la política en un mismo contexto

nacional, como es el caso del autoritarismo subnacional en países democráticos frente a gobiernos nacionales que no lo

son, o lo son en menor medida. Véase Edward L. Gibson, «Control de límites: Autoritarismo subnacional en países

democráticos», Desarrollo Económico, Vol. 47, 186, Buenos Aires, enero 2008. La fortaleza -y también la debilidad- del

Estado puede ser parcial, o selectiva, es decir, presentarse o construirse en determinadas instituciones oficiales y no en

otras.

[7] Francisco Leal Buitrago y Andrés Dávila, "Clientelismo: el sistema político y su expresión regional", Bogotá,

Ediciones Tercer Mundo-Iepri, U.N., 1990 (reedición Ediciones Uniandes, 2010, colección de celebración de los 60 años

de la Universidad de los Andes).

[8] También cabe indicar que el crecimiento de ciertos presupuestos municipales, derivado de la modernización capitalista

en etapas recientes, se ha prestado para 'capturas' de administraciones municipales y sus consecuentes 'chanchullos', como

ocurre con diversas zonas francas. En los alrededores de Bogotá pueden apreciarse varios ejemplos.

[9] De ello tampoco se libra la rama jurisdiccional del Estado, como se ha visto con la compra de jueces o, incluso, con la

conducta de las altas Cortes. Basta recordar el reciente 'descubrimiento' de los medios de 'la feria de las pensiones' en el

cuestionado Consejo Superior de la Judicatura. Ver «El carrusel de los magistrados», en Semana, No. 1503, febrero 21 a

28 de 2011.

[10] Ejemplo reciente que combina esta situación con un tufillo de corrupción es la escandalosa insistencia en la compra -

o el alquiler- de costosas flotas de carros blindados para servicio de los abnegados y sacrificados padres de la patria. Es

decir, un pequeño 'encime' -una 'ñapa simbólica'- a los vergonzosos privilegios de que gozan los congresistas. ¿Es acaso

éste ejemplo, reciclado una y otra vez, una muestra de fortaleza política del Estado?
xxxvi

[11] Vésae mi libro La inseguridad de la seguridad. Colombia 1958-2005, Capítulo Dos, Bogotá, Editorial Planeta, 2006.

* Sociólogo, Profesor Honorario de las Universidades Nacional y De Los Andes.

Fortalezas del sistema político colombiano

* Colombia tiene una tradición civilista medida por la ausencia de enfrentamiento militar

con sus países vecinos y por el hecho de no haber tenido alternativas diferentes a sistemas

civiles en la tarea de gobernar. Ha habido una cultura en donde el elemento militar ha

estado políticamente subordinado, y en la que hay un profundo rechazo a la arbitrariedad y

al autoritarismo.

* Desde la Independencia, Colombia se ha caracterizado por tener una tradición electoral

muy marcada. El sistema ha sido competitivo y esto se manifiesta en el establecimiento de

diversas organizaciones políticas en la lucha por el poder. Además, las normas electorales

tienen un carácter incluyente.

* En el país la libertad de expresión ha sido siempre protegida por el Gobierno, salvo en

pocos momentos de algunos períodos presidenciales en donde se impusieron restricciones

al contenido de la información.

* Los partidos colombianos, aunque no han sido los más disciplinados de la región -por ser

producto de uno de los sistemas más personalistas del mundo- no han generado ineficiencia

en la producción legislativa. El Congreso ha sido muy importante para el mantenimiento de

las instituciones democráticas y es uno de los más institucionalizados de la región, tiene

una estructura interna que es descentralizada, así como un adecuado proceso de creación de

leyes.
xxxvii

* La sociedad civil colombiana ha desempeñado un papel determinante en momentos

claves de nuestra historia. La Generación de la Constituyente” es la de la globalización

política, gracias a ella muchas de las aspiraciones de quienes estaban entrando en la vida

pública quedaron consignadas en normas constitucionales cuyo desarrollo es un

compromiso con las siguientes generaciones.

* La Constitución de 1991 es una carta política que por primera vez en la historia de

Colombia fue hecha entre todos y para todos. Sin embargo, las carencias de

institucionalidad democrática son todavía inmensas y es hora de medir la calidad de la

democracia, pues la sostenibilidad de la estabilidad política depende de la existencia de

instituciones más incluyentes.

* Colombia es un país con una gran tradición jurídica. La Corte Constitucional ha ejercido

un control que permite observar el apego de los colombianos al imperio de la ley. La Corte

ha tenido una influencia sustancial en el fortalecimiento del Estado de Derecho, la

conversión de conflictos sociales en problemas constitucionales y la afirmación de los

derechos fundamentales.

* La política exterior colombiana ha tenido líneas coherentes en el largo plazo. Colombia

ha mantenido un comportamiento característico por el respeto al derecho internacional, la

preferencia por la solución pacífica de controversias y el acatamiento del orden

internacional.

* El país fortaleció las instituciones y políticas ambientales, y varios estudios identifican la

capacidad del Estado colombiano para proteger el medio ambiente como una de las más

fuertes de América Latina. Sin embargo aún falta mucho terreno por recorrer para que
xxxviii

dicha capacidad se ejerza debidamente, evitando así la degradación y destrucción del medio

ambiente.

* La economía colombiana creció de manera sostenida, a un ritmo promedio de 4,5 por

ciento anual, entre los años treinta y finales del siglo XX, no obstante la crisis de 1990.

* Colombia comparte con Brasil y Argentina la designación como uno de los países que

cuentan con un mayor número de profesionales competentes, principalmente en los niveles

corporativos más altos. El país se ha convertido en un exportador de capital humano

calificado.

* La cobertura en salud pasó de 23 por ciento de la población a 55 por ciento en el 2002,

gracias a la Ley 100 de 1993, pero existen deficiencias financieras que hay que subsanar

pronto.

* La habilidad que tuvo el sector cafetero para generar una institucionalidad que es un

modelo de equidad y de estabilidad para el sector rural colombiano. La Federación

Nacional de Cafeteros ha aprovechado su naturaleza privada, democrática y participativa

para asociarse eficazmente con el Estado y generar así altos niveles de bienestar colectivo.

* Bogotá tiene una nueva cara y es reconocida internacionalmente como un modelo en

materia de transporte público (TransMilenio) y de defensa del espacio público. La

transformación de la capital se gestó desde mediados de la década pasada.


xxxix

En el sector económico el sistema político colombiano podemos encontrar que:

 Interviene directamente en la economía

 el gobierno lucha por mantener la competencia en los mercados de bienes y

servicios al tratar de asegurar que ningún vendedor domine el mercado de una

forma inequitativa.

 Debe garantizar que toda propiedad debe generar empleos y riquezas

 Debe asegurar que los grandes latifundios del país pueden ser explotadas

económicamente

 el gobierno puede decidir jugar un papel en la redistribución del ingreso y la

riqueza, ya sea a través del sistema fiscal (particularmente a través de impuestos

sobre la renta o el ingreso), o bien, a través de diferentes tipos de subsidios

gubernamentales y subvenciones para grupos de Interés especial.

 Otra función del gobierno esta, relacionada con el mercado, es la reasignación de

recursos. De acuerdo con la teoría económica, la falta de buena asignación de

recursos se presenta cuando un mercado tiene ciertas externalidades o efectos

indirectos. Es decir, algunos de los beneficios o costos asociados con la producción

o consumo de un producto en particular se acumulan con otras partes diferentes de

los compradores o vendedores de un producto.

 Otra función principal del gobierno en una economía es la estabilización de la

economía agregada. La economía de mercado es propensa a los altibajos de la

actividad económica. Los gobiernos pueden emplear políticas fiscales y monetarias

para lidiar con los problemas de desempleo e inflación, lo que generalmente ocurre

en diferentes etapas del ciclo.


xl

 el Estado actúa directamente como sujeto económico, con tres formas

fundamentales: las empresas públicas, la posible nacionalización de empresas o

actividades, y la planificación; aunque ésta, en una economía de mercado tiende a

ser, por todo lo expuesto, indicativa no imperativa, es decir, que los diferentes

sujetos económicos no están obligados a cumplir las indicaciones del Plan

Económico. Si no, estaríamos en un sistema económico de planificación central.

En conclusión nuestro sistema financiero nos ha permitido crecer de manera

significativamente con respecto a otras economías del mundo y nos está encaminando a

un desarrollo económico participativo y competitivo con otras economías del mundo

5. ¿En qué sentido la carrera que realiza en la Universidad le ha permitido comprender el

concepto de democracia y ha hecho de Usted un ciudadano más participativo?

¿Argumente?

Esta carrera ha hecho de nosotros personas conocedoras y enamoradas de la democracia,

conocer su definición su importancia en nuestra sociedad. Y como yo por medio de esta, de

una manera organizada y sistematizada tener una participación directa en las decisiones del

estado por medio de los diferentes mecanismos de participación ciudadana. Me ha

transformado en un ser más íntegro y capaz de comprender las diferente ideologías que hay

en nuestra sociedad. Nos ha hecho interactuar y mejorar el trabajo en equipo ya que la

única manera de hacernos escuchar ante el estado y hacer que los diferentes proyectos se

logren, hemos conocidos las diferentes instituciones, comunidades, sectores entre otras
xli

entidades del gobierno. Esta carrera ha sido una experiencia tan maravillosa ya que ha

hecho participe en cada decisión que pueda mejorar mi calidad de vida.

Para la elaboración del trabajo debe aplicar las normas APA en su presentación, desarrollo

y bibliografía. El trabajo debe ser elaborado por los grupos ya integrados.


xlii

Conclusión

La democracia, es el aquel sistema de gobierno, en el cual la soberanía del poder reside y

está sustentada, en pueblo. Es éste, por medio de elecciones directas o indirectas, quien

elige las principales autoridades del país. Asimismo, es el pueblo, quien puede cambiar o

ratificar a estas mismas autoridades, en las siguientes elecciones populares. Por este motivo

los griegos hablaban de la democracia, como el gobierno del pueblo; de hecho este es su

significado literal.

Es así, como se puede conformar una democracia directa, donde el pueblo es quien toma

todas las decisiones ejecutivas y legislativas, o la democracia representativa, donde le

pueblo por medio de votación popular escoge las autoridades que representarán a la

ciudadanía, en la toma de decisiones.

Hoy en día, la gran mayoría de los sistemas democráticos, funcionan por medio de la

representación; podemos imaginar lo complicado que sería de otra manera, con la

población actual de los países.

Dentro de la democracia, quienes tienen el beneplácito, para ostentar los cargos públicos,

son los integrantes de los poderes políticos. Es así, como los partidos políticos, son quienes

potencian y fortalecen a la democracia. Por medio de su actuar y la alimentación de

participantes, quienes escogerán por medio de las distintas elecciones, los cargos de los

poderes ejecutivos y legislativos, en la mayoría de las naciones democráticas. Aun cuando,

en algunas de ellas, la ciudadanía, también puede escoger a ciertos integrantes del poder

judicial.
xliii

Es así, como la separación de los poderes del Estado, es uno de los pilares fundamentales

de toda democracia. Cada uno de ellos es independiente y existe un control constante de

uno sobre el otro. Aquello redunda en un control sobre el actuar de los mismos y evitar

casos de corrupción o ilegalidades de los mismos; lamentablemente, en algunos casos estos

poderes se coluden y la corrupción se hace generalizada, como aún vemos en algunos

países, sobre todo en aquellos que se encuentran en vías de desarrollo.


xliv

Bibliografía

Aftalión E. Vilanova, J.(1994), Introducción al Derecho, 2ª Edición, Bogotá Colombia:

Editorial Abeledo-Perrot.

Bobbio, N. (2005). Teoría General del Derecho (Jorge Guerrero R.Trad.), Segunda

Edición, Bogotá Colombia: Editorial Temis S. A.

Borja Soriano, M. (1997). Teoría General de las Obligaciones, Decimoquinta Edición.

Bogotá Colombia: Editorial Porrúa.

Carnelutti, F. (2004). Cómo Nace el Derecho, (Santiago Sentis Melendo y Marino

Ayerra Redín Trad.), 3a Edición. Bogotá Colombia: Editorial Temis S. A.

Cervantes Ahumada, R. (1984) Derecho Mercantil, 4ª Edición. México: Editorial

Herrero, S.A., Diccionario Jurídico (1998). Madrid España: Editorial Espasa

Calpe S. A.

Alviar García, H. y otros (2011). Introducción al Derecho: Obra en Construcción.

Bogotá Colombia: Universidad de los Andes.

https://www.mindmeister.com/es/695066959/diferencias-entre-el-estado-de-derecho

* Sociólogo, Profesor Honorario, universidades Nacional de Colombia y de Los Andes

https://www.portafolio.co/economia/finanzas/fortalezas-colombia-249222