Vous êtes sur la page 1sur 1

LA MOVILIDAD Y ENERGIA

La movilidad como tema energético es un tema que ha tomado un notable auge en los últimos años,
la necesidad de fomentar medios de transporte sostenible en los grandes centros poblacionales es
la problemática que hoy en día aqueja al transporte urbano, pues es bien sabido que:

“El sector del transporte es un gran consumidor de energía, representando el 19% del
consumo mundial de energía final en 2013; y el mismo sector representará el 97% del
aumento del consumo de petróleo mundial entre 2013 y 2030. Las consiguientes
implicaciones —en términos de seguridad energética y emisiones de gases de efecto— de
un sector transporte dominado por el petróleo, apuntan a que la reducción del combustible
utilizado en este sector sea (y deba ser) una de las más altas prioridades para todos los
países” (Kreuzer & Wilmsmeier, 2014)

El incipiente progreso de cambio climático que ha traído consigo fuertes fenómenos no han antes
vistos los cuales causan a su paso devastación sobre las poblaciones afectadas, muestra de ello son
los huracanes Irma, Harvey y José que han azotado la región caribe de los continentes de América
del norte y centro América. La necesidad de encontrar una alternativa que sea más amigable con el
medio ambiente se hace palpable.

Dicho cambio en la movilidad a corto plazo no necesariamente tiene que ser un salto tecnológico
en los medios de transporte, también es posible llevar a cabo: cambios en los patrones del conductor
(reduciendo el consumo de combustible), desarrollando programas que de desarrollo municipal
(POT) que vinculen focos de viajes que reduzcan las distancias de viaje o cambiando los motivos de
viaje (Trabajo en casa).

Cuando se habla de largo plazo el desarrollo de nuevas tecnologías juega un papel fundamental en
el desarrollo de un modo de transporto sostenible, ya que “para el 2030 el 60% de la población
mundial vivirá en ciudades, lo que, combinado al ingreso a la clase media de cerca de 2.000 millones
de personas, hará, según Mckinsey, que la flota global de automóviles actual estimada en 1.200
millones de autos, tenga proyecciones de doblarse hacia el 2030 (más de la mitad para uso urbano).”
(Londoño, 2016) Una situación insostenible para proyectos de corto alcance.

Bibliografía
Kreuzer, F. M., & Wilmsmeier, G. (2014). Eficiencia energetica y movilidad en America Latina y el
Caribe: Una hoja de ruta para la sostenibilidad. Santiago de Chile: CEPAL.

Londoño, P. (2016). Movilidad urbana: La solucion esta en la tecnologia. DInero, 20-22.