Vous êtes sur la page 1sur 3

ESTEREOTIPO

Según la definición que se recoge en la RAE, un estereotipo consiste en una imagen


estructurada y aceptada por la mayoría de las personas como representativa de un determinado
colectivo. Esta imagen se forma a partir de una concepción estática sobre las características
generalizadas de los miembros de esa comunidad.

En sus orígenes, el término hacía referencia a la impresión obtenida a partir de un molde


construido con plomo. Con el correr de los años, su aplicación se volvió metafórica y comenzó a
utilizarse para nombrar a un conjunto de creencias fijas que un grupo tiene sobre otro. Se trata de
una representación o un pensamiento inalterable a lo largo del tiempo, que es aceptado y
compartido a nivel social por la mayoría de los integrantes de un grupo.

Los estereotipos pueden ser de tipo sociales (de acuerdo a la clase social de la que procedan. Ej:
chetos), culturales (de acuerdo a las costumbres que tengan. Ej: fascistas) o raciales (de acuerdo al
grupo étnico del que formen parte. Ej: judíos). De todas formas, los estereotipos suelen formarse
uniendo estas tres características, por lo que es muy difícil separarlos completamente unos de
otros. Cabe señalar también que existen estereotipos vinculados a la religión, como aquel que
define a los judíos como avaros.

A lo largo de la historia de los países se crean estereotipos que sirven para entender las diferentes
etapas y transmitir una versión lineal de la historia. En Argentina alguno de los estereotipos
históricos es:

*El Nativo Americano: un estereotipo creado desde la visión de los conquistadores, donde los
pueblos originarios eran analfabetos (pese a que en algunos casos tenían una escritura
propia), salvajes (sus costumbres, tan alejadas de las que traían los conquistadores, les resultaban
imposibles de comprender) e incivilizados (al carecer de ciudades se los consideraba
rudimentarios y poco preparados para la vida en sociedad, cuando en realidad los hechos
demuestran que este estereotipo estaba muy lejos de la realidad).
*El Gaucho: también desde la visión de los europeos, el estereotipo de los gauchos estaba
formado por atributos similares que el de los nativos. De hecho, gracias a la difusión de dichos
estereotipos es que este colectivo fue utilizado para luchar a favor de ideas que ciertamente no los
representaba.
*Inmigrantes: A partir de la llegada de enormes contingentes de personas que venían en busca de
una tierra más próspera donde vivir (segunda mitad del siglo XIX), se creó un nuevo estereotipo en
el país, el de los extranjeros, los cuales fueron diferenciados de acuerdo a su lugar de procedencia.
Los inmigrantes venidos de España sin importar el lugar exacto de donde partieron, recibieron el
nombre de “gallegos” y se los calificaba como poco inteligentes y testarudos. A los italianos se los
denominaba “tanos” y se los consideraba como ruidosos y poco trabajadores. A los provenientes
de países anglosajones se los llamaba “gringos” y a los rubios, ya fueran suizos, rusos, alemanes,
belgas o polacos, “rusos”.

Publicidad y estereotipos

Un elemento que afecta considerablemente la manera en la que un grupo mira a otro, es decir
que permite la creación de estereotipos, es la publicidad, lo que se intenta inculcar en el
pensamiento colectivo a través de los medios. Un ejemplo de esto es la publicidad machista que
intenta convencernos por ejemplo de que los autos son para los hombres (es decir que a todos los
hombres le gustan los vehículos y a las mujeres les tienen sin cuidado) y las cremas para el cuerpo
son para las mujeres (es decir que a todas las mujeres les interesa muchísimo su aspecto físico y a
los hombres no les preocupa el suyo).

En la publicidad machista se presenta la imagen de la mujer como la de alguien heterosexual,


casada con un hombre, que realiza las tareas de la casa y cuida de los hijos que ambos tienen en
común. Sus profesiones suelen ser de enfermera, profesora o secretaria (siempre con un jefe, en
su mayoría hombre). Y si no es así, la presentan como un ser frívolo, superficial, tierno, objeto del
deseo de los hombres (jamás se menciona la homosexualidad), culpable de los divorcios y con una
gran inestabilidad emocional.

PREJUICIO
En el latín es donde encontramos el origen etimológico del término prejuicio. En concreto,
podemos establecer que procede de la palabra praeiudicium que puede traducirse como “juicio
previo”.
El prejuicio es la acción y efecto de prejuzgar (juzgar las cosas sin tener cabal conocimiento o
antes del tiempo oportuno). Un prejuicio, por lo tanto, es una opinión previa acerca de algo que
se conoce poco o mal.

Por ejemplo: “Creer que todos los árabes son fundamentalistas sin siquiera haber viajado a Asia es
un prejuicio”, “Deja de lado los prejuicios y anímate a usar camisas coloridas”, “Pensé que nunca
me podría enamorar de una mujer de una cultura tan diferente, pero eran sólo prejuicios”.

Los prejuicios, por lo tanto, se elaboran a partir de opiniones que surgen antes de juzgar la
determinación de las evidencias. En otras palabras, un prejuicio es una crítica que se realiza sin
tener los suficientes elementos previos para fundamentarla. Si una persona que nunca viajó
a Francia afirma que los franceses son poco afectuosos y distantes en el trato, estará incurriendo
en un prejuicio y reproduciendo un estereotipo.

Este tipo de formas de pensar están vinculadas a la discriminación. Los prejuicios suelen ser
negativos (se rechaza a algo o alguien antes de tener el conocimiento suficiente para juzgarlo con
motivos) y fomentan la división entre las personas: si un sujeto cree que alguien es malo, no se
acercará ni siquiera para conocerlo y comprobarlo.

La parte más extrema de los prejuicios puede llegar a causar daño y graves consecuencias en la
sociedad. Así, por ejemplo, quienes tienen prejuicios sobre las personas de otro color, de otra raza
o de otra condición sexual, y además de una manera radical, pueden dirigirse a aquellas y
provocarles daños físicos o morales. En concreto, les pueden insultar, les pueden aislar a la hora
de participar en un acto, les pueden pegar…

Esto se refleja fundamentalmente en los grupos neonazis o de ultraderecha que defienden la


supremacía de la raza blanca y que apuestan por “acabar” con los homosexuales, los indigentes,
las personas de color…

Para la psicología, los prejuicios cognitivos son distorsiones que alteran el modo en que las
personas perciben la realidad. Varios de estos procesos fueron verificados de forma empírica por
los científicos. Los prejuicios llevaron a la Iglesia católica a rechazar, en su momento, evidencias
científicas que comprobaban que la Tierra giraba alrededor del sol, entre muchas otras.