Vous êtes sur la page 1sur 5

ANIMALES DE TRANSGÉNICOS: ¿LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DEL HOMBRE?

INTRODUCCIÓN:
El origen de los primeros animales transgénicos, tuvieron lugar en el año 1980, en paralelo con
el desarrollo de la ingeniería genética, los ratones fueron los primeros animales transgénicos. El
primero, producto de una investigación publicada en la prestigiosa revista científica Nature en
1982, producía la hormona de crecimiento de rata. Esto hacia que el ratón transgénico produjera
mucha más hormona de crecimiento que el ratón silvestre, por lo cual se veía bastante más
grande que él. Este experimento constituyó una revolución porque mostraba que un gen de una
especie podía introducirse en otra especie diferente, integrarse al genoma del receptor, y
expresarse (la proteína se fabrica y el organismo manifiesta la característica asociada). Desde
ese momento los ratones transgénicos constituyeron una herramienta fundamental en el
laboratorio para el estudio de la fisiología animal y sirvieron de modelos experimentales para
entender las bases de muchas enfermedades que afectan al hombre.

TESIS:
Los animales transgénicos son benéficos para la productividad y economía del hombre, como
así también para buscar la cura a enfermedades entre otras cosas, pero a su vez tienen un
impacto negativo en los estos animales genéticamente modificados y son perjudiciales para el
hombre

ARGUMENTOS
Los animales transgénicos tienen grandes beneficios para la humanidad, principalmente en
campos como la farmacéutica, la medicina, la agricultura, la industria y la investigación
científica. Del mismo modo, se los utiliza para el estudio de enfermedades, hacia la donación
de órganos.
Éstos podrían ayudar a la humanidad a descubrir los misterios detrás de síndromes
genéticos o enfermedades crónicas; incluso también a generar nuevos fármacos para tratar
diversas enfermedades, así como también el trasplante de órganos de animales a humanos.
Los animales más comunes para este tipo de trasplantes son los cerdos, por sus similitudes
con los humanos probablemente sean los que menos tasa de rechazo tengan. En el caso de
los fármacos, hoy en día se utilizan diversos provenientes de animales transgénicos, como
la insulina, la hormona del crecimiento y los medicamentos anticoagulantes son algunos
ejemplos.
Además, los animales transgénicos mejoran cuantitativa y cualitativamente
determinados elementos como la leche en el caso de las vacas, el crecimiento y la protección
frente a enfermedades. El caso de la leche es especialmente curioso, ya que las vacas
transgénicas han logrado generar leche sin lactosa; así como también leche enriquecida que
puede proporcionar una mayor nutrición a bebés y ancianos. En Canadá, fueron un poco
más allá, y utilizaron los genes de una araña en una cabra, de forma que pudieron extraer
seda de la leche de este último animal. También existen pollos transgénicos que sintetizan
proteínas humanas en la clara de los huevos.
Se pueden citar numerosos ejemplos, como la oveja que es 15% humana, la vaca que da
insulina, los peces brillantes, la rana traslúcida, Andi el primer primate modificado
genéticamente, el salmón que da más carne, los cerdos que pueden dar órganos, entre
otros.
Si bien como se describe en los párrafos anteriores, los transgénicos brindan múltiples
beneficios, pero también la creación y el uso de animales de este tipo provocan múltiples
perjuicios.
Los animales que han sido criados intencionadamente con defectos genéticos pueden padecer
problemas y sufrimientos. Además las modificaciones genéticas que introducen cáncer y otras
enfermedades pandémicas a los organismos de los animales tendrán efectos residuales que
afectarán su salud durante toda su vida. Como consecuencia en algunos casos el animal muere
como resultado de la aplicación. Los ratones criados para producir cáncer, por ejemplo, pueden
padecer largos períodos de sufrimiento debido a las largas y extensas investigaciones que deben
ser realizadas hasta obtener datos confiables. Asimismo, los defectos causan cambios
importantes en el comportamiento del animal, además de causarles sufrimiento.
Por otro lado, pueden surgir y/o han surgidos problemas de índoles moral cuando
algunos grupos religiosos y actividades de los derechos de los animales declaran que la
manipulación deliberada del ADN tiene un impacto negativo sobre el orden natural del universo,
poseyendo como tronco argumental, que Dios o la naturaleza es el verdadero arquitecto de toda
la vida sobre la tierra y que el hombre se está inmiscuyendo en un territorio donde no tiene ni
el derecho, ni el reconocimiento profundo de la verdadera creación.
También la industria farmacéutica ha promovido la explotación de una gran cantidad de
especies animales. Se han criado pollos transgénicos con hormona paratiroidea para el
tratamiento de la osteoporosis. Se ha utilizado ganado para producir terneros con niveles súper
elevados de proteínas antibacterianas. Se ha creado un factor de coagulación humano a
expensas de la utilización de leche de cerdas. La lisozima humana es producida y recuperada de
cabras transgénicas. Virtualmente, cualquier animal que pueda soportar las pruebas y produzca
resultados ha sido utilizado en cantidades copiosas. No obstante la posibilidad de liberar
animales transgénicos a la vida silvestre puede tener un gran impacto negativo sobre el
ambiente y el ecosistema natural. Los animales que portan defectos transgénicos, agentes
patógenos, virus y bacterias constituyen una amenaza grave para otros animales e incluso para
las plantas. Los animales alterados genéticamente que se cruzan con otras especies pueden
crear híbridos y mutaciones que pueden infectar el patrimonio genético completo de una
especie, llevando a la aniquilación y posiblemente la extinción. Solo sería necesario una hembra
preñada para comenzar una reacción de reproducción fuera de control; el impacto podría ser
muy rápido y definitivo.

CONCLUSIÓN:
Personalmente creo que los animales transgénicos son importante en algunos aspectos de la
vida como para la donación de órganos, en el caso de los cerdos, la leche sin lactosa de la vaca
transgénica, entre otros ejemplos. Pero a largo plazo pueden ser perjudiciales para el ambiente,
como así también no considero ético someter como en el caso de los ratones a experimentos
por los cuales sufren, pueden producir cáncer en el transcurso de las investigaciones y
experiencias. Asimismo los animales transgénicos que se consumen como los salmones, las
vacas, los pollos, terminan siendo alimentos “malos” para el consumo, entonces me pregunto
¿Somos conscientes de lo que consumos?
Bibliografía:

Argenbios (2011). Biotecnología en animales. El cuaderno de por que Biotecnología. Edición


N°9, pp.1-15. Recuperado de:
http://porquebiotecnologia.com.ar/Cuadernos/El_Cuaderno_9.pdf

Felmer, R. (2014). Animales transgénicos, pasado, presente y futuro. Scielo, volumen N°36.
Pp 105-117. Recuperado de:
https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0301-732X2004000200002

Peñaranda, M. y Asensio, F. (2015). Animales modificados genéticamente: (II) Aplicaciones.


Colvema, volumen -. Recuperado de: http://www.colvema.org/pdf/6473geneticaii.pdf