Vous êtes sur la page 1sur 3

El valor de la “Responsabilidad”

Formación en valores
Hno. Walter Castro
Hno. Jonatan Tejada

Dinámica de integración

La responsabilidad se define como la cualidad que profesan las personas que ponen cuidado y
atención en lo que hacen o deciden, y como tal implica la libertad. Una persona responsable es
aquella que está obligada a responder de ciertos actos. A su vez indica la competencia de un
individuo.

Oración y experiencia de vida: parábola de los talentos (Alivavan)

Iluminación

La responsabilidad apunta a la fidelidad, sino hay fidelidad no puede haber disculpas. A veces
dejamos de hacer lo que debemos por pereza, temor, miedo, e incluso pretextos. En la vida, cuando
no se asumen responsabilidades con firmeza, decisión y valentía, es un claro indicador de ausencia
de madurez y falta de sentido común.

La responsabilidad me debe llevar a ver la vida con optimismo, ejemplo de ello son los 2 siervos del
evangelio, ambos asumen una actitud de ponerse en camino para hacer las cosas bien. En cambio,
el otro se queda detenido, impotente, las opciones para él se acortan, la vista se le nubla y no ve
mayores posibilidades de multiplicar el encargo que se le ha dado. Eso nos pasa en la vida, justo a
esta edad, somos “soñadores o incapaces” de ver posibilidades al no tomar decisiones que implican
un grado de responsabilidad.

En nuestra vida joven, cabe preguntar y examinar el ahora: ¿Cómo me sitúo? ¿Estoy dispuesto a
caminar y hacer cumplir la misión encomendada, o simplemente dejarme llevarme por la pereza y
la mediocridad? La falta de responsabilidad incluso me puede llevar a no valorar el trabajo y lo que
el otro es… ¿Han escuchado de la compasión? Resulta que esa palabra, no la puedo conocer sino
me siento responsable del otro que también es mi vida. “Compasión es con pasión” Sentir al otro
“ponerme en los zapatos del otro”, no entenderemos esta palabra mientras no desarrollemos el
cuidado y la atención que lo que hacemos, lo que somos y decimos merecen.

Veamos el siguiente video…


Hay personas que hasta que les sucede algo, una situación extrema, se hacen responsable de sus
actos ¿Es eso lo que queremos? Ser responsables, implica valorar la vida, lo que se nos da y confía.
No podemos amar algo o alguien si ni siquiera tenemos un sentido de pertenencia. Seguramente
han escuchado aquella canción de Bachata “amor de madre” de aventura, pues es la misma historia,
un hijo que se abalanza al mundo sin criterios, sin pensar en las consecuencias de sus actos… trae
consigo el sufrimiento, llanto y dolor a una mujer que es su madre.

Y esa también puede ser o parecer nuestra historia de vida, cuando no nos aplicamos en lo que
debemos, en aquello que se nos orienta. Un papá que no responde a un embarazo se va sin decir
nada, un hijo al que todo se le da, pero que sabe dar poco y se adentra por caminos laxos.

Ahora hablemos de laxidad … ¿Qué es eso? Pues tiene que ver con un mundo que la sociedad
denomina como Ligh, donde el café es descafeinado y ya no es café, donde la leche es deslactosada
y ya no es leche, donde los profesores son los culpables que los estudiantes pierdan el año, donde
el amor, la convivencia y la responsabilidad es relativo.

Ahora, los grandes compromisos se pierden… adiós al matrimonio, adiós a la familia tradicional,
adiós a lo religioso, ya nada importa… no hay responsabilidad, no hay compromiso. Entonces ¿Qué
sucede? Pues pasa que las palabras “te amo” “te quiero” “te deseo” ya no significan nada, no dicen
nada… porque sencillamente todo es una cadena… la falta de responsabilidad me lleva a la falta de
compromiso, la falta de compromiso a la falta de amor, y la falta de amor a no tener ni un mínimo
de sentido de pertenencia.

Dinámica grupal…

¿Qué es eso de sentido de pertenencia?

El sentido de pertenencia es que yo me siento parte de la vida del otro o de la otra, me siento
responsable de lo que sucede en la institución, en mi entorno, en mi país. Esto quiere decir que el
sentido más profundo de responsabilidad nos tiene que humanizar… Lo que deseamos para nuestra
vida se convierte en una opción, en una decisión y personal, y no lo sentimos como imposición,
estamos convencidos que lo que hacemos es para cambiar la vida y corregir el rumbo de nuestra
historia.

Una persona puede ser muy responsable en el sentido de “disciplina” tomar las cosas como hábito,
pero puede estar poco convencida del ¿para qué lo hace? O simplemente, ser una persona
organizada y estructurada, pero un déspota en la casa, en la escuela, en el trabajo.

La responsabilidad es una actitud ética, y qué es ética, pues la palabra “ética” viene del griego ethos,
significa “manera de ser de una persona o de un grupo” Ojalá que se diga en un futuro… Los
profesionales, los políticos se SMV, son las personas más éticas y son un claro ejemplo para
nosotros. Hay que ser conscientes que el mayor enemigo de la ética está en el interior del corazón
humano y tiene un nombre: “el oscurecimiento del bien”, cuando este bien deja de practicarse y se
cae en el conformismo…

La falta de responsabilidad, también nos lleva al conformismo de los pueblos, trabajamos por
salarios mediocres, no exigimos mejoras al sistema de salud, las escuelas en estado deplorables, y
nuestros políticos “felices”. Entonces, viene algo llamado “paternalismo” y nuestros políticos son
paternales cuando a nosotros nos ven como infantes “incapaces de pensar, de exigir y razonar”,
somos como hijos que no tienen voz, y justo así es el sistema político de nuestros países
latinoamericanos. Se nos enseña a pedir, pero no a trabajar. Ojalá que cuando sean mayores sean
igual de responsables que sus profesores, o incluso mejores, porque siempre el Discípulo debe
superar al maestro y exigir lo justo. Pero, si son irresponsables, no exijan lo que no merecen.

Quiero terminar con la siguiente frase, y deseo que la transmitan… Para crear un mundo responsable
de sus actos:

NO LE DES EL PEZ. ¡ENSÉÑALO A PESCAR!

Esta frase indica que en lugar de darle las cosas de manera fácil se le debe enseñar a obtenerlas con
su propio esfuerzo, ya que aprendiendo siempre sabrán hacerlo.
Explicado de otra manera esto quiere decir: “si le das un pez, comerá un día, si le enseñas a pescar,
comerá toda la vida".

La Biblia en Génesis 3:19 dice: Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la
tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.
Proverbios 9:9 dice: Da al sabio, y será más sabio; Enseña al justo, y aumentará su saber.
Salmo 25:8-9 dice: Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

El que no trabaja no siembra, y el que no siembra no tiene nada que cosechar, y el que no tiene
nada que cosechar no tiene nada que dar, y el que no tiene nada que dar, lo que da es lastima.

Centres d'intérêt liés