Vous êtes sur la page 1sur 9

Los 3 bloqueos

que te están
impidiendo
ganar a la
fibromialgia
Soy Sandra Murga y trabajo con personas con fibromialgia y síndrome de
fatiga crónica a minimizar los síntomas y tener una vida con mayúsculas.

Lo hago con un método propio basado en:

- Autoconocimiento y educación emocional.


- Biología del dolor y desensibilización progresiva.
- Aprendizaje de hábitos saludables.

Soy psicopedagoga, coach para los procesos de cambio y mentora de la


comunidad Fibromialgia en Positivo, puedes encontrarme en Instagram
como @_sandra_murga_, donde me centro en mostrar las soluciones a estos
diagnósticos.

Durante muchos años mi vida estuvo marcada por un cuadro


sintomatológico como el siguiente:

- Migrañas diarias.
- Fuertes y constantes contracturas.
- Problemas digestivos.
- Insomnio.
- Altibajos emocionales.

Hasta que un día se complicó. y comenzó el dolor constante, la fatiga


crónica, los problemas inmunitarios, dermatológicos, ginecológicos y un
sinfín más.

De ser una persona activa, comprometida y sonriente, pasé a ser alguien que
triste, que no quería salir de casa, ni de la cama y me sentí más sola que
nunca.
Pero todo esto terminó hace ya casi 7 años. Tras un proceso de
autoconocimiento, autocuidado y conexión conmigo misma.

De todo esto y muchas más cosas puedes encontrar información en el blog


de mi web www.sandramurga.com.

Hoy quiero compartir contigo los 3 bloqueos más importantes que te están
impidiendo ganar a la fibromialgia y/o síndrome de fatiga crónica:

¿Te animas?
Bloqueo nº 1:
Pensar que la fibromialgia
es para toda la vida.

Sé que durante mucho tiempo has creído que esto era así, incluso es lo que te
han dicho.

Sabes que algunos de tus síntomas son crónicos, como el dolor, o la fatiga, pero
crónico no significa para toda la vida.

Crónico es sinónimo a larga duración, no sinónimo de “para siempre”.

La Fibromialgia es una entidad clínica caracterizada por un cuadro de dolor


músculo-esquelético crónico y generalizado de origen desconocido, donde no
existen otras enfermedades o alteraciones que lo expliquen.
 
La FM es una enfermedad reconocida por todas las organizaciones médicas
internacionales y por la OMS desde 1992.
 
Estuvo clasificada con el código M79.7 de la clasificación internacional de las
enfermedades (CIE-10) como una enfermedad de reumatismo no articular.
 
Y en la nueva clasificación (CIE-11) con el código MG30.01 Dolor crónico
generalizado. Donde define del siguiente modo:
 
“El dolor crónico generalizado (CWP, por sus siglas en inglés) es un dolor difuso
en al menos 4 de las 5 regiones del cuerpo y está asociado con una angustia
emocional significativa (ansiedad, enojo / frustración o estado de ánimo
depresivo) o discapacidad funcional (interferencia en las actividades de la vida
diaria y participación reducida en los roles sociales). Es multifactorial: factores
biológicos, psicológicos y sociales contribuyen al síndrome de dolor.
 
El diagnóstico es apropiado cuando el dolor no es directamente atribuible a un
proceso nociceptivo en estas regiones y existen características compatibles con
el dolor nociplástico y los contribuyentes psicológicos y sociales identificados.”
 
Bloqueo nº 1:
Pensar que la fibromialgia
es para toda la vida.

Esto quiere decir dos cosas:


 
Crónico es porque los síntomas duran más de 3-4 meses, pero eso no significa
para toda la vida.

Trabajando sobre los factores biológicos, psicológicos y sociales, que son los
que contribuyen al síndrome, se obtienen grandes mejoras, incluso la
desaparición de los síntomas.
 
Yo soy una prueba de ello, pero es que conozco a otras personas que también
la han superado y  muchos de mis clientes lo consiguen también.
Bloqueo nº 2:
Olvidar la parte psicológica y social
como parte del tratamiento.

Los medicamentos pueden aliviar, pero no resuelven tu situación.

Yo probé distintos tratamientos convencionales: tomar antiinflamatorios y/o


AINE, antibióticos, ansiolíticos, antidepresivos, analgésicos,
anti-convulsionantes …
 
¿Sabes cuál fue mi resultado? El resultado fue que cada vez me encontraba
peor.

Así que comencé a probar otras alternativas: ayuno, homeopatía, kinesiología,


pares imantados, acupuntura, hidroterapia de colon, tratamientos naturales,
terapia craneosacral, dieta de intolerancias alimentarias, técnicas inmunológicas
y de sensibilidad celular y  para finalizar, las aplicaciones transcraneales de
campos electromagnéticos de baja intensidad (LIMS).
 
Y aunque tenía mejoría, no terminaba de encontrarme bien, el dolor no cesaba,
el insomnio me seguía acompañando y también el sentimiento de infelicidad.
 
Estaba callando los síntomas, pero no identificaba las causas.
 
Y solo me estaba centrando en la parte física de mi diagnóstico, obvié todo lo
demás: mis emociones, mis hábitos, mis relaciones, mi no saber poner límites, no
descansar, etc.

Déjame decirte algo: Lo único que te va a sacar de donde estás es tomar las
riendas de tu salud y tomar un papel activo para mejorar y analizar esas áreas y
realizar los cambios que sean necesarios..
Bloqueo nº 3
Apartarte de todo y
tratarte mal

En 2009 cuando el estrés laboral, la sobrecarga de obligaciones, problemas


personales, y alguna cosa más, terminaron de rebosar el vaso de mi salud, toqué
fondo: el dolor, el cansancio y la desesperación se adueñaron de mi vida y me
fui alejando de todo y de todos.
 
Dejé de hacer todo aquello que me gustaba, dejé de pasar tiempo con mis
amigos y amigas, dejé de bailar, de reír, de disfrutar… y empecé a hablarme mal,
a sentirme inútil, mala persona, incomprendida, SOLA.
 
Lo peor que puedes hacer es lamentarte cada día y dar por hecho que nada va a
mejorar.

A mí me pasaba que me sorprendía imaginando mi vida postrada en una cama o


sola.

Ese diálogo interno te daña,  porque cuando tú te dices constantemente lo  mal


que estás, que no puedes con más, que eres una carga,... todo eso te genera
más angustia, sufrimiento, frustración, y como consecuencia tu cuadro
sintomatológico empeora.

Tus síntomas no son tus enemigos y el futuro no se te va a escapar.

Lo que estás dejando escapar es tu vida tu presente con esos pensamientos


porque no te dejan disfrutar de lo bueno que puedes estar viviendo.

De esta situación no se sale lamentándote, hablando de mal, sufriendo en


silencio, viviendo con quejas o juzgándote.

Tampoco comparándote contigo misma un tiempo atrás.


Bloqueo nº 3
Apartarte de todo y
tratarte mal

Tampoco compararte con otras personas, no gastes tu energía en algo que no es


posible, no puede ser otra persona, ni tener su vida, ni su salud, pero si puedes ser tu
mejor versión.

Me gustaría que te olvidarás de los “Y si…”, y si hubiera hecho esto o aquello quizá no
estaría así, si me hubiese cuidado más, etcétera.

Eso no sirve. porque esas situaciones ya pasaron y eso no te hará sentir mejor ni salir
de donde está.

¿Quieres saber cómo se sale?

Cambiando tu diálogo interior, cambiando tu mentalidad

Eres responsable de cómo te estás enfrentando a esta situación y de cómo te habla y


te tratas a ti misma.

Tú puedes elegir tus propias palabras pero en mi caso lo que me funcionó fue decirme
“Sandra tú puedes, cree en ti”

Te ayuda a dejar de sentirte culpable,  tú no has hecho nada lo has hecho siempre lo
mejor que ha sabido o podido en ese momento con las herramientas que tenía
lamentarte y sentirte culpable no te ayuda.

Te ayuda hacerte responsable a partir de ahora con las herramientas actuales.

Te ayuda volver a hacer cosas que te hacen feliz: caminar por el campo, bailar, salir
con amigas, hacer el amor, ir a conciertos, viajar… lo que sea que ames.

Y sobre todo, rodearte de información y personas que te nutran y alimenten tus ganas
de vivir.

Nada de foros e informaciones catastrofistas. Rodéate de personas con ganas de VIVIR


CON MAYÚSCULAS.
¿Y ahora qué?

Si lo que has hecho hasta el momento no te ha


funcionado, haz algo distinto.

Ten en cuenta todas las variables posibles, no te centres


solo en en lo físico.

Tus síntomas tiene solución.

Cree en ti.

Si necesitas ayuda, pídesela a alguien que haya


conseguido lo que tú anhelas.