Vous êtes sur la page 1sur 9

LA REBELIÓN DE LAS RATAS

(Un pueblo cansado de las injusticias de los ricos)

MARIA CAMILA MESA SAPUY


(Estudiante)

ELIZABETH GARCIAS
(Profesora)

INS.EDU. JUAN BAUTISTA MIGANI


FLORENCIA-CAQUETA
GRADO 8: 1
SOCIALES
2017
ACTIVIDAD
1. Presentar un resumen bien estructurado con sus tres partes: introducción, desarrollo y
desenlace.
2. Mencionar las características personales y emocionales de los personajes de la obra,
clasificándolos en primarios, secundarios y terciarios.
3. Que sentimientos les genero la lectura de la obra y arguméntalo.
4. Hacer una crítica reflexiva sobre el contenido y el título de la obra.
5. Realizar graficas sobre los momentos más relevantes de la obra.
6. Extraer vocabulario máximo de dos hojas.
7. Biografía del autor de la obra.

NOTA: Todos los derechos de autor reservados a mi nombre María


Camila Mesa Sapuy, conforme a la ley de derecho de autor, queda
prohibida la divulgación sin mi consentimiento sobre mis ideas o escritos
críticos en este trabajo. Cualquier divulgación o copia sin consentimiento
del autor serán demandadas.

SOLUCIÓN
Resp//1:

LA REBELIÓN DE LAS RATAS


(Un pueblo cansado de las injusticias de los ricos)

El libro la de la rebelión de las ratas inicia narrando, como el “progreso”, llega a unas tierras
tranquilas y acaba con la paz que existía en aquel lugar, todo debido a la intervención de la
minería específicamente del carbón, en un principio se producen conflictos por las tierras entre
campesinos y los jefes del proyecto, pero, posteriormente, todos los habitantes del lugar acaban
cediendo sus tierras y su vida al tan famoso llamado “progreso”. Fue así que se fundó el pueblo
de Timbali, un pueblo que acababa poco a poco con la naturaleza, pero, estaba lleno de una
riqueza cultural, ya que aquel proyecto minero atraía a miles de personas de todos los rincones
del mundo y de todas las clases sociales, motivadas y atraídas por el dinero, la ambición, el
progreso, o simplemente por un futuro mejor.

Es por lo anterior mencionado, que Rudecindo Cristancho que era un campesino trabajador,
junto a su familia deciden mudarse a tal dichoso pueblo lleno de “oportunidades”, ya que
nuestro protagonista principal buscaba el bienestar de su familia y una mejor vida para ellos y
pensaba que en ese lugar la iban a tener. Pero, al llegar al pueblo se encuentran con un sinfín
de dificultades que le obligaron a buscar abrigo en un basurero, dichas dificultades eran
básicamente la poca generosidad de la gente, pero, en dicho basurero conocieron a Cándida y
a su hijo Ñeco; Cándida era una mujer joven y generosa, además, les brindo ayuda a lo largo
de la historia, para empezar ella fue la primera en darles la mano cuando nadie más en aquel
pueblo quiso dársela.

En aquel mismo día Rudecindo sale a buscar trabajo pero no tuvo éxito, además, se sentía muy
mal por ello ya que debía mantener a su esposa Pastora que se encontraba embarazada, a su
hija Meriena de 14 años y su hijo Pacho de 12 años, posteriormente, su esposa Pastora con la
ayuda de su vecina cándida encuentra empleo en las casas de las familias “ricas”, se dedicó a
lavar ropa de las personas afortunadas y de mejor jerarquía junto a su hija, pero no les iba muy
bien. Pasados unos días Rudecindo consigue trabajo como un minero y a pesar de que esto les
hacía muy feliz a su familia y a él, lo cierto es que era un trabajo mediocre y de mala muerte
ya que tenía que trabajar jornadas largas y someterse a una explotación constante por parte de
los "ricos", además a él se le pagaba cada 10 días y debido a esto Rudesindo y su familia estaban
aguantando hambre y nadie les prestaba el dinero suficiente para mantener a su familia.
Afortunadamente Joseto, el dueño de una tienda les fio un poco de pan y mazamorra pero esto
no les iba a alcanzar. Debido a esto a Pacho le tocó robar una alcancía de la iglesia,
afortunadamente nadie se dio cuenta del suceso.

Pero la vida de Rudesindo cada vez estaba de mal en peor, ya que se da cuenta que todo el
esfuerzo que ha gastado en su trabajo no vale la pena para tan miserable salario que le dan ya
que es casi humillante, pues en ese sistema sólo gana el patrón, Sin embargo, los campesinos
no se quedarán tranquilos, sino que empezarán a albergar en sus corazones el sueño de obtener
Justicia, sueño que se transformó en la idea de formar un sindicato que defendiera los derechos
de los trabajadores y les procurara mejores condiciones. Pero, este fue otro camino que también
terminó cerrándose ya que en vez de beneficiarlos, esto termino por empeorar la situación. Para
mayores males a Pacho lo metieron a la cárcel porque le había pegado al Diablo por defender
a su hermana ya que quería besarla, además, el Diablo tenia malas intenciones con su hermana,
al otro día Rudecindo y Pastora fueron donde el alcalde Roberto García a pedirle que soltaran
a Pacho pero el alcalde les dice de una manera negativa y fuere que ¡No! en eso llega el Diablo
y habla con el alcalde y liberan a Pacho.

Además, hay un momento trágico en la historia también es cuando pastora pierde a su hijo que
llevaba en su vientre, todo empezó cuando pastora cansada de tantas cosas rutinarias decide ir
a respirar aire fresco por los lados de la quebrada donde tuvo un trágico accidente y pierde al
bebé, esto por supuesto abatió a Rudesindo, quien ya estaba bastante cansado de la situación
actual de su familia y en su mente solo estaba la injusticia y el mal trato recibido por los ricos.
Y en su cabeza ya rondaba la idea de hacer una revolución, y no solo el compartía esa idea si
no también la mayoría de los trabajadores, pero ninguno hiso nada por miedo a represalias
hasta que un día mientras trabajan en la mina, en medio de esas ideas que van tramándose en
la cabeza de los mineros explotados, Rudesindo y sus compañeros siguen cavando túneles,
como si fuesen “ratas escavando sus propias madrigueras”. La tarea los lleva a descubrir un
pasadizo de la mina en donde ha habido un derrumbe meses atrás, sin que nadie de la empresa
dijera nada o intentara rescatar a los trabajadores. Los mineros se encuentran entonces con el
macabro hallazgo de los cuerpos en descomposición de sus compañeros, lo cual los hace salir
corriendo de la mina, mientras que el dolor, la ira y el miedo se mezclan haciendo que estalle
la rebelión.

Una turba enfurecida se decide finalmente a entrar y destruir el barrio donde viven las personas
de mejor jerarquía y extracto social, motivados por la ira y el dolor, además de sueños perdidos.
Durante los disturbios, Rudesindo fallece de manera trágica cuando una bala atraviesa su pecho
y su cadáver fue aplastado por la multitud descontrolada. Su cadáver es pisado por otros,
terminando con la vida de este hombre, que creyendo en el cuento del progreso embarcó a su
familia a una aventura, que los condenó a la desgracia. De este modo podría decirse que este
pueblo que decía ser “el progreso” para una mejor vida, se convirtió rápidamente en la
desgracia y la injusticia que siempre se ha abarcado en nuestra sociedad en donde el rico
siempre obtiene lo que quiere y el pobre solo se queda con las migajas, explotado y torturado,
“hasta tal punto que el pueblo mismo, la gente que lo conforma se cansaron de la injusticia
de los ricos”.

Resp//2:

PERSONAJES PRINCIPALES:

RUDECINDO CRISTANCHO:

Físicamente: es un hombre alto, flaco y no muy fuerte. Tiene la espalda inclinada y de piel
morena. De ojos caídos y manos largas pero flacas.

Emocionalmente: Es un hombre muy correcto. Al principio vivía en un mundo interior muy


pacífico y calmado. Pero a medida de que las injusticias con los mineros se cometían se iba
llenando de ira, de rabia y pensaba en ideas revolucionarias. No es muy inteligente, solo sabe
contar hasta cincuenta y es muy reservado.

PASTORA:

Físicamente: es la esposa de Rudecindo y está en embarazo. Una mujer hermosa, de ojos


negros, con un rostro fresco y sano, con su cuerpo vibrante y erguido y con un olor de mujer
plena aunque ya algo acabada por el pasar de los años.
Emocionalmente: Se conocieron en el campo en donde Rudecindo estaba colocado como
jornalero. Es muy humilde y una buena mujer. Era el apoyo moral de Rudecindo.

MARÍA HELENA:

Físicamente: La hija mayor y todos le dicen Mariena. Tiene catorce años. Es muy hermosa,
con trenzas hasta la espalda con los mismos ojos de su madre. De piel morena pálida.
Emocionalmente: muy tímida y muy sana. Se hacía respetar y le ayudaba mucho a su madre.

FRANCISCO JOSÉ:

Físicamente: Era el hijo menor y le dicen Pacho. Tiene doce años y es igual de larguirucho a
su papá.
Emocionalmente: Al contrario que Rudecindo era alegre, emprendedor y también violento.
En su alma infantil había un sentimiento de rebelión.

PACO ESPINEL:

Físicamente: Un compañero de la mina, son muy buenos amigos. Es campesino igual que
Rudecindo. Era alto y delgado.
Emocionalmente: Fue traicionado por su esposa que se fue con otro hombre y lo dejo con
dos hijos. Él no se deja explotar y sabe mucho del sindicalismo. Da las primeras ideas de una
huelga.

CÁNDIDA:

Físicamente: Era la prostituta que les dio posada cuando llegaron. Era bonita morena, de
gran cuerpo
Emocionalmente: Era muy generosa y muy buena persona a pesar de ser prostituta. Les
ayudo a conseguir empleo. Su rancho se lo quemo El Diablo.

SECUNDARIOS:

ROBERTO GARCÍA: Es el alcalde del pueblo. Solo les hace caso a los ricos.

EL DIABLO: Un hombre rico del pueblo. Muy autoritario y todos le tenían miedo. Mato a
Joseto.

EL CAPATAZ: El que supervisaba a los obreros. Los regañaba mucho y los trataba como
animales insignificantes.

MÍSTER BROWN: El jefe de personal de la mina. Muy mala persona.

DON JOSETO: El dueño de la tienda. Le fiaba a Rudecindo.

GRIMALDO: Compañero de Rudecindo. Un día le dio una golpiza al capataz.

EL LECHUZA: Así le decían a otro minero, de los mejores amigos de Rudecindo.

Resp//3:

El sentimiento que me genero la obra fue un sentimiento de dolor, mesclado con un poco de
ironía y ganas de justicia por la cruda realidad que da a entender el libro, debido a que es un
poco tortuoso ver como los ricos se aprovechan de los pobres y es algo irónico ya que algo
similar pasa en la vida real, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez
más pobres, por ello desearía justicia ya que no me gustaría que este mundo siga siendo así,
opino que debería haber igualdad para todos y es por ello que deseo justicia tanto por el libro
y los sucesos que allí se dieron como por la vida real ya que duele saber que eso mismo sucede
en la vida real solo que un poco diferente. Ya que… nosotros no hacemos nada para cambiar
esa realidad.
Resp//4:

Es curioso ver el título de la obra, “la rebelión de las ratas”, creo que el autor del libro dio en
clavo al expresar de mejor modo el punto de vista por parte de las personas de mejor condición
social al ver a una persona de escasos recurso, no digo que literalmente nos vean como unas
ratas, pero , si creo que existe ese tipo de indiferencia por parte de los que se creen dueños del
mundo y de los que no poseemos nada más que las migajas de estas personas. Creo que estas
personas solo piensan en lo que tienen y en su conformidad además de su comodidad y nos ven
a nosotros los pobres como sirvientes que están a su disposición para complacerlos en todo lo
que ellos deseen, ¡no somos unas ratas!, pero si nos hemos degradado a tal punto que con tal
de salir de nuestra deficiencia económica nos hemos sometido al yugo de la injusticia laboral,
económica y social.

Todo lo anterior debido a la necesidad de mejorar nuestras vidas, porque alguien nos implanto
en nuestra mente que si no se poseen cantidades de dinero y poseen grandes cantidades de
propiedades uno no puede ser feliz, nos hemos convertidos en esclavos de nuestro propio
sistema, ya que nosotros mismos creamos esa desigualdad de derecho, nosotros mismo nos
colocamos la soga en el cuello al decidir que los que tengan más son los dueños y señores del
mundo y nos vemos solo como animales arrastrándose a los pies de este maldito sistema
económico y tendencia social , arrastrándonos como si fuéramos perros rogando que su amo le
dé algo de sus sobras.

El autor del libro solo busca reflejar ese punto de vista de un modo más realista, mostrándonos
la cruda realidad de las condiciones que tenían los trabajadores de aquella época y el injusto
trato por parte de las personas adineradas, si pensamos un poco ha pasado más de un siglo y
nada ha cambiado, hace 1000 años los hombres éramos explotados por las personas que tenían
una “mejor clase social”, hace 500 años las personas éramos esclavos del trabajo, todo por
mantenernos en una mejora constante de nuestra calidad de vida, hace 1 siglo las personas
éramos sometidas bajo las riendas del “progreso”, pero, ¿Qué hemos logrado con eso?.

Es cierto que hemos logrado avanzar en tecnología, en la medicina, en la comunicación etc...


Pero nada de esto es válido si vivimos en una sociedad que está dividida por nuestra condición
social, una sociedad que te juzga y trata solo por lo que tienes, si tienes más que otros eres lo
mejor del mundo pero si no posees nada las personas solo te ven por encima del hombro con
la mirada escalofriante de la crueldad humana y el trato indiferente. Pero nada se logra con esta
realidad, el rico desea ser más rico a costa del pobre, y para completar la situación y en busca
de la codicia y el poder, algunas personas ricas pasan aun por encima de los derechos de las
personas de bajos recursos, tanto así que son capaces de hacer cosas inmorales para lograrlo,
es así como se ve la corrupción en nuestra sociedad, las personas hacen lo que sea por dinero
incluso son capaces de vender su propia dignidad a cambio de unas migajas.

Son capaces de vender su integridad con tal de ser aún más ricos, sin importar que esto afecte
a la sociedad en especial a las personas de bajos recurso es así como alcaldes, abogados ,
congresistas, etc… con su poder son capaces de afectar de un modo igual que si nos explotaran
y nos maltrataran, en este libro se ve una triste realidad de nuestra sociedad, y llegara el día en
que así como sucedió en el libro, las personas se cansaran de este mal trato, llegara el día en
que las personas se quitaran el velo de sus ojos y observaran la verdad, se darán cuenta de que
son capaces de vivir aún mejor si dejan a un lado sus preocupaciones y en piensa a vivir, porque
una cosa es vivir para sobrevivir aferrados al yugo del amo y otra cosa es vivir aferrados a la
justicia de la igualdad mismo del ser, es por eso que este libro enfoca bien estos ideas y así
mismo como en aquel libro sus personajes se rebelaron contra los ricos y los acabaron, llegara
el día en que los explotados laborales en nombre del “progreso” de la actualidad se levantaran
y dirán ¡NO MAS!, tal vez nosotros no masacraremos a los ricos, pero si acabaremos con esta
injusticia social y así como en el libro nosotros que conformamos al sociedad nos cansaremos
del mal trato y nos convertiremos en un pueblo cansado de las injusticias de los ricos y
buscaremos la verdadera justicia e igualdad social.

Resp//6:

VOCABULARIO

Abracadera: fuente o lugar donde bebe el ganado.

Aliso: árbol de la familia de las betuláceas.

Andariega: anda mucho o va de un lugar a otro.

Bucólico: de este género o relativo a él.

Canicular: periodo del año en que el calor es más fuerte.

Convicciones: idea política, religiosa o fuertemente arraigada.

Deambular: caminar sin dirección determinada.

Deplorable: que produce pena o disgusto.

Discrepancia: diferencia, desigualdad.

Disputaría: debatir, discutir algo.

Elogiaban: alabar o enaltecer con alabas.

Ensimismamiento: atracción del mundo exterior, concentrándose en los mismos


pensamientos.

Esbozaron: bosquejar, hacer un esbozo, definir los contornos de una cosa.

Fervor: devoción, intensidad en el sentimiento religioso.

Fornido: fuerte.
Frugal: comida sencilla.

Mendrugo: pedazo de pan duro.

Lúgubre: triste, melancólico, tétrico

Reacio: contrario a algo.

Reos: persona que ha sido declarada culpable y deberá cumplir una pena.

Socavón: hundimiento en el suelo.

Piqueta: herramienta de albañearía con mango de madera y dos bocas opuestas una
plana como martillo y otra con punta.

Taciturno: que muestra mucha tristeza.

Resp//7:

BIOGRAFÍA DEL AUTOR

FERNANDO SOTO:

Aparicio (Socha, Boyacá, 11 de octubre de 1933 - Bogotá, 2 de mayo de 2016) fue un escritor,
guionista y profesor colombiano.

Fernando Soto Aparicio nació en Socha, Boyacá, el 11 de octubre de 1933. Al mes de nacer su
familia se trasladó a Santa Rosa de Viterbo, donde pasaría su infancia. Estudió hasta cuarto
grado de primaria. Luego, siendo joven, se dedicó a la escritura. Tras alguna estancia en el
extranjero en misión diplomática, en 1960 se estableció definitivamente en Santafé de Bogotá.
Además de su ingente producción literaria, cultivó el periodismo, publicando artículos de
opinión en los principales rotativos colombianos, y escribió numerosos guiones para la
televisión. Fue profesor de la Universidad Militar Nueva Granada en Bogotá.2

La extensa obra de Fernando Soto Aparicio cubre los más variados géneros, aunque se focaliza
fundamentalmente en la narrativa y la poesía. Sus temas habituales se relacionan con los
conflictos históricos y sociales que arrastra Colombia; sus obras, en una línea realista,
denuncian implícitamente la violencia, la injusticia y las desigualdades sociales. La novela La
rebelión de las ratas (1962), con la que obtuvo el premio Selecciones Lengua Española, supuso
su consagración como escritor. Previamente había publicado Los bienaventurados (1960), y la
lista de sus relatos creció incansablemente en los años siguientes: Mientras llueve (1966),
Viajes al pasado (1970), Mundo roto (1973) y muchos títulos más. En novelas como La
rebelión de las ratas pueden apreciarse las líneas de fuerza de su narrativa. El protagonista, un
campesino llamado Rudecindo Cristancho, llega con su familia a la población de Timbalí con
la esperanza de hallar un empleo y una vida mejor. Sin recurso alguno, la familia se instala en
un basurero y Rudecindo logra ser contratado en una mina de carbón, donde padece la
explotación y las miserables condiciones de trabajo. El intento de formar un sindicato
desemboca en una rebelión y en el final trágico del protagonista. Se trata de un implacable
relato testimonial, cargado de dureza, sobre las ínfimas condiciones de vida de las clases pobres.
Su producción lírica corrió paralela a la narrativa, si bien se inició antes: de 1953 data su poema
Oración personal a Jesucristo. Algunos de sus poemarios son Diámetro del corazón (1964),
Motivos para Mariángela (1966), Palabras a una muchacha (1968), Sonetos con forma de mujer
(1976), La paz sea con nosotros (1986), Pasos en tierra (1984) y Carta de bienvenida a la paz
(1989). En su obra poética, concebida con una función social, el autor vierte, en un estilo
elaborado pero fluido, tanto su angustia personal como las incertidumbres y zozobras de su
circunstancia histórica concreta. Soto Aparicio es autor además de algunas obras destinadas al
público infantil, como El color del viento, Guacas y guacamayas y lunes.