Vous êtes sur la page 1sur 2

RESUMEN DE LA PELÍCULA “EL CRIMEN PERFECTO”

Nos encontramos frente a una trama sumamente interesante, podemos


describirla como un encuentro entre dos mentes brillantes o el enfrentamiento
entre dos sujetos cuyo ego y arrogancia sobrepasan todos los límites; de manera
general la película trata sobre el intento de homicidio, por un exitoso empresario,
una persona muy arrogante, llena de secretos, muy inteligente y capaz de
confundir al más inteligente de los investigadores. Por otro lado, un fiscal con
una pesada carga emocional que se encuentra en un momento de confusión,
con respecto a lo que debe hacer y lo que quiere hacer; su prestigio, su ego,
confianza lo llevan a la pérdida del caso, cosa que lamenta mucho y con el fin de
limpiar su imagen continúa la investigación del caso, aún habiendo terminado. Al
surgir nuevas evidencias consigue iniciar un nuevo proceso por un delito
derivado del primero.

En el caso de la película “El Crimen Perfecto” nos encontramos ante una escena
de crimen de tipo cerrado, pues lo hechos se dieron dentro de una habitación,
dentro de la mansión del imputado. Las principales evidencias encontradas
en la escena del delito fueron:

1. Las evidencias físicas: los casquillos.


2. El arma de fuego, que supuestamente se utilizó para cometer el delito.
3. La muestra de sangre, que fue tomada de la víctima.

Por otro lado, la confesión del imputado, la declaración del jardinero como
testigo y la declaración de la gente que realizó la declaración del imputado.

Los errores del investigador: el agente que recibió la llamada quien fue el que
hizo el papel de negociador cometió varios errores, entre los que podemos
destacar son los siguientes:

1. No sabiendo de que se trataba de una trampa y de que el mismo era el


causante de esta situación se deja persuadir por el imputado de poner
sobre la mesa su arma de reglamento por un intento de ganarse la
confianza del imputado.
2. Se deja por una carga emocional y termina agrediendo al imputado, la
cual será posteriormente usada por el imputado en su defensa.
3. Se toma la confesión del imputado sin la presencia de su abogado.

Los errores del fiscal: es un joven abogado de aspiraciones profesionales, con


un 97% de casos ganados. Cuando se le asigna el caso se da cuenta que era
una confesión derivada del sujeto activo del delito y se imagina que la acusación
saldría favorable a sus intereses y que con tan sólo seguir los mismos trámites
legales lograría la obtención de la sentencia correspondiente y podría continuar
con sus planes pues se encontraba a las puertas de un buen contrato en el sector
privado. Por tales motivos se confió demasiado en su prestigio, su fama y su ego
por lo que se descuidó de no llevar correctamente el proceso. Sin darse cuenta
empezó a dejarse manipular por la mente brillantísima del imputado quien
comienza por hacer efectivo el derecho que le confiere la Constitución Política
de los Estados Unidos, en representarse a sí mismo.
Habilidades del imputado: es una persona fría, calculadora, manipuladora, una
gran habilidad para argumentar, conocedor del sistema de justicia de los Estados
Unidos, muestra gran facilidad de planificación como podemos ver en el
desarrollo de ambas audiencias, se desarrollaron de acuerdo a lo que el había
previsto y planificado, para lo cual realizó diferentes acciones con la cual él
pretendía limpiar la escena del crimen y desvirtuar la información iniciaría, que
podría revelar la verdadera identidad del autor del crimen.

Errores del imputado: el error más grave cometido fue después de haber
conseguido manipular el sistema, humillar al fiscal y consecuentemente
quedarse en libertad, se dejó llevar por su ego, arrogancia y continuó tratando
de ridiculizar al fiscal, herirlo en su ego haciéndole reconocer su error y darse
cuenta que por su propio ego, arrogancia y descuido había perdido el caso,
despertando en el fiscal un sentimiento de responsabilidad que le impulsó a
seguir investigando aún después de haber perdido el caso.

El imputado debió irse tranquilo pero su ego ganó y quiso burlarse una vez más
del fiscal cosa que el aprovechó y con la ayuda de sus amigos logró probar una
nueva confesión donde todo lo grabó el video, al ex imputado, detallando la forma
como cometió procedió en el crimen y que todo era parte de un plan fríamente
calculado.

Otro error es el hecho de desconectar a la esposa (víctima) la cual se encontraba


en estado vegetativo, pues al causarle la muerte se procede a realizar la
necropsia, se recupera el proyectil, se compara con el arma que había sido
recuperada del agente policial que estuvo involucrado sentimentalmente con la
víctima, lo que desencadenó un nuevo juicio, esta vez por homicidio, debemos
recordar que aquí aplica el principio: donde nadie puede ser perseguido, juzgado
ni condenado dos veces por el mismo hecho.

Conclusión:
El primer juicio llevado a la corte, por el delito de intento de homicidio, a pesar
de las circunstancias que podía inculpar al esposo de la víctima; no pudo ser
posible que el juez dictara sentencia, porque no había suficientes pruebas. En
este caso el fiscal se hubiera concentrado más en su trabajo, hubiera hecho una
investigación más profunda; podría haber conseguido una sentencia de culpable,
pero el fiscal se dejó llevar por su prestigio, exceso de confianza en sí mismo y
no se dio cuenta de la manipulación que estaba siendo víctima del imputado; se
avocaron al juicio con pocas pruebas y una confesión mal obrada, así como la
declaración del agente agresor que fue destruida en las argumentaciones por
estar vinculada sentimentalmente con la víctima.

En el segundo caso fue llevado a la corte por el juicio de homicidio, tuvimos la


oportunidad de conocer acerca del principio: que nadie puede ser perseguido,
juzgado ni condenado dos veces por el mismo delito.

No creo que exista crimen perfecto, sino que a veces tenemos investigadores
mal entrenados, arrogantes, descuidados, y en nuestro país podemos decir que
hasta parcializados.