Vous êtes sur la page 1sur 2

El Tribunal Constitucional (TC) dictó nuevas pautas

interpretativas para la aplicación más flexible del


precedente Huatuco, que determina el ingreso,
permanencia y ascenso a la administración pública
por meritocracia, y salvaguarda la carrera
administrativa ante casos de reposición de
trabajadores del sector público.

26/7/2016

Según estos lineamientos, no procede tal reposición cuando esta se haya pedido en una
plaza que forme parte de la carrera administrativa a la cual corresponde acceder a través
de un concurso público de méritos, que se encuentre vacante y presupuestada.

Al margen de que también debe haber desnaturalización de un contrato temporal o de


naturaleza civil, mediante el cual supuestamente se haya encubierto una relación laboral
permanente.

Así, el máximo tribunal recoge los criterios de la justicia laboral ordinaria y, a la vez,
aclara la aplicación del citado precedente.

Precisamente, dichas pautas están desarrolladas en la STC N° 06681-2013-PA/TC.

Caso bajo análisis

En el caso materia de la sentencia, el TC advirtió que si bien este es uno en el que se


reclama la desnaturalización de un contrato de naturaleza civil, el pedido del
demandante del amparo se refiere a la reposición de un obrero municipal, sujeto al
régimen de la actividad privada conforme al artículo 37 de la Ley Orgánica de
Municipalidades.

Por tanto, el colegiado considera que no existe coincidencia entre lo solicitado y el


presupuesto referido a que se debe solicitar la reposición en una plaza que forme parte
de la carrera administrativa.

Determinó que como no se solicita la reposición en una plaza que forme parte de la
carrera administrativa no se puede aplicar el precedente Huatuco y, por tanto, ordenó la
reposición del trabajador municipal a plazo indeterminado en su mismo puesto de
labores o en otro de igual o similar nivel.

A criterio del juez supremo, Omar Toledo Toribio, este fallo constituye una aclaración y
rectificación del TC, que recoge lo establecido por la Cuarta Sala Laboral de Lima y la
Segunda Sala Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema.

“Entonces eso viene a ser en cierta forma una reivindicación de los pronunciamientos de
la justicia ordinaria que con sus planteamientos y su análisis conceptual, doctrinario,
con base en los principios del Derecho del Trabajo, ha permitido que el TC se rectifique
sanamente en este caso”, explicó el magistrado integrante además de la Sala
Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema.

Califica como saludables las precisiones efectuadas por el TC, puesto que
evidentemente había una situación injusta con los trabajadores obreros municipales.

Orientación

El TC señala que cuando se interponga y admita una demanda de amparo contra una
entidad del Estado, cuya finalidad sea la reposición del demandante, ello deberá
registrarse como una posible contingencia económica que deberá preverse en el
presupuesto de la entidad, a fin de que la plaza que ocupaba se mantenga presupuestada
para, de ser el caso, actuar o ejecutar en forma inmediata la sentencia estimativa. La
administración pública deberá considerar que para justificar el mantenimiento de la
plaza presupuestada, el procurador público, antes de que el proceso sea resuelto en
primer grado, está facultado a comunicar al titular de la entidad su opinión motivada
cuando considere que se afecta el derecho constitucional invocado. Así podrá evitarse y
preverse gastos fiscales.

Apuntes

La justicia ordinaria estableció que el precedente Huatuco no se aplicaba a los obreros


municipales.

Sin embargo, en la sentencia correspondiente al Expediente N° 0025-2013-AI/TC, el


máximo intérprete de la Constitución declaró inconstitucional la exclusión de estos
trabajadores de la Ley Servir, por lo que los incluyó en esta norma.

La justicia laboral determinó luego que este fallo solo se aplicaba a los trabajadores que
ingresen a laborar a partir del día siguiente de su publicación.

El TC dictó pautas interpretativas para la aplicación más flexible del precedente


Huatuco.