Vous êtes sur la page 1sur 23

Revista Espiga

ISSN: 1409-4002
revistaespiga@uned.ac.cr
Universidad Estatal a Distancia
Costa Rica

Cañas Quirós, Roberto


El origen de la filosofía en Grecia: la unidad del hombre con el cosmos
Revista Espiga, núm. 13, enero-junio, 2006, pp. 1-22
Universidad Estatal a Distancia
San Pedro de Montes de Oca, Costa Rica

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=467846086001

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
 
   
 
El origen   Palabras clave:  
Cosmología,   Cosmogonía,   Principio,   Mito  

T e m a C e n t r a l  
y  Ciencia.  
de la filosofía    
en Grecia:   Abstract:  
The  article  is  an  introduction  to  the  origin    

la unidad   of   the   Greek   philosophy,   starting   from   the    


gradual   separation   between   the   mythical    
and   the   rational   thinking.   It   establishes    
del hombre   that   the   cosmologies   and   cosmogonies   of    
the   first   philosophers   are   narrowly   linked    
con el cosmos   to   the   human   sphere   rather   than   divorced    
from  it.  Therefore,  an  idea  of  a  cosmopsiqu-­‐‑  
Roberto  Cañas  Quirós*   ismus,  of  an  inseparable  unity  between  the    
universe   and   the   human   being,   of   a   bond    
  between   the   macrocosmic   and   the   micro-­‐‑  
  cosmic   is   proposed.   This   perspective   is    
Resumen   analysed  not  only  in  ancient  Greek  religion    
El   artículo   es   una   introducción   al   tema     and   poetry,   but   also   in   the   «Presocratic»    
del   origen   de   la   filosofía   griega,   a   partir     philosophy.  
de    la    gradual    escisión    entre    el    pensar      
mítico   y   el   pensar   racional.   Se   plantea    
que     las     cosmologías     y     cosmogonías     de    
Key words  
Cosmology,   cosmogony,   principle,   myth  
los   primeros   filósofos   están   estrechamente    
and  science.  
vinculadas   con   la   esfera   de   lo   humano   y    
no   divorciadas   de   éste.   Por   eso   se   parte    
de   la   idea   de   un   cosmopsiquismo,   de   una     Relaciones entre  
unidad   indisoluble   entre   el   universo   y   el     el mito y la filosofía  
ser  humano,  de  un  ligamen  entre  el  macro-­‐‑  
cosmos   y   el   microcosmos.   Esta   perspectiva     No   existe   una   demarcación   que    
se  analiza  no  sólo  en  la  religión  y  la  poesía     registre   con   exactitud   una   eclosión    
griega  antigua,  sino  también  en  la  filosofía     pura   de   la   filosofía   a   partir   del    
«presocrática».   «pensamiento     mítico».     La     mito-­‐‑  
  logía     siempre     estuvo     latente     en    
  la   filosofía   griega   arcaica,   a   pesar    
 
  de   que   en   los   autores   milesios   se    
*         Máster   en   filosofía   y   profesor   asociado    
manifiesta   una   fuerte   disipación.    
  de  la  Escuela  de  Estudios  Generales  de   Un   análisis   de   la   epopeya,   mostra-­‐‑  
la   Universidad   de   Costa   Rica.   También   ría   la   estrecha   conexión   que   guar-­‐‑  
es   tutor   de   la   Cátedra   de   Filosofía   de   la  
da   con   el   pensar   racional,   como    
Universidad  Estatal  a  Distancia.  
propio  de  un  espíritu  de  perspi-­‐‑  
Rec.  14-­‐‑12-­‐‑05     Acep.    28-­‐‑03-­‐‑06  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
cuidad   intelectual   que   animó   el     el  campo   (Tucídides  I,  5).  La  transfor-­‐‑  
mundo   de   los   jonios.   Su   religión     mación   también   se   produce   en   la    
fue   heredada   de   la   cultura   micé-­‐‑   esfera   religiosa:   los   antiguos   cultos    
nica,   en   donde   la   relación   con   los     familiares   pasan   a   convertirse   en    
dioses  era  un  asunto  que  incumbía     cultos   oficiales   de   la   nueva   polis.    
directamente     al     jefe     de     familia,     Su   administración   estuvo   a   cargo    
pues   entonces,   lo   mismo   que   en     de   sacerdotes,   hierofantes   y   sacer-­‐‑  
época   posterior,   nunca   existió   en     dotisas,   los   cuales,   al   sustituir   a    
Grecia    una    clase    sacerdotal    que     los   cabeza   de   familia,   se   ocupa-­‐‑  
marcase   las   pautas   del   sentimiento     ban  de  los  asuntos  rituales  y  de  la    
religioso.   Otro   aporte   fundamen-­‐‑   obtención    del    favor    divino    para    
tal   de   Micenas   fue   el   culto   a   los     la    comunidad,    pero    sin    entablar    
héroes,   que   no   es   sino   el   tributado     algún   tipo   de   injerencia   política.    
a   los   grandes   antepasados.   A   dife-­‐‑   Ello   significó   mantenerse   al   mar-­‐‑  
rencia  de  la  Edad  Media,  en  donde     gen   de   la   dimensión   dogmática   de    
lo   caballeresco   y   lo   religioso,   aun     otras   muchas   religiones   que   han    
cuando       fueran       concomitantes,     aplastado   al   espíritu   humano,   al   no    
transitaban   por   senderos   distintos,     brindarle   el   más   remoto   resquicio    
en   el   mundo   griego   eran   indis-­‐‑   para  el  pensamiento  autónomo.  
cernibles   lo   heroico   y   lo   sagrado.    
Abbagnano     y     Visalberghi     hacen     Una   de   las   páginas   más   gloriosas    
una     analogía     entre     la     sociedad     de    la    historia    de    Grecia,    fue    la    
homérica   y   la   acontecida   durante     promoción   por   el   desarrollo   com-­‐‑  
pleto   de   la   personalidad   del   indi-­‐‑  
la   alta   Edad   Media,   hasta   el   grado    
de   establecer   un   «medioevo   grie-­‐‑   viduo.    La    importancia    universal    
go»   (1996:  32).   Sin   embargo,   la   com-­‐‑   de   los   griegos,   como   educadores,    
paración     resulta     forzada     porque     deriva   de   su   novedosa   concepción    
se   trata   de   contextos   donde   los     de   la   posición   del   individuo   en    
la   sociedad.   La   ciudad-­‐‑estado,   a    
valores   políticos   y   religiosos   son    
muy  disímiles.   través   de   la   capacidad   formadora    
de   la   paideia,   término   con   el   que    
El     intercambio     económico     y     las     los   griegos   designaban   su   educa-­‐‑  
disputas     militares     suscitaron     la     ción   o   cultura,   es   la   que   posibi-­‐‑  
migración   de   las   proles   hacia   la     lita   el   perfeccionamiento   de   sus    
conformación   de   la   ciudad-­‐‑estado.     miembros   en   todo   el   sentido   de    
Las   primeras   polis   originadas   en     la   palabra.   Si   comparamos   al   pue-­‐‑  
los   siglos   XI   y   IX   a.   C.,   en   principio     blo   griego   sobre   el   fondo   histórico    
fueron   refugios   amurallados,   que     del   antiguo   Oriente,   la   diferencia    
acogían  a  los  aldeanos  dispersos  en   es  tan  profunda  que  los  griegos  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
parecen   ser   de   una   época   futura.     La   fuerza   imaginativa   de   las   obras    
En     mundos     tan     disímiles     como     homéricas   revela   una   singularidad    

T e m a C e n t r a l  
el   egipcio,   en   donde   los   regentes     muy   propia   del   alma   griega,   que    
faraónicos   eran   la   encarnación   de     luego  se  reflejaría  en  su  disposición    
Ra,   el   dios   solar,   no   quedaba   más     hacia   la   actividad   especulativa.   La    
que  la  opresión  sobre  la  gran  masa     descripción   pormenorizada   de   las    
de   los   hombres.   La   filosofía   sólo     armas   de   Aquiles,   o   las   historias    
pudo   haber   nacido   en   un   terreno     de   navegantes   y   cuentos   populares    
fértil  para  la  libertad  y  la  imagina-­‐‑   como  el  viaje  de  Odiseo  al  Hades  y    
ción.   Nunca   hubiera   sido   factible     sus   peripecias   con   gigantes   de   un    
el   abandono,   ni   siquiera   parcial,     solo  ojo,  la  maga  Circe  que  convierte    
de   formas   de   pensamiento   mito-­‐‑   en  cerdos  a  sus  tripulantes,  el  canto    
lógicas    en    medio    de    sociedades     arrobador   de   las   sirenas   y   mons-­‐‑  
teocráticas.   truos     descomunales     como     Escila    
y   Caribdis,   traslucen   una   de   las    
La  poesía  homérica,  que  comienza  a     fantasías   creadoras   más   fecundas    
principios  del  siglo  VIII,  produce  la     del   mundo   Occidental.   La   ductili-­‐‑  
forma   definitiva   del   género   épico.     dad   de   la   religión   helena   permitió    
Son   los   jonios   quienes   a   partir   del    
incluso   la   elaboración   de   diversas    
siglo   XIII   inician   la   recreación   oral     versiones   de   un   mismo   mito   -­‐‑algo    
del   ciclo   troyano   mediante   líneas     inconcebible   en   una   dogmática   reli-­‐‑  
claras   y   coherentes,   con   el   mismo     giosa-­‐‑,   pues   tanto   los   homéridas    
espíritu   de   claridad   racional   que     como   los   rapsodas,   vertían   el   vino    
haría   surgir   después   la   filosofía   y    
de  sus  nuevos  poemas  en  los  viejos    
la  historia.  La   Ilíada  y  la   Odisea  no     odres.   Refundir   poéticamente   a   los    
constituyeron   textos   revelados   en     ancestros   fue   por   mucho   tiempo    
el    mismo    sentido    en    que  Yahvé     una   costumbre   generalizada,   sien-­‐‑  
hizo   una   Alianza   con   los   hebreos,     do  Platón  un  vivo  ejemplo  al  trans-­‐‑  
sino   en   tanto   que   gozaron   de   una    
parentarlo  en  la  prosa  poética  de  su    
autoridad   y   respeto   generalizados,     filosofía   (República   376e   y   ss.,   Leyes    
pues  fueron  las  obras  más  leídas  y     660e  y  ss.).  
recitadas   por   los   griegos,   al   encon-­‐‑  
trar   en   ellas   enseñanzas   de   toda     El     politeísmo     y     polidemonismo    
índole.   Cuenta   Platón   (Político  606e)     (divinidades   menores   o   mensaje-­‐‑  
que  era  una  opinión  muy  difundida     ras),   que   dominaba   la   mentalidad    
en  su  tiempo  el  que  Homero  había     griega,   constituye   un   rasgo   típico    
sido  el  educador  de  toda  Grecia,  no     de  una  concepción  que  denota  una    
sólo  en  el  plano  estético,  sino  como     familiaridad   entre   el   hombre   y   lo    
guía  y  formador  de  los  hombres.   divino.  A  pesar  de  la  creencia  de  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
que   los   mortales   eran   juguetes   de     ba   un   mundo   gobernado   por   el    
las   divinidades   poderosas   y   que     capricho,   su   manifestación   en   la    
el   destino   humano   fuera   digno   de     naturaleza  hizo  que  la  filosofía  y  la    
toda   compasión,   existe   un   vínculo     ciencia   nacieran   como   el   impulso    
sumamente   estrecho   de   los   dioses     por   encontrar   una   regularidad   sub-­‐‑  
con  los  hombres.   yacente   en   ella   misma.   En   ocasio-­‐‑  
nes,   el   filosofar   era   otra   forma   de    
La   inmanencia   de   los   dioses   grie-­‐‑   alcanzar   una   experiencia   religiosa,    
gos     supuso     que     la     sucesión     de    
sólo   que   en   el   marco   de   una   com-­‐‑  
los   acontecimientos   físicos   y   los     prensión   accesible   a   la   inteligencia    
impulsos     psicológicos     del     hom-­‐‑   humana.  
bre,   fueran   explicables   en   virtud    
de   fuerzas   personales.   Fenómenos     Dentro   de   las   explicaciones   reli-­‐‑  
naturales   como   el   rayo,   la   tem-­‐‑   giosas   fue   significativo   el   intento    
pestad   y   la   peste   son   algunos   de     por   dilucidar   los   orígenes   remotos    
los   castigos   que   envían   los   inmor-­‐‑   del   universo,   primero   a   partir   de    
tales.     Una     pasión     desenfrenada     Homero.   Platón   llegó   a   conside-­‐‑  
es     aguijoneada     por   Afrodita;     la     rarlo   como   un   precursor   filosófico    
ofuscación   mental   la   provoca   Ate,     a   raíz   de   su   afirmación   de   que    
cuando   camina   sobre   las   cabezas     Océano   y   Tetis,   los   dioses   acuáti-­‐‑  
humanas;   mientras   que   el   valor   de     cos,   eran   los   padres   de   todos   los    
un  héroe  en  el  campo  de  batalla  se     dioses   y   de   todos   los   seres   (Ilíada    
debe   a   que   un   dios   le   ha   insufla-­‐‑   XIV,   201,   246;   Crátilo   402b,   Teeteto    
do   fuerza   adicional.   Los   griegos     152e,   180c   -­‐‑   d).   Con   esto,   sugiere    
fueron     fundamentalmente     antro-­‐‑   que   Heráclito   extrajo   de   Homero    
pocéntricos,   al   ser   sus   divinidades     su   teoría   del   «flujo»   basada   en   la    
una   prolongación   de   sí   mismos.     comparación   con   la   corriente   de    
Por   eso   las   peculiaridades   huma-­‐‑   un   río   (Crátilo   402a).   Luego,   tam-­‐‑  
nas   proyectadas   en   los   dioses,   era     bién   Aristóteles     alude     al     citado    
en  el  fondo  el  orgullo  de  una  clase     pasaje   homérico   y   lo   relaciona   con    
noble   que   se   sentía   íntimamente     la   teoría   de   Tales,   quien   le   asigna    
emparentada   con   los   inmortales   y     al     agua     un     carácter     substancial    
que,   mediante   el   simbolismo   de   la     (Metafísica   983b30).   Asimismo,     el    
épica,   asumían   que   la   aristocracia     estagirita   menciona   la   afirmación    
olímpica   no   podía   ser   tan   diferente     de   Tales   que   sostiene   que   la   tierra    
de   lo   que   ellos   mismos   desarro-­‐‑   flota  sobre  el  agua,  a  la  manera  de    
llaban     en     su     existencia     terrena.     un   leño   u   otra   cosa   por   el   estilo,    
Aun   cuando   el   antropomorfismo     lo  cual  se  asemeja  con  la  creencia  
de    los    dioses    todavía    significa-­‐‑  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
mítica   que   concibe   la   tierra   como   culativa   de   gran   fecundidad   filo-­‐‑  
una   isla   rodeada   por   el   río   Océano   sófica.   En   todo   caso,   el   lenguaje    

T e m a C e n t r a l  
(De  Caelo  294a28).   de   Homero   y   Hesíodo   no   sólo   se    
ajustaba   a   las   necesidades   poéticas    
También   a   partir   de   la     Teogonía     de   la   fantasía,   sino   también   a   la    
de   Hesíodo,   se   aprecia   de   manera     incipiente   necesidad   de   los   griegos    
embrionaria   un   espíritu   de   siste-­‐‑   por   el   pensamiento   abstracto.   En    
matización   y   jerarquía   que   luego     todo  caso,  existe  un  préstamo  de  la    
aparecerá     en     la     filosofía.     Gigon    
fraseología   de   Homero   y   Hesíodo    
postula   a   Hesíodo   como   el   prede-­‐‑   al   Poema   de   Parménides,   quien   se    
cesor   de   la   cosmología   filosófica,     vale   del   hexámetro   dactílico,   así    
incluso   con   un   planteamiento   con-­‐‑   como   de   divinidades   y   términos    
ceptual   más   rico   que   el   de   Tales     de   los   grandes   poetas   para   expre-­‐‑  
de   Mileto   (1985:   50,   64).   Pero   en   el    
sar  su  filosofía.  
poema     hesiódico     la     génesis     del    
mundo   se   remonta   todavía   a   las     Hay   que   percatarse   que   para   los    
divinidades   de   los   cultos   popula-­‐‑   griegos   nunca   existió   un   deslinde    
res.   Su   genealogía   no   parte   de   un    preciso   entre   concepciones   prerra-­‐‑  
principio   impersonal,   sino   de   una     cionales   y   puntos   de   vista   pura-­‐‑  
serie   de   dinastías   que,   a   partir   de    
mente   científicos,   como   sí   aconte-­‐‑  
Caos,   suscitaron   Urano   (Cielo)   y     ce   para   una   mentalidad   moderna,    
Gea   (Tierra).   El   matrimonio   y   la     acostumbrada   a   escindir   drástica-­‐‑  
cópula   entre   ambos   fue   promovi-­‐‑   mente   el   mito   del   lógos.   El   mito    
da  por  Eros,  la  fuerza  cosmogónica     siempre   constituyó   una   forma   váli-­‐‑  
que   une   a   todos   los   seres.   Esta     da   y   eficaz   de   expresar   verdades    
idea   religiosa   de   Hesíodo   suscita     profundas     y     universales.     Platón    
una   influencia   sobre   Empédocles,     fue   un   ejemplo   elocuente   de   un    
quien   propone   al   Amor,   Afrodita,     pensador   religioso,   que   culmina-­‐‑  
Cipris   o   Harmonía,   como   una   de     ba   sus   argumentos   con   mitos   que    
las     principales     fuerzas     motrices,    
rebasaban   la   comprobación   lógica.    
tanto   en   la   escala   cósmica   como     Cuando  expone  su  teoría  del  cono-­‐‑  
moral.   cimiento   y   del   ser,   la   corona   con    
la   alegoría   de   la   caverna   (República    
La    tentativa    del    poeta    campesi-­‐‑   514a   y   ss.),   o   cuando   trata   el   tema    
no   por   mostrarnos   una   transfor-­‐‑  
de   la   inmortalidad   del   alma   y   la    
mación   universal   a   partir   de   un    
metempsícosis     los     complementa    
espacio     con     materia     anárquica    
con   mitos   escatológicos   (Fedón   80e    
y   de   una   fuerza   animadora   del    
y  ss.,  Timeo   40b  y  ss.,  y  90a  y  ss.;  los    
Cosmos,  implica  una  idea  espe-­‐‑   corceles  alados  y  la  transmigración  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
del   alma,   Fedro   246   A   ss.;   la   vida     pérdida   de   su   expresión   fabulosa,    
de   ultratumba,   Gorgias   522a   y   ss.;     pero    sin    dejar    de    conservar    un    
el   mito   de   Er,   República   614a),   así     sentimiento   místico   de   comunión    
como   los   mitos   antropológicos   (el     interior   con   lo   divino.   La   filosofía    
del     andrógino,     Banquete   189d;     el     griega   nace   y   llega   a   su   plenitud    
nacimiento   de   Eros,   Banquete   201d;     con   la   conceptualización   del   mito,    
y   el   mito   de   Prometeo,   Protágoras     al     significar     el     salto     cualitativo    
320a  y  ss.)  y  los  mitos  cosmológicos     que   se   opera   del   mito   alegórico    
y   geográficos   (Político   268d;   Leyes     de   los   poetas,   al   mito   como   un    
713b;  Fedón   107d;  sobre  la  Atlántida,     nuevo   tipo   de   lógos.   Entre   los   pre-­‐‑  
Timeo  20d  y  Critias  118d  y  ss.).   socráticos   son   muchos   los   ejem-­‐‑  
plos   en   los   cuales   no   se   pueden    
Sería     una     limitación     abordar     la     enclavar   vallas   entre   la   filosofía    
filosofía    griega    a    partir    de    una    
y   la   religión,   como   son   los   casos    
«rama»   específica   del   conocimien-­‐‑   de     los     milesios,     los     pitagóricos,    
to,   aislándola   del   resto   de   sabe-­‐‑   Heráclito,   Jenófanes,   Parménides,    
res.   Puede   ilustrarse   cómo   en   la     Empédocles,         Anaxágoras         y    
filosofía     pitagórica     los     aspectos     Diógenes  de  Apolonia.  
religiosos    y    científicos    nunca    se    
presentaban   de   manera   indepen-­‐‑   Un   rasgo   sobresaliente   del   pueblo    
diente,  pues  ello  no  sería  sino  una     griego   fue   su   amor   por   la   belleza.    
deformación   de   los   mismos.   Las     En   este   contexto,   lo   bello   signifi-­‐‑  
matemáticas   eran   una   ocupación     ca   una   apropiada   proporción   en    
religiosa,   como   queda   plasmado     la   forma,   una   congruencia   con   lo    
en   la   Década,   el   símbolo   sagra-­‐‑   bueno   y   lo   noble,   y   una   grandeza    
do,   que   constituía   la   suma   de   los     espiritual   más     que   una     utilidad    
cuatro   primeros   números   y   que     inmediata.   Aspirar   y   apropiarse   de    
también   concordaba   con   los   diez     la   belleza,   consiste   en   alcanzar   ele-­‐‑  
planetas     según     su     concepción     vados  ideales  a  través  de  la  conse-­‐‑  
astronómica.   Esta   compatibilidad     cución  de  la   areté  y  el  heroísmo.  En    
generalizada   entre   la   filosofía   y   la     el  campo  de  la  belleza  humana,  ésta    
religión   es   principalmente   griega,     se   configura   en   el   entronque   armó-­‐‑  
pues   durante   la   Edad   Media   surge     nico     de     sus     capacidades     físicas,    
la   distinción   entre   filosofía   y   teo-­‐‑   intelectuales   y   morales.   Este   senti-­‐‑  
logía,   entre   razón   y   fe.   Por   eso   el     do   griego   de   poseer   el   ideal   de   lo    
origen   de   la   filosofía   no   se   gesta     bello,  se  refleja  en  cada  una  de  sus    
a   partir   de   la   ruptura   con   el   mito,     expresiones,   ya   sea   la   literatura,   la    
sino   en   el   momento   en   que   éste     arquitectura,   en   las   artes   plásticas    
es  racionalizado.  Ello  implica  la   y  gráficas,  así  como  en  la  filosofía.  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
Las   grandes   creaciones   del   mundo     mueven   a   los   creadores   del   arte,    
griego   no   nos   revelan   rasgos   par-­‐‑   la   historia   y   la   filosofía   al   deseo    

T e m a C e n t r a l  
ticulares,   sino   nociones   universa-­‐‑   de    alcanzar    una    obra    imperece-­‐‑  
les.   Homero,   Fidias   o   Sófocles,   no     dera   o   un   principio   permanente.    
trazan   en   sus   obras   característi-­‐‑   La  filosofía  nace  y  se  desarrolla  en    
cas     individuales     aun     cuando     se     la   Antigüedad,   como   la   tendencia    
refieran     a     seres     concretos,     pues     racional   por   fundamentar   uno   o    
su   verdadera   creación   consiste   en     varios   elementos,   ya   sean   físicos   o    
haber   configurado   arquetipos   de     espirituales,   que   significan   la   viva    
lo   humano.   Esta   manera   de   conce-­‐‑   manifestación  de  la  inmortalidad.  
bir   la   realidad   mediante   modelos      
ejemplares,     desembocaría     luego    
en   la   utilización   de   los   conceptos,    
El origen de la filosofía y
la   herramienta   esencial   de   la   filo-­‐‑   de la ciencia griega  
sofía.   Cuando   Sócrates   habló   de     En   Jonia,   en   la   costa   occidental    
la   definición   de   lo   universal   o   de     de   Asia   Menor,   despunta   durante    
la   virtud   en   sí,   o   Platón   cuando     el   siglo   VI   a.   C.,   el   primer   floreci-­‐‑  
se   refirió   a   las   Formas   perfectas     miento   de   la   filosofía   occidental.    
y   eternas,   no   estaban   de   ninguna     Con   la   escuela   milesia   se   abrió   el    
manera   apartados   del   espíritu   de     primer  período  que,  en  los  últimos    
su   pueblo.   De   esta   suerte,   la   ten-­‐‑   tiempos,   ha   sido   denominado,   con    
dencia   de   los   griegos   de   plasmar     inexactitud,   «presocrático»,     con    
en   sus   formas   -­‐‑principalmente   las     hombres   que   intentaron   satisfacer    
del   hombre-­‐‑,   una   idea   o   impronta     sus     anhelos     intelectuales     por     el    
normativa   de   belleza,   fue   suscita-­‐‑   conocimiento  en  sí  mismo,  sin  hacer    
da   por   su   especial   impresión   por     exclusión   tajante   de   las   concepcio-­‐‑  
el   cambio   y   la   dimensión   efíme-­‐‑   nes   teológicas   del   politeísmo.   No    
ra   de   la   existencia.   La   reflexión     puede   establecerse   una   completa    
sobre   la   lucha   de   los   contrarios     independencia     de     la     escuela     de    
y,   en   especial,   el   de   la   vida   y   la     Mileto   en   relación   con   el   mito,   ni    
muerte,     embargó     de     pesimismo     tampoco   suponer   un   secularismo    
a    muchos    de    los    poetas,    al    no     de    la    ciencia    jónica.    Emprender    
conformarse   con   el   carácter   tran-­‐‑   una     superposición     de     la     filoso-­‐‑  
sitorio   de   la   belleza.   Retomando     fía   sobre   la   religión,   en   donde   la    
una   tradición,   Simónides   exclamó:     pesquisa   de   los   fenómenos   natu-­‐‑  
«Como   generación   de   hojas,   así,     rales   no   hace   más   que   desplazar    
también,   la   de   hombres»   (Elegías     a   los   dioses   populares,   sería   un    
3,  2).  Sentimientos  de  esta  clase   anacronismo  propio  de  una  socie-­‐‑  
 
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
dad   como   la   nuestra,   en   la   que   el     relativos   al   sol   y   a   las   estre-­‐‑  
contacto   entre   el   saber   científico   y     llas,   y   la   generación   del   uni-­‐‑  
las   creencias   es   algo   escindido.   La     verso.   Pero   el   que   se   plantea    
ciencia   griega   nunca   tuvo   como     un     problema     o     se     admira,    
meta   satisfacer   las   infinitas   nece-­‐‑   reconoce   su   ignorancia.   Por    
sidades   del   hombre.   Cuando   los     eso   también   el   que   ama   los    
filósofos   jonios   se   enfrentaron   con     mitos   (philómythos)     es     en    
problemas   que   requerían   una   solu-­‐‑   cierto   modo   filósofo;   pues   el    
ción   técnica,   su   realización   prác-­‐‑   mito   se   compone   de   elemen-­‐‑  
tica   no   acontecía   sino   de   mane-­‐‑   tos   maravillosos.   De   suerte    
que,   si   filosofaron   para   huir    
ra   incidental.   El   interés   espiritual    
que   movía   a   los   primeros   filósofos     de   la   ignorancia,   es   claro   que    
estaba   muy   lejos   de   pretender   la     buscaban     el     saber     en     vista    
obtención   de   infinitas   comodida-­‐‑   del   conocimiento,   y   no   por    
des   que   hiciesen   menos   ardua   la     alguna   utilidad.   Y   así   lo   ates-­‐‑  
tigua   lo   ocurrido.   Pues   esta    
existencia,   al   estar   impelidos   por    
disciplina   comenzó   a   buscar-­‐‑  
fines   más   sublimes   y   desinteresa-­‐‑  
se     cuando     ya     existían     casi    
dos.   Aristóteles   (Metafísica   982b11),    
todas   las   cosas   necesarias   y    
partiendo   de   la   capacidad   humana    
las   relativas   al   descanso   y   al    
para   admirarse,   explica   el   origen    
ornato   de   la   vida.   Es,   pues,    
de   la   filosofía   por   la   disposición    
evidente   que   no   la   buscamos    
hacia  el  ocio  reflexivo,  así  como  al    
por     ninguna     otra     utilidad,    
hecho   de   sentirse   desembarazado    
sino   que,   así   como   llamamos    
por   el   afán   de   las   ganancias   y   el    
hombre   libre   al   que   es   para    
consumo:  
sí   mismo   y   no   para   otro,   así    
Que   no   se   trata   de   una   cien-­‐‑   consideramos   a   ésta   como   la    
cia     productiva,     es     evidente     única   ciencia   libre,   pues   ésta    
ya   por   los   que   primero   filo-­‐‑   sola  es  para  sí  misma.  
sofaron.     Pues     los     hombres     Si   a   los   primeros   filósofos   se   les    
comienzan     y     comenzaron     asigna    la    categoría    de    primeros    
siempre   a   filosofar   movidos     científicos   -­‐‑que   de   hecho   lo   eran-­‐‑,    
por   la   admiración;   al   princi-­‐‑   habría   que   tener   cuidado   de   no    
pio,   admirados   ante   los   fenó-­‐‑  
usar  el  término  en  un  sentido  res-­‐‑  
menos     sorprendentes     más     trictivo.   Ellos   elevaron   y   ennoble-­‐‑  
comunes;   luego,   avanzando    
cieron   la   ciencia   al   abordarla   en    
poco   a   poco   y   planteándose    
sí   misma   y   no   en   la   medida   en    
problemas     mayores,     como     que   sirviera   para   un   fin   prácti-­‐‑  
los  cambios  de  la  luna  y  los  
co.  Nunca  fomentaron  el  ideal  de  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
Bacon   de   dominar   y   torturar   la     que   imaginar   una   comunión    
naturaleza,   lo   cual   hubiese   signifi-­‐‑   no   limitada   a   las   especies   de    

T e m a C e n t r a l  
cado   un   sacrilegio.   Para   el   mundo     pan   y   vino,   sino   ampliada   al    
griego  la  naturaleza  no  es  a  lo  lejos     contacto   con   toda   clase   de    
la   declaración   de   la   grandeza   de     «sustancias»,   para   medir   la    
Dios,  sino  la   expresión  misma  de  sus     distancia   que   separa   tal   expe-­‐‑  
dioses,   de   manera   que   la   naturale-­‐‑   riencia   religiosa   arcaica   de   la    
za  es  por  definición  el  recinto  de  lo     experiencia   moderna   de   los    
«fenómenos  naturales».  
sagrado.   En   los   filósofos   milesios    
existe   una   conjunción   entre   reli-­‐‑   Una   diferencia   esencial   de   los   cien-­‐‑  
giosidad   y   filosofía,   obedeciendo     tíficos   griegos   en   relación   con   los    
esta   última   a   un   espíritu   especula-­‐‑   de   los   pueblos   egipcios   y   meso-­‐‑  
tivo  de  saber  por  saber  y  no  como     potámicos,     consiste     en     que     los    
una   forma   de   manipular   la   reali-­‐‑   importantes   logros   de   éstos   en   los    
dad.   No   existe,   por   tanto,   una   dis-­‐‑   campos   de   la   medicina,   la   astrono-­‐‑  
tinción   o   dualismo   entre   lo   natural     mía,   las   matemáticas   y   la   ingenie-­‐‑  
y   lo   sobrenatural.   La   dimensión     ría,   respondían   a   la   necesidad   de    
hierofánica   del   universo   y   la   expe-­‐‑   obtener     soluciones     inmediatas     a    
riencia   mística   del   hombre   anti-­‐‑   los   requerimientos   de   sus   civiliza-­‐‑  
guo,   en   contraposición   con   la   del     ciones  y  no  por  el  prurito  de  saber    
hombre   moderno   que   percibe   la     acerca   de   lo   que   estaba   detrás   y    
naturaleza   como   objeto,   es   descrita     hacía     posible     tales     aplicaciones.    
acertadamente     por     Eliade   (1993:     Mientras   que   los   griegos   teoriza-­‐‑  
126)  en  los  siguientes  términos:  
ban   al   preguntarse   el   porqué   de    
Hace   ya   demasiado   tiempo     las   cosas,   los   hombres   del   mundo    
oriental   mantenían   una   inclinación    
que   el   Cosmos   ha   perdido    
práctica   sujeta   a   las   necesidades    
esa   sacralidad,   como   conse-­‐‑  
inmediatas   de   su   civilización.   En    
cuencia   sobre   todo   del   triun-­‐‑  
Egipto   y   Mesopotamia   la   especu-­‐‑  
fo   de   las   ciencias   experimen-­‐‑  
lación  por  las  causas  últimas  de  las    
tales.   Los   modernos   somos    
incapaces   de   comprender   lo     cosas,  no  afloró  a  causa  de  los  dog-­‐‑  
sagrado     en     sus     relaciones     mas   que   imponían   las   clases   sacer-­‐‑  
con   la   Materia;   todo   lo   más     dotales;   en   Grecia,   una   educación    
que   podemos   tener   es   una     liberal     fomentó     una     indagación    
experiencia   «estética»,     y     lo     acerca   de   la   esencia   de   la   naturale-­‐‑  
más   frecuente   es   conocer   la     za,   implicando   también   una   inte-­‐‑  
Materia   en   tanto   que   «fenó-­‐‑   rrogación   acerca   de   lo   divino   en    
meno  natural».  No  hay  más   ella.  El  preguntarse  por  el  origen  de  
 
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
los   acontecimientos,   implicó   entre     disquisición   intrépida   que   se   pro-­‐‑  
los   griegos   una   generalización   y     ducía  en  la  esfera  de  los  conceptos    
visión  de  conjunto,  que  no  era  posi-­‐‑   puros,   los   llevó   a   formular   la   exis-­‐‑  
ble  para  las  matemáticas  prácticas  y     tencia   de   una   causa   originaria.   El    
empíricas  de  los  egipcios  o  para  la     mundo   entero,   desde   sus   puntos    
acumulación   utilitaria   de   datos   de     de   vista,   debía   estar   constituido    
la   astronomía   babilónica.   No   exis-­‐‑   por   alguna   sustancia   primigenia.    
ten   documentos   que   prueben   una     En  este  nivel,  la  razón  extrae  leyes    
posición    como    la    de    Farrington,     universales     que     no     son     accesi-­‐‑  
quien   busca   abolir   la   pretensión   de     bles   para   el   simple   mito.   Cuando    
asignar   a   los   griegos   la   prioridad     Platón   (Teeteto   155d)   y   Aristóteles    
en   la   creación   de   la   ciencia   teórica     (Metafísica   982b12)   sitúan   la   fuente    
abstracta  (1979:11-­‐‑28).   de  la  filosofía  en  el  asombro  o  per-­‐‑  
plejidad,   construyen   un   puente   con    
En  el  mundo  de  los  helenos  había     la   mitología,   pues   ésta   también   se    
un   impulso   «a   dar   un   lógos».   Éste     origina   de   lo   admirable   o   maravi-­‐‑  
es   un   término   rico   y   significativo,     lloso.   Sin   embargo,   Aristóteles,   con    
que   no   podría   verterse   satisfacto-­‐‑   su     mentalidad     lógica,     distingue    
riamente   con   una   sola   palabra   en    
a   los   que   describieron   la   realidad    
las   lenguas   modernas.   El   lógos   es     de   manera   mítica   y   sobrenatural,    
la   comprensión   completa   y   la   cla-­‐‑   de   los   que   introdujeron   solucio-­‐‑  
ridad   racional   de   algo,   que   permi-­‐‑   nes  basadas  en  causas  naturales.  A    
te   su   precisa   formulación   verbal.     Homero   y   Hesíodo   les   correspon-­‐‑  
Un     rasgo     típicamente     griego     es    
de   la   denominación   de   theólogos,    
el   espíritu   de   aventura   y   audacia     mientras   que   Tales   es   el   funda-­‐‑  
por  explicar,  definir  y  dilucidar  las     dor   de   los   physiólogos   (Metafísica    
cosas,   lo   cual   incluye   el   escrutar     986b14).     Esta     nueva     concepción    
sus  causas.   «física»   implica   una   revolución   a    
la   hora   de   esclarecer   los   fenóme-­‐‑  
El   mérito   de   los   primeros   filósofos    
nos   de   la   naturaleza,   al   añadir   un    
estriba  en  preguntarse  por  la  géne-­‐‑  
sis   de   todos   los   seres.   Su   talento     conocimiento   por   causas   y   leyes    
generales  que  no  existían  en  la  sola    
para     realizar     generalizaciones     a    
partir   de   hechos   observables,   de     conciencia   mítica.   El   tránsito   de    
una   mentalidad   «teológica»   a   una    
un     amor     por     el     descubrimiento    
«natural»,   o,   por   decirlo   mejor,   a    
de   la   verdad   y   de   una   capacidad    
para   la   abstracción,   hizo   que   la     una   «teonatural»,   emergió   en   el    
seno   de   hombres   que   intentaban    
chispa   de   la   filosofía   brotara   entre    
los  griegos.  En  los  milesios  una   descifrar  interrogantes  tales  como:  
 
10 Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
¿Por   qué   las   cosas   siempre   están     los   fenómenos   que,   para   nosotros    
sujetas   a   una   inextinguible   fluc-­‐‑   los   modernos,   son   de   orden   pura-­‐‑  

T e m a C e n t r a l  
tuación   de   nacimientos   y   muertes?     mente  natural.  La  escuela  de  Mileto    
¿Existe   algún   tipo   de   esencia   que     emprende   una   reflexión   teológica    
origine   el   cambio,   permaneciendo     de   la   naturaleza,   en   la   que   existe    
ella   misma   inmutable?   ¿La   totali-­‐‑   una     concepción     evolutiva     de     la    
dad   de   los   seres   pueden   reducirse     misma.   Su   concepción   «hilozoísta»    
a    elementos    más    simples?    Si    la     conjuga   de   manera   inseparable   la    
predominancia   de   las   soluciones     materia   y   la   vida,   pues   la   totali-­‐‑  
racionales    les    resultó    más    satis-­‐‑   dad   del   universo   es   un   organismo    
factoria,   no   fue   porque   negaran     viviente   con   su   propia   teleología.    
el    trasfondo    divino    en    la    natu-­‐‑   Aristóteles   menciona   la   afirmación    
raleza,   sino   porque   les   parecían     de   Tales   de   que   todas   las   cosas    
insuficientes   las   afirmaciones   que     están  llenas  de  dioses  y  también  lo    
remitían   las   causas   de   los   truenos     relaciona   con   que   la   psyché   o   alma    
y   rayos   a   Zeus,   las   tempestades   a     (el   principio   que   infunde   vida   y    
Poseidón,   la   nieve   y   el   granizo   al     movimiento)   está   mezclada   en   el    
impulso   de   Bóreas,   el   viento   del     todo   (Acerca     del     Alma     I,   405a19,    
norte,   o   los   terremotos   y   erupcio-­‐‑   411a7).   Puede   observarse   que   no    
nes  volcánicas  a  Tifón.  Las  veleida-­‐‑   se   trata   de   una   concepción   mate-­‐‑  
des  y  caprichos  de  los  dioses  ya  no     rialista   ni   mecánica.   El   alma   como    
eran   la   única   explicación   plausible,     elemento   animador   y   la   materia    
cuando   los   jonios   comprendieron     son   inherentes,   y   a   ello   se   pliegan    
un   orden   subyacente   en   la   natura-­‐‑   Tales,   Anaximandro   y   Anaxímenes    
leza  a  partir  de  ella  misma.   con   sus   nociones   relativas   al   agua,    
  a   lo   indeterminado   y   al   aire,   las    
cuales  merecieron  a  sus  ojos  el  cali-­‐‑  
Cosmopsiquismo ficativo   de   «divinas».   Cada   uno    
presocrático   de   sus   principios   equivale   a   un    
Cuando   los   griegos   proponen   un     origen   primigenio   de   la   materia   y    
«principio»   o   arché   de   todas   las     del   movimiento,   o,   cuando   mucho,    
cosas,   se   despejan   las   nebulosas     remiten   a   una   constitución   ontoló-­‐‑  
míticas   y   afloran   los   orígenes   del     gica   de   la   materia.   Todas   las   cosas    
universo  y  de  la  vida.  Con  ello,  no     proceden   y   están   hechas   del   arché    
pretenden     negar     la     intervención     vivo,  inmortal  y  divino.  
de   poderes   sobrenaturales   en   el    
Hay   que   aclarar   que   los   principios    
mundo,  sino  que  más  bien  los  inte-­‐‑  
hilogenéticos   e   hilozoístas   que   pro-­‐‑  
gran  y  los  hacen  compatibles  con  
pusieron  los  primeros  filósofos,  no  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006 11  
   
   
   
sugieren   la   idea   de   una   creación     de   una   nada   relativa   que,   median-­‐‑  
universal,   sino   que   más   bien   indi-­‐‑   te   imágenes   como   el   polvo   y   el    
can   un   proceso   evolutivo   y   teleo-­‐‑   vacío,   nunca   rebasaban   el   ámbito    
lógico.   El   mundo   orgánico   de   los     de  lo  concreto.  La  única  excepción,    
griegos  es  eterno  y  autocausado,  es     pero   ya   bajo   influencia   helénica,    
decir,   en   sí   mismo   se   encuentra   su     es   el   libro   de   los   Macabeos   (II,   7,    
propia  finalidad.  A  diferencia  de  la     28),   en   donde   se   dice:   «Te   ruego,    
tradición   hebrea,   en   donde   Yahvé     hijo,  que  mires  al  cielo  y  a  la  tierra    
es   un   ser   personal,   perfecto,   santo     y,   al   ver   todo   lo   que   hay   en   ellos,    
y   distinto   de   la   materia   de   la   que     sepas  que  a  partir  de  la  nada  [lo  no    
forma   parte   el   mundo   y   el   hom-­‐‑   existente]  lo  hizo  Dios  y  también  el    
bre,     los     milesios,     portadores     de     género   humano   ha   llegado   así   a   la    
una   concepción   más   animista   que     existencia».   Por   otra   parte,   resulta    
panteísta,   suponían   que   la   f_sis   o     oportuno   subrayar   que   la   idea   de    
naturaleza,   generaba   por   sí   misma     creación   en   el   contexto   hebreo   y    
y   no   por   ninguna   causa   externa,     que   se   plasma   en   los   textos   reve-­‐‑  
todo   lo   existente.   Por   eso   fue   que     lados,   ha   sido   asumida   como   una    
en  la  religión  helena  nunca  cuajó  la     cuestión  de  fe  y  no  de  saber  cómo    
creencia  de  un  Dios  creador  que  de     Dios  creó  el  mundo.  
lo   no   existente   hiciera   lo   existente,    
porque  de  la  nada  nada  se  hace   (ex     En  cambio,  ya  desde  el  inicio  de  la    
nihilo  nihil  fit).   Teogonía   de   Hesíodo,   puede   notar-­‐‑  
se   que   las   divinidades   son   mate-­‐‑  
Sin   embargo,   no   se   debe   exagerar     riales   e   inmortales,   con   un   origen    
el   papel   creacionista   presente   en     que  se  remonta  a  un  estado  caótico    
el   Génesis   bíblico,   pues,   si   bien   es     en     donde     estaban     amalgamados    
cierto   entre   los   hebreos   el   concepto     Urano     (Cielo)     y     Gea   (Tierra).   A    
de   «creación»   tiene   a   Dios   como     partir   de   su   ordenación   cósmica   y    
único   sujeto,   esto   no   significa   que     de   una   sucesión   de   matrimonios    
en   su   tradición   antigua   existiera     y     procreaciones     espoleadas     por    
una   conciencia   de   que   a   partir   de     Eros   (Amor),   la   fuerza   cosmogó-­‐‑  
la   nada   haya   creado   todo   lo   exis-­‐‑   nica   todopoderosa,   se   suscitan   los    
tente.     Semejantes     abstracciones     nacimientos,   infancias   y   juventu-­‐‑  
metafísicas   no   corresponden   con     des   en   la   genealogía   de   los   dioses.    
un   pueblo   cuyo   lenguaje   y   visión     Habrá   que   esperar,   hasta   el   siglo    
del   mundo   estaba   centrado   en   las     IV,   la   madurez   del   pensamiento    
cosas     particulares.     El     judaísmo     filosófico   con   Platón   y   Aristóteles,    
antiguo   no   manejó   el   concepto   de     quienes,   a   su   manera,   aportan   una    
una  nada  absoluta,  cuando  mucho   visión  inmaterial  y  perfecta  de  lo  
 
12 Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
divino     que     calará     hondo     en     la     las     razones     últimas     del     mundo    
teología   del   mundo   occidental.   La     corpóreo   (seres   anorgánicos,   plan-­‐‑  

T e m a C e n t r a l  
región    de    las    Formas    eternas    e     tas,   animales   y   hombres   en   cuanto    
inteligibles,   regidas   por   el   Bien,     entidades   corpóreas).   Estas   razo-­‐‑  
señala   para   Platón   la   más   elevada     nes   últimas   pretenden   abordar   la    
dimensión   del   espíritu   (República     cuestión   acerca   del   origen,   prin-­‐‑  
504e   y   ss.),   mientras   que   el   Primer     cipio,   composición   última,   fin   del    
Motor   Inmóvil   como   causa   final,     universo,     extensión,     finalidad     y    
representa   para   Aristóteles   el   Acto     actividad     de     los     cuerpos,     entre    
que,     como     perfección     absoluta,     otros.   Mientras   que   la   cosmogo-­‐‑  
atrae  hacia  sí  a  todos  los  seres.  Esto     nía   es   la   génesis   u   ordenación   del    
queda   ilustrado   de   acuerdo   con   la     cosmos,   que   en   el   ámbito   griego    
frase:   «Existe   una   sustancia   eterna     antiguo   era   de   tipo   evolucionista    
e   inmóvil   y   separada   de   las   cosas     y   lo   que   pretendía   era   explicar   en    
sensibles»  (Metafísica  XII,  1073a3).   último   término   cómo   se   formó   el    
No   obstante,   tanto   la   Forma   del   ser  humano.  
Bien   como   el   Primer   Motor   tras-­‐‑  
cienden   la   esfera   eterna   y   sensible   Los   filósofos   griegos   siempre   asu-­‐‑  
mieron     una     unidad     del     conoci-­‐‑  
de   los   dioses   mitológicos,   de   los  
cuales  nunca  renegaron.   miento   y   nunca   una   ramificación    
del   mismo.   En   los   albores   de   la    
La   afinidad   del   pensamiento   racio-­‐‑   filosofía     no     debe     percibirse     un    
nal   en   relación   con   las   intuiciones     rotundo   desinterés   por   el   tema   del    
míticas,  influyó  en  el  hecho  de  que     hombre,  la  educación  y  la  ética,  ni    
las   preocupaciones   más   frecuen-­‐‑   mucho   menos   suponer   que   esta-­‐‑  
tes   en   los   orígenes   de   la   filosofía     ban   «especializados»   en   filosofía    
hayan   sido   por   las   cosmogonías   y     natural.   Estos   yerros   de   muchas    
las   concepciones   naturales.   Trazar     historias   y   manuales   de   la   filoso-­‐‑  
una   historia   de   la   filosofía   griega     fía,   conllevan   etiquetas   que   limitan    
desde   una   óptica   moderna,   signi-­‐‑   la   comprensión   de   la   riqueza   de    
fica   clasificarla   según   períodos   y     dos  siglos  de  filosofar  helénico.  
temáticas   específicas,   como   es   el    
caso   de   los   «presocráticos»,   cuyas     Durante   los   primeros   tiempos   en    
disquisiciones,   según   el   prejuicio     que   se   encendió   la   antorcha   de   la    
filosofía,   la   formación   nacional   era    
tradicional,     versaban     netamen-­‐‑  
te   sobre   cosmología.   Ésta   puede     dirigida   por   los   poetas,   los   cua-­‐‑  
entenderse     como     sinónimo     de     les     estaban     íntimamente     ligados    
«filosofía   natural»   y   es   la   parte     con   las   figuras   del   legislador   y   el    
de  la  filosofía  que  indaga  sobre   político.    La    extraordinaria    labor  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006 13  
   
   
   
educativa   que   emprendieron   los     la   pauta   que   los   filósofos   «preso-­‐‑  
sofistas   como   una   nueva   forma   de     cráticos»   siguieron   para   el   descu-­‐‑  
educación   privada   y   los   diálogos     brimiento   del   cosmos   interior.   Las    
públicos   de   Sócrates   en   el   siglo     consideraciones   «meteorológicas»    
V,   así   como   las   escuelas   filosófi-­‐‑   no     tienen     sentido     a     menos     que    
cas   de   Platón   y   Aristóteles   en   el     se   vean   a   la   luz   de   un   universo    
IV,    acontecieron    en    el    momento     orgánico   y   vivo,   cuyas   «partes»    
en   que   los   rapsodas   tradicionales     están   hechas   de   lo   mismo.   Toda    
habían   perdido   hegemonía   en   su     investigación   del   microcosmos   es    
papel   de   maestros   universales   de     limitada   y   parcial,   si   no   existe   una    
la   educación.   Pero   antes   que   ellos,     previa   comprensión   del   macrocos-­‐‑  
Anaximandro   fue   el   primero   de     mos.    Para    la    escuela    de    Mileto    
los   filósofos   en   difundir   sus   dis-­‐‑   estudiar   las   leyes   cósmicas   envuel-­‐‑  
cursos   en   prosa,   aspirando   a   ser     ve,  a  su  vez,  el  conocimiento  de  las    
oído   por   todos   y   eliminando   el     leyes   interiores   del   alma   humana,    
carácter   privado   de   su   pensamien-­‐‑   así  como  la  legalidad  en  el  ámbito    
to.  Con  ello,  tuvo  la  voluntad  cons-­‐‑   político.   Por   eso   Anaxágoras,   que    
ciente   de   educar   a   sus   contempo-­‐‑   estuvo   emparentado   con   la   línea    
ráneos,   del   mismo   modo   en   que     de   pensamiento   de   Anaxímenes,    
un   legislador   escribe   sus   tablas,   o     llegó   a   sostener   que   «en   todo   hay    
un   poeta   compone   sus   versos.   Si     una   porción   de   todo»   (frs.   11,   12    
la   preocupación   del   legislador   y   el     DK).   Con   ello   indicaba   que   cada    
poeta   se   centraban   en   determinar     ser   es   una   reproducción   en   minia-­‐‑  
el   puesto   que   el   hombre   ocupa     tura   del   universo.   En   tal   caso   las    
ante  la   polis  y  sus  dioses,  el  filósofo     sustancias   homeómeras,   conducen   a    
surge   como   necesidad   de   dar   un     que   la   parte   sea   idéntica   en   nom-­‐‑  
lógos   del   parentesco   que   el   hombre     bre  y  en  naturaleza  con  el  todo.  
guarda  con  el  cosmos.  
Lo   que   más   resalta   de   la   figura    
El   tema   del   hombre   en   la   época     humana   de   los   primeros   filósofos,    
de   los   milesios,   no   fue   abordado     es   su   peculiar   actitud   espiritual   de    
desde   una   perspectiva   «teórica»,     consagrarse   al   conocimiento   por    
es   decir,   como   una   actividad   pura-­‐‑   sí   y   no   por   sus   resultados.   Esta    
mente   contemplativa.   El   problema     nueva   forma   de   vida   les   pareció    
antropológico   no   era   inexistente,     a   sus   contemporáneos,   como   a   los    
sino   que   era   consustancial   con   la     griegos   posteriores,   algo   inusita-­‐‑  
vida   político-­‐‑religiosa   de   las   comu-­‐‑   do,   pero,   al   mismo   tiempo,   des-­‐‑  
nidades   griegas.   La   consagración     pertó    su    más    profunda    admira-­‐‑  
al    conocimiento    del    cosmos    fue   ción.  La  praxis  filosófica  la  inician  
 
14 Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
los   milesios,   quienes   constituyen     otra   máxima   que   acompañaba   a    
el   primer   modelo   de   «vida   con-­‐‑   la     anterior:   «nada     en     demasía».    

T e m a C e n t r a l  
templativa»   (bíos   theoretikós).   Ellos     Se     trata     de     inculcar     la     sensatez    
prefirieron   la   visión   intelectual   de     (sophrosýne),   de   exhortar   a   buscar    
las   cosas,   por   encima   de   lo   que   se     la   medida   en   todas   las   acciones    
supone   importante   para   el   resto     humanas.   Cuando   Sócrates   en   la    
de   los   hombres,   como   el   dinero,   el     segunda   mitad   del   siglo   V,   pro-­‐‑  
poder,  los  honores,  y  aun  la  casa  y     pone   la   práctica   del   autoconoci-­‐‑  
la  familia.  El  sabio  Tales  no  es  sólo     miento,   no   hace   sino   retomar   los    
el   que   pone   la   primera   piedra   de     fundamentos   religiosos   de   aquel    
la   filosofía,   sino   que   también   se     tiempo,   como   el   culto   a   Dionisos    
lo   incluye   dentro   de   la   nómina   de     y   especialmente   el   ritual   apolíneo    
los  Siete  Sabios  de  Grecia  (Platón,   de   Delfos.   La   autognosis   dionisía-­‐‑  
Protágoras   343a).     La     capacidad     ca   se   basaba   en   la   reflexión   sobre    
especial   de   los   Sóphoi,   consistía   en     las   experiencias   externas,   mientras    
poseer   conocimientos   sobre   el   ser     que  la  apolínea  en  el  efecto  espiri-­‐‑  
humano,   sobre   la   educación   en   la     tual   que   suscita   el   orden,   la   clari-­‐‑  
vida  privada  y  pública,  y  en  el  arte     dad   y   la   limitación.   Lo   novedoso    
de   gobernar.   Estos   hombres   sabios     de   la   interpretación   socrática   es    
o     prudentes,     según     la     tradición     que   añade   la   supremacía   del   alma    
gnómica,   cifraban   su   sabiduría   en     sobre   el   cuerpo.   La   interpretación    
concisas   sentencias,   o   en   el   actuar     socrática   de   la   doctrina   del   que    
con     sensatez   (Eurípides,     Ifigenia     dijo   «conócete   a   ti   mismo»,   lo   que    
en   Aulis   749).   La   autoridad   y   el     ordena   es   el   conocimiento   de   la    
alto   significado   de   sus   apotegmas,     psyché   (Platón,   Alcibíades   130e).   En    
hizo   que   algunos   de   ellos   sirvie-­‐‑   este   sentido,   Sócrates   asume   que    
ran   como   inscripción   en   el   oráculo     conocerse   a   sí   mismo   es   encontrar    
délfico.    Las    consultas    al    templo     un   principio   regulador   que   per-­‐‑  
de   Apolo,     hicieron     depender     al     mita   adquirir   autocontrol   (Platón,    
mundo  helénico,  y  más  allá  de  sus     Alcibíades  131b  y  133c).  
fronteras,   de   las   más   cruciales   deci-­‐‑  
siones   durante   cerca   de   un   mile-­‐‑   Una   atmósfera   de   relieve   antropo-­‐‑  
nio.  En  la  entrada  del  santuario  se     lógico   irradió   la   cultura   de   Grecia    
en   sus   más   diversas   manifestacio-­‐‑  
hallaban  las  palabras  «conócete  a  tí    
mismo»,   las   cuales   son   atribuidas     nes,   principalmente   como   resulta-­‐‑  
a   Tales   y   a   Quilon.   Este   mismo     do   del   creciente   desarrollo   de   la    
carácter   antropocéntrico   de   la   cul-­‐‑   individualidad.   Poetas   como   Alceo    
tura  griega  también  se  refleja  en  la   y   Arquíloco     expresan     libremen-­‐‑  
te  sus  sentimientos  sobre  la  vida  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006 15  
   
   
   
humana   y   su   contorno;   Heródoto,     amplitud   de   conciencia   mediante    
el  padre  de  la  historia,  con  su  nota-­‐‑   su   propia   objetivación   espiritual.    
ble   interés   por   la   etnología   y   las     Escrutar   los   arcanos   del   cosmos    
costumbres   de   los   pueblos   ignotos,     exterior,   no   tendría   ningún   sentido    
junto   con   Hipócrates,   el   fundador     si   no   es   para   reconsiderarlos   en   el    
de   la   ciencia   médica   -­‐‑como   teoría     propio   cosmos   interior.   En   gene-­‐‑  
y   explicación   natural   de   las   enfer-­‐‑   ral,   la   filosofía   presocrática   es   un    
medades-­‐‑,   revelan   el   mismo   espí-­‐‑   cosmopsiquismo,   en   donde   no   existe    
ritu   de   indagación   por   lo   humano.     escisión  entre  el  hombre  y  la  natu-­‐‑  
La   filosofía,   que   se   inicia   en   el     raleza,   ni   pueden   surgir   «discipli-­‐‑  
siglo   VI,   tampoco   se   sustrae   de   un     nas»   independientes   que   aborden    
«yo»  que  se  separa  de  otros  puntos     una  o  la  otra.  Por  tanto,  lo  que  los    
de   vista   (en   especial   religiosos)   y     pensadores   griegos   consideraban    
que   en   este   caso   intenta   explicar     como   la   esencia   del   orden   huma-­‐‑  
racionalmente     la     verdad     de     las     no,   debían   en   principio   sondearlo    
cosas.   Así   las   cosas,   la   individua-­‐‑   y   derivarlo   del   cosmos.   Aun   para    
lidad   griega   es   algo   muy   distin-­‐‑   el   mismo   Sócrates   en   el   siglo   V,    
to   del   concepto   moderno   que   da     quien     soslayó     las     problemáticas    
margen    para    un    individualismo     cosmológicas,   siempre   fueron   indi-­‐‑  
exclusivamente     subjetivo.     El     yo     solubles   las   leyes   que   gobiernan   al    
de   los   griegos   se   halla   en   íntima     hombre   con   respecto   a   las   leyes    
y   viva   conexión   con   la   totalidad     que  gobiernan  la  polis.  
del   mundo,   con   la   naturaleza   y    
Ya  desde  la  épica  de  Homero,  exis-­‐‑  
la   sociedad   humana.   El   hombre    
heleno   nunca   se   sintió   aislado   y     te    una    honda    preocupación    por    
separado  durante  el  período  de  las     lo   humano   y   por   la   consecución    
ciudades-­‐‑estado,   ni   siquiera   a   la     de   la   areté   del   héroe   en   su   forma    
hora   de   desbordar   poéticamente   la     paradigmática.   Las   obras   homéri-­‐‑  
cas   plantean   una   conexión   inma-­‐‑  
dimensión   subjetiva   de   sus   pasio-­‐‑  
nente  entre  lo  humano  y  lo  divino,    
nes.   En   la   poesía   de   Arquíloco,   su    
yo     individual     reclama     derechos    pues   las   acciones   de   los   hombres    
propios,   que   se   expresan   cuando     y   semidioses   están   sujetas   a   una    
trata   de   representar   la   totalidad     constante   intervención   de   fuerzas    
divinas.   Las   peripecias   que   acaecen    
del  mundo  objetivo  y  sus  leyes.  
a  los  personajes  no  brotan  de  incli-­‐‑  
La     misma     mentalidad     antropo-­‐‑   naciones   subjetivas,   sino   que   son    
céntrica   se   origina   también   en   el     la   consecuencia   de   su   vínculo   en    
pensamiento   racional,   cuando   el     relación   con   un   orden   universal   o    
filósofo  alcanza  una  libertad  y  una   Destino,  que  sigue  su  propia  lega-­‐‑  
 
16 Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
lidad   religiosa   y   moral.   El   foco   de     humanas   se   fundan   en   la   percep-­‐‑  
atención  de  la  epopeya  homérica  es     ción  de  un  orden  moral  del  mundo.    

T e m a C e n t r a l  
el  hombre,  pues  los  dioses  son  una     La   ética   del   trabajo   se   desprende    
forma   más   perfecta   y   poderosa   de     del    orden    divino    del    cosmos    y    
lo   humano,   en   constante   querella   y     de   él   se   reciben   sus   leyes.   Solón,    
preocupación  por  los  asuntos  de  los     heredero   de   Hesíodo,   igualmente    
«míseros   mortales».   Más   tarde,   por     discurrió  acerca  de  la  íntima  inter-­‐‑  
obra  del  pensamiento  racional,  esta     dependencia   del   individuo   y   su    
misma   subordinación   del   hombre     destino   en   relación   con   la   vida   del    
con   respecto   al   orden   ético-­‐‑social,     todo.   Estaba   convencido   de   que    
hará   derivar   una   análoga   subordi-­‐‑   el   derecho   tiene   un   lugar   primor-­‐‑  
nación   de   lo   humano   con   respecto     dial   dentro   del   orden   divino   del    
al   orden   cósmico.   Con   buen   tino     mundo   y   que   cualquier   organismo    
Jaeger   explica   la   derivación   de   la     social   debe   cumplir   con   ese   orden    
filosofía   a   partir   de   la   épica   homé-­‐‑   natural,   so   pena   de   un   inevitable    
rica:   castigo   divino.   De   la   perfecta   jus-­‐‑  
ticia   y   legalidad   en   la   naturaleza,    
La   epopeya   griega   contiene     debe   asumirse   una   paz   y   armonía    
ya    en    germen    a    la    filoso-­‐‑  
en   el   cosmos   social   e   individual.    
fía   griega.   Por   otra   parte,   se    
Cuando   una   comunidad   se   aparta    
revela   con   la   mayor   claridad    
del   orden   universal   o   cuando   las    
el   contraste   de   la   concepción    
acciones  de  los  hombres  caen  en  el    
del   mundo   puramente   teo-­‐‑  
exceso   (hýbris),   las   secuelas   funes-­‐‑  
mórfica   de   los   pueblos   orien-­‐‑  
tas   siempre   serán   ineluctables.   Tan    
tales,   para   la   cual   sólo   Dios    
actúa   y   el   hombre   es   sólo   el     es   así,   que   en   Solón   son   coexisten-­‐‑  
tes   los   fenómenos   naturales   con    
objeto   de   su   actividad,   con   el    
la   vida   política   (fr.   10   DK).   En   este    
carácter   antropocéntrico   del    
sentido,   la   justicia   (diké)   no   depen-­‐‑  
pensamiento   griego.   Homero    
de   de   los   decretos   convencionales    
sitúa   con   la   mayor   resolución    
que   dispensan   los   jueces,   sino   de    
al   hombre   y   su   destino   en    
primer  término  (1942:  70).   un   orden   inmanente   en   el   cual   al    
individuo   que   toma   demasiado   de    
También   en   Hesíodo   encontramos     otro,   le   es   quitado   y   se   le   otorga   a    
el   mismo   ligamen   entre   el   hombre    
aquel  que  ha  conservado  poco.  
y   el   cosmos,   no   sólo   por   su   con-­‐‑  
tacto   con   la   naturaleza,   sino   por     La     concepción     del     mundo     de    
la   comprensión   de   su   curso   inexo-­‐‑   Anaximandro,   viene   a   ampliar   la    
rable.   En   los   Erga   concibe   que   la     posición    de    sus    predecesores    al    
exigencia  de  justicia  y  honradez   postular  la  existencia  del  Ápeiron  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006 17  
   
   
   
que    «todo    lo    abarca    y    todo    lo     causal   e   independiente   con   respec-­‐‑  
gobierna»   (fr.   6     DK).     El     Ápeiron     to   a   la   subjetividad   humana,   que    
es     algo     imperecedero,     divino     y     le   asigna   la   ciencia   moderna.   En    
omniabarcante,   de   lo   cual   proce-­‐‑   Anaximandro   la   norma   de   equi-­‐‑  
den    todas    las    cosas    y    retornan     dad   cósmica   conduce   a   una   comu-­‐‑  
nuevamente   a   él.   Originariamente,     nidad   de   seres   interdependientes,    
este   Infinito   estaba   unido   en   una     a   un   enlace   inextricable   entre   el    
mezcla     de     contrarios     indiferen-­‐‑   macrocosmos     y     el     microcosmos.    
ciados,   los   cuales   se   «separaron»     Así,   comprender   la   conjunción   de    
para   engendrar   al   universo.   Esta     todo  lo  existente  según  un  orden  y    
procedencia     hace     que     las     cosas     justicia   equivale,   al   mismo   tiempo,    
o     acciones     individuales     abstraí-­‐‑   a   sintonizarlo   en   la   propia   vida    
das   del   arché   primigenio   y   eter-­‐‑   humana.   Ello   revela   que   su   cos-­‐‑  
no,     tomen     otro     rumbo     respecto     mogonía   y   ciencia   natural   tienen,    
del   curso   universal   y   constituyan     como   finalidad   última,   extraer   las    
una   sublevación   que   amerite   una     implicaciones   para   la   vida   huma-­‐‑  
indemnización.   «La   generación   se     na.   Por   eso   Anaximandro   fue   el    
da   para   los   existentes   por   aque-­‐‑   primer   autor   en   explicar,   en   tér-­‐‑  
llas   cosas   -­‐‑dice   Anaximandro-­‐‑,   en     minos   racionales,   el   origen   de   los    
relación   con   las   cuales   surge   la     animales   y   del   hombre.   Dice   que    
destrucción     de     acuerdo     con     las     el  hombre  procede  de  un  ser  seme-­‐‑  
determinaciones   del   destino.   Las     jante   al   pez   (Ps.-­‐‑Plutarco,   Strom.   2;    
cosas    deben    pagar    unas    a    otra     Censorio,  De  die  nat.   4,  7;   Hipólito,    
castigo     y     pena     de     acuerdo     con     Ref.   I  6,  6;  Plutarco,   Symp.   VIII   730e).    
el   orden   del   tiempo»   (Simplicio,     Kirk,   Raven   y   Schofield   utilizan    
Phys.   24,   13).   Cuando   Solón   deri-­‐‑   las       expresiones   «zoogonía»       y    
va   lo   ético-­‐‑jurídico   de   la   teodicea     «antropogonía»,   para   referirse   a   la    
mítica,   ello   significa   la   proyección     transición   de   las   especies   marinas    
de  la  legalidad  de  la   polis  a  la  lega-­‐‑   a  las  humanas(1983:  208).  
lidad   del   universo.   Anaximandro    
va   mucho   más   lejos   al   concebir     El   «materialismo»     hilozoísta     de    
una   compensación   de   un   orden     los   milesios   es   superado   por   los    
necesario,  que  se  realiza  no  sólo  en     pitagóricos,   quienes   reconocieron    
el   carácter   puramente   inmaterial    
la   esfera   comunitaria,   sino   también    
a  la  totalidad  de  los  seres,  e,  inclu-­‐‑   de   la   psyché   y   la   convirtieron   en    
sive,   a   una   pluralidad   de   mun-­‐‑   la   sede   humana   de   lo   realmente    
dos.   Esta   legalidad   intrínseca   de     semejante   al   orden   cósmico.   En   la    
la  naturaleza  no  tendría  el  sentido   tradición   filosófica   jonia   que   pos-­‐‑  
tula  principios  materiales,  que  son  
 
18 Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
   
sustentados   por   Anaxímenes   y   des-­‐‑   Con   Pitágoras   aparece   la   primera    
pués   por   Diógenes   de   Apolonia,   el     antropología   filosófica   del   mundo    

T e m a C e n t r a l  
alma   se   compone   de   aire.   Incluso     griego,     al     indagar     por     esencias    
después     de     Pitágoras,     Heráclito     ocultas  de  todas  las  cosas:  los   núme-­‐‑  
identificó   el   alma   con   el   fuego,   y     ros  y  las  relaciones  y  analogías  entre    
Demócrito   con   átomos   redondos.     ellos  y  su  nexo  con  el  alma  humana.    
Usando   la   expresión   de   Popper,     Las  «razones»  y  «armonías»  son  los    
para     autores     como     estos     habría     principios   que   rigen   la   interacción    
que   hablar   de   una   «incorporalidad     entre  la   psyché  y  el   kósmos.  Pitágoras    
relativa»  del  alma  o  algo  así  como     acuña   el   término   philosophía   y   la    
un  cuerpo  sutil  (1999:  305).   concibe   como   un   camino   soterio-­‐‑  
lógico   (es   decir,   de   salvación).   La    
El   término   «materialismo»   es   una     idea   es   sintonizar   el   alma   con   las    
expresión   poco   feliz   para   designar    
armonías     matemáticas-­‐‑musicales,    
la   filosofía   milesia,   pues   en   ellos     a   fin   de   alcanzar   una   alta   calidad    
nunca     existió     la     división     entre     de  vida  moral  en  cada  encarnación    
materia     y     espíritu,     entre     mate-­‐‑   y   luego   obtener   la   justa   retribu-­‐‑  
ria   viva   y   materia   inerte,   entre   lo     ción  post  mortem   (como   ruptura   del    
biótico   y   lo   abiótico.   Ellos   nunca    
«ciclo»   y   reabsorción   hacia   el   cos-­‐‑  
escindieron     en     compartimentos     mos-­‐‑divino).   Esta   revolución   en   el    
estancos   la   naturaleza,   el   espíritu,     pensamiento   filosófico   emprendida    
la   vida,   el   alma,   la   animación   o     por   los   pitagóricos,   hace   explícito    
la   motricidad.   El   materialismo   se     el    cosmopsiquismo    de    su    escuela,    
aplica   a   los   que   niegan   expresa-­‐‑  
donde  se  estudia  el  universo  con  el    
mente   un   sitio   a   lo   espiritual   o   a     fin   último   de   estudiar   lo   humano.    
entidades   de   esa   clase,   las   cuales,     Por  eso  no  existe  demarcación  entre    
aun   si   se   quieren   aceptar,   también     el     conocimiento     de     lo     esencial-­‐‑  
pertenecen     a     los     principios     que     mente   humano   en   relación   con   el    
rigen   lo   material.   Un   planteamien-­‐‑  
conocimiento   científico.   Sus   inves-­‐‑  
to   «materialista»   en   sentido   estric-­‐‑   tigaciones   sobre   el   alma   humana    
to  aparece  hasta  el  siglo  V  con  los     son   paralelas   al   de   la   naturaleza,    
atomistas     Leucipo     y     Demócrito,     implicando  a  su  vez  un  sentimiento    
quienes   lo   hacen   explícito.   A   pesar     religioso   y   místico,   que   no   aparece    
de   los   inconvenientes   de   la   palabra    
ciertamente    como    mera    observa-­‐‑  
«hilozoísmo»,    que    remite    a    una     ción   de   datos   empíricos.   En   efecto,    
concepción   animista,   según   la   cual     el  mundo  se  revela  como  un  cosmos  
la   realidad   está   plagada   de   espí-­‐‑   -­‐‑conjunción   de   todo   lo   existente    
ritus,   ésta   se   acerca   más   al   pensa-­‐‑   según  un  orden,  un  límite  y  una  
miento  de  la  escuela  de  Mileto.  
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006 19  
   
   
   
armonía       matemática-­‐‑musical-­‐‑,     y     concepción     sobre     el     alma,     de    
que   se   descubre   como   una   misma     pasmosa     originalidad     y     profun-­‐‑  
naturaleza   en   lo   más   profundo   de     didad.   ¿Cuál   era   el   secreto   de   los    
la   psyché.   No   se   trata   como   en   la     antiguos?   ¿Puede   hablarse   de   un    
ciencia   moderna,   de   una   matema-­‐‑   «milagro   griego»?   La   posición   que    
tización   a   partir   del   «libro   de   la     aquí   se   esgrime   es   contraria   a   una    
naturaleza»,   exenta   de   elementos     aparición   abrupta   y   más   bien   se    
subjetivos   y   en   un   ámbito   mecá-­‐‑   subrayan    las    relaciones    entre    el    
nico,   sino   de   una   fýsis   armonizada     lógos   y   el   mito.   Una  continua  discu-­‐‑  
con   un   principio   divino   unificador,     sión  crítica  es  la  tradición  que  anima    
que  enlaza  al  universo  entero  junto     a   las   diferentes   escuelas   no   sólo   a    
con   la   vida   humana   y   sus   valo-­‐‑   debatir   entre   ellas,   sino   también    
res.    La    cosmología    pitagórica    es     dentro  de  la  misma  escuela,  donde    
de   amplio   alcance,   pues   integra   la     el   maestro   anima   al   discípulo   a    
teología,   las   matemáticas,   la   música     formar  su  propio  criterio.  Fuera  de    
y  la  antropología.   los   primitivos   pitagóricos   -­‐‑como    
orden   religiosa,   con   una   doctrina    
La   interpretación   que   se   hace   del     secreta    y    cuya    misión    era    con-­‐‑  
universo   al   recurrir   a   las   relaciones    
servar   intacta   las   enseñanzas   del    
humanas,   también   puede   detectar-­‐‑   maestro-­‐‑,   no   existe   una   dogmática    
se   con   el   uso   del   término   kósmos     filosófica.   En   vez   de   eso,   se   pue-­‐‑  
en   el   siglo   V   en   la   esfera   política.     den     hallar     innovaciones,     críticas    
Heródoto   y   Tucídides   identifican     directas  a  los  predecesores  y  aun  al    
al   «gobierno   ordenado»   como   kós-­‐‑  
maestro.   Ante   ello,   cabe   plantearse    
mos,   alabando,   respectivamente,   la     la  duda  de  si  los  pitagóricos  repre-­‐‑  
constitución   espartana   de   Licurgo     sentan  un  retroceso  con  respecto  al    
y   de   un   partido   beocio   que   desea-­‐‑   «materialismo»   jonio.   Es   probable    
ba     cambiar     la     constitución     en     que     el     pitagorismo     primitivo     sí    
una   democracia   (Heródoto   I,   65;    
haya     mantenido     una     dogmática    
Tucídides  IV,  76  y  VIII,  72).   intransigente   de   sus   postulados,    
La   filosofía   griega   es   un   fenómeno     con     mucha     superstición     por     las    
costumbres   y   los   números,   y   que    
único   al   estar   íntimamente   conec-­‐‑  
tada   con   una   asombrosa   libertad     ello   variara   hasta   cierto   punto   con    
la   migración   y   dispersión   de   la    
y   creatividad.   No   hay   duda   que    
secta   a   la   Grecia   peninsular,   en    
se   trata   de   un   período   histórico    
espléndido.     En     cada     generación     la   que   se   fraguó   una   heterodoxia    
pitagórica.  
encontramos   al   menos   una   nueva    
filosofía,    una    nueva    cosmología  
 
20 Espiga 13, Enero-Junio, 2006  
   
   
 
   
BIBLIOGRAFÍA   Guthrie,   W.   K.   C.   (1991),   Historia   de   la    
  filosofía  griega,  I.  Los  primeros  presocrá-­‐‑  
Abbagnano,   N.,   y   Visalberghi,   A.   (1996),    

T e m a C e n t r a l  
ticos   y   los   pitagóricos.   Madrid:   Editorial  
  Historia  de  la  pedagogía.  México:  Fondo   Gredos.  
de  Cultura  Económica.  
Heródoto   (1979),   Los  nueve  libros  de  la  histo-­‐‑  
Aristóteles   (1994),   Acerca   del   alma.   Madrid:       ria.  México:  Editorial  Cumbre.  
  Editorial  Gredos.  
Hierocles   (1929),   Comentario   a   los   versos    
Aristóteles   (1998),   Ética   Nicomáquea.   Ética       de  oro  de  los  pitagóricos.  Madrid:  Nueva  
  Eudemia.  Madrid:  Editorial  Gredos.   Biblioteca  Filosófica.  
Aristóteles  (1969),    Metafísica.    Madrid:     Jaeger,   W.   (1992),   La   teología   de   los   prime-­‐‑  
Editorial  Gredos.     ros  filósofos  griegos.  México:  Fondo  de  
Barnes,     J.   (1992),   Los   presocráticos.   Madrid:     Cultura  Económica.  
  Ediciones  Cátedra.   Jaeger,   W.   (1942),   Paideia.   Los   ideales   de   la    
Burnet,   J.   (1930),   Early   Greek   Philosophy.       cultura  griega,  vol.  I.  México:  Fondo  de  
  Londres.   Cultura  Económica.  

Burnet,    J.  (1915),    The    Socratic    Doctrine     Junceda,   J.A.   (1975),   De   la   mística   del   núme-­‐‑  
of  the  Soul.  Proceedings  of  the  British     ro  al  rigor  de  la  idea.  Sobre  la  prehistoria  
Academy.   del     saber     occidental.     Madrid:     Editorial  
Fragua.  
Cherniss,   Harold   (1991),   La   crítica   aris-­‐‑  
  totélica  a  la  filosofía  presocrática.  México:   Kirk,   G.   S.   y     Raven,   J.   E.   (1987),     Los    filó-­‐‑  
Universidad     Nacional     Autónoma     de     sofos     presocráticos.    Madrid:  Editorial  
México.   Gredos.  

Daxelmüller,   Christoph   (1997),   Historia     Kranz,   W.   (1962),   Historia   de   la   filosofía,    


  social  de  la  magia.  Barcelona:  Herder.     I.    Los    presocráticos.    México:    Editorial  
Hispano  Americana.  
Diels,      H.  (1969),      Die      Fragmente      der    
Vorsokratiker:  griechisch  und  deutsch.   Laercio,   D.   (1952),   Vida   y   opiniones   de   los    
Zúrich:  Weidmann.     filósofos    más    ilustres.    Madrid:    Librería  
Perlado.  
Dodds,   E.R.   (1986),   Los   griegos   y   lo   irracio-­‐‑  
  nal.  Madrid:  Alianza  Editorial.   Minar,   E.   (1979),   Early   Pythagorean   Politics.    
  In  Practice  and  Theory.  Baltimore:  Arno  
Eliade,   Mircea   (1993),   Herreros   y   alquimis-­‐‑   Press.  
  tas.  Madrid:  Alianza  Editorial.  
Mondolfo,   R.   (1979),   La   concepción   del   suje-­‐‑  
Farrington,      Benjamín  (1979),    Ciencia       to  humano  en  la  cultura  antigua.  Buenos  
Griega.  Barcelona:  Icaria  Editorial.   Aires:   Editorial   Universitaria   de   Buenos    
Aires.  
Gigon,   O.   (1985),   Los   orígenes   de   la   filoso-­‐‑  
  fía  griega.  De  Hesíodo  a  Parménides.   Mondolfo,   R.   (1983),   El   pensamiento   anti-­‐‑  
Madrid:  Editorial  Gredos.     guo.,  2    vols.    Buenos  Aires:    Editorial  
Losada.  
Gomperz,    T.  (2000),    Pensadores    griegos.    
Una  historia  de  la  filosofía  antigua,  vol.  I.  
Barcelona:  Editorial  Herder.  
 
 
Espiga 13, Enero-Junio, 2006 21  
   
   
   
   
Morrison,    J.    S.  (1956),  «Pythagoras    of     Porfirio     (1987),      Vida      de      Pitágoras.  
Samos»,    Classical    Quarterly,    pp.  135-­‐‑     Argonáuticas     órficas.     Himnos     órficos.  
156.   Madrid:  Editorial  Gredos.  

Pitagorici     (1969),        Testimonianze        e   Robin,   L.   (1956),   El   pensamiento   griego   y   los    


Frammenti.     V.     II.     Firenze,   «La     nuova     orígenes    del    espíritu    científico.    México:  
Italia»,  Editrice.   UTEHA.  
Platón   (1985),   Diálogos,   7   vols.   Madrid:     Rohde,   E.   (1942),   Psique:   la   idea   del   alma   y    
  Editorial  Gredos.     la  inmortalidad  entre  los  griegos.  México:  
Fondo  de  Cultura  Económica.  
Platón   (1949),   La   República,   3   vols.   Madrid:    
  Instituto  de  Estudios  Políticos.   Smith,   T.   V.   (1956),   De   Tales   a   San   Agustín.    
  Buenos  Aires:  Editorial  Peuser.  
Platón   (1983),   Las   Leyes,   2   vols.   Madrid:    
  Centro  de  Estudios  Constitucionales.   Taylor,  A.    E.  (1928),    A    Commentary    on    
Platos’s  Timaeus.  Oxford.  
Platón   (1985),   Platonis   Opera,   5   vols.   Edited    
  by  J.  Burnet.  Oxford,  1900-­‐‑1907.   Taylor,     A.   E.   (1993),     El    pensamiento    de    
  Sócrates.    México:    Fondo    de  Cultura  
Platón  (1936),    The    Republic    of    Plato.    
Económica.  
Translated  by  F.M.  Cornford.  Cambridge:  
The  Library  of  Liberal  Arts.   Tucídides   (1952),   Historia   de   la   Guerra   del    
  Peloponeso,  3  vols.  Madrid:  Biblioteca  
Plotino   (1992),   Enéadas,   3   vols.   Madrid:    
Clásica  Hernando.  
  Editorial  Gredos.  
Vlastos,  G.  (1952),  «Presocratic    Theology    and    
Popper,   Karl   (1999),   El  mundo  de  Parménides.    
  Philosophy»,  Philosophical  Quarterly,  n.°  
  Ensayos  sobre  la  ilustración  presocrática.  
64,  pp.  97-­‐‑123.  
Barcelona:  Ediciones  Paidós.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
22 Espiga 13, Enero-Junio, 2006