Vous êtes sur la page 1sur 180

EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

TAPA

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 1


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO.- Pablo


James. La Paz, Bolivia: Equipando Siervos Internacional, 2019. 196
p. (Primera edición)

Depósito Legal:
I.S.B.N.

Distribución:
Equipando Siervos Internacional

E-mail:
equipandosiervosinternacional@gmail.com
www.esiinternacional.org

Diseño y diagramación: Paola Limachi Raldez

Impresión: ENERGÉTIKA CRUZ DE MAYO


Calle Unión Nº 457 Zona: San Sebastian Cel.: 73032598
paola.limachi.enrgetika@gmail.com

2 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

“Porque yo testifico a
su favor de que tienen
celo de Dios, pero no
conforme a un pleno
conocimiento. Pues
desconociendo la
justicia de Dios y
procurando establecer
la suya propia, no se
“El  Peligro del sometieron a la justicia de
Dios.” Romanos 10:2,3
Cristianismo (LBLA)

Sin Cristo” “El error nunca se


presenta en toda su
desnuda crudeza, a fin
de que no se le descubra.
Antes bien se viste
elegantemente, para que
los incautos crean que
es más verdadero que la
verdad misma”. (Ireneo
de Lyon)

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 3


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

4 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Índice
INTRODUCCIÓN................................................................................................ 9

Capítulo 1
EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO.
Pablo James...................................................................................................... 15

Capítulo 2
EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN LA TRANSFORMACIÓN
Andrés James................................................................................................... 27

Capítulo 3
EL CRISTIANISMO LEGALISTA
Windsor Alberto Ferreira Gonzales................................................................ 35

Capítulo 4
EL CRISTIANISMO SINCRETISTA
Jacinto Eliseo Batista...................................................................................... 43

Capítulo 5
EL CRISTIANISMO HUMANISTA
Juan Paolo Paris Siles..................................................................................... 51

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 5


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Capítulo 6
EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA
Jacinto Eliseo Batista...................................................................................... 63

Capítulo 7
EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL PLAN BÍBLICO DE DIOS
Benjamín A. Figueroa....................................................................................... 71

Capítulo 8
EL CRISTIANISMO DEL ABUSO DE PODER
Jacinto Eliseo Batista...................................................................................... 87

Capítulo 9
EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO
Andrés James................................................................................................... 99

Capítulo 10
EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA
Windsor Alberto Ferreira Gonzales................................................................ 107

Capítulo 11
EL CRISTIANISMO FETICHISTA 
Freddy Alberto Romero Rosales..................................................................... 113

Capítulo 12
EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO
Windsor Alberto Ferreira Gonzales................................................................ 121

Capítulo 13
EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA
Pablo James...................................................................................................... 129

Capítulo 14
EL CRISTIANISMO BÍBLICO
Jeff Mills............................................................................................................ 139

Capítulo 15
EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO
Pablo James...................................................................................................... 155

6 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Apéndice 1
UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN
Jacinto Eliseo Batista...................................................................................... 167

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 7


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

8 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Introducción
Dios nos guía en Su buen camino dándonos Su Palabra.
Nuestra tendencia más humana es extraviarnos de este buen
camino. De hecho, desviarnos y perder el rumbo sucederá
frecuentemente si no somos intencionales y cuidadosos
para evitarlo. Vemos esta tendencia a lo largo de la historia
y en nuestras propias vidas. Esta debilidad afecta nuestras
prioridades, nuestras más importantes relaciones, nuestras
organizaciones, iglesias y ministerios. Esta tentación es una
constante en nuestra vida. Comenzamos con las mejores
intenciones, pero a lo largo del camino nos encontramos
donde jamás pensábamos era posible llegar -- con un propósito
diferente, con una identidad diferente, con creencias centrales
diferentes de las que comenzamos. Podemos ver esta tendencia
quizás más claramente en nuestros matrimonios. Si dejamos
de invertir tiempo, esfuerzo y prioridad con nuestro cónyuge,
¡sabemos cómo terminará!

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 9


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

De la misma manera en la cual tenemos que perseverar


en nuestro matrimonio, también tenemos que velar sobre la
dirección de nuestros ministerios, iglesias y organizaciones. 
Retroceder y extraviarnos es lo más natural en esta vida, y si
no somos muy cuidadosos para evitarlo, terminaremos con
otro enfoque, en otro rumbo, en otro carril.

Un triste ejemplo de esto es lo que pasó con la organización


Cristiana famosa que comenzó a la mitad de los mil ochocientos.
Un grupo de evangelistas quería alcanzar a los jóvenes de su
ciudad para Cristo. Vieron que los deportes atraían a los jóvenes
y estaban seguros que por este medio podían alcanzar a jóvenes
por miles. En el comienzo Cristo era el centro de todo lo que
hacían, y antes de cualquier actividad deportiva estudiaban la
Biblia y compartían el evangelio del Señor Jesucristo. En los
primeros 100 años, esta organización, era conocida como un
lugar donde podrían encontrar a Cristo y amigos bíblicos. En
los primeros 140 años comisionaron a unos 20.000 misioneros.
Cuando este ministerio llegó a las Américas, eminencias
evangélicas como D.L. Moody trabajaron para establecerlo en
sus ciudades y con gran impacto. Pero todo esto cambió debido
a una transformación en el liderazgo. En lugar de enfocarse en
el Señor y Salvador Jesucristo, se prefirió optar por no ofender
a la gente hablando tanto de la cruz de Cristo y de la Biblia.
Como resultado en muchos lugares esta organización cristiana
perdió la identidad cristiana distintiva que originalmente
tenía. Se llegó a tal punto, que en la actualidad se dedica, en
muchos de los países,  exclusivamente al deporte. El espíritu
de la organización hoy, es muy diferente a lo que era cuando
comenzó hace tantos años atrás.

10 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

En el Antiguo Testamento encontramos a Josué advirtiendo


a los israelitas a evitar esta trampa diciéndoles: “Y si no os
parece bien servir al Señor, escoged hoy a quién habéis de servir:
si a los dioses que sirvieron vuestros padres, que estaban al
otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra
habitáis; pero yo y mi casa, serviremos al Señor” (Josué 24:15
LBLA).  Sin embargo, a pesar de esta advertencia, en pocos
años dejaron de seguir a Dios y terminaron alejándose de Él.

Cometí este mismo error en los primeros años de mi


vida cristiana.  Cuando estaba en la universidad asistí a un
entrenamiento de 7 semanas estudiando el Nuevo Testamento
durante las vacaciones de verano. Pasamos 4 horas cada
día estudiando los libros del Nuevo Testamento.  Estaba
emocionado cuando comencé, pero después de 5 semanas
confieso que me cansé de estudiar la Biblia debido a que mi
estudio era completamente académico y moralista: tenía que
identificar el propósito por el cual el autor escribió el libro, el
bosquejo de cada libro, los personajes principales, y una verdad
importante para mi vida. Comencé en Mateo, procedí a Marcos,
continué en Lucas. Salté Juan para llegar más rápido Hechos
y las cartas. En la 5ª semana decidí volver a Juan. Llegando al
capítulo 5, me choqué contra un versículo que me confundía.
Directamente no lo entendía. Porque Jesús en Juan 5 da cinco
evidencias porque Él es Dios. El versículo 39 dice, “Ustedes
estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan
vida eterna. ¡Pero las Escrituras me señalan a mí!” (NTV).  Lo
que me confundía era la palabra “pero”, que señala contraste,
que indica que Jesús ve que los fariseos estaban equivocados
en su manera de estudiar la Biblia. Jesús aquí muestra que el

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 11


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

problema de los Fariseos es que no entendían que el centro de


toda la Biblia es Jesús; ellos pensaban que el propósito de la
Biblia eran ellos mismos. Yo era culpable de cometer el mismo
error en mi estudio de la Biblia – usándola solo para para ganar
más información o para mejorar la cualidad de mi vida, sin
entender que el mensaje central es Jesús y la relación que El
ofrece establecer con nosotros mediante Su obra de Rescate en
la cruz. Pablo explica en 1ª Corintios 1:9 que la razón por la
cual Dios nos llamó a la salvación es para tener comunión con
Su Hijo Jesús. Comunión significa amistad, esto habla de  una
relación. Es decir, el conocer a Cristo personalmente y andar
con Él es el plan y propósito central de la Biblia. Esto es lo
que Jesús explica a los dos discípulos en el camino a Emaús,
“Entonces Jesús los guio por los escritos de Moisés y de todos
los profetas, explicándoles lo que las Escrituras decían acerca
de él mismo” (Lucas 24:27 NTV). Jesús es el mensaje central
de toda la Biblia. Si no entendemos esto nuestro cristianismo
se vuelve puro moralismo – se vuelve cristianismo sin Cristo. 

Sobre este peligro es de lo que justamente trata este libro


y cómo, en nuestro rol de liderazgo en la iglesia de Cristo --
evitar la tendencia a abandonar el enfoque en la Palabra de
Dios que es la Biblia, en Cristo y en el Evangelio. Entonces,
¿cómo podemos evitar caer en doctrinas y prácticas que no
honran al Señor? Es por ello que “El Peligro del Cristianismo
Sin Cristo” ha sido escrito para los que amamos a la Novia de
Cristo y deseamos evitar extraviarnos deshonrando a Cristo. 
Oramos para que este libro nos anime a honrar a Cristo siendo
fieles a Él en nuestras vidas. Conocemos a muchos que se han
extraviado; no es nuestra intención atacarlos sino orar por
ellos y animarlos a volver al Señor. Buscamos genuinamente
la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas e iglesias, tal como
12 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”
EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

lo hizo el Apóstol Pablo al llegar al final de su vida, y poder


parafrasearlo cuando dijo: “He peleado la buena batalla, he
terminado la carrera, he guardado la fe”. (2 Tim 4:7 LBLA). 
Pablo pudo hacer esta afirmación no por sus propios méritos
y bondad, sino por la gracia de Dios obrando en su vida.  Si
queremos llegar al final como Pablo y estar en condiciones
de decir lo mismo, necesitamos andar firmemente en la gracia
de Dios, no caminando solos, sino juntos como hermanos de
batalla, edificándonos mutuamente en este peregrinaje. Para
evitar caer en este peligro, tendremos que mantenernos atentos
y velar constantemente. Lograr esto requiere poner nuestra
mirada en Jesús y depender del Espíritu Santo para llegar hasta
el final. Nuestro anhelo mayor es glorificar a Dios y escucharle
decirnos a nosotros también: “…Bien, siervo bueno y fiel;…”
(Mateo 25:23, LBLA).

Pablo James, enero 2019

Si la interesa más información sobre el ministerio ESI búscanos en nuestro sitio


web: http://www.esiInternacional.org

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 13


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

14 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Capítulo 1
EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Pablo James

Si usted tuviera que identificar el peligro más grande que


confronta la Iglesia Evangélica hoy en día, ¿cuál cree que
sería? Hace poco se hizo una encuesta a líderes de la Iglesia
Evangélica para ver cuál sería su respuesta a esta pregunta.
Algunos opinaron que el peligro más grande es el crecimiento
del Islam. Otros se refirieron a la intromisión de los gobiernos
en los asuntos de la iglesia y a problemas de libertad cristiana.
Otros citaron el problema de la familia (el índice de divorcios
en la iglesia, hijos rebeldes, la confusión de género, la división
generacional). No cabe duda; todas estas son preocupaciones
importantes. Pero, ¿qué diría Dios? Si el Señor Jesús nos
mandara una carta como lo hizo en Apocalipsis 2 y 3 a las siete
iglesias de Asia expresando las cosas que le gusta y no le gusta
de nosotros, ¿cuáles serían Sus palabras a la iglesia de hoy?
¿Estaría complacido con nuestras vidas?

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 15


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

El inconveniente es que, aunque todas estas respuestas


son reales, verídicas no son el mayor problema. El peligro más
grande que enfrenta la iglesia evangélica, es que ha apartado la
mirada del Señor Jesucristo y dejó la suficiencia de Su Palabra.

A pesar del hecho de que el número de personas que


asisten a iglesias evangélicas en nuestro continente está en
aumento, debemos cuestionarnos ¿cuál es el costo de ese
crecimiento? ¡Cuántas personas en las iglesias, en lugar de
seguir las instrucciones del Señor y Autor de la Iglesia, buscan
y siguen la guía de sus propios deseos o lo que dice el mundo!
¿Será posible que lo que Pablo identifica como la necesidad
de la iglesia en Romanos 12:2 es también nuestro tendón de
Aquiles en la actualidad?: “No os adaptéis a este mundo, sino
transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para
que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno,
agradable y perfecto”. Dios desea bendecir la vida de sus hijos
transformándolos a la imagen de Su Hijo. Pero esta bendición
es la consecuencia de estudiar, entender la Biblia y someter
nuestras vidas a lo que Dios dice.

Analicemos cómo Dios obra en nuestras familias para


transformación. Dios en Su Palabra nos llama a edificar
una familia sobre un cimiento sólido en Cristo. Solo vamos
a perseguir esta meta orando y pidiendo la ayuda de Dios si
confiamos en lo que Dios dice y si Su voluntad es nuestra
prioridad. Si es así, tenemos una decisión que tomar: ¿seguir
la voz de Cristo y dedicar nuestro tiempo y esfuerzo por la fe
a edificar una familia conforme a Su Palabra y con Su ayuda?
¿O seguir la voz del mundo que nos llama a vivir de acuerdo a

16 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

sus valores, metas y prioridades? ¿A cuál vamos a seguir? Dios


promete ayuda y bendición espiritual si vivimos de acuerdo
a Su voluntad. Haciendo esto, Dios promete ayudarnos para
que experimentemos lo que es “bueno, agradable y perfecto”.
Caso contrario, terminaremos con las dolorosas consecuencias
de seguir el patrón egoísta de este mundo. Cada día se nos
presenta esta oportunidad de seguir la voz de Dios, pero
jamás experimentaremos Sus bendiciones apartados de la
obra transformadora de Cristo. Esta transformación es la obra
principal de Dios en la vida del creyente. Nosotros no podemos
producir cambios profundos y duraderos en nuestra vida. El
Salmo 127:1 dice: “Si el Señor no edifica la casa, en vano
trabajan los que la edifican”. La tragedia del cristianismo sin
Cristo es que acude a los recursos humanos tratando de alcanzar
las metas. El cristianismo sin Cristo, no busca las metas de Cristo,
no busca Su perdón en una vida de continuo arrepentimiento,
no busca la dependencia de Su gracia para experimentar esta
transformación. Todo lo contrario, sigue la filosofía elemental
de este mundo, que dice que: la solución para suplir nuestras
necesidades más importantes está dentro de nosotros. Considera
que “nosotros sí lo podemos alcanzar; que somos el capitán de
nuestro propio éxito”. Esta confianza en la sabiduría humana
no viene de Dios y presenta una apariencia de piedad, la cual
en realidad es inútil para transformarnos (2 Timoteo 3:5). Si
queremos experimentar verdadera transformación, necesitamos
la providencia de Dios: Su Persona, Su Palabra, y el poder de
Su Evangelio. Los recursos de Dios son poderosos para una real
transformación. En los últimos 30 años se han dejado de lado
estos poderosos recursos de Dios. Al aferrarnos a lo que ofrece

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 17


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

la sabiduría humana buscando la guía de este mundo, la iglesia


ha perdido impacto en nuestra generación. Ha dejado de ser sal
y luz para Cristo en nuestro mundo.

Hace un siglo atrás el pastor Spurgeon se refirió sobre esta


triste situación cuando advirtiendo a su generación acerca de un
peligro al que él denominó la “degradación” dentro de la iglesia.
Comparó este peligro a un bote a la deriva que pierde el enfoque
y dependencia de Cristo por hacer a un lado el mensaje central
de la Biblia. Muchas iglesias durante el tiempo de Spurgeon
cayeron en este error, viviendo un cristianismo sin Cristo
desvinculado del Salvador y siendo finalmente absorbidos por
el mundo.

Martín Lutero observó esta misma tendencia en sus días,


por lo que su anhelo fue reformar una iglesia que él veía a la
deriva. Fue entonces que hizo una exhortación a los cristianos
en su época sobre la necesidad de volver a Cristo, a Su Palabra
y a Su Evangelio. Basándose en el libro de Romanos, Lutero
demostró que la tendencia natural de cada persona es confiar
en sus propios pensamientos, obras, esfuerzo, justicia y mérito
para salvarse, en vez de buscar y confiar en la provisión de
Dios en Jesucristo. Dios usó a Lutero, así como a otros en el
tiempo de la Reforma, para guiar al pueblo a la luz de la Biblia
y al Evangelio de Cristo en medio de las terribles tinieblas de
la ignorancia que reinaba en el tiempo medieval. Multitudes
de personas, basándose en la verdad y autoridad de la Biblia,
llegaron a confiar únicamente en Cristo para el perdón de sus
pecados, siendo sus vidas transformadas por la gracia de Dios.
Antes de morir, Lutero advirtió acerca del peligro al que se
enfrenta cada generación al dejar de lado el mensaje central de

18 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

la Biblia: la salvación en Cristo Jesús. Al olvidarnos de Cristo


nos ocupamos de las cosas de la sabiduría humana y no de la
sabiduría divina de Dios.

La preocupación de Lutero y de Spurgeon se ha convertido


en una trágica realidad de nuestra época, por lo que la actual
generación se enfrenta a la amenaza de disgregar la fe evangélica.
Este es el cristianismo sin Cristo.

¿Qué evidencias tenemos de que la iglesia ha caído en


este error? Una pequeña búsqueda de los slogans ‘cristianos’
más populares en el internet, muestra el énfasis y anhelo
predominante dentro de la iglesia de hoy. ¿Cuál es este anhelo?
Que “Cristo vino para hacerte feliz”; “Dios quiere que tengas tu
mejor vida ahora”; “Sé un líder, no un seguidor”; “Tú lo puedes
hacer”; “El mejor regalo que puedes darle a tu prójimo es tu
mejor esfuerzo”; “Tú eres el vencedor, creado para experimentar
el éxito en el cumplimiento de tus metas”; “Hay grandeza en
ti”; “Haz tu parte y Dios hará su parte”. El común denominador
entre estos lemas es que no ¡están en la Biblia! Para lograrlos,
¡no necesitas a Cristo! Fomentan un medio incorrecto que es
una confianza en uno mismo para lograr sus propias metas. Y
en vez de buscar el fin correcto que es la gloria de Dios, buscan
éxito personal para su propio engrandecimiento y prosperidad.
Tristemente estos lemas representan lo que muchos creen que es
el cristianismo.

Sin embargo, esa percepción errónea no es el cristianismo


bíblico, sino que por el contrario, se convierte en un moralismo
y autosuficiencia de lo que uno puede alcanzar mediante sus
mejores esfuerzos y aspiraciones. La creencia de nuestra época

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 19


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

dice que el ser humano puede perfeccionar el mundo a su propia


imagen; que el hombre es la solución de su propia grandeza,
que “con más esfuerzo podemos salvar nuestro matrimonio,
podemos mejorar nuestra familia, podemos ayudar al pobre,
podemos rescatar la ecología”. Y la verdad es que con más
esfuerzo uno sí puede mejorar ciertos aspectos de su matrimonio,
familia y planeta. Pero no va a lograr la transformación en lo
más profundo y duradero de sus vidas, cambio que Dios quiere
para nosotros y que es el impacto del evangelio, que Jesús vino
al mundo con el propósito: proveer salvación a los pecadores
y reconciliarnos con Dios mediante Su muerte en la cruz. La
salvación y la reconciliación con Dios que transforma vidas es
la obra real y duradera que sólo Dios hace en la vida de Sus
hijos. Esta reconciliación y restauración con Dios mediante el
sacrificio de redención hecho por Cristo es el mensaje central
de la Biblia. Cuando Dios resuelve el problema fundamental
de nuestra separación de Él a consecuencia del pecado y, por
tanto, de la imposibilidad de ver cambios reales y profundos en
nosotros, el fruto será el perdón y la transformación en lo más
profundo de nuestro ser; nuestras prioridades, motivaciones,
modo de pensar, manera de relacionarnos con Dios y calidad de
relaciones con nuestro prójimo.

Por lo tanto, si nuestro principal problema como seres


humanos es la ruptura de nuestra relación con nuestro Creador,
la única solución a este dilema es la provisión que Dios, a través
de Jesucristo, nos dio para rescatarnos. Esto significa que la
solución no está en nosotros, tan solo se encuentra en Dios.

Al comprender esta verdad, podemos entender que nuestra


actitud de autosuficiencia e intento de mejorar por nosotros

20 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

mismos no encaja con una vida bíblicamente cristiana centrada


en el evangelio. El cristianismo bíblico comienza en tener una
relación con Cristo, quien nos rescata y reconcilia con Dios, y
luego obra en nosotros para transformarnos. Esta transformación
resulta de la confianza y dependencia en la persona y en la
provisión de Cristo. Somos salvos y transformados por Cristo el
Salvador, no por nuestro mejor esfuerzo – esto incluye nuestro
afán religioso. La religión popular acepta a Jesús como un
recurso más para mejorar la calidad de nuestra vida y alcanzar
nuestro mayor potencial y felicidad, pero no acepta a Cristo
como el único y suficiente Salvador. En Marcos 10:45, Jesús nos
dice que Él vino a salvar a personas muertas espiritualmente; no
a darnos una calidad de vida en términos mundanos o terrenales.
En Lucas 19:10 Jesús dice que El vino para hacer por nosotros
lo que nosotros no podemos hacer para nosotros mismos:
reconciliarnos con Dios y cambiar nuestra vida.

¿Podemos ver entonces que el verdadero cristianismo no se


trata de lo que nosotros hacemos por Dios, sino lo que Cristo hizo
y hace por nosotros en Su gracia, la cual recibimos por medio
de la fe en Él? (Romanos 10:3). Entonces si queremos andar con
Dios, es necesario repetir una y otra vez que el mensaje central
de la Biblia es Cristo y Su Evangelio de salvación. El resultado
de esta obra es nuestra transformación.

Lamentablemente, al no tener la capacidad de entender esta


verdad bíblica, hoy en día la iglesia ha caído en una ceguera
espiritual alarmante al tratar de progresar mediante el propio
esfuerzo (lo que la Biblia llama la herejía de justificación
por obras humanas), y no por medio de Cristo (ver lo que

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 21


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

Jesús dice sobre esto en Juan 15:4,5). Para salir de este error
necesitamos un rescate tan radical como el que fue necesario en
el tiempo de Lutero y de Spurgeon, cuando la supuesta iglesia
perdió su camino en un sistema opresivo de justificación por
obras humanas. Necesitamos que Dios nos rescate del error
de abandonar la guía de la Biblia para, en lugar de ello, buscar
la guía del mundo. Solo poniendo nuestra mirada en Dios
entenderemos cuál es nuestro camino e identidad en Cristo. Si la
iglesia seguirá buscando la guía del mundo, reinará la confusión
en todo lo que hace.

Por ejemplo, pensemos un momento en el concepto general


que la gente de nuestro alrededor tiene a acerca de la iglesia
y lo que ésta debería hacer. En ese sentido muchos piensan:
“No tengo problemas con la presencia de una iglesia en nuestra
comunidad, siempre y cuando ésta contribuya en algo a mejorar
la sociedad.” Lo que esto quiere decir, es que si la iglesia logra
resolver problemas como la pobreza, el abuso doméstico, el
abuso de alcohol y drogas, la sociedad acepta la presencia de
ésta en la comunidad. Según esta perspectiva, la iglesia tiene
validez tan solo en términos de utilidad. Es decir, la iglesia
vale si contribuye al mejoramiento de la sociedad mediante una
inversión de tiempo, educación y dinero.

No obstante y si bien como cristianos creemos también en


la importancia de resolver problemas en la sociedad, estamos
convencidos que la solución de estos males no está en dar más
educación y dinero, como opina el mundo. ¿Cuánto dinero han
gastado los gobiernos a nivel mundial tratando de persuadir a los
ciudadanos del peligro de fumar, beber o el uso de drogas? ¡Sin
embargo la gente sigue fumando, bebiendo y utilizando drogas!

22 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

¡Podemos ver claramente que la solución no está en base a la


inversión de recursos humanos, pedagógicos y académicos!
Está en una auténtica transformación del corazón humano; una
transformación que no es posible sin Dios. ¿Entendemos la
magnitud real de esta verdad? No podemos dejar que el mundo
defina quienes somos como iglesia de Cristo. Tenemos que
conseguir esta definición de parte de Dios, quien dice que nuestra
identidad como iglesia no es básicamente asunto de utilidad sino
de verdad. Esto significa que debemos dedicar nuestro esfuerzo a
trabajar en lo que Dios dice, que trae ¡verdaderas soluciones!, es
decir, presentar a Cristo. Los verdaderos cristianos no confiamos
en las soluciones del mundo, sólo en las de Dios.

Es por ello que necesitamos comprender la absoluta


importancia de fundamentar nuestra manera de pensar, entender
y vivir en lo que Dios dice. Si dejamos que el mundo moldee
nuestro entendimiento e identidad, vamos a dedicar todo nuestro
esfuerzo a actividades que sólo nos conducirán al fracaso.
Entender nuestra identidad (lo que somos y lo que debemos
hacer como individuos y como iglesia) según la perspectiva
de Dios, nos lleva a buscar Su revelación (verdad) divina. Esta
revelación divina afirma que la necesidad más importante para
cada ser humano es ser salvado del infierno eterno mediante la
obra de Cristo en la cruz, gracias a la cual se perdonan nuestros
pecados y se nos reconcilia con Dios, quien le ha dado a la iglesia
la tarea principal de vivir como sal y luz en este mundo llevando
este mensaje de Verdad al mundo. Una vez transformados
nuestros corazones, el resultado será una mejor persona, familia,
comunidad, ciudad y mundo.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 23


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

El peligro del cristianismo sin Cristo es que deja que el


mundo defina nuestra manera de pensar. El verdadero discípulo
de Cristo comprende la verdad de Dios porque permanece en la
Palabra de Dios. Así conocemos la verdad de Dios; la verdad
que nos hará libres (Juan 8:31,32).

A lo largo de la historia, la tentación de cada generación


de cristianos ha sido la de perder de vista a Dios -- Su solución
y mensaje. Terminamos creyendo que el cristianismo se trata
de nosotros y de lo que podemos hacer para mejorar nuestra
condición. Pablo, en Romanos 10:1-3, lamenta que sus
familiares, los judíos, cayeran en el error de perder de vista a
Dios, y terminaron confiando en su propia solución para lograr
su propia salvación. Pablo dijo: “El deseo de mi corazón y mi
oración a Dios por ellos es para su salvación. Porque yo testifico
a su favor de que tienen celo de Dios, pero no conforme a un
pleno conocimiento. Pues desconociendo la justicia (solución)
de Dios y procurando establecer la suya propia, no se
sometieron a la justicia (solución) de Dios” (Romanos 10:1-3
LBLA). Los judíos rechazaron la provisión de Dios y terminaron
estableciendo su propio camino para salvarse, confiando en sus
propias metas y sus propios esfuerzos. Terminaron pensando
que lo que Dios deseaba era más esfuerzo personal para mejorar
sus vidas. Al no entender el mensaje central de la Biblia, se
quedaron sin la ayuda y los recursos de Dios para su salvación
y transformación.

Lo cierto es que depender de nosotros mismos y de nuestra


autosuficiencia para solucionar nuestros problemas no aporta una
esperanza verdadera – porque no entiende el problema humano de
pecado (Romanos 3:23). Nuestro pecado hace que nuestro mejor

24 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

esfuerzo quede inútil para producir reales cambios (Isaías 64:6).


La característica del pecado es que siempre termina fallando
a pesar de nuestras mejores intenciones y esfuerzo. Nuestra
lógica es la de echar la culpa de esos problemas y fracasos a las
circunstancias externas y a las personas que nos rodean (padres,
falta de dinero, los líderes, etc.) asumiendo erróneamente que la
solución está dentro de nosotros (“yo puedo…”). Sin embargo,
la Biblia dice que el más grande problema radica en mí (que
soy pecador), y que la solución está fuera de mí (en Cristo y Su
salvación). El mensaje central de la Palabra de nuestro Señor es
que Cristo y sólo Él es la única provisión de Dios para nuestro
más grande problema. Por lo tanto, Cristo es el único Salvador
que nos reconcilia con Dios (Juan 5:39; Lucas 24:26,27).

Ya en Galacia Pablo advirtió a las iglesias el haber quitado su


enfoque de Cristo para depender de ellos mismos: “Me maravillo
de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la
gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en
realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os
perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.  Pero si
aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio
contrario al que os hemos anunciado, sea anatema.   Como
hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia
un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema”
(Gálatas 1:6-10 LBLA).

Al igual que las iglesias de Galacia, muchos evangélicos


hemos abandonado el cristianismo bíblico centrado en el
evangelio para confiar en nosotros mismos y en nuestras
soluciones. La consecuencia de seguir un enfoque equivocado
durante los últimos 30 años, es que caímos en las garras de un

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 25


EL CRISTIANISMO QUE SIGUE LA GUÍA DEL MUNDO

cruel amo que exige esfuerzo pero nunca provee una solución.
Sólo Cristo provee la solución que tanto anhelamos. Sólo Cristo
provee real transformación. Al alejarnos de Cristo, la iglesia está
en peligro de ser absorbida por el mundo.

Estamos en un momento crítico para la iglesia de Cristo.


Tenemos la invitación y la oportunidad de parte de Dios de
acudir a Su gracia, arrepintiéndonos de nuestro pecado por
haberle abandonado y haber estado siguiendo una forma del
cristianismo sin Cristo. Volvamos a las Escrituras; volvamos a
honrar a Cristo; volvamos a edificarnos en la gracia y verdad
de Cristo. “Porque de Él y por Él y para Él (no nosotros) son
todas las cosas. A Él (no a nosotros) sea la gloria para siempre”
(Romanos 11:36 LBLA).

26 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

Capítulo 2
EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN
TRANSFORMACIÓN

Andrés James

¿Por qué estudiamos la Biblia?

¿Por qué estudiamos la Biblia? A primera vista la respuesta


parece obvia. Estudiamos la Biblia para conocer mejor a Dios
y ser transformados a su imagen (Juan 5:39, Salmos 119:105,
Romanos 12:1-2). Pero si nos detenemos a pensar, podemos
observar que es posible que nuestras motivaciones se contaminen
y que perdamos de vista el objetivo por el cual Dios nos dio su
Palabra.

Les doy algunos ejemplos de la lucha en mi propia vida,


para que puedan ver la forma en que somos propensos a venir a
la Palabra con motivaciones incorrectas:

• Motivado por la culpa. Yo crecí en una familia cristiana.


Mis padres eran misioneros y constantemente me alentaban
a leer la Biblia y a tener un tiempo devocional. Al principio

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 27


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

no quería hacerlo, pero lo hacía de todas formas porque


sabía que cualquier día – cuando menos lo esperaba – mis
padres me preguntarían qué estaba leyendo en mi tiempo
devocional, y tendría que dar cuentas de lo que hacía.
Entonces leía mi Biblia para estar preparado. Después de
todo, no quería pasar un momento incómodo frente a ellos.
Era motivado por la culpa.

• Motivado por cumplir. Con el pasar de los años, mis


motivaciones fueron evolucionando. Mi relación con Dios
fue madurando y tenía un nuevo deseo de conocerle. Aun así
mis motivaciones podían verse afectadas. Yo me proponía
leer cierta cantidad de capítulos de la Biblia por día y me
sentía mal si no cumplía. Como resultado, muchas veces
leía la Biblia sólo por cumplir. Era posible que mis ojos
estuvieran siguiendo las palabras y mi mente estuviera
divagando por otro lado. Cumplía el plan de lecturas, pero
no sacaba ningún provecho de la lectura. Simplemente lo
hacía por cumplir.

• Motivado por sacar un título. Cuando entré al seminario,


tenía el deseo de conocer a Dios y capacitarme mejor para el
ministerio. Amaba la Palabra, pero parte de mi motivación
para estudiarla era simplemente sacar un título. Algunos
días lo último que quería era realizar un estudio profundo de
la Palabra, pero lo hacía de todas formas porque era lo que
se requería de mí para obtener el título. Obviamente, hay un
lugar para estudiar la Palabra aun cuando no tenemos ganas
de hacerlo, pero puede ser muy peligroso convertir nuestro
estudio en un mero ejercicio académico. El peligro es que

28 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

podemos estudiar las profundas verdades de la Biblia sin ser


movidos en el corazón.

• Motivado por respeto. Las personas que conocen bien la


Palabra de Dios, frecuentemente obtienen cierto grado de
respeto de los demás. Es posible que uno codicie ese respeto
y busque obtenerlo saturándose de información. Es también
posible volverse fiel defensor de alguna línea teológica –
ya sea calvinismo, arminianismo, wesleyanismo, etc – sin
ser afectado por las afirmaciones que sostenemos. Sin duda,
este es un terrible peligro.

• Motivado por encontrar material de enseñanza. Este es


un peligro, en especial para las personas involucradas en
ministerios a tiempo completo. Si uno es líder o pastor tiene
la responsabilidad semanal de compartir la Palabra de Dios
con la congregación. Es posible que con esa presión nuestro
acercamiento a la Palabra sea simplemente para ministrar a
otros y encontrar algo que enseñar. Obviamente, no es malo
estudiar la Biblia para enseñarla, pero si ese es nuestro único
acercamiento a la Palabra (o incluso nuestro acercamiento
principal), algo anda mal. El peligro es que podemos
llegar a ver la Biblia como un instrumento de trabajo y no
como alimento espiritual. El peligro es que empecemos a
ver la Biblia como algo para “ellos” y no como algo para
“nosotros”, y que dejemos de ser ministrados por ella.

Podríamos asumir que una persona que estudia mucho


la Palabra tiene un profundo amor por Dios, pero eso no
necesariamente es cierto porque, como acabamos de señalar, es

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 29


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

posible ser impulsados por un sinfín de motivaciones erradas.


La simple presencia de conocimiento teológico no es garantía
de salud espiritual.

En su libro titulado “Llamado Peligroso”, Paul David Tripp


describe la incongruencia que veía entre el conocimiento y la
práctica de muchos de sus estudiantes teológicos. Relata que
en una ocasión, uno de sus alumnos más destacados confesó
tener en casa un armario lleno de ropa femenina que vestía de
tiempo en tiempo para satisfacer su impulso sexual. En otra
oportunidad, un estudiante confesó que hace algún tiempo
había empezado a mirar mujeres atractivas en la Biblioteca y a
seguirlas a sus casas para espiarlas. Otros alumnos andaban al
borde del divorcio, eran abusivos con sus esposas, tenían hijos
con otras mujeres, llevaban una vida secreta de pornografía, o
albergaban algún otro vicio o pecado.1

¿Cómo es posible que una persona que pase tanto tiempo


en la Palabra lleve una vida tan desordenada y desenfrenada?
Sin duda, el problema es que nos conformamos con muy poco.
Estamos felices con saber lo que la Biblia dice, sin jamás sentir
el peso de su verdad o las implicaciones para nuestras vidas. Al
fin del día, nuestro problema es que estudiamos la Biblia sin
jamás percibirla como algo real.

Lo que Dios quiere

El simple hecho de tener la cabeza llena de información


no garantiza nada. Santiago 2:19 es muy claro respecto a esto.
1 Tripp, P. D. (2012). Dangerous calling: Confronting the unique challenges of pastoral ministry.
Wheaton, IL: Crossway.

30 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

Aun los demonios tienen buena teología y, sin embargo, su


teología es vana; no ofrece ningún beneficio espiritual. Es
conocimiento muerto.

Es posible tener mucho conocimiento bíblico y aun así perderse


por la eternidad. Vemos esto claramente en Mateo 7:21, cuando
dice: “No todo el que dice: Señor, Señor, entrará en el reino de
los cielos, sino el que hace la voluntad del Padre que está en los
cielos”.

Lo que realmente llama la atención en este versículo es


que las personas descritas son personas con buena teología. Al
clamar “Señor, Señor” demuestran entender correctamente la
identidad de Jesús. Sin embargo, no son admitidos a la presencia
de Dios porque su conocimiento es muerto, inútil, y sin vida.

Lo que Dios realmente busca de nosotros no es que


contemos con la mayor cantidad de información, sino que la
verdad penetre nuestros corazones y afecte lo más profundo de
nuestro ser.

En su libro “Afectos Religiosos”, Jonathan Edwards


argumenta (en base a textos como Mateo 22:34-40) que “la
religión verdadera está constituida, en gran parte, por santos
afectos”2; es decir, que la persona que verdaderamente conoce
a Dios tendrá una santa inclinación hacia Dios y profundos
sentimientos de amor y afecto por Él. Por otro lado, es dudosa la
validez de una espiritualidad que carece de tales sentimientos y
que no ha afectado el corazón.

2 Edwards, J. (2013). La Verdadera Espiritualidad (Originalmente publicado como Afectos religiosos) (J.
Houston, Ed.). Miami, FL: Editorial Patmos. – p. 27.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 31


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

La Palabra fue dada para transformar el corazón y llenarnos


de santos afectos por Dios. El momento que perdemos esto de
vista, estamos en serios problemas. Cuando ponemos el cerebro
por encima del corazón, perdemos el propósito por el cual Dios
nos dio su Palabra y nos volvemos fariseos e hipócritas. Es por
eso que a lo largo del programa ESI, constantemente recordamos
a los participantes que “información sin transformación produce
hipocresía y fariseísmo”. Queremos evitar este peligro a toda
costa, no sea que Cristo algún día diga de nosotros: “Este
pueblo con los labios me honra; pero su corazón está muy lejos
de mí” (Mateo 15:8 LBLA). Este es el peligro del cristianismo
sin Cristo.

Pasos para cambiar

Es posible que lea este capítulo y se percate de que ha caído


en el error de buscar dominar la Palabra, sin a su vez buscar que
la Palabra lo domine a usted. Si esa es su situación, es momento
de arrepentirse de ese gran pecado, y volver al propósito que
Dios tiene para usted. A continuación ofrecemos algunas pautas
para ayudarle en el proceso.

1. En primer lugar, para que haya un cambio en su forma de


actuar, debe haber un cambio en su forma de pensar. Debe
abandonar el estudio de la Palabra como un mero ejercicio
intelectual, y afirmar que el único motivo para acercarse a
la Palabra es conocer mejor a Dios y crecer en su intimidad
con Él. Si recuerda eso, protegerá su corazón de venir a la
Palabra con motivaciones erradas.

32 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

2. En segundo lugar, debe meditar en la Palabra y orar para


que Dios selle Sus verdades en su corazón. No pare hasta
que perciba el peso de la verdad; las implicaciones de la
verdad; la belleza de la verdad. Ore para que Dios haga este
milagro en su vida. Medite en los atributos de Dios; en la
seriedad de su pecado; en su infinita necesidad. Medite en
la hermosura de Jesucristo. No se conforme con un saber
intelectual; siga luchando hasta que lo sienta en el corazón;
hasta que lo perciba como real.

3. En tercer lugar, debe estar alerta a cualquier reacción que


surja del estudio de la Palabra y que sea contraria a la
que debería tener. Si por ejemplo al estudiar la Palabra se
llena de orgullo, esa es una alerta roja. Algo anda mal. El
conocimiento real no enorgullece, sino que humilla. Algo
anda mal cuando se jacta de conocer un poco más sobre el
Dios infinito que alguna otra persona, en lugar de sentir su
pequeñez frente a ese gran Dios. Debe estar atento a ese tipo
de incongruencias y arrepentirse para evitar el cristianismo
sin Cristo.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 33


EL CRISTIANISMO DE LA INFORMACIÓN SIN TRANSFORMACIÓN

34 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

Capítulo 3
EL CRISTIANISMO LEGALISTA

Windsor Alberto Ferreira Gonzales

“NO ESTÁ EN LA BIBLIA, PERO DEBERÍA ESTARLO”


(LÓGICA LEGALISTA)

Introducción

Legalismo es un término que los cristianos usamos


para referirnos a un sistema doctrinal que enfatiza las reglas,
reglamentos, costumbres y ritos, que según sus defensores y
practicantes, coadyuvan a la salvación y santificación de los
creyentes. Que quede claro lo siguiente: mantener la “ley” creada
por personas y no por Dios es una triste necesidad para muchos.
El pastor John Bunyan, en su libro “El progreso del peregrino”,
habla de un peregrino llamado “Cristiano” quien trata de subir
por una tremenda montaña para llegar a un pueblo llamado
“Moralidad”, donde vivía un sujeto de nombre “Legalidad”. En
fin, el peregrino se frustró pues le era imposible subir la montaña.
Bunyan explica que quien le dio a “Cristiano” este mal consejo

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 35


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

era “sabio según el mundo”. Usando esta buena alegoría, se nos


plantea una gran verdad bíblica: es imposible alcanzar a Dios
mediante el legalismo (aunque éste tenga apariencia de piedad)
haciendo a un lado la gracia. Lo atractivo del legalismo para
muchos, es que en éste se establece detalladamente lo que uno
debe hacer. Esto reduce al cristianismo a una lista de reglas
externas, deberes y principios morales. Este sistema de reglas
humanas le da control, seguridad y aceptación a quienes viven
dentro de él. Les da una manera de juzgar a los demás para que
fácilmente puedan seleccionar con quiénes se van a relacionar
y con quiénes no. Es decir, el legalismo hace que las personas
se sientan bien al conformarse con la aprobación de los demás
y, que en lugar de vivir por la fe en Cristo y confiar en la gracia
de Dios para vivir el Evangelio, se confíe en uno mismo y en las
reglas humanas, en un esfuerzo inútil por ganar la aprobación de
las personas y de Dios.

Lo que no es legalismo

Muchos quienes están leyendo este texto han sido


seguramente calificados en algún momento de su vida como
legalistas. Incluso los más fieles a Jesucristo y a Su Palabra han
sido etiquetados legalistas al tratar de guardar la sana doctrina
que aprendieron.

Sin embargo, esto no significa que tratar de obedecer la


Palabra de Dios sea legalismo, pues Dios nos llama a obedecerla.
No olvidemos que Dios nos dio Sus 10 Mandamientos por amor
a Su Pueblo. En Su misericordia lo rescató de la esclavitud
en Egipto para llevarlo a la Tierra Prometida y entregarle, por

36 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

amor (su Pacto), los Diez Mandamientos como guía para vivir
conforme al carácter y la voluntad de Dios. Jesús dijo que los
Diez Mandamientos se resumen en amar a Dios con todo nuestro
ser y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, lo cual
solo experimentamos mediante la gracia de Dios. De este modo,
la esencia de cristianismo es la gracia de Dios hacia nosotros, y
la esencia de la moralidad cristiana es nuestra gratitud a Dios por
salvarnos. En contraste, el legalista separa la ley del Dios quien
dio la ley. El deseo del legalista nunca es honrar a Cristo, sino
cumplir una lista de reglas para sentirse bien consigo mismo.

Esto explica por qué el legalismo NO debe ser confundido


con amor por la Palabra de Dios. Ese amor es exaltado por Dios.
Al Señor le interesa que Su Palabra sea amada: “Sumamente
pura es tu Palabra y la ama tu siervo”. Salmo 119:140. Dios nos
muestra algunas cosas de suma importancia en este versículo.
Primero nos dice que Su Palabra es Pura. Todo en la Biblia es
pureza en el sentido más precioso del término. Pureza proviene
de una palabra hebrea que quiere decir algo que fue fundido,
refinado y es limpio; así es la Biblia, y qué bueno es para nuestros
corazones saberlo. Nos limpia en todo lo que necesitamos ser
limpiados. Esta pureza nos señala su transparencia y verdad,
por eso aunque las Escrituras se refieran a pecados (adulterio,
muerte, etc.), éstos no le quitan su pureza justamente porque es
la verdad divina de un Dios puro en el que no HAY inmundicia.
El versículo hace también una aclaración: la palabra “Pura”
es en realidad sumamente pura, lo cual quiere decir “de
sobremanera” pura, “vastamente” pura. Pura con “todas sus
fuerzas”; es decir le da todo el ímpetu a la pureza. Es a esa bella

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 37


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

palabra que nos dice la verdad y es absolutamente refinada y


limpia, a la que ama el siervo de Dios.

Amados hermanos, si nos criticaron por amar a Dios y a Su


Palabra y nos calificaron como legalistas, sintámonos gozosos
y en paz en nuestros corazones, pues hay una bienaventuranza
para nosotros: “Bienaventurados sois cuando por mi causa
os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra
vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos porque vuestro galardón
es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas
que fueron antes que vosotros” (Mateo 5:11-12 RVR 1960).

Bajo el fuego del legalismo


El término legalismo no está en la Biblia, pero la conducta
sí. Veremos algunos ejemplos de legalismo en el Nuevo
Testamento. En este sentido, en Mateo 12 se describe la crítica
que hicieron los fariseos cuando Jesús sanó a un hombre en el
día sábado. Estos hombres criticaron su misericordia porque no
entendían el espíritu de la ley en la que la misericordia de Dios
extiende Su gracia a todas aquellas personas que reconocen
su necesidad de ÉL y son provistos de Su protección. Este fue
uno de los grandes propósitos de la ley. Pero los legalistas en el
tiempo de Jesús solo se enfocaban en la letra de la ley; una letra
carente de misericordia hacia la necesidad de las personas. La
vida de los fariseos no reflejaba gozo, amor y pasión por Dios;
ellos tampoco confiaban en el Evangelio de Cristo - estaban lejos
de la gracia de Dios porque su sistema legalista los llevaba a
confiar en lo que ellos mismos podían hacer tratando de cumplir
la letra de la ley, dejando de lado a Dios-.

Otro ejemplo de legalismo lo encontramos en Lucas


18:9-14: “A unos que confiaban en sí mismos como justos, y

38 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos


hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro
publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo
de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los
otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este
publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo
lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun
alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo:
Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a
su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se
enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido”
(RVR 1960).

Aquí vemos que Dios busca algo diferente al legalismo para


Sus hijos; busca un corazón sincero de amor. En Isaías 29:13
Dios dice: “Este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus
labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de
mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido
enseñado” (RVR 1960). Para entender lo pobre de una relación
con Dios y con nuestro prójimo basada en el legalismo, le hago
la siguiente pregunta: ¿Le gustaría a usted que su relación con
una persona muy cercana tuviera como base una gran mentira?
A nadie le agradaría vivir en medio de engaños. Sin embargo, en
la Biblia vemos con claridad que muchos se inventaron un “Dios
dice” y pusieron cargas y falsas esperanzas sobre el pueblo de
Dios. El legalismo es así, ofrece un sistema piadoso, pero nunca
apunta hacia la salvación; tiene una apariencia de espiritualidad
pero carece del poder para una verdadera transformación.

En la vida de Jesús podemos ver claramente la diferencia


entre la libertad bíblica que lleva a una verdadera transformación

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 39


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

en Cristo, y el legalismo humano de espiritualidad hipócrita.


¿Se da cuenta cuántas veces en los evangelios Jesús rompió la
letra de la ley hecha por los hombres para glorificar a Dios? Lo
hizo para mostrar el verdadero espíritu de la Ley, reflejando el
corazón misericordioso de Su Padre. Él no se fijó en la opinión
de las personas; solo buscaba honrar a Su Padre viviendo en la
verdad. Jesús actuó en la libertad bíblica del Espíritu porque
buscaba agradar a Su Padre y no a los hombres. En contraste,
los fariseos actuaban esclavizados al espíritu vanidoso de este
mundo tratando de ganar la aceptación de parte de Dios y de los
hombres, cumpliendo una lista de reglas humanas.

Ejemplos contemporáneos del legalismo

Las siguientes actitudes y acciones pueden indicar que una


persona tiene tendencias legalistas. Toma el examen…

1. Creo que Dios me ama más cuando sigo mi lista de


reglas.
2. Evito contacto con personas que toman alcohol, usan
joyería y maquillaje y no tienen las reglas que yo tengo,
porque no quiero contaminarme.
3. Juzgo a otros cristianos por su apariencia.
4. Cuando peco me siento culpable aun cuando me
arrepiento y le pido perdón a Dios.
5. Muchas veces siento que si me enfermo o las cosas no
me van bien, es porque Dios me está castigando.
6. Cuando alguien me regala algo me siento incómodo
hasta que yo pueda retribuirle.

40 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

7. Creo que hay un solo estilo de alabanza y no acepto


otros estilos.
8. Encuentro gozo haciendo público los pecados que otros
cometen, aun cuando yo no cumplo con todas las reglas.
9. Mi tendencia es estar amargado y deprimido en vez de
gozoso y amable.
10. Siento que tendré mala suerte si no leo mi Biblia y oro
cada día
11. Mi concepto de Dios es que Él es un policía cósmico.
12. Me incomoda que alguien asista a la iglesia con ropa
deportiva y lo veo menos espiritual.
13. Si un pastor predica sin corbata o traje formal, me
ofende.
14. Me ofende si en una boda cristiana la pareja decide
bailar el vals.
15. Juzgo a los que arman un arbolito de navidad como si
fuera algo diabólico.

En todas estas actitudes podemos ver que el legalista


tergiversa lo que la Biblia dice y justifica su prejuiciosa
actitud afirmando “La Biblia dice”, “Dios sabe”, “tantos
años de experiencia me han enseñado que así son las cosas”.
Considera sus propias reglas como si fueran las leyes de Dios.
Jesús reprochó a los fariseos por hacer esto diciendo: “Ustedes
enseñan tradiciones humanas como si fueran la Palabra de Dios”
(Mateo 15:9 Lexham) Estas actitudes y acciones no reflejan el
corazón de Dios.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 41


EL CRISTIANISMO LEGALISTA

Aplicaciones

Si Dios nos da libertad, por qué esclavizar a las personas


con reglas hechas por hombres. Más bien luchemos por resistir
este tipo de legalismo afirmando que este no es el cristianismo
bíblico. Esforcémonos por no caer en un cristianismo sin
Cristo, que distorsiona el verdadero cristianismo. Puesto que
el Evangelio nos llama al arrepentimiento y a vivir como hijos
obedientes en la gracia de Dios, es fácil confundir el verdadero
cristianismo con las reglas externas del legalismo. Recordemos
que Jesucristo no enseñó ni testificó un Evangelio legalista.

Evitemos cambiar el Evangelio, porque las consecuencias


de caer en este error son serias. (Ver Gal.1.9-10).

42 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

Capítulo 4
EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

Jacinto Eliseo Batista

El sincretismo es la tendencia de conjuntar o armonizar


diferentes religiones, corrientes de pensamiento, o ideas
opuestas. En el mundo cristiano, es la mezcla de doctrinas y
prácticas falsas con la verdad de la Biblia. Muchas personas
permitiendo este error en su manera de pensar o en su práctica
se han desviado del cristianismo bíblico e histórico.

Un ejemplo de sincretismo en la actualidad encontramos de


la aplicación de Efesios 6:10-13 en la práctica de algunos grupos.
Este pasaje describe la lucha espiritual entre el bien y el mal que
existe en este mundo, y los recursos espirituales que Dios nos ha
dado para enfrentar esa lucha. En este pasaje la Palabra de Dios
dice: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y
en el poder de Su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios,
para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra
principados, contra potestades, contra los gobernadores de las

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 43


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad


en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de
Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado
todo, estar firmes”. Este pasaje describe cómo un cristiano va a
entender y resistir al enemigo usando los recursos poderosos que
nuestro omnipotente Dios provee. Sin embargo algunos grupos,
cayendo en el sincretismo, leen este pasaje creyendo que Dios
y Satanás son enemigos con fuerzas similares luchando por
el control de este mundo. Atribuyen a Satanás características
iguales a las de Dios, afirmando que Satanás es omnipresente y
casi omnipotente, un concepto que se llama “dualismo” Este es
un ejemplo del sincretismo que ha entrado en de la iglesia y no
tiene base en la Biblia.

Partiendo desde este error doctrinal, algunos fomentan


estrategias buscando cómo vencer batallas espirituales por
territorios, reinos, arrebatando bendiciones del cielo (que
estarían atrapadas en regiones celestes) para llevarlas al
reino del bien. Ahora, ¿cuánta verdad hay en este concepto?
Examinándolo a la luz de Efesios 6:10-13, podemos ver que
efectivamente nuestra lucha es espiritual. Sin embargo, este
concepto de la Guerra Espiritual está repleto de falsedades,
contradicciones, representaciones erróneas, distorsiones y toda
obra de perversión imaginable de la realidad. Juntémoslos
todos y el resultado es una gran mentira. Para saber si algo
es verdad o falso espiritualmente, tenemos una sola fuente de
información confiable. Esta es la revelación de Dios en la Biblia.
No hay otra manera de saber si algo es verdad o falso en la
vida cristiana. Al estudiar la Biblia aprendemos que solo Dios
es Soberano (Salmos 24:1,2), Todopoderoso (Salmo 29:10),

44 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

Creador (Nehemías 9:6) y Sustentador (Colosenses 1:16,17)


de todas las cosas; aprendemos que el diablo es el enemigo de
Dios (Juan 10:10) y que fue derrotado por Cristo en la cruz (1ª
Juan 3:8). En esto podemos ver que Satanás no es omnipresente;
tampoco es omnipotente. Viendo la verdad bíblica, podemos
ver que muchos de los conceptos sobre la Guerra Espiritual
son ideas tergiversadas, y que muchas de las prácticas en la
actualidad son erróneas porque no están en la Palabra de Dios.
¡Son sincretistas tratando de mezclar la herejía de dualismo con
verdades bíblicas!

Además del problema del dualismo, hay otras ideas


sincretistas que se han metido en la iglesia Evangélica que
deshonran a Cristo porque contradicen la verdad de Su Palabra.
Dos son notables:
• Negando la existencia del infierno. Son cada vez
más los cristianos profesantes que asumen que el amor
de Dios significa que no existe el infierno (esto es lo
que propone Rob Bell en su libro popular “El Amor
Vence”). Este concepto mezcla conceptos no-bíblicos
con verdades bíblicas.

• El diezmo y la ofrenda son uno de los principales


instrumentos dados por Dios para prosperar a
sus hijos, a quienes se les permite establecer pactos
especiales por milagros y bienes materiales, asegurando
la evidencia de oraciones contestadas y mostrando
testimonios verídicos como una prueba de lo que produce
la fe en Dios. Esta práctica mezcla ideas metafísicas con
verdades bíblicas.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 45


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

Una fuente importante que permite entrar mucho sincretismo


en la iglesia de Cristo es el subjetivismo donde las personas
enfatizan sus sentimientos y sustentan lo que creen en base a sus
propias experiencias personales. En vez de buscar la verdad de
Dios en la Palabra de Dios, buscan lo que les hace sentirse bien,
o lo que funciona, o lo que da resultados positivos” Es común
escuchar testimonios sinceros de “intervenciones divinas”, pero
el énfasis es la importancia del pragmatismo por encima de la
Biblia, estableciendo el pragmatismo como la nueva filosofía
bíblica. Estas nuevas filosofías se infiltran y los creyentes
las asumen como bíblicas, no por un exhaustivo estudio de la
Palabra de Dios, sino por la evidencia de las señales mostradas
en respuesta a las oraciones, pactos, semillas, ritos, paños
ungidos, y promesas. Este también es sincretismo; y promueve
el cristianismo sin Cristo.

¿Por qué estos movimientos emergentes prosperan? Porque


“llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida
y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán
maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír.
Rechazarán la verdad y se irán tras los mitos” (2° Timoteo 4:3-
4 NTV). La agrupación de personas cuyo fin no es escuchar y
obedecer la Palabra de Dios es muy peligrosa, pues “teniendo
comezón de oír, escucharán doctrinas conforme a sus propias
concupiscencias” (2° Timoteo 4:3 RVR 1960), olvidando la
centralidad del Evangelio y olvidando a Cristo.

Si queremos evitar estos errores y cayendo en el cristianismo


sin Cristo, escuchemos las palabras de Cristo. Él explica que
nuestras propias opiniones, las ideas de personas que hablan
poderosamente con ideas convincentes, hasta la existencia de

46 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

milagros -- no confirma que Dios es el autor. Tampoco autoriza


a alguien como mensajero o ministro de Dios. Porque Jesús
enseñó enfáticamente: “Muchos me dirán en aquel día: ‘¡Señor,
Señor! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no
echamos demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras
poderosas?’. Entonces yo les declararé: ‘Nunca les he conocido.
¡Apártense de mí, obradores de maldad!”. (Mateo 7:21-23 RVA)

Veo en mi contexto aquí en Bolivia que la influencia de ideas


y prácticas paganas han influenciado por completo lo que es el
catolicismo, y creo que estas mismas influencias sincretistas
impactan todo lo que es el movimiento de prosperidad en
nuestro contexto. Hay un paralelo directo entre lo que lleva a los
devotos a su devoción a la Virgen, y lo que lleva a las personas
a las doctrinas populares del Evangelio de la Prosperidad.
Permíteme explicar: la ciudad de Oruro, Bolivia está dedicada a
la celebración a la Virgen del Socavón. Los devotos a la Virgen
María son particularmente por los mineros que le agradecen y le
piden que no les falte las riquezas minerales en los socavones de
las minas. Cada año es visitada el sábado de Carnaval por más
de cuarenta mil bailarines, quienes después de haber recorrido
más de cinco kilómetros bailando con fe y devoción, terminan
pasando de rodillas delante de su imagen, así mezclando
conceptos paganos con ideas cristianas. La evidencia del
paganismo se ve en la definición de la fe de estas personas -- es
determinada por las oraciones respondidas o milagros otorgados
y atribuidos a esta Virgen en el ámbito católico-pagano, lo cual
es puro sincretismo. En respuesta a esta intervención divina,
los devotos agradecen el pedido hecho efectivo, por ejemplo,
bailando durante varios años. El baile implica un sacrificio
físico y económico. Sin embargo, según sus seguidores es una
“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 47
EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

justa retribución al milagro recibido que, en algunos casos,


se convierte en evidencias asombrosas en forma de milagros,
sanidades de adicciones, matrimonios restaurados, fertilidad en
familias que lograron tener hijos, y otros de cientos de miles de
pedidos cumplidos.

La lógica de la mayoría de las personas devotas es retribución


y fe. Nadie puede dudar que son personas de fe, quienes creen y
cumplen con lo prometido (aunque existen casos donde asumen
castigo por incumplimiento). Sin embargo, se nota que esta fe
no es una fe bíblica verdadera; mas bien el verdadero propósito
es la prosperidad económica, material y de protección y salud.
La codicia, avaricia y acumulación de riquezas sutilmente se
infiltran en estos anhelos, olvidando la enseñanza bíblica de
Lucas 12:20-32, donde se explica la futilidad de acumular tesoros
en la tierra, y continuar siendo espiritualmente pobres para con
Dios. Entonces las personas realizan ofrendas y sacrificios a
cambio obtener lo que uno desea, así desvirtuando la gracia y la
misericordia de Dios. Estos conceptos y prácticas mezclan ideas
paganas con el cristianismo, dejando un cristianismo sin Cristo.

Conclusiones

Estas expresiones de sincretismo llevan a las personas a


realizar ofrendas a una divinidad, no necesariamente a Dios,
con la condición de recibir a cambio bendiciones, generalmente
materiales. Esto acontece en el mundo católico-pagano, pero
influye también en el mundo de personas dentro del Movimiento
de Prosperidad, buscando bienes materiales y éxito personal, sin
buscar el centro del cristianismo verdadero y bíblico – quien

48 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

es la Persona de Jesucristo y su rescate perdonando nuestros


pecados y haciéndonos hijos e hijas de Dios.

Es en medio de esta confusión y oscuridad sincretista que


la iglesia tiene una maravillosa oportunidad para compartir el
verdadero mensaje de Jesucristo. Donde la codicia, arrogancia
y desilusión confunden y destruyen, muchas personas no saben
qué es la verdad. Pablo nos explica cuál es la verdadera batalla
espiritual – es una lucha por la mente de las personas. 2 Corintios
10:3-5 dice: “Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen
los humanos. Usamos las armas poderosas de Dios, no las del
mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y
para destruir argumentos falsos. Destruimos todo obstáculo de
arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos
los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer
a Cristo” (NTV). Las fortalezas que Dios derriba poderosamente,
son argumentos falsos y engaños, mitos, tradiciones y principios
humanos que se ponen sobre Dios. Derribamos esas fortalezas
engañosas con la verdad por medio de la predicación de la
Palabra de Dios para que personas puedan conocer y obedecer
a Dios a través de un arrepentimiento genuino. Es por esto que
debemos siempre proclamar la Palabra de Verdad.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 49


EL CRISTIANISMO SINCRETISTA

50 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

Capítulo 5
EL CRISTIANISMO HUMANÍSTA

Paolo Paris Siles

Introducción

¿Qué se entiende por cristianismo humanístico?

La palabra ‘humanismo’ como tal, se compone de la palabra


humānus, que significa ‘humano’, e ismós, raíz griega que hace
referencia a doctrinas, sistemas, escuelas o movimientos.3 El
humanismo, en un sentido amplio, es la valoración al ser humano
y a la condición humana. Está relacionado con la generosidad,
la compasión y la preocupación por el aprecio de los atributos
y las relaciones humanas, siendo el ser humano el que ocupa
el lugar de mayor importancia. En otras palabras, la principal
preocupación del humanismo es el enfoque y la estimación
sublime del hombre.

El problema de este concepto es que hoy es aplicado al


ministerio de la iglesia como algo primordial y un baluarte
3 https://www.significados.com/humanismo/, Diccionario Significados.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 51


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

estratégico para atraer a las multitudes, generando una terrible


crisis, porque al centralizar al hombre se descentraliza a Cristo
del Evangelio. Un evangelio que no tiene a Cristo en el centro,
atrae a las personas al infierno, ya que no es predicado el
verdadero evangelio de Jesucristo, el único Evangelio que salva
con la suficiencia y autoridad que se nos encomendó a todos,
no solo al predicador o líder de la congregación, sino a toda la
iglesia.

El humanismo fue un movimiento filosófico, intelectual


y cultural que comenzó en Italia en el siglo XIV durante el
Renacimiento y se extendió a través de Europa, rompiendo
con la fuerte influencia que ejerció la Iglesia Católica en todos
los órdenes de la vida en la Edad Media. El teocentrismo, por
ejemplo, que concebía a Dios como el centro de todo, es dejado
de lado para dar paso al humanismo y al antropocentrismo,
términos prácticamente sinónimos, donde el hombre ocupa el
centro y se erige como la medida de todas las cosas. En este
sentido, el humanismo exalta las cualidades de la naturaleza
humana sin recurrir a ninguna religión para ello.

¿Cómo afecta el cristianismo humanístico a nuestras iglesias?

La pregunta principal es, ¿quién es el centro de nuestro


enfoque? La respuesta radica en que el día de hoy estamos
sumergidos en un mundo humanista que considera al hombre
como el fin de todo, lo cual ha influenciado grandemente a la
iglesia y a los cristianos de hoy. Nuestros hijos pasan entre 5 a 8
horas diarias en los colegios recibiendo este tipo de enseñanza,
a lo que se suma el contenido de los medios de comunicación,

52 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

con lo cual lo más probable es que estos espectadores serán los


futuros expertos humanistas. Ante esto podemos deducir que:
“El humanismo cristiano degenera el verdadero cristianismo;
El humanismo cristiano es una corriente filosófica que
deteriora el alma; El cristianismo humanista es un peligro
para la comunidad evangélica; El cristianismo humanista
trastorna la centralidad del evangelio”.

La predicación del Evangelio de hoy en día es principalmente


humanista; el centro de la predicación es el hombre y no Dios.
El evangelio humanista de hoy tiene como énfasis principal
que: “Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida”
(centrado en el hombre y apelando al amor propio). Entonces la
pregunta es: ¿Quién no tiene un plan maravilloso para su propia
vida? Por lo que se deduce que Dios también debería trabajar
para mis propósitos.

Consideremos lo que Dios le dice a Israel en Ezequiel


36:22,21: “Por tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová
el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por
causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre
las naciones a donde habéis llegado. Y santificaré mi grande
nombre, profanado entre las naciones, el cual profanasteis
vosotros en medio de ellas; y sabrán las naciones que yo
soy Jehová, dice Jehová el Señor, cuando sea santificado en
vosotros delante de sus ojos”.

Si analizamos el pasaje de Ezequiel, Dios no compartirá su


gloria con dioses falsos y menos aún con doctrinas de hombres
que no glorifican Su santo nombre; solo Él es el único Dios

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 53


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

verdadero. El pueblo tenía la responsabilidad de representar a


Dios en forma adecuada ante el resto del mundo y no lo hizo.
Los creyentes de la actualidad tienen la misma responsabilidad,
la pregunta que podemos hacernos hoy es: ¿Representa a Dios
como es debido en la iglesia o en la obra que está sirviendo?
¿Realmente estamos predicando el Evangelio de Jesucristo,
tomando la Palabra de Dios con la autoridad y suficiencia de las
Escrituras?

“Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: si


alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido,
sea anatema” (Gálatas 1:9 RVR 1960). Pablo advierte a las
iglesias de Galacia que Satanás y sus ángeles pueden tomar
la forma de ángeles de luz. Él invoca una maldición sobre el
ángel que difunda un evangelio falso: una reacción adecuada
para un emisario del infierno. Pablo extiende esa maldición a sí
mismo en caso de que él haga lo mismo. Su mensaje no debe ser
cambiado nunca, porque la verdad del Evangelio nunca cambia.
Pablo usó palabras duras porque está ocupándose de un asunto
de vida o muerte.

El evangelio humanista dice: “Ven a Cristo, Él va a arreglar


tu matrimonio”, “ven a Cristo porque va a solucionar tus
problemas”, “ven a Cristo porque va a prosperar tu negocio”.
También nos dice cosas como esta: “Todo lo que Dios ha hecho
es para el hombre”. Me pregunto, ¿qué Biblia están leyendo?
o ¿en qué pasaje de la Biblia se fundamentan para decir eso?
Suena muy apropiado para oídos humanistas, pero no es lo que
la Biblia dice.

54 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

“Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza


como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus
ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será
conforme a sus obras”. (2 Corintios 11:14-15 RV 1960). Y la
consecuencia que esta distorsión ocasiona en nuestras iglesias es
que no vamos a los pies de la cruz, donde Cristo derramó su vida
y nos compró con su sangre preciosa.

¡No caigas en la trampa del cristianismo sin Cristo! O


te creas un gran orador y predicador si las almas caen por
tus enseñanzas y se rinden a tus pies. La pregunta es: ¿Caen
a los pies de Cristo, o, al caer a tus pies están cayendo ante
los pies de Satanás? Porque nosotros ayudamos al enemigo
si predicamos un evangelio que no es el verdadero, y nos
colocamos bajo el anatema.

Si los predicadores o maestros que enseñan la Biblia no lo


van a hacer como un heraldo del Rey, exponiendo las mismas
palabras, sin quitar o agregar, y sacando en su totalidad la
exegesis de la porción o texto de la Biblia, lo mejor es que se
alejen, o serán juzgados por Dios delante de su trono, porque
haciendo esto se vuelven traidores del Rey. Recuerden que en
Mateo 28:19-20 el Señor dijo: “Por tanto, id, y haced discípulos
a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y
del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas
las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros
todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Y sólo es posible
hacer discípulos enseñando las cosas que Él enseñó, ni más ni
menos que eso.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 55


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

Todo lo que hacemos y enseñamos tiene que basarse en la


autoridad de la Biblia, y cuando Dios nos manda a cumplir algo,
simplemente hay que hacerlo porque Él tiene la palabra final.

Predicadores, maestros y cualquiera que hable acerca de


Jesús, deben recordar que se hallan ante la presencia de Dios. Él
oye cada palabra. Cuando le hable a la gente acerca de Cristo,
tenga cuidado de no distorsionar el mensaje para complacer al
auditorio. Proclame la verdad de la Palabra de Dios.

En 2 Corintios 4:4, el apóstol Pablo dice que las personas


son ciegos espirituales, “en los cuales el dios de este siglo cegó
el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca
la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen
de Dios”. El Evangelio está disponible y revelado a todos,
excepto a aquellos que se niegan a creer. Satanás es el “dios
de este siglo”. Su trabajo es engañar, y aquellos que no creen
serán enceguecidos por él. El atractivo del dinero, el poder y el
placer enceguecen a la gente imposibilitándoles ver la luz del
Evangelio. Todos aquellos que rechazan a Cristo, prefiriendo
una vida mundana, convierten a Satanás en su dios. La “filosofía
de un evangelio cristiano humanista” que se predica hoy, pone
como centro “la necesidad del hombre” y presenta un Cristo
en cierta forma obligado a satisfacer incondicionalmente las
demandas del ser humano.

Esta filosofía ha infectado a la mayoría de los mensajes


de hoy en día. En esta filosofía Cristo no es el Señor y Dios
soberano ante el cual el pecador debe humillarse. Antes de
exaltarlo como el Señor de Señores y Rey de Reyes (1 Timoteo

56 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

6:15), se lo presenta como el “aliado” del hombre que vino a


satisfacer sus necesidades. Por eso algunos dicen: “Vengan a
recibir lo que quieran…”, lo cual es muy diferente al Evangelio
de arrepentimiento que predicaban los apóstoles: “Así que,
arrepentíos y convertíos” (Hechos 3:19). La filosofía humanista
presenta un falso evangelio, donde la invitación pasa por un
llamado a la necesidad de las personas.4

¿Cuál es el sacrificio de Cristo que presenta el humanismo?

Para entender la respuesta a esta pregunta, hay que entender


que hay una alteración de conceptos al presentar los sufrimientos
del Mesías. El humanismo no se centra básicamente en revelar
las grandes verdades del Evangelio contenidas en la doctrina
de la salvación, sino que exacerba el sufrimiento físico de un
Cristo golpeado y cubierto de sangre para ser presentado delante
del pecador y cuestionarle: ¿No te da un poco lástima lo que le
hicieron? Con esto no estoy diciendo que no se deba mencionar
los maltratos que recibió Jesús. ¡No es eso! Me refiero a la forma
en que el humanismo tiene de presentar a Jesús apelando a la
“lástima y misericordia humanas”, cuando en realidad a lo que
debería apuntar es a mostrar la condición perdida del pecador
para que éste invoque la misericordia de Dios.

El Señor no necesita nuestra misericordia; nosotros


necesitamos la de Él. Después de una predicación humanista,
el pecador se queda con la sensación de exclamar: “Pobre Jesús,
voy a tener que aceptarlo, pues no puedo despreciarlo en ese
estado de calamidad y sufrimiento”. Esta aceptación lastimera
se parece al evangelio, pero no es el evangelio.
4 http://palabrafiel.org/web/el-evangelio-biblico-vs-filosofia-cristiano-humanista/ , Pastor Alejandro
David Riff.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 57


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

¿Nos damos cuenta de la diferencia entre una emoción


humana de compasión pasajera en contraposición con una
humillación del corazón para arrepentimiento? Fijémonos lo
que el apóstol Pedro, en la “primer predicación masiva” de
la iglesia primitiva le dice al pueblo de Israel: “Sepa, pues,
ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús que
vosotros crucificasteis, Dios ha hecho Señor y Cristo.” (Hechos
2:36). El apóstol no hizo una teatralización de los sufrimientos
de Cristo para promover la compasión de la gente, sino que
presentó a un Cristo glorioso, muerto, pero resucitado, y que es
el Señor ante el cual debemos doblar rodillas. En el versículo
siguiente la gente exclama: “¿Qué haremos?”, y la respuesta de
Pedro es: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el
nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el
don del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38).

El humanismo ha presentado (en perjuicio de las almas que


se pierden) un Cristo por el cual deben compadecerse, antes que
un Cristo al cual deben humillarse. Les enseña a las almas a
tener misericordia de Jesús, antes que implorar la misericordia y
gracia de Dios en Cristo Jesús. ¡Cuántos pastores se ven tentados
a pasar una película en sus templos de “la pasión de Cristo” con
miras a enternecer el corazón de la gente! Las personas lloran,
pasan al frente ante un supuesto “llamamiento”, producto de
una compasión emocional pasajera, pero nacer de nuevo… esa
es otra historia. “¡Nada puede sustituir a la predicación Bíblica
del Evangelio en virtud del Espíritu Santo!”5.

5 http://palabrafiel.org/web/el-evangelio-biblico-vs-filosofia-cristiano-humanista/ , Pastor Alejandro


David Riff.

58 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

¿Cuál es el Evangelio de Jesucristo según la Palabra de Dios?

La doctrina cristiana es la explicación de la verdad acerca


de Dios según Él nos la ha revelado. La Biblia describe el
Evangelio como “poder de Dios para salvación a todo aquel
que cree” (Romanos 1:16). En la salvación, hombres y
mujeres se reconcilian con Dios; quienes rechazan o bien
descuidan la salvación, están perdidos. Por lo tanto es un
asunto de vida o muerte para todos. El cristianismo trata de
la salvación del mundo.6

¿En qué se basa esta afirmación? En la Biblia. Hechos 17:11


dice, “Y éstos (los de Berea) eran más nobles que los que estaban
en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud,
escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran
así”. Tesalónica era una de las ciudades más ricas e influyentes
de Macedonia. Esta es la primera ciudad que Pablo visitó,
donde sus enseñanzas atrajeron a un gran grupo de prominentes
ciudadanos. La iglesia que fundó creció con rapidez, pero un
tumulto forzó a Pablo a salir de la ciudad en 50-51 d.C. Más
tarde, Pablo envió a Timoteo nuevamente a Tesalónica para
ver cómo andaban los cristianos. Poco después, Pablo escribe
en 1ra y 2da de Tesalonicenses a los creyentes en Tesalónica,
animándolos a mantenerse fieles y rechazar el mensaje de los
falsos maestros que trataban de refutar sus creencias. Usted
también hágase esta pregunta cuando invita a algún Pastor
o maestro a enseñar la Palabra de Dios a los miembros de su
congregación: ¿Cómo evalúa los sermones y las enseñanzas?
Las personas en Berea abrieron las escrituras y buscaron la
6 Dr. Peter F. Jensen “Doctrina 1” pag. 9.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 59


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

verdad para aceptar o rechazar la verdad que escucharon.


Siempre compare lo que escucha con lo que la Biblia dice. Un
predicador o un maestro que da el mensaje verdadero de Dios,
nunca entrará en contradicción ni se apartará de la Palabra de
Dios.

Los cristianos de Berea cada día escudriñaron las Escrituras


para ver si lo que Pablo enseñaba era verdad —Es decir, para
comprobar si era verdadera la interpretación cristiana que los
apóstoles daban a las Escrituras del Antiguo Testamento. “Así
que [por esta razón] creyeron muchos de ellos”—los cristianos
de Berea terminaron convencidos por las escrituras de que
Jesús de Nazaret, de quien Pablo predicaba, era de veras la gran
Promesa y el Tema del Antiguo Testamento. De esto es innegable
(1) que el pueblo, no menos que los ministros de la iglesia,
tienen el derecho y la obligación de estudiar las Escrituras; (2)
que tienen el derecho y la obligación de juzgar, bajo su propia
responsabilidad, si la enseñanza que reciben de los ministros de
la iglesia está de acuerdo con la Palabra de Dios, (3) que no se
debe exigir, ni puede ser de valor, ninguna fe que no se basa en
la verdad de la Biblia (4) Si el mensaje que están escuchando
los lleva a los pies de la cruz de Cristo como su único Señor y
salvador, y los humilla mostrándoles su condición perdida sin
Cristo, entonces al mismo tiempo los llevara al arrepentimiento
y a la sola fe de Jesús. Creyendo que no es por esfuerzo humano,
sino que hubo un plan divino de Dios, y que solo Jesucristo
aplacó la ira de Dios sobre el juicio que tiene el hombre por
efecto del pecado original en el huerto de Edén. El cristianismo
verdadero se basa en la Biblia.

60 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

En conclusión, el cristianismo profesa conocer la verdad acerca


de Dios y tener la capacidad de traernos a su conocimiento. Su
Evangelio es el punto de encuentro de hombres y mujeres con Dios.

• El humanismo cristiano degenera el verdadero


cristianismo.

• El humanismo cristiano es una corriente filosófica que


deteriora el alma.

• El cristianismo humanista es un peligro para la


comunidad evangélica.

• El cristianismo humanista trastorna la centralidad del


Evangelio.

• La filosofía humanista-cristiana es antropocéntrica,


es decir, poner al hombre en el centro, y a Dios como
el satélite que gira sobre él a fin de satisfacer sus
necesidades. En cambio, el evangelio Bíblico es Cristo-
céntrico, y el hombre acude a Él en humillación. Cuánto
de humanismo o cuánto de bíblico posee nuestra
predicación, es algo que debemos resolver con el Señor.

• La falsa religión humanista-cristiana desvirtúa el


mensaje de Dios, pero el Señor conservará siervos que
no teman predicar aquel antiguo evangelio, el cual lo
hacen propio hoy: El Evangelio Bíblico.

• El Evangelio revela verdades acerca de los propósitos,


obras y carácter de Dios, que de otro modo permanecerían
desconocidas.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 61


EL CRISTIANISMO HUMANÍSTICO

• El Evangelio es el punto de encuentro designado


para Dios y la humanidad. Encontramos a Dios en el
Evangelio de Jesucristo.

62 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

Capítulo 6
EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

Jacinto Eliseo Batista

Desde hace algunos años, varias iglesias y medios de


comunicación han transmitido una doctrina relacionada con el
poder de la boca del creyente. Se le ha atribuido al ser humano
(según algunos, sólo los creyentes y según otros, todos los seres
humanos7) la capacidad de, por medio de sus palabras, incidir
en algún “ámbito espiritual”, para conseguir algún determinado
propósito. Este “accionar”, dependiendo del predicador, puede
ser por medio de “declaraciones”, “decretos”, “confesiones
positivas”, etc. Se enmarca en doctrinas denominadas “Palabra
de fe”, “el poder de la boca/palabra”, “hay un milagro en tu
boca”, etc.

No hay que hacer una investigación demasiado profunda


para poder identificar a los seguidores de estas doctrinas. Basta
con buscar en internet cualquiera de los términos anteriores y
se llegará al portal de una de esas iglesias o predicadores. Esta
7 https://mujercristianaylatina.wordpress.com/2010/04/13/el-poder-mas-grande-que-tenemos-los-seres-
humanos-esta-en-nuestro-hablar-en-nuestra-boca/

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 63


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

doctrina es atractiva porque ofrece al creyente la capacidad de


obtener prácticamente lo que desee con solo “activar” el poder
de su declaración de fe.

¿Esta doctrina tiene sustento bíblico?, ¿se ajusta a la sana


doctrina?, ¿cuál es el daño que puede causar esta doctrina?
Procuraremos responder estas preguntas a continuación.

¿Qué enseña esta doctrina?

Veamos algunas afirmaciones:

- “Nuestras palabras tienen poder y debemos aprender a


utilizarlas...

- “Para Dios la palabra es tan poderosa, que incluso la


utilizó para crear todo el universo. Él no solo pensó Su
creación, sino que pronunció todo para que fuera hecho.
Así que Su Palabra tiene poder de vida y lo que promete,
se cumple.

- “Escuchémoslo con fe y creámosle con todo el corazón”.

- “Corazón y boca, la fórmula más poderosa que hay; lo


que creemos con el corazón, lo debemos conectar con la
boca”.

- “¡Hazlo! Lo que has creído sucederá si lo confiesas con tu


boca. Si funciona para ser salvo, para adquirir vida eterna,
¡para qué más no funcionará!”.8

8 Prédica “El futuro está en tus palabras”. Disponible en: https://casadedios.org/ensenanzas/futuro-es-


ta-tus-palabras/

64 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

- “Haz un listado de palabras positivas y refuérzalas;


también haz un listado de palabras negativas y cancélalas.
Ese método funciona para renovarte. Es sencillo, como
todos los métodos que compartió nuestro Maestro. Es la
fórmula que nos traslada a la morada eterna. Vivimos en un
pleito entre la boca y el corazón porque a veces sentimos
y no decimos o decimos lo que no sentimos. Si declarar
funciona para recibir salvación o para condenarnos,
también funciona para la sanidad, el trabajo, el matrimonio;
si lo crees, háblalo con poder y será hecho”.9

Desde la perspectiva de la enseñanza de la “Palabra de fe” de


estas afirmaciones extraídas de prédicas y enseñanzas, podemos
citar algunos aspectos esenciales de lo que ellos predican:

1. La “palabra” viene a ser una suerte de instrumento


poderoso en manos de cualquiera, incluido Dios.

2. La palabra tiene poder tanto para “crear” como para


“cancelar”. La palabra es un poder en sí mismo. En este
sentido, Dios usó este poder para la creación.

3. El “declarar” (usar la palabra) sirve para salvación o


condenación.

Estos ejemplos no son aislados. Estas enseñanzas son la


regla común de este pensamiento. La declaración de fe con la
que uno de los predicadores de la doctrina de la prosperidad
inicia sus cultos es como sigue:

“En mi boca está el poder de la vida y de la muerte.


9 Prédica “El futuro está en tus palabras”.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 65


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

Hablaré palabras de vida y no de muerte, de salud y no de


enfermedad, de riqueza y no de pobreza, de bendición y
no de maldición, porque en mi boca ¡hay un milagro!”.10

Como se ha presentado en la introducción, esta doctrina puede


presentarse como declaraciones, decretos, confesiones, etc., e
implica: poder sobrenatural de la boca del creyente, asociada a
un concepto de fe también herético:

La boca tiene mucho poder; las palabras son de mucha


influencia. La Palabra de Dios dice que en nuestra boca
está el poder de la vida y la muerte y en ella hay algo
poderoso. ¿Por qué el profeta estaba seguro que no iba
llover? porque él tenía confianza en el poder que le había
dado Dios.11
Se entiende que la fe es un poder dado por Dios. Un poder que el
creyente lo puede usar según su criterio. Esto es, definitivamente,
anti bíblico.
Analizando la doctrina a la luz de la Biblia
1. No existe en la Biblia alguna enseñanza relacionada con
que la fe es un poder en sí mismo. Esto conlleva un error
profundo, ¿quién es pues el sujeto de la fe? Según esta
enseñanza debemos confiar (tener fe) en la fe, no como
enseña la Palabra, tener fe (confiar) en Jesucristo.
2. Según la Biblia, la palabra hablada no tiene poder ni para
“crear” ni para “cancelar”. Él único que tiene semejante
poder y autoridad es Jesucristo. Se enfatiza en Génesis
1 y 2 la Omnipotencia del Creador y una característica
muy importante: creatio ex nihilo.
10 Por ejemplo, ver https://www.youtube.com/watch?v=7DKPiO2gY6Y, del segundo 0 al 16.
11 http://www.saciatused.com/aguaviva/modules.php?name=News&file=article&sid=56

66 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

3. Según la Biblia la palabra hablada no conlleva salvación.


Este argumento es una malinterpretación de Romanos
10:8-10; la salvación es por gracia, por medio de la fe
(Efesios 2:8-9).

La interpretación de la “Palabra de fe” es algo que ha surgido


recientemente en la historia de la iglesia (atribuible a Essek
William Kenyon (1867-1948)); ninguno de los expositores de
la Confesión positiva ha apelado a los Padres Apostólicos o a la
Teología Histórica para apoyar sus argumentos.

Comparando términos que usa la “Palabra de fe” con la


Biblia:

¿Qué es…? Según la Enseñanza de la Según la Biblia


Palabra de fe
Es un pequeño Dios (puedo
El creyente… Es un pecador redimido.
ser un pequeño creador)
• Subjetivamente:
confianza.
La fe…. Es un poder
• Objetivamente: sistema
de creencias.
La Biblia: única fuente de
Revelación… Nuevas profecías
revelación.
La relación entre la
voluntad humana Preminencia de la soberanía
Dios al servicio del hombre
y la Soberanía de de Dios.
Dios
Interpretación de la
Alegórica Literal, histórico – gramatical.
Escritura

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 67


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

Según la enseñanza de la Palabra


Versículo Según la Biblia
de fe
Rom. 4:17: (como está “Las palabras son un asunto El contexto de la Escritura, el
escrito: Te he puesto por serio. Como creyentes, debemos milagro sobre la esterilidad de
padre de muchas gentes) considerar seriamente cómo Sara. Llamar las cosas que no son
delante de Dios, a quien usarlas. Necesitamos que las como si fuesen va más allá de un
creyó, el cual da vida a palabras empiecen a actuar a milagro físico ejecutado por Dios.
los muertos, y llama las nuestro favor, así como Dios lo Esta expresión es una referencia
cosas que no son, como hace. En la Biblia se nos enseña a la justificación que Dios da a
si fuesen. que el Señor usa palabras para los pecadores. Además, en ese
llamar a las cosas que no son como versículo el que da vida a los
si fueran” .1 muertos y llama las cosas que no
son como si fueran es Dios, no el
hombre.
Rom. 10:8: Mas ¿qué ¡Hazlo! Lo que has creído sucederá La salvación es por gracia por
dice? Cerca de ti está la si lo confiesas con tu boca. Si medio del don de la fe (Efesios
palabra, en tu boca y en tu funciona para ser salvo, para 2:8-9), no por las palabras que
corazón. Esta es la palabra adquirir vida eterna, ¡para qué no hablamos. Está afirmando que
de fe que predicamos: funcionará!2 La boca, las palabras cuando alguien confiaba en Cristo y
que se confiesan, tienen poder para posteriormente lo confesaba como
Rom 10:9: que si salvar. Señor, sabiendo que la persecución
confesares con tu boca iba a venir, esa persona daba
que Jesús es el Señor, y evidencia de una verdadera
creyeres en tu corazón salvación. Aquellos que son salvos,
que Dios le levantó de los confiesan a Cristo como Señor
muertos, serás salvo. porque Él ya ha plantado la fe en
sus corazones.3
Rom. 10:10: Porque
con el corazón se cree
para justicia, pero con la
boca se confiesa para
salvación.
Prov. 18:20: Del fruto de La lengua (boca), es tan poderosa Las palabras tienen poder de
la boca del hombre se que … influencia, no poder místico.
llenará su vientre;

Se saciará del producto de


sus labios.

Prov 18:21: La muerte y la


vida están en poder de la
lengua,

Y el que la ama comerá de


sus frutos.

68 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

Problemática

Esta enseñanza conlleva una problemática muy amplia:

• Alcance: No sólo se presenta en medios de comunicación


religiosos, sino que se presenta en medios seculares
también. Mucha gente cree que esta enseñanza representa al
cristianismo tradicional.

• Consecuencias: Esta enseñanza tiene carácter


antropocéntrico (se centra en el hombre). Además, esta
enseñanza se acerca al misticismo y a la hechicería. Al
alejarse más del Evangelio, los asistentes a dichos grupos
religiosos podrían ser tentados a introducirse en el campo
de la nueva era, hinduismo o metafísica, donde el hablar
del poder de la boca es algo común. Como resultado de
los puntos anteriores, los nuevos “convertidos” son, en
realidad, creyentes en otro evangelio o verdaderos creyentes
engañados por esta falsa enseñanza. En el primer caso, al
ser expuestos a “otro evangelio” no son salvos y necesitan
arrepentirse y creer en el evangelio “verdadero”. En el
segundo caso, si un nuevo creyente realmente ha confiado en
Cristo escuchando esta falsa enseñanza, cree sinceramente
en lo que le enseñan, se convierte en un verdadero creyente,
pero engañado y confundido. Mientras estudia y lee la
Palabra de Dios será guiado a la verdad y encontrará
profundas y verdaderas contradicciones entre lo que “cree”
y lo que dice la Biblia. En ese momento deberá acudir a la
enseñanza bíblica, buscando la guía y sabiduría del Espíritu
Santo, con un corazón genuinamente arrepentido, pidiendo
ser apartado del engaño y del error.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 69


EL CRISTIANISMO DEL PODER DE LA BOCA

• Implicancias para la Iglesia:

• Implica que la Iglesia que haya adoptado esta


enseñanza no ha sido “madura”, capaz de discernir
(Hebreos 5:14), y es permeable a prácticamente
cualquier error.

• Si no fuera el caso anterior (apelando a la ingenuidad


e inmadurez del liderazgo), entonces es probable que
se trate de falsos maestros, como se menciona en 2
Timoteo 4:3-4 (“Porque vendrá tiempo cuando no
sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón
de oír, se amontonarán maestros conforme a sus
propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el
oído y se volverán a las fábulas.”), y Filipenses 3:18-
19 (“Porque por ahí andan muchos, de los cuales os
dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que
son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales
será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria
es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.”).

Conclusiones

La divulgación de este mensaje produce como resultado


la predicación de un falso evangelio, confusión, personas
engañadas y, finalmente, aversión al verdadero cristianismo.

Esta enseñanza no tiene sustento bíblico. El creyente


(o simplemente asistente a una iglesia) que se ve expuesto
a esta enseñanza, es apartado del Evangelio, le crea una
falsa expectativa, puede introducirlo en el misticismo y a,
lamentablemente, vivir un cristianismo sin Cristo.

70 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

Capítulo 7
EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL PLAN BÍBLICO
DE DIOS

Benjamín A. Figueroa

¿El sufrimiento tiene lugar en la vida cristiana? ¿Qué


propósito tendrá Dios en nuestro sufrimiento? Veremos lo que
Dios dice sobre el sufrimiento escudriñando la Biblia, tal como
un banquero examinaría un billete para detectar su autenticidad
o falsedad. Para ello haremos dos preguntas importantes:

• ¿Por qué sufrimos los cristianos?

• ¿Por qué el padecimiento caracteriza la vida del siervo de


Dios?

Estas cuestiones se las han planteado con frecuencia miles


de cristianos en todo el mundo, sin saber que las respuestas les
revelarían el espíritu mismo del cristianismo. A través de toda la
Biblia, encontramos que el ingrediente de Dios para capacitar a
sus siervos o revelarles sus secretos, es el sufrimiento. Desde un
principio, Jesús enseñó que el sufrimiento era parte de seguirlo
a El:
“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 71
EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

“Bienaventurados los que padecen persecución por


causa de la Justicia, porque de ellos es el Reino de
los Cielos. Bienaventurados seréis cuando por mi causa
os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra
vosotros, mintiendo”.12

“Se les acercó un escriba y le dijo: Maestro, te seguiré a


donde quiera que vayas. Jesús le dijo: Las zorras tienen
guaridas, y las aves de los cielos, nidos; pero el hijo del hombre
no tiene dónde recostar la cabeza”.13

“El que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede


ser mi discípulo”.14

Estos pasajes nos muestran la clara percepción que tenía


Cristo de lo que implicaba seguirle. Jesús no escondió a
sus seguidores de todas las épocas que andar en Su Camino
significaría sufrir persecución y desprestigio; vivir sin protección
ni descanso, y morir voluntariamente. El profeta Isaías, siglos
antes de que el Salvador del Mundo viniera a esta tierra, profetizó
el carácter que tendría el Mesías. Él escribió: “Varón de Dolores,
experimentado en sufrimiento”.15 Este principio acerca de su
carácter fue el que Jesús enseñó a sus discípulos. Los apóstoles
fueron testigos de la vida y sufrimientos de Jesucristo16 y
recibieron el mejor ejemplo de su Maestro, quien les ordenó
instruir lo que de Él aprendieron17.

12 Mateo 5:10-11.
13 Mateo 8:19-20.
14 Lucas 14:27.
15 Isaías 53:3b.
16 Hechos 2:32.
17 Juan 13:15. Mateo 28:20.

72 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

Es tiempo de volver a las enseñanzas del Maestro y


entender por qué es necesario el sufrimiento en la vida cristiana.
Vital será para el pueblo de Dios el saber que a nosotros nos es
concedido, no solamente creer en Él, sino también padecer por
Él18. La Palabra de Dios en 1ª de Pedro transmite este legado
hasta nuestros días, recordándonos el ejemplo de nuestro Gran
Capitán, para seguir sus pisadas19 y ser participantes de sus
padecimientos.20

¿Qué propósito tiene Dios en las pruebas y padecimientos?

1ª de Pedro explica el propósito que tiene Dios para el


sufrimiento.21 Pero este tema no es exclusivo del apóstol, pues
a lo largo de la historia los siervos de Dios fueron tratados y
entrenados bajo esta cláusula, la cual muchas veces les dejaba
una sensación de abandono por parte de Dios, de injusticia y de
frustración.

Vemos a los siervos de Dios como Abraham, Jacob, José,


Moisés, David, Jeremías, y hasta el mismo Hijo de Dios22,
siendo moldeados por la aflicción y el sufrimiento. C.S. Lewis,
el reconocido apologista y catedrático en las universidades de
Cambridge y Oxford23, al comentar sobre los sufrimientos del
Salvador, dijo: “¿Abandona Dios a sus mejores servidores? El
más leal de todos ellos pronunció estas palabras al borde de su
atormentada muerte: ¿Por qué me has abandonado? Cuando
Dios se hace hombre, ese Hombre, en el momento de mayor
18 Filipenses 1:29.
19 1 Pedro 2:21.
20 1 Pedro 4:13.
21 1a Pedro 1:6-7.
22 Hebreos 5:8.
23 www.gbasesores.com/observatorio/ideas/CSLewis.html‎

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 73


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

necesidad, recibe menos ayuda del Padre que ningún otro. Aun
cuando estuviera en condiciones de explorar este misterio, yo no
tendría el valor para hacerlo”.24

Cristo fue el Sufriente por excelencia. Su experiencia


estuvo basada en el quebranto; se quedó solo en su hora más
cruel; fue despreciado por sus enemigos y abandonado por
sus amigos. Y lo peor, fue rechazado por su Padre, padeciendo
bajo Su santa ira. Pero este fue el precio para ahora tener el
Nombre sobre todo nombre, para alcanzar lo sumo.25 Y las
Escrituras nos muestran que debemos seguir su ejemplo, ir en
pos de Él; debemos mirar hacia el dolor con valor y gozo, “y no
solo esto, sino que nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo
que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y
la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el
amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el
Espíritu Santo que nos fue dado”.26

Lo que hemos visto hasta ahora es que Dios usa las pruebas y
el sufrimiento en nuestras vidas como hijos Suyos, para madurar
nuestra fe y hacernos instrumentos más útiles en Sus manos.

Una frase que ha sido de mucha influencia para mi vida, es


esta: “El compañerismo más cercano con tu Salvador y tu tesoro,
que jamás conocerás, es participando de sus Sufrimientos”.27
Este es el anhelo natural y normal de todo hijo redimido de
Dios. El exclamar, ¡usa mi vida redimida para lo que Tú quieras,
donde quieras y como quieras! Y esta debiera ser una postura,
una actitud normal en el cristianismo, si éste realmente es
24 C.S. Lewis, La Eficacia de la Oración.
25 Salmo 11:6; Isaías 53:10-12; Lucas 22:42.
26 Romanos 5:3-5.
27 Video: John Piper, Niégate a ti mismo y Toma tu Cruz.

74 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

verdadero. Como dijo un valiente hombre de Dios: “El único


derecho que tiene el cristiano es el derecho a renunciar a sus
derechos”.28 Llevar la cruz, seguir a Cristo, unirme a su destino.

Podemos negarnos a cargar la cruz, pero “cuando


caminamos sin Cruz, cuando construimos sin la Cruz y cuando
confesamos a un Cristo sin la Cruz... no somos discípulos del
Señor: somos mundanos; somos obispos, sacerdotes, cardenales,
papas, pero no discípulos del Señor”29. Podríamos adoptar esta
frase de Francisco de Asís y no obstante de ser pastores, líderes,
evangelistas o misioneros, el Señor nos dirá: “Nunca os conocí;
apartaos de mí, hacedores de maldad”.30

Miremos las Escrituras. Ellas nos muestran que el dolor y el


sufrimiento son partes esenciales del cristianismo. El cristiano
normal y corriente, si es digno de tener ese título, sufrirá.

Los primeros cristianos sabían lo que era ser un seguidor


del Cordero. Muchos hoy en día hablan de que Jesús murió
para evitarnos el dolor, pero no es así. Él escogió los clavos, el
dolor, la maldición y la muerte para redimirnos. Pedro, testigo
ocular de los dolores de Cristo, explica lo que esto significa
para nosotros Sus seguidores: “Puesto que Cristo ha padecido
por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo
pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el
pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme
a las concupiscencias de los hombres, sino en la Voluntad de
Dios”.31

28 Oswald Chambers (2016). “Studies in the Sermon on the Mount”, p.25, Gideon House Books
29 San Francisco de Asís.
30 Mateo 7:23.
31 1 Pedro 4:1-2.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 75


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

En nuestros días, escuchar o leer sobre esto pareciera algo


extraño. Extraño digo, sólo para los que no son realmente
cristianos. El verdadero hijo de Dios tiene el deseo de agradar a
su Señor, cueste lo que cueste. Pero el valor para ello no viene
de nosotros. Algunos hermanos no entienden por qué sufren,
pero las palabras de ánimo de la Escritura son: “Amados, no os
sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si
alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois
participantes de los padecimientos de Cristo, para que también
en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois
vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados,
porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros... si
alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique
a Dios por ello”.32
Entonces, las Escrituras enfatizan que otro de los grandes
propósitos del sufrimiento es identificarnos como hijos de Dios,
participando de los padecimientos de Cristo, siguiendo Su
ejemplo y siendo testigos de Su presencia en este mundo.

Si hay algún pasaje de la Biblia que le dé sentido al


sufrimiento y que tenga tanto sentido para el que sufre, es este:
“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan
a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que
fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea
el primogénito entre muchos hermanos”.33 El principal propósito
de Dios, su destino final para mí, es que yo sea semejante a
Cristo. Esta es Su Meta. “El mayor bien que puede obtener todo
individuo es ser semejante a Cristo”.34
32 1 Pedro 4:12-16.
33 Romanos 8:28-29.
34 Edwin Louis Cole, Hombría al Máximo. (33, 1era Edición, 1982, etc.)

76 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

Todas las cosas, las agradables y las no agradables, las


placenteras y las dolorosas, las comprensibles y las inentendibles,
las alegres y las tristes, todas son provechosas para aquellos a
quienes Dios ha llamado y destinado para hacerlos conformes a
la imagen de Su Hijo. Estamos hablando de un destino sublime,
de un significado real y eterno, de un objetivo contundente que
va más allá de los límites de este mundo y de la comprensión.

Por último, y con mayor fuerza, el Señor nos muestra en la


Escritura que Él tiene el propósito final de tener muchos hijos
que sean semejantes a Su Hijo, y para cumplir este plan, el
sufrimiento es parte vital del mismo.

El Evangelio actual del no sufrir

Escribí anteriormente que la Iglesia ha perdido el


significado de lo que significa ser cristiano y seguir al Maestro
Redentor. Esto se debe a la contagiosa y evidente enfermedad
que se ha propagado en los distintos círculos y denominaciones
cristianas. Estoy hablando de la peligrosa y mortal teología de
la “prosperidad”, la cual considera como repulsivo todo lo que
acabo de exponer de las Escrituras. El evangelio de la prosperidad
deshace el significado original de las Escrituras para proponer
uno muy diferente, y así sostener su veneno mortal.

Ciertamente, esta frase de Charles Spurgeon lo define


literalmente: “En nuestros días oímos que los hombres sacan
un versículo de la Biblia de su contexto y exclaman: ¡Eureka,
eureka!, como si hubieran encontrado una nueva verdad, cuando
en realidad no han hallado un diamante genuino, sino un pedazo
de vidrio roto”.35 Esta doctrina letal, producto de interpretaciones
35 Charles H. Spurgeon, Charles Spurgeon’s Classics, p 54, 2016

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 77


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

privadas y descontextualizadas, ha influenciado el cristianismo


de los últimos cincuenta años. A Dios sean dadas las gracias por
el remanente que Él ha mantenido fiel.

Lo que convierte a esta nueva teología en peligrosa es que


su enseñanza, como toda herejía, “tiene gran similitud con
la verdad”.36 Algunos predicadores son discretos, otros son
expresamente heréticos, pero todos adulteran las Escrituras.

Ellos afirman lo siguiente:37

1. Dios promete prosperidad y éxito material a todo aquel


que cree con fe en sus promesas, por lo cual cada creyente
debe reclamar dicha bendición. La pobreza es falta de fe.

2. La enfermedad es producto del pecado, por cuyo motivo


Cristo cargó “nuestras enfermedades en la cruz” y por
eso nadie tendría que estar enfermo. Si alguien padece
enfermedad es por su pecado y su falta de fe.

3. Si ofrendas grandes cantidades de dinero para la “causa”,


Dios te devolverá dicho dinero “acrecentado” de acuerdo
a tu fe.

Sus frases comunes son:38

¡Dios te quiere bendecir! ¡Dios tiene un regalo para ti! ¡Dios


quiere solucionar tus problemas y prosperarte! ¡Dios quiere tu
felicidad! ¡Dios quiere cumplir tus sueños!

36 J.C. Ryle, Advertencias a las Iglesias.(primera edición en español, 2003).


37 http://www.iglesia.net/index.php/estudios-biblicos/leer/el-falso-evangelio-materialista-de-prosperidad-
sanidad/
38 http://www.iglesia.net/index.php/estudios-biblicos/leer/el-falso-evangelio-materialista-de-prosperidad-
sanidad/

78 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

Provocando que seas un reclamador y no un dependiente


siervo sometido a la Voluntad de Dios, te harán sentir cómodos
diciendo: -¡Debes gobernar todo lo que haces! ¡Declara, tu
palabra tiene poder!- cuando esta nunca fue la actitud de los
cristianos de los tiempos bíblicos.

En contraste a estas actitudes, la conducta de los primeros


cristianos y su reverente forma de oración siempre fue la de
humildad y sumisión ante el Soberano Dios. Sin embargo, para
los propagadores de la prosperidad no existe tal reverencia.
No se conforman al cristianismo bíblico de antaño, sino que
afirman: ¡El cristianismo debe cambiar; basta de “religiosidad”,
debemos adaptar la Biblia a nuestra época moderna! No están
conforme con los principios que han regido al cristianismo
histórico, fuente de la más fiel santidad al Señor. Dicen: ¡Busca
cosas grandes y sin límites!, cuando las Escrituras dicen: “¿Y tú
buscas para ti grandezas? No las busques”.39

Al abordar el tema de la pobreza dirían: “Básicamente, la


pobreza es el resultado del pecado”. Pensamientos como este dieron
origen a movimientos como “Pare de sufrir”. Ellos no consideran
el sufrimiento como parte de la Voluntad perfecta de Dios.

Pero la Biblia nos llama “hijos de Dios”, “esclavos de Dios”.


Tenemos los privilegios de un hijo y los deberes de un esclavo.
Un hijo y un esclavo no mandan y no declaran, solo piden, se
someten y obedecen.

Si dejásemos de preocuparnos por ser más influyentes y


buscásemos ser más obedientes, nuestros problemas como Iglesia
39 Jeremías 45:5.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 79


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

acabarían. Nuestro enfoque en el mensaje de la prédica nunca


debiera ser antropocéntrica, sino exclusivamente Cristocéntrica.
Nunca en el hombre, siempre en Jesús. El Evangelio es estático
y dinámico. Estático porque su significado original no debe ser
alterado ni transformado. Dinámico, porque debe ser transmitido
y difundido por todo el mundo a tal grado que afecte, impacte y
cambie las vidas de los seres humanos. El Evangelio no cambia,
aun cuando el hombre y su contexto sociocultural cambien. Y
esto ¿por qué? Porque el Evangelio se mueve dentro del contexto
espiritual de los hombres, y esa situación en todo el mundo es
la misma: todos los hombres pecaron y están destituidos de la
gloria de Dios. La Única respuesta para este problema es el
Inmutable Evangelio de la Gracia de Dios. Nosotros adaptamos
nuestra época a la Biblia, no la Biblia a los gustos de nuestra
época. El Señor busca cumplir su Propósito40, no mis sueños
egoístas y carnales. Si nuestros sueños surgen y se inspiran de la
Voluntad de Dios y su Palabra, veremos su cumplimiento, si no
es así, no veremos nada.

El Pastor John Piper dijo:

“El Evangelio de la prosperidad no es el Evangelio,


porque lo que hace es ofrecer a la gente lo que quiere
como personas naturales. No tienes que nacer de
nuevo para querer ser rico, y por lo tanto, no tienes
que ser convertido para ser salvo por el evangelio de
la prosperidad. Cuando llamas a las personas a venir a
Cristo en base a lo que ellos quieren, 1 Corintios 2:14
no tiene sentido (el hombre natural no percibe las cosas
del Espíritu, para él son necedad). Si le ofreces a la gente
40 Salmo 138:8; Isaías 43:13; 1 Juan 5:14.

80 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

lo que ellos no consideran como necedad en el hombre


natural, no estás predicando el Evangelio. Y el Evangelio
de la prosperidad ofrece a las personas lo que quieren
como hombres caídos, se los dan y crecen iglesias, y eso
exportamos al África y a las Filipinas, volando en jets,
tomando sus dineros que usan para sus apartamentos de
3 millones de dólares. ¡Es terrorífico lo que exportamos
como norteamericanos! ¡No puedo creer lo que tenemos
en la Iglesia! Estoy en una cruzada para crucificar el
evangelio de la prosperidad. ¡Odio el evangelio de la
prosperidad!, porque amo la gloria de Dios. Entonces,
porque tenemos a Jesucristo como un tesoro que lo
satisface todo, glorioso, final, alto, podemos gozarnos
en medio de las persecuciones”.41

Comparar todo esto con lo que hemos visto en la Palabra


de Dios y en la Pandemia de la Prosperidad nos debe llevar
a hacernos estas preguntas: ¿Dios quiere que sea libre de
problemas? ¿Dios quiere que sea rico? ¿La enfermedad no es
voluntad de Dios? ¿Dios quiere que sufra por Él o que reine y
sea de influencia? ¿Y qué si Dios quiere quebrantarme como lo
hizo con su Hijo? 42

Dejo que las palabras del pasado respondan:

“No creo que Dios quiera exactamente que seamos (libre


de problemas); quiere que seamos capaces de amar y de
ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que
precisamente porque Dios nos ama nos concedió el
don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el
41 Video: John Piper odia el evangelio de la prosperidad.
42 Isaías 53:10-12.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 81


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de


sordos; porque somos como bloques de piedra a partir de
los cuales el escultor poco a poco va formando la figura
de un hombre; los golpes de su cincel que tanto daño nos
hacen, también nos hacen más perfectos”.43

Repetiremos sin cansarnos que los sufrimientos nos llevan a


ser conformes a la imagen de Su Hijo.44

¿Qué debería hacer un cristiano real? ¿Buscar el


cumplimiento de todas sus promesas aquí en la tierra, o renunciar
a ellas procurando mejor la resurrección? Ciertamente, la
respuesta más sabia y cristiana es la segunda opción.45 Es de
común conocimiento el saber que Dios nos protege y desea
nuestro bienestar. No obstante, se nos ha olvidado que el plan
de Dios es conformarnos a la imagen de Su Hijo, y que para ello
recurre a las más diversas herramientas. Es un ejemplo de cómo
vivir la vida cristiana el ver a muchos que, por el Evangelio,
renunciaron a todo lo que Dios les había dado.

Escuchamos mucho sobre la prosperidad; que Dios no


quiere gente pobre ni enferma. Se predica sobre ello desde los
púlpitos, pero olvidamos a los miles que mueren por Cristo en
pobreza, tortura y persecución. Ya no se proclama el ejemplo de
los mártires del Evangelio; ya no se dice: “Dios... ahora manda
a todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientan”46, ni
tampoco “el que en Él cree, no es condenado; pero el que no

43 Clive Staples Lewis (1898-1963) (El problema del Dolor, p. 86, 1940” – Shadowlands, película 1993
44 Romanos 8:29
45 Hebreos 11:34-40; Filipenses 3:7-9; 1 Corintios 9:11-23.
46 Hechos 17:30.

82 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

cree, ya ha sido condenado”47 ni mucho menos, “el que cree en


el Hijo tiene la vida eterna, pero el que rehúsa creer en el Hijo no
verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”. 48 Se declara:
¡Dios quiere bendecirte, quiere prosperar tus finanzas, quiere
sanarte! Palabras lindas y aduladoras de las cuales todos tienen
comezón de oír, sin sufrir la sana doctrina.49

¡Nada de renunciar a todo por seguir al Señor!

Qué contraste tan marcado vemos en la mentalidad del


cristianismo moderno. Por un lado, encontramos a los pastores y
ministros de hoy disfrutando de sus lujos, exigencias, riquezas y
comodidades por causa del “Evangelio”. Por el otro, los apóstoles
de Cristo, que por la Proclamación del Evangelio sufrieron
hambre, peligro, desnudez, persecución y espada. ¿Hasta qué
punto seguiremos alejándonos de nuestros inicios; de aquella
fe que una vez fue dada a los santos? Qué incompatibilidad tan
amplia entre ellos. Los “ricos y bendecidos” contemporáneos,
y el Señor de ellos, el Maestro que no poseía lugar en el cual
descansar su cabeza.

Nuestra predicación moderna ha quitado la luz del


cristianismo. El resultado es lamentable. Antes había más
mártires y menos apóstatas. Hoy vemos más apóstatas y menos
mártires. Hemos llegado a un punto en el que no entendemos
la conexión entre el cristianismo moderno y el primitivo. La
“sociedad eclesiástica” solo quiere recibir de Dios, pero no
quiere darse a Dios en sacrificio vivo50. Parecen más una
47 Juan 3:28.
48 Juan 3:36.
49 2 Timoteo 4:3.
50 Romanos 12:1.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 83


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

burguesía eclesial que la comunidad de discípulos del libro de


los Hechos.

La joya preciosa del sufrimiento cristiano

El padecer por Cristo, por su Voluntad y por obediencia a


Su designio, es una prueba en nuestra vida y de que lo amamos
sin haberle visto.51 Una demostración de que Él es precioso para
nosotros.52

Si no somos odiados como dijo el Señor que seríamos, si


no somos perseguidos, si todo nos va bien en la vida, debemos
preguntarnos si realmente somos cristianos.53 Si solamente
vemos crecer nuestro prestigio y popularidad algo anda mal
con nuestro cristianismo y con nuestra predicación. Deberíamos
estar decididos, como Lutero, a predicar de tal manera que los
que nos escuchen, si no terminan odiando su pecado, terminen
odiándonos a nosotros.

A modo de un pequeño paréntesis, no quiero que se piense


que estoy en contra de las bendiciones materiales que nos
proporciona el Señor, del suspiro y descanso que nos suministra,
del sustento y la provisión que su Amor y Gracia nos otorgan.54
Pero si únicamente vivimos en comodidad y confort, y si nuestra
predicación solo se enfoca en ello, si no hemos sido moldeados a
la imagen de Cristo a través del yunque del dolor, y si no somos
probados por todas las circunstancias para ver si estamos en la
Roca,55 entonces no somos cristianos.
51 1 Pedro 1:7-8.
52 1 Pedro 2:7.
53 Salmo 73; 2 Timoteo 3:12.
54 2 Corintios 9:6-12; Filipenses 4:19; 2 Corintios 8:9.
55 Mateo 7:24-29.

84 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

“... he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi


situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en
todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como
para tener hambre, así para tener abundancia como padecer
necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.56 Sea rico
o sea pobre, si estoy en Cristo, es la Voluntad de Dios, la Gloria
será para Dios por ambas bendiciones y estaré seguro de que
estoy en sus manos para que Él cumpla su propósito en mí.

Conclusión

Es un desafío para nosotros ver el sufrimiento como parte del


propósito de Dios. El cristianismo siempre fue imponente cuando
daba testimonio de Cristo con la sangre de sus profesantes.
Debemos ver el sufrir diariamente, ya sea por persecución,
enfermedad o discriminación, como una meta para demostrarle
a Dios y al mundo nuestro amor por el Cristo crucificado y
resucitado. Y así, por el poder de su Espíritu, ser testigos de Su
resurrección.57

Cada creyente debe abrazar el propósito final y someter su


vida constantemente al trato de Dios, y en medio de sus dudas
reflexionar lo siguiente:

“Aun los mejores cristianos luchan con la pregunta:


¿Por qué razón un Dios Todopoderoso envía, o por lo menos
permite, el sufrimiento? Cuando le acosen pensamientos como
ese, debe decirse a sí mismo: aún no me he graduado de la
escuela elemental. Cuando me gradúe de la Universidad de

56 Filipenses 4:11-13.
57 Hechos 1:8.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 85


EL CRISTIANISMO QUE NIEGA EL SUFRIMIENTO

la Vida Cristiana, podré comprender mejor sus caminos y las


dudas cesarán”.58

Debemos dejar de considerar el valor de las cosas en esta


tierra, y mirar el galardón precioso y celestial. No ser como los
demás hombres anhelando cosas terrenales, prestigio humano y
vanagloria, viviendo como si esta fuese nuestra casa permanente;
sino busquemos el “ser humillados con el pueblo de Dios”59,
viviendo como Él vivió, andando como Él anduvo60. Sigamos
a Cristo hacia el Cielo, teniendo por recompensa, en el tiempo
presente, el sufrir por Él.
Así que, ya sea que estés sufriendo persecución de alguna
clase (física o psicológica), o que vivas siendo despreciado,
marginado, odiado, humillado o maltratado por tu fe en Cristo;
incluso si el Señor, para formar tu confianza, mostrándote que Él
es lo único para ti, tu máxima posesión, y enseñándote que este
Camino realmente es angosto permite que sufras enfermedades,
amputaciones, dolor, la muerte de algún ser querido, que vivas
con un mal incurable, que mires muchos problemas de cualquier
tipo a tu alrededor, o estés en pobreza, no te desanimes; tú
eres un creyente. Mantente fiel, confiando en Él que te ama,
viviendo para la gloria de Dios. “Salgamos, pues, a Él, fuera
del campamento, llevando su vituperio; porque no tenemos aquí
ciudad permanente, sino que buscamos la porvenir”.61

¿Estamos dispuestos?
58 Richard Wurmbrand, citado en Locos por Jesus, DC Talk, p. 244, primera edición español, 2001
59 Hebreos 11:25.
60 1 Juan 2:6.
61 Hebreos 13:13-14.

86 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

Capítulo 8
EL CRISTIANISMO DEL ABUSO DE PODER

Jacinto Eliseo Batista

Es sumamente doloroso reunir experiencias y mucho más


vivir situaciones en las cuales una persona es abusada o sufre
manipulación constante por parte de su autoridad inmediata, jefe
o en el caso de los movimientos religiosos, su Pastor, Sacerdote
o líder espiritual.

A diario escuchamos o leemos noticias relacionadas a


violencia, abuso y maltrato, haciendo énfasis en grupos vulnerables
como mujeres y niños. Lamentablemente, en este sentido, la
sociedad caída y el fruto del pecado, muestran una faceta muy
cruel al evidenciar el nivel de maldad al que hemos llegado.

En la actualidad abundan las denuncias probadas sobre


abusos en el seno de iglesias y entidades religiosas. Inclusive
éstas llegaron a estrados judiciales donde, sin embargo, hubo
y hay un silencio cómplice en la aplicación de justicia por
tratarse de servidores religiosos, quienes el verse descubiertos
activan sus sociedades de defensa y, por ejemplo, cambian de

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 87


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

jurisdicción en lugar de asumir su responsabilidad y delito ante


instancias legales, aspecto que ahonda la vulnerabilidad de los
miembros de las iglesias ante la evidente impunidad.

Son muy conocidos los casos de David Koresh, Charles


Manson o James Jones, líderes de sectas en las cuales, de
manera inverosímil, observamos a miles de personas engañadas
y sometidas a estos liderazgos anti bíblicos. Lamentablemente
los mismos principios y el mismo engaño se practican en ciertos
liderazgos de la llamada Iglesia de Jesucristo.

En este capítulo abordaremos temas relacionados al


abuso de poder, mostrando estrategias de alerta e intervención
bíblica, enfatizando la advertencia de “Mirad que nadie os
engañe” (Mt 24:4 RVR). Asimismo, pretendemos identificar las
características de los líderes espirituales que utilizan técnicas no
bíblicas para desarrollar su liderazgo, amparados en supuestos
principios bíblicos.
Examinaremos la doctrina “no toquéis al ungido” (Salmo
105:15) que enseña la superioridad del hombre de Dios.
También indagaremos acerca de las enseñanzas de la autoridad
espiritual, enmarcada en una obediencia absoluta y enfermiza
al líder, supuestamente establecido por Dios. Finalmente, lo
contrastaremos con el liderazgo bíblico establecido en la palabra
de Dios, poniendo los ojos en Jesucristo como líder y Pastor de
su Iglesia.
Exponiendo el problema

Así como existen grupos vulnerables en la sociedad como


son los niños, los grupos religiosos se convierten en grupos
de fácil acceso para engañadores y manipuladores, quienes se

88 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

alimentan del rebaño, en vez de alimentarlo. Esto básicamente


por la exposición sentimental (sensuales ministrando sensuales)
que desarrollan los miembros de estos grupos en busca de
ayuda o solución a sus problemas, quienes sobreexponen con
amplia facilidad sus sentimientos, convirtiéndose en presa fácil
de doctrinas engañadoras. Estudios comparan el Síndrome de
Estocolmo (caso donde los secuestrados se enamoran y sirven
a su secuestrador), con los casos de personas que sirven a sus
“líderes espirituales abusadores” (Ver 2ª Timoteo 4:3-4).
Considero que cuando un grupo religioso cambia los
principios bíblicos de un discipulado y es sometido a otras
doctrinas “innovadoras”, como por ejemplo, `utilización` en
lugar de servicio; `adoctrinamiento` en lugar de enseñanza;
autoritarismo por `cobertura`; compañerismo por ´manipulación´;
bondad por ´codicia´; comunión por ´carnalidad´ y ´sensualidad´,
las personas están expuestas al engaño y son susceptibles a sufrir
abuso. Estoy seguro que si usted evidencia este otro tipo de falso
“discipulado”, está en una zona de riesgo y en ese sentido deberá
evaluar los niveles de exposición al engaño al que es sometido,
y tener planes bíblicos de enseñanza y comunión con creyentes
amparados en la sana doctrina.
Es de conocimiento que la seguridad industrial diseña
muchos procedimientos de alerta que, al usted seguirlas y
obedecerlas, pese a estar en zona de peligro, permanecerá seguro.
Puede estar en zona radioactiva, pero permanecerá a salvo. Del
mismo modo es recomendable que usted primero sea sometido
a la enseñanza bíblica, aprenda a estudiar e interpretar la Palabra
de Dios y bajo esa luz, observe los niveles de contaminación que
le permitan verificar su salud y seguridad espiritual.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 89


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

Lamentablemente, estas doctrinas se infiltran y


humanamente son difíciles de identificar. En distintos niveles
se han introducido en casi toda la llamada Iglesia de Jesucristo,
por lo cual es necesaria la formación de discípulos maduros
adiestrados en el discernimiento bíblico, que busquen la ayuda,
la sabiduría y la comunión con el Espíritu Santo.
Es evidente que cuando las señales de engaño y
contaminación son muy altas, su propio plan de contingencia
deberá evaluar lo que dice la Palabra de Dios al respecto, pues
existe la posibilidad de que en esos grupos religiosos se enseñe
otro evangelio y hayan cambiado un liderazgo pastoral bíblico
por una enseñanza de “lobos” engañadores, que no tendrán
piedad del rebaño, como lo advierte la escritura en Hechos 20.
Esta porción de la Palabra es la despedida del Apóstol Pablo
de los Ancianos en Éfeso y es enfático en comunicar verdades
dolorosas e importantes. Inicialmente nos enseña lo que todo
Pastor debería tener como meta ministerial, versículo 27 “…
porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.”
Todo, todo el consejo de Dios, no solamente la porción en la
que se expone que uno será prosperado en todo lo que haga,
o la porción en la que se enseña que uno es bienaventurado y
bendecido, sino también lo que la Biblia dice acerca de una vida
disciplinada, sacrificada y sufrida que debe tener el creyente.
Hablar de todo el consejo de Dios, es hablar de las verdades
divinas, claras y sencillas que algunas veces resultan ofensivas
a aquellos que sufren de arrogancia espiritual. Estas verdades
expuestas con sencillez, reflejarán doctrinas fundamentales
como la creación, caída, redención, justificación, adopción,
conversión, santificación, vida en santidad y glorificación.

90 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

En los versículos 28 al 30 se da una advertencia oportuna,


enfatizando la frase “mirad por vosotros”, repitiendo el llamado
a Timoteo para examinarse a sí mismo y el grito desesperado
a los Corintios “examinaos si estáis en la fe” (2ª Corintios
13:5), pues entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no
perdonarán al rebaño (Hechos 20:29 RVR), una metáfora que
recalca el peligro extremo que representan los falsos maestros
para la iglesia, pero aclarando (versículo 30) que el peligro de
la falsedad es interno, lo que sugiere ataques más letales que los
ataques externos a la Iglesia. Queda claro que esta advertencia,
años más tarde, se consumó en las iglesias de Éfeso, Galacia
y Corinto, y que Jesucristo advirtió constantemente acerca del
cuidado de lobos en medio de la Iglesia. Sin embargo, nuestra
esperanza y certeza es que la Iglesia prevaleció y prevalecerá.
(Mateo 16:18).

La enseñanza muestra que estos hombres hablarán cosas


perversas, torcidas o distorsionadas, lo que implica que torcerán
la Escritura para favorecer a sus intereses y fines malignos, pues
en el versículo 33, el Apóstol enseña y se pone como ejemplo
afirmando que no ha codiciado nada de este mundo, revelando
una característica esencial de los engañadores, la codicia,
expresada en el amor al dinero con el único fin de satisfacer
su lascivia, codicia y ego (Tito 1:11, 2ª Pedro 2:3, Isaías.56:11,
Jeremías 6:13, Miqueas 3:11).

Es imperante en estos tiempos peligrosos obedecer al grito


de alerta, examinarnos, mirar por nosotros (2ª Corintios 13:5)
para probarnos y reconocer cuán codiciosos somos y si el amor
al dinero está presente en nuestros corazones. Si eso ocurre, lo
más probable es que sigamos a cualquier falso maestro.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 91


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

La doctrina de “no toquéis al ungido”

Un ejemplo de la distorsión de la Palabra de Dios en


nuestros tiempos, es la divulgación de la doctrina de “no toquéis
al ungido”, también denominada “no toques al Hombre de
Dios”. Evidentemente, la misma posee cientos de variaciones,
dependiendo inclusive de la cultura y las costumbres de la
región donde se aplica, pero, en términos generales, profesa
que ninguna persona puede hablar, exhortar, enseñar, llamar
a represión, llamar a arrepentimiento o siquiera mencionar el
pecado, los errores doctrinales, la falsa enseñanza, los actos
inmorales o cualquier palabra contraria al Pastor o su Ministerio.

Quienes dan crédito a esta doctrina a la que asumen como


bíblica, afirman que los desobedientes sufrirán consecuencias
como maldiciones, enfermedades, cierre de ventanas del cielo,
cierre de puertas de bendición, resumidas en los conceptos de
“quitar la cobertura del hombre o ungido de Dios”. Muchas
personas atribuyeron y testificaron sobre accidentes, cierre de
negocios, robos, enfermedades y varias maldiciones, como
resultado de su desobediencia y de su convicción de haberse
“salido de la cobertura pastoral”.

Este concepto se basa en una incorrecta interpretación de 1°


Samuel 24:3, donde David no mata a su dormido enemigo, Saúl,
quien lo buscaba para matarlo, sino que le dice a sus hombres:
“Jehová me guarde hacer tal cosa contra mi señor, el ungido
de Jehová…” Esta misma frase aparece en Salmo 105:15, en
una clara advertencia o llamado a no maltratar, menos matar
a los ungidos de Jehová, ya sean reyes, sacerdotes o profetas,
pues en general el mensaje de estos verdaderos siervos era duro

92 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

y muchos murieron violentamente a causa de su predicación


y llamado al arrepentimiento. Atribuirle otra interpretación o
aplicaciones torcidas, añadiéndole experiencias u otros mensajes
sin examinar el contexto, buscando pretextos que afiancen
cualquier enseñanza humana, no es otra cosa que añadir a la
Biblia otras ideas, con el riesgo explicado en Apocalipsis 22:18:
“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de
este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él
las plagas que están escritas en este libro” (RVR).

Asimismo, esta doctrina crea un nivel elitista y diferenciado


para los pastores, ministros o líderes de estos grupos, impidiendo
que los mismos sean exhortados, discipulados y enseñados en
la Palabra y hasta exentos de confesar sus pecados y de ser
ayudados y ministrados (Santiago 5:16). Este daño se extiende
a todos los que creen en esta doctrina, tanto para el clero y los
laicos (aunque bíblicamente no existe esta diferenciación),
pues ambos son engañados de diversas formas, produciéndose
un daño irreparable al enseñar acerca de la superioridad del
hombre de Dios, haciendo al mismo intocable, infalible y con
un poder autoritario sobrenatural de protección supuestamente
divino, principios que alimentan su orgullo espiritual, ego,
codicia, desorden y caos, todos estos principios satánicos,
mismos que ocasionaron la caída de Satanás. En la actualidad
salen diariamente a la luz un sin número de escándalos
sexuales, financieros, morales y delictivos en los cuales están
involucrados los líderes supuestamente intocables. El mismo
pecado de orgullo que originó la caída de Satanás, es el pecado
que ocasiona la caída de cualquier ser orgulloso, sin darse cuenta
que son resistidos por Dios mismo y están ciegos en un camino
de muerte (Santiago 4:6).
“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 93
EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

Fundamentados en esta doctrina se dieron casos tan extraños,


en el que el Pastor no podía dar la mano porque nadie debía
tocar esa “mano ungida” ni ninguna de sus prendas; personal
de seguridad privada impedía el acercamiento del “Hombre
de Dios” al “pueblo”. Del mismo modo, se llegó al extremo
de atribuir a este líder la capacidad sobrenatural de maldecir,
amenazando con éstas a detractores, enemigos y a personas
que contradigan o hablen en contra de su persona. Son más
comunes los casos en los cuales, para recobrar y mantener la
cobertura o bendición, las personas eran engañadas y obligadas
a realizar ofrendas especiales para el “ungido”, promoviendo así
la obediencia absoluta a estas autoridades.

La perspectiva de la obediencia al Pastor

¿En qué medida uno debe obedecer su Pastor o líder,


poseedor de esta autoridad espiritual? ¿Cuánta autoridad tiene
un Pastor en las vidas de los miembros de su Congregación? La
Biblia responde que su autoridad se basa en la Biblia y que su
liderazgo no puede contradecir la Palabra de Dios, pues la Palabra
de Dios es nuestra autoridad máxima, y Cristo es la cabeza de
la Iglesia. Así que ninguna persona tiene autoridad más allá
de las Escrituras. El Apóstol Pablo lo explica claramente en 1ª
Corintos 4:6. Cualquiera que asuma una “autoridad espiritual”
puede caer en arrogancia, falsa superioridad y autoengaño.
Asimismo, en los versículos 7 al 13 muestra las características
de los verdaderos ministros del Evangelio, donde se refiere a
ellos como “postreros”, “espectáculo al mundo”, “débiles”,
“despreciados”, “difamados”, “trabajando fatigadamente y
padeciendo persecución”.

94 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

Lamentablemente, cuando un líder abusa de su autoridad


espiritual, y empieza dando consejos financieros, empresariales,
psicológicos, asumiendo que él es la voz de Dios delegada para
hablar en su nombre – este es peligroso. A consecuencia de esta
postura surgieron muchos casos en los que estos líderes fueron
acusados de negligencia, siendo demandados por sus propios
seguidores.

Para ejercer un liderazgo acorde a la voluntad de Dios se


requiere de madurez. Efesios 4 se refiere a una madurez espiritual
que es en Cristo Jesús; madurez que otorga la habilidad de tomar
buenas decisiones basados en la Biblia y en la sabiduría de Dios,
versus la sabiduría humana. Tomar buenas decisiones requiere
un entendimiento y una actitud humilde al consejo de Dios. Y
es aquí que pastores y líderes tenemos la responsabilidad de no
imponer un concejo, ni crear dependencia insana de una persona
en su líder, y tampoco descuidarnos de nuestros miembros al
extremo que éstos tomen una distancia peligrosa de la iglesia y
de sus hermanos en Cristo. Nuestra tarea, por el contrario, es la
de fomentar una relación de interdependencia, es decir, ayudar
a las personas a entender la voluntad de Dios en la toma de
decisiones. Por lo tanto, el propósito de la autoridad espiritual,
según la Biblia, no es el de tomar decisiones por los demás,
sino guiar a los creyentes en este proceso y en su crecimiento y
madurez en Cristo.

Ser un líder con estas características requiere de humildad;


un verdadero Pastor reconocerá su debilidad (2ª Corintios 12:9),
sus propias limitaciones y alcances y que en el cuerpo de Cristo,
es decir en la iglesia, hay diversidad de dones al servicio del

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 95


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

creyente. Otra característica de un buen líder es que evitará


imponer consejos basados en sus experiencias; sus exigencias
no serán otras que las exigencias puestas desde la Palabra de
Dios. Asumirá que su responsabilidad es enseñarla con la
convicción de que ésta es suficiente e infalible, actitudes que
lograrán conformar un Ministerio bíblico, ordenado y libre de
imposiciones y autoritarismos sobre el resto de los hermanos
(ver 1ª Pedro 5:1-3). Nos referimos a un Ministerio bíblicamente
sustentado en la piedad y amor genuinos al servicio del creyente
y con un claro entendimiento de que su función es un mandato
divino, pues el verdadero Pastor de la grey es Jesucristo.

El “respeto a los Pastores” es algo que buscan e intentan


algunas doctrinas torcidas para obligar a sus miembros a “honrar
a estos hombres de Dios” a través de la coerción psicológica y el
miedo. Sin embargo, la verdadera obediencia a los Pastores es la
obediencia a la Palabra de Dios enviada a través de un mensajero
fiel, y el respeto verdadero, no fingido. Es algo inherente al
respeto por los servidores fieles y la característica de un corazón
agradecido a Dios por poner obispos fieles, preparados y llamados
por Él mismo, ajustados al cumplimiento de lo que la Palabra
enseña, “…siervos irreprensibles, maridos de una sola mujer,
no dados al vino, no pendencieros, amables, hospitalarios, aptos
para enseñar, de conducta decorosa y no avaros” (1ª Timoteo
3:2-3 RVR 1960). Esta forma de vida no podrá ser fingida, pues
muchos aparentan el cumplimiento de estas características para
no perder la función pastoral que poseen, haciéndose llamar
pastores y autodenominándose siervos de Dios, desconociendo
a lo que la Palabra nos exhorta: “No os engañéis, Dios no puede
ser burlado” (Gálatas 6:7 RVR).

96 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

Esto quiere decir que un día tanto los engañados como


los engañadores se presentarán ante nuestro Señor Jesucristo,
pensando que hicieron un servicio a Dios y merecen estar con
él. Sin embargo, la Biblia afirma que Él les responderá: “…
Nunca os conocí; apartaos de mí hacedores de maldad”. Pese
a la multitud de señales, milagros y ejercicio ministerial que
afirmarán haber hecho, en el nombre de Jesús, serán rechazados
por el Señor (Mateo 7:21-23 RVR).

Apreciaciones finales

La Biblia está llena de advertencias acerca de los falsos maestros


y la necesidad de que cada creyente ejerza un discernimiento
espiritual. En el Sermón del Monte la advertencia es: “Guardaos
de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de
ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. (Mateo 7:15 RVR
1060).

En cualquier circunstancia, cualquiera sea el grupo,


denominación, asamblea, célula, congregación, parroquia o
capilla a la que asista, debe entender la grave amenaza para la
salud y la unidad de la Iglesia que los falsos maestros representan.
Asimismo, Jesús dio instrucción a los creyentes para que tuvieran
especial cuidado en la evaluación y discernimiento de cualquier
mensaje espiritual o doctrina. “¡Por sus frutos los conoceréis!62”
dijo Jesús a la multitud, en una clara advertencia y llamado al
discernimiento bíblico. Del mismo modo, las cartas de Pedro y
Judas nos enseñan que los frutos de los falsos maestros incluyen
el amor al dinero, el pecado sexual, la soberbia y el orgullo, la
hipocresía y una teología torcida.

62 Mateo 7:16 RVR 1960.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 97


EL CRISTIANISMO QUE ABUSA EL PODER

“Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda


especie de mal”63, es una advertencia pertinente, en especial
en un tiempo donde muchos líderes, en diversos medios de
comunicación, son capaces de mezclar la verdad con errores
de todo tipo, proponer experiencias personales con resultados
supuestamente eficientes y venderlo como si fuera la Palabra de
Dios. Este es el peligro del cristianismo sin Cristo.

La Palabra de Dios en 1ª Juan 4:1 nos insta a no creer a


todo espíritu, sino a probarlos si son de Dios. Esta prueba se
utilizaba para referirse al proceso metalúrgico del mineral a fin
de determinar su pureza y valor. De manera similar, los creyentes
debemos estar continuamente probando los espíritus, evaluando
a los ministros, sus mensajes, sus frutos, discerniendo por el
Espíritu Santo y su Palabra, lo que es verdaderamente valioso
y lo que es falso.

Finalmente, le hago un llamado a examinarnos a nosotros


mismos, para probarnos si estamos en Cristo, de evaluarnos
constantemente, probar y discernir nuestra vida y nuestro
ministerio (todo lo que hacemos para Cristo) tomando como
guía estas cinco preguntas:
1 ¿Exalta al verdadero Cristo?
2 ¿Se opone a lo mundano?
3 ¿Lleva a las personas hacia las Escrituras?
4 ¿Exalta la verdad?
5 ¿Promueve el amor a Dios y a los demás?
Estas son las pruebas que Jonathan Edwards aplicó al avivamiento
espiritual del Gran Despertar. 64
63 1 Tesalonicenses 5:21-22.
64 Jonathan Edwards, “The Distinguishing Marks of a Work of the Spirit of God”, The Great Awakening
(New Haven: Yale, 1972), p. 249

98 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

Capítulo 9
EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO
PARA LLEGAR AL CIELO

Andrés James

No se necesita ser un “gigante espiritual” para querer ir al


cielo; aun el “cristiano” más frío desea llegar ahí. La pregunta
que realmente debemos hacernos es: “¿Por qué deseo ir ahí?”
¿Es que realmente amo a Cristo y quiero pasar la eternidad con
Él, o es simplemente que no me gusta la otra alternativa?

La honesta verdad es que pocas personas realmente anhelan


ir al cielo. Si se les diera a escoger, la mayoría probablemente
escogería prolongar su vida terrenal por siempre; pero puesto
que esa opción no está sobre la mesa, la segunda mejor opción
es ir al cielo – porque definitivamente, ¡nadie quiere ir infierno!

Tristemente, al hacer esto desvalorizamos la majestuosidad


de nuestro glorioso estado futuro, y desvalorizamos el infinito
valor de nuestro glorioso Salvador.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 99


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

¿Qué hace que el cielo sea bueno?

Lo que hace que el cielo sea bueno no es simplemente que


dura por siempre o que nos rescata del fuego eterno; ¡lo que
hace que sea bueno es que Cristo estará ahí!

En Juan 17:3, Jesús ora: “Y esta es la vida eterna: que te


conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien
has enviado.” Vemos aquí que la vida eterna consiste en conocer
a Dios, y que esa es la atracción principal de estar ahí.

Vemos lo mismo en 1ª Pedro 3:18a: “Porque también Cristo


padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos,
para llevarnos a Dios…” La razón por la que Cristo nos salva
no es simplemente para darnos vida eterna; la razón por la que
Cristo nos salva es ¡para llevarnos a Dios! En otras palabras,
Dios es el fin y el premio; y es Su presencia la que hace que el
cielo sea bueno.

Si Cristo no estuviera ahí

En su libro “Dios es el Evangelio”, el Pastor John Piper


hace una pregunta muy reveladora. Dice: “Si usted pudiera
alcanzar el cielo libre de enfermedades, junto a todos los amigos
que tuvo en la tierra, con toda la comida que siempre le gustó,
las actividades de esparcimiento que siempre disfrutó, todas las
bellezas naturales que vio en su vida, todos los placeres físicos
que experimentó en la vida, sin conflictos entre humanos ni
desastres naturales, ¿se sentiría satisfecho con el cielo si Cristo
no estuviera allí?”65

65 John Piper – Dios es el evangelio, 14

100 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

Más adelante dice: “Las personas que se sentirían felices en


el cielo si Cristo no estuviera allí, no estarán allí. El Evangelio
no es una vía para llevar a las personas al cielo, es una vía
para llevar a las personas a Dios. El Evangelio es una forma
de [superar] todo obstáculo para el gozo eterno en Dios. Si no
queremos a Dios por encima de todas las cosas, el evangelio no
nos ha convertido.”66 ¡Es una afirmación muy fuerte, pero a la
vez muy importante para que examinemos nuestras vidas!

Nuestra unión con Cristo es como la unión de un matrimonio.


Se supone que cuando uno se casa con alguien, el “premio
supremo” de esa unión es tener a la persona que amas a tu lado.
Sin eso, el matrimonio no tiene sentido.

Cuando yo me casé (con Angie) descubrí que había varios


“beneficios secundarios” de estar casado con ella; por un lado
estaba la comida. Ya no tenía que conformarme con arroz
quemado o huevos revueltos – ahora comía un banquete todos
los días. Por otro lado estaba la vestimenta, ya no salía a la calle
sin combinar mis prendas; ahora tenía alguien que me decía si
me veía ridículo. Asimismo, mejoró la decoración de la casa, el
orden, el olor, y muchas cosas más… Pero todos esos beneficios
– por más buenos que fueran – no eran la razón por la que me
casé con Angie. Yo me casé con Angie por Angie! Tú me podrías
dar miles de beneficios secundarios, pero si quitas a Angie, todo
deja de ser bueno.

Lo mismo sucede en nuestra unión con Cristo. Hay miles


de beneficios de estar unidos con Cristo – la salvación, la vida
eterna, el perdón de pecados, diversas bendiciones, y muchas
cosas más - pero si quitas a Cristo de la figura, todo pierde valor.
66 Ibid, 44

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 101


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

Pensar en un cielo sin Cristo es como pensar en un matrimonio


sin esposa. ¡No tiene sentido! Si sacas a Cristo, ¡lo pierdes todo!

No venimos a Cristo para llegar al cielo; llegamos al cielo


para poder estar con Cristo.

Idolatría en su máxima expresión

Nada podría estar más alejado de la verdadera fe bíblica que


el “cristianismo que usa a Cristo solo para llegar al cielo”. Esta
forma de “cristianismo” es idolatría en su máxima expresión.

Cuando hablamos de idolatría, lo que normalmente viene a


nuestras cabezas son las estatuas religiosas y las personas que
las adoran. Pero la idolatría es cualquier cosa que toma el lugar
de Dios en nuestras vidas. Aun las cosas buenas que Dios pone
en nuestras vidas (cónyuges, hijos, trabajo), se vuelven ídolos
cuando son más importantes para nosotros que Dios.

Cuando Cristo nos salva, Él llega a ser la persona más


importante en nuestras vidas. Todavía aparecerán ídolos que
intentarán tomar el lugar de Dios; aunque a veces cederemos,
la evidencia de que verdaderamente somos salvos será que
resistiremos las tentaciones y nos arrepentiremos de nuestra
idolatría. Si verdaderamente estamos en Cristo, lucharemos
por mantener a Cristo como el tesoro de nuestras vidas (Mateo
13:44) – y esa lucha será la evidencia de que verdaderamente
somos salvos (1ª Juan 2:1-6).

¿Pero qué pasa cuando esa lucha no existe, y cuando una


persona se entrega a la idolatría y no pone ninguna resistencia?
¡Esa es una de las evidencias más claras de una fe ficticia! Este
es el peligro del cristianismo sin Cristo.

102 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

Más aun, pongámonos a pensar en la seriedad de decir


(o de sentir – si no nos atrevemos a decirlo) que estaríamos
perfectamente contentos de pasar la eternidad en el cielo
– sin Cristo – siempre y cuando tuviéramos las demás cosas
que amamos. ¿Qué revela eso de nuestro corazón? ¡Revela un
corazón desenfrenado en idolatría! Pensemos en lo que esto
significa: estamos diciendo que Cristo es “innecesario” y que
nuestro corazón se siente enteramente satisfecho en las cosas
que no tienen nada que ver con Dios (ídolos). ¿Qué es eso, sino
es idolatría en su máxima expresión?

Si esa es la condición de nuestros corazones, debemos tener


mucho cuidado; porque, después de todo, la Biblia advierte que
“los idólatras… tendrán su herencia en el lago que arde con
fuego y azufre”. (Apocalipsis 21:8).

La sutileza

¡El peligro en todo esto es que nuestra idolatría puede estar


muy sutilmente disfrazada! Es posible amar las bendiciones de
Dios, y las “cosas de Dios”, y lo que Dios puede darnos, ¡sin
realmente amar a Dios! En Juan 6 había toda una multitud de
personas que iba detrás de Jesús y le seguía. Por fuera parecía
que ellos tenían un interés real en Jesús, pero Jesús sabía que le
seguían no por quien Él era, sino por lo que Él les podía dar – y
para Jesús eso no era suficiente.

Cuando venimos a Jesús, debemos ver a Jesús como el fin


(como el tesoro supremo que anhelamos y deseamos obtener); no
simplemente como un medio (para conseguir lo que realmente
queremos). Si no venimos bajo esas condiciones, no podemos
venir en absoluto.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 103


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

Reflexión

¿Qué es lo que realmente deseamos? ¿Realmente deseamos


a Cristo? ¿O simplemente vemos a Cristo como un medio para
conseguir lo que realmente amamos?

Hay muchas razones por las que podríamos venir a Jesús;


pero solo una razón válida. Y a menos que vengamos por la razón
correcta, nunca encontraremos a Jesús. Por eso es necesario
examinar nuestros corazones y orar: “Examíname, oh Dios, y
conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y
ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino
eterno.” (Salmos 119:23-24).

Jonathan Edwards dijo:

“Los redimidos tienen todos sus bienes objetivos en Dios


[es decir, que si tienen a Dios, no les falta nada]. Dios
mismo es el gran bien que les es dado y que disfrutan al
ser redimidos. Él es el bien supremo de todo lo bueno
que Cristo ganó. Dios es la herencia de los santos. Él es
la porción de sus almas. Dios es su riqueza y tesoro, su
alimento, su vida, su morada, su adorno, su diadema, su
eterno honor y gloria.

Ellos no tienen a ninguno en el cielo sino a Dios. Él es


el gran bien que recibe a los redimidos al morir y al cual
se levantarán al final de los tiempos. El Señor Dios es
la luz de la Jerusalén celestial y es el río de aguas vivas
que corre allí. Es el árbol de vida que crece en medio del
paraíso de Dios.

104 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

Las gloriosas excelencias y la belleza de Dios serán lo


que por siempre entretendrá las mentes de los santos. Y
el amor de Dios será su eterno banquete. Los redimidos
ciertamente disfrutarán de otras cosas: disfrutarán de los
ángeles y disfrutarán unos de otros. Pero aquello que
disfrutarán en los ángeles o uno del otro, o en cualquier
otra cosa que les produzca deleite y felicidad, será lo que
vean de Dios en ellas”. 67

¡Lo que hace que el cielo sea grandioso es que nuestro Señor
Jesucristo estará ahí!

67 Jonathan Edwards – Los Sermones de Jonathan Edwards, 74-75

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 105


EL CRISTIANISMO QUE USA A CRISTO SOLO PARA LLEGAR AL CIELO

106 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

Capítulo 10
EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

Windsor Alberto Ferreira Gonzales

Frases populares utilizadas en el mundo evangélico:

• “Dios nos ama mucho más de lo que ama su propia


justicia”.
• “Prefiero no ofender a la gente hablando del infierno;
prefiero enfocarme solo en su amor.”
• “Un Dios bueno nunca mandaría a nadie al infierno”.

Introducción

“Jesús nunca se enoja” – es lo que muchos piensan hoy en


día… “Y si pareciera que lo hace, en realidad no es así, sino
que Él está ‘amando’ y nada más.” El infierno no es parte el
vocabulario de las personas. Tantas canciones dedicadas al amor
de Dios y tan pocas hacia su justicia. Eso refleja una forma de
pensar que pone el amor de Dios por encima de su justicia. Es
una idea romanticista de la fe Bíblica - una fe humanista que

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 107


EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

pone el amor de Dios por encima de su propia gloria, y lleva a


crear un Dios diferente al de la Biblia.

En los pasillos de las iglesias, en las calles de la ciudad,


en los mercados y en muchísimos lugares, caminan personas
que tienen una idea equivocada del cristianismo. Piensan que el
amor y la pasión son el centro de todo. Nada más y nada menos.
Sostienen la idea de un Dios desesperado, que necesita nuestro
amor y hace cualquier cosa por conseguirlo. Eso nos pone en
situación de héroes, pues nos convierte en proveedores de lo que
tanto busca su corazón.

La Biblia nos presenta a Dios de una manera distinta de ese


“cristianismo romanticista” que, para ser muy honestos, bastante
daño le hace a la iglesia.

¿Otro Evangelio?

¡Qué drama! Es como si hubiera dos evangelios opuestos y


enfrentados entre sí; uno de ellos que se acomoda a los gustos del
oyente, trata de quedar bien con esa persona y es muy tolerante
con sus pecados.

Quienes siguen esta idea no solo no quieren ofender68, sino


que no quieren que la verdad ofenda a nadie y la tapan, actuando
como si pudieran ser más sabios y amorosos, aún más que Dios.
No se habla del infierno porque “ofende”. Entonces, lo que se
pretende hacer es entregar un “evangelio” más atractivo para
el que está muerto en sus delitos y pecados – un evangelio más
68 Desear no ofender no es malo. Hay hermanos a quienes no les importa ofender a nadie. Cuando la
verdad ofende es correcto. Pero la verdad también consuela y abraza. Cuando los que ofendemos somos
nosotros por nosotros mismos, hay un problema serio, pues el propósito del Evangelio no es ofender,
sino salvar. Ro.1.16 – 17.

108 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

“amoroso e inclusivo” - con el fin de atraer y lisonjear al pecador


hasta que “acepte a Cristo”. Usan versículos que hablan de
mucho amor como 1ª Juan 4:8 o aún Juan 3:16. No le dicen a
mucha gente que Dios está enojado con el pecador por culpa
de los pecados que comete, sino que prefieren decir que Dios
tiene los brazos abiertos y, si se sienten solos y sin nadie que
los quiera, pues ahí está el Señor, que nunca se enoja. Si alguien
vive perversamente o como un demonio, no importa, Dios es
amor y eso basta. Usan frases como “yo no juzgo a nadie” sin
entender lo que dicen.

Ese mensaje es muy diferente al que se encuentra en la


Biblia, en pasajes como 1ª Corintios 15 o 1ª Timoteo 1:1569, que
nos llama pecadores e indica que nuestro problema es nuestro
pecado (no que estamos solos, o que nos estamos quedando
calvos o poniendo gordos), que nos señala que nuestra maldad
llevó al Salvador a una cruz a morir, soportando la ira del Padre
contra nuestra transgresión. Ese Evangelio proclama que la
única solución para el pecado es Jesucristo quien vino al mundo
a salvar a los pecadores, que murió por los injustos siendo Él
justo, que vino a salvar y rescatar a los perdidos, que resucitó
victorioso porque nadie le puede ganar. El Evangelio enseña
que para que el sacrificio de Jesucristo sea efectivo en nuestra
vida, se requiere arrepentimiento de nuestros pecados70 y fe
únicamente en Jesucristo71 (Hechos 3:19); un Evangelio que nos
dice que la evidencia de nuestra salvación es que las cosas se

69 O en muchísimas partes más de la Biblia.


70 Ver Ro.2.4.
71 Ver Hch.4.12.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 109


EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

hicieron nuevas en nuestras vidas72 y que nos permite ver la vida


eterna como una perspectiva real.

Cuando nosotros inventamos “otro evangelio” para


“seducir” a la cultura que nos rodea, cometemos traición contra
el Dios del universo y caemos en el error del cristianismo sin
Cristo. Gálatas, Capítulo 1 enseña muy claramente que hay un
solo Evangelio y que quienes lo pervierten van camino a la ruina
eterna. El verdadero Evangelio no puede cambiar - ya que su
autor es Dios y Él decidió que sea de una forma y punto-. El
Evangelio no se discute, no se lo puede romantizar o endulzar,
se lo presenta, y solo entonces cumple maravillosamente lo que
Dios dice: ¡Salva!

Amor en la Biblia

Ahora, al enfatizar la importancia del predicar el evangelio


puro, que incluye la ira santa de Dios, en ningún momento
estamos proponiendo que nos vayamos al otro extremo,
minimizando el amor de Dios o negando su importancia. No es
nuestra intención promover un cristianismo de piedra, en el cual
el amor no tiene cabida y donde se ataca la frase “Dios te ama”
porque solo se piensa en la justicia y nada más.

Le pido al lector contestar las siguientes preguntas:

 ¿Está consciente del profundo amor que Dios tiene hacia


usted cada día?

 ¿Se siente valioso para Dios ahora que es un hijo del


Señor, o solo se siente alguien miserable y el gozo que
72 Ver 2 Co:5.17; Stg.2:14 – 26.

110 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

usted demuestra no es más que algo forzado, pues todo


el tiempo se condena a sí mismo?

 ¿No le gusta hablar del amor de Dios para que los


“juzgadores del amor” no lo juzguen?

En Efesios 3:19 el Apóstol Pablo habla sobre la importancia


de conocer el amor de Dios para nuestra madurez en Cristo.
Dice que al “conocer el amor de Cristo que sobrepasa el
conocimiento”, el resultado de es que “[seremos] llenos hasta la
medida de toda la plenitud de Dios.”

Aquel que niega el amor o la justicia de Dios no hace algo


bíblico. Son los dos pilares fundamentales del Evangelio. El
Evangelio puro no es romanticista, ni de piedra; es perfecto al
punto que la Biblia afirma en

Salmos 85:10: “La misericordia y la verdad se encontraron;


la justicia y la paz se besaron”. Dios es tan amoroso como justo,
porque ambas características son parte de Su naturaleza. No se
trata de equipos en contra o a favor del amor o la justicia, sino
de lo que Dios dice que es importante en Su Palabra. A Dios le
importa tanto lo uno como lo otro, porque Él es Amor y Él es
Justicia.

Aplicaciones

• Si hoy vamos a presentar a Cristo a la gente, debemos


presentar al Cristo bíblico.

• No es necesario “romantizar” el Evangelio por el solo


hecho de hacerlo hermoso o atractivo. El Evangelio ya es

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 111


EL CRISTIANISMO ROMANTICISTA

hermoso, pues presenta al ser más precioso y majestuoso


del universo y atraerá a quien deba atraer.

• No hay necesidad de “endurecer” el Evangelio para


sonar más bíblico. El mismo Evangelio se explica y
tiene ya su propia dureza para aquel que lo rechace.

• Si somos honestos, no existe la necesidad de usar frases


célebres como “Dios no está enojado con el pecador,
sino con el pecado”, pues la Biblia ya dice lo que es
necesario para el mundo y para que éste comprenda el
Evangelio. Dejemos que Dios se defina a Si mismo, ¡no
nosotros!

Para finalizar, le pido el lector dar lectura a Juan 3.16 – 21 y


medite en Dios.

112 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

Capítulo 11
EL CRISTIANISMO FETICHISTA

Freddy Alberto Romero Rosales

Todo hombre tiene, intrínsecamente, la necesidad de adorar


y creer en algo.

Durante toda la historia de la humanidad, vemos que el


hombre, obedeciendo a esta necesidad, ha escogido diferentes
tipos de objetos e imágenes a los cuales ha adorado, venerado y
atribuido poder.

También vemos que siempre hubo personas que se


aprovecharon de esa necesidad, incentivando o inclinando los
corazones a creencias y enseñanzas erradas, consiguiendo así
réditos personales o colectivos de esa necesidad de adorar que
tiene implícito el corazón del hombre.

Es muy interesante ver que aún Israel, pueblo que tuvo la


experiencia de que el verdadero Dios es invisible y sabía que
no debía hacer ninguna imagen o ícono que lo representara para
adorarle, cayó en esta práctica.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 113


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

En Éxodo 32 podemos ver un claro ejemplo de esto:

- Se hicieron unos becerros y dijeron “este es tu Dios que


te sacó de la tierra de Egipto”.
- Hicieron fiesta y derroche de algarabía.
- Comieron y bebieron.
- Danzaron al son de los instrumentos.
Es importante notar que todo culto de este tipo tiene los
mismos elementos: un objeto de adoración, comida, bebida,
música y desenfreno.
También debemos recalcar que este tipo de culto a imágenes
u objetos, es influenciado por Satanás y termina directa o
indirectamente en promiscuidad sexual.
Es a la práctica de atribuir poder a objetos, imágenes o
elementos y adorarles, que se llama “fetichismo”.
No fue una, sino varias veces que Israel cayó en prácticas
fetichistas. La influencia ejercida por los pueblos vecinos debido
a la tendencia de Israel a mezclarse con ellos, los extraviaba
constantemente:
- “Gedeón hizo un efod sagrado… pero pronto todos los
israelitas se prostituyeron al rendir culto a ese efod,
el cual se convirtió en una trampa para Gedeón y su
familia” (Jueces 8:27 NTV).
- La madre de Micaía hizo un par de imágenes para su hijo
y dijo que eran Dios (Jueces 17).
- Los israelitas también adoraron la serpiente de bronce
que hizo Moisés en el desierto (2 Reyes 18:4).

114 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

Podríamos escribir infinidad de páginas relatando y describiendo


las prácticas fetichistas del pueblo de Israel, de cómo los reyes se
mezclaban con los pueblos de alrededor y terminaban adoptando
sus costumbres paganofetichistas, resultando todo esto en una
ofensa al único, sabio, todopoderoso e invisible Dios.

¿Cómo es posible que el pueblo escogido por Dios terminara en


semejante estado de pecaminosidad? Es algo que sucede paso a
paso:

1. Se aparta de lo establecido por Dios (la Palabra de


Dios).

2. Por falta de conocimiento, ya que se aparta de la


Palabra, menosprecia los mandamientos, testimonios y
ordenanzas.

3. Crea sus propias definiciones e interpretaciones de lo


que es Dios y de lo que Él pide de su pueblo.

4. Mezcla lo que es de Dios con las costumbres de


religiones paganas.

5. Por no querer oír la voz de Dios, termina apartándose


de Él, y como resultado se va en pos de fetiches.

¿Pero puede suceder esto en nuestros días, considerando que


la Iglesia cuenta con la ayuda de Dios mismo en la persona del
Espíritu Santo? La respuesta es un enfático ¡¡¡ sí y no!!!

Pablo advierte en Colosenses 2:8-10: “Mirad que nadie


os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según
las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del
mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 115


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él,


que es la cabeza de todo principado y potestad”.

La Iglesia verdadera nunca se apartará permanentemente de


la verdad, pero hay personas que creen ser cristianos, a quienes
el enemigo de nuestras almas, poco a poco ha arrastrado hacia
prácticas fetichistas que varían de lo sutil a lo obviamente
absurdo.

Sucedió en un principio que ellos disimuladamente se


apartaron de la Biblia; luego, por desconocimiento, desplazaron
al Señor Jesucristo y enfatizaron a la persona del Espíritu Santo.

Muy pronto el desconocimiento se hizo idolatría, a lo


que se denominó “los moveres del Espíritu”; se reemplazó la
predicación bíblica en los púlpitos por una búsqueda espuria de
la manifestación de “la Gloria de Dios”, lo cual desembocó en
desenfrenos y desórdenes.

Algunos hicieron idolatría de las lenguas, y muy pronto el


hablar en lenguas se hizo más importante que conocer al Señor
Jesucristo y Su obra.

Se puso énfasis en milagros y señales, por encima de la


supremacía de Cristo; como resultado, los predicadores se
convirtieron en ilusionistas, los adoradores en motivadores, la
predicación de la Biblia en humanismo psicológico, los cultos
en momentos de desenfreno y algarabía, y como todo esto
solo dejaba más vacíos los corazones de modo que quedaban
insatisfechos, los pastores se volcaron al sincretismo religioso:

- Se tomó versículos y porciones bíblicas fuera de


contexto, y se los sincronizó con doctrinas metafísicas.

116 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

- El Evangelio fue reemplazado por charlas de motivación


y autoayuda.

- Se desplazó al Señor Jesucristo, en el nombre del


Espíritu Santo y se puso al hombre como el centro de la
predicación.

- Se hizo más importante al hombre y lo que éste habla,


que al Dios Todopoderoso y lo que dice en Su Palabra.

Como resultado hubo más vacío en el corazón de los


hombres, por lo que los predicadores se desviaron de la verdad
y entraron en lo que han denominado “Guerra espiritual”, y
entraron a una práctica abierta de hechicería.

Hojas de ruda, aceites, sal, miel y otros elementos, son


usados para realizar “limpiezas espirituales” en hogares, objetos
y hasta personas.

No bastando todo lo antes mencionado, los pastores


extraviados empezaron a vender todo tipo de elementos y
artículos con el absurdo argumento de “nuevas unciones”:

• Aguas traídas del Jordán con poderes milagrosos.

• Aguas ungidas a través de la oración en montes altos,


que sanan el cuerpo y refrescan el alma.

• Aceite de mirra y otras especies para ungir objetos y


personas.

• Miel de la revelación de nuevas doctrinas.

• Toque de shofar que invoca la presencia del Espíritu


Santo de la profecía.
“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 117
EL CRISTIANISMO FETICHISTA

• Pañoletas que proporcionan protección a quien las usa.

• Paños para danzas que invocan la presencia del Espíritu.

• Pañuelos impregnados con el sudor de los predicadores,


que al ponerlos sobre los enfermos, supuestamente
logran su sanidad.

• Tierra traída de Jerusalén para proteger el hogar.

• Trocitos de madera de la Cruz de Cristo.

• Cuadros de arcángeles colocados en las ventanas y


puertas, para supuestamente no permitir la entrada de
demonios.

• Unción con agua bendecida por el pastor, que al entrar


en contacto con la piel canaliza el “toque” del Espíritu
Santo.

• Leche con poderes curativos.

• Toques especiales de sanidad realizados por los


“ungidos”.

• Hasta patadas ungidas y relaciones sexuales “ungidas”


(entre hermanas miembros de la iglesia y el pastor).

Esto ha provocado un enfriamiento general que desemboca


en todo tipo de desenfrenos dentro de la Iglesia, y todo apunta a
que esto empeorará.

No sabemos qué cosas más provocará Satanás a que los


“cristianos” hagan por medio de la carne y del sistema de este
mundo.

118 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

En medio de estos acontecimientos surge una pregunta:


¿Hay alguna solución? , a la que también respondemos con un
enfático ¡¡¡sí!!!

La solución es la misma desde el principio del mundo:


fe verdadera en Dios, creyendo, dependiendo, viviendo y
enseñando Su Palabra.

La esencia del cristianismo no es otra cosa que


arrepentimiento provocado por el Espíritu Santo, quien nos guía
a depender de la voluntad perfecta de Dios Padre, revelada en
Su Palabra, ejecutada por medio de la obra del Señor Jesucristo,
haciéndose real en nosotros por medio del Espíritu Santo.

¡Necesitamos volver a la Palabra de Dios!

• Creer en esa Palabra como la máxima autoridad visible


para nuestras vidas.

• Someternos a Dios por medio de Su Palabra, viviendo


del modo que ésta establece que vivan los que son de Él.

• Confiar y depender de lo que hizo el Señor Jesucristo en


la Cruz del Calvario.

• Hacer todo lo que hagamos para la gloria de Dios.

• Vivir y enseñar la Palabra.

• Creer en el Evangelio, congregarnos con otras personas


que conozcan y vivan el verdadero Evangelio.

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.


Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 119


EL CRISTIANISMO FETICHISTA

las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros


corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se
convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante
del Señor, y él os exaltará.” Santiago4:7-10 (RVR).

120 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

Capítulo 12
EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

Windsor Alberto Ferreira Gonzales

“Jesús de Nazaret es el más grande socialista de nuestra era” .


Hugo Chávez, ex Presidente de Venezuela, abril de 2017.

Introducción73

Imagínese a Cristo como un revolucionario, lleno de


indignación por el sufrimiento de los pobres y alguien realmente
contestatario. Alguien que era un antiimperialista. Apareció en
su época para resaltar valores que luego el Che Guevara también
apoyaría. Jesús condenó a los ricos y dio su bienaventuranza a
los pobres en Lucas 6:21-25 (ver pasaje citado). Cristo estaba
dispuesto a la batalla en favor de los pobres contra los ricos.

De esta y de muchas maneras, con el aparente (ojo, solo


aparente) apoyo de pasajes de las Escrituras, se nos quiere
mostrar a Jesús como el primer socialista; alguien que estaba a
favor del pueblo por encima de todo.
73 En estas cortas páginas analizaremos la idea de un Cristo socialista. La idea de un Cristo capitalista
que quiere prosperidad para todos es desarrollada en otro capítulo de este texto.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 121


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

Los que defienden la idea de un “Cristo del Pueblo”, nos


dicen que el socialismo es bueno (después de todo, según ellos,
Jesús fue el primer socialista) y que el capitalismo es malo o
satánico. Muchos siguen esta idea, pero no tienen las cosas
claras sobre las definiciones de una u otra postura. Remitirse
a https://difiere.com/diferencia-capitalismo-socialismo/ para
revisar las diferencias entre una postura y otra.

El problema es cada vez más intrincado debido a la semejanza


de términos

Con la explosión de la Teología de la Liberación, a pesar


de no tener origen “evangélico”, muchos evangélicos, incluidos
pastores, han visto el fiel cumplimiento de la afirmación “la fe
sin obras está muerta”, dando lugar al cristianismo socialista. La
iglesia al servicio social como objeto principal. La idea de un
Cristo del Pueblo socialista/revolucionario se volvió poderosa.
Jesús ya no es único, sino un mero precursor de un Che Guevara,
o un Gandhi o, por qué no, uno de los líderes políticos de nuestra
época, en especial en Latinoamérica donde hace algunos años se
le ha dado cabida a la llamada izquierda.

El problema se agudiza para nosotros, pues muchos de


los términos que usamos en la Iglesia son similares a los de la
tendencia socialista, como por ejemplo, “justicia”, “pobres”,
“hambre”, etc.

Al hablar de Jesús el Cristo, se refieren a Él como un gran


revolucionario con una imagen definida:

122 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

Descripción de la imagen

• Se presenta a Cristo como un guerrillero listo a cambiar


el orden imperante por medio del discurso, las armas
y la fuerza. A Jesús no le da miedo usar “fusiles”, ni
“metrallas”, si es para el bien del pueblo y de la causa
revolucionaria.
• Un sucesor de este Cristo es el “Che Guevara”, a quien
además se lo presenta como un tipo de mesías, al punto
que sus seguidores afirman que el Che “vive en sus
corazones y late en su pecho”.
• Jesús se identifica con los pobres y con los oprimidos,
acompañándolos en su lucha contra los capitalistas,
identificados con las estructuras de pecado y opresión.
La fórmula define: quien es capitalista no está de lado de
Cristo.
• El Reino de Dios es para los materialmente pobres y
condena a los ricos capitalistas. Se plantea que Jesús:
o Vino a luchar por imponer nuevas condiciones
políticas y económicas.
o Murió como mártir de su propia lucha.
• Se considera a Jesús el ejemplo de la nueva lucha armada
que recluta gente para imponer un nuevo orden, donde
los proletarios tomen el poder para ir en contra del orden
imperante (escribas, fariseos, etc).
• Ignacio Ellacuría74, teólogo de la Doctrina de la
Liberación dijo: “Lo mismo que Jesús vino a anunciar
y realizar, esto es, el reino de Dios, es lo que debe
74 Ellacuría “Aporte de la teología dela liberación a las religiones abrahámicas en la superación del
individualismo y del positivismo” Revista Latinoamericana de Teología 10 (1987)

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 123


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

constituirse en el objeto unificador de toda la teología


cristiana”. Uniendo la idea del Reino de Dios con la
lucha del Pueblo.
• Cristo es alguien serio que no sonríe, debe estar molesto
por tanta injusticia en contra de los desprotegidos y
no necesariamente del pecado y sus consecuencias. Su
amor a los pobres lo hace siempre sufriente. Su empatía
es tal, que no puede negarse.

Origen de la imagen

• Esta imagen de Cristo surgió en Latinoamérica después


de la Segunda Guerra Mundial en el trasfondo de la
Guerra Fría. En Latinoamérica comenzaron a gestarse
ideas socialistas/comunistas como el modelo que el
Continente debería seguir por ser más justo con los
pobres, por tener una mejor distribución de la riqueza,
etc. Los pobres son bandera de este sistema; a Jesús
no le duele tanto la idea de una humanidad caída por
el pecado – sean ricos o pobres – sino de las injusticias
sociales y de la lucha de clases.
• Muchos grupos católicos y evangélicos, principalmente
de las denominaciones más antiguas, concordaron que
el socialismo tenía mucho que ver con el cristianismo.
Como expresó Ernesto Cardenal, sacerdote y poeta
católico de origen nicaragüense: “Para mí el cristianismo
es el cristianismo de los evangelios, un cristianismo
desfigurado a través de los siglos, pero que en esencia
es auténticamente revolucionario. En América Latina
somos ahora varios sacerdotes, religiosos o teólogos que
124 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”
EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

hemos comprendido que el cristianismo y el marxismo


no son incompatibles sino que, al contrario, tienen una
meta común: el Reino de Dios en la tierra, como lo
denomina el evangelio y la sociedad comunista perfecta,
según el marxismo”.75
• Así, Cristo se convirtió en la bandera de un movimiento
denominado la “Teología de la Liberación”, que fue
el trasfondo ideológico para que miles de personas
en diferentes países lucharan contra sus gobiernos en
nombre de Cristo (sin predicar el verdadero Evangelio),
tratando de imponer un nuevo orden social – igualitario
que identificaron con el Reino de Dios.
Jon Sobrino, teólogo católico argentino expresó: “Fe en un Dios
del reino incluye esencialmente, y de manera en que no los
explicitan otras teologías, la memoria de Jesús, su seguimiento,
la praxis utópica y profética que se encarga de la historia para
revertir su rumbo y transformarla, y el destino del siervo de
cargar con la historia para salvarla.” 76

Consecuencias históricas de esta imagen

• A Jesús se lo identificó con una ideología política y fue


convertido en una bandera para la guerrilla socialista.
No se predicó el Evangelio bíblico de la Paz, sino un
Evangelio de la Revolución que no salva a nadie de la
ira de Dios.
• Los evangélicos se dividieron entre los conservadores
que, en general, siguieron la corriente norteamericana de
75 Paul Borgerson, Jr. Hacia el hombre Nuevo: Poesía y pensamiento de Ernesto Cardenal, Tamasis Books
Limited, London1984)
76 Jon Sobrino, La Centralidad del Reino de Dios, San Salvador.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 125


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

mirar todo lo socialista como demoniaco, y en pequeños


grupos cristianos socialistas que produjeron mucha
literatura.
• En su momento, el ex presidente Hugo Chávez elaboró
su propia versión del Cristo socialista para promocionar
su modelo de gobierno y lograr el apoyo de los sectores
cristianos de su población. Otros líderes políticos hicieron
lo mismo, y a pesar de sus grandes blasfemias, reclutaron
en sus filas a cristianos de diferentes denominaciones.5

Imagen bíblica de Cristo

La pregunta que debemos responder es: ¿Hubo algo de


revolucionario en Jesús? Y la respuesta es “Sí” en un sentido,
y “No” en otro sentido. Les pido leer atentamente y buscar los
pasajes bíblicos señalados.

Sí, porque…

Sí, porque su mensaje fue revolucionario en el sentido de oponer


el pecado y las prácticas comunes de este mundo, y llevar a las
personas al arrepentimiento y a Dios. Mateo 5-7.

Sí, porque su manera de tratar a las personas no fue discriminadora


sino inclusiva. Juan 4.

Sí, porque por medio de su vida y hechos nos mostró al Padre a


pesar del desagrado de la mayoría. Juan 14.

• La revolución que efectuó Jesús dio como resultado


vidas transformadas antes que países, aunque estas vidas
posteriormente afectarían también lo político y social.

126 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

No, porque...

No, porque nunca propició una revolución armada, sino enfatizó


que eran bienaventurados los pacificadores. Mateo 5:9; Juan
18:11.

No, porque Jesús enfatizó que su reino no es de este mundo.


Juan 18:36.

No, porque, aún después de haber sufrido una detención ilegal,


no respondió en defensa personal o con fuerza y fue llevado
como cordero a ser sacrificado por nuestra redención. Isaías 53.

No, ya que cuando vimos a Jesús volcando mesas en Marcos


11:17, lo hizo para purificar el templo porque habían convertido
la casa de Dios en cueva de ladrones.

Claro está que Cristo no fue el primer socialista, sino el


Único Cristo.

Aplicaciones

 Si hoy vamos a presentar a Cristo a la gente, debemos


presentar al Cristo bíblico.

 No es correcto usar a Jesús como bandera de ninguna


postura política, ya que el objetivo de ésta es cambiar la
verdadera esencia de la persona y sin ver el carácter de
Jesús, distorsionando el mensaje central de la Biblia.

Jesús hizo énfasis en la transformación de las personas para así


influir en las naciones.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 127


EL CRISTIANISMO REVOLUCIONARIO

128 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

Capítulo 13
EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

Pablo James

“Todo en este mundo está cambiando: la sociedad está


cambiando; la cultura está cambiando; los valores están
cambiando. ¡Pero la Palabra de Dios nunca cambia! La Verdad
perdura”. Steve Lawson

Últimamente la iglesia evangélica se ha visto afectada


por una fuerte tendencia de abandonar la Biblia como la base
de la autoridad para lo que creemos y practicamos. En vez de
basarnos en lo que Dios dice en Su Palabra, muchos se mueven
por experiencias, sueños, encuentros angelicales, costumbres, y
palabras extra-bíblicas que las personas dicen recibir directamente
de Dios. Por ejemplo, el libro “Noventa Minutos en el Cielo”
escrito en 2004 que ha vendido 6 millones de copias relata la
experiencia de un hombre (Donaldo Piper) que pasó 90 minutos
en el cielo con Dios después de morir. No estoy cuestionando la
honestidad de lo que Donaldo relata. Mi preocupación va más
allá; va hacia el fondo de, ¿cómo decidimos en qué creer? Por

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 129


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

ejemplo, ¿cómo llegamos a saber que Dios existe?, ¿qué hay


un cielo?, ¿cómo es el cielo, cómo ser salvos? ¿Basamos lo que
creemos en lo que nos dice un autor en su relato, o lo que Dios
dice en Su Palabra?

La diferencia entre el cristianismo con Cristo y el


cristianismo sin Cristo radica en cómo llegamos a entender
y establecer lo que es verdadero. Dios establece que hay una
sola fuente confiable de información para todo lo que es fe y
doctrina; ésta es la Palabra de Dios. Solo Dios tiene la verdad
eterna, perfecta, infalible. Si la fuente de la información es una
persona, no es nada más que una opinión personal. Pero si Dios
lo dice, podemos confiar en lo que dice. Confiamos porque viene
del Autor de la vida. El autor de cualquier cosa es la autoridad
sobre ese asunto. Suya es la autoridad por ser el autor. De la
misma manera, puesto que Dios es el Autor de la vida, Él tiene
autoridad sobre todo lo que concierne a la vida. Si queremos
entender lo que es la vida, tenemos que entender Su Verdad.
La fuente para entender la información correcta sobre cosas
transcendentales, es la autoridad del Libro de Dios.

Por lo tanto, lo que todo esto significa es que Dios en Su


soberanía ha establecido que la Biblia es la única fuente de
autoridad para todo lo que es la fe y su práctica en la vida del
creyente. Algunos piensan que la Biblia es solamente una de
las fuentes importantes de instrucción y ánimo para el cristiano
entre varias, pero según Dios es más que esto; es la única fuente
de autoridad para la fe y su práctica en la vida de los hijos de
Dios. Esta afirmación se sustenta en lo que Pablo explica en
1ª Corintios 14:29, instruyendo a la congregación a juzgar lo
que alguien en la iglesia profetiza. Esta instrucción nos muestra

130 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

dos verdades importantes: 1) El que da una profecía se puede


equivocar en lo que dice, y 2) La norma para determinar si lo
que dice es correcto, es la Biblia. Entonces la Biblia no solo es
un buen referente, es autoridad de Dios para el creyente en todo
lo que es fe y práctica de fe.

Por otro lado, podemos afirmar que al observar y analizar


la experiencia humana aprendemos ciertas verdades sobre el
mundo natural y moral. No obstante, para conocer y entender
las verdades espirituales (Dios, pecado, salvación, santificación)
solo podemos acudir a Dios mediante Su revelación que es la
Biblia. No hay otra manera de tener conocimiento certero
sobre cosas transcendentales (este es el mensaje de Pablo en I
Corintios I-2; énfasis en 2:14). Aparte de la obra del Espíritu
Santo iluminando lo que Él ha revelado en las Escrituras, nadie
más será justificado, santificado y glorificado. En Juan 8:31-
32, Jesús dice: “Si permanecen en Mi Palabra, verdaderamente
son Mis discípulos;  y conocerán la verdad, y la verdad los hará
libres.”

Por lo tanto, solo sabremos si algo es verdad o falso


conociendo la Verdad de la Palabra de Dios. Esto significa
que si uno eleva los sueños, visiones, experiencias y profecías
angelicales al mismo nivel de la Biblia para decidir cómo vivir,
estaremos expuestos a los mismos errores que llevaron a muchos
otros a inventar todas las falsas religiones y herejías del mundo.

La autoridad de la Palabra de Dios

La historia de la Iglesia señala un sinfín de errores que


cometieron las personas al intentar sustituir la autoridad de
la Biblia por sus experiencias, ritos y opiniones. Un ejemplo

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 131


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

trágico de esta errónea yuxtaposición quedó registrado en


la historia cuando en el tiempo medieval, la Iglesia llegó a
olvidar e ignorar la Biblia. Este error ocasionó que la iglesia se
volviera una institución totalmente confundida, mal-enfocada y
desconfiable al adoptar y anteponer las tradiciones humanas por
encima de la Escritura. En esa crisis, Dios usó una revolución
bíblica conocida como la Reforma, para volver la iglesia a Cristo
y a su centro en el evangelio.

En esencia, la Reforma fue la reacción en contra de los


abusos anti-bíblicos de la iglesia católica romana en esos años.
Los reformadores tenían un solo deseo: honrar a Cristo volviendo
la mirada a las bases bíblicas y su centro en el evangelio para
exaltar la gloria de Dios. El núcleo y corazón de la Reforma
se basó en encontrar la respuesta a la pregunta: ¿cómo pueden
hombres y mujeres pecadores tener una relación con Dios, ser
recibidos y aceptados en Su familia? Este cuestionamiento
ocupaba la mente del joven Martín Lutero y causaba que su
mente se sintiera angustiada. Cuando Lutero descubrió en el
contenido de la Biblia que la Justificación No es un diploma que
ganamos por nuestro esfuerzo (como enseñaba la iglesia), sino
que es el acto jurídico de Dios que por gracia depositó la justicia
de Cristo en el pecador, Lutero declaró: “Nací de nuevo y entré
en el mismo paraíso”.

La Reforma devolvió la autoridad de la Biblia al creyente,


afirmando que tanto la obra de la justificación, (para entrar en
una relación con el Dios Santo), como el poder de la santificación
(para andar en una relación con el Dios Santo) como el poder
de la santificación vienen de Dios. De esta manera, miles de

132 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

personas pudieron edificar sus vidas bajo la autoridad de la Biblia


y declararon que al ser la Biblia la Palabra de Dios, ésta es:

• Autoridad para sus vidas.


• Veraz (es la verdad de Dios).
• Inspirada (revelada por Dios).
• Infalible (verdad y sin errores en todo lo que dice; en su
forma original).
• Suficiente (debemos usarla y aplicarla en cualquier
circunstancia y en todo tiempo).

La necesidad de volver a la Biblia

Lutero y los otros reformadores respondieron a los errores


doctrinales que llevaron a la mala práctica (indulgencias, venta
de cargos oficiales en la iglesia, salvación por obras, el culto a
los ángeles y a María) llamando a todos a volver a la Biblia y
su centro en el evangelio. Hoy en día estamos enfrentando una
crisis tan peligrosa como la del tiempo de oscuridad espiritual
antes de la Reforma, y la urgente necesidad es que volvamos a la
autoridad de la Biblia, al igual que ellos lo hicieron.

Para entender cómo dirigir nuestra mirada a las Escrituras,


nos referiremos a cinco principios bíblicos que los reformadores
identificaron para edificar una fe verdadera:

1. Solo la Biblia es la autoridad de Dios

No hay otra autoridad en la que podamos sustentar nuestra


fe y nuestra vida. La Biblia, y solo la Biblia, es el estándar que
se debe usar para medir cada enseñanza, práctica, convicción
y tradición en la iglesia. Dios dice en 2 Timoteo 3:16-17 que

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 133


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

“Toda la escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar,


para redargüir, para corregir, y para instruir en justicia, a fin de
que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para
toda buena obra.” Este versículo habla del origen, la verdad,
la autoridad, y la suficiencia de la Biblia. La Reforma se basó
y creció bajo esta elemental convicción. Cabe mencionar que
esta fue la razón por la cual el 28 de enero de 1521, cuando
los líderes católicos demandaron a Lutero en la denominada
“Dieta de Worms” a retractarse de todo lo que había escrito y
enseñado en contra de la institución católica, él respondió: “…
mi conciencia continúa cautiva de la Palabra de Dios. Ni puedo
ni quiero retractarme de nada, porque no es ni seguro ni honrado
actuar en contra de la propia conciencia”.

Toda otra enseñanza que no se basa en la Biblia, inclusive


que pueda provenir de seres espirituales o supuestas experiencias
personales en el cielo o el infierno para la toma de decisiones,
no son autoridad (pues no provienen del autor de la Biblia, Dios
mismo) y no pueden ejercer influencia sobre la iglesia y la vida
de los creyentes.

2. La salvación es solo por la gracia de Dios

Esto significa que somos salvos solo por la libre y


soberana gracia de Dios. No es por nuestra bondad y capacidad
de salvarnos; se trata completamente de Su perfecta justicia
aplicada a nosotros que creemos en Él. La base bíblica de esta
afirmación es Efesios 2:8-9: “Porque por gracia habéis sido
salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que
es don/gracia de Dios; NO por obras para que nadie se gloríe”
(LBLA). Este versículo muestra la necesidad de la obra de Dios
en nuestra salvación, puesto que todos somos pecadores. Nuestro
134 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”
EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

pecado significa que la ira de Dios está sobre nosotros. Si no


entendemos la gravedad de nuestra situación, es porque nuestro
pecado nos enceguece. La Palabra de Dios dice que somos
incapaces de salvarnos a nosotros mismos, puesto que ninguno
es justo por sí mismo. La salvación requiere el milagro de Dios
que da vida espiritual a personas muertas espiritualmente. Esto
significa que necesitamos el milagro de Dios para rescatarnos y
darnos vida. Solo Dios es capaz de llevar esto a cabo. Jesús dijo
que nadie viene a Él si el Padre no lo llama. Jesús vino a hacer
para nosotros lo que nosotros no podíamos hacer por nosotros.
Él murió para el perdón de nuestros pecados en la cruz del
Calvario. Es Su sangre derramada en sacrificio como Perfecto
Cordero de Dios que quita los pecados, nos libera de la justa ira
de Dios, y da vida espiritual. ¡Recibimos vida y perdón por la
gracia de Dios! La Salvación no viene por obras propias, más
esfuerzo, más religiosidad, o por una relación con los ángeles,
ser poseedor de dones espirituales o cualquier otra experiencia.
Es solo por Su gracia.

3. La Salvación viene tan solo por la fe, y no por nuestras obras

La Biblia dice en Romanos 3:27-28: “¿Dónde está, pues,


la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿La de las obras?
No, sino por la ley de la fe. Porque concluimos que el hombre es
justificado por la fe de la ley”. Gal 2:16 afirma la misma verdad:
“Sabemos que el hombre no es justificado por las obras de la
ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos
creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe
en Cristo, y no por las obras de la ley; puesto que por las obras
de la ley nadie será justificado”. La Biblia declara que somos

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 135


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

justificados por la fe en Cristo, y por nuestras buenas obras. Es


por la fe en Cristo que Dios aplica Su justicia a nuestras vidas.

4. Solo Jesús salva

Solo Jesús puede salvar - Su muerte en nuestro lugar en la


cruz es suficiente para lograr el perdón de nuestros pecados y
nuestra reconciliación con Dios para todos los que confiamos
en Él. Esto significa que no hemos predicado el Evangelio si
no hemos declarado la redención de Cristo, Su Resurrección,
y la necesidad de confiar tan solo en Su obra para salvarnos. 2
Corintios 3:5 dice: “…no que seamos suficientes en nosotros
mismos para pensar que cosa alguna procede de nosotros, sino
q nuestra suficiencia es de Dios.” Esta es la razón por la cual
Lutero dijo: “Debo escuchar el Evangelio todos los días porque
solo el Evangelio me dice que la salvación no depende de lo que
yo he hecho para Dios, sino de lo que Cristo el Hijo de Dios ha
hecho por mí”. Solo Jesús salva porque solo Jesús dio Su vida
extendiendo Su gracia a personas “muertas en nuestros delitos y
pecados” (Efesios 2:1). “Cristo es el justo y el que nos justifica”
(Romanos 3:26). Solo Jesús salva.

5. La gloria va solo a Dios

Los reformadores enseñaron esta verdad bíblica con el fin


de contrarrestar la práctica de la veneración a María, en el culto
a los ángeles y en todo tipo de idolatría a santos canonizados que
existían en ese tiempo. Esta es una verdad central en la Escritura,
que toda la gloria pertenece solamente a Dios, porque solo Dios
es Autor de la salvación. Como cristianos debemos siempre
magnificarlo a Él y vivir nuestras vidas en dependencia de Él
y bajo Su autoridad, dándole a Él toda la gloria como nuestro

136 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

más importante motivo de vivir. Los protestantes creían que


ningún ser humano (aun las personas canonizadas por la iglesia
católica) era digno de la Gloria que se debe a Dios. También
creían que ningún ser espiritual o ángel debía ser glorificado
como Dios, sino que todos en humildad debemos reconocer
que todo lo que hacemos y logramos es debido a la gracia de
Dios. Pablo concluye su explicación de la obra salvadora de
Cristo en Rom.11:33-36, afirmando que todo es para la gloria
de Dios, “¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y
del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios
e inescrutables sus caminos! Pues, ¿Quién ha conocido la
mente del señor?, o ¿quién llego a ser su consejero? , o
¿quién le ha dado a él primero para que se le tenga que
recompensar? Porque de Él, por Él y para Él son todas las
cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén” (LBLA). ¡¡Solo
Dios es digno de nuestra adoración!!
Estas cinco verdades (Sola Escritura, Sola Gracia, Sola Fe,
Solo Cristo, y solo Gloria a Dios), resumen el fundamento bíblico
para una fe basada en Cristo. Sobre éstas la Reforma Protestante
se edificó y creció. Estos definen el corazón del cristiano bíblico
y el criterio para evaluar la verdad y la fidelidad a Cristo.
En contraste, el cristianismo sin Cristo ha perdido su
rumbo, porque ha perdido su enfoque en Cristo y Su Palabra de
autoridad. Deshonra a Dios menospreciando la obra de Cristo,
inventando su propio mensaje en vez de aferrarse al mensaje
de Dios. Ha aceptado otra autoridad; es por esto que tiene otro
enfoque (prosperidad, política, humanismo, materialismo,
pseudo-espiritualidad, culto a los ángeles y toda clase de
idolatría). Este no solo es un problema de la iglesia Católica
Romana, también ocurre en muchas iglesias protestantes.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 137


EL CRISTIANISMO QUE ABANDONÓ LA BIBLIA

Pablo advierte que no seamos sacudidos por las olas y


llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina. Porque
cayendo en esto, Dios y Su gloria siempre son removidos del
centro y son reemplazados con la gloria del hombre, realización
personal, auto-satisfacción. La iglesia en los últimos años ha
dejado a un lado el armamento más poderoso que Dios nos ha
dado para su avance, Su Palabra, y lo ha reemplazado con cosas
pobres que ni siquiera afectan al enemigo. La consecuencia es
que estamos en peligro de dejar de ser sal y luz en este mundo
para Cristo.

Pablo dice en 2 Corintios 10:3-5: “Somos humanos, pero


no luchamos como lo hacen los humanos. Usamos las armas
poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas
del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos.
Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la
gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y
enseñamos a las personas a obedecer a Cristo”.

Era el deseo de Pablo honrar a Cristo siendo fiel a Su Palabra,


era la principal motivación de su ministerio. Dice en Hechos
20:24: “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use
para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús, la tarea
de contarles a otros la Buena Noticia acerca de la maravillosa
gracia de Dios.” ¡Que Dios levante una nueva generación de
siervos con el mismo compromiso y pasión de honrar a Cristo,
siendo fieles a Su Palabra, para impactar este mundo y la iglesia
para que vuelva a Cristo!

138 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

Capítulo 14
CRISTIANISMO BÍBLICO
Jeff Mills
Quiero que pienses conmigo, qué es una paradoja. Una paradoja
es una declaración que parece contradictoria; sin embargo, es
verdad. G.K. Chesterton dijo que una paradoja es “una verdad
que está de cabeza batiendo sus piernas para llamarnos la
atención”.
El evangelio (las Buenas Nuevas) que la Biblia proclama, es una
paradoja. El evangelio es profundamente sencillo y al mismo
tiempo es sencillamente profundo. Estas son algunas de sus
paradojas:
1. El ultimo será el primero / el primero será el ultimo
2. El que se exalta será humillado / el que se humilla será
exaltado.
3. El que pierde su vida para la causa de Jesús salvará su vida.
4. La Biblia fue escrita por autores humanos y al mismo tiempo
es inspirada por Dios.
5. Jesucristo es 100% Dios y 100% hombre.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 139


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

6. Jesucristo es el Creador quien se hizo una criatura.


7. El poder de Dios se perfecciona en la debilidad humana.
Presten atención a este último punto, es una verdad maravillosa,
que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad humana.
Esta verdad permitió a Pablo declarar, “Cuando estoy débil,
estoy fuerte”.
La verdad de que el poder de Dios se revela en la debilidad
humana es un tema central en toda la Biblia. Cito algunos
ejemplos:
1. Moisés, cuando Dios lo llamó sacar a Israel de Egipto dijo,
“Soy lento para hablar; por favor Señor envía a otra persona”.
– Aquí se ve el poder de Dios en la debilidad humana.
2. Gedeón, cuando Dios lo llamó a dirigir a Israel a la batalla
dijo, “¿Cómo puedo yo salvar a Israel? Mi familia es la más
pobre en Manasés, y yo el menor de la casa de mi padre.” –
Aquí se ve el poder de Dios en la debilidad humana.
3. Jeremías, cuando Dios lo llamó dijo, “Dios soberano, no sé
cómo hablar; soy un niño”. – De nuevo el poder de Dios en
la debilidad humana.
4. En la vida de los Apóstoles en Hechos 4, cuando el Sanedrín
vio el coraje de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres
comunes sin nivel de educación que ellos tenían, estaban
asombrados – de nuevo el poder de Dios en la debilidad
humana.
5. Finalmente el Apóstol Pablo escribe en 2 Corintios 10:10
que su presencia física es poco impresionante y su manera
de hablar menospreciable; sin embargo Dios usó al Apóstol
Pablo para escribir la mayor parte del Nuevo Testamento,
más que cualquier otro autor humano. Este es el poder de
Dios en la debilidad humana.

140 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

Un autor dijo, “Dios se magnifica cuando faltan los recursos


humanos o cuando las personas abandonan su confianza en su
propio poder. En toda la historia Dios ha escogido usar a personas
que no tenían grandes habilidades o recursos para demostrar que
la victoria es de Dios. La demostración del poder y la gracia de
Dios viene cuando las personas reconocen su falta de confianza
en sí mismos y en sus propias habilidades y recursos”.
La paradoja del poder de Dios en la debilidad humana
efectivamente es la esencia del evangelio. Reconocer nuestra
debilidad es esencial para andar en Cristo y para servir a Cristo.
Se ve esta convicción en la vida de Pablo cuando dice, “Pero
tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria
grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros.” (2 Corintios
4:7 LBLA). En este versículo se ve que la debilidad humana es
el contexto verdadero para la solución verdadera de Dios (esta
solución es el evangelio). Así que, en 2 Corintios 4:7-12 Pablo
explica la Prioridad, Patrón y Plan de Dios en nuestra debilidad
humana.
1. La Prioridad de Dios en nuestra debilidad
Pablo escribe en 2 Corintios 4:7 que “tenemos este Tesoro
en vasos de barro para (demostrar) que la extraordinaria
grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros”. Pablo
explica que la prioridad de Dios es glorificar Su Nombre. Él
hace esto mostrando que el poder del evangelio no está en el
mensajero sino en el mensaje. ¡¡El verdadero poder del evangelio
está en el Señor Jesucristo!! Observa que Pablo comienza este
pasaje en el versículo 7 con la palabra “pero”, él hace esto para
marcar el contraste entre la gloria del evangelio con la debilidad
de los vasos de barro (vasos de barro refiere a ti y a mí como
creyentes). Esta metáfora de vasos de barro es interesante, y
tiene 2 significados. Uno es que el tesoro representa la luz de
la gloria de Dios en el rostro de Cristo (es decir, en la persona
de Cristo) quien es el único camino al cielo, el único Salvador,

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 141


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

y el único tesoro más precioso. Apuntar a Cristo siempre es el


propósito de Dios.
Así que, este tesoro que Pablo describe es el evangelio, las
Buenas Nuevas. Todas las religiones del mundo declaran, “Yo
obedezco; por ende soy aceptado por Dios”. Esa aceptación
es lograda por esfuerzo humano; es salvación en base a logros
humanos. Solo el evangelio dice, “Soy aceptado; por ende
obedezco”. Soy aceptado por lo que Dios, el Hijo hizo por mí;
es por esta razón que obedezco. Esta es una aceptación lograda
por Dios y cumplida por Dios. Todas las religiones involucran
algún tipo de mérito humano, haciendo algo para Dios, logrando
algo para Dios para merecer Su aceptación. Sin embargo el
evangelio es 100% Dios haciendo para nosotros lo que jamás
podemos lograr por nosotros mismos. Es el Hijo, Jesucristo
tomando nuestro castigo y en cambio, dándonos Su justicia por
medio de la fe.
No olvidemos que el mensaje central de la Biblia es el
evangelio. Toda la Biblia tiene a Cristo como el enfoque y el
mensaje central. El Antiguo Testamento anuncia la llegada del
Salvador Jesucristo; el Nuevo Testamento presenta y proclama
a este Salvador, Dios, el Hijo Jesucristo, quien es el evangelio.
Conocemos de la gloria de Dios cuando reconocemos y nos
damos cuenta quién es Jesús y lo que Él ha hecho. Jesucristo,
el Creador del universo, se hizo carne. El Creador se hizo una
criatura para que Jesús pueda vivir una vida perfecta. Solo Él
podía hacer esto para que sea el sacrificio perfecto para nuestros
pecados (no Sus propios pecados porque Él era sin pecado), sino
por los pecados de las criaturas – por tus pecados y mis pecados.
¡Este es el tesoro! ¡Este es el evangelio! ¡Este es Jesucristo!
La lógica de este tesoro, el evangelio comienza con Dios.
Él es perfecto; esto hace que Él no puede estar en una relación
con criaturas imperfectas. Todos nosotros somos imperfectos y
pecadores. Estas son las malas noticias. Este mensaje es contra-

142 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

intuitivo, puesto que todas las religiones y todos los “ismos”


del mundo incluyendo el cristianismo cultural son sistemas que
proclaman que cómo criaturas puedan hacerse aceptables ante
Dios mediante su propio esfuerzo y merito humano; este es el
hombre haciendo algo para Dios. El problema es nuestro pecado
que nos hace incapaces de producir nuestra propia perfección.
Todos reconocemos que, aunque podemos mejorarnos alguito,
es imposible hacernos perfectos. Y perfección es la norma (o
requerimiento) de Dios.
El cristianismo bíblico (las Buenas Nuevas) dice que Dios
el Hijo, Jesucristo, vivió una vida perfecta para que Jesús sea el
sacrificio perfecto para nuestros pecados. Jesús toma el castigo
que nosotros merecemos; en cambio Él le da a todo aquel que
confía en la muerte de Jesús, Su perfección. Esto permite a
todos los que confían en Jesús el nuevo nacimiento en Dios y la
capacidad de crecer en esta relación personal con Dios el Padre
para ahora y durante toda la eternidad. Jesús, el Hijo de Dios,
hace a favor de nosotros lo que nosotros jamás podemos hacer
para nosotros mismos – Él nos hace aceptos a Dios. Esta es una
salvación lograda por Dios – es lo que Dios hace a favor nuestro.
En esto podemos ver que la decisión más importante que
podemos hacer en esta vida es, si confiamos en lo que hacemos
para Dios (algún “ismo”), o si confiamos en lo que Dios hizo
por nosotros.
La segunda parte de la metáfora es vasos de barro. En la
primera parte es Dios quien hace toda la obra; en la segunda
metáfora Dios explica cuál es nuestra parte. Tiene que ver con
lo que somos. Dios dice que somos vasos de barro. Vasos de
barro eran comunes en las casas en el primer siglo, eran baratas,
frágiles, hasta débiles. Cada casa los tenía puesto que el costo
para comprarlos era bajo. La gente los usaba para guardar todo
tipo de cosas. En sí, el vaso de barro no tenía mucho valor por
sus características débiles y baratas. Sin embargo eran de mucha

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 143


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

utilidad cuando eran limpios, disponibles y vacíos. En el primer


siglo era común guardar cosas de mucho valor dentro de ellos,
pensando que un ladrón no buscaría adentro para encontrar
cosas de valor. Es como un amigo que tengo, él es un hombre de
negocios de mucho éxito. Una vez lo vi sacando de su bolsillo
cientos de dólares envueltos de una servilleta. El valor no era
la servilleta, sino lo que contenía. De la misma manera, el
valor del vaso de barro y el propósito de Dios para Sus hijos se
encuentra en lo que contenemos – el evangelio. ¡¡El punto no
somos nosotros!! Esta verdad movía la vida del Apóstol Pablo,
y debería motivarnos en nuestra vida como creyentes en Cristo.
Porque esta verdad identifica lo que somos en Cristo Jesús.
Somos mensajeros del evangelio. Esta es nuestra identidad.
¿Te das cuenta? ¡Ser mensajeros del evangelio es lo que
significa ser un vaso de barro! Significa que somos débiles;
somos imperfectos. Nuestro valor en Cristo se encuentra en lo
que contenemos. En la segunda mitad del versículo 7 Pablo
explica cuál es el expreso propósito de Dios colocando Su
Tesoro (la luz del evangelio) en criaturas débiles. ¿Por qué lo
hace? Lo hace para demostrar que la extraordinaria grandeza
del poder pertenece a Dios y no viene de nosotros. Si mis otros
amigos hubieran visto la servilleta de mi amigo, no habrían
sido impresionados por la servilleta. Nadie diría, “Yo quiero
una servilleta como él la tiene”. Porque no hay mucho valor en
una servilleta. De la misma manera, si Dios hubiera escogido
colocar Su tesoro en personas fuertes y capaces, habría sido
grave para criaturas pecaminosas puesto que somos orgullos y
confiamos en nosotros mismos y somos egoístas por naturaleza.
Que trágico cuando vemos a un creyente orgulloso. Cuando esto
nos pasa y nos volvemos orgullosos y autosuficientes, somos
no-usables para cumplir el propósito por el cual Dios nos creó.
Así que si un cristiano es arrogante, es porque no entiende esta
verdad fundamental sobre nuestra identidad en Cristo y lo que
es el evangelio.

144 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

El mensajero no es lo más importante. Es importante que


entendamos esta verdad tan crucial. Lo más importante no es el
mensajero sino el mensaje, el evangelio de Jesucristo. Uno de los
errores de la iglesia en Corinto era su enfoque en los mensajeros,
los falsos profetas atacando a Pablo. Eran personas atractivas,
que se comunicaban lindo, convenciendo a la gente, igual como
pasa hoy en día. Ellos criticaban a Pablo diciendo que sus
sufrimientos y encarcelaciones y debilidades eran las evidencias
de que él no tenía la aprobación de Dios sobre su vida. Entonces
ellos convencieron a los corintios de que si el mensaje de Pablo
fuera de Dios, él sería más impresionante, se presentaría menos
obstáculos, tendría menos dificultades. Por esto Pablo dice en el
versículo 7, “Ustedes no están pensando bíblicamente. Debido
al valor inestimable del mensaje, el mensajero debe ser débil y
frágil, o distraeremos a la gente para que no vean el mensaje. Es
decir, atraeríamos a la genta a nosotros y no verán el evangelio
y perderán el tesoro sin valor.”
No olvidemos que el evangelio se trata de una Persona, la
Persona del Señor Jesucristo. Solo se trata de Él, quien es Él
y lo que Él ha hecho. Entonces nos equivocamos si nosotros
nos volvemos el centro de atención, porque solo somos los
mensajeros. Solo somos vasos de barro; solo somos la servilleta.
Y si empezamos colocándonos en el centro pensando que somos
importantes y confiando en nuestra habilidad y confiando
en nuestra elocuencia, y nos llenamos de orgullo, entonces
terminamos inútiles para Cristo. Debemos arrepentimos
todos los días de esta tendencia y tentación puesto que cada
persona es orgullosa. Solo en Cristo podemos reconocer que
somos orgullosos y arrepentirnos de este pecado. Con la ayuda
de Cristo podemos vaciarnos de este pecado confesando y
arrepintiéndonos, y pidiendo Su gracia para andar llenos de
Cristo y de Su Espíritu Santo – solo así seremos instrumentos
útiles en Sus manos. Creyentes no somos fuertes en nosotros
mismos. No somos más que vasos débiles. El poder para

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 145


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

salvación está en Dios. El poder para transformación hacia la


imagen de Cristo está en Dios. Ser vasos débiles en el propósito
de Dios, nos permite experimentar el verdadero poder del
evangelio cuando somos débiles, para distribuir el verdadero
poder (que es de Dios) a otros.
¿Entiendes que debilidad es una ventaja si nuestro propósito
y deseo es la gloria de Dios? Nos permite ser instrumentos
eficaces en Sus manos para que otras personas conozcan al
Señor Jesucristo y el evangelio.
Pablo era tan útil en las manos de Dios porque él sabía
que era menos que el más pequeño de todos los santos.
Verdaderamente creía esto; verdaderamente se veía como el
mayor de todos los pecadores. Esto era la clave de su utilidad,
y lo mismo pasa con cada creyente. Debilidad, que era la clave
para la utilidad en la vida de Pablo, es la clave para utilidad en
la vida de cada uno de nosotros hoy en día. Para Pablo y para
cada creyente (los que somos vasos de barro), es necesario cada
día que Cristo crezca y que nosotros disminuyamos muriendo
a nuestro pecado. Haciendo esto, Dios nos limpia vaciándonos
de nosotros mismos, y nos llena más y más de Cristo, para que
seamos más útiles para Cristo.
Alguien una vez explicó cómo un hombre que Dios usó
grandemente en ministerio fue usado tanto por Dios en su vida.
Dijo, “El Señor miró desde el cielo y dijo, ‘Dónde puedo encontrar
al hombre más débil y pequeño en la tierra’; y vio a este siervo
y dijo, ‘Este es uno que no se llenará de orgullo. El entiende que
estoy usándolo expresamente por su insignificancia”.
¡¡Esta es una paradoja!! Y cuando nosotros nos volvamos
instrumentos débiles, esto asombrará al mundo porque el mundo
solo piensa en términos de habilidad y gloria humana. Debilidad
es una ventaja si la gloria de Dios es nuestra meta. Nuestra
debilidad presenta oportunidades para demostrar y presentar el
evangelio.

146 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

2. El Patrón de Dios en nuestra debilidad


Después de explicar el propósito de Dios en nuestra
debilidad en el versículo 7, Pablo presenta el patrón de Dios en
debilidad en los versículos 8-9. Dice, “Afligidos en todo, pero no
agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero
no abandonados; derribados, pero no destruidos” (2 Corintios
4:8-9 LBLA). Aquí vemos el patrón de poder en la debilidad.
Así actúa Dios – este es Su patrón. Se ve este patrón en la
vida de Pablo, cómo Dios lo rescató en su dificultad una y otra
vez. Los falsos profetas de Corinto presentaban un evangelio
diferente (lo cual no es el evangelio de Cristo). Ellos decían,
“Vengan a Cristo y se sanarán; tendrán éxito, tendrán felicidad,
tendrán riquezas materiales”. Pero Pablo demuestra la falencia
de estas mentiras explicando que los vasos frágiles tienen
dificultades. Los conflictos son la norma para vasos frágiles. Los
falsos profetas no admitían debilidad, querían que todo el mundo
piense lo mejor de ellos. Ellos hicieron esto porque su deseo era
exaltarse a sí mismos en vez de Cristo. No se puede hacer ambas
cosas—somos amigos de Cristo o amigos del mundo. ¡¡Es
imposible ser amigo de ambos!! Solo Cristo puede salvarnos
(Pablo no podía salvar; los falsos profetas no podían salvar) –
solo Cristo puede salvar, y es por esto que siempre debemos
enfocarnos y depender de Cristo. Pablo como vaso frágil no
escondía sus dificultades, él humildemente y con honestidad
explicaba como Dios en Su poder lo rescataba en su debilidad, en
su incapacidad. Aquí vemos el patrón de Dios rescatándonos en
nuestras debilidades. Pablo dice, “Somos afligidos en todo, pero
no agobiados”. Pablo sufría físicamente en toda su vida cristiana;
azotado, golpeado, tenía frío, hambre, sed. Emocionalmente fue
calumniado, excluido. Sin embargo, la debilidad de Pablo no
podía aplastarlo. Con la ayuda de Dios, aunque Pablo estaba
abrumado, nunca fue vencido porque confiaba en la promesa
que Dios le había hecho de no abandonarlo ni desampararlo.
Pablo confiaba en el poder de Dios que residía en él, incluso
cuando sentía todo lo contrario.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 147


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

También dice que Pablo estaba perplejo, confundido


y desanimado debido a muchas dificultades, pero ¡nunca
desesperado! ¿Por qué? Porque su esperanza estaba en
Cristo. Basaba su esperanza no en sus circunstancias sino en
las promesas de Cristo quien había prometido nunca dejarlo y
siempre ayudarlo.
También Pablo dice que aunque fue perseguido, nunca se
sentía abandonado. Sus enemigos lo perseguían apedreándolo y
azotándolo. Sus amigos lo abandonaron. Sin embargo él confiaba
en la promesa de Cristo que Él nunca lo dejaría, que nunca lo
abandonaría. ¿Pablo podía sentir esto? No siempre, pero tenía
el Espíritu Santo en él capacitándolo a confiar en la Palabra de
Dios. Cada creyente tiene lo mismo. Tenemos el poder de Dios
hecho visible, así que podemos identificarnos con Pablo en sus
sentimientos. Cuando Pablo sentía abandonado o desanimado,
confiaba en el poder y la presencia de Dios. Podemos hacer lo
mismo, y aunque a veces nuestros sentimientos nos mienten
diciendo que somos fracasados, que carecemos de valor, que
no tenemos más fuerza para seguir adelante, ¡¡viene la Palabra
de Dios a nuestra vida prometiendo que podemos hacer todo
en Cristo que nos fortalece!! Diciendo que Cristo nunca nos
dejará no importa cómo nos sentimos, no importa lo que vemos
o entendemos humanamente. Cuando nuestros sentimientos no
concuerdan con la Palabra de Dios, ¡¡aprendamos con Su ayuda
a no confiar en nuestros sentimientos sino en Él que es fiel a Sus
Promesas!!
Hudson Taylor entendió esta verdad. Taylor era uno de los
primeros misioneros a China. El observó, “Todos los gigantes
de Dios han sido hombres débiles que hicieron grandes cosas
por Dios porque confiaban en que Dios estaba con ellos”. ¡Qué
precioso -- hombres débiles que confiaban en Dios! Vemos
esta misma actitud en Pablo buscando el rescate de Dios en 2
Corintios 1:8-10, él se sentía abrumado con las circunstancias.

148 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

¡¡Pensaba que iba a morir!! Pero esto pasó para que aprenda a
no confiar en él mismo, sino en Dios. ¡Qué lindo ejemplo para
nosotros! Podemos tener la misma confianza buscando la ayuda
de Dios. Dios rescató a Pablo en el versículo 10. Observen
la importancia de otros creyentes ayudando por medio de sus
oraciones (versículo 11). Y las veces que Dios en Su soberanía
decide no rescataros eliminando las circunstancias, siempre nos
da Su poder para perseverar y para proclamar Su evangelio más
y más.
¿Te das cuenta que Pablo era antes que cualquier otra cosa
seguidor? Sí, él era un seguidor de Jesucristo, porque entendía
que él era un vaso de barro. Pablo seguía el patrón que vio en
Jesús en el jardín la noche antes de Su crucifixión. Jesús había
dicho que Su espíritu estaba abrumado con tristeza hasta morir, y
oró, “Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se
haga mi voluntad, sino la tuya.” ¡Jesús no se escapó de la cruz!
¡Él soportó la cruz! Y Dios usó Su muerte en la cruz para lograr
Su propósito eterno. Esta obra en la cruz provee salvación para
todo aquel que confía en Dios el Hijo, Jesucristo, y lo que Él
hizo a favor nuestro con Su vida perfecta y Su muerte perfecta.
Pablo vio en esto nuestro patrón, que cuando nos encontramos en
nuestra debilidad y en dificultades, podemos aprender a confiar
en las promesas de Dios que Él nos rescatará. Puede ser que
elimine la situación difícil, o puede ser que nos fortalezca para
poder aguantar la dificultad en Cristo. Pero cual sea la voluntad
de Dios, fortaleciéndonos o resistiendo en el poder de Dios,
proclamamos el evangelio a los que nos miran. Esto evangeliza
a no-creyentes, también edifica a creyentes cuando recordamos
acudir a Dios en Su gracia. Hace ambas cosas porque revela el
poder de Dios, algo que no es natural sino sobrenatural. Esta es
la importancia de dejar de caminar solo y hacer el compromiso
de caminar con otros creyentes, en una comunidad centrada en
el evangelio para apoyarnos caminando en Cristo.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 149


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

Así que en resumen, podemos ver el propósito de Dios


usando nuestra debilidad para Su gloria. Poder en debilidad es
completamente contra-intuitivo para hombres y mujeres que no
están en Cristo, y para los que estamos en Cristo tenemos que
aprender a confiar en las promesas de Dios en medio de nuestras
dificultades. En toda la historia las personas más eruditas
trataban de contestar la pregunta, “¿Cómo debemos responder a
las dificultades de esta vida?” Los primeros filósofos, y Platón
y Aristóteles animaban a sus seguidores a buscar dentro de
sus propias vidas poder y ayuda. Algunos decían que debían
ignorar el dolor; otros decían que deben ser indiferentes a las
dificultades; otros que deben tratar de pasar por encima de los
problemas; otros que deben esforzarse lo mejor que pueda para
sobresalir. ¡A la gente le encanta todos estos consejos, pero no
es la verdad; de hecho es una mentira!
La respuesta a la pregunta, “¿Cómo debemos responder a las
dificultades de esta vida?”, que presenta el evangelio y Pablo es
exactamente lo opuesto a lo que dicen los filósofos. Pablo explica
que el poder para resistir y para vencer no viene desde adentro
de nosotros sino de Dios y de Jesucristo en quien confiamos y
a quien miramos. Buscamos la obra de Dios en nosotros. Pablo
lograba hacer tanto en medio de dificultades porque no estaba
promoviendo auto-ayuda; no promovía auto-confianza. Más
bien estaba haciendo algo completamente diferente – animaba
a la confianza en los recursos de Dios – en la presencia de Dios
y Su poder y en Sus promesas. ¡¡Animaba a la gente a confiar
en Dios!! Pablo afirmaba la verdad que él era un vaso de barro
y que el necesitaba el poder y la presencia de Dios en su vida.
¡¡Es lo mismo para cada creyente!! Y aunque Pablo reconocía
su debilidad, confiaba en que Dios iba a rescatarlo. Confiaba
en que Dios iba a eliminar los problemas que se presentaban (lo
que era una ayuda temporalmente porque solo proveyó alivio
aquí en la tierra), o aún mejor, una solución eterna en el cielo.
Pablo veía cada dificultad y debilidad como una oportunidad

150 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

para experimentar y demostrar el poder de Dios y comunicar el


evangelio a otras personas. La fortaleza de la vida de Pablo era
que sabía que él no era más que un vaso de barro, un recipiente
débil -- y confiaba en Dios para glorificar Su Nombre. La clave
para la eficacia de su vida era su comprensión de que él era
débil. Entender esto es fundamental para cada cristiano; es
fundamental para entender el evangelio.
3. El Plan de Dios en nuestra debilidad
Pablo explica el plan de Dios en nuestra debilidad en 2
Corintios 4:10-12. Dice que cuando experimentamos el poder
de Dios en nuestra debilidad, esto comunica el evangelio a los
no-creyentes y anima a los creyentes. El versículo 10 dice que
“llevamos siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de
Jesús.” ¿Para qué? Contesta la pregunta en el versículo 11
diciendo, “Para que la vida de Jesús se manifieste en nuestro
cuerpo, los creyentes siempre estamos siendo entregados a
muerte por causa de Jesús, para que la vida de Jesús se manifieste
en nuestro cuerpo mortal.” Y en el versículo 12 dice, “Así que en
nosotros obre la muerte, pero en ustedes, la vida”. Claramente
el tema de la muerte y la vida son el énfasis de estos últimos tres
versículos.
La muerte física es el momento climático de debilidad en
la vida del creyente; al mismo tiempo es el momento climático
cuando el poder de Dios se ve más en toda su grandeza. ¡¡Porque
es el momento en el cual vemos el rescate de Dios llevándonos
al cielo!! De la misma manera, se siente la muerte de Jesús
agudamente en nuestros momentos de debilidad (lo que vimos
en los versículos 8 y 9) es decir cuando nos sentimos afligidos,
perplejos, perseguidos y abatidos. ¡¡Pero tenemos que afirmar
que en estos momentos de dificultad, vemos más visiblemente
la vida de Jesús rescatándonos!! Cuatro veces Pablo dice “pero
no” – no aplastados, no desesperados, no abandonados, no
destruidos. ¿Por qué? Porque confiaba en el poder, la presencia y

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 151


EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

las promesas de Cristo. Cuando Pablo experimentaba dificultades


y soportaba en Cristo, esto proclamaba el evangelio. Revelaba
la muerte y la resurrección de Jesús en la vida de Pablo.
Cuando creyentes enfrentamos dificultades, cuando nos
tratan injustamente, cuando nos tratan cruelmente o con falta
de amabilidad – y los perdonamos, esto revela el poder de Dios
y proclama el evangelio. Cuando creyentes nos enfermamos
y nos encomendamos a Cristo, haciendo esto proclamamos el
evangelio en nuestros cuerpos y vidas. Proclamamos la muerte
y vida de Cristo ¡siguiendo a Cristo! Pablo llevaba en su cuerpo
la muerte de Jesús, este es un ejemplo para cada creyente de
cómo vivir la vida en Cristo y la muerte en Cristo en cada una de
nuestras circunstancias. Viviendo esta gracia, proclamamos la
muerte y la vida de Cristo. Proclamamos el evangelio en cómo
vivimos.
Al decir esto, no estoy diciendo que debemos buscar
dificultades. No somos masoquistas; no somos estoicos. Pero
cuando se presentan dificultades (y vendrán porque Jesús nos
dijo que en este mundo tendrán aflicciones, pero animo porque
Él ha vencido el mundo, y en Él nosotros podemos hacer
lo mismo) – podemos saber que Dios las permite. Podemos
confiar que Dios está en control de ellas, y que las usará para
Su gloria y para nuestro bien. Él las usará para transformarnos
cada día más a la imagen de Cristo. Las usará para proclamar el
evangelio a las personas que Él ha colocado alrededor de cada
uno de nosotros. Quizás el testimonio más impactante del poder
de Dios es cuando el creyente alaba a Dios en medio de mucha
dificultad porque conoce a Cristo y confía en Sus promesas y
Su presencia, a pesar del hecho de que nuestros corazones se
rompen y duelen. Porque creemos que en nuestro sufrimiento
vendrá un mayor y duradero bien, porque esta es la promesa de
Dios. En Hechos 15 Pablo y Silas se encuentran en la cárcel
después de ser maltratados y golpeados. Sufrían grandemente,
pero ¿Qué hacían? ¡¡Cantaban himnos!! Esto no es algo natural
152 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”
EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

cuando sufrimos. Luego viene el terremoto y caen sus cadenas,


y el carcelero está a punto de matarse, pero Pablo dice, “No
hagas esto; ¡¡todos estamos aquí!!” Se ve la fe de Pablo y Silas
en medio de dificultades proclamando el evangelio al carcelero;
el carcelero creyó en el Señor Jesucristo. La confianza de Pablo
en el propósito de Dios usando las dificultades de su vida --
transformó su vida – y ¡¡puede transformar nuestra vida!! Es
algo que Dios usa para que proclamemos la muerte y vida, el
evangelio, a la gente que nos rodea. Es algo que Dios usa para
animar y edificar a creyentes y evangelizar a no-creyentes Dios
usa nuestra vida ¡¡cuando la vida de Cristo vive en nosotros!
En los versículos 10 y 11 Pablo utiliza la palabra “siempre”.
“Llevamos siempre en el cuerpo por todas partes la muerte
de Jesús.” Es importante que nunca olvidemos esta verdad.
Morimos la muerte de Cristo cuando Él nos salva, pero también
vivimos la experiencia cada día de la vida cristiana muriendo a
nosotros mismos, muriendo cada día a nuestro pecado. Esta será
nuestra experiencia hasta que nos encontremos en el cielo. Hay
una linda historia que ilustra esta verdad. En el siglo 19 George
Mueller servía a Cristo fielmente en Inglaterra, cuidando a
más de 10.000 huérfanos a lo largo de su vida. Cuando alguien
le preguntó cuál era el secreto de su gran obra para Dios, el
respondió, “Hace muchos años atrás llegó el día en que murió
George Mueller. Cuando yo era joven tenía muchas ambiciones,
pero llegó el día en que morí a todas estas cosas. Dije al Señor
Jesús, ‘Que no sea mi voluntad, sino la tuya’, y a partir de ese
día Dios comenzó a trabajar en mí y a través de mí.” ¡¡Cada uno
de nosotros tenemos el mismo privilegio comenzando a partir
de este día!!
Pablo concluye diciendo, “Así que en nosotros obre la
muerte, pero en ustedes, la vida”. ¿Qué es lo que está diciendo?
¡¡Qué estaba dispuesto seguir a Jesús y morir al pecado y al
egoísmo – y confiar en Cristo en sus dificultades!! Haciendo esto
proclamaba el evangelio y a no-cristianos y cristianos por igual.
“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 153
EL VERDADERO PODER DEL CRISTIANO

Trajo nueva vida, verdadera vida, vida eterna a los corintios y a


nosotros por medio de la Palabra de Dios.
De esta forma se ve el poder del evangelio en nuestra
debilidad. El poder del evangelio se ve y viene a nuestra
debilidad, no a nuestra fortaleza y grandeza y ventajas y éxito
en términos del mundo. Esta realidad es completamente contra-
intuitiva, es por esto que necesitamos que la Palabra de Dios y
el Espíritu Santo nos ilumine para entenderla y confiar en ella
para vivirla. ¿Esta es tu experiencia? Como creyentes pidamos
la ayuda de Dios para vivir esta realidad, proclamándola en la
experiencia de nuestra vida cada día.

154 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

Capítulo 15
EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO
BÍBLICO

Estudio Bíblico ESI


El verdadero cristianismo se basa en la Biblia, cuyo mensaje
central es el Evangelio de Cristo. En este capítulo vamos a
examinar la explicación del Apóstol Pablo en Romanos, acerca
de lo que es el verdadero Evangelio. Para hacer esto tenemos
que entender que el mensaje central de la Biblia es que Dios
creó un mundo bueno; el hombre escogió desobedecer a Dios y
cosechó la consecuencia de su pecado que fue la muerte física y
espiritual. Dios envió a Su Hijo para rescatar a los que creen en
Él y prometió la eternidad con Dios en el Cielo.
Nuestra más grande necesidad es estar bien con Dios,
entonces la pregunta central que la Biblia presenta es, ¿cómo es
posible entrar en una relación con Dios donde Él nos salva y nos
recibe en Su Familia?
La respuesta que satisface a la mayoría de los seres humanos
es que esto es algo que nosotros mismos nos proveemos
mediante nuestro mejor esfuerzo religioso o moral, pero esta

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 155


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

forma de pensar es contrario al mensaje de la Biblia. El terrible


error que deja al hombre sin Dios y sin esperanza en este mundo,
viene por la ceguera espiritual que causa el enemigo de Dios,
engañando al ser humano en su orgullosa rebeldía contra Dios.
El argumento básico de esta solución engañosa dice que un
buen Dios tiene que aceptar a buenos hombres y mujeres que se
esfuerzan lo mejor que pueden.
Ahora bien, para los que piensan que la salvación es por el
esfuerzo propio de cada uno, la pregunta esencial que la Biblia
presenta es, ¿cuán bueno tenemos que ser para que el buen Dios
nos acepte gracias a nuestro mejor esfuerzo? Martín Lutero, el
monje Católico Romano, estaba consumido por esta pregunta
que además fue motivo de profunda angustia en su vida. Él
no podía resolver este dilema en su mente, hasta que un día,
leyendo el libro de Romanos, descubrió el verdadero mensaje
del Evangelio de Cristo, o las Buenas Nuevas de Dios. Este
mensaje proclama que Dios reveló Su justicia, una justicia que
es por medio de la de fe desde el inicio hasta el final, “…como
está escrito, el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17). La razón
por la cual esta verdad le impactó tan profundamente, es porque
Lutero estaba consumido por el deseo de ser justo; él era un
monje, un hombre religioso queriendo amar a Dios, queriendo
servir a Dios. Pero no tenía la seguridad de que Dios estaba
complacido con su vida y con su esfuerzo. No tenía la certeza
de que sus pecados eran perdonados, que Dios lo aceptaría en
Su presencia. Estaba convencido de lo que dice en Romanos
3:10, que “no hay ningún justo, ni siquiera uno”. Él entendía
claramente que era pecador y que para lograr el perdón de Dios
tenía que esforzarse para ser justo; sin embargo, nunca lograba
sentirse perdonado a pesar de sus esfuerzos. Lutero explica que

156 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

al ver su propia incapacidad, el infierno se agrandaba cada día


más ante sus ojos. Al profundizar en su estudio del libro a los
Romanos, llegó a entender que la justicia que Dios requiere para
tener una relación con una persona pecaminosa no es una justicia
que el ser humano provea por sus propios esfuerzos, sino que es
una justicia provista por la gracia de Dios. Lutero dijo: “Cuando
entendí esto, nací de nuevo; las puertas del cielo se abrieron, y
yo entré; la totalidad de las Escrituras tomaron otro sentido para
mí, y desde ese entonces las entendí completamente diferente”.
Ahora, puesto que el mensaje que dice que la justicia de
Dios se recibe por la fe, fue un descubrimiento tan radical para
Lutero como ha sido para muchos otros a lo largo de la historia,
vamos a explorar lo que ésta significa. Para entender por qué la
solución de Dios es Su justicia aplicada a nosotros los pecadores,
veamos en qué consiste esta justicia. El dilema central de la
Biblia es que nosotros somos pecadores apartados de Dios.
Pablo describe este problema en Romanos 3:9-20. El versículo
23 resume todo lo que dice en que no hay diferencia; todos han
pecado y están privados de (no alcanzan) la gloria de Dios. Está
diciendo que el pecado humano es universal. Cruza las barreras
de raza, afecta cada intelecto, afecta a cada persona que haya
existido. Nadie puede evitar el pecado en su experiencia. Por el
pecado, todos hemos reprobado el “examen de entrada” al cielo.
No importa cuánto tratemos de borrar nuestras “malas notas”,
no podremos borrar nuestro fracaso. Esta es la razón por la cual
las personas vivimos desanimadas y desamparadas; esto explica
por qué existe tanta ira, conflictos y amargura en nuestras vidas
y relaciones, y por qué aunque hombres y mujeres hagan tanto
esfuerzo por comenzar de nuevo como una página en blanco,
borrando sus errores y equivocaciones, siguen frustradas.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 157


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

Tomamos la decisión de comenzar de cero, pero al final de todo,


seguimos acumulando manchas en cada página de nuestras
vidas. Así es como Pablo describe la universalidad del pecado
(leer Romanos 3:9-20).
Uno de los mitos que acompaña la idea de un buen Dios
tratando amablemente a personas que hacen lo mejor que
pueden, es la idea que el simple pasar del tiempo limpiará el
pecado; que si se ha vivido suficiente tiempo y si olvidamos lo
que hicimos, entonces el pecado deja de condenarnos.
C.S. Lewis dice acerca de esto: “Vivimos con la ilusión de
que el tiempo anula el pecado. He escuchado a otros y a mí
mismo relatar experiencias de crueldad y engaños cometidos en
nuestra juventud, como si esto no nos afectara ahora, a veces con
risa. Pero el simple pasar de tiempo no resuelve nada en cuanto
a la culpa”. Esta afirmación ilustra la razón por la cual a veces
vienen a nuestra memoria cosas tan penosas de nuestro pasado;
que lamentamos haberlas hecho, ya sean fracasos y pecados.
No obstante, si no nos damos cuenta o ignoramos que esto nos
condena, no resolveremos nuestro pecado ante Dios.
El pecado no puede ser borrado por el simple pasar del
tiempo, tampoco por el poder de nuestro propio esfuerzo.
Martín Lutero trató de hacer esto dentro de un monasterio, y si
Lutero hizo esto sin éxito, dudo que tú y yo podamos hacerlo en
nuestros hogares y en nuestro caminar. Esto es crucial, primero
por la naturaleza indiscutible del pecado humano, pero también
porque es inevitable el juicio y la condenación de Dios sobre el
pecado. Romanos 3:19 dice: “Ahora bien, sabemos que todo
lo que dice la ley, lo dice a quienes están sujetos a ella, para
que todo el mundo se calle la boca y quede convicto delante

158 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

de Dios.” ¿Cómo mide Dios nuestra responsabilidad en cuanto


al pecado? La respuesta bíblica es que nos mide de acuerdo
a Sus normas, ¡no a las nuestras! Puesto que su norma es la
perfección absoluta. Quién de nosotros podría pararse frente a
Dios y decirle, “yo soy perfecto; yo he aprobado el examen”.
La verdad que Pablo expresa en Romanos 14:12 es que cada
persona tendrá que dar cuentas de su vida a Dios. Este es un
principio asombroso: cada hombre, mujer, joven, adolescente
y niño tendrá que pararse delante de Dios quien nos creó, y
rendirle cuentas.
Esta verdad es absolutamente rechazada por el hombre
moderno, quien en su desconocimiento debate acerca de la
salvación, aferrándose a la creencia de que ésta es provista
gracias a nuestro propio esfuerzo, bondad y buen rendimiento,
aspectos suficientes para lograr la aceptación de Dios. Nos
justificamos convenciéndonos que el mayor problema está fuera
de nosotros (es culpa de nuestros padres, sociedad, la economía,
etc.) y que la solución está en nosotros mismos. Por el contrario,
el Evangelio establece que el problema está en nosotros (somos
pecadores) y que la solución está fuera de nosotros (en Cristo el
Salvador) tal como dice Romanos 3:20: “Por tanto, nadie será
justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la
ley”, es decir, por esforzarse lo mejor que puede.
De ello deducimos que nuestra más grande necesidad es
tener una relación correcta con Dios; pero, ¿qué significa estar
bien con Dios? Existe mucha confusión sobre este tema hoy
en día porque muchas personas piensan que Dios simplemente
disculpa nuestros pecados guiñando el ojo. Algunos opinan que
Dios condenaba el pecado en el Antiguo Testamento, pero que

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 159


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

en el Nuevo Testamento cambió de opinión y tiene otra táctica.


Esto por supuesto es contrario a toda la Escritura. ¡Dios nunca
cambió de actitud en cuanto al pecado! 2ª Corintios 5:21 dice
que “Dios hizo que Cristo, que no cometió pecado alguno,
sea pecado por nosotros.” A este hecho lo llamamos el Gran
Intercambio porque Jesús – quien es perfección absoluta, Dios
en la carne, sin pecado, pureza total, el único que guardó la
ley perfectamente, sin ninguna mancha en Su vida – fue hecho
pecado por nosotros. ¡Dios hizo esto! Este es el significado de lo
que pasó en la cruz. Pero, ¿por qué tendría que morir un hombre
perfecto en la cruz? Algunos dicen que “Jesús murió en la cruz
para mostrarnos cuánto Dios nos ama”. Esta sería una forma
extraña de demostrar amor. Es como decir, “Amo a mi esposa, y
para mostrarle mi amor, salto del piso 30 de una torre”. ¿Cómo
mostraría esto amor? Esta no es ninguna evidencia del amor.
Pero si entrego mi vida para rescatar la vida de otro, eso sí es una
expresión de amor – ¡y esto es justamente lo que Jesús hizo por
nosotros en la cruz! ¡¡Cristo nos rescató muriendo en la cruz!!
El hombre con sus manchas, problemas y fallas, reprobando
constantemente el examen, no tiene ninguna posibilidad de entrar
en la presencia de Dios, ni siquiera haciendo el mejor esfuerzo.
Nuestro pecado nos deja totalmente sin esperanza – necesitamos
un rescate… y obviamente, ¡eso es lo que aconteció!
Al morir en la cruz, el Señor Jesús aceptó en Su persona
la pena y la culpa que era nuestra a causa de nuestro pecado.
Por este sacrificio perfecto, Dios el Padre declara que la culpa
de nosotros los pecadores ha sido limpiada y somos libres del
castigo, y justos delante de Dios. Jesús recibió la ira de Dios por
nuestro pecado en la cruz. Él hizo este sacrificio como nuestro
representante y como nuestro sustituto. En la cruz podemos ver

160 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

que Dios no pasa por alto el pecado; Él no tolera el pecado. La


cruz representa la Santidad de Dios y Su ira contra el pecado.
¡Jesús fue condenado en nuestro lugar! Cuando miramos la
cruz, vemos dónde nosotros merecíamos estar. Somos aceptados
en base a la justicia de Cristo, no en base a nuestro esfuerzo.
Martín Lutero dijo: “Nuestro Padre misericordioso mandó a
su Hijo al mundo y cargó los pecados de todo hombre diciendo,
‘Tú Pedro que lo negaste, tú Pablo perseguidor de cristianos, tú
blasfemo y opresor cruel, tú David, adúltero, tú Adán que comiste
el fruto en Edén, tú ladrón en la cruz, son perdonados porque su
pecado fue cargado sobre Él que recibió en su cuerpo los pecados
de todos los hombres”. ¿Entiendes? Cristo en la cruz se vació de
toda Su Justicia. ¿Para qué? Para darnos ¡Su Justicia!, para que
nosotros - que no teníamos ninguna oportunidad para conocer
a Dios y ser aceptados, carentes de la habilidad de mover la
balanza con nuestra propia bondad, mérito y esfuerzo- ahora
podamos acercarnos a Jesús, quitándonos todos los trapos sucios
de nuestra propia rebelión, lujuria, indiferencia, religiosidad y
buenas obras. Podemos hacer esto arrepintiéndonos al pie de
la cruz, desconfiando de nuestro mérito y esfuerzo, recibiendo
la vestidura de la Justicia de Cristo. Es así que Dios nos mira
en su Hijo, y dice: “Él está bien; ella está bien”. Tovda nuestra
confianza y dependencia, toda nuestra justicia propia, todo el
mejor esfuerzo nuestro tratando de entrar en el cielo, todo esto
lo dejamos en la cruz – porque Jesús nos dio otro fundamento
para entrar en el cielo y estar bien con Dios: Su Justicia provista
para nosotros en la cruz. Esta es la razón por la cual el verdadero
cristiano no va a hablar de su propio esfuerzo en cuanta a la
salvación, o cuán bueno es, o cómo ha cambiado su vida por
sus propios logros. Sino que hablará de Cristo, y lo que Cristo

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 161


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

ha hecho, porque todo nuestro pecado fue imputado a Cristo,


es decir, cargado sobre Cristo para que Él reciba el juicio y la
ira de Dios por nuestros pecados. Y toda la justicia de Cristo
fue imputada a nosotros, es decir, otorgada al cristiano para ser
perdonados, aceptados, y considerados personas justas gracias a
lo que Cristo hizo.
Esta verdad es rechazada por los que siguen esforzándose
-- por orgullo propio -- para llegar al cielo por su mérito y
bondad. Hace poco compartí el Evangelio a un amigo, quien me
respondió: “Esto no me suena correcto, porque si esto fuera así,
yo podría ir y pecar constantemente. Si me dices que todos mis
pecados pueden ser cargados sobre Cristo, pasados, presentes y
futuros – podría ir y pecar como quiero”. ¡Obviamente esta no es
la actitud de quien ha sido perdonado por Cristo! Si alguien dice,
“seguiré a Cristo para pecar”, la persona demuestra (Romanos
6) que no entendió la gracia del perdón. Es como llegar a casa
a darles una bofetada a los hijos, a la esposa o esposo, solo para
brindarles la oportunidad de que nos perdonen. Y cada vez que
se te perdona, respondes, “¡qué lindo que tengas un corazón
perdonador!” ¡Esta es una idea tonta! No es consecuente que
Cristo perdone todos nuestros pecados a costa de Su propia
muerte y que nosotros le escupamos en la cara cada día al
despertarnos. La verdad de la gracia de Dios al salvarnos, es
acudir a Cristo confiando en Él, dejando nuestros trajes viejos
en la cruz para recibir una nueva vestidura y la seguridad de
nuestra eternidad en el cielo, pero no por lo que hayamos hecho,
ni por nada de lo que haremos. Es en base a Su justicia, a pesar
de nuestras fallas, que estamos seguros de nuestra eternidad en
el cielo con la esperanza de ver la gloria de Dios.

162 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

Es también importante explicar que la justicia de Cristo


dada al creyente no es un asunto de grados. No es posible ser
más justificado o menos justificado. Es muy fácil creer que
permanecemos en nuestra justificación tan solo cuando hacemos
cosas para merecer ¡nuestra justificación! Bíblicamente
hablando, no hay nada que podamos hacer que contribuya a
nuestra justificación, ¡¡nada!! No es que Dios nos ayuda un poco
para comenzar la vida cristiana, y que nosotros completamos el
otro 40% de la justificación. ¡No es un esfuerzo en conjunto!
Jesús hizo todo para justificarnos.
Quisiera dirigir mis últimas palabras a las personas que
dicen, “no me importa lo que digas; seguiré confiando en mí
mismo para mi salvación”. Quiero expresar que la salvación
por la justicia de Cristo no es mi opinión; es lo que Dios dice
en Su Palabra. La Biblia dice que la única manera de recibir
esta justificación que Cristo hizo posible, es admitiendo que
somos culpables y no tenemos la posibilidad de cambiar nuestra
condición. Lutero también tuvo que entender esta verdad para
admitir que no había nada que él pudiera hacer para ser aceptable
ante Dios. Mientras más se esforzaba tratando de ser aceptado
por Él, más crecía el juicio y el temor de terminar condenado
en el infierno. Pero cuando entendió que la justicia de Jesús
es la única provisión de Dios para nuestra justificación, y que
es tan solo por la fe que la recibimos, Lutero sometió su vida
a Cristo y fue salvo. Entendió que la fe no tiene valor en sí
misma. ¡¡No es nuestra fe la que nos salva!! La fe es tan solo el
canal por el cual recibimos la justicia de Dios. Al comprender
esto, Lutero dobló rodillas ante Cristo y reconoció que cualquier
obra que él pudiera hacer para recibir la salvación de Dios, era
absolutamente inaceptable delante de Él, ya que la paga del

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 163


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

pecado es la muerte, pero el regalo de Dios es vida eterna en


Cristo Jesús, nuestro Señor. Tenemos que entender que el regalo
de la justificación es algo que depende total y exclusivamente de
Cristo; es lo que Él ha hecho por quien Él es y por Su obediencia
perfecta a Su Padre; obediencia que aplicada a nuestras vidas,
canceló la culpa de nuestro pecado.
¿Qué significa esto para nosotros? Que nuestros fracasos y
pecados no cambian el veredicto “perdonado” por Dios. Significa
que nuestra fe se basa no en nosotros, no en nuestros esfuerzos,
no en nuestras opiniones o ideas, no en nuestra religiosidad, sino
solo en Cristo en quien confiamos. No necesitamos ningún otro
sacrificio – Cristo lo hizo todo en la cruz-. Añadiremos a esto,
que la mera información no nos convence de esta verdad. Si
una adecuada información tuviera la capacidad de cambiar el
comportamiento, nadie seguiría haciendo cosas dañinas. Una
clara ilustración sobre este aspecto es el siguiente silogismo:
fumar daña la salud, muchas personas fuman cigarrillos, por lo
tanto las personas que fuman dañan su salud. ¿Qué hace que
hombres y mujeres no reciban el regalo de Dios en Cristo? Lo
que hace que ellos rechacen este regalo es su orgullo, sentir que
“no necesito a nadie, ni siquiera a Cristo”. Yo soy la solución a
todo lo que soy”, y en su orgullo sigue separado de Dios. Solo
Dios en Su misericordia nos convence de Su verdad.
¿Y cuál es el fruto de esta conversión? Es un cambio de vida
que demuestra un real arrepentimiento y cambio de dirección;
no solo aceptamos la vital información acerca del Evangelio,
sino que amamos a Cristo con todo nuestro ser, lo buscamos
como al más valioso de los tesoros y le obedecemos porque le
conocemos (ver I Juan 2:1-6)

164 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

Entonces tengamos cuidado de no cometer el error de leer,


estudiar y conocer simplemente la información en la Biblia, sin
conocer a Jesucristo, el actor y mensaje central de la Biblia.
Si solo creemos que la Biblia es un libro que contiene buena
información, relatos históricos y lindos mensajes para vivir
mejor nuestra vida, en vez de historia de Dios salvando al
hombre en su pecado mediante el rescate de Cristo en la cruz --
no entendemos el propósito de la Biblia porque no entendemos
el mensaje central de ella. ¡El cristianismo con Cristo busca a
Cristo en Su Palabra para entender quién es Él y por qué Él vino!
¡Busca andar con Cristo y honrar a Cristo! ¡Depende de Cristo,
y adora a Cristo! ¡Es apasionado con Cristo! ¡Anda con Cristo
en una relación íntima con Él buscando Su gracia y Su ayuda
cada día!
¡¡Este es el cristianismo con Cristo!!

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 165


EL MENSAJE CENTRAL DEL CRISTIANISMO BÍBLICO

166 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

Apéndice 1
UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA
AUTOREALIZACIÓN

Jacinto Eliseo Batista

Rubén no solo asiste todos los domingos a su iglesia cristiana


evangélica donde tiene la reputación de ser un buen cristiano,
sino que también ora todos los días poniendo en práctica lo
que aprendió allí, con más énfasis desde hace algún tiempo,
cuando renunció al empleo que tenía debido a que estaba sobre
calificado para desempeñar tareas menores.

En realidad, esa fue la gota que derramó el vaso, pues desde


hace varios meses ya no se sentía contento trabajando en la
empresa en la que estaba. Un nuevo gerente había llegado a la
compañía y, tras una discusión a dos días de su llegada, empezó
a tomarlo cada vez menos en cuenta. Se le empezaron a asignar
tareas que él consideraba “insultantes” dada su capacidad y la
jerarquía que había estado desempeñando durante la anterior
gerencia.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 167


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

Un par de semanas antes de renunciar a su trabajo, Rubén


se había reunido con el pastor de su iglesia a quien le comentó
la situación por la que estaba atravesando. De aquella entrevista
salió muy optimista, seguro de que Dios no iba a abandonarlo
pues, “Él tenía pensamientos de bien y no de mal para su vida”.

El día en que se produjo su renuncia, aunque comunicó


su decisión bajo la influencia del enojo –algo con lo que venía
batallando toda su vida- también actuó con la certeza de que
Dios quería que lo hiciera, porque ya tenía para él un trabajo
mejor en el que, seguramente, los demás lo respetarían y
admirarían, y donde recibiría una retribución de acuerdo a su
experiencia, formación profesional y sus grandes cualidades de
liderazgo. Después de todo, él pensaba que para una persona
con el currículum y las relaciones que tenía, sería cosa de poco
tiempo encontrar un nuevo trabajo.

El primer mes desde que dejara de trabajar lo había pasado


muy bien, disfrutando de su esposa e hijas a quienes, en cierta
manera, había descuidado por su trabajo, sobre todo antes de
que llegara el nuevo ejecutivo con el que no pudo llevarse bien.
Aprovechó muy bien este tiempo que, casualmente a la semana
siguiente de haberse iniciado, coincidió con las vacaciones de
medio año de sus dos hijas, de manera que finalmente pudo
concretar ese inolvidable viaje de vacaciones que por tantos años
habían reclamado las que llamaba las mujeres más importantes
de su vida.

A la vuelta de vacaciones, Rubén empezó a buscar trabajo.


Comenzó llamando a los que consideraba sus amigos más
influyentes para hacerles conocer su nueva situación laboral y

168 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

pedirles su cooperación para conseguir algo “interesante”. Por


respuesta, prácticamente unánime, había recibido un “no te
preocupes, te voy a tener muy presente, y en cuanto tenga algo
te llamaré inmediatamente”.

También buscó entre las páginas de los diarios y de


internet aquellas convocatorias de empleo que se adaptaran a
su perfil profesional y experiencia; envió sus documentos a las
entidades solicitantes. Solo un par le respondió convocándolo
para entrevista. Una de ellas era para el cargo de subgerente de
una prestigiosa entidad local, lo que le hizo creer que ese era el
nuevo puesto que Dios tenía para él. Nunca más lo volvieron a
contactar.

Y así fueron pasando algunas semanas…Rubén mantenía


su optimismo y se aferraba al aliento que recibía cada domingo
al salir de su iglesia cuando se quedaba a conversar con algunos
miembros de su congregación, y le preguntaban sobre si ya
estaba trabajando. “No se preocupe hermanito, Dios tiene algo
grande para usted, crea, y ya va a ver esta semana cómo Dios le
da un gran trabajo” o “pídale a Dios exactamente el trabajo que
usted quiere, dónde lo quiere y el sueldo que quiere ganar y Dios
se lo dará”, era el tipo de mensajes que recibía semanalmente.
Él estaba seguro que sería así. Después de todo, la Biblia nos
promete que el Señor nos pondrá “por cabeza y no por cola”77
y que siendo “dueño del oro y de la plata”78 no puede negarles
nada a sus hijos, a los que ama eternamente, tanto, que “ha dado
a Su Hijo unigénito para que aquel que en Él cree no se pierda,
mas tenga vida eterna”.

77 Ver Deuteronomio 28:13.


78 Ver Hageo 2:8-10.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 169


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

Las circunstancias no cambiaban. Su esposa Nancy le expresaba


su preocupación acerca los gastos en el hogar –incluyendo el
préstamo bancario por la compra de la vivienda y de su automóvil,
del que faltaban unas pocas cuotas-. Había momentos en los que
reaccionaba expresando su rabia y frustración con enojo hacia
ellas, e incluso a sus hijas.

Sin embargo, no dejaba de orar pidiendo a Dios por su nuevo


trabajo, señalando con lujo de detalles cómo quería que fuese
su nueva oficina y el sueldo que soñaba recibir cada mes.
Durante el día, aunque no siempre les ganaba, luchaba con sus
sentimientos de ansiedad y miedo a través del pensamiento
positivo que también había aprendido en su iglesia. “Soy un
hijo de Dios… soy rico… soy alegría… soy tranquilidad… soy
paz… Dios quiere que yo sea próspero… Dios me da todo en
abundancia…”, se repetía para tranquilizarse, y lo lograba, hasta
que pasaba algo que lo volvía a hacer pensar en la situación que
atravesaba.

Ahondando la crisis

Habían pasado ya meses desde que Rubén dejara su empleo y su


situación le angustiaba cada vez más. Hasta que un domingo, al
terminar el culto, decidió acercarse a su pastor y pedirle una cita
para consejería, la cual se concretaría 48 horas después.

- ¿Cómo estás hermano?, comenzó preguntando el


pastor.
- Pues no muy bien… preocupado por mi situación
económica… en dos meses no tendré para pagar las
cuotas del banco de mi vivienda, ni para el colegio

170 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

de las chicas… la verdad es que no entiendo… oro a


Dios todos los días, le digo exactamente cómo quiero
que sea mi nuevo trabajo y cuánto quiero ganar… y
nada. Pareciera ser que no me escucha...
- Y cómo anda tu relación con Dios?, volvió a
preguntar.
- Pues ya le dije, oro todos los días por mi trabajo.
Trato de pensar positivamente la mayor parte del
tiempo, me repito frases positivas sobre mí, de
triunfo, éxito, pero no sé qué pasa….
Así prosiguió la charla durante varios minutos hasta que
finalmente el pastor, en un tono solemne, cual si fuese un jurado
que lee el veredicto asumido dijo:

- Proverbios 28:13: “El que encubre sus pecados no


prosperará, más el que los confiesa y abandona hallará
misericordia”-. Hermano, Dios me muestra que hay
pecado oculto en tu vida… tienes que arrepentirte y
pedirle perdón a Dios, por eso todavía no consigues un
trabajo, dijo.

Las palabras del pastor sacudieron fuertemente las fibras interiores


de Rubén, quien en esos momentos quedó desconcertado y no
atinó más que a responder con cierta inseguridad que no tenía
idea de cuál sería su pecado oculto. Tras un diálogo sin mayor
trascendencia, durante unos minutos y una oración de despedida
del pastor en la que pidió a Dios le revelara el pecado oculto que
cargaba el alma de Rubén, se despidieron y Rubén salió de la
oficina de su líder espiritual más desalentado de lo que se había
sentido en mucho tiempo.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 171


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

¿Le dijo su pastor que Dios no lo escucha?, ¿que su pecado lo


mantiene lejos de Dios?, ¿y qué hay de sus oraciones pidiendo
las cosas tal cual las quiere que sean?, ¿qué hay con pensar
positivamente?, ¿qué clase de pecado puede haber que lo que
Dios dice que haga para lograr algo no funcione?, ¿pecado
oculto?, ¿a qué se refiere exactamente? Eran preguntas que
empezaron a rondar la mente de Rubén, frente a las cuáles solo
pudo suplicar desde el fondo de su alma “Dios ayúdame”.

Analisis del caso:

• ¿Cuál es la esencia del problema de Rubén?

• ¿Qué es lo que no entiende correctamente acerca de


Dios?

• ¿Qué produce este error en su vida?

• ¿Cuál sería su consejo a Rubén si tendría la oportunidad


de aconsejarlo?

Toma un tiempo para discutir esto en grupos pequeños.

Cristo: ¿camino a la felicidad?

La situación por la que atraviesa Rubén no es única. De hecho,


son muchos los cristianos que tienen la idea de que Dios, al ser
todopoderoso y omnipotente y al amarnos incondicionalmente
como lo hace, habrá de satisfacer todos los deseos de nuestro
corazón, particularmente aquellos que tienen que ver con la
prosperidad material, buena salud y éxito en el mundo. En otras
palabras, que Dios es la clave de nuestra felicidad en el mundo.

172 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

Aunque muchos predicadores respalden sus discursos y


enseñanzas en numerosos versículos de las escrituras, hay un
error en esta manera de ver el cristianismo desde una perspectiva
bíblica, lo que puede hacernos creer que la Biblia enseña que los
hijos de Dios estamos llamados a ser felices en la tierra lo cual,
por cierto, no deja de tener cierta validez, como veremos más
adelante.

Por tanto, hay que partir del hecho de que el concepto de


felicidad que tenemos hoy los seres humanos es una construcción
relativamente moderna surgida a mediados del siglo XVIII
durante el “Periodo de la Ilustración”- movimiento cultural e
intelectual europeo que promovía la educación como la clave
para ser feliz- que desplaza a Dios y a la religión como visión
central de la vida, para hacer que el hombre se enfoque en esta
vida tangible, de manera que lo importante se vuelve el presente
como único momento que podemos aprovechar intensamente.

Desde este momento la búsqueda de la felicidad empieza


a ser un norte para los seres humanos, idea que toma cada vez
más fuerza ampliándose a varios ámbitos de la vida humana,
desde la vida personal y familiar hasta la religión; desde el área
laboral a la política, y desde lo que se es hasta lo que se tiene.

Peter Sterns79 en un artículo publicado en el Harvard


Business School Publishing Corp dice que “hasta el siglo
XVIII, las normas occidentales más bien estimulaban un
enfoque ligeramente triste de la vida, con expresiones faciales
que lo confirmaban”. Pero el historiador Darrin McMahon, en su
libro “Felicidad: una historia” remarca que “nuestra confianza
79 Peter N. Stearns, “La historia de la felicidad”, Harvard Business School Publishing Corp. Distribuido por
The New York Times Syndicate (2012).

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 173


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

en la existencia de la felicidad es una conquista relativamente


reciente y fruto de la dramática revolución en las expectativas
humanas que se viene produciendo desde el siglo XVIII”.

La historia de la felicidad que hoy guía nuestras vidas se


encuentra inmersa en la de los Estados Unidos de Norteamérica
donde ya en 1776, su declaración de independencia incluyó la frase
que “todos los hombres tienen derecho a perseguir la felicidad”,
la que no era una mera declaración de buenas intenciones, sino
que ciertamente se traducía en el comportamiento social de un
estadounidense sonriente y poco predispuesto a la queja, lo que
a la larga fue convirtiéndose en un estereotipo de ese pueblo.

En el siglo XIX la felicidad se vinculó con los ámbitos laboral


y familiar, considerando al trabajo una fuente de felicidad que,
además, podía permitir un ascenso social. En el plano familiar,
“las mujeres, esposas y madres fueron urgidas a mantener un
clima de alegría para recompensar a sus laboriosos esposos y
producir hijos triunfadores. La creciente tasa de divorcios en
Estados Unidos a finales del siglo XIX se debió, en gran parte, a
las expectativas que la realidad familiar por lo general no podía
igualar”.80

En 1926 nació el mundialmente famoso “Happy birthday


to you” que hoy se lo canta hasta en la China, en un tiempo
donde se consideraba a la infancia como una etapa de felicidad,
producto de lo cual surgió un amplia literatura para guiarnos
a esa felicidad. Para la segunda mitad del siglo XX, la historia
de la felicidad se fue interrelacionando con la publicidad y las
estrategias de marketing, ingresando a una era que muy bien
80 Peter N. Stearns, “La historia de la felicidad”, Harvard Business School Publishing Corp. Distribuido
por The New York Times Syndicate (2012).

174 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

puede ser simbolizada por la “cara smile” o “carita feliz” creada


precisamente en 1963 por un publicista estadounidense, como
símbolo a ser utilizado en una “campaña de amistad” destinada a
mejorar las relaciones laborales entre dos compañías de seguros
que se habían fusionado.81

Desde entonces, y a medida que el estilo de vida


estadounidense se fue expandiendo por el mundo, la publicidad
ha tomado a su cargo la tarea de relacionar la tenencia o el
consumo de ciertos productos con la felicidad. Paralelamente,
se han multiplicado los “gurús” que prometen que la felicidad
está al alcance de cualquier ser humano que verdaderamente la
desee. Es más, este ideal de felicidad ha penetrado también en
las visiones espirituales del hemisferio occidental, e incluso en
las de oriente, de manera que muchos ya no pueden concebir el
crecimiento espiritual sin un progreso en su felicidad.

Todo esto, además, está siendo alentado hoy en día por


una “industria” del crecimiento personal que, a partir de ciertos
estudios en el ámbito del comportamiento humano, ha dado
origen a novedosas ramas que se presentan como las panaceas
para la realización humana y la obtención de la felicidad, ya sea
en el ámbito personal, familiar o laboral. El gran movimiento
de autoayuda, en todas sus formas, apoyado por “nuevas
tecnologías de la mente”, como el coaching, nos hace creer que
no hay nada que no podamos alcanzar.

Y claro, en una sociedad donde los individuos aspiran a ser


felices, donde la felicidad está vinculada con ciertos estilos de
vida y niveles de consumo, donde el éxito sólo puede ser medido
81 El smiley creado por Harvey Ball, se convirtió en uno de los íconos de la cultura popular del siglo
XX. Hasta 1971 había vendido más de 50 millones de botones.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 175


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

a partir de los logros materiales alcanzados; en la que está mal


visto que alguien exprese tristeza y rápidamente hay que ponerse
la “cara smile” después de cualquier situación que atente contra
nuestra dicha, resulta casi natural pensar que también Cristo
murió en la cruz para que nosotros obtengamos la felicidad.

Lo que enseña Cristo

Muchos cristianos que dicen basar su vida en la fe en Cristo


no se diferencian mucho de quienes no lo hacen; mas bien,
son guiados por esa filosofía de vida que domina la sociedad
actual en la que, en última instancia, se señala que los seres
humanos hemos nacido para ser felices y que la felicidad es
nuestro derecho de nacimiento. En realidad, para ellos Cristo es
el medio para alcanzar el fin deseado.

Pero como afirman muchos de los predicadores y practicantes


del llamado “evangelio de la prosperidad”, ¿acaso no quiere Dios
que seamos felices? Si entendemos claramente las Escrituras
veremos clara y fundamentadamente que en ningún momento
Jesús o sus discípulos mostraron el camino que tendrían que
recorrer los seguidores de Cristo como un sendero fácil, en el
que habrían de hacerse realidad todos sus sueños y aspiraciones
de éxito en el mundo. Al contrario, seguir las pisadas de Cristo
supone más bien una tarea hartamente dificultosa, donde incluso
estamos llamados a “negarnos a nosotros mismos”.82

Comprender el significado de negarnos a nosotros mismos


es pues, entender el corazón de lo que significa ser un discípulo
de Jesús y, consecuentemente, un verdadero cristiano. Jesús
82 Lucas 9:23-24: “…y decía a todos, si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su
cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida
por causa de mí, este le salvará”.

176 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

jamás nos ofreció la felicidad en términos de la ausencia de


problemas, buena salud, abundante provisión material y alegría
por todo ello. Es más, dijo que “difícilmente entrará un rico en
el reino de los cielos”83, y que su reino “no es de este mundo”84.
Jesús hizo la pregunta en Lucas 9:25: “¿Qué aprovecha si el
hombre gana todo el mundo, y se pierde a sí mismo?”.

Lo que nos ofrece Cristo

La prioridad de Dios no es nuestra felicidad temporal – lo


que Dios está haciendo en cada uno es conducirnos a esa Su paz
verdadera, que el mundo no entiende, al gozo verdadero que
sobrepasa todo entendimiento, a ser uno con Él. Dando prioridad
a Su reino y a Su justicia, podremos tener gozo en lo que Dios
proveerá para cubrir nuestra paz (Mateo 6:33).

Cuando el apóstol Pablo se sentía abrumado por este


“aguijón en la carne, un mensajero de satanás” en 2 Corintios
12:9, le rogó 3 veces al Señor que se lo quitara y Dios no lo hizo.
La respuesta del Señor fue: “Bástate mi gracia, porque mi poder
se perfecciona en la debilidad”; es decir que cuando sentimos
que no podemos seguir cargando con las circunstancias de
nuestra vida o cuando las cosas no se dan como quisiéramos, es
entonces, y solo entonces que la gracia del Señor puede obrar en
nuestros corazones, llevándonos a una gracia mayor, aquella que
nos hace cada vez más como Jesucristo.

Por otro lado, deja en claro que Dios siempre escucha


nuestras oraciones, aun cuando no nos conceda lo que pedimos.
83 Mateo 19:23: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico
en el reino de los cielos”.
84 Juan 18:36: “Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo mis
servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí”.

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 177


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

Y esto no podría ser de otra manera si entendemos que Su


propósito en nuestras vidas es más importante que cualquier
visión que nosotros hayamos desarrollado para vivir. Si Dios
cuidó a Pablo a través de un aguijón en su carne para evitar que
de alguna manera empezara a creer en su propia grandiosidad o
en la gran tarea que estaba desempeñando para Él y en lo que
había podido hacer para ganarse una experiencia tan profunda
como la que había experimentado conociendo de una manera
más directa Su reino, ¿no cabe suponer que también el Señor nos
protege de caer aún con mayor facilidad en la autosuficiencia
de nuestros egos, al no concedernos todos nuestros deseos, los
cuales podrían encandilarnos y enredarnos más en los lazos del
mundo?

Proverbios 14:12 nos advierte que “hay camino que al


hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”, lo
que en buenas cuentas significa que no sabemos ni conocemos lo
que verdaderamente es bueno y útil para nosotros. De ahí es que
podemos desear ser o tener cosas materiales que espiritualmente
solo habrán de abrir una mayor brecha con Dios. Pero aún en
esto está la mano protectora de Dios citada en Jeremías cuando
dice: “Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su
camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos”.85

Al final, Rubén comprendió que lo más importante del


cristianismo es ser un leal discípulo de Jesús y que eso implica
mantener la lealtad de su corazón hacia Él, en un mundo en el
que se presentan muchos “amantes” que buscan seducirlo y
apartarlo de ese angosto camino que lo lleva a la vida eterna.
Ahora Rubén está seguro que la vida cristiana no consiste en
85 Jer 10:23.
178 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”
UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

buscar la felicidad tal como en algún momento la concibió


(influenciado por la cultura), sino de permitir que el fruto del
Espíritu se manifieste en su vida y así pueda tener la paz y el
gozo que están más allá de lo que podemos entender los seres
humanos. Le quedó claro que el cristianismo no se trata de
nuestra realización personal, sino del propósito de Dios que nos
conduce a caminar con Él.

Discutir en grupos pequenos:

¿Está de acuerdo con el análisis del autor? ¿Por qué sí?;


¿por qué no?
¿Conoce a alguien cuya vida está siendo afectada con
este concepto de felicidad/ realización personal? ¿Cómo está
afectando su vida? ¿Cómo ayudarle a llegar a encontrar el
verdadero propósito en Cristo?

“EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO” 179


UN ESTUDIO DE CASO: EL CRISTIANISMO DE LA AUTOREALIZACIÓN

Los Autores son pastores y líderes de iglesias que sirven como


voluntarios en el ministerio Equipando Siervos Internacional (ESI)

Pastor Hermano en este peregrinaje con otros que


Pablo James están apasionados de Jesús, sirviendo al
Señor en Latinoamérica 32 años; Fundador
de la Iglesia “La Comunidad” en La Paz, Bo-
livia; Fundador y Director de Equipando Sier-
vos Internacional.

Pastor Pastor Ejecutivo de la iglesia Parkside en


Jeffrey Mills Cleveland, Ohio y amante de Jesús.

Pastor Pastor misionero, plantando una iglesia en


Andrés James Uruguay y facilitador en Equipando Siervos.

Pastor Ministro del evangelio, director del Instituto


Jacinto Eliseo Batista de Formación y Entrenamiento Teológico en
La Paz, Bolivia.

Hermano Líder y maestro en su iglesia local. Abogado


Windsor A. Ferreira de profesión y estudiante constante de las
Gonzales Escrituras.

Hermano Sirve al Señor en el área de comunicación


Benjamín A. Figueroa en su iglesia local y como facilitador de Equi-
pando Siervos.

Pastor de Jóvenes Fundador en la iglesia Comunidad “El Rema-


Juan P. París Siles nente” en Santa Cruz, Bolivia, facilitador de
Equipando Siervos.

Pastor Pastor en Santa Cruz, Bolivia con un minis-


Freddy A. Romero Rosales terio alcanzando las naciones con el evan-
gelio de Jesucristo, facilitador de Equipando
Siervos.

180 “EL PELIGRO DEL CRISTIANISMO SIN CRISTO”