Vous êtes sur la page 1sur 3

Tema: 1564

28/04/19

¿QUÉ PASA DESPUÉS DE LA MUERTE?

Lectura: Marcos 9:42-50.

42 Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera
si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar.
43 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que
teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado,
44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.
45 Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo
dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado,
46 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.
47 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un
ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno,
48 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.
49 Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal.
50 Buena es la sal; mas si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en
vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros.

Texto para memorizar: Mateo 10:28

“Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más
bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”

Introducción: Una de las más inquietantes preguntas que se hace el ser humano
es: ¿qué pasa después de la muerte? La Biblia, el libro inspirado de Dios, responde a
estas y a todas las grandes preguntas que se hace el ser humano. Saber que pasa
después de la muerte te cambia la perspectiva de la vida, te da propósito y te
previene sobre dónde pasarás la eternidad.

I. NATURALEZA DEL SER HUMANO

1. El ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios. Gn. 1:26-27 (26
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra
semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en
toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los
creó.

2. Al igual que su creador el ser humano es una trinidad: espíritu, alma y cuerpo. 1
Ts 5:23; 23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser,
espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor
Jesucristo. ; Heb. 4:12. 12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante
que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las
coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del
corazón.

3. El alma y el espíritu humano sobreviven a la muerte del cuerpo. Mt 10:28 28 Y no


temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a
aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

II. EXISTE UN LUGAR DE TORMENTO DONDE VAN LOS QUE


MUEREN EN PECADO

1. Jesucristo alertó sobre la existencia de un lugar de tormento. Mt. 5:27-30. 27


Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.
28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró
con ella en su corazón.
29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues
mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado
al infierno.
30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te
es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al
infierno.

2. Durante los tres días que Jesucristo estuvo muerto, su espíritu estaba en el centro
de la tierra. 1 P. 3:18-20 18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los
pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto
en la carne, pero vivificado en espíritu;
19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,
20 los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de
Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es
decir, ocho, fueron salvadas por agua.

3. Los impíos no serán aniquilados, sino que serán atormentados por los siglos de
los siglos. Ap. 20:10 10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y
azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los
siglos de los siglos.

III. EXISTE UN PARAÍSO DONDE IRÁN LOS QUE HAN SIDO LAVADOS
EN LA SANGRE DE CRISTO

1. Dos lugares en la eternidad. Mt. 25:46. 46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a
la vida eterna.

2. El Apóstol Pablo decía que morir era estar ausente del cuerpo pero presente con
Cristo. Fil. 1:21-24. 21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.
22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué
escoger.
23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con
Cristo, lo cual es muchísimo mejor;
24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.
3. Jesucristo le prometió al ladrón que estaba siendo crucificado con él, un paraíso.
Lc. 23:43. 43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el
paraíso.

Conclusión: Tú decides donde pasarás la eternidad, si arriba en el cielo con


nuestro Señor Jesucristo, donde las calles son de oro, no hay lágrimas ni dolor; o
abajo en el infierno el lugar de tormento. Hoy estás a tiempo de tomar esa decisión.

Centres d'intérêt liés