Vous êtes sur la page 1sur 142

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/323987574

Medidas cautelares en el proceso penal

Book · March 2018

CITATIONS READS

0 877

1 author:

Silvia Barona-Vilar
University of Valencia
21 PUBLICATIONS   13 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Mediación penal View project

All content following this page was uploaded by Silvia Barona-Vilar on 24 March 2018.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Medidas  cautelares  en  el  proceso  penal  


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Prof.  Dra.  Dra.  h.c.  mult  
 Silvia  BARONA  VILAR  
Catedrática  de  Derecho  Procesal  
Universitat  de  València  
España  
 
 
 
 
 
 
 
 

1
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
 
 
 

La libertad no es nada más que una oportunidad para ser mejor

(Albert Camus)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Agradecimientos  de  la  autora  a  la  revisión  del  trabajo,  incorporaciones  y  adaptaciones  
al   Derecho   de   Honduras   por   el   equipo   compuesto   por   Claudia   Suyapa   Mejía   Mejía,   Luis  
Armando  Navas  Flores,  Olga  Damalis  Hernández  Marcía,  Juan  Carlos  Griffin  Ramírez  y  Luis  
Alfonso  Vallejo  Suazo,  con  quienes  participó  en  el  «Programa  de  Apoyo  al  sector  Seguridad-­‐
PASS,   Convenio   No.   DCI-­‐ALA/2007/019-­‐235»   de   la   Unión   Europea   en   la   capacitación   de  
Fiscales.  

2
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
 
Índice  
 
 
Abreviaturas  
 
Capítulo  I  
CONSIDERACIONES  PREVIAS  
 
1.   Adecuación   del   proceso   penal   de   Honduras   a   los   parámetros   constitucionales   y  
garantistas  de  los  derechos  humanos  
2.   Principios  básicos  del  proceso  penal  hondureño  
3.   Algunos  componentes  del  modelo  procesal  penal    
 
 
Capítulo  II  
LAS  MEDIDAS  CAUTELARES:  UNA  MANIFESTACIÓN  DE  LA  TUTELA  JURISDICCIONAL  
 
1.   Función  jurisdiccional  
2.   Función  jurisdiccional  cautelar  y  proceso  cautelar  
   
 
Capítulo  III  
RÉGIMEN  JURÍDICO  CAUTELAR  EN  EL  PROCESO  PENAL  HONDUREÑO:  PUNTO  DE  PARTIDA  
 
1.   Fundamento  y  naturaleza  jurídica  de  las  medidas  cautelares  
1.1.  Fundamento  
1.2.  Función  de  las  medidas  cautelares  y  clases    
1.2.1.   Medidas  cautelares  como  género  
1.2.2.   Medidas   precautelares,   cautelares,   preventivas   e   interdictivas   como  
especie  
C)  Medidas  cautelares  concretas  aplicables  en  Honduras  
2.   Características  de  las  medidas  cautelares  
2.1.  Instrumentalidad  
2.2.  Provisionalidad  
2.3.  Temporalidad  
2.4.  Variabilidad  
2.5.  Proporcionalidad    
 
 
Capítulo  IV  
PRESUPUESTOS  
 
1.   Presupuestos  formales  
1.1.  Competencia  
1.2.  Resolución  

3
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

2.   Materiales  
2.1.  Fumus  boni  iuris  
2.2.  Periculum  in  mora  
 
Capítulo  V  
APREHENSIÓN  O  CAPTURA  DE  LAS  PERSONAS  
 
1.   Concepto  
2.   Naturaleza  jurídica  y  características  
3.   Modalidades  de  la  aprehensión  
3.1.  Aprehensión  por  la  Policía  
3.1.1.  Objeto  y  sujetos  
3.1.2.  Requisitos  y  condiciones  de  la  aprehensión  policial  
3.1.2.1.  Supuestos  en  que  es  posible  legalmente  la  aprehensión  policial  
3.1.2.2.  Principios  básicos  de  la  actuación  de  la  Polícia  en  la  aprehensión  
3.2.  Aprehensión  por  particulares    
 
 
Capítulo  VI  
DETENCIÓN  PREVENTIVA  
 
1.  Supuestos  
2.  Presupuestos  
3.  Consecuencias:  puesta  a  disposición  del  juez.  Privación  de  libertad  máxima  de  24  
horas  
 
Capítulo  VII  
ESTATUTO  JURÍDICO  DEL  PRIVADO  DE  LIBERTAD  CAUTELARMENTE  EN  HONDURAS.  
ESPECIAL  REFERENCIA  AL  HÁBEAS  CORPUS  
 
1.  Garantías  procesales  del  privado  de  libertad  en  Honduras  
2.  Estatuto  propio.  Significado  y  contenido  
3.  Referencia  especial  al  hábeas  corpus  
3.1.  Significado  y  características  del  hábeas  corpus  
3.1.1.  Razón  de  ser  
3.1.2.  Características  
3.2.  Elementos  subjetivos  
3.3.  Procedimiento  
   
Capítulo  VIII  
LA  PRISIÓN  PREVENTIVA  
1.  Características  
1.1.  Medida  cautelar  
1.2.  Medida  cautelar  personal  
1.3.  Medida  cautelar  excepcional  
2.  Finalidad  y  presupuestos  
2.1.  Presupuestos  formales  

4
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

2.2.  Presupuestos  materiales  


2.2.1.  Fumus  boni  iuris  
2.2.2.  Periculum  in  mora  
2.2.2.1.  Peligro  de  fuga  
2.2.2.2.  Peligro  de  obstrucción  de  la  investigación  
2.2.2.3.  Peligro  de  reintegración  en  banda  organizada  
2.2.2.4.  Peligro  de  reincidencia  sobre  la  víctima    
3.  Duración  de  la  prisión  provisional  
3.1.  Regla  general  
3.2.  Excepciones  
3.3.  Consecuencias  derivadas  del  transcurso  del  plazo  
4.   Modalidades   de   cumplimiento   de   la   prisión   provisional.   Especial   referencia   al  
lugar  de  cumplimiento  y  a  la  incomunicación  del  preso  preventivo  
4.1.  Comunicada  
4.2.  Incomunicada  
4.2.1.  Fundamento  de  la  incomunicación  
4.2.2.  Límites  de  la  incomunicación  
4.2.3.  Momento  para  decretar  la  incomunicación  
4.3.  Arresto  domiciliario  o  prisión  preventiva  atenuada  
5.  Prohibición  de  la  prisión  provisional  y  supuestos  en  que  no  podrá  decretarse  
5.1.  Prohibición  de  la  prisión  provisional  
5.2.  Casos  en  que  no  podrá  decretarse  la  prisión  provisional  
6.  Cesación-­‐revocación  de  la  prisión  preventiva  
6.1.  Variación  de  los  presupuestos  
6.2.  Duración  excesiva  
6.3.  Revocación.  Trámites.  Apelación  
6.3.1.  Causas  de  revocación  
6.3.2.  Trámites  
6.3.3.  Apelación  de  las  resoluciones  relacionadas  con  la  prisión  preventiva  
7.  Abono  del  tiempo  pasado  en  prisión  preventiva  a  efectos  de  pena  
8.  Indemnización  por  prisión  preventiva  sufrida  
 
Capítulo  IX  
MEDIDAS  CAUTELARES  SUSTITUTIVAS  DE  LA  PRISIÓN  PREVENTIVA  
 
1.  Sustitución  de  la  prisión  preventiva  
1.1.  Delimitación  de  las  medidas  sustitutivas  de  la  prisión  preventiva  
1.1.1.   Arresto  en  su  propio  domicilio  o  en  el  de  otra  persona  que  lo  consienta,  
bajo  vigilancia  o  sin  ella  
1.1.2.   Someter   al   imputado   al   cuidado   o   vigilancia   de   una   persona   o  
institución  determinada  que  informe  periódicamente  al  Juez  
1.1.3.    Obligar   al   imputado   a   presentarse   periódicamente   ante   un  
determinado  juez  o  autoridad  que  este  designe  
1.1.4.   Prohibición   de   salir   del   país,   del   lugar   de   su   residencia   o   del   ámbito  
territorial  que  el  órgano  jurisdiccional  determine  
1.1.5.   Prohibición   de   concurrir   a   determinadas   reuniones   o   determinados  
lugares  

5
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

1.1.6.   Prohibición  de  comunicación  con  personas  determinadas,  siempre  que  


no  afecte  al  derecho  de  defensa  
1.1.7.   Constitución   a   favor   del   Estado   por   el   imputado   u   otra   persona   de  
cualquiera   de   las   garantías   siguientes:   depósitos   de   dinero   o   valores,  
hipoteca,  prenda  o  fianza  personal  
1.2.  Improcedencia  de  las  medidas  sustitutivas  
1.3.   Forma   y   contenido   de   la   resolución   que   decrete   medidas   sustitutivas   y  
contenido  del  acta  que  registre  una  medida  sustitutiva  
2.   Otras   medidas.   Internamiento   cautelar,   suspensión   en   el   ejercicio   del   cargo   y  
algunas  medidas  cautelares  patrimoniales  
2.1.   Internamiento   cautelar.   Medida   no   sustitutiva,   empero   sí   alternativa   de   la  
prisión  preventiva  
2.2.  Suspensión  del  cargo  
2.3.  Algunas  medidas  cautelares  patrimoniales.  Especial  referencia  al  Decreto  Nº  
26-­‐2010   que   aprueba   la   Ley   sobre   privación   definitiva   del   dominio   de   bienes  
de  origen  ilícito.  
2.3.1.   Con  carácter  general  
2.3.2.   Supuesto   especial   en   el   caso   del   Decreto   Nº   27-­‐2010   (Ley   sobre  
privación  definitiva  del  dominio  de  bienes  de  origen  ilícito)  
 
Capítulo  X  
MEDIDAS  CAUTELARES  EN  EL  PROCESO  PENAL  POR  RESPONSABILIDAD  DE  MENORES  
 
1.  Algunas  cuestiones  en  torno  a  la  responsabilidad  penal  de  los  menores  
2.  Medidas  cautelares  con  menores.  Régimen  jurídico.  
2.1.  Función  y  naturaleza  
2.2.  Medidas  cautelares  específicas  y  régimen  jurídico  aplicable  a  las  mismas  
2.2.1.  Aprehensión  
2.2.2.  Detención  (precautelar)  
2.2.3.  Detención  cautelar  (prisión  preventiva)  
2.2.4.  Demás  medidas  cautelares  emanadas  del  artículo  173  del  CPP  
 
Bibliografía  

6
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

ABREVIATURAS  
 
 
art(s).   artículo(s).  
CE   Constitución  española.  
CH   Constitución   de   la   República   de   Honduras   (Decreto   No.   131,   del   11   de  
enero  de  1982).  
CPC   Código  Procesal  Civil  (Decreto  núm.  211-­‐2006).    
CP   Código  Penal  (Decreto  No.  144-­‐83).  
CPP   Código  Procesal  Penal  (Decreto  No.  9-­‐99-­‐E).  
Ed.   Editorial.  
ed.   edición.  
etc.   etcétera.  
L   Lempira.  
LECRIM   Ley  de  Enjuiciamiento  Criminal  española  (1882).  
LJC   Ley  sobre  Justicia  Constitucional  (Decreto  núm.  244-­‐2003).  
LO   Ley  Orgánica.  
LOPJ   Ley  Orgánica  del  Poder  Judicial  (española).  
No.   número.  
núm.   número.    
pág(s).   página(s).  
(S)STC   Sentencia(s)  del  Tribunal  Constitucional  (español).  
STEDH   Sentencia  del  Tribunal  Europeo  de  Derechos  Humanos.  
StPO   Strafprozeßordnung  (Ordenanza  Procesal  alemana).  
TEDH   Tribunal  Euriopeo  de  Derechos  Humanos.  

7
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  I  
Consideraciones  previas  
 
 
 
 
La  aprobación  del  Código  Procesal  Penal  en  Honduras  mediante  Decreto  No.  9-­‐
99-­‐E,   emitido   por   el   Poder   Legislativo   en   fecha   19   de   diciembre   de   1999   y  
publicado   en   el   Diario   Oficial   La   Gaceta   No.   29.176   de   fecha   sábado   20   de   mayo   de  
2000,   entrando   en   vigor   el   20   de   febrero   de   2002,   supuso   una   auténtica  
metamorfosis  de  la  tutela  penal.  Derogó  el  viejo  Código  de  Procedimientos  penales  
de   1985  e  introdujo  el  sistema  procesal  penal  acusatorio  y,  con  él,  se  consolidaron  
las  bases  y  principios  que  fundamentan  un  verdadero  proceso;  un  proceso  que  se  
encamina  hacia  la  defensa  de  los  derechos  humanos  y  libertades  fundamentales  y  
que   reconoce   a   las   personas   como   tales   y   abandona   su   cosificación.   Ciertamente   el  
Código   no   se   ha   mantenido   en   estado   puro,   sino   que   ha   sufrido   sucesivas  
modificaciones,  algunas  de  ellas  podrían  justificarse  sobre  la  base  de  su  adaptación  
a  la  realidad  en  la  que  se  aplica  –Honduras-­‐,  si  bien  otras,  precisamente  referidas  al  
tema   de   las   medidas   cautelares   penales1,   responden   más   a   criterios   de   control  
social   y   seguridad   que,   en   todo   caso,   pueden   provocar   una   involución   en   la  
conquista  de  los  derechos  fundamentales.  
 
Las   consecuencias   iniciales   de   esta   aprobación   obligaron   a   los   operadores  
jurídico-­‐penales  a  capacitarse  en  el  manejo  del  nuevo  modelo  penal,  asumiendo  un  
cambio  fundamental  en  la  tutela  penal,  en  los  papeles  de  los  diversos  protagonistas  
penales,   afectando   tanto   a   la   Judicatura,   como   a   la   Fiscalía,   como   a   la   Defensoría  
pública,   como   a   los   abogados   privados.   El   trabajo   realizado   en   los   primeros   años  
en   la   formación   y   certificación   de   quienes   interactuaban   en   el   proceso   penal   se  
hizo   absolutamente   imprescindible   e   incluso   los   años   no   han   mermado   las  
necesidades   de   adaptación   al   modelo   de   proceso   penal   hondureño;   un   modelo   que  
no  se  ha  mantenido  de  forma  petrificada  en  el  tiempo,  sino  que  ha  sido  objeto  de  
diversas  y  constantes  reformas,  en  unos  casos  para  adaptar  la  norma  a  la  realidad  
jurídica   de   Honduras;   en   otros   casos,   para   endurecer   el   modelo   penal   ante   la  
situación   creciente   de   criminalidad   imparable   y   ante   la   exigencia   política   de   dar  
respuesta  social  a  la  lucha  contra  la  violencia  y  la  inseguridad  ciudadana.  
 
Ahora   bien,   no   solo   se   ha   producido   esa   adaptación   y   endurecimiento   de   las  
normas   procesales   penales   en   materia   de   criminalidad   de   adultos,   sino   que  
igualmente   la   necesidad   de   adaptar   el   Código   de   Niñez   y   Adolescencia   se   hizo  
realidad,   necesitando   de   diversas   reformas   en   atención   a   la   realidad   social   y  
sociológica   del   momento.   Este   Código   ha   sido   reformado   en   diversas   ocasiones   y  
recoge  una  suerte  de  medidas  cautelares  que  han  venido  a  justificar  igualmente  la  
necesidad   de   garantizar   durante   la   pendencia   del   proceso   penal   por  
responsabilidad   penal   del   niño   o   niña   la   persona   de   éstos,   así   como   favorecer   y  
garantizar   el   debido   desarrollo   y   cumplimiento   de   la   sentencia   cuando   ésta   se  
1.   Estas  adaptaciones  son  en  ciertos  casos  inevitables  y  probablemente  una  necesidad  ineludible  

8
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

dicte.   A   estas   medidas   cautelares   en   garantía   del   menor   responsable   penalmente  


también   haremos   referencia   en   esta   obra,   sin   olvidar   el   enorme   papel   que   la  
función  restaurativa  y  resocializadora  cumple  en  sede  penal  de  menores;  y  es  por  
ello   que   las   medidas   cautelares   deben   estar   inspiradas   en   esa   imprescindible  
protección  que  los  menores  deben  encontrar  en  el  sistema  jurídico  penal,  frente  a  
la  opción  mucho  más  preventiva  del  tratamiento  penal  en  adultos.  
 
 
1.  Adecuación  del  proceso  penal  de  Honduras  a  los  parámetros  
constitucionales  y  garantistas  de  los  derechos  humanos  
 
El   camino   hasta   llegar   a   la   actual   situación   fue   lento   y   tortuoso,   y   no   exento   de  
numerosos   momentos   de   incertidumbre   que,   sin   embargo,   fueron  
satisfactoriamente  superados  hasta  la  consagración  de  un  sistema  penal  y  procesal  
penal  garantista.  
 
Incluso   podría   decirse   que   el   Código   Procesal   Penal   que   se   aprobó   en   los  
albores  del  siglo  XXI  estaba  pensado  en  muchos  casos  para  una  sociedad  diversa  de  
la   hondureña,   lo   que   generó,   y   en   ocasiones   genera,   algunas   disensiones   o,   si   cabe,  
algunas   contradicciones   de   aplicación,   y   probablemente   esto   sucedió   en   sus  
orígenes.   Es   imprescindible   continuar   trabajando   para   alcanzar   la   total   adaptación  
tanto   de   las   instituciones   como   de   los   operadores   jurídicos   y   ello   por   cuanto   ha  
habido   que   ir   conformando   algunas   instituciones   a   la   realidad   social,   sociológica,  
política  y  económica  hondureña,  amén  de  continuar  en  el  proceso  de  formación  y  
preparación   de   quienes   deben   dar   debido   cumplimiento   a   la   justicia   penal   en  
Honduras.  Es  muy  probablemente  un  «estado»  continuo  el  que  se  reclama,  y  no  es  
posible   bajar   la   guardia   ante   la   constante   necesidad   de   adaptabilidad   de   la  
situación  jurídica  a  la  realidad  social  de  Honduras.  
 
Una  cosa  es  indudable:  la  aprobación  del  nuevo  Código  Procesal  Penal  supuso  
un   paso   adelante   ineludible.   Se   introduce   en   el   sistema   jurídico   hondureño   un  
proceso   penal   garantista,   adecuado   a   los   parámetros   constitucionales   y   a   las  
exigencias   que   venían   proclamadas   desde   el   marco   de   los   textos   internacionales,  
un  proceso  penal  en  el  que  se  asumía  una  realidad  penal,  el  equilibrio  en  la  balanza  
entre  la  seguridad-­‐sociedad  y  el  individuo-­‐libertad,  y  siendo  que,  en  caso  de  dudas,  
la   opción   legislativa   es   conformar   un   proceso   a   favor   del   individuo,   de   las  
garantías,   de   la   proclamación   de   los   derechos.   Al   menos   en   la   teoría   este   es   el  
punto  de  partida.  La  realidad  práctica  es  la  que  debe  llevar  a  seguir  luchando  por  
alcanzar   los   buenos   propósitos   que   llevaron   al   legislador   hondureño   a   su  
aprobación   y   a   tratar   de   favorecer   su   implantación   con   los   operadores   jurídicos,  
con   los   protagonistas   esenciales,   entre   los   que   se   encuentran   en   un   lugar  
preferente   los   representantes   del   Ministerio   Público,   amén   de   incorporar   poco   a  
poco   mayor   financiación   en   la   lucha   contra   la   criminalidad   y   la   respuesta   social   de  
la  misma  en  el  marco  de  una  permeabilidad  de  la  función  restaurativa  que  favorece  
a   las   víctimas,   sean   individuales   o   sea   la   misma   sociedad,   así   como   la  
imprescindible   función   resocializadora   de   los   delincuentes.   Una   búsqueda   que   se  
encamine   más   hacia   lo   preventivo   que   hacia   lo   represivo,   lo   que   no   siempre   es  

9
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

fácil.  Una  sociedad  que  no  luche  por  estas  misiones  no  puede  encontrar  respuestas  
positivas   en   la   aplicación   de   la   tutela   penal   que   exigen   los   ciudadanos.   Esta   debe  
ser   la   tendencia   de   todo   sistema   democrático,   tratando   de   abandonar   «maneras»  
inquisitivas  que  aun  se  encuentran  como  vestigios  de  siglos  de  historia  en  las  que  
el  sospechoso-­‐imputado-­‐acusado  no  era  ni  tenía  sentido  hacerle  sentir  como  «ser  
humano»;   la   ingratitud   de   su   persona   hacia   con   la   sociedad   recibía   el   justo   castigo,  
tanto   durante   el   proceso   hasta   ser   efectivamente   condenado   como   tras   recibir   la  
sentencia  condenatoria.  
 
Así   las   cosas,   era   ya   una   exigencia   insoslayable   la   aprobación   de   un   nuevo  
Código   de   Procedimiento   penal   que   no   fuera   sino   la   adecuación   del   sistema  
procesal   a   la   Constitución   Política   del   Estado   y   a   las   múltiples   Convenciones   y  
normas   Internacionales   sobre   Derechos   Humanos   ratificadas   por   la   República   de  
Honduras.   De   este   modo,   la   estructura   y   pilares   esenciales   sobre   los   que   asentar   el  
nuevo   proceso   penal   hondureño   venían   ya   conformadas,   desde   la   base   de   un  
verdadero   sistema   de   garantías.   No   en   vano   debe   citarse   como   antecedente   de  
gran  interés  que  a  mediados  de  1995  y  como  iniciativa  de  Ley  de  la  Corte  Suprema  
de   Justicia,   se   sometió   al   Congreso   Nacional   un   Anteproyecto   de   Código   Procesal  
Penal,   un   paso   adelante   extraordinario   en   línea   de   afrontar   una   transformación  
absoluta   que   llevara   a   pasar   del   sistema   inquisitivo   al   acusatorio   en   el   proceso  
penal.  
 
En   tal   sentido,   el   nuevo   proceso,   el   que   entró   en   2002,   responde   a   esas  
garantías,   que   de   alguna   manera   eran   exigencia   de   la   ratificación   por   Honduras   de  
la   normativa   de   la   Convención   Americana   sobre   derechos   humanos   o   Pacto   de   San  
José  de  Costa  Rica  (1969)  y  del  Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos  
(1966)  de  Naciones  Unidas,  que  significaban  esa  ineludible  necesidad  de  cambio  en  
los  modelos  jurídicos  penales  en  aras  de  la  protección  de  los  derechos  humanos2.  
 
Además,   la   Constitución   de   Honduras   incorporaba   un   elenco   numeroso   de  
preceptos   que   hacían   incompatible   un   modelo   jurídico   procesal   penal   que   no  
respondiera  a  esos  parámetros  de  protección  y  defensa  de  los  derechos  humanos.  
Son  numerosos  los  preceptos  constitucionales  que  se  han  convertido  en  bastión  de  
las  reformas  procesales  penales  y  que  incorporan  estos  derechos  fundamentales.  A  
saber:  
 
1.   Término   máximo   de   detención   e   incomunicación,   previo   a   la   autoridad   de  
juzgamiento.   Detención   judicial   para   inquirir.   Viene   regulada   en   el   artículo   71  
cuando  dispone:  
 

2.   Especialmente   en   los   preceptos   referidos   a   la   libertad   y   a   la   presunción   de   inocencia,  


destacando   especialmente   el   artículo   9   de   la   Declaración   Universal   de   Derechos   Humanos   de  
10  de  diciembre  de  1948,  el  artículo  9  del  Pacto  Internacional  de  los  derechos  civiles  y  políticos  
de   19   de   diciembre   de   1966,   el   artículo   5   del   Convenio   Europeo   de   Protección   de   los   Derechos  
humanos  y  de  las  Libertades  Fundamentales  de  4  de  noviembre  de  1950,  y  los  artículos  7  y  8  
de   la   Convención   Interamericana   de   derechos   del   hombre   suscrita   en   San   José   de   Costa   Rica   el  
22  de  noviembre  de  1969.  

10
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Ninguna   persona   puede   ser   detenida   ni   incomunicada   por   más   de   veinticuatro   horas,  
posteriores   a   su   detención,   sin   ser   puesta   en   libertad   o   a   la   orden   de   autoridad   competente  
para  iniciar  su  proceso  de  juzgamiento.  Excepcionalmente  este  plazo  lo  extenderá  la  autoridad  
competente   hasta   48   horas,   cuando   se   trate   de   delitos   de   investigación   compleja,   a   causa   de   la  
multiplicidad   de   los   hechos   relacionados,   dificultad   en   la   obtención   de   pruebas   o   por   el  
elevado  numero  de  imputados  o  víctimas.  
La  medida  de  excepcionalidad  debe  ser  desarrollada  en  el  Código  Procesal  Penal.  
La   detención   judicial   para   inquirir   no   podrá   exceder   de   seis   días   contados   desde   el  
momento  en  que  se  produzca  la  misma.  
 
2.  Derecho  de  petición  y  pronta  respuesta.  Artículo  80:  
 
Toda   persona   o   asociación   de   personas   tiene   el   derecho   a   presentar   peticiones   a   las  
autoridades,  ya  sea  por  motivos  de  interés  particular  o  general  y  de  obtener  pronta  respuesta  
en  el  plazo  legal.  
 
3.  Derecho  de  defensa.  Artículo  82:  
 
El  derecho  de  defensa  es  inviolable.  Los  habitantes  de  la  República  tienen  libre  acceso  a  
los  tribunales  para  ejercitar  sus  acciones  en  la  forma  que  señalan  las  leyes.    
 
4.  Derecho  a  un  defensor  de  oficio.  Artículo  83:  
 
Corresponde   al   Estado   nombrar   procuradores   para   la   defensa   de   los   pobres   y   para   que  
velen  por  las  personas  e  intereses  de  los  menores  e  incapaces.  Darán  a  ellos  asistencia  legal  y  
los  representarán  judicialmente  en  la  defensa  de  su  libertad  individual  y  demás  derechos.  
 
5.  Motivos  de  detención.  Formalidades  del  arresto.  Artículo  84:  
 
Nadie   podrá   ser   arrestado   o   detenido   sino   en   virtud   de   mandato   escrito   de   autoridad  
competente,  expedido  con  las  formalidades  legales  y  por  motivo  previamente  establecido  en  la  
Ley.  No  obstante,  el  delincuente  infraganti  puede  ser  aprehendido  por  cualquier  persona  para  
el  único  efecto  de  entregarlo  a  la  autoridad.  El  arrestado  o  detenido  debe  ser  informado  en  el  
acto   y   con   toda   claridad   de   sus   derechos   y   de   los   hechos   que   se   le   imputan;   y   además,   la  
autoridad  debe  permitirle  comunicar  su  detención  a  un  pariente  o  persona  de  su  elección.  
 
6.  Lugares  de  detención.  Artículo  85:  
 
Ninguna  persona  puede  ser  detenida  o  presa  sino  en  los  lugares  que  determine  la  Ley.  
   
7.   Derecho   a   guardar   silencio   ante   un   interrogatorio.   Valor   de   las   declaraciones.  
Artículo  88:  
 
No  se  ejercerá  violencia  ni  coacción  de  ninguna  clase  sobre  las  personas  para  forzarlas  a  
declarar.  Nadie  puede  ser  obligado  en  asunto  penal,  disciplinario  o  de  policía,  a  declarar  contra  
sí  mismo,  contra  su  cónyuge  o  compañero  de  hogar,  ni  contra  sus  parientes  dentro  del  cuarto  
grado  de  consanguinidad  o  segundo  de  afinidad.  Sólo  hará  prueba  la  declaración  rendida  ante  
juez   competente.   Toda   declaración   obtenida   con   infracción   de   cualesquiera   de   estas  
disposiciones,  es  nula  y  los  responsables  incurrirán  en  las  penas  que  establezca  la  Ley.  
 
8.  Presunción  de  inocencia.  Artículo  89:  
 
Toda   persona   es   inocente   mientras   no   se   haya   declarado   su   responsabilidad   por  
autoridad  competente.  

11
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
9.  Debido  proceso  judicial.  Fuero  de  guerra.  Artículo  90:  
 
Nadie   puede   ser   juzgado   sino   por   juez   o   tribunal   competente   con   las   formalidades,  
derechos   y   garantías   que   la   Ley   establece.   Se   reconoce   el   fuero   de   guerra   para   los   delitos   y  
faltas  de  orden  militar.  En  ningún  caso  los  tribunales  militares  podrán  extender  su  jurisdicción  
sobre  personas  que  no  estén  en  servicio  activo  en  las  Fuerzas  Armadas.  
 
10.  Competencia  entre  el  fuero  común  y  el  militar.  Artículo  91:  
 
Cuando  en  un  delito  o  falta  de  orden  militar,  estuviese  implicado  un  civil  o  un  militar  de  
baja,  conocerá  del  caso  la  autoridad  competente  del  Fuero  Común.  
 
11.  Requisitos  del  auto  de  prisión  y  de  la  declaratoria  de  reo.  Artículo  92:  
 
Solo  podrá  decretarse  auto  de  formal  procesamiento,  cuando  exista  evidencia  probatoria  
de  la  existencia  de  un  delito  e  indicios  racionales  de  que  el  imputado  es  autor  o  cómplice.  En  la  
misma  forma  se  hará  la  declaratoria  de  reo.    
 
12.  Derecho  a  rendir  caución  para  poder  ser  juzgado  en  libertad.  Artículo  93:  
 
Aun  con  auto  de  prisión,  ninguna  persona  puede  ser  llevada  a  la  cárcel  ni  detenida  en  ella,  
si  otorga  caución  suficiente,  de  conformidad  con  la  Ley.    
 
13.  Imposición  de  penas.  Derecho  a  ser  oído  y  vencido  en  juicio  debido.  Artículo  
94:  
 
A  nadie  se  impondrá  pena  alguna  sin  haber  sido  oído  y  vencido  en  juicio,  y  sin  que  le  haya  
sido  impuesta  por  resolución  ejecutoria  de  Juez  o  autoridad  competente.  
 
14.  Legalidad  de  la  pena  y  protección  contra  el  doble  juicio.  Artículo  95:  
 
Ninguna   persona   será   sancionada   con   penas   no   establecidas   previamente   en   la   Ley,   ni  
podrá   ser   juzgada   otra   vez   por   los   mismos   hechos   punibles   que   motivaron   anteriores  
enjuiciamientos.    
 
15.  Irretroactividad  de  la  ley.  Excepción  en  materia  penal.  Artículo  96:  
 
La   ley   no   tiene   efecto   retroactivo,   excepto   en   materia   penal   cuando   la   nueva   Ley  
favorezca  al  delincuente  o  procesado.    
 
16.  Penas  que  se  prohíben.  Duración  máxima  de  la  pena.  Artículo  97:  
 
Nadie   podrá   ser   condenado   a   penas   infamantes,   proscriptivas   o   confiscatorias.   Se  
establece   la   pena   de   privación   de   libertad   a   perpetuidad,   la   ley   penal   determinará   su  
aplicación  para  aquellos  delitos  en  cuya  comisión  concurran  circunstancias  graves,  ofensivas  y  
degradantes,  que  por  su  impacto  causen  conmoción,  rechazo,  indignación  y  repugnancia  en  la  
comunidad  nacional.  
Las  penas  privativas  de  la  libertad  por  simples  delitos  y  las  acumuladas  por  varios  delitos  
se  fijarán  en  la  ley  penal.  
 
17.   Protección   contra   la   detención   que   no   provenga   de   hechos   de   índole   penal.  
Artículo  98:  

12
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
Ninguna   persona   podrá   ser   detenida,   arrestada   o   presa   por   obligaciones   que   no  
provengan  de  delito  o  falta.    
 
18.  Inviolabilidad  del  domicilio.  Excepciones.  Formalidades  del  allanamiento  de  
morada.  Artículo  99:  
 
El  domicilio  es  inviolable.  Ningún  ingreso  o  registro  podrá  verificarse  sin  consentimiento  
de   la   persona   que   lo   habita   o   resolución   de   autoridad   competente.   No   obstante,   puede   ser  
allanado,  en  caso  de  urgencia,  para  impedir  la  comisión  o  impunidad  de  delitos  o  evitar  daños  
graves   a   la   persona   o   a  la  propiedad.  Exceptuando  los  casos  de  urgencia,  el  allanamiento  del  
domicilio  no  puede  verificarse  de  las  (6)  seis  de  la  tarde  a  las  (6)  seis  de  la  mañana,  sin  incurrir  
en  responsabilidad.  La  Ley  determinará  los  requisitos  y  formalidades  para  que  tenga  lugar  el  
ingreso,  registro  o  allanamiento,  así  como  las  responsabilidades  en  que  pueda  incurrir  quien  lo  
lleve  a  cabo.  
 
19.  Inviolabilidad  de  las  comunicaciones.  Excepción.  Valor  jurídico.  Artículo  100:    
 
Toda   persona   tiene   derecho   a   la   inviolabilidad   y   al   secreto   de   las   comunicaciones,   en  
especial   de   las   postales,   telegráficas   y   telefónicas,   salvo   resolución   judicial.   (...),   los   libros,   y  
comprobantes  de  los  comerciantes,  y  los  documentos  personales,  únicamente  estarán  sujetos  a  
inspección  o  fiscalización  de  la  autoridad  competente,  de  conformidad  con  la  ley.  
Las  comunicaciones,  los  libros,  comprobantes  y  documentos  a  que  se  refiere  el  presente  
artículo,  que  fueren  violados  o  sustraídos,  no  harán  fe  en  juicio.    
En   todo   caso,   se   guardará   siempre   el   secreto   respecto   de   los   asuntos   estrictamente  
privados  que  no  tengan  relación  con  el  asunto  objeto  de  la  acción  de  la  autoridad.  
 
La   aprobación   de   la   Constitución   de   la   República   de   Honduras   supuso   un  
cambio   político   fundamental   que   cambió   el   destino   del   país,   iniciando   una   etapa  
democrática   en   la   que   había   que   garantizar,   más   allá   de   la   propia   estructura   del  
Estado,  la  concepción  y  tutela  de  los  ciudadanos  y  sus  relaciones  con  el  Estado.  Y  
precisamente,   desde   este   reconocimiento   constitucional   se   venía   haciendo  
incompatible   el   modelo   procesal   existente   con   la   proclamación   de   derechos   que  
venía   configurada   en   el   texto   de   la   Constitución.   Especialmente,   cuanto   implicara  
un   reconocimiento   general   del   derecho   a   la   libertad   y   una   exigencia   de   garantías  
en   la   restricción   o   limitación   a   la   misma   casaba   muy   mal   con   el   modelo   procesal  
penal  existente  en  aquel  momento,  un  modelo  en  el  que  lo  que  existía  no  era  sino  la  
lentitud,  la  detención  o  privación  de  la  libertad  de  la  persona  como  regla  general,  la  
inexistencia   del   principio   de   presunción   de   inocencia   con   la   existencia   de   las  
denominadas   penas   anticipadas   (larga   duración   de   la   detención   preventiva),   la  
ausencia   absoluta   de   la   publicidad   y   la   oralidad,   etc.,   y   sobre   todo   la   consideración  
del   sujeto   pasivo   del   proceso   como   «objeto»   y   no   como   «sujeto»   del   mismo,   lo   que  
obligaba  no  solo  a  configurar  el  modelo  procesal  penal,  sino  también  adecuarlo  a  
los  derechos  y  libertades  fundamentales  reconocidos  en  los  textos  internacionales  
de  los  que  Honduras  es  parte  y  que  fueron  incorporados  a  la  Constitución  política  
del  Estado  y  de  ahí  a  las  leyes  procesales  posteriores.  
 
 
2.  Principios  básicos  del  proceso  penal  hondureño  
 

13
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Desde   la   proclamación   de   la   Independencia   de   Centroamérica   el   15   de  


septiembre   de   1821   han   sido   muchas   las   reformas   legislativas   que   se   fueron  
introduciendo  en  el  país,  aunque  inicialmente  se  mantuvieron  las  leyes  coloniales.  
Así,  la  primera  norma  de  carácter  procesal  penal  que  se  dictó  en  Honduras  fue  la  
Ley   Orgánica   de   la   Corte   Suprema   de   Justicia   y   demás   encargados   del   Poder  
Judicial,   del   20   de   febrero   de   1833,   en   cuyo   artículo   68   se   establecía   que   el  
seguimiento   de   las   causas   criminales   sería   público   después   de   concluido   el  
sumario;   disposición   que   se   mantuvo   inclusive   en   la   Ley   de   Justicia   del   6   de  
noviembre  de  1840,  con  la  matización  de  que  tal  publicidad  sólo  tendría  lugar  «si  
no  ofenden  el  pudor».  La  legislación  española  rigió  en  materia  procesal  hasta  el  1  
de   enero   de   1881,   fecha   en   que   entró   en   vigor   el   Código   de   Procedimientos.  
También   la   Constitución   Política   de   1894   introdujo   una   modificación   importante  
en   el   proceso   penal   al   establecer:   «No   se   impondrá   ninguna   pena   más   que  
correccional,   sin   que   preceda   declaración   del   Jurado   sobre   la   responsabilidad   del  
presunto   delincuente»;   si   bien,   el   juicio   seguía   siendo   escrito   y   el   Jurado   solo  
conocía   después   de   evacuados   los   traslados   de   buena   prueba.   En   1899   entró   en  
vigencia,   el   15   de   septiembre,   el   nuevo   Código   de   Procedimientos,   en   el   que   se  
estableció  el  juicio  oral  y  público  ante  el  jurado,  que  pasó  a  conocer  a  partir  de  la  
apertura   del   plenario.   Las   reformas   se   fueron   sucediendo:   Ley   de   Enjuiciamiento  
Criminal   de   12   de   septiembre   de   1904,   Código   de   Procedimientos   que   entró   en  
vigencia  el  1  de  marzo  de  1906,  Código  Penal  de  13  de  marzo  de  1985,  inspirado  en  
el   Código   Penal   Tipo   para   Latinoamérica,   Código   de   procedimientos   Penales,   que  
no   era   nuevo   sino   refundición   en   un   solo   texto   de   las   disposiciones   comunes   del  
procedimiento   civil   con   las   propias   del   penal.   Este   Código   generó   no   pocos  
problemas,   debido   entre   otros   a   los   graves   problemas   de   un   sumario  
enormemente   largo   (pese   a   que   legalmente   se   decía   que   no   debía   superar   un  
mes)3.  
 
En  este  contexto  fueron  diversas  y  de  gran  calado  las  reformas  que  se  fueron  
incorporando,   y   que   venían   a   referirse   a   la   creación   del   Ministerio   Público   como  
órgano   independiente   de   los   tres   poderes   del   Estado   −en   él   se   incardinan   la  
Dirección   de   Fiscales,   la   Dirección   de   Investigación   Criminal   y   la   Dirección   de  
Medicina   Forense−,   el   nombramiento   de   los   jueces   supernumerarios,   la   creación  
de   un   Departamento   de   Defensores   Públicos   dentro   de   la   Corte   Suprema   de  
Justicia,   y   la   emisión   del   Auto   Acordado   de   la   Corte   Suprema   en   que   se   ordena   que  
el   sumario   no   puede   exceder   de   un   mes.   Con   esos   hitos   obviamente   se   ponía   de  
manifiesto   que   algo   estaba   cambiando   y   que   se   exigía   aún   más   si   cabe   una   gran  
transformación  que  ofreciera  y  respetara  un  sistema  procesal  garantista.  
 
Con   este   paisaje   jurídico   era   imprescindible   incorporar   una   norma   que  
acogiera   este   modelo   garantista,   basado   en   el   respeto   debido   a   la   libertad   y   a   la  
dignidad   del   ser   humano,   y   a   partir   de   ahí   todos   los   elementos   procesales  
esenciales   que   desde   la   lectura   constitucional   que   le   es   propia   cimientan   la   justicia  

3.   Sobre  estas  cuestiones  puede  verse  el  artículo  de  René  SUAZO  LAGOS,  Leo  VALLADARES  LANZA,  José  
María   PALACIOS   y   otros,   El   proceso   penal   en   Honduras,   consultado   en  
http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/icap/unpan028759.pdf,   día   24   de  
febrero  de  2014.  

14
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

procesal  penal  hondureña.  Así  las  cosas,  se  proclaman  en  el  Título  I  del  Código  las  
denominadas   garantías   constitucionales,   o   las   denominadas   disposiciones  
comunes   a   todo   el   procedimiento,   que   se   consagran   en   23   artículos   que   componen  
el  Capítulo  Único,  aun  cuando  no  solo  están  recogidas  en  estos  preceptos  sino  a  lo  
largo  de  todo  el  proceso.  
 
1.   Juicio   previo.   El   artículo   1   del   CPP   se   refiere   a   esta   garantía   procesal   y  
jurisdiccional;   a   saber:   para   que   una   persona   sea   condenada   penalmente   es  
necesario   que   dicha   condena   sea   el   resultado   de   un   proceso,   y   éste   con   todas   las  
garantías  que  legalmente  se  establecen  en  la  ley,  y  especialmente  la  posibilidad  de  
dar   el   debido   cumplimiento   al   principio   de   contradicción   o   audiencia   previa,   y   por  
ello,  sin  que  nadie  pueda  ser  condenado  sin  ser  oído  y  vencido  en  el  proceso.  Para  
dar  debido  cumplimiento  a  este  principio,  el  legislador  hondureño  prevé  un  juicio  
oral,   que   viene   desde   la   base   constitucional   y   de   proyección   internacional,  
configurado  de  forma  garantista  en  el  nuevo  Código  procesal  penal.  A  esta  garantía  
se   refiere   el   artículo   1   del   CPP   y   sería   el   elemento   de   conexión   –esta   nulla   poena  
sine   iudicium–   con   las   garantías   estrictamente   penales   materiales   de   legalidad;   a  
saber:  nullum  crimen  sine  lege,  nulla  poena  sine  lege.  
 
2.  Estado  de  inocencia.  El  principio  de  presunción  de  inocencia,  reconocido  en  
los   textos   internacionales,   entre   otros,   en   el   artículo   11.1   de   la   Declaración  
Universal   de   los   Derechos   Humanos   de   1948,   así   como   el   artículo   14.2   del   Pacto  
Internacional   de   los   Derechos   Civiles   y   Políticos   de   1966,   en   la   Convención  
Americana   sobre   Derechos   Humanos   en   el   artículo   8,   así   como   en   la   propia  
Constitución   en   el   artículo   89   y   artículo   2   del   Código   Procesal   Penal,   no   puede  
quedar   convertido   en   una   mera   declaración   programática,   sino   que   debe   ser   el  
interpretador  de  cuantas  dudas  concurran  en  la  mente  del  juzgador  a  los  efectos  de  
limitar,  restringir  o  privar  derechos  de  los  sujetos  afectos  al  proceso,  así  como  en  la  
decisión  final  del  mismo.  
 
En  tal  sentido,  el  legislador  ha  proclamado  la  premisa  de  la  que  debe  partir  el  
juzgador:   la   inocencia   de   todo   sujeto   llevado   a   un   proceso   penal   mientras   no   se  
demuestre  lo  contrario.  Ello  significa  que  el  juzgador  debe  alcanzar  la  certeza  de  la  
culpabilidad  del  acusado  para  dictar  sentencia  condenatoria,  y  esa  certeza  debe  ser  
resultado   de   las   pruebas   practicadas.   Así   las   cosas,   la   falta   de   pruebas   o   la  
insuficiencia  de  las  mismas  conlleva  la  absolución  del  acusado,  siendo  el  principio  
de   presunción   de   inocencia   el   que   condiciona   este   resultado   desde   el   punto   de  
vista   constitucional,   de   manera   que   se   trata   de   un   verdadero   principio   del   proceso  
penal,  cuyos  elementos  definidores  son:    
a) Se   trata   de   una   garantía   procesal   que   produce   efectos   en   la   culpabilidad-­‐
inocencia   del   acusado,   sin   repercusión   sobre   la   calificación   de   los   hechos   o  
sobre  la  responsabilidad  penal  del  acusado.  
b) Si   bien   entendida   como   máxima   procesal,   determina   el   contenido   del  
pronunciamiento   de   la   sentencia,   condicionando   la   absolución   cuando   no  
ha  quedado  demostrada  la  culpabilidad  del  acusado.  
c) Pese   a   su   denominación   por   la   jurisprudencia   como   presunción   iuris  
tantum,   verdad   interina   de   inculpabilidad,   se   trata   de   una   manera   poco  

15
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

adecuada  de  afirmar  que  el  acusado  es  inocente  mientras  no  se  demuestre  
lo   contrario.   La   presunción   exige   un   hecho   base   o   indicio,   del   que   se  
desprende   la   existencia   del   segundo,   el   hecho   presumido,   con   el   nexo  
lógico   entre   ellos   que   es   la   presunción,   operación   que   consiste   en   entender  
existente  el  hecho  presumido  por  la  concurrencia  y  prueba  del  hecho  base  
o  indicio.  
 
El   efecto   inmediato   de   este   principio   es   el   de   que   el   acusado   no   necesita  
probar,  sino  que  corresponde  a  los  acusadores  la  prueba  de  cargo,  de  manera  que  
la  falta  o  insuficiencia  de  prueba  conduce  a  la  absolución,  repercutiendo  en  la  carga  
de   la   prueba,   sin   perjuicio   de   que,   liberar   al   acusado   de   la   necesidad   de   prueba,   no  
le   impide   la   misma.   Es   por   ello   que,   para   que   el   efecto   de   la   presunción   de  
inocencia   pueda   quedar   desvirtuado   es   necesario:   1)   Que   exista   actividad  
probatoria,   de   acuerdo   con   todas   las   garantías.   2)   Que   esa   actividad   tenga   la  
consideración  de  prueba  de  cargo.  3)  Que  la  prueba  de  cargo  pueda  considerarse  
como  suficiente  para  fundamentar  un  pronunciamiento  de  condena.  
 
El  legislador  hondureño,  en  el  artículo  2  del  CPP,  llega  más  lejos  al  establecer  
que   la   violación   de   este   precepto   obligará   a   los   responsables   a   indemnizar   a   la  
víctima  por  los  perjuicios  causados,  los  que  serán  exigibles  en  juicio  civil  ordinario,  
sin  perjuicio  de  la  responsabilidad  penal  o  administrativa  que  proceda.  
 
Este   principio   debe   inspirar   la   aplicación   de   las   medidas   cautelares   en   todo  
caso,   y   eso   significa   que   aún   cuando   se   haya   producido   reformas   en   Honduras  
−como  se  verá−  que  han  afectado  al  modelo  garantista  originario  que  velaba  por  el  
estado   de   libertad   del   sujeto   mientras   pende   el   proceso.   En   caso   de   duda   debe  
interpretarse   en   favor   del   imputado,   de   lo   contrario   se   está   interpretando   contra  
los  principios  fundamentales  en  defensa  de  los  derechos  humanos  reconocidos  en  
los   textos   internacionales   y   en   la   Constitución.   Esto   puede   llevar   a   una  
esquizofrenia   jurídica   al   tropezar   con   dos   normas   que   pueden   ser   antagónicas  
pero   que   desde   la   Constitución   y   desde   los   principios   fundamentales   del   Código  
exigen  su  aplicación  −la  de  la  presunción  de  inocencia−  con  carácter  preferente.  
 
3.  Respeto  a  la  dignidad  y  a  la  libertad.  El  artículo  3  del  CPP  establece  que  los  
imputados   tendrán   derecho   a   ser   tratados   con   el   respeto   debido   a   todo   ser  
humano  y  a  que  se  respete  su  libertad  personal.  Así,  la  restricción  de  ésta,  mientras  
dure  el  proceso,  sólo  se  decretará  en  los  casos  previstos  en  el  presente  Código.  Se  
trata,  por  ello,  de  garantizar  el  trato  debido  con  el  respeto  a  su  dignidad,  en  cuanto  
se   lleve   a   cabo   cualquier   actuación   contra   una   persona   penalmente,   sea   en   sede  
administrativa   –debe   entenderse   policial   o   Ministerio   Público–   sea   judicial,   todas  
las   garantías   que   desde   la   Constitución,   las   Convenciones   y   Tratados  
Internacionales  vigentes  y  este  Código  le  reconozcan.  
 
4.   Principio   de   contradicción.   Se   generaliza,   salvo   excepción   legalmente  
establecida,   el   juicio   oral   y   público.   En   él   regirá   el   principio   de   contradicción,  
garantía   procesal   y   derecho   de   las   partes   (la   necesidad   de   ser   oído   antes   de   ser  
vencido   en   el   proceso).   Esto   conecta   obviamente   con   el   ejercicio   del   derecho   de  

16
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

defensa   y   con   la   posibilidad   de   presentar   los   elementos   probatorios   de   que  


dispongan   en   cualquier   etapa   del   proceso,   incluso   durante   la   investigación  
preliminar,  siendo  que  en  este  último  caso  lo  harán  ante  el  fiscal  a  cuyo  cargo  se  
encuentre   la   investigación.   Será   por   ello   misión   del   fiscal   la   recepción   de   los  
mismos  a  los  efectos  de  dar  debido  cumplimiento  a  este  precepto  (art.  4  del  CPP).  
 
5.  Protección  de  los  intervinientes  en  el  proceso  (art.  5  del  CPP)  e  igualdad  de  los  
intervinientes   (art.   13   del   CPP).   En   conexión   con   el   anterior   principio   se   ubican  
estos   preceptos,   que   son   un   principio   general   que   permite   hablar   de   tutela,   de  
protección,   de   garantías   de   quienes   intervienen   en   el   proceso   penal,   sea   en  
condición   de   víctimas,   de   testigos   y/o   demás   intervinientes   en   el   mismo.   Esa  
protección   que   se   proclama   con   carácter   general   en   el   artículo   5   del   CPP   se  
complementa   con   el   artículo   13   del   CPP,   en   el   que   se   establece   la   efectiva   igualdad  
de  los  intervinientes,  o  si  cabe,  la  proclamación  del  principio  de  igualdad  procesal.  
 
6.   Finalidad   del   proceso.   El   artículo   8   del   CPP   establece   que   la   finalidad   del  
proceso   penal   no   es   otra   sino   la   realización   pronta   y   efectiva   de   la   justicia   penal.  
Esto   no   es   sino   la   aplicación   del   principio   de   celeridad,   que   lleve   y   permita   el  
desarrollo   del   proceso   en   tiempo   prudencial   de   manera   que   no   sea   la   dilación  
procesal   la   que   pueda   llegar   a   producir   una   no   justicia   por   ineficiente   y   por  
doliente  para  las  partes.  Esa  idea  de  la  justicia  pronta  y  eficaz  no  debe  olvidar  las  
garantías,  y  especialmente  las  anteriores  expuestas  de  contradicción  e  igualdad.  En  
los  últimos  tiempos  el  deseo  de  rapidez  y  celeridad  del  proceso  penal  ha  llevado  en  
algunos  casos  y  ante  determinadas  situaciones  a  estados  que  igualmente  llevan  a  la  
injusticia  y  a  la  falta  de  tutela  de  los  ciudadanos.  
 
Complemento  de  este  precepto  es  el  artículo  9  del  CPP  en  el  que  se  consagra,  
también   en   materia   penal   el   saneamiento   de   irregularidades   procesales,   de   modo  
que   los   jueces   podrán   adoptar   providencias   que   permitan   corregir   las  
irregularidades  que  se  adviertan,  a  fin  de  impedir  la  nulidad  de  las  actuaciones  o  la  
realización  de  cualquier  acto  que  tenga  como  propósito  dilatar  indebidamente  los  
procedimientos,   actuando   en   el   ejercicio   de   esta   función   mediante   el   respeto  
debido  a  los  derechos  reconocidos  en  el  proceso  penal  a  los  sujetos  del  mismo.  
 
7.   Prohibición   del   doble   juzgamiento   (art.   11   del   CPP).   Se   trata   con   este  
precepto   de   garantizar   la   prohibición   del   bis   in   idem   o   principio   de   persecución  
penal   única.   Se   establece   el   reconocimiento   legal   de   una   garantía  
constitucionalmente  consagrada  e  internacionalmente  consolidada,  consistente  en  
que   nadie   puede   ser   juzgado   ni   condenado   por   el   mismo   hecho   más   de   una   vez.   Es  
lo  que  históricamente  ha  venido  a  consagrarse  con  la  garantía  del  non  bis  in  idem.  
 
8.   Antecedentes   penales.   El   artículo   6   del   CPP   establece   que   únicamente   las  
condenas   impuestas   mediante   sentencias   firmes   tendrán   la   calidad   de  
antecedentes   penales,   debiendo   ser   el   Poder   Judicial   y   sólo   éste,   el   garante   del  
registro  de  los  mismos.  
 

17
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

9.   Neutralización   de   los   efectos   del   delito.   En   el   artículo   10   del   CPP   se   establece  


que  los  jueces  y  magistrados  adoptarán  las  medidas  necesarias  para  que  cesen  los  
efectos   producidos   por   la   comisión   del   hecho   punible   y   para   que   las   cosas   vuelvan  
al  estado  en  que  se  hallaban  antes  de  que  los  mismos  se  hubieren  producido.  
 
10.  Independencia  de  jueces  y  magistrados,  reconocido  en  el  artículo  7  del  CPP,  
y  que  conecta  con  el  artículo  21,  respeto  a  los  jueces  y  magistrados  y  acatamiento  de  
sus  decisiones,  así  como  con  el  artículo  22  del  CPP,  prohibición  de  limitar  o  interferir  
la  actividad  judicial.  
 
Se   establece,   en   primer   lugar,   lo   que   se   denomina   el   principio   de   legitimidad  
judicial   o   juez   legal   predeterminado,   de   modo   que   para   que   una   persona   sea  
juzgada  y  condenada  se  requiere  la  preconstitución  de  los  juzgados  o  tribunales,  de  
manera   que   se   proclama   la   exclusividad   jurisdiccional   en   el   desempeño   del  
ejercicio  del  ius  puniendi  estatal  y  la  necesidad  de  la  predeterminación  legal  de  los  
juzgados  y  tribunales  al  momento  de  la  comisión  de  los  hechos  que  dan  lugar  a  la  
causa   penal.   Estos   jueces   serán   independientes   e   imparciales,   siendo   estas  
garantías  pilares  de  todo  estado  de  derecho.    
 
Son  los  jueces  quienes  desempeñan  esta  función  de  tutela  judicial  y  a  los  que  
se  inviste  de  estas  garantías,  frente  a  los  demás  poderes  del  Estado  y  cualesquiera  
que   pretenda   intromisión   alguna   en   el   ejercicio   de   esta   función.   Así,   en   línea   con  
esta  afirmación,  la  proclamación  de  no  interferencia  y  no  injerencia  en  la  función  
jurisdiccional  debe  venir  de  la  necesaria  proclamación  de  la  imparcialidad  y  de  la  
independencia.   El   que   se   afirme   que   el   juez   debe   ser   imparcial   comporta,   por   un  
lado,   la   general   proclamación   de   que   no   se   puede   ser   juez   y   parte,   obvio   decirlo,   si  
bien   en   su   sentido   más   concreto,   que   es   el   que   proclaman   los   textos   legales   y  
constitucionales,  comporta  que  su  función,  su  juicio  y  su  decisión  deben  dirigirse  
tan   sólo   al   cumplimiento   según   derecho   de   su   función,   evitándose   así   influencias  
externas  que,  objetivadas  por  ley,  pudieren  crear  situaciones  favorecedoras  de  una  
de   las   partes,   lo   que   le   sumiría   en   sospecha   de   parcialidad.   Así   las   cosas,   los  
legisladores   han   venido   conformando,   o   quizás   mejor   objetivando,   determinadas  
causas   que,   en   sí,   podrían   despertar   esas   sospechas   de   parcialidad,   tal   como  
sucedería,  por  ejemplo,  en  el  caso  de  que  existiere  parentesco  del  juez  con  una  de  
las  partes.  
 
Por   su   parte,   la   proclamación   que   se   efectúa   en   el   artículo   7   del   CPP   de   la  
independencia   es   la   respuesta   que   un   estado   de   derecho   debe   ofrecer   en   el  
estatuto   de   jueces   y   magistrados   integrantes   de   los   órganos   jurisdiccionales,   de   tal  
modo   que   se   ha   venido   a   considerar   como   la   característica   que   mide   el   buen   o   mal  
funcionamiento   de   los   mismos.   La   independencia   comporta   el   sometimiento  
exclusivo  a  la  Constitución,  las  Convenciones  y  Tratados  vigentes  y  a  la  ley,  lo  que  
es   tanto   como   la   afirmación   de   la   no   injerencia   de   los   otros   poderes   en   el  
desempeño  de  la  función  judicial,  así  como  la  no  sumisión  a  tribunales  superiores,  
ni  por  supuesto,  la  sumisión  a  entidad  alguna.  
 

18
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Así,  los  funcionarios,  empleados  públicos  y  personas  particulares  guardarán  a  


los   jueces   y   magistrados   el   respeto   y   consideración   que   por   su   alta   investidura  
merecen,  siendo  sus  sentencias,  resoluciones,  providencias  u  órdenes  acatadas  sin  
tardanza  ni  condiciones;  la  violación  de  estos  preceptos  se  sancionará  de  acuerdo  
con  lo  dispuesto  en  el  Código  Penal  (art.  21.2  del  CPP).  
 
Así  las  cosas,  queda  terminantemente  prohibido  a  particulares,  funcionarios  y  
empleados   públicos   realizar   actos   tendentes   a   limitar   o   impedir   el   ejercicio   de   la  
función  jurisdiccional.  La  contravención  de  esta  norma  se  sancionará  con  la  pena  
del   delito   de   sedición   (art.   337,   numeral   3,   CP).   E   igualmente   quedará   prohibida   la  
realización   a   los   mismos   de   recomendaciones,   insinuaciones   etc.   que   puedan  
interferir  o  coartar  la  libre  conducta  o  el  criterio  del  juzgador  (art.  22  del  CPP).  
 
11.   Lealtad   para   con   la   Justicia.   (art.   12   del   CPP).   Es   un   reconocimiento   a   la  
actuación   con   absoluta   lealtad   a   la   justicia   de   los   operadores   judiciales   en   el  
proceso   penal.   Así,   rechazarán   fundadamente   las   pretensiones,   incidentes   y  
excepciones   que   se   formulen   contradiciendo   las   reglas   de   la   buena   fe   o   con  
manifiesto   abuso   de   derecho   o   en   fraude   de   ley   sustantiva   o   procesal.   Esto   debe  
entenderse  en  su  justo  término.  Si  bien  el  ejercicio  del  derecho  de  defensa  puede  
llevar  a  transgredir  este  principio,  si  se  establece  por  el  legislador  en  el  artículo  12  
del  CPP  que  la  infracción  dolosa  de  esta  disposición,  por  ocultación  de  pruebas  o  
presentación   de   pruebas   falsas   puede   implicar   la   suspensión   del   ejercicio  
profesional   por   un   año,   que   obviamente   deberá   imponerse   con   una   resolución  
judicial  que  reconozca  y  aprecie  la  infracción.  
 
12.   El   artículo   15   del   CPP   proclama   el   derecho   a   la   asistencia   técnica   y   defensa,  
ejercida  por  un  profesional  del  derecho,  desde  el  momento  de  su  detención  como  
partícipe   de   un   hecho   delictivo   o   en   el   momento   en   que   voluntariamente   rinda  
declaración,  hasta  que  la  sentencia  haya  sido  plenamente  ejecutada.  Este  derecho  
es  de  tal  magnitud  que  si  no  designa  defensor  particular,  se  le  designará  a  través  de  
la  defensa  pública.  Se  trata  de  un  derecho  irrenunciable,  y  su  violación  produce  la  
nulidad  absoluta  de  los  actos  que  se  produzcan  sin  participación  del  defensor  del  
imputado.  
 
Esta   proclamación   que   se   efectúa   en   el   del   CPP   en   el   artículo   15   debería  
ubicarse   entre   las   primeras,   porque   muchas   de   las   que   ya   se   han   expuesto   son  
claramente  consecuencias  de  este  derecho  irrenunciable  de  las  partes.  
 
Su  complemento  se  halla  en  el  precepto  anterior,  a  saber,  en  el  artículo  14  del  
CPP,   que   reconoce   la   inviolabilidad   del   derecho   de   defensa,   proclamándose   el  
derecho   del   imputado   a   que   él   mismo   y   su   defensor   estén   presentes   en   los   actos  
del   proceso,   ejerciten   su   derecho   a   la   prueba   y   a   formular   pretensiones   y  
observaciones,   sin   perjuicio   del   poder   disciplinario   de   la   autoridad  
correspondiente   cuando   la   exigencia   de   estos   derechos   puedan   afectar   al   curso  
normal  de  los  actos  o  del  proceso  mismo.  
 

19
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

13.   Víctimas.   El   legislador   hondureño   ha   querido   dedicar   dos   preceptos   a   las  


víctimas   en   el   proceso   penal,   que   son   los   artículos   16   y   17   del   CPP.   Con   ellos   se  
mantiene   lo   que   viene   siendo   una   constante   en   la   mayor   parte   de   los  
ordenamientos  jurídicos  modernos,  que  es  el  replantearse  el  papel  de  la  víctima  en  
el   proceso   penal.   En   gran   medida   no   se   trata   tan   sólo   de   encajar   una   pieza   del  
rompecabezas  que  no  ha  participado  en  el  juego,  sino  más  bien  el  reconsiderar  la  
funcionalidad  propia  del  sistema  punitivo  en  su  conjunto,  así  como  de  su  aplicación  
a   través   del   proceso   penal.   Así   las   cosas,   los   sistemas   más   modernos   de   proceso  
penal  se  dirigen  a  atribuir  un  papel,  más  o  menos  participativo,  a  la  víctima  en  el  
proceso.   En   este   sentido,   el   movimiento   de   la   Victimología   marco   un   paso   hacia  
delante  en  el  intento  de  otorgar  visibilidad  a  las  víctimas  en  el  proceso  penal,  más  
allá  del  papel  que  pueden  asumir  como  testigos  en  el  proceso.  Ese  nuevo  «rol»  no  
lo  ha  adquirido  de  forma  abrupta  sino  que  ha  sido  un  lento  camino  hasta  conseguir  
que   efectivamente   las   víctimas   comenzaran   ellas   mismas   a   asumir   que   también  
podían  tomar  parte,  intervenir,  informarse  de  cuanto  sucedía  en  el  proceso.  
 
En   Honduras,   por   un   lado,   se   establece   en   el   artículo   17   del   CPP   quienes  
tendrán  el  carácter  de  víctima  y,  por  otro,  en  el  artículo  16  del  CPP,  los  derechos  de  
las  víctimas.  Así,  en  primer  lugar,  pueden  tener  esta  condición  de  víctima:  
 
i.   El  directamente  ofendido  por  el  delito,  incluyendo  el  Estado  y  demás  entes  
públicos  o  privados.  
ii.   El  cónyuge  o  compañero  de  vida,  los  hijos,  padres  adoptivos,  los  parientes  
dentro   del   cuarto   grado   de   consanguinidad   o   segundo   de   afinidad   y   los  
herederos  en  los  delitos  cuyo  resultado  haya  sido  la  muerte  del  ofendido;  y  
iii.  Los   socios   respecto   de   los   delitos   que   afecten   a   una   sociedad   mercantil   o  
civil  y  los  comuneros  con  respecto  al  patrimonio  proindiviso.  
 
Es   realmente   curioso   el   papel   que   se   ha   querido   atribuir   a   las   víctimas,   las  
grandes   olvidadas   del   proceso   penal.   Esa   visibilidad   que   de   forma   paulatina   ha  
venido   haciéndose   realidad   en   la   mayor   parte   de   las   legislaciones   nacionales,   en  
gran   medida   impulsadas   por   los   textos   internacionales   y   a   instancias  
supranacionales,   se   da   igualmente   en   el   CPP   hondureño   a   través   del  
reconocimiento  de  quiénes  pueden  ser  consideradas  víctimas  en  el  proceso  amén  
de  qué  derechos  encuentran  reconocidos  en  el  Código.  Así,  tienen  derecho  a:  
 
i.   Constituirse   en   acusador   privado   o   querellante   y   a   intervenir   como   tal   en  
todo  el  proceso  conforme  lo  establecido  en  el  presente  Código.  Para  lograr  
lo   anterior,   si   lo   necesita,   tendrá   derecho   a   ser   asistido   por   el   Ministerio  
Público  en  el  caso  de  carecer  de  medios  económicos.  
ii.   Ser   informada   de   los   resultados   del   proceso   aun   cuando   no   haya  
intervenido  en  él,  siempre  que  lo  solicite.  
iii.  Ser   escuchada   antes   de   cada   resolución   que   implique   la   extinción   o  
suspensión  de  la  acción  penal,  siempre  que  lo  solicite.  
iv.  Participar   en   las   audiencias   públicas   conforme   lo   establecido   por   este  
Código.  

20
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

v.   Objetar   ante   el   superior   del   Fiscal   que   interviene   en   el   proceso,   el   archivo  


administrativo   indebido   de   las   diligencias,   en   los   casos   previstos   en   el  
presente  Código;  y  
vi.  Los  demás  consignados  en  otras  leyes.  
 
Se   produce   con   ello   un   nuevo   replanteamiento   de   la   función   punitiva   del  
proceso   penal.   No   obstante   del   cumplimiento   de   la   función   retributiva,  
característica  del  ejercicio  del  ius  puniendi  del  Estado  −persecución  de  los  hechos  
considerados  como  los  más  reprobables  socialmente  (los  enumerados  como  tipos  
en  el  Código  Penal)−  se  cumple  igualmente  en  el  sistema  la  función  reparadora  a  la  
víctima   (sea   individuo   o   sea   sociedad)   y   la   función   resocializadora   de   los  
delincuentes.  En  esa  tripartita  función  juega  un  papel  esencial  esta  presencia  de  la  
víctima   siempre   que   ella   quiera.   Y   en   ese   reconocimiento   de   los   derechos   de   las  
víctimas   juega   un   rol   esencial   el   Ministerio   Público,   en   cuanto   se   le   atribuye   el  
papel   de   asistir   a   las   víctimas.   Ahora   bien,   en   el   proceso   penal   la   función  
reparadora  y  la  resocializadora  apenas  tienen  proyección  y  solo  en  determinados  
casos   y   bajo   determinadas   condiciones   se   encuentran   manifestaciones   de   las  
mismas.  
 
En   suma,   para   poder   ejercer   un   derecho   tengo   que   tener   conocimiento   del  
mismo.   Es   por   ello   que   el   artículo   16   del   CPP   establece   en   su   último   párrafo   que   la  
víctima   será   informada   sobre   sus   derechos   en   el   momento   de   presentar   su  
denuncia   ante   el   Ministerio   Público   o   la   acusación,   o   la   querella   ante   el   Juez  
competente  o  en  el  momento  de  su  primera  intervención  en  el  proceso.  
 
14.   Con   el   fin   de   favorecer   la   aplicación   del   Código   Procesal   Penal   y   de  
interpretar   el   mismo   se   ha   querido   configurar   algunas   normas   interpretativas   en  
este  Capítulo  inicial.  Así:  
 
―   Por   un   lado,   se   establece   en   el   artículo   18   del   CPP   la   denominada  
interpretación  de  pasajes  oscuros  de  la  ley.  Se  entiende  que  cuando  existan  
estos   pasajes   oscuros   o   contradictorios   de   la   ley   penal   se   interpretarán   de  
modo   que   más   favorezca   a   la   persona   imputada,   respondiendo   así   a   un  
modelo  garantista.  Este  artículo  hay  que  tomarlo  en  consideración  en  todo  
momento  e  incluso  en  el  ámbito  de  la  tutela  cautelar  estará  presente  en  su  
consideración.  
―   Por  otro,  el  artículo  19  del  CPP  se  refiere  a  fuentes  auxiliares  de  la  actividad  
judicial.   Así,   la   jurisprudencia,   los   principios   generales   del   derecho   y   la  
doctrina,  en  cuanto  fuentes  auxiliares  del  derecho,  serán  tenidos  también  
en  cuenta  en  la  actividad  judicial.    
―   Finalmente,   el   artículo   23   del   CPP   se   refiere   a   los   denominados  
Instructivos.   La   Corte   Suprema   de   Justicia   dictará   los   instructivos   que   sean  
necesarios   para   la   aplicación   de   este   Código,   sin   que   en   ningún   caso  
puedan   contravenir,   disminuir,   restringir   o   tergiversar   lo   dispuesto   en   la  
Constitución   de   la   República,   los   tratados   de   los   cuales   Honduras   forma  
parte,  este  Código  y  demás  leyes.    
 

21
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Esto  significa  que  los  instructivos  deben  ser  considerados  como  instrumentos  
de   interpretación,   de   aplicación   y   de   aclaración   de   las   fuentes   primigenias   del  
derecho.  Ello  no  debe  significar  que  puedan  incurrir  en  una  interpretación  contra  
legem  o  que  orille  la  ley  de  tal  manera  que  permita  considerar  al  margen  de  la  ley  
una   decisión   judicial   amparada   en   estos   instructivos.   Por   tanto,   son   y   deben   ser  
instrumentos  de  las  fuentes  del  derecho.  Y  la  razón  de  esta  afirmación  se  encuentra  
precisamente   en   quienes   son   los   que   la   crean.   No   son   poder   legislativo   como   tales,  
en   sentido   jurídico   continental   (no   anglosajón),   sino   que   son   poder   judicial,   aun  
cuando   se   trate   de   quien   ostentan   la   culminación   de   ese   poder   judicial   que,   a   la  
postre,  pueden  desempeñar  una  función  creadora  del  derecho.  
 
15.   Finalmente   y   para   terminar   este   elenco   de   garantías   y   principios,   debe  
tenerse  presente  lo  que  bajo  la  Generalidad  de  las  garantías  y  principios  procesales  
se   considera   que   las   garantías   y   principios   previstos   en   este   Código   serán  
observados   en   todos   los   procedimientos,   cuando   como   consecuencia   de   ellos,   se  
deban   aplicar   sanciones   penales   o   medidas   restrictivas   de   la   libertad   a   una  
persona.  Es  un  reconocimiento  que  este  modelo  es  garantista  y  por  ende  siempre  
que   se   pueda   producir   una   limitación   o   restricción   de   la   libertad,   las   garantías   y  
principios  que  se  consagran  en  el  proceso  penal  son  perfectamente  aplicables.  
 
La  proclamación  de  estos  principios  y  derechos  es  importante,  y  no  sólo  por  su  
extensión,  sino  también  por  su  contenido.  Recoge  la  esencia  de  ese  nuevo  modelo  
procesal   reconocido   en   el   CPP   hondureño.   Cierto   es   que   en   otros   ordenamientos  
jurídicos   se   ha   incorporado   en   este   elenco   de   garantías   algunas   específicamente  
referidas  a  las  legalidad  de  las  pruebas  y  a  la  prueba  ilícitamente  obtenida,  amén  
de   referirse   de   forma   explícita   a   la   adopción   de   la   tutela   cautelar,   refiriéndose   al  
carácter   restrictivo   de   cuantas   medidas   comporten   o   puedan   comportar  
restricción  o  privación  de  derechos  o  facultades  del  imputado.  Ello  no  significa  que  
no  interesen  al  legislador  hondureño,  sino  que  las  entiende  implicadas  en  algunas  
de   las   expuestas   y   reciben   el   tratamiento   específico   en   el   articulado   de   la   ley  
posteriormente.  
 
 
3.  Algunos  componentes  del  modelo  
procesal  penal  hondureño  
 
Ciertamente   muchos   son   los   elementos   que   comportan   la   ruptura   con   el  
pasado;  un  pasado  marcado  por  el  modelo  mixto  inquisitivo-­‐acusatorio,  en  el  que  
los   jueces   jamás   asumieron   la   configuración   del   acusatorio   en   la   verdadera   fase  
procesal,   la   del   juicio,   y   en   el   que   la   oralidad,   la   inmediación   y   la   publicidad  
brillaban   por   su   ausencia.   En   suma,   se   trataba   de   un   proceso   escrito,   secreto,  
dilatorio,   sin   reconocimiento   de   derechos   del   sujeto   pasivo,   quien   quedaba   a   la  
disponibilidad   que   en   nombre   del   Estado   quisiera   asumir   el   juez,   sin   opción   de  
defensa  alguna  y  en  el  que  la  privación  de  libertad  era  la  regla  general,  además  de  
que,  pese  a  existir  un  reconocimiento  constitucional  en  ese  sentido,  no  se  aplicaba  
la   máxima   fundamental   de   que   toda   persona   debe   entenderse   inocente   mientras  
no  se  demuestre  lo  contrario.  

22
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
Asumido   que   el   nuevo   sistema   procesal   viene   a   configurar   un   verdadero  
proceso  penal  acusatorio,  con  garantías,  cierto  es  que  sus  pilares  básicos,  además  
de   las   citadas   garantías   constitucionales   que   recoge   el   legislador,   son   la   prueba  
más  palpable  de  que  se  ha  producido  una  verdadera  revolución  procesal.  Muchos  
han   sido   por   tanto   los   cambios   que   el   proceso   penal  conlleva.   Y   muchos   de   estos  
cambios   se   han   producido   como   consecuencia   de   esa   necesidad   ineludible   de  
transformación,   de   metamorfosis   del   proceso   penal,   hacia   un   verdadero   proceso,  
un  proceso  debido,  un  proceso  con  todas  las  garantías.  
 
Son   muchos   los   motivos   que   abocaron   a   esa   transformación   procesal   penal.  
Podemos   citar   al   respecto:   a)   Para   tutelar   efectivamente   los   derechos   humanos;   b)  
Para   aproximar   la   justicia   a   los   ciudadanos;   c)   Para   proveer   seguridad   ante   el  
fenómeno   criminal   y   la   violencia   social;   d)   Humanizar   y   dignificar   la   ejecución  
penal.   Y   en   toda   esta   transformación,   amén   del   Código,   que   efectivamente   es   la  
piedra   angular   desde   la   que   gira   la   actuación   de   los   órganos   jurisdiccionales   al  
otorgar   tutela   a   los   ciudadanos,   asumen   un   papel   esencial   tanto   la   Constitución  
como   su   interpretador   constitucional.   De   este   modo,   no   debe   olvidarse   que   la  
Constitución  es  la  norma  suprema  y  el  Código  no  debe  jamás  interpretarse  desde  
una  lectura  contraria  a  los  principios  constitucionales.  
 
Sin   ánimo   de   exhaustividad   las   reformas   se   han   centrado,   en   cuanto   sus  
postulados,  en  los  siguientes:  
 
Ø Fortalecer   el   juicio   oral,   público   y   contradictorio   como   etapa   central   del  
proceso  penal.  
Ø Fortalecer  la  función  jurisdiccional  de  los  jueces.  
Ø Separación  entre  la  actividad  de  investigación  y  la  jurisdiccional.  
Ø Dotar  al  Ministerio  Público  de  los  medios  de  investigación  apropiados  para  
asegurar  una  investigación  criminal  eficiente.  
Ø Garantizar   la   defensa   técnica,   pública   o   particular   desde   la   primera  
información   que   indique   que   una   persona   está   bajo   investigación,  
convirtiendo   la   persona   afecta   al   proceso   en   «sujeto»   y   abandonando   su  
pasado  status  de  «objeto»  del  mismo.  
Ø Racionalizar  los  recursos  disponibles  para  la  persecución  penal.  
Ø Medios  alternativos  de  resolución  de  conflictos  penales.  
Ø Creación  de  un  servicio  público  de  defensa.  
Ø Ampliar  las  facultades  de  intervención  de  la  víctima.  
Ø Asegurar  tutela  judicial  efectiva  de  todos  los  ciudadanos.  
Ø La  libertad  como  regla  y  la  privación  de  libertad  como  excepción.  Medidas  
sustitutivas  de  la  prisión  preventiva.  
Ø Simplificación  y  racionalización  de  procedimientos.  
Ø Motivación  de  las  decisiones.  
Ø Establecer   un   régimen   racional   de   impugnación   de   las   resoluciones  
judiciales.  
Ø Procedimientos  especiales.  
Ø Control  de  la  ejecución  penal.  

23
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Ø Tratar   de   alcanzar   la   modernización   de   la   organización   y   gestión   de  


despachos  judiciales.  
 
Con  este  marco  descrito,  uno  de  los  postulados  que  han  sido  citados  y  sobre  el  
que  va  a  pendular  nuestro  trabajo  es  precisamente  sobre  la  tutela  cautelar,  sobre  
las  medidas  cautelares  en  el  proceso  penal  hondureño,  sobre  el  papel  que  asumen  
y   deben   asumir   los   sujetos   afectados   por   las   mismas,   sean   los   imputados,   los  
acusados,  que  pueden  hacer  o  decir  las  víctimas,  qué  rol  asumen  los  integrantes  del  
Ministerio   Público   en   el   devenir   a   la   tutela   cautelar   penal   y   que   función   deben  
desempeñar  los  jueces  y  magistrados  en  la  misma.  
 
Todas   ellas   serán   objeto   de   este   trabajo,   abordando   las   novedades   del   Código  
procesal   penal   en   torno   a   las   medidas   cautelares   en   el   proceso   penal,   con   un  
reconocimiento  de  las  garantías  no  sólo  en  la  adopción  de  la  medida  cautelar  sino  
también  en  su  puesta  en  práctica.  Los  presupuestos  de  adopción  de  las  mismas  y  
los   mecanismos   de   control   de   los   sujetos   que   en   ellas   intervienen   serán   otros  
elementos   conformadores   de   esta   tutela   cautelar   que,   en   suma,   ofrece   una  
efectividad   al   desarrollo   del   proceso   mismo,   cuya   duración   en   sí   ya   es   un   riesgo   de  
ineficacia  procesal.  El  texto  que  vamos  a  analizar  no  solo  es  el  que  dio  origen  a  la  
aprobación   de   las   medidas   cautelares   al   aprobarse   el   Código   procesal   Penal   sino  
que  haremos  referencia  a  las  reformas  que  se  han  ido  produciendo  en  torno  a  las  
mismas,   llevadas   a   cabo   por   ese   procedimiento   modulador   que   ha   abocado   al  
legislador  hondureño  a  reformar  en  la  lucha  contra  la  criminalidad  determinados  
preceptos  y  algunas  instituciones  que  en  sus  orígenes  fueron  más  garantistas  que  
lo   son   en   la   actualidad,   generando   una   suerte   de   «perversión»   de   algunos   de   los  
postulados   con   los   que   arrancó   la   reforma   procesal   penal.   En   la   medida   en   que  
estos  cambios  han  podido  descafeinar  el  significado  del  modelo  garantista  cautelar  
que   se   pergeñó   en   el   Código   Procesal   Penal,   las   iremos   analizando   porque   se   ha  
producido  una  clara  involución  en  el  respeto  de  los  derechos.  

24
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  II  
Las  medidas  cautelares:  
una  manifestación  de  la  tutela  jurisdiccional  
 
 
 
 
Para  analizar  las  medidas  cautelares,  su  naturaleza,  la  función  que  se  desarrolla  
en   la   adopción   de   las   mismas,   y   un   largo   etcétera   de   su   configuración,   estructura   y  
diseño,   se   hace   necesario   partir   de   unos   conceptos   básicos,   que   permiten  
configurar  las  medidas  cautelares  como  el  objeto  de  una  subfunción  ejercida  en  el  
marco   de   la   tutela   jurisdiccional.   Adentrarse   en   la   consideración   de   la   tutela  
cautelar   como   tutela   jurisdiccional   obliga,   sin   embargo,   a   referirse   a   algunos  
conceptos  previos,  que  perfilan  conceptualmente  la  naturaleza  de  las  mismas.  
   
Como  premisa  deben  tenerse  en  cuenta  las  coordenadas  que  hemos  expuesto  
que   reflejan,   de   una   forma   u   otra,   el   modelo   procesal   penal   que   se   ha   querido  
instaurar   en   Honduras,   siempre   desde   el   debido   respeto   al   binomio   entre   la  
libertad  y  la  seguridad,  dos  componentes  del  equilibrio  imprescindible  y  reinante  
en  la  idea  de  Justicia.  Así,  en  este  binomio  entre  el  derecho  a  la  libertad  y  derecho  a  
la  presunción  de  inocencia  y  el  derecho  a  la  seguridad  se  encuentra  el  punto  que  
les   equilibra,   que   no   puede   ser   otro   que   la   debida   proporcionalidad   entre   la  
libertad   y   la   seguridad,   entre   el   ciudadano   y   la   sociedad.   A   estos   derechos  
fundamentales   y   la   necesidad   de   la   ponderación   y/o   equilibrio   derivado   de   la  
debida   proporcionalidad   entre   ambos   se   refiere   la   Constitución   hondureña   y,   en  
concreto,  habrá  que  estar  a  los  artículos  61,  69,  62,  71,  82,  84,  85,  86,  88,  89,  98,  
esencialmente.   Desde   ellos   habrá   que   interpretar   la   regulación   de   las   medidas  
cautelares  en  el  proceso  penal.  
 
 
1.  Función  jurisdiccional    
 
Si   constitucionalmente   en   la   mayor   parte   de   los   Estados   modernos   se   ha  
pretendido   configurar   un   verdadero   Poder   Judicial,   con   más   o   menos   garantías  
frente  a  los  otros  poderes,  cierto  es  que  uno  de  los  elementos  desde  los  que  habrá  
que  partir  es  el  de  la  función  que  desempeñan  esos  integrantes  del  Poder  Judicial,  a  
saber,   para   qué   sirven   o   qué   deben   hacer   los   órganos   dotados   de   potestad  
jurisdiccional.  
 
Si   bien   en   muchas   ocasiones,   las   más   probablemente,   los   órganos   del   Estado  
resuelven   heterocompositivamente,   a   saber,   de   forma   impositiva,   el   conflicto   o  
litigio  suscitado,  no,  empero,  su  función  es  solo  la  de  resolver  conflictos,  dado  que  
en   ocasiones   no   existen   conflictos   intersubjetivos   sino   exigencias   de   tutela,   como  
sucede,  por  ejemplo,  cuando  lo  que  se  reclama  es  la  tutela  de  los  derechos  y  de  la  
libertades  fundamentales  reconocidas  en  el  texto  constitucional,  o  cuando  se  pone  
en  marcha  la  actividad  jurisdiccional  penal  para  el  ejercicio  del  ius  puniendi.  No  se  

25
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

trata   de   funciones   diversas,   hay   actividades   diversas,   si   bien   la   función   es   una,   la  


que   les   hace   propiamente   órganos   jurisdiccionales,   a   saber,   la   función  
jurisdiccional.  
 
Esa   función   heterocompositiva   en   la   que   el   órgano   jurisdiccional   actúa  
suprapartes  puede  realizarse  en  la  mayor  parte  de  los  ordenamientos  jurídicos,  en  
la   mayoría   de   las   ocasiones   por   los   jueces   y   magistrados,   si   bien   en   los   sectores   de  
carácter   dispositivo   esa   función   puede   también   ser   ejercida   por   los   árbitros.   Y  
consiste  la  función  jurisdiccional  en  juzgar  (decir  el  derecho)  y  en  hacer  ejecutar  lo  
juzgado.  
 
Existe,  sin  embargo,  un  complemento  más  de  la  función  jurisdiccional,  y  es  que  
siempre   que   se   ejerce   función   de   decir   el   derecho   y/o   ejecutar   lo   dicho,   es  
necesario   que   exista   proceso,   instrumento   o   vehículo   de   culminación   de   esta  
función.   Eso   lleva   necesariamente   a   que   el   proceso   deba   cubrir   los   mínimos  
necesarios  para  garantizar  la  verdadera  existencia  del  mismo,  a  saber,  la  necesidad  
de   sujetos   en   dualidad   de   posiciones,   igualdad   procesal   y   contradicción   o  
audiencia,  y  la  posición  de  un  tercero  por  encima  de  las  partes,  que  es  el  que  ejerce  
la  función  jurisdiccional.  
 
El   proceso   es,   por   ello,   medio   o   instrumento   para   ejercer   la   función  
jurisdiccional,  que  no  es  otra  que  la  tutela  de  los  intereses  individuales,  colectivos  
o  públicos.  Y,  en  lo  que  al  proceso  penal  se  refiere,  se  pretenderá  el  ejercicio  de  la  
función   jurisdiccional   penal,   a   saber:   el   ius   puniendi   por   parte   de   los   órganos  
jurisdiccionales  del  Estado.  
   
En   el   desarrollo   de   esa   función   jurisdiccional   punitiva   tres   son   los  
componentes  procesales  que  pueden  concurrir:  
 
a)  Un   proceso   de   declaración,   en   el   que   deberá   investigarse   y   probarse   la  
existencia   del   hecho   imputado   y   la   responsabilidad   criminal   de   los   sujetos  
pasivos,   dado   que   la   mera   duda   en   cuanto   a   la   misma,   traerá   consigo   la  
aplicación   del   principio   de   presunción   de   inocencia,   y   con   él,   la  
imposibilidad  de  una  sentencia  condenatoria.  
b)   La   existencia   de   un   título   ejecutivo   de   condena   supone   el   ejercicio   de   la  
función  jurisdiccional  de  ejecución;  y    
c)   La   garantía   de   la   efectividad   de   ambas   manifestaciones   procesales  
anteriores   no   es   sino   la   posibilidad   recogida   en   todos   los   ordenamientos  
jurídicos   de   la   adopción   de   medidas   cautelares   que,   fundamentalmente,  
tiendan  a  evitar  el  riesgo  de  fuga  del  sujeto  pasivo  o,  en  su  caso,  peligros  que  
le  sitúen  en  situación  de  insolvencia  que  imposibiliten  el  debido  desarrollo  
del   proceso   de   declaración   y,   posteriormente,   del   cumplimiento   de   la  
condena.  
 
En  consecuencia,  cuando  se  adoptan  medidas  cautelares  se  está  desarrollando  
una   manifestación   de   la   función   jurisdiccional,   y   canalizándose   mediante   los  
cimientos   de   un   proceso   −el   proceso   cautelar−   que   se   traduce   formalmente  

26
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

mediante  un  procedimiento,  que  exige  el  debido  cumplimiento  de  unas  garantías,  
unos   plazos,   y   unas   consecuencias   jurídicas   derivadas   del   debido   cumplimiento   de  
todos  ellos.    
 
Si   bien   hemos   concluido   con   la   afirmación   de   que   la   adopción   de   medidas  
cautelares  se  desarrolla  mediante  el  ejercicio  de  la  función  jurisdiccional  cautelar  a  
través   de   un   proceso   y   formalmente   mediante   la   sucesión   de   actos   que   conforman  
un  procedimiento,  debe,  sin  embargo  y  pese  a  las  posibles  confusiones  derivadas  
de   la   práctica   forense,   incluso   de   terminología   legal,   distinguirse   el   proceso   del  
procedimiento.  No  son  dos  realidades  idénticas,  sino  que,  antes  al  contrario,  debe  
partirse  de  la  diferenciación  entre  ambas,  para  poder  posteriormente  incardinar  y  
naturalizar  la  función  cautelar  como  manifestación  de  la  función  jurisdiccional.  
 
Tomando  como  referente  los  antecedentes  históricos,  ni  el  término  proceso  ni  
el  de  procedimiento  figuraban  en  el  derecho  romano.  Fue  en  la  época  medieval  y  
en   el   derecho   canónico   cuando   aparecen   de   forma   diferenciada   los   términos  
processus   y   procedere.   Así,   el   segundo   término   venía   a   configurar   el   conjunto   de  
formas  que  los  ciudadanos  debían  seguir  para  alcanzar  la  justicia  pretendida,  y  que  
necesariamente   debían   respetarse   por   el   tribunal   para   su   concesión.   Era   por   ello  
una  manera  clara  de  asimilar  el  procedimiento  con  la  forma  de  manifestación  de  la  
petición  y  de  la  decisión.  
 
La   lucha   a   lo   largo   del   siglo   XX   por   los   autores   de   Derecho   Procesal   ha   sido  
precisamente   por   convencerse   de   que   la   verdadera   justicia   no   solo   se   alcanzaba  
por   la   mera   forma   −a   la   que   necesariamente   debe   otorgarse   el   valor   que   se  
merece−,   si   bien   no   bastaba   con   la   concatenación   de   formas   procedimentales,   sino  
que   lo   verdaderamente   importante   era   la   calidad   jurídica   de   lo   que   hacían   las  
partes   y   el   juez,   que   era   preciso   tomar   como   referencia   el   sistema,   apareciendo   así  
la  noción  de  proceso,  que  no  queda  reducido  a  la  forma,  que  es  el  procedimiento,  
sino  al  significado  de  las  actuaciones,  a  los  principios,  a  los  conceptos,  para  llegar  a  
la   consagración   de   un   sistema   u   otro   en   la   configuración   de   la   tutela   por   un  
ordenamiento  jurídico.    
 
Lo  que  es  verdaderamente  trascendente  es  que  cuando  se  habla  de  proceso  no  
basta   la   forma,   sino   que   se   hace   necesario   analizar   la   estructura   y   los   nexos   que  
median  entre  los  actos,  los  sujetos  que  los  realizan,  la  finalidad  a  que  tienden,  los  
principios   a   que   responden,   las   condiciones   de   quienes   los   producen,   las   cargas  
que  imponen  y  los  derechos  que  otorgan.  Solo  es  posible  referir  el  término  proceso  
al   que   sirve   como   instrumento   de   realización   de   la   función   jurisdiccional,   mientras  
que  procedimiento  puede  extenderse  a  cualquier  actividad  jurídica4.  
 
Ello   es   importante,   en   cuanto   no   puede   quedarse   en   la   mera   formalidad   el  
estudio  de  un  Código  (las  formas  de  los  actos,  la  sucesión  de  un  acto  tras  otro,  los  

4.   Sobre   la   distinción   entre   proceso   y   procedimiento   puede   verse   Juan   MONTERO   AROCA   (con  
Gómez   Colomer   y   Barona   Vilar),   Derecho   Jurisdiccional   I.   Parte   General,   22.ª   ed.,   Tirant   lo  
Blanch,  Valencia,  2014.    

27
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

plazos);  de  lo  contrario  se  cae  en  el  absurdo  de  una  mera  concepción  formal  la  que  
se   cumplen   por   los   tribunales.   Así   las   cosas,   formalmente   sería   correcta   una  
sentencia   en   la   que   se   condenase   a   una   persona   tras   el   desarrollo   de   todas   las  
actuaciones   que   se   configuran   en   el   Código,   bastaría   el   respeto   a   los   preceptos  
legales  para  su  validez  e  inimpugnabilidad.  Cuando  comienza  a  tener  importancia  
los  términos  presupuestos  objetivos  y  subjetivos  de  validez  de  los  actos,  los  efectos  
jurídicos  de  esos  actos,  así  como  los  principios  que  pergeñan  el  sistema  garantista  
del   proceso,   ya   no   basta   con   el   respeto   debido   a   una   serie   de   reglas   de  
procedimiento,   sino   que   se   exige   algo   más.   No   debe   tomarse   como   base   el  
procedimiento,  sino  el  proceso.    
 
Sin   perjuicio   de   las   garantías,   los   principios   y   elementos   configuradores  
esenciales   del   procedimiento   penal,   que   deberán   conocerse,   aplicarse   y  
defenderse,  es  necesario  que  los  operadores  jurídicos  se  pregunten  el  por  qué  de  
muchas   de   las   instituciones,   el   fundamento   y   la   razón   de   ser   de   algunos   de   los  
principios-­‐cimientos   del   proceso   penal,   para,   en   los   supuestos   de   duda,   poder  
asumir  el  espíritu  de  la  ley.  
 
Todo  lo  anterior  va  a  tener  una  repercusión  notable  en  el  estudio  de  la  tutela  
cautelar,   en   cuanto   en   el   capítulo   procesal   habrá   que   tener   en   cuenta   la  
jurisdicción  y  competencia,  los  presupuestos  en  relación  con  las  partes,  el  debido  
respeto  a  los  principios  garantistas  del  proceso  y  con  carácter  especial  habrá  que  
tener   en   cuenta   el   principio   de   contradicción,   evitando   así   la   adopción   y  
mantenimiento  de  una  medida  cautelar  sin  haber  oído  previamente  al  sujeto  que  
deba   soportarla,   sin   olvidar   cuestiones   procesales   tales   como   la   necesidad   de  
congruencia   en   la   resolución   judicial,   la   motivación   de   la   decisión   judicial,   entre  
otras.   Y,   en   el   análisis   del   procedimiento   cautelar   se   estudiará   la   adopción   de   la  
medida   a   instancia   de   parte   acusadora   o   ex   officio,   los   plazos   que   se   establecen  
para  el  desarrollo  de  las  diversas  actuaciones  que  configuran  el  procedimiento,  si  
se  rige  por  el  principio  de  la  oralidad  o  no,  entre  otros.  
 
De   todo   ello   se   deriva,   por   tanto,   que   la   adopción   de   las   medidas   cautelares  
necesita   de   un   proceso   cautelar   a   través   del   cual   se   van   a   desplegar   las   garantías   y  
derechos   reconocidos   a   los   ciudadanos   en   el   Código   Procesal   Penal,   y   cuya  
sucesión   temporal   y   formal   no   es   sino   el   desarrollo   procedimental   de   la   tutela  
cautelar  pretendida.  
 
 
2.  Función  jurisdiccional  cautelar  
y  proceso  cautelar  
 
Expuestas   las   coordenadas   anteriores   y   asumiendo   el   papel   que   las   medidas  
cautelares   cumple   en   el   proceso   penal,   amén   del   significado   y   afección   que  
comporta   en   quien   la   padece,   la   petición   y   adopción   de   medidas   cautelares,   así  
como   su   ejecución   deberán   incardinarse   en   el   marco   del   ejercicio   de   la   función  
jurisdiccional  y  a  través  del  proceso.  Es  por  ello  que  doctrinalmente  se  considera  
que  el  ejercicio  de  la  función  cautelar  en  un  proceso  es  una  tercera  manifestación  

28
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

de  la  función  jurisdiccional,  y  como  tal,  debe  desarrollarse  formalmente  a  través  de  
un  proceso,  que  no  es  otro  que  el  proceso  cautelar.  
 
El   sentido   y   razón   de   ser   de   esta   función   cautelar   no   es   otro   que   el   que   la  
función  de  decir  el  derecho  y  de  ejecutar  no  es  instantánea  en  el  tiempo,  sino  que  
requiere   de   un   tempus   para   su   realización.   Las   medidas   cautelares,   en   todos   los  
procesos,   se   justifican   siempre   en   la   necesidad   de   tiempo   para   la   actuación   del  
derecho   objetivo   en   el   caso   concreto.   Ese   «factor»   tiempo   implica   en   sí   mismo   el  
riesgo   de   que   la   sentencia   que   llegue   a   dictarse   sea   inútil,   sobre   todo   si   el   sujeto  
pasivo  lo  ha  aprovechado  para  hacer  que  la  sentencia  no  pueda  ejecutarse.  Aparece  
así  la  tercera  manifestación  de  la  función  jurisdiccional,  la  cautelar,  que  sirve  para  
asegurar  la  función  de  juzgar  y  la  de  ejecutar  lo  juzgado,  en  cuanto  evitadora  de  la  
insatisfacción  y  la  ineficacia  del  sistema  jurisdiccional5.  
 
El  hecho  de  que  afirmemos  que  estamos  ante  una  subfunción  de  la  jurisdicción  
significa   tanto   como   afirmar   que   en   la   adopción   y   ejecución   de   las   medidas  
cautelares   existe   un   verdadero   proceso,   y   no   solo   un   mero   procedimiento.   Así,  
frente  a  quienes  doctrinalmente  han  venido  a  configurar  la  tutela  cautelar  como  un  
conjunto  de  medidas  en  sí,  sin  la  concurrencia  de  un  proceso,  verdadero  proceso  
cautelar,  si  bien  con  un  común  nexo  de  unión  de  todas  ellas  −la  instrumentalidad  
en   relación   con   el   proceso   principal,   siendo   incidente   del   proceso   de   declaración   o  
medio  de  aseguramiento  del  de  ejecución−,  otro  sector  doctrinal,  a  mi  modo  de  ver  
más  concluyente,  ha  postulado  que  la  actividad  jurisdiccional  cautelar  se  desarrolla  
a  través  de  un  verdadero  proceso  cautelar,  autónomo,  pese  a  que  se  mantenga  la  
instrumentalidad   respecto   de   los   procesos   de   declaración   y   de   ejecución6.   Ahora  
bien,   para   que   exista   proceso   se   hace   necesario   de   alguien   que   se   convierta   en  
parte  en  el  mismo  (solicitante  de  la  tutela  cautelar  y  sujeto  pasivo),  que  ejercita  el  
derecho  a  la  tutela  cautelar  como  manifestación  de  la  tutela  judicial  efectiva,  y  de  
un  órgano  suprapartes,  que  resuelve  acerca  de  la  misma.  
 
En  el  ámbito  penal,  el  hecho  de  que  en  el  ejercicio  de  la  función  jurisdiccional  
puedan  intervenir  sujetos  que  no  son  el  juez,  no  desnaturaliza  la  consideración  de  
jurisdiccional   a   esta   función   cautelar.   Ello   obedece   a   la   necesidad   de   que   en   la  
materialización   de   las   medidas   deban   intervenir   sujetos   que   actúen   la   decisión  
judicial  (policía,  fiscalía...).  De  hecho,  el  papel  de  estos  representantes  del  Estado  va  
a   ser   esencial   para   el   debido   cumplimiento   y   alcance   de   los   fines   pretendidos   en  
sede  cautelar.    

5.    Silvia  BARONA   VILAR  (con  Montero  Aroca  y  Gómez  Colomer),  Derecho  Jurisdiccional  III.  Proceso  
penal,  22.ª  ed.,  Tirant  lo  Blanch,  Valencia,  2014,  pág.  478.  
6.   Se  convierte  así  en  lo  que  GUASP  ha  denominado  como  aquel  que  tiene  por  objeto  facilitar  otro  
proceso   principal   garantizando   la   eficacia   de   sus   resultados.   Jaime   GUASP   DELGADO,   Derecho  
Procesal  Civil,  tomo  II,  Madrid,  1968,  pág.  683.    

29
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  III  
Régimen  jurídico  cautelar  en  el  proceso  penal  
hondureño:  punto  de  partida  
 
 
 
 
El   legislador   hondureño   regula   en   el   Título   VI   las   medidas   cautelares,  
dedicando  los  artículos  172  a  197  del  CPP.  Este  Título  se  desarrolla  en  Capítulo  I  
(Disposiciones   Generales,   en   las   que   se   regulan   los   presupuestos   y   finalidad,   las  
medidas  cautelares  aplicables,  la  imposición,  revocación  y  reforma  de  las  medidas  
cautelares,   la   aprehensión   de   personas   y   el   allanamiento),   Capítulo   II   (Prisión  
preventiva,  sus  presupuestos,  duración,  prohibición  de  la  prisión  preventiva,  casos  
en  que  no  deberá  decretarse,  sustitución  de  la  prisión  por  otras,  el  internamiento  
cautelar,   forma   y   contenido   de   la   resolución   que   adopta   la   prisión   preventiva   o   las  
medidas   sustitutivas   de   la   misma,   contenido   del   acta   que   registre   la   prisión  
provisional,   la   revocación   o   sustitución   de   la   resolución   que   ordene   la   prisión  
preventiva,   lugar   de   cumplimiento   de   la   prisión   preventiva   y   tratamiento   del  
imputado,  e  incomunicación  del  imputado)  y  Capítulo  III  (Las  cauciones,  cuantía  y  
naturaleza,  forma  de  constituir  y  cancelación  de  las  cauciones).  
 
Ello  no  obstante  existen  algunos  preceptos  a  lo  largo  del  Código  en  los  que  se  
hace   referencia   a   las   medidas   cautelares,   sea   genéricamente   o   sea   de   forma  
individualizada,  referida  a  aspectos  que  van  a  regular  la  materialización  de  alguna  
de   las   medidas   cautelares.   Y,   en   todo   caso,   igualmente,   habrá   que   considerar  
algunas   normas   que   no   se   hallan   en   el   Código   de   Proceso   Penal   y   que   sin   embargo  
hacen  expresa  referencia  a  medidas  cautelares,  especialmente  cuando  se  trata  de  
delitos   especiales,   más   agravados,   y   en   relación   fundamentalmente   con   medidas  
cautelares  de  naturaleza  patrimonial.  
 
 Al   efectuar   un   estudio   dogmático   de   las   mismas,   debemos   centrar   nuestra  
atención   en   tres   bloques   temáticos:   por   un   lado,   el   estudio   de   la   tutela  
jurisdiccional  cautelar  como  función  jurisdiccional,  conectada  necesariamente  con  
la   existencia   de   un   proceso   cautelar;   en   segundo   lugar,   el   estudio   de   las   reglas   que  
conforman   formalmente   la   actividad   jurisdiccional   cautelar,   a   saber,   el  
procedimiento   cautelar;   y,   finalmente,   el   régimen   jurídico   propio   de   las   medidas  
cautelares.  Puesto  que  a  las  líneas  generales  señaladas  al  primero  de  los  apartados  
ya  nos  hemos  referido,  vamos  a  continuar  este  trabajo  en  relación  con  el  régimen  
propio  de  las  medidas  cautelares,  que  enlaza  necesariamente  con  la  posición  que  
debemos   de   entender   que   estamos   ante   un   verdadero   proceso,   en   el   que   se  
pretende   una   tutela   cautelar   y   en   el   que   el   desarrollo   de   esa   tutela,   pasa  
necesariamente  por  deslindar  lo  que,  en  el  marco  de  la  efectividad  y  garantías,  se  
pretende  con  la  adopción  de  una  medida  cautelar,  la  finalidad  o  funcionalidad  de  la  
misma,   así   como   las   características   de   estas   medidas   cautelares.   Y   todo   ello   sin  
olvidar   la   clasificación   de   las   medidas   cautelares   que   pueden   ser   objeto   de  
adopción   en   un   proceso   penal,   ya   para   garantizar   la   efectividad   de   un   proceso  

30
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

penal   en   el   que   se   está   ventilando   una   posible   responsabilidad   penal,   como   para  
efectivizar   una   posible   futura   condena   por   responsabilidad   civil   derivada   de   la  
comisión  del  hecho  delictivo.    
 
 
1.  Fundamento  y  naturaleza  jurídica  
de  las  medidas  cautelares  
 
 
En  el  estudio  de  las  medidas  cautelares  debe  arrancarse  de  la  verdadera  razón  
de  ser  o  fundamento  de  las  medidas  así  como  de  las  características  y  finalidad  a  la  
que   se   dirige   la   adopción   de   éstas,   que   perfilan   la   naturaleza   jurídica   que   deba  
atribuírseles.    
 
1.1.  FUNDAMENTO  
 
El   fundamento   de   las   medidas   cautelares   en   el   proceso   penal   no   es   otro   que   el  
de   garantizar   el   cumplimiento   efectivo   de   la   sentencia   condenatoria.   Obviamente  
para   dar   cumplimiento   a   tal   finalidad,   es   necesario   que   se   pueda   llegar   a   dictar  
dicha   sentencia,   lo   que   comporta   una   garantía   de   efectividad   del   desarrollo   del  
proceso   mismo.   Es   precisamente   esa   pendencia   del   proceso,   y   la   duración   de   la  
misma,   lo   que   genera   unos   riesgos   que   fundamentan   la   adopción   de   las   medidas  
cautelares.  
 
La  realidad  forense,  sin  embargo,  pone  de  relieve  que  las  medidas  cautelares  
que   se   adoptan   en   el   proceso   penal   en   muchas   ocasiones,   y   como   enfermedad  
universal,   vienen   a   cumplir   una   finalidad   que   excede   en   ciertas   ocasiones   del  
verdadero   fundamento   cautelar.   De   este   modo,   aún   cuando   se   les   sigue  
etiquetando   como   medidas   cautelares,   se   dirigen   a   otros   fines   que   no   son  
realmente   cautelares,   tales   como   la   satisfacción   de   un   sentimiento   colectivo   de  
indignación,  venganza  o  inseguridad  (siendo  en  tales  casos  realmente  medidas  de  
prevención  general,  en  el  sentido  de  pretender  dar  ejemplo  para  tranquilizar  a  la  
sociedad   o   amedrentar   a   los   posibles   delincuentes)   o   de   prevención   de   posibles  
futuros   delitos   cometidos   por   el   inculpado   (una   función   evidente   de   prevención  
especial).  
 
Estas   funciones   no   cautelares   en   ciertas   ocasiones   vienen   cubiertas   por  
preceptos   legales,   que   han   incardinado   en   la   regulación   de   las   mismas   conceptos  
como   la   reincidencia,   la   alarma   social   que   causa   el   hecho   cometido,   la   frecuencia  
con   que   se   cometen   estos   hechos   (conceptos   todos   ellos   que   se   incardinan   por  
ejemplo  en  la  Ley  de  Enjuiciamiento  Criminal  española).  No  obstante,  exponentes  
de   medidas   cautelares   adoptadas   para   cubrir   estas   finalidades   que   no   lo   son   y   que  
se   aproximan   claramente   a   la   naturaleza   preventiva   se   hallan   también   en   otros  
sistemas   jurídicos,   incluso   sin   el   marco   legal   que   le   ampare.   Ambas   situaciones  
deben  ser  denunciadas.  
 

31
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Importante   es,   por   ello,   no   confundir   la   función   coercitiva   cautelar   de   estas  


medidas   con   otras   funciones   coercitivas   no   cautelares,   pues   no   toda   coerción  
supone   función   cautelar   en   el   proceso   penal.   Toda   medida   que   no   revista   los  
caracteres  de  la  instrumentalidad,  provisionalidad,  temporalidad  y  variabilidad  no  
es  medida  cautelar,  además  del  proclamado  carácter  restrictivo  que  debe  regir  la  
adopción  de  la  tutela  cautelar  personal  en  el  proceso  penal.  
 
En   el   Código   hondureño   son   diversos   los   preceptos   que   acogen   igualmente  
tales   ideas   y   que   básicamente   se   centran   en   esta   idea   de   medida   excepcional,  
restrictiva,   basada   en   la   concurrencia   de   presupuestos   legalmente   establecidos,  
siempre  analizada  desde  el  principio  de  aplicabilidad  de  la  menos  agresiva  o  más  
favorable  al  que  la  deba  soportar.  Punto  de  partida  es  el  artículo  3  del  CPP  referido  
al   respeto   a   la   dignidad   y   a   la   libertad,   de   manera   que   «la   restricción   de   ésta   −la  
libertad−,   mientras   dure   el   proceso,   sólo   se   decretará   en   los   casos   previstos   en   el  
presente   Código».   Son   las   medidas   cautelares   precisamente   manifestaciones  
justificadas  legalmente  de  la  privación  o  limitación  de  los  derechos  y  garantías  de  
todo  ciudadano,  en  cuanto  estrictamente  necesarias  para  averiguar  la  verdad  y  el  
desarrollo   del   proceso   (en   palabras   del   artículo   172   del   CPP,   para   asegurar   la  
eficacia   del   procedimiento,   garantizando   la   presencia   del   imputado   y   la   regular  
obtención  de  las  fuentes  de  prueba).  
 
Obviamente,   este   carácter   restrictivo   conecta   con   la   debida   proporcionalidad  
de  la  limitación  o  privación  de  la  libertad,  de  manera  que  si  bien  excepcionalmente  
son   válidas   estas   intromisiones   en   la   libertad   de   un   ciudadano   en   aras   de   un  
proceso  penal,  las  mismas  deben  ser  proporcionadas  a  la  finalidad  pretendida  y  las  
circunstancias   concurrentes.   Consecuencia   de   lo   anterior   es   la   calidad  
desproporcionada   de   la   adopción   de   estas   medidas   privativas   o   restrictivas   de   la  
libertad  cuando  las  consecuencias  jurídicas  derivadas  de  la  comisión  del  hecho  que  
se  imputa  se  centran  en  el  ámbito  de  la  responsabilidad  civil  (reparación  del  daño  
o  indemnización  de  los  perjuicios)  o  de  los  conceptos  penales  pecuniarios  (costas  o  
multa).  
 
Del   mismo   modo,   el   artículo   191,   entre   otros,   determina   algunas   de   las  
condiciones   en   que   debe   procederse   a   la   ejecución   de   la   medida   más   gravosa,   la  
prisión   preventiva,   y   deberá   procederse   a   la   ejecución   de   la   misma   de   la   manera  
que  perjudique  lo  menos  posible  a  la  persona  a  quien  afecta.  
 
Todas   esas   consideraciones   de   excepcionalidad,   de   carácter   restrictivo,   de  
ultima   ratio   de   las   medidas   cautelares   personales   en   el   proceso   penal   son  
claramente   coherentes   con   los   presupuestos   que   se   han   atribuido   por   el   legislador  
hondureño  para  la  adopción  de  las  medidas  cautelares  (a  ellos  nos  referiremos  en  
el   capítulo   referido   a   los   presupuestos).   Sin   embargo,   la   práctica   provoca   y   facilita,  
en  ciertas  ocasiones,  la  adopción  de  medidas  que  no  responden  a  esa  funcionalidad  
cautelar.   Y   a   esta   situación   que   denominamos   «descafeinada»   del   sentir   de   la  
prisión   preventiva,   a   título   de   ejemplo,   han   contribuido   de   forma   importante   las  
últimas   reformas   de   2013,   que   ofrecen   a   la   prisión   preventiva   como   la   primera  
moneda   cautelar   ante   la   sospecha   de   la   comisión   de   un   hecho   delictivo  

32
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

restringiendo   y   limitando,   e   incluso   excluyendo   en   ciertos   casos   la   adopción   de   las  


medidas  sustitutivas  por  requerirse  legalmente  el  decrete  de  la  prisión  preventiva  
como  exigencia.  Esto  convierte  a  la  prisión  en  una  evidente  pena  anticipada,  que  es  
lo  que  claramente  se  pretendió  evitar  en  el  nuevo  Código  en  1999.  
 
1.2.  FUNCIÓN  DE  LAS  MEDIDAS  CAUTELARES  Y  CLASES  
 
Las   medidas   cautelares   son   instrumentos   procesales   que   sirven   para   otorgar  
efectividad  al  proceso  mismo  y  más  específicamente  a  la  sentencia  que  en  su  día  se  
dicte;  son,  en  suma,  garantía  porque:  
 
1)  Comportan  un  aseguramiento  de  su  desarrollo.  
2)  Aseguran  las  personas  y  los  bienes  en  aras  del  cumplimiento  de  la  sentencia  
condenatoria.  
 
Si   bien   el   fundamento   de   las   medidas   cautelares   en   el   proceso   penal   es   el   de  
garantizar  el  cumplimiento  efectivo  de  la  sentencia  condenatoria  −o,  en  términos  
del   artículo   172   del   CPP,   «asegurar   la   eficacia   del   procedimiento,   garantizando   la  
presencia   del   imputado   y   la   regular   obtención   de   las   fuentes   de   prueba»−,   existen  
supuestos  en  los  que  se  está  justificando  la  adopción  de  medidas  que,  aún  cuando  
se   denominan   cautelares,   se   dirigen   a   otros   fines   no   cautelares,   tales   como   la  
satisfacción   de   un   sentimiento   colectivo   de   indignación,   venganza   o   inseguridad  
(medida   de   prevención   general,   en   el   sentido   de   pretender   dar   ejemplo   para  
tranquilizar   a   la   sociedad   o   amedrentar   a   los   posibles   delincuentes)   o   de  
prevención   de   posibles   futuros   delitos   cometidos   por   el   inculpado   (prevención  
especial),   o   incluso   medidas   específicas   destinadas   a   proporcionar   seguridad,  
estabilidad  y  protección  jurídica  a  la  persona  agredida  o  a  su  familia  (preventivas  
personales).   El   grave   problema   deriva   de   confundir   la   función   coercitiva   cautelar  
de   estas   medidas   con   otras   funciones   coercitivas   no   cautelares,   pues   no   toda  
coerción   supone   función   cautelar   en   el   proceso   penal.   Debe,   por   ello   distinguirse  
entre  la  medida  coercitiva  como  género  y  las  clases  como  especie7.  
 
1.2.1.  Medida  coercitiva  como  género  
 
Son  instrumentos  jurídicos  que  pueden  producir  una  afectación  de  derechos  (a  
la   libertad   personal,   a   la   integridad   personal,   a   la   propiedad,   a   la   inviolabilidad   del  
domicilio  y  al  secreto  de  comunicación).  
 
a)   Medidas   coercitivas   que   afectan   al   derecho   de   libertad   personal;   medidas  
precautelares   personales   (aprehensión   o   captura,   detención),   medidas   cautelares  
personales   (prisión   provisional,   arresto   domiciliario,   obligación   de   no   salir   del  
territorio   nacional,   obligación   de   presentarse   ante   una   determinada   autoridad,  
todas   ellas   cuando   se   adoptan   para   garantizar   la   efectividad   del   proceso   y   la  

7.   Puede   verse   al   respecto,   Silvia   BARONA   VILAR,   Derecho   Jurisdiccional   III.   Proceso   Penal,   cit.,   págs.  
478-­‐480.  
 

33
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

efectividad  del  cumplimiento  de  la  sentencia  condenatoria  y  conforman  el  régimen  
de   la   libertad   provisional),   medidas   de   carácter   preventivo   personales   (privación  
provisional   del   permiso   de   conducir,   orden   de   alejamiento   de   la   víctima,   prisión  
provisional   para   evitar   la   reiteración   delictiva,   prisión   provisional   por  
quebrantamiento   de   una   orden   de   alejamiento...),   medidas   interdictivas  
(suspensión   provisional   de   profesión   o   cargo   público,   suspensión   de   la   patria  
potestad,  deber  de  realizar  una  determinada  actividad  social,  laboral  o  profesional,  
aun  cuando  se  exija  el  consentimiento  del  sujeto  al  que  se  impone).  
 
b)  Medidas  coercitivas  que  afectan  a  la  integridad  personal,  como  los  actos  de  
investigación  de  las  intervenciones  corporales  (extracciones  de  sangre,  pruebas  de  
ADN),   los   actos   preventivos   personales   como   el   internamiento   en   un   centro  
médico   u   hospitalario   especializado,   o   algunas   medidas   instrumentales   de   las  
cautelares   (como,   por   ejemplo   en   España,   aunque   en   Honduras   aun   no   se   cuente  
con  este  control,  la  colocación  de  brazaletes  electrónicos  que  permitan  dar  debido  
cumplimiento  a  la  prisión  atenuada  o  al  arresto  en  el  propio  domicilio).  
 
c)   Medidas   coercitivas   sobre   la   propiedad,   pudiendo   configurar   verdaderas  
cautelas  que  responden  a  la  garantía  de  la  responsabilidad  civil  derivada  del  hecho  
delictivo  o  a  la  responsabilidad  penal  cuando  ésta  venga  exigida  por  el  pago  de  una  
multa   (fianzas)   o   medidas   cautelares   aseguratorias   de   la   prueba   (secuestro   del  
material  incautado).  
 
d)  Medidas  coercitivas  que  afectan  al  derecho  de  inviolabilidad  del  domicilio  y  
al   secreto   de   las   comunicaciones:   las   diligencias   de   investigación   de   la   entrada   y  
registro   en   lugar   cerrado,   el   registro   de   libros   y   papeles,   el   control   de   las  
comunicaciones   personales;   todas   ellas   con   finalidades   investigadoras,   no  
cautelares.  
 
1.2.2.  Medidas  precautelares,  cautelares,  preventivas  e  interdictivas  como  especie  
 
El   legislador   viene   otorgando   el   régimen   jurídico   de   las   cautelares   a   medidas  
que  no  lo  son.  Vamos  por  ello  a  diferenciarlas.  
 
a.   Medidas   precautelares:   Son   aquéllas   que,   recayendo   sobre   la   persona   del  
imputado,   o   en   su   caso   del   todavía   sospechoso,   o   del   que   está   presuntamente  
cometiendo   un   delito   in   fraganti,   tienen   como   fin   asegurar   la   efectividad   del  
proceso  que  va  a  iniciarse  o  ya  está  incipientemente  iniciado,  amén  de  la  sentencia  
que   en   su   día   se   dicte.   Exponentes   de   ellas   son   la   aprehensión   o   captura,   que   se  
convierten   en   la   «antesala»   de   las   cautelares,   una   suerte   de   medidas  
instrumentales  de  las  medidas  cautelares.  
 
b.   Medidas   cautelares:   En   el   desarrollo   de   la   actuación   procesal   penal   pueden  
adoptarse  dos  clases  de  medidas  cautelares:  
 
1.ª   Medidas   cautelares   personales,   que   recaen   sobre   la   persona   del   imputado,  
con  el  fin  de  asegurar  la  efectividad  de  la  sentencia  que  en  su  día  se  dicte.  Son  las  

34
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

de   mayor   trascendencia   en   el   proceso   penal,   en   cuanto   suponen   una   afectación   del  


derecho   a   la   libertad   y   a   la   presunción   de   inocencia,   de   ahí   la   necesidad   de  
justificar  su  carácter  de  excepcionalidad,  así  como  el  sometimiento  al  principio  de  
legalidad   y   al   principio   de   proporcionalidad   de   la   misma   a   los   intereses  
pretendidos   −que   supone   el   necesario   equilibrio   entre   la   limitación   de   estos  
derechos  y  los  fines  que  con  la  medida  se  pretenden  alcanzar−.  
 
2.ª   Medidas   cautelares   patrimoniales,   que   recaen   sobre   los   bienes   o   el  
patrimonio,   y   pretenden   asegurar   las   responsabilidades   pecuniarias   que   puedan  
declararse  en  un  proceso  penal;  responsabilidades  pecuniarias  que  pueden  ser  de  
dos   tipos:   1)   Medidas   penales:   Las   que   se   derivan   de   la   misma   responsabilidad  
penal,  tales  como  el  pago  de  las  costas  procesales  o  la  pena  de  multa,  entre  otros  
conceptos,   y   2)   Medidas   civiles:   Las   que   se   derivan   de   la   responsabilidad   civil  
derivada   de   la   comisión   del   hecho   delictivo,   garantizando   la   efectividad   de   la  
resolución   condenatoria   civil,   que   puede   consistir   en   la   restitución   de   la   cosa,   la  
reparación   del   daño   o   la   indemnización   de   perjuicios.   A   esta   clase   de   medidas   se  
refiere   el   legislador   hondureño   de   modo   disperso   (art.   173.10.º,   arts.   193   a   197,  
art.  436,  entre  otros,  del  CPP).  
 
En   España   es   posible   la   anotación   de   cualquier   medida   cautelar   que   pueda  
adoptarse  en  el  curso  de  los  procedimientos  penales,  especialmente  de  la  prisión  
provisional,   su   duración   máxima   y   su   cesación.   La   anotación   se   efectúa   en   un  
Registro   Central,   de   ámbito   nacional,   del   Ministerio   de   Justicia.   En   Honduras,   sin  
embargo,  no  existe  un  registro  centralizado,  aun  cuando  sí  debe  destacarse  que  las  
Instituciones   encargadas   de   la   administración   de   justicia   cuentan   con   un   sistema  
estadístico,   que   únicamente   refleja   datos   cuantitativos   sobre   las   medidas  
cautelares  impuestas.  
 
c.   Medidas   preventivas:   La   naturaleza   no   cautelar   de   éstas   se   evidencia   por   la  
finalidad   de   prevención   a   la   que   se   dirigen,   ya   porque   se   pretende   prevenir   la  
comisión   o   reiteración   de   delitos   o   ya   porque   se   pretende   asegurar   el   control  
social,   la   seguridad   ciudadana.   No   son   instrumentales   del   proceso,   sino   que  
cumplen  su  función  sirviéndose  del  proceso  que  se  halla  en  marcha  y  en  el  que  el  
sujeto  pasivo  está  afectado.  Han  proliferado  en  los  últimos  años  y  se  les  ha  venido  
vinculando  a  la  tutela  cautelar.  
 
d.  Medidas  interdictivas:  Afectan  y  restringen  determinados  derechos.  En  ciertos  
casos   se   las   ha   querido   vincular   a   las   cautelares,   ya   por   ser   la   oferta   frente   a   la  
prisión   provisional   como   medida   más   gravosa,   ya   convirtiéndose   en   una   medida  
anticipatoria   de   la   posible   futura   sentencia   condenatoria   que   en   su   día   se   dicte,  
como   la   suspensión   del   ejercicio   de   una   función   pública,   o   ya   para   ofrecer  
respuestas  protectoras  a  las  víctimas  del  proceso.  
 
1.3.  MEDIDAS  CAUTELARES  CONCRETAS  APLICABLES  EN  HONDURAS    
 
El   artículo   173   del   Código   Procesal   Penal   de   Honduras   establece   el   elenco   de  
medidas  que  de  forma  específica  podrán  ser  adoptadas  por  el  órgano  jurisdiccional  

35
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

siempre  que  concurrieren  los  presupuestos  legitimadores,  y  siempre  que  se  lleve  a  
cabo   mediante   una   resolución   motivada   que   deberá   adoptar   la   forma   de   auto.   Esta  
afirmación   general   va   a   encontrar   matices,   en   la   medida   en   que   el   artículo   173  
viene   a   no   ser   tan   libremente   aplicable   cuando   se   analizan   los   preceptos  
posteriores   y   especialmente   aquéllos   en   los   que   el   legislador   ha   introducido   una  
serie  de  conductas  imperativas  para  el  juez  que  llevan  a  la  adopción  ex  lege  de  la  
prisión   preventiva   sin   alternatividad   posible,   o   aquellos   casos   en   la   se   excluye   ésta  
por  disposición  legal  imperativa,  etc.  
 
En   todo   caso,   las   medidas   que   se   regulan   en   este   precepto   y   configuran   el  
cuadro  cautelar  penal  en  Honduras  son  las  siguientes:  
 
1. Aprehensión  o  captura.  
2. Detención  preventiva.  
3. Prisión  preventiva.  
4. Arresto  en  su  propio  domicilio  o  en  el  de  otra  persona  que  lo  consienta,  bajo  
vigilancia  o  sin  ella.  
5. Someter   al   imputado   al   cuidado   o   vigilancia   de   una   persona   o   institución  
determinada  que  informe  periódicamente  al  Juez.  
6. Obligar   al   imputado   a   presentarse   periódicamente   ante   un   determinado  
Juez  o  autoridad  que  éste  designe.  
7. Prohibirle   al   imputado   salir   del   país,   del   lugar   de   su   residencia   o   del   ámbito  
territorial  que  el  órgano  jurisdiccional  determine.  
8.  Prohibirle   al   imputado   concurrir   a   determinadas   reuniones   o   a  
determinados  lugares.  
9. Prohibirle   al   imputado   comunicarse   con   personas   determinadas,   siempre  
que  con  ello  no  se  afecte  el  derecho  de  defensa.  
10. La   constitución   a   favor   del   Estado   por   el   propio   imputado   o   por   otra  
persona,   de   cualquiera   de   las   garantías   siguientes:   Depósito   de   dinero   o  
valores,  hipoteca,  prenda  o  fianza  personal.  
11. El   internamiento   provisional   en   un   establecimiento   psiquiátrico,   previo  
dictamen;  y  
12. Suspensión  en  el  ejercicio  del  cargo,  cuando  se  le  atribuya  un  delito  contra  
la  administración  pública.  
 
El  desarrollo  de  cada  una  de  estas  medidas  será  realizado  infra,  si  bien  en  este  
elenco   de   medidas   hay   algunas   cuya   identidad   cautelar   es   manifiesta,   pero   otras,  
en  las  que  es  la  naturaleza  asegurativa  o  preventiva  lo  que  va  a  primar.  
 
 
2.  Características  de  las  medidas  cautelares  
 
Atribuido   ese   carácter   de   garantía   o   aseguramiento   a   la   tutela   cautelar,   que  
conforma   el   verdadero   fundamento   de   las   medidas   cautelares,   se   hace   necesario  
delimitar,   como   complemento   necesario   de   su   fundamento,   los   elementos   que  
pergeñan  las  características  de  las  medidas  cautelares,  teniendo  en  cuenta  que  los  
mismos   van   a   configurar   los   componentes   diferenciadores   de   estas   medidas  

36
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

cautelares   con   otras   figuras   afines.   A   algunos   de   ellos   nos   hemos   referido,   siquiera  
sea  someramente  en  las  páginas  anteriores,  empero  hay  que  referirse  ahora  como  
elementos  naturalizadores  de  las  medidas  cautelares.  
 
2.1.  INSTRUMENTALIDAD  
 
La  característica  esencial  de  las  medidas  cautelares  es  la  instrumentalidad.  Se  
entiende  por  instrumentalidad,  como  afirmaba  CALAMANDREI8,  aquella  característica  
que   vincula   las   medidas   cautelares   con   el   proceso   principal,   al   que   sirven,  
garantizando   la   efectividad   de   su   resultado.   De   este   modo   son   exclusivamente  
conducentes   a   hacer   posible   la   efectividad   de   la   tutela   judicial   que   pudiere  
otorgarse  en  una  eventual  sentencia  estimatoria,  siendo  por  ello  instrumentos  del  
proceso  de  declaración  y  del  de  ejecución.  O,  en  palabras  de  CALDERÓN  CUADRADO9,  la  
«tutela   cautelar   se   prevé   por   el   legislador   como   medio   a   través   del   cual   puede  
conseguirse  que  otro  medio,  el  proceso,  funcione  eficazmente,  haciendo  realidad  esa  
afirmación  teórica  de  juzgar  y  de  hacer  ejecutar  lo  juzgado».  
 
El  trasvase  al  proceso  penal  de  esta  configuración  instrumental  de  las  medidas,  
que   se   configura   esencialmente   desde   el   análisis   dogmático   del   estudio   de   las  
mismas   en   el   proceso   civil,   no   pierde   sentido   alguno,   antes   al   contrario,   la   tutela  
cautelar  es  instrumental,  sea  cual  fuere  el  proceso  que  garantice,  ya  sea  un  proceso  
civil,  laboral,  administrativo,  constitucional  o  penal.  
 
Y,  desde  ese  prisma  la  adopción  de  medidas  cautelares  en  el  proceso  penal  se  
caracteriza,   esencialmente,   por   la   interrelación   que   debe   existir   entre   el  
instrumento  jurídico  que  se  adopta  para  garantizar  el  proceso  penal  y  el  hecho,  las  
circunstancias   que   confluyen,   los   presupuestos   de   cada   una   de   ellas,   y   las  
consecuencias   jurídico-­‐penales   derivadas   de   la   posible   condena   que,   obviamente,  
juegan   un   papel   esencial   en   la   delimitación   del   presupuesto   del   peligro   y   que,   en  
cualquier  caso,  van  a  incidir  en  la  aplicación  del  principio  de  proporcionalidad  en  
la   adopción   de   la   medida   cautelar   más   adecuada   y   pertinente.   De   ahí   la   acertada  
consideración   legal   que   se   efectúa   en   el   Código   Procesal   Penal   al   referirse   en   el  
artículo  182  a  la  prohibición  de  la  prisión  preventiva  en  los  casos  en  él  expuestos  y  
con   aplicación,   cuando   se   den   los   presupuestos,   de   las   medidas   sustitutivas.   E  
igualmente  del  artículo  183  del  CPP  en  el  que  se  regula  un  elenco  de  supuestos  en  
los  que  no  podrá  decretarse  la  prisión  preventiva,  amén  del  artículo  184  en  el  que  
se  fomenta  la  posible  sustitución  de  la  prisión  preventiva  por  una  medida  menos  
gravosa10.   A   título   de   ejemplo   puede   afirmarse   que   en   algunos   ordenamientos  
jurídicos   se   ha   establecido   una   disposición   en   la   que   se   considera  
desproporcionada  una  medida  cautelar  restrictiva  de  la  libertad  cuando  lo  que  se  

8.   Piero   CALAMANDREI,   Introduzione   allo   studio   sistematico   dei   provvedimenti   cautelari,   Padova,  
1936,  págs.  21  y  22.  
9.   Medidas  cautelares  indeterminadas  en  el  proceso  civil,  Civitas,  Madrid,  1992,  págs.  34-­‐35.  
10.  Todo  ello  sin  perjuicio  de  la  nueva  redacción  dada  a  este  artículo  184  por  Decreto  56-­‐2013  de  
fecha  16  de  abril  de  2013,  publicado  en  el  Diario  Oficial  La  Gaceta  No.  33.122  de  fecha  17  de  
mayo  de  2013,  vigente  desde  su  publicación.  

37
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

pretende  es  garantizar  el  resarcimiento  del  daño  civil  que  en  el  futuro  se  reclamará  
o  el  pago  de  los  conceptos  pecuniarios  penales,  tales  como  las  costas  procesales  o  
las  penas  de  multa  que  el  delito  lleve  aparejadas.  
 
Si  desde  un  punto  de  vista  dogmático  la  instrumentalidad  es  la  nota  que  perfila  
la   tutela   cautelar,   en   cuanto   la   hace   depender   de   un   proceso   penal   principal,   cierto  
es  que  en  la  práctica  se  trasluce  esta  característica  en  una  serie  de  consecuencias  
que   ponen   de   relieve   esa   existencia   dependiente   de   la   tutela   cautelar   en   relación  
con   la   acción   penal   que   se   ejercita   en   el   proceso   principal;   entre   ellas   es   posible  
citar:  
 
1.º   Si   la   medida   cautelar   que   se   adopta   es   instrumental   de   un   proceso   penal  
principal,   se   deduce,   por   tanto,   que   sólo   es   posible   adoptarla   cuando   ya   existe   el  
proceso.  Este  principio  general  encuentra  excepciones  en  algunos  procesos,  en  los  
que   se   permite   la   adopción   de   la   medida   ante   causam,   esto   es,   antes   de   que  
comience   el   proceso   principal.   Cobra   especial   interés   esta   afirmación   cuando   se  
trata  de  medidas  cautelares  personales,  que  afectan,  limitan,  o  prohíben  la  libertad.  
 
2.º   Consecuencia   de   la   instrumentalidad   también   el   alzamiento   de   la   medida  
cuando   desaparece   el   proceso   principal   del   que   dependen.   Ello   es   lógica  
consecuencia  de  su  vocación  de  carácter  no  definitivo.  De  este  modo,  si  finaliza  el  
proceso  principal,  habrá  que  estar  a  la  suerte  que  el  sujeto  afectado  por  la  medida  
haya  finalmente  conseguido.  
 
Si  se  pusiere  fin  al  proceso  mediante  sobreseimiento,  incluso  el  provisional,  y  
siempre  que  sea  total,  habrá  que  proceder  a  alzar  las  medidas  cautelares,  máxime  
cuando  pierden  la  razón  de  ser  jurídica.  
 
Si   el   proceso   finaliza   por   sentencia,   ésta   puede   ser   absolutoria   o   condenatoria.  
Si   se   dictase   una   sentencia   absolutoria,   el   mantenimiento   de   las   medidas  
cautelares   personales   carece   de   fundamento,   a   salvo   de   las   situaciones   de  
excepcionalidad   que   podrían   producirse   como   consecuencia   de   la   interposición   de  
un   recurso,   y   la   renovación   de   la   petición   de   mantenimiento   de   la   medida   que,  
cuando   concurrieran   los   presupuestos   para   así   decidirlo,   podría   acordarse   su  
mantenimiento.  Si,  por  el  contrario,  la  sentencia  que  se  dicta  en  el  proceso  penal  es  
condenatoria,   habrá   que   estar   a   las   consecuencias   jurídicas   que   se   derivan   de   la  
citada  condena,  en  cuanto  carecería  de  sentido  mantener  una  privación  de  libertad  
si  el  sujeto  pasivo  ha  sido  condenado  a  pena  privativa  de  derechos,  tales  como  la  
suspensión  de  empleo  o  las  inhabilitaciones,  o  incluso  penas  pecuniarias.  
 
Cuestión   diversa   es   que   exista   una   naturaleza   material   semejante   entre   la  
medida   y   la   condena   contenida   en   la   sentencia,   en   cuyo   caso   lógico   es   aplicar   el  
régimen   del   abono   de   la   medida   cautelar   en   relación   con   la   pena   que   deba  
cumplirse,  si  bien  esta  situación  se  produce  ya  en  fase  de  ejecución  de  la  sentencia,  
alzándose   la   medida   cautelar.   Si   la   sentencia   aún   no   ha   devenido   firme   y   ha   sido  
recurrida,   nada   obstaría   al   mantenimiento   de   la   medida   cautelar,   hasta   el  
momento   en   que   el   título   ejecutivo   condenatorio   pueda   realizarse   en   sus   justos  

38
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

términos,   pero   con   numerosas   aristas,   esto   es,   habrá   que   determinar   si   puede  
temporalmente  mantenerse  o  se  ha  producido  un  exceso  de  privación  de  libertad  
durante  la  pendencia  del  proceso,  o  determinar  si  puede  mantenerse  una  medida  
que  no  sea  privativa  de  libertad,  etc.  Cuestión  ésta  nada  baladí  porque  puede  hacer  
imposible,   en   ciertos   casos,   la   efectividad   del   proceso   al   producirse   la   fuga   del  
condenado,  por  ejemplo.  
 
3.º  Finalmente,  en  la  adopción  de  la  medida  cautelar,  en  su  elección,  también  
se   pone   de   manifiesto   el   peso   de   la   instrumentalidad   como   característica   de   la  
tutela  cautelar,  y  ello  por  cuanto  ejerce  un  papel  esencial  la  correlación  entre  ésta  
con  el  posible  contenido  de  la  sentencia  que,  en  su  momento,  se  dicte.  Ello  provoca  
una   simbiosis   entre   la   instrumentalidad   y   la   proporcionalidad,   en   cuanto   las  
medidas   que   se   adopten   deben   de   ser   proporcionadas   al   posible   contenido   de   la  
sentencia  que  se  dicte  en  el  proceso  del  que  emergen  los  instrumentos  cautelares.  
 
Por  ejemplo,  carece  de  sentido  adoptar  la  medida  de  prisión  preventiva  si  en  el  
proceso  no  se  ventilan  hechos  delictivos  que  no  tengan  prevista  pena  privativa  de  
libertad,  o  en  aquellos  que  aún  sancionados  con  pena  privativa  de  libertad,  ésta  lo  
sea   inferior   a   tres   o   cuatro   años.   Con   ello   se   está   determinando   que   la   medida  
cautelar   más   gravosa   para   el   sujeto   que   la   padece,   que   es   la   detención   o   prisión  
preventiva,   que   comporta   una   privación   por   tiempo   de   la   libertad,   no   puede  
emplearse   en   todo   caso   en   que   exista   una   causa   penal,   sino   cuando   la   misma  
comporte   unos   hechos   de   entidad   cualificada   y   por   ello   las   consecuencias   jurídicas  
penales   derivadas   de   la   comisión   de   los   mismos,   se   enmarquen   en   los   límites   de  
gravedad   que   se   han   apuntado.   Carecería   de   sentido   adoptar   una   medida   de  
suspensión   de   cargo   público   si   el   delito   que   supuestamente   cometió   la   persona  
funcionario  público  no  se  hizo  en  el  ejercicio  de  su  cargo,  etc.  
 
 En   conclusión,   las   medidas   cautelares   se   convierten   en   los   instrumentos  
técnico-­‐jurídicos   que   tienen   una   función   procesal   de   evitar   que   se   realicen   todas  
aquellas   actuaciones   que   impidan   o   dificulten   la   efectividad   de   la   sentencia   que   en  
su  día  se  dicte,  frustrando  la  eficacia  del  proceso  penal.  Es  por  ello  que  se  justifican  
sólo  con  relación  a  otro  proceso,  llamado  principal,  del  que  tiende  a  garantizar  su  
resultado.   De   ahí   que   se   ha   afirmado   que   la   medida   cautelar   no   es   un   fin   en   sí  
mismo,   sino   medio   instrumental   a   través   del   cual   se   está   garantizando   los  
resultados   del   proceso   penal,   entendiendo   por   ellos   tanto   la   efectividad   del  
proceso  en  sí,  como  la  de  la  propia  sentencia,  que  conecta  necesariamente  con  el  
aseguramiento  de  la  ejecución  penal.    
 
 
2.2.  PROVISIONALIDAD  
 
La  provisionalidad  es  también  nota  característica  de  las  medidas  cautelares.  Se  
entiende  por  la  misma  la  limitación  temporal  de  la  vigencia  de  la  tutela  cautelar.  Y  
es  por  ello  que  se  afirma  que  la  medida  cautelar  no  tiene  vocación  de  convertirse  
en   definitiva,   ya   que,   de   lo   contrario,   se   desnaturalizaría   la   esencia   misma   de   la  
naturaleza  cautelar  de  estas  medidas.  

39
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

De   este   modo,   la   medida   cautelar   que   se   adopta   en   el   proceso   penal   para  


garantizar  la  efectividad  del  mismo  desaparece  cuando  deja  de  ser  necesaria  en  el  
proceso   principal.   Su   instrumentalidad   en   relación   con   el   proceso   principal  
provoca  que  la  suerte  del  mismo  trunque  la  vigencia  de  las  cautelares,  de  manera  
que   pueden   alterarse   las   situaciones   temporales   que   dieron   lugar,   durante   la  
pendencia   del   proceso,   a   la   debida   exigencia   de   garantía   cautelar,   dejando   de   ser  
útiles   o   convenientes   las   mismas,   o   incluso   que   se   ponga   fin   al   proceso,  
despareciendo  en  este  caso  las  exigencias  de  la  perdurabilidad  de  las  medidas  que  
se  hubieren  adoptado.  En  tal  sentido,  deberán  alzarse  las  medidas  siempre  que  en  
el   proceso   principal   se   haya   llegado   a   una   situación   que   haga   inútil   el  
aseguramiento,   bien   por   cumplimiento   efectivo   de   la   sentencia,   o   bien   por  
actuaciones  en  el  proceso  ya  de  ejecución  que  despojan  de  motivación  la  existencia  
misma  de  la  medida  cautelar.  
Este  carácter  provisional  de  las  medidas  cautelares  conecta  directamente  con  
la  naturaleza  temporal  de  las  mismas,  así  como  con  la  variabilidad  que  se  predica  
de   estos   instrumentos;   todas   ellas   características   de   las   medidas   cautelares   muy  
interrelacionadas.  
 
 
2.3.  TEMPORALIDAD  
 
La   provisionalidad   como   nota   esencial   de   las   medidas   cautelares   está  
directamente   relacionada   con   su   carácter   temporal.   Poseen   una   duración   limitada,  
dado  que,  por  su  propia  naturaleza,  se  extinguen  al  desaparecer  las  causas  que  las  
motivaron,  y  desde  su  nacimiento  está  prevista  la  extinción  de  las  mismas.  
 
Si  bien  la  nota  esencial  de  las  medidas  −la  instrumentalidad−  debiera  llevar  a  
que  las  cautelares  durasen  tanto  cuanto  fuere  necesario  para  garantizar  el  proceso  
del   que   dependen,   y   en   el   supuesto   de   pervivencia   de   los   presupuestos,   tanto  
cuanto   durase   el   proceso   principal,   cierto   es   que   en   la   regulación   de   las   medidas  
cautelares  en  el  ámbito  punitivo  juega,  en  aras  de  esa  temporalidad,  un  dato  que  no  
puede   perderse   de   vista:   se   puede   llegar   a   producir   una   desnaturalización   de   la  
instrumentalidad  secundum  legem,  esto  es,  tomando  como  referente  el  transcurso  
de   los   plazos   o   límites   temporales   máximos   de   duración   de   las   medidas,   es   posible  
que,  en  aras  de  una  supremacía  de  la  defensa  de  los  derechos  fundamentales,  y  en  
cuanto   las   medidas   pueden   comportar   una   afectación   de   estos   derechos,   los  
legisladores   modernos   han   optado,   probablemente   incitados   y   hasta   conminados  
por   los   textos   internacionales   de   protección   de   los   derechos   humanos,   por  
establecer   unos   límites   temporales   máximos   de   duración   de   las   mismas.   Esos  
límites  provocan  una  extinción  o  alzamiento  de  la  medida  adoptada,  incisiva  en  la  
esfera   de   los   derechos   fundamentales   del   sujeto   que   la   padece,   aún   cuando  
subsistieran  razones  −presupuestos−  para  su  mantenimiento.  
 
El   legislador   hondureño   dispone   en   el   artículo   174   del   CPP   que   «las   medidas  
adoptadas  no  durarán  más  tiempo  que  el  imprescindible  para  asegurar  los  fines  por  

40
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

los  que  se  aplicaron  y,  en  ningún  caso,  se  prolongarán  más  allá  del  máximo  permitido  
por  el  artículo  181  del  CPP»  (referido  a  la  duración  de  la  prisión  preventiva)11.  
 
2.4.  VARIABILIDAD  
 
La  medida  cautelar  puede  ser  modificada,  e  incluso  alzada,  cuando  se  altera  la  
situación  de  hecho  −los  fundamentos  o  presupuestos−  que  dio  lugar  a  su  adopción.  
Esta   nota   de   variabilidad   de   las   medidas   cautelares   puede   producirse   en   sentido  
positivo,   esto   es,   para   adoptarlas   o   modificarlas,   o   en   sentido   negativo,   es   decir,  
para  alzarlas.  
 
El  hecho  de  que  para  proceder  a  su  variabilidad  deban  seguirse  los  trámites  y  
cauces   marcados   por   el   legislador   en   cuanto   al   procedimiento   a   seguir,   a   los  
criterios   de   justicia   rogada   y   a   los   límites   de   congruencia   que   constriñen   al   órgano  
jurisdiccional,   no   empaña   la   afirmación   general   de   que   las   medidas   pueden  
variarse   a   lo   largo   del   proceso   principal.   Así,   una   medida   puede   agravarse   en  
aquellos   supuestos   en   que   se   incumplen   algunas   de   las   condiciones   de   su   vigencia,  
como   sucede,   por   ejemplo,   cuando   el   imputado   incumple   con   cualesquiera   de   las  
obligaciones   que   le   han   sido   impuestas   en   la   adopción   de   una   medida   sustitutiva  
de  la  prisión  preventiva,  produciéndose  la  posible  revocación  de  la  medida,  como  
por  ejemplo  se  refiere  el  legislador  en  el  artículo  186  in  fine.  
 
2.5.  PROPORCIONALIDAD  
 
La   simbiosis   entre   instrumentalidad   y   proporcionalidad   se   pone   más  
acentuadamente   de   relieve   en   el   ámbito   del   proceso   penal.   De   este   modo,   las  
medidas   cautelares   deben   ser   proporcionadamente   adecuadas   a   los   fines  
pretendidos.   Ello   exige,   en   consecuencia,   una   delimitación   legal   de   cuales   deban  
ser  estos  fines  cautelares.    
 
El   legislador   ha   querido   referirse   a   esta   idea   de   la   proporcionalidad   en   el  
artículo   174   del   CPP   cuando   se   refiere   que   a   la   hora   de   seleccionar   una   medida  
cautelar   el   órgano   jurisdiccional   deberá   tener   en   cuenta   su   idoneidad   y   la  
proporcionalidad   en   relación   con   los   fines   que   se   pretende   conseguir,   teniendo   en  
cuenta   la   gravedad   del   hecho   y   de   la   pena   que   en   caso   de   condena,   podría   ser  
impuesta   y   las   circunstancias   personales   del   imputado.   Es   por   ello   que   la  
proporcionalidad   la   medirá   el   juez,   a   quien   corresponde   realizar   un   juicio   de  
razonabilidad  acerca  de  la  finalidad  perseguida  y  las  circunstancias  concurrentes,  
potenciándose,  en  todo  caso,  una  menor  «gravosidad»  para  el  imputado  que  debe  
soportarla.  
 

11.   El   artículo   181   reza:   «La   prisión   preventiva   podrá   durar,   como   regla   general,   hasta   un   (1)   año.  
Cuando   la   pena   aplicable   al   delito   sea   superior   a   seis   años,   la   prisión   preventiva   podrá   durar  
hasta  dos  años».  Si  bien  estas  serían  las  reglas  generales  de  duración  de  la  prisión  preventiva,  
cierto   es   que   existe,   sin   embargo,   la   posibilidad   de   que   se   apliquen   reglas   excepcionales   y  
especiales  para  supuestos  especiales.  Nos  referiremos  a  ellos  al  analizar  la  prisión  preventiva.  

41
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Con   este   principio   de   proporcionalidad   se   está   asimismo   garantizando   el  


principio   de   presunción   de   inocencia   que   en   Honduras   encuentra   su  
reconocimiento   en   el   Título   I   del   Código   Procesal   Penal   en   el   artículo   2,   «todo  
imputado   será   considerado   y   tratado   como   inocente   mientras   no   se   declare   su  
culpabilidad  por  el  órgano  jurisdiccional  competente  de  conformidad  con  las  normas  
de   este   Código».   La   injerencia   en   la   esfera   personal   del   imputado   debe,   por   ello,  
siempre  con  el  debido  respeto  al  principio  de  presunción  de  inocencia,  efectuarse  
con   el   cumplimiento   de   los   límites   legales   establecidos   en   el   ordenamiento  
jurídico.   Y,   es   por   ello,   en   tal   sentido,   que   debe   entenderse   que   la   presunción   de  
inocencia   es   perfectamente   compatible   con   la   aplicación   de   las   medidas   cautelares  
siempre   que   se   adopten   por   resolución   fundada   en   Derecho   que,   cuando   no   es  
reglada,   ha   de   basarse   en   un   juicio   de   razonabilidad   acerca   de   la   finalidad  
perseguida   y   las   circunstancias   que   puedan   concurrir   en   el   caso   concreto,   y   ello  
por   cuanto   una   medida   desproporcionada   e   irrazonable   no   sería   propiamente  
cautelar  sino  que  tendría  un  carácter  punitivo  en  cuanto  al  exceso.  
 
Las   constantes   declaraciones   programáticas   que   se   han   efectuado   desde   el  
ámbito  internacional  han  influido  de  forma  notable  en  los  legisladores  nacionales.  
Y,   una   de   esas   importantes   actuaciones   legales   influidas   por   esta   necesaria  
proporcionalidad,   evitándose   irracionalidades   o   sufrimientos   evitables,   es   la   que  
ha   llevado,   por   ejemplo,   al   legislador   de   Honduras   a   incorporar   una   suerte   de  
medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva   (art.   184)   como   medida   más   gravosa  
que   es.   Ahora   bien,   si   en   su   origen   la   aprobación   del   Código   pretendía   que   las  
medidas   sustitutivas   fueran   de   aplicación   preferente   frente   a   aquélla,   la   realidad  
está   ofreciendo   una   visión   diversa,   en   gran   medida   favorecida   por   las   últimas  
reformas  que  implican  una  vuelta  atrás  en  la  consideración  de  la  libertad  frente  a  
la   seguridad.   Es   ésta,   la   seguridad   la   que   inclina   la   balanza   y   propulsa   una   regla  
general   en   ciertos   casos   en   favor   de   la   prisión   preventiva   e   incluso   en   otros,   una  
exigencia   legislativa   por   esta   medida   sin   solución   de   alternatividad.   Se   ha  
producido  un  cambio  importante  de  visión  política  de  las  medidas  cautelares,  con  
primacía  de  la  prisión  preventiva  en  numerosos  casos.  
 
No   obstante,   debe   mantenerse   que   la   idea   de   proporcionalidad   ha   de   ser  
consustancial   al   posible   decreto   de   medidas   cautelares.   Y   esa   proporcionalidad  
debe  vincularse  a  la  misma  instrumentalidad  que  le  define,  y  que  encuentra  en  el  
Código  hondureño  numerosos  preceptos  −todavía−  desde  los  que  se  confirma  esa  
necesidad   de   potenciar   la   menor   «gravosidad»   del   sujeto   pasivo   soportante   de   la  
medida,  en  atención  a  la  idea  de  idoneidad  junto  con  la  de  proporcionalidad.    

42
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  IV  
Presupuestos  
 
 
 
 
El   artículo   173   enumera   una   serie   de   medidas   cautelares   que   podrán   ser  
adoptadas   en   el   proceso   hondureño   siempre   que   concurran   los   presupuestos  
necesarios  y  legitimadores  de  la  misma.  Estos  presupuestos  son  los  que  permiten  
fundar  procesal  y  materialmente  las  mismas,  en  aras  a  garantizar  el  cumplimiento  
efectivo   de   la   sentencia.   Es   por   ello   que   en   nuestro   desarrollo   hemos   querido  
distinguir  entre  presupuestos  formales  y  presupuestos  materiales.  
 
 
1.  Presupuestos  formales  
 
Hay   determinados   componentes   esenciales   que   van   a   otorgar   garantía   en   el  
desarrollo   y   adopción   de   una   tutela   cautelar,   de   manera   que   si   bien   en   unos  
ordenamientos   jurídicos   se   regula   de   forma   explícita   un   verdadero   proceso  
cautelar,   en   el   que   se   configuran   los   presupuestos   esenciales   en   relación   con   los  
sujetos   −órgano   jurisdiccional   y   partes   solicitante   y   sujeto   soportante   de   la  
medida−   así   como   a   los   principios   esenciales   conformadores   del   mismo,  
básicamente   en   lo   que   a   la   exigencia   de   contradicción   se   refiere   y   a   los   derechos  
que  asisten  a  la  parte  más  débil  del  proceso,  en  otros  sistemas  se  ha  optado  por  tan  
sólo   referirse   explícitamente   al   órgano   que   debe   adoptar   y/o   ejecutar   la   medida,  
así  como  a  la  forma  en  que  la  medida,  de  forma  garantista,  debe  ser  adoptada.  
 
1.1.  COMPETENCIA  
 
Así,   como   norma   general,   será   el   órgano   jurisdiccional   el   que   adoptará   las  
medidas  cautelares  (arts.  173.1  y  174,  entre  otros).  La  razón  no  es  otra  que  se  trata  
de  un  juez  de  garantías  que  vela  de  forma  independiente  e  imparcial  por  la  tutela  
de  los  ciudadanos  y  la  sociedad,  un  equilibrio  entre  la  seguridad  y  la  libertad  como  
binomios  esenciales  en  la  adopción  de  cualesquiera  tutela  cautelar  existente.  
 
Esta   norma   general,   sin   embargo,   encuentra   igualmente   excepciones   a   la  
misma.   Así,   el   artículo   173,   en   su   último   párrafo,   dispone:   «para   los   mismos   fines  
previstos  en  este  artículo,  y  para  los  efectos  de  la  investigación,  el  Ministerio  Público  
en   caso   de   urgente   necesidad   que   impida   recabar   la   autorización   judicial,   podrá  
adoptar   una   o   más   de   las   medidas   cautelares   previstas   en   los   numerales   1),   2),   7),   9)  
y   11)   de   este   artículo.   Inmediatamente   lo   pondrá   en   conocimiento   del   órgano  
jurisdiccional,  exponiendo  las  razones  que  impidieron  obtener  aquélla  autorización.  
El   órgano   jurisdiccional,   oída   la   persona   imputada   y   su   defensor,   convalidará   o  
dejará  sin  efecto  lo  dispuesto  por  el  Ministerio  Público».  
 

43
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

En   consecuencia,   dada   la   afección   de   la   libertad   y   de   los   derechos  


fundamentales  se  entiende  que  el  competente  debe  serlo  la  autoridad  judicial,  sin  
perjuicio   de   la   posibilidad   excepcional   de   otorgar   al   Ministerio   Público   en   los  
supuestos   legalmente   establecidos   y   dándose   las   coordenadas   expuestas,   la  
competencia  para  adoptar  una  o  varias  medidas  cautelares.  Esa  adopción  es  si  cabe  
más   provisional   que   la   judicial,   en   cuanto   queda   supeditada   a   la   «evaluación»  
judicial,  al  comunicarse  la  meritada  adopción  al  juez  tan  pronto  como  sea  posible.  
Y   en   ese   caso   queda   en   la   persona   del   órgano   jurisdiccional   la   posible  
convalidación   o   dejación   sin   efecto   de   la   medida   o   medidas   que   hubieren   sido  
dispuestas   por   el   Ministerio   Público.   En   consecuencia,   el   Ministerio   Público   tiene  
una   competencia   cautelar   muy   limitada   y   siempre   bajo   el   control   a   posteriori   del  
órgano  jurisdiccional.  
 
En   todo   caso,   habrá   que   estar   a   las   reglas   de   competencia   del   juez   y   del  
Ministerio  Público  y  por  tanto  entender  que  quien  debe  y  puede  adoptar  la  medida  
cautelar  en  relación  con  un  supuesto  concreto  y  un  proceso  concreto  no  es  sino  el  
órgano   competente   de   acuerdo   con   las   reglas   de   competencia.   Ello   conlleva   por  
tanto  que  deben  ser  competentes  por  razón  de  la  materia  y/o  personas  y  por  razón  
del   territorio   amén   de   por   el   criterio   funcional   que   atiende   al   momento   concreto  
en  que  se  va  a  proceder  a  adoptar  o  no  la  medida  cautelar  correspondiente.  Estas  
reglas   de   competencia   son   limitativas   o   restrictivas   y   afectan   tanto   al   órgano  
jurisdiccional  como  al  Ministerio  Público.  
 
1.2.  RESOLUCIÓN  
 
La   resolución   que   acuerde   las   medidas   cautelares   deberá   venir   presidida   de   la  
concurrencia  de  una  serie  de  requisitos  de  forma  y  contenido  que,  necesariamente,  
van  a  influir  en  su  configuración.  Así:  
 
1.º  Deberá  revestir  la  forma  de  auto.    
2.º  Este  auto  deberá  estar  fundamentado  o  motivado  (art.  174  especialmente).  
 
¿Qué  significa  esa  necesidad  de  fundamentación  o  motivación  del  auto?  Por  un  
lado,   es   una   garantía   del   sujeto   pasivo,   en   cuanto   se   impiden   medidas  
discrecionales   o   arbitrarias,   decisiones   en   suma   que   responden   a   una   decisión  
infundada   e   injustificada   que   debe   rechazarse   en   todo   sistema   o   Estado   de  
Derecho.    
 
Por   otro   lado,   supone   la   debida   aplicación   de   la   ley,   el   espejo   que   refleja   la  
concurrencia  de  los  presupuestos  necesarios  para  adoptar  y  ejecutar  una  medida  
cautelar.  En  este  sentido,  no  basta  con  la  alegación  tan  sólo  de  la  concurrencia  de  
los   elementos   fundamentadores   de   la   decisión   cautelar,   sino   que   se   hace   necesario  
que   se   justifique   el   nexo   de   unión   causal   entre   la   medida   que   se   acuerda   y   la  
concurrencia  de  los  presupuestos  que  la  fundamentan.  Es  por  ello  que  el  artículo  
174   establece   que   justificarán   «la   concurrencia   de   los   presupuestos   legitimadores,  
invocando   los   indicios   que   resulten   de   las   investigaciones   realizadas».   No   se   trata   de  
retórica  legal  sino  de  la  exigencia  de  incorporar  estos  elementos  legitimadores  de  

44
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

la   medida,   en   cuanto   es   el   órgano   el   que   adopta   la   medida   oportuna,   de   acuerdo  


con   su   idoneidad   y   su   proporcionalidad   en   relación   con   los   fines   que   pretende  
conseguir  y  siempre  contando  con  la  valoración  de  la  gravedad  del  hecho  y  la  pena  
que,   en   caso   de   condena,   podría   ser   impuesta   y   las   circunstancias   personales   del  
imputado.  
 
3.º  Si  cierto  es  que  la  resolución  cautelar  tiene  como  elemento  de  su  contenido  
esencial   la   motivación   o   fundamentación,   no   por   ello   deben   obviarse   otros  
elementos  compositivos  del  auto,  tales  como  los  datos  personales  del  imputado,  o  
sospechoso   (deberá   identificarse   el   mismo   con   nombre,   apellidos,   el   lugar   y   la  
fecha   de   nacimiento,   el   último   domicilio   conocido,   si   se   trata   de   extranjeros,   la  
nacionalidad   del   mismo,   etc.),  la  identificación  del  hecho  delictivo  que  provoca  el  
fumus  de  la  medida  (el  hecho  por  el  que  el  imputado  se  considera  sospechoso,  el  
lugar   del   hecho   y   el   momento   en   que   se   cometió,   y   el   hecho   delictivo   punible  
calificado  como  tal  en  alguna  disposición  del  Código  Penal),  la  delimitación  de  los  
motivos   o   presupuestos   de   la   medida   cautelar,   sin   olvidar   la   necesidad   de   un  
pronunciamiento   acerca   de   la   debida   idoneidad   y   la   proporcionalidad   existente  
entre  la  finalidad  que  se  pretende  y  las  circunstancias  concurrentes  −a  todas  ellas  
nos   hemos   referido   también   en   el   apartado   anterior−,   y,   finalmente,   deberá  
hacerse   referencia   al   lugar   en   que   debe   de   darse   cumplimiento   la   medida   cautelar,  
en  su  caso12.  
 
4.º   El   legislador   hondureño   también   ha   querido   consagrar   el   carácter   de  
revocabilidad   o   modificabilidad   de   las   decisiones   judiciales   cautelares   (art.   174   con  
carácter  general).  Cierto  es  que  una  de  las  características  de  las  medidas  cautelares  
es  la  variabilidad  o  modificabilidad  de  éstas,  lo  que  queda  reflejado  en  ese  carácter  
legalmente   atribuido.   Esa   posibilidad   de   modificación   puede   llevarse   a   cabo   (art.  
174,  IV  del  CPP):  
 
a)  Por  petición  de  parte,  a  través  de  la  interposición  del  recurso,  en  cualquier  
estado  en  que  el  proceso  se  encuentre.  
b)   Cabe   también   la   posibilidad   de   que   el   juez   de   oficio   reforme   o   revoque   la  
medida.   Ahora   bien,   parece   razonable   y   proporcionado   pensar   que   en   un  
sistema  garantista  acusatorio  la  modificación  de  oficio  debería  ser  in  bonam  
partem,  esto  es,  cuando  se  trata  de  suavizar  la  situación  cautelar  del  sujeto  
pasivo,   no   así   cuando   se   tratare   de   agravar   la   medida,   salvo   que   hubiere  
venido   precedida   de   una   petición   de   parte   fundada,   dado   que,   de   lo  
contrario,   se   estaría   atentando   contra   el   verdadero   significado   del   principio  
de  contradicción.  
 
2.  Materiales  
 
Los  elementos  que  van  a  tener  que  concurrir  −siendo  alegados  y  justificados−  
para   que   se   adopten   las   medidas   cautelares   son   los   que   se   vienen   denominando  

12.   Sobre   estas   cuestiones   y   su   tratamiento   puede   verse   mi   obra   Prisión   provisional   y   medidas  
alternativas,  Ed.  Bosch,  Barcelona,  1988.  

45
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

como   «presupuestos».   A   ellos   se   refiere   el   legislador   hondureño   en   varios   de   sus  


preceptos,   si   bien   el   más   significativo   es   el   artículo   172   del   CPP   que,   intitulado  
«Medidas   Cautelares   Personales:   Presupuestos   y   Finalidad»,   acoge   estos  
presupuestos  con  carácter  general  y  aplicables  a  todas  las  medidas,  con  matices  en  
algunas   de   ellas   en   las   que   específicamente   el   legislador   ha   querido   matizar,  
concretar,  perfilar  algunos  de  ellos.  Así,  este  artículo  172  del  CPP  dispone  que  para  
que   pueda   adoptarse   una   medida   cautelar   limitativa   de   la   libertad   personal   será  
siempre  preciso:  
 
1.   Que   existan   indicios   suficientes   para   sostener   razonablemente   que   el  
imputado  es  autor  o  partícipe  de  un  hecho  tipificado  como  delito.  
2.   Que   la   persona   imputada   se   haya   fugado   o   exista   motivo   fundado   para   temer  
que  podría  darse  a  la  fuga  en  caso  de  permanecer  en  libertad,  y  
3.   Que  existan  fundados  motivos  para  temer  que,  puesta  en  libertad,  el  imputado  
tratará  de  destruir  o  manipular  las  fuentes  de  prueba.  
 
Este   precepto   se   convierte   así   en   la   proclamación   de   los   elementos   sobre   los  
que   habrá   que   articular   la   solicitud   y,   en   su   caso,   la   adopción   de   las   medidas  
cautelares  sobre  la  base  de  la  concurrencia  de  cierta  probabilidad  de  la  existencia  
de  hecho  y  autor,  así  como  de  la  concurrencia  de  peligros  derivados  de  la  misma  
pendencia   del   proceso   y   la   de   persecución   penal,   amén   de   motivos   que   puedan  
pensar   que   seguir   la   investigación   y   el   proceso   penal   contra   una   determinada  
persona   constituye   riesgo   de   afectación   de   los   elementos   base   probatorios   que  
permitan  garantizar  el  proceso  que  se  halla  en  marcha.  
 
 Los   términos   empleados   en   las   diversas   legislaciones   para   articular   estos  
presupuestos   son   diversos,   si   bien   se   les   ha   denominado   en   la   doctrina   procesal  
como   periculum   in   mora   y   fumus   boni   iuris.   Se   trata   en   este   momento   de   hacer  
referencia   a   los   mismos   con   carácter   general,   si   bien   al   estudiar   cada   una   de   las  
medidas,   habrá   que   especificar   cuales   de   esos   fundamentos   quedan  
individualizados.    
 
2.1.  FUMUS  BONI  IURIS  
 
El  primer  presupuesto  para  adoptar  las  medidas  cautelares  es  el  denominado  
en   la   doctrina   procesal   como  fumus   boni   iuris,   que   comporta   una   probabilidad,  una  
verosimilitud,  una  posibilidad  de  que  se  ha  cometido  un  hecho  delictivo  que  lleva  
aparejada  una  pena  privativa  de  libertad  y  que  el  sujeto  pasivo  de  la  medida  es  el  
posible   autor   del   mismo.   Es   lo   que   el   artículo   172   del   CPP   ha   denominado   como  
«indicios   suficientes   para   sostener   razonablemente   que   el   imputado   es   autor   o  
partícipe   de   un   hecho   tipificado   como   delito».   En   otras   palabras,   se   trata   de  
considerar   que   existen   indicios   suficientes   que   permitan   mantener   la   imputación  
de  un  hecho  delictivo  al  sujeto  afectado  por  la  medida  (medidas  personales).  
 
Una   cuestión,   sin   embargo,   debe   tenerse   presente   en   la   alegación   y  
justificación   de   este   presupuesto,   así   como   en   la   motivación   de   la   resolución  
amparada   en   el   mismo,   y   es   la   del   grado   de   convencimiento   del   órgano  

46
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

jurisdiccional  para  poder  adoptar  la  medida,  esto  es,  no  se  trata  de  una  certeza  de  
la   existencia   del   hecho   criminal   imputado   y   de   la   autoría   del   sujeto   sobre   el   que   se  
pretende   la   medida   cautelar,   sino   de   una   posibilidad,   de   una   probabilidad,   de  
indicios,   no   de   prueba.   De   ahí   que   el   legislador   se   refiera   a   términos   tales   como  
sospecha,  indicios.  Es  lo  que  se  denomina  el  “humo”,  que  no  la  claridad  absoluta.  Si  
se   exige   prueba   plena   se   está   desnaturalizando   el   sentir   de   la   medida   cautelar,   por  
cuanto  la  misma,  como  instrumental,  variable  y  temporal  que  es,  puede  ser  objeto  
de  cambio  o  transformación.  Pretender  prueba  plena  en  este  momento  a  la  hora  de  
decretar   la   medida   cautelar   es   la   desnaturalización   del   significado   de   lo   que   la  
tutela  cautelar  instrumental  del  proceso  principal  deba  ser.  
 
2.2.  PERICULUM  IN  MORA  
 
El  segundo  presupuesto  que  debe  concurrir  para  decretar  la  medida  cautelar  
personal  es  el  peligro  o,  en  su  caso,  los  peligros,  que  llevan  a  fundar  la  injerencia  en  
la   esfera   jurídica   personal   del   sujeto   pasivo   de   la   medida   cautelar.   A   éste   se   le  
denomina  periculum  in  mora.  
 
La   doctrina   procesal   ha   venido   consagrando,   si   bien   en   el   marco   del   sistema  
procesal   civil,   los   elementos   que   deben   entenderse   integrantes   de   este  
presupuesto   del   periculum   in   mora,   a   saber,   el   retraso,   la   duración   del   proceso  
mismo   y   el   daño   marginal   que   produce   precisamente   la   duración   procesal13.   Así,  
trasladando  este  presupuesto  al  proceso  penal,  también  éste  tiene  una  duración,  y  
en   el   transcurso   temporal   de   aquél,   pueden   producirse   ciertas   situaciones   que  
provoquen   la   inefectividad   del   mismo   proceso   penal   y,   en   consecuencia,   de   la  
sentencia  penal,  como  sucede,  por  ejemplo,  con  el  riesgo  de  fuga  del  imputado  que,  
en   ciertas   ocasiones,   viene   complementado   con   otros   posibles   riesgos.   En   el  
estudio   de   cada   una   de   las   medidas   cautelares   personales   habrá   que   ir  
configurando  estos  peligros  de  forma  específica:  peligro  de  ocultación  de  pruebas,  
peligro   de   desaparición   de   éstas,   peligro   de   reintegración   a   la   organización  
delictiva,  peligro  de  daños  o  violencia  contra  la  víctima...  (art.  172,  2  y  3  del  CPP).  
 
En  los  Códigos  procesales  se  configuran  manifestaciones  de  este  presupuesto:  
tratar   de   ocultarse,   fugarse   o   ausentarse   del   lugar,   evitar   que   pueda   modificar   el  
estado  de  las  cosas  o  el  lugar  del  delito  (art.  175,  176,  178  del  CPP  entre  otros).  Son  
todos   ellos   manifestaciones   de   este   periculum,   siendo   configurado   de   manera  
diferente  en  atención  a  cada  una  de  las  medidas  cautelares  específicas.  Quizás  los  
más  ilustrativos  a  este  respecto  son  los  que  vienen  enumerados  en  el  artículo  178  
referidos  a  la  prisión  preventiva,  por  la  variedad  que  los  fundamenta  pero  que  se  
convierten  evidentemente  en  sustento  de  este  presupuesto:  
 
1. Peligro  de  fuga  del  imputado.  
2. Posible  obstrucción  de  la  investigación  por  parte  del  imputado.  

13.   Sobre  estos  conceptos  en  el  ámbito  de  la  tutela  procesal  civil  puede  verse  María  Pía  CALDERÓN  
CUADRADO,  Las  medidas  cautelares  indeterminadas  en  el  proceso  civil,  cit.,  págs.  46-­‐48.  

47
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

3. Riesgo  fundado  de  que  el  imputado  se  reintegre  a  la  organización  delictiva  a  
la  que  hay  sospecha  pertenece  y  utilice  los  medios  que  ella  le  brinde  para  
entorpecer  la  investigación  o  facilitar  la  fuga  de  otros  imputados.  
4. Riesgo   fundado   de   que   el   imputado   atente   o   ejecute   actos   de   represalia  
contra  el  acusador  o  denunciante.  
 
No   obstante,   es   el   artículo   172   del   CPP   el   que   con   carácter   general   y,   por   ende,  
aplicable  a  cualquier  medida  cautelar,  recoge  dos  manifestaciones  de  este  peligro:    
 
—  Por  un  lado,  Que  la  persona  imputada  se  haya  fugado  o  exista  motivo  fundado  
para  temer  que  podría  darse  a  la  fuga  en  caso  de  permanecer  en  libertad.  
—  Así  como  igualmente  Que  existan  fundados  motivos  para  temer  que,  puesta  en  
libertad,  el  imputado  tratará  de  destruir  o  manipular  las  fuentes  de  prueba.    
 
En  el  primer  caso  el  peligro  se  centra  en  la  persona  misma  del  sujeto  pasivo,  
mientras   que   en   el   segundo,   se   refiere   a   la   posible   acción   del   sujeto   pasivo   del  
proceso   en   aras   de   la   destrucción   o   manipulación   de   las   fuentes   de   prueba.   En  
ambos  casos  lo  que  se  produciría   es   una   obstaculización   de   la   acción   de   la   justicia,  
aun  cuando  las  consecuencias  derivadas  de  uno  u  otro  peligro  son  diversas.  
 
El  riesgo  de  este  peligro,  y  así  debe  denunciarse,  es  la  interpretación  subjetiva  
del   mismo   que   se   hace   por   los   operadores   jurídicos.   No   existen   sino   criterios  
legislativos  que  permiten  valorar,  ponderar,  el  grado  de  peligro,  pero  no  existe  en  
la   práctica   una   única   manera   de   aplicar   estos   criterios,   sino   que   se   deja   a   la  
razonabilidad  del  órgano  decisor.    
 
Es  por  ello  imprescindible  contar  en  la  resolución  cautelar  de  los  argumentos  
jurídicos   que   han   permitido   ponderar   y   valorar   los   diversos   criterios   a   efecto   de  
adoptar   una   medida   cautelar   y   de   rechazarla.   Y   en   esa   ponderación   o   valoración   el  
factor  «tiempo»  jugará  un  papel  extraordinario  porque,  por  ejemplo,  el  peligro  de  
fuga  a  priori  puede  perder  en  ciertos  casos  parte  de  su  intensidad,  exigiéndose  una  
valoración   periódica   del   mismo,   a   los   efectos   de   considerar   si   es   necesario  
mantener   o   no   la   medida   cautelar   por   concurrir   este   presupuesto   o   por   haber  
perdido  su  fuerza.    

48
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  V  
Aprehensión  o  captura  de  las  personas  
 
 
 
 
El  legislador  hondureño  se  refiere  a  esta  medida  en  el  artículo  173.1  del  CPP,  al  
enumerar   las   medidas   posibles,   así   como   en   el   artículo   175   del   CPP   −de   forma  
específica  y  ad  extensum−  así  como  por  referencia  en  el  artículo  177  CPP.  Estamos  
claramente  ante  una  modalidad  de  medida  cautelar  (veremos  que  es  precautelar)  
personal,  que  incide  en  la  libertad  del  sujeto  que  la  padece.  Es  por  ello  que  habrá  
que   regular   y   establecer   las   condiciones   legalmente   establecidas   para   poder  
proceder   a   decretarla.   Muy   probablemente   estos   preceptos   vienen   inspirados   en  
los   textos   internacionales   que   reconocen   ese   ejercicio   del   derecho   a   la   libertad   y  
los  límites  que  la  libertad  misma  puede  encontrar  en  determinados  casos.  
 
Ahora   bien,   aun   cuando   se   hace   referencia   al   estudio   constitucional   de   la  
libertad,   ésta   puede   analizarse   desde   una   vertiente   positiva,   como   derecho  
fundamental   de   toda   persona,   referido   a   la   libertad   personal   en   sus  
manifestaciones   deambulatorias,   físicas   o   de   movimiento,   así   como   desde   una  
vertiente   negativa,   esto   es,   determinándose   los   límites   constitucionales   de   la  
injerencia   en   el   derecho   fundamental.   De   ahí   que   hayan   sido   los   mismos   textos  
constitucionales   los   que   en   la   mayor   parte   de   los   países   han   determinado   las  
condiciones   para   la   detención,   el   arresto   y   la   prisión,   en   cuanto   se   entiende   que  
también   puede   haber   trasgresiones   de   la   libertad   dentro   de   los   límites   que   legal  
y/o  constitucionalmente  se  establecen.  
 
 
1.  Concepto  
 
La   aprehensión   es   una   medida   precautelar   personal   que   consiste   en   la  
privación  breve  de  libertad,  limitada  temporalmente,  con  el  fin  de  poner  el  sujeto  
detenido  a  disposición  de  la  autoridad  judicial,  quien  deberá  resolver,  atendidas  las  
condiciones  legales,  acerca  de  su  situación  personal,  bien  manteniendo  la  privación  
de   libertad   por   tiempo   mayor   (prisión   o   detención   preventiva),   bien   adoptando  
una   medida   cautelar   menos   gravosa   (medidas   sustitutivas   de   la   detención  
provisional,   que   en   otras   legislaciones   se   denomina   como   libertad   provisional),   o  
bien  restableciendo  el  derecho  de  libertad  en  su  sentido  natural,  ante  la  ausencia  
de  presupuestos  que  condicionen  una  tutela  cautelar  personal  penal.  Ese  carácter  
de   precautelar   viene   en   gran   medida   vinculado   a   la   idea   de   convertirse   en   una  
medida   que   es   la   antesala   de   una   medida   cautelar   posterior,   convirtiéndose,   por  
ende,  en  garantía  de  la  garantía.  
 
En   todo   caso,   no   debe   olvidarse   que   la   medida   que   aquí   se   desarrolla   es   la   que  
se   adopta   con   una   finalidad   cautelar,   esto   es,   en   conexión   con   la   previsible  
comisión  de  un  delito  y,  por  ende,  con  la  existencia  o  futura  existencia  de  una  causa  

49
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

penal,  eludiéndose  con  ello  funciones  de  seguridad  o  aseguramiento,  no  cautelares.  
Esto   es,   no   tiene   por   qué   ser   consecuencia   o   estar   vinculada   a   una   investigación  
penal   pendiente   sino   que   puede   ser   precisamente   la   que   abre   la   citada  
investigación.  
 
Ahora   bien,   es   importante   diferenciar   una   privación   de   libertad   imputativa,  
derivada   de   los   fines   propios   del   proceso   penal,   que   es   la   que   propiamente   debe  
denominarse   como   cautelar,   respecto   de   aquellas   aprehensiones   que   pueden  
realizarse,   porque   las   permite   el   ordenamiento   jurídico,   pero   que   responden   a  
fines  ajenos  al  proceso  penal  (por  ejemplo,  cuando  se  efectúa  la  aprehensión  de  un  
presunto  incapaz  para  garantizar  la  adopción  de  una  medida  de  internamiento  en  
una   institución   especializada,   o   la   aprehensión   por   motivos   de   protección   de   la  
salud   pública   derivados   de   una   fiebre   aftosa   que   obliga   a   impedir   la   salida   de   un  
grupo  de  personas  de  un  determinado  lugar,  o  incluso,  como  sucede  en  España,  la  
detención   de   los   extranjeros   que   se   hallan   inmersos   en   un   procedimiento  
administrativo  de  expulsión  del  país  debido  a  no  hallarse  en  posesión  del  permiso  
de   residencia   en   España,   entre   otras),   siendo   en   este   caso   una   aprehensión   no  
imputativa  y  por  tanto  no  vinculada  a  la  persecución  penal.  Si  bien  la  imputativa  es  
precautelar,  la  segunda,  la  no  imputativa,  no  lo  es.  
 
 
2.  Naturaleza  jurídica  y  características  
 
Atendiendo  a  esa  privación  de  libertad  de  una  persona  como  consecuencia  de  
la  existencia  actual  o  futura  de  una  causa  penal,  y  en  aras  de  asegurar  la  persona  
del   presunto   responsable   de   los   hechos   criminales   que   se   imputan,   vamos   a  
delimitar   los   elementos   que   van   a   servir   para   definir   y   caracterizar   a   la  
aprehensión,  y  que  son:  
   
1.   La   aprehensión   es   una   verdadera   medida   precautelar,   directa   y  
estrictamente  vinculada  a  la  cautelar  futurible,  y  ello  por  cuanto  en  ella  concurren  
las  notas  esenciales  de  la  tutela  cautelar,  si  bien  algunas  matizadas;  así:  
 
a)   La   instrumentalidad:   sólo   es   posible   la   adopción   de   la   aprehensión   en  
función   de   una   causa   penal14,   de   manera   que   las   posibles   privaciones   o  
restricciones  de  libertad  que  el  ordenamiento  jurídico  ampara  y  que  no  se  hallan  
relacionadas  con  el  ejercicio  del  ius  puniendi  estatal,  no  son  medida  cautelar.  Vimos  
ejemplos   que   así   lo   justifican   y   que   no   son   cautelares.   El   elemento   esencial   que  
sirve  para  deslindar  la  aprehensión  por  motivos  cautelares  o  la  que  se  realiza  sin  
dar   debido   cumplimiento   a   los   mismos   se   halla,   por   tanto,   en   la   función   de  
aseguramiento   del   posible   responsable   de   la   infracción   penal   que   da   lugar   o   ha  
dado  lugar  a  la  incoación  del  proceso  penal  correspondiente.  
 
14.   Entiéndase   en   los   términos   señalados,   a   saber:   la   causa   penal   puede   existir   ya   o   puede   ser  
precisamente  esta  aprehensión  la  que  la  ponga  en  marcha.  Esto  es,  referirnos  a  causa  penal  es  
que   se   produzca   como   consecuencia   de   la   posible   comisión   de   un   hecho   delictivo   que   deba   ser  
perseguido  penalmente.  

50
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

b)   La   provisionalidad,   nota   que   con   carácter   general   se   enumeró   para  


caracterizar   a   la   medidas   cautelares,   no   es,   sin   embargo,   predicable   de   la  
aprehensión,   dado   que   ésta   alcanza   su   propio   sentido   desde   el   momento   de   su  
adopción,   sin   que   pueda   ser   susceptible   de   cambio   alguno,   lo   que   se   justifica  
perfectamente   con   la   nota   de   temporalidad   o   duración   breve   de   tiempo,   que   es  
sustancial   a   la   misma,   por   cuanto   o   se   convierten   en   otra   medida   cautelar   o  
desaparece  la  privación  sin  más  del  derecho  de  libertad.  
 
c)   La   temporalidad   sí   se   predica   de   la   aprehensión,   y   ello   por   cuanto   es   una  
medida  cautelar  con  una  duración  por  plazo  breve  de  tiempo,  que  viene  delimitado  
por   el   legislador.   De   hecho,   el   artículo   175   en   su   último   párrafo   dispone   que  
«dentro   de   las   seis   horas   siguientes   al   momento   de   la   aprehensión,   la   autoridad  
policial   que   la   haya   practicado   o   a   la   que   le   haya   sido   entregada   la   persona  
sorprendida   in   fraganti   dará   cuenta   del   hecho   al   Ministerio   Público   y   al   juez  
competente…»15.  
 
d)  Es  una  medida  adoptada  por  la  Policía  Nacional  o  por  cualquier  persona  que  
sorprenda  en  caso  de  flagrante  delito.  De  ahí  que  a  diferencia  de  otras  medidas  en  
las  que  se  va  exigir  orden  judicial  previa  que  garantice  la  afectación  de  la  libertad  
de   una   persona,   en   este   caso   la   jurisdiccionalidad   de   la   medida   concurre   para   su  
adopción,   lo   que   no   es   óbice   a   la   participación   y   control   judicial   posterior   que  
permitirá   validar   la   medida   en   cuanto   a   su   conversión   en   otra   de   naturaleza  
estrictamente  cautelar,  o  bien  a  la  declaración  de  aprehensión  ilícita  si  se  diera  una  
reclamación  de  quien  sufrió  la  privación  corta  de  libertad  a  través  de  una  petición  
de   habeas   corpus,   generando   en   su   caso   posible   responsabilidad   penal   como  
consecuencia   de   la   comisión   de   un   delito   contra   la   libertad   individual   (art.   333  
numeral   1   del   CP,   delito   de   detención   ilegal   cometido   por   funcionario   o   servidores  
públicos  en  el  ejercicio  de  sus  funciones;  art.  193  del  CP,  delito  de  privación  injusta  
de  libertad,  cometida  por  particulares)  así  como,  en  su  caso,  la  estimación  de  una  
posible   pretensión   de   resarcimiento.   Si   se   tratase   de   un   funcionario   o   servidor  
público,   éste   será   responsable   solidariamente   junto   al   Estado,   sin   perjuicio   de   la  
acción  de  repetición  que  pueda  ejercitarse  contra  el  servidor  responsable,  por  la  o  
las   demandas   que   el   ciudadano   pudiera   interponer   por   la   vía   civil   por   daños   y  
perjuicios,   tal   responsabilidad   emana   de   los   artículos   321,   322,   323   y   324   de   la  
Constitución   de   la   República.   En   caso   de   que   se   tratase   de   particulares   se  
interpondrá  una  demanda  ordinaria  civil  contra  el  condenado,  bajo  el  amparo  del  
artículo  49  del  CPP.  
 
2.  Es  la  aprehensión  una  medida  pre-­‐cautelar  personal,  en  cuanto  incide  sobre  
la  persona  y  sobre  su  derecho  de  libertad,  reconocido  constitucionalmente.  

15.   Todo   ello   sin   perjuicio   de   que   si   se   hubiere   producido   la   aprehensión   de   una   persona   y   se  
acreditare   la   ausencia   de   participación   respecto   de   una   o   más   de   las   personas   retenidas,   serán  
éstas   dejadas   en   libertad,   una   vez   recibida   la   información   necesaria   para   la   investigación   y  
dejada  constancia  de  los  datos  relativos  a  su  identidad  (art.  175),  lo  que  implica  igualmente  ese  
carácter   de   corta   duración   que   esta   medida   conlleva,   ora   por   la   puesta   en   libertad   de   la  
persona   aprehendida,   ora   por   la   conversión   en   auténtica   medida   cautelar   privativa   o  
restrictiva  de  la  libertad.    

51
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
3.  Esta  medida  personal  se  halla  regulada  en  el  Capítulo  I  del  Título  VI  Libro  I  
del   Código   Procesal   Penal   de   Honduras,   en   el   que   se   regulan   las   medidas  
cautelares,   y   específicamente   son   los   artículos   173.1,   175   y   177   del   CPP   los   que  
efectúan   su   desarrollo,   tanto   en   lo   que   al   tratamiento   se   refiere,   como   respecto   del  
régimen  jurídico  aplicable  a  esta  medida.    
 
 
3.  Modalidades  de  la  aprehensión  
 
La  regulación  de  la  aprehensión  en  el  Código  de  procedimiento  penal  configura  
varias   modalidades,   básicamente   atendiendo   al   criterio   de   los   sujetos   que   están  
facultados  para  aprehender.  Podemos  diferenciar  cuatro  tipos  de  aprehensión:  
 
1.  Aprehensión  por  la  policía  sin  orden  judicial  (art.  175.I  del  CPP).  
2.  Aprehensión  policial  con  orden  judicial  (  art.  175  del  CPP).    
3.  Aprehensión  por  orden  fiscal  (art.  173  in  fine  del  CPP)  
4.  Aprehensión  por  particulares  (art.  175  del  CPP).  
 
No  obstante,  es  posible  igualmente  utilizar  un  segundo  criterio  para  delimitar  
las  posibles  modalidades  o  tipos  de  aprehensión,  que  atiende  al  momento  en  que  la  
misma  se  produce,  pudiendo  igualmente  diferenciar  tres  clases  de  aprehensión:  
 
1.  Aprehensión  preprocesal,  practicada  sin  que  exista  causa  pendiente  contra  
la   persona   aprehendida.   Se   tratará   de   numerosos   supuestos   en   los   que  
precisamente  es  la  aprehensión  la  que  da  lugar  a  la  puesta  en  marcha  del  aparato  
de  persecución  penal.  
 
2.   Aprehensión   procesal,   practicada   estando   pendiente   una   causa   penal,  
produciéndose  por  orden  del  fiscal  o  por  orden  del  órgano  jurisdiccional  que  está  
dirigiendo  y  controlando  la  persecución.  
 
3.   Aprehensión   post   sententiam,   que   tendrá   valor   de   verdadera   medida   de  
ejecución   (art.   175   del   CPP).   Ejemplo   de   este   supuesto   se   da   cuando   el   sujeto   se  
encuentra   cumpliendo   condena   en   un   establecimiento   penitenciario   y   se   fuga,  
siendo   objeto   de   aprehensión   en   este   caso,   con   la   finalidad   no   cautelar,   de  
afectación   y   garantía   de   un   proceso   pendiente,   sino   de   aseguramiento   del  
cumplimiento  de  la  ejecución,  es  por  ello  que  se  trata  en  este  caso  de  una  medida  
claramente   de   cumplimiento   de   ejecución   de   la   condena.   Encuentra   acomodo   en   el  
artículo  175.  III  CPP.  
 
3.1.  APREHENSIÓN  POR  LA  POLICÍA  
 
En  el  marco  de  las  privaciones  de  libertad  establecidas  en  el  cumplimiento  de  
esa   misión   precautelar   o   cautelar   el   legislador   hondureño   ha   distinguido   varias:  
bien  de  duración  muy  breve  por  las  horas  en  que  la  persona  va  a  estar  privada  de  
libertad,   distinguiendo   entre   aprehensión   o   captura   (seis   horas)   y   detención  

52
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

preventiva   (24   horas),   que   son   dos   modalidades   de   privación   de   libertad   muy  
breves,   así   como   la   verdadera   y   más   gravosa   medida   cautelar,   en   cuanto   supone  
una  privación  mucho  mayor  de  libertad,  cual  es  la  prisión  preventiva.  
 
Con   referencia   a   la   primera   de   ellas,   la   aprehensión   o   captura,   es   indudable  
que  estadísticamente  responde  a  la  medida  policial  por  excelencia.  El  artículo  175  
del  CPP  hace  referencia  precisamente  a  la  posible  adopción  de  esta  medida  por  la  
Policía   Nacional   o   bien   por   la   Policía   Preventiva.   En   ambos   casos   la   autoridad  
policial  materializa  la  aprehensión  o  captura  pero  con  una  clara  vocación  finalista,  
que   no   es   otra   que   poner   a   la   persona   capturada   en   manos   de   la   autoridad  
correspondiente   (Ministerio   Público,   juez   competente   o   Dirección   Nacional   de  
Investigación  Criminal  (DNIC).  
 
Con   la   aprehensión   o   captura   se   produce   una   privación   de   libertad   breve,   si  
bien   el   sujeto   que   la   practica   va   a   condicionar   la   propia   naturaleza   de   esta   medida.  
Su  régimen  jurídico,  sin  embargo,  se  desprende  no  sólo  de  este  precepto,  sino  de  
cuantos  artículos  a  lo  largo  del  Código  se  refieren  a  la  investigación  penal  a  cargo  
de  la  Fiscalía,  con  auxilio  de  la  Policía  Nacional  y/o  de  la  preventiva.  
   
3.1.1.  Objeto  y  sujetos  
 
La   aprehensión   consiste   también   aquí   en   la   privación   de   libertad   de   una  
persona  por  concurrir  en  su  persona  sospechas  fundadas  de  responsabilidad  en  la  
comisión  de  un  hecho  delictivo,  siendo  este  tiempo  necesariamente  breve,  debido  a  
las  consecuencias  posteriores  inmediatas  derivadas  de  la  aprehensión  policial,  que  
obligan  a  dar  cuenta  a  la  autoridad  fiscal  en  un  plazo  dentro  de  las  seis  horas.  
 
En  consecuencia,  el  sujeto  activo  de  la  aprehensión  es  la  Policía,  mientras  que  
el  pasivo  es  el  sujeto  que  ha  sido  sorprendido  cometiendo  el  delito  in  fraganti  (no  
existe,   por   ello,   aun   causa   penal   pendiente),   o   el   que   aparece   afectado   formal   o  
informalmente   a   una   causa   penal   ya   pendiente,   o   incluso   fenecida.   De   ello   debe  
concluirse,  por  tanto,  que  pese  a  la  dicción  literal  del  precepto  −art.  175  del  CPP−,  
en  el  que  se  hace  expresa  referencia  a  “podrá  aprehender”,  se  trata  en  realidad  de  
un   verdadero   deber,   consecuencia   de   la   función   pública   que   realiza   la   policía   y  
sometimiento  a  la  legalidad.  
 
Esta   aprehensión   por   la   Policía   puede   llevarse   a   cabo   por   orden   judicial,   que  
no   plantea   problema   alguno   y   es   la   consecuencia   de   actuar   como   colaborador  
directo   de   los   órganos   jurisdiccionales,   o   bien   puede   igualmente   producirse   por  
orden  fiscal,  como  se  deriva  de  lo  que  dispone  el  artículo  173  del  CPP,  en  su  último  
párrafo,  de  manera  que  cabrá  que  sea  el  propio  Ministerio  Público  el  que  ordene  la  
medida   recogida   en   el   artículo   173.1   del   CPP   «en   caso   de   urgente   necesidad   que  
impida   recabar   autorización   judicial»,   lo   que   no   es   óbice   a   la   necesidad   de  
comunicarlo   a   la   autoridad   judicial   de   forma   inmediata   y   exponiendo   las   razones  
por  las  que  no  se  solicitó  con  carácter  previo  la  debida  autorización  judicial,  siendo  
el   juez   el   que   convalidará   o   dejará   sin   efecto   lo   dispuesto   por   el   Ministerio   Público  
y,  por  tanto,  validará  la  legitimidad  de  la  medida.  

53
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
3.1.2.  Requisitos  y  condiciones  de  la  aprehensión  policial  
 
El  artículo  175  del  CPP  establece  los  supuestos  en  que  es  posible  la  práctica  de  
la  aprehensión  y  los  principios  básicos  de  actuación  de  la  policía  en  la  ejecución  de  
la   misma.   Si   son   tres   las   vías   por   las   que   se   puede   producir   esta   medida   de  
aprehensión  por  la  policía  (sin  orden  judicial,  por  orden  judicial  o  por  orden  fiscal)  
vamos  a  referirnos  a  aquella  que  viene  expresamente  regulada  y  desarrollada  en  la  
ley  en  el  artículo  175  del  CPP  y  que  se  refiere  a  los  casos  en  que  no  ha  precedido  
orden  fiscal  o  judicial.  En  los  casos  en  los  que  concurre  la  orden  del  fiscal  o  del  juez,  
la  Policía  actúa  en  relación  de  dependencia  y  desarrollará  la  privación  de  libertad  
precisamente   por   pendencia   de   una   causa   penal   y   por   una   apariencia   de   hecho  
delictivo  existente  que  se  halla  bajo  la  persecución  penal.  
 
3.1.2.1.  Supuestos  en  que  es  posible  legalmente  la  aprehensión  policial  
 
La   Policía   Nacional   podrá   aprehender   a   cualquier   persona   aún   sin   orden  
judicial  en  los  siguientes  casos:  
 
1.  En  caso  de  flagrante  delito.  El  legislador  hondureño  ha  querido  determinar  
qué  se  entiende  por  la  comisión  del  delito  in  fraganti,  en  cuanto  se  considera  que  
hay  flagrancia  cuando:  
 
a)  Sea   sorprendida   la   persona   cometiendo   el   delito   o   en   el   momento   de   ir   a  
cometerlo  (lo  que  vulgarmente  se  denomina  «con  las  manos  en  la  masa  o  a  
punto  de  meterlas  en  la  masa»).  
b)   Sea  sorprendida  inmediatamente  después  de  cometido  el  delito.  
 
Debe   tenerse   en   cuenta,   por   ello,   que   el   legislador   está   permitiendo   la  
aprehensión  tanto  de  quien  acaba  de  realizar  actos  de  ejecución  o  inmediatamente  
después   de   su   comisión   como   respecto   de   quien   realiza   actos   preparatorios  
punibles.   Y   ello   conectaría,   por   ejemplo,   con   el   artículo   5.1,   c)   del   CEDH   que   se  
refiere   a   la   detención   de   una   persona   “cuando   se   estime   necesario   para   impedirle  
que  cometa  una  infracción”,  si  bien  no  se  trata  propiamente  de  una  medida  cautelar  
sino   de   una   medida   de   prevención   criminal,   que   no   tiene   que   ver   con   los   restantes  
supuestos  de  aprehensión.    
 
Este  es  un  supuesto  de  inexistencia  de  causa  penal  pendiente  o  abierta,  debido  
a   que   la   comisión   del   hecho   y   la   inmediatez   de   la   aprehensión   policial   es  
prácticamente   instantánea,   sin   que   exista   nexo   causal   personal   alguno   en   la  
práctica  de  esta  aprehensión,  es  decir,  orden  fiscal  o  judicial  para  aprehender  a  la  
persona   sobre   la   que   pesan   sospechas   o   indicios   de   haber   cometido   un   hecho  
delictivo  o  fuere  ya  imputada  del  mismo.    
 
En   este   caso   los   presupuestos   materiales   que   deben   fundar   la   aprehensión  
policial  son:  
 

54
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

1)  El  presupuesto  del  fumus  se  refleja  en  la  flagrancia  en  la  comisión  del  hecho  
delictivo,   teniendo   en   cuenta   que,   a   posteriori   y   previa   exigencia   del  
aprehendido,   deberá   justificar   que   se   ha   obrado   en   virtud   de   motivos  
racionalmente   suficientes,   evitándose   con   ello   decisiones   arbitrarias   e  
irracionales.    
2)  El  periculum  in  mora  comportará  el  riesgo  razonable  de  que  la  actuación  del  
aprehendido  podría  impedir  la  efectividad  de  la  sentencia,  bien  fugándose,  
bien  ocultando  o  destruyendo  medios  de  prueba.  
 
2.  Cuando  la  persona  sorprendida  en  alguno  de  los  dos  supuestos  anteriores,  está  
siendo   perseguida   por   la   fuerza   pública,   por   el   ofendido   o   por   otras   personas.  
Tampoco   existe   en   este   caso   causa   penal   iniciada   sino   inmediatez   en   la   posible  
comisión  del  hecho,  lo  que  lleva  a  la  persecución  de  la  persona  y  a  su  aprehensión  o  
captura.   Y   del   mismo   modo   que   en   el   caso   anterior   no   se   produce   como  
consecuencia  de  una  orden  judicial  sino  por  la  flagrancia  en  la  comisión  del  hecho  
delictivo.   Es   por   ello   que   los   presupuestos   del   fumus   boni   iuris   y   el   periculum   in  
mora  del  supuesto  anterior  serían  perfectamente  aplicables  al  caso  que  nos  ocupa.  
 
3.   Cuando   existan   indicios   muy   fundados   de   haberse   cometido   un   delito   y   la  
persona   aprehendida   haya   sido   sorprendida   teniendo   en   su   poder   armas,  
instrumentos   o   efectos   procedentes   del   delito   o   falta,   o   presente   señales   o   vestigios  
que   permitan   inferir   la   participación   del   aprehendido   en   la   infracción   cometida   o  
intentada.   En   este   apartado   tercero   se   mantienen   las   coordenadas   expuestas  
anteriormente  de  manera  que  aun  no  ha  comenzado  la  investigación  propiamente  
dicha   y   concurren   unos   indicios   −fumus−   de   la   comisión   del   hecho   delictivo   y  
elementos   que   posee   la   persona   aprehendida   y   que   permiten   inferir   la  
participación   del   aprehendido   en   la   infracción   cometida   o   en   la   que   se   frustró  
antes   de   cometerse   pese   a   la   intencionalidad   de   la   comisión.   Los   peligros   que   se  
derivarían   en   este   caso   estarían   conectados   igualmente   con   los   expuestos   en   el  
apartado  1,  a  saber,  podría  impedir  la  efectividad  de  la  sentencia,  bien  fugándose  o  
bien  ocultando  o  destruyendo  pruebas.  
 
4.  Cuando  existan  indicios  muy  fundados  de  haberse  cometido  un  delito,  de  haber  
participado   en   él   la   persona   aprehendida   y   que   ésta   pueda   tratar   de   ocultarse,  
fugarse   o   ausentarse   del   lugar.   Conecta   claramente   con   los   presupuestos  
anteriormente   expuestos.   Se   trata   de   la   matización   específica   que   realiza   el  
legislador   y   que   permite   enjugar   esta   posibilidad   de   captura   o   aprehensión   de   la  
Policía  sin  necesidad  de  orden  judicial  previa.  
 
5.  Cuando  al  iniciarse  las  investigaciones,  en  la  imposibilidad  de  distinguir  entre  
las  personas  presentes  en  el  lugar,  a  los  partícipes  en  el  hecho  y  a  los  testigos,  exista  
necesidad  urgente  de  impedir  que  alguna  de  ellas  se  ausente,  o  se  comuniquen  entre  
sí,  así  como  evitar  que  puedan  modificar  en  cualquier  forma,  el  estado  de  las  cosas  o  
el   lugar   del   delito.   Es   más   bien   una   medida   preventiva   que   cautelar,   dado   que  
permite   preservar   la   situación,   garantizar   la   presencia   de   todos,   hayan   sido  
partícipes  o  no  del  hecho,  siempre  que  hayan  estado  presentes  en  la  comisión  del  

55
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

mismo.  La  medida  que  se  adopte  con  base  en  este  artículo  175.1,  5)  en  realidad  es  
una  medida  preventiva  pero  no  es  cautelar.    
 
Repárese   que   el   legislador   ha   querido   establecer   que   como   quiera   que   se  
asume  que  no  todos  los  presentes  van  a  ser  partícipes  del  hecho  o  sospechoso  de  
serlo,  se  ha  establecido  una  regla  de  actuación  para  la  Policía,  de  modo  que  una  vez  
acreditada   la   ausencia   de   indicios   de   participación   respecto   de   una   o   más   de   las  
personas  retenidas,  serán  éstas  dejadas  en  libertad,  una  vez  recibida  la  información  
necesaria   para   la   investigación   y   dejada   constancia   de   los   datos   relativos   a   su  
identidad  (art.  175.II).  
 
6.   Cuando   se   haya   fugado   después   de   la   primera   aprehensión.   El   legislador   ha  
querido   establecer   esta   posibilidad,   más   allá   de   las   anteriores   que   pueden  
efectuarse   por   la   Policía   sin   orden   judicial   alguna,   y   que   se   fundamentan   en   la  
existencia  de  una  fuga  de  su  situación  de  privación  de  libertad.  Esa  fuga  lo  puede  
ser  referida  a  una  privación  corta  de  tiempo  (captura  o  detención)  o  bien  cuando  
se   fugan   de   un   establecimiento   en   el   que   se   encuentren   en   calidad   de   detenido,  
preso  o  penado,  esto  es,  privado  de  libertad  cautelarmente  o  en  cumplimiento  de  
pena  privativa  de  libertad.  A  esta  posibilidad  se  refiere  el  legislador  en  el  artículo  
175.III.  CPP.  
 
En   este   caso   se   produce   un   cambio   de   la   situación   derivada   de   la   misma  
pendencia   de   una   causa   penal,   sea   cual   fuere   el   estado   en   el   que   se   encontrare,   ora  
itinerante  ora  fenecida,  pero  a  la  postre,  vinculada  a  la  causa  penal  referida.  
 
Los  presupuestos  para  adoptar  esta  medida  de  aprehensión  son:  
 
1)  El  fumus  tiene  un  mayor  reforzamiento  aquí,  dado  que  había  concurrido  con  
anterioridad   la   existencia   de   elementos   de   convicción   suficientes   para  
sostener   que   el   imputado   es,   con   probabilidad,   autor   o   partícipe   de   un  
hecho  punible,  o  está  ya  condenado  por  prueba  de  su  culpabilidad  mediante  
sentencia  y  cumpliendo  condena  por  ello.  Con  ello  se  exige,  por  un  lado,  la  
concurrencia   de   elementos   de   convicción   que   excluyen   las   meras  
intuiciones  personales,  y,  en  consecuencia,  exigen  un  fundamento  basado  en  
la   razón   y   no   en   la   mera   intuición;   y,   en   segundo   lugar,   debe   tenerse  
presente   que   se   requiere   suficiencia   de   estos   elementos   de   convicción,   no  
tanto   por   cantidad   sino   por   la   calidad   de   los   mismos,   que   lleven   a   apoyar   la  
posible  inculpación  del  sujeto  y,  con  ello,  a  la  aprehensión  por  la  Policía.  Y  
que   el   grado   de   exigibilidad   y   de   certeza   se   alcanza   cuando   la   fuga   se   ha  
producido  de  un  establecimiento  en  el  que  se  halla  cumpliendo  condena.    
2)  El   periculum   se   refleja   en   la   fuga   misma,   de   manera   que   estando   sometido   a  
privación  de  libertad  cautelarmente,  se  ha  fugado  del  establecimiento  en  el  
que  se  hallaba.  Y  se  refiere  tanto  a  la  medida  cautelar  pendiente  el  proceso  
como  a  la  medida  cautelar  post  sententiam.  
 
Si   bien   es   cierto   que   estamos   ante   verdaderas   medidas   cautelares   que   se  
hallan   directamente   vinculadas,   en   cuanto   instrumentales,   a   la   existencia   de   un  

56
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

proceso,   cierto   es   que   en   el   caso   de   la   medida   cautelar   por   quebrantamiento   de  


condena  estaríamos  más  bien  ante  una  medida  de  ejecución,  al  privar  de  libertad  a  
una   persona   para   garantizar   el   cumplimiento   efectivo   de   la   pena   privativa   de  
libertad.  Si  la  consideramos  como  medida  de  ejecución  y  no  cautelar,  el  cómputo  de  
los   tiempos   de   privación   de   libertad   que   tanto   juegan   en   materia   de   medidas  
cautelares  penales  no  entrarían  en  el  caso  que  nos  ocupa.  
 
3.1.2.2.  Principios  básicos  de  la  actuación  de  la  Policía  en  la  aprehensión  
 
Como   punto   de   partida   ineludible   debe   partirse   de   la   idea   de   que   en   toda  
privación   de   libertad,   incluida   la   que   se   lleva   de   forma   breve   en   el   ámbito   de   la  
aprehensión   o   captura,   la   policía   deberá   actuar   desde   el   debido   respeto   a   los  
derechos   fundamentales   reconocidos   en   la   ley,   la   Constitución   y   los   textos  
internacionales   al   sujeto   aprehendido.   Así,   más   allá   de   saber   quién   debe   llevar   a  
cabo   la   aprehensión   y   cuándo,   debe   delimitarse   siquiera   someramente   cómo   se  
debe  llevar  a  cabo  ésta.  
 
1.   Posibilidad   de   hacer   uso   de   la   fuerza.   Habrá   que   tener   en   cuenta   que   el  
principio   general   debe   ser   el   de   no   uso   de   la   fuerza,   lo   que   no   impide   que  
excepcionalmente  pueda  considerarse  como  efectivamente  posible  hacer  uso  de  la  
misma,   siempre   y   cuando   se   considere   estrictamente   necesario.   De   este   modo   y  
siempre   que   se   haga   presente   la   voluntad   colaborativa   del   sujeto   pasivo   de   la  
medida,   se   tratará   esta   posibilidad   de   hacer   uso   de   la   fuerza   de   algo   muy  
excepcional.   Así,   solo   cuando   sea   estrictamente   necesario   −como   puede   suceder  
cuando   el   sujeto   que   deba   ser   objeto   de   aprehensión   se   opusiere   a   la   misma,   se  
resistiere  a  su  aprehensión−  podrá  hacerse  uso  de  la  fuerza  (art.  282  numeral  2  del  
CPP;  art.  22  numeral  5  párrafo  3  de  la  Ley  Orgánica  de  la  Policía  Nacional).  
 
2.  Utilización  excepcional  de  las  armas.  Igualmente,  el  empleo  de  armas  debería  
ser  la  excepción,  y  más  concretamente  estaría  justificado  este  uso:  cuando  el  sujeto  
o  los  sujetos  que  fueran  a  ser  aprehendidos  ofrezcan  resistencia  que  pueda  poner  
en   peligro   la   vida   o   la   integridad   física   de   las   personas;   o   en   el   supuesto   de   fuga   en  
el   que   resultaren   insuficientes   medidas   menores   extremas   para   lograr   la  
aprehensión   del   imputado,   siempre   que   conste   la   previa   advertencia   sobre   su  
utilización  (art.  282  numeral  3  del  CPP;  art.  22  numeral  5  párrafo  1  y  2  de  la  Ley  
Orgánica  de  la  Policía  Nacional).    
 
3.  Evitar  tratamientos  inhumanos  y  degradantes.  Habrá  que  asumir  que  quedan  
prohibidos   estos   tratamientos   inhumanos   y   degradantes   que   comporten   actos   de  
vejación,  torturas,  castigos  crueles,  etc.,  manifestaciones  de  violencia  física  o  moral.  
Se   trata   con   esta   proclamación   de   defender   el   derecho   a   la   vida   y   a   la   integridad  
física  y  moral.    
 
Debe  considerarse  que  estas  conductas  están  prohibidas  tanto  en  el  momento  
en  que  se  produce  la  aprehensión  como  en  cualquier  momento  en  que  el  sujeto  con  
posterioridad   se   halle   privado   de   la   libertad,   lo   que   significa   tanto   como   hacer  
extensivo   este   principio   o   derecho   a   quienes   se   encuentran   en   situación   de  

57
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

privación   de   libertad   por   tiempo   más   largo,   mediante   una   prisión   o   detención  
preventiva.  Y  asimismo  que  las  conductas  de  la  policía  prohibidas  a  que  se  refiere  
este   precepto   son   la   referida   a   la   imposición   (infligir   por   la   misma   policía),   la  
provocación   (instigar   a   que   otros   así   actúen)   o   la   permisibilidad   (tolerar   que  
efectivamente  se  lleve  a  cabo  por  otras  personas)  actos  que  vejen  al  aprehendido  o  
castigos   o   tratos   crueles,   inhumanos   o   degradantes   (insultos,   ridiculizar,  
coacciones  psicológicas,  burlas,  bofetones,  torturas  físicas  o  síquicas...).    
 
La  prohibición  legal  y  constitucional  (además  de  internacionalmente)  de  estas  
conductas  por  la  policía  supone  que  la  realización  de  las  mismas  está  sometida,  por  
un   lado,   a   la   posible   responsabilidad   disciplinaria   y,   por   otro,   a   responsabilidad  
penal.   Hay   que   estar,   a   este   respecto,   al   artículo   68   de   la   Constitución   de   la  
República;   artículo   5.1   y   5.2   de   la   Convención   Americana   de   Derechos   Humanos;  
artículo  101  numerales  6,  7,  8;  y  282  numeral  4  del  CPP;  artículo  32  numeral  7  de  
la   Ley   Orgánica   de   la   Policía   Nacional.   Es   por   ello   que   serán   varios   los   tipos  
delictivos   en   los   que   podrían   incurrir   los   funcionarios   de   la   policía,   entre   los   que  
podría  destacarse  desde  delito  de  lesiones  (arts.  133  al  138  del  CP),  delitos  contra  
la   libertad   individual,   detención   ilegal   (art.   333,   numeral   1,   del   CP),   privación  
injusta  de  libertad  (art.  193  del  CP),  abuso  de  autoridad  y  violación  de  los  deberes  
de   los   funcionarios   públicos   (art.   349,   numerales   1,   2   y   3,   del   CP),   coacciones   y  
amenazas   (arts.   206   y   207   del   CP),   vejámenes   (art.   333,   numeral   3,   del   CP)   y  
torturas  (arts.  209  y  209-­‐A  del  CP),  entre  otros.  
 
4.   Restricción   de   la   presentación   de   los   capturados   ante   los   medios   de  
comunicación.   Si   bien   en   Honduras   se   proscribe   la   presentación   de   los   detenidos  
ante   los   medios   de   comunicación   como   si   fuesen   culpables   de   uno   o   más   delitos,  
ello   no   es   óbice   a   que   en   la   práctica   las   diferentes   agencias   policiales   hagan   caso  
omiso  a  esta  regulación,  razón  por  la  cual  podría  acusárseles  por  los  tipos  penales  
de  violación  de  los  deberes  de  funcionarios  públicos  (art.  349,  numeral  3,  del  CP)  y  
vejámenes  (art.  333,  numeral  3,  del  CP).  Tal  regulación  se  encuentra  prescrita  en  el  
artículo  89  de  la  Constitución  de  la  República;  artículo  2  párrafo  2  y  282  numeral  5  
del  CPP.  
 
5.  Identificación  policial.  Uno  de  los  principios  de  actuación  policial  esenciales,  
manifestación   en   todos   los   sistemas   jurídicos   garantistas,   es   la   exigencia   de  
identificación   de   los   integrantes   policiales   que   llevan   a   cabo   la   actividad   cautelar  
de   la   aprehensión.   Así,   como   punto   de   partida   el   Agente   o   los   Agentes   deberán  
identificarse   al   momento   de   la   aprehensión   como   miembros   de   la   Policía   Nacional,  
y  para  ello  deberán  exhibir  su  carné  o  placa  que  los  acredite  como  tal,  en  atención  a  
lo  que  señala  el  artículo  282  numeral  1  del  CPP.  
 
6.   Información   del   motivo   de   la   privación   de   libertad   y   de   los   derechos   de   la  
persona   aprehendida.   Habrá   que   informar   a   la   persona   que   es   aprehendida,   en   el  
momento  de  la  aprehensión,  del  motivo  de  ésta,  de  su  derecho  a  guardar  silencio  
sin  que  ello  le  perjudique  y  a  designar  un  abogado  defensor  o  que  se  le  nombre  a  
través   de   la   Defensoría.   El   artículo   9.2   del   Pacto   Internacional   de   los   derechos  
civiles   y   políticos   también   lo   reflejaba   entre   sus   principios   programáticos,  

58
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

destacando   a   este   respecto   de   este   precepto   la   exigencia   de   que   la   información  


acerca   de   las   razones   que   la   motivan   se   efectúe   en   el   momento   mismo   en   que   se  
produce  la  aprehensión.    
 
Ciertamente   no   solo   tiene   los   derechos   de   guardar   silencio   y   de   designar  
abogado,  sino  que  habrá  que  estar  a  otros  apartados  de  este  mismo  precepto  y  a  
los   textos   internacionales   para   determinar   el   capítulo   de   derechos   que   debe  
garantizarse  al  aprehendido.  Así:  
 
a.   Por   un   lado,   se   refiere,   en   primer   lugar,   a   la   necesidad   de   informar   al  
aprehendido   de   los   motivos   de   la   aprehensión.   Se   trata   de   poner   en   su  
conocimiento   los   hechos   que   se   le   imputan   así   como   el   motivo   legal   que   legitima  
esta   medida   cautelar   (ha   sido   sorprendido   en   flagrancia,   ha   sido   ordenada   por   el  
juez  o  fiscal...).  Los  hechos  que  se  le  imputan  son  el  fundamento  de  la  imputación  
del   sujeto,   pero   no   bastan   para   dar   debido   cumplimiento   al   derecho   que   como  
aprehendido  le  asiste,  ya  que  debe  comunicársele  el  fundamento  legal  que  asiste  a  
la   policía   para   proceder   a   aprehenderle,   y,   en   suma,   para   fundar   la   medida   de   la  
aprehensión.   En   algunas   ocasiones   la   aprehensión   no   desemboca   en   una  
imputación,  de  ahí  la  importancia  de  que  se  expongan  las  razones  o  motivos  de  la  
privación   cautelar   de   libertad,   asentados   en   los   preceptos   legales;   en   otras,   la  
aprehensión  es  la  consecuencia  de  la  imputación  formal  ya  existente,  por  lo  que  la  
información   que   se   requiere   es   de   ambos   conceptos,   tanto   los   hechos   que   se   le  
imputan  como  las  razones  motivadoras  −legalmente−  de  la  aprehensión.    
 
b.  Por  otro  lado,  debe  informarse  y  garantizarse  a  la  persona  aprehendida  de  
su   derecho   a   guardar   silencio   y   del   derecho   a   designar   abogado   defensor.   El  
primero,  derecho  a  guardar  silencio,  debe  entenderse  en  el  sentido  de  no  declarar  
si  no  quiere,  no  contestar  alguna  o  algunas  de  las  preguntas  que  se  le  formulen  o  
manifestar   incluso   que   sólo   declarará   ante   el   juez.   Obviamente   este  
reconocimiento   legal   del   derecho   a   guardar   silencio   debe   entenderse   en   el   sentido  
de   que   no   produzca   efectos   perniciosos   en   la   persona   del   sujeto   aprehendido,   de  
modo  que  la  actitud  pasiva  no  se  entienda  como  intrínseca  confesión  o  asunción  de  
los  hechos.  Este  derecho  está  vinculado  al  derecho  a  no  declarar  contra  sí  mismo,  
manifestación  clara  del  principio  de  presunción  de  inocencia.  En  segundo  lugar,  el  
derecho   a   designar   abogado,   que   es   la   concreción   de   un   derecho   constitucional  
más   amplio,   cual   es   el   derecho   de   defensa.   Ciertamente,   cuando   se   habla   de   la  
defensa   como   garantía   constitucional,   ésta   debe   ser   analizada   desde   una   doble  
vertiente:  a)  Como  defensa  material,  y  b)  Como  defensa  técnica.    
 
Si   bien   desde   el   punto   de   vista   material,   el   legislador   ha   querido   reconocer  
específicamente   lo   que   los   textos   internacionales   venían   denominando   como  
derecho   de   autodefensa,   que   consiste   en   la   intervención   que   directa   y  
personalmente   puede   realizar   el   imputado   a   lo   largo   del   proceso,   realizando  
cuantas   actuaciones   tiendan   a   garantizar   su   libertad,   ya   mediante   la   no   imposición  
de   una   pena   o,   al   menos,   la   imposición   de   la   pena   menor   posible   (art.   14.3   del  
Pacto   Internacional   de   los   Derechos   Civiles   y   Políticos,   así   como   el   art.   6.3   del  
Convenio   Europeo   de   los   Derechos   Humanos,   entre   otros   textos   internacionales),  

59
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

desde   el   punto   de   vista   procesal,   supone   el   reconocimiento   de   una   garantía  


constitucional  del  imputado  al  derecho  a  la  defensa  técnica,  de  modo  que  se  tiene  
derecho   a   la   asistencia   y   defensa   de   un   abogado   desde   el   primer   acto   del   proceso  
hasta  el  fin  de  la  ejecución  de  la  sentencia,  siendo  este  derecho  irrenunciable.    
 
Aunque   expresamente   no   venga   referido   al   aprehendido,   entre   los   derechos  
que   deben   informársele,   también   debemos   ubicar   el   derecho   a   ser   asistido  
gratuitamente  por  un  intérprete.  Ciertamente,  no  se  trata  tanto  que  en  el  momento  
de   la   aprehensión   inmediatamente   se   haga   uso   de   un   intérprete,   cuanto   de   que  
éste   intervenga,   en   los   supuestos   de   desconocimiento   de   la   lengua,   en   aquellas  
diligencias   en   las   que   deba   tenerse   conocimiento   de   lo   que   se   está   practicando   o  
realizando   con   el   posible   sujeto   pasivo   del   proceso,   siendo   éste   inicialmente  
aprehendido,  si  bien  puede  evolucionar  quedando  afectado  al  proceso.    
 
7.   Comunicación   de   la   privación   de   libertad   y   el   lugar   de   la   misma   a   ciertas  
personas.   Debe   igualmente   comunicarse   por   la   policía,   en   el   momento   de   la  
aprehensión,  que  puede  el  aprehendido  o  capturado  comunicarla  a  los  parientes  u  
otras  personas  relacionadas  con  el  imputado.  
 
Aun   cuando   no   se   establece   la   vía   para   llevar   a   cabo   la   misma,   parece  
razonable   pensar   que   se   efectuará   de   la   forma   más   rápida   posible   (fax,   teléfono,   e-­‐
mail,   o   incluso   cabría   pensar   en   algunos   supuestos   en   la   comunicación   personal  
que  realiza  un  policía  en  el  domicilio  de  las  personas  indicadas,  entre  otras)  y  de  
forma  que  permita  su  constancia  en  las  actividades  que  se  estén  llevando  a  cabo,  ya  
sean   meramente   policiales,   o   ya   fiscales   o   ya   judiciales.   A   tenor   de   la   legislación  
hondureña,  el  agente  de  la  autoridad  al  momento  de  la  detención  deberá  informar  
con  la  mayor  claridad  posible  el  motivo  de  la  detención  e  indicarles  el  derecho  que  
tienen   de   dar   cuenta   de   su   situación   a   un   pariente   o   persona   de   su   elección,   de   ser  
asistidas   por   un   defensor,   de   guardar   silencio,   de   no   declarar   contra   sí   mismo,  
contra  su  cónyuge  o  compañera  de  hogar,  ni  contra  sus  parientes  dentro  del  cuarto  
grado   de   consanguinidad   o   segundo   de   afinidad;   y   que   sólo   hará   prueba   la  
declaración  rendida  ante  Juez  competente.  Habrá  que  estar  para  su  regulación  a  los  
artículos   82   y   84   de   la   Constitución   de   la   República;   artículo   8   y   11   de   la  
Convención   Americana   de   Derechos   Humanos;   artículo   101   numerales   1,   2,   3;  
artículo   282   numeral   6;   artículo   22   numeral   3   de   la   Ley   Orgánica   de   la   Policía  
Nacional.  
 
8.   Posible   allanamiento.   Si   la   persona   que   deba   ser   aprehendida   se   encuentra  
en   una   casa   de   habitación   propia   o   ajena,   cabrá   la   posibilidad   de   efectuar  
allanamiento   en   la   misma.   Ahora   bien,   como   dispone   el   artículo   177   del  CPP,   dicho  
allanamiento   solo   podrá   verificarse   con   el   consentimiento   de   quien   habite   en  
aquélla   o   mediante   autorización   judicial.   Es   decir,   el   allanamiento   para  
aprehensión  solo  es  posible  previa  aceptación  de  quien  es  objeto  de  allanamiento  o  
del  juez.  Con  todo,  la  casa  en  referencia  podrá  ser  allanada  en  los  casos  y  con  las  
condiciones  establecidas  por  el  artículo  212  del  Código  Procesal  Penal.  
 

60
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

No  se  exigirá  la  autorización  señalada  en  aquellos  supuestos  en  que  se  trate  de  
entrar  en  establecimientos  públicos,  negocios,  comercios,  centros  de  reunión  o  de  
recreo   y,   en   general,   en   cualquier   lugar   urbano   o   rural   que   no   sirva   de   casa   de  
habitación,  residencia  o  domicilio  de  una  persona.  
 
9.   Entrega   de   la   persona   aprehendida.   El   artículo   175   del   CPP   en   su   último  
párrafo   determina   claramente   el   fin   de   esta   privación   de   libertad.   Es   un  
instrumento   para   garantizar   una   posible   causa   penal   que   empezará,   ya   ha  
empezado   o   ha   acabado.   Y   esa   garantía   que   se   exige   en   este   caso   a   la   hora   de   la  
privación  de  libertad  es  que  la  Policía,  sea  nacional  o   sea   preventiva,   debe   cumplir  
con  el  mandato  legal  de  entrega  a  la  autoridad  de  la  persona  aprehendida.  Es  por  
ello  que  el  legislador  ha  establecido  claramente  su  actuación:  «la  autoridad  policial  
que   la   haya   practicado   o   a   la   que   le   haya   sido   entregada   la   persona   sorprendida  
infraganti,   dará   cuenta   del   hecho   al   Ministerio   Público   y   al   juez   competente.   Si   la  
captura  la  realiza  la  Policía  Preventiva,  deberá  poner  a  la  persona  aprehendida,  de  
manera   inmediata,   a   la   orden   de   la   Dirección   Nacional   de   Investigación   Criminal  
(DNIC),  así  como  los  instrumentos,  efectos  del  delito  y  las  piezas  de  convicción  si  las  
hubiere».  
 
10.   Registrar   el   lugar,   día   y   hora   de   la   aprehensión.   Parece   razonable   que   la  
Policía  deje  efectivamente  consignado,  en  un  registro  inalterable,  el  lugar,  el  día  y  
la  hora  de  la  aprehensión,  máxime  cuando  en  la  ley  se  establece  un  plazo  máximo  
de   duración   de   la   misma,   y   es   un   mecanismo   de   control   de   ésta.   Se   trata   de   una  
garantía   formal,   consistente   en   la   constatación   por   quienes   llevan   a   cabo   la  
privación   cautelar   de   una   persona,   de   los   elementos   temporales   y   espaciales   de  
realización   del   mismo:   lugar   en   que   se   practicó   la   aprehensión,   así   como   el   día   y   la  
hora  en  que  la  misma  se  ejecutó.  Estos  elementos  dan  constancia  del  cumplimiento  
efectivo  de  las  coordenadas  espacio-­‐temporales  de  la  privación  de  libertad,  y  son,  
en   suma,   garantías   formales   del   debido   cumplimiento   de   los   requisitos   y  
motivaciones   que   la   ley   ampara   para   poder   llevar   a   efecto   una   medida   cautelar  
personal.  
 
11.   Consecuencias   del   incumplimiento   de   los   principios   establecidos   en   este  
precepto.  La  inobservancia  de  estos  principios  de  actuación  de  la  Policía  dará  lugar  
a   la   correspondiente   responsabilidad   administrativa   que   corresponda,   amén   de  
poder  incurrir  en  responsabilidad  penal.  
 
3.2.  APREHENSIÓN  POR  PARTICULARES  
 
El  legislador  hondureño  acoge  esta  posibilidad  cuando  en  el  artículo  84  de  la  
CH,   en   relación   con   el   articulo   175   numeral   2   del   CPP,   considera   que   cuando   se  
trata   de   supuestos   de   flagrante   delito   es   posible   que   la   aprehensión   pueda   hacerse  
por   cualquier   persona,   permitiendo   incluso   que   se   puedan   adoptar   las   medidas  
necesarias  para  evitar  que  el  delito  produzca  consecuencias.  
 
Primero.   Habrá   que   tener   en   cuenta   que   se   trata   de   una   facultad   de   los  
particulares,   frente   al   deber   que   tienen   las   autoridades   policiales   de   dar   debido  

61
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

cumplimiento   bien   a   funciones   generales   de   control   del   orden   social,   o   bien   a  


ejecutar   órdenes   fiscales   o   judiciales   de   aprehensión   derivadas   de   la   existencia  
presente   o   futura   de   un   proceso   penal.   Facultad   significa   posibilidad,   frente   al  
deber,  que  es  de  necesario  cumplimiento.  
 
Segundo.   Parece   que   en   este   caso   los   presupuestos   que   concurrirán   para   que  
pueda  adoptarse  esta  modalidad  de  aprehensión  son:  a)  El  fumus  boni  iuris,  basado  
en   la   concurrencia   de   flagrancia   en   la   comisión   del   hecho   delictivo.   b)   El   periculum  
in   mora,   que   comporta   el   riesgo   razonable   de   que   la   actuación   del   aprehendido  
podría   impedir   la   efectividad   de   la   sentencia,   bien   fugándose,   bien   ocultando   o  
destruyendo  medios  de  prueba.  
 
Tercero.  La  aprehensión  o  privación  de  libertad  del  sujeto  que  es  objeto  de  la  
misma  puede  llevar,  en  ciertas  ocasiones,  también  a  la  adopción  de  ciertas  medidas  
conexas  como  el  levantamiento  de  objetos  o  instrumentos  que  hayan  podido  servir  
para   efectuar   la   comisión   de   los   hechos   delictivos   o   que   puedan   dirigir   las  
investigaciones  hacia  su  descubrimiento.  
 
Cuarto.   Uno   de   los   elementos   que   condiciona   la   conducta   del   particular   y   la  
legalidad   de   su   actuación   es   la   necesidad   de   entrega   inmediata   del   sujeto  
aprehendido  a  la  autoridad  pertinente,  ya  sea  policía,  ya  fiscalía  o  ya  la  autoridad  
más   próxima.   Y,   asimismo,   en   aquellos   supuestos   en   que   se   hubiere   practicado  
otras  conductas  tendentes  a  guardar,  retener  o  recoger  medios  o  instrumentos  que  
favorezcan   la   investigación   o   a   través   de   los   cuales   pueda   directa   o   indirectamente  
haberse  cometido  los  hechos  que  se  le  atribuyen  al  sujeto  aprehendido,  deberá  el  
particular  también  entregarlos  a  la  autoridad  que  corresponda.  

62
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  VI  
Detención  preventiva  
 
 
 
 
En  el  índice  de  gradación  respecto  de  gravedad  de  la  intromisión  en  la  esfera  
jurídica   personal   a   través   de   una   medida   cautelar,   más   allá   de   la   privación   de   unas  
horas,   como   era   el   supuesto   de   la   aprehensión   o   captura,   es   posible   hacer  
referencia  a  la  detención  preventiva,  que  se  encuentra  regulada  expresamente  en  
el  artículo  176  del  CPP16  y  complementada  por  lo  que  dispone  el  artículo  177  del  
CPP.  
 
Se  adopta  fundamentalmente  por  orden  del  fiscal;  puede  decirse  que  es  la  vía  
que   se   asume   con   carácter   general,   si   bien   excepcionalmente   la   Policía   Nacional  
podrá  ordenar  o  practicar  la  detención  preventiva  de  persona  en  los  supuestos  de  
los  artículos  279,  281  y  282  del  CPP  (casos  de  urgencia  o  necesidad  inminente).  Y  
evidentemente,  puede  ordenarse  la  detención  preventiva  por  el  juez.  
 
Se  regula  en  los  artículos  176  y  177  del  CPP  −fiscal−  y  esencialmente  en  lo  que  
dispone  el  artículo  282  del  CPP  cuando  interviene  la  Policía  Nacional.  Ahora  bien,  
debe   observarse,   a   este   respecto,   que   la   aprehensión   o   captura   es   en   teoría  
exclusiva   del   órgano   jurisdiccional   y   excepcionalmente   la   policía   nacional   podrá  
aprehender  a  una  persona  sin  orden  judicial  bajo  los  parámetros  del  artículo  175  
del   CPP.   Bajo   esa   premisa   y   del   análisis   del   artículo   176   del   CPP   de   la   detención  
preventiva,   debe   considerarse   que   esta   medida   cautelar   debe   ser   emitida   u  
ordenada  por  el  Ministerio  Publico.  Y  si  bien  en  el  párrafo  final  del  mismo  artículo  
parece   que   se   faculta   para   ordenar   la   detención   preventiva   a   la   Dirección   Nacional  
de   Investigación   Criminal   y   supletoriamente   a   la   Policía   Nacional   Preventiva,   a  
nuestro   parecer,   se   trata   de   una   mala   redacción   o   una   mala   técnica   legislativa,   la  
cual  no  está  en  consonancia  con  el  espíritu  del  legislador,  ya  que  no  se  establece  en  
nuestro   ordenamiento   jurídico   facultad   alguna   a   la   Dirección   Nacional   de  
Investigación  Criminal  y  a  la  Policía  Nacional  Preventiva  para  emitir  resoluciones  
jurídicas  de  este  tipo.  Pareciera  un  error  que  así  se  mantuviera.    
 
Podemos  afirmar  que  es,  por  excelencia,  una  medida  cautelar  en  la  que  asume  
el   protagonismo   el   Ministerio   Público   y   se   encuadra   en   la   posible   actividad   que  
desempeña   la   fiscalía   en   el   ejercicio   de   la   investigación   de   los   delitos   y   la  
promoción   de   la   acción   penal   pública.   Todo   ello,   sin   olvidar   que   esta   medida  
obedece  a  fines  procesales,  directos  o  reflejos.  
 
1.  Supuestos  
 

16.   Este   precepto   ha   sido   afectado   por   la   reforma   introducida   en   el   Código   Procesal   Penal   por  
Decreto   No.   74-­‐2013,   de   8   de   mayo   de   2013,   y   publicado   en   el   Diario   Oficial   La   Gaceta   No.  
33.301  de  fecha  11  de  diciembre  de  2013.  

63
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

A   través   de   esta   medida   cautelar   de   detención   preventiva,   el   fiscal   ordena   la  


privación   de   libertad   de   una   persona   en   el   curso   de   una   causa   penal.   Se   trata   de  
una  posibilidad  que  se  atribuye  al  Ministerio  Público  y  para  ello  deberá  concurrir  
alguna  de  las  siguientes  situaciones:  
 
1.   Existan   razones   para   creer   que   participó   en   la   comisión   de   un   delito   y   que  
puede  ocultarse,  fugarse  o  ausentarse  del  lugar  
2.   Al   iniciarse   las   investigaciones,   no   puedan   identificarse   los   presuntos  
imputados  y  haya  que  proceder  con  urgencia,  a  fin  de  evitar  que  quienes  
estuvieron  presentes  en  el  lugar  en  que  se  cometió  el  delito  se  alejen  del  
mismo,   se   comuniquen   entre   sí   o   se   modifique   en   cualquier   forma,   el  
estado  de  las  cosas  o  el  lugar  del  delito,  y,  
3.   Sin   justa   causa,   cualquier   persona   obligada   a   prestar   declaración,   se  
niegue  a  hacerlo  después  de  haber  sido  debidamente  citada.  
 
En   consecuencia   estamos   claramente   ante   una   medida   instrumental   del  
proceso   en   cuanto   existe  una   estrecha   y   directa   vinculación   entre   la   persona   que  
pretende   detenerse   y   su   posible   participación   en   la   comisión   de   un   delito,   o   bien  
que  se  trate  de  personas  que  se  hallaban  próximas  en  el  momento  de  la  comisión  
del   delito   y   en   la   fase   inicial   no   se   llega   a   determinar   el   grado   de   intervención   o  
posible  intervención  de  éstas  en  el  mismo,  o  incluso  puede  ser  objeto  de  detención  
personas  que  se  nieguen  a  prestar  declaración  cuando  fueren  llamadas  a  hacerlo,  
siempre  que  no  aleguen  justa  causa.  Estos  tres  supuestos  de  privación  de  libertad  
corta  no  obedecen  a  las  mismas  razones  porque  si  bien  en  un  caso  si  que  existe  una  
estrecha  vinculación  con  la  comisión  del  hecho  delictivo,  en  los  otros  no  existe  de  
forma  directa  o  no  existe  suficiente  base  para  entenderle  autor  o  posible  autor  del  
hecho   sino   que   se   trata   de   indicios   que   pueden   de   forma   directa   o   indirecta  
vincularle   con   los   hechos,   aun   cuando   no   como   autor   del   mismo   si   para   poder  
esclarecer  los  hechos.    
 
En  todos  ellos  existe  un  nexo  común:  se  trata  de  una  detención  de  persona  en  
el   curso   del   proceso   ya   en   marcha   pudiendo   ser   el   detenido   ya   el   sujeto   pasivo   del  
proceso   o   ya   persona   muy   vinculada   a   la   posible   comisión   de   los   hechos.   E   incluso  
cabría   pensar,   aunque   no   se   señale   expresamente,   que   esta   detención   es   la  
continuación  de  una  posible  aprehensión  por  la  policía,  tal  como  se  desprende  de  
lo  previsto  en  el  artículo  175  del  CPP.  
 
 
2.  Presupuestos  
 
Podríamos   también   en   el   desarrollo   de   esta   medida   de   detención   preventiva  
establecer  los  presupuestos  formales  y  los  presupuestos  materiales.    
 
En   primer   lugar,   respecto   de   los   presupuestos   formales   deberíamos   tener   en  
cuenta  quien  adopta  la  medida:  
 

64
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

―   Cuando   es   el   Ministerio   Público   deberá   emitirse   una   orden   del   fiscal,   en   la  


que  deberá  contenerse  la  denominación  de  la  autoridad  de  la  que  emana,  el  lugar  y  
la   fecha   de   su   expedición,   el   nombre,   apellidos   y   demás   datos   que   sirvan   para  
identificar  a  quien  debe  detenerse,  la  causa  de  la  detención  y  la  firma  y  el  sello  de  
quien   la   expide   (art.   176,   III   del   CPP).   Repárese   de   forma   esencial   la   causa   de   la  
detención,   lo   que   conecta   con   la   necesidad   de   la   justificación   o   motivación   de   la  
privación  de  libertad  cautelar.    
 
En  su  disposición  y  práctica  habrá  de  respetarse  cuantas  garantías  y  derechos  
se  reconocen  a  quienes  se  va  a  privar  de  libertad,  en  los  términos  expuestos  en  el  
capítulo   anterior.   Destacamos   sin   embargo   la   referencia   que   el   artículo   177   del  
CPP   realiza   al   posible   allanamiento   que   puede   hacerse   en   aquellos   supuestos   en  
que   pretenda   detenerse   a   una   persona   que   se   encuentra   en   una   casa   de   habitación  
propia   o   ajena,   para   lo   que   se   requiere   (en   cuanto   implica   la   vulneración   del  
derecho   a   la   inviolabilidad   del   domicilio)   la   debida   autorización   judicial,   en   los  
términos   expuestos   en   este   precepto,   a   salvo   de   que   la   parte   que   va   a   ser   detenida  
preste   su   consentimiento.   No   son   sin   embargo   necesarias   las   meritadas  
autorizaciones   cuando   se   trate   de   entrar   en   establecimientos   públicos,   negocios,  
comercios,  centros  de  reunión  o  de  recreo  y  en  general  en  cualquier  lugar  urbano  o  
rural,  que  no  sirva  de  casa  de  habitación,  residencia  o  domicilio  de  una  persona.    
 
Así,  del  allanamiento  se  puede  afirmar:  
 
1.   Se   regula   en   el   artículo   177   del   CPP   y   se   refiere   a   las   privaciones   de   libertad  
breves  (captura-­‐aprehensión-­‐detención  preventiva).  
 
2.  Afecta  al  derecho  a  la  inviolabilidad  del  domicilio  –supone  una  quiebra  del  
mismo.   Es   una   manifestación   del   equilibrio   entre   el   derecho   a   la   libertad   y   el  
derecho  a  la  seguridad.  Es  posible  esta  afectación  siempre  que  se  lleve  a  cabo  bajo  
condiciones  legalmente  establecidas.  
 
3.  Condiciones  de  legalidad  para  llevar  a  cabo  el  mismo:  a)  con  consentimiento  
de   la   persona;   o   b)   mediante   autorización   judicial   (art.   212   del   CPP).  
Excepcionalmente   la   ley   permite   que   se   efectúe   por   orden   fiscal   −siempre  
motivada17−,  si  bien  una  vez  practicada  deberá  ponerse  en  conocimiento  del  juez,  

17.   Este  precepto  reza:  «El  allanamiento  de  una  morada,  casa  o  lugar  en  que  viva  una  persona,  sólo  
podrá   efectuarse   previa   orden   escrita   del   órgano   jurisdiccional   competente.   Lo   dispuesto   en   el  
párrafo  anterior  no  será  aplicable  en  caso  de  flagrancia  o  cuando  la  medida  sea  necesaria  para  
impedir  la  comisión  de  un  delito,  para  evitar  la  fuga  de  un  delincuente  o  la  destrucción,  pérdida  u  
ocultamiento  de  las  pruebas  o  evidencias  con  miras  a  lograr  la  impunidad  de  los  responsables  y  
no   sea   posible   esperar   el   tiempo   necesario   para   solicitar   la   autorización.   En   estos   casos,   el  
Ministerio   Público,   una   vez   practicado   el   allanamiento   lo   pondrá   inmediatamente   en  
conocimiento  del  Juez  competente,  al  que  explicará  las  razones  que  lo  determinaron.  El  Juez,  por  
autor   motivado,   convalidará   o   anulará,   total   o   parcialmente,   lo   actuado.   En   lo   demás   se   estará   a  
lo  dispuesto  por  el  artículo  99  de  la  Constitución  de  la  República.  
  Quedarán  comprendidos  dentro  de  lo  dispuesto  en  el  párrafo  anterior,  los  casos  siguientes:  
1. Cuando   exista   noticia   fundada   de   que   una   persona   extraña   a   las   que   habitan   una   morada,  
casa,  lugar  en  que  viva  una  persona,  fue  vista  en  el  momento  en  que  se  introducía  a  esta  en  
circunstancias  inusuales;  

65
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

de   manera   inmediata,   debiendo   validarse   por   auto   judicialmente.   Se   recomienda  


en   estos   casos   que   intervengan   dos   testigos   mayores   de   edad   que   no   guarden  
vinculación  con  los  cuerpos  de  investigación.  
 
4.  Supone  la  entrada  en  casa  propia  o  ajena,  en  la  que  se  encuentra  la  persona  
que  va  a  ser  aprehendida  o  detenida.  
 
5.   En   cuanto   al   contenido   del   mandamiento   debe   estarse   a   lo   que   dispone   el  
artículo   213   del   CPP:   deberá   hacerse   constar   el   juez   que   ordena   y   el   asunto,   el  
lugar  o  lugares  a  registrar,  la  indicación  de  ser  registrados,  la  designación  del  juez  
ejecutor   (agentes   de   policía),   el   motivo   del   allanamiento   (personas,   objetos   a  
buscar,  y  diligencias  a  practicar),  la  fecha,  firma  y  sello.  
 
6.   Y   finalmente   habrá   que   completar   el   artículo   177   del   CPP   en   cuanto   al  
régimen   jurídico   del   allanamiento   mediante   la   remisión   al   procedimiento   que   se  
regula   en   el   artículo   214   del   CPP,   a   las   personas   que   pueden   participar   en   un  
allanamiento  (art.  215  del  CPP),  en  las  medidas  para  asegurar  la  eficacia  y  calidad  
de   los   registros   e   inspecciones   (art.   216   del   CPP),   en   los   depósitos   y   comisos   de  
cosas   y   documentos   amén   de   posibles   secuestros   (art.   217   del   CPP)   y   en   los  
objetos  que  pueden  secuestrarse  (art.  218  del  CPP).  
 
―  Cuando  es  la  Policía,  el  artículo  282  del  CPP  delimita  algunas  de  las  reglas  de  
actuación  que  van  a  conformar  la  manera  formal  en  que  la  misma  deberá  llevarse  a  
cabo,  y  especialmente  habrá  que  tener  en  cuenta:  
 
1.   Deberá   identificarse   en   el   momento   de   captura   como   agentes   de   la  
autoridad  para  lo  que  exhibirán  carnet  o  placa  de  acreditación.  
2.   Uso  de  la  fuerza  solo  cuando  sea  estrictamente  necesario  y  proporcionado.  
3.   Emplear  armas  solo  si  existe  riesgo  grave  inminente  o  racional  para  la  vida  
y   la   integridad   física   del   agente   o   terceras   personas;   temer   una   grave  
alteración  del  orden  público,  o  sea  necesario  para  evitar  la  comisión  de  un  
delito  y  no  existan  otros  medios  tan  eficaces  y  menos  peligrosos.  
4.   No  torturas,  tormentos  o  tratos  crueles,  inhumanos  o  degradantes.  
5.   No  presentar  a  los  detenidos  a  los  medios  de  comunicación.  
6.   Informar  de  los  derechos  a  los  detenidos.  
7.   Comunicar   la   detención   a   parientes   o   personas   relacionadas   con   el  
detenido.  
8.   Registrar  día,  hora,  y  lugar  de  detención.  
 
Los  mismos  límites  y  exigencias  de  autorización  de  la  persona  a  detener  o  de  la  
autoridad   judicial   se   exigirán   en   el   supuesto   de   detención   por   la   policía   en   el  

2. Cuando   la   persona   que   es   perseguida   para   su   captura,   entra   a   una   casa   habitada,   sea   propia  
o  ajena;  
3. Cuando   de   una   morada   se   oyen   voces   o   gritos   de   alarma   que   pongan   de   manifiesto   que   se  
está  cometiendo  un  delito  o  que  alguien  solicita  auxilio;  y,  
4. Cuando   el   allanamiento   se   haga   necesario   por   causa   de   incendio,   terremoto,   inundación,  
epidemia  u  otro  peligro  semejante.»  

66
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

supuesto   de   tener   que   efectuar   un   allanamiento   en   el   domicilio   o   lugar   de  


residencia  de  la  persona  que  va  a  ser  objeto  de  detención.  
 
La  razón  de  esta  delimitación  subjetiva  activa  se  basa  en  las  funciones  que  se  
desempeñan   en   el   modelo   de   persecución   penal   hondureño   desde   el   que,   por   un  
lado,  la  policía  ejerce  una  función  primordial  pero  cuya  capacidad  de  privación  de  
los   derechos   fundamentales   se   halla   netamente   restringida,   de   ahí   que   se   le  
atribuya  especialmente  la  operación  activa  en  las  privaciones  de  menor  entidad,  y  
por  otro,  la  fiscalía,  a  quien  se  le  otorga  un  enorme  protagonismo  en  la  persecución  
penal   y,   por   ende,   se   le   atribuye   una   mayor   facultad   incisiva   sobre   derechos  
fundamentales,  aun  cuando  en  ambos  casos  es  la  ley  la  que  marca  el  quién,  a  quién,  
cómo   y   en   qué   supuestos,   consecuencia   lógica   de   que   la   libertad   es   uno   de   los  
esenciales  derechos  fundamentales  de  toda  persona.  
 
En  segundo  lugar,  los  presupuestos  materiales  que  se  exigen  son:  
 
a.   El   fumus   boni   iuris,   que   se   halla   en   la   probable   responsabilidad   penal   del  
sujeto   detenido   (razones   para   creer   que   participó   en   la   comisión   de   un   delito   o  
cuanto  menos  se  halla  estrechamente  vinculado  a  la  comisión  del  mismo).  
 
b.   El   periculum   in   mora   consiste   aquí   en   el   riesgo   de   que   pueda   ocultarse,  
fugarse   o   ausentarse   del   lugar   u   obstaculizar   la   averiguación   de   la   verdad   (así,   por  
ejemplo,   en   el   supuesto   de   que   el   sujeto   hubiere   sido   citado   a   declarar   y   no  
compareciere   el   periculum   concurrirría)   o   que   hubiere   riesgo   de   que   se  
comuniquen   entre   sí   cuando   son   varios   los   posibles   sospechosos   y   modifiquen   o  
frustren  el  estado  de  las  cosas  y  con  ello  la  persecución  del  delito.  Condicionante  
previo   de   este   peligro   es   precisamente   la   necesidad   de   presencia   del   sujeto  
imputado  en  el  desarrollo  del  proceso.  
 
Igualmente   cabe   respecto   de   quienes,   no   hallándose   en   los   supuestos  
anteriores,   sean   terceros   no   afectados   procesalmente,   pero   deban   prestar  
declaración  y  se  nieguen  pese  a  citación  en  forma  (art.  176.3  del  CPP)    
 
 
3.  Consecuencias:  puesta  a  disposición  del  juez.  
Privación  de  libertad  máxima  de  24  horas  
 
La  medida  cautelar  de  detención  preventiva,  ordenada  por  el  fiscal,  no  se  agota  
en   sí   misma,   sino   que   es   instrumental.   Y   esa   instrumentalidad   se   manifiesta  
igualmente   en   la   necesidad   de   que   esta   detención   sea   puesta   sin   tardanza   en  
conocimiento   del   juez   competente   y   en   ningún   caso   podrá   exceder   de   veinticuatro  
horas   y   excepcionalmente   48   horas   cuando   se   trate   de   delitos   de   investigación  
compleja,   a   causa   de   la   multiplicidad   de   los   hechos   relacionados,   dificultad   en   la  
obtención  de  pruebas  o  por  el  elevado  numero  de  imputados  o  victimas  (…),  según  
disponen  los  artículos  71  de  la  CH  y  176,  285  del  CPP.  Es  por  ello,  en  consecuencia,  
que  habrá  que  tener  en  cuenta:  
 

67
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

1.   La   orden   de   detención   aun   cuando   es   de   competencia   del   fiscal   queda  


siempre  bajo  el  control  judicial.  
 
2.   Ese   control   no   se   refiere   tan   solo   a   una   mera   puesta   en   conocimiento   del  
juez   de   la   existencia   de   una   privación   de   libertad   sino   a   una   necesidad   de   que   el  
juez   valide   la   meritada   privación   de   libertad   para   la   afección   de   la   persona   a   la  
causa  penal.  
 
3.   Esa   validez   judicial   ofrece   garantías   de   que   las   cosas   se   han   hecho   bien   y   en  
consecuencia  que  frente  a  una  posible  reclamación  por  ilicitud  de  la  privación  de  
libertad   vía   hábeas   corpus   quedaría   enervada   como   consecuencia   de   ese   control  
judicial  de  la  misma.  
 
4.  Uno  de  los  elementos  esenciales  en  el  control  es  la  duración  de  la  privación  
de  libertad.  La  ley  exigía  en  el  texto  original  del  CPP  que  no  superara  la  detención  
las  24  horas.  Sin  embargo  la  reciente  reforma  del  CPP,  introducida  por  Decreto  No.  
74-­‐2013  de  8  de  mayo  de  2013,  publicado  en  el  Diario  Oficial  La  Gaceta  No.  33.301  
de   11   de   diciembre,   incorpora   un   añadido   al   texto   original   que   permite   la  
detención   hasta   cuarenta   y   ocho   horas   (48)   «en   aquellos   casos   en   los   que   se  
investiguen   delitos   de   investigación   compleja,   a   causa   de   la   multiplicidad   de   los  
hechos  relacionados,  dificultad  en  la  obtención  de  pruebas  o  por  el  elevado  número  
de  imputados  o  víctimas».    
 
Debemos  entender  que  la  regla  general  debe  ser  el  límite  de  las  24  horas  y  solo  
de   forma   excepcional   y   cuando   se   pueda   justificar   que   la   situación   es   alguna   de   las  
que   describe   el   legislador,   excepcionales   en   todo   caso   −investigación   compleja,  
basada  en  multiplicidad  de  hechos  con  relación,  conexos,  un  número  importante  de  
imputados,   sospechosos,   o   incluso   múltiples   víctimas,   o   bien   porque   existen  
dificultades   de   obtención   de   medios   de   prueba   por   la   situación   descrita−   la  
duración  puede  extenderse  hasta  48  horas.    
 
Por  tanto  toda  aquella  privación  de  libertad  que  ordene  el  fiscal  que  supere  las  
24   horas   con   carácter   general,   o   las   48   horas   en   los   supuestos   legalmente  
expuestos,   en   la   puesta   a   disposición   del   juez,   implicaría   una   privación   contra  
legem.   En   ningún   caso   se   trata   de   favorecer   que   se   agoten   las   24   o   las   48   horas,  
sino  que  se  deben  entender  siempre  como  límite  máximo.  
 
¿Por   qué   el   control   del   juez   respecto   de   la   orden   del   fiscal   de   detención  
preventiva?  La  respuesta  se  asienta  en  el  carácter  jurisdiccional  de  la  mayoría  de  
las   medidas   cautelares   y   ello   por   cuanto   en   éstas,   en   las   medidas   de   naturaleza  
personal,   se   está   disponiendo   una   privación   de   libertad,   aun   cuando   sea   breve,   y  
debe   ofrecerse   las   mayores   garantías   a   quien   la   ha   de   padecer.   Una   de   esas  
garantías   viene   determinada   legal,   constitucional   e   internacionalmente   por   el  
control  judicial  de  la  misma.  De  ahí  que  el  artículo  174  del  CPP  comience  diciendo  
que   «las   medidas   cautelares   personales   habrán   de   ser   dispuestas   por   el   órgano  
jurisdiccional  competente,  por  auto  motivado,  en  el  que  se  justificará  la  concurrencia  

68
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

de   los   presupuestos   legitimadores,   invocando   los   indicios   que   resulten   de   las  


investigaciones  realizadas».    
 
Y  será  el  juez  quien  lleve  a  cabo  el  control  de  la  privación  de  libertad  mediante  
una   resolución   motivada,   atendiendo   a   las   prescripciones   constitucionales   y  
legales,   en   virtud   del   cual   se   valide   la   privación   corta   y   se   decida   acerca   de   la  
situación   cautelar   del   sujeto   afectado,   ora   mediante   la   puesta   en   libertad   natural  
del  sujeto  imputado  aprehendido,  la  libertad  condicionada  por  el  establecimiento  
de   un   régimen   específico   que   en   el   Código   es   lo   que   se   regula   bajo   las   medidas  
sustitutivas  de  la  prisión  preventiva  y,  finalmente,  puede  optarse  por  continuar  la  
situación   de   privación   de   libertad,   pero   por   tiempo   mayor,   convirtiéndolo   así   en  
preso  preventivo.  

69
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  VII  
Estatuto  jurídico  del  privado  de  libertad  
cautelarmente  en  Honduras.  
Especial  referencia  al  Hábeas  Corpus  
 
 
 
 
La   primera   cuestión   que   debemos   plantearnos   es   si   efectivamente   existe   en  
Honduras  un  estatuto  jurídico  del  privado  de  libertad.  Quizás  como  premisa  en  el  
tratamiento   de   estas   personas   privadas   de   libertad   (aprehendida,   capturada   o  
detenida,  bajo  los  presupuestos  legalmente  establecidos)  deberá  tenerse  en  cuenta  
que  tras  la  privación  debe  o  bien  ponérsele  en  libertad  o  bien  entregar  la  persona  a  
la  autoridad  correspondiente.  
 
Ahora   bien,   no   existe   de   forma   explícita   en   el   ordenamiento   jurídico  
hondureño   lo   que   en   otros   países   ha   venido   denominándose   como   régimen  
jurídico   del   estatuto   del   privado   brevemente   de   libertad.   Ello   no   es   óbice   a   que,  
aun   cuando   sin   dicho   nombre,   la   existencia   de   normas   que   regulan,   establecen   y  
limitan   los   derechos   fundamentales,   y   especialmente   el   derecho   a   la   libertad,   y  
algunos   otros   derechos   fundamentales,   como   la   Constitución,   la   ley   de   justicia  
constitucional,  los  textos  internacionales  refrendados  por  Honduras  y  el  propio  del  
CPP,  permiten  sostener  sin  género  de  dudas  que  concurren  una  serie  de  garantías  
procesales  que  pueden  conformar  la  existencia  de  una  verdadero  estatuto  jurídico.  
El  respeto  a  estas  garantías  y  en  general  al  estatuto  jurídico  del  privado  de  libertad  
queda   protegido   por   la   posible   responsabilidad   en   la   que   pueden   incurrir   aquellos  
que  infringen  o  violan  estas  normas  que  conforman  el  estatuto  jurídico  del  privado  
de  libertad.  
   
 
1.  Garantías  procesales  del  privado  de  libertad  en  Honduras    
 
El   punto   de   partida   para   la   delimitación   de   estas   garantías   se   encuentra   en   los  
principios  conformadores  de  la  Constitución  hondureña,  a  saber:  
 
1.   El   derecho   a   la   libertad.   La   libertad   de   la   persona   es   inviolable   y   solo   con  
arreglo  a  las  leyes  podrá  ser  restringida  o  suspendida  temporalmente  (art.  69  de  la  
CH).  
 
2.   Ninguna   persona   puede   ser   detenida   ni   incomunicada   por   más   de  
veinticuatro  (24)  horas,  posteriores  a  su  detención,  sin  ser  puesta  en  libertad  o  a  la  
orden   de   autoridad   competente   para   iniciar   su   proceso   de   juzgamiento.  
Excepcionalmente  este  plazo  lo  extenderá  la  autoridad  competente  hasta  cuarenta  
y   ocho   (48)   horas,   cuando   se   trate   de   delitos   de   investigación   compleja,   a   causa   de  

70
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

la  multiplicidad  de  los  hechos  relacionados,  dificultad  en  la  obtención  de  pruebas  o  
por  el  elevado  número  de  imputados  o  víctimas.  
 
La   medida   de   excepcionalidad   debe   ser   desarrollada   en   el   código   procesal  
penal  (art.  71.I  y  II  de  la  CH).  
 
3.   La   detención   judicial   para   inquirir   no   podrá   exceder   de   seis   días   contados  
desde  el  momento  en  que  se  produzca  la  misma  (art.  71.III  de  la  CH).  
 
4.   El   derecho   de   defensa   es   inviolable.   Los   habitantes   de   la   República   tienen  
libre  acceso  a  los  tribunales  para  ejercitar  sus  acciones  en  la  forma  que  señalan  las  
leyes  (art.  82  de  la  CH).  
 
5.  Nadie  podrá  ser  arrestado  o  detenido  sino  en  virtud  de  mandato  escrito  de  
autoridad   competente,   expedido   con   las   formalidades   legales   y   por   motivo  
previamente   establecido   en   la   Ley.   No   obstante,   el   delincuente   in   fraganti   puede  
ser   aprehendido   por   cualquier   persona   para   el   único   efecto   de   entregarlo   a   la  
autoridad.   El   arrestado   o   detenido   debe   ser   informado   en   el   acto   y   con   toda  
claridad  de  sus  derechos  y  de  los  hechos  que  se  le  imputan,  y  además  la  autoridad  
debe   permitirle   comunicar   su   detención   a   un   pariente   o   persona   de   su   elección  
(art.  84  de  la  CH).  
 
6.   Ninguna   persona   puede   ser   detenida   o   presa   sino   en   los   lugares   que  
determine  la  ley  (art.  85  de  la  CH).  
 
7.  Toda  persona  sometida  a  juicio,  que  se  encuentre  detenida,  tiene  derecho  a  
permanecer  separada  de  quienes  hubieren  sido  condenados  por  sentencia  judicial  
(art.  86  de  la  CH).  
 
8.   No   se   ejercerá   violencia   ni   coacción   de   ninguna   clase   sobre   las   personas  
para  forzarlas  a  declarar.  Nadie  puede  ser  obligado  en  asunto  penal,  disciplinario  o  
de  policía,  a  declarar  contra  sí  mismo,  contra  su  cónyuge  o  compañero  de  hogar,  no  
contra   sus   parientes   dentro   del   cuarto   grado   de   consanguinidad   o   segundo   de  
afinidad  (art.  88  de  la  CH).  
 
9.  Toda  persona  es  inocente  mientras  no  se  haya  declarado  su  responsabilidad  
por  autoridad  competente  (art.  89  de  la  CH).  
 
10.   Nadie   puede   ser   juzgado   sino   por   juez   o   tribunal   competente   con   las  
formalidades,  derechos  y  garantías  que  la  Ley  establece  (art.  90  de  la  CH).  
 
11.   Solo   podrá   decretarse   auto   de   formal   procesamiento,   cuando   exista  
evidencia   probatoria   de   la   existencia   de   un   delito   e   indicios   racionales   de   que   el  
imputado   es   autor   o   cómplice.   En   la   misma   forma   se   hará   la   declaratoria   de   reo  
(art.  92  de  la  CH).  
 

71
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

12.  Aun  con  auto  de  prisión,  ninguna  persona  puede  ser  llevada  a  la  cárcel  ni  
detenida  en  ella,  si  otorga  caución  suficiente  de  conformidad  con  la  ley  (art.  93  de  
la  CH).  
 
13.   A   nadie   se   impondrá   pena   alguna   sin   haber   sido   oído   y   vencido   en   juicio,   y  
sin   que   le   haya   sido   impuesta   por   resolución   ejecutoriada   de   Juez   o   autoridad  
competente.   En   los   casos   de   apremio   y   otras   medidas   de   igual   naturaleza   en  
materia   civil   o   laboral,   así   como   en   los   de   multa   o   arresto   en   materia   de   policía,  
siempre  deberá  ser  oído  el  afectado  (art.  94).  
 
14.   Ninguna   persona   podrá   ser   detenida,   arrestada   o   presa   por   obligaciones  
que  no  provengan  de  delito  o  falta  (art.  98).  
 
15.  El  domicilio  es  inviolable.  Ningún  ingreso  o  registro  podrá  verificarse  sin  el  
consentimiento   de   la   persona   que   lo   habita   o   resolución   de   autoridad   competente.  
No  obstante,  puede  ser  allanado,  en  caso  de  urgencia,  para  impedir  la  comisión  o  
impunidad  de  delitos  o  evitar  daños  graves  a  la  persona  o  a  la  propiedad  (art.  99).  
 
 
2.  Estatuto  propio.  Significado  y  contenido  
 
Expuestos   estos   derechos   fundamentales   que   conforman   el   marco  
constitucional   esencial   de   la   privación   de   libertad   en   Honduras   hay   que   concluir,  
por  un  lado,  que  encontramos  el  reconocimiento  de  derechos  de  quien  es  privado  
de   libertad   en   el   momento   de   efectuarse   la   aprehensión,   captura   o   detención  
preventiva,   así   como   durante   el   transcurso   del   tiempo   en   que   ésta   dura,   y,   en  
segundo   lugar,   que   su   contenido   se   halla   claramente   inspirado   en   los   preceptos  
constitucionales  y  de  los  textos  internacionales.  
 
Desde   esta   premisa   es   posible   establecer   los   elementos   que   conforman   el  
estatuto  jurídico  del  privado  de  libertad  cautelarmente,  que  son:  
 
1.   Derecho   a   ser   informado   de   las   razones   motivadoras   de   su   privación   de  
libertad  así  como  de  todos  los  derechos  que  le  asisten  (art.  101  y  282  del  CPP).  
 2.  Derecho  a  la  asistencia  gratuita  de  un  intérprete,  si  desconoce  la  lengua,  es  
sordomudo  y  no  puede  darse  a  entender  por  escrito  (art.  101.9).  
 
 3.   Derecho   a   que   se   comunique   su   aprehensión,   captura   y   detención   a   un  
pariente  o  persona  de  su  elección  (arts.  101  y  282  del  CPP).  
 
4.  Derecho  a  ser  reconocido  por  un  médico  (art.  282.6).    
 
5.   Derecho   a   la   asistencia   de   abogado   (derecho   irrenunciable,   art.   15.III):  
manifestación   del   derecho   de   defensa   (art.   14,   15,   101.3   y   282   del   CPP).   Y,   en  
concreto,  para  delimitar  el  contenido  propio  de  este  derecho  de  defensa  podemos  
considerar  que  en  el  mismo  se  incluyen:  
 

72
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

• La  designación  de  abogado  por  el  detenido  (propio  o  de  oficio).  


• La  comunicación  al  abogado  de  la  designación.  
• La  entrevista  con  el  abogado  desde  el  inicio  de  su  detención,  incluso  en  la  
Policía  Nacional  y  antes  de  prestar  declaración  (art.  101.4).    
• Y  ya  más  concretamente  debe  tenerse  en  cuenta  que  como  contenido  de  la  
asistencia   del   abogado   se   incardinan:   a)   Hacer   valer   los   derechos   del  
detenido  o  arrestado,  garantizando  su  ejercicio  y  solicitando  constancia  de  
cuantos   hechos   o   circunstancias   puedan   favorecer   su   situación,   y   b)  
Asesorar  a  éste  técnicamente  para  orientar  su  defensa.  
 
6.   Derecho   a   abstenerse   de   declarar   sin   que   sea   considerado   en   su   contra   (o  
incluso  respecto  de  su  cónyuge  o  compañero  o  parientes),  y  que  si  toma  la  decisión  
de   hacerlo,   podrá   abstenerse   de   contestar   las   preguntas   que   desee   (   art.   228.   4   del  
CPP),  a  que  el  defensor  esté  presente  tanto  en  la  declaración  como  en  la  práctica  de  
cualquiera  diligencia.  
 
7.   Derecho   a   que   no   se   empleen   en   su   contra   medios   que   lastimen   su   dignidad  
personal,   a   no   ser   sometida   a   técnicas   o   métodos   que   alteren   su   capacidad   de  
conocimiento   y   comprensión   (malos   tratos,   amenazas,   violencia   corporal   o  
psíquica,  torturas,  psicofármacos,  hipnosis  y  polígrafo  o  detector  de  mentiras);  que  
no  se  empleen  medios  que  impidan  su  movilidad  durante  la  actuación  procesal,  a  
salvo  de  las  medidas  de  vigilancia  necesarias.  
 
8.  El  derecho  a  estar  presente  con  su  defensor  en  todos  los  actos  que  puedan  
reportar  prueba.  
 
9.  El  derecho  a  ser  puesto  en  libertad  o  a  disposición  de  autoridad  pertinente  
en  los  plazos  legalmente  establecidos  (arts.  175  y  176).  
 
10.  El  derecho  al  control  judicial  de  su  privación  de  libertad:  hábeas  corpus.  
 
 
3.  Referencia  especial  al  hábeas  corpus  
 
El  proceso  de  hábeas  corpus  se  convierte  en  una  manifestación  del  estatuto  de  
la   libertad   que   los   ciudadanos   poseemos   y   es   por   ello   que   responde   a   esa  
necesidad   de   reconocimiento   por   parte   de   los   estados   democráticos   de   la  
existencia  de  un  control  judicial  de  las  posibles  privaciones  de  libertad.  Así  puede  
afirmarse   que   estamos   ante   el   control   judicial   de   la   privación   de   libertad,   por  
exceso,   por   medios   empleados   etc,   e   implica   la   exhibición   judicial   del   privado   de  
libertad.  Es  una  acción  constitucional  de  amparo  por  vulneración  del  derecho  a  la  
libertad.  
 
La   razón   de   ser   o   fundamento   de   este   proceso   en   Honduras   se   encuentra   en   la  
misma   Constitución   de   la   República,   amén   de   en   la   Ley   sobre   Justicia  
Constitucional  de  30  de  agosto  de  2004.    
 

73
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

De   estos   textos   se   deriva   que,   por   un   lado,   existe   el   reconocimiento   del  


derecho   a   la   libertad   de   las   personas,   si   bien   ese   derecho,   que   es   fundamental,  
encuentra   límites   en   la   medida   en   que   la   misma   puede   producirse,   esto   es,   en   aras  
del   consabido   equilibrio   en   el   binomio   libertad-­‐seguridad   es   posible   que   se  
produzca  esa  limitación,  restricción  o  privación  de  libertad.  Proclamado  el  derecho  
a   la   libertad   como   fundamental   y   su   posible   afectación,   lo   que   el   legislador  
pretende   es   determinar   cuáles   son   las   condiciones   de   esa   afección   y   su   posible  
control.   Ese   control   puede   llevarse   a   cabo   por   vía   de   los   órganos   jurisdiccionales  
ordinarios  y  por  vía  de  amparo.  El  proceso  de  habeas  corpus  es  un  instrumento  de  
amparo   que   sirve   para   controlar   presupuestos,   condiciones   y   requisitos   de   esa  
intromisión  en  la  libertad.  
 
3.1.  SIGNIFICADO  Y  CARACTERÍSTICAS  DEL  HÁBEAS  CORPUS    
 
El   significado   de   la   institución   de   hábeas   corpus   no   es   otro   que   una   vía   de  
tutela   jurisdiccional   eficaz   y   rápida   frente   a   los   eventuales   supuestos   de  
detenciones  no  justificados  legalmente,  o  que  transcurren  en  condiciones  ilegales.  
Es  claramente  una  garantía  constitucional  del  control  de  la  libertad  y  sus  límites.  
De  ahí  que  se  deba  partir  de  lo  que  se  entiende  por  las  denominadas  privaciones  de  
libertad   ilegales   y   arbitrarias,   considerándose   como   tales   (art.   24   Ley   de   justicia  
constitucional):  
 
1. Toda   orden   verbal   de   prisión   o   arresto,   salvo   si   tiene   como   finalidad  
impedir   la   inminente   comisión   de   un   delito,   la   fuga   de   quienes   hayan  
participado  en  aquél  o  evitar  daños  graves  a  las  personas  o  a  la  propiedad.  
2. Toda  orden  de  prisión  o  arresto  que  no  emane  de  autoridad  competente  o  
que   haya   sido   expedida   sin   las   formalidades   legales   o   por   motivos   que   no  
hayan  sido  previamente  establecidos  en  la  ley.  
3. Toda  detención  o  arresto  que  no  se  cumpla  en  los  centros  destinados  para  
el  efecto  por  el  Estado.  
 
Y   a   partir   de   ellas,   considerar   qué   hacer   en   caso   de   que   estas   privaciones   de  
libertad  se  den  y  qué  cauces  ofrece  el  legislador  hondureño  frente  a  las  mismas.  
 
3.1.1.  Razón  de  ser  
 
Nos   hallamos   ante   unainstitución   que   consiste   en   una   comparecencia   del  
detenido  ante  el  Juez,  que  permite  al  ciudadano,  privado  de  libertad,  exponer  sus  
alegaciones   contra   las   causas   de   la   detención   o   las   condiciones   de   la   misma,   con   el  
fin  de  que  el  juez  se  pronuncie  acerca  de  la  conformidad  a  derecho  de  la  detención.    
Si   bien   se   trata   de   una   institución   de   origen   anglosajón,   cuenta   con  
antecedentes   en   el   Derecho   histórico   español,   el   denominado   “recurso   de  
manifestación   de   personas”   del   Reino   de   Aragón   (1428-­‐1552),   y   las   posibles  
remisiones   sobre   supuestos   de   detenciones   ilegales   del   Fuero   de   Vizcaya   y   otros  
ordenamientos   forales,   así   como   las   Constituciones   de   1869   y   1876,   que,   si   bien  
regulaban   esta   forma   de   tutela,   no   le   atribuían   denominación   específica   alguna.   En  
sus  orígenes  respondía  a  un  sistema  particularmente  idóneo  para  salvaguardar  la  

74
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

libertad   personal   ante   las   posibles   arbitrariedades   de   los   agentes   del   poder  
público.    
Es   especialmente   significativo   observar   que,   si   bien   en   el   artículo   5.4   del  
Convenio  Europeo  de  Derechos  Humanos  se  preveía  el  habeas  corpus,  cierto  es  que  
en  Europa  tan  sólo  Inglaterra  y  España  lo  han  desarrollado  en  sus  legislaciones.  
 
3.1.2.  Características  
 
El   proceso   de   hábeas   corpus   debe   configurarse   sobre   la   base   de   unos  
principios  que  permitan  con  agilidad  y  flexibilidad  otorgar  la  tutela  pretendida  al  
ciudadano.  Se  trata,  por  ello,  de  que  el  control  judicial  de  la  privación  de  la  libertad  
se  efectúe  de  manera  que  ofrezca  una  pronta  respuesta  a  la  tutela  pretendida,  sea  
ésta   en   términos   positivos   o   negativos.   De   ahí   que   las   características   de   este  
proceso  deben  ser:  
 
1)   Agilidad,   en   cuanto   procedimiento   extraordinariamente   rápido   que  
garantice   el   ejercicio   de   la   pretensión   de   amparo.   De   ahí   que   el   artículo   25   de   la  
Ley   de   justicia   constitucional18   regule   la   prioridad   en   la   sustanciación   de   la   acción,  
como  dispone  el  mismo  artículo  4.3  de  la  Ley  de  justicia  constitucional.  
 
2)  Sencillez  y  carencia  de  formalismos.  Si  la  pretensión  de  esta  institución  no  es  
otra  que  poner  de  manifiesto  la  posible  situación  indebida  o  ilegal  de  una  persona  
privada   o   limitada   de   su   derecho   a   la   libertad,   no   puede   configurarse   un  
instrumento   complejo,   lento,   lleno   de   formalismos   y   rebuscado,   sino   que   debe  
tratarse  de  un  cauce  sencillo,  ágil,  de  fácil  comprensión  y  carente  de  formalismos.  
 
3)  Generalidad.  Esta  nota  se  predica  esencialmente  respecto  de  los  sujetos,  en  
cuanto   pueden   plantear   la   demanda   de   habeas   corpus   tanto   la   persona   privada   o  
limitada  de  libertad  como  cualquiera  a  su  nombre;  y,  en  segundo  lugar,  esa  idea  de  
generalidad  debe  también  proyectarse  en  relación  con  los  sujetos  que  llevan  a  cabo  
la  limitación,  restricción  o  privación  de  libertad,  de  manera  que  ningún  particular  o  
agente   de   la   autoridad   pueda   sustraerse   al   control   judicial   de   la   legalidad   de   la  
detención   de   las   personas.   De   lo   contrario   se   estaría   vulnerando   las   garantías  
constitucionales  desde  criterios  privilegiados  claramente  rechazables.  
 
4)  Universalidad.  En  principio  debemos  entender  que  a  través  de  esta  acción  es  
posible   plantear   cualquier   privación   o   limitación   de   la   libertad,   venga   o   no  
vinculada  a  la  existencia  de  una  causa  penal,  aun  cuando  sea  especialmente  en  el  
ámbito  penal  desde  donde  más  posibilidades  existen.  
 

18.   Este  precepto  se  intitula  «De  la  prioridad  en  la  substanciación  de  la  acción  de  hábeas  corpus»  y  
reza  del  modo  siguiente:  «La  substanciación  de  la  acción  de  hábeas  corpus  se  hará  sin  pérdida  de  
tiempo,   por   lo   que   el   respectivo   órgano   jurisdiccional   pospondrá   cualquier   asunto   de   distinta  
naturaleza  de  que  estuviere  conociendo.  Adoptará  sin  tardanza,  asimismo,  las  medidas  necesarias  
para  la  averiguación  del  caso  y  para  proteger  la  libertad  o  la  seguridad  del  detenido  o  preso.  En  
caso  contrario,  se  le  juzgará  como  coautor  de  la  detención,  vejación  o  agravio.»  

75
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

5)   Gratuito.   Hay   que   entender   que   queda   libre   de   costas,   como   dispone   el  
artículo  16  de  la  Ley  de  justicia  constitucional.  
En  conclusión,  estamos  ante  un  verdadero  proceso,  diferente  del  proceso  penal  
en   el   que   o   en   relación   con   el   que   se   ha   efectuado   la   privación   de   libertad,   con  
naturaleza   constitucional,   referida   expresamente   a   la   incidencia   en   el   derecho  
fundamental   a   la   libertad,   con   naturaleza   de   control   de   este   derecho   por   su  
carácter  de  amparo  constitucional.  
 
3.2.  ELEMENTOS  SUBJETIVOS    
 
La  aplicabilidad  de  esta  institución  necesita  de  una  debida  configuración  de  los  
sujetos   que   pueden   intervenir   en   la   misma,   refiriéndonos   tanto   al   órgano  
competente   para   resolver   esta   petición   como   a   los   sujetos   legitimados   en   este  
proceso.  
 
Así,   por   un   lado,   se   determina   en   el   artículo   17   de   la   Ley   de   Justicia  
constitucional,   que   todos   los   titulares   de   los   órganos   jurisdiccionales,   en   el  
ejercicio  de  sus  respectivas  jurisdicciones  y  competencias,  serán  competentes  para  
conocer  de  esta  acción  de  hábeas  corpus.  Y  de  hecho  el  artículo  18  establece  que  el  
conocimiento   de   la   misma   no   es   rechazable,   de   manera   que   se   reconoce   la  
obligación   ineludible   de   proceder   de   inmediato   para   hacer   cesar   la   violación   a   la  
libertad   o   seguridad   personal,   pudiendo   los   titulares   de   los   órganos  
jurisdiccionales   que   dejaren   de   admitir   esta   acción,   en   responsabilidad   penal   y  
administrativa.  
 
Y   en   cuanto   a   quién   o   quiénes   son   las   personas   que   pueden   plantear   esta  
pretensión  de  control  judicial  de  la  privación  de  libertad  debe  entenderse  que  por  
ese  carácter  de  «generalidad»  a  que  antes  nos  referíamos,  puede  plantearse  por  la  
misma   persona   que   sufre   o   ha   sufrido   la   privación   de   libertad   así   como   por  
cualquier  otra  persona  que  no  sea  la  víctima  de  aquélla  −sea  o  no  pariente−  (art.  19  
de  la  LJC)  o  bien  incluso  es  posible  el  control  de  oficio  en  aquellos  casos  en  que  se  
tenga  conocimiento  de  la  posible  privación  de  libertad  ilegal.  Hay  que  entender  que  
el   ejercicio   de   esta   acción   puede   llevarse   a   cabo   por   hondureño   o   no   hondureño,  
esto   es,   puede   ejercitarse   por   persona   extranjera   que   se   encontrare   en   la   misma  
situación  de  limitación  o  violación  del  derecho  a  la  libertad.    
 
3.3.  PROCEDIMIENTO  
 
La   Ley   de   Justicia   constitucional   viene   a   establecer   las   líneas   generales   que  
deberemos   considerar   a   efectos   del   desarrollo   del   procedimiento   de   hábeas  
corpus:  
 
1.  Inicio  del  procedimiento.  Este  podrá  llevarse  a  cabo  de  oficio  o  a  petición  de  
cualquier   persona   sea   o   no   el   supuesto   ofendido   (art.   19   y   20   de   la   LJC).   Así,   se  
iniciará  de  oficio  cuando  «el  órgano  jurisdiccional  tenga  noticias  de  que  una  persona  
se   encuentra   ilegalmente   presa,   detenida   o   cohibida   de   cualquier   modo   en   el   goce   de  
su   libertad   personal,   o   cuando   en   su   detención   o   prisión   legal   se   le   estén   aplicando  

76
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

tormentos,   torturas,   tratos   crueles,   inhumanos   o   degradantes,   o   vejámenes   de  


cualquier   clase,   o   se   le   esté   haciendo   objeto   de   apremios   ilegales   o   de   coacción,  
restricción  o  molestia  innecesaria  para  su  seguridad  individual  o  para  el  orden  de  la  
prisión.»  
 
Existe,  sin  embargo,  en  la  Ley  de  Justicia  constitucional  un  supuesto  especial,  
regulado   en   su   artículo   23,   que   hace   referencia   a   la   obligación   de   denuncia   de  
alcaldes,   jefes,   encargados,   subalternos   de   un   establecimiento   o   lugar   donde   se  
encuentre  privada  de  libertad  la  persona,  lo  que  implica  el  reconocimiento  de  esa  
posibilidad  de  denuncia  oficial.  
 
En  todo  caso,  el  peticionario  expresará  en  la  solicitud  o  acción  los  hechos  que  
motivan  la  acción,  el  lugar,  real  o  probable,  en  que  se  encuentra  el  ofendido,  si  lo  
sabe,  y  la  autoridad  o  persona  a  quien  considere  culpable.  
 
2.   Legitimación   pasiva.   El   proceso   de   habeas   corpus   se   va   a   dirigir   contra   el   que  
realizó   la   violación   del   derecho   a   la   libertad   −si   se   conoce−   o   contra   el   superior  
jerárquico  de  la  dependencia  policial  respectiva  (art.  21  de  la  LCJ).  
 
3.  La  solicitud  de  inicio  del  procedimiento  será  oral  o  escrita,  sin  necesidad  de  
poder   ni   formalidad   alguna   y   gozará   de   prioridad   en   la   tramitación   en   cuanto   se   le  
ha  atribuido  carácter  de  tramitación  preferente  (art.  25  de  la  LJC).  
 
El  artículo  22  de  la  LJC  dispone:  
 
Si   la   acción   de   exhibición   personal   no   se   solicitare   por   escrito,   el   órgano   jurisdiccional  
levantará   acta   en   la   que   dejará   constancia   del   lugar   y   de   la   fecha,   del   nombre   y   apellidos   del  
solicitante,  del  medio  empleado  para  su  formulación,  así  como  de  la  fecha  y  hora  de  la  solicitud,  
del   nombre   y   apellidos   de   la   persona   detenida   o   agraviada,   lugar   en   que   se   encuentra   real   o  
presuntamente,   los   hechos   que   motivaron   la   detención   o   prisión   y,   en   general,   los   demás   datos  
que   sobre   el   hecho   haya   suministrado   el   interesado,   y   si   fuere   necesario   en   el   mismo   acto   se   hará  
consignar   el   nombramiento   del   juez   ejecutor.   Si   el   actor   no   puede   o   no   sabe   escribir,   se   dejará  
constancia  de  ello  en  el  acta.  
 
4.   En   cuanto   al   plazo   para   poder   ejercitar   esta   acción   de   habeas   corpus   hay   que  
entender,  según  dispone  el  artículo  16  de  la  LJC,  que  podrá  efectuarse  en  cualquier  
día  y  hora  (hábil  o  inhábil).  
 
5.   Desarrollo   del   procedimiento.   Recibida   la   acción,   el   titular   del   órgano  
jurisdiccional   o   del   juez   ejecutor   de   la   acción   ordenará,   mediante   auto,   según  
dispone  el  artículo  26  LJC,  la  inmediata  exhibición  del  detenido  o  preso,   mediante  
auto,   ante   el   funcionario   que   se   designe   y   éste   al   alcaide,   jefe,   encargado   o  
subalterno,   o   a   la   persona   presuntamente   responsable,   que   presente   al   ofendido,  
así  como  el  original  o  copia  de  la  orden  de  detención  y  que  rinda  informe  detallado  
de  los  hechos  que  la  motivaron;  todo  lo  cual  deberá  cumplir  dentro  de  un  plazo  que  
no  exceda  las  24  horas.  
 
Este  informe  deberá  contener,  por  lo  menos,  lo  siguiente:    
 

77
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

1)   Autoridad   o   persona   que   ordenó   la   detención   ó   vejación   y   el   nombre   y  


apellidos   de   quienes   ejecutaren   el   correspondiente   acto,   con   indicación   de  
la  fecha  y  circunstancias  del  mismo;    
2)   Las   causas   que   motivaron   la   detención   o   la   conducta   denunciada   y   las  
circunstancias  y  fechas  en  que  tuvieron  lugar;    
3)   Indicación   de   si   el   detenido   o   preso   ha   estado   únicamente   bajo   su  
inmediata   custodia   o   si   fue   transferido   de   otro   centro   de   reclusión   o  
detención,   en   cuyo   caso   indicará   el   nombre   de   éste,   la   fecha   en   que   tuvo  
lugar   el   traslado,   el   estado   físico   del   agraviado   en   dicho   momento   y   el  
motivo  de  la  transferencia;  y,    
4)   Firma  y  sello  del  servidor  público  o  persona  que  rinde  el  informe.    
 
En   el   auto   de   admisión   se   ordenará,   asimismo,   no   ejecutar   acto   alguno   que  
pueda   dar   como   resultado   un   cambio   en   las   condiciones   en   que   se   encuentra   el  
detenido   o   preso,   salvo   si   ello   es   necesario   para   preservar   su   vida,   su   salud   y   su  
integridad  física  o  mental.  
 
Si   el   informe   no   se   rinde   en   el   término   señalado,   se   tendrán   por   ciertos   los  
hechos   invocados   por   el   demandante   o   solicitante   y,   si   procede   en   derecho,   se  
declarará  con  lugar  la  exhibición  pedida.  
 
El   auto   de   admisión   de   la   demanda   de   exhibición   también   se   notificará   al  
Ministerio  Público,  para  el  cumplimiento  de  los  deberes  de  su  cargo.  La  ausencia  de  
apersonamiento   del   Ministerio   Público   no   impedirá   la   tramitación   y   resolución   del  
recurso.  
 
La   exhibición   del   agraviado   es   obligatoria,   en   los   términos   que   establece   el  
artículo  27  LJC:  
 
Si   no   se   exhibe   a   la   persona   detenida   o   presa,   el   funcionario   o   empleado   responsable   será  
destituido  y  el  órgano  jurisdiccional  ordenará  su  detención  y  lo  pondrá  sin  tardanza  a  la  orden  de  
la  autoridad  competente  para  que  lo  encause  con  base  en  lo  dispuesto  en  la  legislación  penal;  y  
ordenará,  asimismo,  la  libertad  del  detenido  o  preso,  si  ello  procede  de  conformidad  con  la  ley.    
Si   la   no   exhibición   obedece   al   propósito   de   ocultar   al   detenido   o   preso,   bien   sea   en   el   mismo  
establecimiento   o   en   cualesquiera   otros,   se   estará   a   lo   dispuesto   en   el   párrafo   anterior   y   el   delito  
se  sancionará  con  la  pena  máxima  aplicable  al  secuestro.  
Si   la   no   exhibición   se   debe   a   que   la   autoridad   o   persona   ya   no   tiene   bajo   su   custodia   al  
detenido  o  preso  porque  fue  trasladado  a  otro  lugar  o  establecimiento,  dicha  persona  o  autoridad  
conducirá   al   ejecutor   al   lugar   o   establecimiento   en   que   se   encuentra   el   detenido   o   preso,   o   al   que  
fue  trasladado.  
 
El  legislador  ha  querido  regular  igualmente  el  supuesto  de  la  acción  sin  previo  
aviso,   a   saber,   cuando   la   exhibición   personal   se   practica   sin   previo   aviso   a   la  
autoridad  o  persona  alguna.  Así,  el  artículo  28  de  la  LJC  dispone  que,  la  exhibición  
personal   se   practicará   en   el   lugar   en   que   se   encuentre   el   detenido   o   preso,  
notificando   el   auto   de   exhibición   al   Jefe   del   establecimiento   o   a   quien   haga   sus  
veces,  quien  deberá  presentar  de  inmediato  a  la  persona  agraviada  y  entregarle  sin  
tardanza   al   ejecutor,   el   informe   y   antecedentes   del   caso.   Mientras   resuelve   lo  
pertinente,   el   órgano   jurisdiccional   adoptará   las   medidas   de   seguridad   que   crea  

78
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

oportunas   para   proteger   al   detenido   o   preso.   Tales   medidas   deberán   ser  


cumplidas,  sin  pretexto  alguno,  por  las  correspondientes  autoridades.  
 
El  ejecutor  tendrá  libre  acceso  a  todas  las  dependencias  del  lugar  de  detención,  
en  días  u  horas  hábiles  o  inhábiles  y  deberá  hacer  las  pesquisas  o  interrogatorios  
que  estime  oportunos.  
 
Si   la   autoridad   o   persona   requerida   negare   haber   restringido   la   libertad   del  
beneficiario   del   recurso   de   hábeas   corpus,   el   tribunal   deberá   ordenar   todas   las  
medidas   pertinentes   para   lograr   la   ubicación   del   mismo,   reservando   las  
actuaciones  hasta  que  la  persona  aparezca  o  sea  encontrada  (art.  29  de  la  LJC).  
 
La   Ley   de   Justicia   constitucional   ha   venido   a   recoger   cuantas   posibilidades   se  
pueden  plantear  a  lo  largo  de  este  procedimiento,  fijando  los  deberes  del  juez  de  
garantías   y   las   respuestas   que   puede   dar   frente   a   supuestos   de   privación   de  
libertad,   sean   éstas   lícitas   o   sean   ilícitas,   pudiendo   en   cualquier   momento   del  
trámite   procedimental   y   sin   formalidad   alguna,   ordenar   la   comparecencia   de   los  
testigos,  peritos  o  expertos  que  considere  necesarios  para  el  esclarecimiento  de  los  
hechos,  así  como  recabar  cualquier  otra  clase  de  información  (art.  33  de  la  LJC).  En  
todo   caso   podrá   recabar   auxilio   de   la   fuerza   pública   en   los   términos   que   se  
establecen  en  el  artículo  35  Ley  de  Justicia  constitucional.  
 
Habrá  que  levantar,  en  todo  caso,  en  la  audiencia  de  la  exhibición  acta  en  la  que  
se  asentarán  todas  las  incidencias  que  en  ella  ocurran.  
 
6.  Terminación  del  proceso.  Los  artículos  37,  38  y  39  regulan  la  sentencia  que  va  
a  dictarse,  dentro  de  los  tres  días  siguientes,  finalizado  el  procedimiento  de  habeas  
corpus,  según  ésta  fuere  estimatoria  o  desestimatoria  de  la  acción.  El  contenido  de  
esta  sentencia  podrá  consistir:  
 
a) Estimación   de   la   pretensión:   en   este   caso   declarará   la   puesta   en   libertad  
del   privado,   limitado   o   restringido   de   este   derecho,   lo   que   significa   tanto  
como   el   reconocimiento   de   la   indebida   situación   de   privación   de   libertad  
de   quien   la   ha   padecido;   e   igualmente   la   cesación   de   las   restricciones,  
vejámenes,   tratos   crueles,   inhumanos   o   degradantes,   amenazas,   apremios  
ilegales   o   de   cualquier   otra   coacción,   restricción   o   molestia   innecesaria  
para   la   seguridad   individual   o   para   el   orden   de   la   prisión   y   pondrá   los  
hechos   en   conocimiento   del   MP   para   el   ejercicio   de   la   acción   penal  
correspondiente,   en   cuanto   se   podrá   generar   responsabilidad   de   quienes  
llevaron  a  cabo  la  privación  de  libertad.  
b) Desestimación   de   la   pretensión,   declarando   no   haber   lugar   a   la   misma   (art.  
37).  En  este  caso,  se  está  ratificando  que  la  privación  de  libertad  se  llevó  a  
cabo   de   forma   correcta,   con   el   debido   respeto   a   los   parámetros   legalmente  
establecidos.  
 

79
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

El   artículo   39.III   establece   que   la   resolución   que   se   dicte   tendrá   carácter   de  


sentencia   definitiva,   una   vez   haya   podido   ser   revisada,   en   su   caso,   por   la   Sala   de   lo  
Constitucional.  

80
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  VIII  
Prisión  preventiva  
 
 
 
 
La   prisión   preventiva   es   la   medida   cautelar   personal   más   gravosa   del  
ordenamiento   jurídico,   por   suponer   una   privación   de   libertad   del   sujeto   que   la  
padece,   siendo   su   función   la   de   evitar   el   riesgo   de   fuga   del   imputado   y   con   él,   la  
efectividad  del  desarrollo  del  proceso  y  la  ejecución  de  la  sentencia.  Y,  a  pesar  de  
esta  afirmación,  los  legisladores  han  utilizado  en  muchos  momentos  históricos  esta  
institución   con   fines   diversos   de   los   estrictamente   cautelares,   convirtiendo   a   la  
misma   en   una   medida   de   aseguramiento,   de   prevención,   ya   sea   general   o   ya  
especial.  
 
En   todo   caso,   de   una   cuestión   previa   se   debe   partir:   en   la   adopción   de   las  
medidas   cautelares   personales   se   hace   necesaria   una   ponderación   de   los   intereses  
en  juego,  que  son  el  derecho  a  la  libertad  de  todo  ciudadano  y  a  su  presunción  de  
inocencia,   constitucionalmente   reconocidos,   y   el   derecho   de   la   sociedad   a  
mantener   el   orden   y   la   seguridad   para   la   convivencia   pacífica,   convirtiéndose   así  
en   lo   que   PISAPIA   definía   como   el   termómetro   que   mide   la   ideología   de   cada  
período   histórico,   según   el   cual   uno   u   otro   de   los   derechos   delimitados   (con  
preferencia   en   el   interés   individual   del   imputado   o   en   los   derechos   de   la   sociedad)  
ha   tenido   primacía,   de   ahí   que   las   restricciones   a   los   derechos   constitucionales  
reconocidos   de   libertad   y   de   proceso   con   todas   las   garantías   así   como   a   la  
presunción  de  inocencia,  deben  ser  excepcionales  y,  en  todo  caso,  condicionadas  a  
la  justificación  de  las  mismas.  
 
Si   la   libertad   del   ciudadano   es   derecho   universalmente   reconocido,   y   si  
mundialmente  se  establece  que  existen  supuestos  en  que  será  posible  la  limitación  
o   restricción   de   la   libertad,   estos   supuestos   deberán   estar   preestablecidos   al  
momento  en  que  se  pretenda  su  limitación,  restricción  o  privación,  de  modo  que  la  
misma  debe:  1)  estar  predeterminada  por  ley;  2)  estar  justificada  en  la  ley  el  fin  de  
la   privación;   3)   estar   predeterminados   legalmente   los   presupuestos,   condiciones   y  
elementos   necesarios   que   deben   concurrir   para   que   pueda   producirse   la   citada  
privación.   En   consecuencia,   y   dado   que   la   prisión   preventiva   es   la   medida   cautelar  
de   mayor   efectividad   para   el   cumplimiento   de   los   fines   del   proceso,   además   de   ser  
la  más  gravosa  de  todas  ellas,  y  dada  la  incidencia  en  la  libertad  del  sujeto  que  la  
padece  y  en  su  derecho  a  la  presunción  de  inocencia,  se  exige  que  deba  fundarse  en  
la  legalidad  y  en  la  regularidad.  
 
Es   por   ello   necesario   que   desde   el   derecho   interno   se   establezcan   los  
elementos   configuradores   para   su   adopción:   presupuestos   de   adopción   y   de  
mantenimiento,  límites,  fines,  sujetos,  procedimiento,  efectos,  etc.  
 
Para  el  desarrollo  y  concreción  de  todos  estos  elementos  en  Honduras,  hay  que  
estar  a  su  regulación  en  el  Código  Procesal  Penal,  que  ha  dedicado  un  importante  

81
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

número   de   preceptos   al   estudio   de   la   misma,   muy   probablemente   por   ser   la   más  


importante   de   las   medidas   cautelares,   tanto   por   las   consecuencias   jurídicas   que  
sufre   quien   la   padece   como   por   la   eficacia   que   comporta   la   misma.   Desde   ese  
prisma,  complejo,  difícil  y  extraño  que  permite  la  privación  de  libertad  y,  a  la  vez,  
exige  el  respeto  debido  a  la  garantía  constitucional  de  la  presunción  de  inocencia,  
debe  afrontarse  el  estudio  de  la  prisión  preventiva.  
 
Desgraciadamente,   la   práctica   penitenciaria   ha   venido   demostrando   que   la  
prisión   preventiva   se   ha   venido   convirtiendo   en   una   pena   anticipada,   y   con   ello   en  
una   medida   represora   y   limitadora   de   los   más   elementales   derechos  
fundamentales   reconocidos   constitucionalmente.   Es   por   ello   curioso   observar   que,  
por   ejemplo   en   España,   fueron   los   penitenciaristas   los   que   lanzaron   una   dura  
crítica   a   la   prisión   preventiva,   abogando   por   su   desaparición   o   reducción   a   los  
supuestos  excepcionales,  argumentando:  
 
1.   Esta   medida   impide   efectuar   sobre   el   interno   preventivo   una   labor  
resocializadora,   ya   que,   desde   el   punto   de   vista   jurídico,   no   es   posible  
efectuar  intervenciones  de  este  tipo  sobre  el  sujeto  aún  no  condenado.  
2.   La   prisión   preventiva   supone   el   grave   peligro   que   conlleva   el   contagio  
criminal,   en   el   sentido   de   que   el   preso   preventivo   se   encuentra   ante   sí   con  
una   realidad   semejante,   si   no   la   misma,   que   la   realizada   por   el   ya  
condenado  o,  al  menos,  vive  bajo  las  mismas  condiciones  que  aquél.  
3.   La   convivencia   común   de   presos   preventivos   con   los   condenados   ha  
venido   a   suponer   un   aumento   notable   de   la   población   reclusa,   hasta   el  
extremo   de   traer   como   resultado,   un   mayor   gasto   económico   por   parte   de  
la   Administración   Penitenciaria,   ya   que,   para   ello,   se   necesitan   mayores  
instalaciones,   mayor   número   de   personal,   más   costes   referidos   a  
alimentación...Y   provoca   lo   que   tanto   se   ha   pretendido   combatir   en  
Alemania,   la   superpoblación   carcelaria,   que   lleva,   en   suma,   a   condiciones  
infrahumanas  de  vida  carcelaria.  
4.   La   prisión   preventiva   produce   los   mismos   efectos   nocivos,   perniciosos   y  
estigmatizantes,   tanto   síquica   como   materialmente,   que   produce   la   pena  
misma.  
 
Si   se   tiene   en   cuenta   que   la   prisión   es   un   mundo   distinto,   limitador   de   todo,  
donde  los  presos  se  ven  obligados  a  cambiar  su  forma  de  vida,  sus  hábitos,  a  vivir  
en   un   ámbito   reducido   de   espacio,   aglomerado   en   celdas   donde   la   intimidad   es  
imposible,   con   un   clima   de   tensiones,   riñas,   agresiones   y   conflictos   dentro   de   la  
prisión...   se   comprende   por   qué   algún   autor   habla   de   la   psicosis   carcelaria,   en  
cuanto   no   solo   cuenta   el   tiempo   cronológico   sino   también   un   “tiempo   psicológico”,  
produciéndose   una   auténtica   deformación   de   la   personalidad,   conocida   con   el  
nombre   de   «prisionización».   No   debe   olvidarse   que   la   prisión   preventiva   supone   la  
separación  brusca  y  radical  del  núcleo  familiar,  del  núcleo  profesional  y  del  ámbito  
de   amistad   que   le   es   propio;   a   través   de   esta   medida   se   producen   una   serie   de  
daños   morales   y   económicos   relevantes,   de   difícil   sustitución,   si   no   imposible,   el  
desprestigio,  la  estigmatización  del  preso  preventivo  que  la  sufre.  
 

82
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Las   consecuencias   psicológicas   negativas   del   preventivo   pueden   ser  


efectivamente   graves,   ya   que   la   prisión   constituye   un   factor   eminentemente  
criminógeno.   Las   tensiones,   la   holgazanería,   el   contacto   con   delincuentes  
profesionales,  los  problemas  de  sexualidad  reprimida,  la  homosexualidad,  el  tráfico  
de   drogas,   la   violencia,   entre   otras,   determinan   lentamente   que   el   preventivo   se  
acostumbre  a  pensar  que  la  única  salida  de  su  vida  está  en  la  delincuencia,  es  decir,  
en   la   oposición   a   un   sistema   social   que   condena   a   los   hombres   a   la  
despersonalización.  
 
De   ahí   que,   por   un   lado   la   doctrina   alemana   (PETERS,   BINSWANGER19,  
BRANDENBERGER,   DÜNKEL20,  entre  otros)  y  los  Institutos  específicos  españoles21,  por  
otra  parte,  se  hayan  preocupado  por  poner  de  relieve  los  aspectos  negativos  de  la  
misma,   citándose   como   caracteres   del   interno   preventivo:   la   ansiedad,   la  
desmoralización,   el   abandono,   la   degradación,   la   posible   habituación   al  
internamiento,   la   deshabituación   laboral,   la   influencia   perniciosa   por   el   contacto  
con  los  delincuentes,  el  descubrimiento  del  mundo  delictivo,  la  despersonalización,  
sentimiento   solidario   entre   los   presos,   perturbaciones   sexuales,   pérdida   del  
trabajo   habitual,   desconexión   familiar,   sentimiento   de   rencor   y   agresividad,  
desmitificación  de  la  ley,  entre  otros.  
 
Es   por   todo   ello   por   lo   que   se   pone   de   manifiesto   que   la   prisión   preventiva  
tiene   todos   los   inconvenientes   de   la   pena   privativa   de   libertad   y   ninguna   de   sus  
ventajas,   exigiéndose,   a   tal   respecto,   la   introducción   en   las   legislaciones   modernas,  
respetuosas   de   los   derechos   del   hombre,   una   reducción   a   lo   estrictamente  
imprescindible   cuanta   privación   de   libertad   sea   meramente   cautelar,   tratando   de  
paliar   la   misma   mediante   la   adopción   de   otras   medidas   sustitutivas   a   la   prisión  
preventiva.  
 
No   obstante,   la   mera   declaración   programática   de   la   excepcionalidad   de   la  
misma  no  basta  como  garantía  de  cuanto  decimos,  no  basta  con  la  declaración  del  
debido   respeto   al   principio   de   presunción   de   inocencia,   sino   que   se   hace   necesario  
reducir  la  población  preventiva  en  estos  establecimientos,  lo  que  permitirá  otorgar  
un  tratamiento  penitenciario  diferente  al  que  tiene  atribuida  en  aquellos  sistemas  
en  que  conviven  con  los  penados  sin  distinción  alguna,  y  sin  sus  beneficios  empero  
con   muchos   perjuicios.   Hace   falta,   a   tal   respecto,   la   incardinación   en   las  
legislaciones   de   un   capítulo   de   medidas   sustitutivas-­‐alternativas   a   la   prisión  
preventiva,  situación  ésta  que  sí  encontró  acomodo  en  el  texto  original  del  Código  

19.   Fue   uno   de   los   autores   del   denominado   pensamiento   psiquiátrico-­‐fenomenológico.   Nació   en  
1881   y   falleció   en   1966,   médico,   psiquiatra,   doctorado   con   Jung,   y   estrechó   grandes   lazos   de  
amistad   con   Freud,   siendo   director   del   Sanatorio   de   Kreuzlingen,   lo   que   le   ofreció   elementos  
suficientes  para  posicionarse  en  torno  a  estas  cuestiones  que  afectan  a  los  privados  de  libertad,  
sea  en  internamientos  psiquiátricos  o  sea  en  cárceles.  
20.   DÜNKEL,  F.,  «Alternativen  zur  Freiheisstrafre  im  europäischen  Vergleich»,  en  la  obra  de  Ortner,  
H.  (hersausgeber),  Freiheit  statt  Strafe,  2,  Tübingen,  1986,  págs.  147  y  ss.    
21.   Especialmente  importante  fue  la  obra  de  Antonio  BERISTAIN  en  general,  destacando,  entre  otras,  
Cárceles  de  mañana.  Reforma  penitenciaria  en  el  tercer  milenio,  Instituto  Vasco  de  Criminología,  
San  Sebastián,  1996,  180  págs.  (compilador).  

83
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Procesal   Penal,   aun   cuando   las   reformas   posteriores,   y   especialmente   las   últimas  
de   2013   al   CPP,   han   introducido   matices   a   la   regulación   de   la   prisión   preventiva  
que  van  a  afectar  a  algunos  de  los  postulados  iniciales  y  esenciales  en  un  modelo  
garantista,  en  cuanto  convierten  la  prisión  preventiva  en  la  primera  y  esencial  de  
las  medidas  cautelares  y  las  sustitutivas  como  algo  que  no  se  desconoce  pero  se  va  
convirtiendo   en   la   práctica   en   residual.   Esta   evolución   es   altamente   peligrosa   al  
invertir   un   modelo   garantista   en   un   modelo   represivo   o   si   se   quiere   con  
predominio  de  la  seguridad  sobre  la  libertad.  
 
1.  Características  
 
La   configuración   de   esta   medida   en   el   marco   del   proceso   penal   debe   ofrecernos  
las   notas   que   sirvan   para   diferenciar   la   misma   de   otras   instituciones   que   pueden  
ser   no   procesales,   o   procesales   pero   no   cautelares.   No   en   vano,   y   como  
apuntábamos  supra,  ha  sido  una  medida  “política”  o  si  se  quiere,  una  medida  que  
ha   sido   empleada   como   arma   a   favor   de   la   seguridad   y   el   control   y,   por   ende,   en  
aminoración  de  las  libertades.  
 
Es   por   ello   que,   antes   de   pasar   a   analizar   su   régimen   jurídico   propio   y   los  
presupuestos  legalmente  establecidos,  vamos  a  determinar  las  características  que  
se  predican  de  la  misma,  que  son:  
 
1.1.  MEDIDA  CAUTELAR  
 
La   calificación   de   la   misma   como   medida   cautelar   nos   lleva   a   atribuirle   las  
siguientes  notas  definitorias  de  la  misma:  
 
 1.  La  instrumentalidad,  pues  su  adopción  depende  de  la  concurrencia  de  una  
posible   imputación.   En   consecuencia,   su   finalidad   no   es   otra   que   garantizar   la  
persona  del  imputado  en  la  tramitación  del  proceso  y  en  el  eficaz  desarrollo  de  la  
ejecución.   Obviamente   en   este   caso   es   necesario   que   exista   imputación   de   la  
persona  a  la  que  se  somete  a  este  régimen  cautelar.  
 
2.   La   provisionalidad   y   variabilidad,   en   cuanto   se   trata   de   una   decisión   que  
puede   ser   revisada   en   cualquier   momento   del   procedimiento,   y   de   hecho   los  
presupuestos  que  concurren  para  justificar  los  riesgos  que  comporta  el  esperar  el  
juicio  en  libertad  pueden  no  ser  suficientes  para  mantener  la  prisión  preventiva,  de  
modo   que   los   elementos   condicionantes   de   su   existencia   pueden   quedar  
desdibujados  e  incluso  desaparecer  o  acentuarse  con  el  paso  del  tiempo.  
 
3.  Temporalidad,  dado  que  su  duración  viene  condicionada  al  cumplimiento  
de   unos   plazos   o   a   la   desaparición   de   la   concurrencia   de   los   presupuestos   que   la  
fundamentaron   en   su   inicial   decisión.   Cierto   es   que   la   naturaleza   cautelar   choca  
con   la   configuración   de   unos   plazos,   en   cuanto   la   función   garantista   debería   poder  
cumplirse   en   tanto   en   cuanto   fuere   necesario   por   el   mantenimiento   de   los  
presupuestos   que   la   condicionaron,   si   bien   la   duración   excesiva   de   la   prisión  
preventiva  ha  motivado  una  constante  protesta  en  el  mundo  internacional,  en  los  

84
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

sectores  de  protección  de  los  derechos  humanos,  que  ha  provocado  una  exigencia  
de   limitación   temporal   de   la   misma.   Y   es,   por   esta   razón,   que   los   Estados   han  
configurado   plazos   en   la   duración   de   la   prisión   provisional,   más   o   menos   largos,  
pero   a   la   postre   referidos   a   diversos   criterios   legales.   Y   en   este   sentido   se   ha  
pronunciado  también  el  legislador  hondureño  en  el  artículo  181  del  CPP.  
 
4.   Jurisdiccionalidad,   ya   que   se   trata   de   una   medida   cautelar   que   tan   sólo  
puede   ser   adoptada   por   el   juez,   lo   que   no   excluye   en   absoluto   la   petición   de   la  
medida  por  las  partes  acusadoras22.  
 
1.2.  MEDIDA  CAUTELAR  PERSONAL  
 
Esta   medida   incide   sobre   la   persona   que   la   padece.   En   tal   sentido   la   incidencia  
de   esta   medida   se   efectúa   en   determinados   derechos   de   la   persona,  
fundamentalmente   el   derecho   a   la   libertad,   y   el   principio   de   presunción   de  
inocencia,  ambos  expresamente  contemplados  en  la  Constitución  y  en  el  capítulo  I  
del  Libro  I  del  Código.    
 
 
1.3.  MEDIDA  CAUTELAR  EXCEPCIONAL    
 
Se  trata  de  una  medida  excepcional,  frente  a  la  situación  normal  de  esperar  el  
juicio  en  estado  de  libertad,  o  en  su  caso  mediante  la  restricción  de  la  libertad  en  
cualquiera   de   sus   manifestaciones   que   no   comporte   la   privación   de   la   misma.  
Queda   reflejado   en   el   articulado   del   Código   esta   característica   de   la   medida   de  
prisión   preventiva   en   cuanto,   por   un   lado,   se   ha   querido   regular   de   forma  
minuciosa   cuándo   y   cómo   adoptarla,   mediante   la   configuración   de   los  
presupuestos   que   la   avalan,   y,   por   otro,   se   ha   querido   igualmente   regular   los  
supuestos  de  prohibición  de  la  prisión  preventiva  (art.  182  del  CPP),  los  casos  en  
que   no   podrá   decretarse   la   misma   (art.   183   del   CPP)   y   los   supuestos   que   permiten  
y   abogan   por   la   sustitución   de   la   prisión   preventiva   por   una   medida   de   menor  
gravedad,  con  las  excepciones  incorporadas  en  todo  caso  (art.  184  del  CPP)23.  
 
 
2.  Finalidad  y  presupuestos  
 
La   tarea   del   legislador   en   la   conformación   de   la   prisión   preventiva   es   esencial,  
y   ello   por   cuanto   para   entender   constitucionalmente   válida   esta   institución,   en  
cuanto   privadora   de   un   derecho   fundamental   −el   de   la   libertad−   se   necesita   el  

22.   Repárese  que  cuando  el  legislador  en  Honduras  establece  en  el  artículo  173.II  que  el  Ministerio  
Público,   en   caso   de   urgente   necesidad,   podrá   adoptar   una   o   más   medidas   cautelares   sin  
autorización   judicial,   no   se   incluye   entre   las   posibles   la   prisión   preventiva,   precisamente   por  
ser   considerada   como   la   más   gravosa   y   como   tal   exige   el   control   y   la   decisión   judicial   como  
garantía  de  la  misma.  
23.   Sobre   la   naturaleza   de   la   prisión   preventiva   y   la   necesidad   de   deslindar   función   cautelar   de  
función  no  cautelar  puede  verse  mi  trabajo  «Prisión  provisional:  “solo”  una  medida  cautelar»,  
en  Actualidad  Penal-­‐La  Ley,  núm.  42,  2000,  págs.  891-­‐911.  

85
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

establecimiento  de  un  régimen  jurídico  y  la  debida  concreción  del  por  qué  y  para  
qué   de   esta   medida,   a   saber,   la   delimitación   de   la   finalidad.   Y   en   tal   sentido   es  
importante  que  la  finalidad  pretendida  sea  efectiva  y  verdaderamente  la  cautelar.  
 
Sucede,  sin  embargo,  que  la  utilidad  de  esta  medida  incisiva  para  otros  fines  se  
ha   puesto   de   relieve   en   ciertas   ocasiones,   sobrepasándose   con   ello   esa   finalidad  
cautelar  que  debe  presidir  la  misma.  Así,  por  ejemplo,  sin  ir  más  lejos,  en  el  sistema  
procesal   español   se   hace   referencia   a   la   finalidad   de   aseguramiento   de   que   el  
sujeto   no   vuelva   a   delinquir   (peligro   de   reiteración)   o   asegurar   que   no   se   cometan  
hechos  análogos  en  este  territorio  (peligro  de  reiteración  delictiva,  satisfacción  de  
seguridad   ciudadana),   o   la   alarma   social   (concepto   abstracto,   indeterminado   y  
confuso,   que   tiende   hacia   la   satisfacción   de   venganza,   prevención   general,  
seguridad   ciudadana);   todos   ellos   componentes   que   convierten   la   prisión  
provisional   en   una   medida   de   prevención   (general   o   especial),   quebrando   los  
principios  esenciales  de  la  misma  y,  lo  más  grave,  quebrando  la  esencial  afirmación  
de  que  la  prisión  provisional  debe  mediarse  desde  parámetros  de  excepcionalidad.  
De   ahí   la   importancia   de   entender   esa   necesidad   de   vincular   lo   cautelar   al   proceso  
principal,  a  la  instrumentalidad,  a  la  eficacia  del  proceso  y  de  la  sentencia  que  en  su  
día  pueda  dictarse.  
 
El  punto  de  partida  en  Honduras  nos  lleva  al  ya  citado  artículo  172.I   del  CPP  
cuando   dispone   que   «las   medidas   cautelares   tienen   como   finalidad   asegurar   la  
eficacia   del   procedimiento,   garantizando   la   presencia   del   imputado   y   la   regular  
obtención   de   las   fuentes   de   prueba».   Esa   garantía   se   alcanza   de   forma   máxima   a  
través   de   la   medida   que   supone   privación   de   libertad   cautelar,   que   es   la   prisión  
preventiva,   dado   que   con   ella   se   cumple   la   finalidad   de   asegurar   el   desarrollo  
procesal,   la   persona   del   sujeto   pasivo   del   mismo,   favoreciendo   con   ello   el   buen  
desarrollo   procedimental   del   ejercicio   del   ius   puniendi   por   parte   del   Estado.  
Complemento  de  esta  proclamada  finalidad  es  la  configuración  de  los  fundamentos  
o   presupuestos   que   pueden   efectivamente   llevar   a   su   adopción   y   vienen   regulados  
en  los  artículos  178  y  siguientes  del  CPP,  si  bien  de  nuevo  debemos  distinguir  entre  
los  presupuestos  formales  y  los  presupuestos  materiales.  
 
2.1.  PRESUPUESTOS  FORMALES  
 
Estamos   ante   una   medida   cautelar   jurisdiccional   y,   en   consecuencia,   solo   y  
exclusivamente   puede   ser   el   órgano   jurisdiccional   el   que   decrete   la   prisión  
preventiva.  De  ahí  que  el  legislador  hondureño  haya  sido  absolutamente  coherente  
con  esa  idea  y  haya  excluido  la  posibilidad  de  que  pudiere  decretarse  por  orden  del  
fiscal.  
 
Determinada  la  competencia  judicial  para  decretar  la  prisión  preventiva,  habrá  
que   configurar   los   elementos   esenciales   que   lleven   a   concretar   la   forma   y   el  
contenido   de   la   resolución   cautelar   que   se   dicte,   que   revestirá   la   forma   de   auto  
(art.   139.III   del   CPP).   En   relación   con   el   contenido   de   esta   resolución   debemos  
estar  a  lo  que  dispone  el  artículo  186  del  CPP:  
 

86
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

1.   La  denominación  del  juzgado  que  adopte  la  medida,  lugar  de  emisión.  
2.   Datos  personales  del  imputado  o  los  que  sirvan  para  identificarlo24.  
3.   Sucinta   relación   de   hecho   o   hechos   que   se   atribuyan   al   imputado,   con   su  
calificación  legal25.  
4.   Fundamentos   de   la   imposición   de   la   medida,   con   indicación   de   los  
presupuestos   que   la   motiven,   especificando,   en   su   caso,   la   existencia   de  
peligro   de   fuga,   de   obstrucción   de   las   investigaciones,   de   que   existen  
motivos   suficientes   para   presumir   que   el   imputado   continuará   su  
actividad  delictiva  o  que  pueda  atentar  o  ejercer  actos  de  represalia  contra  
el  acusador  o  denunciante;  expresando  los  indicios  tenidos  en  cuenta,  así  
como,  las  normas  aplicables  al  caso26.  

24.   El  imputado  debe  ser  identificado  de  manera  exacta,  es  decir,  nombre,  apellidos,  el  lugar  y  la  
fecha   de   nacimiento,   el   último   domicilio   conocido...   Una   descripción   física   de   la   persona   del  
imputado   generalmente   no   es   imprescindible,   si   bien   ésta   es   conveniente   cuando   el   sujeto  
pasivo   se   le   identifique,   por   ejemplo,   con   un   apodo;   descripción   que   podría   realizarse   también  
por   medio   de   una   fotografía   que   conste   en   los   autos   o   que   haya   sido   publicada   en   prensa.  
Aunque  no  se  refiera  expresamente  a  ello,  en  el  caso  de  que  el  sujeto  pasivo  fuera  extranjero,  
deberá  expresarse  también  la  nacionalidad.  
25.   En  el  concepto  de  hecho  o  hechos  que  se  le  atribuyen  se  engloban  diversos  aspectos,  teniendo  
que   aportarse   tanto   los   antecedentes   fácticos   como   las   formas   de   decisiones   concretas   de  
determinado  significado.  De  este  modo,  hay  que  aportar:  
    a.   El   hecho   del   cual   el   imputado   se   considera   sospechoso;   en   este   sentido   se   aportan   los  
antecedentes   históricos,   de   manera   tal   que   el   imputado   pueda   reconocer   exactamente   la  
imputación  que  se  le  hace  y  sus  delimitaciones.  
    b.  El  lugar  del  hecho  y  el  tiempo  en  que  se  cometió.  
    c.   El   hecho   delictivo   punible   calificado   como   tal   en   alguna   disposición   del   ordenamiento  
jurídico  penal.  
    De   la   misma   manera,   deben   aportarse   algunas   circunstancias   que   puedan   tener   interés,  
tales   como   las   determinadas   formas   de   participación,   intentos   de   consumación,   que   puedan  
tener  cierto  valor  en  lo  que  se  refiere  al  capítulo  de  las  circunstancias  del  hecho.  
    Si   el   imputado   lo   fuere   por   varios   hechos   puede   hacerse   una   descripción   general   resumida  
de   todos   ellos.   No   obstante,   está   permitido   también   el   decretar   la   orden   de   prisión   por  
determinados  hechos  y  señalar  asimismo  que  los  restantes  hechos  atribuibles  al  imputado  no  
se  consideran  como  hechos  delictivos  en  la  orden  de  prisión.  
26.   La  fundamentación  sirve,  por  un  lado,  para  el  control  de  sí  mismo  del  órgano  jurisdiccional  y,  
de  otro,  sirve  para  el  examen  por  el  imputado  y  su  defensor  de  la  propia  orden  de  prisión,  así  
como   para   el   conocimiento   que,   en   su   caso,   podría   llevar   a   cabo   el   órgano   competente   que  
conoce   del   recurso.   Si   los   elementos   de   convicción   suficientes   se   basaran   en   meros   indicios,  
deberán  éstos  también  aportarse,  en  su  caso.  No  se  trata  de  la  mera  cita  de  los  preceptos  del  
Código,   sino   la   interpretación   de   los   hechos   desde   la   concurrencia   de   los   presupuestos   para   su  
adopción,   esto   es,   su   motivación,   entendida   como   aportación   por   un   lado,   de   relato   fáctico,  
hechos;   y,   por   otro,   de   la   aportación   de   las   normas   en   las   que   se   fundamenta   la   decisión  
cautelar.  Si  bien  esta  segunda  fundamentación  no  va  a  plantear  problemas  de  redacción  al  juez,  
si   lo   puede   hacer   la   primera   clase   de   fundamentación,   a   saber,   la   fáctica.   Esta   motivación   o  
fundamentación   del   auto   es   trascendental   a   los   efectos   de   determinar   la   debida  
proporcionalidad  entre  la  finalidad  pretendida  y  las  circunstancias  que  concurren  a  la  hora  de  
decretar  la  detención  preventiva.  En  este  sentido  se  ha  pronunciado  de  forma  reiterada  tanto  
el   Tribunal   Constitucional   español   como   el   Tribunal   Europeo   de   los   Derechos   del   Hombre.  
Significativa  es  la  STC  46/2000,  en  la  que  se  reitera  la  necesidad  de  motivar  las  resoluciones  
judiciales   limitativas   de   derechos   fundamentales,   expresando   en   ellas   las   circunstancias   que  
justifican   tal   limitación,   siendo   una   exigencia   formal   del   principio   de   proporcionalidad   y  
persigue,   como   fin,   hacer   posible   el   debate   y   comprobación   de   la   legalidad   y   racionalidad   de   la  
restricción   acordada.   Para   ello,   el   órgano   judicial,   en   la   resolución   que   adopte,   debe   efectuar  

87
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

5.   Parte   dispositiva,   con   clara   expresión   de   la   medida   aplicable,   su   régimen  


de  cumplimiento  y  duración  máxima.  
6.   Firma  y  sello  del  Juez  que  dicta  la  medida  y  del  respectivo  secretario.  
 
La  decisión  cautelar  adoptada  por  el  juez,  en  virtud  de  la  cual  se  ha  decretado  la  
prisión  preventiva,  deberá  ser  examinada  cada  tres  meses,  con  el  fin  de  analizar  si  
se  mantienen  los  presupuestos  que  dieron  lugar  a  la  misma  o  si,  por  el  contrario,  es  
posibles  proceder  a  sustituirla  por  otra  o  incluso  a  revocar  la  medida  (art.  186  del  
CPP).  
 
2.2.  PRESUPUESTOS  MATERIALES  
 
Si   con   carácter   general   el   legislador   hondureño   aborda   el   tema   de   los  
presupuestos  que  deben  concurrir  para  adoptar  una  medida  cautelar  personal,  ha  
pergeñado   de   forma   muy   meticulosa   los   presupuestos   materiales   que   deben  
concurrir   cuando   se   pretenda   decretar   la   prisión   preventiva   como   medida  
privativa  de  libertad  cautelarmente.  
 
2.2.1.  Fumus  boni  iuris  
 
También   denominado   por   algún   sector   de   la   doctrina   como   fumus   delicti  
comissi,  y  consiste  en  la  apariencia  de  la  comisión  de  un  hecho  delictivo  y  la  posible  
responsabilidad   del   sujeto   que   puede   soportar   esta   medida.   En   consecuencia,  
habrá   que   tener   en   cuenta   que   para   la   concreción   de   este   presupuesto   se   hace  
necesario:  
 
Primero:   Que   se   haya   realizado   formalmente   la   imputación   de   unos   hechos  
delictivos   a   una   persona,   entendido   por   tal   que   deben   concurrir   elementos  
suficientes  para  entender  que  se  han  cometido  unos  hechos  constitutivos  de  delito.  
 
Segundo:   Que   conste   en   la   causa   la   existencia   de   elementos   de   convicción  
suficientes   para   sostener   que   el   imputado   es,   con   probabilidad,   autor   o   partícipe  
del  hecho  punible.  
 
La   concurrencia   de   este   elemento   no   puede   ser,   sin   embargo,   una   exigencia   de  
prueba   plena,   dado   que   de   ser   así   se   estaría   anticipando   la   prueba   que   deberá  
practicarse   en   la   fase   de   juicio   oral,   sino   que   debe   tratarse   de   un   grado   de  

necesariamente   el   juicio   de   ponderación   entre   el   derecho   o   derechos   fundamentales   afectados  


y   los   intereses   que   tal   afectación   trata   de   proteger.   Por   ello,   señala   la   STC   52/1995,   «la  
motivación  del  acto  limitativo,  en  el  doble  sentido  de  expresión  del  fundamento  de  Derecho  en  que  
se   basa   la   decisión   y   del   razonamiento   seguido   para   llegar   a   la   misma,   es   un   requisito  
indispensable   del   acto   de   limitación   del   derecho»   (y   en   el   mismo   sentido   se   pronuncia   la   STC  
46/2000).   Por   su   parte,   la   STEDH   (caso   Manzoni)   de   1   de   julio   de   1997   se   centra   en   la  
necesidad  de  que  en  la  adopción  de  la  medida  cautelar  no  concurra  arbitrariedad.    
      Es   más,   debe   tenerse   en   cuenta   que   la   falta   de   motivación   suficiente   y   razonable   de   la  
decisión   de   prisión   provisional   no   supondrá   sólo   un   problema   de   falta   de   tutela   sino  
prioritariamente   un   problema   de   lesión   del   derecho   a   la   libertad,   por   su   privación   sin   la  
concurrencia  de  un  presupuesto  habilitante  para  la  misma.  

88
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

probabilidad,  de  posibilidad,  asentado  en  el  carácter  de  suficientes  a  que  se  refiere  
el  legislador  en  cuanto  a  los  elementos  de  convicción.  Si  se  exigiera  prueba  plena  
no   será   proceso   cautelar   sino   que   estaríamos   en   el   causa   penal   propiamente   dicha  
de  declaración.  
 
En  este  sentido,  es  especialmente  significativa  la  labor  realizada  en  la  sede  de  
los   derechos   humanos   por   el   Tribunal   Europeo,   al   considerar   en   torno   a   la  
racionalidad  de  los  motivos  o  sospechas  (caso  Fox,  Campbell  y  Hartley,  sentencia  de  
30   de   agosto   de   1990),   que   «es   una   parte   fundamental   de   la   protección   que  
proporciona   el   artículo   5.1,   c)   contra   las   privaciones   de   libertad   arbitrarias»,   y  
apunta   que   para   medir   esa   discrecionalidad   pueden   tomarse   en   cuenta   dos  
referencias:  la  de  un  soporte  objetivo  en  el  que  los  indicios  se  apoyen  y  el  criterio  
estándar  de  ponderación  que  le  correspondería  a  un  tercero  imparcial.  Así  señala:  
 
El  tribunal...  entiende  que  la  existencia  de  sospechas  (o  indicios)  racionales  presupone  la  
de   hechos   o   informes   adecuados   para   convencer   a   un   observador   imparcial   de   que   el  
individuo   de   que   se   trate   pueda   haber   cometido   el   delito.   Sin   embargo,   lo   que   puede  
considerarse  «racional»  dependerá  del  conjunto  de  las  circunstancias.  
 
Es   más,   esa   racionalidad   de   las   sospechas   no   debe   ser   sólo   un   elemento   a  
conjugar   en   el   momento   de   adopción   de   las   medidas   sino   que   debe   ser   una  
constante,   que   responde   ante   el   mantenimiento   o   regularidad   de   la   prisión  
provisional.   En   el   asunto   Stögmüller   (sentencia   de   10   de   noviembre   de   1969)  
insiste   el   TEDH   en   la   necesidad   de   mantener   las   sospechas   para   justificar   la  
prolongación  de  la  prisión  y  exige  que  ésta  no  exceda  de  un  plazo  razonable,  si  bien  
entiende  que  la  razonabilidad  del  plazo  tiene  prioridad  sobre  la  racionalidad  de  los  
indicios.  
 
2.2.2.  Periculum  in  mora  
 
La  doctrina  procesal  ha  venido  construyendo  la  teoría  general  de  las  medidas  
cautelares   sobre   la   base   de   la   concurrencia   de   los   presupuestos   que   deben  
adoptarse  para  decretar  las  mismas,  habiéndosele  otorgado  estas  denominaciones  
de   fumus   boni   iuris   y   periculum   in   mora;   conceptos   que   se   gestaron,   en   primer  
lugar,  en  el  ámbito  propio  del  proceso  civil,  para  extrapolarse  posteriormente  a  los  
otros  órdenes  jurisdiccionales.  
 
En  el  ámbito  propio  de  este  segundo  presupuesto,  el  legislador  no  se  refiere  de  
manera  expresa  a  esta  denominación,  como  fundamento  de  adopción  de  la  prisión  
preventiva,  si  bien  si  determina  claramente  los  peligros  que  de  concurrir,  podrían  
fundar   una   medida   cautelar   de   este   género.   Basta   a   estos   efectos   la   concurrencia  
de   uno   de   ellos   para   entender   fundada   la   decisión   judicial   cautelar.   Con   carácter  
general  es  el  artículo  178  del  CPP  el  que  determina  cuatro  riesgos  o  peligros  que  
permiten  fundar  la  prisión  preventiva  y  son:  
 
1. Peligro  de  fuga  del  imputado  
2. Posible  obstrucción  de  la  investigación  por  parte  del  imputado  

89
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

3. Riesgo  fundado  de  que  el  imputado  se  reintegre  a  la  organización  delictiva  
a   la   que   hay   sospecha   que   pertenece   y   utilice   los   medios   que   ella   le   brinde  
para  entorpecer  la  investigación  o  facilitar  la  fuga  de  otros  imputados,  y  
4. Riesgo   fundado   de   que   el   imputado   atente   o   ejecute   actos   de   represalia   en  
contra  del  acusador  o  denunciante  
 
Vamos  a  concretar  en  diferentes  conceptos  y  matices  las  exigencias  legales  en  
torno  a  este  segundo  presupuesto,  a  saber:  
 
2.2.2.1.  Peligro  de  fuga  
 
El   legislador,   además   de   referirse   a   este   peligro   como   circunstancias  
concurrente  a  efectos  de  adoptar  la  prisión  preventiva  (art.  178  del  CPP),  establece  
en   el   artículo   179   del   CPP   las   circunstancias   que   concurrirán   para   determinar   si  
existe  peligro  de  fuga  del  imputado.  La  razón  de  esta  concreción  es  para  favorecer  
algunos  elementos  que  permitan  interpretar  al  órgano  jurisdiccional  el  animus  del  
imputado,   desde   la   valoración   de   una   serie   de   circunstancias   que,   al   establecerse  
legalmente,   permiten   la   fundamentación   de   la   decisión   judicial   de   someter   al  
sujeto   pasivo   del   proceso   a   prisión   preventiva,   evitándose   con   ello   decisiones  
arbitrarias.  Estas  circunstancias  son:  
 
1.  La  falta  de  arraigo  en  el  país,  teniendo  en  cuenta  el  domicilio  del  imputado,  
el  asiento  de  su  familia,  de  sus  negocios  o  de  su  trabajo,  y  las  facilidades  con  que  
cuente   para   abandonar   definitivamente   el   territorio   nacional   o   para   permanecer  
oculto.  
 
Con   esta   circunstancia   lo   que   se   pretende   es   justificar   el   arraigo   del   sujeto   que  
pudiera  verse  afectado  por  esta  medida  cautelar,  es  decir,  que  su  fuga  del  territorio  
nacional  le  supusiera  una  quiebra,  bien  afectiva,  bien  económica,  bien  profesional.  
Así,  cuando  puede  justificarse  domicilio,  asiento  de  su  familia,  de  sus  negocios  etc  
en  territorio  hondureño,  se  está  aminorando  la  presencia  de  un  posible  riesgo  de  
fuga.    
 
2.  La  gravedad  de  la  pena  que  pueda  imponerse  al  imputado,  como  resultado  
del  proceso.  
 
Todos  los  ordenamientos  jurídicos  recogen  esta  circunstancia  como  elemento  
ponderador  de  la  fuga,  en  cuanto  supone  que  a  mayor  gravedad  se  predique  de  la  
pena  a  imponer,  es  más  fácil  que  el  sujeto  pueda  tener  “inclinación”  hacia  la  fuga.    
 
3.   La   importancia   del   daño   que   deba   indemnizar   y   la   actitud   del   imputado  
frente  al  mismo  y,  en  participar,  su  falta  de  voluntad  reparadora.  
 
Es  muy  interesante  que  se  haya  recogido  esta  circunstancia  en  el  marco  de  la  
interpretación   del   riesgo   de   fuga   y   ello   por   cuanto   implica   asumir   que   cada   vez  
más   la   función   restaurativa   que   se   cumple   como   tercera   misión   por   el   derecho  
Penal   puede   tener   validez   en   la   fundamentación   de   la   prisión   preventiva   por  

90
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

posible   peligro   de   fuga   del   sujeto   pasivo.   Este   elemento   comporta   que   la   actitud  
que  pueda  mantener  el  sujeto  pasivo  del  proceso  frente  a  la  víctima  va  a  servir  de  
elemento  ponderador  a  los  efectos  que  nos  ocupan.  
 
4.   El   comportamiento   del   imputado   durante   el   proceso,   en   cualquier   otro  
anterior   o   en   las   diligencias   previas,   del   que   razonablemente   pueda   inferirse   su  
falta  de  voluntad  para  someterse  a  la  investigación  o  al  proceso  penal.  
 
Esta   circunstancias   implica   una   valoración   subjetiva   del   animus   del   sujeto  
pasivo,  que  será  más  subjetivamente  valorable  por  quien  deba  asumir  la  decisión  
cautelar  de  someter  la  persona  a  la  prisión  preventiva.  Responde  más  a  la  actitud  
colaboradora   en   el   desarrollo   de   la   causa   que   a   otras   razones   diversas.   En  
cualquier   caso   es   uno   de   los   cuatro   criterios   y   por   ello   habrá   que   ponderarse  
juntamente   con   los   anteriores   en   aras   de   determinar   el   riesgo   de   fuga   o   no   del  
sujeto  pasivo.  Se  tratará,  por  ello,  carácter  irresponsable,  irreverente  e  intolerable  
del   sujeto   pasivo   en   este   proceso   o   en   otros   anteriores,   pone   de   relieve   una  
predisposición   de   la   fuga,   a   tratar   de   eludir   la   acción   de   la   justicia   por   cualquier  
medio  que  tenga  a  su  alcance.  
 
Una   cuestión   parece   interesante   en   el   estudio   de   este   peligro   y   es,   como   ha  
puesto   de   manifiesto   de   forma   reiterada   el   Tribunal   Europeo   de   Derechos  
Humanos,   que   el   riesgo   de   fuga   disminuye   necesariamente   a   medida   que  
transcurre   el   tiempo   de   la   detención,   y   ello   por   cuanto   el   ahorro   probable   de   la  
duración  de  la  prisión  preventiva  para  el  cumplimiento  de  la  pena  de  privación  de  
libertad  que  el  interesado  presume  que  se  le  imponga  le  presentará  esta  hipótesis  
como  menos  temible  y  atenuará,  en  su  caso,  la  tentación  de  huir.  
 
2.2.2.2.  Peligro  de  obstrucción  de  la  investigación    
 
El   artículo   180   del   CPP,   modificado   por   Decreto   No.74-­‐2013,   determina   que  
para   tomar   una   decisión   acerca   de   la   posible   concurrencia   del   peligro   de  
obstrucción  de  la  investigación,  se  tendrá  en  cuenta  todo  indicio  racional  del  cual  
se  infiera  que  el  imputado:  
 
1.   Destruirá,   modificará,   ocultará,   suprimirá   o   falsificará   la   prueba   o   pruebas  
existentes,  relacionadas  con  el  delito.  
2.   Influirá   en   los   demás   imputados   o   en   los   testigos   o   peritos,   para   que  
informen   falsamente   sobre   lo   que   saben   o   para   que   se   comporten   de  
manera  desleal  o  reticente;  y  
3.   Forzará   o   inducirá   a   otros   interesados   a   observar   los   comportamientos  
previstos  en  el  numeral  anterior.  
4.   Riesgo  fundado  de  que  el  imputado  se  reintegre  a  la  organización  delictiva  
a   la   que   hay   sospecha   de   pertenecer   y   utilice   los   medios   que   ella   le   brinde  
a  fin  de  infringir  un  temor  racional  en  los  intervinientes  del  proceso.  
 
La   incorporación   de   estos   elementos   que   permiten   la   interpretación   de   este  
peligro  encuentran  su  origen  en  la  influencia  que  se  ha  tenido  desde  finales  de  los  

91
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

años   60   del  siglo   XX   en   Europa   debido   a   la   jurisprudencia   del   Tribunal   Europeo   de  


Derechos   Humanos,   y   que   vino   poco   a   poco   a   generar   incorporaciones   en   los  
ordenamientos   jurídicos   de   criterios   de   esta   naturaleza   que   permitan   su  
ponderación,   si   bien   con   la   idea   fundamental   de   que   es   un   peligro   que   se   debilita   a  
medida  que  va  desarrollándose  el  proceso27.    
 
2.2.2.3.  Peligro  de  reincorporación  a  organización  criminal  
 
Se   ha   incorporado   con   el   numeral   4º   al   artículo   180   del   CPP   en   el   marco   del  
peligro  de  obstrucción.  Tras  él  se  encuentra  esa  idea  de  que  quien  perteneció  a  una  
banda   o   a   una   organización   criminal   pueda   reintegrarse   en   la   misma   y   desde   la  
pueda  utilizar  cuantos  medios  tenga  a  su  alcance  y  le  brinde  la  organización  para,  
por  un  lado,  favorecer  la  fuga  de  otros  imputados  en  la  causa  y/o  para  perturbar  la  
marcha   de   la   investigación.   Se   trata,   en   consecuencia,   de   un   peligro   que   está  
directamente  vinculado  a  los  anteriores,  si  bien  los  meritados  peligros  se  acentúan  
en   cuanto   existen   indicios   de   que   se   apoyará   en   la   organización   criminal   para  
perturbar  el  desarrollo  del  proceso  y  para  frustrar  los  fines  propios  de  éste.  
 
2.2.2.4.  Peligro  de  reincidencia  sobre  la  víctima  
 
Cuando  el  legislador  incorpora  el  peligro  del  artículo  178.4,  referido  al  riesgo  
de  que  el   imputado   atente  o   ejecute  actos  de  represalia  en  contra  del  acusador  o  
denunciante,   está   recogiendo   un   elemento   que   no   es   propiamente   cautelar   sino  
preventivo.  Y  más  concretamente  preventivo  especial  porque  hace  referencia  a  la  
reiteración   de   hechos   análogos   que   repercutan   por   quienes   ya   sufrieron   las  
consecuencias  del  hecho.  
 
Esto   significa   que   cuando   la   prisión   preventiva   se   adopta   sobre   la   base   de   la  
concurrencia   de   este   peligro,   no   es   propiamente   una   medida   cautelar   sino   una  
medida   de   prevención,   que   garantiza   que   no   vuelva   a   cometer   hechos   y   además  
que  no  los  cometa  sobre  las  mismas  personas-­‐víctimas  (acusador  o  denunciante).  
Merece   ciertas   críticas   su   incorporación   como   elemento   cautelar   si   bien   ha   sido  
justificado   incluso   por   el   TEDH   en   ciertos   casos   y   siempre   bajo   la   ponderación  
debida28.  
27.   En   la   jurisprudencia   del   TEDH   se   vino   justificando   el   temor   de   supresión,   destrucción,  
modificación...de   pruebas,   lo   que   se   ponderaba   de   acuerdo   con   la   naturaleza   del   delito   y   con   la  
extrema  gravedad  del  mismo.  Un  supuesto  especialmente  significativo  fue  el  caso  Wemhoff,  que  
dio   lugar   a   la   sentencia   de   27   de   junio   de   1987.   Wemhoff   era   corredor   de   cambio   y   estaba  
acusado  de  haber  incitado  a  varios  empleados  de  banca  a  malversar  importantes  cantidades  de  
dinero;   las   autoridades   alemanas   fundaron   la   prisión   en   el   peligro   de   que   el   acusado  
destruyera  los  documentos  comerciales  que  aún  estuvieran  en  su  poder  y  en  la  posibilidad  de  
que  advirtiera  a  personas  implicadas  en  la  infracción,  que  sin  embargo  eran  aún  desconocidas  
por  las  autoridades.  También  este  riesgo  puede  venir  conectado  además  con  la  confabulación  
con   terceros,   como   sucedió   en   el   caso   Ringeisen   de   16   de   julio   de   1971   o   la   presión   sobre  
testigos   (caso   Tomasi,   de   27   de   agosto   de   1992,   o   Letellier,   de   26   de   junio   de   1991).   En   todo  
caso,  el  transcurso  del  tiempo  debilita  este  riesgo  de  supresión  u  ocultación  de  pruebas,  como  
ha  puesto  de  manifiesto  reiteradamente  el  TEDH  (caso  Tomasi).  
28.   Fue   especialmente   significativo   el   asunto   Matznetter   (STEDH   de   10   de   noviembre   de   1969),   en  
el  que  se  planteó  ante  el  Tribunal  si  era  posible  motivar  en  este  peligro  una  prisión  provisional.  

92
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
 
3.  Duración  de  la  prisión  preventiva  
 
Referirnos   en   abstracto   a   las   medidas   cautelares   y   a   su   función,   como  
garantizadoras   del   proceso   implica   tanto   como   afirmar   que   las   medidas   cautelares  
deberán   durar   el   tiempo   indispensable   para   garantizar   la   persona   del   sujeto  
imputado  y  la  efectividad  del  proceso.  No  obstante  esta  afirmación  es  complicada  
de  sostener  en  un  mundo  en  el  que  lo  que  está  en  juego  es  la  libertad.  Es  por  ello  
que   en   los   ordenamientos   jurídicos   y   debido   esencialmente   a   la   proclamación   en  
los   textos   internacionales   y   en   las   constituciones   de   las   garantías   y   derechos   del  
imputado,  acusado  y  penado,  se  fue  haciendo  necesario  establecer  coto,  un  límite  
temporal   en   el   que   las   personas   se   pueden   encontrar   afectas   por   una   medida  
cautelar  tan  gravosa  como  la  prisión  preventiva.  
 
En   línea   con   esta   posición   se   encuentra   igualmente   el   legislador   hondureño,  
quien  en  el  artículo  181  del  CPP  va  a  establecer  la  regla  general  y  las  excepciones  y,  
en   todo   caso,   el   régimen   jurídico   aplicable   en   el   ámbito   propio   de   la   limitación  
temporal  de  la  privación  de  libertad  cautelar.  
 
3.1.  REGLA  GENERAL  
 
El   legislador   establece   una   regla   general   en   el   marco   de   la   duración   de   la  
prisión   preventiva   que   se   basa   en   el   empleo   de   la   calidad   o   tipo   de   delito,   de  
manera   que   si   bien   se   establece   que   como   regla   general   la   prisión   preventiva  
podrá   durar   hasta   un   año,   se   determina   que   en   aquellos   casos   en   que   la   pena  
aplicable   al   delito   sea   superior   a   seis   años,   la   prisión   preventiva   podrá   durar   hasta  
dos  años.  
Se   trata   de   un   criterio   general,   un   año   de   duración   de   prisión   preventiva   −lo  
que   no   quiere   decir   agotarlo−   y   un   criterio   específico   en   atención   a   una   posible  

El  TEDH  admite  este  peligro  de  repetición  de  infracciones  al  decir:  «El  Tribunal  está  dispuesto  a  
admitir   esta   razón   como   compatible   con   el   artículo   5.3   del   Convenio   en   las   circunstancias  
especiales   de   la   causa.   Un   juez   puede   razonablemente   tomar   en   cuenta   la   gravedad   de   las  
consecuencias   de   delitos,   cuando   se   trata   de   tomar   en   consideración   el   peligro   de   ver   repetirse  
esas  infracciones,  con  vistas  a  apreciar  la  posibilidad  de  poner  en  libertad  al  interesado  a  pesar  
de  la  existencia  eventual  de  tal  peligro».  Sin  embargo  se  formularon  varios  votos  particulares,  
casi  todos  ellos  dirigidos  a  afirmar  que  la  prisión  provisional  no  puede  cumplir  una  finalidad  
de   prevención   general   o   especial,   no   entendiéndose   que   la   mera   posibilidad   de   repetición   de  
una  infracción  constituya  un  delito  por  sí  mismo.  Pese  a  ello,  con  posterioridad,  en  el   caso  Toth  
(12   de   diciembre   de   1991),   el   Tribunal   admite   de   nuevo   la   valoración   del   peligro   de   ulteriores  
infracciones.  Y  también  en  el  caso  Clooth  (sentencia  de  12  de  diciembre  de  1991)  la  admite,  si  
bien   mantiene   una   posición   más   restrictiva,   en   cuanto   se   decía   que   la   gravedad   de   una  
infracción   puede   conducir   a   las   autoridades   judiciales   a   situar   y   dejar   al   sospechoso   en   prisión  
provisional  para  impedir  tentativas  de  nuevas  infracciones;  sin  embargo,  es  preciso  entre  otras  
condiciones,   que   las   circunstancias   de   la   causa   y,   especialmente,   los   antecedentes   y   la  
personalidad  del  interesado,  hagan  plausible  el  peligro  y  adecuada  la  medida.  No  prosperó  este  
motivo   por   la   disparidad   entre   la   gravedad   de   los   hechos   de   los   que   derivaban   sus   condenas  
anteriores  y  los  que  eran  ahora  objeto  del  procedimiento,  además  de  que  se  trataba  de  persona  
que  necesitaba  ayuda  siquiátrica  y  no  prolongación  de  la  prisión  provisional.  

93
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

mayor  gravedad  en  la  consecuencia  jurídica  penal,  y  que  permitiría  cuando  la  pena  
fuere   superior   a   los   seis   años,   que   la   duración   se   extendiera   hasta   dos   años,   lo   que  
tampoco  supone  tener  que  agotar  esa  duración  en  ningún  caso.  
 
3.2.  EXCEPCIONES  
 
El   legislador   no   pretende   otorgar   soluciones   matemáticas   o   herméticamente  
cerradas   sino   ofrecer   criterios   que   permitan   la   permeabilidad   a   la   hora   de  
mantener   a   una   persona   en   prisión   preventiva   o   alzar   la   medida   sustituyéndola  
por  otra.  
 
En  esta  línea  el  artículo  181.III  del  CPP  establece  una  serie  de  situaciones  que  
pueden   permitir   modular,   en   el   sentido   de   extender   la   duración   del   tiempo   en   que  
una  persona  debe  estar  en  prisión  preventiva.  Señala:  
 
Excepcionalmente,   y   habida   cuenta   del   grado   de   dificultad,   dispersión   o   amplitud   de   la  
prueba   que   deba   rendirse,   la   Corte   Suprema   de   Justicia   podrá   ampliar   hasta   por   seis   meses   los  
plazos  a  que  este  artículo  se  refiere,  a  solicitud  fundada  del  Ministerio  Público.  
 
Las   coordenadas   establecidas   por   el   legislador   que   permiten,   en   todo   caso,  
adoptar  esta  solución  excepcional  son:  
 
1.  Ampliación  máxima  del  tiempo  (sobre  el  año  o  los  dos  años):  seis  meses  más  
del  tiempo  legalmente  establecido  en  el  artículo  181.1  y  2  del  CPP.  
 
2.   Motivos   para   poder   adoptar   esta   solución   excepcional:   por   la   dificultad,  
dispersión  o  amplitud  de  prueba.  Se  trata  de  criterios  que  afectan  el  desarrollo  ágil,  
sencillo  y  sin  altibajos  de  la  causa  penal,  de  modo  que  cuando  existan  dificultades  y  
sea   complicado   proceder   a   seguir   y   desarrollar   las   actividades   en   los   tiempos  
establecidos   es   una   garantía   la   adopción   de   la   prolongación   del   tiempo   que   una  
persona   pueda   estar   en   situación   de   privación   de   libertad,   pero   estas   razones  
deberán   aparecer   necesariamente   en   la   resolución   cautelar   −auto−   que   justifique  
la  prolongación  del  tiempo  pasado  en  situación  cautelar  privativa  de  libertad.  
 
3.  La  decisión  −repárese−  es  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia.  No  puede  ser  una  
decisión   del   juez   ordinario   sino   de   la   Corte   Suprema   y   siempre   a   petición   del  
Ministerio   Público.   Ello   implica,   por   tanto,   que   no   es   como   en   el   pasado   una  
decisión   unilateral   del   juez   que   instruye   la   causa,   sino   una   decisión   de   altas  
instancias   judiciales   y   bajo   petición   del   Ministerio   Público,   quien   deberá   invocar,  
entre  los  motivos,  alguna  de  las  causas  que  se  apuntan  en  el  apartado  anterior.  
 
4.   Finalmente,   como   límite   a   esta   prolongación   de   la   duración   de   la   prisión  
preventiva  deberemos  tomar  en  consideración  lo  que  marca  el  artículo  181.IV  del  
CPP   que   establece   que   en   ningún   caso,   la   prisión   preventiva   podrá   exceder   de   la  
mitad  de  la  duración  del  mínimo  de  la  pena  aplicable  al  delito.  
 
5.   Regla   especial   de   cómputo   del   plazo   de   duración   de   la   prisión   preventiva  
una  vez  dictada  la  sentencia  condenatoria.  En  principio  cabría  pensar  que  dictada  

94
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

sentencia   condenatoria   la   prisión   preventiva   se   alzaría,   como   consecuencia   de   la  


conversión   de   la   medida   cautelar   en   una   medida   de   ejecución.   Sin   embargo,   el  
legislador  ha  previsto  una  situación  especial  que  consiste  en  determinar  que,  una  
vez   dictada   la   sentencia   condenatoria,   la   prisión   preventiva   podrá   prolongarse  
durante  la  tramitación  y  resolución  del  recurso  que  contra  ella  pueda  interponerse,  
hasta  la  mitad  de  la  pena  impuesta  en  la  sentencia  recurrida.  
 
Puede  darse  el  caso,  sin  embargo,  de  que  el  máximo  así  determinado  llegare  a  
exceder  del  plazo  ordinario  que  viene  a  determinar  el  artículo  181  y  que  hemos  ido  
analizando   en   los   apartados   anteriores,   en   cuyo   caso   el   tribunal,   siempre   a  
instancia   de   parte   −nunca   de   oficio−   oídas   las   demás   partes   no   solicitantes,   lo  
acordará   por   auto   motivado   (art.   181.V),   justificando   en   esta   motivación   las  
razones   que   han   llevado   a   asumir   esta   regla   de   excepcionalidad   en   cuanto   a   la  
duración  de  la  prisión  preventiva.  
 
3.3.  CONSECUENCIAS  DERIVADAS  DEL  TRANSCURSO  DEL  PLAZO  
 
La   determinación   de   la   duración   del   plazo   de   la   prisión   preventiva   es   una  
norma   de   exigible   cumplimiento   y   obviamente   cuya   infracción   comportará   la  
existencia  de  determinadas  consecuencias.  
 
Una  cuestión  previa  deber  tenerse  presente  a  los  efectos  de  computar  el  tiempo  
que  una  persona  sufre  prisión  preventiva  y  por  ende  se  halla  privada  de  libertad  
cautelarmente   y   es   la   idea   de   que   dentro   de   dicho   plazo   no   se   contará   el   tiempo  
que  hayan  durado  las  demoras  producida  por  gestiones  de  defensa,  que  hayan  sido  
declaradas   sin   lugar   (art.   181.VI   del   CPP).   Téngase   en   cuenta   que   se   trata   de  
situaciones   comprobadas,   no   de   cualesquiera   tiempos   pasados   como   consecuencia  
de   la   gestión   o   de   las   actividades   que   haya   podido   realizar   la   defensa,   dado   que   de  
lo  contrario  se  estaría  perjudicando  el  derecho  de  defensa  como  tal.  Debe  tratarse  
de   situaciones   que   pongan   de   relieve   de   forma   palmaria   que   fueron   dilaciones  
causadas  y  provocadas  por  la  misma  defensa.  Y  hemos  de  afirmar  que  de  antemano  
es  bien  difícil  de  justificar  una  conducta  torticera  que  en  el  marco  del  derecho  de  
defensa  puede  llegar  a  tener  justificación.  
 
Al   respecto   y   en   relación   con   el   cómputo   de   los   plazos   y   las   consecuencias  
derivadas  del  mismo  debemos  tener  en  cuenta:  
 
1.   Se   establece   con   carácter   general   en   el   artículo   186   in   fine   del   CPP   que   se  
efectuará  una  revisión  obligatoria  cada  tres  meses  de  la  prisión  preventiva  por  juez  
competente,  lo  que  implica  un  constante  control  judicial  de  la  situación  cautelar.  Y  
de   esta   revisión   es   posible   entender   una   modificación,   sustitución   por   otra   medida  
o  incluso  decretar  la  libertad  del  imputado.  Obviamente  no  puede  entenderse  esta  
afirmación  con  carácter  general  sino  entendida  dentro  del  contexto  interpretativo  
del   Código,   dado   que   aun   cuando   esto   es   lo   que   debería   ser,   la   realidad   ofrece  
múltiples   salidas   para   convertir   la   prisión   en   la   regla   general   y   las   medidas  
sustitutivas  como  la  excepcionalidad.  
 

95
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

2.  Se  regula  igualmente  la  posibilidad  de  que  a  instancia  de  parte,  esto  es,  del  
imputado   o   de   su   defensor,   se   proceda   a   revisar   la   situación   cautelar   del   mismo,   el  
tiempo   de   duración,   los   presupuestos   concurrentes,   y   asumir   o   no   un   cambio  
cautelar.  
 
3.   El   legislador   establece   plazos   para   finalizar   con   una   clara   consecuencia  
jurídica   derivada   del   transcurso   de   los   plazos,   esto   es,   el   artículo   181.VII  del  CPP  
determina  que  si,  vencido  el  plazo,  no  ha  llegado  a  su  fin  el  proceso,  el  imputado  
será   puesto   en   libertad   provisional   y   sometido   a   otras   medidas   cautelares,   sin  
perjuicio   de   la   continuación   del   proceso,   hasta   que   la   sentencia   adquiera   el   carácter  
de  firme.    
 
4.  Finalmente,  el  legislador  en  el  artículo  181  del  CPP  in  fine  dispone  la  posible  
responsabilidad   en   la   que   se   puede   incurrir   como   consecuencia   del  
incumplimientos   de   los   plazos   legalmente   establecidos   en   torno   a   la   prisión  
preventiva.  Señala:  
 
Cuando  dentro  del  plazo  indicado  no  se  de  fin  al  proceso,  los  funcionarios  y  empleados  que  
hayan   dado   lugar   al   retraso   por   malicia,   culpa   o   negligencia,   serán   sancionados   de   conformidad  
con   la   ley   de   la   carrera   judicial,   sin   perjuicio   de   la   responsabilidad   penal   en   que   hayan   incurrido.  
La   Corte   Suprema   de   Justicia   y   el   Ministerio   Público   velarán   por   el   estricto   cumplimiento   de   lo  
dispuesto  en  este  párrafo.    
 
Tanto  en  el  ámbito  de  los  funcionarios  del  Poder  Judicial  como  respecto  de  los  
del   Ministerio   Publico   debe   tenerse   en   cuenta   que   pueden   incurrir   en   el   delito  
establecido   en   el   artículo   349   numeral   3   del   CP,   referido   al   tipo   penal   de   Violación  
de  los  Deberes  de  los  Funcionarios.  Reza  este  precepto  que  quien  omita,  rehúse,  o  
retarde  algún  acto  que  deba  ejecutar  de  conformidad  con  los  deberes  de  su  cargo,  
será   castigado   con   reclusión   de   tres   a   seis   años   e   inhabilitación   especial   por   el  
doble   de   tiempo   que   dure   la   reclusión.   Y   en   el   delito   de   detención   ilegal  
contemplado  en  el  artículo  333.2  del  CP,  que  señala:  
 
Se   aplicará   la   pena   de   reclusión   de   tres   (3)   a   cinco   (5)   años   y   multa   de   cincuenta   mil   (L.  
50,000.00)  a  cien  mil  lempiras  (L.  100,000.00)  al  funcionario  o  empleado  público  que:  
[…]    
2)  No  ordene  oportunamente  la  libertad  de  un  detenido  cuando  proceda  legalmente  o  quien  
lo  retenga  después  de  haber  recibido  la  orden  de  libertad  del  mismo.  
 
Una  vez  más,  el  ordenamiento  vincula  las  garantías  a  la  sanción,  a  saber:  si  se  
restringe,   limita   o   priva   de   libertad   a   una   persona,   debe   realizarse   en   el   marco   y  
con  las  condiciones  legalmente  establecidas,  lo  que  comporta,  en  consecuencia,  que  
si   la   privación   de   libertad   se   lleva   a   cabo   con   incumplimiento   de   lo   dispuesto  
legalmente,   se   está   incurriendo   en   responsabilidad,   que   podrá   ser   civil,   penal   y  
administrativa.   Esta   responsabilidad   es   una   vez   más   el   elemento   que   pondera   la  
balanza   entre   la   libertad   y   la   seguridad,   la   tutela   del   ciudadano   y   la   exigencia   de  
respuesta  social.  En  esa  balanza  se  permite  privar  de  libertad  al  ciudadano,  pero  el  
exceso  de  esa  privación  está  sometido  a  control  y,  en  su  caso,  a  la  exigencia  de  la  
debida  responsabilidad.  
 

96
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
4.  Modalidades  de  cumplimiento  de  la  prisión  preventiva.  
Especial  referencia  al  lugar  de  cumplimiento  y  a  la  
incomunicación  del  preso  preventivo  
   
 
Aun   cuando   en   el   Código   hondureño   no   existen   de   forma   explícitamente  
reguladas   las   tres   modalidades   de   cumplimiento   de   la   privación   de   libertad  
cautelar,  de  la  regulación  que  se  efectúa  en  los  preceptos  que  estamos  analizando  
puede   concluirse   que   efectivamente   es   posible   hablar   de   tres   tipos   de   prisión  
preventiva,  cuales  son:  comunicada,  la  situación  excepcional  de  incomunicación,  y,  
en  tercer  lugar,  la  forma  atenuada  −así  se  le  denomina  en  el  artículo  505  de  la  Ley  
de   Enjuiciamiento   Criminal   Española−   denominándose   en   Honduras   arresto  
domiciliario.   Son   tres   maneras   de   encontrarse   preso   preventivamente   y   a   ellas  
dedica  parte  de  su  regulación  también  el  Código  del  Proceso  Penal,  aun  cuando  se  
regule  como  tal  de  forma  explícita.  
 
4.1.  COMUNICADA  
   
Es   la   regla   general,   y   supone   la   necesidad   de   que   la   prisión   preventiva   se  
practique  de  forma  que  menos  perjudique  al  imputado,  lo  que  significa  restringir  lo  
menos  posible  sus  derechos.  De  este  modo,  a  todos  los  presos  preventivos  deben  
garantizárseles   los   derechos   de   comunicación   en   sus   diversas   manifestaciones,  
esto   es,   el   régimen   de   comunicación   oral,   mediante   el   sistema   de   visitas;   la  
comunicación   escrita,   a   través   del   respeto   a   la   correspondencia   y   sus   limitaciones;  
y   la   comunicación   efectuada   a   través   de   las   vías   telefónicas,   en   la   medida   de   lo  
posible,   amén   de   reconocérseles   los   derechos   fundamentales   que   forman   parte   del  
estatuto  jurídico  del  privado  de  libertad  y  que  en  esencia  se  refieren  al  derecho  a  la  
presunción  de  inocencia,  al  trato  humano  y  prohibiciones  de  torturas,  coacciones,  
amenazas,   etc.,   a   ser   informado   de   los   motivos   de   su   privación   de   libertad   y   de   sus  
derechos  (a  guardar  silencio  y  a  no  confesarse  culpable  y  derecho  a  defenderse  por  
sí   mismo,   derecho   a   la   defensa   técnica,   derecho   a   un   intérprete,   derecho   a   cumplir  
su  situación  cautelar  separado  de  los  presos  o  condenados,  entre  otros).  
   
De  alguna  forma  es  el  artículo  191  del  CPP  el  que  nos  sirve  de  apoyo  legal  para  
sostener   este   régimen   jurídico   aplicable   en   la   práctica   de   esta   medida   cautelar29,  
de   manera   que   se   insiste   en   la   idea   de   que   deberá   cumplirse   esta   medida   de   tal  
manera  que  «no  adquiera  las  características  de  una  pena,  ni  provoque  al  imputado  
otras   limitaciones   que   las   imprescindibles   para   evitar   su   fuga,   la   obstrucción   de   la  
investigación  o  que  continúe  en  la  actividad  delictiva».  
 

29.   El   artículo   191.II   dispone:   «El   imputado,   en   todo   momento,   será   tratado   como   inocente   y  
teniendo  en  cuenta  que  se  encuentra  detenido  para  el  solo  efecto  de  asegurar  su  comparecencia  
en  el  proceso  o,  en  su  caso,  el  cumplimiento  de  la  pena.»  

97
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

El   legislador   establece   numerosas   cautelas   para   controlar   la   efectiva   función  


que   por   ley   debe   desempeñar   la   prisión   preventiva   e   introduce   mecanismos   que  
van  a  dirigirse  en  esa  dirección,  como  el  artículo  191.IV:  
 
El  juez  de  ejecución  velará  por  el  estricto  cumplimiento  de  esta  norma.  Cuando  constate  que  
la   prisión   preventiva   ha   adquirido   las   características   de   una   pena,   comunicará   el   hecho,   sin  
tardanza,  al  órgano  jurisdiccional  que  conoce  del  proceso,  quien  resolverá  lo  procedente  dentro  
de  las  veinticuatro  horas  siguientes.  
 
Especial   mención   merece   en   este   régimen   común   o   general   de   prisión  
preventiva   comunicada   el   lugar   en   el   que   se   va   a   efectuar   el   cumplimiento   de   la  
prisión  preventiva  y  que  atiende  a  un  principio  internacionalmente  reconocido  de  
que  debe  existir  separación  entre  presos  preventivos  y  condenados.  El  artículo  86  
CH,  articulo  5.4  de  la  Convención  Americana  de  Derechos  Humanos,  articulo  191.I  
del   CPP   comienza   precisamente   con   este   principio   al   señalar   que   «las   personas  
contra   quienes   se   haya   dictado   prisión   preventiva,   cumplirán   ésta   en   las   cárceles   y  
presidios   del   país,   pero   en   lugares   absolutamente   separados   de   los   que   ocupan  
quienes  hayan  sido  condenadas».  La  razón  de  ser  de  este  derecho  no  es  otra  que  la  
de  evitar  las  consecuencias  que  podrían  derivarse,  perniciosas  en  todo  caso,  de  la  
vida  en  común  de  ambos  colectivos  −preventivos  y  condenados−.  Para  ello,  existen  
en  determinados  ordenamientos  (por  ejemplo,  en  el  alemán,  en  su  parágrafo  119  
StPO,   o   en   el   español,   en   su   artículo   33   del   Reglamento   Penitenciario)   unos  
criterios   de   clasificación   de   los   detenidos   y   los   presos,   tales   como   el   sexo,   la  
personalidad,   la   edad,   los   antecedentes   penales   y   el   estado   físico   y   mental   de   las  
personas.  Así,  estos  criterios  generales  serían:  
 
• Los   hombres   estarán   separados   de   las   mujeres,   ocupando   éstas  
establecimientos   o   unidades   independientes   con   organización   y   régimen  
propios.  
• Los  jóvenes  estarán  separados  de  los  adultos,  salvo  excepciones.  
• Cada   uno   de   los   grupos   anteriores   habrá   de   subclasificarse   teniendo   en  
cuenta  lo  dispuesto  en  las  Leyes  procesales  penales  y  el  carácter  doloso  o  
culposo   del   delito   atribuido,   formándose   al   efecto,   cuando   menos,   los  
siguientes  grupos  básicos:  a)  Los  que  presenten  enfermedad  o  deficiencias  
físicas   o   mentales   que   les   impidan   seguir   el   régimen   normal   del  
establecimiento;   b)   Los   que   sean   susceptibles   de   ejercer   una   influencia  
nociva  sobre  sus  compañeros;  y  c)  Los  restantes.  
 
En   España,   por   ejemplo,   se   establecen   separación   de   presos   y   detenidos  
calificados   de   peligrosidad   extrema   o   los   inadaptados   al   régimen   propio   de   los  
establecimientos   preventivos,   que   podrán   ser   ingresados   en   departamentos  
especiales,  o  destinados  a  establecimientos  de  cumplimiento  o  de  régimen  cerrado,  
separados  de  los  penados.  
 
Si   bien   es   cierto,   en   la   normativa   vigente   en   Honduras   se   plasma   como   un  
imperativo   el   que   las   personas   que   están   siendo   sometidas   a   un   proceso   penal,  
deben   estar   separadas   en   los   recintos   penitenciarios,   de   las   personas   que   ya   han  
sido   condenados,   en   la   práctica   no   se   produce,   pese   a   que   en   algunas   de   las  

98
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

penitenciarias   nacionales   (muy   pocas)   están   divididas   en   módulos   denominados  


diagnóstico,  procesados  y  sentenciados,  dicha  estructura  no  es  aprovechada  en  su  
totalidad   aduciendo   las   máximas   autoridades   penitenciarias   poco   personal,  
logística   y   hacinamiento   carcelario,   lo   que   obliga   a   introducir   a   personas  
procesadas   en   módulos   de   sentenciados   y   viceversa.   Existe,   a   título   de   ejemplo,   un  
centro  nacional  de  reclusión  femenino  en  donde  se  encuentran  recluidas  la  mayor  
parte  de  las  mujeres  que  están  siendo  procesadas  o  que  ya  han  sido  condenadas.  
No  obstante  en  el  resto  del  país  hombres  y  mujeres  se  encuentran  recluidos  en  el  
mismo  establecimiento,  pero  separados  por  módulos  de  acuerdo  al  sexo.  También  
existen  los  centros  de  menores  infractores  (menores  de  18  años  regulados  en  una  
Ley  Especial  (Código  de  la  Niñez).  
 
Pese  a  las  proclamaciones  legales  no  se  ha  conseguido  de  forma  total  el  debido  
cumplimiento   hacia   esa   necesidad   de   evitar   una   contaminación   que   lleve,   a   la  
postre,  al  aumento  de  la  delincuencia.  Es  un  deber  esencial  del  Estado  el  procurar  
que  las  normas  se  lleven  a  buen  término  y,  si  bien  es  cierto  que  un  establecimiento  
ad   hoc   no   es   fruto   de   un   día,   ni   tan   siquiera   de   una   primavera,   también   es   cierto  
que   el   legislador   aboga   por   otra   decisión   que,   menos   costosa,   es   a   corto   plazo,   más  
realista.  Ello  no  debe,  sin  embargo,  renunciar  al  cumplimiento  de  la  letra  de  la  ley  
en  su  sentido  prioritario.  
 
4.2.  INCOMUNICADA  
 
Si  bien  la  situación  del  preso  preventivo  debe  ser,  como  norma  general,  la  de  la  
comunicación,   puede   suceder   que   dicha   situación   no   sea   en   sí   suficiente   para  
garantizar   el   éxito   de   la   investigación   penal.   En   esos   casos   se   permite,   bajo  
restricciones   temporales   y   condiciones   legales,   llevar   a   cabo   la   separación   del  
preso  preventivo  en  estado  de  incomunicación.  
 
Es  por  ello,  en  consecuencia,  que,  dada  la  agravación  de  esta  modalidad,  sólo  
podrá   acordarse   la   prisión   provisional   incomunicada   si   se   dan   los   supuestos   de  
necesidad  que  se  exigen  para  poder  establecer  dicho  régimen  de  incomunicación,  
lo  que  comporta  una  remisión  a  lo  establecido  en  el  artículo  192  CPP.  
 
4.2.1.  Fundamento  de  la  incomunicación  
 
Siempre   con   el   debido   respeto   a   lo   que   debe   ser   considerado   como   la   regla  
general  en  el  régimen  jurídico  del  debido  respeto  al  régimen  común  o  general  de  
comunicación   de   los   presos   preventivos,   puede   provocarse   situaciones   tales   en  
que   la   comunicación   derivara   en   impedimentos   a   la   investigación,   por   cuanto,  
como   apunta   el   artículo   192   del   CPP,   podrían   concurrir   motivos   fundados   «para  
temer   que,   de   otra   manera,   obstruirá   un   acto   concreto   de   investigación»,   por  
ejemplo  por  concurrir  peligro  de  destrucción,  modificación,  ocultación,  supresión  o  
falsificación   de   los   elementos   probatorios,   o   cuando   incluso   pueda   llevar   a   cabo  
actividades   tendentes   a   influir   negativamente   sobre   los   partícipes,   testigos   o  
peritos  con  afán  de  beneficiarse  de  las  mismas.    
 

99
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Y  la  interpretación  de  este  criterio  debe  efectuarse  siempre  desde  el  prisma  de  
la   proporcionalidad,   ya   que   la   incomunicación   y   las   consecuencias   limitadoras   que  
conlleva   deben   estar   debidamente   conjugadas   con   la   necesidad   de   garantizar   la  
investigación  y  evitar  los  obstáculos  que  perturben  el  descubrimiento  de  la  verdad.  
 
4.2.2.  Límites  de  la  incomunicación  
 
Si   bien   como   apuntábamos   supra,   la   incomunicación   es   perfectamente   posible,  
cierto   es   que   la   misma   queda   condicionada   a   la   concurrencia   de   determinados  
límites   para   que   pueda   realizarse   en   el   marco   de   la   legislación   procesal   penal  
garantista.  Así:  
 
Primero.   Se   exige   que   la   duración   de   la   incomunicación   no   exceda   de  
veinticuatro  horas.  Que  de  conformidad  a  lo  establecido  en  los  artículos  101.2  del  
CPP,   se   establece   que   a   la   persona   detenida   se   le   permita   comunicar   de   manera  
inmediata   el   hecho   de   su   detención   y   el   lugar   en   que   se   encuentra   detenida,   a   la  
persona   natural   o   jurídica   que   él   desee,   no   obstante   en   casos   excepcionales   se  
aplica   lo   establecido   en   el   artículo   192   que   entre   otras   cosas   dispone   que,   para  
fines  investigativos,  el  juez  a  petición  del  fiscal  podrá  solicitar  su  incomunicación  
por   un   plazo   no   mayor   de   veinticuatro   (24)   horas,   es   decir,   es   facultad   exclusiva  
del   juez   dictar   esta   medida,   sin   embargo   en   el   mismo   artículo   se   faculta   al  
Ministerio   Público   decretar   esta   incomunicación   en   casos   urgentes   pero  
únicamente  por  un  espacio  de  seis  (6)  horas  dentro  de  las  cuales  está  obligado  a  
gestionar   la   orden   judicial   por   las   restantes   dieciocho   (18)   horas.   Conforme   a  
nuestra  realidad  en  la  mayor  parte  de  los  casos  se  respeta  ese  derecho  y  plazo,  no  
obstante  existen  algunos  abusos  por  parte  de  algunas  autoridades.  
 
Durante  años  se  han  producido  verdaderos  abusos  y  supuestos  inhumanos  en  
los  antiguos  sistemas  procesales,  en  que  era  posible  y  lícito  que  la  incomunicación  
de   los   inculpados   se   prolongara   por   largo   tiempo,   que,   en   palabras   del  
comentarista   español   AGUILERA   DE   PAZ,   producía   la   mayor   tortura   moral   del  
sometido  a  ella,  y  que  acusaban  un  atraso  lamentable  de  la  cultura  jurídica  y  una  
atonía,  más  lamentable  aún,  de  la  conciencia  pública  en  que  se  hacía  cómplice  de  
tales  abusos  tolerándolos,  los  cuales  han  desaparecido  ya,  por  fortuna.  
 
Segundo.   Deberá   decretarse   por   el   juez,   quien   en   su   decisión,   deberá   hacer  
constar   los   motivos   que   fundan   la   incomunicación   (art.   192.1   del   CPP).   Sin  
embargo,   pese   a   esa   atribución   judicial,   el   legislador   otorga   competencias   para  
autorizar  la  incomunicación  al  Ministerio  Publico  en  caso  de  urgencia  excepcional  
a  que  se  refiere  el  artículo  192.III  del  CPP,  a  saber:  
 
En   casos   de   urgencia   excepcional,   en   que   la   demora   para   solicitar   del   Juez   la  
incomunicación  pueda  frustrar  o  perjudicar  gravemente  la  investigación  en  curso,  el  Ministerio  
Público   podrá   acordarla;   pero   esta   incomunicación   no   podrá   exceder   de   seis   horas,   dentro   de   las  
cuales  deberá  gestionar  la  correspondiente  orden  judicial.    
 
En   este   supuesto   será   el   juez   el   que   ratificará   convalidando   o   no   la   decisión   de  
incomunicación.  

100
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
Tercero.  La  incomunicación  no  va  a  impedir  al  imputado  que  se  comunique  con  
su   defensor   inmediatamente   antes   de   rendir   su   declaración   o   antes   de   realizar  
cualquier  acto  que  requiera  su  intervención  personal,  ni  tampoco  el  acceso  a  libros,  
revistas,  periódicos  u  otros  objetos  análogos  (art.  192.II  del  CPP).  
 
A   sensu   contrario   podemos   considerar   que   no   tendrá   derecho   a   la   entrevista  
con   su   abogado   de   manera   reservada   sino   en   los   términos   antes   expuestos,   no  
podrá   disfrutar   del   derecho   de   comunicaciones   orales,   a   salvo   de   las   que   puedan  
efectuar   con   las   autoridades   judiciales   o   funcionarios   superiores   del  
establecimiento,   no   podrá   entregar   ni   recibir   carta   ni   papel   alguno   sino   por  
conducto  y  con  licencia  del  Juez,  el  cual  se  enterará  de  su  contenido  para  darles  o  
negarles  curso.  
 
Cuarto.  El  legislador  establece  las  condiciones  para  que  pueda  producirse  una  
situación   de   incomunicación   pero   no   se   dice   que   podría   ordenarse   nuevas  
incomunicaciones.  El  sistema  español  si  lo  permite,  dado  que  el  artículo  509  de  la  
Ley   de   Enjuiciamiento   Criminal   establece   que   el   juez   competente   podrá   ordenar,  
bajo   su   responsabilidad,   nuevas   incomunicaciones,   si   la   causa   ofreciere   méritos  
para  ello,  si  bien  la  segunda  incomunicación  no  podrá  nunca  exceder  de  tres  días,  a  
salvo   de   aquellas   actividades   que   necesariamente   deban   realizarse   fuera   de   la  
península.  
 
Hay  que  tener  en  cuenta  que  la  comunicación  del  imputado  se  debe  entender  
como   un   solo   momento,   si   se   toma   en   consideración   lo   que   dispone   el   texto  
constitucional  en  su  artículo  71  y  en  el  mismo  sentido  el  artículo  192  del  CPP,  que  
taxativamente  otorga  un  plazo  máximo  de  veinticuatro  (24)  horas  para  restringir  
este  derecho.  De  igual  forma  debemos  entender  que  el  espíritu  del  legislador  fue  el  
de   crear   esa   figura   y   dado   la   lesividad   a   un   derecho   tan   importante   decidió  
restringirlo   en   una   sola   ocasión,   para   ello   debemos   analizar   otras   figuras  
procesales  en  donde  de  igual  forma  se  restringen  derechos  constitucionales.  
 
A  título  de  ejemplo,  utilizaremos  el  artículo  224  que  nos  habla  de  la  clausura  
de  sitios  o  establecimientos,  en  donde  el  legislador  si  otorga  esa  discrecionalidad  al  
Juez  y  al  Ministerio  Público  de  poder  prorrogar  la  restricción  de  ese  derecho  por  
otras  veinticuatro  (24)  horas  en  caso  de  extrema  urgencia  o  necesidad.  
 
Desde   tales   argumentos,   como   ya   indicamos   con   el   artículo   192   del   CPP,  
taxativamente   nos   faculta   a   restringir   este   derecho   en   una   sola   ocasión,   no  
obstante   si   existiesen   otras   interpretaciones   (in   mala   partem)   debemos  
circunscribirnos   a   lo   que   indica   el   artículo   18   del   CPP   que   nos   ilustra   en   ese  
sentido  y  que  dispone  que  cuando  existan  pasajes  oscuros  o  contradictorios  en  la  
Ley   Penal   se   interpretarán   de   modo   que   más   favorezca   a   la   persona   imputada,   por  
ende   se   nos   obliga   a   ser   una   interpretación   en   este   caso   extensiva   a   favor   de   la  
persona   que   está   siendo   sometida   a   un   proceso   criminal   y   al   cual   le   podríamos  
estar   vedando   uno   de   los   derechos   de   mayor   trascendencia   en   nuestro  
ordenamiento   jurídico.   Es   por   ello   que,   por   cuanto   el   legislador   ha   querido   regular  

101
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

el  fundamento  y  los  límites  de  la  detención  preventiva  incomunicada,  levantada  la  
incomunicación,   puede   posteriormente   volver   a   concurrir   los   condicionantes  
legales   para   provocar   una   segunda   incomunicación.   Cierto   es   que   esta   segunda  
incomunicación,  en  todo  caso,  debiera  ser  algo  más  restrictiva  en  su  duración,  aun  
cuando  la  ley  no  lo  diga.  
 
4.2.3.  Momento  para  decretar  la  incomunicación  
 
Normalmente   la   incomunicación   es   una   medida   que   se   adopta   al   comienzo   del  
procedimiento,   ya   que   se   pretende   con   ella   impedir   y   evitar   que   la   persona   de   la  
que   se   sospecha,   se   ponga   en   contacto   con   aquellos   testigos   o   copartícipes,   o  
terceras   personas,   para   desfigurar   la   verdad   y,   con   ello,   frustrar   el   éxito,   de   alguna  
manera,   de   la   investigación.   Es   por   ello   que   puede   incluso   decretarse   la  
incomunicación   de   un   aprehendido.   Ahora   bien   a   salvo   de   la   referencia   que   se  
efectúa  en  el  artículo  192.1  del  CPP  referida  a  la  investigación  no  existe  óbice  a  que  
pueda  adoptarse  en  momentos  posteriores.  
 
4.3.  ARRESTO  DOMICILIARIO  O  PISIÓN  PREVENTIVA  ATENUADA  
 
Existen   ciertas   situaciones   que   requieren   de   un   tratamiento   específico,   más  
favorecedor   del   preventivo,   y   que,   si   bien   con   denominación   diversa,   encuentran  
acogida   tanto   en   la   legislación   española   como   en   la   hondureña,   si   bien   con   algunos  
matices   en   cuanto   al   tratamiento   y   al   presupuesto   de   adopción   de   la   detención  
preventiva  bajo  esta  modalidad.  
 
En  España  la  situación  ha  sido  especialmente  peculiar,  y  es  por  ello  que  resulta  
interesante   el   iter   legislativo   hasta   la   regulación   actualmente   existente.   De   este  
modo,   hasta   1980   no   se   introdujo   de   manera   expresa   la   atenuación   de   la   prisión  
provisional  en  nuestra  ley.  Con  anterioridad,  la  Ley  de  10  de  septiembre  de  1931  
incorporó   a   la   LECRIM   dos   preceptos   del   Código   de   Justicia   Militar,   vigente  
entonces,   si   bien   lo   hizo   de   forma   atípica,   por   cuanto   no   incorporó   a   ningún  
precepto   concreto   de   nuestra   LECRIM   esta   modalidad.   Por   la   Ley   de   22   de   abril   de  
1980   se   introduce   el   artículo   505.II   del   código   procesal   penal,   permitiéndose   la  
adopción  de  la  prisión  provisional  atenuada  cuando  por  razón  de  enfermedad  del  
inculpado   el   internamiento   entrañe   grave   peligro   para   su   salud,   restringiéndose  
con  ello  las  posibilidades  de  esta  atenuación,  dado  que  la  Ley  de  1931  no  limitaba  
esta   posibilidad   al   estado   grave   de   salud   del   imputado,   sino   que   se   dejaba   al  
criterio   razonado   del   órgano   jurisdiccional   instructor,   atenuar   las   condiciones   de  
cumplimiento  de  la  prisión  provisional,  convirtiéndola  en  arresto  domiciliario.  
 
Pese   a   todo,   no   se   establece   el   régimen   de   esta   atenuación   y,   sobre   todo,   los  
medios   a   través   de   los   cuales   puede   desarrollarse   la   misma.   Significativa   es   la  
configuración  de  la  misma  en  la  Ley  de  1931,  en  la  que  se  permitía  la  salida  de  su  
domicilio   durante   las   horas   necesarias   para   el   ejercicio   de   su   profesión,   bajo   la  
vigilancia  correspondiente.  Si  bien  hoy  parece  carecer  de  utilidad  práctica,  dada  la  
falta  de  cobertura  legal  de  desarrollo,  resultaría  una  buena  alternativa  a  la  prisión  
provisional,   probablemente   porque,   como   sucede   en   otros   ordenamientos  

102
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

jurídicos,   es   una   fórmula   restrictiva   de   la   libertad   que   se   hallaría   más   próxima   a   la  


libertad  provisional  que  a  la  prisión  provisional.  
 
Prácticamente  en  los  sistemas  procesales  penales  del  entorno  europeo  acogen  
esta   modalidad   de   prisión   preventiva,   con   sus   propias   peculiaridades.   Así,   la  
República   Federal   de   Alemania   regulaba   en   su   parágrafo   116-­‐1.º,   2   de   la   StPO   el  
arresto   domiciliario,   como   una   de   las   medidas   suspensorias   de   la   orden   de   prisión  
provisional;   no   se   trata,   por   ello   de   ofrecer   una   forma   de   cumplimiento   de   la  
prisión   provisional,   sino   de   una   medida   que   suspende   la   ejecución   de   la   decisión  
judicial   de   la   prisión   preventiva.   Por   su   parte,   el   artículo   138   del   CPP   francés  
también   acoge   un   capítulo   de   medidas   que   denomina   como   Contrôle   judiciaire,  
institución   con   vocación   de   evitar   la   prisión   provisional.   Exponente   también   de  
cuanto   tratamos   es   la   custodia   domiciliare   o   particolare   que   fue   introducida   en  
Italia   con   la   reforma   del   Código   procesal   por   Ley   de   12   de   agosto   de   1982.   Una  
nota  tienen  en  común  todas  estas  legislaciones  europeas:  frente  a  la  naturaleza  que  
el  artículo  505  de  la  LECRIM  española  atribuye  a  la  prisión  provisional  atenuada,  
de   ser   una   modalidad   de   cumplimiento   de   la   prisión   preventiva,   en   todos   los  
demás   países   se   considera   la   misma   como   un   mecanismo   de   sustitución   de   la  
prisión  preventiva  o  de  suspensión  de  la  decisión  judicial  de  privar  al  sujeto  pasivo  
del  proceso  cautelarmente.  
 
En   Honduras   se   ha   seguido   los   pasos   de   la   mayoría   de   las   legislaciones  
europeas,   regulando   el   arresto   domiciliario   en   el   artículo   173.4   del   CPP,  
considerada   en   el   artículo   184   del   CPP,   que   regula   la   sustitución   de   la   prisión  
preventiva,  como  una  de  las  posibles  medidas  que  pueden  adoptarse.  En  tal  caso,  
no   se   trata   de   una   prisión   preventiva   que   se   cumple   de   forma   excepcional   en   el  
domicilio,   sino   de   una   sustitución   de   la   prisión   preventiva   por   otra   medida,   que   no  
es  prisión  preventiva,  sino  medida  con  naturaleza  propia.  Una  verdadera  lástima,  
por   cuanto   en   aquellos   casos   en   que   el   CPP   está   restringiendo   como   norma  
imperativa   a   la   adopción   de   la   prisión   preventiva,   cabría   conjugarla   con   otros  
preceptos   y   permitir   su   puesta   en   práctica   de   forma   más   suave   para   quien   debe  
padecerla,   obviamente   solo   cuando   concurren   los   elementos   legalmente  
establecidos  para  que  pueda  efectivamente  adoptarse.  Sobre  ella  volveremos  más  
adelante.  
 
 
5.  Prohibición  de  la  prisión  preventiva  
y  supuestos  en  que  no  podrá  decretarse  
 
Si  bien  como  punto  de  partida  el  legislador  hondureño  ha  querido  establecer  
los   presupuestos   que   permitirían   con   carácter   general   adoptar   la   prisión  
preventiva,  ha  regulado  igualmente  determinados  supuestos  en  los  que  no  puede  
ni  debe  decretarse  prisión  preventiva.  Vamos  a  diferenciar  las  dos  situaciones  y  las  
razones  de  ello.  
 
5.1.  PROHIBICIÓN  DE  LA  PRISIÓN  PREVENTIVA  
 

103
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

El   legislador   establece   en   el   artículo   182   del   CPP   el   supuesto   que   quedaría  


encuadrado  en  la  prohibición  de  la  prisión  preventiva:  
 
Salvo  el  caso  previsto  en  el  artículo  178  numeral  4  y  el  artículo  179  de  este  Código,  en  los  
delitos  en  los  que  la  pena  aplicable  no  sea  privativa  de  libertad  o  en  aquellos  en  que  el  máximo  de  
la  pena  sea  inferior  a  cinco  años  de  reclusión,  no  se  impondrá  la  prisión  preventiva,  sino  sólo  las  
medidas   sustitutivas,   las   que   sean   decretadas,   teniendo   en   cuenta   las   circunstancias   y   la  
naturaleza  de  cada  caso.  
 
La  razón  es  de  pura  proporcionalidad.  Si  la  prisión  preventiva  es  privación  de  
libertad,   si   el   delito   no   lleva   aparejada   una   pena   privativa   de   libertad,   carece   de  
sentido   adoptar   una   medida   más   gravosa   que   la   propia   consecuencia   jurídica  
penal.   Del   mismo   modo   se   ha   usado   de   baremo   proporcional   los   años   de   privación  
de   libertad   que   supondrían   la   reclusión   (inferior   a   cinco   años);   todo   ello   sin  
perjuicio   de   la   excepción   a   este   precepto,   referido   a   que   concurran   los   peligros  
expuestos  en  los  meritados  preceptos  (arts.  178.4  y  179  del  CPP).  
 
Si   la   justificación   de   la   no   adopción   de   la   prisión   preventiva   se   asienta   en   la  
proporcionalidad,   debemos   considerar   igualmente   cuál   es   la   vía   que   el  
ordenamiento   jurídico   ha   querido   establecer   cuando   concurran   estas  
circunstancias,   y   no   es   otra   que   si   que   habrá   resolución   cautelar   o,   si   cabe,   si   se  
adoptarán   medidas,   pero   serán   las   medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva,   a  
que  se  refiere  especialmente  el  artículo  184  del  CPP.    
 
5.2.  CASOS  EN  QUE  NO  PODRÁ  DECRETARSE  PRISIÓN  PREVENTIVA    
 
El   artículo   183   del   CPP   ha   querido   igualmente   establecer   una   serie   de  
supuestos  de  naturaleza  subjetiva,  que  responden  a  la  calidad  del  sujeto  pasivo  del  
proceso   y   sobre   el   que   existen   ciertas   condiciones   personales   que   van   a   permitir  
en   aras   de   la   proporcionalidad   entender   que   no   es   adecuada   la   prisión   preventiva,  
siendo   sustituida   por   el   arresto   domiciliario   o   el   internamiento   en   un   centro  
médico,   según   las   circunstancias   del   caso   artículo   183.II   en   relación   con   art.   173.4,  
5  y  11  CPP.  Se  trata,  en  suma,  de  exclusiones  del  fumus  boni  iuris  en  atención  a  los  
sujetos  específicos.  
 
Así,   dispone   este   artículo   183   del   CPP   que   no   podrá   decretarse   prisión  
preventiva  contra:  
1. Los  mayores  de  setenta  (70)  años  
2. Las  mujeres  en  estado  de  embarazo  
3. Las  madres  durante  la  lactancia  de  sus  hijos  
4. Las  personas  afectadas  por  una  enfermedad  en  su  fase  terminal  
5. Quien   actúe   al   amparo   del   artículo   24   numeral   1   del   Código   Penal,   que  
considera   que   se   halla   exento   de   responsabilidad   penal:   «Quien   obra   en  
defensa  de  su  persona  o  derechos  o  de  la  persona  o  derechos  de  otro,  siempre  
que   concurran   las   circunstancias   siguientes:   a)   Agresión   ilegítima;   b)  
Necesidad   racional   del   medio   empleado   para   impedirla   o   repelerla;   y   c)  
Falta   de   provocación   suficiente   por   parte   de   quien   se   defiende.   Se   entenderá  
que   concurren   las   tres   circunstancias   respecto   de   quien   rechaza   el  

104
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

escalamiento   o   fractura   de   los   cercados,   paredes   o   entradas   de   una   casa   o  


apartamento  habitado,  o  de  sus  dependencias,  o  emplea  violencia  contra  el  
individuo  extraño  a  ella  que  es  sorprendido  dentro  de  los  indicados  lugares.»  
 
En   tales   casos   la   prisión   preventiva   se   sustituirá   por   arresto   domiciliario   o  
internamiento   en   un   centro   médico,   según   las   circunstancias;   en   los   supuestos  
contenidos  en  los  numerales  1,  2  y  3  del  artículo  183  del  CPP,  esta  medida  cautelar  
será  sustituida  siempre  y  cuando  no  existan  los  riesgos  procesales  descritos  en  el  
articulo  178  numerales  1,  2  y  4  CPP.    
 
Ahora  bien,  sucede  que  en  ciertos  casos  la  prisión  preventiva  prohibida  en  este  
precepto   por   concurrir   condiciones   legales   subjetivas   es   incompatible   con   la  
aplicación   del   artículo   184,   que   establece   el   elenco   de   delitos   que   de   concurrir  
presuntamente   en   una   causa   llevarían   a   la   conminación   del   juez   de   adoptar   sin  
posibilidad  de  cambio  la  prisión  preventiva.  Se  genera  en  estos  casos  una  suerte  de  
desconcierto   al   concurrir   dos   preceptos,   uno   que   inclina   la   balanza   a   favor   del  
individuo   y   de   la   tutela   de   sus   derechos,   y   el   otro,   mucho   más   gravoso,   que  
favorece   a   la   sociedad,   que   endurece   la   posición   del   que   presuntamente   ha  
cometido   un   hecho   delictivo   que   pueda   ser   calificado   como   delito   de   los   que   se  
enumeran   en   el   artículo   184.   La   solución   no   siempre   es   fácil   y   hasta   en   ciertos  
casos  la  aplicación  del  artículo  184,  considerada  como  la  norma  más  imperativa  en  
materia  de  prisión  preventiva,  pudiera  llegar  a  ser  considerada  como  una  quiebra  
de   los   principios   esenciales   del   Código   y   de   los   derechos   fundamentales  
reconocidos   en   la   Constitución   de   Honduras.   Se   requeriría   una   suerte   de  
adaptación  o  de  adaptabilidad  que  permitiera  una  mayor  flexibilidad  al  titular  de  la  
persecución  penal  a  la  hora  de  no  necesaria  y  sin  condiciones  aplicar  por  encima  
de  cualquier  otro  precepto,  el  artículo  184.  Todo  y  que  estas  son  reflexiones  que  se  
corresponden  con  el  “deber  ser”,  somos  conscientes  de  que  la  práctica  se  rige  por  
un   planteamiento   mucho   más   pragmático   que   lleva   a   que   siempre   que   concurra  
alguno  de  los  delitos  del  artículo  184,  aplicar  sin  condiciones  la  prisión  preventiva.  
 
 
6.  Cesación-­‐revocación  de  la  prisión  preventiva  
 
La   proclamación   de   que   la   prisión   preventiva   es   una   medida   cautelar   lleva   a  
afirmar  que  la  misma  debería  mantenerse  durante  toda  la  tramitación  de  la  causa,  
garantizando  la  efectividad  del  desarrollo  del  proceso  y  especialmente  la  persona  
del  sujeto  pasivo  afectada  al  mismo.  
 
Pese   a   ello,   pueden   concurrir   ciertas   circunstancias   que   lleven   a   poner   fin   a  
esta   situación,   de   la   que   hemos   proclamado   su   carácter   restrictivo   y   excepcional.  
Es  por  ello  que,  además  de  configurar  los  elementos  materiales  que  van  a  fundar  
una   decisión   de   privación   de   libertad   cautelarmente,   a   saber,   mientras   dura   el  
desarrollo  del  proceso  penal,  el  legislador  procesal  ha  querido  también  determinar  
ciertas  razones  que  van  a  llevar  a  poner  fin  a  la  situación  cautelarmente  descrita.    
 

105
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

6.1.  VARIACIÓN  DE  LOS  PRESUPUESTOS  


 
Una   de   las   características   de   la   prisión   preventiva   es   precisamente   la   de   la  
variabilidad,   es   decir,   puede   revisarse   su   adopción   en   cualquier   momento   del  
desarrollo  procesal,  siempre  que  puedan  concurrir  nuevos  elementos  que  alteren  
los   presupuestos   que   dieron   lugar   a   fundamentar   la   decisión   de   adoptar   una  
prisión  preventiva.  
 
No  en  vano  debe  tenerse  presente  que  el  paso  de  los  meses  puede  llevar  a  la  
asunción  sicológica  del  sujeto  pasivo  de  su  afectación  al  proceso  y  de  su  aceptación  
de   este   status,   provocándose   con   ello   una   posible   mejora   de   su   suerte   cautelar,  
adoptándose  una  medida  como  la  obligación  de  presentación  periódica  ante  el  juez  
o  la  prohibición  de  concurrir  a  determinados  lugares,  entre  otras.  
 
No   se   trata   −y   eso   debe   tenerse   presente   en   todo   caso−   de   cambios  
caprichosos   o   arbitrarios   del   juez   o   tribunal   o   de   peticiones   que   tengan   esta  
naturaleza  de  la  Fiscalía,  sino  que  obedece  a  la  justificación  de  la  concurrencia  de  
nuevos   elementos   de   juicio,   a   la   postre   nuevos   hechos,   que   demuestren   un  
debilitamiento  en  el  peligro  de  fuga  o  en  el  de  obstaculización  de  la  averiguación  de  
la   verdad,   o   que   éstos   han   desaparecido   (por   ejemplo,   han   desaparecido   los  
elementos   de   convicción   suficientes   para   sostener   que   el   imputado   es   con  
probabilidad   el   autor   del   hecho   punible).   En   estos   casos   deberá   justificarse   el  
cambio   de   los   motivos,   justificación   que   quedará   desarrollada,   en   la   manera   que  
fue   expuesta   en   el   apartado   correspondiente,   mediante   la   motivación   del   auto  
cautelar.  
 
En  suma,  la  variación  de  los  hechos  pueden  afectar  tanto  para  dejar  sin  efecto  
sin   más   una   prisión   preventiva   como   para   sustituirla   por   otra   medida   diferente,  
pero  en  todo  caso  menos  gravosa  que  la  anterior.  
 
El  legislador  hondureño  está  determinando  que  cada  tres  meses  se  lleve  a  cabo  
un  análisis  de  la  situación  cautelar  y  es  precisamente  en  el  marco  de  esa  legalidad  
exigida   que   pueden   efectuarse   y   considerarse   esos   cambios   que   den   lugar   a   la  
variación   de   las   medidas   cautelares   y   entre   ellas   a   la   variación   de   la   prisión  
preventiva.  
 
6.2.  DURACIÓN  EXCESIVA    
 
En   principio,   en   cuanto   la   prisión   provisional   cumple   una   función   cautelar,  
debería   durar   tanto   cuanto   subsistan   los   motivos   que   la   ocasionaron,   debiendo  
poner   en   libertad   al   preso   preventivo   cuando   desparezcan   los   presupuestos   que  
concurrieron   para   adoptarla   o   cuando   se   declare   su   inocencia.  Si  bien,  la  gravedad  
que   comporta   esta   medida   cautelar   ha   generado   una   necesaria   conciencia   de  
protección   del   derecho   de   libertad   del   aún   no   condenado,   de   modo   que   se   hace  
indispensable  fijar  unos  máximos  legales  de  duración  de  la  misma.  
 

106
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

En   tal   sentido   se   pronuncia   el   CPP   hondureño   en   su   artículo   181,   al   establecer  


los  plazos  legales  de  duración  de  la  prisión  preventiva  y  las  consecuencias  jurídicas  
derivadas   precisamente   del   transcurso   del   plazo,   que   pueden   llevar   incluso   a   la  
puesta   en   libertad   del   imputado   por   el   transcurso   del   tiempo   máximo   fijado   por   el  
legislador.  
 
La   razón   de   esta   decisión   legislativa   se   ha   debido   al   impulso   que   desde   los  
textos   internacionales   de   protección   de   los   derechos   del   hombre   se   ha   venido  
realizando,   por   razones   de   justicia,   para   limitar   el   tiempo   pasado   privado   de  
libertad  sin  título  ejecutivo  condenatorio  que  lo  avale,  y  sostenida  esa  privación  de  
libertad  sobre  la  base  de  los  elementos  de  convicción  basados  en  probabilidades,  
posibilidades   o   verosimilitudes.   Es   por   ello   que   se   ha   trabajado   profundamente  
sobre   la   necesidad   de   que   la   prisión   preventiva   se   mantenga   en   lo   que   se   ha  
denominado   como   plazo   razonable,   siendo   los   Estados   los   que   deben   fijar   la  
razonabilidad   y   los   límites   variables   del   plazo   razonable.   Es   en   gran   medida   lo   que  
apunta   a   la   exigencia   del   principio   de   proporcionalidad   al   que   tantas   veces   nos  
hemos  referido.  
 
El  pronunciamiento  acerca  de  la  limitación  legal  en  torno  a  la  duración  máxima  
de   la   prisión   preventiva   tiene   un   efecto   inmediato,   cual   es   el   de   determinar   los  
efectos  que  puede  producir  el  transcurso  de  estos  plazos  señalados  legalmente.  Y  
en   ese   sentido,   el   imputado   será   puesto   en   libertad   provisional   y   sometido   a  
cualquiera  de  las  medidas  cautelares  previstas  en  el  artículo  173,  sin  perjuicio  de  la  
continuación   del   proceso   y   hasta   que   la   sentencia   adquiera   el   carácter   de   firme  
(art.  181.VII).  Se  produce,  en  suma,  lo  que  en  el  sistema  procesal  penal  español  se  
denomina   como   la   excarcelación,   sin   perjuicio   de   someterle   a   restricciones   o  
limitaciones  de  sus  derechos.  
 
En  todo  caso  y  para  analizar  la  duración  hay  una  cuestión  difícil  de  resolver  y  
es   la   del   cómputo   de   los   tiempos   pasados   en   privación   de   libertad.   Como   quiera  
que   el   legislador   ha   establecido   norma   al   respecto,   cierto   es   que   se   dan   ciertas  
situaciones   que   pueden   dar   lugar   a   soluciones   plurales:   por   ejemplo,   ¿puede  
decretarse  una  privación  de  distintas  naturaleza  (aprehensión,  detención,  prisión,  
arresto)  por  tiempo  que  supere  el  marcado  en  el  181  del  CPP  aun  cuando  la  prisión  
preventiva   no   lo   haya   superado   pero   la   suma   del   tiempo   pasado   en   prisión  
preventiva   más   el   de   arresto   si   lo   hacen?,   ¿puede   computarse   una   prisión  
preventiva,   levantarse   y   volverse   a   decretar   siendo   que   la   suma   de   ambos   tiempos  
de  privación  supera  los  límites  legales?  
 
6.3.  REVOCACIÓN.  TRÁMITES.  APELACIÓN    
 
El   legislador   ha   querido   establecer   en   el   articulado   del   Código   la   regulación  
específica  acerca  de  las  causas  que  pueden  dar  lugar  a  la  revocación  de  la  medida,  
especialmente   de   la   prisión   preventiva   pero   también   de   otras   medidas   que  
supongan   privación   de   libertad   artículo   188   del   CPP   e   igualmente   establece   los  
trámites   de   la   revocación   o   sustitución   en   el   artículo   189   CPP.   Todo   ello   sin  

107
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

perjuicio   de   la   regulación   que   específicamente   destina   a   la   posible   apelación   de   las  


resoluciones  relacionadas  con  la  prisión  preventiva.  
 
6.3.1.  Causas  de  revocación  
 
El  artículo  188  del  CPP  establece  las  circunstancias  que  pueden  concurrir  para  
proceder   a   la   revocación   de   la   prisión   preventiva   (o   de   otra   medida   privativa   de  
libertad),  a  saber:  
 
1. Hayan   desaparecido   los   presupuestos   que   se   tuvieron   en   cuenta   para  
dictarla.  
2. El   indiciado   haya   estado   recluido   por   un   tiempo   igual   o   superior   al   de   la  
duración  mínima  de  la  pena  prevista  para  el  delito  de  que  se  trate.  
3. Haya  transcurrido  el  plazo  máximo  de  duración  de  la  prisión  preventiva  y  su  
prórroga,  en  caso  de  que  ésta  haya  sido  excepcionalmente  acordada.  
4. La  restricción  de  la  libertad  del  imputado  haya  adquirido  las  características  
de  una  pena  anticipada  o  provocado  limitaciones  a  su  libertad  que  excedan  
las   imprescindibles   para   evitar   los   riesgos   a   que   se   refiere   el   artículo   178   de  
este  Código.  
 
Esa   posibilidad   de   revocación,   insistimos,   puede   producirse   porque   la   parte  
solicite  la  misma  o  bien  de  oficio.  
 
6.3.2.  Trámite  
 
El  artículo  189  del  CPP  regula  los  trámites  a  seguir  para  alcanzar  la  revocación  
o  la  sustitución  de  la  resolución  que  ordene  la  prisión  preventiva.  Así,  reza:  
 
La   revocación   o   sustitución   a   que   se   refiere   el   artículo   anterior,   se   adoptará   en   audiencia  
oral  celebrada  para  el  efecto.  
Dicha  audiencia  tendrá  lugar  dentro  de  las  cuarenta  y  ocho  horas  siguientes  a  la  fecha  de  la  
decisión   del   Juez   de   revisar   la   medida,   o   de   la   fecha   en   que   se   haya   presentado   la   respectiva  
petición.  Se  celebrará  con  citación  del  Fiscal  y  de  las  partes,  aunque  se  llevará  a  cabo  con  quienes  
concurran.   Finalizada   la   audiencia,   el   juez   resolverá   por   auto   motivado,   lo   que   estime  
procedente,  en  el  mismo  día  o  en  el  inmediato  siguiente.  
 
6.3.3.  Apelación  de  las  resoluciones  relacionadas  con  la  prisión  preventiva  
 
Referido   a   cualquier   auto   que   imponga,   modifique   o   declare   una   medida  
cautelar  se  establece  por  el  legislador  que  podrá  ser  apelable  en  un  solo  efecto,  lo  
que  significa  que  no  tiene  efecto  suspensivo,  dado  que  la  interposición  del  recurso  
de  apelación  no  suspenderá  el  cumplimiento  de  la  medida  cautelar  (art.  190.1  y  2  
del  CPP).  
 
El  emplazamiento  no  podrá  exceder  de  veinticuatro  horas,  más  el  término  de  
la  distancia.  
 

108
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Admitido  el  recurso,  el  juez  remitirá  sin  tardanza  −debe  entenderse  a  la  mayor  
brevedad   posible−   al   tribunal   de   apelación   una   copia   de   las   actuaciones   que  
guarden   relación   con   la   resolución   cautelar   apelada   al   criterio   del   titular   del  
órgano  jurisdiccional,  quien  certificará  la  misma.  
 
La   Corte   de   Apelaciones   resolverá   sin   más   trámite   dentro   de   los   tres   días  
siguientes  de  recibidas  las  actuaciones.  
 
 
7.  Abono  del  tiempo  pasado  en  prisión  preventiva  
a  efectos  de  pena    
 
El  tiempo  pasado  cautelarmente  en  prisión  preventiva  debe  computarse  a  los  
efectos   de   la   condena,   cuando   finaliza   el   proceso   y   se   dicta   una   sentencia  
condenatoria.  
 
En  España  este  tema  se  regula  en  los  artículos  58  y  59  CP.  En  la  mayor  parte  de  
los   países   se   encuentra   unos   criterios   para   proceder   al   cómputo   de   este   tiempo.  
Así,   en   Honduras   también   se   encuentra   regulado   en   los   artículos   58   CP   y   en   el   386  
del   CPP.   En   general   puede   decirse   que   en   los   dos   artículos   se   enuncia   que   el  
cómputo   de   la   pena   deberá   quedar   comprendido   el   tiempo   en   el   que   el   condenado  
haya   permanecido   tanto   en   detención,   como   en   prisión   preventiva.   Debe   tenerse  
en  cuenta  especialmente:  
 
1. Si  se  impone  una  condena  a  pena  privativa  de  libertad,  se  le  descontará,  a  
efectos   de   la   condena,   el   tiempo   pasado   en   situación   de   prisión  
provisional,  a  razón  de  un  día  de  prisión  preventiva  por  un  día  de  presidio,  
de  reclusión  o  de  prestación  de  trabajo.  
2. Si   se   impone   una   pena   no   privativa   de   libertad,   como   fuere   la   pena   de  
multa,   cabe   abonarla   también,   existiendo   diversos   criterios,   por   ejemplo  
en   algunos   países   se   entiende   que   un   día   de   prisión   preventiva   debe  
computarse  por  tres  días-­‐multa  que  deba  cumplir.    
3. En   España   es   posible   también   abonar   el   tiempo   en   prisión   preventiva,  
incluso   cuando   se   dicte   sentencia   absolutoria,   cuando,   en   otro   proceso  
diferente,  se  dicte  una  sentencia  condenatoria  a  pena  privativa  de  libertad,  
siempre  y  cuando  haya  tenido  por  objeto  hechos  anteriores  al  ingreso  en  
prisión  art.  58.1    
4. Es   más,   en   España   un   cierto   sector   doctrinal   e   incluso   jurisprudencial   se  
ha  manifestado  en  favor  de  una  interpretación  del  tiempo  de  privación  de  
libertad  a  abonar  en  sentido  maximalista,  esto  es,  computándose  no  sólo  el  
tiempo   de   prisión   provisional   sino   también   el   tiempo   que   se   ha   sufrido  
anteriormente   como   consecuencia   de   una   detención   o   de   un   arresto  
domiciliario;  opinión  que  compartimos.    
5. Por   su   parte,   podrían   incluso   valorarse   las   horas   que   se   ha   pasado   en  
situación   de   captura,   aprehensión,   arresto,   detención   por   el   fiscal,   etc.,   a  
efectos  del  cómputo  a  pasar  en  prisión  preventiva  y  en  la  futura  condena  a  
pena  privativa  de  libertad  o  privativa  de  derechos  

109
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
 
8.  Indemnización  por  prisión  preventiva  sufrida  
 
En  numerosos  supuestos  el  proceso  finaliza  sin  sentencia  condenatoria  o  con  
una  condena  privativa  de  libertad  de  menor  duración  o  a  condena  no  privativa  de  
libertad   y   una   persona,   quien   fue   imputado   y   acusado   en   el   proceso   ha   sufrido  una  
privación   de   libertad   excesiva   o   injusta.   Estaríamos   ante   supuestos   que   pondrían  
de   manifiesto   el   mal   funcionamiento   de   la   justicia   al   inferir   un   daño  
desproporcionado   a   quien   soportó   la   medida   más   gravosa   que   es   la   prisión  
preventiva  durante  la  pendencia  del  proceso.  
 
Consecuencia   de   ello   en   el   ordenamiento   español   se   ha   reaccionado  
estableciendo   una   suerte   de   respuesta   legislativa   que   arranca   del   mismo   texto  
constitucional,   cuando   el   artículo   106.2   de   la   CE   reconoce   el   derecho   de   todo  
particular  «a  ser  indemnizado  por  toda  lesión  que  sufran  en  cualquiera  de  sus  bienes  
o   derechos,   salvo   en   los   casos   de   fuerza   mayor,   siempre   que   la   lesión   sea  
consecuencia  del  funcionamiento  de  los  servicios  públicos».  Puede  ocurrir,  por  tanto,  
que  se  exija  responsabilidad   bien   subjetiva   o   bien   objetiva.   Desde   el   punto   de   vista  
subjetivo   cabría   reclamar   responsabilidad   civil,   si   mediare   dolo   o   culpa   o  
responsabilidad   penal,   derivada   de   la   concurrencia   de   los   elementos   del   tipo   que  
pudieran   reclamar   por   delito   de   prevaricación,   en   aquellos   supuestos   en   que   se  
dicta   un   auto   de   prisión   preventiva   a   sabiendas   de   que   es   injusto.   Sin   embargo,  
junto   a   esta   posibilidad   de   responsabilidad   subjetiva,   el   supuesto   normal   que   se  
puede  reclamar  es  el  de  la  responsabilidad  objetiva  o  patrimonial  del  Estado-­‐juez.  
 
A  esta  responsabilidad  patrimonial  del  Estado-­‐juez  se  refiere  el  artículo  121  de  
la   CE30,   que   se   extiende   a   los   daños   causados   con   ocasión   del   ejercicio   de   la  
jurisdicción,  sin  hacer  expresa  referencia  a  la  prisión  provisional.  El  desarrollo  de  
esta   norma   se   produjo   por   la   Ley   Orgánica   del   Poder   Judicial   de   1985,   en   la   que,  
por   primera   vez,   se   regula,   la   posibilidad   del   derecho   a   una   indemnización   a   cargo  
del   Estado,   como   consecuencia   de   error   judicial   o   por   daños   causados   por  
funcionamiento   anormal   de   la   Administración   de   Justicia   (arts.   292   a   297),   y   el  
supuesto  específico  de  indemnización  en  materia  de  prisión  provisional,  dado  que  
el   artículo   294.1   de   la   LOPJ   establece   que   «tendrán   derecho   a   indemnización  
quienes,  después  de  haber  sufrido  prisión  preventiva,  sean  absueltos  por  inexistencia  
del   hecho   imputado   o   por   esta   misma   causa   haya   sido   dictado   auto   de  
sobreseimiento  libre,  siempre  que  se  le  hayan  irrogado  perjuicios».  
 
La   interpretación   literal   de   la   ley   implica   que   sólo   es   posible   esta  
indemnización   cuando   se   dicta   sentencia   absolutoria   o   auto   de   sobreseimiento  
libre   por   inexistencia   del   hecho   imputado,   dejando   al   margen   situaciones   injustas  
de  prisión  provisional  tales  como  que  el  hecho  no  sea  constitutivo  de  delito  o  que  
el   preso   preventivo   aparezca   exento   de   responsabilidad   criminal,   o   que   sea  

30.   Entre   otras   puede   verse,   Vicente   GARRIDO   MAYOL,   La   responsabilidad   patrimonial   del   Estado,  
Tirant  lo  Blanch,  Valencia,  2004.  

110
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

condenado  a  pena  no  privativa  de  libertad,  o  que  sea  condenado  a  pena  privativa  
de  libertad  de  menor  duración,  entre  otras.  Se  trata  de  supuestos  de  injusticia  que  
absurdamente   no   quedan   cubiertos   por   este   derecho,   y   que   ha   provocado   una  
interpretación   libre   y   expansiva   de   la   jurisprudencia,   que   viene   equiparando   la  
inexistencia  objetiva  del  hecho  a  la  inexistencia  subjetiva  del  mismo.  No  obstante,  
siempre  cabría  pretender  una  indemnización  por  el  supuesto  general  (art.  292.2),  
bien  como  declaración  de  error  judicial  (si  bien  con  la  exigencia  de  que  el  mismo  se  
produzca   por   resolución   firme)   o   por   funcionamiento   anormal   de   la  
Administración   de   Justicia   (que   en   suma   podría   centrarse   en   los   conceptos   de   la  
razonabilidad   de   la   duración   de   un   proceso).   La   jurisprudencia   lo   ha   ido  
flexibilizando.  
 
Así,   inicialmente   la   declaración   programática   de   la   responsabilidad  
patrimonial   del   Estado-­‐juez   por   el   artículo   121   de   la   CE,   por   los   daños   causados  
con   ocasión   del   ejercicio   de   la   jurisdicción,   no   hacía   expresa   referencia   a   la   prisión  
provisional,   si   bien   el   desarrollo   de   esta   norma   se   produjo   por   la   LOPJ   de   1985.   Se  
regula,  por  vez  primera,  la  posibilidad  del  derecho  a  una  indemnización  a  cargo  del  
Estado,   como   consecuencia   de   error   judicial   o   por   daños   causados   por  
funcionamiento   anormal   de   la   Administración   de   Justicia   (arts.   292   a   297),   y   el  
supuesto  específico  de  indemnización  en  materia  de  prisión  provisional  (art.  294.1  
de  la  LOPJ).  Ahora  bien,  el  artículo  294  solo  admite  la  indemnización  por  sentencia  
absolutoria   o   auto   de   sobreseimiento   libre   por   inexistencia   del   hecho   imputado,  
dejando   al   margen   situaciones   injustas   de   prisión   provisional   tales   como   hecho   no  
constitutivo   de   delito,   el   preso   preventivo   exento   de   responsabilidad   criminal   (art.  
637.2  y  3),  que  sea  condenado  a  pena  no  privativa  de  libertad,  o  condenado  a  pena  
privativa   de   libertad   de   menor   duración,   entre   otras.   Se   trata   de   supuestos   no  
cubiertos   por   la   norma   y   que   en   la   jurisprudencia   se   venían   equiparando   a   la  
inexistencia  objetiva  del  hecho.  
 
Sin   embargo   esta   interpretación   ha   sido   puesta   en   cuestión   por   el   STEDH  
(asunto   Puig   Panella   c/España,   sentencia   de   25   de   abril   de   2006;   y   posteriormente  
en  la  sentencia  de  13  de  julio  de  2010  (asunto  Tendam  c/España),  al  considerar  que  
el   294   de   la   LOPJ   solo   está   permitiendo   la   pretensión   indemnizatoria   en   los  
supuestos   de   adopción   de   prisión   provisional   cuando   la   resolución   penal   de  
absolución   o   sobreseimiento   lo   sea   por   inexistencia   del   hecho   imputado   y   no   de  
manera  genérica  en  todo  caso,  dado  que  es  necesario  tal  pronunciamiento  y  en  el  
sentido  de  inexistencia  de  hecho  delictivo  como  ausencia  de  toda  imputación.  Ello  
no  significa  desprotección  de  otras  situaciones  de  prisión  provisional  seguidas  de  
sentencia  absolutoria  o  sobreseimiento  libre,  dado  que  cabría  plantearlas  por  la  vía  
general   prevista   en   el   artículo   293   de   la   LOPJ   (sentencia   de   23   de   noviembre   de  
2010).  
 
La   situación   también   se   resuelve   en   Honduras   en   el   artículo   324   de   la  
Constitución,   donde   se   consagra   que   si   el   servidor   público   en   el   ejercicio   de   su  
cargo,   infringe   la   ley   en   perjuicio   de   particulares   será   civil   y   solidariamente  
responsable   junto   con   el   estado   o   con   la   institución   estatal   a   cuyo   servicio   se  
encuentre,   sin   perjuicio   de   la   acción   de   repetición   que   estos   pueden   ejercitar  

111
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

contra   el   servidor   responsable   en   los   casos   de   culpa   o   dolo.   Ahora   bien,   debe  
tenerse   en   cuenta   que   la   responsabilidad   civil   no   excluye   la   deducción   de   las  
responsabilidades  administrativas  y  penal  contra  el  infractor.    
 
Así   mismo   el   artículo   326   de   la   Constitución   señala   que   es   pública   la   acción  
para   perseguir   a   los   infractores   de   los   derechos   y   garantías   establecidas   en   esta  
Constitución   y   se   ejercitara   sin   caución   ni   formalidad   alguna   y   por   simple  
denuncia.   Igualmente,   el   artículo   327   de   la   Constitución   dispone   que   la   Ley  
regulara   la   responsabilidad   Civil   del   Estado,   así   como   la   responsabilidad   civil  
solidaria,  penal  y  administrativa  de  los  servidores  del  Estado.  
 
Debe   tenerse   en   cuenta   también   en   Honduras   lo   que   dispone   la   Convención  
Americana   de   Derechos   Humanos   en   su   artículo   10,   cuando   establece   que   toda  
persona  tiene  Derecho  a  ser  indemnizada  conforme  a  la  Ley  en  caso  de  haber  sido  
condenada   en   sentencia   firme   por   error   judicial.   En   ese   mismo   sentido   el   Pacto  
Internacional   de   los   Derechos   Civiles   y   Políticos   en   su   artículo   4   numeral   5,  
establece   que   toda   persona   que   haya   sido   ilegalmente   presa,   tendrá   el   derecho  
efectivo  a  obtener  reparación.  
 
Para   finalizar,   debe   tenerse   en   consideración   del   mismo   modo   el   artículo   393  
del  CPP,  que  en  su  parte  conducente  dispone  que  el  Juez  de  Ejecución  tramitará,  de  
conformidad   con   lo   dispuesto   en   el   Código   de   Procedimiento   Comunes,   la   tasación  
de  costas  impuestas  y  demás  gastos  a  que  se  refiere  el  código  penal.  Si  los  bienes  
del   condenado   no   fueren   suficientes   para   cubrir   todas   las   responsabilidades   de  
naturaleza  económica,  se  imputarán,  por  el  orden  siguiente;  1)  A  la  reparación  del  
daño   causado   e   indemnizaciones   de   los   perjuicios;   2)   A   las   costas   procesales   y  
personales;  3)  A  los  gastos  ocasionados  en  el  juicio;  4)  A  la  multa.  
 
En  conclusión,  en  Honduras  la  persona  ilegalmente  detenida  puede  accionar  la  
reparación   o   indemnización   del   daño   causado   en   primera   instancia   por   dos   vías;  
ante  los  Juzgados  de  lo  Contencioso  Administrativo,  una  vez  que  haya  obtenido  una  
sentencia   absolutoria,   por   falsa   denuncia   o   falsa   acusación   o   por   hechos  
inexistentes  que  le  hayan  supuesto  una  privación  provisional  de  libertad  durante  
el   proceso.   Y   la   segunda   vía   a   través   de   un   juicio   ejecutivo   en   el   Juzgado   de  
Ejecución   cuando   un   funcionario   o   servidor   del   Estado   haya   sido   condenado,  
siguiendo  el  ejemplo  por  detención  ilegal.  

112
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  IX  
Medidas  cautelares  
sustitutivas  de  la  prisión  preventiva  
 
 
 
 
1.  Sustitución  de  la  prisión  preventiva  
 
El  estudio  comparativo  de  las  medidas  sustitutivas  o  alternativas  a  la  prisión  
preventiva   refleja   una   diversidad   tanto   en   su   configuración   como   en   su   naturaleza  
jurídica,   si   bien   en   todos   los   países   existe   una   nota   común:   el   deseo   de   que   la  
prisión  preventiva  sea  de  forma  restrictiva  adoptada  por  el  órgano  jurisdiccional,  
que  efectivamente  se  cumpla  el  carácter  excepcional  de  la  medida,  tan  propugnado  
desde   las   sedes   internacionales.   Es   por   ello   que,   en   cumplimiento   de   los   principios  
de  idoneidad  y  de  proporcionalidad  que  han  sido  reiteradamente  expuestos,  debe  
tenerse  presente  como  punto  de  partida  que  la  prisión  preventiva  es  la  excepción  
y,  por  ello,  que  siempre  que  los  riesgos  o  peligros  a  que  se  refiere  el  artículo  178  
del  CPP  puedan  ser  evitados  por  la  aplicación  de  otra  medida  menos  gravosa  para  
su  libertad,  el  Juez,  de  oficio  o  a  petición  de  parte,  podrá  imponer  al  imputado,  en  
lugar  de  prisión  preventiva  otras  medidas.  
 
Las   medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva   podrán   ser   impuestas   en  
forma  simultánea  o  bien  de  forma  sucesiva,  pero  en  todo  caso,  son  menos  gravosas  
que  la  privación  de  libertad  cautelar,  aun  cuando  sirven  al  fin  de  sujetar  al  sujeto  
pasivo  durante  la  tramitación  del  proceso,  además  de  favorecer  del  mismo  modo  la  
averiguación  de  la  verdad  por  medio  de  la  investigación  en  el  procedimiento.  
 
En  la  mayoría  de  los  países  se  ha  intentado  disminuir  la  necesidad  de  prisión  
preventiva   a   favor   de   la   aplicación   de   medidas   alternativas   o   sustitutivas   de  
aquélla.  De  este  modo  bien  se  le  deja  en  libertad  provisionalmente,  condicionando  
este  estado  al  debido  cumplimiento  de  ciertas  obligaciones,  o  bien  se  le  priva  de  su  
libertad  de  manera  muy  especial.  
 
En  la  mayoría  de  ellas  se  está  abriendo  una  posible  confianza  en  la  persona  del  
imputado,   a   quien   se   le   exige,   somete   o   restringe   alguno   de   sus   derechos   con   el   fin  
de   garantizar   o   favorecer   el   desarrollo   del   proceso,   la   efectividad   en   la  
investigación  y  el  cumplimiento  de  la  sentencia  cuando  se  dicte.  Como  quiera  que  
en  muchas  de  ellas  debe  establecerse  cualesquiera  mecanismos  de  control,  se  deja  
abierta   la   posibilidad   de   que   se   el   órgano   jurisdiccional   el   que   determine   cuáles  
serán   los   criterios   que   habrá   que   considerar   para   llevar   a   cabo   este   control.   No  
obstante,  el  artículo  184  del  CPP  establece  en  su  apartado  III  que  «el  juez  velará  por  
el   estricto   cumplimiento   de   la   medida   impuesta,   para   lo   cual   debe   contar   con   el  
apoyo  de  cualquier  órgano  de  seguridad  de  la  Policía  Nacional».  
 
1.1.  DELIMITACIÓN  DE  LAS  MEDIDAS  SUSTITUTIVAS  DE  LA  PRISIÓN  PREVENTIVA    

113
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

 
El   legislador   ha   querido   determinar   qué   medidas   podrán   adoptarse   bajo   esta  
condición   de   medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva,   remitiendo   a   las   que   se  
regulan  en  el  artículo  173,  numerales  4),  5),  6),  7),  8),  9;  y  10),  que  son  las  que  a  
continuación  se  exponen.  
 
1.1.1.  Arresto  en  su  propio  domicilio  o  en  el  de  otra  persona  que  lo  consienta,  
bajo  vigilancia  o  sin  ella  
 
Implica  esta  medida  la  permanencia  en  el  propio  domicilio  o,  en  su  caso,  en  el  de  
otra   persona.   Es   por   ello   que   en   algunos   sistemas   se   le   denomina   arresto  
domiciliario  o  detención  domiciliaria.  Lógicamente  es  una  medida  menos  gravosa  
que   la   privación   de   libertad   en   un   establecimiento   del   Estado,   si   bien   por   su  
naturaleza  sigue  siendo  una  medida  cautelar  personal  que  implica  una  limitación  
de   la   libertad   o   lo   que   podríamos   denominar   igualmente   como   una   privación   de  
libertad  soft.  
 
Esta   medida   puede   adoptarse   con   vigilancia   de   la   persona   o   sin   ella,   si   bien   la  
decisión  de  someter  a  vigilancia  plantea  no  pocos  problemas:  quién  será  la  persona  
o   la   institución   que   deberá   llevar   a   cabo   esta   vigilancia,   cuánto   tiempo,   quién  
sufraga   el   coste   de   la   misma,   cuáles   son   las   consecuencias   derivadas   del   posible  
incumplimiento   de   esta   obligación,   entre   otras.   Todos   estos   interrogantes   hacen  
compleja  la  decisión  cautelar  de  arresto.  
 
En  todo  caso,  el  juez  deberá,  al  decidir  la  medida  cautelar  que  adopta,  esto  es,  la  
de  arresto  en  el  propio  domicilio  o  en  el  de  otra  persona,  indicar  el  por  qué  de  la  
medida,   que   no   es   otra   cosa   que   motivar   la   concurrencia   de   los   presupuestos  
necesarios   para   adoptar   la   medida,   y   la   idoneidad   de   esta   medida   respecto   de  
otras.  
 
En   conclusión,   las   notas   que   van   a   servir   para   pergeñar   esta   detención  
domiciliaria  la  convierten  en  una  medida  específica.  Así:  
 
1)  Consiste  en  la  permanencia  en  el  propio  domicilio  o  en  el  de  otra  persona.  
De  ahí  que  en  otros  sistemas  se  la  denomine  como  arresto  domiciliario.  
 
2)  Puede  decretarse  con  vigilancia  o  sin  ella.  La  adopción  de  esta  medida  con  
vigilancia   plantea   ciertas   dudas,   sobre   todo   si   la   misma   debe   llevarse   a   cabo   por  
órganos   públicos,   dado   que   en   tal   caso   el   coste   de   la   medida   desbordaría   las  
previsiones   del   Estado   para   Justicia.   Es   por   ello   que,   asumiendo   los   errores   de  
otros  sistemas  y  los  debates  desde  sus  legislaciones,  el  legislador  hondureño  acoge  
cualquiera  de  las  posible  formas  de  control,  esto  es,  con  vigilancia  o  sin  ella;  y  en  
relación  con  la  posible  vigilancia  impuesta,  cabe  la  posibilidad  de  que  ésta  se  lleve  
a  cabo  por  una  persona  determinada,  familiar  o  amigo,  incluso  el  propietario  de  la  
vivienda   en   la   que   se   debe   recluir   al   sujeto   pasivo   del   proceso.   Esta   modalidad  
sería  mucho  más  económica  para  el  Estado  que  la  vigilancia  policial,  por  ejemplo.  
 

114
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

3)   Es   una   medida   mucho   menos   gravosa   para   el   sujeto   que   la   sufre   que   la  
detención   preventiva   en   establecimiento   penitenciario   o   preventivo,   dado   que  
permite  incluso  la  posibilidad  de  que  pueda  tener  movilidad  en  caso  de  necesidad.  
 
1.1.2.   Someter   al   imputado   al   cuidado   o   vigilancia   de   una   persona   o  
institución  determinada  que  informe  periódicamente  al  juez  
 
Es  una  de  las  fórmulas  históricamente  reconocidas  en  los  sistemas  jurídicos.  Su  
fundamento   obedece   a   razones   de   prudencia,   ya   que   con   ella   se   pretende   tener  
noticias  con  cierta  frecuencia  del  paradero  del  procesado  que  se  halla  en  libertad  y  
prueba  suficiente  de  que  no  ha  tratado  de  ocultarse  para  eludir  su  responsabilidad.    
La  medida  de  sometimiento  al  imputado  al  cuidado  o  vigilancia  de  una  persona  
o   institución   determinada   que   informe   periódicamente   al   Juez   no   implica   la  
exigencia   de   permanencia   del   imputado   en   un   lugar   fijo,   sino   control   del   mismo  
periódico  por  persona  o  institución.  En  este  caso  no  se  da  una  privación  de  libertad  
sino  una  restricción  de  la  misma,  bajo  las  condiciones  legalmente  establecidas  y  las  
que  puedan  igualmente  imponerse  como  régimen  jurídico  de  cumplimiento  por  el  
órgano  jurisdiccional  en  su  auto  cautelar.  
La  primera  cuestión  que  surge  en  el  marco  del  régimen  jurídico  determinable  
de  esta  medida  es  la  de  determinar  la  persona  o  institución  de  que  se  trata.  Y  en  
este   sentido   debe   afirmarse   que   puede   ser   persona   física,   con   vinculación   o   no  
familiar  al  imputado,  y  puede  serlo  por  una  institución,  ya  sea  ajena  absolutamente  
al   mismo   o   ya   por   ejemplo   desde   la   empresa,   el   hospital,   el   centro   de   salud,  
instituciones   de   desintoxicación   de   drogodependientes   e   inclusive   podría  
encomendarse  −porque  no  se  excluye−  a  instituciones  penitenciarias  públicas  que  
hicieren  un  seguimiento  etc.  Se  trata  de  un  garante  personal  y  no  existe  exclusión  
más  allá  de  la  lógico  y  significado  de  la  medida.  
En   cuanto   a   la   decisión   del   juez   de   adoptar   esta   medida   debemos   tener   en  
cuenta   que   podría   convivir   de   forma   sucesiva   con   otras   medidas   tales   como   el  
arresto  domiciliario  o  el  internamiento  en  una  institución,  y  establecer  un  grado  de  
sucesión  por  el  mismo  juez.  
Uno   de   los   elementos   esenciales   en   la   puesta   en   práctica   de   esta   medida  
cautelar   es   la   fijación   y   determinación   de   la   relación   jurídica   que   deberá   existir  
entre   el   vigilante   y   el   juez   que   adoptó   la   medida   cautelar,   en   la   medida   en   que  
aquél   deberá   rendir   informe   periódico   a   éste.   La   periodicidad   vendrá   determinada  
por   el   juez   al   pergeñar   el   régimen   jurídico   aplicable   de   esta   medida   y   sin   que   el  
legislador   establezca   el   grado   y   los   límites   a   la   periodicidad   del   informe.   En   todo  
caso,  se  entiende  que  deberá  concurrir  un  compromiso  de  informe  regular.  Y  este  
informe   puede   ser   oral   o   escrito,   dado   que   no   se   establecen   tampoco,   como   no  
puede   ser   de   otra   forma,   reglas   formales   para   ello.   En   todo   caso   y   en   lo   que   a   la  
vida   jurídica   de   la   medida   se   refiere,   hay   que   entender   que   un   informe   o   varios  
desfavorables  o  la  ausencia  de  los  mismos  podría  devenir  en  una  orden  de  prisión  
preventiva.  
 
1.1.3.   Obligar   al   imputado   a   presentarse   periódicamente   ante   un  
determinado  Juez  o  autoridad  que  éste  designe  
 

115
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

En   el   marco   de   la   alternatividad   a   la   prisión   provisional   juega   un   papel  


fundamental   decretar   medidas   que   impliquen   una   afección   de   la   libertad   sin   que  
ello   comporte   una   privación   de   la   misma.   Y   precisamente   una   de   las   posibles  
obligaciones   que   pueden   adoptarse   con   naturaleza   cautelar   es   la   obligación   de  
presentarse   periódicamente   ante   un   determinado   juez   o   autoridad   que   el   mismo  
órgano  jurisdiccional  designe.  
 
La  función  que  cumple  este  tipo  de  medida  es  generar  una  suerte  de  sujeción  
del  imputado  que,  aun  cuando  no  hallándose  privado  de  libertad,  puede  encontrar  
limitación  a  la  misma  como  garantía  procesal  de  aseguramiento  de  la  eficacia  del  
proceso  y  la  sentencia  que  en  su  día  se  dicte.  
 
El  legislador  no  ha  establecido  ante  quién  deberá  efectuarse  la  comparecencia  
si   bien   puede   serlo   bien   ante   el   mismo   juez   que   dicta   la   resolución,   o   ante   el  
Secretario   judicial   que   dará   fe   de   su   comparecencia   periódica   o   bien   ante   el  
Ministerio  Público  o  incluso  ante  otra  autoridad  que  se  considere  pertinente.  
 
Una   de   las   notas   que   si   que   definen   el   régimen   jurídico   de   esta   medida   es   la   de  
que   la   comparecencia   se   efectúe   de   forma   periódica,   regularmente,   para  
efectivamente   otorgarle   esa   misión   de   efectividad   que   comporta   o   puede  
comportar  la  misma.  
 
En  caso  de  incumplimiento  de  la  medida  se  entendería  que  se  está  agravando  el  
peligro   de   fuga   y   con   él   el   posible   riesgo   de   no   hallarse   presente   durante   la  
pendencia   del   proceso   penal,   por   lo   que   podría   favorecer   la   adopción   de   la   prisión  
preventiva  como  paso  siguiente  en  la  gradación  cautelar.  
 
1.1.4.   Prohibición   de   salir   del   país,   del   lugar   de   su   residencia   o   del   ámbito  
territorial  que  el  órgano  jurisdiccional  determine  
 
En   el   marco   de   las   medidas   cautelares   de   naturaleza   sustitutiva   de   la   prisión  
preventiva   encontramos   igualmente   la   posibilidad   de   adoptar   la   medida   de   la  
prohibición   de   salir   del   país,   del   lugar   de   su   residencia   o   del   ámbito   territorial   que  
el   órgano   jurisdiccional   determine.   Es   una   medida   restrictiva   de   la   libertad   de  
movimiento  del  imputado.  En  otros  países  se  denomina  prohibición  de  ausentarse.  
A   la   hora   de   fijar   los   elementos   esenciales   que   servirán   para   configurar   el   régimen  
jurídico  de  esta  medida:  
 
Primero.   El   fundamento   de   esta   medida   se   asienta,   esencialmente,   en   el  
periculum   in   mora,   y   más   específicamente   en   el   peligro   de   fuga.   Para   evitarlo,   se  
pretende  recortar  la  libertad  de  circulación,  limitándole  la  movilidad.  
 
Segundo.   La   extensión   del   ámbito   limitativo   o   restrictivo   de   la   libertad   de  
movimiento   va   a   depender   del   juez,   quien   determinará   la   prohibición   de   salir:   a)  
del   país;   b)   de   la   localidad   en   la   cual   el   sujeto   pasivo   reside;   c)   cualquiera   otra  
posible  que  fije  el  juez  o  tribunal.  Es,  por  ello,  una  decisión  judicial  la  que  deberá,  
por  un  lado,  tomar  la  decisión  de  adoptar  esta  medida,  y,  por  otro,  fijar  los  lindes  

116
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

de   la   misma.   Los   elementos   que   el   juez   deberá   conjugar   para   su   delimitación  


pueden   ser   perfectamente   la   gravedad   del   hecho,   los   antecedentes   del   imputado,  
sus   condiciones   personales,   la   facilidad   de   movilidad   y,   por   ende,   de   potenciar  
cualquier   actividad   de   huida,   la   situación   económica   del   sujeto,   entre   otras.   A   la  
postre,  cualquier  dato  que  lleve  a  ponderar  el  aumento  o  aminoración  del  posible  
riesgo   de   que   se   oculte   el   imputado,   desaparezca,   y,   con   ello,   imposibilite   la  
continuación  procesal.  
 
Tercero.   Es   complemento   perfecto   de   la   medida   de   obligación   de  
comparecencia   periódica,   en   cuanto   cumplen   claramente   la   función   de   evitar   la  
fuga  del  sujeto  pasivo  del  proceso.  
 
El  legislador  deja  abierta  la  posibilidad  de  que  sea  el  órgano  jurisdiccional  el  que  
establezca   el   control   de   cumplimiento   de   esta   medida,   de   manera   que   podrá  
efectuar   controles   periódicos   o   establecer   incluso   las   pulseras   electromagnéticas  
en  aquellos  lugares  en  los  que  sea  posible  su  utilización  para  efectuar  el  control  del  
lugar   en   el   que   se   mueve   vitalmente   el   imputado   y   que   produzca   comunicación  
electrónica   en   aquellos   supuestos   en   los   que   se   produce   un   quebrantamiento   de   la  
misma.  Al  final  los  instrumentos  electrónicos,  lejos  de  ser  los  más  costosos,  pueden  
favorecer  y  sobre  todo  facilitar  este  tipo  de  controles,  suponiendo,  a  largo  plazo,  un  
abaratamiento  de  los  sistemas  de  control.  
 
Es   importante,   pese   a   todo,   establecer   estos   mecanismos   de   control,  
cualesquiera   que   fueren,   dado   que   el   incumplimiento   de   esta   orden   debería  
producir   una   agravación   en   el   status   cautelar   del   imputado,   incluyendo,   a   estos  
efectos,   la   posibilidad   de   adoptar   la   prisión   preventiva   cuando   concurran  
elementos   que   supongan   la   concurrencia   de   sus   presupuestos   (sobre   todo   en   lo  
que  al  riesgo  de  fuga  privilegiado  se  refiere).  
 
1.1.5.   Prohibición   de   concurrir   a   determinadas   reuniones   o   determinados  
lugares  
 
Es   una   intromisión   en   la   esfera   de   libertad   de   movimiento   del   imputado,   que  
afecta   a   la   posibilidad   de   frecuentar   determinados   sitios,   centros,   lugares,   etc,  
pudiendo   alterar   sus   hábitos,   costumbres,   actividades   etc.   Es   el   anverso   de   la  
medida   anterior,   dado   que   si   bien   en   la   anterior   la   limitación   venía   de   la  
imposibilidad   de   ir   más   allá   de,   en   este   caso   se   trata   de   limitar   las   posibilidades   de  
movilidad   pero   en   el   sentido   de   prohibir   la   concurrencia   del   imputado   a  
determinados  lugares,  espacios  o  reuniones.  
 
Con   esta   medida,   que   no   es   propiamente   cautelar,   también   se   está  
restringiendo   la   libertad   de   movimiento   del   imputado,   al   impedir   que   se   aproxime  
a  determinadas  personas.  No  se  trata  de  garantizar  con  la  adopción  de  esta  medida  
la  presencia  del  sujeto  pasivo  para  evitar  el  posible  riesgo  de  fuga  del  mismo,  que  
impidiese   el   desarrollo   normal   del   proceso.   Su   fundamento   es   meramente  
preventivo,   no   cautelar   ni   aseguratorio   procesal   del   sujeto   pasivo   de   la   causa.   Se  
dirige  a  proteger  realmente  a  la  víctima  de  las  futuras  agresiones,  de  modo  que,  si  

117
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

bien   concurre   el   fumus   boni   iuris   o   elementos   de   convicción   suficientes   para  


sostener   que   el   imputado   es,   con   probabilidad,   autor   o   partícipe   de   un   hecho  
punible,   no   así   sucede   lo   mismo   con   el   periculum   in   mora,   en   cuanto   no   existe  
riesgo   de   fuga   que   funde   la   decisión   de   adoptar   esta   medida,   ni   peligro   de  
oscurecimiento   o   de   obstaculización   de   la   investigación.   El   único   fundamento   de  
esta  medida  es  proteger  a  la  víctima.  
 
En  algunos  casos  esa  prohibición  se  fundamenta  en  la  idea  de  evitar  la  toma  de  
contacto   con   quienes   pudieren   haber   sido   sus   coparticipes   en   la   comisión   del  
hecho   delictivo,   en   otros   casos   es   para   evitar   ambientes   que   precisamente  
favorecen  el  peligro  de  reiteración  en  la  comisión  de  otros  hechos  delictivos,  y  en  
otros  casos,  la  medida  lo  que  pretende  es  salvaguardar  a  las  posibles  víctimas  de  
los  hechos  que  se  le  imputan,  en  el  sentido  de  alejar  al  imputado  de  sus  víctimas,  
preservando   a   éstas   y   a   la   vez   evitando   la   posible   victimización   secundaria   que  
puede  derivarse  de  la  comisión  de  hechos  delictivos  (especialmente  cuando  se  ha  
empleado  violencia,  sea  física  o  psíquica  en  la  comisión  de  los  mismos).  
 
Del  mismo  modo  que  sucede  con  las  demás  medidas  cautelares  sustitutivas  de  la  
prisión  preventiva,  cuando  se  produce  incumplimiento  de  la  medida  sustitutiva  se  
están   fundando   los   peligros   que   pueden   dar   lugar   a   la   prisión   preventiva   y   por  
tanto   se   favorece   la   adopción   de   ésta,   consecuencia   del   quebrantamiento   de   la  
medida  menos  gravosa.    
 
1.1.6.  Prohibición   de   comunicación  con  personas  determinadas,  siempre  que  
no  afecte  al  derecho  de  defensa  
 
Otra   de   las   posibles   medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva   es   la   que  
consiste  en  la  prohibición  de  comunicación.  Es  una  obligación  de  no  hacer  y  en  este  
caso   ese   no   hacer   es   mantener   comunicación   con   determinadas   personas.  
Comporta,   en   consecuencia,   una   intromisión   −restricción   cautelar−   en   la   libertad  
de  relación  del  imputado,  si  bien  puede  dirigirse  al  cumplimiento  de  fines  diversos  
tales  como  por  un  lado,  una  finalidad  cautelar,  que  trata  de  evitar  confabulaciones  
con  personas  que  hicieran  imposible  o  compleja  la  investigación  de  la  causa;  y,  en  
segundo   lugar,   una   finalidad   de   prevención,   en   línea   con   lo   apuntado   en   relación  
con   la   medida   sustitutiva   anterior,   a   saber,   que   se   pretenda   el   no   acercamiento   del  
autor   a   la   víctima   del   hecho   delictivo,   siendo   que,   en   este   caso,   participa   esta  
medida  de  una  finalidad  puramente  preventiva,  no  procesal  ni  cautelar.  
 
El   fundamento   que   inspira   esta   medida   cautelar   se   halla   en   evitar   la  
desaparición   de   pruebas   o   evitar   la   reincidencia,   cuyo   peligro   es   evidente.  
Obviamente   la   prisión   preventiva   disipa   estos   peligros,   si   bien   pudiera   ser  
innecesario   insuflar   las   consecuencias   de   una   privación   de   libertad   cuando   se  
puede  alcanzar  el  mismo  o  similar  objetivo  sin  tanto  daño  sobre  los  derechos  del  
imputado.   Esta   medida   juega   en   el   sentido   de   garantizar   que   el   imputado   no  
incurrirá   en   estos   peligros   pero   sin   aplicar   la   medida   de   privación   de   libertad  
cautelar.  
 

118
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Viene   referida   a   dos   objetivos:   por   un   lado   la   medida   puede   dirigirse   a   evitar  
que,   de   forma   directa   o   indirecta,   mantenga   relación   con   personas   que   pudieren  
haber   tomado   parte   en   la   comisión   del   hecho   delictivo,   como   podría   ser   coautores,  
partícipes,   encubridores,   etc;   o   bien   puede   referirse   también   a   la   posibilidad   de  
alejarse  de  las  víctimas,  como  medida  de  protección.  
 
El   legislador   ha   querido,   sin   embargo,   establecer   una   exclusión   a   esta   limitación  
del   derecho   de   comunicación   con   terceros,   cual   es   la   referida   al   ejercicio   del  
derecho   de   defensa.   El   equilibrio   y   proporción   entre   el   ejercicio   del   ius   puniendi  
por   parte   del   Estado   y   el   derecho   de   defensa   reconocido   al   individuo   lleva   a  
establecer   una   primacía   respecto   del   segundo,   de   modo   que   la   adopción   de   la  
medida   no   perturbará   el   ejercicio   de   cuantas   actuaciones   favorezcan   el   derecho   de  
defensa.  
 
Como   en   las   anteriores   medidas,   no   existe   una   regulación   ni   un   régimen  
específico   que   permita   determinar   el   sistema   a   seguir   para   llevar   a   cabo   el   control,  
si  bien  el  uso  de  los  medios  tecnológicos  como  la  pulsera  electromagnética  permite  
en  determinados  ordenamientos  jurídico  llevar  a  cabo  el  control  pertinente  y  por  
tanto   garantizar   la   eficacia   de   la   medida.   La   consecuencia   de   su   incumplimiento,  
como  sucediera  en  los  casos  anteriores,  llevaría  a  la  agravación  de  la  situación  y,  en  
consecuencia,  a  favorecer  el  decreto  de  prisión  preventiva.  
 
1.1.7.   Constitución   a   favor   del   Estado   por   el   propio   imputado   o   por   otra  
persona,   de   cualquiera   de   las   garantías   siguientes:   depósitos   de   dinero   o  
valores,  hipoteca,  prenda  o  fianza  personal.  
 
El   legislador   hondureño   ha   querido   incorporar   a   las   cauciones   como   último  
Capítulo   de   este   Título   destinado   al   estudio   de   las   medidas   cautelares.   Es   el  
Capítulo  III  el  que  regula  las  mismas,  y  en  concreto  los  artículos  193  a  197  del  CPP.  
Puede  decirse  que  ha  sido  históricamente  la  medida  que  ha  tenido  más  presencia  
en   la   mayoría   de   los   sistemas   jurídico-­‐procesales.   Su   fundamento   se   asienta   en  
responder  de  la  comparecencia  del  inculpado  cuando  fuere  llamado  por  el  juez  que  
conociere  de  la  causa;  en  suma,  concurren  los  dos  presupuestos  para  adoptar  las  
medidas   cautelares,   la   existencia   de   elementos   de   convicción   suficientes   para  
sostener   que   el   que   debe   prestarla   es,   con   probabilidad,   autor   o   partícipe   de   un  
hecho   punible;   y   la   existencia   de   elementos   de   convicción   suficientes   de   que   el  
imputado  no  se  someterá  al  proceso  (peligro  de  fuga).  
 
De   la   regulación   específica   de   las   cauciones   en   el   marco   del   Código   Procesal  
Penal  hondureño  podemos  señalar  las  siguientes  coordenadas:  
 
1.   Hablar   de   caución   implica   referirse   a   una   institución   con   un   condicionante  
que  escapa  de  la  privación  o  restricción  de  libertad.  Estamos  ante  una  exigencia  de  
naturaleza   real   o   económica   que   puede   jugar   como   medida   cautelar   o   como  
salvaguarda  de  una  cautela.  
 

119
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

2.  Su  función  es  la  de  responder  de  la  comparecencia  del  inculpado  cuando  fuere  
llamado  por  el  juez  que  conociere  de  la  causa,  actuando  condicionando  la  libertad  
del  sujeto  pasivo,  de  modo  que  es  una  conditio  de  su  libertad  (de  hecho  vienen  a  
condicionar  la  libertad  provisional  del  sujeto  pasivo,  art.  194).  
 
3.   Clase   de   caución.   El   legislador   establece   una   serie   de   normas   de   forma  
fragmentada  pero  referidas  a  las  mismas.  Así,  
 
―  La  caución  podrá  ser  fianza,  o  garantía  real.    
a)    Fianza:  Podrá  otorgarla  todo  aquel  que  tenga  capacidad  para  contratar  y  
disponer  y  que  sea  propietario  de  bienes  suficientes  para  responder  por  la  
cuantía   de   la   caución   establecida   por   el   Juez.   Tales   bienes   podrán   ser  
muebles,  inmuebles  o  depósitos  bancarios  y  su  existencia  se  probará  con  
los  atestados  o  certificaciones  correspondientes.  
b)   Caución  real:  mediante  hipoteca,  prenda  o  depósito  de  dinero.    
 
Habrá   que   distinguir   a   estos   efectos   las   diversas   modalidades   de   fianza.   Así,   por  
ejemplo,  cuando  se  trate  de  una  fianza  que  afecte  a  bienes  inmuebles,  ya  fueren  del  
mismo   sujeto   imputado   o   de   un   tercero,   se   presentará   en   el   juzgado   el   título   de  
propiedad,   el   avalúo   catastral   y   el   certificado   del   Registro   correspondiente   que  
acredite   que   no   pesa   sobre   ellos   ningún   gravamen,   o   que   aún   tratándose   de   un  
bien  que  se  halla  gravado,  constituye  garantía  suficiente  a  los  efectos  pretendidos.  
Pero   en   todo   caso   se   exige   por   ley   la   conformidad   del   propietario   del   bien.   Si   fuere  
un   bien   mueble   o   joyas,   deberá   acreditarse   su   valor   mediante   las   oportunas  
pericias.   No   obstante,   el   juez   o   tribunal   deberán   asimismo   verificar   la   autenticidad  
de   los   mismos,   así   como   la   veracidad   de   esta   operación,   con   el   fin   de   evitar  
situaciones  fraudulentas  que  impidieren  efectivizar  el  sentido  propio  de  la  fianza  a  
efectos   de   afección   del   sujeto   pasivo   al   proceso   penal.   Toda   esta   labor   judicial  
culminará  con  la  designación  de  un  depositario  de  estos  bienes.  Y  en  todo  caso  si  
estos   bienes   afectados   estuvieren   sujetos   a   registro,   deberá   inscribirse   el  
gravamen   en   el   registro   correspondiente.   Cuando,   finalmente,   la   fianza   consista   en  
la  entrega  de  dinero  deberá  depositarse  las  cantidades  pertinentes  en  una  cuenta  
bancaria,  a  la  orden  del  juez  o  tribunal  de  la  causa.  Estas  cantidades  mantendrán  el  
valor  otorgado,  sin  perjuicio  de  los  intereses  que  este  depósito  puedan  generar  en  
la  entidad  bancaria  correspondiente.  
 
 ―   Puede   sustituirse   en   todo   caso   y   siempre   con   autorización   del   juez,   la  
caución  rendida  por  otra  equivalente.  
 
―  En  los  casos  en  que  el  imputado  no  tenga  capacidad  para  rendir  una  caución  
de   naturaleza   económica,   podrá   decretarse   caución   juratoria,   juramento   de  
someterse   al   procedimiento.   Deberá   decretarse   conjuntamente   con   la   medida   a  
que  se  refiere  el  numeral  6,  del  artículo  173  del  CPP  y  cualquiera  otra  que  el  juez  
considere  conveniente  (art.  184.V  del  CPP).  
 
―  Puede  prestar  la  caución  persona  distinta  del  imputado,  no  gozando  en  este  
caso  del  beneficio  de  excusión.  

120
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

4.  Decisión  judicial  (cualitativa  y  cuantitativa).  Elementos  a  valorar:  naturaleza  y  


gravedad  del  delito,  la  capacidad  económica  del  imputado,  su  personalidad  moral  y  
sus   antecedentes   (art.   194).   Ello   nos   lleva   a   considerar   que   estos   elementos  
jugarán   a   los   efectos   de   delimitar   los   presupuestos   para   adoptar   esta   medida,   a  
saber,  fumus  boni  iuris  y  periculum  in  mora.  
 
5.   Forma   de   constituir   las   cauciones.   Se   constituyen   en   escritura   apud   acta  
autorizada   por   el   Juez,   en   su   condición   de   notario   por   ministerio   de   la   Ley   (art.  
195).  
 
6.   Ejecución   de   las   cauciones:   Si   se   trata   de   imputado   rebelde   o   elude   el  
cumplimiento   de   la   pena,   se   fijará   un   plazo   no   menor   de   cinco   días   ni   mayor   de  
treinta   días   para   que   haga   acto   de   presencia   en   el   proceso   o   se   presente   para  
cumplir  la  condena  que  se  le  haya  impuesto.  Este  emplazamiento  será  notificado  al  
fiador,   con   advertencia   de   que   si   el   imputado   no   comparece   o   no   justifica   estar  
impedido  por  fuerza  mayor  o  caso  fortuito,  la  caución  se  hará  efectiva  por  la  vía  de  
apremio.  
 
Si  la  caución  ha  sido  rendida  por  el  propio  imputado,  se  procederá  de  inmediato  
a  ejecutarla.  
 
El  pago  de  la  caución  no  impedirá  el  libramiento  de  la  correspondiente  orden  de  
captura  (art.  196).  
 
7.   Cancelación   de   las   cauciones:   La   caución,   como   dispone   el   art.   197,   será  
cancelada   y,   en   consecuencia,   devuelto   el   dinero   depositado   o   liberada   la   prenda   o  
la  hipoteca  si:  1)  El  imputado  es  sometido  a  prisión  preventiva  por  el  mismo  u  otro  
delito;  2)  Se  revoca  la  resolución  que  admitió  la  caución;  3)  Por  resolución  firme  en  
que   se   absuelva   al   imputado   o   se   sobresea   el   proceso;   4)   Comienza   la   ejecución   de  
la   pena   privativa   de   libertad   o   se   establece   que   la   misma   no   debe   ejecutarse;   5)  
Muere  el  imputado.  
 
1.2.  IMPROCEDENCIA  DE  LAS  MEDIDAS  SUSTITUTIVAS    
 
Del  mismo  modo  que  se  ha  querido  conjugar  como  criterio  inicial  el  de  que  la  
prisión  preventiva  debiera  ser  la  medida  excepcional  y  se  han  elaborado  diversos  
criterios   para   poder   decretar   medidas   sustitutivas   de   la   misma,   también   el  
legislador   ha   querido   cerrar   la   posibilidad   de   los   beneficios   derivados   de   las  
medidas  cautelares  sustitutorias  de  la  prisión  preventiva,  negando  viabilidad  a  las  
mismas   cuando   concurran   determinadas   condiciones   que   vamos   a   pasar   a  
examinar.  
 
1.   Cuando   concurre   riesgo   de   que   no   se   logre   la   finalidad   perseguida   o   en   caso   de  
reincidencia.   De   este   modo,   si   el   fundamento   de   las   medidas   sustitutivas   es  
alcanzar  el  fin  sin  un  medio  tan  gravoso,  cuando  exista  riesgo  de  no  cumplir  este  
propósito   carece   de   sentido   sustituir   la   prisión   preventiva   por   la   medida  
sustitutiva.  No  obstante,  ello  no  puede  ser  un  canto  a  la  generalidad  de  la  prisión  

121
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

preventiva.   Si   bien   es   cierto   que   la   medida   más   garantizadora   de   los   fines  


cautelares,   siempre   debe   entenderse   aplicable   desde   el   equilibrio   entre   la  
seguridad  y  la  libertad.  De  no  ser  así,  continuaríamos  en  un  modelo  inquisitivo,  en  
el   que   la   seguridad   y   alcanzar   la   misma,   justificando   cualesquiera   medio   que   se  
emplee   para   conseguir   el   fin   pretendido,   primaría   siempre   y   en   todo   caso   respecto  
de  la  libertad.  
 
Mención  especial  realiza  el  legislador  hondureño  respecto  de  la  reincidencia.  Se  
entiende  que  si  la  persona  es  reincidente  el  sistema  no  puede  aplicarle  una  medida  
más   bondadosa   y   se   le   aplica   la   más   gravosa   como   consecuencia   de   su   conducta  
reincidente.  
 
Matiza  el  legislador  igualmente  que  una  persona  sólo  puede  ser  beneficiada  con  
estas   medidas   en   un   solo   proceso   activo,   en   caso   que   se   le   decrete   Auto   de   Formal  
Procesamiento   por   un   nuevo   requerimiento   fiscal,   debe   imponérsele   la   medida  
cautelar   de   prisión   preventiva   en   ambos   juicios.   Se   trata,   en   suma,   de   impedir   que  
quien   sea   «cliente»   habitual   de   la   justicia   penal   no   se   vea   beneficiado   por   las  
medidas   que   se   consideran   más   beneficiosas   para   el   sujeto   imputado.   De   hecho   no  
es   que   se   le   aplique   el   beneficio   a   una   causa   sí   y   a   la   otra   no,   sino   que   arrastraría   a  
aquella  en  la  que  el  imputado  pudiere  estar  beneficiándose  de  una  medida  cautelar  
sustitutiva   y   se   decretaría   en   ambos   casos   y   para   ambas   causas   la   prisión  
preventiva  (art.  184.IV  del  CPP).  
 
2.  En  ningún  caso  procede  la  sustitución  de  la  prisión  preventiva  por  otra  medida  
cautelar  en  los  delitos  de  crimen  organizado.  Es  la  respuesta  más  contundente  que  
en   el   ordenamiento   jurídico   se   ha   querido   mantener   en   la   lucha   contra   la  
criminalidad   organizada   y   responde   a   un   claro   principio   de   reprensión   de   estas  
conductas,   con   aplicación   de   la   función   eminentemente   retributiva   y   sus  
consecuencias  en  el  ámbito  procesal  penal  y  en  el  punitivo.  
 
El  legislador  ha  considerado  que  será  el  órgano  judicial  el  que  en  cada  fase  del  
proceso   determinará   y   naturalizará   las   acciones   delictivas   como   criminalidad  
organizada,   de   acuerdo   con   la   forma   y   la   modalidad   en   que   las   mismas   se  
ejecutaron  (art.  184.VII).  
 
3.   Otro   criterio   que   emplea   el   legislador   hondureño   para   excluir   la   aplicación  
de   las   medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva   y,   por   ende,   la   consideración  
preferente   de   la   prisión   preventiva   frente   a   las   otras   posibles   medidas   es   el   que   se  
recoge   en   el   artículo   184.VII,   que   es   el   de   determinar   un   elenco   de   delitos   en   los  
que  legalmente  se  excluye  la  imposición  de  medidas  sustitutivas  y  que  obedecen  a  
la  gravedad  de  los  hechos  y,  si  cabe,  a  considerar  que  son  los  hechos  socialmente  
más  reprochables  del  Código  Penal.  Se  trata  de:  
 
1)   Homicidio,   excepto   en   los   casos   en   donde   después   de   valorada   la   prueba  
evacuada  en  la  audiencia  inicial,  se  determine  que  el  imputado  actuó  en  una  causa  
de  justificación,  establecidas  en  el  artículo  24  del  CP.  
2)  Asesinato  

122
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

3)  Parricidio  
4)  Violación  
5)  Trata  de  personas  
6)  Pornografía  infantil  
7)  Secuestro  
8)  Falsificación  de  Moneda  y  billetes  de  banco  
9)   Robo   de   vehíulos   automotores   terrestres,   naves   aéreas,   buques   y   otros  
bienes  similares  y  el  robo  de  ganado  mayor  
10)  Magnicidio  de  Jefe  de  estado  o  de  Gobierno  Nacional  o  Extranjero  
11)  Genocidio  
12)  Asociación  ilícita  
13)  Extorsión  
14)  Delitos  relacionados  con  armas  de  guerra  
15)  Terrorismo  
16)  Contrabando,  en  artículo  392-­‐D,  1),  2),  5),  11),  13),  14),  15),  16),  17),  18),  
19)  y  21)  del  CP    
17)  Defraudación  fiscal  en  artículo  392-­‐D,  1),  2),  9),  10),  11),  12),  14),  15),19)  
del  CP  
18)  Delitos  relacionados  con  tráfico  ilícito  de  drogas  y  estupefacientes  
19)  Lavado  de  activos  
20)  Prevaricato  
21)  Feminicidio  
 
Son   todos   ellos   delitos   absolutamente   dispares,   que   tienen   bien   jurídico  
diferente,  que  responden  a  naturalezas  diversas,  si  bien  tienen  como  elemento  en  
común  que  son  los  delitos  más  gravosos,  los  que  más  impacto  social  producen  y  los  
que   el   ordenamiento   jurídico   entiende   que   no   puede   acudirse   a   medio   o   vía   que  
aminore   el   tratamiento   de   quien   aparece   como   sospechoso   de   la   comisión   del  
mismo  o  incluso  como  imputado  o  procesado  por  la  comisión  de  estos  hechos.  
 
1.3.   FORMA  Y  CONTENIDO  DE  LA  RESOLUCIÓN  QUE  DECRETE  MEDIDAS  SUSTITUTIVAS  
Y  CONTENIDO  DEL  ACTA  QUE  REGISTRE  UNA  MEDIDA  SUSTITUTIVA    
 
Las   medidas   sustitutivas   de   la   prisión   preventiva   se   adoptan   por   el   órgano  
judicial,   aun   cuando   en   algunos   casos   excepcionales   se   permite   en   virtud   de   lo   que  
dispone   el   artículo   173.   II   del   CPP,   y   por   tanto   solo   respecto   de   las   medidas  
determinadas  en  la  norma,  que  sea  el  Ministerio  Público  el  que  adopte  en  caso  de  
urgente  necesidad  alguna  de  estas  medidas  si  bien  con  la  convalidación  posterior  
del  juez.  De  este  modo,  puede  afirmarse  que  con  carácter  general  será  competencia  
judicial  la  decisión  de  decretar  o  no  medidas  sustitutivas  de  la  prisión  preventiva.  
En   esta   decisión,   que   revestirá   la   forma   de   auto   (art.   139.III   del   CPP),   deberá  
contenerse,  según  dispone  el  artículo  186  del  CPP:  
 
1.  La  denominación  del  juzgado  que  adopte  la  medida,  lugar  de  emisión.  
2.  Datos  personales  del  imputado  o  los  que  sirvan  para  identificarlo.  
3.   Sucinta   relación   de   hecho   o   hechos   que   se   atribuyan   al   imputado,   con   su  
calificación  legal.  

123
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

4.   Fundamentos   de   la   imposición   de   la   medida,   con   indicación   de   los  


presupuestos  que  la  motiven,  especificando,  en  su  caso,  la  existencia  de  peligro  de  
fuga,  de  obstrucción  de  las  investigaciones,  de  que  existen  motivos  suficientes  para  
presumir  que  el  imputado  continuará  su  actividad  delictiva  o  que  pueda  atentar  o  
ejercer   actos   de   represalia   contra   el   acusador   o   denunciante;   expresando   los  
indicios  tenidos  en  cuenta,  así  como,  las  normas  aplicables  al  caso.  
5.  Parte  dispositiva,  con  clara  expresión  de  la  medida  aplicable,  su  régimen  de  
cumplimiento  y  duración  máxima.  
6.  Firma  y  sello  del  Juez  que  dicta  la  medida  y  del  respectivo  secretario.  
 
La   decisión   cautelar   adoptada   por   el   juez   deberá   ser   examinada   cada   tres  
meses,  con  el  fin  de  analizar  si  se  mantienen  los  presupuestos  que  dieron  lugar  a  la  
misma  o  si,  por  el  contrario,  es  posibles  proceder  a  sustituirla  por  otra  o  incluso  a  
revocar  la  medida  (art.  186  del  CPP).  No  es  una  posibilidad,  sino  que  el  legislador  
la   presenta   como   un   deber,   lo   que   obliga   necesariamente   a   llevarse   a   cabo  
secundum   legem.   Cuestión   diversa   es   que   efectivamente   se   lleve   a   cabo   esta  
revisión  continua  de  las  medidas  en  la  práctica,  que,  tal  como  se  presenta  parece  
no   cumplirse.   Sería   el   momento   de   incorporar   una   suerte   de   sistema   electrónico  
que   permitiera   efectuar   de   forma   automática   una   revisión   en   atención   al   control  
informático  establecido.  
 
Como   se   expuso   supra,   de   acuerdo   con   lo   dispuesto   en   el   ordenamiento  
jurídico   hondureño,   al   Ministerio   Público   se   le   obliga   a   motivar   cada   una   de   sus  
decisiones  y  peticiones,  teniendo  en  cuenta  lo  que  prevé  el  artículo13  de  la  Ley  del  
Ministerio   Público   y   el   artículo   93   párrafo   final   del   CPP;   por   tal   razón   debemos  
entender   que   cualquier   medida   cautelar   que   sea   adoptada   por   el   Ministerio  
Público   bajo   los   parámetros   del   artículo   173   párrafo   final   del   CPP,   deben   ser  
motivados  por  el  Fiscal  a  través  de  una  resolución  escrita.  Y  en  el  caso  que  el  Fiscal  
haga   el   petitorio   ante   el   Juez   de   Garantías   o   el   Tribunal   de   Sentencias   para   la  
imposición  de  una  medida  cautelar,  la  misma  debe  motivarse,  es  decir,  no  deberá  
únicamente   enunciar   los   artículos   en   los   cuales   sustenta   su   pretensión,   sino  
también  debe  justificar  que  la  medida  es  idónea  y  proporcional  para  los  fines  del  
proceso   penal,   y   argumentarlo   sobre   la   base   de   hechos   concurrentes   que   deben  
aparecer  en  su  decisión.  
 
Por  su  parte,  antes  de  poner  en  práctica  las  medidas  sustitutivas  de  la  prisión  
preventiva   a   que   se   refiere   el   artículo   184   del   CPP,   el   secretario   formulará   un   acta.  
Será  necesario  que  el  acta  refleje  la  especificación  de  las  obligaciones  que  deberá  
cumplir   el   imputado   (o,   en   su   caso,   un   tercero   cuando   así   sea   permitido   por   el  
ordenamiento   jurídico),   así   como   la   advertencia   sobre   las   consecuencias   que   se  
derivarán   en   el   caso   de   que   no   se   procediera   a   dar   debido   cumplimiento   de   las  
órdenes   judiciales   o   medidas.   En   el   acta   deberá   procederse   a   identificar  
debidamente   las   personas   que   van   a   intervenir   en   la   ejecución   de   la   medida   (de  
nuevo  aquí  es  posible  que  terceros  puedan  cumplir  una  labor  esencial  en  aras  del  
debido   cumplimiento   de   las   obligaciones   alternativas   a   la   privación   de   libertad  
cautelar).   En   tal   sentido,   no   basta   con   una   exposición   formal   de   dichas   personas,  
sino   que   se   requiere   que   conste   la   debida   aceptación   de   la   obligación   que   les   ha  

124
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

sido   impuesta.   La   falta   de   aceptación   derivaría   en   una   asunción   de   lo   más,   empero  


no   de   los   menos,   sustitutivo   de   aquel   máximo.   Y   asimismo   en   el   acta   se   debe   hacer  
constar   el   domicilio   real   del   imputado   y   de   cualesquiera   otra   persona   que   pueda  
intervenir   en   el   cumplimiento   efectivo   de   las   medidas   sustitutivas.   Cualquier  
cambio   que   vaya   a   producirse   o   se   produzca   en   relación   con   el   domicilio,   deberá  
comunicarse   al   juez   o   tribunal   competente.   Es   un   mecanismo   de   control   efectivo  
judicial.  En  concreto  el  artículo  187  del  CPP  dispone  que  el  acta  deberá  contener:  
 
1. Denominación  del  juzgado  de  que  se  trate  y  lugar  y  fecha  del  acta.  
2. Constancia  de  que  se  notificó  al  imputado  la  correspondiente  resolución.  
3. La   dirección   exacta   de   las   personas   que   habrán   de   intervenir   en   la  
ejecución   de   las   medidas   impuestas   y   la   aceptación   por   parte   de   dichas  
personas,  de  la  función  u  obligación  que  se  les  haya  asignado.  
4. La  indicación  precisa  de  las  consecuencias  que  para  el  imputado  tendrá  el  
incumplimiento  de  las  medidas  impuestas.  
5. La   dirección   exacta   en   que   puedan   hacérsele   notificaciones,   citaciones   y  
emplazamientos  al  imputado.  
6. La  promesa  formal  del  imputado  de  cumplir  las  medidas  que  se  le  hayan  
impuesto  y  de  permanecer  a  la  disposición  del  órgano  jurisdiccional.  
7. La  firma  del  secretario  y  demás  intervinientes.  
 
 
2.  Otras  medidas.  Internamiento  cautelar,  suspensión  en  el  
ejercicio  del  cargo,  y  algunas  medidas  cautelares  patrimoniales  
 
Analizadas   las   medidas   cautelares   tal   como   se   han   regulado   en   la   legislación  
hondureña  resulta  curioso  observar  que  se  han  quedado  en  el  elenco  de  medidas  
cautelares  enumeradas  en  el  artículo  173  del  CPP  dos  de  ellas  fuera  de  las  que  el  
legislador   ha   querido   incorporar   a   las   denominadas   medidas   sustitutivas   de   la  
prisión  preventiva.  Se  trata  de  las  que  se  regulan  en  el  artículo  173.11  y  12  del  CPP  
y   que   no   se   encuentran   recogidas   en   el   artículo   184.   Ello   lleva   a   pensar   que   ha  
existido   voluntad   en   Honduras   de   no   considerarlas   como   medidas   que   puedan  
adoptarse  para  sustituir  a  una  prisión  preventiva.  La  respuesta  a  esta  posición  se  
encuentra  en  la  naturaleza  misma  de  las  medidas,  que  vamos  a  pasar  a  comentar.  Y  
a  ellas  unimos  la  regulación  específica  que  se  efectúa  en  el  último  Capítulo  (III,  de  
las  cauciones)  del  Título  VI  del  Libro  I  del  Código  de  Proceso  penal  lleva  a  cabo  el  
legislador   hondureño   en   relación   con   las   cauciones   en   el   marco   de   la   tutela  
cautelar  penal.  
 
2.1.   INTERNAMIENTO   CAUTELAR.   MEDIDA   NO   SUSTITUTIVA,   EMPERO   SÍ  
ALTERNATIVA  DE  LA  PRISIÓN  PREVENTIVA    
 
Aun  cuando  se  enumera  como  tal  medida  sustitutiva  de  la  prisión  preventiva,  
entendida  en  el  sentido  de  menos  gravosa  que  la  privación  de  la  libertad  cautelar,  
hay   que   entender   que   la   medida   de   internamiento   cautelar   debe   considerarse  
como  una  medida  alternativa  (que  no  sustitutiva)  a  la  prisión  preventiva  cuando  se  
dan   las   condiciones   y   presupuestos   legalmente   establecidos,   y   en   especial,   hay   que  

125
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

estar  a  o  que  dispone  el  artículo  173.11  del  CPP  y  su  desarrollo  en  el  artículo  185  
CPP.  
 
En  el  caso  que  nos  ocupa  el  fundamento  de  esta  medida  se  halla  en  la  situación  
del   sujeto   pasivo,   en   su   capacidad   o   en   su   estado   psíquico   o   psicológico   que   lleva   a  
considerar   que   la   privación   de   libertad   no   debe   serlo   en   un   establecimiento  
penitenciario   o   cautelar   sino   en   un   establecimiento   especializado   para   dar  
tratamiento  adecuado.  
 
El   régimen   jurídico   aplicable   en   este   supuesto   de   internamiento   en  
establecimiento   especializado   viene   determinado   por   lo   que   prescribe   el   artículo  
185  del  CPP,  a  saber:  
 
1.   Se   dan   los   mismos   presupuestos   que   concurren   para   decretar   la   prisión  
preventiva.  
2.   Concurre   y   así   se   hace   constar   mediante   un   dictamen   pericial,   que   la  
persona   que   ha   de   ser   sometida   a   prisión   preventiva   se   halla   en   un   estado   de  
enfermedad   mental   cuyo   tratamiento   es   incompatible   con   el   cumplimiento   de   la  
medida   cautelar   en   un   establecimiento   penal.   Se   trata   por   ello   de   la   medida  
aplicable  tan  sólo  a  quienes  se  hallan  inmersos  en  alguna  causa  de  discapacitación  
mental   o   incapacidad   transitoria.   La   exigencia   del   dictamen   pericial   avala   la  
comprobación   de   si   sufre   una   grave   alteración   o   insuficiencia   de   sus   facultades  
mentales  que  lo  tornan  peligroso  para  sí  o  para  terceros.  
3.  No  es  una  decisión  automática,  fruto  de  las  coordenadas  descritas,  sino  que  
queda  a  decisión  específica  y  caso  por  caso  del  órgano  jurisdiccional,  quien  podrá  o  
no  determinar  la  necesidad  de  ordenar  el  internamiento  en  un  establecimiento.  
4.   La   decisión   de   internamiento   tendrá   la   condición   de   cautela   igualmente,   si  
bien   para   garantizar   la   función   de   aseguramiento   del   imputado   durante   el   proceso  
se  requerirá  de  la  debida  aplicación  de  los  medios  pertinentes  para  impedir  la  fuga  
de  la  persona  internada.  
5.   El   internamiento   no   podrá   durar   más   que   la   prisión   preventiva   ordinaria,   lo  
que   lleva   a   vincularla   con   los   plazos   legalmente   establecidos   para   la   misma,  
regulados   en   el   artículo   181   CPP.   Y   en   todo   caso   concluirá   este   internamiento  
cuando  haya  cesado  la  situación  y  el  órgano  jurisdiccional  valore  la  procedencia  de  
mantener   a   la   persona   privada   de   libertad   cautelarmente   en   un   establecimiento  
penal  o,  en  su  caso,  adoptar  una  medida  sustitutiva.  
 
2.2.  SUSPENSIÓN  DEL  CARGO    
 
En   los   supuestos   en   que   se   atribuye   al   imputado   un   delito   contra   la  
administración   pública   es   posible   pensar   en   una   medida   de   suspensión   del  
ejercicio  del  cargo.  
 
Si   bien   es   cierto   que   esta   medida   se   regula   entre   las   medidas   cautelares  
aplicables,   concurriendo   los   presupuestos   legitimadores   de   las   mismas   para  
adoptarlas,   ex   artículo   173,   la   naturaleza   de   esta   medida   no   es   propiamente  
cautelar.   No   se   dirige   a   asegurar   la   eficacia   del   procedimiento,   ni   a   garantizar   la  

126
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

presencia   del   imputado   ni   a   regular   la   obtención   de   pruebas,   todos   ellos   fines   de  


las  medidas  cautelares  según  el  artículo  172  del  CPP,  sino  que  tiene  una  finalidad  
preventiva  interdictiva,  tendente  a  evitar  riesgos  derivados  del  mantenimiento  en  
la   función   de   la   persona   imputada.   No   se   trata   tanto   de   garantizar   el   proceso  
cuanto   de   evitar   que   pueda   continuar   realizando   conductas   en   el   marco   de   su  
empleo  o  cargo  en  la  administración  que  puedan  ser  igualmente  delictivas,  de  ahí  
ese  carácter  preventivo  que  le  caracteriza.    
 
2.3.   ALGUNAS   MEDIDAS   CAUTELARES   PATRIMONIALES.   ESPECIAL   REFERENCIA   AL  
DECRETO   NO.   26-­‐2010   QUE   APRUEBA   LA   LEY   SOBRE   PRIVACIÓN   DEFINITIVA   DEL  
DOMINIO  DE  BIENES  DE  ORIGEN  ILÍCITO  
 
El   proceso   penal   hondureño   se   dirige   al   cumplimiento   de   la   aplicación   del  
Derecho   Penal   al   caso   concreto,   es   decir,   se   ejercita   la   acción   penal   a   través   del  
mismo.   Las   medidas   anteriormente   expuestas   son   esencialmente   medidas  
cautelares  personales  penales  o  medidas  que  pudiendo  no  ser  personales  −alguna  
es  patrimonial−  tiene  como  objeto  garantizar  en  todo  caso  el  ejercicio  de  la  acción  
penal,   la   persona   del   sujeto   pasivo,   siquiera   sea   de   forma   sustitutiva,   o  
preventivamente  protección  a  la  víctima.  
 
2.3.1.  Con  carácter  general  
 
A   pesar   de   ello,   nada   obsta   a   que   puedan   igualmente   adoptarse   medidas  
cautelares  en  el  proceso  penal  que  no  son  ni  penales  ni  personales,  sino  que  tienen  
una   vocación   de   garantizar   responsabilidades   civiles   que   van   conexas   a   la  
existencia  del  delito.    
 
Aun   cuando   no   se   regula   de   forma   sistemática   en   el   CPP,   si   que   es   posible  
hablar   del   ejercicio   de   la   acción   civil   en   el   proceso   penal   (arts.   432   y   ss),   y   además,  
en  el  mismo  artículo  173.10  se  refiere  a  una  medida  de  esta  naturaleza,  así  como  
los  artículos  193  a  197  del  CPP  que  se  refieren  a  la  caución.  Todo  ello  sin  olvidar  
alguna   norma   especial   que   con   carácter   también   especial   establece   la   posibilidad  
de   adoptar   medidas   de   naturaleza   patrimonial,   que   no   personal,   y   de   carácter   más  
próximo  a  lo  civil  que  a  lo  penal.  
 
En   cuanto   a   qué   tipo   de   medidas   podrían   adoptarse,   habría   que   considerar,  
entre   otras,   fianzas,   embargos,   anotaciones   preventivas,   pensión   provisional,   la  
intervención   inmediata   del   vehículo,   medidas   de   naturaleza   patrimonial   tendentes  
a   garantizar   y   proteger   a   las   víctimas   (congelación   salarial,   exclusión   de   la   patria  
potestad…).  
 
En  este  caso  hay  una  serie  de  cuestiones  que  debemos  considerar:  ¿Quién  las  
adopta:  jueces  civiles  o  jueces  penales?,  ¿qué  presupuestos  se  aplican:  del  proceso  
civil   o   del   proceso   penal?,   ¿qué   procedimiento   se   aplica:   civil   (CPC   o   CPP)?  
Pareciera   que   la   solución   debería   ser   la   de   la   vis   attractiva   del   orden   jurisdiccional  
penal  siempre  que  las  medidas  se  adopten  en  el  curso  de  un  proceso  penal,  lo  que  
implica   que   es   el   juez   penal,   de   acuerdo   con   las   reglas   del   Código   Procesal   Penal,   y  

127
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

según   el   procedimiento   penal   cautelar,   el   que   podrá,   en   su   caso,   adoptar   estas  


medidas   cautelares.   Cuestión   diversa   es   si   se   pretendiera   ejercitar   de   forma  
independiente   y   sucesiva   la   responsabilidad   civil   derivada   de   la   comisión   de   un  
hecho   delictivo,   en   cuyo   caso,   esa   sucesión   se   produciría   en   dos   sedes   judiciales  
diferentes:   la   primera,   en   sede   penal,   donde   podrían   o   no   adoptarse   medidas  
patrimoniales  cautelares,  y  la  otra,  en  el  proceso  civil,  en  el  que  las  reglas  a  seguir  
de   competencia,   procedimiento,   presupuestos,   etc,   serían   solamente   las   del   Código  
Procesal  Civil.  
 
2.3.2.   Supuesto   especial   en   el   caso   del   Decreto   No.   27-­‐2010   (Ley   sobre  
privación  definitiva  del  dominio  de  bienes  de  origen  ilícito)  
 
 
Supuestos  especiales  de  medidas  precautorias,  cautelares  o  de  aseguramiento  
son   las   que   se   regulan   en   el   Decreto   No.   27-­‐2010   que   aprueba   la   Ley   sobre  
privación  definitiva  del  dominio  de  bienes  de  origen  ilícito.  Se  trata  del  ejercicio  de  
la  acción  de  privación  definitiva  del  dominio.  
 
Se   enmarca   esta   regulación   específica   en   el   ámbito   de   la   lucha   contra   la  
criminalidad  organizada,  tanto  para  atacarla  como  para  prevenirla;  una  lucha  que  
ha  llevado  a  la  preocupación  por  los  Estados  de  colaborar  y  cooperar  en  la  lucha  
contra  la  misma,  aprobando  numerosas  convenciones,  de  las  que  Honduras  forma  
parte,   tales   como   la   Convención   de   las   Naciones   Unidas   Contra   la   Corrupción,  
suscrita   en   Mérida   (México)   en   el   año   2003,   y   ratificada   por   Honduras   el   30   de  
septiembre  de  2005;  la  Convención  de  las  Naciones  Unidas  Contra  la  Delincuencia  
Organizada   Transnacional,   ratificada   por   Honduras   el   30   de   junio   de   2003;   la  
Convención   de   las   Naciones   Unidas   contra   el   Tráfico   ilícito   de   Estupefacientes   y  
Sustancias  Psicotrópicas,  suscritas  en  Viena,  Austria,  el  20  de  diciembre  de  1988  y  
ratificada  por  Honduras  el  11  de  diciembre  de  1991;  el  Convenio  Centroamericano  
para   la   Prevención   y   Represión   de   los   Delitos   de   Lavado   de   Dinero   y   Activos,  
relacionados   con   el   Tráfico   Ilícito   de   Drogas   y   Estupefacientes,   suscrito   por  
Panamá,  el  11  de  julio  de  1997,  así  como  alguna  otra  más  que  ha  sido  ratificada  por  
Honduras.  
 
Fruto   de   esta   política   internacional   de   cooperación   frente   a   la   criminalidad  
organizada   se   aprobó   la   Ley   sobre   privación   definitiva   del   dominio   de   bienes   de  
origen   ilícito,   en   el   año   2010,   que   tiene   por   finalidad   «la   lucha   contra   la  
criminalidad  organizada  de  conformidad  con  lo  establecido  en  la  Convención  de  las  
naciones   Unidas   contra   la   Delincuencia   Organizada   Transnacional   y   demás  
Instrumentos  Internacionales  ratificados  por  Honduras;  lograr  la  legítima  protección  
del  interés  público,  en  beneficio  de  la  sociedad,  el  bien  común  y  la  buena  fe,  mediante  
el   desapoderamiento   de   bienes,   productos,   instrumentos   o   ganancias,   originados,  
obtenidos   o   derivados   en   contravención   a   la   Ley»   (art.   1).   Es   por   ello   que   sus  
objetivos  van  a  ser:  
 
1.   La   identificación,   localización,   recuperación,   aseguramiento,   de   bienes   o  
activos,   y   la   privación   definitiva   del   derecho   de   dominio   de   los   bienes,  

128
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

productos,  instrumentos,  ganancias  de  origen  ilícito  o  que  no  tengan  causa  
económica  o  legal  de  su  procedencia.  
2.   El   procedimiento   especial   que   ha   de   seguirse   para   el   efectivo  
cumplimiento  y  aplicación  de  esta  Ley.  
3.   Las   facultades   y   actuación   de   las   autoridades   encargadas   para   el  
conocimiento  y  aplicación  de  esta  Ley.  
4.   Las   obligaciones   de   personas   naturales   o   jurídicas,   que   se   dedican   al  
ejercicio   de   profesionales   o   actividades   susceptibles   para   ser   utilizadas   en  
las   transferencias,   uso,   ocultamiento   y   circulación   de   bienes,   productos,  
instrumentos  originados  en  actividades  ilícitas  o  surgidos  como  producto  
de  la  criminalidad.  
5.   Los  mecanismos  legales  que  han  de  permitir  el  ejercicio  de  los  derechos  de  
las  personas  que  se  consideren  afectadas  con  la  aplicación  de  esta  Ley.  
6.   La   aplicación   de   técnicas   especiales   de   investigación,   como   entrega  
vigilada,  operaciones  encubiertas,  y  otras  permitidas  por  la  Ley.  
 
En   especial,   y   al   efecto   que   a   nosotros   no   interesa,   hemos   de   estar   a   lo   que  
prevé   el   Capítulo   VIII,   en   sus   artículos   32   a   38,   en   los   que   se   recogen   algunas   de  
estas   medidas   así   como   el   procedimiento   para   ello.   Todo   y   que   la   ley   es   la   que   va   a  
condicionar   el   marco   en   el   que   se   pueden   aplicar,   la   exigencia   de   valorar   y  
ponderar   la   concurrencia   o   no   de   esta   situación   especial   que   lleve   a   considerar  
necesario   aplicar,   amén   de   otros   instrumentos   como   especialmente   las   técnicas   de  
investigación   de   bienes,   productos,   instrumentos   o   ganancias,   las   medidas  
cautelares   que   de   forma   específica   se   recogen   en   la   Ley   y   sobre   todo   su   régimen  
jurídico  aplicable.  
 
Estas   medidas   consisten   en   prohibir   o   suspender   el   poder   dispositivo   o   de  
transferir,  convertir,  enajenar  o  gravar  o  trasladar  bienes,  productos,  instrumentos  
o  ganancias;  o  su  custodia  o  control  temporal,  ya  se  trate  de  dinero  depositado  en  
instituciones   financieras,   títulos   valores   y   de   los   rendimientos   de   los   anteriores,  
etc31.  
 
Las  posibles  dudas  que  pueden  plantearse  en  el  supuesto  anterior,  en  el  caso  
de  medidas  cautelares  patrimoniales  en  el  marco  de  los  procesos  penales  comunes  
del  CPP,  en  cuanto  a  régimen  jurídico  aplicable,  no  se  dan  aquí,  porque  tienen  una  
regulación   propia   que   viene   a   considerarse   claramente   aplicable   cuando   se   trata  
de   medidas   que   están   vinculadas   a   delitos   referidos   a   crimen   organizado,   que   se  
sirve  de  bienes  originados  por  actividades  ilícitas,  en  cuyo  caso  esta  ley  pretende  
implementar   medidas   que   priven   de   los   mismos   a   quienes   se   hallan   inmersos   en  
estas   actividades.   Esencialmente   podemos   considerar   las   siguientes   reglas   de  
actuación:  
 

31.   En  el  artículo  3  apartado  5)  se  define  la  medida  precautoria,  cautelar  o  de  aseguramiento  como  
la   prohibición   temporal   de   transferir,   convertir,   gravar   o   enajenar,   o   trasladar   bienes,   productos,  
instrumentos   o   ganancias;   o   su   custodia   o   control   temporal,   mediante   mandamiento   expedido  
por  el  Órgano  Jurisdiccional  Competente  o  el  Ministerio  Público.  

129
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

1.   Se   podrán   solicitar   en   cualquier   etapa   del   proceso   y   con   el   propósito   de  


preservar  la  disponibilidad  de  los  bienes,  productos,  instrumentos  o  ganancias.  
2.  Competencia:  el  órgano  jurisdiccional  competente  a  solicitud  del  Ministerio  
Público.  Excepcionalmente  y  bajo  supuestos  marcados  por  la  ley  (para  evitar  que  
los   bienes,   productos…   sean   ocultados   o   se   haga   difícil   su   persecución   o  
disponibilidad),   podrá   el   Ministerio   Público   en   estos   casos   de   urgencia,   dictar  
medidas   precautorias   o   de   aseguramiento   de   bienes   (art.   33,   II).   En   este   caso,   lo  
pondrá  en  conocimiento  del  Juez  dentro  de  las  72  horas  siguientes,  siendo  que  el  
Juez  por  auto  motivado  lo  validará  o  lo  anulará.  
3.   Reglas   del   proceso:   puede   solicitarse   sin   notificaciones,   ni   audiencias  
previas,  dada  la  excepcionalidad  del  tratamiento  en  esa  causa.  
4.   Todo   lo   que   ha   sido   objeto   de   la   medida   será   puesto   a   disposición   de   la  
OABI,  para  su  administración,  guarda,  custodia  o  destrucción  en  su  caso.  
5.  Se  ejecutan  a  través  de  determinadas  instituciones,  que  estarán  obligadas  a  
cumplir  la  inscripción  de  las  mismas.  En  los  registros  de  la  propiedad  inmueble  y  
mercantil,   así   como   en   otras   instituciones   públicas   o   privadas   en   las   que   es  
necesario  ejecutarlas  no  se  alegará  prelación  alguna  para  retrasar  o  no  ejecutar  la  
medida,  pudiendo  generar  en  su  caso  responsabilidad  administrativa,  penal  o  civil  
del  infractor  (art.  36).  
Si   la   medida   recae   sobre   cuentas   bancarias,   se   hará   efectiva   a   través   de   la  
gerencia   de   cumplimiento   de   la   institución,   sin   perjuicio   de   que   se   ejecuten   a  
través  de  otros  funcionarios  de  la  misma  (art.  36  in  fine).  
6.   Las   medidas,   una   vez   ejecutadas,   serán   comunicadas   por   cualquier   medio   al  
afectado  o  a  su  apoderado  en  caso  de  ser  posible.  En  su  defecto,  la  comunicación  se  
hará   a   través   de   la   publicación   por   una   sola   vez,   en   un   diario   de   circulación  
nacional  y  en  un  medio  de  difusión  radial  con  cobertura  nacional  (art.  35).  
7.  Transcurrido  el  término  de  12  meses,  después  de  dictadas  y  ejecutadas  las  
medidas,   sin   que   el   Ministerio   Público   haya   promovido   la   acción   de   privación   de  
dominio,  éstas  pueden  revocarse.  
8.   Podrán   ser   revocadas   por   el   Ministerio   Público   o   por   el   Órgano  
Jurisdiccional  Competente,  siempre  en  presencia  del  MP  y  del  apoderado  legal  del  
afectado  o  titular  (art.  37).  
9.   Contra   la   resolución   dictada   por   el   Juez   de   Letras   que   acceda   o   deniegue  
decretar  una  medida  de  las  aquí  estudiadas,  procederá  recurso  de  reposición  y  de  
apelación   subsidiaria   (éste   con   efecto   devolutivo).   El   primero   seguirá   el   CPP   y   el  
segundo   el   trámite   establecido   en   esta   Ley   para   el   recurso   de   apelación   de   las  
sentencias  definitivas.  
 
Resulta   interesante   analizar   y   comparar   ambas   regulaciones,   detectando   el   interés   político   y  
legislativo   para   que   se   establezca,   ante   una   regulación   especial   y   más   incisiva   que   la   normal,   un  
régimen  jurídico  adecuado,  expreso  y  que  no  deje  lugar  a  la  interpretación.  Es  un  régimen  cerrado  
que  lleva  a  aplicar  la  tutela  cautelar  como  asegurativa  en  casos  en  que  para  el  Estado  y  en  general  
para  los  Estados  estamos  ante  la  lucha  contra  la  organización  criminal.  Su  justificación  se  encuentra  
en   esa   necesidad   de   seguridad   no   solo   nacional   sino   internacional,   si   bien   en   el   marco   de   las  
garantías,  supone  una  mayor  injerencia  y  privación  de  derechos  para  quienes  se  hallan  inmersos  en  
este  posible  proceso  de  privación  de  dominio  de  bienes  de  origen  ilícito.    

130
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Capítulo  X  
Medidas  cautelares  en  el  proceso  penal  por  
responsabilidad  penal  de  menores    
 
 
 
 
 
1.  Algunas  cuestiones  en  torno  a  la  
responsabilidad  penal  de  los  menores  
 
A  principios  del  siglo  XX  surgió  una  necesidad  de  establecer  una  línea  divisoria  
entre   la   responsabilidad   penal   de   menores   y   responsabilidad   penal   de   adultos.  
Fueron  muchos  los  ordenamientos  jurídicos  que  asumieron  este  reto,  como  forma  
de  cubrir  una  vocación  tuitiva  y  protectora  de  los  menores  de  edad.  Este  punto  de  
partida  es  muy  encomiable,  aun  cuando  la  realidad  ponía  de  manifiesto  que,  pese  al  
nombre,   en   el   ámbito   procesal   las   diferencias   eran   pocas   y   el   sistema   era   tan  
represivo  para  adultos  como  para  niños  y  niñas.  
 
Muy  probablemente  uno  de  los  hitos  esenciales  en  el  marco  de  la  necesidad  de  
modificar   la   normativa   penal   y   procesal   cuando   se   trate   de   responsabilidad   de  
menores   de   edad   vino   impuesta   en   primer   lugar   por   la   aprobación   de   las  
denominadas   «Reglas   de   Beijing»,   reglas   mínimas   de   las   Naciones   Unidas   para   la  
administración   de   Justicia   de   menores.   Fueron   aprobadas   por   la   Asamblea   General  
de   las   Naciones   Unidas   el   29   de   noviembre   de   1985,   siendo   que   en   ellas   se  
enmarcaban   los   grandes   trazos   de   una   nueva   era   en   este   ámbito.   Conviene  
destacar:  
 
1.   Se   aplican   a   los   menores   delincuentes   con   imparcialidad,   sin   distinción  
alguna,  ya  sea  por  razones  de  raza,  color,  sexo,  idioma,  religión,  opinión  política  o  
de  cualquier  otra  índole,  origen  nacional  o  social,  posición  económica,  nacimiento  o  
cualquier  otra  condición.  
2.   Define   qué   debe   entenderse   por   menor,   por   delito   y   meor   delincuente   y  
conmina  a  los  poderes  públicos  a  establecer  leyes  específicas  para  la  delincuencia  
juvenil  y  órganos  judiciales  propios  y  especializados  en  menores.  
2.  Impulsa  a  los  estados  a  procurar  el  bienestar  de  los  menores  y  garantizar  las  
respuestas  proporcionadas  a  las  circunstancias  del  delincuente  y  del  delito.  
4.  Insisten  en  la  flexibilización  de  las  normas  penales  y  de  la  ejecución  de  las  
medidas   impuestas,   para   garantizar   la   regla   de   «facultades   discrecionales»   en   la  
aplicación   de   las   normas   en   atención   a   los   menores   y   a   sus   circunstancias  
concurrentes.  
5.   Se   recogen   las   bases   para   el   debido   respeto   a   la   presunción   de   inocencia,  
derecho  de  defensa  letrada,  principio  acusatorio,  contradicción,  derechos  durante  
la   detención,   especialización   policial,   derecho   a   un   juicio   imparcial   y   justo,  
duración  mínima  de  la  prisión  preventiva,  etc.  
6.  En  lo  estrictamente  procesal  podemos  destacar:  

131
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

―  La  respuesta  que  se  de  al  delito  será  siempre  proporcionada,  no  sólo  a  las  
circunstancias   y   la   gravedad   del   delito,   sino   también   a   las   circunstancias   y  
necesidades  del  menor,  así  como  a  las  necesidades  de  la  sociedad.  
―   Las   restricciones   a   la   libertad   personal   del   menor   se   impondrán   sólo   tras  
cuidadoso  estudio  y  se  reducirán  al  mínimo  posible.  
―   Sólo   se   privará   de   libertad   al   menor   cuando   sea   condenado   por   un   acto  
grave   en   el   que   concurra   violencia   contra   otra   persona   o   por   la   reincidencia   en  
cometer   otros   delitos   graves,   y   siempre   que   no   pueda   darse   otra   respuesta  
adecuada.  
―  En  el  examen  de  los  casos  se  considerará  primordial  el  bienestar  del  menor.  
―  Los  delitos  cometidos  por  menores  no  se  sancionarán  en  ningún  caso  con  la  
pena  capital.  Tampoco  con  penas  corporales.  
―   La   autoridad   competente   podrá   suspender   el   proceso   en   cualquier  
momento.  
―  Se  incorporan  una  serie  de  reglas  que  faciliten  al  juez  de  menores  un  elenco  
amplio   de   penas   alternativas   a   la   privación   de   libertad,   tales   como   la   libertad  
vigilada,   sanciones   económicas,   tratamientos   psicológiocos,   prestaciones   en  
beneficio   de   la   comunidad,   etc.   Y   asimismo   obliga   a   garantizar   determinadas  
normas  durante  la  ejecución,  que  respeten  el  derecho  a  la  intimidad,  la  exigencia  
de   asistencia   social   y   sanitaria,   atención   psicológica,   orientación   hacia   la  
reeducación,  así  como  su  educación  y  formación  profesional  para  permitirles  que  
desempeñen  un  papel  constructivo  y  productivo  en  la  sociedad.  
 
Desde   estas   reglas   las   legislaciones   de   los   Estados   miembros   han   ido   haciendo  
sus   tareas,   incorporándolas   en   legislaciones   que   tutelan   a   los   niños,   niñas,  
menores,  en  diversos  ámbitos  y  también  en  el  ámbito  punitivo,  tratando  de  otorgar  
una   tutela   adecuada   frente   a   conductas   que   son   realizadas   por   menores,   que  
exigen  una  respuesta  especial,  que  favorezca  especialmente  la  reeducación  de  los  
menores  y  su  inserción  en  la  sociedad.  Así,  por  ejemplo,  en  España  la  norma  más  
cercana   a   estas   reglas   de   Beijing   fue   la   que   se   aprobó   por   LO   1/1996,   de   15   de  
enero,  de  protección  jurídica  del  menor  y  la  posterior  LO  5/2000,  de  12  de  enero,  
reguladora  de  la  responsabilidad  penal  del  menor32,  y  su  reglamento  aprobado  por  

32.   El   punto   de   partida   y   razón   de   ser   de   la   LO   de   responsabilidad   penal   del   menor   queda   muy  
detalladamente  explicitado  en  la  Exposición  de  Motivos,  que  contiene  los  principios  en  que  se  
inspira   y   un   completo   resumen   del   contenido   normativo,   un   Título   Preliminar,   donde   se  
delimita  la  edad  de  aplicación  y  se  garantizan  los  derechos  fundamentales;  Título  I  (donde  se  
reflejan   las   competencias   del   Juez   y   del   Fiscal   de   Menores,   así   como   los   derechos   de   las  
víctimas),  Título  II,  en  el  que  se  recogen  los  tipos  de  medidas  (sanción),  principio  acusatorio,  
reglas   sobre   la   aplicación   y   duración   de   las   medidas,   así   como   su   modificación,   prescripción,  
concurso.   Título   III,   en   el   que   se   regula   la   instrucción   del   procedimiento   desde   la   detención,  
desistimiento,   sobreseimiento,   medidas   extrajudiciales,   actuación   instructora   del   Ministerio  
Fiscal,   equipo   técnico,   medidas   cautelares.   Título   IV,   en   el   que   se   regula   la   audiencia,   las  
pruebas,  los  agentes  intervinientes  y  las  posibles  conformidades  con  la  pena.  Título  V,  en  el  que  
se   regula   la   sentencia   y   la   suspensión   de   la   ejecución.   Título   VI,   en   el   que   se   conforma   el  
régimen   de   recursos.   Título   VII,   que   regula   la   ejecución   de  las  medidas,  las  competencias,  las  
reglas   de   ejecución,   la   refundición,   el   expediente   del   menor,   el   quebrantamiento,   la   sustitución  
de  medidas,  las  reglas  especiales  para  las  medidas  privativas  de  libertad.  Y  Título  VIII  en  el  que  
se  regula  la  responsabilidad  civil.  

132
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

RD  1774/2004,  de  30  de  julio.  Y  en  Honduras  un  punto  de  partida  esencial  fue  la  
aprobación   del   Código   de   Niñez   y   Adolescencia,   que   se   reformó   por   Decreto   No.  
35-­‐2013  de  27  de  febrero  de  2013,  siendo  publicado  en  el  Diario  Oficial  La  Gaceta  
en  fecha  6  de  septiembre  de  2013  No.  32.222,  vigente  desde  su  publicación.  
 
El  planteamiento  general  de  los  Estados  que  han  ido  incorporando  las  Reglas  
de  Beijing  es  el  de  asumir  que  hay  un  principio  específico  que  debe  gravitar  sobre  
la  normativa  penal  del  menor  infractor,  que  es  precisamente  el  interés  que  se  exige  
de  tutela  de  los  menores,  lo  que  se  ha  venido  denominando  como  el  principio  de  
«superior  interés  del  menor».  ¿Qué  significado  se  le  da  en  este  entorno  penal?  Lo  
esencial  no  es  sancionar,  sino  conseguir  la  recuperación  del  menor,  lo  que  se  trata  
de   alcanzar   a   través   e   la   incorporación   de   medios   psicológicos   y   socioeducativos  
que   permitan   moldear   las   falencias   educativas   del   menor   infractor,   quien   ha  
llevado   a   cabo   conductas   antisociales,   y,   a   la   vez,   se   recupera   al   menor   o   se  
incorpora   al   menor   en   la   sociedad   tratando   de   ofrecerle   una   vida   alejada   de   la  
delincuencia.   Se   asume   que   aquello   que   a   priori   puede   parecer   como   interés  
individual,  se  convierte  en  realidad  en  el  interés  del  bien  común33.  
 
Y  esta  incorporación  de  normas  específicas  de  referencia  en  la  responsabilidad  
penal   de   los   menores,   niños   o   niñas,   en   los   diversos   Estados   suele   tener   una  
finalidad   sancionadora   educativa.   Es   ius   puniendi   del   Estado   y   por   ello   en   él  
también   se   recogen   un   conjunto   de   normas   que   determinan   la   responsabilidad  
criminal   de   los   menores,   como   respuesta   sancionadora   de   la   sociedad   ante   las  
conductas   reprochables   a   quienes   se   apartan   o   infringen   las   normas   sociales,   si  
bien  no  solo  se  mantiene  esa  idea  de  reproche,  garante  del  interés  social,  sino  que  
existe   y   concurre   un   interés   del   individuo,   un   interés   por   recuperar   al   individuo  
menor   a   través   de   las   medidas   educativas.   Estas   medidas   son   mucho   más   costosas  
para  el  Estado  que  las  sancionadoras,  pero  solo  si  se  las  analiza  desde  una  visión  
cortoplacista.  La  repercusión  de  la  eficacia  de  estas  medidas  educativas  a  medio  y  
largo  plazo  es  altamente  estimable.  Y  en  esa  adopción  de  medidas  son  muchos  los  
criterios   que   habrá   que   conjugar,   si   bien   merece   destacarse   especialmente   la  
necesidad   de   que   sean   valorados   desde   el   principio   de   flexibilidad,   tanto   en   la  
adopción   de   las   mismas   como   en   su   ejecución,   ateniendo   a   la   naturaleza   de   los  
hechos   reprochables,   las   circunstancias   que   concurren,   el   estado   psicosocial   y  
situación   personal   y   familiar   del   menor,   etc.   Y   siempre   desde   una   máxima   esencial  
que  debe  regir  con  carácter  general  y  más  aun  cuando  se  trata  de  menores,  que  es  
el   denominado   principio   de   intervención   mínima,   que   en   estos   últimos   tiempos   ha  
dado  paso  a  su  contrario,  a  saber,  al  principio  de  intervención  máxima.  
 
 
2.  Medidas  cautelares  con  menores.  Régimen  jurídico  
 

33.  Puede  verse  José  Ángel  BLANCO   BAREA,  «Responsabilidad  penal  del  menor:  principios  y  medidas  
judiciales   aplicables   en   el   Derecho   Penal   español»,   en   Revista   de   Estudios   Jurídicos,   núm.  
8/2008  (Segunda  Época).  

133
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

En  el  Código  de  Niñez  y  Adolescencia  se  regulan  las  medidas  cautelares  y  las  
medidas  sancionadoras  en  los  artículos  188  y  siguientes.  Al  igual  que  sucede  en  la  
responsabilidad   penal   de   adultos,   se   contempla   en   la   ley   la   posibilidad   de   imponer  
judicialmente  medidas  cautelares  sobre  el  menor.  De  su  regulación  se  deriva  que  
en  ocasiones  se  están  incorporando  verdaderas  medidas  cautelares,  mientras  que  
en   otros   casos,   en   realidad   se   trata   más   bien   de   medidas   de   aseguramiento.   Esta  
situación  de  aseguramiento  se  da  igualmente  en  el  proceso  con  adultos,  si  bien  con  
menores  se  ha  incrementado  la  necesidad  de  protección  también  de  las  víctimas,  lo  
que  ha  dado  juego  a  la  incorporación  de  una  serie  de  medidas,  que  se  denominan  
cautelares,  aun  cuando  no  lo  son  realmente,  sino  preventivas  o  asegurativas.  
 
2.1.  FUNCIÓN  Y  NATURALEZA  
 
El   legislador   hondureño   ha   querido   denominarlas   medidas   cautelares,   aun  
cuando   efectivamente   se   están   incorporando   en   el   proceso   penal   por  
responsabilidad  penal  de  los  niños,  niñas  o  adolescentes,  una  serie  de  medidas  que  
tienen   naturaleza   cautelar,   en   cuanto   se   vinculan   a   la   existencia   del   proceso   y   en  
ellas   concurren   las   notas   de   instrumentalidad,   provisionalidad,   temporalidad,  
variabilidad   y   jurisdiccionalidad,   con   una   lectura   proporcional   y   basada   en   la  
necesidad  del  análisis  de  idoneidad  de  la  medida  a  las  circunstancias  concurrentes,  
a  la  persona  del  menor  o  adolescente  a  la  que  se  aplica  y  a  la  misma  víctima  y  las  
consecuencias   de   los   hechos   sobre   ella.   Y,   junto   a   ellas,   también   se   incorporan  
otras  medidas  que  no  son  propiamente  cautelares  pero  que  quedan  integradas  en  
el  régimen  jurídico  que  a  las  mismas  se  atribuye  en  el  Código.  
 
En  este  sentido,  el  artículo  189  del  Código  de  la  Niñez  y  Adolescencia  establece  
las   funciones   que   pueden   atribuirse   a   estas   medidas   que   se   denominan   como  
cautelares,  y  son:  
 
1.   Serán   aquellas   que   se   adoptan   para   asegurar   y   garantizar   la   presencia   del  
niño   o   niña,   o   adolescente,   en   el   proceso.   De   ahí   que   tienen   un   carácter  
efectivamente  y  estrictamente  cautelar,  en  cuanto  son  instrumentales  del  proceso  
en  cuanto  se  convierten  en  vías  para  garantizar  la  presencia  del  menor  durante  la  
pendencia  del  proceso.  
2.  Sirven  igualmente,  según  dispone  este  precepto,  para  asegurar  las  pruebas.  
No  son  realmente  medidas  asegurativas  de  la  prueba,  sino  más  bien  que  permiten  
garantizar  que  la  investigación  y  posterior  acusación  no  queden  desvirtuadas  por  
la   ausencia   de   medios   que   eviten   o   impiden   que   éstas   puedan   ser   destruidas,  
ocultadas  o  permitan  ser  alteradas.  
3.  También  se  hace  referencia,  tal  como  anunciamos  supra,  a  las  medidas  que  
pueden   adoptarse   para   llevar   a   cabo   la   protección   de   las   víctimas,   del   denunciante  
o  incluso  de  un  posible  testigo.  Estas  no  son  medidas  cautelares  claramente,  sino  
que   forman   parte   del   conjunto   de   medidas   asegurativas,   preventivas,   que   se  
dirigen  esencialmente  a  evitar  un  ataque,  una  venganza  hacia  quien  ha  puesto  en  
marcha  el  aparato  de  la  justicia  o  quien  lo  está  impulsando  de  alguna  manera.  
 

134
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

2.2.   MEDIDAS   CAUTELARES   ESPECÍFICAS   Y   RÉGIMEN   JURÍDICO   APLICABLE   A   LAS  


MISMAS  
 
Serán   de   aplicación   al   proceso   por   responsabilidad   penal   de   estos   niños   o  
adolescentes   las   medidas   cautelares   previstas   en   el   artículo   173   del   Código  
Procesal  penal,  con  excepción  de  las  que  se  regulan  en  los  numerales  1),  2),  10)  y  
12).  No  se  trata  de  afirmar  que  no  es  posible  estas  medidas,  sino  que  no  se  aplica  a  
ellas   el   régimen   jurídico   establecido   en   el   Código   de   Proceso   penal   para   la  
persecución   penal   de   adultos.   Así,   por   ejemplo,   la   aprehensión   existe,   si   bien   el  
régimen   que   se   le   aplica   no   es   el   del   Código   de   Proceso   Penal   sino   el   propio   del  
Código   de   la   Niñez   y   Adolescencia,   en   el   que   se   establece   su   concreta   regulación  
cuando  de  menores  se  trata.  
 
Cuando   se   trata   de   adoptar   cualquier   medida   cautelar   a   un   menor   deberá  
tenerse   en   cuenta   que   la   decisión,   aun   cuando   pueda   provenir   de   solicitud   del  
Fiscal,   se   adoptará   por   el   juez   (es   juez   de   garantías,  art.   211   del   Código   de   la   Niñez  
y   Adolescencia,   pero   que   debería   tener   jurisdicción   especializada   de   manera   que  
favoreciera   el   tratamiento   que   se   hace   jurisdiccionalmente   de   la   responsabilidad  
penal   de   los   menores),   mediante   resolución   judicial   motivada,   en   la   que   se   hará  
constar  la  proporcionalidad  de  la  misma  o  de  las  mismas  a  la  posible  infracción  que  
se   persigue,   y   que   en   todo   caso   se   adaptará   a   la   adecuación   de   las   mismas   a   las  
posibles  circunstancias  en  que  se  puedan  encontrar  el  niño  o  la  niña  afecto  a  esta  
responsabilidad.   Y   en   todo   caso,   deberá   tenerse   presente   que   las   medidas  
cautelares  que  se  adopten  lo  serán  por  períodos  lo  más  breves  posibles,  pero  que  
no  excederán  de  seis  meses.  
 
2.2.1.  Aprehensión  
 
Es  el  artículo  190  del  Código  de  la  Niñez  o  Adolescencia  el  que  establecerá  la  
posibilidad  de  considerar  esta  medida  cautelar  de  la  aprehensión  como  posible.  De  
modo  que  esta  deberá  realizarse  conforme  a  las  disposiciones,  principios,  derechos  
y   procedimientos   consignados   en   la   Constitución   de   la   República,   el   Código   de   la  
Niñez  o  Adolescencia  y  demás  leyes  aplicables.  
 
―   Ningún   niño   o   niña   podrá   ser   aprehendido   sin   orden   escrita   del   Juez  
competente,   salvo   el   caso   de   flagrancia   o   fuga   de   un   centro   especializado   de  
internamiento  en  el  que  estuviera  cumpliendo  una  medida  cautelar  o  una  sanción.  
―  El  Ministerio  Público  pondrá  a  la  orden  del  Juez  competente,  dentro  de  las  
24   horas   siguientes,   al   niño,   niña   o   adolescente,   con   el   fin   de   que   éste   garantice,  
como  juez  de  garantías  a  quien  corresponde  la  adopción  de  las  medidas  cautelares,  
la  suerte  de  su  persona  (art.  211).  
―   Quienes   materializan   la   aprehensión   deberán   identificarse   y   mostrar   la  
orden   judicial   que   los   autoriza   para   ejecutarla.   Es   una   de   las   garantías   a   que  
hacíamos   referencia   y   que   forma   parte   del   denominada   régimen   jurídico   del  
privado  de  libertad.  

135
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

―   Además,   para   llevar   a   cabo   la   aprehensión   o   privación   de   libertad   deberá  


efectuarse   con   el   menor   uso   de   la   fuerza   o   de   otro   medio   que   pudiera   llegar   a  
ocasionarle  daño.  De  este  modo,  no  se  trata  de  afirmar  que  se  prohíbe  el  uso  de  la  
fuerza,   o   de   cualquier   otro   medio   que   lo   reduzca,   sino   que   en   su   uso   habrá   de  
actuarse   de   modo   que   sea   lo   menos   afectante   al   menor   o   adolescente   y   que   no  
atente   contra   su   dignidad.   Es   por   ello   que   se   establece   expresamente   en   el   artículo  
189  la  prohibición  expresa  del  uso  de  esposas,  ataduras  o  medios  de  sujeción  que  
atenten   contra   su   dignidad,   salvo   que   pueda   concurrir   inminente   peligro   de   fuga   o  
bien  que  pueda  causar  daño  o  se  le  pueda  causar  a  otras  personas.  Y,  como  señala  
el   Código,   cuando   se   haga   imprescindible   el   uso   de   armas,   deberá   preferirse   el  
empleo  en  esta  acción  de  las  armas  incapacitantes  no  letales.  
 
2.2.2.  Detención  (precautelar)  
 
No  se  aplicarán  a  la  detención  como  privación  corta  de  libertad  las  reglas  del  
Código   de   Proceso   Penal,   sino   que   habrá   que   tener   en   cuenta   las   normas   que   de  
forma   específica   permiten   esta   privación   breve   de   libertad   del   menor.   Así,   el  
artículo   191   viene   a   permitir   la   detención   en   caso   de   flagrante   delito,   siendo  
necesario   en   estos   casos   que   se   notifique   inmediatamente   a   los   padres,  
responsables34   o   la   Dirección   de   la   Niñez,   Adolescencia   y   Familia   (DINAF).   Y  
cuando  ello  no  sea  factible,  se  les  notificará  en  el  plazo  más  breve  posible.  Cuando  
se   trata   de   persona   extranjera,   se   le   asegurará   igualmente   la   inmediata  
comunicación   con   la   autoridad   consultar   de   su   país,   de   conformidad   con   los  
Tratados  y  Convenios  Internacionales  vigentes  en  Honduras.  
 
El   Código   diferencia   entre   la   detención   por   autoridad   y   la   detención   por  
particulares,  tal  como  se  regula  también  en  el  ámbito  del  Código  del  proceso  penal.    
 
Ahora  bien,  considera  que  si  la  detención  en  flagrancia  se  realizó  por  agentes  
policiales,   éstos   deberán   de   forma   inmediata   −entendiendo   por   tal   de   forma   casi  
instantánea−   ante   el   Ministerio   Público   (no   puede   la   Policía   llevarlo   a   las  
dependencias  policiales  sino  directamente  a  la  Fiscalía).  Y  en  este  sentido,  también  
el  artículo  191  ha  querido  considerar  los  supuestos  en  que  se  considera  a  efectos  
del   Código   de   la   Niñez   y   de   la   Adolescencia   flagrancia   en   la   comisión   de   hechos  
delictivos:  
 
1.  Cuando  el  niño  o  la  niña  es  sorprendido  o  sorprendida  en  el  momento  de  la  
comisión  del  hecho  delictivo;  o  
2.   Cuando   el   niño   o   la   niña   es   sorprendido   o   sorprendida   inmediatamente  
después  de  cometerlo,  siendo  perseguido  materialmente  para  darle  alcance.  
Si  se  llevó  a  cabo  la  detención  por  persona  ciudadana,  ésta  debe  entregarlo  de  
inmediato   a   la   autoridad   policial   más   próxima,   que   también   de   forma   inmediata   se  
dirigirá  con  el  detenido  a  las  dependencias  de  la  Fiscalía.  

34.   Se   entiende   por   responsable   a   las   personas   que   lo   tengan   bajo   su   cuidado   en   forma   temporal   o  
permanente.  
 

136
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

En  aquellos  supuestos  en  que  el  detenido  menor  muestre  señales  de  maltrato  
físico   o   psicológico,   inmediatamente   el   Ministerio   Público   dispondrá   su   evaluación  
psicofísica,   quien   de   verificar   las   agresiones,   abrirá   la   investigación   para  
determinar  la  causa  y  el  tipo  de  lesiones  que  se  le  hayan  podido  ocasionar  así  como  
sus  posibles  responsables.  
 
2.2.3.  Detención  cautelar  (prisión  preventiva)  
 
Además  de  la  detención  precautelar  anteriormente  expuesta  y  que  ha  querido  
ser   tratada   de   forma   específica   en   el   Código   de   la   Niñez   y   Adolescencia   para   no  
darle   la   aplicación   que   se   establece   en   el   Código   de   Proceso   Penal,   el   legislador  
también   ha   establecido   algunas   coordenadas   específicas   cuando   de   prisión  
preventiva  se  trate.  No  se  quiere  mantener  la  denominación  de  prisión  preventiva  
y   es   por   ello   que   se   le   denomina,   como   en   otros   ordenamientos   jurídico-­‐penales  
latinoamericanos  como  «detención  cautelar».  De  esta  detención  cautelar  podemos  
considerar:  
 
1.  El  régimen  jurídico  aplicable  a  esta  privación  de  libertad  (prisión  preventiva  
para   adultos,   detención   cautelar   para   menores)   es   el   que   se   establece   en   el   Código  
de  la  Niñez  y  Adolescencia,  no  el  Código  de  Proceso  Penal  (art.  192.I).  
 
2.   Esta   medida   cautelar   debe   ser   considerada   como   excepcional,   de   manera  
que   solo   y   exclusivamente   cuando   no   es   posible   decretar   otra   medida   cautelar  
menos  gravosa,  podrá  decretarse  la  privación  de  libertad  por  más  tiempo.  
 
3.  Presupuestos  para  que  pueda  decretarse  la  misma:  
 
―   Por   un   lado,   los   presupuestos   formales   son   esencialmente   que   debe   ser  
adoptada  por  el  juez,  por  petición  fundada  de  la  Fiscalía,  y  que  debe  ser  adoptada  
mediante   una   resolución   que   tendrá   forma   de   auto   y   tendrá   (deber)   que   ser  
motivado,   siendo   que   esa   motivación   es   la   esencia   de   la   permisibilidad   de   la  
privación  de  libertad,  dado  que  la  libertad  es  uno  de  los  derechos  fundamentales,  
por  lo  que  su  limitación,  restricción  o  prohibición  solo  se  podrá  realizar  si  se  halla  
fundado  en  alguno  de  los  supuestos  establecidos  en  la  ley.  
―   Por   otro   lado,   por   la   concurrencia   de   los   presupuestos   materiales   para   su  
adopción,  que  son:  
a)  Fumus  boni  iuris:  Que  se  haya  producido  supuestamente  una  infracción  por  
el   menor,   reprochable   penalmente.   Y   esa   infracción   haya   producido   daño   a   la   vida,  
a   la   integridad   personal,   la   libertad   personal   o   sexual   de   las   personas   o   implique  
grave  violencia  contra  de  otro  u  otros  seres  humanos.  
b)   Periculum   in   mora.   Se   exige   en   el   Código   de   la   Niñez   o   Adolescencia   que  
exista  peligro  de  fuga  u  obstrucción  de  la  investigación.    
c)  En  tercer  lugar,  el  Código  ha  querido  incorporar  un  elemento  propio  en  caso  
de   presuntos   responsables   penales   menores   y   es   el   de   que   el   niño   o   niña   haya  
rechazado   expresa,   reiterada   e   injustificadamente   el   cumplimiento   de   otras  
medidas  cautelares  o  sanciones  impuestas  por  la  autoridad  competente.  

137
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Aun   dándose   los   anteriores   presupuestos   es   posible   excluir   la   detención  


cautelar   (prisión   preventiva)   de   los   menores   cuando   se   den   las   circunstancias  
expuestas  en  el  artículo  193,  que  son:  
a)  Estar  en  estado  de  embarazo;  
b)   Tratarse   de   menores   madres   que   se   hallen   en   período   de   lactancia   de   sus  
hijos;  y  
c)   Que   se   trate   de   menores   que   adolezcan   de   una   enfermedad   en   su   fase  
terminal  o  degenerativa  del  sistema  nervioso,  de  conformidad  con  lo  que  se  expone  
en  el  Decreto  No.  5-­‐2007  de  fecha  13  de  marzo  de  2007.  
 
Se  trata  de  supuestos  que  se  excluyen  de  la  detención  cautelar  por  dos  razones  
diversas:   en   los   dos   primeros   casos   hay   un   interés   de   tercero,   nasciturus  
(concebido  pero  no  nacido)  o  un  bebe,  que  se  consideraría  como  interés  primordial  
a  proteger,  incluso  por  encima  del  interés  del  menor  presuntamente  autor  de  los  
hechos;  y,  por  otro  lado,  está  la  salud  del  menor  propiamente  dicha.  El  legislador  
en   el   equilibrio   entre   la   seguridad   y   la   libertad   dirige   la   balanza   hacia   la   libertad  
por   los   bienes   jurídicos   que   está   protegiendo   y   que   llevan   a   considerar   muy  
gravosa  la  privación  de  libertad  de  los  menores  mediante  la  adopción  de  detención  
cautelar.  ¿Significa  esto  que  el  menor  no  queda  afecto  a  alguna  medida  cautelar?  La  
respuesta   debe   ser   negativa,   dado   que   el   menor   si   queda   afectado   por   una   medida  
cautelar,  solo  que  se  considera  necesario  que  esta  sea  menos  gravosa,  de  ahí  que  se  
permita  la  posibilidad  de  sustituir  la  detención  cautelar  por  arresto  domiciliario  o  
internamiento  en  un  centro  especializado  adecuado,  según  las  circunstancias  que  
pueden  concurrir.  
 
4.  Duración.  A  diferencia  de  lo  que  sucede  con  el  régimen  común  de  adultos,  no  
se  establece  un  límite  temporal  especifico  sino  una  regla  genérica  de  partida,  cual  
es   la   de   que   la   detención   cautelar   «sea   lo   más   breve   posible»,   lo   que   no   es   sino  
partir  del  principio  básico  de  que  debe  ser  la  excepción  en  la  práctica.  Y  esto  lleva  a  
que  en  aquellos  supuestos  en  que  efectivamente  se  adopte  la  misma,  ésta  sea  muy  
breve,  para  lo  que  se  incorpora  en  el  artículo  192  la  regla  de  que  «los  tribunales  y  
los  órganos  de  investigación  deberán  considerar  de  máxima  prioridad  la  tramitación  
efectiva  de  los  casos  en  que  un  niño(a)  se  encuentre  detenido».  
 
5.   Lugar   de   cumplimiento   de   la   detención   cautelar.   La   detención   cautelar   se  
cumplirá   en   los   centros   especializados   que   al   efecto   tenga   la   Dirección   de   la   Niñez,  
Adolescencia   y   Familia   (DINAF)   o   institución   que   corresponda.   Quienes   cumplan  
esta  medida  deberán  estar  separados  de  aquellos  que  hayan  sido  sentenciados  con  
el  internamiento.  En  este  sentido,  insiste  el  legislador  en  el  artículo  192  in  fine  del  
Código   de   la   Niñez   y   Adolescencia   que   en   los   centros   privados   de   libertad   no   se  
admitirá   el   ingreso   de   niños(as)   sin   orden   previa   y   escrita   del   Juez   competente.   La  
razón  no  es  otra  que  la  necesidad  de  cumplir  con  las  Reglas  de  Beijing  y  tratar  de  
otorgar  un  trato  propio  a  quienes  están  en  período  de  formación  de  personalidad,  
tratando   de   evitar   la   contaminación   criminológica   y   sobre   todo   favoreciendo   las  
políticas   resocializadoras   y   educativas   de   los   menores,   que   se   pueden   alcanzar  
cuando   se   produce   la   debida   separación   con   los   adultos.   Cuestión   diversa   es   la  
realidad  social  y  sociológica  de  un  país,  y  la  falta  de  políticas  públicas  de  atajar  lo  

138
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

que  es  uno  de  los  verdaderos  males  de  la  Justicia  Penal,  que  son  las  instituciones  
penitenciarias  o  si  se  quiere  el  planteamiento  que  del  derecho  penitenciario  debe  
hacerse,   estricta   y   directamente   vinculado   a   las   garantías   que   se   ofrecen   en   sede  
procesal.  
 
6.   Posible   revocación   o   sustitución   de   la   detención   cautelar.   Del   régimen  
jurídico   general   de   las   medidas   cautelares   se   deriva   que   éstas   −todas   ellas−   son  
además  de  instrumentales,  variables,  provisionales,  temporales  y  jurisdiccionales,  
debiendo  regirse  por  los  principios  de  proporcionalidad  e  idoneidad.  
 
Es  por  ello  que  la  adopción  de  una  medida  no  significa,  en  consecuencia,  que  
vaya  a  permanecer  inalterable  hasta  la  sentencia  sino  que  en  cualquier  momento  
del   proceso   es   posible   solicitar   la   revocación,   revisión   y   sustitución   de   una   medida  
por   otra,   y   especialmente   cuando   se   trate   de   la   detención   cautelar,   pudiendo  
adoptarse  al  respecto  una  medida  menos  gravosa  (art.  194).  
 
Ahora   bien,   en   este   caso,   la   tramitación   para   el   cambio   a   medida   menos  
gravosa  seguirá  lo  que  dispone  el  artículo  188  del  Código  Procesal  Penal,  esto  es,  se  
adoptará   en   audiencia   oral   celebrada   al   efecto,   si   bien   a   diferencia   del   plazo  
establecido   en   el   CPP   en   relación   con   adultos,   en   el   caso   de   los   menores,   ser  
celebrará  en  el  plazo  de  24  horas  siguientes  a  la  fecha  en  que  se  haya  presentado  la  
respectiva   petición,   debiéndose   celebrar   con   la   comparecencia   de   las   partes   y  
resolverse  en  la  misma.  
 
2.2.4.  Demás  medidas  cautelares  enumeradas  en  el  artículo  173  del  CPP  
 
Más   allá   de   las   medidas   cautelares   que   de   forma   específica   encuentran  
acomodo   en   un   régimen   jurídico   privilegiado   para   los   menores   de   edad,   es   posible  
adoptar   medidas   de   las   enumeradas   en   el   artículo   173,   a   las   que   se   aplicará   el  
régimen  jurídico  común  ya  expuesto  supra,  y  que  responden  a  un  grado  de  mayor  
benevolencia  en  el  trato  cautelar  a  los  menores.    
 
Así  será  posible  adoptar,  como  ya  se  ha  expuesto,  el  arresto  domiciliario  o  en  el  
de  otra  persona  que  lo  consienta,  bajo  vigilancia  de  ella  o  si  ella;  el  sometimiento  
del   menor   al   cuidado   o   vigilancia   de   una   persona   o   institución   determinada   que  
informe   periódicamente   al   Juez;   la   obligación   de   presentación   periódica   del   menor  
ante  un  determinado  Juez  o  autoridad  que  éste  designe;  la  prohibición  de  salir  del  
país,   del   lugar   de   su   residencia   o   del   ámbito   territorial   judicialmente   designado;   la  
prohibición   de   concurrir   a   determinadas   reuniones   o   a   determinados   lugares;  
prohibición  de  comunicarse  con  personas  determinadas,  siempre  que  con  ello  no  
se   afecte   el   derecho   de   defensa;   y   el   internamiento   provisional   en   un  
establecimiento  específico.  
 
En  todos  estos  casos,  no  se  dan  reglas  específicas  que  otorguen  un  tratamiento  
diverso   y   privilegiado   a   los   menores,   por   lo   que   debe   entenderse   que   habrá   que  
estar   a   las   normas   comunes   generales   que   han   sido   expuestas   en   capítulos  
anteriores   en   relación   con   la   responsabilidad   penal   de   los   adultos.   En   todo   caso,  

139
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

habrá  que  considerar  que  cuando  se  habla  de  la  proporcionalidad  y  la  idoneidad,  
éstas  van  a  venir  en  gran  medida  valoradas  y  ponderadas  desde  la  consideración  
de   las   sanciones   que   en   principio   debiera   llevar   aparejada   la   comisión   del   hecho  
delictivo,  y  que  son  las  que  se  enumeran  en  el  artículo  19535,  que  tiene  como  objeto  
«su   incorporación   a   un   proceso   reeducativo,   por   medio   de   su   formación   integral   y  
familiar,   para   lograr   su   reinserción   social   y   el   pleno   desarrollo   de   sus   capacidades,  
mediante  su  orientación  y  tratamiento».  

35.   El  juez  podrá  ordenar  que  su  ejecución  se  realice  en  forma  simultánea  o  sucesiva,  verificando  
que  las  mismas  no  sean  incompatibles  entre  sí.  Son  sanciones  aplicables  las  siguientes:  
  a)   Sanciones  no  privativas  de  libertad:  
1)   Amonestación;  
2)   Libertad  asistida;    
3)   Prestación  de  servicios  a  la  comunidad;  y,    
4)   Reparación  del  daño  a  la  víctima.  
   b)   Sanciones  de  orientación  y  supervisión:  
1)   Residir  en  un  lugar  determinado  o  cambiarse  de  él;  
2)   Frecuentar  o  dejar  de  frecuentar  determinados  lugares  o  personas;  
3)   Abstenerse   de   consumir   drogas,   otros   estupefacientes   o   bebidas   alcohólicas,   que  
produzcan  adicción  o  hábito;  
4)   Participar  en  programas  especiales  para  la  prevención  y  tratamiento  de  adicciones;  
5)   Someterse   a   programas   educativos   con   el   fin   de   comenzar   o   finalizar   la   escolaridad  
básica,   si   no   la   ha   cumplido,   aprender   una   profesión   u   oficio   o   seguir   cursos   de  
capacitación  en  el  lugar  o  la  institución  que  determine  el  Juez;  
6)   Someterse,   si   es   necesario,   a   tratamiento   médico   o   psicológico,   de   preferencia   en  
instituciones  públicas;  y,  
7)   Asistir  o  integrarse  a  los  correspondientes  sistemas  o  centros  educativos.  
  c)   Sanciones  privativas  de  libertad:  
1)   La  privación  de  libertad  domiciliaria;    
2)   Régimen  de  semi-­‐libertad;  y,  
3)   La   privación   de   libertad   en   centros   certificados   o   especializados   de   la   Dirección   de   la  
Niñez,  Adolescencia  y  Familia,  (DINAF)  para  sancionados.  
 

140
Publicado por la Editorial OIM, (Tegucigalpa) Honduras, en 2015
Prontuario de Derecho Procesal, número 3

Bibliografía  
 
 
BARONA  VILAR,  Silvia:  «Breves  notas  en  torno  a  la  prisión  provisional  en  España»,  en  Revista  
de   los   talleres   de   investigación   jurídica   de   la   Universidad   Nacional   Mayor   de   San  
Marcos,  Perú,  1987-­‐1,  págs.  12-­‐19.  
—:   Prisión  provisional  y  medidas  alternativas,  Bosch,  Barcelona,  1988.    
—:   Medidas   alternativas   a   la   prisión   provisional   (Seminario   sobre   detención   y   prisión  
provisional),  Xunta  de  Galicia,  1995.  
—:   Medidas   cautelares   penales   en   el   nuevo   proceso   penal   boliviano,   Editorial   El   País,   Santa  
Cruz  de  la  Sierra,  Bolivia,  2002.    
—:   «Garantías  y  derechos  del  detenido»,  en  Derechos  procesales  fundamentales,  colección  
Manuales  de  Formación  Continuada,  CGPJ,  Madrid,  2004.  
—:   «¿Una   nueva   concepción   expansiva   de   las   medidas   cautelares   personales   en   el  
proceso   penal?»,   en   Revista   Poder   Judicial,   número   Especial:   Propuestas   para   una  
nueva  Ley  de  Enjuiciamiento  Criminal,  CGPJ,  Madrid,  2006,  págs.  237-­‐265.  
 
BLANCO   BAREA,   José   Ángel:   «Responsabilidad   penal   del   menor:   principios   y   medidas  
judiciales   aplicables   en   el   derecho   Penal   español»,   rej.uajaen.es   (Revista   de   Estudios  
Jurídicos  núm.  8/2008  ,  2.ª  época).  
 
BONILLA   CORREA,   Jesús   Ángel:   «Las   medidas   cautelares   personales   en   la   Ley   Orgánica  
reguladora   de   la   Responsabilidad   Penal   de   los   Menores»,   en   Estudios   jurídicos.   Cuerpo  
de  Secretarios  Judiciales,  núm.  7,  2001,  págs.  103-­‐150.  
 
DE  LA  ROSA  CORTINA,  José  Miguel:  «Medidas  cautelares  en  protección  de  la  víctima  y  proceso  
penal  de  menores»,  en  Diario  La  Ley,  núm.  6927,  17  de  abril  de  2008.  
 
GUERRA   PÉREZ,   Cristina:   La   decisión   judicial   de   prisión   preventiva.   Análisis   jurídico   y  
criminológico,  Tirant  lo  Blanch,  Valencia,  2010.  
 
GUTIÉRREZ  DE  CABIEDES,  Pablo:  La  prisión  provisional,  Thomson-­‐Aranzadi,  Pamplona,  2004.  
 
PUJADAS   TORTOSA,   Virginia:   Teoría   general   de   medidas   cautelares   penales.   Peligrosidad   del  
imputado  y  protección  del  proceso,  Marcial  Pons,  Madrid,  2008.  
 
SANGUINÉ,  Odone:  Prisión  provisional  y  derechos  fundamentales,  Tirant  lo  Blanch,  Valencia,  
2003.  
 
VALBUENA   GARCÍA,   Esther:   «Protección   y   custodia   cautelar   del   menor   de   edad   exento   de  
responsabilidad.   Un   análisis   profundo   del   artículo   29   de   la   LORPM»,   en   Anuario   da  
Facultade  de  Dereito  da  Universidade  da  Coruña,  núm.  13,  2009,  págs.  887-­‐918.  

141

View publication stats