Vous êtes sur la page 1sur 64

Perú: ¿cómo vamos en educación?

Perú: ¿cómo vamos en educación?

Unidad de Estadística
2018

http://escale.minedu.gob.pe/
Perú: ¿cómo vamos en educación?

Martín Alberto Vizcarra Cornejo


Presidente de la República del Perú

Daniel Alfaro Paredes


Ministro de Educación

Carlos Lorenzo Castro Serón


Secretario de Planificación Estratégica

Annie Chumpitaz Torres


Jefa de la Oficina de Seguimiento y Evaluación Estratégica

Johnny Agustín Florián Linares


Jefe (e) de la Unidad de Estadística

Equipo técnico encargado de la redacción:


Wesley Javier Verástegui Arteaga
Luis Fernando Manuel Tarazona Ramos
Cholly Yolanda Farro Peña

© Ministerio de Educación
Calle Del Comercio 193, San Borja - Lima, Perú
Teléfono (511) 615-5800
http://www.minedu.gob.pe/
http://escale.minedu.gob.pe/

Todos los derechos reservados.


El documento puede ser reproducido siempre y cuando se cite su fuente.

Primera edición
Lima, agosto de 2018.

2
Perú: ¿cómo vamos en educación?
PERÚ EDUCATIVO EN POCAS PALABRAS:
Este documento es una guía informativa accesible para todos quienes deseen conocer con mayor
profundidad la realidad educativa peruana vigente a través de información estadística actualizada.

Contexto socio – económico:


 La población del país en 2017 es de 32´162,184 habitantes. Entre 2011 y 2017, la población en edad
escolar (3-5 años para inicial, 6-11 años para primaria y 12-16 para secundaria), disminuyó
respectivamente en 52215, 36305 y 12871 personas, respectivamente. La ciudad de Lima alberga casi
la tercera parte del país.
 La pobreza monetaria fue de 21% en 2016 y la extrema pobreza monetaria de 4%. Los hogares con una
necesidad básica insatisfecha (NBI) disminuyen de 30% en 2007 a 19% en 2016.
 Lima, Moquegua y Arequipa son los tres departamentos del Perú con mayor índice de desarrollo
humano (IDH) de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en tanto que
los tres departamentos con menor IDH son Apurímac, Ayacucho y Huancavelica.
 En 2016, el PBI real del Perú fue de S/. 455,596 millones, siendo otros servicios (servicios financieros,
empresariales, educativos, de salud, etc.) la actividad que más contribuye al producto (25%). El
crecimiento económico es positivo durante los últimos dieciséis años, habiéndose elevado el PBI per
cápita de 1,981 dólares norteamericanos en 2001 a 6,049 en 2016, vale decir, se ha triplicado.
 La gestión educativa es descentralizada a nivel regional (26 DRE) y local (220 UGEL), en estrecha
coordinación con las instituciones educativas y el Ministerio de Educación.

Indicadores de insumos:
 Financiamiento: entre 2008 y 2017, el gasto público por alumno pasó de 1,072 a 3,101 soles en inicial,
de 1,371 a 3,011 soles en primaria y en secundaria de 1,490 a 4,243 soles. Asimismo, el gasto público
educativo como porcentaje del PBI creció de 2.7% a 3.5% en el mismo período.
 Infraestructura: en 2017, el 38.9% de locales de educación básica tiene agua, desagüe y electricidad
a nivel nacional; ello representa un progreso con respecto al 21.4% de 2006.
 TIC: el porcentaje de escuelas con acceso a Internet en primaria pasó de 12% en 2008 a 38% en 2017,
mientras que en secundaria, pasó de 33% a 71%.

Indicadores de proceso (condiciones educativas):


 Acceso: entre 2008 y 2017, la tasa neta de asistencia de inicial pasa de 68% a 90%; en primaria se
mantiene estable en 93% con un ligero repunte a 94% entre 2008 y 2011, así como una leve caída a
91% en 2015; en secundaria evoluciona de 76% a 84% durante el mismo período.
 Transición de nivel a nivel en EBR: entre 2013 y 2017, el porcentaje de ingresantes a primaria con 3
años de educación inicial pasa de 42% a 72%, mientras que el porcentaje sin educación inicial cae de
11% a 3%. Por otra parte, la transición de primaria a secundaria crece ligeramente de 94.2% en 2007 a
97% en 2016.
 Alumnos por docente: este promedio pasa en inicial de 19 en 2008 a 15 en 2017; en primaria de 19 a
14 en el mismo período y en secundaria de 14 a 11.

Indicadores de resultados:
 Intermedios: en 2017, el porcentaje de desaprobados es de 3% en primaria y 5% en secundaria, el
porcentaje con atraso escolar es 5% en primaria y 9% en secundaria y el porcentaje de retirados es 1%
en primaria y 2% en secundaria; en tanto que la desaprobación en primaria fue en 2007 de 6.4% y 8.4%
en secundaria. Por su parte, el atraso escolar el mismo año llegó a 15.3% en primaria y 16.7% en
secundaria; asimismo, el retiro en 2007 fue de 5.0% en primaria y de 5.8% en secundaria. Se aprecia,
una mejora notable en los resultados intermedios durante la última década.
 Finales: en 2016, 46.4% de alumnos de 2° grado de primaria evaluados por el MINEDU en la
Evaluación Censal de Estudiantes (ECE) obtuvo niveles satisfactorios en comprensión lectora y 34.1%
en matemática. Ello representa un gran progreso si se considera que en 2009 el logro de aprendizaje
óptimo de 2° grado de primaria fue 23.1% en comprensión lectora y 13.5% en matemática. En 2° de
secundaria, los resultados fueron de 14.3% en comprensión lectora y 11.5% en matemática.

3
Perú: ¿cómo vamos en educación?

1. Algunos elementos a tomar en cuenta dentro del contexto socio – económico del país

1.1. ¿Qué caracteriza a su población, especialmente la que se encuentra en edad escolar?

La población del Perú en 2017 se estima en 32´162,184 habitantes, según el Instituto Nacional de
Estadística (INEI, 2017), con una distribución equitativa entre hombres y mujeres. Así, de dicha población
estimada, 15´939,059 son hombres y 15´886,959 son mujeres. De la población total se estima que el 77%
vive en zonas urbanas, en donde Lima (incluyendo Callao), Arequipa, Trujillo y Chiclayo son las ciudades
que superan el medio millón de habitantes, representando Lima casi la tercera parte de la población total
del país.

Cuando se divide la población por grupos de edades se observa que las personas entre cero y catorce años
representan el 27% de la población total, entre quince y 64 años el 66% y los de 65 o más años representan
el 7% (INEI, 2017A). Es decir, dos de cada tres peruanos conforman la población económicamente activa.
Este proceso de incremento de la proporción de la población adulta y en edad de trabajar se conoce como
“Bono Demográfico”1 y se estima que en el Perú durará entre 2005 y 2047 aproximadamente. En lo que se
refiere a los aspectos educativos, Martínez, Mendoza y Saravia (2012) destacan los siguientes aspectos con
respecto a estos cambios en el patrón demográfico en relación con lo educativo:

“En primer lugar, la disminución relativa en la población en edad escolar liberaría al sistema
educativo de parte de la presión por aumentos de cobertura (aunque todavía no es universal) y
permitiría ahorros de recursos que podrían dedicarse a mejorar la calidad.

En segundo lugar, (…) el escenario demográfico favorecería un mayor ahorro e inversión, la


inversión en capital humano a través de la mejora de la calidad de la educación, orientado al
desarrollo económico y a la sustentabilidad.

En tercer lugar, si bien hoy el peso de la población adulta mayor no es tan alto, puede afirmarse
que en el horizonte proyectado el Perú tendrá que prepararse desde ahora para atender las
demandas de este grupo poblacional. Para ello debiera adecuar sus sistemas de salud y pensiones,
y apoyo a los hogares para atender sus necesidades de cuidados, pero también invirtiendo en una
buena educación básica y formación profesional de los jóvenes de hoy quienes serán su propio
soporte en las generaciones envejecidas de mañana.”

Se tiene, por tanto, una menor demanda proyectada de educación básica regular (EBR)2, lo que implica una
oportunidad en mejorar la calidad educativa de los niveles comprendidos en la EBR3, así como de prestar
mayor atención a la educación superior. Para analizar esta tendencia con mayor detalle, en los gráficos 1.1,
1.2 y 1.3 se presenta la población de los grupos de edad oficial para educación inicial de ciclo II (tres a
cinco años de edad), primaria (seis a once años de edad) y secundaria (doce a dieciséis años), así como la
matrícula pública y privada4, correspondientes a cada uno de los tres niveles educativos mencionados.

En el gráfico 1.1 se aprecia una tendencia negativa de la población de 3 a 5 años, pues evoluciona de
1´766,311 en 2011 a 1´714,096 en 2017, es decir, en seis años cae en 52,215 habitantes. No obstante ello,
la matrícula del mismo rango de edad se incrementó durante el mismo período, pasando de 1´006,778 de
matrícula pública en 2011 a 1´237,062 en 2017, así como de 366,870 en matrícula privada en 2011 a

1
El “Bono Demográfico es definido por SENAJU & UNFPA (2015: 13) de la siguiente manera:

“Del mismo modo como ha venido ocurriendo en otros países de América Latina, el Perú inició un rápido proceso de
transformaciones demográficas alrededor de los años cincuenta. Hasta ese momento las tasas de natalidad y mortalidad
eran muy altas y el crecimiento poblacional relativamente bajo. A partir de los años cincuenta, se inicia una rápida caída
de la mortalidad, en comparación con la experiencia de los países europeos; producida principalmente por la incorporación
de tecnología médica importada desde el exterior. Sin embargo, la fecundidad casi se mantuvo constante por unos veinte
años más, ampliando considerablemente la brecha entre natalidad y mortalidad y provocando un rápido crecimiento
poblacional como nunca antes se había experimentado, fenómeno al que se denominó “boom demográfico”.

Recién a partir de mediados de la década de los setentas y con más fuerza a partir de 1980, se inicia el descenso de la
fecundidad; que se expresaba en la caída de la tasa bruta de natalidad y con ello la reducción de la brecha entre ambos
componentes del crecimiento demográfico, acompañado por el declive de la velocidad del crecimiento poblacional.”
2
Entendiéndose en este caso demanda como población que requiere el servicio educativo.
3
Que son, en orden progresivo: educación inicial, primaria y secundaria.
4
La matrícula incluye a los alumnos con edad fuera de los intervalos de edad de la población.

4
Perú: ¿cómo vamos en educación?
462,041 en 2017. En otras palabras, la tasa media de variación es de 3.6% en matrícula pública, 4.2% en
matrícula privada y de 3.7% para matrícula total. Por ende, la matrícula privada creció más rápidamente
que la pública. El hecho de que, a pesar de que disminuya la población, la matrícula continúe creciendo es
un primer indicio de que la cobertura de educación inicial estaría incrementándose, pero ello es algo que se
corroborará en la tercera parte del presente documento.

Complementando lo visto en el gráfico 1.1, en el gráfico 1.2 se muestra la matrícula de educación inicial
desagregada por gestión y área para los años 2011, 2013, 2015 y 2017. Para el ámbito urbano destaca que
tanto la matrícula pública como privada crecieron sostenidamente durante el período analizado, pasando en
la pública de 699,261 estudiantes en 2011 a 932,965 en 2017, mientras que en la privada evolucionó de
359,506 alumnos en 2011 a 460,318 en 2017. Por tanto, la tendencia positiva en área urbana tanto de la
oferta pública como privada han permitido el crecimiento de la matrícula total en educación inicial. Por
otro lado, en el área rural, es importante destacar que la mayor parte de la demanda de educación inicial es
atendida por la oferta pública. Además, si bien tanto la matrícula pública como privada han ido creciendo,
la matrícula pública rural bajó de 307,517 en 2011 a 304,097 en 2017, así como también la matrícula privada
rural, que fue de 7,364 en 2011 a 1,723 en 2017. Una posible razón de la disminución de la matrícula rural,
y del aumento de su contraparte urbana, puede ser la urbanización creciente de la población con el paso de
los años. También se podría atribuir a una posible menor oferta educativa en el área rural, lo que motiva a
las familias de zonas rurales a buscar servicios educativos en el espacio urbano.

Gráfico 1.1. Población en edad escolar y matrícula de educación inicial en Perú, 2011 - 2017

Fuente: Proyecciones población INEI y Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

5
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 1.2. Matrícula en educación inicial en Perú según gestión y área, 2011, 2013, 2015 y 2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Los datos de educación primaria se presentan en el gráfico 1.3, donde se observa que la población de tres a
cinco años de edad cambia de 3´518,792 en 2011 a 3´482,487 en 2017, es decir, declinó en 36,305
estudiantes. Por el lado de la matrícula, ésta tuvo una evolución distinta según la gestión del servicio
educativo. Así, la matrícula pública decreció durante el período analizado, pasando de 2´849,790 alumnos
en 2011 a 2´630,511 en 2017. Por su parte, la matrícula privada subió de 793,330 estudiantes en 2011 a
867,987 en 2017. Por consiguiente, se aprecia que la tasa promedio anual de variación de la matrícula total
fue negativa y llegó a -0.6%, lo que oculta que matrícula pública y privada evolucionan en sentido contrario,
siendo sus tasas medias de variación -1.3% y 1.6%, respectivamente, de donde se podría inferir que se ha
dado una migración de los demandantes de educación primaria de la oferta pública a la privada.

Gráfico 1.3. Población y matrícula en edad escolar de educación primaria en Perú, 2011 - 2017

Fuente: Proyecciones población INEI y Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

6
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 1.4. Matrícula en educación primaria en Perú según gestión y área, 2011, 2013, 2015 y 2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

En relación a lo anterior, en el gráfico 1.4 se aprecia la matrícula de primaria desagregada por gestión y
área, en donde de nuevo se destaca claramente la tendencia decreciente de la matrícula pública rural (que
pasa de 950,869 estudiantes en 2011 a 639,078 en 2017), disminución que no se ve compensada por la
atención de la oferta privada, pues ésta también reduce su matrícula de 14,112 alumnos a 7,658 durante el
mismo período examinado. La otra tendencia clara que se aprecia es el incremento de la matrícula privada
urbana (en 2011 tiene 779,218 alumnos, en tanto que en 2017 tiene 860,329 estudiantes). Al parecer, la
cada vez mayor proporción de población urbana en el país estaría influyendo en el decrecimiento de la
matrícula rural.

Gráfico 1.5. Población y matrícula en edad escolar de educación secundaria en Perú, 2011 - 2017

Fuente: Proyecciones población INEI y Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

7
Perú: ¿cómo vamos en educación?

Gráfico 1.6. Matrícula en secundaria en Perú según gestión y área, 2011, 2013, 2015 y 2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

En cuanto a secundaria, el gráfico 1.5 muestra que, al igual que los dos casos anteriores, la tendencia de la
población es ligeramente negativa, cambiando de 2´920,011 habitantes en 2011 a 2´907,140 en 2017, en
otras palabras, disminuyendo en 12,871 personas. Por el lado de la matrícula, en el sector público ésta pasa
de 1´962,870 estudiantes en 2011 a 1´927,444 en 2017, en tanto que en la oferta privada se incrementa de
571´679 en 2011 a 606´894 en 2017, vale decir, la tasa media anual de variación de la matrícula total es de
0.1%, la de la pública -0.2% y la de la privada 1.1%.

En el gráfico 1.6 se detalla la matrícula pública y privada por área urbana y rural; se puede ver que en la
zona urbana la matrícula pública sube entre 2011 y 2017 (de 1´644,938 a 1´653,292 alumnos) y la matrícula
privada aumenta también en el mismo período (de 553,551 a 599,153 estudiantes). Por otra parte, la
matrícula en área rural decrece tanto en la gestión pública como en la privada, posiblemente debido también
a la cada vez mayor proporción de población urbana en el país.
Del análisis precedente se confirma el decreciente número de personas en edad escolar, lo que se condice
con el “bono demográfico” ya señalado. Asimismo, destaca la cada vez mayor presencia de matrícula
urbana. Como ya se indicó, todo ello plantea el reto de continuar con el incremento del acceso a la educación
a niveles superiores a la básica regular y, a la vez, mejorar la calidad educativa en todos los niveles y
modalidades educativos.5 Por otra parte, el incremento de la matrícula en educación privada lleva a pensar
en una mejora de los ingresos de las familias y una disminución de la pobreza. En el siguiente acápite se
revisan algunos aspectos relacionados a estos dos puntos.

5
SENAJU & UNFPA (2015: 16) aportan una mirada más general a las oportunidades que genera el “Bono Demográfico”:

“Los beneficios asociados al “bono demográfico” no se dan de manera automática, más bien habría que comprenderlos
como un período de oportunidad que puede ser aprovechado o desaprovechado por el país. Este aprovechamiento dependerá
del tipo de políticas macroeconómicas que promuevan la inversión productiva, aumenten las oportunidades de empleo con
altos niveles de productividad y formalidad, y fomenten un desarrollo humano sostenido y sostenible. Para alcanzar aquellos
niveles, se requiere de una fuerte inversión en capital humano, así como en una educación de calidad para la población
joven que le permita insertarse en el mercado de trabajo en mejores condiciones de productividad, de formalidad, con
remuneraciones o ingresos dignos y con beneficios sociales (…)”

8
Perú: ¿cómo vamos en educación?
1.2. ¿Cómo va el país en el incremento del desarrollo humano y la lucha contra la pobreza?

El país en años recientes ha registrado una disminución de la pobreza monetaria.6 Así, a nivel nacional la
población total en situación de pobreza cayó de 26% en 2012 a 21% en 2016 (gráfico 1.7), en tanto que las
personas en condiciones de pobreza extrema pasaron de ser el 6% al 4% de la población total durante el
mismo período. Se puede apreciar, por ende, que la pobreza total ha disminuido más rápidamente que la
pobreza extrema, la cual en los dos últimos años prácticamente no se ha modificado, pues su variación es
menor a medio punto porcentual. En el contexto rural la pobreza total baja de 53% en 2011 a 44% en 2016,
en tanto que la pobreza extrema rural lo hace de 20% a 13% durante el mismo período. Por el contrario, en
el área urbana las cifras de pobreza son menores a los promedios nacionales y mantienen una tendencia
decreciente en el período analizado pues pasan de 17% a 14%.

La pobreza no monetaria, mostrada por el indicador de necesidades básicas insatisfechas (NBI)7, se presenta
en el gráfico 1.8 mediante una comparación de los componentes de dicho indicador entre 2007 y 2016. El
porcentaje de hogares con una necesidad básica insatisfecha pasa de 30% a 19% en el período señalado, en
tanto que el porcentaje con dos o más necesidades insatisfechas cae de 9% a 4%. En ambos casos, se aprecia
que el indicador se ha reducido aproximadamente en la mitad, lo que concuerda con la disminución de la
pobreza monetaria vista en el gráfico 1.7. Complementando lo ya señalado, en el gráfico 1.8, se observa
que el porcentaje de viviendas sin servicios higiénicos se reduce en el período de 17% a 8%. Además, el
porcentaje de viviendas con características físicas inadecuadas baja de 9% a 6%, el porcentaje de hogares
con niños que no asisten a la escuela de 1.4% a 0.7% y el de hogares con alta dependencia económica se
mantiene aproximadamente en 1%.

Se aprecia entonces que la pobreza – medida tanto en términos monetarios como en función de necesidades
básicas insatisfechas – se reduce considerablemente (si bien el progreso en pobreza extrema se frena en los

6
De acuerdo a la medición de pobreza monetaria que realiza el INEI, la población que se encuentra en pobreza total y pobreza extrema
comprende a las personas cuyos hogares tienen un consumo per cápita inferior al costo de una canasta total de bienes y servicios
mínimos esenciales, entendido como la línea de pobreza total y pobreza extrema, respectivamente. Según INEI (2016: 35, 39):

“La línea de pobreza es el valor monetario con el cual se contrasta el gasto per cápita mensual de un hogar para determinar
si está en condiciones de pobreza o no. Este valor está conformado por dos componentes: el componente alimentario, que
es llamado también línea de pobreza extrema y el componente no alimentario.

El componente alimentario de la línea lo constituye el valor de una canasta socialmente aceptada de productos alimenticios.
Los productos que componen esta canasta se han establecido sobre la base de los patrones de consumo real de los hogares
del año base (2010), considerando el mínimo de energía requerida por el poblador peruano que efectúa actividades de
acuerdo a su género, edad y lugar de residencia. Se determinó el valor de dicha línea para los diferentes dominios de estudio:
Costa urbana, Costa rural, Sierra urbana, Sierra rural, Selva urbana, Selva rural y Lima Metropolitana; sobre la base de
la información de la Encuesta Nacional de Hogares del 2010.

Cada año se actualiza la canasta alimentaria, con los precios medianos de los 110 productos que la conforman. Estos precios
se obtienen para la población de referencia, por región natural y área de la Encuesta Nacional de Hogares verificándose la
robustez mediante pruebas estadísticas.

(…)

El componente no alimentario está constituido por el valor de la canasta de bienes y servicios que requiere una persona
para satisfacer sus necesidades referidas al vestido, calzado, alquiler de vivienda, uso de combustible, muebles, enseres,
cuidados de la salud, transporte, comunicaciones, esparcimiento, educación, cultura y otros. En el año base 2010, se calculó
el valor de este componente multiplicando el valor de la línea de pobreza extrema por el inverso del coeficiente de Engel
(proporción del gasto de alimentos sobre el gasto total) correspondiente a la población de referencia. Implícitamente, se
consideran como gastos no alimentarios necesarios aquellos realizados por la población que puede acceder a cubrir el costo
de la canasta básica de consumo (población que se encuentra alrededor de la línea de pobreza).

La actualización del valor de este componente se realiza a través de la indexación de precios de los productos no
alimenticios, utilizando para esto el Índice de Precios al Consumidor que obtiene mensualmente el Instituto Nacional de
Estadística e Informática para las 24 ciudades capitales del país, incluyendo Chimbote. Se utilizan los índices por subgrupos
de suerte que el deflactor del componente no alimentario considere las ponderaciones de los diversos rubros del gasto de la
población de referencia. Con la suma de los valores del componente alimentario y el no alimentario se obtiene la línea de
pobreza total.”
7
El enfoque alternativo de medición de la pobreza conocido como “Método de las necesidades básicas insatisfechas” (NBI) toma en
consideración un conjunto de indicadores relacionados con necesidades básicas estructurales que se requiere para evaluar el bienestar
individual. De manera específica, el INEI lo calcula en base a los siguientes indicadores: viviendas con características físicas
inadecuadas, hogares en hacinamiento, vivienda sin servicio higiénico, hogares con al menos un niño que no asiste a la escuela,
hogares con el jefe de hogar con primaria incompleta y hogares con tres personas o más por perceptor de ingreso.

9
Perú: ¿cómo vamos en educación?
últimos años), no obstante, la evolución de los diversos tipos de carencias (servicios básicos, infraestructura,
educación, ingresos, etc.) se presenta bastante dispar.

Gráfico 1.7. Perú: pobreza y pobreza extrema por área, 2012 – 2016

Fuente: INEI. Elaboración propia.

Gráfico 1.8. Indicadores de necesidades y servicios básicos del Perú 2007 – 2016
Hogares con una necesidad básica insatisfecha Hogares con dos o más necesidades básicas insatisfechas

30.3% 18.7% 8.7% 3.7%


Perú 2007 Perú 2016 Perú 2007 Perú 2016

Necesidades básicas
Viviendas sin servicios Viviendas con características Hogares con niños que no Hogares con alta dependencia
higiénicos físicas inadecuadas asisten a la escuela económica

16.9% 7.8% 9.0% 6.3% 1.4% 0.7% 1.3% 1.1%


Perú 2007 Perú 2016 Perú 2007 Perú 2016 Perú 2007 Perú 2016 Perú 2007 Perú 2016
Fuente: ENAHO – INEI. Elaboración propia.

10
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Además de la pobreza, es interesante revisar la distribución de la población peruana de acuerdo al nivel
socioeconómico (NSE)8. En el gráfico 1.9 se observa que, a nivel nacional, el NSE más bajo (E) se acerca
a 35%, habiendo disminuido levemente de 38.2% en 2014 a 34.8% en 2017. En el otro extremo, el NSE A
se sitúa en 2%. En general, la distribución porcentual de los NSE para toda la población del país se mantiene
relativamente estable para todo el período analizado. Asimismo, el gráfico 1.10 se enfoca en el área urbana,
en donde se aprecia que el NSE E es considerablemente menor al valor nacional (18.2% en 2017). Por otro
lado, el NSE A se acerca a los tres puntos porcentuales en 2017. Estos resultados son armoniosos con los
hallados en los dos gráficos previos, pues existe una menor presencia de pobreza en la zona urbana.

Gráfico 1.9. Distribución porcentual de la población del Perú por nivel socioeconómico (NSE)
2014 – 2017

Fuente: http://apeim.com.pe/niveles.php. Elaboración: propia.

Gráfico 1.10. Distribución porcentual de la población del Perú (área urbana) por nivel
socioeconómico (NSE) 2014 – 2017

Fuente: http://apeim.com.pe/niveles.php. Elaboración: propia.

8
Dicha clasificación es realizada anualmente por la Asociación Peruana de Empresas de Investigación de Mercados (APEIM)
utilizando a datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del Instituto de Estadística e Informática (INEI). Para mayor
información sobre la metodología para realizar dicha clasificación, ver: http://apeim.com.pe/niveles.php

11
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Si bien es cierto que existen diferencias en la composición de la población por NSE por área urbana y rural,
es interesante constatar en los gráficos 1.11 y 1.12 que el porcentaje del gasto de los hogares destinado a
educación es muy similar tanto a nivel nacional como urbano para cada uno de los NSE (en donde los NSE
A y B destina el 16% de su gasto al rubro educativo), estando las mayores diferencias, tanto entre NSE
como en la comparación país – zona urbana, en el porcentaje del gasto destinado a alimentación, siendo
casi la mitad en el NSE E y de 28% en el NSE A y B.

Gráfico 1.11. Distribución porcentual del gasto de hogares en Perú según niveles socioeconómicos
(NSE), 2017

Fuente: http://apeim.com.pe/niveles.php
Elaboración: propia.

Gráfico 1.12. Distribución porcentual del gasto de hogares en el área urbana de Perú según niveles
socioeconómicos (NSE), 2017

Fuente: http://apeim.com.pe/niveles.php. Elaboración: propia.

12
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Se tiene, pues, una menor presencia de pobreza en el país, tanto monetaria como no monetaria, lo que se
explica en parte por el crecimiento económico, que será descrito en la siguiente sección. Si bien es cierto
que el crecimiento económico es importante, en las últimas décadas se ha llegado a comprender que éste
sustenta a un principio mayor, el cual es el desarrollo humano. En relación a ello, una de sus métricas más
conocidas y aceptadas es el Índice de Desarrollo Humano (IDH), el cual es desarrollado por el Programa
de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (PNUD).9 En el gráfico 1.13 se presenta el IDH para el
Perú10 y sus departamentos, en donde Lima11, Moquegua y Arequipa son los departamentos con mayor
índice, mientras que Apurímac, Ayacucho y Huancavelica son los de valor más bajo de la métrica expuesta.
El desarrollo humano, por tanto, varía mucho entre las regiones y posiblemente mucho más entre
provincias, distritos y ámbitos urbano y rural.

Por lo visto hasta este punto, la pobreza decrece a nivel nacional durante el período 2011 – 2015, no
obstante, las condiciones sociales pueden variar mucho entre regiones (como el IDH parece sugerir) y,
sobre todo, entre las áreas urbana y rural. Sin embargo, conviene advertir que el Perú continúa siendo un
país centralizado, con la tercera parte de su población viviendo en la capital de la república y el 77% de los
peruanos en zona urbana (INEI, 2010).

Gráfico 1.13. Índice de Desarrollo Humano del Perú y departamentos, 2012


PERÚ 0.5058
LIMA 0.6340
MOQUEGUA 0.6215
AREQUIPA 0.5781
MADRE DE DIOS 0.5582
TACNA 0.5553
ICA 0.5351
TUMBES 0.5184
LA LIBERTAD 0.4653
LAMBAYEQUE 0.4617
JUNÍN 0.4539
CUSCO 0.4434
ANCASH 0.4429
SAN MARTÍN 0.4408
PIURA 0.4379
UCAYALI 0.4324
PASCO 0.4114
LORETO 0.3977
PUNO 0.3942
AMAZONAS 0.3846
CAJAMARCA 0.3773
HUÁNUCO 0.3746
APURÍMAC 0.3444
AYACUCHO 0.3336
HUANCAVELICA 0.2962
0.0000 0.1000 0.2000 0.3000 0.4000 0.5000 0.6000 0.7000

Fuente: PNUD, 2013. Elaboración propia.

1.3. ¿Qué podemos decir de la economía?

En el anterior acápite se ha podido apreciar, a nivel nacional, una disminución de la pobreza y una mejora
de las condiciones de vida, si bien es cierto que existen todavía diferencias significativas entre regiones, así
como el área rural con la urbana. Esta mejora de la situación social implica un crecimiento del ingreso
promedio nacional. En el gráfico 1.14 se puede apreciar el Producto Bruto Interno (PBI) per cápita del Perú
(medido en dólares norteamericanos a precios internacionales), es decir, el promedio por habitante de todo

9
De acuerdo al PNUD (sin fecha, traducción propia):

“El IDH fue creado para enfatizar que las personas y sus capacidades debe ser el criterio último para evaluar el desarrollo de un
país, no el crecimiento económico por sí solo. El IDH también puede ayudar a cuestionar las decisiones políticas nacionales,
preguntando cómo dos países con el mismo nivel de ingreso nacional bruto per cápita puede terminar con resultados diferentes de
desarrollo humano. Estos contrastes pueden estimular el debate sobre las prioridades políticas del gobierno. El Índice de Desarrollo
Humano (IDH) es una medida resumen de los logros del promedio en las principales dimensiones del desarrollo humano: tener una
vida larga y saludable, acceder al conocimiento y lograr un nivel de vida digno. El IDH es la media geométrica de los índices
normalizados para cada una de las tres dimensiones. La dimensión de la salud del IDH es evaluada con la esperanza de vida al
nacer, (…). El componente de educación del IDH se mide por el promedio de años de escolaridad para los adultos mayores de 25
años y la esperanza de años de escolarización de los niños en edad escolar. (…) La dimensión del nivel de vida se mide por el ingreso
nacional bruto per cápita. (…) El IDH no refleja en las desigualdades, la pobreza, la seguridad humana, empoderamiento, etc. (…)”
10
Valor correspondiente al año 2012, último año del que se tiene información.
11
EL IDH de Lima incluye a la Provincia Constitucional del Callao.

13
Perú: ¿cómo vamos en educación?
lo que produce el país en un año expresado en términos monetarios, para el período 2001 – 2016,
acompañado de los valores correspondientes a América Latina y El Caribe y los del grupo de países
latinoamericanos considerados en vías de desarrollo12. Resalta el hecho de que existe una brecha del PBI
per cápita de Perú con los otros dos cohortes considerados, brecha que se fue acortando hasta 2003, para
luego volver a incrementarse hasta 2009, año en que volvió a reducirse, probablemente bajo el efecto de la
crisis económica internacional que se produjo en ese lapso y que afectó más a otras economías de
Latinoamérica que al Perú. La brecha continuó aumentando entre 2010 y 2011, pero a partir de 2012 hasta
2016 ha venido disminuyendo gradualmente. Cabe destacar que a lo largo del período 2001 – 2016, la serie
para Perú ha crecido de forma más estable que las correspondientes a Latinoamérica, es decir, la economía
peruana ha crecido durante todo el período pasando de US$ 1,981 en 2001 a US$ 6,049 en 2016, vale decir,
triplicándose durante este intervalo, en tanto que la economía latinoamericana en conjunto se duplicó.

Gráfico 1.14. PBI per cápita – Perú, América Latina y el Caribe 2001 – 2016
(Dólares norteamericanos a precios internacionales actuales)

Fuente: http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.PP.CD?view=chart
Elaboración: propia.

Queda patente, entonces, el crecimiento de la economía peruana durante el período analizado, lo que
repercute en la disminución de la pobreza y el incremento de los ingresos. Respecto a la situación actual de
la economía y su desempeño en 2016, el Banco Central de Reserva (2017) señala lo siguiente:

“En 2016, el Producto Bruto Interno (PBI) registró una tasa de crecimiento mayor a la del año
previo (3,9 por ciento versus 3,3 por ciento), impulsado por el crecimiento de los sectores primarios,
especialmente la minería metálica, lo que impulsó el aumento de las exportaciones en 9,5 por ciento.
La demanda interna registró una ligera expansión (0,9 por ciento) sostenida por el desempeño del
consumo privado, que atenuó el impacto de las caídas de la inversión privada y del gasto público.
Con estos resultados, el PBI por habitante aumentó 2,8 por ciento, tasa menor al promedio de los
últimos diez años (3,5 por ciento).”

Se tiene, por tanto, un panorama de crecimiento económico positivo, que destaca dentro de un entorno de
desaceleración mundial, pero con algunos factores internos que frenan un crecimiento que podría ser mayor.
En ese orden de ideas, es importante revisar cuál es la contribución de las diversas actividades económicas

12
Que incluye a Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, Ecuador, Granada,
Guatemala, Guyana, Honduras, Haití, Jamaica, Santa Lucía, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Paraguay, El Salvador, Surinam, San
Vicente y las Granadinas y Venezuela. No se incluye Argentina, Chile y Uruguay.

14
Perú: ¿cómo vamos en educación?
que explican el comportamiento del PBI nacional (gráfico 1.15). Dentro de ellas, en 2016 la producción de
las siete principales actividades representa en conjunto el 84% del PBI, desglosándose en otros servicios13
(25%), manufactura (15%), minería (14%), comercio (12%), construcción (6%), transporte y agricultura
(con 6% cada una de ellas). Entre 2010 y 2016 el PBI nacional ha pasado de 347´414 a 455´596 millones
de soles (gráfico 1.16), período en el que el mayor crecimiento se registró en 2011 (7%), seguido de 2012
y 2013 (6% cada año), en tanto que 2014 y 2015 presenta tasas más bajas de crecimiento (1% y 3%,
respectivamente). La caída del PBI de 2014 se avista por el agotamiento de las actividades extractivas y la
relativa cercanía de las elecciones regionales de 2014 y presidenciales de 2016, coyunturas políticas que
suelen alterar las expectativas futuras de los agentes económicos sobre el desempeño de la economía.

Gráfico 1.15. Principales actividades económicas del Perú, 2016 (% del PBI real precios 2007) 1/

Fuente: INEI, 2016. Elaboración propia.


Minería contiene extracción de petróleo, gas, minerales y servicios conexos. Comercio incluye mantenimiento de vehículos
automotores y motocicletas. Agricultura abarca también ganadería, caza y silvicultura. Transporte incorpora almacenamiento, correo
y mensajería. Administración pública incluye defensa. Telecomunicaciones involucra otros servicios de información. Pesca incorpora
acuicultura.
1/ El PBI regional solo puede ser calculado mediante el método del valor agregado bruto (VAB) por lo que, en estricto, no es un PBI
integral, no obstante, en este documento se mantiene el término PBI por ser de uso más familiar y coloquial.

Lo señalado se aprecia mejor cuando se desglosa el PBI por los principales sectores y se revisa cómo han
ido creciendo en el período analizado (gráfico 1.16). Así, entre 2015 y 2016, manufactura y construcción
tuvieron una evolución negativa (-1% y -2%, respectivamente), mientras que sí crecieron “otros servicios”
(4%), minería (13%) y transporte (2%), lo que permitió que en 2016 el PBI global tuviera un crecimiento
positivo, aunque pequeño, como ya se vio. Por otro lado, entre 2013 y 2014 las únicas actividades que
disminuyen son minería (-2%) y manufactura (-1%), en tanto que las demás actividades con una
contribución importante continúan creciendo, destacando “otros servicios” con 6%. En el resto de años, los
crecimientos de todos los principales sectores han sido positivos, destacando los incrementos porcentuales
de manufactura en 2011 (8%) y 2013 (5%), minería en 2016 (13%), comercio en 2011 (9%) y 2012 (8%),
así como construcción en 2012 (16%) y 2013 (9%).

13
Según INEI (2016C): “La actividad “otros servicios” comprende las siguientes actividades: servicios financieros, seguros y
pensiones, actividades inmobiliarias, servicios prestados a las empresas, educación, salud, servicios sociales y de asociaciones u
organizaciones no mercantes y otras actividades de servicios personales.”

15
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 1.16. PBI del Perú por principales actividades económicas, 2010- 2016
(PBI real a precios de 2007, en millones de nuevos soles) 1/

Fuente: INEI, 2016. Elaboración propia.


Minería contiene extracción de petróleo, gas, minerales y servicios conexos. Comercio incluye mantenimiento de vehículos
automotores y motocicletas. Agricultura abarca también ganadería, caza y silvicultura, Transporte incorpora almacenamiento, correo
y mensajería. Otras actividades están conformadas por administración pública, defensa, telecomunicaciones y otros servicios de
información, pesca y acuicultura. 1/ El PBI regional solo puede ser calculado mediante el método del valor agregado bruto (VAB) por
lo que, en estricto, no es un PBI integral, no obstante, en este documento se mantiene el término PBI por ser familiar.

Hasta aquí se ha establecido de manera breve un contexto socioeconómico que engloba a la actividad
educativa del país; dentro de él se ha podido apreciar un crecimiento económico sostenido, una pobreza
que viene reduciéndose y un “bono demográfico” que implica una mayor presencia de población adulta en
edad de trabajar, en comparación con épocas anteriores, lo que implica que se tendrá menor demanda de
educación básica, que deviene en una oportunidad para pasar de una visión de mejora cuantitativa
(incremento en el acceso) a un enfoque más cualitativo (basado en calidad educativa y logro de
aprendizajes), así como una mayor necesidad de educación para adultos. Esta búsqueda de una educación
de mayor calidad parece reflejarse en la cada vez más preferencia por educación privada, ya vista en los
niveles de educación inicial, primaria y secundaria, percepción que no necesariamente tiene sustento real,
como se verá más adelante.

1.4. ¿Cómo se gestiona la educación en el país?14

Corresponde ahora hablar sobre cómo está organizada la gestión de la educación en el país. Ésta es
descentralizada y se desarrolla a nivel nacional, regional, local y de institución educativa. El Ministerio de
Educación es el órgano rector a nivel de todo el Perú. A nivel regional existen veintiséis Direcciones
Regionales de Educación (DRE) -una por cada departamento del país además de la Provincia Constitucional
del Callao- excepto en Lima, donde existen dos DRE: una para Lima Metropolitana y otra que agrupa las
demás provincias del departamento de Lima. A nivel local, las entidades encargadas son las Unidades de
Gestión Educativa Local (UGEL), que ascienden a más de doscientas distribuidas a lo largo del territorio
nacional y en general equivalentes al territorio provincial. La Ley General de la Educación, Ley N° 28044,
proporciona mayores detalles sobre el alcance, finalidad y funciones de estos organismos.

14
Esta parte del documento ha sido desarrollada reproduciendo extractos de la Ley General de Educación.

16
Perú: ¿cómo vamos en educación?
1.4.1. La institución educativa (IE)

La célula básica del sistema educativo peruano es la institución educativa, pues en ella tiene lugar la
prestación del servicio educativo, pudiendo ser su gestión pública o privada. Tiene como finalidad el logro
de los aprendizajes y la formación integral de sus estudiantes. Su ámbito comprende los centros de
educación básica (regular, alternativa y especial), educación técnico-productiva y educación superior. Entre
sus múltiples funciones destacan las siguientes:

 Organizar, conducir y evaluar sus procesos de gestión institucional y pedagógica.


 Otorgar certificados, diplomas y títulos según corresponda.
 Propiciar un ambiente institucional favorable al desarrollo del estudiante.
 Promover el desarrollo educativo, cultural y deportivo de su comunidad.
 Participar, con el Consejo Educativo Institucional, en la evaluación para el ingreso, ascenso y
permanencia del personal docente y administrativo.
 Rendir cuentas anualmente de su gestión pedagógica, administrativa y económica, ante la
comunidad educativa.

1.4.2. El Ministerio de Educación

El Ministerio de Educación es el órgano del Gobierno Nacional que tiene por finalidad definir, dirigir y
articular la política de educación y actividades afines, en concordancia con la política general del Estado,
destacando entre sus funciones las siguientes:

 Definir, dirigir, regular y evaluar, en coordinación con las regiones, la política educativa y
pedagógica nacional y establecer políticas específicas de equidad.
 Formular, aprobar, ejecutar y evaluar, de manera concertada, el Proyecto educativo Nacional y
conducir el proceso de planificación de la educación.
 Elaborar los diseños curriculares básicos de los niveles y modalidades del sistema educativo, y
establecer los lineamientos técnicos para su diversificación.
 Organizar programas especiales de apoyo al servicio educativo que sirvan para compensar las
desigualdades y lograr equidad en el acceso, procesos y resultados educativos
 Definir las políticas sectoriales de personal, programas de mejoramiento del personal directivo,
docente y administrativo del sector e implementar la carrera pública magisterial.
 Conseguir el incremento de la inversión educativa y consolidar el presupuesto nacional de
educación, así como los planes de inversión e infraestructura educativa.
 Implementar un sistema de información para la toma de decisiones estratégicas.
 Promover una evaluación formativa que motive el desarrollo integral del estudiante.
 Fortalecer el funcionamiento de los Organismos Públicos Descentralizados y regular la relación de
éstos con el Ministerio de Educación.
 Promover la cooperación nacional e internacional técnica y financiera para mejorar la educación.

1.4.3. La Dirección Regional de Educación (DRE)

La Dirección Regional de Educación es un órgano especializado del Gobierno Regional responsable del
servicio educativo en el ámbito de su respectiva circunscripción territorial. Tiene como principales
funciones a las siguientes:

 Autorizar, en coordinación con las Unidades de Gestión Educativa locales, el funcionamiento de las
instituciones educativas públicas y privadas.
 Formular, ejecutar y evaluar el presupuesto educativo de la región en coordinación con las Unidades
de Gestión Educativa locales.
 Suscribir convenios y contratos para lograr el apoyo y cooperación de la comunidad nacional e
internacional que sirvan al mejoramiento de la calidad educativa en la región, de acuerdo a las
normas establecidas sobre la materia.
 Identificar prioridades de inversión que propendan a un desarrollo armónico y equitativo de la
infraestructura educativa en su ámbito, y gestionar su financiamiento.
 Actuar como instancia administrativa en los asuntos de su competencia.

17
Perú: ¿cómo vamos en educación?
En la tabla 1.1 se presenta el número de alumnos matriculados e instituciones educativas por nivel educativo
y DRE. En lo que respecta a matrícula a nivel nacional, los tres niveles educativos con mayor alumnado
son educación inicial con el 20%, primaria con 40% y secundaria con 29%, niveles que juntos conforman
el 89% de la matrícula, siendo la distribución porcentual por nivel educativo bastante similar entre las
regiones. Por su parte, la estructura porcentual de las instituciones educativas por nivel educativo es de
48% para inicial, 34% para primaria y 13% en secundaria, sumando juntos 95%, con una distribución
regional muy similar. Cabe destacar que el porcentaje de instituciones educativas de educación inicial es
menos de la mitad de la de la matrícula del mismo nivel; algo similar ocurre en secundaria, en tanto que en
primaria es ligeramente menor.

También en la tabla 1.1 se constata que tanto la mayor parte de la matrícula como de las instituciones
educativas se ubican en la DRE de Lima Metropolitana. El porcentaje de la matrícula en inicial es de 26%,
en primaria de 24%, en secundaria de 26%, en educación básica alternativa de 31%, en educación básica
especial de 41%, en educación técnico productiva de 36% y de 43% en educación superior no
universitaria15. Asimismo, en cuanto a instituciones educativas, el porcentaje es de 15% en inicial, 12% en
primaria, 20% en secundaria, 25% en básica alternativa, 21% en especial, 20% en técnico productiva y 19%
superior no universitaria.

De lo analizado en la tabla 1.1 se aprecia que existe una importante presencia a nivel porcentual, tanto de
la matrícula como de las instituciones educativas, para los niveles de educación especial, técnica productiva
y superior no universitaria, pero el porcentaje de instituciones educativas es aproximadamente la mitad del
de la matrícula para estos tres niveles educativos. Todo ello plantea el reto de optimizar las formas de
atención para estudiantes con necesidades educativas especiales en poblaciones dispersas.

15
Los porcentajes se refieren al total del nivel respectivo.

18
Perú: ¿cómo vamos en educación?

Tabla 1.1. Matrícula e instituciones educativas según DRE por nivel educativo en el Perú, 2017
Matrícula Instituciones Educativas
Técnico- Superior No Técnico- Superior No
DRE Inicial Primaria Secundaria CEBA Especial Inicial Primaria Secundaria CEBA Especial
Productiva Universitaria Productiva Universitaria
TOTAL REGIÓN 1,699,103 3,498,498 2,534,338 191,410 35,175 253,765 489,049 53,687 38,387 14,502 2,383 870 1,826 1,073
DRE Amazonas 29,877 63,417 40,130 2,919 332 2,593 3,631 1,393 1,273 296 41 20 24 18
DRE Ancash 61,016 130,595 97,689 5,460 1,207 7,936 11,169 2,540 1,888 676 97 18 69 56
DRE Apurímac 25,324 51,700 44,511 2,816 664 3,524 4,752 1,415 900 331 30 37 48 27
DRE Arequipa 72,678 139,778 108,322 6,247 1,813 14,200 29,268 2,373 1,345 691 127 70 190 76
DRE Ayacucho 34,854 79,066 66,429 6,064 521 5,741 9,437 1,731 1,444 510 93 19 77 31
DRE Cajamarca 88,353 186,250 131,124 7,990 565 6,267 19,349 4,265 3,767 1,068 95 31 51 64
DRE Callao 55,719 104,286 74,749 4,130 1,728 6,935 4,114 964 541 299 41 23 32 10
DRE Cusco 70,329 150,351 125,327 10,255 1,213 11,068 26,888 3,032 1,842 669 120 40 108 69
DRE Huancavelica 22,389 47,220 44,040 2,498 390 2,318 5,117 1,512 1,195 374 33 37 30 21
DRE Huánuco 41,191 100,901 73,000 5,516 373 4,159 7,931 1,959 1,737 521 67 13 26 23
DRE Ica 54,767 96,219 66,442 4,996 772 10,337 13,834 1,298 656 263 59 20 58 40
DRE Junín 64,255 152,002 115,219 8,220 982 7,127 20,464 2,616 2,272 760 134 38 87 56
DRE La Libertad 100,839 218,300 146,824 10,858 1,857 13,567 20,022 2,854 2,100 888 157 57 121 66
DRE Lambayeque 65,372 139,766 100,225 7,696 635 5,009 17,291 1,795 1,100 473 87 24 45 47
DRE Lima Metropolitana 439,992 848,747 653,303 58,713 14,543 90,516 207,876 8,067 4,667 2,845 588 179 359 204
DRE Lima Provincias 54,315 104,301 76,863 7,266 1,563 13,141 6,835 1,605 1,066 512 91 44 89 28
DRE Loreto 74,295 176,752 85,492 7,996 1,463 9,898 18,820 2,049 2,478 581 77 19 54 29
DRE Madre de Dios 10,362 22,992 13,057 1,362 129 547 842 261 202 75 19 2 4 7
DRE Moquegua 9,945 17,696 13,943 1,250 337 2,687 2,793 369 191 96 17 8 33 14
DRE Pasco 16,784 33,245 22,448 1,810 301 2,536 2,785 800 721 213 30 23 28 13
DRE Piura 117,711 239,426 160,875 7,278 1,125 7,555 16,377 3,205 2,401 809 110 53 98 46
DRE Puno 60,172 125,716 110,860 6,556 634 10,901 13,849 3,822 1,934 621 80 29 74 53
DRE San Martín 54,676 120,476 72,709 5,765 751 3,294 11,744 1,528 1,363 412 56 24 32 31
DRE Tacna 18,545 34,288 27,348 2,014 363 5,024 5,643 685 248 134 40 7 35 17
DRE Tumbes 18,384 29,104 19,720 1,177 546 3,166 2,752 555 200 99 40 25 28 7
DRE Ucayali 36,959 85,904 43,689 4,558 368 3,719 5,466 994 856 286 54 10 26 20
Fuente y elaboración: Elaboración propia (http://escale.minedu.gob.pe/magnitudes)
Perú: ¿cómo vamos en educación?
1.4.4. La Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL)

Es una instancia de ejecución descentralizada del Gobierno Regional con autonomía en el ámbito de su
competencia. Por lo general su jurisdicción territorial es la provincia, si bien ésta puede modificarse cuando
sea necesario bajo criterios alternativos como, por ejemplo, facilidades de comunicación de las instituciones
educativas adscritas a la UGEL. Sus principales funciones son las siguientes:

 Diseñar, ejecutar y evaluar el proyecto educativo de su jurisdicción en concordancia con los


proyectos educativos regionales y nacionales, así como con el aporte de los gobiernos locales.
 Regular, supervisar y asesorar la gestión pedagógica y administrativa de las instituciones educativas
bajo su jurisdicción, fortaleciendo su autonomía institucional.
 Prestar apoyo administrativo y logístico a las instituciones educativas públicas de su jurisdicción.
 Conducir el proceso de evaluación y de ingreso del personal docente y administrativo, según los
requerimientos de la institución educativa, coordinando con la Dirección Regional de Educación.
 Determinar las necesidades de infraestructura y equipamiento, así como participar en su
construcción y mantenimiento, en coordinación y con el apoyo del gobierno local y regional.
 Informar a las entidades oficiales correspondientes, y a la opinión pública, de los resultados de su
gestión.

Un aspecto importante a tomar en cuenta es la facilidad del acceso a los locales educativos; una forma de
medirlo es mediante el tiempo promedio que toma desplazarse de cada local a la UGEL de su jurisdicción.
Los resultados a nivel nacional se muestran en el gráfico 1.17 tanto para todos los niveles educativos como
para educación inicial, primaria y secundaria. Se trata de un gráfico doble que muestra los resultados de
escuelas públicas y privadas por separado. En el total de escuelas públicas se aprecia que la mayor parte de
locales (41%) se encuentra a más de dos horas de la UGEL; no obstante, otro 27% tiene una distancia menor
de treinta minutos. En el caso educación inicial, el 30% está a menos de treinta minutos de la UGEL y el
55% a más de una hora, lo cual resulta preocupante por la poca edad de los alumnos de inicial, que provoca
que sea más difícil este prolongado tiempo de traslado. En primaria, el 67% tiene una distancia mayor a
una hora mientras que en secundaria es el 54%.

Este acceso más difícil en ambos niveles plantea también dificultades, pues esta relativa lejanía del local
escolar a la UGEL puede provocar mayores ausencias del docente por la mayor dificultad de éste para
desplazarse a ella a realizar gestiones o porque vive en la misma localidad donde se encuentra dicha UGEL.
Dichas ausencias van en detrimento del proceso de enseñanza – aprendizaje y de los logros de aprendizaje.16
En cuanto a los locales de escuelas privadas, destaca que el 87% de locales de todos los niveles educativos
se encuentra a menos de treinta minutos de la UGEL, mientras que en educación inicial ese porcentaje es
de 89%, en primaria de 86% y en secundaria de 87%. A primera vista, pareciera que la situación de las
escuelas privadas es mucho mejor que las públicas en lo que se refiere a acceso a la UGEL, sin embargo,
hay que tener en cuenta que las escuelas privadas suelen ubicarse mayoritariamente en áreas urbanas, por
lo que, estas cifras en realidad están haciendo hincapié en que las escuelas públicas alcanzan a cubrir áreas
remotas, lo que se confirma al corroborar la mayoritaria oferta pública educativa en área rural.

Se ha visto ya que la gestión pública de la educación es descentralizada; sin embargo, tanto la demanda
como la oferta de servicios educativos se concentran en la capital del país y algunas ciudades grandes. La
concentración de esta oferta también podría estar influyendo en el hecho de que entre las escuelas públicas
existe un porcentaje importante de locales educativos que se encuentran relativamente lejanos a las UGEL
a las que pertenecen, lo que se convierte en un reto a mejorar y en un logro que resaltar, pues, por un lado,
se requiere simplificar los trámites administrativos que el docente tiene que hacer en las UGEL porque su
ausencia en el servicio educativo (que genera el que dedique tiempo a dichos trámites) resta horas de clase
para los estudiantes, pero por otro, es una prueba de que la oferta pública llega a zonas poco accesibles del
país.

16
Para un análisis más detallado sobre el influjo del acceso geográfico al desempeño educativo, ver Guadalupe & Castillo (2014).
Perú: ¿cómo vamos en educación?

Gráfico 1.17. Porcentaje de instituciones educativas por tiempo de traslado a la UGEL, por nivel
educativo, 2017

Pública

Privada

Fuente: Sistema de Información Geográfica de la Unidad de Estadística Educativa del Ministerio de Educación

Todos estos matices, aunados al heterogéneo contexto socio – económico, con realidades muy diversas en
cuanto a cambios demográficos, crecimiento económico y reducción de la pobreza, plantean importantes
Perú: ¿cómo vamos en educación?
retos a la educación peruana, los cuales deben ser abordados de manera íntegra y metódica a través de un
proceso de planificación que busque reducir las inequidades sociales y generar mayores oportunidades de
desarrollo para todos.

22
Perú: ¿cómo vamos en educación?
2. Indicadores educativos del Perú

La educación se puede observar a partir de tres momentos dentro de un mismo proceso (ilustrado en el
gráfico 2.1).17 En el marco de este esquema tripartito serán analizados los indicadores educativos.

Un primer momento puede ser entendido como los insumos, donde se ubican los recursos financieros
públicos destinados a la educación, la infraestructura y la utilización en el campo educativo de las
tecnologías de información y comunicación (TIC).

Un segundo momento, que tiene como punto de partida los insumos mencionados, es el proceso previo a la
obtención de resultados. Aquí se ubican los indicadores que resumen las condiciones propias del proceso
de enseñanza-aprendizaje, como son el acceso a la educación, la transición de educación inicial a primaria
y el promedio de alumnos por docente.18

El momento final es el punto de llegada del proceso descrito: los resultados, divididos en intermedios y
finales. Los resultados intermedios son desaprobación, atraso y retiro. Los resultados finales buscan reflejar
los logros de aprendizaje.
Gráfico 2.1 Esquema lógico del análisis de indicadores
Insumos Proceso Resultados
(condiciones educativas) (intermedios y finales)

• Gasto público • Acceso a la educación • Desaprobación, atraso y retiro


• Infraestructura • Transición inicial primaria • Logros de aprendizaje
• Uso de TIC • Relación alumnos docentes

Elaboración propia.

2.1. Primer momento: los insumos


2.1.1. ¿De qué recursos públicos dispone la educación en el Perú?
Al igual que el PBI nacional ha crecido en los últimos diez años, el gasto público en educación también ha
aumentado progresivamente. Así, en el gráfico 2.2 se observa el aumento del gasto público en educación
por alumno de los tres niveles de educación básica regular.19 Entre 2008 y 2017, las cifras muestran que el
gasto promedio en educación inicial pasó de S/ 1,072 por alumno en 2008 a S/ 3,101 en 2017; en primaria
evolucionó de S/ 1,371 a S/ 3,011 en el mismo espacio de tiempo, así como en secundaria, en donde saltó
de S/ 1,490 a S/ 4,243, es decir, en los tres casos el indicador rondó o superó la triplicación.

Esto es un primer indicio del incremento de recursos financieros públicos de los que ha gozado la educación
peruana durante la última década lo que, como ya se señaló, va de la mano con el crecimiento económico
y la consiguiente disponibilidad de recursos públicos a través de la recaudación de impuestos 20. Dicho
aumento de recursos se puede ver también en los programas que ha implementado el Ministerio de
Educación (MINEDU) durante los últimos años; entre estos destacan Acompañamiento Pedagógico, Beca
18 y Soporte Pedagógico Intercultural 21.

Por otro lado, si bien el cambio descrito es destacable, conviene advertir en el mismo gráfico que, entre
2008 y 2017 el indicador de gasto público educativo como porcentaje del PBI ha crecido menos de un punto
porcentual (de 2.7% a 3.5%, respectivamente), en tanto que el gasto público educativo como porcentaje del
gasto público total creció sólo en 2.0 puntos porcentuales (de 14.3% a 16.3%, además, también se aprecia
que se ha venido recuperando en los últimos tres años analizados). A esto hay que agregar que es necesario

17
En el presente documento se concibe la educación como una función de producción que, de acuerdo a Mankiw (2002: 171),
representa la relación entre la cantidad de factores utilizados para producir un bien y la cantidad producida de este bien.
18
Desde luego, aquí deberían ser incluidos también indicadores del proceso pedagógico dentro del aula, provenientes de fuentes
cualitativas, sin embargo, no se cuenta con datos para dichas características.
19
El gasto público educativo por alumno se define como el cociente que resulta de dividir el gasto público en un cierto nivel educativo,
luego de excluir algunas partidas que, de acuerdo al estándar internacional de la UNESCO (CINE 2011), no constituyen gasto en
educación, entre el número de alumnos matriculados en instituciones educativas públicas del mismo nivel educativo. Se puede
encontrar valores del indicador para otros niveles educativos en el siguiente enlace: http://escale.minedu.gob.pe/indicadores.
20
En un estudio econométrico que incorpora datos de países latinoamericanos para un período de cincuenta años, Díaz – Fuentes y
Revuelta (2011), encuentran que, a corto plazo, el gasto público tiene carácter pro cíclico en un conjunto de países dentro de los que
encuentra el Perú. Es decir, el gasto público peruano tiende a crecer conforme exista crecimiento económico reciente.
21
https://www.mef.gob.pe/es/presupuesto-publico-sp-18162/624-evaluacion-independiente/5378-evaluaciones-de-impacto-en-
curso-y-culminadas-educacion

23
Perú: ¿cómo vamos en educación?
tener en cuenta en el análisis la eficiencia del gasto en educación, como se tendrá más adelante la
oportunidad de examinar cuando se vean los resultados educativos.

Gráfico 2.2 Indicadores de Gasto Público en Educación del Perú, 2008 – 2017

Fuente: Sistema Integrado de Administración Financiera (SIAF) del Ministerio de Economía y Finanzas (datos de gasto público), y
Censo Educativo del Ministerio de Educación-Unidad de Estadística (datos de matrícula). Elaboración propia.

Además de lo expuesto hasta el momento sobre gasto público en educación en el país, es útil realizar una
comparación con cinco países: Chile, Argentina, Bolivia, Colombia y Ecuador. El mismo ejercicio de
comparación se realizará con otros indicadores.

En el gráfico 2.3, donde se hace una comparación entre países22, el gasto público en educación primaria
por alumno (en US$ con paridad de poder adquisitivo (PPP)23) en Perú es menor en los tres años mostrados
respecto a Colombia y Argentina, habiéndose incrementado las brechas24 con Colombia (US$ 5,437 en
2013, US$ 5,283 en 2014 y US$ 5,320 en 2015), lo que denota que ese país gasta bastante más que Perú.
Por el contrario, las brechas se van acortando tanto con Chile (US$ -485 en 2013, US$ 587 en 2014 y US$
463 en 2015), mostrando el Perú así mayor inversión los últimos dos años que el país vecino. Comparando
con Ecuador, Perú mantiene una brecha favorable que evoluciona de US$ 2,053 en 2013 a US$ 3,571 a
2015. Continuando en el mismo gráfico, con respecto al gasto público en educación secundaria por
alumno (en US$ con paridad de poder adquisitivo), para el Perú éste es menor en todos los años evaluados
respecto a los cuatro países comparados (excepto con Ecuador, con US$ 3,707 de brecha en 2015). Al igual
que en el caso de primaria, Colombia gasta casi el triple que Perú, aunque habiendo caído continuamente
la brecha de gasto entre ambos países (US$ 6,978 en 2013, US$ 6,927 en 2014 y US$ 5,819 en 2015), en
tanto que la tendencia de la brecha de Perú con Ecuador es creciente y a favor de Perú (US$ 2,342 en 2013,
US$ 3,172 en 2014 y US$ 3,707 en 2015). Considerando ambos niveles -primaria y secundaria- se tiene,
entonces que los resultados de Perú están todavía bastante alejados de Colombia, en tanto que muestran un
panorama algo más balanceado cuando se compara con Chile, sobre todo en el caso de primaria, donde
hubo una mejora en la brecha. Los resultados analizados, asimismo, permiten ver que el crecimiento del

22
UNESCO UIS (http://uis.unesco.org/)
23
Lo que significa que está medida de tal forma que se elimine el sesgo de variaciones de los tipos de cambio.
24
Medidas como la resta simple entre el mismo indicador de dos países.

24
Perú: ¿cómo vamos en educación?
gasto público por alumno del Perú está aún lejano a países geográficamente cercanos como Argentina,
Colombia, y Chile25 (en el caso de secundaria), lo que permite apreciar este progreso de forma más realista
y prudente.

Por su parte, el gasto público en educación como porcentaje del PBI en el Perú es menor a los otros cuatro
países en los tres años mostrados. En el caso específico de Argentina, el gasto público en educación como
porcentaje del PBI es superior al de Perú, llegando hasta una diferencia de 1.9 puntos porcentuales en el
año 2015, como se ve el gráfico 2.3. En el resto de países, la brecha oscila entre 1.0 y 0.5 puntos
porcentuales. Cabe señalar que este indicador refleja el esfuerzo que hace el sector público de cada país
para impulsar su educación, tomando en cuenta sus recursos nacionales. Por otro lado, el gasto público en
educación como porcentaje del gasto público total en Perú es superior al de todos los países en 2017, a
excepción de Chile (siendo su brecha 2.0 puntos porcentuales); sin embargo, en 2013, Colombia también
mostraba un porcentaje mayor que Perú (brecha de 1.7 puntos porcentuales).

Gráfico 2.3 Indicadores de gasto público en educación en Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador
- 2013, 2014 y 2015

Fuente: UNESCO UIS (http://uis.unesco.org/). Elaboración propia.

En general, el análisis del financiamiento en la educación mostrado sobre el país indica resultados diversos
entre años y en comparación con otros países. La eficiencia y los logros reales pueden visualizarse mejor
en otros indicadores, aquellos que forman parte de los siguientes acápites.

25
De acuerdo al Ministerio de Educación de Chile (2013): “Chile presenta un importante aumento (de 37%) del gasto por alumno en
la educación escolar entre 2006 y 2011, debido principalmente al incremento del gasto total de 27% destinado a estos niveles
educativos durante ese periodo (y a la caída de 7% en la matrícula).”

En relación a ello, Marcel & Torman (2005) señalan el crecimiento sostenido del gasto público en educación que Chile ha venido
desarrollando a partir de 1990 hasta el nuevo siglo, en contraposición a la tendencia negativa de dicho gasto durante la década del
ochenta, producto de los recortes de gasto público causados por la crisis económica que afrontaba el país durante dicho período.

25
Perú: ¿cómo vamos en educación?
2.1.2. ¿Qué hay de la infraestructura?

La infraestructura y los recursos financieros -estos últimos revisados en el acápite anterior- son factores no
pedagógicos que influyen en la educación. Así, la infraestructura física de las escuelas tiene impacto en el
proceso educativo.26 Para medirla utilizaremos el porcentaje de locales educativos públicos de educación
básica que disponen de los tres servicios básicos (agua potable, alcantarillado y energía eléctrica). 27 En el
gráfico 2.4 se muestran en diferentes tonos del color azul a las provincias ordenadas por quintiles según
este indicador.28

A nivel nacional en 2017, el 38.9% de sus locales escolares cuenta con los tres servicios básicos. No
obstante, esta cifra oculta las diferencias regionales y provinciales en cuanto a la posesión de los servicios,
tal como se observa en el mapa del gráfico 2.4, pues se aprecia que las provincias de la costa son las que se
ubican en los dos quintiles superiores (mayores a 50%). La ventaja de esta región natural se confirma
cuando se constata que Lima Metropolitana, Callao y Tumbes son las tres regiones políticas con mayor
valor del indicador (86%, 81% y 76%, respectivamente). En el caso de la sierra, el quintil predominante
parece ser el de 30% - 40%. Esta relativa mejor situación en disponibilidad de servicios básicos por parte
de dichos ámbitos costeros puede ser un factor que ayude a explicar los buenos resultados educativos de
esas regiones, como se verá en los siguientes acápites. Por otro lado, las provincias de la selva se ubican en
su mayoría en el quintil más bajo (menos del 30%), lo que se corrobora con el matiz más claro del mapa29.
Destaca que estos resultados bajos no sólo se presentan en las regiones políticas que se ubican íntegramente
en la selva (Loreto con 6%, Ucayali con 11% y Madre de Dios con 24%), sino también es evidente en el
mapa que las zonas selváticas de las demás regiones presentan un valor más bajo del indicador en
comparación con las provincias de sus áreas andinas.

Se tiene, entonces, una variada realidad en lo que se refiere a la dotación de infraestructura y servicios entre
los diversos espacios del país. Por otro lado, en una dimensión temporal, el valor nacional del indicador de
locales públicos de educación básica con tres servicios ha crecido en el último decenio, pasando de 23% en
2005 a 39% en 2017, es decir, un incremento de casi veinte puntos porcentuales que refleja el hecho de que
las regiones presentan un crecimiento positivo en el mismo período, destacando Tumbes (de 39% en 2005
a 76% en 2017), Áncash (de 24% en 2005 a 58% en 2017), Moquegua (de 37% en 2005 a 67% en 2017) y
Huancavelica (de 13% en 2005 a 39% en 2017), todas ellas regiones políticas con crecimientos del
indicador mayores a veinte puntos porcentuales. En el otro extremo, se ve que Loreto en diez años ha caído
1.1 puntos porcentuales, lo que guarda clara relación con sus bajos quintiles del indicador analizado.

De lo visto, se puede deducir que, si bien se mantiene brechas no sólo entre las tres regiones naturales, sino
entre y dentro de las mismas regiones políticas, existe un progreso generalizado en la mejora de la
infraestructura y servicios básicos, esfuerzo que no obstante está aún lejos del ideal 100% (ninguna región
política supera el 90% a 2017). Asimismo, dichas mejoras tendrían también una relación positiva con el
incremento de gasto en educación en los últimos años, que se vio en la sección anterior.

26
Para un análisis enfocado en los países latinoamericanos de la relación entre las condiciones físicas de las escuelas y el aprendizaje
de los estudiantes, ver Duarte, Cargiulo y Moreno (2011).
27
Se entiende un local público de educación básica a un local escolar que alberga un número igual o mayor de instituciones educativas
de gestión pública que privada y que son de los niveles de educación básica regular, educación básica especial o educación básica
alternativa. Asimismo, se considera que cuenta con los tres servicios básicos cuando cumplen con las siguientes tres condiciones a la
vez: (i) abastecimiento de agua en el local escolar proviene de red pública; (ii) los inodoros o letrinas que tiene el local están conectadas
a red pública de desagüe o pozo que recibe tratamiento con cal, ceniza u otros desintegrantes de residuos o pozo que no recibe
tratamiento alguno para desintegrar residuos y iii) el alumbrado eléctrico que tiene el local escolar proviene de red pública o generador
- motor del municipio o generador - motor del local escolar.
28
Cada quintil se forma por grupos de 20% de locales públicos de educación básica. Una localidad (provincia o distrito) se encuentra
en mejor posición en educación en un indicador cuando se ubica en un quintil más alto (en un rango de uno al cien por ciento, el
quintil superior corresponde entre 80.1% a 100%). A manera de ejemplo, si una localidad se encuentran en el tercer quintil en el
porcentaje de locales escolares de educación básica que disponen de los tres servicios básicos, entonces quiere decir que tiene entre
40.1% y 60% de sus locales de educación básica con estos tres servicios.
29
Las provincias de Datem del Marañón y Putumayo en el departamento de Loreto y la provincia de Purús en el departamento de
Ucayali no cuentan con locales educativos con los tres servicios básicos.

26
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.4 Porcentaje de locales públicos de educación básica que cuentan con los tres servicios
básicos en el Perú según departamento y provincia, 2017 30

PERÚ 38.9

Región

Amazonas 35.1
Ancash 57.8
Apurímac 34.1
Arequipa 64.9
Ayacucho 40.4
Cajamarca 34.1
Callao 80.9
Cusco 42.5
Huancavelica 38.9
Huánuco 29.3
Ica 71.0
Junín 37.3
La Libertad 47.7
Lambayeque 42.0
Lima Metropolitana 85.8
Lima Provincias 58.5
Loreto 6.1
Madre de Dios 23.8
Moquegua 66.5
Pasco 32.1
Piura 33.5
Puno 29.6
San Martín 33.1
Tacna 65.2
Tumbes 75.6
Ucayali 11.0

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación31. Elaboración propia.

2.1.3. ¿Y qué sucede con las TIC aplicadas a la educación?

Investigaciones recientes han enfocado su atención en el uso de las tecnologías de información y


comunicación (TIC) y su impacto en el proceso de enseñanza y en el aprendizaje. 32 El porcentaje de acceso
a Internet puede tomarse como un aproximado del uso de las TIC.

En el gráfico 2.5 se compara el acceso nacional a Internet en la educación primaria y secundaria para un
período de diez años. Se puede ver que la tendencia ha sido de mejora en ambos niveles educativos; no
obstante, las diferencias por años muestran caídas y progresos, especialmente en secundaria. A pesar de

30
Los bordes de color plomo se refieren a los límites regionales, mientras que los negros se refieren a los distritales. Esto sucede para
todos los mapas mostrados en el documento.
31
La categoría “No aplica” es porque no hay datos recogidos en el área. Los datos en el cuadro de cada mapa son los valores
provinciales del indicador representado en él, mientras que el mapa ilustra sus valores distritales.
32
Para un análisis sobre la influencia de las TIC en la educación peruana ver Balarín, 2013.

27
Perú: ¿cómo vamos en educación?
ello, el indicador nacional de primaria pasó de 12% en 2008 a 38% en 2017, mientras que el de secundaria
evolucionó de 33% a 71%; es decir, el crecimiento ha sido mayor (particularmente a partir de 2010, donde
se nota una clara tendencia positiva en ambas series temporales) en secundaria, con más de treinta puntos
porcentuales, cotejados frente a veinte puntos porcentuales en primaria. Pero a pesar de ese mayor
crecimiento, se mantiene una brecha de alrededor de veinte puntos porcentuales en ambos extremos del
intervalo (2008 y 2017), brecha que se reduce en algunos años pero que finalmente termina
incrementándose en los últimos, llegando a más de treinta puntos porcentuales en 2017. A pesar de la
tendencia creciente, ambos niveles se encuentran aún lejos de la cobertura total de este recurso tecnológico.

Gráfico 2.5 Escuelas de primaria y secundaria con acceso a Internet en el Perú (expresado en
porcentajes), 2008 – 2017

Fuente: Censo Educativo y registros de la Dirección de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación. Elaboración propia

En el gráfico 2.6 se aprecia el mismo indicador de primaria a nivel provincial y regional, siendo las tres
regiones con porcentajes más altos Callao, Lima Metropolitana y Tumbes, todas ellas mayores a 70%. En
el mapa se aprecia que son las provincias de la costa las que aglutinan los indicadores dentro del quintil
superior (mayor a 40%). En la sierra el panorama es más variado, pues la mayoría de provincias se ubica
en los dos quintiles correspondientes al intervalo 15% - 40%. Si bien es cierto que algunas provincias se
colocan en el quintil superior, como son el caso de las cercanas a las ciudades de Huancayo, Ayacucho,
Arequipa, Cusco y Puno, también existen algunas otras provincias que pertenecen al quintil más bajo
(menor a 10%), como es el caso de la mayor parte del territorio de la región de Cajamarca. En el caso de la
selva, gran parte de su territorio está dentro del quintil inferior, excepto las provincias que albergan capitales
de región como son Iquitos, Pucallpa y Puerto Maldonado.

El mismo indicador para secundaria se presenta en el gráfico 2.7. A nivel de regiones, Lima Metropolitana,
Callao y Tumbes tienen porcentajes mayores a 75%. En lo que se refiere a provincias, el quintil más alto
del indicador (mayor a 70%) se observa en las provincias costeñas y en la capitales de algunas regiones
andinas como Huánuco, Huancayo, Ayacucho, Arequipa, Moquegua, Cusco y Puno. En el resto de la sierra,
la mayoría de provincias se ubica en los tres quintiles correspondientes al intervalo 30% - 70%.
Nuevamente, la selva es la región natural menos favorecida en este aspecto, con varias de sus provincias
situadas en el quintil más bajo (menor a 30%).

Se tiene, por tanto, que el uso de recursos tecnológicos se da con una intensidad muy variada entre las
regiones, así como dentro de ellas, destacando en dicho uso las zonas costeñas y aquellas en la sierra y selva

28
Perú: ¿cómo vamos en educación?
que se encuentran en capitales de departamento. Al respecto, cabe señalar que la mayoría de regiones que
presentan mayor cobertura en sus instituciones educativas son también las que cuentan con mayor número
de suscriptores al servicio de Internet a nivel nacional según reportes del Organismo Supervisor de
Inversión Privada en Telecomunicaciones - OSIPTEL33. En este sentido, Lima, Arequipa, La Libertad,
Callao, Lambayeque y Piura lideran la lista, mientras que Amazonas, Pasco, Huancavelica, Madre de Dios
y Apurímac son las que se encuentran en el extremo opuesto, enfatizando aquí que las regiones Lima y
Callao contuvieron al 64,3% del mercado nacional de Internet fijo en 2016. La menor cobertura tendría
relación con los problemas de conectividad que se presentan en las regiones con los indicadores más bajos.

Gráfico 2.6 Escuelas de primaria con acceso a Internet, según departamento y provincia, 2017

PERÚ 37.9

Región

Amazonas 10.1
Ancash 34.4
Apurímac 23.3
Arequipa 57.7
Ayacucho 21.6
Cajamarca 21.6
Callao 80.8
Cusco 34.4
Huancavelica 19.3
Huánuco 23.3
Ica 71.0
Junín 30.2
La Libertad 43.1
Lambayeque 65.7
Lima Metropolitana 81.6
Lima Provincias 45.8
Loreto 15.3
Madre de Dios 25.2
Moquegua 44.0
Pasco 14.1
Piura 40.3
Puno 26.1
San Martín 27.4
Tacna 59.7
Tumbes 64.5
Ucayali 15.2

Fuente: Censo Educativo y registros de la Dirección de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

33
https://www.osiptel.gob.pe/documentos/5-indicadores-de-internet-fijo

29
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.7 Instituciones educativas de secundaria con acceso a Internet, según departamento y
provincia, 2017

PERÚ 71.0

Región

Amazonas 54.4
Ancash 71.2
Apurímac 78.9
Arequipa 81.8
Ayacucho 62.2
Cajamarca 50.1
Callao 88.0
Cusco 73.4
Huancavelica 62.0
Huánuco 58.5
Ica 87.8
Junín 65.3
La Libertad 67.0
Lambayeque 78.0
Lima Metropolitana 88.5
Lima Provincias 70.3
Loreto 40.6
Madre de Dios 61.3
Moquegua 72.9
Pasco 65.7
Piura 71.8
Puno 80.8
San Martín 59.2
Tacna 82.8
Tumbes 78.8
Ucayali 38.1

Fuente: Censo Educativo y registros de la Dirección de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación. Elaboración propia

Así, en lo que concierne a los indicadores de insumos, se tiene un primer panorama que denota que los
recursos financieros públicos vienen incrementándose en los últimos años, lo que se refleja a su vez en una
mayor presencia de acciones que buscan mejorar la infraestructura y dotación de servicios básicos, así como
de tecnologías aplicadas a la educación. No obstante, persisten brechas importantes en dichos aspectos, no
sólo entre la capital del país y las regiones, sino también dentro de las mismas regiones en donde, por lo
general, una mayor ruralidad y/o una mayor distancia geográfica a la capital o zonas urbanas de la región
implica una menor probabilidad de contar de manera óptima y suficiente con infraestructura, servicios
básicos o recursos tecnológicos, elementos que sin ser necesariamente de naturaleza pedagógica, al tenerlos
en carencia o escasez, afectan negativamente al proceso educativo. Por otro lado, es importante que el
MINEDU (2015D) consolide las acciones que existan para mejorar la infraestructura, como el Programa
Nacional de Infraestructura Educativa-PRONIED, por ejemplo.

30
Perú: ¿cómo vamos en educación?
2.2. Segundo momento: proceso (condiciones educativas)

2.2.1. ¿Qué tal está el acceso a la educación?

La cobertura y el acceso a la educación se pueden medir a través de la tasa neta de asistencia. 34 En los
gráfico 2.8, 2.9 y 2.10 se muestra este indicador para los niveles de educación inicial, primaria y secundaria,
en donde es notorio que la asistencia en primaria es mayor a la de los otros dos niveles educativos.

En educación inicial se puede observar que, a través de los años, la asistencia en este nivel se ha
incrementado significativamente pasando de 68% en 2008 a 90% en 2017, es decir, más de veinte puntos
porcentuales durante este período de diez años. Sin embargo, ese crecimiento durante una década no se ha
realizado con el mismo ímpetu de año en año; así, comparando los intervalos de confianza35 de cada año
respecto al inmediatamente posterior, se encuentra que existe una brecha estadísticamente significativa
entre los años 2015 y 2017. Esto sugiere que el crecimiento ha sido constante a través de los años, y que es
muy probable que el incremento mayor de estos últimos tres años guarde relación con las políticas del
sector educación de incremento de acceso a este nivel.36

Gráfico 2.8. Tasa neta de asistencia de educación inicial en el Perú, 2008 – 2017

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Elaboración propia.

34
La tasa neta de asistencia se define como el número de personas que asisten a educación inicial, primaria o secundaria que se
encuentran en el grupo de edades que teóricamente corresponde al nivel de enseñanza, expresado como porcentaje de la población
total del mismo rango de edad. Existen otros indicadores que miden el acceso a la educación, pero se ha escogido éste debido a que
considera en su numerador el número de alumnos que efectivamente asisten a clases, además de encontrarse matriculados.
35
Como este indicador tiene como fuente una encuesta (ENAHO), es solo una aproximación a su valor real; por consiguiente, la
diferencia de dos indicadores de este tipo sólo es estadísticamente significativa si no se cruzan los intervalos de confianza (rango de
valores) de ambos indicadores, donde los límites inferior y superior de cada uno se obtienen restando y sumando al valor del indicador
a su error muestral, respectivamente.
36
Para mayor información sobre dichas políticas, ver MEF (2012).

31
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.9. Tasa neta de asistencia de educación primaria en el Perú, 2008 – 2017

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Elaboración propia.

En lo que respecta a educación primaria (gráfico 2.9), se aprecia en general una asistencia alta. Así, durante
el período analizado, su tasa de neta de asistencia se ha mantenido entre 94% y 95%, exceptuando en 2015
donde se reduce levemente a 92%. Sin embargo, estas cifras no demuestran una tendencia muy relevante
de disminución, pues las brechas interanuales no son estadísticamente significativas, a excepción del año
2015, el cual sí muestra una significancia estadística en su reducción con respecto a 2014, así como 2016
también muestra dicha significancia en su crecimiento con respecto a 2015.

En el gráfico 2.10 se puede observar que en educación secundaria la asistencia a través de los años se ha
incrementado, pasando de 76% en 2008 a cerca de 84% en 2016, siendo este crecimiento superior a cinco
puntos porcentuales durante el período analizado. De una manera parecida a educación inicial, el
crecimiento del acceso a secundaria se ha ido dando de forma gradual, con saltos importantes en 2009, 2012
y 2017.

32
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.10. Tasa neta de asistencia de educación secundaria en el Perú, 2008 – 2017

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Elaboración propia.

Los resultados mostrados se complementan con la tasa bruta de asistencia a educación superior de la
población de diecisiete a veintiún años37. Así, en este grupo de edad, la tasa bruta de asistencia para el
mismo año 2017 es 70% (MINEDU, 2017C). Por tanto, en lo correspondiente a educación superior, se
aprecia que dos de cada tres jóvenes del rango de edad analizado acceden a una formación post escolar. Es
importante identificar a qué sectores de la población juvenil corresponde el otro tercio para el diseño de
políticas adecuadas a su situación.38

Se tiene entonces que el acceso a la educación básica regular se viene incrementando lenta pero
sostenidamente en educación inicial y secundaria, mientras que en primaria se mantiene relativamente
estable habiéndose prácticamente alcanzado la universalidad, según las tasas netas de asistencia se acaban
de ver. Es importante valorar esta situación, lo cual no obvia que es necesario continuar realizando esfuerzos
para alcanzar la cobertura completa de 100%. Empero, se debe reconocer que conforme se vaya
incrementando el acceso a la educación formal, incorporar al cada vez menor porcentaje restante de
demandantes potenciales de educación básica es gradualmente más costoso y complejo, pues requiere de
estrategias más focalizadas, así como en la necesidad de mayores herramientas de análisis e información.
En relación a ello, conviene destacar que la actual planificación del MINEDU involucra intervenciones que
buscan atender necesidades especiales de diverso tipo como son la educación básica especial, educación
básica alternativa y la educación básica intercultural bilingüe, esfuerzos que se articulan para incrementar
el acceso de toda la población en edad escolar, incluyendo la de mayor diversidad cultural o con demandas
particulares de atención.

Para poder valorar mejor la situación actual del país, es útil realizar una comparación de las tasas netas de
matrícula del Perú con otros países sudamericanos39 como son Chile, Bolivia, Venezuela y Ecuador. Así,
en el gráfico 2.11 se aprecia una comparación de tres grupos según años para cada uno de los tres niveles
que conforman la educación básica (pre-primaria40, primaria y secundaria) para el período 2014 – 2016. En
el caso de pre-primaria, se aprecia que Perú tiene una clara ventaja con respecto a todos los países en

37
Número de personas que asisten a educación Superior, el cual está expresado como el porcentaje respecto de la población
demográfica total de un grupo de edades determinado.
38
Respecto a ello, un análisis realizado por el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima
identificó que en 2015 cerca del 20% de la población del país entre 15 y 24 años no estudia ni trabaja. Para mayores detalles, ver
Peñaranda (2016).
39
UNESCO UIS (http://uis.unesco.org/)
40
En este caso, la pre – primaria (término empleado por dichos países) equivale a la educación inicial peruana.

33
Perú: ¿cómo vamos en educación?
comparación, pues su indicador es mayor en los tres años analizados, destacando la comparación con
Ecuador, donde la brecha entre ambos países se acerca e inclusive supera los veinte puntos. No obstante
ello, la brecha con Chile pasa de nueve puntos porcentuales en 2014 a once en 2016. Más allá de las
diferencias entre países, está claro que en los cinco países afrontan retos para incrementar su cobertura en
el nivel de educación pre-primaria.

En lo que se refiere al nivel de educación primaria, se muestra que todos los países tienen indicadores
mayores a 90% durante el período analizado, exceptuando Bolivia y Venezuela que, sin embargo, presentan
cifras muy cercanas a dicho número. Al hacer una comparación de estos países se encuentra una ventaja
para Perú con Chile en 2014, 2015 y 2016 (de dos puntos porcentuales en los tres casos), con Bolivia
también en los tres años (de cinco puntos porcentuales en los tres casos) y con Venezuela también (de tres,
cinco y nueve puntos porcentuales). Por lo visto, en ningún caso la diferencia supera los diez puntos
porcentuales por lo que se puede decir que el acceso a primaria entre los cinco países es relativamente
equitativo entre ellos.

En secundaria existe una brecha importante de Perú en comparación con Chile a favor de este país, la misma
que alcanza los ocho puntos porcentuales en 2016, mientras que el Perú mantiene una ventaja con Bolivia
y Venezuela. Así, con Bolivia pasa de 1.9 puntos porcentuales en 2014 a 1.6 en 2016, y con Venezuela de
8.0 a 5.0 puntos porcentuales en el mismo período. Por tanto, se puede convenir que los países vienen
haciendo esfuerzos en alcanzar la cobertura total en secundaria, si bien todavía Chile y Ecuador presentan
claras ventajas en el acceso a este nivel educativo.

Gráfico 2.11. Indicadores de acceso en Chile, Bolivia, Perú, Venezuela y Ecuador - 2014, 2015 y 2016

Fuente: UIS UNESCO (http://uis.unesco.org/). Elaboración propia.

34
Perú: ¿cómo vamos en educación?

2.2.2. ¿Y qué podemos decir de la transición de educación de nivel a nivel dentro de la EBR?

Temple y Reynolds (2007) señalan los impactos positivos de acceder a educación inicial para el desempeño
del alumno en logros de aprendizaje y evaluaciones escolares en niveles posteriores, así como para el
desarrollo emocional, reflejado en el comportamiento familiar y social futuro de los niños y niñas.41 En este
sentido, el porcentaje de ingresantes a primaria con estudios en educación inicial sirve de indicador del
progreso futuro de los estudiantes. En el gráfico 2.12 se muestra que en el país, el porcentaje de niños con
tres años de educación inicial o más se ha incrementado notablemente en el período 2013 – 2017, pasando
de 42% a 72%, vale decir, un incremento de treinta puntos porcentuales. En general, se incrementa a nivel
nacional la presencia de alumnos con educación inicial, mientras cada vez más va disminuyendo el número
de estudiantes que ingresan a primaria sin haber cursado previamente ninguna forma de educación inicial
(11% en 2013 y 3% en 2017). Ello también refleja el efecto de las políticas de acceso a educación inicial.

Gráfico 2.12. Distribución porcentual de los ingresantes a primaria por años de inicial, 2013 – 2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboracion: propia.

A nivel nacional, es destacable el progreso que se viene haciendo en la ampliación del acceso a educación
inicial; sin embargo, dicho progreso no se está dando con igual incidencia en todo el país. En el gráfico
2.13 se aprecia que todas las regiones superan el 80% de ingresantes a primaria con al menos un año de
educación inicial, presentándose los valores más bajos en Loreto (86%) y Ucayali (89%). El resto de
regiones supera el 90%, siendo el valor más alto el de Moquegua, donde prácticamente el 100% de
ingresantes a primaria cuenta con educación inicial. Por tanto, a nivel regional el acceso a educación inicial
es bastante óptimo. Cuando se profundiza el análisis a un nivel provincial, se aprecia que, distribuyendo las
provincias por quintiles, las del quintil más alto (mayor a 97.6%) suelen tener mayor presencia en provincias
de la costa, en tanto que las del quintil inferior (menor a 90%) se ubican preferentemente en la mayor parte
de la selva. Por su parte, las provincias de la sierra suelen distribuirse de manera variada entre los cinco
quintiles, presentándose el quintil mayor en las zonas aledañas a capitales de departamento, lo que se
traduciría en que la ruralidad puede estar generando ciertas dificultades en la cobertura a educación inicial
en esa región natural.

41
Para un buen resumen sobre la literatura acerca de los beneficios y costos en educación inicial, ver Temple y Reynolds (2007).

35
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.13. Ingresantes a primaria con uno o más años de educación inicial, 2017
PERÚ 97.2

Región

Amazonas 95.0
Ancash 98.4
Apurímac 99.0
Arequipa 98.3
Ayacucho 98.4
Cajamarca 97.7
Callao 98.1
Cusco 97.5
Huancavelica 99.1
Huánuco 96.3
Ica 98.2
Junín 96.2
La Libertad 97.7
Lambayeque 97.8
Lima Metropolitana 98.6
Lima Provincias 98.8
Loreto 86.4
Madre de Dios 95.2
Moquegua 99.9
Pasco 92.6
Piura 97.6
Puno 98.7
San Martín 96.6
Tacna 99.5
Tumbes 99.6
Ucayali 89.2

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Se tiene, pues, que el acceso a educación inicial y la transición a primaria con antecedentes de educación
inicial vienen evolucionando positivamente para todo el país, si bien es cierto que existen diferentes
desempeños del mismo indicador entre las provincias. No obstante ello, es muy importante continuar en el
incremento del acceso a educación inicial por los beneficios que trae llevar ésta sobre los subsiguientes
niveles educativos. Al respecto, de acuerdo a los autores citados al inicio del punto 2.2.2, los principales
beneficios se pueden resumir en: a) incremento del logros de aprendizajes y mejoras en las evaluaciones
escolares, tanto en el mismo nivel de educación inicial como a futuro en los siguientes niveles educativos;
b) como consecuencia de lo anterior, reducción de las necesidades futuras de educación compensatoria en
niveles educativos superiores; c) descenso futuro de la criminalidad; d) mejoras en los ingresos futuros (y
por ende, mayor tributación).

En lo que respecta a la transición de egresados de primaria hacia la educación secundaria, en el gráfico 2.14
se observa que su valor estimado se ha mantenido relativamente estable durante los diez últimos años,
pasando de 94% en 2007 a 97% en 2016, es decir, creciendo en tres puntos porcentuales, destacando además

36
Perú: ¿cómo vamos en educación?
que durante todo el período analizado la tasa de transición es superior a 90%. Esta mayor tasa de transición
de primaria a secundaria explicaría también el crecimiento en la tasa neta de asistencia a dicho nivel, que
se explicó previamente. Al realizar la comparación interanual de los intervalos de confianza de este
indicador, se encuentra que las brechas de dichos intervalos no han sido significativas con el valor de 2007
hasta 2013 (en 2011 la diferencia con 2012 sí lo es), siendo a partir de dicho año que recién se puede hablar
de un crecimiento del indicador con respecto a su valor de 2007, si bien es cierto que nuevamente entre
2013 y 2015 las brechas continúan siendo estadísticamente no significativas entre sí. De manera similar a
lo que se vio con el acceso a EBR, la transición a secundaria evoluciona lenta pero positivamente.
Asimismo, al presentar tasas relativamente altas, se hace más complicado alcanzar el complemento para
totalizar la transición al 100%, pues seguramente requerirá de estrategias muy particulares.

Gráfico 2.14. Tasa de transición a secundaria (% de egresados de primaria del año anterior
Perú, 2007 – 2016

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares del Instituto Nacional de Estadística e Informática. Elaboración: propia.

2.2.3. ¿Cuántos alumnos tiene cada docente en promedio?


Luego de analizar el acceso a la educación, toca tratar de encontrar indicadores que se enfoquen al interior
del aula. La cantidad de alumnos por docente puede ser un indicador que ayude a explicar el rendimiento
del docente, porque mientras más alumnos tengan a su cargo, podría ser menor el tiempo y las energías que
dispongan para tratar individualmente a cada alumno; en consecuencia, los resultados educativos podrían
disminuir.42 Por ello, el número de alumnos por docente es un indicador necesario a seguir, el que se muestra
para todos los niveles educativos en el gráfico 2.15.

42
Este hecho guarda relación con la ley de la teoría económica conocida como ley de rendimientos decrecientes que, según Mankiw
(2002: 506), se define como la propiedad según la cual el beneficio generado por una unidad adicional de un factor disminuye
conforme aumenta la cantidad de este factor.

37
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.15. Número de alumnos por docente en inicial, primaria y secundaria, 2008-2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia

Así, los datos señalan que es el indicador en educación primaria el que más ha disminuido, pues su caída
ha sido de cinco unidades durante el período 2008-2017, pasando de diecinueve a catorce alumnos por
docente. Por su parte, los indicadores que corresponden a inicial y secundaria han disminuido un poco
menos en el mismo período -cuatro y tres unidades respectivamente- evolucionando el indicador de inicial
de diecinueve en 2008 a quince en 2017, en tanto que el de secundaria pasó de catorce en 2008 a once en
2017. Dicha reducción en el caso de educación inicial y secundaria es interesante si se considera que se
viene realizando acciones tendientes a incrementar el acceso a la matrícula a ambos niveles, lo que implica
un importante incremento del número de docentes en dichos niveles pues, si se recuerda, la matrícula total
de educación inicial a nivel nacional se ha incrementado en el tiempo, por lo que la cantidad de docentes
ha tenido que crecer más para que el ratio alumnos por docente disminuya.

38
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.16. Número de alumnos por docente en educación inicial, 2017

PERÚ 15

Región

Amazonas 15
Ancash 13
Apurímac 12
Arequipa 14
Ayacucho 12
Cajamarca 14
Callao 16
Cusco 15
Huancavelica 11
Huánuco 14
Ica 16
Junín 14
La Libertad 15
Lambayeque 17
Lima Metropolitana 15
Lima Provincias 15
Loreto 17
Madre de Dios 15
Moquegua 12
Pasco 14
Piura 18
Puno 12
San Martín 17
Tacna 14
Tumbes 15
Ucayali 19

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia

En lo que respecta a la perspectiva regional del indicador de alumnos por docente en educación inicial, en
el gráfico 2.16 se aprecia que los valores fluctúan entre un mínimo de once en Huancavelica y doce en
Moquegua, Puno, Ayacucho y Apurímac hasta un máximo de diecinueve en Ucayali. Desde una óptica por
provincia, el quintil más alto (de diecinueve a veintitrés) parece extenderse con mayor énfasis en los
departamentos de Piura, Ucayali y San Martín al abarcar una gran proporción de los territorios de estas
regiones. Al interior del resto de departamentos se aprecia una mayor variabilidad de sus provincias con
respecto a sus quintiles, excepto en la región Huancavelica y una parte importante de la región Ayacucho,
que se ubican en el quintil inferior (menor a trece alumnos por docente). Cabe destacar que la presencia de
valores bajos del indicador en departamentos pobres como Huancavelica o Apurímac son una advertencia
de tener cuidado en la interpretación del indicador pues podría deberse a una relativa baja matrícula en el
nivel de educación inicial. Por otro lado, Lima Metropolitana y el Callao se ubican en el tercer quintil (de
quince a dieciséis).

39
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Respecto al indicador para educación primaria, el gráfico 2.17 muestra que en 2017 nuevamente el quintil
más alto (en este caso de dieciocho a más) es particularmente explícito en las provincias pertenecientes a
las regiones Loreto y Ucayali; incluso abarca más provincias de Loreto a comparación de educación inicial.
El resto de regiones también presenta variabilidad de quintiles dentro de ellas, ubicándose nuevamente
Lima Metropolitana y el Callao en el cuarto quintil (de quince a diecisiete). En el ámbito regional, son
Loreto y Ucayali las regiones con mayor valor del indicador (diecinueve y veinte, respectivamente), en
tanto que la de menor valor es Moquegua con ocho, lo que ubicaría a los dos primeros en una situación
adversa frente a este último, donde cada docente tendría a su cargo menos alumnos y, por ende, en principio
les podría brindar mayor atención.

Gráfico 2.17. Número de alumnos por docente en educación primaria, 2017

PERÚ 14

Región

Amazonas 15
Ancash 11
Apurímac 10
Arequipa 12
Ayacucho 9
Cajamarca 13
Callao 16
Cusco 13
Huancavelica 9
Huánuco 13
Ica 14
Junín 13
La Libertad 15
Lambayeque 16
Lima Metropolitana 15
Lima Provincias 12
Loreto 20
Madre de Dios 15
Moquegua 8
Pasco 12
Piura 17
Puno 9
San Martín 17
Tacna 11
Tumbes 13
Ucayali 19

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

40
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Por su parte, el panorama mostrado en educación secundaria (gráfico 2.18) revela que Loreto (quince),
Callao (catorce), Lima Metropolitana y Piura (trece) son las regiones con valor más alto del indicador, en
tanto que Pasco (ocho) y Moquegua (seis) son aquellas que tienen los valores más bajos.

Gráfico 2.18. Número de alumnos por docente en educación secundaria, 2017

PERÚ 11

Región

Amazonas 11
Ancash 9
Apurímac 10
Arequipa 10
Ayacucho 9
Cajamarca 10
Callao 14
Cusco 12
Huancavelica 9
Huánuco 11
Ica 10
Junín 10
La Libertad 11
Lambayeque 11
Lima Metropolitana 13
Lima Provincias 9
Loreto 15
Madre de Dios 11
Moquegua 6
Pasco 8
Piura 13
Puno 9
San Martín 12
Tacna 9
Tumbes 11
Ucayali 10

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

41
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.19 Número de alumnos por docente en educación primaria y secundaria en Chile, Brasil,
Perú, Colombia y Ecuador; 2013 - 2015

Fuente: UNESCO UIS (http://uis.unesco.org/). Elaboración propia.

En cuanto a la comparación de Perú con otros países (gráfico 2.19) para este mismo indicador, se aprecia
que en primaria, Ecuador, Brasil y Colombia43 tienen más alumnos por docente en los tres años presentados
respecto a Perú, el cual tiene igual cantidad de alumnos por docente (dieciocho) en 2015 respecto a Chile.
No obstante, se hace necesario notar que la tendencia no es uniforme mientras más avanza el tiempo,
aumentando o disminuyendo sin un comportamiento claro el número de alumnos en los países en mención.
Similar situación se presenta en secundaria, donde Perú está mejor posicionado (ratios menores) respecto a
todos los países en los tres años mostrados, siendo la mayor diferencia con Colombia en 2015 (doce
alumnos).

De lo visto en el presente acápite, se puede concluir que, así como el acceso, en el Perú el promedio de
alumnos por docente viene disminuyendo con el paso de los años, particularmente con fuerza en primaria.
Sin embargo, estas cifras nacionales esconden cierta variación entre las regiones y una mayor variabilidad
entre provincias dentro de cada región. Empero, se constata que algunas regiones que son particularmente
pobres como Huancavelica o Apurímac tienen valores bajos del indicador, en comparación con las
provincias de la Amazonía, que tienden a tener valores altos, sobre todo en educación inicial y primaria;
ello plantea la necesidad de tomar con cuidado estos datos que deben ser complementados con la
información que proporcione los indicadores de resultados que a continuación son analizados.

2.3. Tercer momento: resultados


2.3.1. ¿Cómo van los resultados intermedios?

Los resultados intermedios se pueden medir –entre otros- a través de tres indicadores: el porcentaje de
desaprobados, el porcentaje con atraso escolar, y el porcentaje de retirados en cada nivel educacional, como
se muestra en el gráfico 2.20. Claramente, según la imagen, el indicador más desfavorable es el que
corresponde al atraso en el nivel secundaria (8.5%). En cuanto al indicador que corresponde al porcentaje
de desaprobados, éste alcanza un valor de 2.9% para el nivel de primaria y de 4.7% para el nivel secundaria.
En cambio, en lo referido al indicador porcentaje de retirados, el país está mejor posicionado, con valores
de 0.8% para el nivel primaria y 2.3% para el nivel secundaria. Si se compara primaria con secundaria, los
tres indicadores en conjunto presentan valores desfavorables para el nivel de secundaria, lo cual es una
alerta para indagar acerca de las posibles causas de estos incrementos en la tercera y última etapa de le
educación básica regular.

43
Para el caso de Colombia, Iregui, Melo & Ramos (2006) señalan que: “La reducción de este indicador [alumnos por docente]
durante la década de los noventa, obedeció al mayor crecimiento del número de docentes frente al de estudiantes. Durante los últimos
años, esta tendencia se revertió, probablemente como resultado de la política de racionalización del sector oficial que ha llevado a
la fusión de instituciones educativas y al establecimientos de parámetros para las relaciones alumno/docente y personal
administrativo por alumno”

42
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Desaprobación

Gráfico 2.20. Porcentaje de desaprobados, retirados y atraso escolar en educación primaria y


secundaria del Perú, 2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia

A nivel de regiones, en Perú el indicador de desaprobados en 2017 (gráfico 2.21) presentan valores menores
a 10% para todas las regiones. Por otro lado, entre los valores más bajos se encuentra Arequipa y Puno, con
1.2% y 0.8%, respectivamente, así como Lima Metropolitana, Lima Provincias, Ayacucho, Callao, Ica y
Tumbes con 2.0%. En cuanto a las provincias, el mapa confirma la lectura de una mayor presencia de
desaprobación en la selva, con el quintil más alto (más de 7.1%), en tanto que el quintil más bajo (menor a
3.5%) –mejores resultados- parece asentarse en las provincias de la costa, así como en la mayor parte de
las regiones Ayacucho y Puno y las cercanías a la ciudad de Arequipa.

43
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.21. Porcentaje de alumnos desaprobados en primaria según región y provincia, 2017

PERÚ 2.9

Región

Amazonas 6.3
Ancash 3.5
Apurímac 2.3
Arequipa 1.2
Ayacucho 1.9
Cajamarca 3.6
Callao 2.2
Cusco 2.3
Huancavelica 3.2
Huánuco 4.8
Ica 2.1
Junín 3.1
La Libertad 3.3
Lambayeque 2.7
Lima
Metropolitana 1.7

Lima Provincias 1.9


Loreto 9.4
Madre de Dios 2.8
Moquegua 1.5
Pasco 2.9
Piura 3.0
Puno 0.8
San Martín 3.3
Tacna 1.4
Tumbes 1.9
Ucayali 6.1

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Por su parte, el porcentaje regional de alumnos desaprobados en secundaria (gráfico 2.22) es mayor, en
general, al presentado en primaria en el anterior gráfico. La región con menor valor del indicador es
Arequipa, con 2.2%, y el más alto es Loreto, con 11.4%, seguido de Ucayali con 9.5%, es decir, persiste la
mayor presencia de alumnos desaprobados en las regiones amazónicas. Ello se corrobora cuando se observa
el mapa del gráfico a nivel provincial, pues el quintil más alto (mayor a 11%) se ubica prioritariamente en
el territorio selvático, como se puede con los colores más oscuros.

44
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.22. Porcentaje de alumnos desaprobados en secundaria según región y provincia, 2017

PERÚ 4.7

Región

Amazonas 6.1
Ancash 4.7
Apurímac 3.4
Arequipa 2.2
Ayacucho 3.7
Cajamarca 5.3
Callao 5.9
Cusco 3.3
Huancavelica 4.0
Huánuco 6.2
Ica 4.1
Junín 4.6
La Libertad 5.5
Lambayeque 4.8
Lima
Metropolitana 4.5

Lima Provincias 4.3


Loreto 11.4
Madre de Dios 4.6
Moquegua 3.4
Pasco 3.0
Piura 3.4
Puno 2.9
San Martín 5.8
Tacna 2.8
Tumbes 3.6
Ucayali 9.5

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia

Atraso

La dispersión del atraso escolar44 en el ámbito regional se observa en el gráfico 2.23, un plano cartesiano.
Puesto que la línea de tendencia azul es positiva (hacia la derecha y hacia arriba), entonces se desprende la
relación directa entre el atraso escolar en secundaria (eje de las ordenadas y) y en primaria (eje de las
abscisas x), en donde en una escala de 0 a 1, la asociación es de 0.76.45 A fin de apreciar mejor la
distribución regional, la gráfica ha sido dividida por líneas verdes perpendiculares que representan los
promedios en ambos niveles educacionales, lo cual determina cuatro cuadrantes. El cuadrante inferior
izquierdo agrupa a las regiones que tienen reducido atraso escolar en primaria y secundaria (trece regiones),
por ejemplo, Arequipa, Lima Metropolitana, Tacna, Callao, Moquegua, entre otras. Por el contrario, el
cuadrante superior derecho agrupa a las regiones con mayor atraso en los dos niveles educacionales (nueve

44
El atraso escolar está definido como el porcentaje de matriculados en Primaria o Secundaria con edad mayor en dos o más años a
la edad establecida para el grado en curso.
45
El atraso escolar en primaria y secundaria se relacionan positivamente, formando una la línea recta de tendencia, cuya bondad de
ajuste se calcula con el coeficiente de determinación o R cuadrado, que para este caso es igual a 0.76.

45
Perú: ¿cómo vamos en educación?
regiones); así, para ilustrar, se encuentran en él las regiones de Loreto, Huánuco, Huancavelica, Ucayali y
Amazonas. Los otros dos cuadrantes muestran situaciones combinadas entre reducido atraso escolar en
primaria y alto en secundaria (tres regiones), y entre reducido atraso en secundaria y alto en primaria (una
región).

Del gráfico 2.23 es necesario tomar en consideración que son las regiones más pobres, con menor acceso a
la educación básica, menores recursos financieros, de infraestructura y tecnológicos, así como con mayor
presencia de desaprobación, las que se encuentran en el cuadrante superior del gráfico de dispersión (atraso
escolar en primaria y secundaria por encima del promedio nacional).

Gráfico 2.23. Alumnos con atraso escolar en educación primaria y secundaria (% de la matrícula)
en el Perú según región, 2017

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

46
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.24. Alumnos con atraso escolar en educación primaria (% de la matrícula), 2017

PERÚ 5.0

Región

Amazonas 10.9
Ancash 6.0
Apurímac 4.4
Arequipa 1.7
Ayacucho 4.8
Cajamarca 6.7
Callao 2.7
Cusco 4.7
Huancavelica 6.5
Huánuco 10.2
Ica 2.6
Junín 5.7
La Libertad 5.4
Lambayeque 4.5
Lima Metropolitana 2.3
Lima Provincias 2.8
Loreto 14.0
Madre de Dios 3.4
Moquegua 1.6
Pasco 7.6
Piura 5.3
Puno 2.2
San Martín 7.0
Tacna 4.4
Tumbes 3.0
Ucayali 12.3

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Pero es importante, además, revisar cómo va el atraso escolar a nivel regional y provincial. En el gráfico
2.24 se presenta el mapa temático del indicador de atraso escolar con este nivel de desagregación para
educación primaria. Loreto es la región con mayor atraso escolar, con 14%, seguida de Ucayali con 12%,
mientras que en Arequipa, Moquegua, Lima Metropolitana y Puno se dan las cifras más bajas con 2%. A
nivel provincial, es las provincias ubicadas en la selva donde se aprecia con mayor fuerza la presencia del
quintil superior del indicador (más de 13%), en tanto que el quintil inferior (menos de 4%) suele tener
mayor presencia por las provincias de la costa, así como en la zona andina de Arequipa, Tacna, Moquegua
y Puno, las cuales presentan valores bajos del indicador. La mayoría de provincias de la sierra parecen
ubicarse en los quintiles intermedios, existiendo una mayor variedad de quintiles dentro de las regiones de
la sierra, en comparación con las de la costa y la selva, que tienden a ser más homogéneas. En secundaria
(gráfico 2.25), probablemente como consecuencia del porcentaje de desaprobación en dicho nivel
educativo, se percibe un mayor atraso escolar; así, en Loreto, Huancavelica, Amazonas y Huánuco,
aproximadamente uno de cada cuatro estudiantes tienen un retraso de dos o más años con respecto al grado
que les correspondería cursar para su edad; también otros departamentos tienen valores muy altos del

47
Perú: ¿cómo vamos en educación?
indicador como, por ejemplo, Ucayali, con 16 %. A nivel de provincias, se vuelve a notar la presencia del
quintil más alto (más de 25%) en zonas selváticas y alto andinas de regiones de la sierra como Áncash,
Huánuco, Huancavelica y Cusco.

Gráfico 2.25. Alumnos con atraso escolar en educación secundaria (% de la matrícula), 2017

PERÚ 8.5

Región

Amazonas 17.5
Ancash 12.3
Apurímac 11.2
Arequipa 3.9
Ayacucho 13.5
Cajamarca 14.6
Callao 5.0
Cusco 10.4
Huancavelica 17.3
Huánuco 18.4
Ica 4.6
Junín 9.3
La Libertad 9.0
Lambayeque 6.6
Lima Metropolitana 3.9
Lima Provincias 6.2
Loreto 18.4
Madre de Dios 7.0
Moquegua 5.2
Pasco 13.1
Piura 8.1
Puno 6.9
San Martín 10.9
Tacna 4.3
Tumbes 5.0
Ucayali 15.5

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Ya se ha visto una alta presencia de desaprobación y atraso escolar en aquellas zonas con menores ingresos,
evidenciando la existencia de una relación inversa entre éxito educativo y pobreza. Los alumnos que
afrontan mayores dificultades por un contexto socioeconómico adverso de pobreza y menores recursos no
sólo tienen mayores riesgos de desaprobar y atrasarse, sino que por diversos motivos (trabajo, violencia,
presiones de la familia y el entorno, etc.) pueden abandonar sus estudios de manera temporal o permanente.
Una forma de medir este fenómeno es mediante el porcentaje de alumnos que al finalizar el período escolar
se habían retirado de la escuela, sin haberse trasladado a ningún otro centro educativo, es decir los retirados.

48
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Retiro

En el gráfico 2.26 se presenta a nivel regional y provincial el indicador porcentaje de retirados para
educación primaria. Una primera impresión es que, al igual que el valor nacional (1.0%), los valores
regionales de retiro son bastante bajos, pues las regiones con mayor incidencia son Loreto y Ucayali, con
2% y 3%, respectivamente. A nivel provincial, el quintil más alto es de 2.1% a más, el cual, si bien es
relativamente bajo, abarca a casi todas las provincias amazónicas, es decir no sólo a Loreto y Ucayali, sino
también a aquellas ubicadas en San Martín, Huánuco y Pasco. Por otro lado, el quintil inferior no tiene una
hegemonía clara en ninguna de las tres regiones naturales (costa, sierra y selva), existiendo una mayor
presencia de los tres quintiles intermedios.

En lo que respecta a secundaria, en el gráfico 2.27 se muestra que, similarmente a desaprobación y atraso
escolar, las tasas de retiro en dicho nivel son mayores que las de primaria; así, el promedio nacional es de
2.4% y las regiones con retiro más alto son Madre de Dios y Ucayali, con 4.3% y 4.7%, respectivamente.
A nivel provincial, lo que más destaca es que el quintil superior (de 5.5% a más) abarca algunas zonas
extensas de la selva. Asimismo, en el resto del país se percibe una distribución más dispersa de los quintiles,
apreciándose en la dispersión de las tonalidades en el mapa.

49
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.26. Porcentaje de alumnos retirados en educación primaria, 2017

PERÚ 1.0

Región

Amazonas 1.0
Ancash 0.8
Apurímac 0.4
Arequipa 0.6
Ayacucho 0.8
Cajamarca 0.8
Callao 1.2
Cusco 0.7
Huancavelica 0.7
Huánuco 1.5
Ica 1.1
Junín 1.1
La Libertad 1.3
Lambayeque 1.0
Lima Metropolitana 0.9
Lima Provincias 0.9
Loreto 2.4
Madre de Dios 1.5
Moquegua 0.5
Pasco 1.6
Piura 1.1
Puno 0.4
San Martín 1.2
Tacna 0.4
Tumbes 0.7
Ucayali 3.0

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

50
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.27. Porcentaje de alumnos retirados en educación secundaria, 2017
PERÚ 2.4

Región

Amazonas 3.9
Ancash 2.6
Apurímac 2.1
Arequipa 1.2
Ayacucho 3.2
Cajamarca 2.5
Callao 2.0
Cusco 1.9
Huancavelica 2.8
Huánuco 4.0
Ica 2.4
Junín 2.8
La Libertad 2.9
Lambayeque 2.3
Lima Metropolitana 1.7
Lima Provincias 2.1
Loreto 3.6
Madre de Dios 4.3
Moquegua 1.5
Pasco 2.6
Piura 2.5
Puno 2.0
San Martín 3.2
Tacna 1.0
Tumbes 2.3
Ucayali 4.7

Fuente: Censo Educativo del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Se corrobora la relación entre pobreza, desaprobación, atraso y retiro. Ello plantea la necesidad de focalizar
las diversas necesidades educativas. Si bien es cierto que deben existir ciertos lineamientos válidos a nivel
nacional, es necesario tener en cuenta que cada región, provincia y distrito representan un conjunto distinto
de características y problemas que tienen que ser abordados por las autoridades regionales y locales, en
coordinación con las entidades nacionales, no sólo de educación, sino también de sectores vinculados a
éste, como salud, trabajo, desarrollo social, interior, economía, etc.

Así, como se ha analizado al interior del país, es importante analizar cómo se ubica el Perú a nivel de
resultados intermedios en relación a otros países cercanos geográficamente. En ese orden de ideas, el
porcentaje de alumnos repetidores en el país se puede comparar con otros países de América del Sur. Cabe
señalar que los repetidores se definen como el número de estudiantes que se matriculan por segunda vez o
más en un cierto grado de primaria o secundaria, respecto de la matrícula de inicio de año del nivel
correspondiente.

51
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Repetición

El gráfico 2.28 muestra datos de repetición para los niveles de educación primaria y secundaria durante el
período 2014-2016. Aunque los gráficos no ilustran las distancias entre países, éstas se pueden obtener de
la resta de los indicadores en su respectivo año. Así, para el nivel de educación primaria, Perú solo tiene
menor porcentaje de alumnos repetidores respecto a Chile en los dos últimos años en comparación, con
brechas que no superan el punto porcentual; en el resto de casos, Perú tiene mayores porcentajes de alumnos
repetidores en primaria, en donde destaca la diferencia con Ecuador, que alcanza los dos puntos
porcentuales en 2016, y con Colombia, que llega a un punto porcentual. Por otro lado, en secundaria, Perú
sigue manteniendo un menor porcentaje respecto a Bolivia, con brecha de 2.5 puntos porcentuales en 2016
y Chile con brecha de 1.5 puntos porcentuales ese mismo año; sin embargo, sus diferencias con Colombia
y Ecuador en 2016 se acercan a los tres puntos porcentuales. Parece ser, entonces, que Perú, Chile y Bolivia
tienden a tener una mayor presencia de alumnos que repiten un grado a comparación de Colombia y
Ecuador. Pero, también es importante tener en cuenta la consecución de logros de aprendizajes, lo que se
ve en el siguiente acápite y que son consecuencia de evaluaciones estandarizadas, donde la medición es
objetiva antes que por criterios.

Gráfico 2.28. Alumnos repetidores en educación primaria y secundaria (% de matrícula) en Chile,


Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador, 2004 - 2016

Fuente: UNESCO UIS (http://uis.unesco.org/). Elaboración propia.

2.3.2. ¿Y los resultados finales?

El objetivo final del proceso educativo es la obtención de logros de aprendizaje esperados, de acuerdo al
grado y nivel educativo; por ello, el Ministerio de Educación busca medir el aprendizaje real de los
estudiantes a través de la Evaluación Censal de Estudiantes (ECE), la cual proporciona información objetiva
y estandarizada de las habilidades de los estudiantes a través del tiempo.46

En el gráfico 2.29 se compara los resultados de la ECE para las pruebas de matemática y comprensión
lectora durante el período 2010-201647. Así, en 2016, 34.1% de los estudiantes lograron los aprendizajes
del segundo grado de primaria en matemática, mientras que 46.4% lo logra en comprensión lectora. Estos
resultados son mejores al promedio nacional en ambas pruebas para 2014, con 9.2 puntos de brecha
favorable en matemática y 2.9 en comprensión lectora.

En el tiempo, los indicadores también han mejorado, alcanzando un pico en 2015 en comprensión lectora.
Ese año se presentó un crecimiento significativo (6.3 puntos porcentuales), mientras que en 2015 sólo creció
0.7 porcentuales respecto al año anterior en matemáticas. En cuanto a comprensión lectora satisfactoria,
ésta presenta un crecimiento sostenido desde 2010 hasta 2013; para 2014 y 2015 presentaron picos con

46
De acuerdo a MINEDU (2009: 8) (QUIZÁS SEA MEJOR PONER UNO MÁS ACTUAL): “La ECE es una evaluación a nivel de
sistema que realiza anualmente el Ministerio de Educación, a través de la Unidad de Medición de la Calidad Educativa (AHORA
OFICINA DE MEDICIÓN DE LOS PARENDIZAJES), con el objetivo de obtener información sobre el rendimiento de los estudiantes
de segundo grado de primaria y –en las escuelas que trabajan en el marco de la Educación Intercultural Bilingüe– de los de cuarto
grado de primaria.”
47
Cabe señalar aquí que en 2017 no se llevó a cabo esta prueba, por lo que solo se presentará la información hasta 2016.

52
Perú: ¿cómo vamos en educación?
crecimientos significativos respecto al año anterior (10.5 y 6.3 puntos porcentuales, respectivamente); sin
embargo, en 2016 hay una caída. Se puede apreciar así cambios importantes en los resultados de la prueba
en los últimos años; sin embargo, la explicación de estos resultados necesita más reflexión y un estudio más
profundo – que no forman parte de los objetivos de este documento –, aunque se pueden deducir como
razones posibles las expuestas en el MINEDU (2015A):

 Acrecentamiento significativo de escuelas con docentes contratados de manera oportuna.


 Aumento importante de escuelas que recibieron oportunamente textos escolares.
 Incremento de escuelas cuyos docentes recibieron oportunamente material de apoyo pedagógico.
 Ampliación de estudiantes evaluados que han asistido a educación inicial.
 Implementación de un programa de reforzamiento de estudiantes con dificultades de aprendizaje.
 Continuación del programa de acompañamiento a los docentes de zonas rurales.
 Impacto del Programa Nacional de Alimentación Escolar – Qali Warma.
 Impacto del Seguro Integral de Salud (SIS).
 Trabajo articulado entre los sectores público y privado para mejorar los logros de aprendizaje.

Cabe señalar que además de estas razones, hay factores explicativos de índole pedagógica, institucional e
individual. Entre los pedagógicos se encuentran: dominio curricular del docente, atención diferenciada
acorde con las necesidades de los estudiantes, uso efectivo del tiempo en clases, retroalimentación de los
estudiantes, etc. Por el lado de los de índole institucional se tiene: clima institucional, niveles de eficiencia
interna, monitoreo pedagógico al director, etc. Finalmente, los factores de índole individual son los intereses
de los estudiantes, sus estilos y ritmos de aprendizaje, entre otros 48.

Gráfico 2.29 Resultados de la ECE del Perú, 2010-2016

Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes– MINEDU. Elaboración propia.

Los resultados de la ECE 2016, según la gestión y el área geográfica, se muestran en el gráfico 2.30 para
las dos pruebas. En la prueba de comprensión lectura 53% de alumnos de escuelas no estatales presentan
resultados satisfactorios (nivel 249), mientras que en estatales llega al 46%. Según el área, en el área urbana

48
http://umc.minedu.gob.pe/wp-content/uploads/2016/03/Jornada-de-Reflexi%C3%B3n_sec-ECE-2015.pdf
49
De acuerdo a MINEDU (2009: 69): “En el Nivel 2 se ubican los estudiantes que, al finalizar el grado, lograron los aprendizajes
esperados. Estos estudiantes responden la mayoría de preguntas de las pruebas.”

53
Perú: ¿cómo vamos en educación?
52% de los alumnos también poseen comprensión lectora satisfactoria, pero en el área rural sólo 20%. En
cambio, en matemáticas los resultados son menores, como también se mostró en los datos agregados del
gráfico anterior, en donde los colegios no estatales y estatales poseen 28% y 39% de nivel satisfactorio
respectivamente, mientras que en el área urbana y en el área rural, 38% y 21% de estudiantes tienen
habilidades suficientes en matemática, respectivamente.

Gráfico 2.30. Perú: distribución de resultados ECE por estrato y tipo de gestión, 2016
Comprensión Lectora: distribución del nivel de satisfacción en la ECE según tipo de gestión y área

No Estatal Estatal Urbano Rural

3% 7% 4%
20% 18%

46%
53% 44% 44%
52%
47%

62%

Nota Nota
578 548 579 522
promedio promedio

Matemática: distribución del nivel de satisfacción en la ECE según tipo de gestión y área

No Estatal Estatal Urbano Rural

24% 24% 21%


28%
34%
39% 38%
45%

34%
37% 38%
38%

Nota Nota
548 571 579 539
promedio promedio

Nivel 0 Nivel 1 Nivel 2

Fuente: UMC – MINEDU. Elaboración propia.

54
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Tabla 2.1 Alumnos que logran aprendizajes de 2° grado de primaria en el Perú según DRE, 2016
DRE Comprensión Lectora Matemática
PERÚ 46.4 34.1
DRE AMAZONAS 41.8 39.8
DRE ANCASH 39.0 27.5
DRE APURIMAC 38.3 35.8
DRE AREQUIPA 59.9 39.6
DRE AYACUCHO 53.2 49.0
DRE CAJAMARCA 38.1 36.9
DRE CALLAO 62.2 47.0
DRE CUSCO 48.5 39.1
DRE HUANCAVELICA 43.3 41.5
DRE HUÁNUCO 34.1 29.6
DRE ICA 54.0 41.9
DRE JUNÍN 48.5 41.5
DRE LA LIBERTAD 42.7 32.7
DRE LAMBAYEQUE 45.5 33.6
DRE LIMA METROPOLITANA 55.9 35.9
DRE LIMA PROVINCIAS 54.8 39.5
DRE LORETO 20.3 15.3
DRE MADRE DE DIOS 41.8 27.1
DRE MOQUEGUA 69.3 54.0
DRE PASCO 45.6 36.3
DRE PIURA 51.2 43.5
DRE PUNO 50.0 41.3
DRE SAN MARTÍN 39.5 31.7
DRE TACNA 76.9 64.4
DRE TUMBES 33.8 21.4
DRE UCAYALI 27.4 17.4
Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes (ECE). Elaboración propia.

Los resultados por Dirección Regional de Educación (DRE) se presentan en la tabla 2.1, en donde se
observa claras diferencias entre éstas. Así, al año 2016, la DRE Tacna cuenta con el mayor porcentaje de
alumnos con resultados satisfactorios en comprensión lectora y matemáticas (76.9% y 64.4%
respectivamente), mientras que la DRE Loreto posee la menor proporción de alumnos con resultados
satisfactorios en ambas pruebas (20.3% en compresión lectora y 15.3% en matemática).

En el gráfico 2.31 se muestra la dispersión de las dos pruebas de la ECE al mismo tiempo, donde en una
escala de 0 a 1, existe una asociación de 0.82 entre ambas variables50. Además, se ha trazado dos líneas
verdes perpendiculares entre sí que representan los promedios del porcentaje de estudiantes con logros en
matemática (35.5%) y comprensión lectora (45.3%).

50
Los resultados de las pruebas se relacionan positivamente y forman una la línea recta de tendencia, cuya bondad de ajuste se calcula
con el coeficiente de determinación o R cuadrado, que para este caso es igual a 0.82.

55
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.31. Alumnos que logran los aprendizajes de 2° de primaria (% de alumnos evaluados por
en la ECE) en el Perú según región, 2016

Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Estas líneas definen cuatro cuadrantes, donde: 1) en el cuadrante superior derecho se encuentran las doce
regiones con puntajes en las pruebas por encima a sus promedios, 2) en el cuadrante inferior izquierdo las
diez regiones con resultados menores a los promedios, 3) en el cuadrante superior izquierdo resultan
ubicadas tres regiones que tienen logros satisfactorios en matemática y bajos en lectura, y 4) en el cuadrante
inferior derecho solo se encuentra una región con logros satisfactorios en compresión de lectura y bajos en
matemática.

Cuando se promedia los resultados de cada región y se ordena de menores a mayores resultados, se obtiene
que las regiones con los resultados más bajos son Loreto, Ucayali, Huánuco y Tumbes, en tanto que las
regiones con los más altos resultados son Tacna, Moquegua, Callao, Ayacucho y Arequipa. Es interesante
notar que la mayor parte de regiones que se encuentran en el cuadrante superior derecho tienen los valores
más altos de los indicadores educativos analizados en las secciones previas, tanto de insumos, como
procesos y resultados intermedios, así como mejores cifras sociales y económicas, tal como fue revisado
en el apartado sobre contexto socio-económico.

Centrándonos en el ámbito regional y provincial (gráfico 2.32), se observa diferencias entre provincias,
resaltando que el quintil más alto (logro mayor a 55%) se ubica sobre todo en las provincias cercanas a las
ciudades de Lima y Arequipa, así como en la casi totalidad del territorio de las regiones de Ica, Moquegua
y Tacna, en tanto que las provincias selváticas son donde se sitúa la mayor parte de regiones pertenecientes
al quintil más bajo (logro menor de 30%), así, es notorio el color más claro en el lado oriental del mapa.

56
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.32. Alumnos que logran los aprendizajes en comprensión lectora de 2° de primaria (% de
alumnos participantes en la evaluación censal) según provincia y distrito, 2016

PERÚ 46.4

Región

Amazonas 40.4
Ancash 37.3
Apurímac 38.0
Arequipa 59.0
Ayacucho 52.1
Cajamarca 34.1
Callao 60.7
Cusco 46.5
Huancavelica 41.7
Huánuco 31.9
Ica 52.1
Junín 47.8
La Libertad 39.8
Lambayeque 48.3
Lima Metropolitana 55.6
Lima Provincias 51.0
Loreto 17.7
Madre de Dios 41.3
Moquegua 69.2
Pasco 45.0
Piura 45.8
Puno 47.2
San Martín 38.5
Tacna 76.8
Tumbes 33.6
Ucayali 25.6

Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

En lo que respecta al logro educativo alcanzado en matemática (gráfico 2.33), aproximadamente la cuarta
parte de estudiantes evaluados llega a dicho logro. En cuanto a las regiones, nuevamente son las selváticas
las que tienen menor porcentaje de alumnos que alcanzan logros de aprendizaje en esta materia,
concretamente, Loreto con 12% y Ucayali con 16%. A nivel de provincias, se reproduce el mismo patrón
que se observó al analizar los resultados de comprensión lectora: son las provincias de las regiones
Ayacucho e Ica, así como las pertenecientes a Moquegua y Tacna, y algunas capitales departamentales
como por ejemplo Huancayo en Junín, las que se circunscriben dentro del grupo de provincias de mayor
quintil (más de 40%).

57
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.33. Alumnos que logran los aprendizajes en matemática de 2° de primaria (% de alumnos
participantes en la evaluación censal) según provincia y distrito, 2016

PERÚ 34.1

Región

Amazonas 38.7
Ancash 26.2
Apurímac 35.1
Arequipa 38.0
Ayacucho 48.6
Cajamarca 31.9
Callao 44.6
Cusco 37.0
Huancavelica 40.5
Huánuco 28.3
Ica 39.7
Junín 40.3
La Libertad 30.5
Lambayeque 35.8
Lima Metropolitana 34.5
Lima Provincias 37.1
Loreto 12.4
Madre de Dios 26.6
Moquegua 53.7
Pasco 35.5
Piura 37.8
Puno 38.8
San Martín 30.9
Tacna 64.3
Tumbes 21.4
Ucayali 15.9

Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Como ya se vio en los resultados intermedios (desaprobación, atraso y retiro), nuevamente resalta la
importancia de una focalización de las políticas educativas al revisar los resultados finales, una focalización
que no sólo sea geográfica, sino también identificando grupos bajo riesgo por diferentes aspectos
(problemas económicos, laborales, familiares, de delincuencia juvenil, alcoholismo, drogadicción,
desnutrición, violencia, embarazo adolescente, etc.) que incrementan la probabilidad de deserción escolar 51.

Por otra parte, para el caso de secundaria, en comprensión lectora y matemática también se evaluó a los
alumnos de 2° grado de este nivel. Los resultados en comprensión lectora se pueden apreciar en el gráfico
2.34, donde el valor nacional del indicador asciende en el año 2016 a 14%, un resultado bastante lejano al
46% visto en primaria. Las regiones con valores más altos del indicador son Moquegua (24%), Tacna

51
Estudiantes que no culminaron la educación primaria o secundaria, o sólo culminaron la educación primaria, y no se matricularon
el año en curso en el nivel correspondiente, independientemente del año en que interrumpió sus estudios.

58
Perú: ¿cómo vamos en educación?
(29%), Arequipa (25%), Lima Metropolitana (22%) y Callao (19%), que si bien comparativamente ocupan
una posición mejor, en términos absolutos sus resultados son todavía precarios. De otro lado, las regiones
con menor valor del indicador son Loreto (4%), Apurímac (5%), Ucayali y Huánuco (cada una con 6%,
respectivamente). Hay que tener en cuenta que el bajo rendimiento académico en primaria, además de
provocar desaprobación, atraso y/o retiro, generará menor logro educativo en secundaria.

Gráfico 2.34. Alumnos que logran los aprendizajes en comprensión lectora de 2° de secundaria (%
de alumnos participantes en la evaluación censal) según provincia y distrito, 2016

PERÚ 14.3

Región

Amazonas 7.6
Ancash 10.7
Apurímac 5.4
Arequipa 25.4
Ayacucho 8.8
Cajamarca 6.9
Callao 19.1
Cusco 10.4
Huancavelica 4.0
Huánuco 5.6
Ica 15.4
Junín 14.0
La Libertad 14.7
Lambayeque 13.7
Lima Metropolitana 21.9
Lima Provincias 14.0
Loreto 4.3
Madre de Dios 9.1
Moquegua 24.4
Pasco 9.8
Piura 12.2
Puno 7.2
San Martín 7.0
Tacna 28.9
Tumbes 9.0
Ucayali 6.0

Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

En el gráfico 2.35 se presentan los resultados de matemática para secundaria. El valor nacional es de 11.5%,
donde al igual que en comprensión lectora, los resultados son menores a los de primaria, siendo las regiones
con mejores resultados Tacna (30%), Moquegua (24%) y Arequipa (23%). Son las regiones selváticas las
que presentan mayores problemas.

59
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Gráfico 2.35. Alumnos que logran los aprendizajes en matemática de 2° de secundaria (% de
alumnos participantes en la evaluación censal) según provincia y distrito, 2016

PERÚ 11.5

Región

Amazonas 9.0
Ancash 9.0
Apurímac 5.1
Arequipa 22.8
Ayacucho 9.3
Cajamarca 7.1
Callao 12.5
Cusco 10.0
Huancavelica 4.6
Huánuco 5.8
Ica 13.3
Junín 15.5
La Libertad 11.1
Lambayeque 11.2
Lima Metropolitana 15.2
Lima Provincias 13.0
Loreto 1.7
Madre de Dios 7.4
Moquegua 24.3
Pasco 11.5
Piura 9.2
Puno 8.2
San Martín 5.0
Tacna 30.3
Tumbes 5.0
Ucayali 3.2

Fuente: Evaluación Censal de Estudiantes del Ministerio de Educación. Elaboración propia.

Los resultados intermedios y finales de Perú tienden a posicionarse de manera más adecuada con el paso
de los años; empero, se requiere una mirada focalizada, pues la realidad educativa de cada región, provincia
y localidad puede involucrar resultados muy distintos, producto de problemáticas socioeconómicas muy
variadas que inciden sobre el rendimiento escolar en diversos grados.

A manera de conclusión, se puede decir que, si bien aún existe muchos aspectos por mejorar, el Perú
muestra ciertas ventajas sociales y económicas: una población mayoritariamente urbana y en edad de
trabajar -lo que representa un bono demográfico que permite reorientar las actividades educativas-,
crecimiento económico sostenido y una disminución de la pobreza, que aunado a otros factores sociales le
permiten prosperar en su desarrollo humano, lo que a la par se refleja en indicadores educativos de insumos,
procesos y resultados que tienden a evolucionar positivamente en el tiempo.

60
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Bibliografía y páginas Web consultadas:

Asociación Peruana de Empresas de Investigación de Mercados (APEIM). Niveles Socio Económico


http://apeim.com.pe/niveles.php

Balarin, María. Las políticas TIC en los sistemas educativos de América Latina – Caso Perú. Fondo de las
Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), junio de 2013.
http://recursos.portaleducoas.org/sites/default/files/64.pdf

Banco Mundial. Datos estadísticos.


http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.PP.CD?view=chart

Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). Reporte de Inflación – Marzo 2016: Panorama Actual y
Proyecciones Macroeconómicas 2016 – 2017. Lima, marzo de 2016.
http://www.bcrp.gob.pe/docs/Publicaciones/Reporte-Inflacion/2016/marzo/reporte-de-inflacion-marzo-
2016.pdf

INFOMIDIS (2015), Observatorio Distrital de Programas MIDIS.


http://www.midis.gob.pe/index.php/es/centro-de-informacion/seguimiento-y-evaluacion/observatorio-
distrital-de-programas-midis

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2010), Perú: Estimaciones y Proyecciones de Población


por Grupos Quinquenales de Edad según Departamento, Provincia y Distrito, 2005 - 2015.
http://proyectos.inei.gob.pe/web/biblioineipub/bancopub/Est/Lib1020/Libro.pdf

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2012), Perú: Estimaciones y Proyecciones de Población


Total por Sexo de las Principales Ciudades, 2000 – 2015.
http://proyectos.inei.gob.pe/web/biblioineipub/bancopub/Est/Lib1020/Libro.pdf

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2015A), Sistema de Información Regional para la Toma
de Decisiones.
http://webinei.inei.gob.pe:8080/SIRTOD/inicio.html#

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2015B), Evolución de la Pobreza Monetaria 2009-2014:


Informe Técnico. Lima, abril 2015.
http://www.inei.gob.pe/media/cifras_de_pobreza/informetecnico_pobreza2014.pdf

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2015C), Perú: Producto Bruto Interno por Departamentos
2007 - 2014. Año Base 2007. Lima, diciembre 2015.

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2016), Evolución de la Pobreza Monetaria 2009 – 2015.
Lima, abril 2015. Lima, abril 2016.

Iregui, A., Melo, L. & Ramos, J. (2006), Evaluación y Análisis de Eficiencia de la Educación en Colombia.
Banco de la República de Colombia. Bogotá, febrero 2006.
http://www.banrep.gov.co/docum/ftp/borra381.pdf

Díaz – Fuentes, D. & Revuelta, J. (2011), Crecimiento, gasto público y Estado de Bienestar en América
Latina durante el último medio siglo. Instituto de Estudios Latinoamericanos – Universidad de Alcalá.
Madrid – España, marzo 2011.
https://www.researchgate.net/publication/277273743/download

Duarte, Jesús, Carlos Cargiulo & Martín Moreno. Infraestructura Escolar y Aprendizajes en la Educación
Básica Latinoamericana; un análisis a partir del SERCE. Banco Interamericano de Desarrollo, mayo 2011.
http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=36201660

61
Perú: ¿cómo vamos en educación?
Guadalupe, C. y Castillo, L. (2014) Diferencias regionales en políticas de apoyo al aprendizaje y su posible
impacto sobre los niveles de logro. Documento de Discusión DD1412. Lima: Universidad del Pacífico.
http://repositorio.minedu.gob.pe/bitstream/handle/123456789/4451/Diferencias%20regionales%20en%20
pol%C3%ADticas%20de%20apoyo%20al%20aprendizaje%20y%20su%20posible%20impacto%20sobre
%20los%20niveles%20de%20logro%20estudiantil.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Mankiw, N. Gregory. Principios de Economía. McGraw – Hill. Madrid, España. 2002.

Marcel M. & Tokman C. (2005) ¿Cómo se Financia la Educación en Chile? Gobierno de Chile, Ministerio
de Hacienda, Dirección de Presupuestos. Estudios de Finanzas Públicas. Santiago de Chile, diciembre 2015.
http://www.dipres.gob.cl/594/articles-21669_doc_pdf.pdf

Martínez, Ciro, Walter Mendoza & Claudia Saravia. Implicancias del Bono Demográfico para el Perú. En
Perú Económico. Edición de 2012.
http://www.unfpa.org.pe/Articulos/Articulos/PeruEconomico-Implicancias-del-Bono.pdf

Ministerio de Economía y Finanzas (2012), Incremento en el Acceso a los Servicios Educativos de


Educación Básica Regular. Programa presupuestal.
https://www.mef.gob.pe/contenidos/presu_publ/ppr/talleres/1dia_educacion_basica_regular_cobertura.pd
f

Ministerio de Educación de Chile (2013), Chile en el Panorama Educacional Internacional OCDE:


avances y desafíos. Centro de Estudios MINEDUC – Gobierno de Chile. Santiago de Chile, junio 2013.
https://centroestudios.mineduc.cl/wp-content/uploads/sites/100/2017/06/A2N18_Chile_en_OECD.pdf

Ministerio de Educación del Perú (MINEDU, 2009), Evaluación Censal de Estudiantes (ECE) Segundo
grado de primaria y cuarto grado de primaria de la IE EIB – Marco de Trabajo. Unidad de Medición de
la Calidad Educativa (UMC) del Ministerio de Educación, Lima, diciembre de 2009.
http://umc.minedu.gob.pe/wp-content/uploads/2014/07/Marco_de_Trabajo_ECE.pdf

Ministerio de Educación del Perú (MINEDU, 2012), Plan Estratégico Sectorial Multianual (PESEM).
http://www.minedu.gob.pe/files/5042_201212260900.pdf

Ministerio de Educación del Perú (MINEDU, 2015A), Resultados de la Evaluación Censal de Estudiantes
2014 (ECE 2014).
http://repositorio.minedu.gob.pe/handle/123456789/3537/discover?rpp=10&page=2&group_by=none&et
al=0&filtertype_0=dateIssued&filtertype_1=subject&filter_0=2014&filter_relational_operator_1=equals
&filter_1=Evaluaci%C3%B3n+Censal+de+Estudiantes&filter_relational_operator_0=equals

Ministerio de Educación del Perú (MINEDU, 2015B), Ruta para establecer un Procedimiento de Registro
de las Instancias de Gestión Educativa Descentralizada. Documento interno. Lima, abril de 2015.

Ministerio de Educación del Perú (MINEDU, 2015C), ESCALE – Estadísticas de la Calidad Educativa.
http://escale.minedu.gob.pe

Ministerio de Educación del Perú (MINEDU, 2015D), Líneas de acción para alcanzar la educación que
queremos. Lima, documento interno.

Ossorio, A. (2003), Planeamiento Estratégico. Dirección de Planeamiento y Reingeniería Organizacional.


Oficina Nacional de Innovación de Gestión e Instituto Nacional de la Administración Pública. Subsecretaría
de la Gestión Pública. Quinta Edición. Buenos Aires, agosto de 2003.
http://www.bnm.me.gov.ar/redes_federales/bera/encuentros/nacionales/2008_ref/docs/cecilia_corda2.pdf

Peñaranda, C. (2016), En el Perú más de un millón de jóvenes entre 15 y 24 años de edad no trabajan ni
estudian. En: La Cámara – Revista de la Cámara de Comercio de Lima. N° 728 correspondiente a la semana
del 31 de mayo al 06 de junio de 2016. Lima, Perú.
http://www.camaralima.org.pe/RepositorioAPS/0/0/par/EDICION728/Ed_digital_728.pdf

Programa de Desarrollos de las Naciones Unidad (PNUD, sin fecha). El Índice de Desarrollo Humano.
http://desarrollohumano.org.gt/desarrollo-humano/calculo-de-idh/

62
Perú: ¿cómo vamos en educación?

Programa de Desarrollos de las Naciones Unidad (PNUD, 2013). Índice de Desarrollo Humano
departamental, provincial y distrital 2013. Lima, 2013.
http://www.pe.undp.org/content/peru/es/home/library/poverty/Informesobredesarrollohumano2013/IDHP
eru2013.html

Secretaría Nacional de la Juventud & Fondo de Población de las Naciones Unidas (SENAJU & UNFPA,
2015), Informe Nacional de las Juventudes en el Perú 2015. Primera edición, Lima, diciembre 2015.
http://www.unfpa.org.pe/publicaciones/publicacionesperu/SENAJU-Informe-Nacional-Juventudes-
2015.pdf

Temple, Judy A. & Arthur J. Reynolds. Benefits and costs of investments in preschool education: Evidence
from the Child–Parent Centers and related programs. Economics of Education Review 26 (2007) 126 -
144.
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0272775706000409

63
Perú: ¿cómo vamos en educación?

Indicadores de insumos Indicadores de proceso Indicadores de resultados

Alumnos que Alumnos que


Porcentaje Porcentaje Tasa neta Tasa neta logran los logran los
Gasto Gasto Tasa neta Ingresantes
Gasto Gasto de escuelas de escuelas de de Ingresantes Ingresantes Número de Porcentaje aprendizajes aprendizajes
público en Gasto público en Locales de Ingresantes a primaria Número de Número de Porcentaje Alumnos Alumnos Porcentaje Porcentaje
público en público en que que asistencia asistencia a primaria a primaria alumnos de del 2º grado del 2º grado
educación público en educación públicos asistencia a primaria con tres o alumnos por alumnos por de con atraso con atraso de de
educación educación cuentan cuentan (% del (% del con un año con dos por desaprobad (% de (% de
por alumno educación como con los tres (% del sin más años docente docente desaprobad escolar, escolar, retirados, retirados,
por alumno por alumno con acceso con acceso grupo de grupo de de años de docente os, alumnos alumnos
(soles como porcentaje servicios grupo de educación de (número de (número de os, primaria primaria, secundaria, primaria (% secundaria
(soles (soles a Internet a Internet edad edad educación educación (número de secundaria participantes participantes
corrientes) porcentaje del gasto básicos (% edad inicial (% educación alumnos) en alumnos) en (% de total (% de total (% de de (% de
corrientes) corrientes) (% del (% del correspondi correspondi inicial (% inicial (% alumnos) (% de en en
en del PBI (%) público del total) correspondi del total) inicial (% primaria secundaria matrícula matrícula matrícula matrícula matrícula
en inicial en primaria total) en total) en ente a ente a del total) del total) en inicial matrícula evaluación evaluación
secundaria 2017 total (%) 2017 ente a 2017 del total) 2017 2017 final) 2017 inicial) 2017 inicial) 2017 final) 2017 final) 2017
2017 2017 primaria secundaria primaria) secundaria) 2017 2017 2017 final) 2017 censal) en censal) en
2017 2/ 2017 4/ inicial) 2017 4/ 2017 4/ 4/ 4/ 4/ 4/ 4/ 4/
1/ 1/ 2017 2017 2017 2017 4/ 4/ 4/ 4/ comprensión matemática
1/ 3/ 6/ 4/
5/ 5/ 6/ 6/ lectora 2016 2016
7/ 7/

PERÚ 3,101 3,011 4,243 3.5 16.3 38.9 37.9 71.0 90.2 (1.2) 92.7 (0.8) 83.9 (1.0) 2.8 6.9 18.7 71.6 15 16 11 2.9 4.7 5.0 8.5 0.8 2.3 46.4 (0.5) 34.0 (0.5)

Amazonas 3,931 3,328 4,157 11.3 23.3 35.1 10.1 54.4 95.3 (4.0) 94.5 (2.5) 78.3 (5.1) 5.0 4.5 13.1 77.4 15 16 11 6.3 6.1 10.9 17.5 0.9 4.4 40.3 (0.9) 38.7 (0.9)
Ancash 3,243 3,460 4,673 4.6 26.8 57.8 34.4 71.2 92.1 (3.8) 91.5 (2.9) 86.4 (4.1) 1.6 5.4 16.5 76.5 13 14 9 3.5 4.7 6.0 12.3 0.8 2.4 37.3 (1.1) 26.1 (1.0)
Apurímac 5,446 4,217 5,048 14.6 24.6 34.1 23.3 78.9 96.3 (4.4) 92.7 (3.3) 87.0 (4.3) 1.0 3.3 10.7 85.1 12 13 10 2.3 3.4 4.4 11.2 0.3 1.2 37.9 (0.8) 35.1 (0.8)
Arequipa 3,172 2,614 4,400 2.4 17.8 64.9 57.7 81.8 91.6 (4.7) 94.1 (2.6) 90.1 (3.7) 1.7 10.9 20.6 66.9 14 16 10 1.2 2.2 1.7 3.9 0.3 0.7 58.9 (1.2) 38.0 (1.2)
Ayacucho 4,355 4,911 4,406 10.2 26.6 40.4 21.6 62.2 91.0 (5.1) 92.6 (3.0) 88.5 (4.0) 1.6 6.0 20.0 72.4 12 11 9 1.9 3.7 4.8 13.5 0.6 2.5 52.0 (0.9) 48.5 (0.8)
Cajamarca 2,807 3,629 4,193 7.8 31.1 34.1 21.6 50.1 95.7 (3.6) 95.3 (2.6) 81.8 (4.2) 2.3 4.0 11.1 82.6 14 14 10 3.6 5.3 6.7 14.6 0.6 2.8 34.1 (1.5) 31.8 (1.5)
Callao 2,219 1,815 2,631 - 8.6 80.9 80.8 88.0 89.6 (7.2) 90.5 (3.7) 80.5 (6.1) 1.9 6.0 11.7 80.4 16 21 14 2.2 5.9 2.7 5.0 1.0 2.5 60.6 (1.2) 44.6 (1.2)
Cusco 2,730 3,464 3,829 3.9 20.3 42.5 34.4 73.4 91.3 (5.3) 92.8 (3.5) 85.7 (4.3) 2.5 7.4 24.5 65.6 15 15 12 2.3 3.3 4.7 10.4 0.5 1.5 46.5 (1.2) 36.9 (1.1)
Huancavelica 5,758 4,778 5,905 12.4 28.5 38.9 19.3 62.0 93.6 (3.8) 90.5 (4.4) 88.3 (3.4) 0.9 3.9 12.5 82.7 11 11 9 3.2 4.0 6.5 17.3 0.5 1.9 41.7 (1.2) 40.4 (1.2)
Huánuco 4,357 3,141 3,488 10.1 28.0 29.3 23.3 58.5 86.5 (5.3) 95.7 (1.8) 80.8 (4.6) 3.7 13.4 22.9 59.9 14 15 11 4.8 6.2 10.2 18.4 1.1 4.2 31.9 (1.4) 28.2 (1.3)
Ica 2,273 2,718 3,273 2.3 24.9 71.0 71.0 87.8 97.4 (2.0) 92.9 (2.7) 89.8 (3.1) 1.8 2.3 7.7 88.1 16 18 10 2.1 4.1 2.6 4.6 0.8 1.8 52.1 (1.2) 39.6 (1.2)
Junín 2,777 2,805 3,784 5.1 24.3 37.3 30.2 65.3 84.6 (6.9) 93.5 (2.9) 85.8 (4.1) 3.8 12.9 31.9 51.4 14 15 10 3.1 4.6 5.7 9.3 0.9 2.4 47.7 (1.3) 40.3 (1.3)
La Libertad 2,660 2,766 3,461 3.7 25.5 47.7 43.1 67.0 87.3 (4.7) 93.6 (2.2) 80.9 (4.4) 2.3 9.4 19.5 68.7 15 17 11 3.3 5.5 5.4 9.0 1.1 3.2 39.7 (1.4) 30.4 (1.4)
Lambayeque 2,558 2,296 3,628 4.2 21.5 42.0 65.7 78.0 89.7 (4.6) 88.3 (4.1) 77.8 (5.0) 2.2 8.0 22.1 67.7 17 18 11 2.7 4.8 4.5 6.6 0.8 2.4 48.2 (1.7) 35.7 (1.7)
Lima Metropolitana 3,223 2,936 5,439 1.8 8.3 85.8 81.6 88.5 92.9 (2.7) 92.2 (2.1) 87.6 (2.6) 1.4 4.4 15.0 79.2 15 20 13 1.7 4.5 2.3 3.9 0.7 1.7 55.6 (1.7) 34.5 (1.6)
Lima Provincias 2,464 2,747 4,029 - - 58.5 45.8 70.3 90.0 (5.0) 94.8 (3.0) 85.2 (4.2) 1.2 4.8 15.7 78.3 15 15 9 1.9 4.3 2.8 6.2 0.6 2.2 51.0 (1.4) 37.0 (1.3)
Loreto 3,612 2,475 3,642 7.6 31.3 6.1 15.3 40.6 86.4 (4.8) 92.5 (2.1) 73.1 (4.1) 13.6 9.2 14.8 62.4 17 21 15 9.4 11.4 14.0 18.4 2.0 4.1 17.6 (1.4) 12.3 (1.2)
Madre de Dios 2,494 4,290 4,859 6.3 23.9 23.8 25.2 61.3 79.6 (11.1) 93.3 (4.4) 83.5 (7.7) 4.8 12.6 35.0 47.5 15 18 11 2.8 4.6 3.4 7.0 1.2 2.9 41.2 (0.0) 26.5 (0.0)
Moquegua 6,653 5,203 5,744 2.5 21.7 66.5 44.0 72.9 93.0 (5.8) 95.6 (3.1) 92.0 (3.9) 0.1 2.2 18.5 79.2 12 12 6 1.5 3.4 1.6 5.2 0.2 0.6 69.1 (0.0) 53.7 (0.0)
Pasco 2,590 3,211 4,977 4.4 24.5 32.1 14.1 65.7 89.8 (6.4) 92.2 (3.3) 86.5 (5.1) 7.4 8.3 21.1 63.2 14 13 8 2.9 3.0 7.6 13.1 1.3 2.6 44.9 (0.9) 35.4 (0.8)
Piura 2,103 2,585 3,272 4.2 24.8 33.5 40.3 71.8 86.5 (5.4) 90.4 (3.7) 77.8 (4.9) 2.4 5.9 22.0 69.6 18 20 13 3.0 3.4 5.3 8.1 0.9 2.2 45.8 (1.5) 37.7 (1.5)
Puno 3,162 3,599 4,913 7.9 27.1 29.6 26.1 80.8 81.7 (7.4) 92.2 (5.3) 87.5 (4.2) 1.3 10.4 28.1 60.1 12 11 9 0.8 2.9 2.2 6.9 0.4 1.2 47.1 (1.2) 38.8 (1.1)
San Martín 3,137 2,484 3,603 8.8 26.1 33.1 27.4 59.2 88.5 (5.5) 95.5 (2.1) 72.8 (6.1) 3.4 10.5 34.4 51.7 17 19 12 3.3 5.8 7.0 10.9 0.8 3.0 38.4 (1.3) 30.8 (1.2)
Tacna 4,049 2,149 4,039 3.7 17.4 65.2 59.7 82.8 94.6 (5.3) 96.9 (2.2) 90.5 (4.2) 0.5 6.9 17.6 74.9 14 16 9 1.4 2.8 4.4 4.3 0.2 0.6 76.7 (0.0) 64.3 (0.0)
Tumbes 2,938 3,175 4,356 6.8 27.2 75.6 64.5 78.8 94.4 (4.0) 93.2 (2.9) 85.8 (5.5) 0.4 1.3 5.9 92.3 15 17 11 1.9 3.6 3.0 5.0 0.6 2.3 33.5 (0.0) 21.3 (0.0)
Ucayali 2,247 2,135 2,891 7.3 23.9 11.0 15.2 38.1 84.4 (5.2) 93.5 (2.6) 74.8 (5.2) 10.8 12.7 23.4 53.1 19 21 10 6.1 9.5 12.3 15.5 2.4 4.5 25.6 (1.3) 15.9 (1.0)

64