Vous êtes sur la page 1sur 14

Theoria, Vol.

14 (2): 95-108, 2005 ISSN 0717-196X

Revisión

RIESGOS Y BENEFICIOS EN EL CONSUMO


DE PLANTAS MEDICINALES
MEDICINAL HERBS: RISKS AND BENEFITS IN THEIR USES

MARTA ANA CARBALLO, C.M. CORTADA, A.B. GADANO


CIGETOX - Citogenética Humana y Genética Toxicológica. Departamento de Bioquímica Clínica.
Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB). Universidad de Buenos Aires. Argentina.
Autor para correspondencia: Marta Ana Carballo, CIGETOX - Citogenética Humana y Genética Toxicológica.
Departamento de Bioquímica Clínica. Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB). UBA.
Junín 956 (1113). Buenos Aires. Argentina. Tel: (++5411) 5950-8707. Fax: (++5411) 5950-8694.
e-mail: macarballo2003@yahoo.com.ar

RESUMEN

En los últimos años se ha vuelto a las plantas en busca de nuevos principios activos, ya que desde el comienzo
de la medicina fueron ellas las que proveyeron las estructuras bases para numerosos medicamentos. Entre los
principios activos de origen vegetal más utilizados en terapéutica se pueden citar Chenopodium multifidum L.
(Chenopodiaceae).; Lithraea molleoides Vell. Engl. (Anacardiaceae); Styphnolobium japonicum L Schott.
(Fabaceae); Prosopis alba Gris (Mimosaceae); Schkuhria pinnata (Lam.) (Asteraceae); Solanum sysimbriifolium
Lam. (Solanaceae). En el presente trabajo se propone realizar un relevamiento de las hierbas medicinales, así
como un screening a nivel genotóxico mediante el ensayo de Electroforesis de una sola Célula en las plantas
mencionadas. En el screening realizado en este grupo de plantas medicinales argentinas, se determinó que
cuatro de ellas, Chenopodium multifidum (paico); Schkuhria pinnata (canchalagua), Solanum sisymbriifolium
(espino colorado) y Lithraea molleoides (Molle de beber), indujeron daño al ADN, induciendo roturas de
cadena simple y doble. De esta forma se verifica la necesidad de regulación en el consumo masivo e indiscri-
minado de las plantas medicinales.
PALABRAS CLAVES: Plantas medicinales, etnomedicina, genotoxicidad, ensayo del cometa.

ABSTRACT

Herbal medicines have become a popular form of therapy. Patients who self-medicate with herbs for preventive
and therapeutic purposes may assume that these products are safe because they are “natural”, but some of
their components can cause adverse effects or have the potential to interact with other drugs. Some common
herbs in traditional Argentine medicine are: Chenopodium multifidum L.(Chenopodiaceae); Lithraea molleoides
Vell. Engl. (Anacardiaceae); Styphnolobium japonicum L Schott. (Fabaceae); Prosopis alba Gris (Mimosaceae);
Schkuhria pinnata (Lam.) (Asteraceae); Solanum sysimbriifolium Lam. (Solanaceae).
In this review, we present the data obtained in the evaluation of the potential genotoxic effects of aqueous
extracts by the Single Cell Gel Electrophoresis as a screening test. Our results show that four of the six plants
evaluated induced double and single strand breaks in DNA. The ones that interact with the genetic material
were: Chenopodium multifidum (“paico”); Schkuhria pinnata (“canchalagua”), Solanum sisymbriifolium (“es-
pino colorado”) and Lithraea molleoides (“Molle de beber”). Indiscriminate consumption of medicinal plants
is not innocuous and their regulation is necessary.
KEYWORDS: Medicinal Herbs; Ethno-medicine: Geno-toxicity; Comet Assay.
Recepción: 06/05/05. Revisión: 25/08/05. Aprobación: 20/10/05.

95
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

1. RESEÑA HISTÓRICA más antiguos de la evolución social) poseían


el conocimiento milenario de diversas plan-
El uso de las plantas en medicina tiene una tas psicotrópicas, algunas estimulantes como
historia honorable, ya que en determinados la coca o el tabaco; otras alucinógenas como
momentos todos los medicamentos se obte- el yagé o el yopo. Estas plantas se utilizaban
nían de fuentes naturales. Este evento dio para producir o acelerar los estados alternos
lugar al establecimiento de una relación muy de conciencia, por los cuales se puede curar
cercana y productiva entre el hombre y su y establecer contacto con el mundo sobre-
medio vegetal. natural (Font y Quer, 1983).
Los primeros herbolarios datan de la épo- La medicina tradicional incluye tres ti-
ca de los asirios, los babilonios y los fenicios pos de personal (Gadano et al., 2004):
y constituyen una recopilación de los cono-
cimientos de la época sobre las propiedades –Curanderos: Estos individuos tienden a es-
curativas de las plantas, comenzando la his- pecializarse en el cuidado de un grupo de
toria de la fitoterapia. Desde el año 3.000 enfermedades, tales como el empacho
a.C. hasta nuestros días, hay numerosas re- (considerado como el agente causal de tras-
ferencias y escritos como el famoso papiro tornos en el tracto digestivo), el mal aire
egipcio de Ebers (cerca de 1.500 a.C.) que (considerado como agente causal de mu-
contiene muchas preparaciones medicamen- chos trastornos respiratorios) y el mal de
tosas a base de vegetales (Pahlov, 1979). ojo (considerado como la fuente de los tras-
Homero, en una de sus obras, alaba la tornos que afectan a los niños). Entre és-
inmensa riqueza de las plantas de Egipto. tos, se incluye también a los individuos que
En uno de sus relatos cuenta cómo Helena manejan información sobre laxantes y
vierte en un tazón un jugo estimulante que plantas abortivas.
da de beber a Telémaco, entristecido por los –Herboristas: Proveen muchos de los mate-
recuerdos de su padre. Describe la droga de riales usados en la medicina tradicional. Se
forma tal que la podemos identificar con el puede aclarar que ciertos curanderos ac-
jugo de la adormidera, planta de la que se túan también como herboristas. En estos
obtiene el opio. En otros datos curiosos se individuos se concentra el conocimiento
sabe que Cleopatra utilizaba aloe barbado para sobre los posibles usos de las hierbas, así
potenciar su belleza, y hoy esta planta se ha como sus efectos nocivos, siendo los en-
revelado como el tratamiento adecuado para cargados de proveerlas a la población.
las quemaduras por radiación (Poletti, 1979). –Brujos: Su relación con la salud en la co-
La mayoría de las medicinas del reino ve- munidad es algunas veces tangencial, y en
getal que ahora usamos no fueron descubier- muchas comunidades son vistos como cau-
tas por las ciencias de las sociedades moder- santes de enfermedades y no como bene-
nas, sino por pruebas de ensayo y error prac- factores. No obstante, en algunos casos son
ticadas durante milenios, por diferentes cul- consultados con la finalidad de desterrar
turas. La arqueología nos informa que algunas hechizos que habrían sido llevados a cabo
de las drogas actuales más preciadas son he- por colegas malignos.
rencia del pasado oscuro de la prehistoria.
Muchas de las plantas alimenticias eran Teniendo en cuenta el uso de las plantas
conocidas también por sus propiedades me- medicinales, podemos decir que existen cua-
dicinales y, al mismo tiempo, existían otras tro tipos generales de medicina. Ellas son:
cuyos atributos terapéuticos las colocaban en asiática, europea, indígena y neo-occiden-
gran estima. Los chamanes (profesionales tal. Tanto la asiática como la europea datan

96
Riesgos y beneficios en el consumo de plantas medicinales / M.A. CARBALLO ET AL.

de miles de años, se encuentran en la farma- bién formulaciones novedosas que no pre-


copea y son por lo tanto más conocidas; en sentan fundamento en datos provenientes de
el caso de la indígena es distinto, ya que es herboristerías tradicionales, o representan
trasmitida oralmente (DeSmet, 1992). una mezcla de plantas utilizadas en distintas
En Asia las herboristerías más sistemati- medicinas alternativas (DeSmet, 1995).
zadas son las de India, China y Japón. Éstas El incremento en el uso de productos far-
siguen aún las ideas de diagnóstico y trata- macéuticos ha dado por resultado la dismi-
miento utilizadas por milenios (Kanba et al., nución del consumo de preparados tradicio-
1998; Wong et al., 1998). La mayoría de los nales de la medicina popular. Sin embargo,
remedios que se preparan son mezclas de en algunas áreas rurales, la medicina tradi-
plantas que contienen en algunos casos tam- cional es aún utilizada en igual o mayor me-
bién partes de animales y minerales. Ha sido dida que las formulaciones farmacéuticas, y
descripto que las formulaciones existentes en algunos casos, como en las enfermedades
contienen sustituyentes de los productos menores, los tratamientos tradicionales sus-
naturales, como ser sustancias tóxicas de ori- tituyen a la medicina académica.
gen vegetal, fármacos y metales pesados (Ko, En la actualidad hay individuos que pre-
1998; Drew y Myers, 1997). fieren llevar personalmente el control de su
El desarrollo histórico de la herboristería salud, no sólo en la prevención de enferme-
europea llevó, a partir del siglo XIX, a la in- dades, sino también en el tratamiento de las
corporación de las plantas a las farmacopeas mismas (fallas en los tratamientos alopáticos
de alopatía, naturopatía u homeopatía, y las y efectos colaterales severos provocados por
bases de su acción terapéutica fueron estu- los mismos). Este comportamiento se presenta
diadas por químicos medicinales y farma- fundamentalmente en gran variedad de en-
céuticos (De Smet, 1993 y 1997). fermedades crónicas, sin cura (cáncer, diabe-
La herboristería indígena es muy diversa tes, artritis, entre otras) o enfermedades agu-
y se practica aún en sitios donde dichas cul- das que se tratan fácilmente en forma hoga-
turas se encuentran intactas, sin embargo se reña (resfrío, gripe) (Kincheloe, 1997). Se
halla en continua evolución debido al con- hace evidente que no han sido advertidos
tacto con otras culturas aledañas. El conoci- de los potenciales riesgos asociados al uso
miento se puede encontrar en este caso aco- de hierbas o de las limitaciones en el diag-
tado a los sanadores tradicionales o puede nóstico (Shaw et al., 1999; Stewart et al.,
ser generalizado y con respecto a la formu- 1999).
lación, existen variaciones regionales, las
plantas seleccionadas pueden ser específicas,
genéricas o inadvertidamente adulteradas. 2. ETNOMEDICINA
Usualmente, cuando una medicina es difun-
dida como eficiente y segura, suele existir A pesar de los siglos de tradición, la fitotera-
una base terapéutica aún no conocida de- pia –del griego phyton (planta), tratamiento
trás (Elvin-Lewis, 2001). de las enfermedades por plantas frescas, se-
En cuanto a la herboristería neo-occiden- cas o sus extractos– ha evolucionado y ha
tal, utiliza preparaciones de plantas únicas o ganado prestigio y eficacia, sobre todo en
mezclas, en variadas combinaciones, que han los últimos tiempos, acercándose cada vez
sido seleccionadas de formulaciones que se más a las normas y usos que exige la medici-
encuentran en antiguas farmacopeas o plan- na moderna (Poletti, 1979).
tas medicinales de otras culturas, como por Como resultado de ello, actualmente se
ejemplo la indígena. Pueden obtenerse tam- posee un mejor conocimiento de las propie-

97
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

dades medicinales, se ha incrementado su rales producidos por los compuestos prima-


número, se han desentrañado científicamen- rios (McPartland y Pruitt, 1999). Se presu-
te secretos de sus principios activos y se han me también que la combinación de extractos
descrito con más precisión sus propiedades, de diferentes plantas podría prevenir el de-
contraindicaciones y efectos secundarios, lo caimiento gradual de la eficiencia que se ob-
que ha redundado en una más correcta sis- serva en el uso de drogas únicas dadas duran-
tematización de su uso y posología (Pahlov, te largos períodos (Borchers et al., 1997).
1979). Los eventos dañinos farmacológicamente
Debido a la mayor información sobre el predecibles son, generalmente, dosis depen-
potencial terapéutico del reino vegetal, se ha dientes, y por tanto previsibles disminuyen-
desarrollado la investigación de nuevos pre- do la dosis, o suspendiéndose el consumo
parados obtenidos a partir de plantas en los en caso de presentar alergia. A su vez, el con-
que la selección de sus ingredientes se reali- sumo crónico puede traer efectos retarda-
za en laboratorios. Esto ha significado el dos como carcinogénesis o teratogénesis. Los
nacimiento de la nueva fitoterapia, en que usuarios de preparados realizados con plan-
la preparación y validación de las formula- tas medicinales deben considerar que estas
ciones a base de diversas especies vegetales medicinas son usualmente formuladas con
las realizan profesionales especializados, ca- materiales sin tratamiento (crudos), los cua-
paces de satisfacer las necesidades que el les pueden contener un amplio rango de
usuario de la fitoterapia reclama en aspectos sustancias que pueden modificar sus carac-
importantes como la prevención y la salud terísticas farmacocinéticas y farmacognósicas
(Font y Quer, 1983). (Elvin-Lewis, 2001).
Un relevamiento de datos sobre el uso de En las distintas regiones donde se utili-
medicinas alternativas realizado en los Esta- zan estas preparaciones se busca establecer
dos Unidos entre 1990 y 1997 mostró que modos de control para disminuir los riesgos
al menos un tercio de los pacientes usaba del consumo, al mismo tiempo que explicitar
terapias no convencionales, y la mayoría las científicamente sus acciones terapéuticas. En
utilizaba en el tratamiento de patologías cró- algunas regiones (Asia) existe una gran difi-
nicas (Eisenberg et al., 1997). A su vez, cultad para evitar la incorporación de hier-
muchas hierbas medicinales son utilizadas bas potencialmente tóxicas o metales pesa-
con fines profilácticos para mantener o fa- dos, ya que no son considerados dañinas en
vorecer un estado de buena salud, o preve- el sitio de origen (Shaw et al., 1997). En
nir la ocurrencia de ciertas patologías. Mu- Europa, Alemania es líder en el proceso de
chas de estas hierbas son conocidas popu- regulación racional de las plantas medicina-
larmente y promocionadas como seguras y les (Benzi y Ceci, 1997) y Estados Unidos
eficaces. Debido a ello, no siempre es fácil clasificó a varias plantas medicinales bajo el
entender, para los consumidores crónicos, rótulo de “suplementos dietarios” (Murphy,
el porqué estas prácticas pueden ser riesgosas. 1999), quedando de este modo fuera de la
La creencia del beneficio del uso de la evaluación de la FDA (Food and Drug
herboristería por sobre las drogas que con- Administration).
tienen un único ingrediente activo se sus- Las plantas contienen elementos activos
cribe a la noción que los compuestos activos que las protegen de los insectos, mohos y
primarios de las hierbas son sinergizados por otros parásitos, así como de los rayos ultra-
compuestos secundarios, mientras que éstos violeta del sol. Muchos de estos componen-
mitigan simultáneamente los efectos colate- tes –ya sea de forma individual o en diferen-

98
Riesgos y beneficios en el consumo de plantas medicinales / M.A. CARBALLO ET AL.

tes combinaciones– poseen efectos estimu- Para ello debe valerse de los denomina-
lantes, calmantes o terapéuticos en el hom- dos marcadores biológicos o biomarcadores
bre (Wills et al., 2000). que indican: exposición a sustancias tóxicas
Estos principios son vitaminas, minera- (en los planos molecular o celular), efectos
les, carbohidratos, microelementos y agen- adversos en la salud o susceptibilidad a dis-
tes curativos específicos, que ayudan al cuer- tintos agentes. Estos biomarcadores repre-
po en su lucha contra la infección. Las hier- sentan cambios en el organismo, o en la cé-
bas se usan mucho para aliviar la enferme- lula, que pueden ser cuantificados en dife-
dad e impedir que ésta vuelva. Desintoxican rentes sistemas biológicos (NRC, 1987;
el organismo y apoyan al sistema inmuno- NCR, 1991; Wogan, 1992). Se considera
lógico, ayudándole a mantener el equilibrio que un marcador de efecto biológico repre-
(Font y Quer, 1983). senta un evento que puede correlacionarse
Entre los principios vegetales más usados con el daño a la salud y tiene posibilidad
en terapéutica podemos citar: Las hormo- predictiva (NCR, 1991).
nas esteroides (progestágenos, corticosteroi- Los compuestos químicos pueden interac-
des, estrógenos y agentes anabólicos); atro- tuar directa o indirectamente con el ADN,
pina y efedrina y sus derivados semisintéti- produciendo cambios que afectan el funcio-
cos; morfina y derivados hipnoanalgésicos; namiento celular y que a largo plazo causan
podofilotoxina y su derivado etopóxido; trastornos en la salud, particularmente trans-
vincristina, vinblastina y taxol (anticancerí- formaciones malignas. De ahí la importan-
genos); derivados flavonoides del Ginkgo cia de detectar en sus etapas iniciales la ac-
biloba (activador cerebral); Ginseng. ción sobre el material genético mediante
biomarcadores de efecto. Con este fin se uti-
lizan determinaciones tales como las Abe-
3. GENÉTICA TOXICOLÓGICA rraciones Cromosómicas (AC) (Preston et
al., 1981; Au et al., 1998), el Intercambio
Generalmente, la actividad farmacológica de de Cromátides Hermanas (ICH) (Taylor,
las hierbas medicinales se asocia a la toxici- 1958; Wolf et al., 1974; Bender et al., 1974;
dad de las mismas y el efecto tóxico induci- Painter, 1980; Shafer, 1982), Micronúcleos
do depende de la dosis consumida. Por esto (Au et al, 1998), Mutaciones Génicas a nivel
resulta importante estudiar las plantas tóxi- del locus HPRT (Au et al., 1998; Albertini et
cas como fuente de productos activos. al., 1998), síntesis de ADN no programada y
Una de las formas de evaluación de toxi- electroforesis de una sola célula (ensayo del
cidad está dada por su efecto sobre el patri- cometa) (Ashby, 1988; Carrano y Natarajan,
monio genético, nivel de análisis propio de 1988; Wogan, 1992), entre otros.
la “genética toxicológica”, disciplina cuyos En estudios de genotoxicidad las técni-
objetivos principales son, entre otros: cas de elección deben ser capaces de detec-
tar tanto el daño como la reparación conse-
–Implementar ensayos y métodos para la cuente al material genético en células indi-
evaluación del riesgo producido por agen- viduales. Uno de los ensayos que cumple con
tes que se encuentran en el medio ambiente esta premisa es la electroforesis de una sola
y cuya presencia puede alterar la integri- célula o ensayo del cometa.
dad del patrimonio genético.
–Elucidar la relación entre genotoxicidad e
iniciación de un proceso neoplásico.

99
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

3.1. Electroforesis de células individuales mienta muy promisoria en el estudio de daño


inducido al ADN por agentes químicos en
Uno de los ensayos útiles para la detección células de mamíferos (Singh et al., 1988;
de daño de simple y de doble cadena al ADN Singh et al., 1989; Tice et al., 2000; Fairbairn
es la electroforesis de una sola célula (ensayo et al., 1993). Se asume que la electroforesis
del cometa), que evalúa los niveles de daño en condiciones alcalinas detecta tanto rotu-
y reparación al ADN en poblaciones celula- ras de cadena doble y simple, aunque la na-
res, sin la necesidad de trabajar con células turaleza y el mecanismo del ensayo no se
en proliferación. Es un sistema potencial- encuentra totalmente clarificado (Collins,
mente sensible para evidenciar la inducción 1992). Diversos grupos de investigación han
de daño genético. Una gran ventaja de este evaluado el ensayo de electroforesis de una
método es la posibilidad de obtener infor- sola célula, en muestras de linfocitos de po-
mación del daño inducido a células indivi- blaciones expuestas, utilizándolo como mé-
duales. La mayoría de los métodos usados todo de screening. Los estudios revelaron
comúnmente para detectar el daño al mate- una considerable variación intra-individual.
rial genético son capaces de dar una respuesta Esto se debe a la extremada sensibilidad de
promedio. Mientras que, en poblaciones los linfocitos y sugiere una dificultad en la
celulares heterogéneas, los valores promedios utilización de ADN proveniente de los mis-
no son de utilidad para describir el efecto de mos para la realización de biomonitoreos de
una substancia determinada. Esto es espe- poblaciones expuestas (Ross et al., 1995).
cialmente cierto en casos donde se encuen- El interés en el ensayo del cometa se ha
tra diferente susceptibilidad en la respuesta incrementado notablemente en los últimos
a una droga (Angelis et al., 1999). años, debido a que ha demostrado ser un
El fundamento de la técnica consiste en método extremadamente sensible en la de-
lisar las células de interés, embebidas en un tección del daño al ADN a nivel celular. Este
gel de agarosa sobre un portaobjetos, por ensayo está siendo considerado por la litera-
medio de detergentes y altas concentracio- tura como un método rápido, para predecir
nes de sal. Posteriormente, el ADN liberado el daño genotóxico de un agente en diseños
será sometido a la acción de un campo eléc- experimentales, tanto in vivo como in vitro
trico a pH neutro (Östling y Johanson, 1984). (Fairbairn, 1995; Monteith y Vanstone, 1995).
En las células en las que exista incremento
del daño al ADN se formarán pequeños frag-
mentos, los que, al someterse a una corrien- 4. ETNOMEDICINA EN LA
te eléctrica, tendrán la propiedad de pene- REPÚBLICA ARGENTINA
trar en la malla de agarosa migrando, de esta
manera, hacia el ánodo. En la República Argentina existen más de
La capacidad del ADN de migrar hacia 2.000 especies vegetales autóctonas que son
el ánodo dependerá del tamaño de los frag- utilizadas regionalmente como medicinales
mentos generados por la lesión. Por medio y que aún no han sido estudiadas científica-
de la coloración con bromuro de etidio (co- mente. Las dos formas principales de con-
lorante con afinidad por el ADN), darán la sumo por la población de las plantas medi-
imagen de pequeños cometas. El largo del cinales son: cocimiento e infusión. Ambas
cometa se incrementa con el daño inducido consisten en extracciones acuosas de los prin-
a la doble hélice del ADN. cipios activos presentes en las plantas, radi-
El ensayo de electroforesis de una sola cando la diferencia entre ambos que en el
célula en condiciones alcalinas es una herra- caso del cocimiento se realiza una cocción,

100
Riesgos y beneficios en el consumo de plantas medicinales / M.A. CARBALLO ET AL.

mientras que en la infusión se adiciona agua en peces (Auro de Ocampo y Jiménez,


en ebullición. 1993), así como el uso en el tratamiento de
Entre las plantas medicinales argentinas leishmaniasis cutáneas en la población rural
de reconocida actividad farmacológica, po- de Brasil (Franca et al., 1996).
demos citar a las siguientes: Chenopodium El Ch. ambrosioides es una hierba aromá-
multifidum L.; Chenopodium ambrosioides L.; tica, anual o perenne, erguida o ascendente,
Lithraea molleoides; Stybnolobium japonicum; fuertemente olorosa, de 40 cm a 1 mt de
Schkhuria pinnata; Prosopis alba; Solanum alto. El tallo puede ser simple o ramificado
sysimbriifolium. con hojas pecioladas, oblongas y lanceoladas
Chenopodium ambrosioides L. var. de 3 a 10 cm. de largo por 1 a 5 cm de an-
anthelminticum y el Chenopodium multifidum cho. La inflorescencia es en forma de espi-
L. (Chenopodiaceae) son un claro ejemplo gas con numerosas flores, dispuestas en pa-
de plantas medicinales utilizadas en la me- nícula piramidal, con o sin hojas interpues-
dicina tradicional, no sólo en nuestro país tas. Es oriunda de América y ha sido utiliza-
sino también en el resto de Latinoamérica. da con fines médicos y alimenticios por siglos
El nombre vulgar de estas hierbas es Paico por las diferentes culturas precolombinas
(Argentina), Pazote, Apazote o Epazote (Viesca, 1984; Estrella, 1988; Girault, 1987).
(México) y Santa María (Brasil). Crecen en Ya en 1654 Cobo describió su aplicación en
forma salvaje desde México, extendiéndose el tratamiento de cualquier tipo de tumor,
por toda América del Sur, hasta el sur de aplicando las hojas en forma de emplasto.
nuestro país. Por otro lado, se ha descripto que el coci-
En la literatura se encuentran referencias miento de Paico con mucha sal provocaría
a los usos farmacológicos del Paico desde la desinflamación de las piernas en procesos
1571, cuando Francisco Hernández refiere gotosos (Girault, 1987).
que el cocimiento de las raíces “contiene las El uso de Ch. ambrosioides var. anthel-
disenterías, quita las inflamaciones y arroja del minticum es oficial en varios países del mun-
vientre los animales nocivos” (Hernández, do. En los Estados Unidos estuvo incluido
1571). Recién en 1712 Esteyneffer señaló la en la farmacopea hasta 1947 y en Francia
utilidad del “Apazote” o “Epazote” (Paico) fue introducido en el Codex Medicamento-
en el tratamiento del resfrío, dolor de cabe- rio en 1949 (Pousset, 1989). En la actuali-
za y reumatismo. Cabe aclarar que en la ac- dad se encuentra en las farmacopeas de nu-
tualidad se siguen fabricando supositorios merosos países, verbigratia: España, México,
caseros, elaborados con jabón y hojas de Portugal, Argentina, India, Italia y Turquía
Paico, con la finalidad de favorecer la eva- (Martindale, 1982).
cuación intestinal (Ysunza, 1976). Ch. multifidum es una hierba aromática,
Los principales usos folclóricos del Paico perenne, pubescente con hojas alternas,
son como nervativo, antirreumático, anti- cortamente pecioladas, pinatisectas, las in-
helmíntico, sedante y agente analgésico feriores más largas que las superiores, de 4
(Okuyama et al., 1993). También se han cm de largo y hasta 1,5 cm de ancho. Gene-
descripto sus propiedades como agente fun- ralmente después de fructificar, las ramas
gicida (Kishore et al., 1993), laxante, abor- continúan creciendo y producen hojas es-
tivo y fundamentalmente como antihelmín- patuladas enteras. Las flores son muy peque-
tico (Auro de Ocampo y Jiménez, 1993; ñas y se disponen en glomérulos sésiles, en
Riley, 1993). Entre las propiedades farma- las axilas de las hojas. El fruto encerrado to-
cológicas de la planta entera se ha descripto talmente por el cáliz es lenticular, blanco
su utilidad para el tratamiento de parasitosis amarillento, con pelos vesiculosos adpresos,

101
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

cilíndricos amarillos y la semilla, vertical, es de beber” o “molle de tomar”. Se asegura


de color castaño brillante (Giusti, 1967; que el follaje de esta planta destila una fina
Gupta, 1995). Crece fundamentalmente en lluvia, la cual determina una erupción que
América del Sur, y se ha descripto distribui- los naturales serranos conocen por “flecha-
da biogeográficamente en Perú, Chile y Bra- duras”.
sil a la Argentina, extendiéndose por toda la El origen de Styphnolobium japonicum L
zona templada al norte de la provincia de Schott (Fabaceae) es en China y Corea, la
Chubut, es una planta muy común de en- planta posee un follaje caduco, tiene valor
contrar en suelos modificados (Gupta, 1995). ornamental y se la utiliza en el arbolado ur-
Lithraea molleoides Vell. Engl. bano. El uso etnofarmacológico de esta plan-
(Anacardiaceae) (nombre vulgar: Molle de ta es como antimicrobiano de uso externo.
beber) es un árbol polígamo de follaje per- La Schkuhria pinnata (Lam.) O.K.
sistente y denso, con copa semiesférica o (Asteraceae); (Nombre vulgar: Canchalagua)
globosa, frondosa, cuya alzada oscila gene- es una herbácea anual de hasta 75 cm de
ralmente entre 5 y 8 m, excepcionalmente altura. A nivel etnomédico se la utiliza en
12, de tronco entre 10 y 30 cm de diáme- trastornos digestivos. Esta especie crece en
tro, ramas delgadas, corteza persistente, ra- sitios perturbados, como arvense y ruderal,
mas nuevas algo pubescentes. Hojas com- en lugares donde la vegetación original ha
puestas y alternas, color verde amarillento. sido derribada.
Flores pequeñas, blanquecinas agrupadas en
panojas axilares de 4 a 7 cm de largo
(Toursarkissian, 1980). El molle de beber es 4.1. Screening genotóxico: Metodología
una especie típica del monte serrano. Abun-
da a orillas de bosques, así como en el monte Tal como fuera mencionado con anteriori-
de las sierras, donde se distingue desde lejos dad, una de las metodologías de elección para
por el tono broncíneo de su copa, y puede realizar un screening de genotoxicidad es el
ser considerado como figura importante de ensayo de cometa (Singh et al., 1988). Esta
la flora serrana de Córdoba. técnica utiliza como soporte portaobjetos,
Hieronymus, G. (1882) sostiene que las los cuales son cubiertos por una fina capa
hojas se usan como el té para el resfriado y de 100 ml de agarosa de punto de fusión
también se le atribuyen propiedades vene- normal al 0,5% disuelta en buffer fosfato
nosas. Los datos de la literatura establecen libre de calcio y magnesio. Posteriormente
que la planta contiene una resina aromáti- los preparados son cubiertos con cubreobje-
ca, un aceite esencial y un principio oleoso tos y llevados durante 10 minutos a 4ºC
con propiedades irritantes que aplicadas so- hasta lograr la solidificación de la agarosa.
bre la piel, determinan una erupción ecze- Para su desarrollo se toman alícuotas de
matosa acompañada a veces de fenómenos células control y tratadas con la droga en
febriles (Domínguez, 1928). Sola (1942) estudio y se suspenden en buffer fosfato y
refiere otro uso etnomédico de la planta re- agarosa de bajo punto de fusión al 0,5%.
emplazando el azúcar del mate por algunas Posteriormente, se remueve el cubreobjeto
semillas de Molle, las cuales, según dicen, y se coloca la suspensión celular sobre la pri-
mejoran el gusto de la infusión. En medici- mera capa de agarosa. Nuevamente se colo-
na doméstica se emplea el cocimiento de ca el cubreobjetos para lograr una disper-
cogollos para combatir las inflamaciones de sión homogénea de la agarosa. Se incuba a
las vías respiratorias y digestivas, provinien- 4ºC hasta solidificación. A continuación se
do de tal uso el nombre común de “molle retira el cubreobjetos y se coloca una tercera

102
Riesgos y beneficios en el consumo de plantas medicinales / M.A. CARBALLO ET AL.

capa de una solución de agarosa de bajo Una vez establecido el porcentaje de células
punto de fusión al 0,5%. Se incuban las en cada categoría, se calcula el Índice de
laminillas hasta solidificación a 4ºC duran- Daño (N), por cada individuo, por cada
te 10 minutos y posteriormente se retira el concentración ensayada.
cubreobjetos.
Una vez finalizada la preparación de los N= N°cél Cat I + 2xN°cél Cat II +
extendidos, se los somete a la acción de una 3xN°cel Cat III + 4xN°cél Cat IV
solución de lisis en frío. Posteriormente, se
colocan los preparados en una cuba de Una vez calculado el Índice de daño (N),
electroforesis horizontal, en la cual se incu- se procede al análisis exploratorio de los da-
ban con buffer de corrida para lograr el tos mediante el test de Varianza (ANOVA)
desenrollamiento de la doble hebra de ADN. de medidas repetidas (Anderson et al., 1994;
La electroforesis se lleva a cabo a temperatu- Graphpad instat) .
ra ambiente durante 20 minutos a 25 volts.
Luego, los preparados son lavados con bu-
ffer de neutralización, para eliminar los res- 5. RESULTADOS Y CONCLUSIONES
tos de detergentes y álcalis que pudieran in-
terferir con la coloración fluorescente. Pos- En el presente trabajo se realiza un releva-
teriormente, se colorean con bromuro de miento sobre las plantas medicinales men-
etidio (todo el procedimiento descripto se cionadas como hierbas de uso frecuente en
lleva a cabo bajo luz amarilla, para evitar el la República Argentina mediante la deter-
daño adicional al ADN que se pueda gene- minación del ensayo del cometa en linfoci-
rar durante el desarrollo de la metodología). tos de sangre periférica, expuestos in vitro a
El análisis microscópico de los preparados diferentes concentraciones de los extractos
se realiza en un microscopio de epi-fluores- acuosos de los productos naturales de inte-
cencia. El daño a la molécula de ADN se rés .
cuantifica midiendo el largo de 100 come- En los resultados obtenidos en el ensayo
tas sucesivos (50 cometas/preparado /con- del cometa se evidenció que cuatro de las
centración /preparación /individuo, realizan- seis especies evaluadas indujeron un incre-
do la cuantificación por duplicado) por mento de roturas en la doble hélice del
medio de un ocular graduado. ADN. Esto sugiere la presencia de sustan-
Es de fundamental importancia la inclu- cias tóxicas en los extractos acuosos de esas
sión de controles positivos y negativos. Se re- plantas medicinales (Ch. multifidum 1 –in-
comienda que el control positivo sea peróxi- fusión y cocimiento–; L. molleoides; S.
do de hidrógeno 50mM. Dicha sustancia es sysimbriifolium, S. pinnata) (Figuras 1, 2).
altamente oxidante e induce en el ADN ro- Al analizar los resultados obtenidos en la
turas de cadena simple y doble y sitios álcali evaluación de la infusión de Ch. multifidum,
lábiles. El control negativo debe ser el dilu- se observó una gran heterogeneidad en la
yente utilizado en la preparación a evaluar. respuesta, dependiendo de cada dador. Si
Los resultados se deben analizar estable- observamos la Figura 1b, vemos que existe
ciendo la categoría de daño hallada en cada un efecto positivo, no llegando éste a ser es-
individuo por cada concentración ensaya- tadísticamente significativo. Estas variacio-
da. Se establecen cuatro categorías de daño, nes interindividuales, como ya fue mencio-
dependiendo del largo total del cometa: bajo nado, están influenciadas fundamentalmente
(<20 mm); medio (20-40 mm), alto (40-80 por dos mecanismos: la diferente suscepti-
mm) y células totalmente dañadas (>80mm). bilidad individual y la extremada sensibili-

103
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

a) b)

Figura 1. Índice de daño al ADN en tres dadores expuestos a Chenopodium multifidum L., cuantificado
mediante el ensayo del cometa. a) Cocimiento; b) Infusión.

a) b)

c)

Figura 2. Electroforesis de una sola célula en linfocitos de sangre periférica de tres dadores expuestos a
a) Lithraea molleoides; b) Schkuhria pinnata; c) Solanum sysimbriifolium.

104
Riesgos y beneficios en el consumo de plantas medicinales / M.A. CARBALLO ET AL.

a) b)

Figura 3. Índice de daño al ADN en tres dadores cuantificado mediante el ensayo del cometa. a)
Prosopis alba; b) Styphnolobium japonicum.

dad de los linfocitos como sistema de ensayo Aunque las plantas medicinales tienen
(Angelis et al., 1999; Tice y Strauss, 1995). propiedades terapéuticas, algunas de ellas
Otros ejemplos de heterogeneidad en la pueden poseer compuestos con propiedades
respuesta se observaron en los resultados ob- no sólo mutagénicas, sino también carcino-
tenidos con P. alba y S. japonicum, donde se génicas. Ejemplos de éstos son la quercetina
evidencia que el individuo 1 es extremada- y la rutina o algunos constituyentes de espe-
mente sensible frente al agregado de un agen- cies exóticas (Hocman, 1989).
te externo (Figura 3). Los ensayos de screening en mutagenici-
La cuantificación de las roturas de la ca- dad, en una primera instancia, son utiliza-
dena ADN en algunas ocasiones es utilizada dos como ensayos cualitativos sobre poten-
como una medida de genotoxicidad, no sólo ciales mutágenos. En una evaluación muta-
porque ellas per se puedan causar la muerte génica los resultados positivos pueden ser
celular, sino por que probablemente este tipo utilizados de diferentes maneras. Entre ellas,
de lesiones sean los precursores de las abe- la de mayor aplicación durante los últimos
rraciones cromosómicas (Natarajan et al., 20 años ha sido la de tomarlos como una evi-
1980; Tice y Strauss, 1995). dencia de peso para predecir carcinogenici-
De esta manera la electroforesis de una dad de compuestos. Si bien la identificación
sola célula resulta ser un buen candidato de carcinógenos es importante, la evaluación
como método de screening para la detección de mutagenicidad no es un simple compo-
de daño a la molécula de ADN, sirviendo nente de este proceso, sino que es de funda-
como primera aproximación, en forma rá- mental ayuda en el asesoramiento de riesgo/
pida y sencilla del potencial genotóxico de beneficio frente a la exposición de diversas
una sustancia analizada que debe ser corro- sustancias (Dearfield, 1995).
borada mediante su evaluación con otros En el presente trabajo se observó una
biomarcadores de efecto genotóxico. heterogeneidad sustancial en la distribución

105
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

de la migración del ADN frente al agregado ter-chromatid exchanges. Mutation Research


de los extractos. Esto indica un número va- 24:117-125.
BENZI G, CECI A (1997) Herbal medicines in
riable de roturas de cadena simple y sitios
European regulation. Pharmaceutical Research
álcali-lábiles. Esta gran variación intercelular 33, 355–362.
no podría haber sido detectada si el ensayo BORCHERS AT, HACKMAN RM, KEEN CL,
sólo identificara daño al material genético STERN JS, GERSHWIN ME (1997)
en poblaciones celulares (Singh et al., 1991). Complementary medicine, a review of immu-
Los resultados obtenidos en el presente nomodulatory effects of Chinese herbal medi-
cines. American Journal of Clinical Nutrition
estudio sugieren que los extractos acuosos 66: 1302–1312.
evaluados no son inocentes frente a una eva- CARRANO AV, NATARAJAN AT (1988) Con-
luación toxicogenética de screening. Por con- siderations for population monitoring using cy-
siguiente, es necesario considerar el posible togenetic techniques. Mutation Research 204:
potencial tóxico de estas plantas medicina- 379-406.
les y establecer una metodología para la pro- COLLINS AR (1992), Workshop on single cell
gel electrophoresis (the comet assay) held as part
tección de la población expuesta. Se necesi- of the UKEMS/DNA repair network joint
tan obtener respuestas en el ámbito de la meeting. Swansea, March. Mutagenesis. 7(5):
salud pública para regular el consumo masi- 357-358.
vo e indiscriminado de las plantas medici- DEARFIELD KL (1995) Information require-
nales. ments and regulatory approaches for heritable
genetic risk assessment and risk communica-
tion. Mutation Research 350:35-40.
DESMET PAGM (1992) Drugs used in non-or-
7. BIBLIOGRAFÍA thodox medicine. In: Dukes, M.N.G. (Ed.),
Side Effects of Drugs, 12th. Elsevier, Amster-
ALBERTINI RJ, NICKLAS J, SKOPEK T, dam, pp. 1209-1232.
RECIO L, O´NEILL P (1998) Genetic insta- DESMET PAGM (1993) An introduction to
bility in human T-lymphocytes. Mutation Re- herbal pharmacoepidemiology. demiology.
search 400:380-389. Journal of Ethnopharmacology 38, 197–208.
ANDERSON D, YU TW, PHILIPS BJ, DESMET PAGM (1995) Health risks of herbal
SCHMEZE R (1994) The effect of various an- remedies. Drug Safety 13, 81-93.
tioxidants and other modifyng agents on oxy- DESMET PAGM (1997) The role of plant-de-
gen-radical-generated DNA damage in human rived drugs and herbal medicines in healthcare.
lymphocytes in the comet assay. Mutation Re- Drugs 54, 801-840.
search 307:261-271. DOMÍNGUEZ JA (1928) Contribuciones a la
ANGELIS KJ, DUSINSKA M, COLLINS AR Materia Médica Argentina, Bs. As., Ed. Peuser,
(1999) Single cell gel electrophoresis: detection 104-158-433 pp.
of DNA damage at different levels of sensitiv- DREW AK, MYERS SP (1997) Safety issues in
ity. Electrophoresis 20(10):2133-8. herbal medicine, implication for the health pro-
ASHBY J (1988) Comparison of thechniques for fessions. Medical Journal of Australia 166, 538-
monitoring human exposure to genotoxic 541.
chemicals. Mutation Research 204:542-551. EISENBERG DM, DAVIS RB, ETTNER SL,
AU W, CAJAS-SALAZAR N, SALAMA S (1998) WILKEY S, VAN ROMPA Y (1997) Advising
Factors contributing to discrepancies in popu- patients who seek alternative medical therapies.
lations monitoring studies. Mutation Research Annals of Internal Medicine 127, 61-69.
400:467-478. ELVIN-LEWIS M (2001) Should we be concerned
AURO DE OCAMPO A, JIMENEZ EM (1993) about herbal remedies Journal of Ethnophar-
Herbal medicine in the treatment of fish dis- macology 75, 141-164.
eases in Mexico. Veterinaria Mexicana 24(4): ESTRELLA, E (1988) El pan de América. Ed.
291-295. Abya-Yata, pp. 300-304.
BENDER MA, GRIGGS HG, BEFORD JS FAIRBAIRN DW, O´NEILL KL, STANDING
(1974) Recombinational DNA repair and sis-

106
Riesgos y beneficios en el consumo de plantas medicinales / M.A. CARBALLO ET AL.

MD (1993) Application of confocal laser scan- dermatophytes. Mycoses. 36(5-6): 211-215.


ning microscopy to analysis of H2O2 induced KO RJ (1998) Adulterants in Asian patent medi-
DNA damage in human cells. Scanning 15: cines. New England Journal of Medicine 339,
136-139. 847.
FAIRBAIRN DW, OLIVE PL, O´NEILL KL MARTINDALE M (1982) The extra Pharmaco-
(1995) The comet assay: A comprehensive re- poeia. Twenty eight edition. Ed. James E.F.
view. Mutation Research 339:37-59. Reynolds. The pharmaceutical press. London.
FONT I, QUER P (1983) Plantas Medicinales. pp. 90.
Ed. Labor. Barcelona 1978 Guía Práctica de MCPARTLAND JM, PRUITT PL (1999) Side
las Plantas Medicinales y la Salud. Ed. S.A. effects of pharmaceuticals not elicited by com-
Barcelona. parable herbal medicines, the case of tetrahy-
FRANCA F, LAGO EL, MARSDEN PD (1996) drocannabinol and marijuana. Alternative
Plants used in the treatment of leishmanial ul- Therapy Health and Medicine 5, 57–62.
cers due to Leishmania (Viannia) braziliensis MONTEITH DK, VANSTONE J (1995)
in an endemic area of Bahia, Brazil. Revista de Comparision of the microgel electrophoresis
la Sociedade Brasileira de Medicina Tropical assay and other assays for genotoxicity in the
29(3): 229-232. detection of DNA damage. Mutation Research
GADANO A, GURNI A, CARBALLO M (2004) 345:97-103.
Screening Genotóxico de Hierbas Medicinales MURPHY JM (1999) Preoperative considerations
Utilizadas en la Medicina Tradicional Argen- with herbal medicines. American Organization
tina. Acta Toxicológica Argentina. 12(1):2-8. of Registered Nurses Journal 69:173-183.
GIRAULT L (1987) Kallawaya: Curanderos NATARAJAN AT, OBE G, VAN ZEELAND AA,
itinerantes de los Andes. Ed. UNICEF-OPS- PALITTI F, MEJERS M, VERDEGAAL-
OMS. 178-179. IMMERZEEL E.A.M. (1980) Molecular
GIUSTI L (1967), En: Flora de la provincia de mechanisms involved in the production of
Buenos Aires. Cabrera, A.L.; Tomo IV; Parte chromosomal aberrations II. Utilization of neu-
3. INTA. Buenos Aires. 115-116. rospora endonuclease for the study of aberra-
GONSEBATT ME, STERNBERG H, TICE RR, tion production by X-rays in G1 and G2 stages
SENULA GC, KRAM D, SMITH J, BYNUM of the cell cycle. Mutation Research 69:293-
C (1979) Cellular replication and age. Mech. 305.
Age Dev. 9:313-324. NRC (National Research Council) (1987) Biologi-
GRAPHPAD INSTAT. Software estadístico IBM cal markers in environmental health research.
PC compatible. Environ. Health Perspect 74:3-9.
GUPTA PM (1995) 270 plantas medicinales ibe- NRC (National Research Council) (1991) Envi-
roamericanas. Programa Iberoamericano de ronmental epidemiology public health and haz-
Ciencia y Tecnología para el Desarrollo. ardous wastes. VII Biologic markers in studies
CYTED.; 230-237. of hazardous-waste sites. National Academic
HERNÁNDEZ F (1571) Historia natural de nue- Press. 219-255.
va España. Ed. UNAM. México. vol 3. OKUYAMA E, UMEYAMA K, SAITO Y,
HIERONYMUS G (1882) Plantae Diaphoricae YAMAZAKI M, MSATAKE M (1993)
Florae Argentinae - Bs. As., Ed. Kraft, 69-404 Ascaridole as pharmacologically active principle
pp. of Paico, a medicinal peruvian plant. Chemi-
HOCMAN G (1989) Prevention of cancer: veg- cal. Pharmaceutical Bulletin of Tokyo 41(7):
etables and plants. Comp. Biochem. Physiol. 1309-1311.
93B(2): 201-212. ÖSTLING O, JOHANSON KJ (1984) Micro-
KANBA S, YAMADA K, MIZUSHIMA H, ASAI electrophoretic study of radiation induced
M (1998) Use of herbal medicine for treating DNA damages in individual mammalian cells.
psychiatric disorders in Japan. Psychiatry and Biochemical and Biophysical Research Comun-
clinical neurosciences 52:S331-S333 Suppl. nity 123: 291-298.
KINCHELOE L (1997) Herbal medicines can PAHLOV M (1979) El gran libro de las plantas
reduce costs in HMO. Herbalgram 41, 49. medicinales. Ed. Everest. León, pp. 124-156.
KISHORE N, MISHRA AK, CHANSOURIA JP PAINTER RB (1980) A replication model for sis-
(1993) Fungitoxicity of essential oils against ter-chromatid exchange. Mutation Research
70:337-341.

107
Theoria, Vol. 14 (2): 2005

POLETTI A (1979) Plantas y flores medicinales. of human and mouse sperm. Experimental Cell
PARRAMÓN (Ed). Barcelona, pp. 109-124. Research 184: 461-470.
POUSSET JL (1989) Plantas medicinales SOLA W (1942) Arboles y arbustos de Córdoba,
africanas. MARKETING (Ed). París, pp. 56- Ed. Estrada, Cba., 35-37 - 97 pp.
57. STEWART MJ, MOAR JJ, STEENKAMP P,
PRESTON RJ, AU A, BENDER MA, BREWEN KOKOT M (1999) Findings in fatal cases of
JG, CARRANO AV, HEDDLE JA, MCFEE poisoning attributed to traditional remedies in
AF, WOLFF S, WASSON JS (1981) Mamma- South Africa. Forensic Science International
lian in vivo and in vitro cytogenetic assays: a 101, 177–183.
Report of the US EPA’s Genotoxic Program. TAYLOR JH (1958) Sister Chromatid Exchanges
Mutation Research. 87:147-188. in Tritium-Labeled Chromosomes. Genetics.
RILEY TJ (1993) Ascarids,AmericanIndians and 43:515-529.
the modern world: parasites and the prehistoric TICE RR, STRAUSS GH (1995) The single cell
record of a pharmacological tradition. Perspec- gel electrophoresis/comet assay: a potential tool
tives in Biology and Medicine. 36(3): 369-375. for detecting radiation-induced DNA damage
ROJAS E, HERRERA LA, SORDO M, in humans. Stem Cells 13 Suppl 1:207-14.
GONSEBATT ME, MONTERO R, ROD- TICE RR, AGURELL E, ANDERSON D,
RIGUEZ R, OSTROSKY-WEGMAN P BURLINSON B, HARTMANN A,
(1993) Mitotic index and cell proliferation ki- KOBAYASHI H, MIYAMAE Y, ROJAS E,
netics for the identification of antineoplastic RYU JC, SASAKI YF (2000) Single cell gel/
activity. Anti-Cancer Drugs.4:637-640. comet assay: guidelines for in vitro and in vivo
ROSS GM, Mc MILLIAN TJ, WILCOX P, genetic toxicology testing. Environmental
COLLINS AR (1995) The single cell microgel Molecular Mutagenesis 35(3):206-21.
electrophoresis assay (comet assay): technical Toursarkissian (1980) Plantas medicinales de la
aspects and applications. Report on the 5th LH Argentina - Bs. As., Ed. H. Sur, 4-5 - 178 pp.
Gray Trust Workshop, Institute of Cancer Re- VIESCA C (1984) Prevención y terapéuticas mexi-
search, 1994. Mutation Research 337:57-60. canas en la historia general de la medicina en
SHAFER DA (1982) Alternate replication bypass México antiguo. UNAM (EDS), pp. 212.
mechanism for sister-chromatid exchange for- WILLS RBH, BONE K, MORGAN M (2000)
mation. Progress Topics in Cytogenetic. 2:67- Herbal products and active constituents, modes
98. of action and quality control. Nutrition Re-
SHAW D. MURRAY V, VOLANS G. (1999) search Reviews 13: 47-77.
Adverse effects of herbal remedies and OTC WOGAN GN (1992) Molecular epidemiology in
medicines. British Journal of Clinical Pharma- Cancer Risk Assessment and Prevention: Re-
cology 47 (227–228), 229-230. cent Progress and Avenues for Future Research.
SINGH NP, MCCOY MT, TICE RR, Environmental and Health Perspectives 98:
SCHNEIDER EL (1988) A simple technique 167-178.
for quantitation of low levels of DNA damage WOLFF S, BODYCOTE J, PAINTER RB (1974)
in individual cells. Experimental Cell Research Sister-chromatid exchanges induced in Chinese
175: 184-191. Hamster Cells by UV irradiation of different
SINGH NP, TICE RR, STEPHENS RE, stages of cell cycle: The necessity for cell to pass
SCHNEIDER EL (1991) A microgel tech- trough S. Mutation Research 25:73-81.
nique for the direct quantitation of DNA dam- WONG AH, SMITH M, BOON HS (1998)
age and repair in individual fibroblasts cultured Herbal remedies in psychiatric practice. Ar-
on microscope slides. Mutation Research chives of General Psychiatry 55, 1033-1044.
252:289-296. YSUNZA OA (1976) Estudio bioantropológico
SINGH NP, DANNER DB, TICE RR, McCOY de tratamiento del susto. Estudio de. Antro-
MT, COLLINS GD, SCHNEIDER EL pología Médica I: 63-68.
(1989) Abundant alkali-sensitive sites in DNA

108