Vous êtes sur la page 1sur 2

Jose Fernando Ramírez – Grupo 002

EL RACISMO

Todas las personas, sin importar su edad, religión, sexo o condición social, gozan
de derechos humanos, los cuales son indispensables para el desarrollo integral del
individuo; sin embargo también debemos respetar los derechos humanos de las
demás personas, pues tenemos obligaciones que cumplir.
Discriminar, en sentido estricto. Significa seleccionar algo al mismo tiempo que se
excluye otra cosa. Una especie de sustitución. Es como decir "esto es mejor que lo
otro". Cuando vamos al supermercado, y queremos comprar las mejores verduras
para preparar una rica ensalada, empezamos a discriminar. Elegimos las mejores,
las que muestran un aspecto más saludable. Excluimos.

Discriminamos, prácticamente, en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana.


Forma parte de la misma existencia humana. Elegir lo bueno, desechar lo malo, lo
que no nos sirve. Este proceso natural adquiere un tinte negativo, obviamente,
cuando es aplicado a las personas para generar una situación de desigualdad.
Preferir a unos, en vez de otros. Así, sin motivos ni fundamentos sólidos. La historia
de la discriminación es tan antigua como la humanidad misma. El ejemplo más
notorio lo encontramos en los esclavos, los cuales han existido en casi todas las
épocas y culturas alrededor del mundo, y, que hasta era practicada hace poco
tiempo en algunas regiones.

En los tiempos más modernos, Hitler se basó en que la raza aria era superior y por
tanto, tenia derecho a exterminar la raza judía. En esta oportunidad se hace énfasis
en el racismo, que está perjudicando a muchas personas alrededor del mundo. El
racismo se define una forma de discriminación de las personas recurriendo a
motivos raciales, tono de piel u otras características físicas de las personas, de tal
modo que unas se consideran superiores a otras. El racismo tiene como fin
intencional o como resultado, la disminución o anulación de los derechos humanos
de las personas discriminadas. Apareció en Europa en el siglo XIX con el fin de
justificar la supremacía de una supuesta "raza blanca" sobre el resto de la
Humanidad.

A nivel jurídico, las legislaciones de cada país contemplan la no discriminación de


sus ciudadanos ya sea por motivos de raza, religión, o ideologías. La misma
Naciones Unidas tiene consagrado en varios de sus instrumentos legales la
condenación de toda forma de discriminación, incluyendo, la racial. Es decir, a nivel
legal, se trata de un derecho humano consagrado. Sin embargo, en la práctica, en
varios lugares pueden constatarse prácticas de racismo. En Estados Unidos, por
ejemplo, son frecuentes las denuncias de diferentes tipos de discriminación racial.
La población afroamericana se ha pronunciado siempre en contra de esta
discriminación solapada, a veces cometida por las mismas autoridades.
Cabe añadir que esta situación se ve claramente identificada en la película “El gran
debate”, donde un grupo de estudiantes pretendían causar gran impacto en la gran
comunidad racista de los Estados Unidos, usando su conocimiento y su vocería
para que este tipo de personas se dieran cuenta que los afroamericanos son dignos
de los mismos derechos que todos los demás ciudadanos y que eran personas muy
inteligentes que podían ser capaces de debatir sobre cualquier tema con una calidad
de argumentos. La finalidad de la película en mi visión personal es enseñar lo
benévolo que es el aprendizaje en pro de alcanzar una concepción de libertad y de
defensa de nuestros derechos, nos damos cuenta que la educación es la
herramienta principal para hacer despegar a la sociedad, buscando una sociedad
donde se conciban a todas las personas como iguales y donde se garantice una
vida justa. La educación puede romper cualquier barrera de ignorancia, el racismo
es una de estas barreras.

¿Porque algunas personas quieren mostrarse superiores a otras? La discriminación


implica asumir una postura de superioridad frente a otro individuo. Sin más razón
para esto que, una pura subjetividad. La lucha contra la discriminación racial no ha
acabado. Se ha ganado en el terreno teórico, en los papeles, sin embargo, existe
aun una batalla más importante y más dura: la batalla en el ámbito cultural y el
educativo.

Sin duda que existen aun pensamientos arcaicos en varias regiones que intentar
justificar una absurda superioridad de una raza frente a otra. Por más que existan
leyes que condenen los comportamientos tendientes a discriminar, eso no impide a
ciertas personas, buscar maneras de obviar dichas leyes. Hace falta un cambio en
la educación. Solo educando se puede cambiar la percepción de las personas
acerca de estos hechos, es necesario transmitir en forma inequívoca que, no hay
ningún motivo, ningún fundamente que justifique alguna conducta que tienda a
hacer de menos a otra persona por razón de su origen.

Esta problemática nace desde los hogares, ya que los mismos padres se encargan
de inculcar en sus hijos en su educación que hay una raza superior y se debe de
menospreciar y hacer a un lado a determinada raza. Esta problemática llevará años
y años para poderse cesar, es más, puede que nunca acabe por completo. La
misma sociedad y los medios de educación son sujetos fundamentales en esta
transición de ignorancia, hay que buscar métodos idóneos para la eliminación de
este problema social.

A veces las personas necesitan tener una gran influencia para poder cambiar de
parecer, por ejemplo, yo creo que tuvo gran influencia en las personas racistas la
presidencia de Barack Obama, para mi que este fue un gran paso en la humanidad
para que ciertas personas se den cuenta que no existen razas superiores ni
inferiores, todas las personas tenemos capacidades, eso si, unas más desarrolladas
que otras, todo depende del empeño y la constancia de cada uno. Estamos en una
balanza donde no existe ninguna diferencia de peso, están todas las razas
equilibradas.