Vous êtes sur la page 1sur 7

Pecado

Un pecado es una trasgresión voluntaria de los preceptos


religiosos. El término, que proviene del latín peccatum, implica
la violación de normas morales y puede tener distintos grados de
seriedad.

Para el cristianismo, el pecado es el alejamiento del hombre de la voluntad


de Dios, que aparece recogida en los libros sagrados (la Biblia). Cuando las
personas violan algunos de los mandamientos divinos, cometen un pecado.
La forma de subsanar este error es a través del perdón y del sacramento de la
confesión.
Es posible distinguir entre distintos tipos de pecado. El pecado original es
el primero cometido por Adán y Eva, los padres de la Humanidad, cuando
desobedecieron el mandato de Dios y comieron del árbol prohibido, luego
de haber sido persuadidos por una serpiente, la cual simboliza el mal
encarnado. La Iglesia Católica sostiene que todos los seres humanos nacen
con el pecado original, una culpa que debe ser expiada mediante el bautismo.

El pecado mortal, por otra parte, es aquél que se comete con conocimiento
pleno de estar violando el mandamiento de Dios en una materia grave
(como un asesinato o un secuestro), mientras que un pecado venial es
menos serio (debilita la relación con Dios, pero no la rompe).
El miedo a cometer un pecado es una de las sensaciones que acompañan
a muchas personas que viven o han vivido la religión muy intensamente. Es
muy comprensible que luego de una educación basada en estructuras que no
se deben romper y en reglas que se deben cumplir, la mera idea de salirse
del esquema establecido por los mayores parezca peligrosa, aunque muchos
encuentren un matiz muy atractivo en dicha transgresión.
Consecuencias del pecado

Si has seguido el blog por algún tiempo, sabes que juntas hemos llegado a
la conclusión que el pecado tiene consecuencias. Esto es cierto aun en
situaciones donde sentimos que pecamos y no somos sorprendidas en el
acto. Estoy tan emocionada de que muchas de ustedes están de acuerdo
con nosotras de que aun en esas acciones que consideramos como
“pequeños pecados” impactan nuestra relación con Dios y nuestro
testimonio.

La Biblia deja claro que el pecado es algo muy serio. Pero ¿acaso muestra
las consecuencias específicas de nuestro pecado? ¡Claro que si!

De hecho, entender el costo exacto de nuestro pecado nos puede motivar a


movernos en dirección contraria de las acciones pecaminosas. Nancy y
Dannah ofrecieron una lista de consecuencias en la página 140 del libro
Mentiras que las jóvenes creen. Me encanta como ellas apoyaron casa cosa
en esa lista con la verdad extraída directamente de la Palabra de Dios.
Échale un vistazo.

1. El pecado nos roba el gozo

“Restitúyeme el gozo de tu salvación, sostenme con un espíritu de poder”


(Salmos 51:12).

2. El pecado nos roba la confianza

“En esto sabremos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros


corazones delante de Él. En cualquier cosa en que nuestro corazón nos
condene; porque Dios es mayor que nuestro corazón y sabe todas las
cosas. Amados, si nuestro corazón no nos condena confianza tenemos
delante de Dios” (1 Juan 3:19-21).

El pecado trae culpa

“Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante


de mí” (Salmos 51:3).

4. El pecado apaga el Espíritu de Dios

“No apaguéis el Espíritu” (1 Tesalonicenses 5:19).


5. El pecado trae daño físico

“Señor, no me reprendas en tu enojo, ni me castigues en tu furor. Porque


tus saetas se han clavado delante de mí, y sobre mí ha descendido tu
mano. Nada hay sano en mi carne a causa de tu indignación; en mis huesos
no hay salud a causa de mi pecado”

(Salmos 38:1-3).

“Pues mi vida se gasta en tristeza, y mis años en suspiros; mis fuerzas se


agotan a causa de mi iniquidad” (Salmos 31:10).

6. El pecado causa dolor en el alma

“Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante


todo el día. Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se
desvanecía con el calor del verano. Te manifesté mi pecado, y no encubrí
mi iniquidad” (Salmos 32:3-5).

7. El pecado rompe el corazón de Dios

“Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados


para el día de la redención” (Efesios 4:30).

8. El pecado abre la puerta a otros pecados

“¡Ay de los hijos rebeldes declara el Señor que ejecutan planes, pero no los
míos, y hacen alianza, pero no según mi Espíritu, para añadir pecado sobre
pecado! (Isaías 30:1)

9. El pecado rompe la comunión con Dios

“He aquí, no se ha acortado la mano del Señor para salvar; ni se ha


endurecido su oído para oír. Pero vuestras iniquidades han hecho
separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados le han hecho
esconder su rostro de vosotros para no escucharos” (Isaías 59:1-2).

10. El pecado produce temor

“El impío huye sin que nadie lo persiga, mas los justos están confiados
como un león” (Proverbios 28:1).

11. El pecado desea controlar mi vida


“Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo que todo el que comete
pecado es esclavo del pecado” (Juan 8:34).

“¿No sabéis que cuando os presentáis a alguno como esclavos para


obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado
para muerte, o de la obediencia para la justicia?” (Romanos 6:16)

Pecado personal y su dimensión social


En las catequesis de este ciclo sobre el pecado, considerado a la luz de la fe, el
objeto directo del análisis es el pecado actual (personal), pero siempre en
referencia al primer pecado, que dejó sus secuelas en los descendientes de
Adán, y que por eso se llama pecado original.
Este tiene esa característica esencial de ser siempre el acto responsable de una
determinada persona, un acto incompatible con la ley moral y por consiguiente
opuesto a la voluntad de Dios. Lo que comporta e implica en sí mismo este acto
lo podemos descubrir con la ayuda de la Biblia.
Esta injusticia, que tiene muchas formas, encuentra su expresión también en el
término pesaáá)pesa¿), en el que está presente la idea de agravio hecho a otro,
a aquel cuyos derechos han sido violados con la acción que constituye
precisamente el pecado.
También según la Sagrada Escritura, el pecado, por esa esencial naturaleza suya
de 'injusticia', es ofensa a Dios, ingratitud por sus beneficios, además de
desprecio a su santísima Persona. '¿Por qué pues has despreciado la Palabra del
Señor haciendo lo que es malo a sus ojos?', pregunta el Profeta Natán a David
después de su pecado (2 Sm 12, 9). El pecado es también una mancha y una
impureza.
Acabamos de escuchar las palabras de Jesús que describen el pecado como algo
que proviene 'del corazón' del hombre, de su interior. Ellas ponen de relieve el
carácter esencial del pecado. Al nacer del interior del hombre, en su voluntad, el
pecado, por su misma esencia, es siempre un acto de la persona
En este sentido individual y personal la Sagrada Escritura habla del pecado, ya
que éste por principio hace referencia a un determinado sujeto, al hombre que
es su artífice.
¿Cómo entender estas expresiones sobre el 'pecado del mundo'?. Los pasajes
recordados indican claramente que no se trata del 'mundo' como creación de
Dios, sino como una dimensión específica, casi un espacio espiritual cerrado a
Dios en el que, sobre la base de la libertad creada, ha nacido el mal.
El pecado pues, aun conservando su esencial carácter de acto personal, posee
al mismo tiempo una dimensión social, de lo cual hablé en le Exh. Apostólica
postsinodal sobre la reconciliación y la penitencia, publicada en 1984.

Después la Exhortación habla de pecados que de modo particular merecen ser


calificados como 'pecados sociales'; tema del que nos ocuparemos aún en el
ámbito de otro ciclo de catequesis.

9. De lo dicho se deduce con bastante claridad que 'el pecado social' no es lo


mismo que el bíblico 'pecado del mundo'. Y sin embargo hay que reconocer que
para comprender el 'pecado del mundo' hay que tomar en consideración no sólo
la dimensión la dimensión personal del pecado, sino también la social.

Causas y efectos del pecado


1. 1. 28. CAUSAS Y EFECTOS DEL PECADO
2. 2. 28. CAUSAS Y EFECTOS DEL PECADO • • • • • 1. LAS CAUSAS DEL PECADO 2.
3. LAS TENTACIONES 3. LAS OCASIONES DE PECADO 4. LA COOPERACIÓN AL
MAL 5. LOS EFECTOS DEL PECADO
4.
5. 3. 1. LAS CAUSAS DEL PECADO • 1.1. LA VOLUNTAD LIBRE, RAÍZ DEL PECADO •
1.2. LA IGNORANCIA, LA DEBILIDAD Y LA MALICIA COMO CAUSAS DEL PECADO
6. 4. 1.1. LA VOLUNTAD LIBRE, RAÍZ DEL PECADO • La causa de mi pecado… • Soy
yo… es mi voluntad. Nada me puede hacer pecar más que mi voluntad, me pueden
incitar inclinar y facilitar, pero no hay pecado mientras no consienta. Por eso, el
7. 13.
8. 16. 3. LAS OCASIONES DE PECADO
9.
10. 17. La ocasión de pecado • Es toda aquella situación en la que el hombre se encuentra
en peligro de caer en pecado. • Se distingue de la tentación al ser una realidad externa
que se presenta como objetivo del pecado. La tentación, en cambio, es sólo una
sugestión. • Puede ser: – A) próxima: si el peligro de pecar es muy grande y la
comisión de pecado casi segura. – B) remota: si el peligro de pecar no es grande. – C)
voluntaria: si el hombre la busca libremente. – D) necesaria: cuando es física o
moralmente inevitable.
11. 18. • E. Continua o esporádica • F. Absoluta (afecta a cualquiera) o relativa (personas
concretas) • G. Grave o leve
12. 19. Principios morales de la ocasión de pec. • 1) La ocasión próxima voluntaria de
pecar es gravemente pecaminosa. – Es condición previa e indispensable para recibir
la absolución, pues no manifestaría sincero arrepentimiento el que no se aparte de la
ocasión próxima voluntaria. • 2) En la ocasión próxima necesaria, el hombre debe
emplear todos los medios a su alcance para alejar en lo posible la ocasión de pecar y
restarle influencia. En otras palabras, debe convertir la ocasión próxima en remota. • 3)
Es imposible al hombre evitar todas las ocasiones remotas de pecar, especialmente en
relación al pecado venial.
13. 20. • 4. Es recomendable evitar las ocasiones remotas que sean continuas y
voluntarias, debilitan la vida cristiana y predisponen a la ofensa • ¿Cómo un
adolescente de las parroquias puede llegar a ser cristiano?
14. 21. 4.
15. 38. Valoración de los pecados Una materia leve puede dar lugar a un pecado grave
en algunos casos: -por el fin: si el fin es gravemente malo. -por desprecio de la ley que
sólo obliga levemente: injuria al autor de esa ley. -por escándalo: la acción es leve
pero provoca un grave escándalo. -Por ser ocasión de pecado grave: peligro inminente
de pecar. -Por acumulación de materia: la cuantía es mayor al final de la serie de
pecados.
16. 40. 5.1. EFECTOS DEL PECADO MORTAL • 1. PÉRDIDA DE LA GRACIA
SANTIFICANTE • 2. DEBILITAMIENTO DE LAS ENERGÍAS DEL ALMA, VA
QUEDANDO ESCLAVIZADO POR EL MAL • 3. PENAS TEMPORALES Y REATO DE
PENA ETERNA
17. 41. El pecado mortal en relación con Dios • En relación con Dios el pecado mortal
supone: • A) gravísima injusticia contra su supremo dominio al sustraerse de su ley; •
B) desprecio de la amistad divina, manifestando enorme ingratitud paraquien nos ha
colmado de tantos y tan excelentes beneficios; • C) renovación de la causa de la
muerte de Cristo; • D) violación del cuerpo del cristiano como templo del Espíritu
Santo. • Por todo ello, el pecado mortal encierra una maldad en cierto modo infinita.
18. ceguera de la culpa lleva consigo. • E) La pérdida del derecho a la gloria eterna. • F) El
reato de pena y la esclavitud de Satanás
19.
20. 43. Enseña el Magisterio • “Todos los pecados mortales, aun los de pensamiento,
hacen a los hombres hijos de la ira y enemigos de Dios” (Trento ses. 14, cap. 5). • (Es
así aunque el pecador no quiera el alejamiento de Dios). • “Definimos además que,
según la común ordenación de Dios, las almas de los que salen del mundo con
pecado mortal actual, inmediatamente después de la muerte descienden al infierno”
(Benedicto XII, Dz 531. También Mt. 25, Mc. 9, 42, Apoc. 14, 11; S. Th., I-II, q. 87, a.
3).
21. 44. 5.2. Efectos del pecado venial • 1) Actualiza la desobediencia, el desprecio e
ingratitud para con Dios. • 2) Disminuye el fervor de la caridad, alejándonos de la
cercanía divina y dificultando la práctica de la virtud. • 3) Aumenta los castigos del
purgatorio. • 4) Disminuye el grado de gloria en el cielo que habríamos merecido ante
Dios sin esos pecados. • 5) Como efecto más grave, el pecado venial predispone al
mortal, pues a base de ceder en lo poco se pierden fuerzas para rechazar el pec.
mortal.
22. 45. El pecado venial • Es la transgresión de la ley de Dios en la que no se dan con
totalidad alguno (s) de los componentes del pecado mortal. • Se da si la materia es
leve o –con materia grave- la advertencia o el consentimiento no fueron plenos. •
Difiere sustancialmente del mortal ya que NO implica la aversión a Dios. • Es un
desorden en el que se conserva la ordenación fundamental al fin último. • No priva de
la gracia santificante, de la amistad con Dios, de la caridad, ni de la bienaventuranza.
23.
24. 46. Condiciones para que haya pec. venial • El pecado puede ser venial por dos
razones: • 1) porque la materia sea leve. • 2) porque siendo la materia grave, la
advertencia o el consentimiento no han sido perfectos. • El pecado venial
objetivamente considerado puede hacerse subjetivamente mortal: • 1) por conciencia
errónea. • 2) por un fin gravemente malo. • 3) por acumulación de materia. • 4) por las
graves consecuencias del pecado venial.
25.
26. 47. Las imperfecciones • Son transgresiones voluntarias no ya de los preceptos
obligatorios de la ley, sino de lo que es un simple consejo o conveniencia para la
salvación. • Es un rechazo voluntario de las gracias actuales que Dios nos va dando
para que en cada momento hagamos lo que es de su agrado. • Es no decir a Dios
siempre que sí. • Dios, en su Sabiduría infinita ha determinado hasta en sus últimos
detalles lo que es de su agrado en cada momento de nuestra vida.
27.
28. 48.
29.
30. 50. EL PECADO SOCIAL • 1. Se hace hincapié en el daño que todo pecado, hasta el
más oculto, hace a la sociedad • 2. Pecados que fracturan especialmente la sociedad
(terrorismo, esclavitud, divorcio, eutanasi a) • 3. Conflictos entre comunidades sociales
(muchos hablan de la lucha de clases)
31.
32. 56. Perdón de los Pecados • Es confiar en la misericordia divina. • Examen de
conciencia. • Arrepentimiento. • Propósito de enmienda. • Confesión y cumplimiento de
la penitencia.