Vous êtes sur la page 1sur 5

Las 10 claves para encontrar la felicidad en el trabajo

https://www.cyberclick.es/numerical-blog/las-10-claves-para-encontrar-la-
felicidad-en-el-trabajo

Por David Tomas, publicado en 20 abril 2018

El trabajo es la actividad que más horas ocupa en nuestro día a día después de dormir.
Si lo pensamos así, la felicidad en el trabajo se vuelve de repente una prioridad en la
vida de cualquier persona. Y es que las emociones nos acompañan allá donde vamos,
también en nuestra vida laboral.

10 claves de la felicidad en el trabajo

Conseguir la realización profesional y la felicidad en el trabajo es más que posible, pero


para ello necesitamos contar con la mentalidad y la cultura empresarial adecuadas. ¿Te
gustaría trabajar en la empresa más feliz del mundo? Toma buena nota de estos 10
consejos.

1) Crear un ambiente de confianza

Las compañías más felices son las que dan y generan confianza. Frente al modelo
dirigido, en el que el jefe actúa como una especie de figura paterna de los empleados,
hay que apostar por el empoderamiento y confiar en que los trabajadores serán
capaces de tomar buenas decisiones por sí mismos. Estas son las claves de la confianza
en la empresa:
 Considerar a la organización como un ser vivo que debe estructurarse de manera
flexible.

 Quitar importancia a las jerarquías.

 Permitir que los trabajadores tomen decisiones libremente, basándose en los valores
centrales de la empresa (que habremos definido previamente).

2) Ponerse metas...

Las metas aportan estructura, motivación y sentido en el trabajo. Solo podremos trabajar
de manera eficaz si tenemos claro hacia dónde nos dirigimos y remamos todos en la
misma dirección.

Pero no todas las metas son iguales. Para que realmente resulten eficaces, debemos
fijar objetivos que cumplan con estas características:

 Específicos: si son demasiado generales, será difícil establecer cuándo se han


conseguido.

 Medibles: ¿cómo vamos a definir el éxito?

 Alcanzables y realistas: hacerse castillos en el aire puede resultar contraproducente


en lugar de motivar.

 Con un plazo asignado: las fechas límite ayudan a espolear la motivación.

3) ...pero no obsesionarse con ellas

Los objetivos son importantes para la felicidad en el trabajo pero, paradójicamente,


obsesionarnos con ellos nos impedirá alcanzarla. Y es que si estamos siempre pensando
en lo que queremos conseguir, no apreciamos el momento presente y los logros del
camino. Así que es importante mantener siempre una perspectiva adecuada y tener en
cuenta que las metas no lo son todo.

4) Permitirse cometer errores


Venimos de una cultura de trabajo en la que el fracaso está mal visto e incluso
penalizado. Tanto es así, que a veces intentamos ocultar los fallos por miedo a acabar
siendo despedidos. Pero los errores tienen mucho que enseñarnos.

Para poder mejorar en algo, tenemos que salir de nuestra zona de confort, y eso implica
un riesgo de equivocarse. Pero no pasa nada, porque tras los fallos se esconden las
mejores lecciones.

Mazagran y Frapuccino, Apple III y el iPhone... la historia está llena de fracasos


empresariales

que dieron pie a grandes éxitos. Si quieres trabajar en una empresa feliz, no tengas
miedo a equivocarte.

5) Conectar con los demás

Hoy en día, todos los grandes éxitos proceden del trabajo en equipo. Por eso, conectar
con los compañeros es imprescindible para alcanzar la felicidad en el trabajo.

Crear un espíritu de equipo pasa por el día a día y los pequeños detalles, como desear
el bien a los demás, alegrarse por los éxitos ajenos y hacer cosas juntos (aunque sea
tomarse un café). De esta manera, la felicidad de uno se traducirá en la felicidad de
todos.

6) Conectar con nosotros mismos

En los últimos años, la ciencia ha confirmado uno de los secretos milenarios de la


felicidad: conectar con nosotros mismos y con nuestro silencio interior. Nos pasamos la
vida obsesionados con un sinfín de preocupaciones triviales, planes de futuro y
arrepentimientos sobre el pasado. Las técnicas como la meditación nos ayudan a
acallar todas estas voces y conectar con nuestra paz mental. Por este motivo, ya son
muchas las empresas que incorporan

el mindfulness en el trabajo como forma de reducir el estrés y estimular la productividad.


7) Preocuparse unos de otros

Por supuesto, en una empresa es necesario preocuparse por el rumbo profesional de los
empleados, saber cómo están evolucionando en el cumplimiento de los objetivos y
ofrecerles ayuda en caso necesario. Pero esa labor no termina ahí, sino que también es
necesario preocuparse de cómo está cada persona a nivel emocional: qué cosas le
preocupan, si tiene problemas en casa o personales... y ofrecer ayuda en todo momento.
En una empresa feliz, los trabajadores son personas y no solo números.

8) Poder compaginar la vida laboral y la personal

Quizá la clave más importante de la felicidad en el trabajo sea sentir que el trabajo no
nos está "comiendo" la vida, sino que podemos encontrar un equilibrio entre nuestras
obligaciones laborales y el resto de nuestras vidas.

La flexibilidad horaria, poder trabajar desde casa o escoger libremente nuestras


vacaciones son ingredientes imprescindibles para una buena conciliación de lo
profesional y lo personal.

Y conseguirlo está en manos de las empresas.

9) Alabar los logros ajenos

Alabar los logros supone la diferencia entre trabajar en un entorno motivador o


desmotivador.

En un entorno desmotivador, las cosas bien hechas se dan por sentadas y lo malo se
critica y se pone en evidencia. El resultado es que el trabajador siente que sus esfuerzos
no son adecuadamente reconocidos y que no hay razón para dar lo mejor de sí.

En cambio, en un entorno motivador se elogia y se reconoce el trabajo bien hecho y se


realizan críticas constructivas sobre los aspectos a mejorar. De esta manera, los
empleados saben que su trabajo se aprecia y tienen indicaciones claras sobre cómo
seguir mejorando.
10) ¡Divertirse!

Si queremos que el trabajo sea una fuente de felicidad y no una tortura, hay que ir con
la mentalidad de pasarlo bien. Por supuesto, tenemos responsabilidades y objetivos que
cumplir, pero eso no está reñido con echarse unas risas, compartir momentos de
diversión juntos e

irnos a comer o de fin de semana. ¡El ocio también es importante!