Vous êtes sur la page 1sur 2

LOMOS

Parte inferior y central de la espalda. Para referirse a esta parte, la Biblia utiliza las palabras
hebreas jala·tsá·yim (lomos) y moth·ná·yim (caderas). (Isa 5:27; 2Re 4:29.) Cuando se dice
que Juan el Bautista llevaba un cinturón de cuero alrededor de sus lomos, la palabra
griega o·sfýs se usa en sentido literal. (Mt 3:4.)
La palabra “lomos” en hebreo designa también la parte del cuerpo donde están los
órganos reproductivos; por esa razón se dice que la prole ‘sale de los lomos’. (Gé 35:11;1Re
8:19; Hch 2:30.) Cuando Pablo mostró que el sacerdocio de Jesús a la manera de
Melquisedec era superior al de Aarón, su argumento se basó en que Leví, el antepasado de
Aarón, estaba en los lomos de Abrahán, y en ese sentido podría decirse que pagó diezmos
a Melquisedec. (Heb 7:5-10; Gé 14:18-20.) Pablo utilizó un razonamiento similar
en Romanos 7:9, cuando dijo: “Yo [Pablo, que era judío, mientras estuvo en los lomos de
sus antepasados antes de que la Ley fuera dada] estaba vivo en otro tiempo aparte de ley;
mas cuando llegó el mandamiento, el pecado revivió, pero yo morí”.
“Ceñirse los lomos” significaba recoger los extremos de las vestiduras en una faja para
facilitar la actividad física, y la expresión llegó a utilizarse con referencia a prepararse para
una intensa actividad mental o espiritual, y en algunas ocasiones, para comunicar la idea
de fortalecer. (Lu 12:35; compárese con 1Pe 1:13, “Fortifiquen su mente [literalmente,
“cíñanse los lomos de su mente”] para actividad”.)
En Efesios 6:14 se dice a los cristianos que tengan sus “lomos ceñidos con la verdad”, es
decir, que estén fortalecidos con la Palabra de verdad de Dios como sostén imprescindible,
del mismo modo que es necesario ceñir con fuerza los lomos físicos como protección para
no lesionarse al hacer un gran esfuerzo físico.
Jehová predijo el dolor y la angustia de Jerusalén mediante la siguiente comparación:
“Todo hombre físicamente capacitado con las manos sobre los lomos como una mujer que
está dando a luz”. (Jer 30:6.)
Por otra parte, la palabra hebrea ké·sel (lomos) se emplea varias veces en Levítico 3:4-
15con relación a los sacrificios de comunión, así como en Job 15:27 y Salmo 38:7. Otras
versiones (DK, Mod, Val) la traducen por “ijares”, “ijadas” y “lomos”.

“Lomos y riñones”
1. En la región lumbar se concentra el vigor del hombre. Así como para el viaje o para la
lucha hay que atarse a la cintura túnica, vestidos, saco, taparrabo 1Re 20,31 Mt 3,4 o
armas 2Sa 20,8, del mismo modo para el servicio de Dios precisa tener los lomos ceñidos.
Entonces estarán los hebreos prontos para el éxodo Ex 12,11; Jeremías debe estar dispuesto
a la lucha Jer 1,17; la mujer fuerte está siempre dispuesta al trabajo Prov 31,17; el Mesías
tendrá por fuerza la justicia y la fidelidad Is 11,5; el discípulo de Jesús debe tener ceñidos los
lomos y encendida la lámpara Lc 12,35; al cristiano se le exhorta a luchar teniendo «por
cinturón la verdad, y la justicia por coraza» Ef 6,14. Y san Pedro concluye: «Ceñíos los lomos
de vuestro espíritu, sed vigilantes» 1Pe 1,13.
2. En los riñones, órganos internos, se dejan sentir las reacciones profundas: allí se
forman los designios ocultos, se encienden las pasiones violentas. Pueden saltar de gozo
en el maestro que oye hablar bien al discípulo Prov 23,16, estremecerse ante la
apostasía 1Mac 2,24, quedar traspasados por la prueba Job 16,13. El que los
formó Sal 139,13 puede instruir a través de ellos la conciencia del hombre en oración Sal 16,7.
Los riñones, asociados ordinariamente al corazón, designan una región que se sustrae a
las miradas del hombre y se distingue de lo perceptible. Sólo Dios «sondea los riñones y
los corazones» Sal 7,10 Jer 11,20, como también Jesús que sabe lo que hay en el
hombre Jn 2,25: Sólo Dios penetra en el fondo del ser. Jeremías, el profeta de la vida interior,
así como el salmista no temen ser sometidos a examen por la mirada divina: «Escudríñame,
Yahveh, pruébame, pasa por el fuego mis riñones y mi corazón» Sal 26,2 Jer 17,10 20,12porque
saben que, a diferencia de sus enemigos, sus riñones profieren lo que dicen
sus labios Jer 12,2s. Dios oye las palabras, pero es también «testigo de los riñones y vigilante
verídico del corazón» Sab 1,6. Así también la liturgia nos hace orar con este mismo espíritu:
«Abrasad, Señor, nuestros riñones y nuestros corazones en el fuego del Espíritu Santo.»

ceñir
(Del lat. cingere.)
1. v. tr. Poner una cosa alrededor de otra de modo que la ajuste el cinturón te ciñe el talle. ajustar,
comprender, rodear
2. Rodear completamente una cosa a otra. ajustar, apretar, cercar, comprimir, oprimir extralimit
arse, salirse
3. NÁUTICA Navegar una embarcación de modo que la quilla forme el ángulo menor posible con la
dirección delviento.
4. v. prnl. Moderarse en los gastos, amoldarse a lo que se tiene se ciñó al presupuesto hasta final d
e mes.
5. Mantenerse dentro de unos límites determinados al hacer o decir una cosa se ciñó a lo que le pr
eguntaban.atenerse, circunscribirse, reducirse extralimitarse, salirse