Vous êtes sur la page 1sur 1

LANZA

Desde el principio, el ser humano ha tenido que adaptarse para sobrevivir, as� que
ha resultado �til la�creaci�n de armas que le permitan protegerse de ataques
animales o humanos,�pero al mismo tiempo�les permita cazar para alimentarse.

En este sentido, se conocen distintas armas de la prehistoria que fueron inventadas


con ambos prop�sitos y que sirvieron de base para posteriores armas de per�odos
siguientes. A continuaci�n, en este art�culo hablaremos con m�s detalle sobre
las�armas de la prehistoria�y sus funciones tan importantes.

Esta �poca, tambi�n conocida como�Paleol�tico, dio inicio a muchos�inventos del


hombre�en cuanto a armas de caza elaboradas a partir de la piedra, las cuales luego
fueron mezcl�ndose con elementos como la madera y el hueso para formar mejores y
m�s eficaces instrumentos de trabajo.
Las piedras utilizadas para la creaci�n de estas herramientas y armas fueron muy
variadas, todas con distintos usos y aplicaciones, entre las que podemos mencionar
el cuarzo, la cuarcita, el famoso s�lex y hasta la obsidiana. Estas piedras en
general ten�an una estructura concoidea, y algunas de ellas, como el s�lex, eran
especiales para elaborar instrumentos de corte.

Fueron bastante variadas las armas inventadas por los primeros hombres que
habitaron la tierra en lo que se conoce como el�per�odo de la prehistoria, bastante
variadas para lo poco que se conoc�a y se ten�a en esa �poca. Si nos fijamos en los
tipos de armas dise�adas por el hombre de esa �poca, podemos llegar a la conclusi�n
de que�fue la�edad de piedra�la que impuls� el proceso de creaci�n de herramientas
y armas que jugaron un papel importante e indispensable en la supervivencia del
hombre y posterior crecimiento humanitario.

Luego de haber creado el hacha, el ser humano se dio cuenta de que pod�a elaborar
un arma parecida pero de mayor alcance, as� fue que surgi� lo que se conoce como la
lanza.�La lanza estaba constituida por una piedra afilada y con una forma que
permitiera realizar cortes a otros materiales o a la piel, sostenida a una vara
larga de madera s�lida y lo m�s recta posible.
Esta arma no s�lo la utilizaban para cazar animales, sino que tambi�n resultaba
�til para defensa personal, algo que se volvi� indispensable para protegerse de los
ataques animales o incluso de otros humanos. Lleg� a ser bastante �til, sobre todo
para atacar desde largas distancia, permitiendo lanzar la misma a gran velocidad.