Vous êtes sur la page 1sur 3

Base de Dictámenes

Municipalidades, Estatuto Docente, cese funciones

NÚMERO DICTAMEN FECHA DOCUMENTO


022886N15 24-03-2015
RECONSIDERADO
RECONSIDERADO: PARCIAL:
NO NO
ACLARADO: APLICADO:
NO NO
CONFIRMADO: COMPLEMENTADO:
NO NO
CARÁCTER:
NNN

DICTAMENES RELACIONADOS

Aplica dictámenes 85127/2013, 94190/2014


Acción Dictamen Año

FUENTES LEGALES

ley 20501 art/segundo tran ley 19070 art/73 ley 19070 art/5 ley 19070 art/34C

MATERIA

Complementa oficio N° 13.342, de 2014, de la Contraloría Regional de Valparaíso, sobre


situación de exdirector de establecimiento educacional a quien se le aplicó el artículo
segundo transitorio de la ley N° 20.501, designándolo como subdirector.

DOCUMENTO COMPLETO

N° 22.886 Fecha: 24-III-2015

Se ha dirigido a esta Contraloría General la Municipalidad de Quillota, solicitando


la reconsideración del oficio N° 13.342, de 2014, de la Sede Regional de
Valparaíso, por cuanto, en su opinión, al no existir disponibilidad en la dotación
Valparaíso, por cuanto, en su opinión, al no existir disponibilidad en la dotación
docente, corresponde poner término a la relación laboral de don Juan Rojas
Ramos -que desempeñaba el cargo de subdirector-, aplicando lo dispuesto en el
artículo 34 C de la ley N° 19.070, Estatuto de los Profesionales de la Educación,
atendido que la directora del Liceo Comercial de Quillota -establecimiento en que
cumplía esa función- decidió removerlo de aquel empleo. Además, requiere, que
en el evento que el aludido profesor deba ser reincorporado, este devuelva la
indemnización que se le pagó el 12 de marzo del pasado año.

Como cuestión previa, cabe recordar que en el mencionado oficio N° 13.342, de


2014, la Contraloría Regional de Valparaíso concluyó que como don Juan Rojas
Ramos había sido designado como contratado en la plaza de subdirector del Liceo
Comercial de Quillota -luego de haber cesado en su empleo de director de ese
establecimiento-, debía entenderse que el municipio había ejercido la opción
prevista en el artículo segundo transitorio de la ley N° 20.501; que dicho
nombramiento procedía en calidad de titular; y, que por tales razones, no le
asistía el derecho a percibir la indemnización del artículo 73 de la ley N° 19.070.

Precisado lo anterior, es dable manifestar que según lo concluido, entre otros, en


el dictamen N° 85.127, de 2013, el artículo segundo transitorio de la anotada ley
N° 20.501 regula la situación de los directores que se encontraban
desempeñando dichas tareas con anterioridad a la publicación de ese texto legal
y que hubieren completado su período de nombramiento, otorgándole al
sostenedor la facultad de decidir que estos permanezcan cumpliendo labores -en
calidad de titulares, por cierto-, en el evento de existir disponibilidad en la
dotación docente, en alguna de las funciones a que se alude en el artículo 5° de la
ley N° 19.070, esto es, docentes, docente directivas y técnico-pedagógicas, o
bien, cesarlos con derecho a las indemnizaciones previstas en el artículo 73 de
ese cuerpo estatutario.

Enseguida, es oportuno destacar que, el dictamen N° 94.190, de 2014,


manifestó, por las razones que allí se indican, que la designación de los
exdirectores en los empleos de subdirector, inspector general y jefe técnico -que
por expresa disposición legal son de la exclusiva confianza del director del
establecimiento educacional y no del alcalde-, implicaría la pérdida del objetivo de
la norma protectora contenida en el artículo segundo transitorio de la anotada ley
N° 20.501, porque se encontrarían en una situación desmedrada, habida cuenta
que solo podrían mantenerse cumpliendo funciones hasta la data en que su
remoción fuera decidida por la autoridad.

Aclarado lo expuesto y en lo que atañe a la situación de don Juan Rojas Ramos,


es dable indicar que de los antecedentes tenidos a la vista consta que mediante
los decretos N°s. 438 y 2.116, de 2003 y 2008, respectivamente, de la
Municipalidad de Quillota, aquel fue nombrado en el cargo de director de
establecimiento por el período comprendido entre el 1 de marzo de 2003 y el 29
de febrero de 2008, y desde el 1 de marzo de ese año hasta el 28 de febrero de
2013; que a través de los decretos N°s. 4.468 y 4.372, de la citada anualidad, se
le designó en calidad de contratado como docente directivo, desde el 1 de marzo
al 1 de mayo, y del 2 del mismo mes hasta que se resolviera el concurso de
director del Liceo Comercial, poniéndosele término a su relación laboral por el
decreto N° 908, de 7 de febrero de 2014, de conformidad con lo establecido en el
decreto N° 908, de 7 de febrero de 2014, de conformidad con lo establecido en el
artículo segundo transitorio de la ley N° 20.501 y en el artículo 34 C de la ley N°
19.070.

Luego, y en atención a que de la documentación acompañada por el anotado


municipio -orden de trabajo N° 1.096, de 2013-, se desprende que este decidió
conservar al referido profesor en su dotación al designarlo como subdirector,
dicho nombramiento debió necesariamente efectuarse en calidad de titular y de
manera indefinida, lo que se contrapone con la naturaleza de exclusiva confianza
de ese cargo.

En tales condiciones, y atendido que según lo informado por la Municipalidad de


Quillota no existe disponibilidad en su dotación para que el señor Juan Rojas
Ramos continúe desempeñándose como docente en planteles educacionales de
dicho ente edilicio, es dable colegir que se ajustó a derecho el término de su
relación laboral y el pago de la pertinente indemnización en el mes de marzo de
2014.

Compleméntase en los términos expuestos el oficio N° 13.342, de 2014, de la


anotada Oficina Regional de Fiscalización.

Transcríbase a don Juan Rojas Ramos y a la Contraloría Regional de Valparaíso.

Saluda atentamente a Ud.

Por orden del Contralor General

Patricia Arriagada Villouta

Subcontralor General