Vous êtes sur la page 1sur 192

© Neil McDonald

© Edltorlal La Casa del Ajedrez


Calle San Marcos, 41
Teléfono 91 521 2008 - Fax 91 531 3880
Madrid - 28004
Emall: lnfo@lacasadelajedrez.com
Dirección Internet: http://www.lacasadelajedrez.com

Esta edición está publicada por acuerdo con Gloucester Publlshers ple, (Everyman Chess),
Northburgh House, 10 Northburgh Street, London, EClV OAT, Unlted Klngdom

Dirección editorial: Andrés lijman Marcus


Consejero edltorlal: Danlel Elguezábal Varela
Traducción: Antonio Gude
Diseño de portada: Claudia Tljman

I.S.B.N.: 978-84-92517-21-3
Depósito Legal: Z-346-2011

Impresión: INO reproducciones S.A.


Impreso en España - Prlnted In Spaln

No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento lnrormátlco, n


transmisión de ninguna rorma o por cualquier medió, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopias,
registro u otros medios, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.
• Sumario

Introducción ....................................... ·. . . . . . . . . . . . . 4

1 Jugadas iniciales y estrategia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7


2 La Defensa Tartakower. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3 La Defensa Lasker . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
4 La Defensa Clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
5 La Defensa Cambridge Springs................................ 101
6 La Variante del Cambio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1t7
7 Las blancas juegan if4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153

Índice de variantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180


Índice de partidas completas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
81 Jlllltiroducción
Lo bonito de jugar el Gambito de Dama con negras es que su oponente tendrá que
jugar mejor que usted si quiere ganar. Y si no juega bien, no hay nada que le impi-
da a usted anotlll'Se el punto entero.
Pero ¿no es ese el caso, sea cual sea la apertura que elija? No necesariamente.
Pennitame contarle una experiencia que he vivido a menudo por mi inclinación a
jugar con negras la India de Rey. Desde el comienzo, cedo espacio a mi oponente a
cambio de posibilidades de ataque en el flanco de rey. Esto me obliga a buscar la
continuación más precisa, quizá incluso una dificil combinación o un profundo
sacrificio. Y si no encuentro esa jugada precisa o la idea que necesito, acabaré
teniendo problemas. Por consiguiente, mi contrario no necesita jugar mejor que yo
para ganar la partida. Si no consigo la energía o inventiva necesarias, puedo ser
derrotado por jugadas posicionales corrientes.
Ahora bien, hay muchos jugadores (siendo los ejemplos más destacados Kas-
parov y Fischer) que han logrado grandes éxitos contraatacando en la India de Rey.
Tales jugadores se distinguen por una gran capacidad de cálculo y su instinto para
detector los recursos ocultos de la posición, además de estar amados hasta los dien-
tes de conocimientos teóricos.
Pero ¿qué decir de los recién llegados al ajedrez o de los jugadores qlie dispo-
nen de un tiempo limitado para el estudio, o de aquellos de nosotros que no esta-
mos dotados con una calculadora de precisión?
Si pertenece usted a una de estas categorías, ¿por qué no jugar el Gambito de
Dama? Al efectuar el avance l...d5 le está diciendo a su oponente: no te voy a
regalar gratis ningún espacio. Vamos a disputar una lucha de igual a igual, ¡y si
quieres ganar tendrás que descubrir buenas jugadas creativas!
Una comparación con la India de Rey revela otra característica del Gambito de
Dama, a saber, que es muy tolerante con los pequefios errores posicionales. En la
India de Rey, un pequefio error puede costarles caro a las negras, puesto que el
tema del juego es el contraataque. Por el contrario, en el Gambito de Dama, si las
negras sitúan un alfil en una casilla un tanto pasiva, o incurren en alguna debilidad
en su formación de peones, puede remediar su error con jugadas de consolidación.
No hay por qué jugarse el todo por el todo.
Esta reputación de solidez y fiabilidad es lo que ha atraído del Gambito de
Dama a muchos famosos jugadores en la historia del ajedrez. Dentro de estas pági-
nas encontrará partidas de Capablanca, Alekhine, Botvinnik, Petrosian, Spassky,
Fischer, Karpov, Kasparov y Kramnik. No hay partidas del segundo campeón mun-
i:iial, Emanuel Lasker, pero como consuelo hay un capitulo que lleva su nombre,
mientras que el fantasma de su predecesor, el genio posicional Wilhelm Steinitz
planea sobre todas las ideas del libro.
Como el Gambito de Dama es, en buena medida, "un ensayo teórico", a veces
he podido mezclar la teoría moderna con las partidas de los Grandes Maestros.
Espero que disfrute de esta apertura siempre vigente y consiga arrancar buenas vic-
torias, al estilo de los campeones mundiales.

EL GAMBITO DB DAMA
Una nota sobre el contenido

A juzgar por otros libros que he consultado sobre el Gambito de Dama, no es fácil
decidir qué líneas deben incluirse.
Tras cierta investigación, he decidido no incluir ninguna cobertura de las de-
fensas Tarrasch y Semi-Tarrasch (l.d4 d5 2.c4 e6 3.¡{\c3 c5 y 3... ¡{\f6 4.¡{\t3 c5).
Si alguien comienza a jugar el Gambito de Dama, necesita una plataforma
básica sobre la que elaborar sus conocimientos y poner a prueba sus ideas, y por
esta razón he elegido para las negras el sólido centro "d5+e6". Puede decirse que el
golfo entre los planes característicos de este centro y los de la Variante Tarrasch es
tan amplio como entre las defensas Grünfeld e India de Rey.
Menos problemas he tenido para decidir la omisión de la Defensa Ragozin y la
Variante Vienesa. La razón es que no las considero variantes del Gambito de
Dama. Sus movimientos iniciales son 1.d4 ¡{\f6 2.c4 e6 y aquí las negras pueden
responder a 3.4Jc3 con 3 ....!Íb4, la Defensa Nimzoindia. Después de 3.4Jf3, se ven
frustradas en su deseo de clavar el caballo de "c3", de modo que optan por un
compás de espera, con 3... d5 4.4Jc3 ib4, o bien 4 ...dxc4 5.e4 ib4. Este juego no
encaja realmente en los objetivos estratégicos del Gambito de Dama.
Por último, la Semíeslava, en la que las negras juegan ... e6 y ... c6 en sus
primeros movimientos. Este vasto sistema es una apertura independiente y aqul me
permitiré remitir a los lectores al libro de Glenn Flear, Las defensas Eslava y
Semieslava.

Neil McDonald

INTRODUCCIÓN
1º Jugadas iniciales y estrategia
• Las cinco primeras jugadas

o Estructuras de peones en el Gambito de


Dama

~ Un interludio histórico

• Algunos desastres típicos de las negras

o El secreto de ...h7-h6

JUOADAS INICIALES Y ESTilATEOIA 7


@ Las cinco primeras jugadas
Para el caso de que se aburra y no llegue a pasar de este capitulo (un peligro cons-
tante al leer este libro), incluiré, antes que nada, el material imprescindible.
1.d4 dS
Las negras ejercen el control de las casillas "c4" y "e4".
2.c4
Las blancas atacan al peón de "d5", en un intento por destruir el centro enemigo.
2... e6
De modo que apoyamos nuestro peón y, al mismo tiempo, abrimos la diagonal
para el alfil de rey. Si queda µsted tomar el peón de "c4", lo siento, pero se ha
equivocado de libro. Debe buscar El Gambito de Dama Aceptado.
3.füc3
Las blancas siguen desarrollándose e incrementan la presión sobre "d5".
3 ... füf6
El caballo de rey sale por su mejor casilla.
4.igS
Una fuerte jugada de ataque que renueva el intento de dominar la casilla "~5". Al
clavar el caballo, las blancas amenazan 5..ixf6, en cuyo caso 5... \Wxf6 perdería un
peón, por 6.cxd5, mientras que si 5... gxf6, 6.cxd5 exd5, las negras quedarlan con
una lamentable formación de peones en el flanco de rey.
4...ie7
Las negras se desclavan de forma eficiente, desarrollando su alfil.
5.e3
Abriendo paso al alfil de rey. ¿Hay alguna diferencia si las blancas juegan aquí
5.füf3? Nada que deba preocuparnos por el momento. Limitémonos a enrocár.
5..• 0-0 (ver diagrama 1). ·
Las negras sólo han necesitado cinco jugadas para desarrollar su flanco de rey,
enrocar y ocupar el centro, con un punto fuerte en "d5". Nada ha ido mal y pueden
afrontar el medio juego en buenas condiciones.

Diagrama 1
El Gambito de Dama

EL GAMBITO DE DAMA
Otros órdenes de jugadas
Pensemos un poco acerca del orden de jugadas. Después de 1.d4 d5, las blancas
podrían jugar 2.lllf3. Esto tal vez nos complicase la vida si estuviésemos pensando
en algo sofisticado como el Gambito Benko, pero nuestro esquema del Gambito de
Dama (... d5, ... e6, ... lllf6, ...IJ.e7) está a prueba de bombas. Así que respondemos
2•.. lüf6 3.c4 e6 4.lüc3 IJ.e7 S.ÍgS 0-0, y volvemos a encontramos en nuestra
posición estándar.
La jugada 2 ... e6 no tiene nada de malo, pero carece de flexibilidad. Desa-
rrollando antes el caballo, las negras conservan Ja opción de ~esponder a una jugada
distinta del Gambito de Dama, como 3.e3, el Sistema Colle, con 3...1f5, y sólo
entonces 4 ... e6, en cuyo caso el alfil de dama no quedará encerrado por el peón de
"e6". ·
Imagine ahora que las blancas juegan 1.c4. Entonces 1... e6 es la mejor forma de
conseguir lo que queremos, pues nuestro rival no podrá impedir que situemos un
peón en "d5". Por ejemplo: 2.lllc3 dS 3.d4 lüf6 4.il.g51J..e7. ' ·
También podemos realizar las mismas jugadas con negras en una secuencia
como Ja que sigue a continuación: I.l!lif3 d5 2.c4 e6 3.d4 lüf6 4.lüc3 IJ.e7 5.igS
0-0. ¿Fácil, o no?

Las cosas no son tan sencillas para las neg11.4~s: el alfil prisio-
nero
Cualquier sistema defensivo que las negras elijan en la apertura siempre tiene algún
inconveniente, pues el hecho de que las blancas jueguen primero es algo irreversi-
ble y, a menos que sufran un percance, esa ventaja se prolongará hasta el medio
juego.
En un mundo ideal, las negras siempre podrían desarrollar su alfil con ...if5 o
... ~g4, antes de jugar ... e7-e6. Como antes hemos visto, después de l.d4 d5 2.lüf3
lüf6 3.e3, podrlan aprovechar la ocasión de jugar 3...Íl.f5.
Sin embargo, cuando las blancas juegan los avances 2.c4 o 3.c4, la amenaza
posicional sobre "d5" no puede ignorarse, y el encierro de su alfil de "c8" es el
precio que las negras deben págar, en el Gambito de Dama, por un desarrollo de
este tipo.
Una vez que se han asegurado una posición razonable en las aperturas, las
negras comienzan a lamentar el crimen a su alfil de "c8" y siempre estarán pen-
sando la forma de liberarlo. En el capítulo 2, por ejemplo, examinaremos variantes
con ... b6 y ...i.b7. Aunque debilitar los peones del flanco de dama no es un asunto
menor, el alfil necesita una salida.
NOTA
Como activar el alfil de dama es vital para las negras, ni comienzo de
cada capítulo subsiguiente evaluaré cuán propicia es In variante en
cuestión para "nuestro alfil de dama".

JUGADAS INICIALES Y ESTilATEGIA 9


•Estructuras de peones en el Gambito de Dama
Otro importante objetivo de las negras es impedir la ventaja de espacio a lilS blan-
cas. Puesto que el avance 2.c4 es una jugada tan maravillosa para las blancas, no
debe sorprender que la simétrica 2 ...c5 también lo sea para las negras.
Sin embargo, mientras que las blancas pueden jugar 2.c4 sin la menor pre-
ocupación, el avance ...c7-c5 requiere una cuidadosa valoración y crea mucha
ansiedad a las negras.
Podemos considerar una injusticia que las negras tengan que jugar siempre en
segundo lugar, sobre todo en la apertura. Tomemos la posición después de l .d4 d5
2.c4 e6 3.llic3 llif6 4.iJ.g5 iJ.e7 5.e3 0-0 6.llifl. Si las negras dispusieran d~ cuatro
jugadas "gratis", entonces, con 6... b6, 7...iJ.b7, 8... llibd7 y 9... c5, demostrarían que
su estrategia es correcta. (En realidad, si se regalasen cuatro jugadas a las negras,
yo preferirla una estrategia en el flanco de rey, a base de 6... llie4, 7...Vbd6, 8...Vbg3
y 9...Wfxf2++-, pero supongo que entiende lo que quiero decir.)
Asumiendo que tanto blancas como negras hayan jugado correctamente, en
muchos casos las negras podrán realizar el avance ... c7-c5, pero a cambio tendrán
que asumir un peón central aislado o peones colgantes.
El diagrama 2 muestra un ejemplo del capítulo 2, tomado de la partida Petrosian
-Spassky.
Los peones negros se llaman colgantes porque son peones centrales susceptibles
de ataque, que no pueden ser apoyados por otros peones, al no ser posibles las
jugadas ...b7-b6 o ... e7-e6. En consecuencia, es como si "estuviesen colgados" por
as! decir y deben ser defendidos por piezas.
En cualquier caso, un peón que defienda una casilla central está llevando a cabo
una útil función estratégica, por débil que pueda ser. Aquí, los peones colgantes
ocupan las casillas "c5" y "d5" y atacan las casillas "b4", "c4", "d4" y "e4", ¡lo que
significa mucho terreno!
Como veremos en el debate del capítulo 2, los peones colgantes tienen sus pros y
sus contras. Así, en el ejemplo antes mencionado, Petrosian, merecidamente recor-
dado como uno de los más brillantes estrategas de todos los tiempos, trata.de forzar
tablas con las piezas blancas, ¡en gran parte a causa de la debilidad de los peones
colgantes!

Ver el diagrama siguiente

En la sección histórica que sigue podrá ver otro ejemplo de peones colgantes.
El mismo tipo de inconveniente estructural se produce cuando las negras tienen
un peón central aislado. Aquí, sin embargo, deberíamos recordar que, aunque
separado de sus colegas, ocupa una casilla central y controla otras dos. Asumiendo
que las negras han situado sus piezas en casillas razonables, y no haya otra
debilidad en su campo, un peón "d" aislado dificilmente puede crear grandes pro-
blemas a su bando. En realidad, incluso podría beneficiar a sus piezas, por ejemplo,
concediendo puestos avanzados a sus caballos en •ic4" y "e4". En el capítulo 7, que

10 ELGAMBITODEDAMA
trata de la variante 5.if4, una de las principales ideas de las blancas es infligir a su
rival un peón "d" aislado, a pesar de lo cual no consiguen gran cosa ante un juego
preciso.

Diagrama2
Las negras tienen peones colgantes

Historias de terror acerca de la estructura de peones negros


Si, como yo, es usted un aficionado a Ja historia del ajedrez, es posible que conozca
Ja siguiente partida.

Partida nº 1
Akiba Rubinstein - Georg Salwe
Lodz (match) 1908

A efectos documentales, las jugadas de apertura fueron 1.d4 d5 2.lüf3 c5 3.c4 e6


4.cxd5 exd5 5.lüc3 lüf6 6.g3 lt:lc6 7.ig2 cxd4. 8.lüxd4 Wlb6 9.lüxc6 bxc6 10.0-0
ile7 l 1.li'la4 Wlb5 12.ie3 0-0 13.Eicl i.g4 14.f3 i.e6 15.il.c5 füe8 16.fü2 lt:ld7
17.ixe7 '8xe7 18.Wld4 '8ee8 19.il.fl '8ec8 20.e3 Wlb7 21.lt:lc5 /t:)xc5 22.'8xc5 'B.c7
23.füc2 Wlb6 (ver diagrama 3).
24.b4!
En el flanco de dama, las negras se encuentran encerradas en una camisa de
fuerza. La tentativa por liberarse con 24 ... a5, único. asomo de esperanza, se contesta
con 25.l':lxa5, y si 25 ... \Mlxd4, 26.'B.xa8+-serfa una mortífera jugada intermedia.
24 ..• n6??
Seguramente era demasiado tarde para salvar la partida, pero situar un peón en
una casilla en la que queda atacado por el alfil blanco equivale a un suicidio
posicional. Con buena razón, las negras temían el avance b4-b5, pero una defensa
más tenaz posiblemente fuese 24 .. ,gb7 25.a3 id7. En realidad, ¡casi cualquier
jugada menos la de la partida!
25Jfa5!

JUGADAS INICIALES Y ESTRATEGIA 11


Diagrama 3 Diagrama 4
Un control férreo Las blancas ganan un peón

Bloqueando para siempre el avance ... a6-a5, y atacando ahora el segundo peón
débil, de "a6".

NOTA
A menudo oirá referirse al principio de las dos debilidades en un
final. Si hay sólo un peón débil, lo normal es que el defensor pueda
sobrevivir. Pero dos debilidades suelen ser fatales, porque la capa-
cidad de juego de las piezas defensoras está muy restringida.

25...:BbS 26.a3 ga7 (ver diagrama 4).


No hay ~ada qué hacer, pues el peón de "a6" o el de "c6" deben caer: 26 ... W/xd4
27.exd4 no resolvía nada. O bien si 26 ... ic8, 27.Wlxb6 gxb6 28.l3xd5 cxd5
29.lhc?.
27.füc6! W/xc6 28.Wfxa7 :Ba8 29.'MfcS Wlb7 30.©f2 hS 31.i.e2 g6 32.Wfd6 Wlc8
33.l'!c5 Wlb7 34.114 ~5 35Jk7 Wlb8 36.bS a4 37.b6 ~fas 38.b7
Las negras se rindieron.
Esta partida se ha citado a menudo como característica del excelente estilo
posicional de Rubinstein. Como sefialó Réti, "las partidas de Rubinstein producen
la impresión de ser estructuras perfectas, de las que no puede desplazarse ni tina so-
la piedra."

Los chicos que han jugado el Gambito de Dama con negras suelen tener
pesadillas por algo similar que les ha sucedido. En mi caso, vi esta partida de
Rubinstein cuando tenía 12 afias, en el libro de Chemev The Golden Dozen. Eso
me permitió captar el mensaje. Chemev volvió a incluir la partida en Logical
Ches s.
En realidad, los libros suelen publicar muchas partidas en las que todo sucede
conforme a un plan y las blancas ganan apenas sin esfuerzo, mientras que las
partidas en que las negras caen en una dificil situación, pero se defienden con

12 EL GAMBITO DE DAMA
determinación y logran salvarse con unas tablas se ignoran. La razón es que nadie
quiere disputar una lucha ardua y penosa que finaliza en tablas.
Sospecho que esto crea la impresión de que algunas posiciones perfectamente
defendibles están ganadas para el atacante. Esto podría asustar al jugador a
aventurarse en el Gambito de Dama con negras o incluso, si cae en una posición
dificil, desanimarse y llevarse las manos a la cabeza, gritando: "¡Este tipo de
posición ya la he visto antes en los libros! ¡Estoy perdido!"
A modo de desagravio, he aquí un ejemplo de defensa eficiente, por parte de las
negras, en un match por el Campeonato Mundial.

Partida nº 2
Alexander Alekhine - José Raúl Capablanca
Campeonato del Mundo (8ª partida)
Buenos Aires 1927

Las jugadas de apertura fueron l.d4 lüf6 2.c4 e6 3.lüf3 d5 4..ig5 lübd7 5.e3 il.e7
6.lLJc3 0-0 7.Wf c2 c5 8.cxd5 cxd4 9.lLJxd4 lüxd5 10.ixe7 1!1xe7 l I.lllxd5 exd5
12.il.d3 Wlb4+ 13.Wid2 llle5 14.il.e2 Wixd2+ 15.©xd2 id7 16.fücl füc8 l 7.b3 ©fB
l 8.f4 lüc6 19.ib5 ©e7 20.ixc6 bxc6 (ver diagrama 5).
Aqul Alekhine jugó:
21Jk5
Tenemos otro ejemplo de corsé posicional. Con los peones dislocados y un alfil
malo, podría pensarse que las negras están a punto de perder. Ciertamente, torre y
caballo blancos presionan sobre "c6". Si las negras se limitan a "pasar" de la forma
en que lo hizo Salwe, entonces las blancas crearán un punto fuerte en el flanco de
danm, con 22.b4!, seguido de E:hcl, i'fa5 y E:a6, y "c6" quedará atacado tres veces.
Si las negras impiden E:a6 con ... a7-a6, entonces este peón podrá atacarse con li:lb3-
c5.
Pero Capablanca, el genio que perdió menos partidas que ningún otro jugador de
alto nivel, no está dispuesto a rendirse y obstaculizó el plan de las blancas con...
21. .. aS!I
Este avance hubiera sido también la respuesta a 21.b4.
22.~hcl ©d61
En comparación con la partida de Rubinstein, hay que mencionar que el cambio
de damas ha ayudado mucho a las negras. En efecto, Capablanca tiene una pieza
extra para defender sus peones centrales, pues no tiene que temer un ataque de
mate.
23.füc3 ~a6 24.li:lbS+ ©e7 25.llld4 ©d6 26.e4
La última tentativa por ganar.
26... dxe4 27.©e3 ifüB! (ver diagrama 6).
Las negras aprovechan la oportunidad para activar su torre por la columna "b"
semiabierta. Alekhine decide cambiar las piezas menores, ya que tras 28.©xe4 a4,
seguido de 29 ... axb3, las blancas tendrán un peón en "b3", tan débil como el de
"c6", incluso·más débil, pues no dispondrán del rey para protegerlo.

JUGADAS INICIALES Y ESTRATEGIA 13


28.liJf5+ .bf5 29.füf5 f6 30.:ac4 gb5!

Diagrama 5 Diagrama 6
Otro corsé en el flanco de dama Las negras activan la torre

Después de esta última precisa jugada, la partida se encamina hacia las tablas.
31.:ad4+ ©e6 32.lhbS cxb5 33.:axe4+ @f'l 34.:ad4 ~k6 35.:ad7+ @g6 36.©d2
~c5 37.~a7 b4 38.g4 h5 39.h3 h4 40.f5+ 'i!?h6 4U'fa8 'i!?h7 42.©e3 :acJ+
Tablas.

CONSEJO
Si, en el Gambito de Dama, cae usted en una posición pasiva, re-
cuerde la defensa de Capablanca. Siempre hay una buena posilJill-
dad de salvar la partida, si juega con paciencia y, al misni.o tiempo,
está listo para contraatacar en el momento oportuno.

Puede que no gane usted cada partida que juegue con el Gambito de Dama, pero
podrá evitar algunas amargas derrotas y una lúcida defensa puede ser tan grati-
ficante como el mejor de los ataques.
No puedo resistir la tentación de mostrarles la conclusión de una partida entre
Kasparov y Karpov, de su primer match de 1984, aunque no fuese un Gambito de
Dama.

Partida nº 3
Gary Kasparov - A.Ilatoli Karpov
Campeonato Mundial (18ª partida)
Moscú 1984

La apertura se desarrolló as!: 1.d4 lüf6 2.c4 e6 3.lüf3 b6 4.g3 il.a6 5.b3 i.b4+
6.id2 il.e7 7.iJ.g2 c6 B.il.c3 d5 9.lübd2 liJbd7 10.0-0 0-0 11.~el c5 12.e4 dxe4
13.lüxe41b7 14.lüfgS cxd4 15.ixd4 W/c7 16.lüxf6+ il.xf6 l 7.ixb7 W/xb7 18.lüe4
ixd4 19.\Wxd4 gad8 20.füdl

14 EL GAMBITO DE DAMA
En la posición del diagrama 7 parece que las negras tienen problemas, debido a
la clavada sobre la columna "d", pero Karpov los resolvió en sólo dos jugadas:
20...1.WaS!
La mejor casilla, manteniendo controlada la gran diagonal.
21.'1Mc3
La dama blanca también debe retirarse, pues, con "d8" defendido por segunda
vez, la jugada liberadora 21...lOcS estaba en el programa, y las blancas tendrían que
jugar la torpe 22.llld6 para evitar la pérdida de una pieza..

Diagrama 7 Diagrama 8
Resuelva los problemas de la Una combinación de tablas
columna "d"

21...~bS!
El caballo se une a la dama en el rincón. La amenaza es 22 ... .!3xdl 23 ..!3xdl
Wlxe4, ganando el caballo, y si 22.'.Wd3 ll'lc6 23.~d6?!, las negras pueden elegir en-
tre 23 ... .!3d7, una buena jugada, y 23 ... e5, con idea de 24 ... ~d4, con un importante
jaque en "f3".
22.~f6+ (ver diagrama 8).
Tablas.
Kasparov decidió no tentar a la suerte y ofreció tablas tras realizar este sacri-
ficio. Un posible final serla 22 ... gxf6 23.1.Wxf6 llld7 24.füd7 füd7 25.Wlg5+ @g8
26.W!f6+@g8, etc., con jaque perpetuo.
Sólo unas "aburridas" tablas en 22 jugadas, podría pensar usted en este mo-
mento; pero hay algo hermoso en la forma en que· Karpov desplazó sus piezas al
rincón (aunque listas para entrar en acción) si su oponente lo provocaba con un
juego impetuoso.

La Variante del Cambio

Hasta aquí hemos basado nuestros comentarios en la posición resultante de l.d4 d5


2.c4 e6 3.lt:lc3 ~f6 4.i.g5 ie7 5.e3 0-0. También es posible, para las blancas, un

JUGADAS INICIALES Y ESmATEG!A 15


enfoque radicalmente distinto. Después de la tercera jugada, las blancas pueden
cambiar en "dS". Por ejemplo:
l.d4 d5 2.c4 e6 3.li:ic3 li:if6 4.cxd5 exd5 (ver diagrama 9).
Las negras, por supuesto, mantienen un peón en "d5". Ahora puede usted pensar
que la posición es deliciosa para las negras, pues se ha abierto Ja diagonal del alfil
de "c8", de modo que no habrá necesidad de jugar ... b7-b6, ...ib7, ¡puesto que está
disponible la casilla "f5" !
Sin embargo, las cosas no son tan simples y esta línea de juego es muy popular
para las blancas. En el capítulo 6 encontrará un largo y detallado debate Sobre la
estrati;gia de esta variante. Por ahora nos !imitaremos a los tres movimiep,tos si-
guientes:

Diagrama 9 Diagrama 10
La Variante del Cambio Las negras completan el desarrollo de
su flanco de rey

5.ig5
Como siempre, ésta jugada es la más molesta. Las negras deben neutralizar la
amenaza que plantea 6,.ixf6, ganando un peón! o dislocando la estructura de peones
negros, en caso de 6 ... gxf6.
5...c6
Aunque no es forzado, un útil avance que refuerza el control de "d5". Si prefiere
S...il.e7, no seré yo quien le contradiga, pero asegúrese de jugar ... c7-c6 ahtes de
soñar con ...1l.f5, pues en tal caso Wlb3 le haría daflo.
6.Wlc2
¡Qué penal La dama impide el desarrollo de 'su alfil por "f5".
6....ie7 ·
Una vez más, el alfil anula la clavada del caballo de "f6".
7.e3 0-0 (ver diagrama 10).
Las negras, de forma un poco más larga de la habitual, completan el desarrollo
de su flanco de rey en sólo siete jugadas. Ahora, al menos, nada horrible puede
sucederle a su rey, dado que ya no está en el centro, y pueden seguir desarrollán-
dose con ... li:ibd7 y .. J~e8.

16 ELGAMBITODEDAMA
s Un interludio histórico
Siempre me ha intrigado la falta de popularidad de l .d4 durante la mayor parte del
SIOLO XIX. Sigue pareciéndome sorprendente que el gran Pa~l Morphy sólo tuviese
que enfrentarse a l.d4 en ocho ocasiones. Conocfa la explicación estándar: se
trataba de una era romántica y a todo el mundo le gustaba atacar, de modo que pre-
ferían el Gambito de Rey.
No obstante no estaba convencido. Después de todo, en las partidas serias, Paul
Morphy tendía a jugar 2.l0f3, antes que el Gambito de Rey y, además, sospecho
que a muy pocos jugadores les habría encantado disponer de los medios para eludir
las laberlnticas. variantes del Gambito de Rey y llevar a cabo sus románticos
ataques en medios juegos más inexplorados. As! pues, ¿por qué tales jugadores no
investigaron en profundidad l .d4?
¿Acaso los jugadores de aquella época eran tan monolfticos y estrechos de mente
que no podlan concebir otra cosa que avanzar dos casillas el peón de rey?
Entonces, me puse a reproducir tempranas partidas con l .d4 y la razón por la que a
nadie le gustaba me resultó evidente. En realidad, ¡incluso yo empecé a odiar l .d4!
Las primeras partidas con 1.d4 comenzaban as!: 1.d4 d5 2.c4 e6 3.e3 (ver dia-
grama 11) o con 3.l0c3 l0f6 4.e3.
Sf, las blancas encierran su alfil de dama, lo que anula cualquier posibilidad de
lograr la iniciativa en la apertura. Así fue cómo jugó Saint Amant contra Staunton
en siete partidas de su match de 1843, que fue prácticamente un Campeonato
Mundial. Staunton y otros jugadores que conocían el tema respondían con 3... c51 y
las blancas no podían sofiar con ventaja alguna, habida cuenta de su alfil cojo en
"el".
Incluso el gran Adolf Anderssen, protagonista de la Inmortal y la Siempreviva,
jugaba la miserable 3.e3. No es de sorprender, por tanto, que cuando quiso
apartarse, en su match con Morphy, de l .e4 e5, no tuviese estómago para jugar
1.d4, 1asl que optó por 1.a3!
En los treinta afios siguientes, otros fuertes jugadores (como Falkbeer, Elijah
Williams, Owen y Ltiwenthal) sucumbieron también a la "enfermedad" e2-e3. Un
mal negocio para las blancas cuando podlan jugar 1.e4 y, si no el Gambito de Rey,
mantener la ventaja con 2.l0f3.
Así que podemos preguntarnos, ¿por qué todo el mundo jugaba la pobre 3.e3 o
3.l0c3 l0f6 4.e3? Obviamente, porque de esa forma defendlan el peón de "c4".
Pero esa no es toda la razón. La verdadera razón es que nadie comprendía entonces
que el desarrollo del alfil de dama por "g5" concedía ventaja posiciona/ a las
blancas.
Un contemporáneo de Morphy, Daniel Harrwitz, casi llegó a la conclusión co-
rrecta, jugando 3.l0c3 l0f6 4.i.f4 (ver diagrama 12), que, desde luego, es más
emprendedor que el "tímido" avance 4.e3. Incluso llegó a vencer al propio Paul
Morphy con esta apertura. Sin embargo, no recibió mucha atención, pues las negras
pueden responder 4 ... c5 o 4 ...ib4. (Observe que el método "moderno", 4.l0f3 ie7

JUGADAS INICIALES Y ESTRATEGIA 17


5.if4, es mucho más válido para las blancas, pues ahora 5...ib4 perdería un tiem-
po; lo mismo que si se hace 5...c5 6.dxc5 ixc5, ya que el alfil ha movido dos ve-
ces.)

Diagrama 11 Diagrama 12
El esquema de las blancas resulta Un desarrollo más activo
ser pasivo
Si piensa acerca de ello, no resulta en modo alguno evidente que .\!l.g5 deba crear
problemas a las negras. Compárese, por ejemplo, con la Ruy López, en cuya aper-
tura l .e4 e5 2..!üf3 .!üc6 3..l!l.b5 plantea una inmediata amenaza al peón de "e5", tras
ixc6. ¿Qué amenaza plantea, en cambio, ig5, dado que el peón de "d5" está sóli-
damente defendido por el de "e6" y la dama?
Las cosas comenzaron a clarificarse en la década de 1870 o, más concretamente,
en el torneo de Viena 1873, durante el cual el mundo descubrió igS. Un jugador
(que prácticamente nadie conocla), llamado JosefHeral, planteó en cinco ocasiones
la apertura 1.d4 d5 2.c4 e6 3.tlic3 tlif6, y aquí 4.ig5, con el resu~tado de tres
victorias y dos derrotas, venciendo al famoso Louis Paulsen y al maestro Flessig.
También Steinitz ganó una notable partida a Anderssen, que se incluye en el capí-
tulo 2.
La jugada i/.g5 se fue convirtiendo en una bola de nieve y las partidas pronto
tomaron un tinte "moderno".

Negligencia en la columna "c" o cómo perder un campeonato


Mundial en una sola jugada

A continuación comentaremos la 22ª partida del match por el Campeonato del


Mundo de 1892.
El resultado, en ese momento, era de 8~8 y seis tablas. (¡qué grandes días
aquellos en que las tablas no eran el resultado predominante!). El primero eil ganar
diez partidas serla el campeón. De modo que, obviamente, no es el momento de
perder un peón en la apertura.

18 ELGAMBITODEDAMA
Partida nº 4
William Steinitz - Mikhail Chigorin
Campeonato Mundial (22ª partida del match)
La Habana 1892

1.ttlf3 dS 2.d4 e6 3.c4 tt:\f6 4.ttlc3 il.e7 S.igS 0-0 6.e3 b6


Ambos contrincantes juegan alegremente una variante de apertura, que serla
"inventada" muchos afl.os después por Saviely Tartakower, quien por entonces sólo
tenla cinco afies.
Por cierto que, incidiendo en el tema de los niños ajedrecistas, esta partida se
jugó en La Habana, la ciudad natal de Capablanca, quien sólo tenía cuatro al'los.
Me pregunto si llegó a ver alguna de las partidas de este match.
7Jkt 1b7 8.ie2 ttlbd7 9.cxdS lüxdS?? (ver diagrama 13).

Diagrama 13 Diagrama 14
Las negras pierden un peón El alfil de "a2" no tiene retirada

Si quiere jugar con éxito el Gambito de Dama, debe mantenerse siempre alerta
ante eventuales desastres en la columna "c". Si hay una secuencia simplificadora,
con ... lüd5 o ... lüe4, asegúrese de repasar las jugadas en todos los órdenes posibles
y de que en ninguno de ellos se deja colgado un peón.
Chigorin, por supuesto, quiere la diagonal abierta para su alfil de "b7", pero era
imperativo 9... exd5.
10..!f:lxdS!
Si 10.ixe7, las negras tienen la posibilidad de corregir su error con 10... /lJxe7.
10...i.xdS 11..be7 Wlxe7 12.ihc7
El peón se ha esfumado.
12•..Wid613.l:k3
Confundido por su error, Chigorin pierde los nervios y captura también un peón.
13...ha2?
Una prueba de que Bobby Fischer no fue el primer aspirante que perdió un alfil
al capturar un problemático peón de torre.

JUGADAS INICIALES Y ESTRATEGIA 19


14.e4! (ver diagrama 14).
Ahora no hay camino de retomo para el alfil.
14 ••.\Wb415.\Wnl .ib316.liJd2 .l!l.c217Jk4 \Wd618.lhc2 \Wxd419.0-0
Antes de rendirse, y sin duda furioso consigo mismo, Chigorin siguió batallando
inútilmente hasta la jugada 49. El match sólo se prolongó una partida más, pues
Chigorin se dejó dar mate ¡con dos piezas de ventaja!

Partidas as[ representan un increlble progreso para las blancas en relación con el
torpe enfoque 3.e3.
Una vez descubierto el valor de 4 ..l!l.g5, y demostrado en la práctica por Steinitz,
se convirtió en el caballo de batalla de las blancas en el Gambito de Dama. Poco
después, 1.d4 comenzó a aparecer cada vez con mayor frecuencia en los torneos.
Wilhelm Steinitz está considerado el padre,del ajedrez moderno. Creía que, antes
que buscar combinaciones o ataques oportunistas al rey contrario, el jugador debía
elaborar su posición de forma sistemática y tratar de acumular pequefias ventajas.
Sólo cuando una superioridad posicional fuese manifiesta debla el jugador
embarcarse en un ataque a ultranza.
La mejora de la técnica ajedrecística (es decir, las herramientas que Steinitz legó
a otros maestros) convenía al Gambito de Dama. Los jugadores aprendiero11 el arte
de acumular pequefias ventajas. En la década de 1920, veinte afias después de la
muerte de Steinitz, ya no podía verse un torneo el que el Gambito eje Dama no
hiciese acto de presencia.

® Algunos desastres típicos de las negras


Un ... tD e4 mal evaluado
Las negras a menudo tratan de liberar su juego con ... liJe4, pero al realizar este
salto deben asegurarse, no sólo de que el caballo esté debidamente protegido, sino
que el pilar de "d5" que lo soporta no se desmorone.

Partida n~ 5
Juergen Federan- Wolfwang Schueler
Berlín 2005

1.d4 dS 2.c4 e6 3.liJc3 liJf6 4.cxd5 exd5 5 ..ig5 c6 6.e3 .l!l.e7 7.\Wc2
Un orden de jugadas que confunde a las negras. Es dificil imaginar que pueda
haber una combinación contra "d5", pero veamos lo que pasa en sólo dos jugadas:
7.•• flle4?? (ver diagrama 15).
La idea liberadora estándar, pero que debía esperar.
8..IÍLxe7 W/xe7? 9.fllxd51
Las negras se rindieron.
Después de 9 ... cxd5, 10.\Wxc8+ con caos total.

20 EL GAMBITO DE DAMA
He aqul otro desastre en "d5":

Diagrama 15 Diagrama 16
Un ... lüe4 mal evaluado Otro desastre en "d5"

Partida nº 6
Rudolf Mecen - Mathie Vandersmissen
Campeonato de Bélgica por equipos 2005

l.d4 dS 2.c4 e6 3.lüc3 i.e7 4.cxdS exd5 5.iJ.f4 c6 6.e3 .trs 7.g4 il.g6 8.h4 h5 9.g5
.id610.lüge2 lüe711.Wlb3 iJ.xf4 12.lüxf4 '1;lfb613.'1;!la3 aS'l? (ver diagrama 16).
La idea es crear un trampolín para la dama, con 14...'1;!lb4! (una idea estratégica
habitual); pero a las negras se les ha escapado un importante detalle táctico:
14.Wlxe7+l
Las negras se rindieron.
Después de 14... ©xe7 15.liJfxdS+ cxd5 16.lüxd5+ ©d8 17.lüxb6, las negras tie-
nen dos peones menos.

Permitir la apertura de la columna "e"

Partida nº 7
José Raúl Capablanca - Milan Vidmar
Londres 1922

l.d4 dS 2.lüi3 lüf6 3.c4 e6 4.lüc3 iJ.e7 5.iJ.gS lübd7 6.e3 0-0 7.fül c6 8.'1;!lc2 dxc4
9.il.xc4 lüd5 10..ixe7 Wlxe7 ll.O-O b6? (ver diagrama 17).
Una imprecisión que, entre buenos jugadores, basta para perder la partida. Las
negras podían haber jugado l 1...lUxc3 12.Wlxc3 b6, con idea de ...i.b7, que es la
forma en que.el propio Capablanca solla jugar con negras.
12.liJxdS! ..
Un cambio. oportuno. Si ahora 12... exd5 (la jugada estratégicamente vital, que

JUGADAS INICIALES Y ESTRATEGIA 21


mantiene bloqueada la columna "c"), 13.id3 (ver diagrama 18) gana un peón. Las
negras no pueden defenderse de la doble amenaza 14.Wfxc6 y 14.ixh7+.
Eche un buen vistazo a la posición del diagrama, porque es el primer truco que
debe aprender para hacer dafto en el Gambito de Dama. Después de todo, Vidmar
era uno de los mejores Grandes Maestros de su tiempo ¡y cayó en la trampal

Diagrama 17 Diagrama 18
Hay que vigilar la columna "c" Las blancas atacan "c6" y "h7"

Es fácil olvidarse del peón de "h7" cuando todos sus pensamientos se encuentran
en el flanco de dama, por cuya razón un ataque simultáneo al peón "c" (ya sea en
"c7" en "c6" o en "c5") y al peón "h7" ·se produce con tanta frecuencia.
También es la razón por la que las negras juegan, a veces, ... h7-h6, atacando al
alfil de "g5", antes de embarcarse en otras operaciones en sistemas como las
variantes Lasker o Tartnkower. No quieren tener que preocuparse porque su peón
pueda estar colgando una vez fonnada la baterla Wfc2+~d3, cuando están pel).snndo
en otras cosas. Tome nota, sin embargo, de que las negras sólo juegan ... h7-h6
cuando pueden hacerlo "gratis", es decir, atacando al alfil de "g5". De otro modo,
el avance ... h7-h6 está condenado por considerarse una pérdida de tiempo, además
de un debilitamiento gratuito del flanco de rey.
En la partida, en lugar de 12... exd5, Vidmar optó por el mal menor:
12...cxd513.id31
También aquí las blancas ganan tiempo, a expensas del peón de "h7".
13 ... h6 14.\Wc7! (ver diagrama 19). ·
La dama se interna en la retaguardia de la posición enemiga, causando una fatal
parálisis.
14...Wfb4 15.a3!
Bien calculado. Si ahora 15 ...Wfxb2, 16.labl Wfxa3 l 7.ib5!, y las negras, biet¡.
caen en una clavada que gana pieza (l 7... Wf e7 l 8.li:le5, o bien pierden la dama tras
17 ... li:lf6 18J~al Wlb419.fübl.
15•..Wf a4 16.b3 li:lf6 17.lileS id7
Una apuesta por escapar de la presión, que deberla perder pieza. También es
insuficiente l 7...ia6 18.b31 Wfa5 19.4:lc6 \Wxa3 20.l;lal, y el alfil cae. Las negras,

22 EL GAMBITO DE DAMA
por supuesto, tienen otras jugadas para seguir luchando, pero en definitiva acabarán
siendo asfixiadas.

Diagrama 19 Diagrama 20
Las negras están paralizadas Las blancas ganan pieza (o no)

18..l!l.c2 Wi'bS 19.a4 Wxb2 (ver diagrama 20).


Aquí, sencillamente 20.~b 1 Wi'a2 2 I.i.b3 W/a3 22.llixd7 gana pieza. Capablanca,
sin embargo, jugó la descuidada...
20.c!Dxd7?!
... y tuvo que trabajar duro para ganar, aunque tampoco resultó muy dificil.
20•.. gacS 21.Wi'b7 c!Dxd7 22 ..i!l.h7+ iixh7 23.fücS láxc8 24.WxcS c!Df6 25.gcl Wi'b4
26.Wlc2+ ©g8 27.Y9c6 Y9a3 28.WlaS+ l!lh7 29.Elc7 Y9xa4 30.füf7 \Wdl+ 31.©h2
1'Nh5 32.W/xa7 Wlg6 33.fü8 Wlf5 34.l3f7 '!Wg6 35.:Sb7 ll!e4 36.'!Wal eS 37.'!WxdS
exd4 38.láb8 liJf6 39.\Wxd4 WlfS 40.füb6 Wfxf2 41.Wfd3+ ©g8 42J!b8+
Las negras se rindieron.

\1/ CONSEJO
'G') ¡Evite los desastres en la columna "c" y no perderá nunca, con ne-
Y gras, en el Gambito de Dama!

~ El secreto de ... h7-h6


Por último, me gustaría reflexionar sobre la jugada ... h7-h6 en la apertura. ¿Por qué
las negras aprovechan la oportunidad de jugar 6... h6 en las defensas Tartakower y
Lasker, pero evitan hacerlo en las variantes Clásica y del Cambio?
He leido algunas vagas explicaciones acerca de planes a largo plazo, como el
hecho de que no recibirás mate de una torre en la jugada 112 porque has tenido la
previsión de cavar un túnel de escape para tu rey con 6... h6.
Pero finalmente comprendí que todo es muy sencillo: si tienes dos caballos que
cubren "h7", no necesitas jugar ... h7-h6.

füGADAS INICIALES Y ESTRATEGIA 23


En la Variante Clásica, las negras juegan rápidamente ... llibd7, lo que significa
que tienen un segundo caballo listo para relevar al de "f6", si las blancas llegan a
jugar il.xf6. De modo que las negras difícilmente deben inquietarse por la batería
11Nc2+id3, apuntando a "c7" y "h7", como en la Ortodoxa. Digo "diflcilmente"
porque Vidmar, por supuesto, cayó en la trampa en el ejemplo anterior.
Lo mismo puede decirse de la Variante del Cambio: un segundo caballo llega
rápidamente a "d7" para respaldar al de "f6". Y si el caballo se mueve de "d7", lo
normal es que lo haga a "fB", desde donde defiende "h7".
En la Variante Tartakower, por el contrario, las negras no juegan ... llibd7, de
modo que tienen mayor peligro de algún golpe sobre "h7". Si las blancas juegan
ixf6, las negras retoman ...1xf6, y "h7" no estará defendido por un caballo. Así,
las negras suelen jugar ... h7-h6 a la primera oportunidad. Lo mismo puede decirse
de la Lasker: el caballo de "f6" salta a "e4", y pasará mucho tiempo antes de que el
peón de "h7" quede protegido por el otro caballo, de ahí que se juegue ... h7-M.

24 EL GAMBITO DE DAMA
2. La Defensa Tartakower
~ Introducción

• Un interludio histórico

s Peones colgantes

= Las blancas juegan 9.ixf6

o Las blancas juegan tranquilamente

(11 Las blancas juegan un· temprano ixf6

LA DEFENSA TARTAKOWER 25
@ Illltroducción
La moderna posición inicial de la Defensa Tartakower se alcanza tras las jugadas
1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3 lilf6 4.i.gS i.e7 5.e3 ;O-O 6.tlif3 h6 7.ih4 b6 (ver diagra-
ma 21).

Diagrama 21
La Defensa Tartakower

Las cinco primeras jugadas fueron comentadas en el capitulo 1. A continuación,


y en respuesta a la jugada estándar de desarrollo, 6.tlif3 (el orden de jugadas 5.liJf3
y 6.e3 es virtualmente intercambiable), las negras se toman tiempo para expulsar al
alfil enemigo con 6... h6. Una vez des·arrollado el flanco de rey a plena satisfacción,
las negras pretenden hacer lo propio en el de 'dama, con ...i.b7, ... tlibd7 y ... c7-c5.
Entonces, el centro blanco será desmantelado con ... c5xd4 y ...d5xc4, abriendo esta
última jugada una excelente diagonal para el alfil de "b7".
¡Ah, el ajedrez es tan fácil cuando no se tiene oponente! En el mundo re¡tl, un
hábil jugador con blancas combatirá a su rival a medio camino: dejará que su
oponente avance ... c7-c5 (puesto que, además, no puede impedido), pero entonces,
en lugar de permitir que todos los peones centrales desaparezcan, tratará de dejar a
su oponente con uno, o tal vez dos, peones vulnerables al ataque.

¿Un alftl de dama amable?


A costa de debilitar sus peones del ala de dama, las negras inmediatamente habi-
litan la casilla "b7" para su afortunado alfil. A partir de este momento, en algunas
lineas puede liberarse de forma explosiva, con el avance del peón central ...ci5-d4.
O bien puede instalarse tranquilamente por detrás de sus peones, pero sigue siendo
un válido guardián de las casillas blancas. Hasta tal punto que las blancas incluso
harlan bien en cambiarlo con una maniobra como ®e2 y i.a6. Por otra parte, ... b6
podrla ser sólo una finta, ya que el alfil tal vez acabe desarrollándose por "e6", si
las blancas juegan un rápido c4xd5, obligando a las negras a retomar con ... e6xd5.

'l.6 "EL Gi\MBl'IO Dll. UAMA


El nombre de la apertura
Saviely Tartakower, un fuerte e imaginativo Gran Maestro austro-polaco, que tuvo
su mejor momento en los años veinte, es conocido hoy sobre todo por dos cosas.
La primera es el tema de este capítulo, una variante que jugó contra Capablanca en
Londres, 1922. La segunda son sus ingeniosos aforismos, como "un sacrificio sólo
demuestra que alguien se ha equivocado", "los errores están ah[, agazapados, espe-
rando á que alguien los cometa", o "un peón aislado expande su melancolfa por
todo el tablero". También hay algo paradójico en su defensa. Podríamos aftadir:
"En la Variante Tartakower, las negras juegan 7 ...b6 para desarrollar su alfil por
11 e6" 11 •

• Un interludio histórico
Un viaje desde los tempranos experimentos hasta el moderno
juego de los Grandes Maestros
Antes de examinar las recientes partidas de la elite, en las que los jugadores suelen
plantear la apertura con un alto grado de precisión, quisiera volver atrás en el
tiempo y examinar algunos de los prototipos Tartakowei:. Esto nos ayudará a
entender cómo se ha ido perfeccionando el tratamiento de la Defensa, y también
revelará el tipo de errores y oportunidades que podrían producirse en partidas entre
jugadores inexpertos. ¿Por qué, por ejemplo, deben las negras jugar ...b7-b6 y
...i.b7, antes de ... lLJbd7?, ¿de qué forma deben retomar en caso de c4xd5?, y ¿por
qué, exactamente, debe el peón de "h7" quedar fuera del alcance de la V!ic2? Todas
estas cuestiones y otras más serán contestadas a continuación.

Un fianchetto acelerado que tiene castigo


Partidanº 8
Harry Pillsbury - Rudolf Swiderski
Hannover 1902

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lLJcJ b6?!


La Defensa Tartakower en su forma más cruda. Habiendo encerrado el alfil de
dama con 2... e6, las negras inmediatamente le dan una ruta de escape. Desarrolle
Jos caballos antes que los alfiles, dicen los manuales de iniciación, y (aunque sea
por una vez) ¡tienen razón!
Sea cuál sea el plan de ataque que elijan las blancas, no puede ser mala 3... lLJf6,
pues el caballo se moviliza por su mejor casilla. Sin embargo, en fase tan temprana
del juego, ¿cómo pueden saber las negras si el alfil de dama debe desarrollarse por
"b7" o por otra casilla?

LA DEFENSA TARTAKOWER 27
\IJ CONSEJO
'<;) Realice las jugadas que sepa a ciencia cierta que son buenas, antes
\J que aquéllas que podrían serlo.

4.tbf3 ib7?
Las negras deblan haber jugado, al menos ahora, 4... tbf6. Luego, en ca5o nece-
sario, siempre podrían cambiar de parecer eq cuanto a desarrollar el alfil por "b7",
por ejemplo, en caso de 5.cxd5 exd5, ya que ... ig4 o ...ie6 podría ser una mejor
opción. Sea como fuere, deberían haberse apresurado a completar el desarrollo de
su flanco de rey, con ... ie7 y ... 0-0, para no permitir la agresión central que va a
producirse.
5.cxd5 exd5 6.e41 (ver diagrama 22).

Diagrama 22 . Diagrama23
Las cosas ya pintan mal para las negras Cerrando la gran diagonal

Una excelente jugada. Con el alfil negro en "b7", apartado de la posible defensa
de la diagonal "a2-g8", las blancas deciden atacar de inmediato la casilla "f7".
6... dxe4 7.tbe5 id6 8.Wg4
Realmente, deberla haber un alfil en "c8" o un caballo en "f6" para impedir esta
jugada.
8... ©rs 9.ic4 Axes
Después del movimiento 9... lüf6, resulta demoledora la variante 10.tbxfl lüxg4
l I.lüxd8.
10.dxeS Wf d4! 11..idSI (ver diagrama 23).
Reduciendo la estrategia negra al absurdo, pues ahora resulta que el alfil de "b7"
ni siquiera controla la diagonal "aS-hl ".
u ...c6
En caso de l l...ixd5, las negras serían aniquiladas con 12.\Wc8+ ©e7 13.\Wxc7+
iie8 14.\Mlc8+ We7 15.igS+ f6 16JM1, y la dama negra no puede mover, por
17.lüxdS+.
12..be4 \Wxe5 13.if4 tbf614.\Wb4 \We7 15.0-0

28 EL GAMBITO DE DAMA
A comienzos del SIGLO XX, era dificil sustraerse a la regla que establece que hay
que enrocar corto. Era más enérgico 15.0-0-0 (ver diagrama 24), y si 15 ... lllxe4,
16.l::ld8+ gana en el acto.
Después de la jugada de la partida, las negras pueden resistir con 15 ... lüxe4
16.W/xe7+©xe7 17.llixe4 c5!

Diagrama 24 Diagrama 25
Posición después de 15. 0-0-0 Las blancas ganan

15..• tt:le8? l6.W/g3!


Naturalmente, con una gran ventaja en desarro11o y la torre negra de "h8" fuera
de juego, las blancas evitan el cambio de damas.
16... llia617.füel gd818.i.d5?
l 8.i.xc6 era una jugada demoledora, pero supongo que era demasiado sencilla
para un hombre con sentido del espectáculo, como Pillsbury. En tal caso, las negras
tendrían que entregar la dama o perder el alfil de "b7".
18•.. Wfc5
Aquf ofreclamayorresistencia 18 ... W/d7.
19.füeS+I @xe8
O bien 19 .. J::!xe8 20.~d6+, ganando la dama.
20.'1Wxg7 cxd5
Quizá Pillsbury contaba con el espectacular remate 20 .. JHB 2U~el+ ©d7
22.i.e6+ ©e8 23.i.xfl+ ©d7 24.~e6+ ©e8 25.id7++.
21.'1Wxh8+ ©d7 22.'1Wxh7 ©es 23.'1Wxf7 (ver diagrama 25).
A pesar de su imprecisión de la jugada 18, las blancas han ganado algún material
y tienen la iniciativa.
23 ... d4 24.Wfe6+ gd7 25.gdl '\Wc6 26.W/gS+ gds 27.'1Wg4+ '1Wd7 28.'1Wh4 llic5
29.ie3 i.xg2
Una última jugada desesperada, con dos peones menos.
30.füd4
Las blan.cas simplifican y ganan el alfil.
Las negras se rindieron.

LA DEFENSA TARTAKOWER 29
El Ataque Pillsbury: una agresiva réplica al juego pasivo

Harry Nelson Pillsbury, sin duda uno de los mejores jugadores del mundo entre
1895 y 1903, es también uno de los grandes héroes en la historia del Gambito de
Dama. O quizá deberla decir antihéroes, ¡pues introdujo algunos de los medios más
efectivos para combatirlo!
Aquí veremos el epónimo Ataque Pillsbury, un esquema agresivo, a base de füe5
y f2-f4, que ha prevalecido en diversas aperturas, además del Gambito de Dama. El
americano fue también un pionero del ataque de las minorías, capital para todo
debate sobre la Variante del Cambio.

Partida nº 9
Harry Pillsbury-Dawid Janowsld
Viena 1898

l.d4 d5 2.c4 e6 3.füc3 c!br6 4..ig5 JJ.e7 5.e3 0-0 6.!kl c!bbd7 7.c!bt3 b6
Esto es suficiente para que un jugador moderno le saque partido a esta idea.
Actualmente, las negras prefieren crear una barrera a la torre de "el", con 7... c6
(véase capítulo 4).
La tentativa de jugar al modo de Tartakower lleva a las negras a una posición
pasiva.

NOTA
La Variante Tartakower es buena. La Variante Clásica es buena.
Pero no mezcle ambas.

8.cxd5! exd5

Diagrama26 Diagrama 27
Las negras tienen una mala versión El Ataque Pillsbury
de la Tartakower

30 EL GAMBITO DE DAMA
8... lt.)xd5 pierde, por supuesto, un peón tras 9.llixd5 exd5 IO.ixe7 Wixe7
I 1.füc7, o bien 9...i.xg5 10.lüxc7.
9.id3 .ib7 (ver diagrania 26).
Las negras tienen ahora una mala versión de la Tartakower, pues su alfil está
encerrado en "b7" y no han conseguido aliviar su posición con el cambio de un par
de piezas.
10.0-0 c5
No obstante, y aunque está claro que las negras no han jugado bien, ¿qué se
supone que harán ahora las blancas? Las negras tienen un plan claro: quieren jugar
l l...c4, y explotar luego su mayoría en el flanco de dama, con 12... a6, 13 ... b5, etc.
Parece un plan muy lento, pero una vez que las negras logren jugar ... b5-b4,
expulsando el caballo de "c3", el ataque pronto tendrá su impacto.
11.\We2 c412.i.bl a613.llle5
Las blancas revelan su plan: el caballo se instala en la casilla "e5" y será luego
apoyado por el avance f2-f4. Este tipo de esquema es conocido como el Ataque
Pillsbury.
13 ... bS 14.f4 (ver diagrama 27).
Con una posición muy de doble filo, las blancas pueden atacar en el flanco· de
rey, con !H3, etc., mientras que las negras presionan en el flanco de dama.
14... h6?!
Una jugada dudosa.
() ATENCIÓN
_r;) "Una jugada de peón sin un claro propósito siempre es condenable"
~ (Lasker).

Diagrama28 Diagrama 29
¿Planeando un ataque al enroque? Las blancas tienert un peón de ventaja
Las negras podrían haber maniobrado para expulsar al caballo de "e5", con una
secuencia como 14.. .l:'kB, 15 ... lt.)f8 (afiadiendo otro defensor a "h7") y 16... lt.)e4.
Entonces podrían rechazar el caballo de "e5" con ... t7-f6. Las blancas, por
supuesto, no se quedarían quietas entretanto y podrían emprender un ataque con
15.iW, etc.

LA DEFENSA TARTAKOWER )1
Una vez jugado 14... h6, la idea de un eventual ... f7-f6 pierde su atractivo para las
negras, porque el caballo podría, en tal caso, saltar al agujero creado en la casilla
"g6".
15..ih4 ~e8 16.fü'3 l0e4 17.he7 'IJJ!xe7 18..be4 dxe4 19.l!g3 (ver diagrama 28).
Si ahora 19 ... f6, las blancas tienen una secuencia muy fuerte que explota el
agujero creado en "g6": 20.lllg6 'IJJ!e6 (o bien 20 ... 'IWfl 21.f5, con idea de 22.lllh4, y
luego 23.llle6 o 23.ltlh5, sería fuerte) 21.f5! '1Wxf5 22.l!fl '!Mfe6 23.lllh4!, y las
negras serán ejecutadas después de 24.lllf5, amenazando "g7" y "h6", además de
25.®h5. Si las negras no hubiesen realizado la jugada debilitadora 14... h6, el
caballo blanco hubiese tenido que retirarse a "g4" en la secuencia tras ... f7-f6, en
cuyo caso el flanco de rey negro permanece impenetrable. En la partida, ~anowski
decide reforzar su flanco de rey· con ...
19... l!lf6
Pero ahora sigue un golpe inesperado en el flanco de dama.
20.a4!
Las negras no pueden defender su peón de "b5", ya que 20 ...'1Wb4 21.l!lg4! lllxg4
22.'1Wxg4 concede a las blancas un peligroso ataque.
20... b4 21.ltldl c3
El peón está perdido en cualquier caso.
22.bxc3 bxc3 23.~xcJ l::foc8 24.lllg4 lllxg4 25.'IJJ!xg4 f6 26.h4 (ver diagrama 29).
Y a pesar de la tenaz resistencia de Janowski, las blancas ganaron en la jugada
45.

La respuesta posicional de Capablanca al juego pasivo


Volvamos a Ja posición después de 8 ... exd5 (ver diagrama 30).

Diagrama 30 Diagrama 31
Posición después de 8... exd5 Las blancas controlan el juego

Aqul, a Capablanca se le ocurrió un plan mucho más sencillo y convincente para


las blancas:

32 EL GAMBITO DE DAMA
9.ib5!?
En la partida J. R. Capablanca- R. Teichmann, Berlín 1913, las negras lograron
realizar el avance ... c7-c5, pero eso no les reportó beneficio alguno:
9...il.b7 10.0-0 a611.il.a4 l::k8 12.'&e2 cS 13.dxcS ~xc5
Después de 13 ... bxcS 14.lUdl, los peones colgantes se encuentran bajo una
fuerte presión, pero asf es cómo deberían haber seguido las negras.
14.füdl .!Lixa4 15.lllxa4 (ver diagrama 31).
El peón central aislado y el alfil malo de "b7" fueron suficientes para marcar el
destino de las negras, contra un maestro posicional como Capablanca. La jugada
del cubano superó, inmediatamente, el tratamiento de Pillsbury.
¿Deberiamos, por tanto, descalificar el Ataque Pillsbury como una curiosidad
histórica, Ja segunda mejor forma de responder a una variante que las negras no
juegan ya?
¡En absoluto! Es cierto que probablemente no volvamos a ver la linea "pura" del
Ataque Pillsbury en un torneo moderno, pero el espíritu de su plan se mantiene
vigente. Y nos demuestra, además, qué hacer en todo tipo de líneas del Gambito de
Dama, en que las negras juegan pasivamente. ¡Nos enseña a explotar el plan lüe5 y
f2-f41
Por último, he aquí una partida en la que un Gran Maestro moderno logró
combinar elementos tanto del Ataque Pillsbury como del método de Capablanca:

Partida nº 1O
Valery Chejov-Manfred Glienke
Bundesliga 1994

l.d4 dS 2.c4 e6 3..!Llc3 lüf6 4.il.gS 1J..e7 S.e3 .!Llbd7 6..!üf3 0-0 7Jkl b6 8.cxd5
exdS 9.il.bS ib7 10.0-0 a6 11.ia4 1'.k8 12.lüeSI
De modo que si 12 ... c6, con 13.f4 tenemos el Ataque Pillsbury.
12... .!LixeS 13.dxeS .!Lld714 ..if4 tllc5 1S..ic2 tbe616.'&d3! (ver diagrama 32).

Diagrama 32 Diagrama 33
Provocando una debilidad Una brutal apertura de lineas

LA DEFENSA TARTAKOWER 33
Una jugada brutal que amenaza mate, pero que tiene el propósito de habilitar la
casilla "h6" para el alfil blanco. Eso permitirá, a su vez, avanzar al peón "f' y llevar
a cabo el ataque final.
16...g6 17..l!l.h6 ges 18•.!!cdl c6 19.f4 b5
Esta jugada es demasiado profunde para mí. Las negras debían ralentizar el ata-
que blanco con 19... f51, aunque las blancas pueden seguir presionando con 20.g41?
20.f5 lL!f8 21.e61 (ver diagrama 33).
De esta forma, las blancas abren la columna "f" , privando al caballo negro de la
casilla "e5", y despejando la casilla "d4" para su dama.
21 ... fxe6 22.fxg6! .
Mi fuente para esta partida indica las jugadas como 22.fxe6 if6 23.ixfll, y las
negras se rindieron, Jo que sería inexplicable. Creo que Chejov tomó el peón de
"g6", lo que es mucho más fuerte.
22....l!l.xf6
Después de Ja jugada 22 ... lLixg6, continuaría 23.\Wd4! (amenazando mate en
"g7") 23 ... e5 24.\Wg4 \Wd6 25.lLie4! \Wc7 26.\We6+ @h8 27JJf7, seguido de
28 ..l!l.g7+, ganando.
23 ..l!l.xfS
Las negras se rindieron, algo que no requiere explicación, ya que si 23 ... Elxfll,
24.g7, amenazando tanto Ja torre como Ja casilla "h7".

19 Peones colgantes
La primera exploración: por qué 'deben jugar las negras ... h6
El tema de Jos peones colgantes es muy importante en Ja Tartakower. Para un
debate inicial, remito al lector a la sección Estructuras de peones en el Gambito de
Dama Rehusado, del primer capítulo.

Partida nº' 11
William Steinitz - Adolf Anderssen
Viena 1873

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lLic3 lLif6 4..l!l.g5 .l!l.e7 5.e3 0-0 6.lilf3 b6 7..id3 .l!l.b7 8.0-0 lilbd7
¡Juego muy moderno! Con las jugadas ... h7-h6 y il.h4 intercaladas, 9J~cl c5
seguirla el curso de partidas jugadas por Fischer, Petrosian, Tal, Spassky y
Smyslov. Dadas las circunstancias ligeramente cambiadas, Steinitz encuentra algo
mejor.
9.cxd51 exd5
9 ... lllxd5 igualaría cómodamente, en caso de haberse jugado ... h7-h6 y .l!l.h4.
Pero aquí las negras tendrían problemas después de 10.ixe7 \Wxe7 l I.lllxd5 ixd5
12.\Wc2! (ver diagrama 34), con ataque doble a "c7" y "h7".

34 EL GAMBITO DE DAMA
() ATENCIÓN
,'VJjJ El ataque doble de la dama blanca a "c7" y, en conjunción con el
~ alfil, a "h7", es una trampa muy común. ¡Manténgase alerta!

Ahora vemos por qué los jugadores modernos prefieren 6... h6 en la apertura.
10.Elcl c5 11.dxcS
Un cambio algo prematuro a los ojos actuales, porque cede a las piezas negras la
casilla "b6". La alternativa 1l.if5 ! ? mantiene, en cambio, la ventaja. Las blancas
no deben temer 11...c4, pues l2.GUe5, con idea de 13.f4 en algunos casos, les
concede el control del centro. No obstante, no deberíamos ser muy críticos con
Steinitz por el hecho de que quiera crear de inmediato peo~es colgantes, pues sólo
veinte años después de esta partida demostró Pillsbury la fuerza de 'Ue5 y f2-f4, en
respuesta al avance .;.c5-c4. ·
11 ... bxcS (ver diagrama 35).
En el tablero tenemos ahora peones colgantes.
12.1Mla4?
Evacuando la casilla "dl" para la torre de rey, lo que incrementará la presión
sobre los peones centrales negros. Lamentablemente, la jugada no es recomendable
y debe ser reemplazada por otra como 12.ib5, como jugó, exactamente un siglo
después, un joven holandés llamado Jan Timman.

Diagrama34 Diagl'ama35
Un ataque doble Las negras tienen peones colgantes

12... tfie4?
Anderssen era un gran táctico, pero está claro que se encuentra incómodo en este
esquema que no le resulta familiar. Al tratar de liberar su posición, comete un feo
error.
Las negras debían haber avanzado en el centro, con 12... d4!, y después de
13.exd4 ixf3 14.gxf3 'Ub6, seguido de 15 ... cxd4, las blancas no tienen compen-
sación por su maltrecho flanco de rey. Obviamente, Anderssen, que podía ejecutar
fantásticos ballets con las piezas, era menos sensible a las necesidades de su
estructura de peones. Con todo, no deberíamos juzgar severamente a ninguno de

LA DEFENSA TARTAKOWER 35
estos maestros, que estaban tanteando en las tinieblas en lo que se refiere a
descubrir la estrategia correcta. Los jugadores actuales conocen la idea ... d5-d4 por
partidas como Petrosian - Spassky, incluida a continuación, partidas que los maes-
tros clásicos nunca hablan visto, en los albores del Gambito de Dama.
13..be4 dxe4 14.l:lfdl! (ver diagrama 36).
Una jugada mortífera, y la razón por la que Ja dama jugó a "a4".
14...ixgS
Si 14... exf3, 15.füd? gana pieza.
15.~xg51M/xg516J~xd7 l:lfb817.Wb3 (ver diagrama 37).

Diagrama36 Diagrama37
Destrucción sobre la columna "d" Atacando "fl" y "b7"

Las blancas atacan "b7" y "fl".


17.••.ic618.Wfxt7+@h819.h41 Wfg4 20J!xa7 Iha7 21.1M/xa7 l'hb2 22.1M/xc5
Amenazando mate y también el alfil. He aqul por qué Steinitz desvió a \a dama
negra de "g5", con 19.h4. Es obvio que, incluso en una partida estratégica, ¡detectar
los matices tácticos es importante!
22 ...1Mle6
Neutraliza ambas amenazas, pero ahora el alfil tiene problemas.
23.l3dl! h6 24.l:ld61M/t7 25.~dl l:le2 26.@fl
Las negras se rindieron.

Una versión más sofisticada de peones colgantes


Los peones colgantes pueden constituir un objetivo, pero no debemos olvidar que
hay columnas semiabiertas adyacentes, que ayudan al defensor a generar juego con
sus piezas mayores. Por otro lado, los propios peones colgantes imprimen
dinamismo a sus piezas con el control de buen número de casillas centrales y su
disponibilidad para avanzar de repente. Basta con pensar el dafl.o que hubiese
hecho el avance 12...d41 en la partida anterior.
Hablando en general, cuánto más se simplifique una posición con cambios de
piezas, más débiles se vuelven los peones colgantes.

36 EL GAMBITO DE DAMA
Partida nº 12
Tigran Petrosian - Boris Spassky
Santa Mónica 1966

1.d4 d5 2.c4 e6 3.liJc3 iJ..e7 4.lüf3 lüf6 5.i.g5 h6!


Nos encontramos ahora en territorio de la teoría moderna. Spassky sabe que
debe efectuar esta jugada para atenuar la futura presión de las blancas sobre la
columna "e".
6.ih4 0-0 7.e3 b6 (ver diagrama 38).

Diagrama 38 Diagrama39
La posición inicial de la Variante Peones colgantes en perspectiva
Tartakower

NOTA
Todas nuestras investigaciones partirán desde esta posición. Resulta
muy importante conocer algo respecto a las jugadas naturales 8.~cl;
8.cxd5, 8..ie2 y 8.id3.

8.~cl
Las blancas juegan de forma directa: sitúan una torre en "el" y luego atacarán
"c7".
8...ib7 9.cxd5
Más tarde volveremos a este punto.
9... liJxd5 10.lüxd5 exd5 11.ixe7 Wfxe7 12.Wfa4 c5 (ver diagrama 39) 13.i'n3
fü8 14.ie2 lüd715.0-0 Wff8
La dama se retira una casilla para romper la clavada sobre el peón de "c5". Esto
obliga prácticamente a las blancas a forzar acontecimientos, ya que una jugada
tranquila podría contestarse con 16... c4, y las negras evitan \a creación de peones
colgantes. Vale la pena mencionar que un avance tan comprometedor como ... c5-c4
debe evaluarse con sumo cuidado, pues el peón de "c4" podría minarse a conti-
nuación con b2-b3. Pero aquí las circunstancias parecen favorables a las negras, ya

LA DEFENSA TARTAKOWER 37
que podr!an continuar su marcha en el flanco de dama, con ... b6-b5, etc., reforzan-
do la casilla "c4".
16.dxcS
Petrosian, un jugador que nunca deja escapar un truco posicional, füa un
objetivo en "c5".
16... bxcS
El eterno dilema. ¿Qué prefieren las negras: peones colgantes o un peón, "d"
aislado? Aquí no hay un gran debate, pues 16 ... lllxc5, aunque activa el caballo
negro y lo pone en contacto con "e4" y "e6" (dos de sus casillas favoritás en el
Gambito de Dama), se replicaría con 17.ll'ld4. El caballo blanco se encuentra en un
puesto ideal y quita al alfil de "b7"· toda esperanza de ver, por mucho tiempo, la luz
del día.
17.:l!c2 (ver diagrama 40).

Diagrama40 Diagrama41
Los peones colgantes en escena ¿Cómo deben seguir las negras?

Por fin, han aparecido en el tablero peones colgantes, y Petrosian comienza a


ponerlos en su punto de mira. Su plan puede resumirse como sigue: doblaré torres
en Ja columna "c" y luego seguiré con li:Jd2 y ll'lb3, cuando el peón de "c5" estará
atacado cuatro veces. Esto obligará a las riegras a jugar ... c5-c4. Luego, tras
cambiar damas y jugar li:ld4, podré atacar el peón de "c4" con b2-b3, y después de
... c4xb3, retomaré a2xb3 y luego penetraré con la torre, l!c7. Si las cosas suceden
as!, el peón débil de "d.5", junto con mis piezas más activas, me darán muchas
posibilidades de ganar.
Spassky, sin embargo, aprovecha la ocasión.
17...~d61!
Una gran jugada posicional. Creo que fue: Karpov el primero en declarar que
cada posición debla juzgarse por sus propios méritos, con independencia de lo que
hubiese sucedido antes en la partida. Bueno, Karpov puede que lo haya dicho,
¡pero Spassky sabia todo eso!
La dama vuelve sobre sus pasos, pues tiene en la importante casilla "b6" un gran
puesto, y la forma de llegar al mismo es por 11 d6 11 • No ha habido pérdida de tiempo,

38 EL GAMBITO DE DAMA
a pesar de las apariencias, pues sin la inicial retirada a "f8", las blancas no se
hubiesen visto obligadas a cambiar en "c5", con lo cual quedó habilitada la ensilla
"b6".
Me pregunto cuántos jugadores de nivel internacional, no digamos ya de club,
tendrian la flexibilidad mental suficiente para jugar aquf 17 ...\Mld6. Pero los cam-
peones mundiales, por supuesto, son de otra pasta.
18.fücl 1Mlb6
Aquf la dama irradia fuerza en todas las direcciones. Por t.in lado, protege "c5" y
disuade de cqalquier asalto al mismo con b2-b4, además de impedir ib5, que ata.-
caría al defensor de "c5". En el aspecto agresivo, apoya un posible contraataque
sobre "b2" en el futuro, con ... l'!ab8, y el hecho de que defienda "a7" es útil en ese
sentido. Por último, y como veremos en la partida, afiade dinamismo a una eventual
ruptura en el centro.
19.llld2
Imperturbable, Tigran Petrosian continúa con su metódico plan. También planea
la inesperada 20.ig4! que, de producirse, haría imparable ixd7 y l':ixc5, ganando
un peón. Boris Spassky está obligado, por tanto, a sacar su torre de la potencial
clavada.
19...l!eS 20.lllb3 (ver diagrama 41).
El juego blanco ha alcanzado su momento culminante. Después de 20 ... c4
21.llld4, con idea de 22.b3, las negras caerían en una camisa de fuerza. En realidad,
incluso serla posible 20 ... c4 21.llla5!?, con idea de combinar el avance b2-b3 con
lllxb7.
Cualquier lector que haya reproducido las mejores partidas de Tigran Petrosian,
habrá visto buen número de combates posicionales. Hasta el propio Fischer hablaba
con admiración del fatal "abrazo del oso" del excampeón mundial.
Una partida como ésta, en la que un jugador del máximo nivel se salva contra-
atacando a tiempo prácticamente es ignorada por los autores de libros técnicos,
pues unas rápidas tablas no se consideran interesantes. Sin embargo, es una pena,
porque tales partidas no sólo enseñan el arte de Ja defensa, sino que enfatizan en la
grandeza de Petrosian, cuando conseguía sacar adelante sus magníficas victorias
técnicas.
20 •.. d41!
Una idea estratégica clave con un centro de peones colgantes: las negras
despejan la diagonal para su alfil, a costa de un peón. De pronto apreciamos que las
piezas blancas, sobre todo Ja dama, están mal situadas para defender su enroque.
Por otro lado, si fuese el tumo de las negras, podrlan atacar de inmediato "g2" con
...W'g6.
21.lllxcS lllxc5 22.rlxcS
Aqul, 22.1Mlxc5 ®g6 sería muy molesto para las blancas, pues no sólo están
amenazadas del mate en "g2", sino que también deben impedir los calzoncillos con
23 ... d3, e incluso 23 .. .l:fac8, con un ataque de rayos X a "c2".
22 ••. dxe3 23.fxe3 l3e7
Disponiéndose a doblar torres contra el peón "e".

LA DEFENSA TARTAKOWER 39
24.:SbS
Después de la partida, Petrosian dijo que habla omitido, sencillamente, que las
negras podían tomar el peón de "e3". Quizá su inconsciente, con su famoso sentido
del peligro, le estaba diciendo que había llegado el momento de forzar tablas.
En cualquier caso, con .. Jfae8 y ... 1Mlg6, etc., en el horizonte, las negras tendrlan
compensación suficiente por el peón.
24 ... \Wxe3+ 25.'ei'xe3 füe3 26.füb7 füe2 27.'fl.cc7 gd8 28J:!d7 ges 29.l3bc7
Tablas.

La regla de oro del juego en la apertura

Hasta los más grandes jugadores tienen lapsos posicionales y tácticos cuando se
enfrentan a desaflos inesperados en la apertura. De ahí que exista una permanente
carrera "de armamento" entre los jugadores de primera fila, que tratan continua-
mente de confundirse unos a otros con nuevas ideas.
No es imposible, sin embargo, que cualquiera de nosotros pueda realizar alguna
contribución a la teoría, pero creo que nuestro objetivo debería ser algo más
modesto, al menos cuando aprendemos una nueva apertura: no cometer dos veces
el mismo error, en circunstancias similares.
Spassky estaba descontento con el desenlace de la apertura, en su partida con
Petrosian, y comenzó a buscar posibles mejoras. En una ronda posterior del mismo
torneo, llegó, en la décima jugada, a la misma posición.

Partida nº 13
Miguel Najdorf - Boris Spassky
Santa Mónica 1966

1.d4 d5 2.c4 e6 3.tüc3 ie7 4.tüf3 tüf6 5.igS h6 6.ih4 0-0 7.e3 b6 8.:Scl ib7
9.cxd5 tüxd510.ti)xd5
Aquí, en lugar de 10 ... exd5, jugó:
10...ixdS! (ver diagrama 42).
En muchos casos, retomar de alfil es malo, porque las blancas pueden ganar
espacio y restringir a las piezas negras con el molesto avance e3-e4. Sin embargo,
el hecho de que la posición se haya simplificado, significa que las negras diflcil-
mente van a sufrir carencia de espacio, aunque las blancas prosigan con el avance
de peón.
ll.ixe71Mfxe712.ie2 :Sc8
No 12...1xa2?? 13.b3 'ei'b4+ 14.llld2, y el alfil negro no seguirá mucho tiempo
en este mundo. ·
13.0-0 cS
A diferencia de su lucha contra Petrosian, con los peones colgantes, aquí
Spassky iguala sin mayores problemas.
14.\Wa4 lLJd7 15.Wla3 @f8 16.1a6?

40 EL GAMBITO DE DAMA
Un torpe intento por jugar activamente.
16....b.f317.gxf3
Las blancas deben asumir un flanco de rey fracturado, ya que si 17 .1xc8,
l 7 ...Wlg5! gana.
17•..Wlgs+ (ver diagrama 43).

Diagrama 42 Diagrama 43
Posición después de 10 ...1xd5 ! Las negras buscan las tablas

Este jaque es una aceptación tácita de tablas, aunque después del movimiento
17.. .l~M8, las negras podrían haber tratado de explotar los frágiles peones contra-
rios.
18.©hl 1Wh5 19..bc81Wxf3+ 20.©gl 1Wg4+ 21.©hl 1Wf3+
Tablas.

Peones colgantes: las negras juegan ...i.e6!


El plan 8.lacl y 9,cxd5 perdió su veneno después de estas dos partidas de Spassky,
pues el alfil negro recobra su libertad con la captura 10 ...1xd5. Otra idea de las
blancas fue fijar un peón negro en "d5" (8.cxd5), antes de que el alfil hubiese
jugado a "b7".

Partida nº 14
Mario Bertok- Robert Fischer
Interzonal de Estocolmo 1962

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3 iie7 4.lllf3 lllf6 5.iJ.gS 0-0 6.e3 h6 7.iih4 b6 8.cxd5
Las blancas han ensayado aquí diversas jugadas, retrasando la creación de
peones colgantes, como 8.ie2 y 8.iJ.d3. Estas jugadas se comentarán en las par-
tidas que siguen.
8 ... lllxd5 (ver diagrama 44).

LA DEFENSA TARTAKOWER 41
8 ... exd5 no tiene nada de malo, y en tal caso las negras pueden activar su juego
al modo de la partida Kramnik- Yusupov (nº 15), después de 9.id3 ib7 lOJfol
lübd7 11.0-0 lüe4 12.1g3 c5, etc., con una posición compleja. La teoría puede
afirmar que las blancas tienen una ligera ventaja, pero ¿qué importa eso? Si las
negras se dan por satisfechas con el espacid y el contrajuego que reportan los
peones colgantes, no les preocupará su ligera vulnerabilidad, ni que la téoria
dictamine esta posición como de ligera ventaja blanca.

Diagrama44 Diagrama45
Posición después de 8... lllxd5 El alfil debe desarrollarse por "e6"

Las cosas, por supuesto, son diferentes si eli dictamen es de clara ventaja blanca,
pues eso significa que los teóricos han detectado un inconveniente en la posición
negra que va más allá de la existencia de los peones colgantes. En tal caso, deberá
usted verificar minuciosamente si tienen o no razón.
No obstante, debo confesar que me gusta la claridad y yo siempre jligarfa
8... lüxd5 para eliminar del tablero algunas piezas. Pero eso significa que prefiero
las partidas de Capablanca (¡o Fischer!) a las de Alekhine.
9.1xe7 V!Jxe7 10.lilxdS
Las blancas capturan antes que su rival juegue ...1b7, privándole as( de la op-
ción de retomar en la casilla "d5" con el alfil, como sucedió después de los
movimientos 10.li!cl 1b7 11.lllxdS 1xd5 en la partida Najdorf - Spassky que he-
mos visto.
10••• exd5 ll.1e2
El tipo de jugada respetuosa que se haría contra un Robert Fischer que ma-
chacaba a todo aquél que se le cruzaba en su camino. En el Interzonal de Esto-
colmo, la leyenda norteamericanl\ se habla anotado, en ese momento, 12 victorias y
8 tablas.
n ...1e6! (ver diagrama 45).
La mejor casilla para el alfil. La alternativa 1 l....ib7 también defenderla el peón
de "d5", facilitando así ... c7-c5, pero entonces el alfil se interpondría en un futuro
contrajuego a base de ... li!ab8, etc., y también seda vulnerable al ataque en algunas
lineas.

42 EL GAMBITO DE DAMA
CONSEJO
Si en la Variante Tartakower puede elegir entre "e6" o "b7" y no
puede decidir qué ensilla es mejor para el alfil, casi seguro que ...il.e6
es el desarrollo correcto.

12.0-0 c5 13.dxcS bxcS


Se ha producido la estructura de peones que ya conocemos.
14.\!«a41Mlb715.\!«n3 tlld716.t!llel aS!
Excelente jugada. La dama blanca queda así encajonada y deberá tener en cuenta
... \!«b4!, en cuyo caso el cambio '&xb4, ... a5xb4, dinamiza considerablemente a los
peones negros, mientras que si se permite cambiar las damas en "a3", los peones
blancos quedarán doblados y el de "c5" será un peón pasado.
17.lLJd3 c4! (ver diagrama 46).

Diagrama 46 Diagrama 47
Las negras apuntan al peón de "b2" La idea es seguir con ... lLJe4

Normalmente, estaríamos encantados con este avance, ya que los peones col-
gantes pierden su flexibilidad y se crea un agujero, que es un punto fuerte, en "d4".
Fischer, sin embargo, ha visto que puede lograr una presión decisiva contra el peón
de "b2", trastocando su defensa. Esta estrategia depende del hecho de que las
piezas menores blancas se encuentran situadas en malas casillas, sobre todo el
caballo.
Intente un pequeño experimento: cambie el caoallo blanco y el alfil, de forma
que el alfil se encuentre "d3" y el caballo en "e2". Entonces las cosas serian mucho
más saludables para el primer jugador, ya que el alfil puede retirarse a la casilla
"c2", impidiendo de esta forma que las negras jueguen ...1f5, y el caballo podría ir
a "d4".
Pero tal y como y están las cosas (¡vuelva a colocar, por favor el caballo en "d3"
y el alfil en "e2"!), el avance del peón desvía al caballo de la defensa de "b2", y
también hace posible el movimiento ...1f5, que impide defender al peón mediante
fübl.
18.lllf4 l3fb8!

LA DEFENSA TARTAKOWER 43
No 18 ...Wfb4?? 19.Wfxb4 axb4 20.e4!, y las cosas no han ido bien para las negras,
en vista de 20 ... dxe4 21.lüxe6 fxe6 22.1xc4.
19.l'fobl?
Una pérdida de tiempo. Fischer sugiere 19;lüxe6 fxe6 20.1g4 g¡a6 21.b3l, sa-
crificando un peón, como la mejor posibilidad de luchar por las tablas.
SI, las cosas ya están mal para las blancas, y su único crimen ha sido jugar pa-
sivamente.
19...ii.fS 20.i!bdl lüf6 21.gd2 g51 (ver diagrama 47).
Otro ataque "antiposicional" de peón al caballo. El primero (17 ... c4) "debilitaba"
el centro negro; el segundo "debilita" el flanco de rey.
Todo esto, naturalmente, debe ir entre comillas, pues cuando las negras disponen
de una iniciativa tan fuerte, es irrelevante hablar en términos de debilidades es-
tructurales.

NOTA
No se puede evaluar una posición sólo en términos de estructura de
peones. Es mucho más importante Ja coordinación de piezas.

22.tllxd5,
Un sacrificio desesperado, pero si 22,lüh5 tlle4 23.Elc2 Wlb41 (Fischer). Después
de 24.Wlxb4 axb4, los peones colgantes se han convertido en un temible trio que
ruTOlla el flanco de dama: 25.gal b3 26.!lccl c3!, y las blancas no pueden evitar
perder uno torre por Jos calzoncillos en "b2".
22 ... lüxd5 23..ixc4 .ie6 24.füdl tllxeJ
Letal simplificación, con la amenaza de mate en g2.
25.\Wxe3 1xc4 26.h4 gteS 27.\Wg3 \We7 28.b3 .ie6 29.f4 g4 30.h5 V!Jc5+ 31.fü'2
.if5
Las blancas se rindieron.

Otro intento fallido de jugar 8.cxd5


Partida nº 15
Jan Timman - Efwin Geller
Hilversum 1973

l.d4 d5 2.c4 e6 3.tllcJ .ie7 4.lllt3 lüf6 5.ii.g5 0-0 6.e3 h6 7.ih4 b6 8.cxd5 tllxd5
9.1xe7 V!Jxe7 10.lüxd5 exd5 1Ufo1
Más agresivo que 1I.ie2.
ll ....ie6 12.Wla4 c5
La alternativa 12...a5!? plantea la amenaza posicional 13 ... W/b4+!, forzando el
cambio de damas de modo muy desagradable para las blancas. Después de 13J'k3
~k8 14.1d3 c5, etc., la posición parece excelente para las negras.
13.\WaJ !lc8 14.ii.b5? (ver diagrama 48).

44 EL GAMBITO DE DAMA
Después de la sangre, sudor y lágrimas de algunos Grandes Maestros de primera
fila mundial, podemos concluir que las blancas deberían jugar 14.il.e2, aunque
tampoco esta jugada plantea problemas a las negras. Por ejemplo: 14...a5 15.0-0
Wfa7 (saliendo de Ja clavada) l 6.dxc5 bxc5, seguido de 17... ljjd?.
14...Wlb7!
Un oculto recurso táctico, que no sólo refuta el intento de ganar de las blancas,
¡sino que incluso las obliga a pensar en cómo igualar!
Anterionnente, Fischer había ensayado 14.il.b5 contra Spassky, en su match por
el Campeonato Mundial de 1972. Entonces era una jugada relativamente nueva y,
como suele suceder, el impacto de sorpresa superó, con mucho, los méritos de la
jugada, pues Spassky respondió 14... a6?!, y Fischer acabó ganando una famosa
partida, después de 15.dxc5 bxc5 16.0-0 ~a7 17.il.e2 ljjd? 18.llld4! W!IB?! (mejor
era buscar el final, con 18 ... 'Llf6 19.tLlb3 c4, aunque de todos modos las pers-
pectivas de las negras son sombrías) 19.ljjxe6 fXe6 20.e4 d4?! 21..ic4, etc., Robert
Fischer - Boris Spassky, 6ª partida del match, Reykjavik 1972.
Una mala línea a menudo se salva de las críticas porque ha tenido éxito en una
partida famosa (y no hay nombres mucho más famosos que los de Fischer o
Spassky). ·Pero créame: Ja jugada de E. Geller, 14...Wlb7, refuta el plan de las blan-
cas.

Diagrama 48 Diagrama 49
¿Qué deberían jugar las negras en Todo fonna parte del plan
esta posición?

15.dxcS
De otro modo, 15 ... c4 embotella a las piezas blancas.
15... bxc5 16J:l:xc5 Ehc5 17.iMfxc5 llla61 (ver diagrama 49).
Ahora las blancas no tienen más alternativa que tomar el caballo, pues tras
18.Wfc6 W!xc6 19.il.xc6 gb8!, no podrían impedir 20 ... füb2 (dado que 20.b3? ges
gana el alfil, ya que, con el peón en "b3", ya no disponen de la posibilidad il.a4,
para responder a ... gel+ con idl), con lo que su flanco de dama quedaría desman-
telado.
18.il.xn6 W!xa6 19.Wía3 Wlc4!

LA DEFENSA TARTAKOWER 45
Las blancas tienen un peón de ventaja, pero el hecho de que no puedan emocar
les creará serias dificultades.
20.©d2?
Un burdo error. Las negras sólo quedarían un poco mejor tras 20.'\Wc3 :gb&l (o
20 ...1Wxa2!?).
20 ...1Wg4 21.E~gl d41 (ver diagrama 50).
Una vez más, este explosivo avance de peón es la clave del juego del segundo
jugador.
22.lüxd41Wh4 23.gel
Si 23.:Sfl, 23 ...ic4 gana el peón de "f2", y después de 24.©el, las negras pue-
den jugar 24... :gcs o 24 ... \Wxh2 a discreción, ya que el rey blanco no va a ninguna
parte.
23 ...\Wxf2+ 74,ge2 1Wfl 25.lüxe6 fxe6

Diagrama 50 Diagrama 51
El avance de peón clave Ahora las negras ganan por fuerza

Las blancas mantienen un peón extra, pero se enfrentan a una penosa tarea de-
fensiva. En realidad, sólo un programa tendría una posibilidad realista !fe neutra-
lizar todas las amenazas.
26.1.Wd6 ©h8 27.e4 ges 28.©e3 fü8 29.fül2 e5!
Con idea de mantener la presión con 30 ... '\Wf4+ 31.©d3 fü6.
30.1.Wxe5 (ver diagrama 51).
Finalmente, las blancas sucumben a la presión. Esta captura de peón pierde
forzosamente, pues la dama debla permanecer en la columna "d" para mantener a
raya la torre negra.
30...1.Wel+ 31.l':ie21Wgl+ 32.©d3 gd8+ 33.©c3 'l!!lldl 34.1Wb5 '\Wd4+ 35.©c2 a61
El tercer sacrificio de peón se anota el punto.
36.1.Wxa6 '\Wc5+
Las blancas se rindieron.
Si el rey va a "b 1" es mate en una, y si 37. ©b3 gb8+ y mate en tres.
El Gran Maestro soviético Efim Geller era uno de los mayores exponentes del
Gambito de Dama.

46 EL GAMBITO DE DAMA
o Las blancas juegan 9.i.xf6
Las blancas tratan de restringir ...c7-c5 con piezas
En el momento de escribir este libro, debido a la posibilidad (tras 8.cxd5) l l...ie6,
como en las partidas anteriores, las blancas a menudo esperan que el alfil se sitúe
en "b7" y luego juegan 1xf6 y c4xd5, para mantenerlo encerrado.

Partida nº 16
Miguel Illescas - Nigel Short
Pamplona 1999

1.tf:\f3 dS 2.d4 tf:\f6 3.c4 e6 4.llic3 ie7 S•.ik.gS h6 6..ik.h4 0-0 7.e3 b6 8.ie2 ib7
9..lk.xf6 (ver diagrama 52).
La medida antia/fil de "b7" antes mencionada. Las blancas están dispuestas a
desprenderse de su pareja de alfiles, a fin de impedir que las negras simplifiquen y
liberen su alfil tras 9.cxd5 liJxd5, etc.
9...1xf6 10.cxdS exdS
Siempre me ha parecido irónico que las negras se quejen de contar con un alfil
malo en el_ Gambito de Dama, y sin embargo no haya fuerza humana que las
convenza para cambiar el alfil por un caballo, por ejemplo, 10 ...ixd5 (permitiendo
l l.liJxd5) y, con razón, pues las blancas dominarían, de forma permanente, las
casillas de su color. ¡Se diría que el viejo proverbio que dice que el peor alfil es
mejor que el mejor caballo se mantiene vigente!
11.0-0 't/!Je7 12.'IJ!ib3
Esto parece un tanto extraño, pero en realidad es muy lógico. Las blancas
quieren obstaculizar en lo posible ... c7-c5, de ahí que sitúen su dama en una casilla
en la que no sólo ataca directamente "d5", sino que plantea una amenaza potencial
sobre "b7".

NOTA
Dado que las negras tienen los dos alfiles, las blancas quieren evitar
la apertura de líneas.

12... ~dS (ver diagrama 53).

Un momento interesante. Corno con :frecuencia sucede en la Tartakower, las negras


deben decidir si contraatacar o no de inmediato sobre el centro blanco. Después de
12... cS, quedarían con peones colgantes, con lo que eso conlleva de riesgos y posi-
bilidades.
Por otro lado, la sólida 12 ... c6 es mucho más segura, perq también concede a las
blancas la oportunidad de mejorar gradualmente su posición.
Supongamos que las blancas juegan 13.Éladl. Ahora, después de 13 ... c6, podrían

LA DEFENSA TARTAKOWER 47
intentar el avance e3-e4 para abrir el centro,. explotando el hecho de que pueden
jugar 14Jffel sin pérdida de tiempo, y luego i.d3 y e3-e4. Como las negras han
encerrado su alfil con ... c7-c6 (perdiendo, por tanto, su influencia sobre "e4"), este
esquema goza de cierto respaldo magistral.

Diagrama52 Diagrama 53
Las blancas juegan 9 .i.xf6 Las negras preparan ... c7-c5

Por esta razón, el plan alternativo 13 ... c5 parece preferible. Por ejemplo: 14.dxc5
ixcJ (una intermedia necesaria, pues de no· ser as!, caería "dS" -véase cómo)
15.'\Wxc3 bxc5 16.ltle51 (una jugada muy útil en un centro con peones colgantes,
pues las blancas se disponen a eliminar el caballo enemigo tan pronto como se
desarrolle, basándose en el principio de que los peones colgantes se van debilitando
a medida que se acerca el final) 16 ... ltld7 l 7.C/Jxd7 füd7 18.ig4 'Sc7 l9.'Sd2 ~M8
20.'Scl :Sd6 (ver diagrama 54), y las blancas tienen cierta presión sobre los
peones, pero, por otra parte, las piezas negras son todas activas y esperan que se les
presente la oportunidad de lanzar un golpe táctico. Por ejemplo: 21.b4? 'Sdc6!
22.b5 d41, seguido de ...'Sg6, con un juego tremendo, ya que si 23.exd4?, 23 ... cxd4
y las negras ganan en el acto.
Volvamos ahora a 13.'Sfdl. Podría usted pensar que es casi lo mismo. Pero aquí,
después 13 ... c5 14.dxc5, etc., las blancas pueden incorporar la torre inme-
diatamente al ataque, por la columna "e", con 'Sacl (mientras que, en c11so de
13.E:adl, perderían un tiempo con :Sel). La mala noticia para las blancas es que si
las negras juegan la alternativa l3 ...c6, perderían un movimiento, al tener que jugar
14.'Sdel para apoyar el avance e3-e4.
13.füdl c6
La mejor jugada, en virtud del razonamiento.anterior.
14.Ji.fl ltla6!?
El caballo inicia una maniobra de tres jugadas para alcanzar su mejor puesto, en
"e5". Este juego esquemático, a largo plazo, es posible con un centro fijo.
Entretanto, las blancas tratan de crear un agujero en el flanco de dama enemigo.
15J!d2 l?Jc7 16.a4 <tle6 ·

48 EL GAMBITO DE DAMA
Misión cumplida. El caballo negro, dama y alfil de rey forman ahora un grupo
compacto, caracterfstico de la Defensa Tartakower.

Diagrama 54 Diagrama55
Un desequilibrio dinámico Hora de la acción

l7.a5 b51
Las negras mantienen intacto su flanco de dama. Si ahora 18.a6, 18 ... ~c8 y las
negras pueden reagruparse con ... id7, .. Jfac8, etc., con idea de ... c6-c5, y el peón
de "a6" serla una debilidad.
18.'1Wa2 a619.E:cl (ver diagrama 55),
Si esta partida se hubiese jugado en 1909 y no en 1999, el crítico condenarla
abiertamente a las negras por haber permitido la creación de un agujero en la
casilla "c5" y por el mal alfil de "b7". Al mismo tiempo, habría elogiado a Ta-
rrasch, Schlechter y Rubinstein o quienquiera que estuviese jugando con blancas,
por haber logrado el control de "c5" con jugadas como J;ldc2, lllcl, llld3, llle2 y
lilc5.
Al mismo tiempo, el maestro "menor" que conduela las negras se limitaría a es-
perar tranquilamente cómo las blancas mejoraban poco a poco su posición. Ni si-
quiera soñaría ·con intentar un contraataque. No, su papel serla el de perder de for-
ma lenta y penosa, ante un Gran Maestro, en justa expiación por sus pecados estra-
tégicos.
¿Exageración? Por supuesto. Pero al reproducir las partidas clásicas es fácil ver
que el concepto de una rápida transición de la defensa paciente al contraataque
dinámico estaba mal entendido. ¿Cómo, si no, explicar que Adolf Anderssen, que
podía realizar tan brillantes y profundos sacrificios en el Gambito de Rey, no
pudiese apreciar la fuerza de la ruptura central ... d5-d4 en su partida con Steinitz
antes comentada?
Por el contrario, Nigel Short, el fuerte Gran Maestro moderno (que, como es
sabido, disputó un match por el título mundial en 1993) es muy consciente de la
"energía" acumulada en sus bien coordinadas piezas.
19... c5!
Brillante, aunque totalmente lógico. Aquí hay dos justificaciones para esta am-

LA DEFENSA TARTAKOWER 49
biciosa ruptura: primera, las negras tienen preponderancia por las casilliµ; de su
color, debido a que su alfil de "f6" no tiene rival y segunda, que la dama blanca, en
"a2", está bastante alejada de los acontecimientos.
20.dxc5
Las blancas debían haber jugado 20.g3, en cuyo caso Short pensaba seguir con
20 ... c4, con una fuerte falange de peones en el flanco de dama, convirtiendo al
patito feo de "c6" en cisne en "c4".
20 ...d4
El centro de las negras explota con tal fuerza, que las blancas ya no pueden sal-
varse.
21.lllxd4
Las blancas se d;errumban después de 21.exd4 ixf3 22.gxf3 ig5!
21. ..ixd4 22.exd4 lllxd4 23.mht tllf3!! (ver diagrama 56).
Las negras pueden rematar la partida con un brillante ataque porque, en esencia,
tienen una dama de ventaja, en lo que concierne a los acontecimientos del ~aneo de
rey.
24.ªxdS+ !3xd8 25.c6
Si 25.gxf3 !xf3+ 26.l\g2 il.xg2+ 27.©xg2 '1Wg5+, y la dama gana la torre de
"el".
25 ...ixc6 26.llle2 '1Wh4! 27.gxf3 '1Wxf2 28.c!l\f4
Después de 28J:lxc6, Short iru.lh;a w1 buuilu remate: 28 ... \!Mxfl+ 29.f.Ligl !1dl
30.!1g6 (utilizando la clavada de "f?" para sobrevivir un poco más) 30 ...'1Wxf3+
3U~g2 ®e4!1 (la dama sale del ataque del caballo blanco y ahora 32 .. J!d2 es una
amenaza mortal)32.b3 fügl+I 33.'itixgl V«el++.
28... .lil.xf3+ 29.ig2 l::!d2 30.ªgl .lil.e41 (ver diagrama 57).
Las blancas se rindieron.
Una tranquila y bonita jugada. Las negras tornan el caballo de "f4" a cambio de
nada y entonces tendrán material de ventaja con ataque decisivo.
Una excelente partida de Nigel Short.

Diagrama 56 Diagrama57
Iniciando un rápido ataque Las blancas se rindieron

50 EL GAMBITO DE DAMA
Las blancas tratan de restringir ... c7-c5 con peones
Partida nº 17
Veselin Topalov - Vladimir Kramnik
Linares 1998

1.d4 tt:lf6 2.c4 e6 3.tt:lf3 dS 4.tt:lc:3 iJ.e7 5 ..ig5 h6 6.i.h4 0-0 7.e3 b6 8.il.e2 i.b7
9.ixf6 ixf610.cxd5 exdS 11.b4 (ver diagrama 58).
Otra forma en que las blancas pueden oponerse al avance ... c7-c5.
n ... c6
Recuerdo que 11...cS se jugó en los matches Karpov - Kasparov, y después de
12.bxcS bxc5, las blancas no tuvieron nada mejor que 13.E'~bl, con una mínima,
aunque molesta ventaja, (ver. tliagrama 59). Por ejemplo: 13 ...Wla5 14.\!Md2 (natu-
ralmente, cambiar "b7" por "c3" sería un alivio para las negras) 14... cxd4 15.tt:lxd4
ixd4 16.exd4 ia6 17.<'llbS \Wd8 18.0-0 tt:lc6 19.füdl '1Wf6, y las negras están muy
cerca de la igualdad, pero no del todo; o bien 13 ...iJ.c6 14.0-0 llld7 15 ..ibS 1Mfc7
16.\Wa4 lllb6 17.\!Ma5 cxd4 18.exd4 y, de nuevo, las negras deben preocuparse por
una cierta presión.
Aunque puedo simpatizar con las dos K, tratando de jugar así en un Campeonato
Mundial, en el que unas tablas valen su peso en oro, creo que para el resto de los
mortales serla penoso defender una posición como esa,. sin ninguna posibilidad de
ganar y, tal vez, un 15% de posibilidades de perder.
¿Es para eso por lo que se juega un Gambito de Dama? Es mucho más inte-
resante mantener la tensión con l l...c6 y, de esa forma, como podrá ver, ¡incluso
podría ganarle a Topalov!

Diagrama 58 Diagrama 59
Las blancas tratan de restringir el Las negras rio han conseguido
avance ... c7-c5 la Igualdad

12.0-0 as
Muy lógico, aunque invita a las blancas a atacar "c6" al modo del ataque de mi-

LA DEFENSA TARTAKOWER 51
norias. La batalla clave se desarrolla en tomo a la casilla "c5", y uná véz que el
peón "b" haya sido inducido a avanzar, la ruptura ... c6-c5 es más atractiva para las
negras.
13.bS
Después de 13.a3 axb4 14.axb4 b5!?, 'el peón blanco puede fijarse como
potencial objetivo en "b4", y podría seguir la maniobra ... élld7, ... éllb6 y ... éllc4. Las
blancas siempre deben estar atentas a la posibilidad ... b7-b5 (o ... b6-b5), en
combinación con ... éllc4, cuando la casilla "c4" es débil. Como regla general, sólo
será posible jugar así para las negras, cuando las blancas no puedan alterar la
posición con un fuerte avance e3-e4.
13...cS
Es importante observar que el peón "c" necesitó dos jugadas para llegar a "c5",
pues de otro modo las blancas habrían jugado 14.b5xc6 al paso, dejando a las
negras con peones débiles en "b6" y "d5".
14.~el ~e8 15,gcl élld7 16.g3
Las blancas deciden mejorar la situación de sus piezas, trasladando el alfil a
"g2", para afiadir un potencial ataque a "d5".
16.dxc5 inflige a las negras un peón "d" aislado, pero después de 16 ... éllxc5
17.élld4 '<M'd6, el caballo negro se habría atrincherado en "c5".
16... ~fB! (ver diagrama 60).

Diagrama 60 Diagrama 61
El caballo se dirige a "e6" Equilibrio dinámico

Entretanto, el caballo negro se dirige a "e6". El lector podrá recordar su fuerza


en esta casilla, en la partida Illescas - Short antes comentada.
17.~a4
Topalov obliga a las negras a abandonar su presión sobre "d4", antes de que el
caballo pueda incrementarla.
17... c4
Si, en cambio, l 7... cxd4?, seguiría 18.~xd4, y posteriormente las blancas pue-
den jugar éllc6, lo que significaría una capitulación posicional por parte de_ las ne-
gras.

52 EL GAMBITO DE DAMA
18.Íl.fl Wfd6 19.Íl.g2 lfad8 l0.h4 li:le6 l1.lLic3 g6 22..li:ld2 ia8 (ver diagramo
61).
Ante la amenaza táctica 23.lllxc4. Ahora se ha llegado a una especie de
equilibrio dinámico. El avance e3-e4, con idea de minar "c4", dificilmente puede
tener éxito, y en realidad, ¡incluso sería un sueño para las bien centralizadas piezas
negras! Por consiguiente, Topalov decide avanzar sus peones del flanco de rey,
pero lo único que consigue es debilitarlos.
23.hS?
Esto no es bueno, pero había un avance de peón razonable para las blancas:
23.f4, al estilo del Ataque Pillsbury. Entonces, después de 23 ... lllg7 (para disuadir
un futuro avance f4-f5) 24.lllD, seguido de 25.llle5, habría dado lugar a un juego
interesante.
23 ... gSI 24.ciln il..e7 25.g4?
Ahora el plan de las blancas está claro: quieren situar el caballo en "f5", vía
"g3". Sin embargo, refutar esta idea es para Kramnik un juego de niflos y después
de eso el debilitamiento de los peones blancos en el flanco de dama tendrá serias
consecuencias.
25...Wf d71 26.lllg3 lllg7 27.a4 il..b4
El comienzo de una serie de curiosas maniobras con este alfil. Obviamente,
Vladimir Kramnik sabe que está jugando con un oponente siempre activo, de modo
que se contenta con que las blancas arruinen por su cuenta su posición en el flanco
de rey.
28.Íl.h3 il..b7 29.Wf c2 il..d6 30.lllfS lllxf5 31.gxfS il..b4 32.©g2 Wfd6 33.f3 Ele7
34,ge2 Elde8 (ver diagrama 62).

Diagrama 62 Diagrama 63
Las blancas están estratégicamente Las negras juegan y ganan
perdidas
El Gambito de Dama en su apogeo. Las negras han realizado una serie de
jugadas precisas de consolidación y centralización y, de pronto, se encuentran en
una posición estratégicamente ganada.
35.Elcel Wff6

LA DEFENSA TARTAKOWER 53
El modo más directo de decidir la lucha es.llevar el alfil a'"c7" y la dama a "d6",
seguido de penetración en "g3". Pero Kramnik no tiene prisa. Una vez más, ha
evaluado correctamente que las blancas le facilitarán las cosas al tratar de forzar
contrajuego.
36.ig4 id6 37.Wdl ib4 38.Wcl gd8 39.gdl i.c8 40.e4 ixc3 41.e5 (ver dia-
grama 63).
41 •. J:be5!
Entregando la calidad para lograr unos p~ones pasados y unidos, que serán in-
vencibles. .
42.dxe5
O bien 42.füe5 ixd4!
42...ixe5 43J~del ic7 44.ges+ ©g7 45.füdS ixd8 46.gdl ib7 47.f4 d4+
48.if3 d3 .
Las blancas se rindieron.
Un posible final sería 49.Wxc4 Wb2+ 50.©g3 hf3 51.©xt'3 We2+ 52.©g3
Wxdl 53.Wd4+ i.f6, etc.

• Las blancas juegan tran~uilamente


Tras algunos grandes éxitos en este capítulo, las negras sufren un duro revés en la
siguiente partida. Naturalmente, vale la pena recordar que la Tartakower no gana
necesariamente para las negras.

Partida nº 18
Vladimir Kramnik- Arthur Yusupov
Dortmund 1998

1.c!t)f3 d5 2.d4 c!t)f6 3.c4 e6 4.c!t)c3 ie7 5•.ig5 h6 6•.ih4 0-0 7.e3 b6 8..id3
A primera vista, no parece que las blancas hayan adoptado un enfoque muy
ambicioso, pues se contentan con desarrollar sus piezas y encontrar alguna grieta
en la armadura negra.
Sin embargo, no debemos dejamos engaftar por las apariencias: las negras deben
jugar con precisión, pues las blancas pueden atacar a puntos tan diversos como
"a6", "d5" y "h7".
8...1b7 9.0-0 c!t)bd7 10.'i!Yel (ver diagrama 64).
La posición puede parecer prácticamente igualada, pero las blancas cuentan con
dos importantes ventajas: primera, una estructura de peones algo más sólida, y
segunda, un puesto activo y seguro para su dama en "e2".
La dama negra, por el contrario, no tiene un evidente refugio contra los peligros
que puedan surgir por la columna "d" y, ade!llás, interfiere en la comunicación de
sus torres. Otra consecuencia de este dilema éle la dama negra es que sus peones se
encuentran bajo una mayor presión, al tener que impedir que la dania quede
expuesta al ataque.

54 EL GAMBITO DE DAMA
10... cS 11.Ag3 ./De4 12.cxdS exdS 13.~adl .!Dxg3?!
Las negras se hacen con la pareja de alfiles, que parece ser el cufio de la
Tartakower. No obstante, a K.ramnik le parece mejor 13 ... ILidf6, apoyando el ca-
ballo de "e4".

Diagrama 64 Diagrama 65
Las blancas están con ligera Las blancas quieren jugar 15.il.a6
superioridad

14.hxg3 (ver diagrama 65).


Si tuviera usted que señalar a la mejor pieza blanca, es posible que se fijase en el
alfil de "d3", mientras que el alfil de "b7" es el candidato a peor pieza negra, pues
se encuentra en una diagonal bloqueada y no tiene otra función que defender "d5".
Y sin embargo, a Krarnnik le encantaría cambiar su "mejor" pieza por la "peor"
de Yusupov. Si fuese su turno, jugaría de inmediato 15.ia6!, y después de
15 ... ha6 16.\Wxa6, el peón de "d5" estaría ya colgando ante la presión que puede
desencade~~ d4-xc5. Si 15 ... ~c6, 16.dxc5 descubre un ~taque a "d5", y después de
16 ...i.xc5 17.lLJe5 y el peón de "d5" pronto sucumbirá.
Resulta que el alfil malo de "b7" está asumiendo una importante función posi-
cional al proteger el peón de "d5".

NOTA
El valor de una pieza concreta debería juzgarse por el servicio que
presta a la posición del jugador en conjunto, y no por su actividad o
por su inactividad individual.

14... a6?
Yusupov es un gran jugador, que conoce qué piezas necesita para que su
esquema funcione de forma adecuada. Por consiguiente, se apresura a impedir la
intrusión en "a6".
Sin embargo, K.ramnik opinó, después de la partida, que 14... c4!? habrla sido la
mejor forma de conseguirlo, pues en la partida obtuvo fuertes perspectivas de
ataque contra los peones colgantes.

LA DEFENSA TARTAKOWER 55
15.dxc5 bxc5 16.ibl
Una jugada tranquila, ·pero la potencial presión sobre "h7", después de Wef c2, será
molesta.
16... ll1b6
Después de 16... tllf6 17.e41 d4 18.e5, las blancas tienen una fuerte iniciativa
(Kramuik).
17.a4! (ver diagrama 66).
Con idea de minar el defensor de "d5" con el avance a4-a5. Para no atentar
demasiado contra los adeptos a la Tartakower, pasaré de puntillas sobre las jugadas
restantes:

Diagrama 66 Diagrama 67
Planeando minar "d5" ¿Pueden defenderse las negras?

17...if6 18.Wefc2 g6 19.nS tllc4 20.~xdS!


El frente de peones finalmente se quiebra, ¡ya que si 20 ...1/.xd5, 21.e4 recupera la
pieza. .
20 ... lllxb2 21.lllxf6+ Wefxf6 22.E!d2 .ixf3 23.gxf3 gab8 24.f4 c4 25.e4 füd8
Fuerte movimiento para apoderarse de la columna "d".
26.e5 füd2 27.\!!!fxd2 \!!!fd8 28.\!!!fe2 \!!!id41
Las negras se defienden con determinación.
29:e6 tlld3 30•.1Íl.c2 fxe6 31.1Ml'xe6+ @g7 32.ia4! (ver diagrama 67).
Una astuta jugada en mutuos apuros de tiempo.
32...c3?
El peón debla permanecer en "c4", para proteger al caballo. Después de 32 ...!!f8!
(Kramnik), las negras podrían haber conseguido tablas.
33.ic2!
El alfil regresa a "c2" pero, lamentablemente para las negras, los peones no
pueden retroceder. Ahora el caballo será expulsado de "d3", con lo que caerá "g6"
y el rey negro quedará sentenciado.
33 .. J!b2 34.1!Ne7+@g8 35JWe2 lllxf4 36.gxf4 @n 37,gdl
Las negras se rindieron.

56 EL GAMBITO DE DAMA
• Las blancas juegan un temprano i.xf6
¡Atentos los seguidores de las defensas Tartakower y Lasker!
En la parte final del presente capítulo veremos lo que deberían hacer las negras
contra un enfoque "anti-Tartakower" de las blancas, relacionado con un temprano
cambio en "f6". De este modo pueden anticiparse también las defensas Lasker y
Clásica.

Partida nº 19
Vladimir Malaniuk - Alexei Barsov
Tashkent 1987.
I.d4 d5 2.c4 e6 3.lt\c3 lt\f6 4 •.i!l.gS .i!l.e7 5.ltlf3 0-0 6.\!!/c2!?
Después de 6.l1kl, los fans de la Tnrtakower les gustarla 6... b6 7.e3 Ab7, mien-
tras que el clan Lasker preferiría 6... t/Je4 7.~e7 \!!/xe7 8.e3, etc.
Una importante alternativa, 5.e3 0-0 6.ltlf3 h6 7..i!l.xf6, se c9menta en la siguien-
te partida.
6••. h6
La inmediata 6...c5!? también dificulta que las blancas logren ventaja alguna en
la apertura. ·
7.i.xf6
Tras 7.i.114, los seguidores de la Lasker querrían saber si sigue siendo posible
7...llle41? Por ejemplo: 8..ixe7 V!ixe7 9.e3 (ya que 9.l0xe4 dxe4 10.\!!/xe4 \!!/b4+
l l.lfJd2 \!!/xb2 no reporta nada a las blancas). 9... l0xc3 10.\!!/xc3 c6 1 l..i!l.d3 lfJd7
12.0-0 dxc4 13 ..ixc4 b6 14.lüe5 lüxe5 15.dxeS .i!l.b7, con una respetable posición
para las negras, A. Nikitin - V. Burmakin, Alushta 2000; o bien si 8.lüxe4 .ixh4
9.l0c3 .i!l.e7 10.0-0-0 lüa6 11.a3 c6 12.e3 l1fü8, con juego confuso, I. Jenlrin - J.
Timman, Tilburg 1994.
Sin embargQ, la receta 7... c5! (ver diagrama 68) parece ob~etivamente más fuer-
te, y las negras lograron igualar tras 8.dxc5 dxc4 9.e4 .!pfd71? 10..i!l.xe7 \!!/xe7
l I.ixc4 WlxcS, A. Lamber - R. Vaganian, Alemania 1996; mientras que 8.cxdS
cxd4 9.l0xd4 lüxd5 IO.ixe7 Ci:Jxe7 11.i;!dl Wlb6 también fue bueno para las negras,
V. Golod-A. David, Vlissingen 2000.

NOTA
Es importante ver que en estas lfneas las negras con 8...dxc41
(Vaganian) y 8 ... cxd4! (David) pueden evitar quedar con un peón
"d" aislado.

7....bf6 (ver diagrama 69) 8.0-0-0


Una opción muy agresiva ... ¡pero serán las negras quienes ataquen! También
tendrían juego dinámico tras 8.e4 dxe4 9.V!ixe4 cSI, o después de 8.¡;¡dl c5! 9.dxc5
(9.cxd5 cxd4 10.lfJxd4 exd5 11.e3 t/Jc6 no es prometedor para las blancas) 9...\!!/a5!

LA DEFENSA TARTAKOWER S7
10.cxd5 exd5 11.\Wd2 (el peón de "d5" es dificil de conservar después de, digamos,
1 U~xd5, con idea de ... lllb4 y ... .lie6, etc.) 11....txc3 12.'1Wxc3 '1Wxc3+ 13.bxc3 llla6
14.e3 tlixc5 15.gxd5 b6 y el mal estado del flanco de dama blanco dio amplia com-
pensación a las negras por el peón, P. San Segundo - P. Van der Sterren, Linares
1995.
8...c5 9.dxc5 d4 10.e3 dxc311 (ver diagrama 70).

Dingrnmn 68 Diagrama 69
Posición después de 7..th4 c5! Las negras planean ... c7-c5

Habiendo llegado hasta aquí, las negras no tenfan más elección que sacrificar la
dama, pero se trata de una bonita jugada.
11.füdS cxb2+ 12.©bl !bd8
Torre, el fuerte alfil de casillas oscuras y posibilidades de ataque al rey blanco
conceden plena compensación a las negras por la dama. No incluirla en esos
triunfos al peón de "b2", ¡pues las negras pronto celebrarán perderlo!
13.llld2 g61
Impidiendo que el alfil sea desviado de la gran diagonal.
14.llle4 .ig7 15.lllc3 llla616.'ilt'xb2??
Una horrible jugada, que no sólo permite una clavada, sino que eliminar el peón
negro es una mala idea, puesto que constituía un escudo protector para el rey
blanco. Era interesante 16.g4 lllxc5 17.i.g2, aunque son las negras, por supuesto,
quienes tienen la mayor parte de la diversión.
16... lllxcS 17.\Wc2 bS! (ver diagrama 71).
Abrir la columna "c" sería fatal, tras 18.cxbS 1b7, con idea de 19 .. J~ac8, etc.
18.lllxb5, en cambio, sería un desastre por Ja apertura de la columna "b": 18 ... gb81
y 19... a6.
18.il.e2 bxc4 19.ixc4 gb8+ 20.©cl .l!l.a6
Las blancas se rindieron.
Después de 21.i.xa6 lllxa6, las blancas están absolutamente indefensas contra
22 ... gdc8, por no hablar de 22 ... lllb4 o 22 ...1xc3.
Un increíble castigo de la idea i.Mfc2 y hf6.

58 EL GAMBITO DE DAMA
Diagrama 70 Diagrama 71
Un bonito sacrificio de dama Abriendo columnas para las torres

Partida nº 20
Tiio Doppner - Oleg Korneev
Bundesliga 1992

1.d4 dS 2.c4 e6 3.'llc3 'llf6 4.Ags Ae7 S.e3 0-0 6.Clif3 h6 7.hf6
Por cierto que si las blancas cambian de idea en su cuarta jugada, con 4.1f4,
entonces 7... c5! es una réplica similar al capítulo sobre 5.i.f4.
7....lxf6 8Jfol (ver diagrama 72).
Contra o~s jugadas, las negras pueden lograr suficiente juego con ... c7-c5 en el
momento oportuno, pues la jugada liberadora natural es tanto más fuerte con un
alfil de casillas negras en "f6" que no tiene oposición. Por ejemplo: 8.cxd5 exd5
9..ld3 c5! 10,dxc5 .lxc3+ 11.bxc3 lüd7, y las negras están listas para recuperar el
peón con 12... lüxc5 y nada que temer. O bien 8.\Wd2 dxc4 (asegurándose de no
quedar con un peón aislado en "d5") 9.Axc4 c5 10.dxc5 lüd7 y, de nuevo, las
negras retoman el peón e igualan.
La alternativa 8.Wl'c2 merece cierto respeto. Esta jugada indica que las blancas
podrían estar planeando enrocar corto e iniciar un ataque a la bayoneta contra el rey
negro. No obstante, hay que ser un valiente para situar el rey en el camino del alfil
"draconiano" de "f6". Las negras deberían responder 8... c5 (ver diagrama 73), y
aquí la partida T. Vasilevich - T. Upton, Gibraltar 2004, continuó con 9.0-0-0 cxd4
10.exd4 lüc6 ll.h4 dxc4 12.W/e4 lüb4 13 ..Axc41d7 14.lüe5 b5 y temo ya lo peor
para el rey blanco. Filosóficamente hablando, ¿qué han hecho mal las negras para
que merezcan el niate después de 9.0-0-0, etc.? Las blancas, sin embargo, si han
tentado a la suerte, situando su rey en la expuesta casilla "el 11 •
No es sorprendente que las blancas, en general, hayan evitado enrocar largo. En
la partida S. Halkias - S. Atalik, Kavala 2005, prefiriera~ 9.dxc5, pero fueron
gradualmente superadas por su oponente: 9... dxc4 10.1xc4 lüd7 l 1.lüe4 Clixc5!
12.'llxf6+ (si'l2.'llxc5 W/a5+ recupera la pieza con ventaja) 12...W/xf6 13.0-0 .ld7

LA DEFENSA TARTAKOWER 59
14.füdl füc8 15JM'e2 a6 16.l:!d4 b5 17.1b3 'e5 18.l:!d2 ig4, y las negras tienen la
iniciativa.
8... c6
La jugada natural, que anula cualquier peligro sobre la columna "c".

Diagrama 72 Diagrama 73
Las blancas restringen el avance ... c7-c5 Posición después de8.'1Wc2 c5

9.id3 tlld7 10.0-0


La alternativa 10.cxd5 exd5 1l.b4 a6 nos llevarla a territorio de la Variante del
Cambio.
10...dxc4
Mientras que ahora las negras entregan el centro al estilo de las defensas Lasker
y Clásica.
ll.1xc4 e5
La jugada liberadora estándar, aunque también era interesante l l...c51?
12.h3 exd413.exd4 ~b614.i.b3 (ver diagrama 74).
En el capítulo sobre la Defensa Clásica, el peón central aislado de las negras me
parece sospechoso. En esta versión, sin embargo, cuentan con el alfil para luchar
contra la jugada lLJe5 de las blancas.
14...aSI?
Komeev utiliza la amenaza latente ... a5-a4 para inducir a las blancas a debilitar
ligeramente su flanco de dama.
15.a3
O bien 15.:!!el if5 16.tlle5 ixe5, y las negras no tuvieron problemas para
desprenderse de su pareja de alfiles y eliminar así el dominante caballo negro, R.
Livshits -A. Barsov, Guelph 2004.
15....ifS 16.gel '1Wd617.~e4 i.xe4 18.füe4 füe8 19.'1We2 gxe4
El Gran Maestro sigue con sus asuntos, cambiando algunas piezas para
asegurarse de que la iniciativa blanca nunca asumirá proporciones importantes. Por
otro lado, mantiene algunas otras piezas para asaltar al peón "d" aislado.
20.'1Wxe4 Eid8 21.l!dl a4
Metódico: el peón de "b2" queda fijado como objetivo para un futuro ... llic4.

60 EL GAMBITO DE DAMA
22.ic2 g6 23.lLie5 ig7 24.Wff4 Wf f6 25.Wf g3 Wlg5! (ver diagrama 75).

Diagrama 74 Diagrama 75
Las negras están bien La posición blanca es tambaleante

Una jugada también muy instructiva. Después de 26.Wfxg5 hxg5 27 ..!Lif3 (de otro
modo, 27 ....ixe5) 27 ... ©c4, y la posición blanca se desmorona, pues 28.il.xa4?
pierde pieza por 28 ... .!Lixb2.
26.Wlf3 .ixe5 27.dxe5 fü8
El efecto del impresionante juego de las negras se hubiese estropeado con
27 .. Jfadl+ 28.Wlxdl Wfxe5?? 29.\Mfd8+ ©g7 30.Wlxb6. Después de la jugada de la
partida, los peones blancos comienzan a derrumbarse.
He aquí las jugadas restantes:
28.b3 füe5 29.bxa4 .!LidS 30.Wld3 .!Lif4 31.WldS+ ©g7 32.WlxgS füg5 33.!%d7
l3xg2+ 34.©fl l3h2 35.©gl füh3 36.füb7 füa3 37.l3b6 lñe2+ 38.©fl lñd4
39 ..ie4 ~ha4 40 •.bc6 lñxc6 41.l3xc6 l3g4 42.f3 l3g5 43.©f2 h5 44.f4 l3f5 45.©g3
h4+46.©g4 h3
Las blancas se rindieron.

LA DEFENSA TARTAKOWER 61
3., La Defensa Lasker
@ Introducción

e Planes varios para blancas y negras

@ Las blancas juegan la peligrosa 9.E:cl

Gl Las negras se desarrollan con ...b7-b6

@ El avance liberador alternativo ... e6-e5

62 EL GAMBITO DE DAMA
., Introducción
La moderna posición inicial de la Defensa Lasker se alcanza después de las jugadas
I.d4 dS 2.c4 e6 3.lllc3 lilf6 4..igS il.e7 5.e3 0-0 6.lllJ3 h6 7.il.h4 llle4 (ver dia-
grama 76).

Diagrama 76
La Defensa Lasker

Una vez desarrollado su flanco de rey lo más rápidamente posible, las negras
rechazan el alfil blanco a "h4" y luego saltan con el caballo a la casilla "e4".
¿Por qué deberían las negras emprender inmediatas acciones en el centro, en
lugar de movilizar su flanco de dama, como en la Tartakower? Dejaré que un cam-
peón del mundo responda esa pregunta:
"El objetivo es cambiar un par de piezas y, al mismo tiempo, crear una posición
llena de posibilidades y con perspectivas de éxito, una vez que se llega al final.
Sobre la base de principios generales, parece un plan erróneo, puesto que el mismo
caballo se juega tres veces en la apertura, aunque supone el cambio de dos piezas.
En realidad, la dificultad de esta variante, lo mismo que en casi todas las variantes
del Gambito de Dama, radica en el lento desarrollo del alfil de dama negro".
Capablanca, Fundamentos del ajedrez (1921).

El nombre de la variante
Emanuel Lasker, campeón del mundo entre 1894 y 1921, jugó en tres ocasiones
una versión temprana de esta defensa, contra el campeón de EEUU, Frank
Marshall, en su match por el título mundial de 1907. Luego fue adoptada con
entusiasmo por el joven Capablanca, planteándola siete veces en su match con
Marshall, dos afios más tarde. En las diez partidas que Marshall jugó, con blancas,
contra la Lasker, logró el penoso resultado de + 1 =4 -5. Por otra parte, dado que
perdió ante Lasker por 8-0 y siete tablas, y con Capablanca por 8-1y14 tablas, no
deberíamos apresuramos a sacar conclusiones.

LA DEFENSA LASKER 63
Las jugadas de apertura de estas partidas fueron l.d4 d5 2.c4 e6 3.liJc3 liJf6
4.ig5 ie7 5.e3 llle4, mientras que la secuencia moderna de la Lasker es l.d4 d5
2.c4 e6 3.liJc3 lllf6 4.il.g5 ie7 5.lllf3 h6 6.ih4 0-0 7.e3 lt:le4, como antes se ha in-
dicado.
Es curioso que la secuencia original de la Lasker se haya jugado en menos de 60
ocasiones durante un siglo de ajedrez internacional y que, al mismo tiempo, en diez
de esas partidas las negras fuesen dirigidas por jugadores que detentaron el título
mundial durante 33 afias.
Capablanca, como Lasker, debe haber comprendido que Marshall era mucho
más peligroso en el medio juego que en el final. En consecuencia, trataba de
simplificar para poner a prueba la técnica. del campeón norteamericano. Si las
blancas esperaban poder emprender un ataque al rey negro en el medio juego,
seguramente un doble cambio de piezas no sería algo de su agrado.

¿Un satisfactorio alfil de dama?


SL Las negras pueden estar realizando muchas jugadas en el flanco de rey, pero los
cambios inducidos por ... lt:le4 simplifican la posición y hacen posible ... b7-b6 y
... ib7, después de lo cual el alfil tiene más o menos garantizada una diagonal
abierta, pues ... d5xc4 forma parte integral del plan de las negras.

¡Atención, fans de la Lasker! Las blancas juegan un


temprano i.xf6
Debería repasar la última sección del capítulo sobre la Tartakower, en el mismo
punto de su estudio de la Lasker, pues necesitará saber qué hacer si las blancas la
impiden con l.d4 d5 2.c4 e6 3.lt:lc3 lt:lf6 4.~g5 i.e7 5.lt:lf3 0-0 6.\Wc21?, o bien
l.d4 d5 2.c4 e6 3.lt:lc3 lllf6 4.ig5 il.e7 5.e3 0-0 6.lllf3 h6 7.M6.

0 Planes varios para blancas y negras


Partida nº 21
Baadur J obava - Davlt Shengelia
Campeonato de Europa
Batumi2002

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3 lllf6 4..ig5 ie7 5.e3 o,.o 6.lllf3 h6 7.ih4 lt:le4 8..be7
La teoría ha establecido que no beneficia a las blancas capturar el caballo de
"e4", aunque eso, por supuesto, no impedirá que sus inadvertidos oponentes lo
hagan. Si las blancas juegan 8.lt:lxe4?1, entonces es interesante 8... il.xh4 9.lt:lc3. En
tnl caso, las negras tienen la pareja de alfiles, pero no han logrado todos los
cambios que querían. As!, 8... dxe4 9.ixe7 \Wxe7 parece la mejor forma de jugar,

64 EL GAMBITO DE DAMA
trasponiendo a la linea 8.ixe7 Wxe7 9.lüxe47! dxe4. Ahora, 10.lüd2 f5 es muy
cómodo para las negras, que en su siguiente turno pueden jugar l l...e5, aumen-
tando su control del centro.
Las blancas podrlan evitar el cambio de alfiles con 8.ig3, pero tendrlan que
lamentarlo tras 8....!&.b4! (ver diagrama 77).

Diagrama 77 Diagrama 78
Posición después de 8.ig3 ib4! Una Lasker ideal para las negras

· El alfil negro protagoniza toda la acción. Por ejemplo: 9.Wic2 c5 IO.il.d3 lüxg3
11.hxg3 dxc4 12.il.xc4 cxd4 13.exd4 lüc6, y las negras tienen un juego activo, M.
Cebalo -A. Yusupov, Corsica 2004.
Habrá observado que Yusupov respondió de forma concreta a la imprecisa
8.ig3 de las blancas, moviendo por segunda vez su alfil a "b4" y luego liberando
su juego con ... c7-c5. Después de todo, la única razón por Ja que las negras jugaron
...ie7 era deshacer la clavada sobre el caballo de ºf6", de modo que si el alfil
blanco se retira, ¡también puede moverse el negro!
Yusupov no se apresuró a cambiar el caballo y no jugó ... lLJxg3 hasta haber
creado contrajuego en el centro, pues tras 8... lüxg3 9.hxg3, las blancas podrían
explotar la semiabierta columna "h" y emprender un ataque con Wlc2 y 0-0-0, etc.
Por otro lado, las negras querían presionar sobre "c3".
El Gran Maestro ruso también se resistió a jugar 8... lüxc3, un cambio fácil de
realizar en base al perezoso razonamiento de que es la jugada que las negras
siempre efectúan en la Lasker. Pero en tal caso, después de 9.bxc3, las blancas
podrlan crear un esquema de ataque sobre la columna "c", tras un futuro c4xd5 y
c3-c4, con lo que el alfil de "g3" desempeñarla un útil papel, al presionar sobre
"c7".
CONSEJO
Si su oponente realiza una jugada que nunca ha visto antes, no se
esfuerce por recordar todas las jugadas que ha observado en los li-
bros en una situación similar. Es probable que la posición requiera
un pensamiento creativo por su parte.

LA DEFENSA LASKER 65
8...Wlxe7 9.cxd5
Momento clave para las blancas. Más adelante nos detendremos en 9.!1cl,
mientras que 9.¿¿jxe4 se comenta en la nota anterior a 8..ixe7.
La rutinaria 9.id3 dificilmente debe preocupar a las negras. Por ejemplo:
9... ¿¿jxc3 10.bxc3 dxc4 11..bc4 c5 12.0-0 b6 13.Wle2 il.b7 14.e4 ¿¿jc6 (ver diagra-
ma 78). Aquí, las negras tienen todo lo que podrían desear, al jugar la Defensa
Lasker:
1) Un alfil bien situado en "b7".
2) El avance liberador ... c7-c5.
3) Un flanco de dama sin debilidades y sin estar sometido a presión.
Puede parecer extrafio que, tras haberse esforzado por fortificar el peón "d5" en
la primera fase de la apertura, las negras se contenten luego con su desaparición.
¿Por qué esta traición al concepto?
En el diagrama anterior, las blancas, tras la desaparición del peón de "d5", tienen
más espacio. Pero ese es el precio que las negras deben pagar por haber conseguido
un buen despliegue de todas sus piezas. Además, con ... c7-c5, han situado un peón
en el centro.
Como veremos, tanto aquí como en defensas similares del Gambito de Dama, la
estrategia de las negras a menudo gira en tomo a la desaparición de su peón de
"d5", seguido de un contraataque sobre "d4", con ... c6-c5 o ... e6-e5.
9.Wlc2 es más engafioso, pero una interesante réplica es 9... c6!?, ignorando la
amenaza a "e4". Después de 1Q.¿¿jxe4 dxe4 1 l.Wfxe4 Wlb4+ (la clave) 12.¿¿jdz
Wlxb2, las negras recuperan el peón, con posición igualada (mientras que las
blancas tendrlan que rendirse si se pasan de listas: 13.il.d3? B!, y las negras ganan
una t01Te).
En lugar de tomar en "e4", las blancas pueden jugar 1O.il.d3, pero entonces las
negras pueden buscar el tipo de esquema ya comentado: 10... ¿¿jxc3 11.Wlxc3 dxc4
12.il.xc4 ¿¿jd7 13.0-0 b6 14.e4 il.b7 15.füel c5, etc.
9... ¿¿jxc3
Un cambio necesario, pues de otro modo se perdería "d5".
10.bxc3 exd5
Una interesante alternativa era 10...Wla3?!, atacando "c3" e impidiendo que la
dama blanca llegue a "b3". El final después de 11.Wícl 1N!xcl+ 12.l::Ixcl exd5 13.c4
dxc4 14.il.xc4 parece desagradable para las negras, pero si no le importa defenderse
durante un rato, 14... c6 y ¡adelante!
II.1Mlb3 gd812.c4 (ver diagrama 79) 12...il.e6!?
Un curioso sacrificio.
Tampoco tiene nada de malo jugar sólido: 12 ... dxc4 13.il.xc4 ¿¿jc6! (con la ame-
naza posicional 14.. ,¿¿jc4, cambiando el fuerte alfil blanco) 14.Wlc3 (un enfoque
más seguro para las blancas es 14.il.e2 b6 15.0-0 il.b7 16.!!acl ¿¿ja51 -despejando
el camino para la jugada liberadora estándar 17.1Mfb2 ¡;gac8 18.h3 c5, etc.-, con
posibilidades equivalentes) 14...il.g4 15.0-0 (las blancas tientan a la suerte, al dejar
que las negras debiliten su flanco de rey) 15 ...i.xf3 16.gxf3 Wlf6 l 7.i.e2 !!ac8!,
defendiendo "c7" y liberando asf al caballo negro para la acción. Ese fue el desa-

66 EL GAMBITO DE DAMA
rrollo de la partida A. Karpov - A. Yusupov, Londres 1989, en la que las negras
consiguieron crear amenazas contra el rey blanco, a base de ... \!Nh4 y ... E\d5. A.
Karpov sobrevivió sacrificando un peón, pero ¿serían tan afortunados sus adver-
sarios?

Diagrama 79 Diagrama 80
Las blancas vuelven a atacar "d5" ¿Ha fallado el ataque de las negras?

13.\Wxb7
Las blancas muerden el anzuelo. Es probable que aquí la discreción fuese
preferible al valor: 13.c5!? evitarla todas las complicaciones.
13 •••11Na3!
Si 14.\WxaS?, 14 ...®c3+ 15.IDe2 ®xal sería desesperado para las blancas, cuyo
rey es la única pieza centralizada.
14.lJbl
Si 14.llld2, 14... dxc4!,y ahora 15.\!Nxa8? Íl.d5 gana Ja dama blanca, mientras que
si 15 ..ixc4 ixc4 16.®xc7 ILJc6! 17.®xc6 ~ac8 concede a las negras un fuerte
ataque, pues el rey blanco no puede escapar del centro.
14... \Wxn2 15.cxdS il.f5 16.E1cl \Wa3 17.\Wxc7 (ver diagrama 80).
Caso de 17.füc7 \!:!fal+ 18.IDe2 liJd7, quizá seguido de 19... ~db8 o 19 ... E:ab8!?,
las negras tendrían un gran juego a cambio de sus peones.
Ahora, sin embargo, parece que el ataque negro ha fallado. La torre de "d8" está
colgando con jaque, y siguen sin desarrollar el caballo de "b8" y la torre de "a8" y,
de tener un respiro, las blancas podrían jugar Íl.e~ y 0-0, y entonces todo habría
terminado.
No hay duda de que las blancas esperaban el movimiento 17 ... E1c8, y después de
Ja línea 18.\!Nxc8+ il.xc8 19.E:xc8+ IDh7 20.il.e2, habrían obtenido un muy buen
juego, ya que pueden enrocar y luego avanzar el peón "d" pasado. Sin la ayuda de
la torre o el caballo inéditos, la dama de las negras no puede mantener intacta su
posición.
Pero las negras disponen de una brillante jugada que deja a un lado todas estas
consideraciones:
17••. lllc61! 18.l:!dl?

LA DEFENSA LASKER 67
Después de 18.Wfxc6 gac8, la dama blanca no puede escapar, pues cae "el" con
estragos. La única forma en que las blancas podrían salvarse era l 8Jixc6 gac8
l9.Wfe5 !':lxc6 20.dxc6 Wfcl+ 21.@e2 Wlc4+, con jaque perpetuo.
18•.. :Soc8 19.Wlf4 .ic21 (ver diagrama 81).

Diagramo 81 Diagrama 82
El ataque es abrumador Es mate en tres

El ataque negro pronto resultará decisivo, pues las blancas no tendrán tiempo de
desarrollar sus piezas del flanco de rey.
20.dxc6 i.xdl 21.©xdl füc6 22./t}d2 Wlcl+ 23.©e2 lk2
Ahl se acaba la historia del caballo.
24.©13 \Wxd2 2S.@g3 :Sc3 26.©g4 Wfdl+ 27;13 °1Wd2 28.e4 :SXd4 29.\Wes
Obviamente, las esperanzas de cambiar damas son nulas, aun en el caso de que,
milagrosamente, las blancas pudiesen desarrollar su alfil de "fl" sin que cayese
"g2".
29 ...:Sd6 30.'!We8+ ©h7 31.°Wxf7 '\Wg5+ 32.iih3 fü6 33.'\Wd5 (ver diagrama 82)
33 ...füxl3+!
Un bonito toque final. Si las blancas toman la torre, es mate en una, y en dos si
no lo hacen.
34.g3 füg3+
Las blancas se rindieron.

® Las blancas juegan la peligrosa 9.E:cl


Ahora deberíamos centrar nuestra atención en 9.l~'kl. (ver diagrama 83), que es,
con diferencia, la jugada más popular de las blancas en el momento de escribir
estas lineas. Las negras normalmente responden 9... c6. Esto podría parecer un poco
torpe, pero las negras no tienen prisa para tomar en "c3", y retrasar esta jugada
restringe un tanto las opciones de las blancas que, prácticamente, deberán forzar
acontecimientos con 10..id3. No es que hablemos aquí de que las blancas tengan
dificultades, pues "d3" es una buena casilla para el alfil, y después de 9... tllxc3

68 EL GAMBITO DE bAMA
10.l"!xc3 c6, pueden jugar l l.~d3 de cualquier modo. Pero ¿por qué pemütir que
puedan elegir?
El único caso en que 9 ... c6 podría ser una pérdida de tiempo es si las negras
pudiesen jugar ... lf.:lxc3 y ... c7-c5, pero sería, sencillamente, demasiado peligroso,
en vista de la presión que las blancas ejercen sobre la columna "c".

Diagrama 83 Diagrama 84
Las blancas juegan 9.l"!cl Las negras deben activar el alfil

Asf pues, el juego prosigue de esta fonna:


9... c610.id3
En su obra clásica, Aperturas básicas de ajedrez, Reuben Fine recomienda
retirar ahora el caballo, con 10 ... lf.:lf6, con el fin de mantener cerrada la columna
"c". El aspecto negativo de la jugada es que las negras pierden un tiempo y su
posición permanece atascada con tres piezas menores, cuando la idea de Lasker era
reducir a dos el número de estas piezas. La preferencia moderna se inclina por la
captura en "c3".
10... tllxc3 11.~xc3
La única jugada apropiada, puesto que la torre se-hajugado por "el".
11 ... dxc4
Una vez más, la clave del juego negro es entregar el punto fuerte "dS". Si
11...lf.:ld?, 12.0-0 dxc4, revertiría a lo mismo.
12..bc4 tlld7
Las negras desarrollan su caballo por la única casilla central disponible, y en la
que está bien.situado para apoyar una eventual ruptura, con ... c6-c5 o ... e6-e5.
13.0-0 (ver diagrama 84).

Las negras deben tomar una decisión crucial


Hemos llegado a una posición crítica. Si retiramos los alfiles de "c4" y "c8", la
posición estaría igualada. Pero tal y cómo están las cosas, sin embargo, el alfil
negro está encerrado, lo que es un problema no sólo para la pieza en si, sino

LA DEFENSA LASKER 69
también para la torre de "a8", que no puede coordinar su actividad con las demás
piezas negras.
Ninguna posición puede sobrevivir indefinidamente sin la participación qe una
torre y un alfil. Por consiguiente, es imperativo que las negras conciban un plaµ pa-
ra rescatar el alfil de su confinamiento. Si el coste es un ligero debilitamiento de la
estructura de peones, o un rey menos seguro, pues que asl sea.
Hay tres posibles métodos disponibles: un inmediato 13 ... c5?; ese mismo avance
, .. c6-c5, cuidadosamente preparado (después de ... b7-b6 y ... i.b7, etc.), y 13 ... e5.
Veremos ejemplos de los tres planes.

Los peligros de una jugada liberadora prematura


Partida nº 22
Valery Chejov - Gerhard Schmidt
Dresde 1997

l.d4 d5 2.c4 e6 3.it)c3 ~f6 4.i.g5 i.e7 5.e3 0-0 6Jfol h6 7.i.h4 c6 8.~f3 tlle4
9;.be7 Wlxe710.id3 .!llxc3 11.füc3 dxc412 ..bc4 .!lld713.0-0 .
Observe el extrafio orden de jugadas, con el que las blancas han diferido tilf3
hasta la octava jugada. Pero, como sucede a menudo en el Gambito de Dama, todos
los canúnos conducen a Roma, aunque haya que transitar por algunas rntas secun-
darias.
13 ... cS?
A pesar del interés de las negras por activar su alfil, deben de proceder con
cuidado, a fin de asegurarse de que la actividad de las piezas blancas se encuentre
dentro de proporciones razonables. Teniendo en cuenta su retraso en desarrollo, al
abrir aquí la columna "c" estánjugando con fuego.

NOTA
El alfil negro de "c8" necesita una salida en el Gambito de Dama,
pero ¡eso no signiflca que las piezas blancas deban concedérsela!

14.Wíe2! (ver diagrama 85).

Una tranquila jugada de gran fuerza. Las blancas abren paso a su torre de rey, para
que ésta se sume a la batalla y, como veremos, la clavada del peón de "e6" (tras el
cambio en "d4") afiadirá dificultades a las negras.
14... cxd4 15.exd4
La recaptura correcta, pese al hecho de que las blancas queden con un peón
central aislado. Ahora, las negras tendrán que mantenerse alerta ante el posible
avance d4-d5, en cuyo caso el peón de "e6" quedada atacado tres veces.
15...tllf6 16.~b3!
Otra bonita jugada. El alfil despeja la columna "c" para la torre, que tratará de
penetrar en "c7" tan pronto como las negras jueguen ....id7. Las blancas no se

70 EL GAMBITO DE DAMA
apresuran a jugar 16.d5, pues 16 ... E!e8 17.gel 'Wd8! concede a las negras buenas
posibilidades de sacudirse la presión.
16... :E!d817.:E!d1 li:ld5 18.i.xdS!

Diagrama 85 Diagrama86
Posición después de 14.°We2! El caballo blanco domina la posición

El caballo negro era el alma de la defensa, mientras que el alfil blanco era
bastante inútil, de ahí la eficacia del cambio.
18... l'hdS 19.llle5 (ver diagrama 86).
El caballo blanco domina la situación, ya que el alfil tien!! un papel totalmente
secundario.
19...\Mf d8
Schmidt defiende la casilla "c7", pero deja "f7" en el limbo. En cualquier caso,
las alternativas tampoco eran seductoras:
a) 19 ...i.d7 cede la séptima fila, por 20.E!c7.
b) 19... b6 permite 20.l~Mcl Íd7 2Uk7, atando a las negras, pues si 21...füd4?,
22.lllc6.
c) 19 ... f6 debilita el flanco de rey y, en particular, el peón de "e6". No obstante,
éste probablemente fuese el mal menor.
Volviendo a la partida, si las negras dispusieran de una jugada extra, con
20 ...id7!, seguido de 21...ieB entonces, el alfil seguirla pasivo, pero la torre de
"a8" vería la luz del día y la casilla "f7" quedaría reforzada. Por consiguiente, las
blancas deben atacar rápido. ·
20.°Wh51 °We8
En caso de 20 ... f6 21.\Wf7+ ci>hB 22Jk7, se produce una invasión a gran escala,
con amenaza de mate en "g7".
21.l'rlg3!
La torre exhibe su versatilidad al atacar al rey negro no hacia delante, sino late-
ralmente. A11ora no hay buena respuesta contra la amenaza 22.~xh6.
21 ...'ii>IB 22.1Mfg4 g6 23.fü3 (ver diagrama 87).
Las negras se rindieron.

LA DEFENSA LASKER 71
Diagrama 87
La casilla "f7" es indefendible

La casilla "f7" no puede defenderse, a menos que las negras"jueguen 23 ... f5, en
cuyo caso 24.Wfh4! (y no la confusa captura de peón 24.Wfxg6?) 24... 'tiig7 (única
forma de defender "h6" y de impedir la penetración de dama por "f6") 25.:Sh3 ! y si
25 ... h5, 26J~g3 conduce a la catástrofe en "g6", mientras que si 25 ...Wfh8, 26.IJHe7+
'iiigB 27.lfif7 es mate. Aquí las negras fueron destruidas antes de que pudiesen jugar
la torre o el alfil de dama. En la partida anterior, las blancas recibieron mate con su
alfil de rey en "fl" y la torre de rey en "hl". ¿Q1,1ién ha dicho que el Gambito de
Dama es una apertura lenta?

li) Las negras se desarrollan con ...b7-b6


Volviendo a la posición después de 13.0-0, consideraremos ahora la segunda
opción de las negras:
13 ... b6 (ver diagrama 88).
¡Esto es más apropiado! Las negras preparan 14...i.b7 y sólo entonces 15 ... c5.
En tal caso, no sólo el alfil participará en· el juego, sino que también ha sido
evacuada la casilla "c8", lo que permite .. .!ffc8, controlando la columna "e".
No obstante, por el momento las blancas siguen teniendo ventaja en desarrollo y
tanto la casilla "a6" como el peón de "c6" han sido debilitados por 13 ... b6. Por
consiguiente, pueden intentar:
14.Wfe2
La alternativa 14.id3 se analiza más adelante.
14...ib7 15.ia6!
Siempre me ha parecido una paradoja qudas blancas inviertan tantos esfuerzos
en el Gambito de Dama, tratando de demostrar que el alfil negro de casillas blancas
es una pieza inútil, pero que tan pronto como sale por "b7" inmediatamente traten
de eliminarlo. Aquí, por supuesto, se trata de poner a prueba la debilitada estructura
del flanco de dama.

72 EL GAMBITO DE DAMA
Diagrama 88 Diagrama 89
Las negras juegan 13 ... b6 Las negras alivian la presión

15....ba616.\Wxa6 es 17.fücl
Ambos .bandos han conseguido sus objetivos. Las negras ya no tienen el
problema dél desarrollo de su alfil de dama y ninguna importante debilidad estruc-
tural. Por otra parte, la dama blanca de "a6" es un incordio y el peón de "c5" se
encuentra presionado. Si, por ejemplo, l 7.. J~fc8, 18.b4! y las negras caen en una
molesta clavada, que probablemente les cueste un peón.
17... eSI (ver diagrama 89).
Una idea posicional que vale la pena recordar. Si ahora 18.dxe5?, toda la presión
sobre "c5" desaparece, mientras que después de l 8.dxc5 lllxc5 19.\Wb5 e4 20.llld4
)';fe8, las negras tienen una posición lo bastante sólida y sin mayores problemas,
Greenfeld - Korchnoi, Beersheva 1995. Observe que si 2 l.b4, 21... li:ld3.
Volviendo a la posición después de 13 ... b6, otra forma que las blancas pueden
ensayar es con la insidiosa 14.il.d3!?, atacando de inmediato el peón de "c6". Las
negras, de todas maneras, encontraron un impresionante antídoto en la siguiente
partida.

Partida nº 23
Vadim Zviagintsev - Víctor Bologan
Poikovsky 2003

l.d4 lllf6 2.c4 e6 3.li:lf3 dS 4.lllc3 i.e7 5.i.g5 h6 6.i.h4 0-0 7.e3 llle4 8.il.xe7
\Wxe7 9.l~kl c6 10.i.d3 lllxc3 11.füc3 dxc4 12.i.xc4 lLJd713.0-0 b6 14.il.d3 c5!
Les guste o no, las negras deben efectuar este avance, pues 14... i.b7? 15.il.e<Í,
seguido de 16.\Wc2 dejaría a "c6" indefendible.
15.il.e4 ~b8 16.\Wa4 filf6! (ver diagrnma 90).
Una mejora sobre la rutinaria 16 ... !b7, y ahor.a 17.i.xb7 %:ixb7 18.\Wc2! mantuvo
bajo control a las negras durante mucho tiempo, A. Karpov - A. Yusupov,
Dortmund 1997.

LA DEFENSA LASKER 73
Diagrama 90 Diagrama 91
Un buen momento para ... lüf6 ¿Cómo deben seguir las negras?

En nueve casos de cada diez,. l (i ... lüf6 será una mala jugada, en vista de 17 .dxc5
bxc5, y el peón aislado de "c5" constituirá una fatal debilidad. Pero en este caso
concreto, la dinámica de la posición sobrepasa la importancia de sus características
estáticas. Las blancas no podrán consolidar de la forma que desean (con Wfc2 y
~d3, con una posición estratégicamente ganadora) pues es imposible responder a la
amenaza 18 ...l!xb2 y proteger, al mismo tiempo, el alfil: 18.Wfc2? lüxe4 19.Wfxe4
l!xb2, ganando un peón, mientras que 18.b3?? todavía es peor, debido a 18 ... l!b4,
¡que gana el alfil!
17.1c6!
La mejor respuesta, aunque las negras pueden darse por satisfechas de qtie su
rival no pueda pensar ya en llle5 y lllc6.
Si l 7.id3, entonces 17... lüd5 parece bueno para las negras, pero la mejor jugada
1

es 17 ...1b7 I, pues daftar el flanco de rey blanco es más importante que ei peón
aislado de "c5": 18.dxc5 ixf3 19.gxf3 bx5, mientras que 18.Wfxa7? lüd51 deja a las
blancas amenazadas de 19... lüxc3 y 19... l!a8, ¡ganando la dama!
17... cxd4 18.exd4
En caso de 18.lüxd4, las negras se activan con 18 ... e5!
18... 86
Las negras preparan su siguiente jugada, impidiendo Wfxa7. En comparación con
18 ... a5, tiene la ventaja de que no crea un agujero en "b5".
19.lüeS .ib7 20.fücl (ver diagrama 9Í).
Después de 20.hb7 Wfxb7, el peón de "a6" está defendido. Ahora, sin embargo,
todas las piezas blancas están magníficamente coordinadas ... A menos qtie las
negras vuelvan las tomas con un dinámico sacrificio de peón.
20 ... lüdS!
Mucho más efectivo que 17 ... lüd5, como en la partida de Chejov, pues ahora el
alfil puede mostrar sus dientes.
21.ixdS .ixd51 22.Wfxa6 l!a8 23.Wfxb6 Wf g5 24.g3

74 EL GAMBITO DE DAMA
Las blancas, por supuesto, deben impedir el mate, pero el alfil negro cuenta
ahora con una diagonal totalmente despejada, a diferencia de los muchos casos en
que un penoso obispo pem1anece encerrado detrás del peón de "c6".
24 ... ~xa2 (ver diagrama 92).
Las negras recuperan un peón, con mucha compensación por el otro. La partida
entra ahora en una aguda y curiosa fase final.
25.ll'ld7 Wld2! 26.ll'lxfB füb2 27.Wlxb2 Wlxb2 28.füB .ib7!
La torre blanca no puede seguir defendiendo a la vez "el" y "IB", pero ...
29.ll'le6+1.bc8 30.l'hc8+@h7 31.ll'lfB+
Tablas por jaque perpetuo: 31 ... @gS 32.ll'le6+, etc.

Diagrama 92 Diagrama 93
El alfil domina la gran diagonal Las negras juegan la liberadora 13 ... eS

• El avance liberador alternativo ... e6-e5


La última opción para las negras en la jugada 13 es:
13 ..•eS (ver diagrama 93).
Esta posición podría producirse en la Defensa Clásica, como sigue (si bien, con
el peón negro en "h7", no en "h6"): l.d4 d5 2.c4 e6 3.ll'lc3 ll'lf6 4..ig5 il.e7 5.e3 0-0
6.ll'lf3 ll'lbd7 7.l:M c6 8.id3 dxc4 9 ..ixc4 ll'ld5 IO.ixe7 V9xe7 11.0-0 li:lxc3
12Jlxc3 e5. En el capitulo sobre la Clásica, después de 13 ..ib3, recomiendo 13 ... e4
como el mejor plan para las negras. Creo que. el mismo tratamiento da buen
resultado también aquí, en la Lasker. En realidad, incluso podría ser mejor, pues las
blancas no tienen un peón en "h7" que atacar y, además, el rey negro tiene una
casilla de escape.
Recomiendo al lector que consulte los detallados análisis del capítulo 4, teniendo
en cuenta que la posición del peón "h" puede afectar al juego. He aquí un ejemplo
de la Lasker (con el peón en "h6", por supuesto):
14.ib3 e415.ll'ld2 ll'lf616.V9c2 il.g417.fü1 ll'ld5!? (ver diagrama 94).
Esto da muy buen resultado, aunque las negras también disponen de medidas
menos violentas, como podrá ver en el capítulo sobre la Clásica.

LA DEFENSA LASKER 75
18.ixdS cxd5 19.gcl?
Esto provoca un ataque de las negras en el flanco de rey. Podría intentarse, en
cambio, 19.gc7 füc8! 20Jkl fü.c7 21.Wfxc7 Wfxc7 22.gxc7 gc8! 23.l3xc8+ (tomar
en "b7" pierde el caballo) 23 ...hcB, y el juego desemboca en un final de tablas.
19...Wfg5! 20.@n gad8 21.:Sc7 gd6! 22.h3 irs 23.Wfcs :Sg6 24.g4 ie6 2s.@g2
h5! (ver diagrama 95).
Bueno, aqu! no parece importar que el peón "h" negro esté en "h7" o en "h6". En
cualquier caso, el punto "g4" se viene abajo, y las negras impusieron finalmente su
ataque en la jugada 40, A. Anastasian - l. Miladinovic, Moscú 1994.

Diagrama94 Diagrama95
Las negras menosprecian la columna "c" El punto "g4" se desmorona

Antes de despedirme, debo recomendarle repasar la sección final del capitulo


sobre la Variante Tartakower, para recordar qué debe hacer en caso de que su
oponente quiera eliminar su caballo con 7.ixf6, antes de que juegue a "e4".

76 EL GAMBITO DE DAMA
4. La Defensa Clásica
111 Introducción

o Las blancas facilitan la vida a las negras

o Las blancas juegan 7.Wfc2

et Las blancas juegan 7.~cl

e Las blancas mantienen el centro: 13.~b3

LA DEFENSA CLÁSICA 77
@ I111troducción
La posición inicial de la Defensa Clásica, a veces llamada Ortodoxa, se alcanza con
las jugadas l.d4 d5 2.c4 e6 3.lilc3 lilf6 4.il.gS ie7 5.e3 0-0 6.lilf3 lllbd7 (ver
diagrama 96).

Diagrama 96
La Defensa Clásica

Como de costumbre, las negras invierten sus cinco primeras jugadas en movi-
lizar las piezas del flanco de rey y establecer una sólida base en el centro. Pero
luego, en lugar de resolver rápidamente la tensión, con 6... h6 7.~h4 lile4 (Lasker),
o de preparar el desarrollo de su alfil de dama, con 6... h6 7.i.h4 b6 {Tartakower),
las negras, simplemente, desanollan su caballo de dama por "d7".
A continuación, lo normal es que las negras busquen libertad para sus piezas,
con .. ,c7-c6, ... d5xc4 y ... llld51, o bien que traten de crear contrajuego con ... c7-c5.

El nombre de la apertura
Desarrollar rápidamente los caballos es la forma clásica de tratar la apertura, de ah!
que el nombre sea el apropiado. También se .conoce como Defensa Ortodoxa. A
comienzos del SIGLO XX, Tarrasch comenzó a jugar su "defensa normal" contra el
Gambito de Dama: 1.d4 d5 2.c4 e6 3.lilc3 c5. A diferencia de ésta, el tema del
presente libro, 3... lllf6, era la "defensa ortodoxa". Como muchos jugadores de
entonces jugaban un rápido ... ll!bd7 en la apertura, es fácil ver que el nombre
"ortodoxa" se asimiló, de forma específica, a la Defensa Clásica, 6... li:lbd7, antes
que a 3... li:lf6 en el Gambito de Dama.

¿Un buen alfil de dama?


No, desde luego, muy bueno. Como, desde tiempos remotos, los jugadores se han
quejado de los problemas de movilizar el alfil de dama en el Gambito de Darila, no

78 EL GAMBITO DE DAMA
podemos esperar que la llamada Defensa Clásica ¡ofrezca una respuesta satisfac-
toria al problema!
Al jugar 6... /Dbd7, las negras no sólo emplean un tiempo, sino que quitan el
apoyo del caballo a las casillas "c6" y "a6". De ahí que Ja jugada extra de las
blancas y Ja creciente fragilidad del flanco de dama negro hagan de ... b7-b6 y
...ib7 una opción menos atractiva que, por ejemplo, en la Defensa Tartakower. Lo
normal es que las negras sigan con ... c7-c6, etc., olvidándose del alfil por tiempo
indefinido. Finalmente, y tras los c01Tespondientes preparativos, el alfil saldrá por
"b7" o incluso por el centro.

En esta variante no hay que jugar ... h7-h6


Conviene precisar que, en general, en la Defensa Clásica las negras pueden
prescindir del avance ... h7-h6. E'sto se debe a que el caballo de "d7" puede
encargarse de defender "h7", caso de que este peón sea atacado (ver el comentario
sobre el tema al final del capítulo 1). Por otro lado, las negras a menudo juegan un
rápido ... c7-c6 o ... c7-c5 en la Clásica, cuando ya no existe el peligro de que la
dama blanca ataque al peón de "c7" al tiempo que plantea la amenaza id3xh7, una
trampa que hemos visto también en el primer capítulo.

;, Las blancas facilitan la vida a las negras: 7.J.d3


Con 6... /Dbd7 las negras completan su desarrollo lo más rápidamente posible.
Tienen dos problemas: cómo combatir la ventaja de espacio de las blancas en el
centro y qué hacer con el alfil de "c8".
7.id3?! (ver diagrama 97).
Una jugada rutinaria de las que suelen abundar a nivel de club. Ahora las negras
pueden resolver los inconvenientes de su posición con:
7... dxc4! 8.ixc4 c5 9.0-0 a6
Planeando rechazar al alfil blanco con 10 ... b5 l Lid3 ib7, con un excelente
esquema para las negras.
10.a4!
Una sabia precaución.
10..• cxd4 ll.exd4
Esta posición, con el peón "d" aislado, no parece muy prometedora para las blan-
cas.
ll .../Db6
Las negras sacan de esta forma el máximo provecho a la posición del alfil en
"c4".
12.li.b3 .id7 13./Des ll.c6 14.fül
Después del cambio 14./Dxc6 bxc6, el peón negro de "c6" no es más débil que el
de "d4" y constituye una excelente base para un caballo negro en "d5".
14... /DfdS (ver diagrama 98).

LA DF.Fr:NSA CLÁSICA 79
Diagrama 97 Diagrama 98
Las blancas juegan de forma rutinaria La posición negra es muy sólida

Las negras tienen una posición muy sólida.


En lugar de 7.il.d3, las blancas disponen: de tres principales respuestas a la
Defensa Clásica, que merecen respeto: la pritiiera es 7.Wlc2, que puede implicar o
no el enroque largo; la segunda es 7.l!cl, con presión sobre la columna "c". La ter-
cera (que no debe subestimarse) es 7.cxd5 exd5 8.1d3, llevando el juego hacia la
Variante del Cambio con ll!f3. Esta línea será cubierta en el capitulo 6.

0 Las blancas juegan 7.Vfíc2


Una agresiva idea, vinculada con 8.0-0-0
6••. lllbd7 7.Wlc2 c5
Es muy lógico atacar de inmediato al peón de "d4", pues las blancas, con 7.'W!!c2,
han aflojado su control de la columna "d". Naturalmente, 7... c6 también es una
opción.
8.0-0-0 (ver diagrama 99).
Una valiente jugada de las blancas, similar al enroque largo de la Variante del
Cambio. Aquí, sin embargo, las negras ya han realizado el contraataque de rigor
(... c7-c5) "gratis".
Al enfrentarse a una defensa correcta, en algún momento las blancas pueden
renunciar a la idea de lanzar un frenético ataque contra el enroque negro y podrían
concentrar sus energías en explotar la debilidad estática que las negras ·se han
autoinfligido en su búsqueda de contrajuego. En este caso, las preocupaciones de
las negras podrían girar en tomo a un posible peón "d" aislado en "d5".
Sin embargo, si las negras sobreviven a los peligros iniciales y consiguen
contrajuego, sus piezas deberían tener una buena libertad de acción, que dific11ltarfa
a las blancas crearles grandes problemas y la partida tendría más bien el carácter de
un ejercicio matemático, por ejemplo, del tipo "blancas juegan y ganan el peón de
"d5".

80 EL GAMBITO DE DAMA
Diagrama 99 Diagrama 100
Un audaz enroque Inusual activación de torre

Partida nº 24
Tiger Hillarp Persson- Walter Arencibia
Olimpiada de Bled 2002

1.d4 d5 2.c4 e6 3 . .!lic3 ie7 4.él:lf3 él:lf6 5..igS 0-0 6.e3 .!libd7 7.1!ic2 c5 8.0-0-0
Antes de que se siente, dispuesto a presenciar una carnicería al estilo de las lu-
chas romanas de gladiadores, procede una reflexión para confirmar que las negras
están bien contra un juego menos violento. Así, en caso de 8.l!dl cxd4 9.lüxd4
dxc4 IO.ixc41!ia5 (atacando al alfil de "g5") y, sin peones en el centro, las blancas
no pueden esperar grao cosa; o bien 8.cxd5 lüxd5 9.1xe7 1!íxe7 IO.él:lxd5 exd5
1 l.dxe5 lüxc5, y las negras tienen un peón "d" aislado, pero sus piezas pueden
acceder fácilmente a casillas activas corno, por ejemplo, ...ie6, ...l!ac8, ... llJe4, etc.
8... cxd4 9.l!xd4!? (ver diagrama 100). ·
Una aguda réplica. Las blancas deciden que quieren que su torre participe en el
ataque al rey negro.
9...\Mla5
Quizá las negras deberían intercalar las jugadas 9... h6 10.h4! \Mla5. Las negras,
por supuesto, no deben tornar el .alfil, porque pronto recibirían mate: 10 ... hxg5
ll.hxg5, sino de la dama blanca, si con 12.gdh4 y 13.ghs. Sin embargo, la
posibilidad de que el alfil pueda tomarse sería un· tema constante, y si en algún
momento las blancas juegan i.g5xf6, la recaptura ...ie7xf6 ganaría-tiempo, por el
ataque a la torre de "d4".
10.cxd5 exd5 ll.h4 .!lib6?
Desplazando del flanco de rey a una pieza defensora clave. Quizá lo mejor sea
l 1...ib4, con idea de 12... ixc3, porque no sólo eliminaría alguna defensa del rey
blanco, sino que, al desclavarse· de "f6" y eliminar el caballo blanco de "c3",
también prepararla la posibilidad ... ILJe4, una forma útil de hacer que la dama
blanca pierda contacto con "h7".

LA DEFENSA CLÁSICA 81
12.fü41 (ver diagrama 101).

Diagrama 101 Diagrama 102


Amenaza ixf6, lüg5, etc. Las negras están destrozadas

Hillarp Persson utiliza la torre con gran eficacia, aunque no se verá muy a
menudo que ataque al caballo de "f6" en el Gambito de Dama.
12••.i.d6?
Sorprendente. En las tres últimas jugadas, dama, caballo y alfil negrcis han
abandonado sus obligaciones defensivas de proteger el caballo de "f6". No
obstante, las negras se encontraban ya en dificultades. Por ejemplo: 12... il.e6?
l3.il.xf6 hf6 (si 13 ... gxf6, 14.lüg5! fxg5 15.hxg5, o bien 14.. .f5 15.l!xf5! y el
desastre se avecina sobre "h7") 14.lüg5! il.xg5 (si 14... g6, entonces el alfil qe "f6"
está colgando) 15.hxg5 g6 16.füh4 y "h7" cae con inminente masacre.
Quizá las negras deberían haber retrocedido sobre sus pasos, con 12 ... lübd7,
pero ese reconocimiento del propio error sólo se menciona en los análisis, rara vez
se admite en la práctica.
13.füf61 gxf6 14..bf6
Aunque las negras puedan impedir 15.lüg5 y 16.xh7++, no podrán resistir al
bombardeo sobre su enroque, con i/.d3, etc.
14... lüd7
Demasiado tarpe para cambiar de opinión.
15.Wif51 (ver diagrama 102).
Las negras se rindieron, pues 15 ... lüxf6 16.Wlg5+ ©h8 17.Wlxf6+ ©g8 l8.Wfxd6
deja a las negras con material de menos y una posición ruinosa, y todavía es peor
15 ... élle5 16.1Wg5+ éllg6 17.1Wh6, seguido de mate en "g7".

Una mejor respuesta al enroque largo


Le gustará saber que hay mejoras posibles para las negras, pues de no ser así este
capitulo sería muy breve. Volvamos a la posición después de que las blancas han
enrocado, y ensayemos la modesta jugada 8 ... b61 (ver diagrama 103).

82 EL GAMBITO DE DAMA
Diagrama 103 Diagrama 104
Las·negras juegan 8... b6 ! El peón de "d5" está envenenado

"Me gusta realmente esta jugada", dice Matthew Sadler. Estoy de acuerdo ... ¡y
también lo están las estadísticas! Comparemos la situación con la línea 10.0-0-0,
después de 5.i.f4, en el capítulo 7. En ese caso, las negras han jugado ... lüc6, una
casilla más activa para el caballo, desde donde ataca la casilla "d4" y ayuda a
provocar una jugada como a2-a3, para impedir ... lüb4.
Aquí, el caballo negro es menos activo que en la casilla "d7". Por otra parte, no
obstruye la columna "c", de modo que un plan con cambios en "c4" y "c5",
combinado con .. Jk8, tendrá más potencia. Pero si el caballo no ocupa "c6", la
diagonal "a8-hl" seria del alfil de "c8", siempre y cuando pueda llegar a la mis-
ma...
La jugada 8... b6 encaja en las necesidades de las negras. Desde un punto de vista
estético, me resulta agradable que la respuesta al alarde de las blancas, con 8.0-0-0,
deba ser una tranquila mejora al problema básico de las negras en el Gambito de
Dama: el alfil de "c8".

Partida nº 25
Milan Orsay - Fabio Bellini
Montecatini Terme 1997

l.d4 d5 2.lüf3 lüf6 3.c4 e6 4.ctJc3 ie7 5.i.g5 0-0 6:e3 ctJbd7 7.Wf c2 c5 8.0-0-0 b61
9.cxd5
He aquí dos diferentes tratamientos de la posición, que no impresionan:
a) 9.e4 dxe4 10.lüxe4 .\\b7 1 l..\Íd3 ctJxe412 ..be7 W/xe7 13.ixe4 ixe4 14.\Wxe4
lLJf6 y, gracias a la simplificación, las negras ya no se enfrentan a ningún peligro en
el flanco de rey, L. Ftacnik- Y. Balashov, Trnava 1988.
b) 9.dxc5 lllxc5 10.cxd5 lllxd5 l J .h4 i.d7! 12.lüxd5 exd5 13.ÉlxdS Élc8 14.©bl
il.a4! 15.\Wc4 \We8!, y en la partida S. Kiselev - A. KveinÍs, Varsovia 1991, las
negras lograron compensación por el peón, en vista de que las blancas aún tienen

LA DEFENSA CLÁSICA 83
que desarrollar sus piezas del flanco de rey, y si 16..1Íl.e2?, 16... llle4! 17.Wfxe4 .ic2+
18.\Wxc2 l'hc2 19.@xc2 '1Mfc6+ gana material.
9 ... lllxd510.i.xe71Mfxe711.tlixd5 exd512.dxc5 tlixc5 (ver diagrama 104) 13.©bl
El peón de "d5" está envenenado: 13J~xd5? .1Íl.b71 14.gd4 gac8, con feas
amenazas de clavar la dama blanca. Ahora, 15.©bl falla, por 15 ....1Íl.e4, mientras
que si 15..1Íl.c4 llle6 (atacando la torre y amenazando 16... b5) 16.gh4 g6, las blancas
no pueden impedir 17 ...ixf3 (con idea de 18.gxf3 \Wh4) y 17 ... b5.
A la vista de lo anterior, también parece decisivo 13 ....1Íl.e6, ya que Si la torre
mueve, entonces ... il.xa2, etc., es demoledor. Sin embargo, las blancas disponen de
la buena defensa 14.lllgS! (amenazando mate) 14... g6 15.lllxe6, evitando lo peor.
Recuerde que las jugadas siempre deben ser estudiadas minuciosamente, ¡por
evidentes que puedan parecer! ·
13 ...!d714..id3
O bien 14.gxd5? .l!l.c6, con la idea ....1Íl.e4 antes mencionada.
14... g6 15.fiJd4 .1Íl.a41! (ver diagrama 105).
El alfil provoca una debilidad en el flanco de dama enemigo y luego se retira.
Podría usted pensar que eso no significa mucho, pero esta maniobra es la diferencia
entre que las negras logren un fuerte ataque y que queden (como mucho) en una
posición pasiva.

Diagrama 105 Diagrama 106


Provocando una debilidad en el El ataque negro es más rápido
emoque blanco

16.b3
Después de 16.lllb3 E:fc8, las blancas diffcilmente podrían evitar la pérdida de
un peón.
16.. ..id7 17.h4 füc8
Gracias a su 15" jugada, este movimiento crea una amenaza concreta con ga-
nancia de tiempo, a saber, 18 ... lüe4 y 19 ... lüc3+, ganando calidad.
18J1Ne2 a5!
Otro beneficio derivado de la 15" jugada. Al conectar con el peón de ''b3", las
negras abren lineas en el entorno del rey blanco.

84 EL GAMBITO DE DAMA
19.hS a4 20.hxg6 hxg6 (ver diagrama 106).
Las blancas tienen la columna "h" abierta, pero aun así, el rey negro cuenta con
un peón más para protegerlo y, por otra parte, la dama negra puede sumarse al
ataque con mucha mayor facilidad que su colega blanca.
21.l3h2
Esto pierde rápidamente, pero había ya pocas opciones de salvar al rey blanco.
21. .. axb3 22.axb3 c!l:lxd3 23.füd3
O bien 23.\Wxd.3 '\Wa3.
23 ....ibs?
Las negras se dejan tentar por la posibilidad de ganar la torre blanca de "h2" con
un doble, pero era mucho más simple la línea 23 ... l'!al+ 24.@xal '\Wa3+ 25.@bl
gel++.
24 ..!l:lxbS '\Wes 25.c!l:ld4 VÍ!fxh2 26.g3 Wfhl+ 27.l'!dl VÍ!f e4+ 23.@b2 VÍ!f e7 29.@bl
l3a3 30.VÍ!fb2 VÍ!f e4+ 31.c!l:lc2 ~'hc2
Las blancas se rindieron.
Si 32.VÍ!fxc2 (o 32.\Wxa3 Eid2+, ganando la torre o mate en "c2") 32 ... Élal+
33.@b2 É!a2+ 34.@xa2 \!Nxc2+ gana la dama y la torre.

Si insiste en jugar 7.Vfic2 h6 ...


Conviene precisar que la "regla" antes fonnulada de que las negras no deberían
jugar ... h7-h6 en la Defensa Clásica es, como todos los principios ajedrecísticos,
una directriz que no hay que seguir a ciegas. Richard Réti, un gran jugador y com-
positor de ajedrez, además de un gran pensador, consideraba que, por extrafia o cri-
ticable que fuese una idea ajedrecística, él siempre podía crear un estudio en el que
dicha idea fuese el plan ganador.
No es posible pensar en un solo principio de apertura que no haya sido repe-
tidamente vulnerado por las jugadas teóricas estándar de cualquier libro de apertu-
ras.
Sin embargo, quisiera mostrarles una partida en la que el mejor jugador de todos
los tiempos trató de enterrar 7 ... h6 de una vez por todas. He reconvertido el orden
de los movimientos, ¡pero lo cierto es que las blancas dejaron colgando el alfil de
"g5"!

Partida nº 26
Gary Kasparov - Lajos Portisch
Bruselas 1986

1.d4 dS 2.c4 e6 3.c!l:lc3 .!l:lf6 4..igS Ae7 5.e3 0-0 6.c!l:lf3 c!l:lbd7 7.VÍ!f c2 h6 8.cxdS!?
(ver diagrama 107).
Posteriormente, el Gran Maestro húngaro describió así los pensamientos que se
le pasaron por la cabeza, tras haber visto en el tablero la jugada 8.cxd5:
"Después de las jugadas 8... hxg5 9.dxe6 fxe6 10.tllxg5, las blancas tienen dos

LA DEFENSA CLÁSICA 85
peones e iniciativa. No me gusta que Kasparov ataque... Si acepto el, sacrificio
quizá pierda rápidamente ante una brillante ofensiva. ¿Qué debo hacer? Bueno, tal
vez sería mejor tomar el peón, pues aceptar un sacrificio así requiere un profundo
análisis".

Diagrama 107 Diagrama 108


Un inesperado sacrificio de pieza El caballo se dirige a "d6"
deKasparov

El comentario del propio Kasparov también tiene un interés psicológico: "Era


casi seguro que si Portisch invertia al menos dos minutos, rehusaría el sacrificio.
La gente suele tomar las piezas sin·dudar".
Avanzando una jugada en el análisis de Portisch, la posición después de 8... hxg5
9.dxe6 fXe6 10.lllxg5 lllb6 l l.h4 se considera confusa. No obstante, creo que las
negras tendrían serias dificultades para defenderse.
Las blancas, en cambio, disponen de muchas jugadas fáciles, como por ejemplo
0-0-0, id3, h5-h6, etc., y las negras no tienen una forma evidente de consolidar su
posición.
La partida prosiguió así: ,
8 ... exdS 9..if4 cS 10.ie2 b6 11.0-0 .ib7 12.füdl lk8 13.dxcS bxc5 14.a4!
Una molesta jugada, con idea de replicar a 14... lllb6 con 15.a5. Aquí, i4... ~e8
parece lo bastante sólido, pero Portisch se equivocó:
14...WfaS? 15.lllh4! (ver diagrama 108).
Las blancas explotan la ausencia de la dama negra de los acontecimientos en el
centro para crear una peligrosa presión sobre la casilla "d6".
1s...E:ed8 16.lllrs .l\m 17.lllb5 llle8 18.id6!
Abriendo paso a un ataque doble de caballo que eliminará el defensor del peón
de "d5".
18... lllxd6 19.tl:!fxd6 j¡¡cb8 20.tl:!xb7 füb7 2Uhd5 j¡¡db8 22.Wfd2 Wfxd2 23.füd2
lllf6 24.ga2 (ver diagrama 109).
Kasparov explotó su peón extra con solvencia, y se anotó la victoria en la jugada
M .

86 EL GAMBITO DE DAMA
Según mi base de datos, nadie se ha atrevido a tomar la pieza en la octava
jugada. Creo que Korchnoi lo hubiera hecho por cuestión "de principios", incluso si
lo hubiese planteado Kasparov, ¡y sin pensárselo dos minutos!
Lo cierto es que hay muy pocas partidas con la captura 8.cxd5, no porque las
blancas no crean en la fuerza del sacrificio, sino más bien porque asumen que será
rehusado por su rival y prefieren mantener la tensión entre los peones de "c4" y
"d5".
Creo, sin embargo, que de esa forma las negras pueden salir airosas. En la
partida, por ejemplo, M. Carlsen - C. Hansen, Skanderborg 2005, siguió 8.ih4
(antes que 8.cxd5, pero ¿por qué no sacrificar pieza a los 14 afias?) 8... c5 9.l':!dl
1!9a5 10.cxd5 ILJxd5 l 1.ixe7 ILJxe7 12.il.e2 ILJdS 13.0-0 ILJxc3 14.bxc3 b6 15.ILJd2
ia6, y las negras igualaron cómodamente.
En esta secuencia, si las blancas tratan de tomar en "d5" una jugada después
(cuando el alfil ya no está colgando), tras 9.cxd5, las negras pueden simplificar con
9... 'ilxd5! (ver diagrama 110) 10.ixe7 Vlixe7 l 1.'ilxd5 exd5 12.dxcS ltlxc5
13.ie2 ie6 y, gracias a los cambios, su vida será más fácil que la de Portisch
contra Kasparov.

Diagrama 109 Diagrama 11 O


Las blancas tienen un peón de vente.ja Posición después de 9... lilxd5!
sin problemas

Por el contrario, volviendo al sacrificio de pieza 8.cxd5, la jugada 8... ILJxd5?


pierde el peón "c" después de 9.ILJxd5 exd5 10.ixe7 Vlixe7 1 l.Vlixc7. De modo que,
como se puede ver, el sacrificio tiene una base posicional. Kasparov no se estaba
tirando un farol ni tratando de intimidar a Portisch, ¡aunque consiguió ambos
efectos!
Como colofón a este tema, si insiste en jugar ... h7-h6, sería mejor hacerlo antes
de qtie las blancas puedan plantear el sacrificio de pieza.
Por ejemplo: l.d4 d5 2.c4 e6 3.lUc3 lUf6 4.ig5 'ilbd7 5.lbf3 ie7 6.e3 h6! 7.ih4
0-0 8.\Wc2 c5 9.cxd5, y ahora 9... 4Jxd5! es el método simplificador antes comen-
tado.

LA PEFENSA CLÁSICA 87
(!) Las blancas juegan 7.~cl
La jugada de doble filo 7... a6
Después de 7.¡gcl, nos concentraremos eri la jugada habitual 7... c6, pero antes
echaremos un vistazo a una línea algo marginal.

Partida nº 27
Ferenc Berkes -Jakob Glud
Campeonato Mundial Juvenil
Estambul:2005

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 .!bf6 4.igS lie7 5.e3 0-0 6.lüf3 .!bbd7 7Jkl a6 (ver dia-
grama 111).
Una idea interesante. Las negras tratan de liberarse con ... d5xc4, ... b7-b5, ...lib7
y ... c7-c5.

Diagrama 111 Diagrama 112


La jugada de doble filo 7 ... a6 Las negras rompen con ... e6-e5

8.c5!?
Este plan para ganar espacio da un espléndido resultado tras las jugadas l .d4 d5
2.c4 e6 3.lüc3 lüf6 4.lüf3 lie7 5.!if4 0-0 6.e3 lübd7 7.c5! (véase el capitulo 7).
Aqµí, con el alfil blanco en "g5", las negras pueden contraatacar en el centro.
La alternativa 8.cxd5 exd5 (nunca se repetirá lo bastante que 8... lüxd5? pierde
un peón, por 9.lüxd5 exd5 10.he7 Wlxe7 l 1.Wfxc7) 9.!id3 c6 es la Variante del
Cambio, pero con las jugadas· afiadidas ... a7•a6 y l!cl. Podemos imaginar q4e, caso
de que las blancas emprendan un ataque de -minorías, con b2-b4, etc., esta diferen-
cia serla favorable a las negras, pues la torre blanca estarla mejor en "b l" que en
"el", mientras que ... a7-a6 forma parte integral del plan defensivo de las negras
contra b4-b5.

88 EL GAMBITO DE DAMA
8•.• c6
Reforzar la defensa de "d5" es el preludio necesario a la siguiente jugada negra.
9..id3 e5! (ver diagrama 112).
La jugada liberadora temática. Abrir el centro no deja de tener sus peligros, pero
es bastante mejor que limitarse a contemplar cómo las blancas elaboran su juego
con 0-0, b2-b4, a2-a4, b4-b5, etc. En realidad, y si se les permite, las blancas
incluso podrían jugar 1f4!?, para impedir que las negras efectúen la ruptura ... e5.
10.dxeS
La forma correcta de capturar, pues un doble cambio en "e5" liberaría la casilla
11 f6 11 para el caballo de "d7".

10.••l?ieB 11.h41
Las blancas deben introducir ideas de ataque contra el rey negro, a fin de pre-
servar su iniciativa, pues tras 1 L.axe7 V9xe7, las negras capturan en "e5" o "c5",
con igualdad.
11•.. l?ixcS 12..0.bl
En el Gambito de Dama, como en la mayorfa de las aperturas, este alfil es
demasiado precioso para ser cambiado, sin buena razón, por un caballo negro. Aquí
se necesita para mantener la presión sobre "h7".
12•.• l?ie6? (ver diagrama 113).

Diagrama 113 Diagrama 114


Un error instructivo El fin está próximo

Instructivo error. Una tenaz defensa del rey contr.a un ataque directo no significa
atrincherarse y rodear al monarca de guardianes. También supone dos factores:
1) Impedir que el oponente incorpore refuerzos
2) Reaccionar en el centro
Es un viejo axioma que un ataque de flanco no podrá tener éxito si el jugador no
controla al menos dos de las cuatro casillas centrales. Esto puede parece demasiado
simplista, pero nos recuerda que ni el atacante ni el defensor pueden ignorar lo que
está pasando ·en el centro.
Consideremos, por ejemplo, el gran número de casos de este libro en que las
blancas enrocan largo y juegan h2-h4. Las negras repetidamente se salvan no

LA DEFENSA CLÁSICA 89
amontonando piezas en tomo a su rey, sino reforzando de forma metódica su
control del centro. (Después, por ejemplo, de 0-0-0, la jugada .. Jfo8 es doblemente
molesta para las blancas, porque no sólo la torre se centraliza, sino que también
apunta indirectamente al rey blanco en "el") ..
Volviendo a 12 ... lüe6, las negras entregan una buena casilla a la dama blanca,
que ocuparán en la siguiente jugada, y también reducen el posible contrajuego que
podrían haber conseguido en el centro.
El grito de guerra de las negras debía haber sido: "¡Dadme un buen desarrollo y
un fuerte centro y el palacio de mi rey se conservará intacto! ". Eso podría haberse
conseguido con 12... f61 13.\M/c2 g6 (como ve, un debilitamiento de las ¡:asillas
negras en tomo al rey, pero permite que el alfil de "c8" se incorpore a la lucha)
14.ih6 if5 15.1Mfe2 ixbl 16.fübl lüg7 l 7.h5 g5!? 18.0-0 fXe5 19.lüxe51.Wd6
20.lüg4 ~ae8, y aunque el rey negro está poco resguardado, la actividad de sus
torres les garantiza opciones equilibradas, Popov- Ziatdinov, Voronezh 2004.
l3.Wfa4! il.d7 14.gdl g6 15.ixe7 \M/xe7 16.hS bS 17.\M/g4 b4 18.lüe2 lü6g7
19.Wlg3 lüfS 20.Wff4 (ver diagrama 114).
La dama blanca ha ganado finalmente la batalla al caballo negro.
20... (6
Las potenciales amenazas por la columna "h" no pueden ignorarse, pero ahora el
centro negro· se derrumba.
21.hxg6 bxg6 22.g4 fxeS 23.WfxeS
Las negras se rindieron.
Una triste partida para los seguidores del Gambito de Dama Rehusado, pero la
jugada 12... f6, sugerida en las notas, es muy: interesante.

JLa sólida 7 ... c6


Después de 6... lübd7 7.l:'kl c6 (ver diagrama 115) 8.il.d3 se alcanza una posición
básica de la Defensa Clásica.

Diagrama 115 Diagrama 116


La sólida 7... c6 Posición después de 10...Wlxe7

90 EL GAMBITO DE DAMA
Tal vez piense usted que aquí podría haber una útil jugada de espera para las
blancas, de forma que a ... d5xc4 pudiesen responder iflxc4 sin pérdida de tiempo.
Sin embargo, las negras también pueden esperar. Por ejemplo: 8.iWc2 a6!?, y las
blancas deben tener en cuenta una posible expansión en el flanco de dama, con
... b7-b5, quizá después del cambio ... d5xc4, Jixc4, o bien de inmediato, con
9... b5!?. .
Si las blancas impiden el avance ... b7-b5 con 8.\Mlc2 a6 9.cxd5 exd5 10.Jid3,
tenemos una estructura de peones de la Variante del Cambio, pero una versión que
no es particularmente buena para el primer jugador, que preferirla tener su torre en
la casilla "bl" para apoyar el avance b2-b4 (para mayores detalles, véase el ca-
pitulo 6).
8...dxc4
Las negras se desprenden del peón de "d5" para dar mayor libertad a sus piezas.
Esta es una idea tan caracterlstica del Gambito de Dama, que qo es de extrafiar que
también pueda jugarse 2 ... dxc4, el Gambito de Dama Aceptado. Sin embargo, po-
demos afirmar que es mejor diferir ese cambio.
9.ixc4 lñd5!
La continuación consecuente con la jugada anterior. Situar el caballo en "d5"
para cambiar un p¡¡.r de piezas se conoce como la maniobra simplificadora de
Capablanca, pues fue el maestro cubano el primero en practicarla, en 1917. Cons-
tituye una bonita réplica a la jugada liberadora ... lñe4 concebida por su gran rival,
Lasker (véase capítulo 3).
Después de 9... b5 1O.id3 a6, las blancas pueden impedir la ruptura ... c6-c5 con
l 1.a41, conservando una pequeña ventaja.
10.ixe7 iWxe7 (ver diagrama 116) 11.0-0
Las blancas también han tratado de evitar el cambio de caballos, al menos por
una jugada, con l I.lñe4!?, en cuyo caso, tras l 1...lñ5f6 (una retirada precisa,
manteniendo al otro caballo para implementar el avance ... e6-e5) 12.tLlg3 (o bien
12.lñxf6+ iWxf6 13.0-0 e5 14.!b3 exd4 15.iWxd4 iWxd4 16.lñxd4, y las negras
pueden movilizar sus piezas del flanco de dama con posibilidades equivalentes, a
base de los. movimientos ... ll'lf6 y ...id7) 12... e5 13.0-0 exd4 14.ll'lf5 iWd8
15.l/J5xd4 tLlb6 16.Jid3 iWe7 17.\Mlc2 ig4 18.a3 13ad8, y la posición del segundo
jµgador resistió a la perfección a un fortísimo oponente, Topalov - Yennolinsky,
Erevan 1996.
11 ... tLlxc3 Ü.E:xc3 e5 (ver diagrama 117).
La jugada estándar en la Defensa Clásica del Gambito de Dama. La alternativa
12... b6 es similar a una línea común de la Defensa Lasker, peto el hecho de que el
peón se encuentre aquí en la casilla "h7", y no en "h6" como en la Variante Lasker,
resulta una diferencia significativa. Después de 13.iWc2!, las negras no pueden
jugar la sólida 13 ...ib7, pues entonces 14.id3 h6 (en caso de 14... lllf6, sigue
15.ll'le5) 15.1e4 deja el peón de "c6" comprometido. De modo que las negras
tendrían que·jugar 13 ... c5, pero entonces tras 14.dxc5 tLlxc5 15.b4 ll'ld7 16.i.d3
ll'lf6 l 7.a3, la posesión de la columna "c" concede una fuerte iniciativa a las
blancas.

LA DEFENSA CLÁSICA 91
\1/ CONSEJO
(;{ En la Defensa Clásica, la única jugada liberadora eficiente para las
y negras es 12•..e5.

En esta crucial posición, examinaremos 13.dxe5 y 13.ib3.

Diagrama 117 Diagrama 118


La jugada liberadora estándar en El Ataque Rubinstein
este sistema

El Ataque Rubinstein: 13.dxe5


El Ataque Rubinstein se produce después de 13.dxeS (13.lüxeS conduce a lo
mismo) l3 ... lllxe5 14.lllxeS V!ixe5 15.f4 (ver diagrama 118). Asijugó por primera
vez el famoso Gran Maestro polaco, hacia 1908.
Ahora, las negras deben tener cuidado. Por ejemplo: 15 ... V!ie7? 16.fSI, para
seguir con 17.f6 y abrir las defensas del rey negro, seguido (después de 17 ... gxf6)
por jugadas como Vlih5 y ~d3, o e3-e4, gg3, etc. Si las negras lo impiden, con
16...1Mrf6, entonces tras 17.e4, el alfil de "c8" queda encerrado, y las blancas pueden
preparar el avance e4-e5.
Veamos ahora cómo, con ayuda de más de 80 años de teoría, las negras logran
igualar en la siguiente partida, con 15 ... V!ie4!

Partida nº 28
Zenón Franco - Daniel Cámpora
Ponferrada 1992

1.d4 dS 2.c4 e6 3.lüc3 lilf6 4.~g5 ~e7 5.e3 0-0 6.ltlf3 lilbd7 7.Eicl c6 8.~d3 dxc4
9..bc4 füd5 10..be7 V!ixe7 11.0-0 füxc3 12.füc3 e5 13.dxe5 ~xe5 14.~xeS
\!Nxe5 15.f4 \!Ne41 (ver diagrama 119).
La dama mantiene a raya los peones centrales blancos. A primera vista parece
que puede ser fácilmente desalojada, pero la cosa no es tan sencilla como parece.

92 EL GAMBITO DE DAMA
Una de las claves es que si l 6.id3 \Wxe3+ 17.©hl \We7 18.f5 ~f6. y el ataque está
bloqueado, pues las blancas ya no disponen de la jugada e4-e5.
16.Wle2
Otra variante es 16.ib3 if5 17.\Wh5 g6 18.\Wh6 gad8 19.ic2 W/d5 20.e4 ixe4
2U3h3, y aunque las blancas han roto las defensas del enroque negro, su capacidad
de centralización salva a las negras: 21...W/c5+ 22.fü2 ~:Ue8 23.W/xh7+ ©f8
24.Wfh6+ ©e7 25Jlc3 1Wd4!, con juego confuso. Observe que el rey negro puede
escapar hacia "c7", si es jaqueado.

Diagrama 119 Diagrama 120


Bloqueando los peones blancos, en Las negras lian igualado
especial el de "e"

16 •..i.fS!
Situar el alfil en la casilla "f5" es absolutamente vital para la defensa de las ne-
gras.
17..i.d3
La violenta tentativa por romper el bloqueo de la colunma "f', con 17.g4?1, seria
tentar a la suerte por parte de las blancas: 17 ... iJ.e6 18.!d3 Wlb4 19.f5 id5 20.f6 g6
parece muy amenazador para el rey negro, pero mientras pueda evitar el mate en
"g7", serán las blancas quienes tengan problemas para mantener la integridad de su
posición.
La partida clásica M. Euwe - H. Steiner, Hastings 1945-1946, continuó con
2l.a3 Wlb6 22.W/fl füe8 23.iJ.bl fü6 24.Wff4, y ahora 24 ...'Mfxb2!, amenazando ma-
te en "g2", parece excelente para las negras. Por ejemplo: 25.l:k2 W/e5, y 26.\Wh6
falla, por 26 ... füf6.
17...W/d518.e4Wld4+19.Wlfl
El juego desemboca ahora en la igualdad.
19••.Wlxfl+ 20.©xfl .id7 21.gdl füd8 22 ..ic4 .i.e8 (ver diagrama 120).
Si es necesario el negro se colocará en "e7".
23.füclS ~xd8 24.~d3
Tablas.

LA DEFENSA CLÁSICA 93
e Las blancas mantienen el centro: 13.J.b3
Las blancas retiran tranquilamente su alfil, para no permitir que las negras ganen
tiempo con ... lüb6, y despejan la columna "c" para su torre.
Ahora el segundo jugador puede elegir' entre la captura 13 ... exd4 y el avance
13 ... e4.

Una línea difícil para .las negras: 13 ...exd4 14.exd4


12... eS 13.i.bJ exd4 14.exd4 (ver diagrama 121).

Diagrama 121 Diagrama 122


Una línea dificil para las negras Las blancas son muy acttvas

Tengo experiencia personal con esta posición (si bien, a través de una Defensa
Lasker, con el peón en "h6") y puedo decirle que las cosas no son en absoluto
fáciles para las negras. Cierto que se han cambiado dos piezas menores y que las
blancas tienen un peón "d" aislado, lo que, en general, es una buena noticia para las
negras. Pero, por otro lado, las piezas blancas son muy activas y pueden aptmtar al
enroque enemigo, en particular a la casilla "f7".
Una secuencia típica es:
14... lllf6
14... lüb6 se analiza más adelante.
15.E!el \Wd616.llle5 (ver diagrama 122).
Las negras ya deben estar atentas a algunos trucos. Por ejemplo: lq ... .i!l.f5?
17.lüxf7! :1:1.xf7 18.ixf7+ r:tlxt7 19.'1Wb3+ @f8 20.\Wxb7 É!b8 21.\Wxa7 É!xb2
22.É!xc6! 1Mlxc6 23.1Mla3+ @f7 24.1Mlxb2, y la torre blanca y los tres peones superan
con creces a las dos piezas negras.
En la partida entre Anatoli Karpov y Daniel Cámpora, Villarrobledo (rápida)
1997, el excampeón mundial ignoró la captura en la casilla "f7". ¿Se le pasó por
alto o esperaba un mayor error de su oponente? Después de todo, según Spassky,
"David Bronstein le confió en una ocasión a Keres (quien a su vez había refle-

94 EL GAMBITO DE DAMA
xionado una hora sobre esta línea) su teoría de que no debes tratar de refutar una
jugada floja de tu adversario, ¡porque esa jugada es el prólogo a otra aún más
floja!"
Lo que realmente sucedió en la partida de Karpov encaja perfectamente en la
doctrina Bronstein:
16...ifS? 17.gf3 Jig4? 18.gxf6! Wxe5
La única forma, pues 18 ... Wxf6 19.W/xg4 deja a las negras con dos piezas menos
por una torre.
19.dxeS ixdl 20..bt7+! füf7 ll.lhf7 ©xf7 22.gxdl ©e6 23.f4 (ver diagrama
123).

Diagrama 123 Diagrama 124


Las blancas tienen un peón de ventaja Las negras se enfrentan a una
dificil defensa
Con un peón de ventaja y la técnica de Karpov, el resultado sólo podía ser uno.
Las blancas se impusieron en 52 jugadas.
En lugar de 16...il.f5?, Matthew Sadler ha recomendado 16...il.e6 17.il.xe61Xe6
(si 17 ...Wxe6, 18.lüg6) 18.Wfb3 gab8 o 18 ...1We7, y considera que las negras están
bien, pues sólo tienen una debilidad en "e6" y pueden organizar contrajuego sobre
la columna "f'.
Supongo que un super GM como Matthew podría defenderse aqul, pero me
parece una tarea excesiva para la mayoría de nosotros. Por ejemplo: l 8... gab8 (ver
diagrama 124) 19.gce3 iüd5 20.l3e4 fü6 21.iüd3 b6 (otra debilidad, pero las
negras quieren impedir /Oc5) 22.g3 ges 23.füe2 gc7 24.h4 h5 25.a3 g6 26.Wc4 c5
27.dxc5 bxc5, y las negras hau creado dos peones débiles más, l. Jenkin - S.
Sulskis, Koszalin 1998.
Volviendo a la jugada 14, sospecho que 14... lüb6 15,gel '1Wd8 16./0e5 iüd5
17.gg3 ie6 es una alternativa más sólida para las negras, que sobrevivieron al
asedio después de 18.'1Wd2 1Wh4 19.il.c2 ~fad8 20.ge4 '1Wf6 21./0g41xg4 22.gexg4
g6 23.h4 l'::ld6 24.h5 füd8, V. Malajatko - E. Dervishi, Bérgamo 2004. Con todo, la
diversión no fue muy grande y fueron las blancas quienes realizaron todas las
agradables jugadas de ataque.

LA DEFENSA CLÁSICA 95
Un mejor plan para las negras: 13 ... e4
Me parece que las negras cometen un error fundamental abriendo la cohunna "e",
con 13 ... exd4. Después de 13.i.b3, deberían jugar 13 •.. e4! 14.llld2 lllf6 (ver dia-
grama 125).
Aquí hay en perspectiva una dura batalla estratégica. El peón negro de 11 e4 11 puede
ser atacado con \!§fbl, Íl.c2 e incluso l::!c5-e5 (la maniobra de torre gana en fuerza si
ataca un alfil en "f5").

Diagrama 125 Diagrama 126


Un mejor plan para las negras Las negras planean el molesto
avance... f7-f5-f4
Entretanto, las negras pueden defender el peón con ... lllf6 y luego, quizá, em-
prender la extrafta maniobra ...ig4!, atacando la dama blanca y habilitando ... l:!ae8
o, a veces, incluso ...Íl.e2 y ...id3. Observe la importancia de la jugada ... llld7, en
respuesta a l::!c5.
Veamos algunos ejemplos prácticos.

Partida nº 29
José Raúl Capablanca - Gideon Stahlberg
Olimpiada de Buenos Aires 1939

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3 lllf6 4.ig5 il.e7 5.e3 0-0 6.lllf3 lilbd7 7.l!cl c6 8.Ad3 dxc4
9..bc4 llldS 10•.1Íl.xe7 \!§fxe7 11.0-0 lllxc3 12.l:!xc3 e5 13.ib3 e4 14.llld2 lllf6
He elegido esta partida porque me parecla interesante ver la fonna en qué
Cnpablanca luchaba contra su maniobra simplificadora.
15.1J!lbl!? ii.g4
Aunque la dama blanca no se encuentre ya en "dl", esta jugada sigue siendo la
mejor idea.
16.l::!el 'i!?hSI? 17.h3 .ie618.Axe6
Si 18.4Jxe4, 18 ...if5 recupera el peón .de fonna favorable. Esto no daría re-

96 EL GAMBITO DE DAMA
sultado con el rey negro en "g8", pues 19.li:lxf6 sería jaque. De ah! la fuerza de la
16" jugada negra.
18... Yl'lxe619.~ecl l'fae8! (ver diagrama 126).
Un momento muy interesante. Serla fácil criticar esta jugada, puesto que deja
mayor libertad de acción a las blancas en el flanco ·de dama, y proponer, en su
lugar, 19... ~fe8, que mantiene a la otra torre defendiendo su parcela. Sin embargo,
a continuación quedará claro que el potencial contrajuego con ...f5-f4 es lo que
mantiene a flote a las negras, y para que ese contrajuego funcione se necesita una
torre en "fB".
Como el flanco de dama va a caer bajo una fuerte presión, después de b4-b5,
etc., esté o no una torre en "a8" o proximidades, debemos considerar 19 ... ~ae8
como una decisión de gran clase.
20.ga3 a6 21.li:lb3 li:ldS 22.li:lcS Y«e7 23.gb3 b6 24.li:la4 b5 25.li:lc3 f5! (ver
diagrama 127).
La caballer!a llega justo a tiempo, en forma de contraataque sobre "f2", antes de
que la situación se vuelva desesperada en el flanco de dama.
26.~xdS cxd5 27.gcs f4 28.exf4
Si 28.gxd5, las negras pueden elegir entre 28 ... fJ!? y 28 ...~fl. con ataque sobre
la columna "f", de forma similar a la partida.
28 .•.gxf4 29.füdS Yl'if6 30J~e5
Las negras aceptaron las tablas ofrecidas por su famoso adversario. A pesar de
tener un peón menos, podían haber seguido jugando, con 30...!lfs, con ideas pe-
ligrosas sobre la columna "Í'', una vez que caiga "f2".
NOTA
¡Los grandes jugadores siempre saben cuándo ofrecer tablas!

Diagrama 127 Diagrama 128


Las negras tienen un buen contrajuego Posición después de 16...gad8
en el flanco de rey
La siguiente partida muestra que el plan 13 ...e4 sigue estando perfectamente
vigente hoy en día.

LA DEFENSA CLÁSICA 97
Partida nº 30
Atanu Lahiri - Sadikin Irwanto
Kuala Lumpur 2005

1.d4 d5 2.c4 e6 3.t/.)c3 t/.)f6 4..lg5 i.e7 5.e3 0-0 6.lllf3 lübd7 7,gcl c6 8•.id3 dxc4
9.i.xc4 t/.)dS lO ..be7 W/xe7 11.0-0 t/.)xc3 12.füc3 es 13..i.b3 e4 14.lüd2 /t)f6
15.W/c2
La otra casilla de ataque para la dama blanca.
15 ....i.g4 16.l;el gad8 (ver diagrama 128).
Recordará que, con la dama blanca en "bl", Stahlberg jugó 16... ©h8 en la
partida anterior. Gracias a la. pobre respuesta de su oponente, Irwanto puede
prescindir de la jugada de rey.
11.tl.)n? Jl.e6
Las negras aprovechan la pasiva jugada de caballo de su rival para proponer el
cambio de alfiles, con lo que obtendrán la casilla "d5" para su caballo y facilitan asf
el avance del peón "f', deshaciendó la· clavada en "f7".
18.gcl .ixb319.Wlxb3 /t)dS 20.l:~c5 gd6 21.Wlc4 g6 22.a3??
¿Por qué no 22.b4 de inmediato?
22... hS
Una jugada natural para ganar espacio, aunque también era posible 22... @h8,
seguido de 23 ... f5.
23.b4 a6 24.a4 bS
Abortando de ralz el avance b4-b5 de las blancas. Ahora \Wc2, aquí o más
adelante, falla, por ... lüxb4, lo que significa que el peón de "c6" se mantiene firme,
y las negras pueden seguir su propio camino.
2S.W/b3 YMe6 26.t/.)d2 f51 (ver diagrama 129).

Diagrama 129 Diagrama 130


De nuevo se plantea la amenaza ... f5-f4 Las blancas pierden la dama

Aquí tenemos reminiscencias de la partida Capablanca - Stahlberg, pero con una


posición mucho más prometedora para las negras. La iniciativa de las blancas se ha

98 EL OAMBITO DE DAMA
concentrado en el flanco de dama, lo que significa que no tienen respuesta a los
avances de peón de las negras en el flanco de rey.
27.g3 ©g7 28.nxb5 axb5 29Jfal
La mejor posibilidad era 29.li.Jbl ! para pedir explicaciones al caballo negro con
30.li.Jc3.
29 ...fü7 30.lffa6
Desplazar esta torre de la defensa de la primera fila empeora las cosas para las
blancas.
30... g5! 31.f4
Las blancas evitan ser arrolladas con 31 ... f5, pero la apertura de la columna "g"
resulta fatal.
31 ... gxf4 32.gxf4 <hh7 33.©fl E!g7 34.illfl h4?!
Omitiendo la inmediata 34... :gg2+! ·
35.h3 :!%g2+! (ver diagrama 130).
Las blancas se rindieron, pues pierden la dama después de los movimientos
36.<hxg2 liJxf4+ 37.exf4 W/xb3, o de 36.<hel ge2+! 37.chdl (37.©xe2 liJxf4+)
37 ... liJxe3+.
Por último, examinaremos una inmediata excursión de ·la torre blanca por la
columna "c".

Partida nº 31
Andrei Jaritonov- Helmut Pfleger
Royan 1988

1.d4 d5 2.c4 e6 3.illc3 ii:lf6 4.igS ie7 5.e3 0-0 6.lüf3 lübd7 7Jkl c6 8.id3 dxc4
9..bc4 lüds 10.ixe7 Wxe7 11.0-o li.Jxc3 12.füc3 es 13.ib3 e4 14.tlid2 tlif6
15.~cS!?
Con la inmediata amenaza 16.l::le5, ganando el peón de "e4".
15...i.g4 16.Wc2 tlid7! (ver diagrama 131).

Diagrama 131 Diagrama 132


Haciendo retroceder a la torre blanca Las negras pueden hacer tablas

LA DEFENSA CLÁSICA 99
Una típica respuesta en esta variante, para expulsar a la torre blanca.
17.~c3 gae8
También es interesante 17 ....ie21?, para seguir con 18 ....id3. Después de todo,
Capablanca impidió, en la partida anterior, la maniobra de alfil con :gel, lo que
debe significar algo.
18.'l!!fxe41
Una combinación simplificadora que conduce a una posición crítica.
18..•'l!!fxe419.lbxe4 ~he4 20.f3 .ixf3 21.gxf3 'fl.e7 22.Wf2 (ver diagrama 132).
Las damas han desaparecido del tablero, de modo que las negras ya no tendrán
que preocuparse por el mate y podrán situar sus piezas, sin oposición, en casillas
centralizadas. Por otra parte, el centro blanco es muy bueno y, en este tipo de
posición, el alfil siempre es preferible al caballo.
Veamos cómo el experimentado Gran Maestro alemán neutralizó la tentativa por
ganar de las blancas:
22 ... lbf6 23.'fl.gl h6
Como veremos, las negras quieren jugar ... lbd5, de modo que no permiten que
las blancas puedan atacar la casilla "d5" con :gg5.
24.n3 'fl.d8 25.'fJ.cS @m 26..ia2 lbd5
A pesar de alguna momentánea incomodidad, las negras conflan en que podrán
defender el final de torres, y luego el de peones.
27.hd5 füd5 28.gxd5 cxd5 29.'fl.cl l:!d7 30Jfo8+ ©e7 31.©g3 ©f6 32.füS 'Bc7
33.füS 'fl.e7 34.lhe7 Wxe7 35.©g4 g6 36.e4 f6 37.h4 h5+ 38.©f4 ©e6 39.b3 b6
40.n4 as 41.©g3
Tablas.

100 ELGAMBITODEDAMA
5. La Defensa Cambridge Springs
• Introducción

• La emocionante estrategia negra

o Las blancas juegan 7.CLJd2

o Las blancas juegan 7.cxd5

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPRINGS 101


@ Introducción
Las jugadas iniciales de la Defensa Cambridge Springs son: 1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3
lllf6 4.ig5 lllbd7 5.e3 c6 6.lllt311Na5 (ver diagrama 133). ·

Diagrama 133 Diagrama 134


La Cambridge Springs ¿Han perdido un peón las negras?

Las negras desarrollan rápidamente sus caballos y refuerzan el peón de d5 con


... c7-c6, lo que, al mismo tiempo, permite a la dama movilizarse activamente por
a5.
Llevando las cosas al extremo, podríamos decir que las negras tratan de de-
mostrar que ig5 es un error. No sólo apuntando al propio alfil, sino también ata-
cando al caballo de "c3", que ya no podrá ser defendido con id2.
Es preciso sefialar ya una celada que estas jugadas contienen y que tnarca el tono
de esta tramposa apertura.
Después de 4 ... lllbd7, parece que las blancas pueden ganar un peón con 5.cxd5
exd5 6. lllxd5 (ver diagrama 134), con lo que parece venirse abajo ese plan de las
negras de reforzar· el punto clave ("d5") del Gambito de Dama. Pero no nos
precipitemos. La jugada 6.lllxd5?? merece los dos signos de interrogación, porque
las blancas perderían pieza tras 6... .iüxd5 ! 7 .ixd8 ib4+ (contraataque que gana la
dama blanca) 8.\Mfd2 ixd2+ (incluso es posible que sea mejor 8... @xd8) 9.@xd2
@xd8. Cuente las piezas y comprobará que es cierto.
Las blancas han perdido as[ numerosas partidas. En mi base de datos he visto
que un tipo brillante jugó 10.e4 y acabó ganando. Después de todo, las blancas
tienen un fuerte centro y un rey centralizado de cara al final... Por supuesto, estoy
bromeando.
De todos modos, no se emocione demasiado si su contrario juega 5.cxd5, ya que
es probable que, tras 5... exd5, piense continuar con 6.e3, que lleva el juego a la
Variante del Cambio. Aquí debería jugar 6... c6, pues es hora de impedir el mo-
vimiento 7.lllxd5.
Conviene precisar que es posible otro orden de jugadas, con 4 ... c6 5.e3 lllbd7

102 EL GAMBITO DE DAMA


6.lüfl Wla5. Si las blancas juegan 4.lütJ, antes que 4.ig5, lo mejor es seguir con
4... GLJbd7 5.ig5 c6, etc., ya que tras 4... c6 las blancas podrían pasar a la Variante
Merano de la Defensa Eslava.

() ATENCIÓN
'$;/ Si juega con negras la Cambridge Springs, no intercale 6... h6? 7.ih4
~ WfaS, pues necesita que el alfil blanco se encuentre en "gS", como
potencial objetivo, tras ... lüe4 o ... dxc4.

El nombre de la apertura
Según mi base de datos, esta defensa la jugó por primera vez Emanuel Lasker, con
negras, en unas simultáneas, contra Albert Hodges, en Nueva York 1892. De modo
que si el destino (o los caprichos del público ajedrecista al bautizar aperturas) así lo
hubiese decidido, este capítulo podría haberse llamado perfectamente la Defensa
Lasker.
Sin embargo, este sistema defensivo recibió el nombre de Cambridge Springs,
una localidad turística de Pensilvania, donde se celebró un importante torneo
internacional en 1904. Por cierto que el torneo fue ganado por Frank Marshall, con
dos puntos de ventaja sobre David Janowski y el campeón del mundo, Emanuel
Lasker, probablemente el mayor éxito de un jugador norteamericano, entre la era
de Morphy y la de Fischer.
La Cambridge Springs también desempeñó un .papel clave en dos importantes
matches: el Campeonato Mundial de 1927 entre Capablanca y Alekhine, y la Final
de Candidatos de 1984, entre Smyslov y Kasparov.

¿Un buen alfil de dama?


No puede decirse que sí. Las negras juegan un ajedrez enérgico e interesante, sin
prestarle mayor atención al pobre alfil enjaulado de "c8". Pero no nos olvidaremos
para siempre del pobre obispo, pues con el avance ... c6-c5 o ... e6-e5 quedará
liberado.

e La emocionante estrategia negra


1.d4 d5 2.c4 e6 3.ttlc3 GLJf6 4.igS GLJbd7 5.e3 c6 6.lüf3 WlaS (ver diagrama 135).
Puede parecer torpe mover tan pronto la dama, pero esta jugada tiene una sólida
base posicional, a la vez que plantea a las blancas algunos diabólicos problemas
tácticos.
Las negras clavan el caballo de "c3", a la vez que desclavan a su propio caballo
de "f6". Como mi se han comprometido con ...1e7 (la jugada habitual en el
Gambito de Dama), pueden seguir hostigando al caballo blanco con ... ib4 y ... llJe4.

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPRINGS 103


En cuanto al alfil de "g5", se trata realmente del caso del cazador cazado, y la
celada que sigue se ha producido en muchas ocasiones en la historia del ajedrez.

Diagrama 135 Diagrama 136


Posición después de la jugada Una trampa importante, típica
clave 6...1Mfa5 de esta variante

Una trampa realmente importante

Partida Nº 32
Tatiana Grabuzova - Michele Godena
Internet (Blitz) 2004

I.d4 d5 2.c4 e6 3.lüf3 c6 4.lüc3 iüf6 5.il.gS lübd7 6.e3 Wla5 7.llld2 ib4 8.Wlc2
0-0 9.J!l.d3??
Una jugada lógica de desarrollo, que se realiza eo. millares de partidas con el
Gambito de Dama. Sin embargo, aun.· tratándose de una partida de Blitz, es uo.
burdo error por parte de la GM rusa Grabuzova.
9... dxc4! (ver diagrama 136).
Las blancas se rindieron.
De pronto, ambos alfiles blancos están atacados, y si 10..l!Lxf6, IO... cxd3 ! es una
intermedia mortífera, a la que sigue 1 l...CLJxf6.
No hay duda de que las blancas se olvidaron de su alfil porque estaban preo-
cupadas por el caballo de "c3", y no se les ocurre que el peligro se produzca en el
flanco opuesto, "a través" del peón de "d5".
En efecto, 6...Wla5! es un maravillosq farol: parece que la dama fija sus miras en
diagonal, cuando todo el tiempo está pendiente de cambiar el peón de "d5" para
atacar as[ al alfil de "g5".
Una vez yo mismo cal en esta trampa en un torneo de partidas rápidas, aunque
no hasta el punto de perder el alfil. Por eo.tonces, era uo. jugador joven e inexperto,
con la insao.a fijación de atenerme a toda costa a los principios ajedrecísticos. La
partida se desarrolló as[:

104 EL GAMBITO DE DAMA


Partida Nº 33
Neil McDonald -A. N. Other
Londres 1981

1.d4 dS 2.c4 e6 3 ..!bc3 .!Df6 4..!DD c6 5Jl.g5 ~bd7 6.e3 WfaS


Aquí recuerdo haberme sentido muy incómodo. Conocía, "por principios", que
la jugada de dama debía de ser mala y tenia el deber de castigarla.
Por otro lado, mi instinto táctico me decía que las jugadas ...il.b4 y ... .!be4,
presionando sobre "c3", eran muy amenazadoras. Estaba preocupado y, al mismo
tiempo, ansioso por demostrar mi ventaja. ¡Siempre es una hortjble sensación que
nuestro sentido táctico y nuestro sentido posicional caminen en direcciones opues-
tas!
Por cierto que "mis conocimientos" me decían también que no debía considerar
el cambio ixf6, pues entregar un alfil por un caballo siempre era mal negocio. Ob-
viamente, no conocía las partidas de Capablanca, ni de Kasparov en Ja Cambridge
Springs.
7.Íl.d3? .!be4! (ver diagrama 137).

Diagrama 137 Diagrama 138


Las blancas tienen problemas Pero, en realidad, no tanto ...

Muy fuerte, aunque no fuerza (todavía) la ganancia de una pieza, a diferencia de


7 ..!bd2 en la partida anterior, pues el caballo blanco está en "f3", defendiendo el
alfil de "g5". No obstante, después de 8.0-0?, fa partida habría terminado tras
8... .!bxg5 9..!bxg5 dxc4 y una pieza desaparece, pues ahora el caballo de "g5" está
atacado.
8..bc4 dxe4 9..!be5!
Jugada única. Con otras jugadas de caballo se pierde el alfil.
9... .!bxeS 10.dxeS W/xeS?? (ver diagrama 138).
Un interesante giro psicológico. Había pensado mucho tiempo en mis jugadas, a
pesar de ser una partida de 30 minutos por jugador, mientras que mi oponente
había realizado casi todas sus jugadas de manera instantánea. Mi lenguaje corporal

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPIUNGS 105


debe haber sugerido confusión, y jugué 9.GLJe5 como alguien al que llevan al ma-
tadero. As! que mi contrario se encogió de hombros y tomó el peón de "e5" sin
pensar...
11.'1Wd8++
Así que todo terminó bien. Sin embargo, con 10...ib4! las negras tendrían ven-
taja, pues pueden enrocar y luego atacar los débiles peones blancos.

Un verdugo a nivel de club


No sólo es a causa de las trampas por lo que la Cambridge Springs da buenos
resultados. También es dificil para las blancas apreciar el valor de las dos mejores
jugadas de que disponen, a saber, 7.cxd.5 y 7.GLJd2.
Para un Kramnik: no hay problemas, pero ¿cuántos jugadores corrientes jugarían
7.cxd.5, a sabiendas de que 7 ... GLJxd.5 ataca de nuevo el caballo clavado de "c3", y
las negras pueden incrementar la presión con ...ib4? ¡No muchos, desde luego! La
otra jugada, 7.GLJd2, tampoco parece atractiva. Después de todo, ¿cuánt¡¡s veces se
retira el caballo a "d2" en el Gambito de Dama?
Como puede ver, al jugador no preparado le resulta dificil contrarrestar la
Cambridge Springs. Hay muchas posibilidades de que desarrolle su alfil por "d3" y
entonces todo estará hecho.
Teniendo esto presente, pasemos a examen las jugadas teóricas establecidas,
7.GLJd2 y 7.cxd5.

e Las blancas juegan 7.ltJdZ


La linea principal: 7....ib4 8.Wf c2 0-0

Con 7.lüd2 (ver diagrama 139), las blancas deshacen la clavada de "c3". Parece
una jugada lenta, pero esperan reactivar el caballo, en algún momento, con lüb3,
ganando tiempo por el ataque sobre la dama.
Observe que la casilla "b3" no es una casilla cualquiera. Por el contrario, puesto
que las negras planean el avance ... c6-c5 o ... e6-e5 para liberar su juego, "b3" es
una buena base desde la cual el caballo puede luchar por las casillas centrales "d4"
y "c5''.
El juego normalmente prosigue así:
7...ib4
La respuesta natural. Al atacar el caballo, las negras se desarroJlan ganando
tiempo. Como alternativa, podríamos pensar en 7 ... dxc4, con la esperanza de que
las blancas se .olviden de su alfil de "g5". En cualquier caso, tampoco es una mala
idea, pues tras 8.hf6 lüxf6 9.lüxc4 '1Wc7 lOJkl ie7, y aunque lás blancas
disponen de ventaja de espacio, las negras están sólidamente atrincheradas y
cuentan con la pareja de alfiles.

106 EL GAMBITO DE DAMA


8.Wfc2
Aquí la dama blanca, además de defender la casilla "c3", lucha por la casilla
"e4".
Con 8Jkl, sin embargo, las blancas se complican la vida, por 8... tlle4!, y si aho-
ra 9.liJdxe4 dxe4 10.ih4, 10 ...Wlxa2! gana un peón.

Diagrama 139 Diagrama 140


Las blancas juegan 7. liJ d2 La llnea principal de la variante
amortiguando la clavada Cambridge-Springs

CONSEJO
En la Cambridge Springs recuerde el truco ...Wfxa2!, explotando la
clavada del caballo.

8...0-0 (ver diagrama 140).


En este punto, y como suele ser el caso en esta defensa, 9.id3 merece muchos
signos de interrogación. ¿Puede ver por qué? Si no es así, sugiero que eche un bre-
ve vistazo a la miniatura del comienzo del capítulo.
De modo que las blancas desarrollan el alfil de forma más modesta, 9.ie2, lo
que no tiene nada de malo, pues las blancas no tienen que demostrar nada, pues una
apreciable ventaja de espacio habla por sí sola.
Son las negras quienes deben encontrar la forma de igualar.
Aquí deben tomar, por tanto, una importante decisión. Su rey está bien enrocado,
no tienen debilidades en su estructura de peones y casi todas sus piezas están bien
situadas. Pero observe que hay una pieza de las negras tremendamente mala: el alfil
que está en la casilla "c8" no dispone de jugada alguna. Y si el alfil no puede, al
menos, salir de su escaque inicial, la torre de "a8" también está prácticamente ta-
piada.
Las negras no pueden permitirse luchar en el medio juego sin una torre y un
alfil. Por consiguiente, aun a costa de comprometer su posición, necesitan abrir
algunas líneas en el centro del tablero, a fin de poder movilizar de esta manera su
alfil de dama. Hay dos métodos principales: 9 ... c5 y 9 ... e5, que examinaremos en el
contexto de la partida que sigue.

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPRINGS 107


Partida nº 34
Magnus Carlsen - Gary Kasparov
Reykjavik (rápida) 2004

1.d4 d5 2.c4 c6 3.ll\13 lüf6 4.lüc3 e6 5.ll.g5 lLJbd7 6.e3 \!Nas 7.ll'ld2 ib4 8.Wlc2
0-0
La alternativa 8... ltJe4 se investiga más adelante.
9.ie2 e5 (ver diagrama 141).
La alternativa es 9... c51?, que parece un mejor intento que la jugada de Kas-
parov. Por ejemplo: lO.liJb3 Wla41 (ver diagrama 142). Iniciando una instructiva
maniobra: primero, la dama negra explota Ja clavada de "c3" para evitar tener que
situarse en una casilla pasiva. 11.ixf6 ltJxf6 12.dxc5 dxc4 13.1xc4 Wlc6! (no
13 ...i.xc5?? debido a la respuesta 14.lLJxa4; mientras que ahora tanto "c5" como
"g2" están colgando, de modo que las negras recuperan el peón) 14.0-0 i.xc5
15.<Üxc5 Wlxc5, con posibilidades equivalentes, L. Van Wely - E. Bacrot, Gotem-
burgo 2005.

Diagrama 141 Diagrama 142


Una instructiva maniobra de dama Posición después de 9... e5

O bien JO.O-O cxd4 11.liJb31Wb6 12.ltJa41Wc7 13.ltJxd4 dxc414 ..l!l.xc4 (resultado


de análisis caseros; la alternativa 14.Wlxc4 condujo a unas rápidas tablas entre los
mismos jugadores: 14...Wlxc4 15.i.xc4 ltJe5 !6.i.b5 id? 17.i.xf6, V. Ivanchuk -
E. Bacrot, Saint-Vincent 2005) 14...id6 15.~acll? i.xh2+ 16.i>hl i.d6 l 7.ltJb5
Wlb8, y las blancas pudieron presionar a cambio del peón, V. Ivanchuk,-E. Bacrot,
Wijk aan Zee 2006.
De modo que tres partidas con 9... c5 y tres tablas para el GM francés. Podríamos
concluir que la variante es algo incómoda para las negras, pero una forma
perfectamente razonable de tratar la posición.
10.0-0!
Después de 10.dxe5 ltJe41, atacando "g5", las negras recobrarán el peón evitando
que su flanco de rey quede dafiado. Por ejemplo: 11.<Üdxe4 dxe4 12.0-0 ixc3

108 EL GAMBITO DE DAMA


13.bxc3 l':fo8 14.füdl lLJxe5 15.Wfxe4 ie6 16.ih4 \Wxc3, etc., R. Vaganian - A.
Yusupov, Erevan 1982.
10...exd4
Si ahora ll.exd4?, continúa ll...dxc4 y se descubre un ataque sobre "g5", y si
12.ixf6 lLJxf6 13.lllxc4 Wfd8 (o 13 ... \Mf gS!?), las negras obtienen una buena posi-
ción.
11.tlib3!
Justificando as! la séptima jugada. El caballo se reactiva con ganancia de tiempo
y desvía a la dama negra de "a5". ·
11 ...'IM'b612.exd4 dxc4 13.1xc4 (ver diagrama 143).

Diagrama 143 Diagrama 144


Las negras no han igualado del Las negras luchan por conseguir
todo la posición las tablas

Aquí, las negras casi han igualado. Pero falta el casi. Mientras que si eliminamos
del tablero el alfil de 11 c8 11 y el de "c4", estarian, como mínimo, muy bien, gracias a
su superior estructura de peones.
13... aS 14.a4 'IM'c7 15.~aei
Una columna abierta para la torre, que no puede discutirse, porque la torre de
"a8" no puede saltar, como un caballo, por encima del obstáculo de 11 c8 11 •
15•.. h616.ih4 id617.h3 lDb6
Ahora da comienzo una especie de ballet táctico entre piezas blancas y negras.
Una bonita coreografía, pero en la que pronto resulta evidente que una pieza se
niega a participar en la danza: el famoso alfil de 11 68 11 • La consecuencia es que, pese
a toda la inventiva de Kasparov, no puede evitar entrar en un final inferior.
18.ixf6 lüxc4 19.lüe4! ih2+!
Un medio ingenioso de regresar al centro con el caballo de "c4".
20.c.!?hl lüd6! 21.iixh2!
Resulta que permitir el descubierto es el ·modo de liquidar la táctica.
21...lüxe4+ 22.ie5 lüd6 23.\Wc5! !ld824.d51Mfd7 (ver diagrama 144).
Saliendo de las clavadas, a la vez que el caballo queda protegido. Sin embargo,
es un lamentable estado de cosas que el alfil de "c8 11 no disponga ni de una sola

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPRINOS 109


casilla, y las blancas pronto ganarán un peón. Kasparov, de algún modo, se las
arregla para salvarse, llevando el juego a un final de alfiles de. distinto color.
25.liJd4 liJf5 26.dxc6 bxc6 27.llJxc6 ges 28.:Sdl Wle6 29.gfel .ab7 30.liJd4 liJxd4
31.\Wxd4 Wlg6 32.1.Wg4 \Wxg4 33.hxg4 il.c6 34.b3 f6 3S..ac3 füel 36.!:~xel il.d5
37.gbl @17 38.©g3 i;bs 39.b4 axb4 40;il.xb4 il.c4 41.a5 .i.a6 42.f3 ©g6 43.©f4
hS 44.gxh5+ ©xh5 45,ghl+ ©g6 46.il.c5 :Sb2 47.'t!lg3 gaz 48 ..ib6 @f7 49.gcl
g5 so.gc7+ ©g6 5Uk6 in 52.ifl
Tablas.
Creo que un Magnus Carlsen algo mayor habría ganado esta partida.

Una linea inusual para las negras


El tormento que Kasparov sufrió en la plutida anterior fue una buena advertencia
sobre 9... e5. Quizá deba usted intentar 9 ... c5 o investigar por su cuenta la idea
siguiente.

Partida nº 35
Carl Ekeberg - Vidar Taksrud
Oslo 2004

l.d4 dS 2.c4 e6 3 ..!ilc3 liJf6 4.1g5 .!ilbd7 5.e3 c6 6.liJf3 Y!Ha5 7..!ild2 il.b4 8.1.Wc2
.!ile4!? (ver diagrama 145).
¡De todos modos! Quizá a los teóricos no les impresione este salto, pero lo cierto
es que conduce a un juego activo de las negras.
9.liJdxe4 dxe410.1h4
¡Oh, lo ha visto!
10... 0-0 11.1e2

Diagrama 145 Diagrama 146


Las negras juegan, de todos modos, Peones negros dinámicos
... llJe4

110 EL GAMBITO DE DAMA


Naturalmente, el peón de "e4" es tabú, pues de tornarse caería "c3". Pero las
blancas planean desarrollarse tranquilamente y atacar más tardé al centro de las ne-
gras.
11 ... eS!
U~a jugada liberadora estándar, tanto en ésta como en otras variantes del Gam-
bito de Dama. Las negras no podrán luchar debidamente en el medio juego si no
encuentran la forma de incorporar a la lucha el alfil de "c8" y la torre de "a8".
12.0-0 f5 (ver diagrama 146).
Ahora las negras tienen un racimo de peones en el centro, que esperan poder
avanzar en el futuro.
13.lübl?
Una tentativa mal encaminada de atrapar el alfil en "b4" con 14.cS. Era mejor
13.cS de inmediato, y después de 13 ... exd4 14.exd4 hc3 (si 14... lUf6, 15.lUbl!, y
esta vez el alfil negro tiene realmente problemas, debido a 16.a3, etc.) 15.bxc3
lUf6, las blancas tienen el par de alfiles, pero los peones de "e4" y "f5" ofrecen n
las negras un juego dinámico.
13 ...~d6 14.cS ib8
Lo único que las blancas han conseguido con su retirada de caballo es situar al
alfil negro en una mejor diagonal, desde donde apoya "e5" y puede ayudar a la
dama a atacar la casilla "h2".
15•.!Lid2 exd416.exd4 .!Lif617.f3
Esto no dará buen resultado, pero es comprensible que las blancas quieran
romper los impresionantes peones negros.
17...11lfc7! 18.~c4+ Wh8 19.ig3
19.g3 e3 20.lUb3 f4 parece excelente para las negras.
19...f4 20.Ah4 e3 (ver diagrama 147).
El peón pasado, protegido y opresivo, impedirá que las negras organicen su
contrajuego para neutralizar el inminente ataque a su enroque.

Diagrama 147 Diagrama 148


Las negras atacarán al rey contrario La segunda torre negra se suma al ataque

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPRINGS 111


21.~xf6?
Esto ayuda a las negras a incorporar la torre al ataque. Por otra parte, después de
21.lllb3, continuaría 21.../tJd5 lo que también resulta muy desagradable para las
blancas.
21..Jhf6 22.ll.)e4 i.fS
Por fin entra en juego el alfil de casillas blancas.
23.i.d3 gg6 24.©hl V9e7 2S~ll.)c3 il.xd3 26.Wi'xd3 i.c7 27.füdl l:US (ver diagra-
ma 148).
La llegada de la segunda torre al flanco de rey convierte el ataque negro en
irresistible. ·
28.Wi'c2 !!h6 29.h3 il.d8 30.b4 Wi'e6 31.'i!?h2 ih4 32.ltJe4 fü5 33.'i!?gl gg6 34.©n
l'!h5 35.a4 i.e7 36.1.Wc3 gxg21
Las blancas se rindieron.
Hay mate tras 37.@xg2 \Wxh3+.

E') JLas blancas juegan 7.cxd5


Es hora de examinar la principal alternativa de las blancas, 7.cxd5. En tal caso, las
negras deberían retomar con:
7... lllxd51 (ver diagrama 149).
Se habrá dado cuenta de que, en el Gambito de Dama, las negras a menudo
juegan ... ti:ld5 o ... ti:le4, para liberar su juego a base de cambios. Aqµí, esa ma-
niobra es especialmente atractiva, ya que las blancas están obligadas a atender la
amenaza sobre "c3".
8.\Wd2
Jugada mas o menos forzada, ya que la casilla "c3" es necesario que esté prote-
gida. Aquí el segundo jugador puede elegir entre los movimientos 8... ti:l7b6 y
8...ib4.

Diagrama 149 Diagrama 150


Posición después de la Una audaz captura de peón
captura 7 ... ti:lxd5 !

112 EL GAMBITO DE DAMA


Una arriesgada aventura en el flanco de dama, con 8... Cll7b6

La jugada 8... lli7b6 planea una audaz captura de peón tras la natural 9.id3, con
9... lLixc3 10.bxc3 (o 10.0-0!? lliba4!?) 10 ... llia4 (ver diagrama 150).
Ahora, curiosamente, las blancas no tienen forma de salvar su peón de "c3", pues
ll.c4?? ib4 no ayuda mucho, y en caso de 11.i;c1, la captura ll...llixc3! se
produce de todos modos. Si entonces 12.~xc3?, 12...ig4 gana la torre. Con todo,
no es el final de la historia: después de 12.0-0 i.b4 (necesaria para apoyar el
caballo y desclavar la dama) 13.Wlb2 lüd5 14Jk4! il.e7 15 ..lhe7 llixe7 16.d5! (un
bonito toque, descubriendo un ataque a "g7") 16 ... 0-0 17.gg4, las blancas disfiu-
taron de una duradera iniciativa, V. Loginov-A. Panchenko, URSS 1986.
Volviendo a la posición tras 10 ... llia4, otra línea es 11.0-0 W/xc3 12.W/e2 W/b2
13.il.c2 Wlb5! (salvando a la dama y defendiendo al caballo) 14.Wldl lllc3 15.1Wd2
il.b4 16.id31Wa4 17.a3 il.a5 18.Wlb2 f6 19.il.h4 llld5 20.fücl, de nuevo con dura-
dera iniciativa de las blancas, E. Magerramov- R. Sherbakov, Cheliabinsk 1991.
No hay duda de que, actuando así, las negras se juegan la vida. Pero, por otra
parte, ¡jugará su oponente con la suficiente energía para castigarle, o se llegará
pronto a una posición "normal", en la que usted tiene un peón de ventaja? No todo
el mundo puede jugar como los Grandes Maestros en los ejemplos anteriores, y
aunque pudiesen hacerlo, el desenlace dista de estar claro. '

Las negras aceptan un sacrificio de peón tras 8...ib4

Diagrama 151 Diagrama 152


Las negras juegan 8...il.b4 Manteniéndose firmes en el centro

En lugar de 8... lll7b6, las negras pueden desarrollarse de forma natural, con
8....ib4 (ver diagrama 151). Entonces, como veremos, las blancas pueden ofrecer
un peón, antes que perderlo, como en la sección anterior.

LA DEFENSA CAMBIUDGE SPRINGS 113


Partida nº 36
Vladimir Krainnik - Lázaro Bruzón
Olimpiada de Turín 2006

1.lüf3 d5 2.d4 lüf6 3.c4 c6 4.lüc3 e6 S.il.g5 lübd7 6.e3 WlaS


Con un orden de jugadas inusual ha quedado planteada la Defensa Cambridge
Springs.
7.cxd5 lüxd5 8.Wld2 il.b4 9.l"kl h6 10.il.h4 0-0 11.a3!?
Si las blancas quieren sacudirse la presión de las piezas negras, es probable que
tengan que ofrecer un peón en algún momento, pues si 1l.il.d3, las negras pueden
avanzar en el centro, con 11...e517 (o también ll..Jfo8!?, con idea de 12... e5), ya
que si 12.dxe57 lüxc3 13.bxc3 ia3, seguido de 14... lüxe5, recuperari el peón con
ventaja.
11 .•..lhc3 12.bxc3 Wlxa3 13.e4 lüe7 14.il.d3 lüg6 15.Ag3 eSI (ver diagrama 152).
De esta forma se impide que las blancas ganen aún más espacio con el avance
16.e5.
Por el peón Kramnik tiene un fuerte centro y piezas activas. Por otra parte, las
negras tienen el eterno problema del alfil malo de casillas blancas de "c8" que les
atormenta en la variante Cambridge Springs. Sin embargo, tienen un peón de
vent~ja, están bien atrincheradas en el centro y no hay amenazas inmediatas a su
rey.
16.0-0
Otra posibilidad de ataque era el avance 16.h4, aunque el segundo jugador
parece tener una sólida posición después de los movimientos 16... exd4 17 .cxd4
rle8 18.h5 lügf8, como sucedió en la partida A. Jalifman - M. Gurevich, Lanzarote
2003.

Diagrama 153 Diagrama 154


Las blancas tienen ahora Partida Capablanca - Maróczy,
mucha actividad Carlsbad 1929

16.. J!eS 17.füel Wla518.Wlb2 Wid8 19.il.bl aS 20.:gcdl a4

ll4 ELGAMBITODEDAMA
Es dificil observar cómo podrán las negras coronar este peón y ganar de esta
forma la partida. Por otro lado, tampoco hay una l;mena razón para que pierdan la
contienda.
21.ia2 Wf e7 22.Wfcl l3a5 23.Wf d2 exd4??
Las negras deberían haber optado por una jugada de espera. Ahora se encuentran
una desagradable sorpresa.
24.i!lixd4! (ver diagrama 153).
¡Por supuesto! El dinamismo generado por las piezas blancas es mucho más
significativo que conservar una bonita estructura de peones con la sencilla captura
24.cxd4.
Ahora las negras no tienen buena respuesta a la amenaza 25.lllf5, con idea de
26.llld6, atacando "c8", 11 e8 11 y "í7".
Guardo un vívido recuerdo de una partida entre Capablanca y Maróczy (Carls-
bad 1929), que comenzó con los siguientes movimientos l.d4 lllf6 2.c4 e6 3.lllf3
dS 4.igS 1l.e7 5.e3 0-0 6.lllc3 lLJbd7 7.E!cl c6 8.'\Wc2 h6 9.ih4 a6 10.cxd5 lllxd5
l I.ig3 WfaS 12.llld2 lllxc3 13.bxc3 cS 14.lLJc4 \Wd8 15.E!dl cxd4 (ver diagrama
154).
Aqul, en lugar de la evidente recaptura 16.cxd4, Capa jugó 16.lhd4!, después
de lo cual las piezas negras no pudieron escapar a su camisa de fuerza: 16...icS
17.E!d2 \We7 18.1l.e2 b6 19.lt:\d6 lt:lf6 20.0-0 ga7 21.1l.f3 id7 22.füdl e5 23.ih4!
(con las negras paralizadas, es hora de provocar debilidades en la barrera de peones
del enroque) 23 ... g5 24.ig3 @g7 25.~e2 b5 26.h4! gc7 27.hxg5 hxg5 28.lLJf5+
1xf5 29.WfxfS y las negras se rindieron, justo antes de que sus peones comenzasen
a caer.

Diagrama 155
Un sacrificio ganador

24...Wfcs
Esto permite una combinación ganadora, pero en vista de la amenaza 25.lllfS, es
dificil sugerir ninguna jugada razonable.
25.ic7l

LA DEFENSA CAMBRIDGE SPRINOS l 15


Un importante refuerzo del ataque blanco, pues tras 25.1xf7+ ©xf7 26.\Wa2+
©f8.27 ..'üe6+ !3xe6 28.\Wxe6, las negras: pueden responder 28 ... .'üge5, manteniendo
al alfil blanco fuera de "d6".
25...!!a8 26J/.xf7+1 (ver diagrama 155).
Ahora este sacrificio es letal.
26.•.©xt7 27.'!Wa2+ ©fB 28..'üe6+ l'he6 29.Wlxe6 .'üe7 30.~e3 ©e8 31.fü'J Wlh5
32..id6
Las negras se rindieron.
Todo ha terminado, ya que si 32 ...Wlg5, continúa 33.!3f7, con masacre en la ca-
silla "e7".

116 EL GAMBITO DE DAMA


6º La Variante del Cambio
• Introducción

e El ataque de minorías

e Las blancas actúan en el centro, después


de l2Jge2

o Las blancas enrocan largo

o Las negras juegan 3...i.e7

LA VARIANTE DEL CAMBIO 117


@ Introducción
En diversos momentos de la apertura, y contra todo tipo de esquemas, las blancas
pueden jugar c4xd5, captura que define a la Variante del Cambio.
En realidad, no hay ningún capítulo de este libro que no contenga alguna refe-
rencia a una posible transposición, por parte de las blancas, que dé lugar al centro
de peones que caracteriza a la Variante del Cambio. Sin embargo, una secuencia
habitual es:
1.d4 dS 2.c4 e6 3.lDc3 lDf6 4.cxdS exdS 5 ..igS
Con la conocida amenaza 6.ixf6, que obligaría a las negras a responcjer 6... gxf6,
para no perder un peón. De modo que las negras deben defender ante todo el peón
de "d5".
5... c6 6.1Mfc21
Las blancas no permiten que su rival desarrolle el alfil por el excelente puesto
"f5".
6...1J.e7 7.e3 0-0 8.1d3 lDbd7 (ver diagrama 156).

Diagrama 156
La Variante del Cambio

Ideas estratégicas de las blancas

En la posición del diagrama, las blancas siguen disponiendo de sus principales


planes estratégicos:
1) llif3, 0-0 y luego emprender un ataque de minorías, con l':!abl y b4-b5.
2) lDe2, 0-0 y preparar, con f2-f3, el avance central e3-e4.
3) llif3, 0-0-0 y lanzar un ataque a la bayoneta contra el rey negro.
4) /üge2, 0-0-0 y ataque a la bayoneta contra el rey negro.
En el presente capítulo examinaremos sistemáticamente estos planes, comenzan-
do por el ataque de las minorías. En la última sección nos detendremos en la
Variante del Cambio con 3...ie7.

J J8 EL GAMBITO DE DAMA
NOTA
Conviene repetir que la Variante del Cambio puede adoptar muchas
formas. Lo importante es recordar las ideas básicas y ver luego qué
versión encaja mejor en cada partida concreta.

¿Un buen alfil de dama?


Tras el cambio c4xd5, ... e6xd5, puede usted pensar que los problemas del alfil de
dama han quedado resueltos. Después de todo, en otras variantes las negras luchan
duramente por abrir una diagonal para su alfil, con ... b7-b6 o ... e6-e5, ¡y aqul se les
sirve en bandeja!
No obstante, aunque un temprano ... if5 parece atractivo para las negras, deben
tener cuidado. Si, por ejemplo, l .d4 d5 2.c4 e6 3.iilc3 iilf6 4.cxd5 exd5 5.il.g5 il.e7
6.e3 0-0 7.éi:Jf3, la jugada 7...Íl.f5 no puede ser rriás n,atural, pero después de 8.ixf6
ixf6 9.'<!Nb3 (ver diagrama 157), "b7" y "d5" no pueden ser defendidos al mismo
tiempo.

Diagrama 157
Después de ...il.f5, tenga siempre en cuenta '<!Nb3

ATENCIÓN
En este tipo de centro manténgase siempre atento a la posibilidad de
~b3, si piensa jugar ...ifS.

La trampa anterior explica por qué se incluye 5... c6 en la secuencia antes


mencionada, tratando de jugar un seguro 6...if5, y también es la razón por la que
las blancas lo impiden con 6.'<!Nc2!. En realidad, si las blancas se apresuran a
dominar la casilla "f5", con Íl.d3 o 'Wc2, y quizá h2-h3 para proteger también "g4",
el alfil negro de casillas blancas puede acabar tristemente aparcado en "e6", sin
nada que atacar. No obstante, para progresar con sus planes, las blancas necesitan
efectuar avances debilitadores de peón en alguna parte del tablero, y entonces el
alfil puede tener su oportunidad de atacarlos.

LA VAIUANTEDELCAMBIO 119
El nombre de la apertura
En muchas defensas, Ja palabra "cambio" sugiere aburrimiento o posiciones tabU-
feras. Por ejemplo: Ja Variante del Cambio en la Defensa Eslava o Ja Defensa
Francesa, aperturas en las que el cambio'de peones en "d5" conduce a una posición
simétrica: l.d4 d5 2.c4 c6 3.cxd5 cxd5 y l.e4 e6 2.d4 d5 3.exd5 exd5, respec-
tivamente. En tales casos, Ja ventaja de las blancas se limita al hecho de que son las
primeras en jugar, un factor intangible, que puede desvanecerse si no hay asirnetrla
en la estructura de peones.
Lo uúsmo puede decirse de Ja Variante del Cambio en el Gambito de Dama. Al
capturar en "d5", las blancas crean una estructura de peones simétrica y perma-
nente. Puede haber apreciado que las negras ya no tienen Ja opción de entregar el
centro con ... d5xc4, en conjunción con Ja jugada liberadora ... e6-e5, o la maniobra
... b7-b6, ...ib7 y ... c7-c5, que constituye el caballo de batalla de muchas defensas
en el Gambito de Dama.
En la Variante del Cambio, el peón negro de "d5" está esculpido en piedra. Ésta
es una de las paradojas de la estrategi,a ajedreclstica, más satisfactoria para las
blancas que para las negras.

La estrategia de las negras


As! pues, ¿cuál es, exactamente, la estrategia de las negras? En la Variante del
Cambio no pueden realizar el avance ... e6-e5, ¡por la sencilla razón de que el peón
"e" ha desaparecido!
El avance alternativo ... c7-c5 sigue siendo posible, pero no parece tan atractivo
como en otras defensas, ya que tras d4xc5 las negras quedan con un peón "d"
aislado.
En Aprenda aperturas l.d4, John Cox escribe acerca de Ja estructura de peones
en la Variante del Cambio:
"La ventaja de las blancas, en esencia, es que disponen de dos rupturas realistas
por ninguna de las negras. Pueden jugar b4-b5xc6, el famoso ataque de minorías,
para crear un peón débil en "c6", o pueden jugar e4, con (o quizá sin) f3, para crear
un dúo de peones móviles en 'd4' y 'e4'." ·
Cierto, pero hay que afiadir que estas rupturas de peones tan+bién pueden
arruinar la posición blanca si se efectúan incorrectamente. Como podremos ver,
hasta jugadores de primera fila mundial a menudo se abstienen del plan b4-b5, y en
cuanto al plan f2-f3 y e3-e4, aunque puede dar un gran resultado a las blancas,
también está lleno de peligro si éstas pierden el control del juego. Las 1iegras deben
ser pacientes y mantener sus piezas bien organizadas, de forma que cuando las
sutilezas estratégicas lleguen a su fin y dé comienzo la lucha táctica, tendrán una
posibilidad de llevarse la palma.
As! que podríamos decir, no del todo jocosamente, que las blancas tienen
dificultades porque cuentan con dos formas de destruir su posición, por ninguna de
las negras.

120 EL GAMBITO DE DAMA


No puedo resistir la tentación de citar lo que Chemev dijo acerca de Lasker en
uno de sus libros:
"Si hay un concepto estratégico en el que radique el secreto del éxito de Lasker,
es en su fe en el poder de la centralización ... Lasker nunca se embarca en aventuras
quijotescas, por fuerte que sea la tentación, sino que centraliza sus piezas (donde su
fuerza atacante y defensiva es máxima) y espera acontecimientos".
Aunque esto pueda sonar un tanto simplista, refleja el ideal filosófico del
concepto que debe guiar a las negras. Deberían cenlralizar sus piezas, facilitarse el
juego con algunos cambios justificados, y luego esperar los acontecimientos del
medio juego partiendo de un sólido fundamento.

• El ataque de minorías
Primer caso de estudio: la historia temprana
En el Gambito de Dama, el ataque de minarlas se refiere específicamente al avance
b4-b5 de las blancas, a fin de asediar y debilitar el peón de "c6". He aquí uno de los
primeros ejemplos en la historia del ajedrez.

Partida nº 37
Wilhelm Steinitz - Francis Lee
Londres 1899

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 lllf6 4.iLg5 ÍJ.e7 5.e3 0-0 6.i.xf6 iLxf6 7.cxd5 exd5 8.Wib3
c6 9.ÍJ.d3 l3e810.lüge2 llld7 ll.Wic2 lüf8 12.0-0 g6 (ver diagrama 158).
Aquí, Wilhelm Steinitz emplea los peones del flanco de dama para crear una
debilidad en "c6".
13.b4 a6 14.a4
El apoyo de un segundo peón blanco es vital para el ataque.
14...ie7 15.bS axb516.axb5 lhnl 17.füal f5?!
Esta jugada produce mala impresión a los ojos actuales. Si las negras querían
contraatacar en el flanco de rey, debían utilizar primero sus piezas, no sus peones.
Quizá lo mejor fuese In tranquila l 7... Íl.d6.
En cambio, 17 ... c5 18.dxc5 .1hc5 19.l'!dl conc.ede a las bfancas una molesta
presión sobre el peón "d" aislado.
18.~a8 llld7 19.lüa4 lüb6 20.lllxb6 Wlxb6 21.lllc3 iLd7 22.Wia2 füa8 23.Wlxa8+
id8 24.llln4 Wlc7 (ver diagrama 159) 25.b6
Cuando se jugó esta partida, Steinitz era viejo, estaba cansado y su maravillosa
carrera estaba llegando a su fin. Aquí, 25.lllc5 gana el peón de "b7", con abru-
madora ventaja, pues tanto 25 ... cxb5? 26.lllxb7 como 25 ....lil.cS? 26.b6! costaría un
alfil a las negras.
25 ••.Wlc8 26.Wla7 f4!
Las negras consiguen crear contrajuego suficiente para salvarse.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 121


27..!bcs fxe3 28.i!bxb7 exf2+ 29.<bfl. ifS! 30 ..bfS WlxfS 31.fl)xdS W!d3+
Esto desembocará en jaque perpetuo.
32.@xf2 W!d2+ 33.<bfJ W!d3+ 34.<bg4 WlfS+ 35.<bg3 W!d3+ 36.@h4 Wlxd4+ 37.g4
Wlf6+ 38.©g31We5+
Tablas.

Diagrama 158 Diagrama 159


Las blancas juegan b4, a4 y b5 Las blancas pueden ganar un peón

Segundo caso de estudio: la regla de Bronstein


Partida nº 38
Vassily Smyslov - Yuri Averbaj
Torneo de Candidatos
Zurich 1953

l.c4 i!bf6 2.li:lf3 e6 3.lt:lc3 dS 4.d4 .ib4 5.cxdS exdS 6.igS h6 7.1xf61Wxf6 8.Wfb3
Wld6 9.a31xc3+ 10.1Wxc3 0-0 lUkl c6 12.e3 .trs 13..ie2 li:ld7 14.0-0 as (ver
diagrama 160).
Todo avance de peón en el flanco en que su oponente está atacando debe
sopesarse cuidadosamente. Al ofrecer uila barrera momentánea, puede estar sólo
postergando el inevitable contacto un par de jugadas, después de las cµaies la rup-
tura tendrá aún mayor fuerza, debido al efecto debilitador de la fallida jugada de
prevención.
Aquí, sin embargo, la jugada de peón de las negras es perfectamente apropiada.
Averbaj ha visto que después de 15.b4 axb4 16.axb4, la columna abierta es una
importante baza para las negras, que incluso podrian jugar 16...!!a21 de manera in-
mediata.
Otra clave de la jugada es que a las blancas les gustarla llevar su caballo a "c5"
(el por qué quedará claro en las próximas jugadas), pero si 15.llld2, con idea de
16.lt:lb3 y l 7.lllc5, entonces l5 ... a41 mantiene vedada al caballo la casiila "b3" y
abortan el plan de su rival.

122 EL GAMBITO DE DAMA


No obstante, en este mundo todo tiene un precio. El peón de "a5" es una pequefia
debilidad, que crea una obligación defensiva a la torre de "a8".

Diagrama 160 Diagrama 161


Piénselo bien, antes de jugar el El segundo jugador ataca fuertemente
avance ... a5 con piezas

15.lüel
Smyslov trata de llevar el caballo a "c5" por una ruta diferente.
15... fü6
Aquí, 15 ... a4, cuyos méritos son, en cualquier caso, discutibles, es innecesario,
ya que el avance b2-b4 no es un problema, de modo que las negras emplean el
tiempo de forma más útil en el flanco de rey.
16.lüd3
Las blancas amenazan l 7.lüc5, que obligaría a las negras a defender "b7" con
una de sus piezas pesadas, o bien jugar 17 ... b6, con lo que el peón de "c6" quedaría
seriamente debilitado.
16...hd31
Una astuta decisión. El caballo era más valioso para el plan estratégico de las
blancas de lo que pudiera ser el alfil .para las negras.
17.\Wxd3 füe8 18.if3 lüe4 19.ixe4 füe4 20.\WbJ \Wd7 21.füS '.ag4! (ver dia-
grama 161).
Una notable maniobra de torre que plantea ya la amenaza 22 ... l:!xg2+ 23.'i!?xg2
Wlg4+ 24.i>hl W!f3+, forzando tablas por jaque perpetuo.
David Bronstein realiza un comentario muy instructivo en su libro sobre el
Torneo de Candidatos de 1953:
"Normalmente, durante el ataque de minorías, el rey blanco queda completamen-
te desprovisto de la protección de piezas, o protegido por una sola pieza menor. No
es fácil, sin embargo, alcanzarlo con un ataque a la bayoneta, de modo que el
método más popular es el ataque directo frontal, sobre todo cuando 'g2' y 'h2'
constituyen objetivos tan excelentes.
Las blancas deben avanzar su peón 'g' o su peón 'h', y sólo entonces deberían las
negras poner en marcha sus peones".

LA VARIANTE DEL CAMBIO 123


\1/ CONSEJO
'(;'{ Salvará o ganará muchas partidas con negras si recuerda la regla
"G"" Bro11stei1t de contraatacar primero con piezas contra el flanco de rey.

22.h3 !!g6 23.©hl a4 24.'l!!Vb4 fü6 25.©gl


Tablas.
Después de 25.!!a5, las negras podrían jugar, simplemente, 25 .. J!xa5 26.\Wxa5
b5, y es dificil ver cómo pueden las blancas ejercer una significativa presión sobre
el peón de "c6", bien defendido por ambas piezas negras.
La alternativa es 25 .. .l:fo8!?, amenazando 26 ...!:lxe3. El flanco de rey de las
blancas adolece de falta de defensores. Por ejemplo: si 26.1Wc3, las negras incluso
pueden especular con 26 .. .l'!t3, y si 27.gx:B? 1Wxh3+ 28.©gl !:le6 29.!:la8+ ©h7
30.1Wd3+ f5l, y la amenaza 31...!:lg6++ es imparable.

Tercer caso de estudio: ¡las negras están bien!


Hay infinidad de partidas en las que las negras defienden el peón retrasado de "c6"
sin demasiada incomodidad y consiguen un adecuado contrajuego en el flanco de
rey, pero están consideradas demasiado .aburridas para aparecer en los libros. En
lugar de ello, el instructor busca en sus archivos una partida en la que el ataque de
minorías triunfa, tras un juego un tanto débil de las negras, y luego lo alaba como
una fórmula casi irresistible para ganar con blancas en el Gambito de Darria.
La siguiente partida es del tipo que nunca recibe mucha atención en los libros
porque, francamente, es bastante aburrida. ¿Para qué estudiar una partida tablas de
53 jugadas de Karpov, cuando el mundo está lleno de obras maestras de presión
posicional del gran hombre?
Ah, pero cuando cierre este libro y se· disponga a luchar, con ufl.as y dientes, en
su próximo torneo, seguramente querrá, saber qué debe hacer al enfrentarse al
ataque de minorías.
¿Qué puede haber más reconfortante que ver a Karpov, todavía en un buen
momento, incapaz de quebrar la resistencia de las negras? Después de todo, si él no
puede demostrar que las blancas están mejor en el ataque de minorías, ¿quién podrá
hacerlo?

Partida nº 39
Anatoli Karpov - Jan Ehlvest
Viena 1996

1.d4 lllf6 2.c4 e6 3.lllf3 d5 4.lllc3 §J.e7 5.§J.gS 0-0 6.e3 lllbd7 7.cxd5 exd5 8.§J.d3
c6 9.'l!!Vc2 ges 10.0-0 lllf8 (ver diagrama 162).
Se ha llegado a una posición estándar. ·
11.h3
Si 11.!:lael, entonces 11...llie4! impide la ruptura e3-e4. La jugada de la partida

124 EL GAMBITO DE DAMA


impide que las negras jueguen ...i/.g4 o incluso l I...tllg4!?, para liberar el juego
con el cambio de alfiles (sólo posible ahora que 10... tll:f8 ha defendido el peón de
"h7").
He aquí un buen reagrupamiento de las piezas negras, tras l Li.xf6 .ixf6 12.b4
ig4 13.tlld2 1e7! (el alfil se dirige a la casilla "d6", desde donde atacará "h2")
14.E:abl id6 15.if5 i.h5! (otra jugada instructiva; las negras quieren mantener su
contrajuego y evitan el cambio de alfiles, annque se trata de su "supuestamente"
alfil malo) 16.fücl g6 l 7.id3 1Mf a5 18.tlle2 tlld7, con actividad suficiente de las
negras, J. Timman - G. Kasparov, Londres 1984.

Diagrama 162 Diagrama 163


Una posición estándar de la Los caballos son ¡¡qui mejores
Variante del Cambio que los alfiles
n ... g6!?
Un tema común. Las negras preparan 12 ... tlle6 para atacar el alfil de "g5", sin
permitir il.xf6 y ixh7+. Después de l3.~h6, las negras pueden utilizar la casilla
"g7", con ... tllg7 y ...if5, para cambiar su alfil de casillas blancas, que aquí tiene
poco radio de acción.
También es interesante 12... tllh5!?, con idea de ... tllg7 (si bien, con el otro caba-
llo) y, de nuevo, ... il.f5.
12..ixf6
Karpov se anticipa al plan de las negras y facilita su siguiente jugada, desviando
el alfil negro de la defensa de "b4".
12...ixf6 13.b4 a6
Después del avance b4-b5, las negras podrán de esta forma cambiar ... a6xb5,
dejando a su adversario con un peón de menos del que preocuparse en el flanco de
dama.
14.a4 .ie6 15.b5 axb516.axb5 tlld7
Las negras incorporan metódicamente sus piezas a la acción.
17.bxc6 bxc6
18.l:ha8 \Mfxa8 19.li)e2 c5!? 20.dxc5 lk8 21.li)ed4 li)xc5 no es muy diferente de
la partida.

LA VAIUANTE DEL CAMBIO 125


18.lbe2 c5
Desembarazándose de la debilidad de "c6".
19..ibS! (ver diagrama 163).
Con peones en un solo sector del tablero, es mejor tener caballos que alfiles,
pues la capacidad del caballo para jugar por casillas de ambos colores si~ue siendo
un tritmfo, mientras que la capacidad del alfil de actuar a distancia ve aquí
disminuido su valor.
Por otra parte, Karpov le da a su oponente la oportunidad de cometer un etTOr
posicional. ·
19...irs
Con 19... c4? parece que las negras consiguen un fuerte peón pasado y protegido,
solucionando, al mismo tiempo, el problema de su débil flanco de dama. Pero no es
así: después de 20.lbc31, el peón de "c4" no va a ninguna parte, y las negras se
enfrentan no sólo a 21.ic6, con lo que defender el peón de "d5" es un auténtico
quebradero de cabeza, sino también a un oportuno e3-e4, minando la defensa del
peón de "c4". En efecto, después de~ avance 19 ... c4, las negras tendrían dos peones
débiles, no uno. Ehlvest, por consiguiente, mantiene la posibilidad de cambiar en
"d4".
20.Wfd2 Wfc7 21.füa8 füa8 22 ..hd7 ixd7 23.lbf4 ie6 24.dxcS Wfxc5 25J:tdl
l!al
Por regla general, cuántas más piezas se cambien, mayores posibilidades tendrán
las negras de escapar a la presión. Desde luego, las negras harán bien en evitar la
pasiva jugada 25 ... l!dB. Por ejemplo: 26.lbd4 ixd4? (ejemplo de mal cambio;
26 ...Wfd6 sería peñectamente seguro para las negras) 27.Wlxd4 Wlxd4 28.l!xd4, y las
negras, que se enfrentan a la amenaza del avance 29.e4, sufrirán durante mucho
tiempo.
26.fünl ixal 27.Wf a2 if6 28.WfaS+ ©g7 29.Wfb7
Con la no muy sutil amenaza 30.lbxe6+.
29 •••W/d6 30.h41 (ver diagrama 164).
Anatoli Karpov nunca cede. Si ve la menor posibilidad de plantear problemas a
su oponente, seguiníjugando a ganar. Aquí, el peón de "d5" está bien defendido, de
modo que la única posibilidad es poner a prueba las debilidades del flanco de rey
rival.
30 ... h6!
Después de 30... h5?, podemos ver que 29.Wfb7 planteaba algo más que una
trampa, pues con 3 l.tt'lg51 las blancas amenazarían 32.tt'lgxe6+, ganando pieza. el
alfil no puede moverse de "e6", debido a que cae "f7", de modo que 31. ..ixg5
32.hxg5 es forzado, después de lo cual, las negras han perdido todas las casillas de
su color; incluso 32 ... d4 falla, por 33.Wfb2, ganando el peón.
31.g3
31.h57 g5 no consigue nada, pues el caballo blanco es expulsado y se hace
factible ...ig4, ganando "h5".
31. ..ig4 32.tt'lh2 ie6 33.tt'lf3 ig4 34.lbd4 ixd4
No hay alternativa, pues de otro modo no puede defenderse "d.5". De todos

126 ELOAMB!TODEDAMA
modos, si compararnos esta posición con el cambio 3 l...hg5, comentado después
de la jugada 30 ...h6, esto es el paraíso para las negras, pues el peón blanco
resultante en "d4" no sólo es un posible objetivo, sino que también priva a la dama
de ese puesto, desde el cual podría atacar "d5" y presionar a lo largo de la gran
diagonal "al-h8".
35.exd4 .ie6 36.©g2 g5
Desviando al caballo blanco y obligando de esta forma a Karpov a clarificar la
situación.
37.hxg5 hxg5 38.llld3 Wd7 39.Wxd7 .axd7 (ver diagrama 165).

Diagrama 164 Diagrama 165


Karpov sigue intentándolo Pero las negras consiguen sus tablas

Las blancas siguen teniendo una ventaja simbólica, pues el alfil negro está
obligado a defender el peón de "d5", pero con tan pocos peones en el tablero y sin
otra debilidad en la posición negra, eso difícilmente puede ser suficiente para ga-
nar.
40.©13 ©!6 41.lllb4 Ae6 42.lllc2 ©e7 43.©e3 ©d6 44.lllb4 ©c7 45.f4 gxf4+
46.©xf4 f6! 47.©e3 ©d6 48.llld3 .if5 49.lllf4 .ie4 50.©d2 ©e7 51.©e3 ©d6
52.©e2 ©d7 53.©d2 ©e7
Tablas.
Le recomiendo que estudie detenidamente esta partida y ármese de fuerza moral,
ya que, al enfrentarse al ataque de minorías, usted nunca va a ser presionado de ese
modo.

Cuarto caso de estudio: ¡las negras están mejor que bien!


Cuando vi por primera vez esta partida, me maravilló comprobar cómo podía
Kaparov superar a un oponente en una posición con tanto aspecto de tablas. Lo
cierto es que Portisch cometió algunos errores posicionales muy instructivos, que
concedieron a la partida un enorme valor, en lo que se refiere a entender el Gam-
bito de Dama.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 127


Partida nº 40
Lajos Portisch - Gary Kasparov
Skelleftea 1989

1.d4 d5 2. .!l!O .!lif6 3.c4 e6 4.cxd5 exd5 5.lüc3 c6 6.Wfc2 .!lia6!? (ver diagrama
166).
K.asparov demostrará que el caballo queda bien situado en "c7". Por otro lado, si
lo hubiese desarrollado por "d7", obstaculizaría su plWl de preparar ...if5.
7.a3
Erradicando el salto 7....!li b4. No sólo es una jugada defensiva, puesto que pre-
para el avance b2-b4.

Diagrama 166 Diagrama 167


El caballo sale por otra vía Las blancas han sido negligentes

7... .!lic7 8.i/.g5 g6


Ya hemos visto esta jugada en la partida de Ehlvest. Aquí, Kasparov tiene más
éxito enjugar ...if5.
9.e3 i.f510..i.d3 il.xd3 n.Wfxd3 il.e712.0-0 0-0 13.b4?
La jugada evidente, pero en realidad se trata de un significativo error, que deja
escapar la ventaja. Las blancas debían haber jugado 13.ixf61 ixf6 14.b4, y el ca-
ballo negro que interfiere con el ataque de minorías habría desaparecido.
13... .!lie4! (ver diagrama 167).
¿Cómo pudo Lajos Portisch, uno de Jos más brillantes estrategas de la historia
del ajedrez, pennitir a las negras esta jµgada liberadora? En este momento, debe
haber lamentado no haber eliminado antes el caballo de "f6".
Bueno, lo cierto es que los errores tácticos a menudo enmascaran errores
posicionales. Portisch, por supuesto, sabia que debía eliminar el caballo negro, pero
no comprendió que debla hacerlo de inmediato pues, conforine ~ sus cálculos
iniciales, 13 ... .!lie4 era un error. Creía que 14.il.h6 hubiera sido una fuerte réplica, y
14... ~e8 15 ..!lixe4 dxe4 16.Wfxe4 il.xb4 J7.\Wd3 le habría concedido a ias blancas
una agradable ventaja, en virtud de su centro de peones. Sólo cuando el caballo

128 EL GAMBITO DE DAMA


negro llegó a "e4" comprendió Portisch su error. Después de 15.lllxe4?? dxe4
16.\Wxe4, las negras ganan pieza con 16 ... ~f8! 17.\Wf4 llle6, pues la dama ya no
puede defender "h6". Como observó Réti, el conocimiento de la táctica es el
fundamento del juego posicional. Hasta en las más tranquilas partidas entre Grandes
Maestros, las decisiones se toman por concretas razones tácticas que normalmente
quedan entre bastidores. He aquí por qué los jóvenes jugadores, que con su mente
fresca pueden apreciar sutiles matices tácticos, a menudo superan a jugadores
veteranos con treinta años de conocimientos estratégicos.
14..if4 lñxc3 15.Wlxc3?
Aquí, sin embargo, podemos ser más críticos con Portisch. En lugar de esta
recaptura "mecánica", debía haber aprovechado su última oportunidad de eliminar
un caballo con su alfil. Por ejemplo: 15 ..l!l.xc7! Wlxc7 16.Wlxc3, y aunque su ventaja
se ha disipado, las blancas siguen teniendo una posición segura.
15..•id616.il.xd6 c![ib517.Wlb3 li:lxd618.a4 a6! (ver diagrama 168).
La casilla "b5" es una barrera impenetrable, lo que significa el fin de la actividad
blanca. Ahora K.asparov prepara lentamente un ataque de minorías por su cuenta:
sus tres peones del flanco de rey atacarán a los cuatro peones blancos y forzarán
una debilidad estructural. Se trata de un largo y laborioso proceso, que debe haber
resultado frustrante para Portisch. He aquí el resto de la partida:

Diagrama 168 Diagrama 169


Las negras controlan la casilla "b5" Minando el flanco de rey blanco
19.lñe5 ges 20.:Sfel Wlg5 21.h3 @g7 22.Wlc2 fü~ 23.gacl :SaeS 24.Wlbl Wih5
25.Wlb3 f6 26.lñd3 gS 27.Wldl Wlg6 28.Wlc2 :S6e7 29.:Sedl hS 30.Wlbl h4 31.Wlc2
g4 32.lllf4 'l!l!lxc2 33.füc2 g3 (ver diagrama 169) 34J'M3 Wh6 35.@fl ©g5
36.llle2 lñc4 37.l3cc3 lllb2 38,gdz lllxa4 39.:Sb3 lllb6 40.lllgl lllc4 41.lilf3+ Wh5
4Uidd3 as 43.bxaS Etas 44.:Sdl füa5 45.E~el b5 46.:Se2 :Sal+ 47.:Sel :Sea7
48.fxg3 gxel+ 49.©xel :Sal+ 50.@e2 hxg3 51.lllel :Sa2+ 52.Wdl :Sd2+ 53.Wcl
:Se2 54.Wdl :Sxe3 55.füe3 lllxe3+ S6.@e2 lllrs s1.c![ic2 lilh4 SB.c![ib4 lllxg2
59.@f3 lilh4+ 60.Wxg3 lilf5+ 61.@1'4 lllxd4 62.@e3 tt:lf5+
Las blancas se rindieron.
Tras 63.Wf4 llle7, luchar contra los tres peones pasados sería demasiado.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 129


Quinto caso de estudio: el juego débil será castigado
Naturalmente, el tono optimista de esta apertura, no debería hacer concluir al lector
que las negras no tienen nada que temer del avance b4-b5, pues si fuese inofensivo,
Karpov y otros jugadores de primera fila mundial no lo adoptarían. El factor clave,
como siempre, es la actuación concreta de ambos contrincantes durante la partida.
En el ejemplo siguiente, Kramnik logra combinar el ataque de minorías con un
segundo avance de peón en el centro.

Partida nº 41
Vladimir Kramnik - Jan Timman
Belgrado 1995

Lf.bt3 f.bf6 2.c4 e6 3.f.bc3 d5 4.d4 f.bbd7 5.cxd5 exd5 6.igs c6 7.e3 ie7 8.id3
f.bh5
Es preferible 8... 0-0, etc., como en las partidas anteriores. El plan de un
temprano cambio de alfiles parece funcionar mejor cuando las blancas han jugado
liJge2, porque en tal caso el ataque de las minorías no es el tema a considerar.
9.,be71Mlxe7 10.0-0 0-0
La alternativa 10... lühf6 impediría el truco de la jugada siguiente, pties 11.1Mfb 1
no tendría sentido, por 11 ... aS.

Diagrama 170 Diagrama 171


Las blancas preparan b4-b5 Abriendo la columna "b"

11.Wlbl!
Una idea inteligente. Antes que preparar el ataque de minorías cori la jugda
estándar 11.gbl, V. Kramnik gana tiempo para el avance de peón, al amenazar
"h7".
u ... lilhf612.b4 Eíe813.Eícll (ver diagrama 170).
Aquí podemos observar otra ventaja de la 11 ªjugada del blanco, a saber, que la
torre de rey puede deslizarse a la columna "c", dado que su dama le ha dejado paso.

130 EL GAMBITO DE DAMA


Pero ¿por qué no 13.b5 de inmediato? En tal caso, las negras podrian responder
13 ... c5. Cierto que después de los movimientos 14.dxc5 li:\xc5 quedan con un peón
"d" aislado, pero la libertad de que disfrutan sus piezas compensa plenamente esa
debilidad estática que, en cualquier caso, las piezas blancas no están en condiciones
de atacar.
A continuación podria seguir ....l&.g4, etc., y las negras incluso podrían apoderar-
se de la iniciativa, y la blancas tal vez tendrían que lamentar haber alejado tanto su
dama del flanco de rey.
Consideremos ahora la situación después de la jugada de la partida, 13.l:kl. A
las negras les gustaría afianzarse en el centro, con 13 ... li:\e4, y tras 14.ixe4 dxe4
15.li:\d2 CLJf6 (o, quizá, 15 ... f5), tendrian una cierta actividad.
Sin embargo, después de 13 ... li:\e4, el avance 14.b5! tiene, de pronto, mordiente,
pues 14 ... c5? perderla el peón de "d5", y tras 14... li:\xc3 15Jhc3, "c6" y "h7" están
colgando.
Esto es característico del escenario en que tiene lugar el ataque de minorías. Las
blancas quieren jugar el avance b4-b5 en el momento más conveniente, es decir,
cuando la respuesta ... c6-c5 no consiga resolver los problemas de apertura de las
negras.
Por los análisis anteriores, podrá comprender que era importante para Kramnik
tener defendido el caballo de "c3", con 13.l:!cl, antes de que las negras pudiesen
efectuar el salto ... li:\e4.
13 ... a6 14.a4 g6 15.Wfb2
Las blancas no tienen prisa. Ahora, después del avance b4-b5 y ... a6xb5, a4xb5,
...l:!xal, podrían retomar de torre y controlar la columna abierta "a".
15...a5
Sin contrajuego, Timman se impacienta y decide forzar acontecimientos en el
flanco de dama.
16.bxa5! (ver diagrama 171).
A Kramnik no le impresiona 16.b5, pues 16 ... c5 bloquearía el flanco de dama,
además de la columna "c", e incluso resultaría dificil expulsar al caballo negro,
después de los movimientos 17 .dxc5 li:\xc5. En la partida, el peón retrasado de "b7"
es un objetivo más importante aquí que el peón central aislado que se producirla en
esta variante.
16.•. i'!xa5 17.t/Jd2! .
Con idea de llevar a cabo la maniobra li:\b3, a4-a5 y li:\a4, en cuyo.caso el flanco
de dama negro estarla encorsetado en las casillas de su color. La casilla "c5", en
particular, serla una importante base para el caballo.
17... t/Jg4
Una apuesta por el contrajuego, que sólo consigue debilitar el control de las
negras sobre la casilla "e4".
18.c!üb3 Wld619.g3
No 19.li:\xaS?? Wfxh2+ 20.@fl füe3! 21.fxe3 (de otro modo, 22 ...Wlhl++)
21...llNhl+ 22.©e21M'xg2+, ganando la dama blanca. Me pregunto, por cierto, a qué

LA VARIANTE DEL CAMBIO IJ1


edad fue la última vez que Kramnik cayó en una trampa asf. ¿Quizá a los nueve
afias?
19...ga7 20.e41 (ver diagrama 172).
En las últimas jugadas ( ... lllg4, ... \Wd6, situando la dama a tiro de un caballo en
"e4"), Timman ha provocado este segundo avance de peón. Tal vez temía ser
progresivamente demolido en el flanco de dama y quería inducir una crisis en el
centro, pero si es así, esa crisis le lleva al desastre.
Imagino que un jugador, con un estilo menos inclinado al contraataque (como,
por ejemplo, Karpov, o el propio Kramnik) habría adoptado una larga y tediosa
defensa, tras una apertura insatisfactoria y quizá hubiese conseguido lograr unas
tablas.
20...dxe4 21.lllxe4 \Wf8 22J~el ·
Una tras otra, las piezas blancas se reagrupan para explotar las debilidades de las
negras en el flanco de rey, como también en las casillas de su color y el punto vul-
nerable "f7".
22...b6 23.lllbdl .ia6 24•.ic2 gb7 25..ib3 lllgf6 26.gacl ges 27.lllxf6+ lllxr6
28.dSI (ver diagrama 173).
El tercer y decisivo avance de peón de las blancas. Como se amenaza 29.\Wxf6,
las negras no pueden impedir que el caballo blanco establezca un letal contacto con
la casilla "f6".

Diagrama 172 Diagrama 173


Abriendo todavía más líneas Un último y decisivo avance de peón

28... lllxdS 29.llle4 gd8 30.füc6


Ahora la posición negra se desmorona.
30 ...\Wb4 31.lllf6+1 <i>f8
Si 31...lllxf6, 32.ixfl+ con ataque descubie11o a la dama negra.
32.lllxh7+ IDg8 33.lllf6+ IDf8 34.13e4
Las negras se rindieron.
Una partida soberbia de Kramnik, que explotó a la perfección la incapacidad de
las negras por coordinar adecuadamente sus piezas.

132 EL GAMBITO DE DAMA


Sexto caso de estudio: una obra maestra a la ciega
Es curioso lo temible que puede parecer el Gambito de Dama en manos de
Kramnik y, al mismo tiempo, ¡una gran apertura también para las negras, cuando
las defiende el propio Kramnik! Nikolic no disfrutaba mucho de su experiencia a la
ciega en el torneo Melody Amber y, como consecuencia, jugó con cierta apatía y
permitió que el campeón mundial rnso exhibiese su maravillosa técnica.

Partida nº 42
Pedrag Nikolic - Vladimir Kramnik
Montecarlo (a la ciega) 1998

1.d4 ~f6 2.c4 e6 3.~f3 d5 4.~c3 c6 5.cxd5 exd5 6.~g5 ~e7 7.e3?
Esto ya es un error. A estas alturas, todos sabemos que las blancas deben
impedir, con 7.Wf c2, que el alfil de dama negro se sitúe en una gran diagonal.
7...ifS!
Kramnik tiene que pensárselo dos veces para situar su alfil en "f5".
8.i.d3 i.xd3 9.Wixd3 ~bd7 10.0-0 0-0
Las negras han podido desarrollarse sin el menor esfuerzo, pero Nikolic espera
mantener cierta ventaja con un ataque de minorías.
11.~abl a5! (ver diagrama 174).

Diagrama 174 Diagrama 175


Socavando el ataque de minorias Un caballo negro puede situarse en "c4"

Una jugada activa que neutraliza el ataque de minorías, antes de haberse


iniciado. Después de que las blancas lo preparen, con a2-a3 y b2-b4, las negras
pueden cambiar el peón con ... a5xb4, haciéndose con una columna abierta para la
torre de "a8". Por otro lado, y como podrá verse, después de la recaptura a3xb4, el
peón blanco de "b4", más que un triunfo, puede considerarse un objetivo.

LA VAIUANTEDELCAMBIO 133
12.a3 lüe4!
Las negras pueden realizar esta jugada liberadora sin la preparatoria ... l!e8, ya
que después de 13.lüxe4?? dxe4, las blancas pierden pieza, tanto si juegan
14.Wlxe4 il.xg5, como 14..ixe7 Wfxe7.

CONSEJO
La jugada liberadora de las negras ... lüe4 puede ser buena o mala se-
gún las circunstancias. Llevada al extremo, podría perder un peón o
ganar pieza, si las blancas se descuidan. Sea cual sea ei lado del
tablero en qué se siente, ¡estudie atentamente esta posibilida4!

1J.il.xe7 Wfxe714.b4 b5! (ver diagrama175).


Una jugada muy instructiva, que paraliza el ataque de minorías de las blancas.
Un requisito vital es que pueda situarse un caballo negro en la casilla "c4". Observe
que si existiese alguna posibilidad de que el peón de "b4" pudiese "escaparse", las
negras habrían cambiado 14...axb4 15.axb4, y sólo entonces 15 ... b5. Pero tal y
como están las cosas, l5.bxa57 WlxaJ clavarla el caballo de "c3", con fácil
victoria,o bien si 15.a47, l5 ... axb4, y el flanco de dama blanco se dern.upba.
15.1Wc2 axb4 16.axb4
Si 16.lüxe4 dxe4, las blancas pierden un par de peones, pues el caballo está
atacado. Pido excusas, si estos comentarios le parecen obvios, pero las negras de-
ben asegurarse realmente de que las blancas no podrán escapar de sµ camisa de
fuerza.
16.•. li)d6
Es buena itlea mantener ambos pares de caballos en el tablero, ya que si
16... tilxc3, 17.Wfxc3, y el peón de "c6" está colgando, y si ahora 17.. JUc8, sigue
18.lüe517, y las negras activan su juego.
17.:l:lbJ lüb61

Diagrama 176 Diagrama 177


El peón de "c6" es inexpugnable Penetración por casillas negras

Sin apresurarse a jugar 17 ... tilc4, ya que el caballo de "d6" está bien situado y

134 EL GAMBITO DE DAMA


ayuda a restringir el avance e3-e4. El puesto avanzado de "c4" se reserva para el
caballo menos activo.
18..!DeS füc819 ..!Dd3 .!Dbc4 (ver diagrama 176).
Es evidente que una debilidad sólo es una debilidad real cuando puede ser
atacada. Desde un punto de vista estático, el peón de "c6" es una de las más feas
criaturas con que podemos encontrarnos en un tablero: el odioso peón retrasado,
sobre una columna semiabierta. Pero aquí, resguardado tras su caballo de "c4", es
invulnerable, e incluso puede jactarse de apuntalar los peones de que se encuentran
en "b5" y "d5".
El peón blanco de "b4" también está bien defendido, pero no ha cumplido su
misión de abrir líneas para sus piezas y darles así algo que atacar. La idea era
proseguir el avance b4-b5 y luego hacer b5xc6, pero ese proyecto se ha visto abor-
tado.
La consecuencia es que las piezas blancas no tienen una actividad real. Por el
contrario, las negras dominan la columna "a" y pueden maniobrar, en busca de la
ventaja, en el flanco de rey, donde existe mucho espacio para sus piezas, sobre todo
a lo largo de la semiabierta columna "e".
20 •.!DcS füS 21.h3?
Otro ejemplo de innecesario y debilitador movimiento de uno de los peones que
forman la cobertura del monarca. Vladirnir Kramnik consideraba que ésta habla
sido la jugada perdedora, porque debilita la casilla "g3" y hace posible el sacrificio
en "e3" que se produce más adelante en la partida. Su recomendación era mover
21.@hl.
21 ...g6 22.Elcl Ela7 23.\!Ndl hS
Las negras avanzan con sus peones, mientras las blancas se preparan a
cuestionar el dominio de la columna "a".
24.@hl \!Ngs 25.Elbbl E!ae7
Kramnik. entrega voluntariamente la columna abierta, porque prepara un explo-
sivo remate en la columna "e".
26.Elal .!DfS 27.Ela2 .!Dcxe3!! (ver diagrama 177).
Es sorprendente que las negras puedan romper y ganar sin utilizar sus peones,
pero su posición es tan fuerte y la debilidad de las casillas negras contrarias tan
acusada en el flanco de rey (desde la jugada 21), que este sacrificio es posible y
contundente.
28.fxe3 füe3
La amenaza 29 ...\!Ng3, y luego 30 .. .l::~el+ o 3Ó ... Elxc3, resulta imposible de
soportar.
29.rm '1Wh4
Ganando un tercer peón, ya que si 30.l::ld2, 30 ... .!!el +.
30.\!Nd2 .!Dxd4 31.EMl .!Df5
Ahora están en el aire tanto 32 ... Wixb4 como 32 ... .!Dg3+.
32.ElxfS gxfS 33 •.!Ddl fül 34.@gl El8e2 35.\!Nc3 lhdl!
Las blancas se rindieron.
Si 36.Elxdl, 36 ... \Wf2+ y mate a la siguiente.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 135


© Las blancas actúan en. el centro, después de
¿iJge2
-
1.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 lilf6 4.cxd5 exd5 s.1g5 c6 6.1Mlc2 1e7 7.e3 0-0 8.1d3
tfibd7 9.tfige2 (ver diagrama 178).
Primero, las buenas noticias para las negras. Con el caballo blanco en "e2", un
ataque de minorías, con b4-b5, tiene menos probabilidades de ser efectivo. Esto se
debe en parte a que las blancas no pueden jugar tfie5, presionando sobre "c6". Por
otro lado, las negras pueden generar contrajuego con mayor rapidez, ya que el
flanco de rey está peor defendiclo (por alguna razón, jugadas corno ... id6, ...1Mih4 y
...\Wxh2+l- se me pasan por la mente). No obstante, las blancas no están necesa-
riamente obligadas a renunciar a la idea b2-b4, dejando el peón en esta casilla, a fin
de restringir el avance liberador ... c6-c5.

Diagrama 178 Diagrama 179


Las blancas juegan ll:\ge2 Las blancas se expandirán en el centro

El plan principal de las blancas, y lo que realmente lo distingue de lüf3, es una


expansión en el centro, con f2-f3 y e3-e4. Veamos, en primer lugar, una vieja
partida en la que las blancas siguieron su propio camino.

Partida nº 43
Mijail Botvinnik - Paul Keres
Campeonato de la URSS
Moscú 1952

l.d4 d5 2.c4 e6 3.ll:\c3 lilf6 4.cxd5 exd5 S.1g51e7 6.e3 0-0 7.1d3 tfibd7 8.1Mic2
ges 9..!bge2 lilf8 10.0-0 c6 11.~abl
Con el plan 12.b4, etc., pero, tras la pobre respuesta de Keres, las blancas
cambian de estrategia.
ll ...1d6? (ver diagrama 179).

136 BL GAMBITO DE DAMA


La idea subyacente a esta jugada sería encomiable si las blancas tuviesen un
caballo en "f3" y no en "e2". El plan de Keres implica situar de inmediato el alfil
en su "mejor" casilla, "d6", seguido de ... /Og6 y ... h7-h6, obligando al alfil blanco a
jugar .ixf6. Luego, tras ...Wfxf6, las negras habrán conseguido un perfecto desplie-
gue de alfil y dama, con ganancia de muchos tiempos, en comparación, por ejem-
plo, con el cambio ixf6 (con el alfil negro aún en "e7"), en cuyo caso el alfil debe
retomar, ...1xf6, y luego deberán realizar el laborioso plan ...1e7, ...1d6 y ...Wff6
para conseguir la misma disposición de piezas.
Lamentablemente para Keres, estaba jugando contra Botvinnik, quien habla
situado su caballo en "e2" para un propósito que es evidente para los modernos
teóricos, pero que, cuando se jugó la partida, era mucho menos conocido.
12.w1111
Botvinnik neutraliza la posibilidad táctica 12... hh2+, seguido de 13 ... /0g4+ y
14...Wfxg5 (pues si ahora 12...1xh2??, "sigue 13.ixf6). Las bJancas no quieren
debilitar su enroque con 12.h3, pues piensan realizar otros avances de peón.
12... /0g613.t3!
Refutando el plan de las negras, ya que después de 13 ... h6 14.ixf6 Wfxf6 15.e4,
no hay una fonna satisfactoria de combatir el avance 16.e5.
13...ie7
Una triste retirada, después de la cual las negras han perdido tiempo y no tienen
actividad. Por consiguiente, Botvinnik puede construir su centro s~ oposición.
14Jlbel /Od715.ixe7 llxe7 16./0g3 /0f617.Wlfl .le618./0f5l i.xfS
Las negras no tienen mucha elección, pues si no eliminan el caballo serán
asfixiadas, con 19.g4, etc.
19.hfS Wfb6 20.e4 (ver diagrama 180).
Gracias a su astuta 18° jugada, las blancas pueden realizar este avance sin ser
molestadas por contrajuego rival, como ... lüg4.
20•.• dxe4 21.fxe4 I!d8
Keres centraliza todas sus piezas y trata de ofrecer resistencia, pero no tiene
fonna de contrarrestar el dinamismo de los peones móviles blancos.
22.eS li)dS 23.li)e4
Se dirige a "d6", desde ~nde presionará sobre "fl", la casilla más débil del
campo negro.
23 ••• li)fS 24.li)d6 Wlc7 25•.le4 li)e6 26.~h4 g6 27.hdS cxd5 28Jlc1
Las piezas negras están siendo cada vez más restringidas, debido, sobre todo, a
la enonne fuerza del peón de "e5".
28 .••~d7 29.fü3 I!f8 (ver diagrama 181) 30.li)fS!
Es hora de finalizar la partida con un ataque directo.
30•. JUeS
O bien 30...gxf5 3 Uig3+ li)g? 32.W/f6, y mate a la siguiente.
31.lllh6+ Wf8 32.Wlf6 li)g7 33Jkf3 llc8 34.li)xf7
El colapso del punto "fl" representa el triunfo de la estrategia blanca.
34.. J~e6 35.Wfg5 lllf5 36.lllh6 Wfg7 37.g4
Las negras se rindieron.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 137


Una partida impresionante, aunque actualmente las negras saben cómo luchar
contra la expansión de las blancas en el centro.
No obstante, no deberla subestimarse la jugada 'üge2. Creo que si no se ve
mucho más en los torneos es porque las blancas han definido previamente la
situación del caballo por 11 f3 11 (por ejemplo: l.'üf3 o l.d4 'üf6 2.'üf3) antes de sa-
ber que van a entrar en un Gambito de Dama.

Diagrama 180 Diagrama 181


Por fin se produce la ruptura Las blancas ganan ahora con un
central deseada ataque directo

Partida nº 44
Alexander Graf - Alexander Panchenko
Pinskl 1986

l.d4 d5 2.c4 e6 3.'üc3 l[¡f6 4.cxd5 exd5 5.ig5 c6 6.'<Mfc2 ie7 7.e3 0-0 8.id3
tt:lbd7 9.tt:lge2 l'le810.0-0 tt:lf8 ·
Las negras muestran sus cartas. El caballo se dirige a 11 g6 11 y el alfil a "e6", mien-
tras que el alfil de casillas negras permanecerá, al menos en un futuro próximo, en
"e7".
11.f3 (ver diagrama 182) n ... tllg6
En el momento de escribir este libro, se prefiere jugar antes l 1...ie6, basándose
sobre todo, en el principio de que el alfil necesita desarrollarse para poder liberar a
la torre de "a8", mientras que el caballo puede permanecer' algún tiempo en "f8".
Nonnalmente, ambas jugadas se producen rápidamente, en cualquier caso, pero he
aqul una linea independiente: l l...ie6 12.~ael (las blancas difieren e3-e4)
12... ~cS (las negras no se apresuran con ... c6-c5, pues este avance las dejarla con'
un peón "d" aislado después de d4xc5, y además no quieren entregar la casilla "d4"
a un caballo blanco; por otra parte, ... c6-c5 sería la réplica a e3-e4 en diversos
momentos) 13.©hl lll6d7! (las negras están dispuestas a cambiar alfiles para in-
crementar el espacio para sus otras piezas) 14.he7 VJ!xe7 15.1Mld2 (si i5.e4 dxe4
16.fxe4 c5 concede a las negras una actividad similar a la partida) 15 ... tt:lb6 (aquí el

138 ELGAMBITODEDAMA
caballo está listo para saltar a "c4", una vez que las blancas hayan avanzado e3-e4
y el centro se haya roto).
Hemos estado siguiendo la partida C. Lutz-A. Yusupov, Tilburg 1993. Si ahora
16.e4, 16...c5 parece, al menos, igualado para las negras.

Diagrama 182 Diagrama 183


Las blancas preparan, de nuevo, el Las negras juegan por las casillas
avance e3-e4 de su color

12.e4 dxe4
Cambio necesario.
13.fxe4 .ie6
Así pues, las blancas han implementado su plan, pero aquí (a diferencia de la
partida de Keres) su centro de peones no lo tendrá tan fácil. Las piezas menores
negras puede que estén un tanto restringidas, pero contienen un dinamismo po-
tencial.
14.Ifadl l.üg4!
El caballo apunta al débil ombligo del centro blanco ("e3").
15•.icl
La blancas conservan el alfil para defender las frágiles casillas negras de su color
y también esperan que se produzca una congestión de piezas en el campo del ene-
migo.
15...cS! (ver diagrama 183).
Una excelente ruptura. Panchenko entrega las casillas blancas para incrementar
su control de las casillas negras.
16.d5
Deja débiles las casillas negras, pero tampoco hay mucho donde elegir.
16•.. .id7
Ahora la diagonal "b8-h2" es una fuente de placer para las negras, sobre todo por
el punto fuerte de "e5" para un caballo.
17..ibS
Una comprensible apuesta por reafirmarse, pero sólo conduce al debilitamiento
de otra diagonal de casillas negras.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 139


17....!lxb518 ..!üxb5 VNb619 •.!übc3 c4+ 20 ..!üd4 .tf6 21 ..!üce2 .!06e5
Una secuencia de jugadas tal vez obligada.
22.hJ .!üd31 (ver diagrama 184).

Diagrama 184 Diagrama 185


Quieren eliminar al defensor de las El desenlace se produce por
casillas negras casillas negras '

Interceptando la defensa de "d4".


23.W/xc4 .!üxcl
En una situación as[, la desaparición del alfil de casillas negras presagia un
desastre.
24.:Sxcl :Sxe41
Está claro que las negras encuentran un sacrificio de calidad para liquidar toda
resistencia en las casillas de su color. El ataque final de mate resulta ser emocio-
nante.
25.h~g4 :Sxd41 (ver diagrama 185)
Combinación que elimina los caballos del tablero, que eran las piezas que mejor
cubrían a su rey.
26•.!üxd4 .txd4+ 27.©hl VNh6+ 28.©g31Ml'e3+ 29.©h4
O bien 29.fü3 il.e5+ 30.©h31Ml'h6++.
29 ...g5+
Además de atacar, da un "aire" a su rey.
30.©hs
La situación del rey es realmente triste.
30 ... VNgJ 31.:Shl 1Ml'd6 32.©xg51Ml'f6+ 33.©hS .ie3
Las blancas se rindieron.

En el Gambito de Dama, el cambio de damas normalmente beneficia a las ne-


gras, sobre todo en los casos en que las blancas buscan una expansión central, con
los avances f2-t3 y e3-e4. Esto se debe a que el centro móvil de peones como
preámbulo de un ataque directo, es una característica clave del plan del primer
jugador.

140 ELOAMB!TODEDAMA
Partida nº 45
Anatoli Karpov - Gary Kasparov
Campeonato Mundial (47ª partida)
Moscú 1985
I.lDC3 llif6 2.c4 e6 3.d4 d5 4.lüc3 c6 5.ig5 lübd7 6.e3 '1Wa5
La partida comienza como una Cambridge Springs, pero pronto se producirá un
cambio en el centro.
7.cxd5 lDxd5 8.'1Wd2 lli7b6 9.lüxd5?!
Esta era la 47º partida de un largu[simo match por el Campeonato del Mundo,
que se prolongó durante cinco meses. Karpov llegó a dominar el marcador por el
abrumador 5-1, pero en este punto parecía muy fatigado y no se vela con ánimos
para una lucha de doble filo. En consecuencia, Kasparov optó por una astuta
elección de apertura, en la que Karpov se inclina por una floja jugada simpli-
ficadora, llevando el juego a una especie de Variante del Cambio. Por desgracia
para él, la posición resulta ser, como mínimo, equivalente para las negras.
9...'1Wxd2+ 10.lüxdl exd5 11.id3
Las blancas, por supuesto, impiden que su rival active el alfil con 11...il.fS. Si no
tienen problemas, proseguirán con un ataque de minorías contra "c6", a base de
12.0-0, 13.fübl, 14.b4 y 15.b5. .
11 ... aS! (ver diagrama 186).
Poniendo freno al proyecto de Karpov, antes de que incluso pueda sofiar con el
mismo. Y lo que es peor para las blancas, si no atienden al peón de torre, éste
podría avanzar hasta "a3". Después de capturarlo, b2xa3, .. Jlxa3 (o ...1xa3), el
peón de "a2" quedaría aislado y débil, mientra que en caso de b2-b3, el aventurero
peón de "a3" estaría muy avanzado y a cubierto de cualquier ataque, con Jo que
todos Jos finales serían desagradables para las blancas.

Diagrama 186 Diagrama 187


Impidiendo el ataque de minorías El alfil negro se di.rige a "g6"
12.a4
Karpov inmoviliza el peón, pero ahora el suyo de "a4" es débil y, además, en

LA VAIUANTEDELCAMBIO 141
"b4" hay un agujero perfecto para el alfil negro. Se ha recomendado la alternativa
12.S, para impedir la idea de las negras en su jugada 13.
12...il.b4
Observe que el alfil de "g5" está jugando un papel muy pequefio en la batalla. En
realidad, seria mejor que estuviese en "el", incluso encerrado detrás de su cadena
de peones, pues entonces podrla, al menos, defender el flanco de dama.
l3.<J;>e2 .ig4+1 (ver diagrama 187).
¡Bravo! En la Variante del Cambio, las negras a menudo luchan pdr encontrar
una buena casilla para este alfil, una vez que las blancas han impedido que juegue a
"f5". Kasparov lo reorienta a "g6", desde donde podrá cambiarlo por el de "d3".
14.f3
Si las damas siguieran sobre .el tablero, y el rey blanco estuviese alejado de su
flanco, esta jugada serla un útil punto de apoyo para una expansión central, con e3-
e4. En tal caso, las negras la habrían provocado imprudentemente. Aquí, sin
embargo, es el rey blanco quien debe temer la apertura de líneas en el centro.
14....1!1.hS 15.h4 0-0 16.g4 .ig6 17.b3 .ixd3+ 18.@xd3 füe8 19J!acl c5! (ver
diagrama 188).
Una jugada temática, en cualquier caso, contra el centro f2-f3, de modo que aquí
aún es mejor, puesto que hay un rey atacable.
20.il.f4
O 20.dxc5 t;'\d7, recuperando el peón, ci:in ... lüe5+, en caso necesario.
20 ... ~acS 21.dxc5 lild7 22.c6 bxc6 23.:Shdl lllc5+ 24.©c2 f6 25.lilfl
Se diría que las blancas han evitado lo peor, pero Kasparov no tiene prisa.
Redispone un par de piezas y luego estará.listo para lanzar el asalto decisivo contra
el rey blanco.
Entretanto, las blancas se encuentran extrañamente paralizadas.
25... llle6 26..ig3 ged8 27..l!l.12 c5 28.lild2 c4 (ver diagrama 189) 29.bxc4 lllc5
30.e4 d41 31.lilbl d3+ J2.mb2 d2
Las blancas se rindieron. Un doble planea sobre "d3"

Diagrama 188 Diagrama 189


El contragolpe temático El asalto final

142 EL GAMBITO DE DAMA


o Las blancas enrocan largo
Esta es, por supuesto, una concepción totalmente distinta por parte de las blancas,
que no están interesadas en el asomo de una ventaja sobre "c6", sino que quieren la
cabeza del rey negro.
En esta sección examinaremos posiciones con lüf3 y lüge2.
Hay muchos órdenes de movimientos, pero el esquema básico suele ser el si-
guiente: l.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 lilf6 4.cxd5 exd5 5.il.g5 c6 6.YNc2 il.e7 7.e3 0-0
8.i!.d3 lübd7 (ver diagrama 190), con el caballo blanco tanto en "e2" corno en
"f3".

Diagrama 190 Diagra~a 191


Las blancas enrocarán largo ... lüe4 es la clave de la defensa negra

La línea con CLJ:f3: las negras contraatacan en el centro


Me gusta el enfoque de las negras en la siguiente partida, que parece agotar rápi-
damente el ardor atacante de las blancas.

Partida nº 46
Klaus Bischoff - Paul Van der Sterren
Munich 1990

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lt:lc3 lt:lf6 4.cxdS exdS 5.il.gS il.e7 6.e3 lübd7 7.lt:lf3 c6 8.YNc2
O-O 9.il.d3 ges 10.h3
Las blancas mantienen a su rival en la incertidumbre acerca del flanco en que
piensan enrocar. Podrían seguir con 0-0-0 y g2-g4, o bien impedir un futuro ...ig4,
con 0-0.
10 ... fü811.0-0-01e6
El plan de las negras es muy sencillo: tranquilamente sitúan su alfil en "e6" y la
dama en "a5", y luego atacarán en el centro con ... lt:le4!

LA VARIANTE DEL CAMBIO 143


12,<i>bl Wf a5 13.g4 t0e4! (ver diagrama 191).
·La clave del sistema defensivo negro, coherente con el principio de que un
ataque de flanco debe combatirse con una reacción central.
14..be7
Las blancas tienen que estar atentas a lBi táctica, después de 14..l!l.xe4 dxe4, con el
caballo de "f3" colgando, el alfil de "g5" atacado y también "a2" bajo cierta
presión. Así, 15.lllxe4?? Wfxa2+ 16.ci>bl 1b3 gana material. De modo que deben
jugar 15.he7 l::"1xe7 16.t0d2 (y no 16.Wi'xe4?? 1xa2+, ganando la dama), y ahora
las negras pueden seguir con 16.. .l:fae8, defendiendo indirectamente el peón de
"e4", pues la línea 17.t0dxe4 il.xa2+ 18.t0xa2 l::"1xe4 parece muy buena para las
negras.
14... tDxc3+ 15.Wfxc3
Así desaparece toda posibilidad de que las negras reciban mate con un brillante
ataque.
1s...Wfxc3 16.bxcJ füe7 17.©c2 es lSJ:fül c4 19..ie2 i.d7 20.©d2 b5 21.tDel
.l!l.c6
Puede que el alfil sea "malo" pero está haciendo un buen trabajo, con su defensa
de "b5" y "d5".
2i.tüc2 a5 23.a4 b4! (ver diagrama 192).
Una decisión de Gran Maestro. Después de 23 ... bxa4, el peón pasado negro no
irln a ninguna parte, y las blancas podrlan presionar conjugadas como .E'.b6, llla3 y,
posiblemente, incluso lllxc4 (si el peón de "d5" está clavado). Puede que la
posición no esté ganada para las blancas, pero desde luego no lo está para las
negras, de modo que ¿por qué Van der Sterren consintió ser encerrado en esta
L:amisa de fuerza?

Diagrama 192 Diagrama 193


Poniendo freno a las ambiciones Las tablas son inevitables
de las blancas

24.cxb4 .\\xa4 25.bxaS il.xc2 26.©xc2 l!xa5 27.gal gea7 28.l:haS füa5 29.l:fül
gSI

144 EL GAMBITO DE DAMA


Creando un respiradero para el rey y, al mismo tiempo, impidiendo un nuevo
avance de los peones blancos en el flanco real, ya que si 30.f4?, 30 ... gxf4 3 l.exf4
llle6, y quedarlan colgando "d4" y "f4".
30.if3 llld7
El caballo se dirige a "f6" para reforzar "d5", después de lo cual las tablas serán
inevitables.
3l.l;b7 lilf6 (ver diagrama 193) 32.gb6 ©g7 33.©b2 l;a7 34.l;bS gd7 35.E!b6
ga7 36.l;bS l1M7 37,gb6
Tablas.

La linea con ~ge2: las negras contraatacan en el flanco de


dama
En la versión /t)ge2, después de jugadas como g2-g4 y h2-h3, el caballo blanco se
sitúa muy bien en "g3", desde donde "toca" la casilla "f5". Todo esto es muy
lógico, ya que la casilla "f5" quedó debilitada en la apertura por el cambio de
peones cxd5, ...exd5.
Por otra parte, el caballo disuade a las negras de la jugada simplificadora o de
contraataque ... llle4, dificultándoles luchar contra el asalto en ei flanco de rey. Na-
turalmente, con lps años, las negras han encontrado algunos antídotos defensivos,
pero siguen afrontando una lucha dura y de doble filo. No importa. Las blancas
corren un riesgo al enrocarse en largo y, por consiguiente, las negras tienen me-
jores posibilidades de obtener el punto entero que en otras líneas del Gambito de
Dama.
En vista de la observación anterior, no creo que el esquema ... llle4 funcione muy
bien en la línea llige2.
Eri consecuencia, recomiendo que las negras avancen sus peones del flanco de
dama en busca de contrajuego.

Partida nº 47
Miso Cebalo - Ventzislav Inkiov
·Roma 1985

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3 ltlf6 4.cxd5 exd5 5.ig5 JJ.e7 6.e3 c6 7.id3 lilbd7 8.1l!Vc2
0-0 9.lllge2 ~e8 (ver diagrama 194) 10.h3 ·
Esta jugada preparatoria de nuevo precede al enroque.
10... .!fira
La jugada prescrita, pero por otro lado, el caballo se ·aleja del flanco de dama,
donde podría haber colaborado con el contraataque. Sin embargo, y gracias a la
astuta décima jugada de las blancas, si las negras emprenden algo específico contra
el enroque largo, podrían quedar con una mala estructura de peones después de
1o... b5 1 i.0-0.
11.0-0-0 b5!?

LA VARIANTE DEL CAMBIO 145


NOTA
El peón retrasado de "c6" no es aquí un factor, pero en la línea tllf3
sí podría serlo, pues en algún momento, o quizá de inmediato, las
blancas pueden jugar llleS. De modo que lo mejor parece establecer
düerencias entre lllf3 y i!üge2, antes que tratar de aplicar un trata-
miento idéntico que funcione en ambos casos.

12.Wbl aS (ver diagrama 195).

Diagrama 194 Diagrama 195


Posición después de 9.. .Eie8 Las negras son las primeras en
iniciar la ofensiva
Pensaba que ésta era una línea agresiva para las blancas, ¡pero resulta que por el
momento son las negras quienes asumend ataque!
13.g4a4
No 13 ... b4 14.llla4, y el flanco de dama está bloqueado.
14.lüg3 Wf n5
Aquí, 14...b4 de nuevo es prematuro, pues 15.lllxa4 'IM/a5 16.b3 bloquea el juego
negro.
15.lllce2
El caballo se retira antes de convertirse en un "gancho" para la apertura de
lineas, con 15 ... b4 y 16... b3.
15....id7 16..1\fS
Esto no da muy buen resultado.
Las blancas necesitaban utilizar el caballo de "g3" para abrir líneas y obtener
contrajuego. Por ejemplo: 16.lllh5 lüxh5 17.ixe7 gxe7 18.gxh5 b4, con juego
confuso, o bien 16.lllf5 ixf5 17.gxf5 l':'!:ac8 18.l':'!:hgl @h8 19.S c5 20.lllf4 lll8d7
21.W g2 gg8, de nuevo con juego poco claro, E. Vladimirov - A. Baburin, Lenin-
grado 1989.
16... b417.\Wd2
La dama también debe salir del posible contacto ... b4-b3.
17..•g6!

146 EL GAMBITO DB DAMA


Obligando al alfil a capturar en "d7", pues Inkiov ha visto la fo1ma de lograr que
el modesto caballo de "fB" se convierta en un monstruo en "c4".
18.~xd7 lll8xd7 19.!:'fol fü8 20.lllf4 lllb6 (ver diagrama 196).

Diagrama 196 Diagrama 197


El ataque negro es más rápido Las blancas deberían perder

Una vez que este caballo aparque en "c4", todo el flanco de dama de las blancas
estará en quiebra. Por otro lado, el contrajuego del primer jugador aún no ha
llegado a un punto crítico en el flanco de rey.
21.l'füdl lllc4 22.'l!!lfe2 'l!!lfb5 23.h4 Act6 24.h5 llle4
Así pues, las negras consiguen jugar ... li:Je4 después de todo. Además de atacar
"g5", el caballo amenaza con cambiar ambos caballos blancos y ganar luego la
dama con el descubierto ... llla3+.
25.lllxe4 l3xe4 26.'l!!lfd3 b3! 27.a3
Los peones del flanco de dama están bloqueados, pero eso no basta para salvar a
las blancas, pues las piezas negras están preparadas para penetrar por el centro.
27•.. gce8 28.hxg6 fxg6 29.gc3 .ixf4 30.~xf4 l3xf4!
Este excelente sacrificio permite la invasión en séptiina de la otra torre negra.
31.exf4 fü2! (ver diagrama 197).
Una jugada demoledora, pues si 32.\!;\fxe2, 32 ... CLJxa3+ gana la dama.
32.©cl ~xb2?
Echando por tierra la victoria. Inlciov indicó después que el camino correcto era
32 ... lllxb2!, y Ja masa de peones pasados en el flanco de dama reporta a las negras
el punto entero. Por ejemplo: 33.\!;\lxb5 cxb5 34.l3c8+ ©f7 35.gd2 füd2 36.©xd2
ltlc4+ 37.©c3 Cüxa3 38J(b8 CLJc4 39.fübS b2 40.l3b7+ ©e6 41.©c2 a3 42.l3a7
liJd2!, y las negras ganan.
33,gxc4! dxc4 34.'l!!lfe4 l:k2+ 35.@bl c3
Tablas, ante el jaque perpetuo en "e8", "e7" y "h4". Contra otras jugadas, las
negras pueden, como mínimo, forzar tablas con ... gcz+ y .. ,gb2+, etc.
Hemos visto cómo las negras han hecho unas cómodas tablas y casi ganan, con-
tra el enroque largo.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 147


0 Las negras juegan 3...i.e7
SI, ya sé que se supone que debemos desarrollar antes los caballos que los alfiles, y
el Gambito de Dama es una de las aperturas con mayores fundamentos. Aun así, el
inmediato desarrollo del alfil, con 3 .. .i.e7 (ver diagrama 198), es una sutileza que
se vio mucho en los matches Karpov - Kasparov por el Campeonato Mundial. Las
negras difieren ... lllf6 hasta que su oponente se haya significado con 4.lt:lf3,
descartando los planes de ataque relacionados con lllge2. Por otra parte, ¿en el
Gambito de Dama no se desarrolla siempre el alfil por "e7"? ¿Por qué no jugarlo,
entonces, de inmediato? ·
En la práctica, muchas de sus partidas,traspondrán a otros capítulos de este libro,
después de 4.lllf3 lllf6 5.ig5, etc. De esta forma, las negras han conseguido es-
quivar lllge2. Además, a las blancas no les importa mucho haber sido "engafiadas"
de esta forma, ¡pues no tenían la menor intención de jugar lllge21

Diagrama 198 Diagrama 199


Las negras juegan 3...1e7 Impidiendo ...if5

Partida nº 48
Alexander Baburin - Daniel King
Campeonato Británico por equipos 2004

l.d4 e6 2.c4 d5 3.lllc3 §J..e7 4.cxd5


Baburin se decide por un juego directo, entrando en la Variante del Cambio.
4..•exd5 5.§J..f4
Ya que no puede jugar a "g5", el alfil opta por su segunda mejor casilla.
5...c6
A las negras les gustaría desarrollar su alfil por una buena diagonal abierta, pero
5 ...if5? pierde un peón, por 6.'1Wb31, ya que no podrían defender al mismo tiempo
"b7" y "d5". En algunas líneas, las negras ofrecen deliberadamente un peón para
atraer a la dama blanca a "b7" y obtener as! contrajuego táctico. Véase, por ejem-

148 EL GAMBITO DE DAMA


plo, la nota a 9.\!Nd2. En muchos otros casos, sin embargo, como aquí, sería senci-
llamente un error.

() ATENCIÓN
'•.S;JJJ Si su oponente le concede la oportunidad de jugar ....l!l.fS "gratis",
~ ¡asegúrese de que \!Nb3 no le cause perjuicios!

Ahora que el peón de "c6" está defendido, las negras están listas para jugar
6...1f5, pues 7.\!Nb3 se contrarrestaría fácilmente con 7 ... \!Nb6, pues 8.Wfxb6 axb6
reforzaría los peones negros del flanco de dama y In torre de "a8" se encontraría
activamente situada en una columna semiabierta. Por consiguiente, el Gran Maestro
ruso se apodera de inmediato de la diagonal:
6.Wfc2! (ver diagrama 199).
También era posible 6.e3, con el plan de atraer el alfil a "f5" y ganar tiempo
atacándolo con peones. Empezando por Botvinnik, algunos grandes jugadores
analizaron este plan en detalle, pero a niveles menos altos rara vez se encontrará un
oponente que haya estudiado esta línea, sólo aplicable a la variante 3 ...i.e7. El
juego podría seguir así: 6...il.f5 (el plan Danny King, con 6...il.d6 y 7 ... {¡je7 sigue
siendo factible) 7.g4!? ie6 8.h4 c5! 9.dxc5 il.xc5 1Q.{¡jge2 {¡jc6, y las negras son
activas en esta confusa posición (pero no 10 ...il.xg4 l 1.Wfxd5, que es favorable a
las blancas).
6.•.il.d61?
Después de 6... g6 7.e3 il.f5 8.Wf d2! {¡jd?, las negras han desarrollado su alfil,
pero con el plan 9.f3, seguido de la expansión central 10.e4 o, en algunos casos,
g2-g4, las blancas mantienen su ventaja. Por ejemplo: 9 ...g5 (haciéndole sitio al
alfil) 10.1g3 {¡jgf6 l 1.il.d3 .\&.g6, y la ligera debilidad de su flanco de rey significa
que las negras no han igualado del todo.
Con la jugada de la partida, King planea un interesante reagrupamiento de
piezas. El caballo podría ir a "e7", y luego ...if5 igualaría.
7.1g3
Antes que cambiar en "d6", las blancas quieren inducir ·a su rival a jugar
7...1xg3, pues 8.hxg3 daría a la torre de "hl" una columna abierta.
Mi primer pensamiento al ver esta posición fue: "¿qué sucede si las blancas
juegan aquí 7.{¡jxd5?" Obviamente, si 7 ... cxd5?! 8.hd6 Wfxd6? 9.Wfxc8+,y es hora
de rendirse. Sin embargo, con 7 ... Wa5+ las negr~s parecen ganar pieza, pero
después de 8.{¡jc3 ixf4, las blancas siguen con 9.Wfe4+ {¡je? 10.Wfxf4, y recuperan
la pieza, con peón de ventaja. Esto fue Jo que sucedió en la partida C. Hanley - L.
Trent, Witley 2001. No obstante, las negras pueden aguar la fiesta a su rival con la
simple 7 ...ixf4 8,{¡jxf4 Wfxd4, y después de 9.e3?! Wlb4+, o bien 9.{¡jd3 {¡jf6
(9 ... il.f5!?) IO.{¡jf3 Wlb6, su juego es muy cómodo.
Así pues, 7.{¡jxd5 falla. Con todo, vale la pena decir que escribir acerca de los
trucos {¡jxd5 en las defensas Tartakower y Ortodoxa me ha permitido estar alerta a
las posibilidades tácticas, así que espero que le produzca el mismo efecto.
7,,,{¡je? 8.e3 ~JS (ver diagrama 200).

LA VARIANTE DEL CAMBIO 149


Diagrama 200 Diagrama 201
¡,Qué sucede si las blancas juegan El peón de "g3" ofrece un punto de
9.'1Mfb3? ruptura
9.'1Wd2
Tampoco deberíamos olvidar los trucos sobre la columna "b". Después de
9.\Mfb3, la dama negra queda sobrecargada, si trata de defender "b7". Por ejemplo:
9 ... \Wb6? dejarla colgado ·el alfil de "d6", y 9 ... \Wd7? I0.1xd6 \Wxd6 I 1.\Wxb7 no es
mejor. Por otro lado, 9 ... b6? es uno de esos penosos debilitamientos de la estructura
de peones que debería evitar en la medida de Jo posible.
Las negras, sin embargo, cuentan con.Ja inesperada solución 9 ... l0c81. El caballo
echa una mano en la defensa del alfil de ''d6", haciendo posible l0 ... '1Wb6 (o incluso
10 ...We7) para defender "b7". Pero ¡,qué pasa con la inmediata captlll'a del peón?
Después de 10.Wlxb7?? l0b61, la torre de "a8" queda defendida y la impulsiva dama
blanca está rodeada, lo que significa que las blancas deberán tomar medidas
desesperadas para impedir 11 ... icS.
9••. 0-0 10.l0f3
Una jugada natural de desarrollo, pero demasiado insípida. Después de la
partida, Baburin indicó que era más emprendedora IO.ie2, pues si l0 ... l0g6 (como
en la partida), las blancas pueden crear posibilidades de ataque con l l .il.xd6 Wlxd6
12.g4 ie6 13.h4, etc.
El veredicto sólo es posición "confusa", pero al menos las blancas están hacien-
do algo, mientras que en la partida caen en una total pasividad.
10...l0g6 ll.1e2 EteS 12.0-0
Esta era la última posibilidad de las blancas de jugar activamente, con 12.hd6
\Mrxd6 13.h4, etc. (Baburin).
12...ixg3
Las negras han sido lo bastante sutiles como para postergar este cambio hasta
que las blancas hayan enrocado corto, en buyo caso no habrá una torre en "hl" para
atacar "h7". Por otro lado, y como pronto veremos, el peón de "g3" puede conver-
tirse en un seductor objetivo para el contraataque negro.
13.hxg3 l0d7 14.b4

150 EL GAMBITO DE DAMA


Finalmente, hace su aparición en escena el ataque de minorías, pero es un tibio
consuelo.
14... hS! (ver diagrama 201).
Por el contrario, este contragolpe hace verdaderamente daño .. Normalmente, la
primera oleada del ataque negro debe ejecutarse con piezas, y sólo si las blancas se
ven obligadas a avanzar sus peones del enroque, deberlan las negras lanzar sus
propios peones. Aquí, sin embargo, el peón de "g3" ofrece ya un punto de ruptura
que las negras pueden explotar para abrir líneas.
15.bS .!Lib6
No hay necesidad de apresurarse, pues las blancas no pueden mejorar su
posición de fonná significativa. Las negras, en cambio, obtendrán una jugosa
recompensa ocupando con el caballo el puesto avanzado de "c4", un· agujero
estructural creado por el avance del peón "b".
16.bxc6 bxc6 17.füel h4 18.gxh4 lüxh4 19.g3
Esto no sirve de ayuda, pero después de 19.tllxh4 Wixh4, las negras pueden
buscar el mate en "hl ", con 20 .. Jle6 y 21...;gh6. Aún es más drástico 19..!LieS
lüxg2! 20.©xg2 Wlg5+ 20.©xg2 \lNg5+, y el rey blanco está indefenso. Por
ejemplo: 21.©fl ih3++, o bien 21.©f3 lhe5 22.dxeS Wlg4++ o, por último,
21.@h2 l:!e6, con rápido mate, tras 22 . .J~fü6.
19... lüc4! (ver diagrama 202).
Una inyección de energía vital para la iniciativa de las negras. Si 20.ixc4,
20 ... lllxf3+ gana en el acto.
20.Wicl llixn+ 21.ixf3 ;gb8!
Hasta aquí, el tema de la· partida era el ataque de las negras ep. el flanco de rey,
pero de pronto es importante el dominio de la columna "b", puesto que el alfil de
"f5" impide discutir el control de la misma con 22.:gbl, mientras que el caballo
negro apoya una invasión con 22 ... l3b2, para seguir con 23 .. Jk2, ganando el
caballo de "c3".
No es inusual que la naturaleza de la ventaja cambie. Aquí, el potencial ataque
negro contra el enroque se ha materializado en un verdadero ataque en el flanco de
dama. Naturalmente, sin el juego forzado de las blancas para rechar el peligro en el
flanco de rey (19.g3 lüc4!), la columna abierta "b" nunca habría caldo en manos de
las negras. En la estrategia ajedrecística todo está conectado en cierto modo. Como
veremos, las amenazas al rey blanco siguen desempefiando un importante papel en
los planes de las negras.
22.lüa4 Wif6 23.~cS
Facilitando la labor a las negras, pues la torre llega a "b2", pero en cualquier
caso, las blancas no estarían nada bien después de 23 ... l:!b4, etc.
23 ...l'!b2 24.il.dl Wlxd4!! (ver diagrama 203).
Una forma brillante de coordinar la acción de las piezas negras en ambos
flancos. Después de 25.exd4 füel+ 26.©g2 (si 26.©h2, 26 ...-ªxf2++) 26 ... liJe3+,
las blancas deben entregar Ja dama con 27.W/xe3, con lo que quedarían con calidad
y peón menos, pues 27.©f3 ig4+ 28.©f4 -ªxf2+ 29.©g5 fü5+ 30.@h4 g5 (¡lo más
bonito!) es mate.

LA VARIANTE DEL CAMBIO 151


Diagrama 202 Diagrama 203
La iniciativa de las negras va in Ganando un peón y la partida
crescendo

El resto es más bien prosaico. Las negras convierten, debidamente, su peón de


ventaja en peón pasado.
25.l3e2 \Wf6 26.:Sxb2 li)xb2 27.ic2 .ig4 28.li)d3 fl!xd3 29.ixd3 .if3 30.ifl c5
31..ig2 d4 32.exd4 cxd4 33,gbl d3 34.ixf3 \Wxf3 35.\Wc4 d2 36.\Mffl g6 37.l:&dl
Pierde en el acto, pero no había nada qué hacer en respuesta a 37 ... \Wc3 y
38 .. Jfol, rompiendo el bloqueo.
37 ...'\Mfxdl 38.V«xdl l:&el+
Las blancas se rindieron.
Me agrada haber podido cerrar la Variante del Cambio con esta gran partida de
las negras.

152 EL GAMBITO DE DAMA


7$ Las blancas juegan ~f4
ca Introducción

• La linea principal, 5..if4

e Diversos enfoques para las negras tras


6.e3

e La jugada más enérgica y mejor: 6... c5!

o Las blancas mantienen la tensión central

LAS BLANCAS JUEGAN .tF4 153


e Introducción
Como suele ocurrir en el Gambito de Dama, las mayores alegrías de las blancas y
los mayores reveses de las negras suelen ocurrir en Ja columna "c", y hay mucho
que decir sobre el hecho de que el alfil apunte de inmediato a la sensible casilla
"c7".
Las jugadas iniciales que nos conciernen. son l.d4 d5 2.c4 e6 3.li)c3 lüf6 4.lüf3
JJ.e7 5..if4 0-0 (ver diagrama 204).

Diagrama 204
Las blancas juegan 1J.f4

Se habrá dado cuenta, sefíor lector, de que en Ja secuencia anterior, las negras
desarrollan su flanco de rey en Ja fonna habitual. Pero en lugar de hacer 4.il.g5, las
blancas sitúan primero su caballo en la; casilla 11 f3 11 , y luego el alfil en la casilla
"f4".
En realidad, disponen de varios órdenes de jugadas. Por ejemplo: 1.d4 d5 2.!Llf3
tüf6 3.c4 e6 4.tüc3 il.e7 5.il.f4, o bien 1.!Llf3 d5 2.c4 e6 3.d4 tüf6 4.lüc3 il.e7
5.if4, pero es un tanto inusual que jueguen il.f4 antes de haber desarrollado ambos
caballos.
La única verdadera excepción es si las negras juegan l.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 il.e7,
postergando el movimiento natural ... !Llf6, en cuyo caso podría seguir 4.cxd5 exd5
5.if4.

JEl nombre de la apertura


Si pensamos el Gambito de Rey, podemos observar que todas las lineas oscuras de
esta compleja apertura tienen sus nombres, y me sorprende que lo mejor que se les
haya ocurrido a Jos teóricos sea llamar "5.if4 contra el Gambito de Dama", para
describir una de las posiciones más antiguas en la historia del juego.

154 EL GAMBITO DE DAMA


¿Un buen alfil de dama?
La línea 5.~f4 0-0 6.e3 c5 es regular en este sentido. Si las blancas deciden infligir
a su oponente un peón "d" aislado, entonces el alfil dispondrá de un activo puesto
en "g4".
Pero en las líneas posicionalmente más complejas, con 8.Wfc2, puede llegarse a
la jugada 15 o más basta que el alfil no consiga salir de la octava fila. Y entonces
podría sólo evacuar la casilla "c8" para permitir ... gac8, antes que para hacer algo
positivo por sí mismo.
Por otra parte, si el alfil se vuelve activo, podría llegar a convertirse en una pieza
estrella.

La trampa de Rubinstein
Antes de pasar a la teoria, he aquí una historia sobre los peligros que corren las
negras en "c7" si se descuidan.
La trampa de Rubinstein probablemente sea única en el mundo del ajedrez, pues
ha sido bautizada no con el nombre de quien primero la ejecutó o la analizó en un
libro, sino ¡del jugador que cayó en ella! Y, por extrafio que pueda parecer, se trata
del gran Akiba Rubinstein, uno de los mejores del mundo entre 1907 y 1922, gana-
dor de la bonita partida contra Salwe del capítulo l. No obstante, la segunda vez
debía haber estado más alerta.

Partida nº 49
Max Euwe - Akiba Rubinstein
Bad Kissingen 1928

1.c!LJn dS 2.c4 e6 3.d4 c!LJf6 4.~gs lllbd7 5.e3 ~e7 6.c!LJc3 0-0 7,gcl c6 S•.id3 a6
9.cxd5 exd5 10.0-0 fü8 11.Wfb3 h6 12..if4 (ver diagrama 205).

Diagrama 205
Hay que tener vigilado "d5"

LAS BLANCAS JUEGAN .iF4 155


Aquí, las negras jugaron 12... ~h5?, que a primera vista parece buena idea, para
desembarazarse del fuerte alfil blanco. Sin embargo, después de 13.~xd51!, per-
dieron un importante peón, pues si 13 ... cxd5, 14.il.c7 gana Ja dama. Podemos sim-
patizar con el error, dado que el punto "d5" parecía invulnerable.
En la partida, después de 13 ... ~xf4 14.lilxf4 il.d6 15.tt:le2, las negras quedaron
con un peón menos y se rindieron en la jugada 54.

Partida nº 50
Alexander Alekhine - Akiba Rubinstein
San Remo 1930

1.d4 d5 2.~f3 ~f6 3.c4 e6 4.il.g5 ~bd7 5.e3 §J.e7 6.~c3 0-0 7.l:!cl ges 8.1Wc2 a6
9.cxd5 exd5 10.il.d3 c6 11.0-0 (ver diagrama 206).

Diagrama 206 Diagrama 207


¡Una vez más! Las blancas juegan 4.if4

Aquf, Rubinstein jugó la maniobra liberadora estándar ll... ~e4, a lo que las
blancas respondieron 12.§J.f4.
Al1ora, fas almas tímidas o aquéllos con buena memoria habrían jugado
12 ... <1Jef6,admitiendo el error del salto a "e4", pero Rubinstein apoyó su caballo
con 12... f5??, y usted ya lo ha visto: siguió 13.~xd51, ganando un peón limpio,
después de 13 ....lll.d6 14.il.xd6 .~xd6 15.<1Jf4. Las negras se rindieron en la jugada
46.

La desconocida 4.if4
Como antes se ha dicho, si las blancas piensan jugar il.f4 en la apertura, casi siem-
pre lo hacen en el quinto tumo. Por ejemplo: 1.d4 d5 2.c4 e6 3.<1Jc3 ~f6 4.~f3
il.e7 5.if4. En la cuarta jugada (ver diagrama 207), casi nunca se ha visto 4.if4,
aunque el GM Mijail Gurevich lo empleó en una ocasión para vencer a un MF en
trece jugadas:

156 EL GAMBITO DE DAMA


Partida nº 51
Mijail Gurevich-Andreas Reuss
Bundesliga 2004

1.d4 d5 2.c4 e6 3.llic3 llif6 4.if4 c6 S.e3 llibd7 6.llif3 Wfa5 7.id3 llie4?
La decisión de jugar la apertura al estilo de la Cambridge Springs resulta nefasta
para las negras.
Con el alfil blanco en "f4", en lugar de "g5", lo único que consigue esta excur-
sión de caballo es un peón débil en "e4".
8.ixe4 dxe4 9.llig5! (ver diagrama 208).

Diagrama 208 Diagrama 209


El peón de "e4" es débil Una masacre

9... e5
No sirve 9... ib4, por la respuesta 10.lligxe4 f5 I 1.llid6+, mientras que 9... lllf6
10.0-0 Wff5 (para sostener "e4") l l .f3 ! abre el juego en detrimento de la dama ne-
gra.
10.dxe5 llixe5 11.0-0 f5 12.llibS! h6
O bien 12 ... cxbS 13.:ilxeS bxc4 14.il.xg7! ixg7 15.Wfh5+ Wd7 16.Wff7+ Wc6
17.Wfxg7, y las negras están destrozadas.
13.Wfd4! (ver diagrama 209).
Las negras se rindieron.
Después de 13 ... cxb5 14.\Wxe5+ :lle? 15.\Wxg7, etc., es una masacre.
Una valiosa lección acerca del arte de sorprender al oponente. jPodemos apostar
a que Gurevich no hubiese ganado tan rápidamente, de haber jugado la "correcta"
4.lllf3!

Así pues, ¿por qué no vemos más a menudo 4.if4? Echemos un vistazo a otras
opciones de las negras. Podrían optar, por ejemplo, por las jugadas normales,
4 ...:ile7 5.e3 0-0 6.lüf3 c5, y hemos vuelto a la "civilización ajedrecística", que
comentaremos al final de este capítulo.

LAS BLANCAS JUEGAN AF4 157


Sin embargo 4...il.b4!? es más ambicioso, activando el alfil en lugar de la ha-
bitual jugada 4 ...il.e7, pues 5.ig5 serfa,ahora una pérdida de tiempo para las blan-
cas.
Por último, también es posible 4 ...id6!?, proponiendo un cambio de alfiles, sin
tener que saltar con ... tbe4 o ... tbd5, las maniobras de las defensas Lasker y Tarta-
kower. Creo que el último enfoque es el más coherente con el espíritu del Gambito
de Dama.

0 La linea principal, 5.~f4


Deberíamos volver ahora al tema de este capítulo, a saber, la posición después de
J.d4 d5 2.c4 e6 3.tbc3 tbf6 4.tbf3 iJ..e7 s.if4 (ver diagrama 210).

Diagrama 210 Diagrama 211


Las blancas juegarl 5.if4 Un ataque ingenuo

A diferencia de las lineas con ig5, el alfil evita formar parte de un mecanismo
liberador de las negras, basado en ... tbe4 (o ... tLld5), como ocurre, por ejemplo, en
la Defensa Lasker (4.ig5 !J.e7 5.fü3 h6 6..ih4 0-0 7.e3 lüe4). El segundo jugador,
por consiguiente, impide que la posición se simplifique con el cambio de un par de
piezas, incluido el propio alfil. Como regla general, cuántas más piezas haya en el
tablero, mayor será la tarea del defensor.
Por otra parte, en el Gambito de Dama, la jugada liberadora natural de las negras
es ... c7-c5.
Como ya se ha comentado, con 4.ig5 las blancas inician una inmediata campa-
fía para impedir dicho avance o, más bien, para hacerlo menos atractivo al atacar el
caballo que defiende "d5". Con el alfil en "f4" no existe esa presión sobre el centro
negro.
No obstante, 5..l!l.f4 es una jugada correcta y agresiva, que no vuiJlera ninguna
regla posicional, de modo que las blancas mantienen su ventaja de apertura. Hay
numerosos jugadores de primera fila, incluido Kasparov, que la han planteado, de
modo que las negras deben andarse con cuidado.

158 EL GAMBITO DE DAMA


Un ataque hiperagresivo a "c7"
1.d4 dS 2.c4 e6 3.lüc3 llif6 4.llif31e7 5 ..if4 0-0
Quizá sólo me ocurra a mf, pero me gustarla saber qué hacer si las blancas jue-
gan ...
6.lübS (ver diagrama 211) .
... con la maligna intención de 7.liJxc7, ganando la torre del rincón, o 7.1xc7,
ganando un peón importante. La primera regla es: ¡nada de pánico! Campeones
mundiales, como Karpov, Kramnik y Kasparov han jugado 5... 0-0, y creo que
alguno de ellos se habrá dado cuenta de esa posible incursión de las blancas.
Lo cierto es que 6... lüa6 no tiene nada.de malo: protege "c7", seguido de 7 ... c5,
y el caballo blanco de "b5" se encontrará en.una especie de limbo. Sin embargo,
podemos castigar a las blancas por su prematuro ataque:
6... dxc4!
Las negras permiten que el caballo tome en "c7". Ahora la amenaza es 7 ... lüd5
protegiendo "c7", con un peón de ventaja, de modo que veamos qué sucede si las
blancas aceptan la oferta.
7.0.xc7
O bien 7.ÍJ.xc7 i.b4+ 8.llld2 lllid7 9.axb8 Wxb5 IO.il.f4 l3d8!, y las blancas no
tienen forma de impedir l l.. ..Elxd4, pues si 11.e3, l 1...lüe4 gana pieza.
7...ib4+!
Este jaque es la clave de todo el juego negro.
8.0.d2
Si 8.ii.d2, 8...1xd2+ y captura del caballo en "c7".
8... e5!! (ver diagrama 212).
Una jugada vital, para sobrecargar al alfil.
9..bes
Si 9.dxe5 lllixc7 10.exf6 IM!xf4 gana pieza, mientras que 9.lüxa8 exf4 deja al
caballo atrapado en el rincón y las blancas tienen que afrontar 10 ... lüe4.
9... lüe4! 10.1f4
De otro modo, cae 11 d2 11 , que costaría la dama a las blancas.
10 ... lüxd2 11.1:xd2 11.xd2+ 12.Wi'xd2 Wxc7, y las negras han ganado pieza. Por
supuesto, puede haber circunstancias, en la última fase de la apprtura o del medio
juego, en que el plan lüb5 resulte fuerte. Pero si las negras hanj4gado bien sus car-
tas, podrán defenderse de dicha jugada con ... c6 o, lo que es más probable, ... c5, en
cuyo caso la casilla "c7" no será de particular valor. Sin embargo, conviene estar
alerta ante trucos de todo tipo sobre "c7". ¡Recuerde lo que le pasó a Rubinstein!

• Diversos enfoques para las negras tras 6.e3


Antes que la temeraria 6.lllb5?, las blancas harán mejor enjugar 6.e3, continuando
con el desanollo de su flanco de rey. En tal caso, las negras disponen de varias
respuestas, como 6... lllbd7, 6... b6 y 6... c5.

LAS BLANCAS JUEGAN JlF4 159


Diagrama 212 Diagrama 213
Ganando un tiempo decisivo Cerrando el flanco de dama

El control blanco del ala de dama, tras 6... llJbd7

1.d4 dS 2.c4 e6 3.~c3 ~f6 4.~f31J.e7 S.i.f4 0-0 6.e3 ~bd7


Me parecla que ésta era una buena jugada de desarrollo para las blancas, que
tienen en cartera el avance ... c7-c5, pero hace poco comprendí la fuerza de
7.cS! (ver diagrama 213).
Con el alfil blanco en "f4", el avance liberador ... e6-e5 es virtualmente impo-
sible, y ahora, con su séptima jugada, las blancas erradican también la alternativa
... c7-c5. El plan consiste SÍlllplemeult: t:Jl apuyar d pt:ÚIJ ue '\;5 11 Cl)n b4, etc., y
estrangular el juego negro en el flanco de dama. La partida podr!a seguir as!:
7... c6
Las blancas mantienen su control tras 7 ... <'llh5 8.i.d3 tllxf4 9.exf4 c6 10.0-0, cte.
8.h3!
Una útil jugada de espera. Las blancas ven que su rival quiere seguir con ....!ll.a6,
de modo que ¿para qué gastar un tiempo, con .!ll.d3, antes de cambiar en "a6"?
8... b6 9.b4 a5 l0.a3 Aa6 (ver diagrama.214).
Las blancas tratan de aliviar su posición mediante el cambio de su alfil malo,
pero ...
11 ..ba6 füa6 12.bSI
Con 12.0-0, sencillamente, se mantenía la ventaja, pero éste es un espléndido
sacrificio de peón, que creará un fuerte peón pasado.
12...cxb5 13.c6 °1Wc8 14.c7
Pero no 14.cxd7? \M/xc3+.
14... b4 15.~b5 (ver diagrama 215).
El bien defendido peón de "c7" es una eterna fuente de tortura para las negras,
que, a nivel magistral, perdieron las tres últimas partidas con esta posición, incluida
K. Miton-R. Vagauian, Campeonato de Bélgica por equipos 2004. En general, las
blancas han obtenido resultados demoledores en el ajedrez internacional, con 7.c51

160 EL GAMBITO DE DAMA


No soy un fanático de las estadísticas, pero en mi base de datos de partidas
recientes, las blancas han ganado 24, con 22 tablas y ¡sólo han perdido una partida!
El promedio Elo de las blancas en tales partidas era 2498, y el de las negras no
mucho inferior, 2453, de modo que no estamos hablando de un mal juego oca-
sional.

Diagrama 214 Diagrama 215


Buscando alivio por medio de cambios El peón de "c7" es una verdadera cruz

Otra idea para las negras es 6... c6, a lo que las blancas podrían replicar con el
mismo plan de encorsetar el flanco de dama, con 7.c5!7 Sin embargo, como las
negras han renunciado de hecho al plan ... c7-c5, las blancas pueden obtener una
buena posición desarrollándose de forma no definida. Por ejemplo: 7.VJ!c2 lübd7
8.l3dl l3e8 9..ie2, y las negras distan de haber resuelto el probiema del alfil de
"c8".

Las negras se desarrollan al estilo Tartakower, con 6...b6


l.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 lüf6 4.lüf3 ÍJ.e7 s..if4 0-0 6.e3 b6 (ver diagrama 216).
La jugada 6... b6 es, por supuesto, de doble filo, puesto que debilita el peón de
"c7", que ya se encuentra en el punto de mira del alfil blanco. En realidad, las
negras se encontrarán más o menos obligadas a sacrificar un peón para activar su
juego.
7.cxds lüxdS 8.lüxd5
Ahora las negras se enfrentan a una importante elección. Más adelante exami-
naremos la recaptura de dama. Después de la textual, una de mis propias partidas,
B. Lalic - N. McDonald, Hastings 1994-1995, siguió así:
8... exdS 9.ÍJ.dJ ÍJ.b4+!?
Pensaba que era una buena idea desviar el caballo blanco a una casilla peor, o
desplazar al rey blanco, antes de proponer el cambio de alfiles. Sin embargo,
debería señalar que esta idea no parece haber gustado a nadie más; La alternativa
natural era 9...c5, con lo que las negras quedan un poco peor, pues las blancas
pueden asediar los peones colgantes en el centro.

LAS BLANCAS JUEGAN Al'4 161


Diagrama 216 Diagrama 217
Las negras juegan 6... b6 Gambiteando el peón de "h7"

10.©e2 .id6 l l..ixd6 Wfxd612.Wfc2 c5!? (ver diagrama 217).


Gambiteando el peón de "h7". Como veremos, las negras tendrán contrajuego,
basado en ... ll!a6 y ... lbb4, quizá en combinación con ....ia6 y ... c5-c4. Mi oponen-
te retrasó una jugada la captura del peón.
13.E!hcl ll!a6 14..ixh7+ ©h8 15..id3
De otro modo, el alfil quedaría encerrado con 15 ... g6.
15...il)b4 16.dxcSI Wif61
Las negras deciden no embarcarse en 16... ll!xc2 17.cxd6 ll!xal 18.lüe51 (mo-
viendo el caballo antes de que las negras puedan clavarlo, como ocurrirfa con
18.lhal ig4), y después de 19Jhal, las blancas tendrían buena compensación por
la calidad.
17.1M/c3 il)xd3118.Wixd3 bxc5
Tablas.
La amenaza 19 ...ia6 concede a las negras mucho juego por el peón. Aquí me
arrugué: mi oponente ofreció tablas y yo las acepté.
Volviendo a la posición tras 8.lllxd5, merece atención la recaptura 8...\!NxdSI?
(ver diagrama 218).
Por ejemplo:
9.Axc7?!
Las blancas rara vez se han atrevido a tomar este peón, a alto nivel. Por el
contrario, si se ha visto 9 ..ltd3 en muchas ocasiones.
Puede seguir de la.siguiente manera: 9... Wa5+1? 10.@fl (10.llld2 ia6!) 10...ia6
1l.ixc7 .ixd3+ 12.Wxd3 il)a6 13.ig3 ll!b4 14.\!Nb3 füc8 15.h3 ~c2, y la com-
pensación de las negras por el peón es considerable, A. Graf - U. Btlnsch, Eppin-
gen 2005.
9...ib4+ to.ll!d2 .ia6!?
Para explotar la posibilidad ...Wxg2, tratando de alterar el juego blanco. Una
importante alternativa es 10... llla6.

162 EL GAMBITO DE DAMA


Diagrama 218 Diagrama 219
Las negras juegan 8...Wlxd5 !? Las negras tienen buena compensación

ll.il.xb8
Después de 11.1xa6 lllxa6, tanto "c7" como "g2" están colgando.
11 ...il.xfl 12.@xn lhxb8 (ver diagrama 219).
Las negras pueden doblar torres en la columna "c", con abundante actividad por
el peón.

• La jugada más enérgica y mejo:r: 6... c5!


1.d4 d5 2.c4 e6 3.'llc3 'l\f6 4.'llf31e7 5.if4 0-0 6.e3 c5 (ver diagrama 220).

Las negras atacan de inmediato el centro blanco. Este avance no sólo es el movi-
miento favorito de los mejores jugadores del mundo, sino que es la jugada que
mejores resultados ha obtenido para las negras.
Jan Speelman es más concreto en su evaluación de 6... c5: "La reacción lógica. Si
el alfil estuviera en "g5", entonces 7.cxd5 serla muy bueno para las blancas. Por
ejemplo: 7... cxd4 8.'llxd4 lllxd5 9.il.xe7 lLlxe7 10.id3, etc., lo mismo que 7.dxc5.
Sin embargo, ahora ...c5 es perfectamente jugable".

Las blancas infligen a su rival un peón "d" aislado: 6... c5


7.dxc5

Con todo, no podemos suponer que las cosas serán fáciles para las negras. Las
blancas tienen dos planes para llevarse la palma. El primero radica en completar
tranquilamente su desarrollo de piezas y enrocar corto. Luego podrán dedicarse a
explotar el peón central aislado de "d5":
6.e3 c5 7.dxc5 il.xc5 8.cxdS
8.a3 lLlc6 9.cxd5 lllxd5 10.lllxd5 exd5 es un orden de jugadas alternativo.

LAS BLANCAS JUEGAN AF4 163


8... llixd5 9.llixd5 exd5 10.aJ llic6 (ver diagrama 221).
Como punto de partida, analizaremos esta variante comentando dos luchas re-
cientes.

Diagrama 220 Diagrama 221


La enérgica 6... c5! Las negras tienen un peón "d" aislado

Partida nº 52
Alexej Aleksandrov - Rustam Kasimdzhanov
Olimpiada de Calvia 2004
1.d4 dS 2.c4 e6 3.ltJcJ ltJf6 4.ltJf3 JJ.e7 S.JJ.f4 0-0 6.e3 cS 7.dxcS JJ.xcS 8.cxd5
ltJxdS
Parece correcto proponer el cambio de caballos, antes que retomar con 8... exd5,
pues en tal caso las blancas podrían prescindir de la jugada a2-a3.
9.~xd5 exd510.a3
Una precaución útil, ya que si 10.JJ.d3, 10 ....í!l.b4+ 11.llid2 d4 parece bueno para
las negras.
10... ~c6 11.idJ
Ahora las blancas amenazan un ataque doble que deberla resultar familiar al
lector: l 1...ge8? 12.ixh7+1 @x.h7 13.\Wc2+ ©g8 14.\Wxc5, y las blancas han
ganado un peón.
CONSEJO
Todos los principios generales sobre estrategia no le servirán de nada
si omite un detalle táctico de este tipo. Afortunadamente, ésfe es uno
de los defectos más fáciles de remediar. Podría, por ejempJ\>, tratar
de resolver ejercicios tácticos,, o entrenarse usted mismo tratando de
visualizar las jugadas a partir de un diagrama, sin reprod11cirlas en
el tablero.
11 ...ib6 12.0-0 d4! 13.e41 (ver diagrama 222).
La única forma en que las blancas pueden jugar a ganar, pues 13.exd4 ~xd4
desemboca en una posición muy tablffera.

164 EL GAMBITO DE DAMA


Diagrama 222 Diagrama 223
Posición después de 13.e4! Las cosas tienen mala pinta
para las negras

13 ...ig4 14.h3 ih5 15.B:el


La alternativa 15.g4 se examina en la siguiente partida.
15... B:cS?
Las negras debían haber impedido la siguiente jugada blanca, con el avance
15 ... f6!
16.e5!
Ahora las blancas se han apoderado de una considerable ventaja de espacio en el
flanco de rey.
16...ig617.ixg6 fxg6
Una recaptura no muy atractiva, pero después de l 7... hxg6 18.lllg5!?, las negras
deben afrontar 19.®'g4 (con idea de 20.1Ml'h4 y mate en "h7"), además de 19.e6.
18.1Ml'b3+ 't!1h8 19.ig3 (ver diagrama 223).
Ahora las cosas pintan mal para las negras. El peón pasado blanco está bien
apoyado y puede avanzar, e5-e6, en algún momento. Hay, además, ideas de que
preocuparse, como ih4 y lllg5, con lo que el caballo amenazaría con penetrar en
"e6" o "fl".
Por otra parte, después de !&ad 1, el peón pasado negro es poco más que un trozo
de madera.
19... d31
Kasimdzhanov comprende que ha sido totalmente superado y que si no sucede
algo drástico, su posición irá de mal en peor. En consecuencia, y fiel a su espíritu
combativo, el campeón mundial FIDE 2004 decide lanzar un contraataque muy
ingenioso que, aunque contiene una profunda refutación, es sin duda la mejor
posibilidad de las negras para salvarse.
20.füdl!
Una respuesta precisa.
La evidente 20.Eladl permite a las negras ganar un tiempo vital para su ataque:

LAS BLANCAS JUEGAN il.F4 165


20 ... l;xf31 21.gxf3 d2 22.ge4 liJd4 23.\Wa4 (las blancas tienen problemas después
de 23.\Wd3? gel 1) 23 ... liJxf3+, con juego confuso.
20 ..J%xf3!
No hay vuelta atrás, pues "d3" caería a cambio de nada.
21.gxf3 i!bxe51 22.©g21
Si 22.1xe5, 22 ... \WgS+ recupere la pieza, con suficiente contrajuego. Por
ejemplo: 23.iihl (la clave es 23.ig3?? \Wxg3+!) 23 ... \Wxe5 24.\Wxd3 1Mfxb2, o bien
24...il.c7, atacando "h2".
Ahora, sin embargo, parece como si el ataque de las negras se desvaneciese y
que el peón de "d3" caerá, con lo que las blancas tendrían calidad de ventaja sin
apenas compensación. Pero el Gran Maestro de Uzbekistán tenla una carta en la
manga:
22...1xf21? (ver diagrama 224) 23 ..ixeS?
Hasta aquf, Aleksandrov jugó una partida perfecta, pero la serie de sacrificios de
su rival han terminado por enervarlo. El camino hacia la victoria era 23.fxf2 \Wg5+
24.il.g3 l;c2+ 25.©fl! \Wxg3. A primera vista, parece que las blancas tendrían que
rendirse, pero la jugada 26.\Wxc2l vuelve las tornas, pues si 26 ... dxc2, continúa
27.l;dB mate.

Diagrama 224 Diagrama 225


Un ingenioso contraataque Iniciando un ataque a la bayoneta
en el flanco de rey
23 ...\Wgs+ 24.©xn '\WxeS
Las blancas tienen una torre de ventaja, pero no hay forma de evitar el jaque
perpetuo.
En realidad, incluso podrían perder después de 25.©g2 \Wg5+ 26.©hl l;c2!
(observe que la dama negra defiende 11 d8 11 , impidiendo posibles trucos sobre la úl-
tima fila, con \Wxc2) 27.l:'!gl \Wd2, y las blancas tendrán que entregar su dama para
evitar el mate en "h2", con el final perdido.
25.1Wxd3 Wfh2+ 26.iifl '\Wxh3+ 27.©gl '\Wg3+ 28.©hl Wfh3+
Tablas. ¡Un empate mucho más emocionante de lo que normalmente sucede en
esta variante l

166 EL GAMBITO DE DAMA


Partida nº 53
Magnus Carlsen - Nigel Short
Hoogeveen 2004

l.d4 d5 2.c4 e6 3.Q)c3 Q)f6 4.ll\f3 ÍJ.e7 5.ÍJ.f4 0-0 6.e3 c5 7.dxc5 .bes 8.cxd5
Q)xdS 9.Q)xd5 exdS ·10.a3 Q)c6 11.ÍJ.d3 ÍJ.b6 12.0-0 d4 13.e4 ÍJ.g4 14.h3 ÍJ.h5
15.g4!? (ver diagrama 225).
Antes que copiar la sólida 15.E:el de la partida anterior, Carlsen inicia un plan de
ataque muy interesante y ambicioso.
15...ÍJ.g616.Q)d2
En la partida D. Navara - R. Kasimdzhanov, Olimpiada de Calvia 2004, las ne-
gras hicieron tablas sin mayores problemas, después de 16Jkl E:c8 17.'Sel f6
18.ic4+ if7 19.Wfd3 ic7 20.ÍJ.xfl+ 'Sxf7 21.e5 tllxe5 22.tllxe5 fxe5 23.ixe5
ixe5 24.E:xc8 Wlxc8 25.lhe5 Wf cl + 26.Wffl lk7, tablas. Pero no 26 ...Wlxb2??
27Jfo8+, y las negras recibirán mate en dos.
16... f6!
Una útiljugadita que crea tanto una base para el caballo, como ilna vía de escape
para el aÍfil de "g6", caso de que fuese hostigado con los avances f4-f5 o h4-h5 en
un momento dado.
El debilitamiento infligido al enroque negro es mínimo.
John Shaw comenta esta línea en el contexto de la partida M. K.rasenkow - P.
Skalik, Campeonato de Polonia por equipos 1999, que continuó con 16...il.c7?!
l 7.ixc7 Wfxc7 18.f4 f6 19.h4 (ver diagrama 226).

Diagrama 226 Diagrama 227


El centro es estático Pero si el centro estuviese abierto ...

Debo admitir que mientras preparaba el material para este libro y vi la posición
del diagrama 226, pensé que había algún error y que los peones blancos del flanco
de rey seguramente estarían en la segunda fila y no en la cuarta ...
Lo cierto es que las blancas pueden permitirse avanzar todos sus peones porque
la situación en el centro es estática. Ensayemos un pequeño experimento. Retire el

LAS BLANCAS JUEGAN !F4 167


peón de "d4" (ver diagrama 227), y verá que todas las fantasías negras llegan a
·ieaiizarse:
Las blancas tienen ahora un peón de ventaja, pero están a punto de sucumbir en
la columna "d", con ... :Sfd8, etc., así como por la diagonal "a7-gl", con ...'!Mfb6+ y
...Wfe3, etc., e incluso el caballo negro puede instalarse en la casilla "d4". Es muy
dudoso que las blancas pudiesen mantener la integridad de su posición, y si pu-
dieran hacerlo ... ¡su nombre sería Sr. Fritz, Sr. Junior o Sr. Houdini!
Ahora, volvamos a situar el peón en "d4" y podrá ver que casi todo el dinamis-
mo de las negras se apaga. En la partida, Skalik jugó de forma imprecisa y coronó
su actuación con un burdo error: 19 ... :Sae8 20.\Wf3 h6 21.fü2 il.h7 22.l'~afl \We7
23.\Wh3 g5? (dejando que las hordas blancas penetren por la columna "f') 24.fxgS
fxg5 25.ic4+ @h8 26J:H7 Y1ixf7 27.:Sxfl \We5 28.lllf3 \Wxe4 29.hxgS llld8
30.Wfxh6 \Wxg4+ 31.©fl, y las negras se rindieron.
Shaw critica, con razón, 16... .l!l.c7, pues ayuda a las blancas a despej!ll" el paso pa-
ra el avance f2-f4. Sin embargo, ... ic7 es una buena idea, por cuanto cambiar el
alfil pennite crear una barrera en "d4". Por consiguiente, debe hacerse en algún
momento. La cuestión es cuándo. Nigel Short, un erudito en el Gambito de Dama y
un adicto a la teoría, juega mejor.
17.~cl ©h8 18•.!bc41J.c7
Finalmente, aquí tenemos la jugada .,.ic7, pero las negras pueden estar satis-
fochas por haber persuadido a su rival a jµgar 18. lbc4, pues el caballo está mejor en
"d2" (desde donde protege "e4"), casilla a la que regresará en la jugada 22.
19..bc7 \Wxc7 20.f4 )gae8 21.Wff3 Vlíe7 22.lkel if7 23.fbd2 gS? (ver diagrama
228).
Creo que 23 ... a61?, impidiendo ib5 y con idea de 24 ... gS, parece bueno para las
negras. Se diría que algunas jugadas están numéricamente malditas, tal vez por ra-
zones astrológicas, pues Skalik, en la partida anterior también pereció tras
23 ... g5?7.
La jugada de la partida es instructiva y admirable desde un punto de vista estra-
tégico, pues tras 24.57 .!bes o 24.fxg57' fxg5 las casillas negras de las blancas se
han debilitado, y las negras habrf!i!-n conseguido un punto fuerte en el centro para su
caballo.
Lamentablemente para sus intereses, había una laguna en sus cálculos:
24.iJ.bSI
Las blancas eliminan el caballo antes de que alcance el nirvana en la casilla "e5".

, \ 11CONSEJO
'(;) A menos que trate de confundir a su oponente, hasta la Idea estra-
\J tégica más atractiva debe descartarse si contiene un fleco táctico.

24 ... a6 25.il.xc6 bxc6 26.fxgS fxgS 27.\!Aff6+

Carlsen puede ahora explotar los vulnerables peones de su rival. Pasaremos de


puntillas sobre la debacle de las negras:

168 ELGAMBITODEDAMA
27 ...©g8 28.\Wxd4 es 29.'l&f6 \Wxf6 30.:Bxf6 (ver diagrama 229) 30 ... :Bb8 31.lbfJ
füb2 32.lbxgS Aa2 33.:BxfS+ @xf8 34.lbxh7+ @e7 35.lbgS c4 36.!kl :Bb3
37.i>f2 c3 38.e5 füa3 39.lbe4 c2 40.füc2 llxh3 41Jk7+ @d8 42.:Ba7 ic4 43.gS
:Bh4 44.lbd6 1e6 45.g6 :Bg4 46.g7 ns 47.@fJ :Bgl 48.lilb7+ i>e8 49.lücs 1J.f7
50.llle4 füg7 51.lbd6+ i>rn 52.füB+ @e7 53.llif5+ @d7 54.:Ba7+
Las negras se rindieron.

Diagrama 228 Diagrama 229


Las negras tratan de ganar Los peones negros son bastante
· la casilla "e5" vulnerables

o Las blancas mantienen la tensión central


En las partidas anteriores, las blancas jugaron 7.cxd5, dejando a las negras con un
peón "d" aislado, pero dicha jugada también abre una diagonal al alfil de "c&" y
concede mayor libertad de la habitual a las torres negras. As!, la torre de rey puede
situarse en la semiabierta columna "e", puesto que el alfil ya no la obstruye, y la
torre de dama puede elegir entre "c8" y "d&".
Las blancas también pueden tratar la posición de otra forma, a saber, evitando, o
al menos difiriendo c4xd5. Entonces las negras seguirán con un alfil pasivo y sus
torres menos activas, sobre todo la de "a8", puesto que sigue enjaulada por su alfil.
Debido a que las piezas negras tienen menor movilidad, las blancas incluso pueden
tomarse la libertad de enrocar largo.
A continuación describiremos una secuencia característica de esta subvariante de
juego:
1.d4 dS 2.c4 e6 3.llic3 lilf6 4.llif3 ie7 S.if4 0-0 6.e3 c5 7.dxc5 ixc5 8.\Wc2
La dama toma una buena posición, desde donde puede descubrir un ataque al
alfil de "c5", al tiempo que prepara l3dl o 0-0-0.
8... llic6 ·
Las negras desarrollan el caballo de forma adecuada.
9.a3!
Una útil jugada, que priva a las piezas negras de la casilla "b4" y, en particular,

LAS BLANCAS JUEGAN .i!lF4 169


impide que la dama blanca sea atacada con ... li:lb4 en un momento dado. También
apoya, en algunos casos, una expansión en el flanco de dama, con el habitual avan-
ce b2-b4.
9...'!Wa51 (ver diagrama 230). ·
Reminiscencias de la Cambridge Springs. Esta jugada fonna parte integral del
esquema de apertura de las negras. Puede parecer un poco torpe situar la dama en
una casilla a tiro de unos calzoncillos, b2-b4 (pero no de inmediato, pues 10.b4?
pierde un peón, por 10... li:lxb4 o 10...ixb4), o incluso puede ser atacada con la
maniobra li:ld2-b3. Sin embargo, en el Gambito de Dama, las negras siempre bus-
can una casilla activa para su dama, y esta jugada encaja perfectamente, por las
siguientes razones:
1) Clava el caballo de "c3", quitando alguna presión sobre el peón de que está en
"d5".
2) Evacua la dama de "dB", de modo que impide la clavada gdl. (Por cierto que
después de 10.li:ld2, las negras incluso han ensayado 10... \Wd8l?, regresando a casa
con la dama, una vez que ya no existe la clavada gdl, y el caballo blanco está peor
situado en "d2" que en "f3"; si ahora I l.li:lf3 \WaS, ¡podrían producirse unas cu-
riosas tablas por repetición de jugadas!).
3) Impide la jugada b2-b4, al clavar el peón de "a3".

No obstante, las negras deben tener cuidado. Una continuación vital para la idea
9... !Mfa5 es la retirada ...ie7!, apartando el alfil del eventual ataque b2-b4 o li:ld2-
b3.
10.0-0-01? (ver diagrama 231).

Diagrama 230 Diagrama 231


Posición después del Un enroque inesperado
movimiento 9... \Wa5!

Una decisión ciertamente agresiva.


La importante alternativa 10.gdl también se analiza a continuación, pero antes
veamos qué resultado dio el enroque largo en un par de partidas ilustrativas muy
instructivas.

170 EL GAMBITO DE DAMA


Las blancas van a por todas con 10.0-0-0

Partida nª 54
Raymond Kaufman - Bela Lengyel
Balatonlelle 2006

1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cüc3 Cüf6 4.Cüf3 ÍJ.e7 s.if4 0-0 6.e3 c5 7.dxc5 .bes 8.\Wc2 Cüc6
9.n3 ~ns 10.0-0-0!?
La primera vez que, en esta posición, se planteó el enroque largo, en la partida
M. Gurevich - A. Sokolov, Campeonato de la URSS 1988, causó sensación. O,
más exactamente, debería decir que fue filtrándose gradualmente al público ajedre-
cista como una nueva gran idea.
Por entonces no había Internet, de modo que cualquier experimento teórico de-
bía esperar a que apareciesen publicadas las partidas de un gran torneo, como míni-
mo una semana más tarde. Así fue, por ejemplo, cómo Jon Speelman pudo emplear
la novedad 10.0-0-0! para ganar la partida decisiva de su match de Candidatos
contra Nigel Short, unos días después de haberse jugado la partida de Gurevich. Su
entrenador había visto la partida en una revista poco conocida y el equipo de
Speelman la analizó en detalle.
Short, por el contrario, no conocía nada de la nueva jugada, recibió un shock y
perdió fácilmente.
Bueno, creo que si 10.0-0-0 tumbó a Nigel Short, es mejor prepararse debida-
mente contra esta jugada.
IO....!i!.e7
En modo alguno, única. También 10 ...!d7 o 10... ~d8 conceden a las negras po-
sibilidades razonables, mientras que 1O... dxc4 l l .il.xc4 il.e7 12.g4 e5 traspone a la
partida principal.
11.g4!?
Las blancas no se andan con remilgos, pues su objetivo es dar mate al rey negro.
Otras jugadas se comentan en la partida siguiente.
ll ... dxc4!?
Habilita "d5", de forma que si 12.g5, 12... Cüd5. En consecuencia, las blancas
desarrollan su alfil e incrementan su control de la casilla "d5".
12..!i!.xc4
Aun así, a la torre negra le esperan pingües beneficios si consigue situarse en
"c8", pues hay nada menos que tres piezas blancas alineadas en la columna "c",
frente a su rey. De las tres, la más preocupante para las blancas es la dama, que
siempre teme la siniestra "clavada".
12... es
Una jugada de doble filo, ya que si por un lado ataca "f4" y abrir paso al alfil de
casillas blancas, por ·otro cede control sobre la casilla "d5" y aumenta el radio de
acción el alfil de "c4". En tales situaciones, las evaluaciones puramente posicio-
nales tienden a servir de bien poco. Sólo el análisis concreto y el conocimiento de

LAS BLANCAS JUEGAN 1F4 171


lo que ha sucedido en partidas anteriores pueden permitirnos llegar a una eva-
luación certera en la elección de la jugada siguiente.
13.gSI
Las blancas no deben perder tiempo en su ataque, pues si 13.ig3?, 13 ...il.xg4
parece excelente para las negras.
13 ... exf4 14.gxf6 il.xf6 15.füdSI (ver diagrama 232).
Un momento critico. ¿Cuál es la mejot forma, para las negras, de !\frontar las
amenazas a su rey, manteniendo sus opciones de contrajuego?

Diagrama 232 Diagrama 233


Un momento critico Las negras se rindieron
15...id8?
Las negras no quieren que su enroque sea desmantelado con el cambio
16.lllxf6+ gxf6, pero con la textual diflcilmente podrán contener la oleada del
ataque de las blancas. Debían haber hecho simplemente 15 ... lQe7!, con lo cual el
caballo negro:
1) Pide explicaciones a su homónimo blanco de "d5".
2) Comienza a despejar la columna "c" para el contrajuego con ... l!ac8, especial-
mente dirigido contra las piezas blancas de la·columna.
3) Apoya la jugada ...i.f5, tanto para completar la evacuación de la coluinna "c",
como para reforzar la defensa del flanco de rey, ganando tiempo con el ataque a la
dama blanca.
4) En caso de que sea necesario, puede jugar a "g6", para bloquear la columna
"gº.
¿Inconvenientes? Las defensas del enroque negro quedan indudablemente debili-
tadas tras 16.lQxf6 gxf6. La columna "g" se abre y ya no es posible el avance ... g7-
g6 para bloquear un ataque a "h7".
Por otra parte, tras haber visto lo que le sucede al maestro húngaro Lengyel, se
apreciará que el rápido desarrollo de las piezas y el contrajuego sobre la columna
"c" son más importantes para las negras que una pulcra barrera de peones delante
de su rey.
Después de l5 ... lLie71, las blancas no han podido demostrar ningún tipo de ven-

172 EL GAMBITO DE DAMA


taja con 16.tllxf6 gxf6, aunque el juego es muy complejo. He aquí dos ejemplos
instructivos:
a) 17.lLJd4 fxe3 18.fxe3 iJ.f5 19.li:lxf5 Wixf5 20.il.d3 Wih3, con juego bastante
confuso, en el que las negras se llevaron la palma, G. Dizdar - A. Beliavsky, Bled
1998.
b) 17.ghgl+ i>h& 18.tlld4 (o bien 18.e4 b5!, con contrajuego) 18 ... fxe3 19.fxe3
il.f5 20.tllxf5 Wlxf5 21.id3 Wfe5 22.@bl (no hay tiempo para tomar en "h7",
debido a las amenazas sobre la columna "c") 22 ... f5, y las negras no tuvieron nada
que temer, V. Akopian - E. Pigusov, Tilburg 1994.
Habrá observado la importancia de la jugada ...if5, y también la inclinación de
las negras a cambiar damas.
Puede que su estructura de peones parezca mala, pero recuerde que nonnalmente
entran en el final con un peón de ventaja y aunque no fuese as!, los peones blancos
(sobre todo el de "e3") son igual de débiles.
16.h4
Ahora las negras deberán tener en cuenta tllg5, con ataque a "h7".
16... g6 lU!dgl
Presionando sobre la columna "g" y frenando el contrajuego de las negras con
17 ....if5?, por 18.Wfxf5.
17....ie6 18.h5! .ixdS
El enroque negro ya no podía redimirse.
19.hxg6 ixc4
Si 19 ...ixf3, 20.gxfl+ y mate a la siguiente.
2U!xh7 (ver diagrama 233).
Las negras se rindieron.
La amenaza 21.gxfl, con doble descubierto y mate, decide la partida, pues si
20 ... f5, 21.Wlc4+ y mate en dos.

Partida nº 55
Gregory Bicchierai - Alexei Barsov
Calvi 2004

1.d4 d5 2.c4 e6 3.tllc3 tllf6 4.ll:II3 il.e7 5.if4 0-0 6.e3 c5 7.dxcS ixc5 8.Wic2 tllc6
9.a3 Wfa510.0-0-0 il.e711.h4!? (ver diagrama 234).
Una jugada apadrinada por Kasparov.
Además de 1 l.g4, como se jugó en la partida· anterior, las negras deben estar
preparadas contra 11.@b 1, con lo que su rival invierte un tiempo para apartar al rey
de la peligrosa columna "c".
Sin embargo, después de 11...gd& 12.ltid2 dxc4 13.ixc4 Wif5!? (las negras re-
sitúan a la dama en una casilla desde la que puede colaborar én la defensa de su
enroque, una jugada que se produce con ganancia de tiempo, pues las blancas no
desean cambiar damas) 14.tllde4 gxdl+ 15.gxdl tllxe4 16.tllxe4 e5 17.ig3 ie6, y
las negras quedaron en buena posición, L. Van Wely - P. Van der Sterren, Wijk
ann Zee 1998.

LAS BLANCAS JUEGAN !F4 173


ATENCIÓN
En este tipo de posiciones conviene que se mantenga siempre alerta a
las posibilidades tácticas. En la línea anterior, después. de 11.Wbl
:gds 12.~d2, Anatoly Karpov jugó en una ocasión 12...\Wb6?? que, a
simple vista, parece una jugada decente, pues amenaza 13 ....1Íl.xa3.
Sin embargo, después de 13.c5! \Wxc5 (o bien 13 ....IÍl.xcS 14.lüa4,
ganando pieza) 14.lüb3, el excampeón mundial comprendió que si
14...\Wb6, su dama seda cazada con 15.lüa4!, de modo que tuvo que
luchar a la desesperada con la linea 14... lüb4 15.axb4 \Wxb4, V.
Topalov - A. Karpov, Montecarlo (rápida) 1998.

11 ... a6!?
Una tranquila respuesta, en busca de contrajuego, con los movimientos 12... dxc4
y 13 ... b5.
12.cxd5 exd5 13.~gS ~d8!
Neutraliza la amenaza 14.lüxd51 lüxd515.\Wxh7++.
14.e4 lüxe4! (ver diagrama 235) 15.l;!xd5?

Diagrama 234 Diagrama 235


La jugada de Kasparov, 11.M!? Eliminando atacantes

Esto debería perder rápidamente. Si 15.lügxe4, 15 ...i.f51 es una fuerte réplica,


pues 16.lüf6+ ixf6 l 7.\Wxf5 .i!Lxc3 18.bxc3 \Wxa3+ concede a las negras un fuerte
ataque por la pieza. Las blancas debían jugar 15.lücxe4, y después de 15 ... dxe4
16.ic4 (16.füd8+ lüxd8) 16...ixg5 17.hxg5 füdl+ 18.füdl \Wf5 19.g3 ie6, las
negras están bien, pero la lucha continúa.
15... Eixd5 16.\Wxe4 Ehg5?
Las negras no vieron una forma elegante de forzar simplificaciones decisivas:
16...1Wxc3+1 17.bxc3 ixa3+ 18.'itic2 .i!Lf5, y ganan.
17.hxgS .1Íl.f518.1Mld5 ~c8! 19.g4 .1Íl.g6 20.'ªxa5 lüxa5 (ver diagrama 236).
A pesar del lapsus en la jugada 16, las negras siguen teniendo una fuerte
iniciativa en el final y acabaron triturando a su rival:

174 EL GAMBITO DE DAMA


21.gh3 lüb3+ 22.s!?dl gds+ 23.s!?el lüd4 24 ..ic4 fi)c2+ 25,@fl gd4 26.tlld5
.tes 27.ia2 gdl+ 28.©e2 l:fal 29.gc3 fi)d4+ 30.'it>d2 fün2 31 ..id6 füb2+
32.©cl tlie2+ 33.©xb2 ·ttixc3 34.lüe7+ 'it>h8 3S..bc5 fi)a4+ 36.©b3 tllxcS+
37.@c4 tlle6
Las blancas se rindieron.
La variante anterior tal vez parezca aterradora para las negras, pero perso-
nalmente encuentro mucho más penoso defender un final con peón "d" aislado.
Mientras las negras conozcan algo de teoría, podrán crear contrajuego sobre el rey
blanco de "el". Esto se refleja en el hecho de que el enroque largo, a la hora de
escribir estas líneas, no está de moda a nivel internacional.

Diagrama 236 Diagrama 237


Las negras tienen la iniciativa Las blancas juegan 10.gdl

Las blancas juegan la más posicional lOJ~dl


6.e3 es 7.dxc5 ixc5 8.1Mlc2 tlic6 9.a31Mla5 10.13dl (ver diagrama 237).
La alternativa 10.gdl puede parecer más simple, pero lo cierto es que también
puede conducir a enormes complicaciones. Veamos un par de partidas:

Partida nº 56
Yasser Seirawan-Nigel Short
Amsterdam 1992

1.d4 d5 2.c4 e6 3.tlic3 tllf6 4.lllf3 fl.e7 5.il.f4 0-0 6.e3 es 7.dxcS .ixc5 8.Wc2
Entenderá mejor el drástico desenlace de esta partida si tiene presente que las
blancas han retrasado el desarrollo de su flanco de rey. Por supuesto, las blancas
tienen el noble designio de presionar inmediatamente sobre las columnas "c" y "d"
y, tal vez, ganar material. Sin embargo, las blancas pueden encaminarse hacia una
dura derrota si no controlan el dinamismo de las piezas negras. Nunca es fácil
luchar en un medio juego con el rey en el centro del tablero ¡y un par de piezas que
no hacen nada!

LAS BLANCAS JUEGAN il.F4 175


8 ...!Dc6 9.a3
Por cierto que las blancas también pueden tratar de prescindir de. esta jugada:
9.)'gdl 1Mla5 10.il.e217, desarrollándose y manteniendo a las negras bajo una ligera,
pero molesta presión.
Quizá 10...ib4 sea la mejor forma de combatir esta línea.
9 •..lM!aS 10.gdl
A esta posición puede llegarse también a través de la Defensa Nimzoindia. Por
ejemplo: l.d4 lLJf6 2.c4 e6 3.lLJc3 il.b4 4.Wi'c2 c5 5.dxc5 0-0 6.lLJt3 lLJc6 7..if4
il.xc5 8.e3 d5 9J~dl Wi'a5 10.a3.
Hay otras dos líneas que merecen mencionarse:
En primer lugar, 10.lLJd2 .ie7! l l.ig3 (el alfü blanco se aparta del avance ... e7-
e5) l l ...il.d7 12.il.e2 E!fc8l (activando la torre por la columna "c", antes de retirar la
dama) 13.0-0 Wi'd8 14.E!adl lLia5 (forzando a las blancas a entregar la casilla "d5")
15.cxd5 lLJxd5, con posición sólida de las negras, J. Lautier - A. Beliavsky, Bun-
desliga 2002.
Otro plan es 9.rlcl a6 (ver diagrama 238). Si ahora lO.b41d6 ll..ig5 a5l
12.b5 !De7 13.il.xf6 gxf6, y la amenaza ... ixa3 es más importante que lo que
sµcede en el flanco de rey. Después de 14.a4 .ib4, las negras tuvieron un juego
activo, P. Nielsen - G. Kasparov (rápida) 2004.
O bien 10.cxd5 e:xdS, y las negras se disponen a igualar, 9on ... d5-d4. Por ejem-
plo: l l.il.d3 il.a7 (aquí podemos comprobar el valor de la novena jugada negra),
seguido de 12 ... d4.
Parece como si las blancas pudiesen ganar un peón con 1l.lLJxd5 lLJxd5 12.rlxc5,
pero entonces son las negras quienes tienen le palabra: 12... !Dxf4 13.Wi'xdS (no
13.exf4?? Wi'e7+, ganando la torre) 13 ... lLJxg2+! 14.ixg2 füd8, y las negras no
tienen problemas.
10...ie7

Diagrama 238 Diagrama 239


Posición después de 9.rlcl a6 El centro negro se expande

El alfil se retira, antes de ser atacado con l l .b4.

176 EL GAMBITO DE DAMA


Il.élld2
Con idea de 12.éllb3, expulsando a la dama negra, y luego se cobrarán el peón de
"d5". Por otro lado, las blancas han aflojado temporalmente su control de "e5", lo
que da una oportunidad a las negras.
11 ... eS! (ver diagrama 239).
Las negras avanzan sus peones centrales. /¿Podrán acabar con el parcialmente
desarrollado ejército blanco, o quedarán comprometidqs los peones y perderán ma-
terial?
12.éllb3
En la siguiente partida nos detendremos en 12.ig5.
12... \Wb613 ..tg5 .te6?
No es la mejor jugada en esta desequilibrada posición. Es preferible 13 ...ig4!,
provocando una debilidad en "e3". ·
Por ejemplo: 14.f3 ie6 15.llla4 V!!Jc7 16 ..ixf6 dxc4! (es preciso contraatacar
sobre "b3", a fin de evitar un doble en "d5") 17.ixc4 ixc4 18.\Wxc4 ixf6
19.élibc5 füd8 20.füd8+ füd8 21.llle4 ih4+! 22.g31J.e7 y, con el flanco de rey de
las blancas debilitado, las negras quedaron bien, J. Piket - V. Ivanchuk, Monte-
carlo. (rápida) 1997.
14.élla4 \Wa6! 15.cxdS?
En realidad, 15.éliac5! parece muy bueno para las blancas.
15...\Wxa4 16.ixf6 .!Qb4!! (ver diagrama 240).
Maravilloso juego, por parte de uno de los héroes del Gambito de Dama Re-
husado.
17.\We4
O bien 17.axb4 ixb4+ 18.@e2 füc8 19.1Mld3 .id7 (amenazando 20 ... b5) 20.Wf3
(o 20.~al e4!) 20 ...Íl.e7!, con posición aplastante.
17.. Jfac8 18.axb4 Íl.xb4+ 19.We2 1Mlxb3 20.Íl.xeS E!c4 21.!°id4 E!xd4 22.\Wxd4
Íl.xd5
Las blancas se rindieron.

Diagrama 240 Diagrama 241


Un maravilloso contragolpe Un avance muy molesto

LAS BLANCAS JUEGAN áF4 177


Partida nº 57
Boris Alterman - Gary Kasparov
Tel Aviv (simultáneas con reloj) 1998

1.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 1e7 4.lün lLJf6 5.j_f4 0-0 6.e3 es 7.dxcS 1xc5 8.a3 lüc6
9.1Wc21Wa510J~dl ll.e7 ll.lüd.2 eSI rn1g5
Mejor que 12.lüb3, como se jugó en la partida anterior.
12... d4
Los peones negros de nuevo parecenimpresionantes, pero ¿no acabarán desinte-
grándose ante los martillazos de las piezas blancas?
13.lüb3 \Wd8!
Sin permitir que las blancas consoliden, con 13 ...Wi'b6 14.ixf6 hf6 15.lüd5.
14.1e2 a51 (ver diagrama 241).
Una jugada vital. Cuando parecía que las blancas iban a barrer el centro, el peón
de torre acude al rescate de las negras.
15.lüa4
La clave es que las negras tienen una fuerte iniciativa por un peón, tras 15.exd4
a41 16.lüxa4 (no 16.dxeS axb3 17.É1xd8 bxc2, con excelente juego Pl\fª las negras)
16... lüxd4 l 7.llixd4 exd4, etc.
15...g6 16.1xf6
Si, en cambio, 16.ixd41f5 17.Wi'cl füxd4, las negras tienen el tipo de juego
activo que busca Kasparov.
16...ixf617.c5
Alterman trata de bloquear el flanco de dama, pero su ingenioso oponente
todavía inyectará un mayor dinamismo a las piezas negras.
17...1e6 18.e4 '
Las blancas admiten su :fracaso en destruir el centro enemigo.
18 •. JWe8 19.llib6 a41 20.lüd2 gas 21.j_dJ
No 21.lLJxa4 d3! 22.1xd3 liJd4, ganando pieza.
21...1e7 (ver diagrama 242).
Ahora, en vista de la debilidad de "c5", las blancas al menos pueden evitat la
pérdida de un peón, entrando en una secuencia que les dejará con peones aislados
en el flanco de dama.
22.llixa4 lüb8! 23.b3 1xb31 24.lüxb3 füa4 25.l:'fal Wi'c6 26.0-0 lüd7 27.Wi'e2
lüxc51
Finalmente, cae el peón de "c5", pues 28.i/.b5 falla, por 28 ... d3 I
28.fücl ga7 29.lüxc51xc5 30.a4 '<Mld6 (ver diagrama 243).
Tener un peón menos (y pasado) contra Kasparov no tiene ninguna gracia, por
más que en el tablero haya alfiles de distinto color.
31.1Mfa2 b6 32.'<Mlb3 ©g7 33.~a2 ~a5 34.~dl h5 35.~e2 h4 36.ibS ga7 37.'<Mld3
1We6 38.Ac4 1Mlg4 39..ibS 1b4 40.h3 '<Mlgs 41.~c2 .lc3 42.1Mff3 l"!c8 43.gbl ges
44.©h2 gac7 45.1d31as 46.fücS !'.hes 47.~bS l3cl 48.l::MS
Por fin, parece que las blancas podr!an tener alguna actividad con 49.É1d7, pero,
como de costumbre, el campeón mundial lo tiene todo controlado.

178 BL GAMBITO DE DAMA


Diagrama 242 Diagrama 243
El peón de "c5" es débil Las blancas tienen un peón menos

48 ....!d2! 49.g3
De no ser así, 49 ....i!!.f4+ serla letal.
49 ... hxg3+ 50.fxg3 .l!!.el!
Las blancas se rindieron.
La partida podría finalizar así: 51.l'l:d7 ixg3+! 52.\Wxg3 :Bhl+ 53.©g2 :Bgl+,
ganando la dama.

LAS BLANCAS JUEGAN 11.F4 179


,
@ Indice de variantes
Capítulo 2: La Defensa Tartakower
1.d4 d5 2.c4 e6 3.lllc3 lllf6 4.i.g5 JJ.e7 5.e3
5.liJf3 0-0 6.®°c2 h6 7.ixf6 ll.xf6 -Partida nº 19
5 ... 0-0 6.ll!f3 h6 7•.ih4
7.JJ.xf6 - Partida nº 20
7... b6

8.E:cl
8.JJ.d3 - Partida nº 18
8.cxd5 ll!xd5 9.1xe7 W/xe7 10.liJxd5 exd5
1.1.ie2- Partida nº 14
1U'kl - Partida nº 15
8.ie2 ib7 9.Jl.xf6 il.xf6 10.cxd5 exd5

11.0-0- Partida nº 16 - 11.b4-Partida nº 17


8....ib7 9.cxd5 ll!xd5 10.ll!xd5 exd5 - Partida nº 12
1o...JJ.xd5 - Partida nº 13

180 EL GAMBITO DE DAMA


Capítulo 3: La Defensa Lasker
1.d4 dS 2.c4 e6 3.lüc3 ll:\f6 4.J.gs ÍJ.e7 5.e3 0-0 6.lüf3 h6 7.1h4 lüe4

8..be7 Y!ixe7 9Jkl


9.cxd5-Partida nº 21
9... c610.J.d3 li:)xc3 ll.füc3 dxc4 12 ..bc4 li:)d7 13.0-0 b6 - Partida nº 23
13 ... cS - Partida nº 22

iNDICEDEVARlANTES 181
Capítulo 4: La Defensa Clásica
1.d4 d5 2.c4 e6 J.ft)cJ ft)f6 4•.l!/.g5 .l!l.e7 5.e3 0-0 6.ft)f3 ft)bd7 7.Eicl

7.Y!ffc2
7 ...h6 - Partida nº 26
7 ... c5 8.0-0-0
8... b6 - Partida nº 25
8... cxd4 - Partida nº 24
7...c6
7 ... a6 - Partida nº 27
8•.l!/.d3 dxc4 9..l!/.xc4 ft)dS 10.1xe7 Y!ff xe7 11.0-0 lLJxc3 12.füc3 e5 13.ib3
l3.dxe5 -Partida nº 28
l3.Ylffc2- Partida nº 30
13 .l:!c5 - Partida nº 31

182 ELOAMBITODEDAMA
Capítulo 5: La Defensa Cambridge Springs
1.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 lür6 4.igs 'Libd7 5.e3 c6 6.lüf3 '!Was

7.CLJd2
7.cxd5 - Partida nº 36
7•..il.b4 8.'!Wc2 0-0 -Partida nº 34
8... CLJe4-Partida nº 35

iNDICEDE VARIANTES 183


Capítulo 6: La Variante del Cambio
1.d4 d5 2.c4 e6 3.ll:ic3 'll:if6
3...1e7 4.cxd5 exd5 5.i.f4- Partida nº 48
4.cxd5 e~d5

5.Jl.g5
5.lllt3 c6 6.\M/c2 llla6 - Partida nº 40
s...c6 6.\M/c2
6.e3 §J..e7 7.§J..d3 <'übd7 8.lllf3 lllh5 -Partida nº 41
6.lllt3 g¡_e7 7.e3 g¡_rs-Partidanº 42
6...ll.e7 7.e3 0-0 8.ll.d3 lllbd7 9.lllge2

9.l.Llt3 l:!e8
10.h3 <'üf8 11.0-0-0 - Partida nº 46
1O.O-O - Partida nº 39
9•. J~e8 10.0-0
10.h3 l.Llf8 11.0-0-0 - Partida nº 39
10••. lüm 11.f3 - Partida nº 44
11.l:!ab 1 - Partida nº 43

184 EL GAMBITO DE DAMA


Capítulo 7: Las blancas juegan ~f4
1.d4 d5 2.c4 c6 3..!Llc3 .!Llf6 4..!Ll:f3
4.il.f4 - Partida nº 51
4•..ie7 5.il.f4

5... 0-0 6.c3 c5 7.dxc5 il.xc5 8.Wfcl


8.cxd5 .!Zlxd5 9..!Zlxd5 exd5 10.a3 li:ic6 l l.il.d3 ib6 12.0-0 d4 13.e4 il.g4 14.h3
il.h5 '
15.g4 - Partida nº 53
15.~el - Partida nº 52
8•.• .!Llc6 9.a3 Wf a5 10.0-0-0

lOJMl il.e7 ll.'lld2 e5


l2 ..!Llb3 - Partida nº 56
12.il.g5 - Partida nº 57
10.•.il.c7 11.g4 - Partida nº 54
1l .h4 - Partida nº 55

ÍNDICE DE VARIANTES 185


r
0 Indice de partidas completas
Alekhine - Capablanca, Campeonato Mundial (8ª), Buenos Aires 1927 . . . 13
Alekhine - Rubinstein, San Remo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Aleksandrov - Kasimzdhanov, Olimpiada de Calviá 2004. . . . . . . . . . . . . . 164
Altennan-Kasparov, Tel Aviv (simultáneas con reloj) 1998. . . . . . . . . . . 178
Baburin.:... IGng, Campeonato Británico por equipos 2004 . . . . . . . . . . . . . . 148
Berkes -Alud, Campeonato Mundial Juvenil, Estambul 2005 . . . . . . . . . . 88
Bertok- Fischer, Interzonal d(l Estocolmo 1962. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Bicchierai - Brasov, Calviá 2004. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
Bischoff- Van der Sterren, Munich 1990........................... 143
Botvinnik- Keres, Campeonato de la URSS, Moscú 1952. . . . . . . . . . . . . . 136
Capablanca - Stahlberg, Olimpiada de Buenos Aires 1939 . . . . . . . . . . . . . 96
Capablanca- Vidmar, Londres 1922....... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Carisen - Kasparov, Reykjavik (rápida) 2004. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
Carlsen - Short, Hoogeveen 2004 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
Ccbalo - Inkiov, Roma 1985........................ ·. . . . . . . . . . . . . 145
Chejov - Glienke, Bundesliga 1994 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . .. . 33
Chejov - Schmidt, Dresde 1997. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Doppner - Komeev, Bundesliga 1992. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
Ekeberg - Taksrud, Oslo 2004 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 O
Euwe-Rubinstein,BadKissingen 1928...................... .. . . . . 155
Federau - Schueler, Berlín 2005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
Franco Cámpora, Ponferrada 1992......... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
Grabuzova - Godena, Internet 2004 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
Graf- Panchenko, Pinsk 1986 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . .. . 138
Gurevich - Reuss, Bundesliga 2004 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I 57
Hillarp Persson -Arencibia, Olimpiada fie Bled 2002 . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Illescas - Short, Pamplona 1999 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
Jaritonov - Pfleger, Royan 1988 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
Jobava - Shengelia, Campeonato de Europa, Batumi 2002. . . . . . . . . . . . . . 64
Karpov- Ehlvest, Viena 1996................................... 124
Karpov-Kasparov, Campeonato Mundial (47"), Moscú 1985 . . . . . . . . . . 141
Kasparov - Karpov, Campeonato Mundial(! 8"), Moscú 1984 . . . . . . . . . . 14
Kasparov - Portisch, Bruselas 1986 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Kaufman - Lengyel, Balatonlelle 2006. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I 71

186 EL GAMBITO DE DAMA


Kramnik-Bruzón, Olimpiada de Turín 2006........................ 114
K.ramnik-Timman, Belgrado 1995 .............. ,................ 130
K.ramnik- Yusupov, Dortmund 1998.............................. 54
Lahiri - Irwanto, Kuala Lumpur 2005. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Malaniuk-Barsov, Tashkent 1987................................ 57
McDonald-Other,Londres 1981........... .. . . .. .. . . ... ... .. . . . 105
Mecen- Vandersmissen,.Bélgica 2005............................. 21
Najdorf- Spassky, Santa Mónica 1966. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Nikolic -Kramnik, Montecarlo (rápida, a la ciega) 1998. . . . . . . . . . . . . . . 133
Orsag - Bellini, Montecatini Terme 1997 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
Petrosian- Spassky, Santa Mónica 1966 ......................... ".. 37
Píllsbury-Janowski, Viena 1898................................. 30
Pillsbury - Swiderski, Hannover 1902 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Portisch-Kasparov, Skelleftea 1989 ........ '... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
Rubinstein- Salwe, Lodz (match) 1908 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Seirawan - Short, Amsterdam 1992. . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. .. . . . 175
Smyslov-Averbaj, Torneo de Candidatos, Zurich 1953................ 122
Steinitz-Anderssen, Viena 1873 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
Steinitz - Chigorin, Campeonato Mundial (22º), La Habana 1892. . . . . . . . 19
Steinitz-Lee, Londres 1899..................................... 121
Timman - Geller, Hilversum 1973 .". . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
Topalov- Kramnik, Linares 1998. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
Zviagintsev - Bologan, Poikovsky 2003. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

ÍNDICE DE PARTIDAS COMPLETAS 187


@ Otras publicaciones