Vous êtes sur la page 1sur 2

El poder judicial es un poder del Estado encargado de impartir Justicia en una sociedad.

Es uno
de los tres poderes y funciones primordiales del Estado (junto con el poder legislativo y el
poder ejecutivo), mediante la aplicación de las normas y principios jurídicos en la resolución de
conflictos. Por «poder», en el sentido de poder público, se entiende a la organización,
institución o conjunto de órganos del Estado, que en el caso del Poder Judicial son los órganos
judiciales o jurisdiccionales: juzgados y tribunales, que ejercen la potestad jurisdiccional, que
suele gozar de imparcialidad, autonomía y poder absoluto dentro de la ley.

DEFINICIÓN DE

PODER JUDICIAL

Todo Estado cuenta con tres poderes básicos: el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder
judicial. A través de estas facultades, que se ejercen mediante diversas instituciones, el Estado
puede desarrollar, modificar y aplicar leyes, además de ejecutar políticas públicas.

Poder judicial

El poder judicial es la facultad estatal que permite la administración de justicia a través de la


aplicación de las leyes. De este modo, el Estado resuelve litigios, protege los derechos de los
ciudadanos y hace cumplir las obligaciones y responsabilidades inherentes a cada parte de la
sociedad.

Cuando el concepto aparece escrito con mayúsculas iniciales (Poder Judicial), se refiere a los
órganos e instituciones que se encargan de la aplicación de las normativas jurídicas, como los
tribunales y los juzgados. Bajo un sistema democrático, el Poder Judicial funciona de manera
autónoma respecto al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo, de forma tal que se garantice la
imparcialidad en sus fallos.

El Poder Judicial, de este modo, puede proteger al ciudadano de eventuales abusos cometidos
por el Poder Ejecutivo o el Poder Legislativo. El funcionamiento del Poder Judicial, a su vez y al
igual que el resto de los poderes, está regido por la Constitución (que reúne las normas
fundamentales que regulan la actividad del Estado).

Si el presidente de un país (máximo líder del Poder Ejecutivo) comete un abuso de poder y
viola los derechos de los ciudadanos, el Poder Judicial puede salvaguardar los intereses de las
personas mediante diversos recursos. En cambio, si quien actúa mal es un funcionario del
Poder Judicial, el Poder Legislativo tiene la facultad de someterlo a un juicio político.

Poder judicial De acuerdo con la teoría clásica de Charles Louis de Secondat, pensador político
conocido popularmente con el nombre de Montesquieu y autor de uno de los legados más
influyentes de la Ilustración, gracias a dividir los poderes los ciudadanos tienen garantizada su
libertad. Lamentablemente, esto no ocurre siempre.

El funcionamiento del Poder Judicial es permanente; sus órganos son estables y tienen
funciones que no pueden delegarse. Es importante resaltar que el Poder Judicial no tiene la
facultad de actuar de oficio (cuando se inicia una diligencia judicial sin que la parte interesada
haya actuado), sino que debe hacerlo a pedido de parte (cuando la parte interesada exige su
actuación), y no puede juzgar sobre los contenidos de la ley sino según la misma.

Organización del Consejo Ejecutivo:

El Consejo Ejecutivo, es el órgano de dirección y gestión del Poder Judicial que tiene a su cargo
las funciones y atribuciones señaladas en la Ley Orgánica del Poder Judicial. Asume la dirección
técnico-administrativa del Poder Judicial y de los Organismos señalados por ley.

El Consejo Ejecutivo tiene domicilio y sede en la ciudad de Lima y ejerce sus funciones y
atribuciones en todo el territorio nacional de acuerdo a la Ley Orgánica del Poder Judicial y sus
Reglamentos.

El Consejo Ejecutivo está integrado por:

El Presidente del Poder Judicial, quien lo preside y tiene voto simple y voto dirimente;

Dos Jueces Supremos elegidos por la Sala Plena de la Corte Suprema;

Un Juez Superior Titular en ejercicio elegido por los Presidentes de las Cortes Superiores de
Justicia de la República;

Un Juez Titular Especializado o Mixto;

Un representante elegido por la Junta de Decanos de los Colegio de Abogados del Perú.