Vous êtes sur la page 1sur 2

ACCIÓN REIVINDICATORIA

Esta acción fue establecida para que el dueño de una cosa pueda reclamar la
posesión que está en poder de otro, para que este se la restituya; se puede pedir
la restitución de bienes ya sean muebles o inmuebles. El titular es el propietario de
la cosa en contra del actual poseedor, para que este le restituya la posesión, por
ejemplo Miguel es el poseedor de una casa, ejerce animo de señor y dueño sobre
ella, pero el propietario es Carlos, Carlos puede ejercer la acción reivindicatoria
para que Miguel le restituya la posesión de su casa, y evitar de esta manera que
Carlos adquiera el bien por prescripción adquisitiva de dominio.

Tratándose, entonces, de una acción real, que constituye la más eficaz defensa
del derecho de dominio, es al demandante a quien le corresponde acreditar, entre
otros elementos, la calidad de propietario del inmueble que reclama, con el fin de
aniquilar la presunción de dueño que ampara al poseedor material, porque al fin
de cuentas la defensa de aquélla, también, por regla general, implica la protección
de ésta”.

Por otro lado son susceptibles de acción de reivindicación los demás derechos
reales excepto el de herencia en esta situación se puede iniciar una acción de
petición de herencia. También pueden hacer uso de esta acción los herederos
sobre las cosas hereditarias reivindicables que hayan pasado a terceros y no
hayan sido declarados propietarios.

Es de recalcar que la acción reivindicatoria es aquella que tiene el propietario no


poseedor contra el poseedor no propietario, relacionamos los sujetos y la finalidad
de que el segundo restituya la cosa que indebidamente está poseyendo.

Otro ejemplo claro puede ser un arrendamiento que ha cumplido el plazo, de


manera que el propietario que ha sido despojado de la cosa o cedió
voluntariamente la cosa pero no se la han restituido cuando debían habérsela
restituido.

Objeto de la acción reivindicatoria


Cualquier cosa que pueda ser propiedad de alguien, por lo tanto todas las cosas
corporales, sean muebles o inmuebles.

El propietario debe probar su título de dominio

Le corresponde al demandante propietario, en casos de muebles se acreditará en


con la inscripción en el Registro de la Propiedad, escritura pública. En casos se
basa en el informe de policía que puede ser relevante en ciertos ámbitos del
Derecho Civil.

La cosa reivindicada tiene que estar plenamente identificada

De manera que no pueda haber ambigüedades con respecto al objeto, tiene que
perfilarse de tal manera que se diferencie. Si es posible la identificación se deberá
llevar a cabo.