Vous êtes sur la page 1sur 23

Farmacología en

Enfermería
M. en C. Miguel Ángel Rosas Lezama / CINVESTAV-IPN
50
I.  INTRODUCCIÓN

Actualmente la farmacología juega un importante papel en el manejo de la tera-


péutica medicamentosa. Por ello, su enseñanza en la formación de profesionales
de la salud tiene una relevancia que incide directamente en la calidad que se
requiere para poder enfrentar los grandes retos que actualmente presentan los
sistemas nacionales de Salud Pública.

Este capítulo está diseñado y pensado para los estudiantes y el personal de


enfermería, con la finalidad de contribuir al desarrollo profesional, así como apo-
yar y orientar en las intervenciones propias de la enfermería. Asimismo, este
contenido tiene el objetivo de ofrecer la pauta para satisfacer las necesidades
que permitan fortalecer y resolver las debilidades que se detectan en la práctica
clínica cotidiana.

Por lo tanto, esta guía ofrece información reciente y accesible sobre la enfer-
mería y farmacología, para poder integrar los contenidos de acuerdo con las
responsabilidades que le competen el personal de enfermería.

II.  ASPECTOS NORMATIVOS Y ÉTICOS DE LA


FARMACOLOGÍA

Hoy en día, la administración de fármacos que aplica el personal de enfermería


demanda de conocimiento y manejo adecuado de varios factores. Más allá del
fundamental conocimiento del estado clínico del paciente, con respecto al medi-
camento hay que conocer:

• Los nombres genéricos y comerciales.


• Los efectos primarios y secundarios.
• La presentación y concentración.
• Las dosis terapéuticas máxima y mínima.
• La vida media.
• El metabolismo y forma de eliminación del fármaco.
• El sinergismo y antagonismo del medicamento cuando éste prescribe en
presencia de otros u otros que esté recibiendo el paciente.
• Los requerimientos para su conservación.
• El manejo adecuado.
• Las normas y directrices relativas a la prescripción de estos, de acuerdo
con el sistema nacional de salud de cada país.

663
664 50.  Farmacología en Enfermería

Las normas o leyes sanitarias integran un conjunto de legislaciones dictadas


por el estado. Se denominan sanitarias porque regulan temas propios del área
de la salud o porque reglamentan institutos que se vinculan directamente con
la materia de la salud. La finalidad de estas “normas oficiales” es establecer
reglas, especificaciones y características aplicables a un producto o proceso,
con objeto de lograr un control y fomento sanitario. En ellas se describen meto-
dologías que detallan de manera correcta y precisa cómo se debe realizar cada
procedimiento. De este modo, las instituciones gubernamentales pertinentes
garantizan la adecuada praxis mediante la adecuada capacitación, educación
reflexiva y nivel de aptitud clínica en la atención del paciente por parte de todo
el personal de salud.

Del mismo modo, hay que tomar en cuenta las normas oficiales y páginas ofi-
ciales de cada país (Figura 50.1) como herramientas de referencia que permitan
al personal de enfermería establecer parámetros con el fin de evitar y prevenir
riesgos a la salud y lograr un mayor nivel de aptitud clínica en la atención del
paciente.

PÁGINAS OFICIALES
España agencia Estatal Boletín
Oficial del Estado (BOE) http://www.boe.es/

Ley General de Salud Pública http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A


(España) -2011-15623

Ministerio de Salud en Argentina http://www.msal.gob.ar/

Legislación en salud de la http://leg.msal.gov.ar/


República Argentina

http://www.cofepris.gob.mx/MJ/Paginas/Nor
Normas Oficiales Mexicanas
mas-Oficiales-Mexicanas.aspx

Figura 50.1
Páginas oficiales.

III.  FARMACOVIGILANCIA

Con base en la historia de la medicina y en las tragedias ocurridas por la admi-


nistración de fármacos que inicialmente fueron utilizados para un objetivo en par-
ticular y que con el tiempo resultaron con problemas bastantes serios, a lo largo
de los años se ha ido incrementando el interés sobre la toxicidad derivada del
uso de medicamentos. Este aspecto genera en la actualidad una profunda preo-
cupación en pacientes, médicos, personal de enfermería y autoridades respon-
sables de su regulación. Por lo tanto, el conocimiento de las reacciones adversas
como causa importante de ingreso hospitalario ocasional y, en casos extremos,
de fallecimiento de los pacientes, es esencial. La garantía de seguridad de los
pacientes ha conllevado ya la retirada del mercado de numerosos medicamen-
tos como consecuencia de una relación beneficio/riesgo negativa no detectada
antes de su distribución y comercialización.

La farmacovigilancia abarca la observación de todos los efectos, tanto bene-


ficiosos como nocivos, que produce un medicamento, así como proporciona un
instrumento para el conocimiento sobre el uso seguro y racional de los mis-
mos. Dichos riesgos nocivos son conocidos como Reacciones Adversas de los
III. FARMACOVIGILANCIA 665

Medicamentos (RAM). La Organización Mundial de la Salud (OMS) las define


como: “Todos aquellos efectos no deseados o perjudiciales que ocurren tras
la administración de un fármaco a las dosis habituales utilizadas en los seres
humanos, para la profilaxis, el diagnóstico o el tratamiento de una enfermedad o
para la modificación de una función fisiológica”.

El término evento adverso (EA) se diferencia de las RAM en que sólo se tiene
sospecha del fármaco que lo produce, pero aún no se ha confirmado su relación
causal.

Como se describe en el documento de la OMS Alianza Mundial para la Seguridad


del Paciente, “uno de los principales elementos de los programas para mejorar
la seguridad de los pacientes es tener la capacidad y la calidad de captar la
información más completa posible sobre las reacciones adversas y errores de
medicación para que puede ser usada como fuente de conocimiento y como
base para acciones preventivas en el futuro. Si no encontramos una reacción
posterior a un evento o al resultado de cualquier análisis, entonces, no podremos
generalizar el problema y, por lo tanto, no tendremos la capacidad de producir
soluciones”.

La farmacovigilancia es un componente esencial de los programas de salud


pública. En la actualidad existen múltiples fuentes de información sobre la cues-
tión, entre ellas:

• Página web de Farmacovigilancia de la OMS.


• Programa de Farmacovigilancia en los países de América Latina.
• Red Panamericana para la Armonización de la Reglamentación Farmacéuti-
ca (Red PARF), con la guía Buenas Prácticas de Farmacovigilancia para las
Américas (Organización Panamericana de la Salud).
• Reportes Uppsala, publicaciones sobre Farmacovigilancia. El boletín Upp-
sala Reports, que se publica cuatro veces al año, contiene información sobre
la evolución de la farmacovigilancia en general y en los centros nacionales
en particular.

Las necesidades de salud y el uso de medicamentos difieren de manera consi-


derable a nivel mundial por las diferencias económicas, culturales, en la dieta, en
el origen étnico, en el nivel de desarrollo, en los tipos predominantes de enfer-
medades y en la eficiencia de su Sistema de Salud. Por lo tanto, las decisio-
nes deberán ser consideradas por cada país, siempre teniendo presente que
la importancia de la farmacovigilancia es proporcionar un instrumento para el
conocimiento sobre el uso seguro y racional de los fármacos una vez que estos
son administrados a los pacientes.

IV.  FUENTES DE INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA

A. Introducción

El uso irracional de medicamentos en la práctica clínica se observa con la


administración injustificada de varios principios activos, la prescripción de
medicamentos que no guardan relación con el diagnóstico, el uso inapro-
piado de diversos tipos de fármacos, la presencia de reacciones adversas
evitables y la tendencia a prescribir fármacos de moda. Por este motivo, el
estudiante de enfermería debe saber utilizar las diferentes fuentes de infor-
mación farmacológica y evaluar la información obtenida para adquirir los co-
nocimientos necesarios y así poder realizar un tratamiento adecuado guiado
al diagnóstico.
666 50.  Farmacología en Enfermería

CLASIFICACIÓN DE LAS FUENTES DE


B. Clasificación
INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA

Según contenido Según formato Otras fuentes


La terapéutica efectiva y certera es indispensable en la práctica clínica. Por
ello, es importante aprender a obtener información de fuentes confiables y
• Primarias • Impreso • Internet
• Secundarias • Electrónico • Laboratorios
desarrollar la habilidad de reconocer información relevante, vigente y de ade-
• Terciarias farmacéuticos cuada calidad. Las fuentes de información farmacológica se pueden clasificar
según su formato, por origen de contenido y en otras fuentes (Figura 50.2).

Figura 50.2 1. Clasificación según formato: en la actualidad, la clasificación de


Clasificación de las fuentes. acuerdo con el formato ha perdido relevancia, ya que el desarrollo de la
tecnología ha permitido que los contenidos impresos se encuentren tam-
bién en formato electrónico. Como consecuencia de ello, hoy en día una
fuente de información en crecimiento y cada día más consultadas son
los recursos electrónicos que se encuentran en diversas redes. Estos,
además de ser rápidos, cuentan con la ventaja de ser accesibles en la
mayoría de ubicaciones geográficas. No obstante, al ser un medio libre y
de fácil acceso, es importante saber diferenciar entre fuentes de calidad,
confiables y con adecuada calidad de contenido.

2. Clasificación por origen de contenido: las fuentes de información far-


macológica por origen de contenido pueden subclasificarse en primarias,
secundarias y terciarias (Figura 50.3). Esta división parte de una fuente
de información elaborada, compleja y completa hacia la información más
sencilla y de fácil acceso. Con base en esto, las fuentes de información
primarias abarcan estudios originales (estudio individual y original sobre
el tema), reportes de casos, estudios de cohortes, casos y controles, y
ensayos clínicos controlados. Las fuentes de información secundarias
incluyen estudios que reúnen y analizan de manera crítica y objetiva los
estudios originales para poder generar una conclusión (conclusión de un
tema con base en el estudio y análisis de un conjunto de estudios indivi-
duales), como los metaanálisis y las revisiones sistemáticas. Por último,
las fuentes de información terciaras son fuentes muy condensadas
que facilitan la búsqueda de un tema en específico: libros de texto, vade-
mécums (diccionarios de medicamentos y principios activos) y guías de
práctica clínica son buenos ejemplos de este tipo de fuentes.

CLASIFICACIÓN DE ACUERDO CON EL CONTENIDO

Fuentes de El contenido de estas • Estudios que se presentan como reportes de investigación


información fuentes debe ser
primarias original (inédita) • El lector tiene acceso al contenido completo de la
investigación (objetivo, número de pacientes estudiados,
método utilizado y resultado)

• Ventaja: al contar con la información completa, el


estudiante es capaz de establecer un juicio razonado sobre
la investigación realizada

• Desventaja: el estudiante debe ser capaz de evaluar un


artículo científico; demanda más tiempo que otras fuentes

Ejemplo: publicaciones con artículos originales (New England Journal of Medicine, Clinical
Pharmacology and Therapeutics, Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics)
IV. FUENTES DE INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA 667

... continuación

Fuentes de Resumen o reseña de • Fuentes de información creadas para la interpretación


información fuentes de y organización de las fuentes primarias
secundarias información primaria
• Ventaja: la información es más accesible y fácil de leer

• Desventaja: no todas las fuentes primarias se


encuentran con resumen o reseña, y el tiempo que
transcurre entre la publicación original y la reseña
puede ser muy elevado

Ejemplo: ayuda en la referencia sobre un tema, índices bibliográficos (Medline, antes Index
Medicus)

Fuentes de Resumen o reseña de • Fuentes de información creadas para la lectura sencilla


información fuentes de y concreta y para encontrar información de forma
terciarias información rápida
secundaria
• Ventaja: información fácil de asimilar, y no demanda
mucho tiempo

• Desventaja: sesgo de los autores previos, duda en uso


adecuado de artículos (fuentes reputadas y actuales)

Ejemplo: libros de texto, vademécums (diccionarios de medicamentos y principios activos) y


guías de práctica clínica

Figura 50.3
Clasificación de acuerdo con el contenido de las fuentes de información.

Durante los últimos años, el fácil acceso a nuevas tecnologías ha per-


mitido un creciente desarrollo de investigaciones que ha conducido a un
aumento de la información y la necesidad de crear recursos útiles que
faciliten el acceso a información de calidad y nuevas investigaciones.
Para organizar y facilitar la búsqueda de las mejores fuentes de medi-
cina basada en evidencia, Haynes creó en 2006 un sistema piramidal
basado en 4 niveles (“4S”) por sus siglas en inglés (Systems, Synopses,
Syntheses, Studies) (Figura 50.4). Este modelo facilita la búsqueda de
información, así como recomienda, para facilitar el conocimiento, iniciarla
desde una fuente básica y seguir la investigación hacia las fuentes más
complejas (utilizar el conocimiento desde el ápice y concluir en la base).

3. Otras fuentes: Los laboratorios farmacéuticos brindan información de


cada una de las sustancias que tienen en el mercado. Esta información se
presenta en compilados, los cuales concentran el más extenso contenido
de medicamentos aprobados y con registro sanitario de cada país. Estos
compilados tienen la ventaja de facilitar la búsqueda de un producto en
específico y la Información Para Prescribir (IPP). Sin embargo, deben ser
tomados en cuenta con ciertas restricciones, ya que la información que
brindan es segada para favorecer su venta. Un ejemplo de estos compi-
lados es el Diccionario de Especialidades Farmacéuticas (PLM, 2015).
668 50.  Farmacología en Enfermería

SISTEMA DE HAYNES

La base de la pirámide permite encontrar fuentes de información originales; el


segundo nivel permite el acceso a compiladores; en el tercer nivel, la información
se encuentra más sintetizada y ayuda a encontrar información concreta; el último
nivel se usa para una revisión rápida y objetiva

4 Sistema (Systems) Sistemas de ayuda en la toma de


decisiones

3 Sinopsis (Synopses) Resumen de artículos originales

2 Síntesis (Syntheses) Metaanálisis

1 Estudios (Studies) Obras originales

Figura 50.4
Sistema de Haynes para la búsqueda de información.

En México, la autoridad que se encarga de la regulación, control y pre-


vención de riesgos sanitarios en términos de la Ley General de Salud
es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios
(COFEPRIS). El objetivo es ofrecer protección a la población contra ries-
gos a la salud provocados por el uso y consumo de bienes y servicios
nocivos para la salud.

C. Ejemplos de fuentes de información

1. Primarias: en la actualidad, las revistas científicas se consideran la prin-


cipal fuente de información farmacológica primaria, ya que en ellas se
encuentran los artículos originales y más actuales. En la rama de la far-
macología existen diversas revistas que son de utilidad, entre las cuales
se encuentran:

a. Annals of Pharmacotherapy. Disponible en: http://aop.sagepub.com


Annals of Pharmacotherapy publica desde 1967 los avances farma-
cológicos a nivel mundial, y proporciona información de vanguardia
sobre la farmacoterapia más eficiente, segura y rentable para el tra-
tamiento y prevención de diversas enfermedades. Tiene un factor
de impacto de 2059 y una clasificación en Farmacología y Farmacia de
144 sobre 254.

b. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics. Disponible


en: http://jpet.aspetjournals.org
Esta revista farmacológica ofrece una amplia cobertura de todos los
aspectos relacionados con las interacciones de los productos quí-
micos, que se encuentran clasificados de acuerdo con los sistemas
biológicos.

2. Secundarias: las fuentes de información secundarias son recopilaciones


de las fuentes de información primaria. La más usada es:

a. MEDLINE/PubMed® Resources Guide. Disponible en: https://www.


nlm.nih.gov/bsd/pmresources.html
Esta base de datos comprende más de 25 millones de citas de la lite-
ratura biomédica, revistas de ciencias biológicas y libros en línea, Las
citas pueden incluir vínculos al contenido original. Además de ser de
libre acceso, cuenta con tutoriales para aprender a hacer búsquedas.
IV. FUENTES DE INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA 669

b. NURSING+. Disponible en: https://plus.mcmaster.ca/np


NURSING+ es un servicio de la Unidad de Investigación de
Información sobre la Salud de la Universidad de McMaster (Canadá).
Cuenta con una base de datos amplia de artículos y evidencias cien-
tíficas de la literatura de especial interés para los profesionales de
enfermería. Cada artículo publicado es revisado por al menos tres
médicos de cada especialidad, y cuenta con clasificaciones clínicas,
comentarios y enlaces electrónicos 1) al resumen del artículo a tra-
vés de PubMed (si está disponible) 2) al artículo de texto completo o
3) al sitio del editor (si está disponible de forma gratuita).

3. Terciarias: las fuentes de información terciarias resumen, integran y eva-


lúan los informes de investigación original. He aquí algunos ejemplos:

a. Guías de práctica clínica basadas en la evidencia (GPC, México).


Disponible en: http://www.cenetec.salud.gob.mx/contenidos/gpc/cata-
logoMaestroGPC.html
Las guías de práctica clínica son recomendaciones desarrolladas
sistemáticamente que ayudan a establecer un referente nacional
para ayudar al personal de salud a tomar decisiones sobre la aten-
ción sanitaria adecuada en circunstancias clínicas específicas.

En México, las más consultadas son las GPC elaboradas por institu-
ciones públicas del Sistema Nacional de Salud en México (Secretaria
de Salud, IMSS, ISSSTE, SEDENA, SEMAR, DIF, PEMEX). Se en-
cuentran disponibles en la página del Centro Nacional de Excelencia
Tecnológica en Salud (CENETEC).

b. Farmacopea Nacional de los Estados Unidos Mexicanos. Disponible


en: http://www.farmacopea.org.mx/inicio.php
Fuente de información nacional encargada de la elaboración de con-
troles de calidad, sustancias de referencia y especificaciones técnicas
oficiales, para la regulación de los medicamentos alopáticos, homeo-
páticos, herbolarios y dispositivos médicos. Cuenta con diversas pu-
blicaciones: Farmacopea, 11.ª edición; Farmacopea Homeopática, 2.ª
edición; Farmacopea Herbolaria, 2.ª edición; 5.ª edición del Suplemen-
to para establecimientos dedicados a la venta y suministro de medi-
camentos y demás insumos para la salud.

c. U.S. Pharmacopeial Convention (USP). Disponible en: http://www.


usp.org/es
Fuente de información internacional que establece normas para la
identidad, fuerza, calidad y pureza de los medicamentos distribuidos
y consumidos en todo el mundo. Sus normas son avaladas por la
Food and Drug Administration (FDA) y son usadas en más de 140
países. Cuenta con la ventaja de encontrarse en cuatro idiomas,
entre los cuales el español.

d. Food and Drug Administration (FDA). Disponible en: http://www.fda.


gov
Desde 1906, la FDA es la agencia del gobierno de los Estados Unidos
responsable de la regulación de los medicamentos de uso humano y
veterinario, vacunas y otros productos biológicos, dispositivos médi-
cos, el abastecimiento de alimentos, los cosméticos, los suplementos
dietéticos y los productos que emiten radiaciones. Brinda al público
la información necesaria, exacta y con base científica para utilizar
medicamentos y alimentos para mejorar su salud. Tiene la ventaja de
encontrarse en idioma español.
670 50.  Farmacología en Enfermería

e. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMS).


Disponible en: http://www.aemps.gob.es/home.htm
La AEMS es la agencia estatal adscrita al Ministerio de Sanidad
Español, responsable de garantizar la calidad, seguridad, eficacia
y correcta información de los medicamentos y productos sanitarios,
desde su investigación hasta su utilización, en interés de la protec-
ción y promoción de la salud de las personas, de la sanidad animal
y el medio ambiente. Se encuentra en seis idiomas, y cuenta con
el apartado “Medicamentos de uso Humano”, en el cual se ofrece
información sobre farmacovigilancia, arbitrajes de la unión europea,
alertas, medicamentos ilegales y acceso al Centro de Información
Online de Medicamentos de la AEMPS-CIMA.

f. Diccionario de Especialidades Farmacéuticas (PLM, 2015). Disponible


en: www.medicamentosplm.com
El Diccionario de Especialidades Farmacéuticas se ha creado a partir
de una base de datos de medicamentos aprobados y con registro
sanitario de México, Centroamérica, República Dominicana, Vene-
zuela, Colombia, Ecuador, Perú y Chile. Se encuentra en formato im-
preso y electrónico. El acceso a su página electrónica no tiene costo
y es de libre acceso para los profesionales de la salud. Permite rea-
lizar búsquedas por sustancias activas, nombre de medicamentos o
laboratorios, y desglosa la IPP en: composición, indicaciones terapéu-
ticas, propiedades farmacéuticas, contraindicaciones, restricciones
de uso durante el embarazo y la lactancia, reacciones adversas, inte-
racciones medicamentosas, hallazgos de laboratorio clínico, precau-
ciones y advertencias, dosis y vía de administración, manifestaciones
y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental, recomenda-
ciones sobre almacenamiento y leyendas de protección.

D. Conclusión

Saber identificar las diversas fuentes de información farmacológica, cono-


cer las ventajas y desventajas que cada una ofrece y el adecuado uso de és-
tas ha facilitado el conocimiento científico. De esta manera, el personal de
salud cuenta con los recursos necesarios para guiar su diagnóstico, así co-
mo implementar un adecuado manejo y terapéutica, emitiendo un juicio
crítico que le ayudará a la resolución de problemas con base en un cono-
cimiento de calidad (Figura 50.5).

Recolección de datos
Investifación Evaluación Resultado
Valoración de (Uso de fuentes de Comparación y elección Conocimiento de alta
paciente información de la mejor calidad para toma de
farmacológica) información desiciones clínicas

Figura 50.5
Pasos a seguir para un buen uso de las fuentes.
Nota importante: el personal de salud debe identificar las fuentes de infor-
mación nacionales, ya que son las más importantes para regir y elegir la
terapéutica ideal con base al Sistema de Salud de una región determinada.
V. CÁLCULOS DE DOSIS 671

V.  CÁLCULOS DE DOSIS


En la práctica diaria, el personal de enfermería se enfrenta a menudo con la
administración de medicamentos, sustancias activas o medios de contraste.
Para realizar adecuadamente esta labor, debe tenerse en cuenta que la admi-
nistración de cualquier medicamento requiere conocer la cantidad a tomar y la
que no hay que sobrepasar, así como la frecuencia y el número de dosis a admi-
nistrar. La finalidad de ello es atender de la mejor manera las necesidades de
cada paciente.

La posología es la rama de la farmacología encargada de estudiar las dosis. La


dosis (Figura 50.6) puede definirse como la cantidad, medida, porción o parte
de medicamento, sustancia activa o medio de contraste que debe administrarse
para lograr un efecto deseado con fines diagnósticos, profilácticos o terapéuti-
cos, evitando generar síntomas indeseables (efectos adversos) en los pacientes
ante la prescripción de un determinado tratamiento. Para lograr este fin deben
tenerse en cuenta diversos factores como la edad, el sexo, el peso corporal, la
talla, la condición física de la persona y el área de superficie corporal.

CONCEPTOS IMPORTANTES

Dosis terapéutica • Contenido del principio activo que contiene un medicamento, el cual puede expresarse en
cantidad de volumen o peso. Las dosis terapéuticas de un fármaco buscan mantener la
concentración plasmática máxima por debajo de la concentración tóxica, y la concentración
mínima por encima de la concentración eficaz mínima. Se suministrará en una sola toma
necesaria para obtener el efecto deseado

Dosis mínima • Cantidad administrada mínima necesaria de un fármaco para ejercer los efectos terapéuticos
deseados (menor cantidad)

Rango terapéutico • Los valores ubicados entre las dosis mínima y máxima

Dosis máxima • Cantidad administrada máxima de un fármaco para ejercer los efectos terapéuticos deseados
(mayor cantidad)

Dosis efectiva 50 • Cantidad administrada que produce efecto terapéutico en el 50% de la población que recibe el
(DE50) fármaco

Dosis letal 50 • Cantidad administrada que resulta mortal para la mitad de un conjunto de animales de prueba
(DL50)

Dosis de • Cantidad administrada para mantener el efecto farmacológico (mantener el nivel plasmático
mantenimiento para que sea terapéutico el fármaco)

Dosis inocua • Cantidad administrada inferior a la mínima (no ejerce efecto terapéutico)

Dosis tóxica • Cantidad administrada superior a la máxima (aumento de efectos secundarios)

Dosis tóxica • Cantidad administrada superior a la máxima (aumento de efectos secundarios)

Margen • Intervalo de dosis (concentraciones) de un fármaco que aporta una respuesta terapéutica, sin
terapéutico efectos adversos

Taquifilaxia • Administración repetida de la misma dosis de un fármaco que provoca una disminución del
efecto terapéutico con el tiempo

Figura 50.6
Conceptos importantes.
672 50.  Farmacología en Enfermería

La edad es una variable de mucha importancia en la dosificación, ya que la


función renal se correlaciona con la superficie corporal. Además, el aclaramiento
varía con la edad, motivo por el cual habrá que poner atención en adultos mayo-
res. Por ello, para poder determinar la dosis en lactantes y niños se han formula-
do diversas reglas que utilizan algunas de las variables como la edad, el peso y
el área de superficie corporal (Figura 50.7). El área de superficie corporal (ASC)
es fundamental en el cálculo de dosis para pacientes pediátricos o para el cálcu-
lo de medicamentos que son extremadamente potentes y necesitan ser adminis-
trados en cantidades precisas. Para este fin se usa el nomograma para la
determinación del ASC con objeto de calcular dosis pediátricas por metro cua-
drado. En adultos mayores con insuficiencia renal, la incapacidad para excre-
tar un fármaco que es normalmente eliminado por el riñón puede dar lugar a
su acumulación, incrementándose este riesgo si la administración es repetida.
Para estos casos, en general se disminuye la dosis o se aumenta el intervalo de
administración.

Para la práctica de enfermería en el Sistema Nacional de Salud en México, es


importante tener en cuenta la Norma Oficial Mexicana NOM-220-SSA1-2002,
Instalación y operación de la farmacovigilancia. En ella puede leerse: “De manera
general, un medicamento es seguro cuando sus riesgos se consideran acepta-

FÓRMULAS PARA CALCULAR LA DOSIS DE MEDICAMENTOS EN PEDIATRÍA

De acuerdo con la edad

Regla de • 0–2 años • Edad del niño en meses entre • DP= Edad en meses x dosis promedio
Fried de edad constante 150, el resultado 50 en adulto
multiplicarlo por la dosis
promedio en adultos

Regla de • 2–12 • Edad del niño en años entre la • DP= Edad del niño (años) x dosis adulta
Young años de edad en años + 12, el resultado Edad del niño (años) + 12 promedio
edad multiplicarlo por la dosis
promedio en adultos

De acuerdo con el peso corporal

Regla de • 2 años • Peso del niño en kilogramos • DP= Peso de niño (Kg) dosis adulta
x promedio en
Clark de edad y entre 70, multiplicar el 70 adulto
mayores resultado por la dosis
promedio del adulto

De acuerdo con la superficie corporal

Regla de • Área de superficie corporal • DP = ASC del niño en m2 x dosis adulto


superficie (ASC) del niño en m2 entre 1,73, 1,73 m2 promedio
corporal multiplicar el resultado por la
dosis promedio del adulto

DP = Dosis pediátrica

Figura 50.7
Fórmulas para calcular la dosis de medicamentos en pediatría.
V. CÁLCULOS DE DOSIS 673

bles con relación al beneficio terapéutico que aporta, es decir, cuando el patrón de
reacciones adversas resulta”.

A. Cálculo matemático de las dosis de medicamentos

Actualmente, las medidas se basan en el sistema internacional de medidas


(Sistema de unidades internacional, SI), que está basado en múltiplos de 10.
Sus unidades básicas son: el metro (m), unidad básica de longitud; el litro (l),
unidad básica de volumen; y el gramo (g), unidad básica de peso. Las siguien-
tes unidades se basan en estas tres unidades básicas: centímetros (cm)
y milímetros (mm) como unidades de longitud, mililitros (ml), decilitros (dl) y
centilitros (cl) como unidades de volumen, y kilogramos (kg), miligramos (mg)
y microgramos (mcg) como unidades de peso.

Es importante conocer las equivalencias de las medidas internacionales y ser


capaces de realizar conversiones con ellas (Figura 50.8), puesto que en la
práctica diaria hay varios aspectos que pueden dificultar el cálculo ideal de
la dosis: no disponer de las indicaciones con las medidas que se requieren,
o que éstas no se correspondan con la presentación del fármaco, el peso o
la talla del paciente, son buenos ejemplos. Así, un conocimiento adecuado de
cómo hacer conversiones facilita la administración, el cuidado y el seguimien-
to de un medicamento.

EQUIVALENCIAS PREFIJOS USADOS

Unidades de volumen

• 1 ml = 1 cm3 (cc)
• 1000 ml = 1 l
micro = una millonésima parte = mc
• 100 cl = 1 l mili = una milésima parte = mm
centi = una centésimas parte = c
• 10 dl = 1 l
deci = una décima parte = deci
Unidades de peso kilo = mil = kg

• 1000 mcg = 1 mg
• 1000 mg = 1 g
• 1000 g = 1 kg

Figura 50.8
Equivalencias y prefijos usados.

Otro tema importante que hay que tener en cuenta está relacionado con los
porcentajes, las razones y las proporciones. El porcentaje se define como
el número de partes de algo en relación con la totalidad (100 partes); es una
fracción en la que el denominador es 100 y el numerador representa las
partes por 100. Por ejemplo 10% = 10/100. La razón se usa para expresar
la relación entre dos unidades o números; indica la parte o cantidad de un
medicamento por partes de una solución. Por ejemplo: 10 mg/100 ml (10 mili-
gramos de un medicamento se encuentran en 100 ml), 10:100 (de un total
de 100 partes, 10 son de medicamento). La proporción nos indica igualdad
entre dos razones. Por ejemplo, 1/2 = 2/4, 9/18 = 27/ 54.

Ejemplo 1:

Administrar ,26 g de paracetamol cada 8 horas a paciente masculino de 4


años de edad con peso de 20 kg. ¿Cuántas gotas tendrá que administrar por
toma?
674 50.  Farmacología en Enfermería

Tener en cuenta lo siguiente

Paracetamol.
• Presentación: solución (cada ml contiene 100 mg de paracetamol)
• 1 ml = 20 gotas.

Sabiendo que 1000 mg = 1 g (v. Figura 50.1), entonces:


1000 mg _____ 1 g
X ______ ,26 g

,26 x 1000 = 260


260 / 1 = 260

Deben administrarse 260 mg de paracetamol.

Considerando que en un ml se administran 100 mg de paracetamol, enton-


ces:

1ml _____ 100 mg


X _____ 260 mg

260 x 1 = 260
260 / 100 = 2,6

Se administrarán 2,6 ml de paracetamol.

En gotas:

1 ml ______ 20 gotas


2,6 ml _______ X

2,6 x 20 = 52
52 / 1 = 52

R = Para administrar ,26 g de paracetamol a nuestro paciente, debemos


administrar 52 gotas de paracetamol.

Ejemplo 2:

Un médico prescribe 0,3750 mg de un fármaco. El medicamento contiene


0,25 mg/ml. ¿Cuántos ml de la solución debe administrar?

1 ml _____ ,25 mg
X _____ ,3750 mg

,3750 x 1 = ,3750
,3750 = 1,5
,25

R= Deben administrarse 1,5 ml de fármaco.

VI.  FORMAS FARMACÉUTICAS Y VÍAS DE


ADMINISTRACIÓN
Para generar la respuesta terapéutica deseada, los fármacos usan diferentes
mecanismos de absorción para alcanzar el torrente circulatorio y pasar a los
sistemas de distribución, lo cual les permite llegar al sitio de acción en las con-
VI. FORMAS FARMACÉUTICAS Y VÍAS DE ADMINISTRACIÓN 675

centraciones requeridas. La biodisponibilidad es la cantidad del fármaco admi-


nistrado que alcanza la circulación general, y puede depender de la vía por la
que se administra el medicamento, la naturaleza química de éste y diversos fac-
tores propios del paciente.

A. Formas farmacéuticas.

Al elaborar un fármaco, se requiere de una o varias sustancias activas, el


excipiente (un vehículo) y, en ocasiones, un conectivo. Las sustancias acti-
vas pueden ser base o adyuvante; la primera es la sustancia activa de mayor
actividad y la segunda será el complemento de la primera. El vehículo es
la sustancia añadida a las sustancias activas para generar una presenta-
ción individualizada. El conectivo modifica las características del fármaco
(sabor, color, textura, olor), logrando así diversas presentaciones de adminis-
tración o formas farmacéuticas (Figura 50.9) y medicamentos que cuenten
con características variables en dosificación, eficacia terapéutica, estabilidad
en tiempo y estado físico.

FORMA
CARACTERÍSTICAS
FARMACÉUTICA

Suspensión • Forma líquida constituida por partículas sólidas insolubles o muy poco
solubles. Formada por dos fases, una dispersa (sólida) y una dispersante
(líquida)

Jarabe • Solución acuosa que contiene el fármaco, de consistencia viscosa y con alta
concentración de carbohidratos

Ungüento • Preparación homogénea y semisólida destinada a la aplicación externa sobre


la piel o las mucosas; es una mezcla de grasas semisólidas con grasas líquidas
que impiden la evaporación del agua. Puede ser liposoluble o hidrosoluble

Comprimido • Formado por compresión del fármaco de forma sólida y tamaño variable;
puede ser efervescente, masticable, de liberación prolongada o de liberación
retardada

Gragea • Variedad de comprimido de superficie convexa con una cubierta de azúcar,


colorante o barniz; tiene la finalidad de proteger el fármaco de la humedad, los
jugos gástricos y la mucosa gástrica; también evitan sabores desagradables

Cápsula • Contenedor (cuerpo hueco): es un modelo de gelatina de textura dura o


blanda dentro de la cual se encuentra el fármaco de forma sólida o líquida. Las
cápsulas duras están formadas por dos partes que se separan fácilmente (se
pueden abrir), y las blandas están formadas por una sola pieza (no se pueden
abrir). Son de tamaño variable

Supositorio • Preparado sólido a temperatura ambiente, que contiene el/los fármaco/s;


tiene forma cónica, cilíndrica o de bala; se funde, ablanda y disuelve a
temperatura inferior a la corporal
676 50.  Farmacología en Enfermería

... continuación

Óvulos • Preparado sólido a temperatura ambiente que contiene el/los fármaco/s; es


de forma ovoide; se funde, ablanda y disuelve a temperatura inferior a la
corporal

Parche • Flexible, de tamaño variable, que contienen uno o varios fármacos. Está
destinado a ser aplicado sobre la piel intacta para liberar y difundir el/los
fármaco/s en la circulación general después de atravesar la barrera cutánea

Aerosol • Sistema coloidal constituido por una fase líquida o sólida, dispersa en una
fase gaseosa; envasado bajo presión; libera el/los fármaco/s por activación de
un sistema apropiado de válvulas

Figura 50.9
Formas farmacéuticas.
B. Vías de administración

Al seleccionar una vía de administración (Figura 50.10) debe considerarse la


óptima para que el fármaco alcance y penetre a los tejidos deseados. Las vías
dependen de las necesidades clínicas y de las circunstancias del paciente, y
pueden dividirse en tres: enteral, parenteral y tópica.

1. Enteral: la vía de administración enteral (por la boca) es la más simple.


Funciona aprovechándose de los puntos débiles de las barreras huma-
nas para penetrar. Sin embargo, el fármaco por vía enteral es expuesto
a cambios en pH ácidos y básicos, lo que puede alterar la absorción.
Después de penetrar el epitelio gastrointestinal, los fármacos llegan al
hígado a través del sistema porta, para posteriormente alcanzar la circu-
lación general. La circulación porta protege el organismo de los efectos
de las sustancias toxicas, llevándolas al hígado para la desintoxicación.
Las enzimas hepáticas pueden inactivar una parte del fármaco. Este
proceso somete a los fármacos administrados al metabolismo de primer
paso en el hígado. Por ello, tendrá que administrarse la cantidad sufi-
ciente que garantice una concentración plasmática eficaz del fármaco en
la circulación general.

La vía enteral incluye, a su vez, las siguientes vías de administración:

• Oral con deglución.


• Sublingual.
• Rectal.

2. Parenteral: en la vía de administración parenteral, el fármaco se intro-


duce directamente en un espacio tisular (circulación general, líquido
cerebroespinal, tejido subcutáneo, tejido muscular). La rapidez con la que
aparecen los efectos del fármaco dependen del flujo sanguíneo de cada
tejido. Entre las desventajas se encuentra un mayor riesgo de infección y
mayor toxicidad. Por el contrario, tiene las ventajas de la rapidez de acción
y un mejor control de dosis administrada.

Dentro de las vías de administración parenteral se encuentran:

• Subcutánea.
• Intramuscular.
VI. FORMAS FARMACÉUTICAS Y VÍAS DE ADMINISTRACIÓN 677

• Intravenosa.
• Intratecal.

3. Tópica: los fármacos administrados por vía tópica se absorben a partir


de la piel y los tejidos subcutáneos. Es una buena vía para fármacos que
tengan que administrarse lenta y continuamente a lo largo de períodos
prolongados, al ser fácil y cómoda.

Dentro de las vías de administración tópica se encuentran:

• Por inhalación.
• Fármacos administrados sobre la piel.
• Fármacos administrados en mucosas.

VÍA VENTAJAS DESVENTAJAS

Enteral • Sencilla, barata, cómoda, indolora, • Exposición del fármaco a entornos


sin infecciones gastrointestinales agresivos y al
metabolismo de primer paso; precisa
de absorción gastrointestinal;
distribución lenta hacia el sitio de la
acción farmacológica

Parenteral • Distribución rápida hacia el sitio de la • Irreversible, infección, dolor, miedo,


acción farmacológica; intervención obligatoria de personal
biodisponibilidad elevada, no sujeta cualificado
al metabolismo de primer paso ni a
entornos gastrointestinales rigurosos

Mucosa • Distribución rápida hacia el sitio de la • Hay pocos fármacos que puedan
acción farmacológica, no sujeta al administrarse por esta vía
metabolismo de primer paso ni a
entornos gastrointestinales rigurosos;
suele ser indolora, sencilla, cómoda,
con pocas infecciones; posibilidad de
llegar directamente a los tejidos
afectados

Transdérmica • Sencilla, cómoda, indolora, excelente • Los fármacos han de ser muy lipófilos;
para una administración continua o distribución lenta hacia el sitio de la
prolongada, no sujeta al metabolismo acción farmacológica; puede causar
de primer paso ni a entornos irritación
gastrointestinales rigurosos

Figura 50.10
Vías de administración de fármacos.
678 50.  Farmacología en Enfermería

VII.  APLICACIÓN DEL PROCESO DE ATENCIÓN


FASES CÍCLICAS DEL PROCESO
EN ENFERMERÍA EN LA ADMINISTRACIÓN DE
DE ENFERMERÍA
MEDICAMENTOS
1) Valoración
En México existe la NOM-019-SSA-2013 para la práctica de enfermería en el
2) Diagnóstico de enfermería Sistema Nacional de Salud, cuyo objetivo es: “establecer las características y es-
pecificaciones mínimas para la prestación del servicio de enfermería en los esta-
blecimientos de atención médica del Sistema Nacional de Salud, así como para
3) Planeación o planificación
la prestación de dicho servicio que en forma independiente otorgan las personas
físicas con base en su formación académica”.
4) Ejecución-intervención
Con base en esta Norma y a la continua capacitación que debe tener el personal
5) Evaluación de enfermería para elevar su formación académica, junto con los avances tecno-
lógicos constantes en los servicios de salud, se garantiza una oferta de calidad y
Figura 50.11 solución a los problemas que afectan a la población. Asimismo, se constata que
Fases cíclicas del proceso de enfermería. la participación del personal de enfermería es de vital importancia para lograr el
éxito o fracaso en el tratamiento farmacológico que recibe el paciente.

Por otro lado, es bien sabido que los procesos que el personal de enfermería
debe elegir, planear, ejecutar y evaluar deben realizarse de manera ordenada y
sistemática. Sólo así se garantiza la obtención de la información necesaria para
identificar los problemas del individuo, de la familia y la comunidad en las dife-
rentes etapas de la vida, aplicando para ello el método científico en su quehacer
cotidiano.

El proceso de enfermería como instrumento continuo y práctico asegura la cali-


dad en los cuidados y en la atención individualizada, así como ofrece ventajas
tanto para quien la otorga como para quien la recibe.

El proceso de enfermería aplicado a la farmacoterapia se organiza en cinco fa-


ses cíclicas (Figura 50.11), interrelacionadas y progresivas: valoración, diagnós-
tico de enfermería, planificación, ejecución-intervención y evaluación.

A. Valoración

En esta primera fase se recopilan los datos del paciente, que pueden ser
1) subjetivos, como la sintomatología (sensaciones, sentimientos, valores,
actitudes y situaciones de vida) u 2) objetivos, es decir, los signos observa-
bles que pueden cuantificarse (sentidos de la vista, el olfato y la audición).
La recogida de datos debe realizarse de forma organizada y sistemática, al-
go esencial para realizar el diagnóstico de enfermería. Asimismo, estos datos
ayudarán a identificar los factores y las situaciones que determinan los pro-
blemas presentes o probables en la terapia farmacológica, facilitando la inter-
vención de enfermería frente a la administración de fármacos, a través de:

• Recopilación de la información.
• Organización de los datos.

B. Diagnóstico de enfermería

Es prioritario emitir un juicio profesional, siempre con base en los datos reco-
pilados por el personal de enfermería para la administración de fármacos, al
problema detectado. Cuando se emite un diagnóstico de enfermería frente
al tema planteado, la responsabilidad de proponer y ejecutar el plan de acti-
vidades y cuidados recae sobre el profesional que lo emitió. En el caso de
problemas interdependientes, el profesional deberá colaborar con el equipo
de salud en la cadena farmacológica.
VII. APLICACIÓN DEL PROCESO DE ATENCIÓN EN ENFERMERÍA EN LA ADMINISTRACIÓN 679

C. Planificación

En dicho proceso se contempla el desarrollo de estrategias a seguir, las cua-


les servirán para prevenir o corregir los problemas identificados previamente
relacionados con la administración de medicamentos. Sí en algunos casos
el problema no puede corregirse, entonces el personal de enfermería puede
intervenir para minimizar sus efectos.

La planificación incluye las siguientes etapas:

1. Establecimiento de prioridades: esta etapa implica habilidades esen-


ciales del pensamiento crítico: ¿qué problemas necesitan atención inme-
diata y cuáles pueden esperar?, ¿qué problemas son responsabilidad de
uno mismo y cuáles deben referirse a otro profesional?, ¿qué problemas
se tratarán usando los planes de cuidado estandarizados? Es esencial
poder identificar los problemas que no están cubiertos por los protocolos
o planes estándares pero que deben tratarse para asegurar una estancia
hospitalaria segura y que el alta se produzca a su debido tiempo.

2. Determinación de objetivos (metas): también se denomina “determi-


nación de la conducta”, y su propósito es definir la forma tanto del profe-
sional de enfermería como del paciente en el momento que saben que la
respuesta diagnóstica ha sido prevenida, modificada o corregida. Por lo
tanto, los objetivos sirven como anteproyecto para la evaluación del pro-
ceso. Si se plantean de manera adecuada, estos permiten determinar la
eficacia de las intervenciones de enfermería. Los objetivos centrados
en el paciente se fijan en los resultados esperados por el tratamiento
adecuado y los beneficios obtenidos por los cuidados enfermeros. Por
otra parte, los objetivos a corto plazo describen los beneficios tem-
pranos que se esperan de las intervenciones enfermeras (por ejemplo,
“mañana será capaz de andar hasta el baño sin ayuda”). Finalmente, los
objetivos a largo plazo describen los beneficios que se esperan ver en
un lapso de tiempo, por ejemplo después de alguna cirugía (“podrá cami-
nar de manera independiente por todo el pasillo tres veces al día”).

3. Planificación de las intervenciones de enfermería: durante esta la fase


se elaboran los objetivos y las intervenciones de enfermería. Los objeti-
vos indican lo que será capaz de hacer la persona cuidada como objetivo
de las acciones de enfermería. Las intervenciones de enfermería descri-
ben la forma en que el profesional puede ayudar al paciente a conseguir
los objetivos o resultados esperados.

D. Ejecución-Intervención

Esta fase consiste en la ejecución planeada por el personal de enfermería


frente a la administración de medicamentos. Consta de varias actividades:
validar el plan, documentarlo, otorgar la prestación, documentar la atención
de enfermería y continuar con la recopilación de datos.

E. Evaluación

Existe un proceso continuo utilizado para juzgar cada parte del proceso de
enfermería aplicado a la farmacoterapia, el cual consiste en la comparación
sistemática y planificada entre lo programado y los resultados esperados.
Dicho proceso consta de tres partes:

1. Evaluación del logro de objetivos: sirve para decidir si el objetivo pro-


puesto en el plan de atención se logró. La evaluación debe realizarse del
680 50.  Farmacología en Enfermería

momento o en la fecha que se especificó en el plan. Mientras que el pro-


fesional de enfermería brinda la atención al paciente, también se encarga
de reunir información continuamente. La evaluación sólo se aplica al pa-
ciente con respecto a la capacidad que presenta para realizar las activi-
dades propuestas de manera previa en el objetivo del plan de atención.
Se evalua con base en los siguientes puntos: a) objetivo logrado o logro
total, que se da cuando el paciente es capaz de realizar el comportamiento
en el tiempo establecido por el objetivo; b) objetivo logrado de forma par-
cial, que ocurre cuando el paciente está en el proceso de alcanzar el
resultado esperado o puede demostrar el comportamiento, aunque no
como el que fue especificado en el objetivo; c) objetivo no logrado, cuando
el paciente no ha conseguido el resultado esperado y puede afirmarse
que no hubo logro. El resultado final, sea cual sea, quedará registrado en
la historia clínica. Si el problema del paciente atendido quedó resuelto,
el enfermero indicará que el objetivo se logró. Cuando el problema no se
resuelve, o el objetivo se alcanza parcialmente o no se alcanza, se inicia
la segunda parte de la evaluación.

2. Revaloración del plan de atención: también denominado retroalimen-


tación, el proceso consistente en modificar o eliminar diagnósticos de
enfermería, objetivos y acciones sobre los datos que arroja el paciente
sujeto de atención. Estos datos provienen de la observación, la histo-
ria y la entrevista, pero la mayor parte de estos los reúne el profesional
de enfermería mientras realiza, coordina y supervisa la atención. Esta
reciente información será crucial para evaluar los logros e incluso indi-
car la necesidad de revisar el plan de atención vigente, en el cual pue-
den presentarse algunas situaciones que hayan obligado a modificar el
orden de las prioridades, que obliguen a un nuevo diagnóstico o que
indiquen que el objetivo establecido no se logró, o sólo de forma par-
cial. Con estos resultados, el profesional de enfermería tendrá que tomar
decisiones entre las que se incluyen cambiar el orden de prioridades,
elaborar nuevos diagnósticos de enfermería sobre las nuevas respues-
tas, eliminar diagnósticos de los problemas resueltos, replantear nuevas
metas y acciones para solucionar el diagnóstico persistente, o identificar
las razones por las cuales el objetivo no se logró o sólo se logró parcial-
mente. En cuanto a esta última decisión, las razones más frecuentes se
refieren a que el objetivo es irreal para las capacidades del paciente, por
los recursos que se disponen o porque, si bien el diagnóstico y el objetivo
son adecuados, las acciones de enfermería no fueron suficientes para
alcanzarlo. También puede darse el caso de que el diagnóstico, el objetivo
y las acciones son adecuados pero las circunstancias del hospital o del
paciente hayan cambiado.

3. Satisfacción del sujeto de la atención: no siempre se tiene el cono-


cimiento de lo que implican unos cuidados adecuados. En este sentido, a
veces el paciente, por ignorancia u otros motivos, puede sentirse satisfe-
cho con unos servicios inadecuados, o al contrario, sentirse insatisfecho
de algunas intervenciones a pesar de haber sido sometido a unos excelen-
tes cuidados de enfermería. Por ello, es importante conocer su punto de
vista para poder discutirlo llegado el caso, puesto que la satisfacción del
sujeto de atención es un indicador esencial en la evaluación de la calidad
en los servicios de salud. Cabe resaltar que en la evaluación del logro del
objetivo no se evalúan las acciones de enfermería, algo que se lleva a
cabo en la evaluación del plan. La evaluación y revaloración ayudan al pro-
fesional de enfermería a desarrollar las habilidades necesarias para pro-
poner planes reales y objetivos que ayuden a resolver los problemas del
paciente. Por otra parte, posibilitan la retroalimentación necesaria para
determinar si el plan de atención fue efectivo en la eliminación, dismi-
VII. APLICACIÓN DEL PROCESO DE ATENCIÓN EN ENFERMERÍA EN LA ADMINISTRACIÓN 681

nución o prevención de los problemas del paciente. Por último, también


permiten diseñar protocolos de atención de enfermería cuando el plan de
atención ha dado resultados satisfactorios. En caso contrario, permiten
valorar lo positivo y lo negativo del plan antes de volverlo a utilizar.

Adicionalmente a todo lo mencionado, el profesional de enfermería debe


tener la suficiente capacidad para poder interrelacionar las etiquetas diag-
nosticas (NANDA), los criterios de resultados (NOC) y las intervenciones
(NIC), para detectar el problema real o potencial y tratar de solucionarlo
mediante alguna de las intervenciones enfermeras garantizando la cali-
dad y seguridad del paciente. Ello permitirá identificar errores y detectar
las carencias dentro del propio sistema.

Por lo tanto, es de suma importancia situar el nivel de responsabilidad


que el personal de enfermería tiene en los centros laborales donde ejerce
la atención médica, ya sea en el sector público, social, privado o de forma
independiente. Sólo con una actuación basada en estos principios se
puede garantizar la calidad en los servicios de salud y los beneficios en
los cuidados al paciente.

VIII.  PAPEL DEL PERSONAL DE ENFERMERÍA EN LA


ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS
El personal de enfermería tiene un gran reto sobre la responsabilidad del cui-
dado de la salud y es, por excelencia, el personaje que acompaña al paciente
hombro con hombro durante toda la estancia que sea necesaria y durante la evo-
lución de su enfermedad. Dentro de sus compromisos se encuentran el cuidado,
la administración y la adecuada utilización de los tratamientos farmacológicos
indicados por el médico y, sobre todo, la modificación resultante de su estilo de
vida y la importancia que se genera en la atención de la salud.

Hay que considerar como error de medicación cualquier desviación de la orden


médica, protocolos, procedimientos y técnicas establecidas por el hospital que
incluyen: prescripción, dispensación, administración y cumplimiento por parte
del paciente. De esta manera, podemos inferir la importancia que tiene la cons-
tante capacitación del personal de enfermería con respecto a la administración
de medicamentos: conocer su acción en la administración y el cálculo de medi-
camentos, las condiciones del paciente, la dilución y la infusión del fármaco, la
interacción medicamentosa que puede presentarse, el nombre genérico o co-
mercial, la preparación del medicamento y la prescripción médica.

Es importante resaltar que, muchas veces, el propio personal de enfermería


está resolviendo las dudas de manera incorrecta. Un minucioso seguimiento en
la detección de errores que se dan durante la administración ha mostrado varios
factores comunes de riesgo como son: la hora en el cambio de turno, el número
de medicamentos por cada paciente, factores ambientales como luz, ruido o fa-
tiga, sobrecarga de trabajo, y una deficiente comunicación entre el personal de
enfermería.

Una de las posibles soluciones que podemos llevar a cabo para evitar a apari-
ción de errores en la administración de medicamentos consiste en establecer
pautas para la administración segura de medicamentos.

La adecuada utilización de los recursos disponibles del hospital, como los pro-
tocolos, puede ser otra solución. Los protocolos facilitan el conocimiento de
las estrategias a seguir para la prevención de los errores de medicación en su
administración, las medidas de seguridad que hay que tener, las intervenciones
682 50.  Farmacología en Enfermería

de enfermería ante la aparición de reacciones adversas y errores en la medica-


ción, y, finalmente, las intervenciones de educación para la salud dirigidas hacia
el paciente. Por último, la administración segura de los medicamentos debe ga-
rantizarse con la aplicación de referencias farmacológicas estandarizadas, el ser-
vicio de farmacia, artículos sobre medicamentos y trabajo en equipo entre el
personal de enfermería, médicos, químicos farmacéuticos y pacientes.

IX.  EFECTOS ADVERSOS E INTERACCIONES


MEDICAMENTOSAS
La Norma Oficial Mexicana NOM-220-SSA1-2002 para la práctica de enfermería
en el Sistema Nacional de Salud establece las directrices a través de las cua-
les deben realizarse las actividades de la farmacovigilancia. Además, especifica
que el uso terapéutico de un medicamento se basa en criterios de eficacia y
seguridad, considerados desde la perspectiva de la relación riesgo/beneficio. De
manera general, un medicamento es seguro cuando sus riesgos se consideran
aceptables con relación al beneficio terapéutico que aporta, es decir, cuando el
patrón de reacciones adversas resulta tolerable.

La reacción adversa es aquella respuesta que es nociva y además no deseada,


que se presenta posteriormente a la administración de un medicamento a dosis
terapéuticas. Un evento adverso puede definirse como cualquier suceso médico
indeseable que pueda presentarse durante el tratamiento correspondiente del
medicamento, pero que no tiene necesariamente relación causal con el mismo.

El término hipersensibilidad se refiere al exceso o deficiencia inadecuada de


la respuesta inmunitaria que se presenta frente a antígenos ambientales, habi-
tualmente no patógenos, que causan inflamación tisular y mal funcionamiento
orgánico. Estas reacciones constituyen una serie de procesos patológicos que
resultan de una interacción específica entre antígenos (Ag) y anticuerpos (Ac)
o linfocitos sensibilizados. Gell y Coombs clasificaron la hipersensibilidad en 4
tipos (Figura 50.12), en cada uno de los cuales participan de forma secuencial
diferentes tipos de células y mediadores solubles.

TIPOS DE HIPERSENIBILIDAD

• Hipersensibilidad Tipo I: son reacciones en las que los Ag se combinan con


inmunoglobulinas (Ig) E específicas que se hallan fijados por su extremo Fc
(fracción cristalizable) a receptores de la membrana de mastocitos y basófilos
de sangre periférica

• Hipersensibilidad Tipo II: son reacciones mediadas por la interacción de Ac Ig


G e Ig M preformadas con Ag presentes en la superficie celular y otros
componentes tisulares

• Hipersensibilidad Tipo III: son reacciones producidas por la existencia de


inmunocomplejos (IC) circulantes de Ag-Ac que al depositarse en los tejidos
provocan activación de fagocitos y daño tisular

• Hipersensibilidad Tipo IV: son reacciones de hipersensibilidad celular o


mediada por células, causadas por linfocitos T sensibilizados al entrar en
contacto con el Ag específico, pudiendo producir una lesión inmunológica por
efecto tóxico directo o a través de la liberación de sustancias solubles
(linfocinas)

Figura 50.12
Tipos de hipersensibilidad.
IX. EFECTOS ADVERSOS, INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS 683

Las interacciones medicamentosas son las respuestas farmacológicas que


no pueden explicarse por la acción de un solo fármaco, sino por los efectos cau-
sados por dos o más medicamentos que están interactuando de manera simul-
tánea sobre un mismo organismo. Puede ocurrir que el efecto de un fármaco
se modifique por la administración de otro o que ambos fármacos modifiquen
sus efectos. En ocasiones, estas consecuencias pueden resultar beneficiosas y
aprovechadas en la clínica para obtener un beneficio terapéutico. Sin embargo,
las interacciones más preocupantes por sus complicaciones en la evolución clí-
nica del paciente son aquellas cuya consecuencia no resulta beneficiosa, sino
perjudicial, bien porque aumentan los efectos adversos, bien porque disminu-
yen el efecto terapéutico o, algo muy importante en la clínica por la gravedad
del efecto producido, porque generan interacciones con riesgo potencial para la
vida del paciente. Por lo tanto, el personal de enfermería debe 1) conocer qué
fármacos entre los que prescribe pueden experimentar interacciones con mayor
frecuencia y, en particular, 2) reconocer aquellas que puedan ser graves. La pro-
babilidad de que un paciente sufra interacciones o reacciones adversas aumenta
de manera exponencial con el número de fármacos que recibe, de manera que
los pacientes que toman entre 2 y 5 fármacos tienen un 20% de probabilidades
de presentar interacciones y aquellos que reciben más de 6, un 80%.

Dentro de los factores que incrementan y conllevan al aumento de interacciones


se encuentran:

1. Factores relacionados con el fármaco: estos factores incluyen la pro-


babilidad de que aparezcan interacciones clínicamente significativas si se
administran dosis superiores a las habituales de los fármacos que poten-
cialmente interactúan entre sí, cuando son ingeridos simultáneamente o
con poca diferencia de tiempo entre uno y otro, y cuando el tratamiento
se prolonga durante varios días o semanas. También hay que tomar en
cuenta la vía de administración y la forma farmacéutica de los medica-
mentos administrados.

2. Factores relacionados con los pacientes: se conocen poblaciones


o comunidades específicas que presentan un mayor riesgo de padecer
interacciones entre fármacos y de sufrir repercusiones clínicas importan-
tes. Por otra parte, la mayoría de los pacientes con enfermedades graves
que precisan muchos fármacos, así como aquellos con alteraciones de
la función renal y hepática, tienen una mayor probabilidad de interacción.
Además, no deben descuidarse las modificaciones del metabolismo de
los fármacos condicionados genéticamente, el consumo de cigarrillos, los
hábitos dietéticos y la exposición a productos químicos y otros agentes
ambientales que pueden modificar el metabolismo de los fármacos. Con
respecto a la edad, el grupo de pacientes con más alto riesgo son los
ancianos, quienes a menudo reciben un gran número de medicamentos.
Este grupo de edad presenta una disminución de los sistemas de eli-
minación y presentan múltiples patologías concomitantes. Además, con
frecuencia se confunden en la toma de la medicación, y son muy suscep-
tibles de padecer interacciones especialmente con fármacos cardiovascu-
lares y psicótropos.

A. Mecanismos de producción de las interacciones

Pueden producirse interacciones cuando se añade un fármaco a una pauta


terapéutica o cuando se retira uno que ya se estaba administrando. Las dife-
rentes formas de producción de interacciones pueden clasificarse en tres
grupos:

1. De carácter farmacéutico: son aquellas que tienen que ver con incom-
patibilidades físicoquímicas, y se producen fuera del organismo.
684 50.  Farmacología en Enfermería

2. De carácter farmacocinético: son las que se producen cuando el fár-


maco desencadenante de la interacción altera la absorción, distribución,
metabolismo o eliminación del fármaco afectado, de modo que la conse-
cuencia de dicha interacción será bien un aumento, bien una disminu-
ción del número de moléculas disponibles para actuar a nivel del órgano
efector.

3. De carácter farmacodinámico: se producen a nivel del mecanismo


de acción del fármaco por una modificación en la respuesta del órgano
efector, a nivel del receptor farmacológico de los procesos moleculares
subsiguientes o por sistemas fisiológicos diferentes. Como consecuencia,
aparecen fenómenos de sinergia, antagonismo o potenciación del fárma-
co afectado por la interacción.

B. Interacciones farmacológicas con alimentos

Los nutrientes de la dieta cotidiana, que son el sustrato original de los dife-
rentes sistemas enzimáticos del organismo, presentan la capacidad de inhi-
bir e inducir ciertos procesos enzimáticos que, administrados conjuntamente
con algunos fármacos, pueden dar lugar a interacciones. Algunas de estas
interacciones son bien conocidas dada la gravedad de sus efectos, como por
ejemplo las que pueden generarse con los alimentos ricos en tiramina com-
binados con un tratamiento con inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO);
se ha constatado una reacción hipertensa grave en pacientes que estén
siendo tratados con este tipo de antidepresivos. Otras interacciones con ali-
mentos disminuyen claramente los efectos del fármaco, como por ejemplo
cuando se toman alimentos ricos en calcio mientras se está sometido a un
tratamiento con quinolonas. Existen otros alimentos que suelen presentar
interacciones y que son menos conocidos, como es el caso del zumo de uva
y de toronja (pomelo). Estos alimentos pueden aumentar los niveles séricos
de multitud de fármacos debido a que son potentes inhibidores de varias
enzimas del grupo del citocromo P450.

Cabe mencionar que las interacciones farmacológicas con los alimentos y


nutrientes no solamente afectan a los fármacos, sino que también pueden
darse carencias de vitaminas y minerales inducidas por el tratamiento con de-
terminados medicamentos. Los corticoesteroides, por ejemplo, provocan un
déficit de vitamina C y de vitamina E, por parte de los antiepilépticos.

Los pacientes sometidos a un tratamiento con algún preparado de origen


vegetal corren el riesgo de aumentar las interacciones farmacológicas. Por
este motivo, es de vital importancia conocer dicho dato en la historia clínica
del paciente a la hora de prescribir nuevos fármacos.

X.  BIBLIOGRAFÍA

1. WHO Draft Guidelines for Adverse Event Reporting and Learning Systems
From information to action; 2005. EIP/SPO. World Health Organization

2. Buenas Prácticas de Farmacovigilancia, Organización Panamericana de


la Salud. Washington, D. C.:OPS, © 2011. (Red PARF Documento Técnico
No. 5). 78 pág.

3. The IMPORTANCE of PHARMACOVIGILANCE. Safety Monitoring of


medicinal products, 2002, The World Health Organization, Safety monito-
ring of medicinal products.
Bibliografía685

4. Of studies, syntheses, synopses, summaries, and systems: the “4S” evo-


lution of information services for evidence-based health care decisions,
ACP J Club. 2006 Nov-Dec;145:A8. doi:10.7326/ACPJC-2006-145-3-A08

5. Of studies, syntheses, synopses, summaries, and systems: the “5S” evo-


lution of information services for evidence-based healthcare decisions.
Evid Based Nurs 2007;10:1 6-7

6. Holloway Kathleen, Green Terry. Guía práctica. Comités de farmacoterapia.


Organización Mundial de la Salud, 2003 Departamento de Medicamentos
Esenciales y Política Farmacéutica, Ginebra, Suiza. http://www.farmaco-
pea.org.mx/inicio.php

7. Norma Oficial Mexicana NOM-019-SSA3-2013 para la práctica de enfer-


mería en el Sistema Nacional de Salud

8. Reina G., Nadia Carolina. (2010). EL PROCESO DE ENFERMERÍA:


INSTRUMENTO PARA EL CUIDADO. Umbral Científico, Número 17,
Diciembre, pp. 18-23.

9. Iyer P, Taptich B, Bernocchi D. Proceso de Enfermería y Diagnóstico de


Enfermería. México: Mc Graw- Hill Interamericana; 1997. p 156-221

10. Barker K, Flynn E, Pepper G, Bates DW, Mikeal RL. Medication errors obser-
ved in 36 health care facilities. Arch Intern Med 2002; 162(16):897-903.

11. Ashton KC, Iyer PW. Medication errors. A bitter pill. Nurs Leadersh Forum
2003; 7(3):121-8 Rev Latino-am Enfermagem 2007 setembro-outubro;
15(5)

12. VanArsdel PP Jr. Trastornos por hipersensibilidad. En: Berkow R, ed. El


Manual Merck. 9ª ed. España: Doyma libros, SA, 1994: 351- 382.

13. Minguela Puras A, Moya- Quiles MR. Tipos de reacciones de hipersen-


sibilidad. Alergomurcia [en línea] 2005 [fecha de acceso, 20 de enero de
2007].

14. Ballesteros N, Solana R. Hipersensibilidad. Inmunología on line [En línea]


2003 [Fecha de acceso 09 de Noviembre de 2006].