Vous êtes sur la page 1sur 8

1

MATERIA: Divorcio Culposo.

PROCEDIMIENTO: Ordinario.

FECHA DE MATRIMONIO: 16 de enero del 201430 de mayo de 2001

DEMANDANTE: Marìa Cecilia Bascuñán OssesCarolina Guzmán Armendia

RUT: 167280002.099.740-39

DOMICILIO: Los Alerces San EugenioNº 2001357, depto. 806, Concepción Ñuñoa.

ABOGADO PATROCINANTE Y APODERADO: Pamela Alejandra Méndez RojasIgnacio


Palma Baehr.

RUT: 15675083-24.286.981-8

DOMICILIO: la colonia #1705 Concepción Santa María 0200, Providencia.

MAIL: abogados@gmail.com.

DEMANDADO: Mario Alfredo Vergara Salas Jorge Zambrano Peña

RUT: 15035356-41.559.171-5

DOMICILIO: Ignacio Colla Nº472 Concepción Jorge Washington 2261, depto. 1000,
Ñuñoa.

____________________________________________________________________

EN LO PRINCIPAL: Divorcio culposo; PRIMER OTROSÍ: En subsidio, divorcio por cese


de convivencia. SEGUNDO OTROSI: Compensación económica. TERCER OTROSÍ:
Acompaña documentos. CUARTO OTROSÍ: Forma de notificación. QUINTO OTROSÍ:
Patrocinio y poder.

S.J.L DE FAMILIA DE CONCEPCIÓN SANTIAGO Formatted: Font: (Default) Arial


2

Marìa Cecilia Bascuñán OssesCAROLINA GUZMÁN ARMENDIA,


chilena, Operador Traineerenfermera, Ccédula nacional de identidad 16.728.000-
32.099.740-9, domiciliada calle Alerce nº 357 de la Ciudad de Concepción en Avenida
Vicuña Mackenna 1302, comuna de Santiago, a US. respetuosamente digo:

Que por este acto, vengo en deducir demanda DIVORCIO CULPOSO, en contra
de Mario Alfredo Vergara Salas JORGE ZAMBRANO PEÑA,operador de maquinaria
pesada doctor, cédula nacional de identidad N° 15.035.356-42.099.740-9, con
domicilio en Avda. . Ignacio colla Nº 472Jorge Washington 2261,comuna de Ñuñoa
Región Metropolitana, en razón de los hechos y fundamentos de derecho que a
continuación expongo:

LOS HECHOS:

Que producto de una relación de pololeo con Mario Alfredo Vergara salas
Jorge Zambrano Peña, contrajimos matrimonio el año 201401 bajo el régimen de
separación de bienes , en el enlace inscrito con el número 44 , del registro
correspondiente del servicio de Registro civil e identificación celebrado en la
circunscripción de Hualpèn . El demandado y yo nos conocimos en la facultad de
medicina y nuestras vidas siempre estuvieron ligadas al quehacer profesional. Yo
estudié enfermería y él medicina, con respecto a nuestra relación amorosa de más
de 10 años tuvimos dos hijos dentro de la filiación matrimonial Mario Alfredo y
Carla Andrea de 9 u 3 años de edad respectivamente .respectivamente. Jamás
tuvimos hijos.

El Año 20071 conocí al demandado , a través de una amiga en común , a los pocos
días de conocernos comenzamos la relación de pololeo ; en ese entoncobtuve es
yo tenía 24 años de edad y acababa de retomar a Hualpèn , tras un periodo en
tratamiento en la clínica de san Bartolomé de la ciudad de Concepción por un
diagnóstico de depresión , terapia por la que debí suspender mis estudios de técnico
en enfermería l , en la universidad del Bio Bio sede Concepción , en ese momento el
demandado tenía la edad de 18 años .empleo de ayudante de arsenalera en la clínica
Las Condes, habiéndome desempeñado con la mejor calificación de dicha institución.
A los dos años ascendí a jefa de pabellón, recibiendo una remuneración de
$1.500.000 por dicha labor. El mismo año en vísperas del 2001, el demandado ganó
una beca a través de la Armada, por lo tanto nos fuimos a vivir a Puerto Montt. Allí
residimos en una casa dada por la Armada en medio de la base naval. En dicha ciudad
3

me hice de un nuevo empleo en la clínica Los Andes, empero me desempeñaba como


enfermera y bajo un sueldo de $900.000.

En la época que el demandado y yo vivíamos juntos ya teníamos a nuestro primer


hijo nos encontrábamos viviendo en la casa de mi madre en Puerto Montt, fueron
poco los meses de estar con el demandado que fueron buenos , pasando por
periodos de excesiva violencia psicológica y malos tratos .procuraba asistir a los
eventos sociales impartidos por las familias de uniformados. Puse mi esfuerzo al
servicio de mi marido y de mi matrimonio, siguiendo el protocolo social de la Armada
con rigurosa observancia, impartiendo comidas, sobre todo en lo referente a
ceremonias y relaciones sociales al interior de la oficialidad.

Sin embargo, el año 20094 el demandado no aportaba dinero para la manutención


de nuestro hijo y menos de mi persona es lo que vi en necesidad de salir a trabajar
fuera del hogar. Como una forma de tener un trabajo estable y no alejarme la
mayoría del tiempo del lugar en que vivíamos junto a nuestro hijo, comencé a
trabajar de obrera en una Construcción cercana a casa.abandonamos dicha casa de
Puerto Montt y decidimos volver a la ciudad de Santiago dado que mi marido obtuvo
una beca de obstetricia en el hospital Exequiel González Cortés.

Nunca dejo que pudiera desempeñar bien mis labores de trabajo, con constantes
problemas , debido a sus malos tratos respecto a mi persona , logro darme
nuevamente depresión , sufrí mucho durante los más de 10 años de Matrimonio
con el demandado nunca tuvo interés de aportar con Santiago busqué trabajo.
Desde la clínica Las la manuntencion de ambos hijos sobre todo cuando nació
nuestra segunda hija , el demandado retiro los muebles que guarnecían en mi hogar
, quitando posteriormente a nuestros hijos del plan de salud Condes, lugar en el que
me desempeñé en el pasado con un currículo destacado, me manifestaron que ya
no podía reincorporarme a la planta. Más tarde encontré trabajo en clínica Indisa
donde me desempeñé como enfermera a cambio de una remuneración de
$1.000.000.

Ese mismo año, el 2004 Cabe señalar por lo demás que cuando en una oportunidad
se compareció al tribunal de familia arribamosllego la actual pareja del demandado
a Santiago, que daba a conocer la llegaron a mi poder fotos que daban cuenta de
una infidelidad por parte de mi marido con ella y con respecto a la hija de filiación
no matrimonial que tienen con la actual pareja la menor solo tiene 1 año y 5 meses
de edad una enfermera de su trabajo.
4

Ante aquella situación, no tengo como comprobar si efectivamente este amorío


proviene antes de contraer matrimonio , el termino de nuestro matrimonio se debió
a las constantes malos tratos tanto psicológicos como económicos lo cual lo encaré
de inmediato y se vio obligado a transparentar su amorío. En virtud de ello me retiré
del hogar común el año 2005 y me trasladé donde mi madre, con quien vivo hasta la
fecha. La infidelidad de don Jorge Zambrano configuró significó el término de
nuestra relación, espor cuanto ésta significó importó una inobservancia grave a las
obligaciones del matrimonio.

EL DERECHO:

El derecho. Divorcio

El Divorcio por culpa está consagrado en el artículo 54 de la Ley de Matrimonio


Civil que prescribe “El divorcio podrá ser demandado por uno de los cónyuges, por
falta imputable al otro, siempre que constituya una violación grave de los deberes y
obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con
los hijos, que torne intolerable la vida en común”.

El mismo artículo especifica en su numeral segundo una de las diversas formas en


las que se entiende que alguien incurre en la conducta antedicha: “Trasgresión grave
y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio.
El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de trasgresión
grave de los deberes del matrimonio”.

Sub lite el demandado confesó expresamente su falta de abandono al hogar común


como a los deberes y ayuda mutua debido a que jamás socorrió ni cuido del hogar
común su amorío con una enfermera de su trabajo a propósito del incidente con las
fotografías íntimas que lo vinculaban a esa mujer,. también fue Fue infiel, por lo
tanto le es imputable una falta que constituye una violación grave a las obligaciones
que implica el matrimonio que torna intolerable la vida en común.

El derecho. Compensación económica


5

El artículo 61 de la Ley de Matrimonio Civil refiere que “Si, como a consecuencia de


haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, uno
de los cónyuges no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante
el matrimonio, o lo hizo en menor medida de lo que podía o quería, tendrá derecho
a que, cuando se produzca el divorcio o se declare la nulidad del matrimonio, se le
compense el menoscabo económico sufrido por esta causa”.

Es doctrina aceptada lo que manifiesta el profesor Carlos Pizarro Wilson en su


artículo “La Compensación Económica en la Nueva Ley de Matrimonio Civil Chilena”
(Cuadernos de Análisis Jurídico N° 43 de la Facultad de Derecho de la Universidad
Univ. Diego Portales, página p. 11), donde afirma que esta institución “equivale al
menoscabo patrimonial avaluado en dinero a favor de uno de los cónyuges que en
razón de haberse dedicado más que el otro al cuidado personal de los hijos o a labores
propias del hogar no desarrolló una actividad lucrativa o sus ingresos fueron
inferiores a los que habría podido obtener. La compensación económica presenta un
marcado carácter indemnizatorio por el enriquecimiento del cónyuge deudor y el
empobrecimiento del cónyuge beneficiado”.

De lo previamente expuesto se concluye que los elementos de la compensación


económica son los siguientes:

a.- Dedicación al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común:
Si bien el demandado y yo no fuimos padres, como ya mencioné, mi vida como
esposa de un integrante de la oficialidad de la Armada chilena estaba marcada
por el protocolo y la celebración de comidas para relaciones sociales. Yo
llevaba a cabo dicho esfuerzo en nombre de mi matrimonio, pero más
específicamente por la carrera de mi marido y su rápida promoción, para que
fuéramos mejor vistos y apreciados por la comunidad de la base naval, pues
queríamos irradiar algo positivo como hogar.

Me dedique exclusivamente a las labores del hogar y al cuidado personar de


nuestros hijos Todas las mujeres de los altos mandos llevamos a cabo la
celebración de comidas, las relaciones sociales de la oficialidad son una forma
muy importante de dedicarse al hogar común de un matrimonio.

b.- Ausencia o reducción en la actividad remunerada del cónyuge beneficiario:


Es cierto que yo trabajaba como enfermera cuando podía, pero es aún más cierto
6

el hecho de que producto de mi matrimonio con el suscrito no me dediqué a la


enfermería como hubiera querido, y mucho menos como mi potencial
profesional sugería, pues un día fui Jefa de Pabellón para luego terminar con un
matrimonio a cuestas y una carrera prometedora abortada, con un sueldo mucho
menor al máximo que obtuve (tragicómicamente) cuando recién me casé.
Gracias a mi matrimonio y mi dedicación a él en cuanto cónyuge más débil,
experimenté una reducción de mi actividad remunerada.

c.- Menoscabo económico: Tal como relaté en los hechos, mi cónyuge trabaja
como operador de maquinaria y por tanto nunca quizo dar dinero para la
mantención del hogar y cuidado personal de los hijos fue promovido
profesionalmente de forma meteórica, becado en diversas instituciones de
salud pública. Su éxito, en realidad era también mi éxito dado que viajé con
él a todas las ciudades que sus becas exigían postergándome como
profesional y como mujer. Mi dedicación al hogar y postergación de mi
carrera profesional le permitió comprarse el departamento en el que
actualmente por medio de un crédito hipotecario. Hasta que un buen día
terminamos nuestra relación, y él quedó forrado en dinero con un
departamento que pagó mientras estábamos juntos y una carrera profesional
de altísimo nivel. Es patente que el demandado se enriqueció a costa de mi
empobrecimiento.

Si mi sueldo ascendió en el mejor de los momentos a $1.500.000 es razonable y


lógico pensar que podría haber seguido ganando dicho sueldo desde que me casé
hasta la actualidad, reajustándose dicho monto proyectado hasta el presente,
como también tendría más fondos acumulados para mi pensión de vejez y
mejores prestaciones de salud. Pero en vez de eso fui ganando cada vez menos,
y ya esporádicamente, sin una propiedad en mis manos siquiera. Por lo anterior
la compensación económica que pido asciende a $30.000.000,

d.- Situación del divorcio por culpa: Yo no fui culpable del divorcio, por
consiguiente no se configura esta causal de atenuación de la cuantía
compensatoria.

En el caso que se ventila ante US. no hubo acuerdo entre las partes sobre
compensación económica, por lo que se debe seguir el procedimiento prescrito en
7

el artículo 64 del mismo cuerpo legal: “A falta de acuerdo, corresponderá al juez


determinar la procedencia de la compensación económica y fijar su monto”.

POR TANTO;

En razón de lo expuesto y de lo establecido en la Ley N°19.947 de matrimonio civil,


en la Ley N°19.968 de tribunales de familia, y demás normas vigentes que fueren
aplicables;

RUEGO A S.S. Tener por interpuesta demanda de divorcio culposo en contra de don
Mario Alfredo Vergara salas JORGE ZAMBRANO PEÑA ya individualizado, a acogerla
en todas sus partes, y declarar en definitiva el divorcio del matrimonio celebrado con
fecha 16 30 de eneromayo de 201401, inscrito con el número 44470 del registro de
matrimonios del mismo año, de la circunscripción de Hualpen Ñuñoa.;

PRIMER OTROSÍ: Si el Tribunal no aceptare la petición de divorcio culposo, vengo a


pedir en subsidio demanda por cese de convivencia considerando los mismos
hechos.

SEGUNDO OTROSÍ: Vengo en solicitar compensación económica en virtud de lo ya


expuesto y los artículos 61 y ss. de la ley de matrimonio civil, y en definitiva que se
le condene a pagar compensación económica por una suma de 30 millones de pesos,
o bien la suma que SS. estime en justicia, con costas.

TERCER OTROSÍ: Sírvase S.S tener por acompañados, a fin de acreditar los hechos
vertidos en esta presentación, los siguientes documentos, los que serán
debidamente incorporados en la audiencia correspondiente:

1. Certificado de matrimonio.
8

2. Prueba documental, fotografías.


3.2. Liquidación de sueldo emitida por impuestos internos en que figura
como operador de maquinarias empleador Clínica las Condes.
4. Liquidación de sueldo emitida por impuestos internos en que figura como
empleador Clínica los Andes de Puerto Montt.
5. Liquidación de sueldo emitida por impuestos internos en que figura como

empleador Clínica Indisa.

CUARTO OTROSÍ: Para los efectos de lo dispuesto en el inciso final el art. 23 de la


Ley 19.968, señalo mail: abogados@gmail.com.

QUINTO OTROSI: Ruego a US. Tener presente que designo abogado patrocinante y
confiero poder pamela Alejandra Mendez rojas a don EDUARDO JARA CASTRO,
abogado de la Clínica Jurídica de la Universidad de Pedro de Valdivia Chile, habilitado
para el ejercicio de la profesión, domiciliado en Av. Santa María 0220, Providencia,
Santiago; confiero poder conjuntamente con don IGNACIO PALMA BAEHR,
habilitado en derecho de la Clínica Jurídica de la Universidad de Chile, quienes
podrán actuar conjunta o separadamente. Ambos firman en señal de aceptación.