Vous êtes sur la page 1sur 8

Los sistemas de conducción de agua por gravedad son frecuentes alrededor del mundo

para transportar el agua de un lugar a otro sin uso de bombas ni energía externa o
adicional. Es un proceso bastante simple, pero puede complicarse en la fase de diseño
por ciertos factores como: la distancia que debe recorrer el agua hasta llegar a su punto
de destino; la pendiente que determina la rapidez y la facilidad con la que fluye el agua;
el tamaño de las tuberías que se utilizan; el tipo de terreno; etc.

De forma sencilla, el agua cae por su propio peso desde la desde la captación
(de manantiales; galerías filtrantes; y, de ríos, lagos y embalses) hasta el tanque de
almacenamiento, ya sea a través de conductos cerrados (tuberías) o por canales
abiertos. En estos últimos, puede haber riesgo de contaminación del agua durante su
recorrido hasta que llega a la planta de tratamiento donde se trata con el fin de hacerla
apta para el consumo humano (CARE PERÚ 2001; GARCIA 2009).
Abastecimiento de agua por gravedad

Este tipo de abastecimiento del agua se encuentra en lugares donde en factible


instalar los equipos necesarios (que son bastante simples) para la provisión del agua.
Se diseñan los sistemas para asegurar que el agua sea distribuida gracias a la fuerza
de gravedad, desde una altura determinada.

Los costos son bajos y se puede construir perfectamente por albañiles o personas
que no sean arquitectos. Para un sistema de flujo de agua por gravedad para que
funcione correctamente las tuberías tiene que funcionar llenas de agua sin bolsas de
aire. La gravedad se puede usar entonces para mover el agua, sobre las colinas y
ondulaciones, entre el resorte y el tanque de depósito. Este método funciona durante
el tiempo que el depósito de resorte está en el punto más alto en el sistema y que hay
suficiente diferencia de altura, entre el depósito distribuidor y el tanque de
almacenamiento, para dar una velocidad de flujo suficiente una vez que las pérdidas
por fricción se han tenido en cuenta. La red de distribución también utiliza la
gravedad para mover el agua a los grifos a través de tubos delgados.
El agua se toma de un tanque distribuidor, en lugar del río, para reducir el riesgo de
contaminación por parásitos y otros microorganismos perniciosos. El tanque
distribuidor se construye cerca d ela fuente de agua para asegurar un punto continuo
de agua por encima del inicio de la línea principal. Por lo tanto, la línea principal
siempre debe funcionar sin ningún tipo de tanque lleno de aire.

sin un bombeo mecanizado y en condiciones seguras e higiénicas; en caso de que la


fuente no cumpla con los requerimientos físicos, químicos y bacteriológicos entonces
dentro de la longitud del sistema se incluye una planta de tratamiento. La
característica principal de estos sistemas es que la fuente está localizada en una
posición más alta que aquella donde está la comunidad que hará uso del agua
captada
Las ventajas principales de esta configuración son:

1. No tienen gastos de bombeo.


2. El mantenimiento es pequeño porque apenas tienen partes móviles.
3. La presión del sistema se controla con mayor facilidad.
4. Robustez y fiabilidad
5. Mínima operación y mantenimiento, lo que repercute en bajos costos
6. Proporciona agua segura a la población
7. No se necesitan bombas, por lo que no se necesita de energía adicional o externa
para su funcionamiento
8. Se puede tener un servicio constante ya que son bajas las necesidades de
mantenimiento
9. Se puede hacer uso de fuentes de agua que estén relativamente lejos de la
comunidad, debido a la facilidad de conexión con tuberías de PVC (siempre y
cuando las condiciones del terreno sean adecuadas)
10. Se crean pocos cambios de presión

Desventajas
No siempre hay disponibilidad de fuentes de agua adecuadas que estén localizadas
aguas arriba de la comunidad
Los costos de construcción son más caros que los correspondientes a pozos en la
comunidad
El relieve y calidad del terreno pueden imposibilitar la colocación de tuberías
El rendimiento del sistema puede verse afectado durante períodos de sequía extrema
En zonas de aguas duras se requiere de lavado de tuberías

Un sistema de captación por gravedad está conformado por tuberías, cámaras reductoras
de presión, válvulas de aire y de purga, otros accesorios y obras complementarias
tuberías normalmente siguen el perfil del terreno, salvo el caso de que existan zonas
rocosas insalvables, cruces de quebradas, terrenos erosionables, etc. que requieran de
estructuras especiales. En aquellos lugares donde haya más de 50 m de desnivel del
terreno, se necesitan instalar cámaras rompe carga o presión que regulan la presión que
lleva el agua evitando problemas en las tuberías o estructuras. Igualmente, se pueden
formar bolsas de aire que se acumulan en las tuberías en las zonas altas cuando el
terreno es muy accidentado, por lo que se ha de disponer de válvulas de aire para
evacuar el aire retenido. Por otro lado, en los puntos más bajos hay riesgo de
acumulación de sedimentos o arenilla, por lo que se deben colocar válvulas de purga o
de limpieza. Tanto el aire acumulado como el barro o arenilla traen como consecuencia
una reducción de la cantidad de agua que circula en el sistema y, por lo tanto, un pobre
funcionamiento del mismo. La conducción de agua por gravedad, se clasifica en dos
tipos de sistemas de flujo: libre y a presión. En el primero, la presión corresponde a la
del aire o la presión atmosférica y el agua conducida por el sistema está en contacto con
el aire por lo que su flujo es libre. Este es característico de canales abiertos o, incluso,
tuberías que trabajan sin estar completamente llenas (trabajan a un caudal menor al
máximo) pero con permanente movimiento de agua. Es la más fácil de operar porque no
necesita reguladores de presión ni infraestructuras de control, siendo un sistema sencillo
y económico, requiriendo de poco mantenimiento. Por estas razones, en las
comunidades rurales se le da prioridad a la implementación de estos sistemas por
encima de los de a presión. En estos últimos, las tuberías trabajan completamente
llenas, lo que crea una presión igual o superior a la atmosférica; por ello, se requiere
mantener una determinada presión en el sistema por lo que tanto ésta como el flujo de
agua se regula a través de válvulas y cámaras rompe carga

ntes de iniciar el diseño de la infraestructura del sistema de conducción se deben


conocer los siguientes elementos:

 el caudal de agua que se transporta, que asegura las cantidades adecuadas de provisión
de agua;
 las características topográficas del lugar, pasos por quebradas, el recorrido previsto de
la conducción, para contabilizar las obras complementarias y accesorios necesarios;
 la distancia entre los distintos puntos del sistema para saber el metraje de tuberías o los
metros de canales que se necesitarán en la construcción; y
 las pendientes o las diferencias de alturas entre los puntos del sistema, porque de ellas
dependerá la velocidad que lleve el agua durante el recorrido.

Finalizada esta etapa de la búsqueda de datos, entonces hay que, por un lado, calcular el
diámetro y seleccionar el material de la tubería y, por otro, determinar las obras
complementarias y los accesorios que se requieren. Estos accesorios son las diferentes
piezas que van incorporadas a las tuberías y sirven para unirlas, aumentar o disminuir el
diámetro, regular flujo y presiones, etc. y entre las que se pueden nombrar: conexiones
roscadas, codos, conexiones en T, bridas, flotantes, válvulas, uniones, entre otros
(GARCÍA 2013).

Un punto importante a ser tomado en cuenta es la velocidad de flujo, para la que se


recomiendan no sobrepasar unos valores mínimos de 0.30 m/s, para evitar la
sedimentación de las partículas que arrastra el agua, y unos valores máximos de 3 a 5
m/s para no generar erosión en las paredes de las tuberías. No obstante, en la práctica se
tiende a no llegar a dichos valores siendo los valores mínimos de 0.5 m/s y los máximos
de entre 2.1 y 2.5 m/s, aunque en casos donde hay grandes desniveles se permiten
velocidades máximas de hasta 3 m/s (CONAGUA, s.f.).

Las tuberías pueden ser de diferentes materiales como acero, concreto, cloruro de
polivinilo (PVC), hierro galvanizado, poliéster reforzado con fibra de vidrio, entre
(CONAGUA, s.f.). El diámetro mínimo para la línea de conducción debe ser de 2
pulgadas (GARCÍA 2009).
Tuberías en línea de conducción por gravedad. Fuente: USAID 2016, p.26

Cuando existen terrenos accidentados o con grandes desniveles son necesarios otros
elementos, tales como:

 Cámaras o tanques rompe presión o rompe carga: este elemento es necesario cuando
existen fuertes desniveles entre la captación y otros puntos a lo largo de la línea de
conducción. Tales desniveles pueden crear presiones superiores a la máxima que una
tubería puede soportar. Se sugiere instalar cámaras rompe presión cada 50 m de
desnivel existente y, además, la tubería de ingreso debe estar por encima del nivel del
agua (TIXE 2004a).

Cámara rompe presión. Fuente: TIXE


2004a, p.8
 Válvulas reguladoras de presión: por medio de estas válvulas se logra reducir la presión
en las tuberías, protegiendo las instalaciones que se encuentran aguas abajo. Por medio
de ellas se logra mantener y controlar una presión constante. La función es la misma
que la de las cámaras rompe presión, pero con la ventaja de que necesitan menos
espacio para su instalación. Aunque son costosas, la tendencia parece marcar
preferencia hacia este tipo de válvulas (CARE/AVINA 2012).
 Válvulas de aire o ventosas: estas dejan salir el aire que se acumula en la tubería,
impidiendo que el agua siga su curso. En toda la extensión de los puntos altos de las
líneas de conducción se suele acumular aire (en la parte superior de la tubería) en forma
de bolsas que hace que cambie la velocidad del agua en el interior del tubo. Esto ocurre
porque el aire es más liviano que el agua, permitiendo que se forme un tapón que no
sólo impide su paso, sino que también deteriora la tubería (CARE/AVINA 2012; TIXE
2004a).
 Válvulas de purga: “son accesorios que permiten tanto desalojar o “purgar” el material
acumulado en el interior de los tubos, como la normal circulación del agua y descargue
de tubería” (CARE/AVINA 2012). Los materiales que arrastra el agua (tierra, arena,
piedras, etc.) se suelen sedimentar en los puntos bajos de la línea de conducción
obstruyéndola y provocando la reducción del área de flujo del agua. Estos accesorios se
instalan lateralmente en tales puntos y se abren para dejar salir esos sedimentos
acumulados, permitiendo que periódicamente se limpien las tuberías (CARE/AVINA
2012; TIXE 2004a).

la participación de la comunidad en todas las actividades referidas a construcción,


operación y mantenimiento de estos sistemas es muy importante, no sólo porque ellos
conocen mejor la zona donde viven, sino por el aporte que sus opiniones pueden brindar
y porque así se logra asegurarse que la operación de estos sistemas sea sustentable en el
tiempo, tanto desde el punto de vista tecnológico como el organizativo. Como se dijo
anteriormente, los sistemas de conducción que incluyen cámaras rompe presión
requieren de mantenimiento periódico, por lo que en la mayoría de las obras que se
realizan en comunidades rurales se tiende a priorizar los sistemas de conducción con
flujo libre. En algunos casos, lo que se hace es usar estos sistemas desde la captación
(de manantiales, de ríos, lagos y embalses o galerías filtrantes) hasta el tanque de
almacenamiento y, a partir de allí, regular las presiones con tales cámaras (GARCÍA
2013).

La conducción por gravedad se aplica para el abastecimiento comunal por gravedad


con y sin tratamiento. De los escenarios que corresponden a dichos sistemas el que es
más idóneo es el de poblados de hasta 2500 habitantes, con recursos y capacidades y
con disposición de agua óptima. Por otro lado, el escenario de poblados de hasta 2500
habitantes, sin recursos ni capacidades, pero con disposición de agua óptima podría
aplicar el sistema de abastecimiento comunal por gravedad con tratamiento, siempre y
cuando exista por parte de las autoridades un programa de ayuda a la comunidad y se
ejecute un proyecto de aprovechamiento de manantiales o aguas subterráneas en su
totalidad.
Factsheet Block Title
Aspectos de salud y aceptación
Factsheet Block Body

Generalmente, cuando se instala o se repara una tubería, existe la posibilidad de que su


interior se contamine con el suelo, el lodo, el agua presente en la zona o incluso con el
material que arrastren las botas de los trabajadores. Por este motivo, es necesario que se
eliminen todos estos posibles elementos contaminantes antes de volver a abastecer a la
comunidad de agua. En casos donde la fuente es un manantial hay que tener mucho
cuidado con letrinas o excrementos de animales cercanos al área de captación porque
podrían filtrarse en el suelo y penetrar al manantial. Se recomienda desinfectar con
cloro el manantial todos los días y, además, extender dicho consejo hacia las otras
fuentes de agua disponibles para asegurar un suministro seguro de este recurso, en el
sentido de realizar un tratamiento y desinfección continuos al agua, ya sea en el
domicilio o en una instalación de tratamiento (WHO 1996). Cuando se refiere al
tratamiento de agua se debe considerar el mantenimiento de todas las instalaciones
presentes, porque de ello dependerá la calidad del agua que se consuma en casa. Por
último, hay que tener en cuenta la calidad física, química y bacteriológica que tiene la
fuente de agua que se está transportando porque con ello se tendrá la seguridad de si es
necesario un tratamiento o no del agua captada.

Factsheet Block Title


Operación y mantenimiento
Factsheet Block Body

Para evitar que se produzcan casos de contaminación del agua que se conduce por
gravedad al tanque del almacenamiento se requiere que de forma periódica se revisen
las instalaciones en busca de grietas o desperfectos tanto en la tubería como en los
accesorios y obras complementarias. De observar que existe algún desperfecto debe
arreglarse inmediatamente. Igualmente, se recomienda mantener limpios los alrededores
del sistema de conducción o incluso cercar las instalaciones para evitar entrada de
animales y personas.

De manera más detallada, CARE/AVINA (2012) establece las siguientes actividades de


mantenimiento preventivo:

1. Mantener el área adyacente a la tubería despejada para facilitar su inspección.


2. Frecuentemente, recorrer la extensión de las tuberías para verificar su estado y
detectar si hay riesgos de inestabilidad del terreno.
3. Evitar la exposición al sol de las tuberías, sobre todo si son de plástico o
polietileno, porque daña su superficie, afecta su flexibilidad y las hace menos
resistentes. Se recomienda cubrir la tubería siempre con al menos 60 cm de tierra
por encima del lomo de la tubería.
4. Detectar fugas, filtraciones y roturas y repararlas de inmediato. Las fugas pueden
producir exceso de humedad en el suelo, provocando derrumbes o asentamientos
del terreno alrededor de la tubería.
5. Revisar periódicamente que las válvulas para aire o ventosas funcionen
correctamente, es decir que expulsen el aire contenido en las tuberías. La válvula
de conexión entre la tubería de conducción y la ventosa debe permanecer
siempre abierta. Lo mismo debe ocurrir con las válvulas de purga, que se deben
abrir periódicamente para dejar salir los sedimentos que se acumulan en el fondo
de las tuberías. Durante esta operación, las válvulas se deben abrir y cerrar
lentamente, con el fin de evitar sobrepresiones en las tuberías (golpe de ariete).
6. Verificar que el chorro en la cámara o tanque rompe presión esté sumergido.
7. Revisar periódicamente el funcionamiento de las válvulas y lubricarlas.
8. Detectar y eliminar conexiones no autorizadas.
aforar una fuente es conocer el volumen o caudal de agua que circula en un área en un tiempo
determinado.

Existen muchos métodos de medir caudales; estos métodos se clasifican en directos e indirectos:
Método directo como su nombre lo indica, consiste en determinar directamente el volumen o el
caudal que pasa por una sección en la unidad de tiempo.

El método volumétrico, consiste en medir el volumen de agua que se recibe en un recipiente


durante un tiempo dado.

Q=v/t

Q = Caudal en litro/segundo

t = Tiempo que se tarda en llenarlo en segundos

El método indirecto: Se fundamenta en el principio de que el caudal del líquido que pasa por una
determinada sección, es igual al producto de la velocidad del fluido, multiplicado por el área de la
sección que atraviesa.

Área–Velocidad, Consiste en determinar por separado, la sección o área transversal del cauce y
obtener la velocidad del agua por medio de flotadores, midiendo el tiempo que tarda en
desplazarse una distancia conocida, un objeto flotante.

Q = 0,085× v × A

Donde:

Q = Caudal en metros cúbicos/seg. o litros/segundo

V = Velocidad del flotador en metros/segundo

A = Sección media en metros cuadrados