Vous êtes sur la page 1sur 4

Afiliado a la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Salesiana – Roma

Incorporado a la Secretaría de Innovación Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco


RVOE ESLI20111449 del 03 de octubre de 2011

Instituto Superior Salesiano


Licenciatura en Teología

Introducción a la Teología Litúrgica


INFORME DE LECTURA
Aetatis Novae

Fray Mayron Jair M. Rojas Jaramillo. O.S.M.

Profesor: Hermano Jesús García SDB.

Tlaquepaque, Jalisco, México


26 de febrero de 2018.
Debido al notorio cambio de los medios de comunicación social en el mundo, la Iglesia ha
tenido que mirar con mayor compromiso el crecimiento de estos mismos dentro de ella y
más notablemente en el concilio vaticano II podemos ver este cambio, aetatis novae surge
debido a el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales y dio a conocer la
Instrucción Pastoral Aetatis Novae, escrita en 1992 en el marco del vigésimo aniversario de
Communio et Progressio. Este documento deja muy claro que se preocupa y da
lineamientos sobre los medios de comunicación.

Este documento este compuesto de una introducción y cinco partes. Mas una conclusión,
seguida de un anexo que plantea un posible plan pastoral de comunicaciones. Son 33 en
total los numerales en los que se pone de relieve el pensamiento católico sobre las
comunicaciones sociales.

Nos muestra el contexto N° 4-5 y los rectos actuales en el campo de las comunicaciones
sociales N°12-15, nos dan elementos importantes y como hay que cuidar el uso de estos
medios actuales y como pueden ser beneficiosos o negativos para el trabajo evangélico,
que sin duda para conocedores del tema plantea unos lineamientos éticos y morales muy
actuales al siglo XXI, es por esto que la Iglesia deja claro que desea reflexionar sobre esto,
recogiendo el trabajo que se ha venido desarrollando aplicándolo al contexto actual.

La era de la información y del desarrollo tecnológico a entrado a cuestionarse sobre la


preocupación que esta manifestando la iglesia sobre este campo y el documento lo deja en
evidencia notoriamente, el documento tiene una visión ética muy marcada evidentemente
busca luchar contra esas perspectivas sociológicas y liberales que hoy en día vemos por
todos lados incluso afectando el verdadero sentido de la comunicación e información, casi
que convirtiéndose en medios de chisme cotilleo.

Ahora bien los cambios que se han venido produciendo más que de evolución técnica son
mas buen un cambio de concepto sobre como la sociedad capta o recibe lo que ocurre en
el mundo que le rodea, ideas del mundo, la forma en que se transmiten valores, ideologías
pensamientos y hasta convicciones religiosas (N°4) y esto es muy importante para la iglesia
pues a razón de esto se puede recurrir a los medios para proclamar el evangelio o incluso
deformarlo.

Los medios de comunicación hoy en día tienen una influencia muy significativa en quienes
los utilizan, estos pueden hacer vivir una falsa realidad o de forma parcial y aquí es donde
las “fake news” o noticias falsas pueden afectar de forma significativa la paz social y hasta
realizarla, el documento insiste de forma enfática en que el recto empleo de los medios
implica respeto del orden moral siendo este como objetivo cristiano.

No se descuida el tema político y económico de los medios ya que hoy en día hace parte
de una de las mega industrias en relaciona influencia social y económica, quien maneja
o domina estos medios tiene de alguna manera el poder sobre estos aspectos en la
sociedad, lo podemos ver en la mala manipulación en términos de ideologías que no
promueven una ética moral si no todo lo contrario incita al libertinaje, lo popular y lo que
vende es lo que realmente importa si se afecta la cuestión ética, a veces la presión
comercial que los medios de comunicación ejercen es impresionante y esto perjudica a
muchas poblaciones y culturas, promoviendo e incentivando la cultura del consumo
impulsando a las empresas a ejercer presión y a buscar mercados a cualquier costo.

Este problema no se trata de ejercer control y manipular por parte de los estados sobre
los medios de comunicación pues ya se puede estar hablando de opresión y exclusión
en este campo (N°5)
Es mas que evidente que es necesario un orden moral, el documento expresa que los
medios de comunicación social están al servicio de las personas y de las culturas, así
como para el dialogo con el mundo actual. Aquí se insiste en que la Iglesia tome y se
adapte a formas de evangelización legitimas y modernas, buscando hacer que el
cristianismo se haga escuchar a través de estos medios, de manera que si sirven para
que la humanidad progrese también pueden ser útiles para que esta crezca en su
comunión y evangelización.
Los números de la evaluación critica (N°12) se permean de una singular importancia;
solidaridad y desarrollo integral (N°13); política y estructuras (N°14); defensa del derecho
a la información y a las comunicaciones (N°15).
Esto deja en claro que los medio deben defender las culturas humanas. Buscando
defender los derechos, en este aspecto la Iglesia puede incitar a promover el uso de los
diferentes medios para lograr estos objetivos.

Este sin lugar a duda como un documento doctrinario y pastoral de fe católica, reconoce
el tema de ambigüedad que suele presentarse en los medios de comunicación, también
reconoce el don de Dios en estos mismos al reconocer que estos ayudan a unir
fraternalmente a los hombres para que cooperen den el plan de salvación, se ve una
clara aprobación mirados con cuidado en años anteriores y esto que como cita el
documento: “Así como el Espíritu ayudó a los antiguos profetas a descifrar el plan de
Dios a través de los signos de su tiempo, hoy ayuda a la Iglesia a interpretar los signos
de nuestro tiempo y a realizar su misión profética que conlleva el estudio, la evaluación
y el recto uso de las tecnologías y medios de comunicación, que han llegado a ser
fundamentales”.(N°22)

El anexo da unas directrices muy claras sobre el trabajo de las comunicaciones sociales
en el ámbito pastoral de comunicaciones dentro de las diferentes diócesis y conferencias
episcopales.